Consejo Recursos

LA INSPECTORÍA ORGANIZA EL SECTORDE LA COMUNICACIÓN SOCIAL

DOCUMENTOS - ORIENTAMENTOS

 

 

2.1 LA INSPECTORÍA ORGANIZA EL SECTOR

DE LA COMUNICACIÓN SOCIAL

 

ANTONIO MARTINELLI,
Consejero de Familia Salesiana y Comunicación Social

Siguiendo el hilo de las reflexiones

El número 338 de Actas del Consejo General (págs. 54-63) contiene un primer material para poner en marcha una estructura de acción en el sector de la comunicación. El objetivo lo indicaba el XXIII Capítulo General, que en su número 259 dice: «El inspector nombre un encargado de la comunicación social». De la documentación que obra en mi poder se deduce que todas, o casi todas, las inspectorías han provisto al nombramiento de un encargado: decisión que dará sus frutos.
Ahora vuelvo sobre el tema para hablar de una articulación más amplia de la labor inspectorial. Mi objetivo es estimular al inspector con su Consejo a una programación de la presencia salesiana en este sector. Me limito a indicar algunos de los pasos más imprescindibles; en algunas inspectorías, quizás, muchos elementos son ya una realidad, mientras que en otras se debe actuar con más decisión.
Hay que superar un prejuicio: -¡La organización del sector de comunicación social no afecta a todas y cada una de las provincias salesianas!, se dice. Y dan los motivos que justificarían un descuido de dicha área. Habitualmente se afirma:
- la inspectoría es pequeña;
- no tiene editoriales especializadas;
- no sueña con instalaciones de radio y televisión; - faltan personas cualificadas;
- etcétera.
Sin embargo, habría que inventariar también las situaciones y actividades que necesitan intervenciones coordinadas y atentas a la comunicación.
Con los instrumentos técnicos de que disponemos podría ofrecer una larga serie de afirmaciones que hablan de la utilidad, necesidad e "incluso urgencia de actuar en este campo.
Cito un breve párrafo del último Capítulo General: «La comunicación es a menudo un factor determinante de supervivencia y desarrollo, pues abarca todos los ámbitos de la vida social y todas las dimensiones de la vida personal. No sólo proporcionó información, sino que comunica ideas, crea fácilmente consensos y propone modelos de vida y de conducta» (XXIII
CG, núm. 254).
Dejando a un lado la actitud de simples receptores pasivos, recuerdo lo mucho que hacen al respecto las inspectorías, con:
- el boletín informativo, - el Boletín Salesiano,
- las actividades de tiempo libre: teatro, cine, etc., - la educación formal e informal, - la catequesis,
- la espiritualidad,
- la multitud de hojas parroquiales, - los sencillos periódicos juveniles, - etcétera.
¿Cabe decir aún que una inspectoría salesiana puede eximirse de organizar el sector de la comunicación social?

 

Un núcleo de personas con dotes de animación cualificada

El encargado inspectorial debe actuar con un equipo estable, constituido oficialmente, que funcione como grupo de trabajo, de confrontación, de profundización, de programación y de apoyo. La necesidad de contar con un grupo se debe a la urgencia de actuar en ámbitos que requieren personas con papeles y funciones diferenciadas. El encargado inspectorial no puede atender a todas las tareas que supone la comunicación social: no tendría ni tiempo para dedicarse con competencia y calidad a todos sus aspectos.
Es preciso que las inspectorías se decidan a constituir un núcleo que atienda este sector. La comunicación social es la organización de una red de relaciones, interpersonales e institucionales, de grupo, de comunidad y de masa, para lograr, sobre todo, en los jóvenes y en el pueblo capacidad crítica, solidaridad, comunión e identificación cultural a partir de los mensajes lanzados, en particular, por los instrumentos de la comunicación social.
Los ámbitos que debemos asegurar con una presencia animadora son los siguientes:
1. información,
2. animación,
3. formación,
4. colaboraciones y relaciones públicas,
5. producción en la comunidad y fuera de ella,
6. acompañamiento de la dimensión de la comunicación en las comunidades locales y en la inspectoría, con referencia a las diversas actividades y presencias.
La fidelidad a san Juan Bosco requiere intervenciones especializadas y de calidad, para tener hoy entre nosotros y en la sociedad civil y eclesial, una presencia significativa y eficaz.
No se me oculta el esfuerzo que estoy pidiendo a los inspectores al solicitar su atención al problema, personas para esta labor y acompañamiento del equipo para que responda a las expectativas. Pedir un núcleo de personas con dotes de animación cualificada quiere decir superar la etapa del trabajo individual, para llevar a la comunidad, primera responsable de la misión salesiana, un trabajo interesante aunque sea difícil.
El sano realismo y la necesidad de calidad pastoral en las actuaciones sugieren dos perspectivas que no podemos descuidar.
Ante todo, la constitución del núcleo de personas debe tener en cuenta la inserción de los seglares. Se ha dicho no pocas veces que la comunicación social es un campo de primer orden para ellos. Los seglares de la Familia Salesiana, especialmente los cooperadores y antiguos alumnos, han manifestado en sus textos fundamentales su disponibilidad y la urgencia de actuar en este «nuevo areópago del mundo contemporáneo».
Buscar en la inspectoría personas cualificadas y formar con ellas, en un tiempo relativamente corto, un grupo de reflexión y propuesta, es el resultado que se propone la orientación que se da en la presente disposición.
Por lo demás, los papeles y funciones diferenciados no requieren multiplicación numérica de quienes trabajan en la comunicación social; sólo exigen la consideración de las demandas reales que brotan de una comunicación alternativa que pretenda intervenir en la formación de criterios y de proyectos de vida.

