CG28

CG28 n.2.5 Normas para las Elecciones

2.5. NORMAS PARA LAS ELECCIONES

DB giovani 1

Scarica il file    Scarica il file    Scarica il file       

2.5.0. introducción – Legitimidad y validez de los actos

El Capítulo inspectorial es un hecho comunitario, cuyo valor y consecuencias van más allá de la comunidad inspectorial y del tiempo en que se realiza.

En efecto, el Capítulo inspectorial elige a los Delegados para el Capítulo General y formula propuestas para el mismo. Además, el Capítulo inspectorial puede tomar decisiones que, una vez aprobadas por el Rector Mayor con su Consejo (cf. Const. 170), tienen fuerza vinculante para todos los hermanos de la Inspectoría, aunque no hayan participado directamente en dichas decisiones.

De ahí que su celebración esté regulada por normas que garanticen la legitimidad y validez de sus actos. Tales normas aparecen codificadas en el derecho universal y en el nuestro, o sea en las Constituciones y en los Reglamentos generales, de donde recibe su autoridad el CI.

El cumplimiento de las normas que afectan a la legitimidad y validez, así como la precisión en la compilación de los documentos oficiales, aseguran claridad y rapidez en los trabajos siguientes y evitan retrasos, recursos, explicaciones y convalidaciones.

Con el deseo de prestar un servicio al Inspector y al Regulador del CI, se ofrece a continuación una serie de normas e indicaciones jurídicas sobre:

­          Erección canónica de las Casas

­          Nombramientos

­          Cómputo de los hermanos y listas que hay que preparar

­          Actas de las elecciones

­          Casos particulares

­          Indicaciones de forma

2.5.1. Erección canónica de las Casas

La erección canónica de la Casa es imprescindible (cf. cánones 608, 665 §1) para que los hermanos puedan reunirse en asamblea con poder jurídico para elegir válidamente al Delegado del CI y para que quien la preside, que es el Director a norma de Const. 186, partícipe por derecho en dicho CI (Const. 173,5). El documento de erección tiene que figurar en el archivo de la casa o en el archivo inspectorial.

Para las casas que existían antes de 1926, como comunidades autónomas (y no sólo “filiales”), basta que conste su existencia anterior a tal fecha, en que todas las comunidades existentes fueron erigidas canónicamente sin documento particular para cada una de ellas; lo mismo se hizo en 1930 para las de Polonia

Por lo tanto, es preciso:

a)      Comprobar con tiempo la erección canónica de cada Casa.

b)      Comprobar que en las casas erigidas canónicamente  desde hace poco tiempo haya sido nombrado el Director.

Se recuerda que el “Encargado” de una casa erigida canónicamente, si no ha sido nombrado Director, no puede participar de derecho en el CI y no puede convocar las elecciones del delegado de la  comunidad para el CI.

c)      Cuidar las prácticas relativas a la erección canónica de aquellas Casas todavía no erigidas, antes de proceder a la elección de los delegados.

Para erigir canónicamente una Casa, el Inspector debe hacer que tenga por lo menos tres hermanos (can. 1165, §2); además, tiene que haber obtenido el consentimiento de su Consejo y el consentimiento escrito del Obispo del lugar o de sus equiparados (can. 609 §1); debe haberlo pedido formalmente al Rector Mayor y recibido de éste el decreto de erección canónica (cf. Const. 132 §1,2).

d)     Indicar las modalidades de reunión de las Casas erigidas canónicamente que no alcanzan el número de seis hermanos, para los efectos de la elección del delegado para el CI y de su suplente (cf. Reg. 163).

Respecto de las casas erigidas canónicamente, pero con número de hermanos inferior a seis, aplíquese cuanto dice el art. 163 de los Reglamentos:  si es posible, el Inspector disponga que se reúnan bajo la presidencia del Director más antiguo de profesión, hasta alcanzar el número mínimo de seis. Una vez reunidos así, elegirán al Delegado para el CI y su suplente. Si las circunstancias no permiten agrupar comunidades con menos de seis profesos, el  Inspector unirá la comunidad con menos de seis profesos a otra mayor (con seis o más profesos), y juntas procederán, con igual derecho activo y pasivo, a elegir al Delegado y al suplente para el CI. Recuérdese que el Director de una comunidad que no llega al número de seis profesos, pero está erigida canónicamente, participa por derecho en el CI.

e)      Hacer la asignación de los hermanos que pertenecen a casas todavía no erigidas canónicamente a una casa erigida canónicamente.

