Consejo Recursos

Directores del Boletin Salesiano (Bs), palabras para entenderlo

COMUNICACIÓN SOCIAL - BOLETIN SALESIANO DOCUMENTOS

 

DIRECTORES DEL BOLETIN SALESIANO (BS) - Conclusiones

 

DIREZIONE GENERALE OPERE  DON BOSCO
Via della Pisana, 1111 P. 18333 - 00163 ROMA - Tel. 06.656.121 Fax: 06.65612556 - www.sdb.org
Dicastero per la Comunicazione Sociale: Dicasterocs@gmail.com; Bollettino Salesiano: biesse@sdb.org

 

EL BOLETÍN SALESIANO

LAS PALABRAS PARA ENTENDERLO
Tiene 135 años, pero conserva una impresionante vitalidad.  Todo el mérito es de su fundador, que tenía una visión de futuro brillante y aguda.
Don Bosco fue un comunicador nato. De clase, incontenible. En la comunicación se modificaba a sí mismo, haciéndose más moderno que sus mismas ideas, inventaba pedagogías. Manifestaba que había entendido bien la civilización industrial de la cual, por principio, era enemigo. Y como todos los grandes comunicadores, atraía y daba miedo a un tiempo. Ciento veinticuatro años después de su muerte, ese efecto continúa.
Para estudiar la relación entre Don Bosco y los medios de masas es necesario partir desde aquí: del eclesiástico, aparentemente moderado, y después del saltimbanqui y prestidigitador, del sacerdote que organiza a los jóvenes permitiéndoles «gritar a su gusto», que funda escuelas y publicaciones, que organiza espectáculos.
Finalmente su obra de arte de comunicación: la reinvención, a la medida de la ciudad industrial, del Oratorio. Que es un sistema integrado de escuela y trabajo, de tiempo libre y religión: «Un engranaje perfecto en el cual cada canal de comunicación, del juego a la música, del teatro a la tipografía, es administrado justamente sobre bases simples, y es utilizado de nuevo y discutido cuando la comunicación llega de fuera» (Umberto Eco).
El sentido general del las últimas controversias sobre la figura de Don Bosco ha dejado ver cuán antiguo y moderno, genial y enigmático era el fundador de los Salesianos. Mejor dicho: cómo aparece todavía de ese modo, contradictoriamente, dos siglos después de su nacimiento.
Parte de una página de nombre inverosímil: El Bibliofilo Cattolico, lo cambia luego por Bollettino Salesiano.
La palabra “bollettino”, según el diccionario, significa «publicación de comunicaciones de carácter público».
Tenía un origen noble. Deriva de "bula", huella dejada por el sello con el que se marcaban escrituras públicas y documentos oficiales. Las bulas papales, por ejemplo. Y todavía se utiliza hoy para fines muy prácticos: Boletín Médico, Boletín de Guerra.
Corresponde a un estilo práctico de gestión, sin lujos. Por eso le gustó a Don Bosco.

 

ESTAR

«No pudiendo estar personalmente con todos…» estas palabras de la carta de Don Bosco sobre la difusión de los buenos libros nos recuerdan las mismas cartas de San Pablo. Sobre todo manifiesta algo fundamental en Don Bosco y en su Sistema: estar, hacerse presente, acompañar.
Don Bosco era un mago de la conversación coloquial, de la palabra. De eso se dieron cuenta también los cardenales romanos en 1858:  «Estando conversando una tarde, no se sabe si con el Card. Gaude o con el Card. Altieri, y en presencia de varios eclesiásticos, su Eminencia le dice: - Don Bosco, háganos una predicación como suele hacerlo con sus chicos.
 «Pero, cuestionó Don Bosco, cómo puedo hacerla? He de hacerla dirigendo la palabra a su Eminencia y a estos reverendos?»
«Sí, hágalo de ese modo».
«Pero no sería mejor que ellos me hicieran la predicación y  yo les escuchara?»
 «No, no, insiste el Cardenal; predíquenos como si nostros fuésemos sus chicos».
Y Don Bosco, tranquilo, comenzó: Me cari fieui, y continuó por un poco de tiempo narrando en piamontés un pasaje de historia eclesiástica, intercalando diálogos llenos de intensidad, proverbios y frases lapidarias, amonestaciones, llamadas de atención, promesas, cuestionamientos y exortaciones a sus oyentes. Aquellos señores, por lo que entendían y por lo que no, comenzaron a reir estrepitosamente hasta que el Cardenal no pudiendo más lo interrumpió pidiéndole varias veces: - ¡Basta! ¡Es suficiente! – De ese modo todos se dieron cuenta de la fuerza maravillosa de la palabra de Don Bosco sobre los chicos» (Memorie Biografiche V, 892).