No parece necesario indicar aquí materialmente el número de personas que deben constituir el núcleo animador. Al lado del encargado inspectorial, que coordina y anima, habrá otros responsables de uno o dos ámbitos de los enunciados anteriormente. Lo que no puede faltar nunca es la competencia inicial, que deberá crecer siempre y de manera adecuada a las situaciones concretas.
Me dirijo, pues, a los señores inspectores para que den vida al núcleo que acabo de describir.

 

Intercomunicación para una presencia salesiana significativa y orgánica

El sector de la comunicación social comparte con la organización pastoral general de la inspectoría, al menos, los destinatarios y los agentes.
Los destinatarios son:
- los jóvenes, que hoy consumen muchos productos de la comunicación y buscan nuevos lenguajes y modalidades de expresión. «Ante el bombardeo de los medios de comunicación de masas, [el joven] se ve obligado a hacer frente a su poder masificante y nivelador» (XXIII CG, núm. 255);
- los estratos populares, que a veces sólo utilizan los medios de la comunicación social como distracción personal o como única diversión posible, o bien arrastrados por una curiosidad invencible; pero asumen sus criterios de juicio, sus valores superficiales, sus puntos de referencia y sus modelos de vida.

 

Los agentes son:

- la Familia Salesiana, con todos sus componentes, que se esfuerza por recoger la herencia de san Juan Bosco y responder hoy al desafío que le llega de la sociedad de la comunicación. San Juan Bosco acometió «empresas apostólicas originales, para defender y sostener la fe del pueblo» (XXIII CG, núm. 256);
- la comunidad educativa, que, en la organización pastoral de la comunidad salesiana, hace la síntesis del análisis de las situaciones concretas, agrupa las fuerzas y da unidad a las opciones, con miras a una actuación educativa y evangelizadora global.
La alusión a los destinatarios y agentes hace ver la necesidad improrrogable de prever una intercomunicación entre las personas, grupos y actividades que intervienen en los distintos sectores de la pastoral. La organización de la comunicación social en la inspectoría necesita establecer contactos, relaciones, intercambios y colaboraciones con la Formación, con la Pastoral Juvenil y con la Familia Salesiana.
Sólo presento una necesidad; aquí no me propongo indicar una solución de conexión y coordinación entre los diversos sectores, que obviamente será coherente con la organización inspectorial de la pastoral salesiana. De todos modos, hay atenciones que no pueden omitirse.
El núcleo de personas con dotes de animación cualificada, a que se ha aludido anteriormente, tendrá como tarea primera, en el tiempo y en la mentalidad práctica, el entendimiento con la comisión inspectorial de Formación, a fin de concordar contenidos y métodos para la formación de los salesianos jóvenes, para la formación permanente de la comunidad y para la preparación de expertos en comunicación.
Procurará, asimismo, ponerse en relación con la Pastoral juvenil de la inspectoría, para la animación de los contenidos típicos de la pastoral salesiana, para la organización coherente de las actividades juveniles y para la inserción de la dimensión comunicativa en las- actuaciones educativas y pastorales.
Por último, examinará su conexión con la Familia Salesiana, para las posibles colaboraciones de especialistas en comunicación, para los contactos con instituciones externas similares y para la participación en proyectos más amplios de la zona.