En cuanto a las casas no erigidas canónicamente, el Inspector proveerá a asignar el grupo de los hermanos a una casa erigida canónicamente, en la que dichos hermanos puedan cumplir sus deberes y ejercer sus derechos de electores con los hermanos de dicha casa. Recuérdese que el “encargado” de una presencia no participa por derecho en el CI.

2.5.2. Nombramientos

Es necesario comprobar que los nombramientos de quienes por derecho toman parte en el CI estén en regla y no hayan caducado. Esto resulta particularmente importante en las regiones donde el CI se celebra durante las fechas en las que normalmente tienen lugar los cambios de personal y los nuevos destinos.

El nombramiento está en regla cuando:

a)      se ha hecho a tenor de las Constituciones;

b)      el que ha sido nombrado ha tomado posesión de su cargo con la correspondiente transmisión de poderes;

c)      no ha caducado.

El Consejo Superior, con fecha de 23.06.1978, estableció, acerca de la entrada y cese en un cargo:

-          el nombramiento de los hermanos para los diferentes cargos, tanto locales como inspectoriales, se entiende que entra en vigor en el momento de la toma de posesión del cargo con la relativa transmisión de poderes;

-          dichos hermanos permanecen en el cargo hasta la toma de posesión de su sucesor; la sucesión debe realizarse no después de un trimestre del término de su mandato.

Cuanto acabamos de indicar debe aplicarse según los casos:

­          a los Inspectores y Superiores de las Visitadurías o Circunscripciones especiales (cf. Const. 162 y 168);

­          a los miembros de los Consejos Inspectoriales (cf. Const. 167);

­          a los Superiores de cada Delegación inspectorial (cf. Const. 159);

­          a los Directores (cf. Const. 177);

­          a los Maestros de Novicios (cf. Const. 112).

En cuanto al Vicario local, dado que, a juicio del Inspector, puede sustituir a su Director gravemente impedido (cf. Const. 173,5), es preciso que haya un documento formal de su nombramiento para Vicario. Es suficiente la carta de obediencia enviada al hermano. Debe haber también un documento por el que conste que el Inspector ha reconocido el impedimento grave del Director y ha aprobado la participación del Vicario en el CI.

2.5.3. Cómputo de los hermanos y listas que hay que preparar

El cómputo de los hermanos que pertenecen a la Inspectoría o Visitaduría con vistas al CI es muy importante. Sirve para determinar:

a)      el número de los Delegados de la  Inspectoría o de la Visitaduría que toman parte en el CI (cf. Const. 173,7; Reg. 161-166);

b)      el número de los Delegados que la Inspectoría o Visitaduría manda al Capítulo General (cf. Const. 151,8; Reg. 114-115. 118).

Para las Circunscripciones con Estatuto Especial: tanto la composición del Capítulo inspectorial como el número de Delegados para el Capítulo General se indican en su decreto de erección.

Para ello, se prepararán las siguientes listas de los hermanos:

­          Lista general de los hermanos de la Inspectoría con vistas al CI;

­          Lista de los hermanos que participan “por derecho” en el CI;

­          Listas de los hermanos con “voz activa”;

­          Lista de los hermanos con “voz pasiva”.

Se presentan a continuación las normas que regulan la redacción de cada una de las listas mencionadas.

2.5.3.1. Lista general de los hermanos que pertenecen a la Inspectoría o Visitaduría con vistas al CI

Conviene tener presente que esta lista de los hermanos pertenecientes a la Inspectoría “con vistas al CI” no coincide con la lista que se pide anualmente para la estadística, pues en la última se incluyen también a los hermanos que se hallan en situación “irregular”.

Han de considerarse miembros de la Inspectoría o Visitaduría con vistas al CI:

A)    los hermanos que han emitido en la Inspectoría o Visitaduría la primera profesión y residen en ella en el momento del cómputo (Const. 160);

B)    los hermanos que proceden de otra Inspectoría o Visitaduría con traslado definitivo y residen en  ella en el momento del cómputo (cf. Reg. 151);

El traslado definitivo lo decide el Rector Mayor (cf. Reg 151). Hay que considerar trasladados “definitivamente”:

-          los hermanos que en el momento de erección de una nueva Inspectoría o Visitaduría están asignados a ella (cf. ACS 284, p. 68, 3.2);

-          los misioneros que regresan definitivamente a su patria y son asignados por el Rector Mayor a la Inspectoría que crea más adecuada a sus condiciones;

-          aquellos para quienes el Rector Mayor o su Vicario ha dado un decreto de traslado definitivo.