 

COMUNICAR

En la base de la aventura salesiana está el instinto comunicativo de Don Bosco. Su «sonrisa pícara». Su mágica percepción de las personas: «Ya desde pequeño estudiaba el carácter de mis compañeros. Mirando a la cara de alguno, me daba cuenta de los sentimientos que guardaba en su corazón. Por esto era muy querido, o muy temido, entre mis compañeros». Lo dice él, desde los diez años. Así fue durante toda su vida. Así parece continuar. Su sonrisa pícara y su mirada profunda.
Y refuerza la palabra: «Lo que hacía que me estuvieran en torno contentos hasta la alegría desbordante, eran las historias que yo les narraba ». Una palabra que se volverá potente y capaz de efectos prácticos antes de ser pronunciada: «Un día un policía, viendo cómo con una señal de mi mano lograba el silencio de cuatrocientos jovencitos, che gritaban y saltaban por el prado, exclamó asombrado: si este sacerdote fuera un general, podría combatir contra el ejército más potente del mundo».
En el  origen de la fuerza de la palabra, decisiva en el comunicador Don Bosco, hay algo más que el mismo contenido de las palabras. El mensaje viene después: al comienzo existe la maravilla de una palabra que el interlocutor siente inmediatamente que va dirigida e él mismo. Los testimonios sobre esta magia de la palabra personalizada que sigue a la mirada que conoce en profundidad, son numerosos.
«Llegado al comedor, cuando ya habían salido los comensales ordinarios, comía acompañado de jovencitos que habiéndose percatado de su presencia regresaban y lo rodeaban casi al punto de no permitirle ni respirar, en medio de un alboroto ensordecedor, de la polvareda y los olores poco agradables a los sentidos, pero para él sumamente agradables porque no buscaba su comodidad, sino el bien de sus jóvenes». (Memorie Biografiche IV, 189)
El Papa Ratti, el Pontífice que ca­nonizó a Don Bosco y que, en el otoño del 1883, había sido huesped Don Bosco en la casa Pinardi, recuerda: «Se le veía responder a todos, y tenía la palabra precisa para cada uno, tan exacta que asombraba: de hecho primero sorprendía, pero luego simplemente maravillaba».
Al­gunos objetos de hecho, como punto de partida, son ya un mensaje que Don Bosco transforma en propuesta de vida: «El buen teólogo Guala y don Cafasso me obsequiaban amablemente con imágenes, folletos, medallas, pequeñas cruces para dar. Algunas veces me daban ropa para vestir a algunos que tenían mucha necesidad, y otras pan para regalar durante algunas semanas».

 

SENCILLEZ

Don Bosco comunicador no para jamás. No teoriza, no tiene otro plan que no sea el ansia evangelizadora y el instinto comunicador caminando juntos.
Tal vez Don Bosco tuvo sólo una regla al moverse de los medios de subsistencia a los medios de comunicación: «Abandonar la lengua y trama de los clasicos, hablar de modo vulgar donde se podía, o también en lengua italiana, pero siempre popularmente, popularmente, popularmente». Y de esa lengua vinieron los periódicos y los libros «para ponerlos en las manos del pueblo bajo». Los «carteles» titulados «Ricordi pei cattolici». El «librito» con el título «Avvisi ai cattolici». Hasta las «Letture Cattoliche» que nacen en 1853 y tienen la finalidad de reproducir «libros para el pueblo», en «estilo sencillo, escritura popular». Sus adversarios le reconocerán el «gran don», de «hacerse entender y hacerse leer por el pueblo».

