Dicasterios

Cagliero11 y Intención Misionera Salesiana, Noviembre 2022

 

Scarica il pdf

 

Para los niños que sufren

Para aliviar el sufrimiento de los niños pobres sin hogar y los huérfanos en Haití.

Oramos por los niños que sufren, especialmente los que no tienen hogar, los huérfanos y las víctimas de la guerra; que se les garantice
el acceso a la educación y la oportunidad de experimentar el afecto familiar.                                      

  [Intención de oración del Papa Francisco]

CAGLIERO11_167, NOVIEMBRE 2022

Hola todos,

En este mes en el que recordamos a los misioneros salesianos, radiadores del carisma de Don Bosco en todo el mundo, nos detenemos a reflexionar sobre el tema del sufrimiento de los pequeños. En nuestra sociedad globalizada debemos reconocer que la "cultura del descarte" se está extendiendo cada vez más y los efectos son devastadores. Como cristianos, estamos llamados a vencer la indiferencia y a testimoniar que el Evangelio es buena noticia de Alegría y no deja lugar a la tristeza. Este verano en Venezuela aprecié mucho la sonrisa y la acogida de los pobres del barrio, dispuestos a dejarte entrar en sus humildes casas sin tener que ocultar las penurias diarias y las humildes condiciones de vida. He experimentado que para aliviar el sufrimiento es necesario hacer obras sociales, garantizar los derechos fundamentales, educar a los jóvenes, pero, junto a todos estos elementos, debemos pararnos y compartir nuestro tiempo con quien está cerca.

¿Somos capaces de "perder el tiempo" en acercarnos y escuchar a los que sufren sin caer en la eficiencia de los que quieren solucionar todos los problemas de los demás?

Con esta duda, les deseo una buena lectura de Cagliero11.

▀ Marco Fulgaro

Miembro Laico del Sector para las Misiones Salesianas

Hay pobreza en los Estados Unidos

El Salesian Family Youth Centre (SFYC) (Centro Juvenil de la Familia Salesiana) está ubicado en Los Ángeles, California, en un barrio de bajos ingresos. Muchos de los niños a los que servimos nacieron en los Estados Unidos. Sus padres son inmigrantes de países de habla hispana como México, Guatemala, El Salvador, entre otros.

La mayoría de los niños son bilingües, pero el español que hablan es limitado porque normalmente lo aprenden solo en casa. Mientras tanto, sus padres tienen dos o tres trabajos agotadores solo para sobrevivir. Esto hace que muchos de sus hijos pasen mucho tiempo solos. Los padres tratan de brindar todo a sus hijos con la idea de que “tengan lo que ellos no han tenido”. Esta actitud crea un cierto tipo de derecho y otros problemas de comportamiento en sus hijos.

Sin un acompañamiento claro y un sistema de apoyo, muchos niños terminan viviendo en peligro y miedo: el fácil acceso a las drogas y las pandillas complica las cosas. Por poner un ejemplo de la vida real, hace un par de meses un chico de 14 años fue asesinado en un crimen vinculado a una pandilla de barrio. El chico, que formaba parte de la SFYC, hace dos años dejó de participar en el programa.

Cuando se trata de educación, muchos de nuestros jóvenes no aspiran a ir a la universidad o a una escuela vocacional. Una vez que terminan (o abandonan) la escuela secundaria, buscan trabajo en un esfuerzo por ayudar a sus familias. Hay otro factor que nos gustaría recordar. La mayoría de nuestros jóvenes tienen una crisis de identidad porque transitan un camino precario entre ser latinoamericano o ser ciudadano estadounidense. Una vez resuelta esta crisis, se convierte en una gran ventaja para el joven y para la sociedad porque de esta forma puede navegar entre las dos culturas dominantes del país.

Somos Don Bosco en los Estados Unidos, si desea saber más sobre nosotros, visite nuestro sitio web en www.SalesianClubs-LA.org

 Jc Montenegro

Delegado Provincial para la Animación Misionera, Provincia SUO

LOS SALESIANOS EN HAITÍ AYUDAN A LAS PERSONAS QUE SUFREN

Estimado Sr. Ricardo, Haití es un país pobre plagado de desastres naturales. ¿Qué es lo que más necesitan las poblaciones locales además de la ayuda financiera?

Haití está clasificado como el país más vulnerable del Caribe en términos de desastres naturales. De 2010 a 2021, tres grandes desastres naturales azotaron el país:

  • El terremoto del 12 de enero de 2010 (222.570 muertos y 3,7 millones de afectados);
  • Huracán Matthew en octubre de 2016 (500 muertos y 2,1 millones de personas afectadas);
  • El terremoto del 14 de agosto de 2021 (2.300 muertos y más de 700.000 afectados).

Estos desastres naturales han aumentado la vulnerabilidad de la población, especialmente de los más pobres. Después de cada desastre, las poblaciones afectadas generalmente se encuentran en estado de emergencia humanitaria. Por eso, además de ayudas económicas, alimentos y kits de higiene, las comidas calientes son sus principales necesidades. Además, también se distribuye ayuda a mediano y largo plazo, que incluye: actividades psicosociales, programas de desarrollo de capacidades de resiliencia, programas de capacitación y programas de recuperación socioeconómica.

¿Cómo ayudan los Salesianos de Haití a los niños y jóvenes más pobres?

Para ayudar a los niños y jóvenes más pobres, los Salesianos de Haití intervienen en diferentes niveles.

Programas de emergencia. Los salesianos, a través de estructuras como la Fundación Rinaldi, se ocupan de la distribución de alimentos y kits de higiene, comidas calientes y actividades psicosociales para jóvenes y niños.

Programas de recuperación socioeconómica. Los salesianos ayudan a los campesinos proporcionándoles material agrícola y semillas para que se recuperen económicamente y ofrecen programas de formación para jóvenes desesperados.

La situación del pueblo y de los salesianos en Haití es difícil. Sin embargo, tú también experimentas momentos alegres y momentos positivos en tu vida y en tu servicio misionero, ¿verdad?

Es verdad. De hecho, los Salesianos de Haití están trabajando para devolver la esperanza a los niños y jóvenes en estos tiempos difíciles. Realizan diversas actividades: mecenazgo, ingeniería escolar, actividades socioculturales (carnaval de Jesús, bicicleta de Jesús, teatros, bailes), juegos (fútbol, voleibol y baloncesto), sensibilización ambiental. Y los jóvenes y los niños, siendo músicos de corazón, aman las actividades festivas. Aprovechamos también las propuestas del Rector Mayor para ayudar a animadores y animadoras a hacer lo mismo para ser fermento unos de otros.