C)    los hermanos que, en el momento del cómputo, residen en esta Inspectoría o Visitaduría, aunque procedan de otra Inspectoría o Visitaduría por traslado temporal, a tenor del artículo 151 de los Reglamentos generales:

El traslado temporal tiene lugar:

- o mediante mandato de obediencia (por ejemplo, cuando un hermano es enviado por la obediencia a desempeñar un cargo -Director, maestro de novicios, profesor, etc.- a otra Inspectoría) por todo el tiempo que dura dicho mandato.

- o mediante acuerdo entre dos Inspectores, cuando un hermano es enviado a prestar servicio de ayuda a otra Inspectoría (cf. Reg. 151).

Los hermanos trasladados, aunque sólo sea temporalmente, han de ser contados y votan únicamente en la  Inspectoría en que  trabajan actualmente.

D)    los hermanos que pertenecen a la Inspectoría por uno de los títulos indicados arriba (A + B + C), pero que están “temporalmente ausentes por motivos legítimos”.

A tenor del artículo 166 de los Reglamentos generales hay que considerar “legítimamente ausentes” y, por tanto, se cuentan, los siguientes:

a. Los hermanos de la Inspectoría o Visitaduría que, en el momento del cómputo, residen provisionalmente en una casa salesiana de otra Inspectoría o Visitaduría, por expreso mandato del Inspector de la Inspectoría de pertenencia o por motivos específicos de estudio, enfermedad o encargo de trabajo recibido del propio Inspector.

Los hermanos que se indican aquí como ausentes temporalmente por razones de estudio, enfermedad o encargo de trabajo dado por su propio Inspector, no se consideran “trasladados”, ni siquiera temporalmente, a otra Inspectoría.

Por tanto:

- votan en la casa donde residen (fuera de su propia Inspectoría) para elegir al Delegado de la comunidad;

- en cambio, forman parte de la lista inspectorial de la Inspectoría a la que pertenecen para elegir al Delegado de los hermanos de la Inspectoría.

Adviértase que el trabajo dado por el propio Inspector de que hablamos aquí, tiene que ser efectivamente un trabajo para la propia Inspectoría de origen. Evidentemente, no es el caso del hermano que reside y desarrolla el trabajo en una casa interinspectorial; por ejemplo: en una comunidad formadora o centro de estudios interinspectorial, el personal formador o docente (no los estudiantes) pertenece, a todos los efectos, a la Inspectoría del territorio en que radica la casa, y se cuenta sólo en esta Inspectoría (se trata de traslado temporal, mientras perdura el encargo).

b. Los hermanos que han recibido de su Inspector el permiso de “absentia a domo” (cf. can. 665 §1) o han recibido del Rector Mayor o de la Sede Apostólica el indulto de “exclaustración” (can. 686). Los hermanos “exclaustrados” (can. 686) o los “absentes a domo” (can. 665), cuyo permiso de ausencia haya caducado, son religiosos salesianos y, por tanto, han de ser incluidos en la lista general.

Sin embargo:

- los exclaustrados, a tenor del derecho universal (can. 687) están privados del derecho de voz activa y pasiva;

- los “absentes a domo” pueden ser privados del derecho de voz activa y pasiva, a juicio del Inspector (especialmente si se trata de ausencia concedida por motivos de vocación), en el momento de conceder la ausencia; véase, al respecto, la carta del Vicario del Rector Mayor de 20 de enero de 1985.

Concretando aún más, se inscriben en la lista los que, aunque todavía pertenecen a la Inspectoría o Visitaduría, no deben contarse a efectos del CI y, por tanto, no deben incluirse en la susodicha lista general:

a)      Los hermanos que han presentado solicitud de dispensa del celibato sacerdotal o diaconal, o han pedido formalmente la secularización o la dispensa de votos perpetuos o temporales;

Según la praxis, a efectos del CI no se cuentan los hermanos que han presentado solicitud formal de dejar la Congregación, aunque todavía se halle en tramitación y no haya terminado definitivamente.

b)      Los hermanos que se hallan fuera de comunidad ilegítimamente por cualquier motivo, o sea hermanos en situación “irregular”.