 

UNIÓN

El primer número “oficial” del Boletín se inaugura con una carta de Don Bosco: «A los Cooperadores Salesianos. En nuestro Reglamento, Beneméritos Cooperadores, se manda un Boletín mensual que a su tiempo se debería publicar para ofrecerles información precisa sobre las obras realizadas y aquellas por hacer a fin de lograr el objetivo que nos hemos propuesto. Favorezcamos ahora este deseo común, a fin de que cada uno pueda poner a disposición su empresa en unidad de espíritu y juntos apuntemos a un único fin: la gloria de Dios, el bien de la Sociedad Civil.
Para este fin nos serviremos del Bibliófilo, Boletín que desde hace algunos años se imprime en nuestra tipografía de Turín y que en el futuro se imprimirá en el Internado de S. Vicente de Sampierdarena. Nuestro Boletín va a contener:
1° Las cosas que los socios o sus Directores juzguen oportuno proponer para el bien general y particular de los asociados, a las que seguirán las normas prácticas para los Cooperadores.
2° La exposición de los éxitos de los socios que pueden servir a otros como ejemplo. Como las cosas acaecidas, escuchadas, leídas: con tal que sean favorables al bien de la humanidad y de la religión; las noticias y las cartas de los misioneros que trabajan en Asia, en Australia, siéndonos de particular interés las de los salesianos esparcidos entre los nativos de América del Sur.
3° Comunicaciones, anuncios de diversas cosas, propuestas de obras; promoción de libros y máximas, son la tercera parte del Boletín».
Don Bosco desea que sus amigos se sientan aun en familia, que sientan todavía el clima de casa, aunque ahora vivan lejos.

 

DESTINATARIOS

Don Bosco jamás excluyó a ninguno. Por eso el Boletín está dirigido a todos los amigos de Don Bosco y a quellos que, conociéndolo, podrían serlo.
Se puede pensar a modo de círculos concéntricos che se amplían desde los más cercanos hasta los más lejanos, con el más eficaz de los medios de difusión: el «persona a persona».
Por todas partes donde Don Bosco da a conocer las iniciativas de los salesianos, obtiene subsidios. Envía el BS al mayor número posible de personas, y donde hay esperanza de una mayor adhesión, añade el título de cooperador salesiano. El BS enviado gratuitamente, entra tanto en la casa de los ricos como en la de los pobres. Los ricos mandan sumas considerables que permiten enviar el BS también a los pobres, lo mismo que elevar el tiraje a niveles superiores.

 

VISIBILIDAD

 «Estamos en tiempos en los que es necesario trabajar. El mundo se ha vuelto material, por eso es necesario trabajar y dar a conocer el bien que se hace. Si uno hace milagros rezando día y noche dentro de su celda el mundo no se da cuenta y pierde la fe. El mundo tienen necesidad de ver y tocar. El mundo actual tiene nececidad de ver trabajar al clero, instruyendo y educando a la juventud pobre y abandonada con obras de caridad. Y este es el único medio para salvar a la juventud» (Memorie Biografiche XIII, 126-127).
«Se puede decir que el BS, tantas cartas enviadas... determinaron el descubrimiento mundial de Don Bo­sco, hombre extraordinario. Hasta 1874 los Salesianos eran una congregazione de alcance regional. Después de esa fecha, especialmente después de los '80, eran más frecuentes las recomendaciones de jóvenes por parte de eclesiásticos y laicos, se multiplicaban las peticiones de (fundar) casas en varias ciudades y naciones» (Stella, Don Bosco, 1968).
«El Boletín, en la mente de nuestro Padre, debe ser el eficaz instrumento de promoción, siempre deseada por él, para que se cumpla el precepto evangélico: «Videant opera vestra bona». De ningún modo descuidemos este potente medio de promoción, el Boletín, que tiene precisamente el fin de sacar a la luz, dar a conocer y difundir nuestra obras, nuestro trabajo, nuestras fatigas, y también los actos heróicos de nuestros misioneros en tierras de misión» (Ricaldone, ACS n.87, 1938).

 

IMAGEN

«Es bueno que, entrando en las perspectivas modernas que Don Bosco ya había anticipado, busquemos introducir en el BS aquel tipo de publicaciones que las grandes organizaciones ponen en circulación para generar en la opinión pública una imagen positiva de sí mismas. Haciendo eso recogeremos frutos» (Ricceri, ACS, n.287,1977).
El BS cual responsable de ser el «billete de entrada» a la congregación, invierte sea en los aspectos de contenido, como en el estilo y en la gráfica. Se trata de presentar una congregación dinámica y viva, también a través del uso del marketing.
Ofrecer la imagen de un movimento salesiano, educativo y religioso, con una particular metodología.
«Se dará espacio a la actividad salesiana en el mundo, sobre todo a las obras que presentan un servicio a los jóvenes en estructuras de vanguardia y en actividades de recuperación.
Siendo, además, una congregación misionera, es necesario que los misioneros mismos se transformen en “corresponsales”: lo que no se da a conocer «no existe» (Cfr. Viganò, ACG 336, 1991, citato al n. 2.)

