Consejo Recursos

Directores del Boletin Salesiano (Bs), periodismo digital

COMUNICACIÓN SOCIAL - BOLETIN SALESIANO DOCUMENTOS

 

DIRECTORES DEL BOLETIN SALESIANO (BS) - periodismo digital

 

DIREZIONE GENERALE OPERE  DON BOSCO
Via della Pisana, 1111 P. 18333 - 00163 ROMA - Tel. 06.656.121 Fax: 06.65612556 - www.sdb.org
Dicastero per la Comunicazione Sociale: Dicasterocs@gmail.com; Bollettino Salesiano: biesse@sdb.org

En camino hacia un periodismo digital institucional, desafíos y oportunidades para el Boletín Salesiano

Por:Jesús Armando García Rodríguez SDB

 

El periodismo digital está aquí

Luego de más de una década de que el periodismo digital irrumpiera en modo definitivo y permanente en las redacciones de los medios de comunicación el proceso de cambio en el modo de ejercer la labor comunicativa informativa (para no reducirla a periodística) sigue aún adelante, no está terminado.

Con mayor o menor éxito, tanto medios como sus artífices -los periodistas- de la mano de avezados de programadores y diseñadores han ido modificando su modo de trabajar y de difundir información convirtiéndose poco a poco en periodistas digitales.

El periodismo no es lo que solía ser, no sólo porque se hace a través de medios electrónicos sino sobre todo porque ha experimentado cambios en todo sentido, tanto de fondo y forma. En el principio el periodista alimentaba con sus notas los incipientes sitios web de periódicos y revistas, con las mismas notas publicadas en las versiones impresas. Luego los periodistas descubrieron que el hipertexto era más que algunas palabras subrayadas en azul, de esta manera comenzaron a enriquecer sus textos, cada vez más breves, con una profundidad y una serie de conexiones más parecidas al modo humano de pensar que al modelo “sigue en la página 11”.

Más tarde se hizo posible que los enlaces (links) permitieran acceder a información no-textual y se desarrollaron nuevas gramáticas, las digitales, imponiéndose los conceptos de hipertextualidad, multimedialidad, interactividad, usabilidad entre otros. Y todo en un abrir y cerrar de ojos.

En pocas palabras los paradigmas de este mundo de la comunicación habían cambiado radicalmente. Unido al cambio de paradigmas en la labor periodística ha mutado también el concepto de periodista o de productor-difusor de información. Hoy en día son sinónimos (casi) de periodista digital otras figuras que en un inicio no lo eran: blogger, comentarista destacado, facebookero, twittero, etc., así como ahora son propias de cualquier ciudadano acciones como publicar, postear, twittear.

 

El periodismo digital está aquí, con, sin y a pesar de nosotros

Los comunicadores de matriz salesiana hemos asistido con atención a los fenómenos antes mencionados. El hecho de estar vinculados al mundo y a la cultura juveniles lo han propiciado. Sin embargo es importante reconocer que, como en general ha pasado en ambientes eclesiales, hemos asistido a estos sucesos más como espectadores y, en el mejor de los casos, como repetidores de estrategias, prácticas y tecnologías, no como pioneros o “puntas de lanza”, vamos siempre un paso (o varios) atrás.

La realidad es que aunque paulatinamente hemos ido integrando el nuevo modelo de comunicar y de generar información estamos aún lejos de aprovechar en modo debido las nuevas oportunidades que nos brinda el periodismo digital.

La razón tal vez sea el hecho de que entre nosotros, en nuestras inspectorías e iniciativas de comunicación prevalecen aún los migrantes digitales. Los nativos digitales nos dan una muy buena ayuda, pero aún no están al frente.

 

¿Dónde estábamos mientras esto ocurría?

Durante este rápido desarrollo los salesianos hemos estado ocupados en reflexionar acerca de nuestra presencia en el mundo de la comunicación. Bastaría con el hecho de pensar que la figura de delegado de Comunicación Social aún tiene que “obtener la ciudadanía” en algunas inspectorías, mientras que en otras poco a poco se va fortaleciendo y entendiendo mejor su función.

Por su parte el Boletín Salesiano ha estado en una etapa de relanzamiento y en procesos de mejora continua. Sin embargo la preocupación principal de los directores de los boletines salesianos ha estado más enfocada en fortalecerse como revista tradicional y no tanto como propuesta de comunicación digital.