Conviene tener en cuenta la siguiente norma, dada por el Rector Mayor con motivo del Capítulo General Especial y que aún debe considerarse válida. Los cambios de Inspectoría realizados sin las formalidades prescritas o para los que no existen hechos y actuaciones claros y documentados, han de considerarse definitivos y, por tanto, con pérdida de la pertenencia anterior a todos los efectos, cuando han pasado diez años consecutivos de residencia en la nueva Inspectoría.

La “lista general” de los hermanos de la Inspectoría es la única sobre la que se hace el cómputo,

­         tanto del número de Delegados inspectoriales para el CI: uno cada veinticinco o fracción: Reg. 165.3;

­         sea del número de delegados al CG: uno, si el número total de hermanos es menor a 200; dos, si iguala o supera los 200 (Regl. 114 como viene modificado por las Deliberaciones n. 16 del CG 27, en Actas del Capítulo General 27, n. 91).

Apenas confeccionada la lista general, remítase una copia al Regulador del CG28, según las normas dadas por el mismo Regulador. Éste tiene el deber de verificar el cómputo de cada Inspectoría o Visitaduría, con el fin de confirmar la validez de la elección de Delegados para el Capítulo General.

2.5.3.2. Lista de los participantes “por derecho” al Capítulo Inspectorial

Es una lista que el Inspector o el Regulador del CI comunicará a los hermanos para que sepan quiénes son “por derecho” miembros del CI, con vistas a las elecciones de ámbito inspectorial.

A tenor del art. 173 de las Constituciones, los miembros, por derecho, del CI son los siguientes:

­          el Inspector o el Superior de Visitaduría;

­          los Consejeros inspectoriales;

­          los Delegados de cada Delegación inspectorial;

­          el Regulador del CI;

­          los Directores de las Casas erigidas canónicamente, aunque su  número sea inferior a seis;

­          el Maestro de novicios.

Como ya se ha dicho, la composición del Capítulo de una Circunscripción de Estatuto Especial la establece el correspondiente decreto de erección.

2.5.3.3. Listas de hermanos “con voz activa”: electores

Hay que distinguir dos tipos de listas:

A) Lista para la elección de los Delegados en cada comunidad para el CI

Se confecciona en cada comunidad e incluye a todos los hermanos profesos perpetuos y temporales que residen en ella, también a los de otras  Inspectorías o Visitadurías que viven allí temporalmente por razón de estudio, enfermedad o encargo de su Inspector de origen (cf. Reg. 165,2).

B) Lista inspectorial para la elección de los Delegados de la Inspectoría para el CI

Esta lista, importante para la elección en el ámbito inspectorial, incluye a todos los hermanos, profesos perpetuos y temporales, que figuran en la “lista general” de la Inspectoría, excepto quienes estén privados de voz  activa y pasiva.

Carecen de voz activa y pasiva, aunque figuren en la lista general de la Inspectoría:

a)      los hermanos que han obtenido indulto de exclaustración, a tenor del canon 687;

b)      los hermanos que han obtenido permiso de “absentia a domo” y que, en el momento de la concesión de dicho permiso, renunciaron a la voz activa y pasiva.

La renuncia a la voz activa y pasiva, para los “absentes a domo”, debe constar por el documento en que el Inspector, con consentimiento de su Consejo, concede el permiso de ausencia. Véase la carta del Vicario del Rector Mayor del 20 de enero de 1985.

2.5.3.4. Listas de los hermanos con voz pasiva: elegibles

Se distinguen tres tipos de Delegados: Delegados de la comunidad para el CI, Delegados de la Inspectoría para el CI y Delegados de la Inspectoría para el CG28. Por eso hay tres tipos de listas:

A) Lista de los hermanos elegibles para el CI como “delegados de la comunidad”

Incluye a todos los profesos perpetuos de la comunidad, incluidos los de otra Inspectoría que residan en ella, aunque sólo sea por estudios o enfermedad,

­          excepto quienes son ya miembros, por derecho, del CI (ver lista 2.5.3.2);

­          los privados de voz activa y pasiva.