 

INFORMACIÓN

En el primer borrador del reglamento de los Cooperadores decía: «Cada mes con un Boletín o un folleto impreso, se dará a los socios un informe de las cosas propuestas, de las hechas o que se propone hacer» (Memorie Biografiche XI, 538).
De acuerdo a la intuición de Don Bosco el Bol­lettino salesiano  no es una simple crónica de acontecicmientos, sino que divulga el espíritu de la Congregación, a través de la narración de hechos y de obras, más que a través de una difusión de ideas y demostraciones especulativas. El BS ofrece una lectura de la realidad contemporánea desde el punto de vista salesiano y acoge las provocaciones del mundo juvenil y eclesial en vista a un proyecto educativo y pastoral más global.
«El Boletín Salesiano tenía como objetivo mantener el mayor grado de identidad posible de pensamiento y de armonía de acción entre los miembros de la pía unión con el objetivo de alcanzar el fin común» (Memorie Biografiche XIII, 603).
«Es necesario que lleguemos a ver el BS como una especie de «hou­se organ» (Ricceri, ACS n.287, 1977). «La estructuración que Don Bosco quería darle responde a la preocupación por unir a los salesianos a través de la información sobre las obras y actividades que la Congregación desarrolla por el mundo. Éxitos y fracasos, iniciativas y necesidades, el BS, en el pensamiento de Don Bosco, nos da a conocer toda la vida de la congregación en un alternarse de alegrías y dolores, de triunfos y de pruebas. Se entiende entonces cómo la lectura del BS sirve para favorecer la unidad fraterna de los salesianos y de igual modo se da uno cuenta cómo se elimina ese vínculo de unidad en la congregación cuando el BS no se lee o si sólo se reduce a una revista de interés puramente local» (Ricceri, ACS n. 258, 1969).

 

BRAND

La marca de una sociedad o de una empresa se debe salvar sin importar el costo. La credibilidad y la confianza que el brand “Don Bosco” y “Salesiano” tienen hoy en todo el mundo es nuestra mayor riqueza.

 

FIDELIDAD

La lealtad es, entre todas, la cualidad menos de moda. Sobre este argumento no existen investigaciones. Existen en cambio muchísismas investigaciones e intervenciones sobre la «lealtad a la marca», es un fenómeno que simboliza nuestro tiempo.
La lealtad a la marca es un fenómeno por el cual un consumidor tiende a usar siempre la misma marca en un producto. La palabra «lealtad» está plenamente justificada, porque con un producto se da frequentemente una relación afectiva. Todos conocemos personas que se emocionan hablando de la propia cámara fotográfica, o se les ilumina el rostro cuando se menciona la marca de su automóvil, o se entusiasman por la marca de su vestido. Una marca concentra un conjunto de recuerdos y de experiencias, un modo de ser, un estilo, y es mucho más importante que la calidad del producto. 
No sólo eso. La marca tiene la propiedad mágica de contener en sí facultades y poderes que cada uno de nosotros quisiera poseer: compra estos zapatos y tendrás alas en tus piés; adquiere este licor e inmediatamente serás parte de la aristocracia; usa este perfume y tendrás la belleza de los dioses. E fácil de entender que quien debe vender un producto buscará siempre el modo de asegurarse nuestra fidelidad y, para procurársela, es capaz de prometernos cualquier cosa. El consumidor debe darle a él el dinero y no a la competencia. La alianza con el consumidor cuanto más se consolida más viene reforzada. Se comienza muy pronto: la lealtad a la marca viene habilmente sembrada desde la infancia para que pueda crecer constantemente con el transcurso de los años.
La lealtad a la marca está muy lejos de ser un fenómeno superficial. Estoy convencido que se basa en nuestro desesperado deseo de tener confianza en alguien o en alguna cosa, de amar y de ser amados, de tener estabilidad, protección, pertenencia, significatividad. Tenemos una grande necesidad de ser leales.
Cuál es la razón de esta grande necesidad de lealtad? La respuesta es sencilla: porque la continuidad y la estabilidad de las relaciones se ha vuelto una mercancía rara. Vivimos en la era de la distracción, que es también la era de la interrupción, en la que somos invitados continuamente a pensar en algo diverso de aquello en que estábamos pensando. La lealtad es justo lo contrario. Es un «estar con». Es no perder la continuidad del tema, no dejarse distraer.