Por eso es que no podemos seguir pensando el Boletín Salesiano, obra de comunicación lanzada por el mismo Don Bosco, sólo como un medio “tradicional”, es necesario que evolucione. Evolucionan los destinatarios, evolucionan sus modos de consumir productos de comunicación, evolucionan quienes hacemos posible cada Boletín Salesiano...Con Don Bosco y con los tiempos.

No hay que olvidar los pequeños esfuerzos realizados por algunos países o inspectorías para llevar al Boletín Salesiano al continente digital, sin embargo no se trata aún de una tendencia institucional sino de buenas intenciones y buenas intuiciones.

Por ello me atrevería a decir que si bien hemos continuado nuestros esfuerzos comunicativos hacia lo digital, estos aún se hallan en la periferia y no en el núcleo del mundo digital.

 

Multimedia en clave comunicativa

En el intento de entender mejor lo “Digital” pero referido al término “Multimedia” entendido como pieza clave de la actual actividad del comunicar podríamos recurrir simplemente a su origen etimológico latino: multi que puede entenderse como numeroso, y media, plural de medium, que se refiere a medios o intermediarios. De acuerdo a esto lo multimedia tiene que ver con una comunicación que expresa-transmite-percibe a través de varios medios.

Ramón Salaverría, especialista de periodismo digital y autor de los apuntes que conforman este apartado de mi presentación, recurre también a las definiciones sobre multimedia aportadas por el Diccionario de la Real Academia Española (RAE): “Que utiliza conjunta y simultáneamente diversos medios, como imágenes, sonidos y texto, en la transmisión de una información”, pero también al del Cambridge Internacional Dictionary: “El uso de una combinación de imágenes estáticas y móviles, sonido, música y palabras, especialmente en ordenadores o entretenimiento”.

En pocas palabras, luego de un intento de síntesis, Salaverría propone como concepto de “Multimedia”, en clave periodística: Una información multimedia es aquel mensaje de contenido periodístico que, a través de un soporte digital, se expresa simultáneamente a través de textos, imágenes y sonidos. Una capacidad derivada del soporte digital.

Precisamente porque solemos emplear el término “multimedia” en muy distintas maneras me parece oportuna la propuesta de Salaverría de distinguir 4 expresiones derivadas de multimedia y en las que bien podemos intentar encuadrar nuestra actividad comunicativa salesiana:

 

Información multimedia

Mensajes expresados simultáneamente por (a través de) varios medios. Dentro de esta acepción cabría incluir otras expresiones cada vez más frecuentes como 'noticia multimedia' o 'narrativa multimedia'.

Empresa multimedia

Se refiere a la simple yuxtaposición de medios de comunicación, empresas cuyos respectivos productos informativos no tienen por qué estar relacionados entre sí.

Lenguaje multimedia

Se refiere a aquellos mensajes informativos transmitidos, presentados o percibidos unitariamente a través de múltiples medios.

Medios multimedia

Equivale a los múltiples intermediarios que pueden participar en la transmisión de un producto informativo, tanto si éste producto es multimedia en el sentido comunicativo como si no lo es.

 

Condiciones de un medio digital

Los medios considerados como digitales para ser aceptados como tales requieren cumplir con ciertas características o condiciones, las cuales pueden ser de dos tipos: comunicativas o tecnológicas:

A)Comunicativas
Multicódigo: Se refiere al uso de la combinación de al menos 3 elementos: texto-imagen-audio, texto-video-audio, una realidad posible gracias a la tecnología digital.  La característica “multicódigo” requiere no sólo de creatividad para conjugar los elementos a disposición sino que representa un reto, un desafío para desarrollar nuevos lenguajes informativos, nuevas gramáticas y reglas de sintaxis que permitan integrar este modelo tri-código de modo de expresar no tres productos sino un producto informativo único.

Unidad Comunicativa
Un mensaje multimedia requiere de un lenguaje que integre códigos textuales y audiovisuales, una integración que requiere ser unitaria y no por el contrario sólo yuxtapuesta. En la mayor parte de los casos los sitios digitales colocan “many media”, es decir muchos medios pero a menudo como información inconexa o desintegrada.

B)Tecnológicas
Soporte digital
Es tal vez la condición o característica más obvia, se refiere pues al uso de tecnologías digitales que hacen factible reunir texto, sonido e imagen en un mensaje unitario.

