Don Bosco

Memorias Biograficas - vol 11

MEMORIAS BIOGRAFICAS DE SAN JUAN BOSCO

VOL 11

VOLUMEN XI Página: 18

(11)

CAPITULO I

AÑO NUEVO

EL "Catálogo general de la Sociedad de San Francisco de Sales" del año 1875 registra los nombres de sesenta y cuatro profesos
perpetuos, ciento siete profesos trienales, ochenta y cuatro novicios y treinta y dos aspirantes. En total, doscientos ochenta y siete, de los
que cincuenta son sacerdotes. Este personal aparece distribuido en ocho casas: el Oratorio y el Colegio de Valsálice, en Turín; los
Colegios de Borgo San Martino, Lanzo, Varazze y Alassio; el Hospicio de San Pier d'Arena y la Casa de María Auxiliadora y Escuelas
municipales en Mornese. Entre los aspirantes llama nuestra atención el siervo de Dios don Luis Guanella. El número de novicios ha
alcanzado una cifra muy notable: es el vigoroso florecimiento de un árbol, cuya vitalidad se presenta cada vez más cargada de alegres
promesas.

Puesto que hemos citado a don Luis Guanella, cuyo nombre volverá más veces a los puntos de nuestra pluma a lo largo de tres años,
conviene hagamos su debida presentación a nuestros lectores. Le tocó repetir sus instancias al Obispo de Como, para conseguir la licencia
de entrar en la Pía Sociedad; finalmente, pudo enviar a don Bosco su petición formal. Don Bosco le respondió:

((12)) Queridísimo don Luis:

Su puesto está preparado. Puede venir cuando quiera. Cuando llegue a Turín, determinaremos el lugar y la casa que más le convenga.
Le escribo en este sentido de acuerdo con sus palabras: "Si no voy y no soy recibido en su instituto, estoy decidido a ir a otro".

Procure únicamente dejar todo bien arreglado, para no tener que volver al pueblo.

Adiós, querido don Luis, feliz viaje y Dios nos bendiga a todos. Créame en Jesucristo

Niza (Francia), 12-12-1874.

Afmo. amigo
JUAN BOSCO, Pbro.

P. D.-EI jueves estaré en Turín.
18
Fin de Página 18

 

VOLUMEN XI Página: 19

Llegó don Luis al Oratorio en el momento en que los Superiores salían de una reunión, en la que se había decidido aceptar las Misiones
de América. Don Bosco, que se encontró con él a la puerta de la habitación, le dijo:

-"Vamos a América?

-También me gustaría a mí, repuso don Luis Guanella, establecer en la diócesis una comunidad de muchachas (quería decir religiosas) y
aún otra de varones, como ya hemos acordado otro compañero y yo.

-Aquí tenemos todo esto, añadió don Bosco. Tenemos sacerdotes, tenemos también hermanas, y usted se quedará para siempre con
nosotros.

"Yo callé, escribe Guanella en sus memorias; y durante los tres años que permanecí en la sociedad, hubo en mí una lucha interior. Pero,
al fin, el deseo de una fundación propia venció en mi corazón.

"Cuando me encontraba con don Bosco me parecía estar en el paraíso. Con el auxilio divino y gracias a las oraciones de don Bosco, me
corregí de defectos que, de otro modo, seguramente me habrían acompañado hasta la tumba. Me parece que adelanté especialmente en el
espíritu de mortificación, ateniéndome a la regla lo mejor que podía."

El Catálogo de aquel año presenta la novedad de que contiene los rasgos biográficos de los Salesianos fallecidos durante el año anterior.

((13)) Eran los sacerdotes Francisco Provera, José Cagliero, Domingo Pestarino y el clérigo Luis Ghione. Una carta de don Bosco
precedía y presentaba las cuatro necrologías, al mismo tiempo que transmitía a sus hijos la palabra del padre, con motivo del Año Nuevo

1.
A los Hermanos Salesianos:

El año 1874, amadísimos hijos, ha sido para nosotros un año memorable por demás. Su Santidad el Papa Pío IX, después de habernos
concedido muchos privilegios, dignóse aprobar definitivamente nuestra humilde Congregación, con fecha 3 de abril. Pero mientras este
glorioso acontecimiento nos colmaba a todos de verdadera alegría, nos sentimos rápidamente amargados con una serie de sucesos. En
efecto, el día 13 del mismo mes Dios se llevaba consigo al sacerdote Francisco Provera, después

1 No tenemos ninguna razón para creer que las biografías las escribiera el mismo don Bosco; y además, por el estilo parecen de don
Celestino Durando. En su elocuente sencillez resultan edificantísimas. El conocimiento personal que todos tenían de los difuntos, hubiera
desaconsejado a cualquiera toda retórica laudatoria. Se pueden unir a otros documentos que comprueban la solidez de la piedad religiosa
que informaba a los primeros hijos de don Bosco. El Beato acostumbraba revisar los escritos de los suyos, cuando se relacionaban con las
cosas del Oratorio o de la Congregación.
19

Fin de Página 19

 

VOLUMEN XI Página: 20

a don Domingo Pestarino y a continuación al clérigo Ghione y a don José Cagliero; todo en el espacio de cuatro meses.

