Consejo Recursos

Anticipación Profesión Perpetua

FORMACIÓN - DOCUMENTOS


ANTICIPACIÓN DE LA PROFESIÓN PERPETUA

3. DISPOSICIONES Y NORMAS

Interpretación e integración de la Ratio y de Criterios y normas de discernimiento vocacional salesiano

 

Don Francesco CEREDA

Consejero General para la Formación

 

En la aplicación de la Ratio y de Criterios y normas de discernimiento vocacional salesiano algunas Inspectorías han encontrado dificultades en la interpretación de los textos que hablan de la anticipación de la profesión perpetua.

  1. Texto de la Ratio y de Criterios y normas de discernimiento vocacional salesiano

 

La Ratio (FSDB) en el número 511 afirma: “La profesión perpetua puede ser emitida al finalizar el plazo de la profesión temporal[1] o hasta tres meses antes de esa fecha[2] . Esta última posibilidad exige la presencia de una causa justa, reconocida por el Inspector y su Consejo”.

En Criterios y normas de discernimiento vocacional salesiano, en el número 147 se afirma: “De acuerdo con nuestras Constituciones[3] , para nosotros el tiempo de prueba es ordinariamente de seis años. En casos particulares y por justa causa, reconocida por el Inspector con su Consejo, la profesión perpetua podrá ser anticipada”.

En la Ratio se habla de anticipación de la profesión perpetua hasta tres meses antes de concluir los seis años de profesión temporal; en Criterios y normas de discernimiento vocacional salesiano no se hace distinción entre anticipación hasta tres meses o superior a tres meses antes del término de los seis años de profesión temporal. Los dos textos requieren por lo menos ser armonizados.

  1. Interpretación de la Ratio y de  Criterios  y  normas  de  discernimiento vocacional Salesiano

2.1.  Anticipación de la profesión perpetua hasta tres meses antes del término
Para una interpretación correcta de la Ratio y de Criterios y normas de discernimiento vocacional salesiano es oportuno hacer una referencia al Código de Derecho Canónico y a nuestro Derecho propio.

Para la validez de la profesión perpetua el Código de Derecho Canónico en el can. 658 requiere, además de la edad de 21 años cumplidos, la “profesión temporal previa por lo menos durante un trienio”. En el mismo canon se recuerda luego lo dispuesto por el can. 657 &3, en el que se dice que “la profesión perpetua puede anticiparse con causa justa, pero no más de un trimestre”. Se concede, pues, a los Superiores de los Institutos anticipar por causa justa la profesión perpetua hasta tres meses, respecto de los tres años de votos temporales establecidos en el can. 658. El derecho propio de cada Instituto podrá, evidentemente, determinar modalidades y competencia respecto de tal anticipación. Es claro que para hacer una excepción a la norma del Código, es decir, para una anticipación mayor, será necesaria la autorización de la Sede Apostólica.

Considerando el Derecho propio salesiano, en nuestras Constituciones, en el artículo 117 se establece que “la profesión perpetua se hace, ordinariamente, seis años después de la primera profesión”. Se añade, pues, un criterio nuestro propio de validez a lo que establece el derecho universal para la admisión a la profesión perpetua; es decir, se requiere ordinariamente la previa profesión temporal de al menos seis años. El mismo artículo 117 de las Constituciones indica luego la posibilidad de prolongar este período de profesión temporal, pero no más allá de los nueve años, y confiere al Inspector la competencia para esta prolongación, determinando así al “Superior competente” del can. 657 &2. Nada se dice en nuestras Constituciones ni en los Reglamentos generales respecto a una eventual anticipación de la admisión a la profesión perpetua.

La posibilidad de una anticipación de la profesión perpetua se tuvo en cuenta en la Ratio, que como “directorio” de la formación entra en al ámbito del derecho propio. En el n. 511 de la Ratio se admite la posibilidad de una anticipación hasta tres meses respecto del término de los años de profesión temporal. Los “tres meses” de anticipación hacen referencia ciertamente a los tres meses de que hablaba el can. 657 &3, pero, diversamente de la norma general del Código, para nosotros los tres meses de anticipación se aplican dentro de nuestro derecho propio, es decir, se refieren al término ordinario establecido por las Constituciones salesianas, es decir, seis años.

