Dicasterios

Cagliero11 y Intención Misionera Salesiana - noviembre 2018

Cagliero11 y Intención Misionera Salesiana - noviembre 2018

Intencion Misionera  Scarica il file pdf    Cagliero11  Scarica il file pdf    

INTENCIÓN MISIONERA SALESIANA

Por los Salesianos en contextos de guerra

Por los Salesianos que viven en diversos países en contextos de guerra o de violentos conflictos sociales, para que el Señor los ilumine y haga de ellos testigos y educadores de paz.

 

En todos los continentes hay situaciones de tensión, incluida la guerra, donde las presencias salesianas se encuentran en primera línea. Recemos por su seguridad y para que puedan ser instrumentos de diálogo y encuentro que lleve a una paz estable.


CAGLIERO11_118, NOVIEMBRE 2018

E l próximo año celebraremos con toda la Iglesia el mes misionero extraordinario convocado por el Papa Fran-cisco. Queremos llegar allí con la Máximum illud, la carta misionera del Papa Benedicto XV, entre nues-tras manos y en nuestras mentes. De esta carta aprenderemos algo muy simple y crucial: el misionero "no cae del cielo", hay que formarlo, construirlo.

Uno de los elementos clave que hay que cuidar es el estudio y apropiación de las lenguas. Ésta es la expresión del misio-nero asumiendo los valores de los pueblos aún no evangeliza-dos. El lenguaje es una llave que abre corazones y culturas. "El misionero nos ama: mira cómo aprende nuestro idioma", dice la gente a menudo. Cada salesiano, misionero de los jó-venes, aprende continuamente los nuevos idiomas y las nue-vas lenguas de los jóvenes. Los misioneros salesianos ad gen-tes deben tener ciertas cualidades y predisposiciones para la lengua, aunque esto no es lo único que hace a un buen misionero. Algunos de ellos han sido extraordinarios: Monseñor Oreste Marengo (1906 – 1998), en el noreste de la India, podía comunicarse en 22 idiomas locales. Y tú, querido hermano, ¿estás listo para cola-borar más estrechamente en este Pentecostés misionero y lingüístico?

D. Guillermo Basa&ntile;es, SDB
Consejero para las Misiones

ENCUENTRO SALESIANO PAN-AMAZÓNICO

Los Salesianos de las provincias que tienen presencia en la Amazonia tendrán una reunión para reflexionar sobre los 125 años de las misiones salesianas en la Amazonia, los desafíos del presente y planear con nuevo vigor el futuro. Queremos estar en sintonía con la Iglesia, que se prepara para el Sínodo pan-amazónico. Principalmente estarán presentes los misioneros de la Inspectoría de Manaos y Mato Grosso-Brasil. También habrá salesianos del Ecuador, Perú, Venezuela y Paraguay. Parti-ciparán también muchos laicos y hermanas salesianas. La pre-sencia de Don Bosco en la Amazonia es muy significativa. Los Salesianos están presentes en 35 comunidades misioneras, y atienden a muchos pueblos, al menos de 44 etnias: Chavante, Bororo, Terena, Guarní, Kaiowá, Kinikianau, Atikum, Guató, Ofaié, Kadiwíeu, Kurabakairi, Tukano, Tariano, Dessano, Pi-ratapuia, Hupda, Cubeo, Uanano, Barasanos, Miritiapuia, Arapasso, Tuyuca, Carapanasso, Pelado. Shuar, Achuar, Shawi, Kandozi, Wampis, Awajun, Kechua, Chapra, Kucamacucamilla, Shivillo, Arawacos, Hiwi, Piaroa, Yanomami, Yekuana, Senema-yekauana, Ayoreo, Maskoy, Ishir, Tomaraio.

Los jóvenes de la inmensa y fascinante Amazonia, juntamente con muchos hijos de Don Bosco, desean compartir la fe y riquezas de Cristo con estilo salesiano, construyendo juntos una iglesia de rostro amazónico, que continúe siendo no sólo el pulmón de oxígeno en el planeta, sino también un pulmón espiritual donde el encuentro entre Cristo y las culturas indígenas enriquezca a la humanidad.

  1. el cartel muestra la rica y compleja variedad de la pan- Ama-zonia: grandes centros urbanos, vida a lo largo del río, palafitos, suburbios, montañas como símbolo de lo sagrado.
  2. en primer plano los principales destinatarios de nuestra mi-sión: un joven indígena... en el otro lado los niños y adolescen-tes que se aventuran en el río.
  3. en el centro del cartel el símbolo del Sínodo... nuestra unidad con la iglesia.

149° Spedizione missionaria

El 30 de septiembre en la Basílica de María Auxiliadora, el Rector Mayor, Ha enviado a los nuevos 25 misione-ros a diversas partes del mundo. Él les entregó el crucifijo misionero con Jesús el buen pastor y la frase "Da Mihi animas coetera tolle". El sucesor de Don Bosco en la homilía precisó algunos puntos:

Misioneros auténticos del espíritu.

No sois enviados a "hacer", "hacer" y más "hacer", sino a llevar un espíritu, a agrandar el abrazo de Don Bosco, la tierna humanidad de la Madre Mazzarello y la audacia de nuestros primeros hermanos y hermanas. Esperamos con ansias un auténtico sentido de pertenencia al espíritu de Dios del cual seréis anunciadores con vuestra vida y con la palabra. Esperamos que la caridad pastoral sea el verdadero centro de vuestro ser y actuar; Que el Cristo del Evangelio, amado y seguido por Don Bosco y nuestros Santos, esté realmente en la fuente de vuestra persona; Que viváis con humildad e intensidad un sentido subsidiario de iglesia, la predilección por los jóvenes, y el amor propio del sistema preventivo, en espíritu de familia, con operatividad incansable y templanza.

Humildes misioneros de la escucha.

Vais a ellos a escuchar su palabra y a compartir la vuestra, a escuchar y compartir sus sufrimientos y alegrías y a anunciar la palabra de salvación que no es vuestra, sino la que habéis contemplado escuchando al Espíritu de Jesús.

Misioneros tenaces y valientes de los pequeños y los últimos.

Hoy sois enviados como misioneros de los últimos, como discípulos y siervos. En los "recuerdos" a los misio-neros de la primera expedición decía: "cuidad a los enfermos, a los niños, a los ancianos y a los pobres, y obtendréis la bendición de Dios y la benevolencia de los hombres".

Testimonio de Santidad Misionera Salesiana

P Pierluigi Cameroni SDB, Postulador General para las Causas de los Santos

El Venerable Simón Srugi (1877-1943), un salesiano coadjutor paisano de Jesús. El 27 de noviembre celebramos el 75 aniversario de la muerte. Era muy bueno por naturaleza, pero fue la obra del Espíritu y a la guía de los valerosos maestros en la fe quienes lo llevaron a alcanzar gran altura en la vida cristiana; como enfermero y molinero usaba gran caridad con todos, fueran ortodoxos, musulmanes o católicos; se inspiraba en lo que había visto en Belén en la escuela de Don Belloni. En aquellos tiempos no era fácil, incluso entre católicos, encontrar la serenidad de las relaciones con musulmanes y ortodoxos, pues era normal cierta frialdad por no decir oposición.