B) Lista de los hermanos elegibles para el CI como “delegados de la Inspectoría”

Incluye a todos los profesos perpetuos de la “lista general” de la Inspectoría (lista 2.5.3.1.), excepto:

­          quienes ya son miembros, por derecho, del CI (lista 2.5.3.2);

­          los delegados ya elegidos válidamente en las comunidades;

­          los hermanos privados de voz activa y pasiva: exclaustrados y “absentes a domo” que renunciaron a la voz activa y pasiva.

C) Lista de los hermanos elegibles para el Capítulo General

Al elegir, en el CI, al “Delegado o Delegados de la Inspectoría para el Capítulo General”, téngase en cuenta que son elegibles todos los profesos perpetuos de la “lista general” de la Inspectoría (lista 2.5.3.1.), excepto:

­          el Inspector, que es, por derecho, miembro del Capítulo General;

­          los Rectores Mayores eméritos que haya en la Inspectoría, pues participan, por derecho, en el Capítulo General;

­          los hermanos privados de voz activa y pasiva.

2.5.4 Actas de las elecciones

A) Las modalidades de votación y escrutinio de votos del Delegado de las comunidades locales para el CI figuran en los arts. 161-163 de los Reglamentos generales (cf. también Const. 153).

Las actas correspondientes a la elección de los Delegados de las comunidades locales y de sus respectivos suplentes deben redactarse en hojas a propósito y deben ser examinadas por una Comisión inspectorial creada para ello.

Esta Comisión inspectorial de control de las actas de elección de los Delegados de las comunidades será nombrada por el Inspector de acuerdo con el Regulador del CI.

B) Las modalidades de votación y escrutinio de votos de los Delegados de la Inspectoría para el CI aparecen en el art. 165 de los Reglamentos.

En las actas correspondientes a la elección de los Delegados de los hermanos de la Inspectoría debe constar:

­          la fecha del escrutinio;

­          los nombres de los escrutadores;

­          el cumplimiento de las modalidades requeridas por los Reglamentos;

­          los resultados.

Dichas actas, redactadas en hojas a propósito, han de ir avaladas por la firma de quien preside el escrutinio y de los escrutadores.

C) Las modalidades para las votaciones y el escrutinio de los votos del Delegado o de los Delegados de la Inspectoría para el CG28 están expuestas en los arts. 161-162 de los Reglamentos generales (cf. también Const. 153).

El acta correspondiente a la elección de Delegados para el CG28 y de sus suplentes debe hacerse en hojas a propósito y según las instrucciones que se dan en ellas.

Dicha acta debe enviarse oportunamente al Regulador del CG28, quien la transmitirá a la Comisión jurídica, nombrada por el Rector Mayor para la revisión prescrita (cf. Reg. 115).

2.5.5 Casos particulares

A) Los Obispos salesianos, aunque estén retirados de su ministerio y residan en una Inspectoría, no tienen voz activa ni pasiva y no votan cuando son invitados al CI. La misma norma se aplica a los obispos que se han integrado en comunidades salesianas (cf. AAS 1986, p. 1324).

B) Los Rectores Mayores eméritos tienen voz activa y pasiva en la comunidad local en que se hallan integrados y al elegir a los hermanos de la Inspectoría; pero si son elegidos como Delegados para el Capítulo Inspectorial (de la comunidad local o de los hermanos de la Inspectoría), en el CI tienen sólo voz activa, pero no pasiva, dado que son, por derecho, miembros del Capítulo General.

2.5.6 Indicaciones de forma para hacer las listas de los hermanos

1. Numerar con número progresivo, la relación nominal de los hermanos.

2. Seguir el orden alfabético y escribir los nombres y apellidos tal como figuran en el Anuario general de 2006.

3. Emplear letras mayúsculas para el APELLIDO PATERNO y minúsculas para el nombre de pila.

4. Indicar con las siglas adecuadas si el hermano es

a)      Presbítero (P)

b)      Diácomo (D)

c)      Laico (L)

d)     Estudiante “clérigo” (candidato al presbiterado (S).

5. Indicar con la letra “t” si el hermano es temporal.

6. Para quien participa en el CI  indicar el título de participación:

a)      Por derecho

b)      Delegado de la comunidad local

c)      Delegado de la comunidad inspectorial.