Hipermedia
Se refiere a la “virtud” de los elementos multimedia de estar interconectados a otros, independientemente si son origen o destino, componiendo una sola unidad comunicativa multimedia. Permite vincular-conectar-enlazar elementos textuales o audiovisuales gracias a una plataforma tecnológica constituida por diversos protocolos.

Hipertexto
Es la característica que permite vincular-conectar-enlazar elementos textuales a otros también textuales gracias a una plataforma tecnológica constituida por diversos protocolos. Una de sus características es que las interconexiones no siguen necesariamente patrones de secuencia u orden establecido obedeciendo más a los hábitos de “lectura digital” de los usuarios.

Interfaz
Para que todo esto tenga sentido es necesario que “tenga lugar” en un espacio determinado y en una manera específica que permita ser captado por los “lectores digitales” y que exige de recursos tecnológicos adecuados que permitan  interpretar y reproducir la información propuesta. Este término se refiere entonces al conjunto de recursos que comunican bidireccionalmente a la máquina (computadora, smartphone, ipad, tablet, refrigerador, televisión, etc.) con las personas.

El término puede emplearse en dos sentidos: La interfaz física que tiene que ver con aquello que suele ser denominado como “hardware”, todo aquello que permite a un usuario “comunicar” con un dispositivo digital. En cambio el concepto de interfaz gráfica está formado por todo elemento visual que permite que una unidad informativa digital tenga sentido para los usuarios, muchas veces empleando elementos gráficos suficientemente “análogos” a los de la vida cotidiana.

Hay otros conceptos que hacen referencia a la comunicación digital. Por ejemplo Interactividad y no-linealidad. No es que sean poco importantes pero considero que forman parte de nuestra vida cotidiana que podríamos obviar su explicación. Lo que es menos obvio sin embargo es cómo utilizarlos con éxito y provecho en un sitio digital, sobre todo si este es salesiano. Por fortuna hay algunas experiencias que nos han sido compartidas ya o que nos serán presentadas en los siguientes días por lo que prefiero reservar este tema a tales presentaciones.

 

La convergencia digital

La convergencia digital representa el escenario mejor en el que podríamos pensar para integrar plenamente los esfuerzos de comunicación digital.

La convergencia se refiere precisamente a un planteamiento de trabajo y comunicación digital que requiere superar la yuxtaposición de elementos en una plataforma o plataformas de difusión comunes para más de un medio y/o comunicador (periodista, blogger, etc) y para lograr esto se requiere que sus distintos integrantes trabajen como un gran equipo.

En empresas de comunicación que han dado el paso hacia la convergencia digital ha sido necesario cambiar los esquemas clásicos de redacción (el lugar físico donde se trabaja) desterrando los espacios privados o unipersonales en los que cada periodista o reportero solía trabajar. Ahora se trabaja en espacios abiertos y amplios en los que la información pueda fluir sin dificultad entre las personas: entre periodista, diseñador gráfico, editor de audio, editor de video, responsable de realizar sondeos, editorialistas, departamento de publicidad, etc.

La finalidad de trabajar así es poder comunicar, obviamente en modo digital, de manera unitaria proponiendo contenidos e información “enriquecida” y superando el rico pero a la vez limitado modelo de la comunicación multimedia (texto+imagen+audio).

Un modelo de trabajo convergente requiere de nuevas habilidades por parte de los comunicadores pues exige aprender a trabajar con otros y a renunciar al “protagonismo” propio del periodismo tradicional. Por otro lado esta forma de generar información exige una mayor planeación: qué se quiere comunicar, con qué elementos de información digital, privilegiando qué medio (el texto, el audio, la imagen).

Si ya parece complicado organizar un modelo de trabajo convergente, habría que añadir además que los medios considerados convergentes no sólo trabajan con equipos de redacción multidisciplinarios, sino con -me atrevería a decir- “meta-redacciones” en las que la elaboración de una unidad informativa digital colaboran no sólo miembros de un sólo medio sino de varios: CNN prensa, CNN TV, CNN Internet, por poner un ejemplo. En ocasiones incluso formando alianzas estratégicas: Yahoo!, Reuters, Weather Channel, The Wall Street Journal.

De esta manera se evita que cada medio tenga que convertirse en un medio o empresa multimedia recurriendo a la información que otros pueden producir e integrándola en los propios espacios de comunicación.

