Dicasterios

Formación, Solidaridad y Prevención

FORMACIÓN, SOLIDARIDAD Y PREVENCIÓN

Roma, 26 marzo 2020
Prot. 20/0109

“El gozo y la esperanza, la tristeza y la angustia de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de todos los afligidos, son también gozo y esperanza, tristeza y angustia de los discípulos de Cristo… “ (GS 1)

 

Queridos prenovicios, novicios, hermanos de las comunidades formativas del mundo,

Saludos desde nuestra ‘Sede Central’, en el Sacro Cuore de Roma, en este momento en el que todos estamos compartiendo la inimaginable emergencia global, causada por el coronavirus.

Como sin duda sabéis, Italia y España se encuentran entre los países más golpeados por esta pandemia, y nuestras comunidades, incluidas las casas de formación, no se han librado. Rezamos por los hermanos que han perdido la vida, por los que están enfermos y sus comunidades, a los que estamos muy cercanos espiritualmente, pues no tenemos otro modo  de expresarles nuestro afecto.

La infección se está difundiendo rápidamente en todo el mundo. Imaginemos el alcance de la crisis en aquellos lugares en los que la asistencia sanitaria no está preparada para ofrecer respuesta adecuada.

Os escribo para expresaros la cercanía y la solidaridad del Rector Mayor, del Consejo y del resto de hermanos de la Sede Central. Nosotros mismos estamos viviendo en condiciones que hace pocas semanas no podíamos imaginar, pero a las que, además de prudente, es necesario someterse. Hacemos turnos diversos para la oración y las comidas, también en lugares diversos cada turno, con el fin de poder respetar la distancia recomendada. Nos hemos dividido en dos grupos; por una parte, los que habían quedado en comunidad en Roma; por otra, los que regresaron de Valdocco después del Capítulo; de este modo hemos creado una forma de cuarentena prudencial dentro de la comunidad. En cada piso se han instalado dispensadores de gel desinfectante de las manos.

Además, como en el resto de Italia, permanecemos en casa, saliendo solo en caso de extrema necesidad, con un certificado obligatorio que justifique la salida.

Mientras se ha ido difundiendo la epidemia, estoy seguro que habréis ido adoptando medidas similares en vuestras comunidades. Si en alguna no lo hubierais hecho todavía, os ruego encarecidamente que toméis las medidas adecuadas lo antes posible.  En esta situación, no hay que considerarlo como exceso de prudencia. Es una obligación de ciudadanía, en línea con el Aguinaldo de este año y, más aún, como solidaridad con el esfuerzo inmenso que se está haciendo en nuestros países para frenar la difusión del virus.

Desgraciadamente, la experiencia de algunas casas religiosas en Roma hace ver que en algunos conventos la difusión de la infección es rapidísima, alcanzando en poco tiempo a casi todos los miembros de la comunidad. Como nos repiten constantemente los heroicos doctores y personal sanitario, el mayor servicio que podemos hacer en este momento es, precisamente, cumplir todas las normas que dicten las autoridades y quedarse en casa del modo más saludable posible, para no colapsar el sistema nacional de salud, que rápidamente llega al límite de su capacidad.

También es tiempo, queridos hermanos, en el que cultivar un sentido de solidaridad y de comunión, no solo entre nosotros sino también con todos los que han sido golpeados por esta calamidad, siguiendo el ejemplo que nos está ofreciendo el Papa Francisco. Es tiempo de oración y también de imaginación espiritual y digital, donde la caridad y el apoyo recíproco pueden encontrar nuevas formas de expresión, y donde los más jóvenes pueden pueden hacer un bien mayor, al estar más familiarizados con el digital world. Aquí, en el Sacro Cuore, por ejemplo, tenemos algunos jóvenes que hacen experiencia de vida comunitaria. La Misa que celebran con Don Paco Santos se transmite cada día por internet; y son muchísimos los que la siguen online, tanto en Italia como en otros países.

Apoyémonos unos a otros con la oración y el afecto. Para todos nosotros es una experiencia única de Pasión y de Resurrección. Pidamos unidos poder crecer en la fe, en la esperanza y en la caridad, mientras pasamos por este momento de prueba, junto a millones de nuestros hermanos y hermanas de todo el mundo.

Con afecto en Don Bosco
Ivo Coelho, SDB

 

PS: Para información fiable sobre Covid-19, puedes acudir a estas direcciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS):

Web page: https://www.who.int/health-topics/coronavirus#tab=tab_1

Whatsapp: +41 797818791

Facebook: https://www.facebook.com/WHO/