Dicasterios

Cagliero11 y Intención Misionera Salesiana - julio 2018

Cagliero11 y Intención Misionera Salesiana - julio 2018

Intencion Misionera año 2018 | Scarica il file zip

Intención MisioneraScarica il file zip Cagliero11 Scarica il file zip    

JUNIO

INTENCIÓN MISIONERA SALESIANA A LA LUZ DE LA INTENCIÓN DE ORACIÓN DEL SANTO PADRE

Por las vocaciones religiosas a la vida salesiana

Para que el Señor de la mies mande abundantes y santas vocaciones de salesianos coadjutores y sacerdotes al servicio de la juventud.

Cada vez más nuestras presencias se encuentran en contextos plurales del punta de vista social cultural y religioso. Nuestra misión nos impele, también mediante las Ti y las redes sociales, a una respetos( acogida y a un gozoso testimonio y anuncio de la Buena Noticia.


N. 115 - Julio 2018
Boletín para la Animación Misionera Salesiana
Una publicación del Sector para las Misiones para las comunidades salesianas y amigos de las misiones salesianas

Uno de los temas más incisivos y originales de la Carta pontificia “Máximum illud” que nos está acompañando en este camino para el mes misionero extraordinario de octubre 2019, es sin duda la insistencia profética e iluminada en la promoción de "clero indígena". Decimos hoy en nuestro contexto y en nuestra forma de compartir: animación misionera y animación vocacional. Muy significativo es el hecho de que no pocas de las Regiones y Provincias más jóvenes de la Congrega- ción son hoy una fuente de vocaciones misioneras ad gentes: por ejemplo, India, África, Vietnam, etc. Esto está profundamente arraigado en nuestra forma de ser Misioneros Salesianos, donde "la acción misionera impregna toda tarea educativa y pastoral propia de nuestro carisma" (Constituciones 30), y entre éstas, la promoción vocacional que es "la corona de todos nuestra acción educativa y pastoral "(C 37). El Beato Zeffirino Namuncurá es un icono muy elocuente de este corte vocacional en toda nuestra praxis misionera salesiana. Es un fruto maduro del primer gran proyecto misionero de la Sociedad de San Francisco de Sales: totalmente mapuche, quería ser salesiano para "ser útil a su pueblo".

P. Guillermo Basañes SDB
Consejero para las misiones

JUVENTUD MISIONERA

Presentamos las interesantes experiencias de aso- ciacionismo juvenil misionero, propuesto por Las Obras Misioneras Pontificias. Estas buenas prác- ticas nos pueden iluminar al interno de nuestra PJS. Es un servicio de animación misionera ofrecido por las Obras Misionales Pontificias desde la Obra Propagación de la Fe, para despertar, avivar, formar y sostener el espíritu misionero universal de todos los jóvenes y ayudarles a realizar su propia misión local y universal.

La Juventud Misionera no pretende organizar ni ser un movimiento juvenil; sin embargo asocia en “grupos fermento” a los jóvenes más comprometidos en la animación misionera de los otros jóvenes.

En la Juventud Misionera se cumple la misión encomendada por la Iglesia a la Obra Pontificia Propaga- ción de la Fe: “Difundir entre los católicos, desde la infancia, el sentido verdaderamente universal y misionero, estimular la recogida eficaz de subsidios a favor de todas las misiones y suscitar vocaciones ad gentes y de por vida” (cf. RM. 84 y Estatutos Generales). Esta iniciativa se destina:
 Para todos los jóvenes, algunos de ellos asociados en grupos “fermento” para ayudar en la animación misionera de la juventud.
 También forman parte de la Juventud Misionera los animadores (sacerdotes, religioso, laicos) que se vinculen a ella con su experiencia y su servicio.
 Los especiales invitados a la Juventud Misionera son los niños que han estado en Infancia Misionera, para los cuales tenemos la puerta abierta en el pre-juvenil Misionero (primer nivel de JM).

Algunos jóvenes vinculan su propio grupo apostólico a la Juventud Misionera, sin perder la identidad que tienen; otros se asocian como miembros de grupos “fermento” (pudiendo continuar en los grupos juveniles que ya pertenecen); otros jóvenes participan y colaboran en los servicios de Juventud Misionera, aunque no se asocien en ella. La Juventud Misionera propone:
fortalecer la vida cristiana y la formación misionera para responder a las necesidades de una nueva Iglesia;
• alentar y vivir el espíritu misionero universal en el grupo, en las familias y con otros jóvenes;
• apoyar el discernimiento y la maduración de la vocación misionera en los jóvenes
promover la cooperación espiritual y material para la evangelización universal de los no cristianos.
• prepararse para evangelizar "más allá de las fronteras" según las necesidades de la Iglesia universal, teniendo en cuenta las posibilidades de cada joven.