Ciertamente la motivación que está a la base de los esfuerzos de convergencia digital está el interés económico, no el de comunicar mejor porque así conviene a la humanidad, sino simplemente posicionar a la propia “iniciativa de convergencia” tratando de superar a los competidores. Por otra parte las iniciativas de convergencia pretender opacar y quitar influencia a quienes han logrado cierto éxito desempeñándose como periodistas ciudadanos (citizen journalism) que realizan sus esfuerzos de comunicación digital con sus propios recursos y que muchas veces han superado a los “gigantes” de los medios.

 

Redes sociales: No sólo patio digital

Hoy en día hay personas que les disgusta el uso “poco serio” que se da a las redes sociales, tecnologías privadas y privativas que permiten a millones de personas entrar en contacto con familiares, amigos, conocidos y... personas que no se conocen pero que agregados a la propia lista de amistades pareciera conceden notoriedad: “Tengo una lista de amigos de 2,500 personas...no conozco personalmente a unos 2,300 pero es que soy una persona muy popular”.

Para un hijo de Don Bosco y todo aquel que comparte la pasión del “Da mihi animas” las redes sociales pueden significar una nueva manera de hacer realidad el tetranomio salesiano Patio-Escuela-Iglesia-Casa pues representa no sólo un espacio digital en el cual traducir estas 4 realidades típicas de toda obra salesiana, sino que lo amplifica exponencialmente. ¿Qué no habría hecho Don Bosco de haber contado con este preciado recurso?  Ya se sabe que las redes sociales son también en muchos casos espacios banales pero también son un lugar digital en el que los jóvenes no sólo están presentes, sino viven.

El llamado “continente digital” es un espacio que requiere nuevos modos de generar comunicación para nuevos tipos de comunicantes (los que tienen la facultad de comunicarse). Es un espacio donde todo tiene cabida y que exige la presencia decisiva del carisma salesiano, como siempre, al servicio de los jóvenes.

Pero la pregunta sobre el cómo sigue resonando fuerte y las experiencias bien logradas aún son pocas ¿cómo hacer? ¿Alguna sugerencia?

Un punto de partida hacia una respuesta es aceptar el hecho de que las redes sociales son, aunque informalmente, un gran medio convergente. En espacios como Facebook confluyen distintos productos de comunicación, más en el estilo del “Prosumer”, pues si bien muchos contenidos propuestos en las redes sociales son consumidos y luego “copiados” o replicados de muy diversos sitios en internet, también existen innumerables contenidos de producción propia que luego son distribuidos a otros. Esta convergencia obedece más a los intereses personales de cada usuario de este tipo de tecnología y, aunque no esté realmente planeado así, terminan por construir verdaderas plataformas distribuidoras de contenidos de interés para muchas personas.

Nuestra comunicación, de estilo salesiano, aunque llegue a ser digital no puede en cambio dejar de ser humana y personal. Por ello es que no podemos dejar de aprovechar las redes sociales con la finalidad de seguir ofreciendo, como el Boletín Salesiano, una mirada al mundo salesiano y una mirada salesiana del mundo. Es necesario hacer que nuestros esfuerzos de comunicación sean convergentes en lugar de seguir haciendo por separado prensa, radio, televisión, video e internet.

 

El concepto digital que nos conviene

En realidad existe más de una forma de entender el periodismo digital y, por lo tanto, al periodista digital. Hay quien pone el acento sobre el modo en que la información es distribuida, una distribución digital que tiene cuidado sobre el lenguaje multimedia, sobre la pertinencia no sólo de las fuentes sino de los enlaces y de los contenidos propuestos a las “audiencias” así como de los mecanismos de interacción con el medio y con otros miembros del público “lector”.

Otro acento es el que apunta a lo digital en cuanto herramienta preciada para desempeñar la tarea de informar: periodismo que es digital en cuanto que se “fabrica” con herramientas digitales: investigación en redes sociales, análisis de foros, uso del video y la fotografía digitales como instrumento de amplitud informativa.

En nuestro caso se han de conciliar ambas visiones: un periodismo digital que pone atención a una adecuada “gramática” y a las tendencias de consumo de información y contenidos digitales, pero que también sabe aprovechar las técnicas propias del periodista que entiende su quehacer en modo digital.

Los actuales medios digitales han sabido aprovechar el desarrollo de este nuevo modo de hacer periodismo ahorrándose costos y personal. Una nota característica de familia de nuestro modo de hacer periodismo salesiano es el no contar con demasiados recursos económicos y humanos, por ello el periodismo digital representa una buena oportunidad para todos nosotros.