septiembre de 1885, al Consejo de la Congregación, Don Bosco le habló del Boletín salesiano come de un ‘potentísimo medio para sus fines’.
En el tercer Capítulo General de la Congregación, celebrado en el año 1883, Don Bosco había ya afirmado:  «A nosotros, no nos importa recibir cien liras más o cien liras menos, sino conseguir la gloria de Dios. Por esto, si los Gobiernos no nos ponen dificultades, el Boletín Salesiano se convertirá en una  potencia, no sólo por sí mismo, sino por las personas que congregará».
Decía Don Viganó a los directores de los Boletines: «El BS es revista de un carisma, no simple crónica de hechos superficiales; informa, comunica, hace percibir la vitalidad del movimiento salesiano y ofrece una consideración sobre los problemas de la realidad, para colaborar con inteligencia oportuna a una nue­va evangelización».
El CG 22, en 1984, en la edición definitiva de las Constituciones retocó aun más el artículo de los reglamentos, conviertiéndose en el actual artículo n. 41, que dice así: «El Boletín Salesiano, fundado por Don Bosco, difunde el conocimiento del espíritu y de la acción salesiana, especialmente de la misionera y educativa. Se interesa por los problemas de los jóvenes, alienta a la colaboración y procura suscitar vocaciones. Es, además, instrumento de formación y vínculo de unidad para los diferentes grupos de la familia salesiana. Se redacta según las directrices del Rector Mayor y su Consejo, y se publica en diversas ediciones y lenguas».

 

INVOLUCRAR

Don Bosco tuvo el carisma de involucrar una multitud de colaboradores. Entre ellos ocupan un puesto especial los mismos jóvenes. Tuvo grupos de voluntarios en sus casas: hombres y mujeres, jóvenes y adultos, eclesiásticos y laicos. Fundó los cooperadores. Para ellos creó una asociación típica y original.
Ha involucrado a otros, sacándoles de las preocupaciones de cerrarse en sí mismos, y abriéndoles a la misión educativa y evangelizadora en favor de los demás.
Comenzó las misiones. Fue autor de una epopeya, haciendo sentir a todos la alegría y el entusiasmo de poder dar y saber dar.
Para Don Bosco no se trataba sólo de dar a conocer las obras buenas, de hacer publicidad del bien para que los hombres que se  habían vuelto materialistas se dieran cuenta de que allí había gente que hacía el bien, sino de difundir las ideas que sostenían y motivaban el bien que se hacía, de hacer todo esto pacíficamente, para lograr «conquistar el afecto de las personas hacia nuestras instituciones».
Se puede decir con razón que Don Bosco, en su visión positiva de las personas, de la realidad y de la historia, habia tenido la intuición interior de que el bien hecho y dado a conocer era capaz de despertar los sentimientos buenos y también el deseo de involucrarse a nivel operativo.
Esta es la convicción expresada por Don Ricceri en su carta circular con ocasión del primer centenario del BS: «El conocimiento positivo de la realidad salesiana en el mundo puede suscitar - en personas honestas, de sentimientos cristianos, y preocupadas por el futuro de la juventud – un deseo de conocer aun más la realidad salesiana comprometida en este campo, y de asociarse a nosotros. Se da un espontáneo y gradual paso de la aceptación de los valores salesianos a la formación de una verdadera y propia mentalidad salesiana. Y al mismo tiempo madura en ellos el deseo de la pertenencia».