“UNA VOCACIÓN DENTRO DE LA VOCACIÓN”

Mi sueño de infancia era ser sacerdote. Con sólo 11 años tuve la suerte de encontrarme con los salesianos, cuando entré en el al aspirantado/escuela apostólica. La vida de los misioneros salesianos como el P. Castelli y el Padre Egidio Sola en la provincia de Madrás me cautivó y quería ser como ellos. En el noviciado y el postnoviciado fui miembro activo del Grupo Misionero y continué buscando mi preocupación misionera. Finalmente, tuve la oportunidad de ir a Tanzania para el tirocinio (la práctica apostólica). Tenía 21 años.

Si dijera que tengo dificultades como misionero, estaría quejándome. Absolutamente no puedo quejarme de mi vocación misionera. Pero sí hay dificultades y desafíos que han sido oportunidades para aprender y profundizar mi vocación misionera. Los desafíos estaban allí en abundancia y me hicieron mejor misionero: vivir con otros misioneros de otras culturas y países, idiomas, etc. Supongo que también yo creé muchos "desafíos" para mis hermanos misioneros. Yo Creo que la oración, la vida comunitaria y el entusiasmo por nuestra vocación nos ayudan a superar todo obstáculo.

Mi mayor alegría es poder ver el fruto de mi trabajo, de mi pequeño esfuerzo misionero. Como educador y administrador de la escuela durante 20 años, he visto a mis alumnos progresar en la vida. Los veo como sacerdotes, religiosos, doctores, artesanos, funcionarios, etc. También es mi alegría ver que algunas comunidades cristianas que dejé en etapas incipientes se han convertido en grandes misiones. También me siento feliz cuando la gente me acepta como uno de ellos. Ahora mi trabajo entre los refugiados en el norte de Uganda ha dado un nuevo impulso a mi vocación.

Ser misionero salesiano es una vocación dentro de otra vocación. Ser parte de un gran ejército de evangelizadores de los jóvenes, que lleva a Jesús a muchas personas al estilo de Don Bosco. Lo más importante de un misionero salesiano es estar orgulloso de ser salesiano feliz y entusiasta. Te invito a ser valiente, abierto a nuevas experiencias sin ningún temor o duda.

P. Lazar Arasu SDB, un misionero en Uganda
de la provincia de Madras-Chennai, India desde 1990.

Testimonio de Santidad Misionera Salesiana
P Pierluigi Cameroni SDB, Postulador General para las Causas de los Santos

De la Beata Maria Troncatti (1883-1969), Hija de María Auxiliadora entre los Shuar de Ecuador se ha dado este testimonio: "Recibía la visita de nuestra comunidad, sacerdotes y hermanos. La visitaban las hermanas para consultarla y contarle sus preocupaciones y sus proyectos, y para todos tenía una palabra de aliento, compren- sión y deseo de ayudar. La visitaban las familias de Sucúa, Macas y otras etnias. A todos escuchaban pacientemente, dándoles el tiempo, el ánimo, el consejos y ayuda que cada uno necesitaba. La visitaban las familias Shuar y tenían el secreto de llegar a corazón. Todos encontramos en ella una consejera prudente y generosa, una madre comprensiva. Ella acompañaba esta dirección de las almas con el rosario en la mano, ofreciendo los misterios del dolor de Cristo, de sus alegrías y de sus triunfos por todos los que a ella se acercaban”.

Intención Misionera Salesiana

Por las vocaciones religiosas a la vida salesiana

Para que el Señor de la mies mande abundantes y santas vocaciones de salesianos coadjutores y sacerdotes al servicio de la juventud.

Los jóvenes necesitan salesianos consagrados, amigos, hermanos y padres, a tiempo pleno y con todo el corazón. Oremos para que el testimonio de los salesianos y de las comunidades sea significativo y atractivo para los jóvenes, y para que la pastoral vocacional de las Inspectorías consiga proponer a los jóvenes de hoy la belleza de la consagración religiosa.