Apuntes para una programación inspectorial

Antes de entrar en el tema de la programación inspectorial, vale la pena recordar algunos objetivos generales de la comunicación social.
«1. Llegar a una nueva toma de conciencia y a un renovado trabajo cultural apostólico de la comunicación social en la Congregación, según nuestra Regla de Vida, interesando y animando a los responsables inspectoriales y locales, a los formadores y a los delegados que siguen este sector.
«2. Favorecer el hallazgo de animadores y expertos en comunicación social de acuerdo con los inspectores y asegurar la preparación y la puesta al día de los salesianos como comunicadores populares, al servicio de la mision.
«3. Elevar la calidad de la acción de los centros, estructuras y medios que dirige y coordina la Congregación en el campo de la comunicación social» (Informe del Rector Mayor, don Egidio Viganó, al XXIII Capítulo General, 1990, pág. 181).
Traduzco, en línea operativa, los objetivos señalados, indicando prioritariamente las cosas más urgentes.

 

Proyecto y programación

No voy a entrar en la cuestión de la terminología, pues conozco la posibilidad de expresarse de otro modo, con tal de que quede claro el ámbito en que nos movemos.
Dejo, pues, el término «proyecto» para el conjunto de la presencia salesiana, organizada en torno a la misión que está llamadAumplir: por eso lleva el nombre de «proyecto educativo-pastoral» de una inspectoría.
Utilizo el término «programación», pues me refiero a un sector más limitado y específico: de ahí que la llame «programación de la comunicación social».
Aquí se puede ver la consecuencia de la reflexión anterior sobre la intercomunicación entre los sectores de actividad.
En buena parte, la comunicación social es deudora, en contenidos, criterios y métodos de acción, a las opciones típicas del proyecto educativo-pastoral. Por ello, el entendimiento es obligado. La coherencia de acción es, además, garantía de éxito en una presencia significativa.
En lo que tiene de propio, la comunicación social necesita estudiar su organización aceptando la perspectiva salesiana sobre la misión, su espíritu y el Sistema Preventivo.
La consecuencia para el inspector, para el encargado inspectorial de la comunicación social y para el núcleo de personas que lo acompañan en dicho servicio es leer el proyecto educativo-pastoral de la inspectoría desde las exigencias específicas y particulares de la comunicación, a fin de
- aportar integraciones en el análisis de la situación cultural del momen-
to y en las posibilidades de aproximación no sólo de los pequeños grupos, sino también de la masa;
- proponer modalidades nuevas de intervención en la acción educativa y pastoral, utilizando de manera profesional y calificada todos los instrumentos de la comunicación;
- ofrecer a la educación y a la evangelización instrumentos más adecuados, que tengan en cuenta los lenguajes nuevos de la juventud y de los estratos populares;
- preparar material formativo para jóvenes y adultos en el campo de la comunicación social;
- lograr una nueva toma de conciencia de lo que hoy significa la comunicación social en la comunidad salesiana y en la comunidad educativa, como pedía el Rector Mayor al XXIII Capítulo General; - etcétera.


Aportación original de la comunicación social a la presencia salesiana en una zona

Mientras se va formando (no sólo materialmente con la indicación de nombres, sino también corresponsablemente compartiendo perspectivas e intereses, espiritualidad y organización) el núcleo que apoye al encargado inspectorial, hay que cuidar oportunamente dos ámbitos: la información interna y externa y la colaboración con las relaciones públicas.

 

Información

El ámbito de la información interna ya funciona en todas las inspectorías: basta pensar en los boletines informativos. Muchas inspectorías producen también información para fuera de la Congregación: el Boletín Salesiano, por ejemplo, cumple también esta función informativa.
El encargado inspectorial con su grupo de trabajo cuidará el logro de los objetivos específicos de la información salesiana.
Los describo haciendo observar, desde el principio, que no se lograrán si no se programan explícitamente en el trabajo redaccional:
1. robustecer el sentido de pertenencia a la inspectoría y a la Congrega
ción, estrechando los vínculos de comunión y de unidad seleccionando y dosificando las noticias que se envían;
2. favorecer la unidad de la Familia Salesiana, interesándose por los grupos que la componen, por su vida y actividades, por la riqueza de originalidad de cada uno de ellos y ayudando a compartir los valores salesianos que son comunes a todos;
3. dar a conocer las experiencias educativas, pastorales, culturales y sociales de la vida salesiana, a fin de expresar y consolidar el espíritu que las anima al servicio de la misión juvenil y popular;
4. coordinar el flujo y el contenido, así como las modalidades y la calidad de las informaciones que produce regularmente la inspectoría en sus comunidades y grupos, con miras a la eficacia y a la profesionalidad;
5. organizar informaciones diferenciadas para llegar a los destinatarios particulares de las comunidades educativas y para ofrecer perspectivas adecuadas a las circunstancias de la vida de la inspectoría.