 

GLOBALIZACIÓN

Un carisma no tiene confines, ni límites linguísticos. Es simplemente “humano”. Se ve cómo es verdadero cuanto escribía don Raineri: «El BS se debe considerar como una obra salesiana fundada por Don Bo­sco que, con el paso del tiempo, se ha multiplicado, como el oratorio, las misiones. Su finalidad es hacer presente el carisma salesiano y difundirlo cuanto sea posible, no por 'salesianismo', sino porque la 'salesianidad' es un don del Espiritu Santo a toda la Iglesia»
El documento final del Capítulo General 24 declara: «Don Bosco concibió el BS como instrumento de unidad, ani­mación, formación y para involucrar a muchos laicos, que veían con simpatía su obra.
Hoy el Boletín, que se imprime en numerosas ediciones en las diversas áreas geográficas del mundo, representa un instrumento de comunicación precioso para una participación más plena del espíritu salesiano, y una actualizada implicación en la misión educativa y evangelizadora del Movimiento y de la Familia Salesiana». En una empresa sana el conjunto es más importante que las partes.

 

ENTUSIASMO

El color del Boletín es el entusiasmo. Eso significa transmitir, en el tono general de la revista, la convicción de participar en una grande empresa querida por Dios. Es la metacomunicación que surge de la elección de cada elemento de la publicación.

LAS 4P
Las 4P indican las cuatro variables del marketing mix: Producto, Precio, Posicionamiento y Promoción.
El Producto no está constituído sólo por el producto en sí mismo, sino de todo el alone que lo acompaña. El Boletín puede ser la llave que abre la puerta a otras muchas iniciativas. 
El Precio y la Promoción del Boletín Salesiano adoptan la política y la fórmula más errada que exista: gratis y a todos. Es la misma técnica moderna de los opúsculos publicitarios de los centros comerciales y de los call center.
Cito una fuente no salesiana para expresar una certeza de don Bosco.
«Es típico el caso de aquel santo hombre que fue Bartolo Longo, cuyo nombre permanecerá ligado perpetuamente al santuario de la Virgen de Pompeya. Habiendo ido a visitar a Don Bosco no se sabe exactamente si en 1884 o en 1885, le preguntó cuál era el secreto con el cual había conquistado el mundo.
“Este es mi secreto, respondió Don Bosco: mando el Boletín Sa­lesiano a quien lo quiere y a quien no lo quiere, también”. Para su interlocutor aquello fue una revelación. Él no había todavía advertido el poder de la prensa; pero una vez regresado a Valle de Pompeya, mejoró la tipografía que tenía, aumentò el número de las máquinas y multiplicó las copias de su periódico bimestral titulado Il Rosario e la Madonna di Pompei. De cuatro mil que se imprimían en 1884, en diez años las elevó a setenta y dos mil. Por tal motivo Don Bosco es considerado allí como el que “marcó el paso para la segunda etapa del periódico de Pompeya”».
El Posicionamiento es el más delicado: se trata de la identificación del producto en medio de muchos otros. Esto significa que el “cliente” debe ser atraído por los valores de los cuales, aquel producto, es portador. Es la interiorización del mensaje. Justo lo que quería Don Bosco.

UN PRODUCTO «POPULAR»
El’ABC del cronista (y del evangelista Marcos) para un producto auténticamente “popular”: Esmero, Brevedad, Claridad.

Esmero

  • Control de las fuentes.
  • Lenguaje.

Brevedad

  • No repetir.
  • No ser supérfluo.
  • No ser retórico.

Claridad

  • Hablar el lenguaje de los lectores.
  • Una idea en cada período.
  • Cada período un concepto concluido.

 

SWOT

La matriz SWOT (De Strengths, Weakness, Opportunities, Threats) es un cuasi sistema de control. El sistema sobre el que se funda permite considerar contemporáneamente variables internas y factores externos para aprovechar las fortalezas de la empresa, contener las debilidades, garantizar la maximización de las oportunidades y minimizar los riesgos.

 

               FACTORES
                INTERNOS

FACTORES
EXTERNOS

 

FORTALEZAS (S)

 

DEBILIDADES (W)

 

OPORTUNIDADES (O)

 

 

AMENAZAS (T)

 

ESTRATEGIA  SO

Generar estrategias que usen fortalezas para sacar ventaja de las oportunidades.

 


ESTRATEGIA  WO

Generar estrategias para sacar ventaja de las oportunidades a través de la superación de las debilidades.

 

ESTRATEGIA  ST

Generar estrategias que usen fortalezas para evitar las amenazas.

 

ESTRATEGIA  WT

Generar estrategias que disminuyan las debilidades y eviten las amenazas.