La Ratio conserva la motivación de la causa justa indicada por el derecho universal y da al Inspector con su Consejo competencia para la valoración de dicha causa justa y, por tanto, la posibilidad de conceder la anticipación hasta tres meses.

El tema ha sido retomado en Criterios y normas de discernimiento vocacional salesiano en el n. 147; pero mientras la anticipación por causa justa se ha dejado a la valoración del Inspector y de su Consejo, aquí no se hace distinción entre anticipación de la profesión perpetua “hasta tres meses” o “superior a tres meses”.
Se puede observar que, añadiendo la expresión “hasta tres meses” al número 147 de Criterios y normas de discernimiento vocacional salesiano, la orientación queda clara y resulta en sintonía con el número 511 de la Ratio.

 

2.2. Anticipación de la profesión perpetua superior a tres meses

Cuanto se ha dicho hasta aquí entra en la praxis “ordinaria” sancionada por las Constituciones y por la Ratio y Criterios y normas: profesión temporal ordinariamente por seis años, con posibilidad de anticipación “hasta tres meses” por causa justa, valorada por el Inspector con su Consejo.

Puede haber casos extraordinarios, “excepcionales”, en los que hay serias razones para pedir una anticipación de la profesión perpetua superior a los tres meses, respecto del término ordinario de los seis años.

Se trata de establecer quién es competente para valorar lo “extraordinario” y para conceder la anticipación de la profesión perpetua superior a tres meses, después de la previa profesión temporal de al menos tres años, a norma del Código de Derecho Canónico.

A este respecto, excluida la naturaleza disciplinar del artículo 117 de las Constituciones –en cuyo caso podría aplicarse el artículo 193 de las Constituciones- no hay duda de que cuando las Constituciones no especifican diversamente, “el Rector Mayor con su Consejo”, “además del Capítulo general”, puede dar una dirección práctica en la interpretación de las Constituciones (cf. Const. 192). En este caso, puesto que en la Ratio 511 se ha dado al Inspector la competencia de anticipar sólo hasta tres meses la profesión perpetua, se deduce que la valoración de casos de anticipación superior a los tres meses está reservada al Rector Mayor con su Consejo. En efecto, se trata de una concesión de naturaleza excepcional, para la cual el derecho propio no ha establecido normas específicas, y por tanto es de competencia del Rector Mayor con su Consejo.

Sobre la base de estas indicaciones pueden, pues, integrarse las disposiciones de la Ratio y de Criterios y normas de discernimiento vocacional salesiano.

 

3. Integración de la Ratio n. 511 y de Criterios y normas de discernimiento vocacional salesiano n. 147

El número 511 de la Ratio tendrá esta formulación: “La profesión perpetua puede ser emitida al finalizar el plazo de la profesión temporal[4] o hasta tres meses antes de este término[5] . Esta última posibilidad exige la presencia de una causa justa, valorada por el Inspector y por su Consejo. En el caso excepcional de anticipación de la profesión perpetua superior a tres meses, antes del término de los seis años de profesión temporal, la petición deberá dirigirse al Rector Mayor”.

El número 147 de Criterios y normas de discernimiento vocacional salesiano tendrá esta formulación: “De acuerdo con nuestras Constituciones [6], para nosotros el tiempo de prueba es ordinariamente de seis años. En casos particulares y por justa causa, reconocida por el Inspector con su Consejo, la profesión perpetua podrá ser anticipada hasta tres meses. Para anticipar, en casos excepcionales, la profesión perpetua por un período superior a tres meses, antes del término de los seis años de profesión temporal, la petición deberá  dirigirse al Rector Mayor”.

 

  1. Petición al Rector Mayor de anticipación de la profesión perpetua superior a tres meses

Para una anticipación de la profesión perpetua superior a tres meses, el candidato dirigirá, por medio del propio Inspector, la petición escrita al Rector Mayor, en la que presentará las motivaciones de su petición. El Inspector acompañará la petición del hermano con una carta propia, de la que resulte su voto favorable y el consentimiento de su Consejo, en relación tanto con la conveniencia de las motivaciones aducidas, como con la certeza moral de la conseguida madurez de vida religiosa por parte del candidato.

La petición de anticipación debe ser presentada antes de la preparación a la profesión perpetua, que comienza “aproximadamente un año antes de la finalización del período de profesión” (FSDB 515).

En el caso de anticipación de más de tres meses, la praxis del Rector Mayor es la de conceder tal anticipación sólo en casos excepcionales.