 

Según esta reflexión, parecen lógicas dos conclusiones.

Ante todo, constituir en la inspectoría una estructura editorial mínima para la información salesiana, no encomendándola a una sola persona con el gravoso encargo de seguir todos sus aspectos: selección de contenidos, organización gráfica y técnica, difusión, etc., etc.
En segundo lugar, potenciar con la comunidad salesiana la información en los dos sentidos (recibir y dar), pidiendo una atención mayor a la historia que estamos viviendo, a fin de ofrecer a los salesianos que nos sigan una documentación suficiente de la Congregación y de la inspectoría de los años 2.000. Con frecuencia la Secretaría General recuerda a las secretarías inspectoriales la necesidad de atender a la documentación y al archivo.
La renovación de la estructura operativa del dicasterio de Comunicación, la importancia dada al ámbito de la información en la vida de cada día y la preparación de algunos salesianos en el sector específico de la información mediante el cursillo del pasado mes de julio favorecerán positivamente, en todas las inspectorías del mundo, la calidad y la profesionalidad.
El Centro se propone ayudar a las inspectorías en el crecimiento y en la realización de las tareas ligadas a la comunicación.
Dejo para otra circunstancia las indicaciones posibles sobre la información externa a la comunidad salesiana.

 

Colaboraciones y relaciones públicas

El segundo ámbito que hay que organizar oportunamente en la inspectoría, sin gasto de personas y fuerzas, es el de las relaciones públicas y de las colaboraciones.
Sin entrar en un razonamiento técnico, me limito a estimular una iniciativa que siempre han cultivado las comunidades salesianas, pero que hoy día no resulta fácil. No vamos a enumerar sus beneficios concretos para la misión salesiana; baste saber que son muchos e interesantes.
La busca de la colaboración fuera de la comunidad salesiana puede seguir muchos caminos. Presento uno en particular.
El encargado inspectorial y su grupo de trabajo pónganse en contacto con agentes de comunicación social de la zona, tanto del ámbito eclesial como del civil. Entablen relaciones de amistad y de reflexión. Celebren con ellos circunstancias relacionadas con acontecimientos particulares significativos. Manifiesten, en cuanto sea conveniente, su disponibilidad a un acompañamiento pastoral, que muestre la simpatía, el apoyo, el aliento y la ayuda fraterna en un trabajo que no siempre recibe atención por parte de la comunidad cristiana.
Organicen con su intervención mesas redondas, seminarios de estudio, días de reflexión sobre el servicio de la información en el mundo contemporáneo, cursillos de formación para jóvenes- y adultos.
Facilítenles documentación de primera mano sobre hechos y opciones de la vida salesiana, sobre problemas y situaciones juveniles, sobre el trabajo de la Congregación y de la inspectoría en el sector de la educación de los jóvenes y de la presencia entre los jóvenes que viven en dificultad, sobre la vitalidad del Sistema Preventivo en todos los ambientes, sobre el movimiento salesiano en el mundo.
No es difícil pasar de la amistad a la colaboración, especialmente cuando los agentes de comunicación encuentran cooperadores salesianos y antiguos alumnos.
No querría que todo se quedara en los beneficios inmediatos de la relación con expertos y hombres cualificados del sector. No hay que olvidar que, para el encargado inspectorial y su grupo, esto puede ser una escuela práctica de formación permanente donde mejorar continuamente su servicio.

Conclusión

He aquí, en síntesis, lo que he querido decir a la inspectoría que se dispone a organizar el sector de la comunicación social.
1. Nombrar el encargado inspectorial.
2. Constituir un núcleo de personas en torno al encargado.
3. El encargado inspectorial y su grupo pónganse en contacto con los responsables de la Formación, de la Pastoral Juvenil y de la Familia Salesiana de la inspectoría, a fin de estudiar la comunicación entre los distintos sectores.
4. El encargado inspectorial y su grupo lean el proyecto educativo-pastoral de la inspectoría desde la perspectiva de la comunicación social, para controlar las tareas señaladas en el párrafo «proyecto y programacion».
5. El encargado inspectorial y su grupo controlen el logro de los objetivos propios de la información interna salesiana en los productos inspectoriales.
6. El encargado inspectorial y su grupo entablen relaciones cordiales y constantes con los agentes de comunicación social que viven en la zona de la inspectoría.