 

Una convergencia salesiana

Me permito proponer de nuevo la necesidad de resignificar, es decir dar nuevo significado, sin olvidar el original, a las expresiones casa, patio, escuela, iglesia, de manera que tengan sentido en el continente digital.

A menudo, en nuestros respectivos países, los salesianos nos esforzamos por contar con adecuados y significativos medios o productos de comunicación. Como ya se ha mencionado, incluso hemos incursionado en el mundo digital. El problema, creo yo, es que hemos echado mano a otros modelos de presencia en la red y renunciado, en un cierto sentido, a “salesianizar” internet ofreciéndole nuestra tradición educativo-pastoral.

Por ejemplo, no resulta difícil identificar la “palabra al oído” con un banner colocado en una página web. Tampoco es complicado aceptar como una propuesta salesiana la tarea de acompañar espiritualmente transformada en “counselling on line”. Por poner algunos ejemplos.

Por otro lado, una de nuestras debilidades es pretender dar respuestas u ofrecer servicios digitales de manera individual, o local, o inspectorial o nacional. Si observamos el mundo digital que nos rodea, en muchas ocasiones las ofertas de servicios digitales (información, entretenimiento, asesoría, etc.) son pensados en manera global, aún a pesar de las barreras idiomáticas o culturales. El Boletín Salesiano también podría ser pensado en manera global, justo porque el mundo digital no conoce fronteras.

Un área de oportunidad seguramente sería pensar en modo convergente nuestros distintos esfuerzos en el campo de la comunicación superando estrategias, en el caso de que así hayan sido pensadas, de división o fragmentación digital (sitio web del BS, sitio web inspectorial, sitio web de una estación de radio salesiana...). No se trata de hacer monolitos digitales, sino de comunicar con más fuerza integrando contenidos que pueden ser útiles a nuestros destinatarios.

 

El Boletín Salesiano del futuro...cercano

Algunas ideas que creo tienen que ver con el Boletín Salesiano del futuro:

-Digital: Aunque siga siendo significativa la existencia de un soporte tradicional en realidad la tendencia hacia la información digital es irreversible, por lo que no hay que descartar la posibilidad de que un día el BS sea sólo digital.

-Internacional: Dado que el medio por el cual viaja la información digital -internet- no tiene fronteras reales y sus contenidos pueden ser consumidos en cualquier punto del planeta, el Boletín Salesiano requiere sea pensado como un medio trasnacional. El número de ediciones no necesariamente dependerá sólo de la lengua común.

-Espacio de convergencia (integrador) para los medios salesianos: Si ya actualmente contamos con un gran número de contenidos de carácter salesiano, en el futuro esta cantidad aumentará exponencialmente por lo que el BS bien puede ser el espacio de integración para ellos, aún cuando conserven su independencia.

-Repositorio de la herencia espiritual, educativa, pastoral salesiana universal: Deberá permitir acceder a toda la riqueza con que cuenta la Congregación y la Familia Salesiana. Dependerá de la capacidad para traducir digitalmente documentos, información y experiencias.

-Elaborado por una redacción multidisciplinaria: Un equipo de personas que desde distintos aspectos logre lo esencial de la comunicación: elaborar un mensaje y obtener una respuesta.

-Multiplataforma, multimedia por integración: Un BS que pueda ser navegado independientemente del instrumento con el que se cuente (laptop, smartphone, tablet, etc.) y que integre los distintos recursos de texto-imagen-audio más adecuados para comunicar un mensaje.

-Actualización en tiempo real: Superando el límite presentado por las ediciones impresas, el BS podrá contar con información nueva sin obedecer a criterios de periodicidad, pero sin duda respetando otros criterios propios del periodismo como son la oportunidad, la relevancia y actualidad.

-Personal media: El BS llegará a ser un medio en cuyo proceso de configuración podrán intervenir los lectores decidiendo cómo consumir el producto y cómo re-distribuirlo.

-Un espacio donde el citizen journalism tendrá un espacio de participación por lo que los lectores del BS podrán, si son relevantes, participar proponiendo contenidos.

Garcia ppt

Garcia ppt

Garcia ppt

Garcia ppt

Garcia ppt

Garcia ppt

Garcia ppt

Garcia ppt