Con estos cuatro queridos hermanos hemos perdido cuatro operarios evangélicos, profesos perpetuos los cuatro, amantísimos de la
Congregación Salesiana, observantes fieles de nuestras Constituciones, y llenos de celo para trabajar a la mayor gloria de Dios.

No es, pues, de extrañar que estas pérdidas hayan sido amargamente sentidas en nuestra sociedad. Pero Dios, que es bondad infinita y
conoce todo lo que puede reportarnos algún bien, los encontró ya dignos de Sí. Puede decirse de ellos que vivieron poco, pero que
trabajaron mucho, como si hubieran vivido largos años: Brevi vivens tempore, explevit tempora multa. Y tenemos fundados motivos para
creer que estos Hermanos nuestros, que dejaron de trabajar con nosotros en la tierra, se han convertido en nuestros protectores ante Dios
en el cielo.

Se considera, por tanto, oportuno comunicaros algunos rasgos biográficos de cada uno de ellos, a fin de que se conserve su recuerdo
entre nosotros. Lo que hoy hacemos por ellos, esperamos, con el auxilio del Señor, hacerlo también con los que fueron llamados a la
eternidad en tiempos pasados y con los que pluguiere a Dios llamar en lo porvenir.

Y esto lo haremos por tres razones particulares:

1.ª Porque así suelen hacerlo las otras Congregaciones eclesiásticas y Ordenes religiosas.

((14)) 2.ª Para que los que vivieron con nosotros y practicaron ejemplarmente las mismas Reglas, nos estimulen a seguirles en la
prosecución del bien y en la huida del mal.

3.ª Para que, al recordar sus nombres y sus hechos principales, nos acordemos más fácilmente de elevar a Dios nuestras plegarias para
que conceda el descanso eterno a sus almas, si aún no hubieran sido recibidas en el seno de la misericordia divina.

Evidentemente, no hemos de servir al Señor para que se conserve el recuerdo de nuestros actos entre los hombres, sino a fin de que
nuestros nombres, como dice el Salvador, sean escritos en el libro de la vida. No obstante, esto nos tiene que servir de aviso para que, así
como nuestras malas acciones pueden resultar de escándalo a los demás, aún después de nuestra muerte, las buenas podrán servir de
edificación. Por tanto, mientras leemos la breve selección de noticias de estos hermanos nuestros, no dejemos de elevar a Dios constantes
plegarias por ellos y por todos los Hermanos que desde principios de la Congregación pasaron a la otra vida.

En el decurso del año 1875 debemos demostrar nuestra imperecedera gratitud, elevando incesantes súplicas a la Divina Majestad por las
necesidades de la Iglesia y especialmente por la conservación de los preciosos días del Sumo Pontífice, nuestro insigne Bienhechor, que
tantas veces nos colmó con singulares beneficios espirituales y temporales. El se dignó conceder la aprobación definitiva a nuestras
Constituciones, para que nosotros las cumplamos con exactitud; nos otorgó muchos favores; procuremos mostrarnos dignos de todo ello
empleándolo para la mayor gloria de Dios y el bien de las almas.

Que Dios os bendiga a todos, mis queridos hijos, y rogad por mí, que siempre seré vuestro

Afectísimo en Jesucristo JUAN BOSCO, Pbro.

Fin de Página 20

 

VOLUMEN XI Página: 21

Otras palabras paternales de don Bosco dirigidas, con ocasión del año nuevo, a sus hijos de Lanzo, han llegado hasta nosotros, gracias a
la pasión conservadora de don Juan Bautista Lemoyne, director de aquel Colegio. Responde a las felicitaciones navideñas; y lo hace con
una larga carta, en la que palpitan juntas su bondad de padre y su celo sacerdotal, tendentes al verdadero bien de los queridos alumnos.

A mis queridos hijitos, el Director, maestros, asistentes, prefecto, catequista, alumnos y todos los demás del colegio de Lanzo.

La gracia de Nuestro Señor Jesucrito esté siempre con nosotros. Amén.

No he podido hasta ahora, mis queridos hijos, satisfacer el vivo deseo de mi corazón de haceros una visita. Una serie ((15))
ininterrumpida de complicadas ocupaciones, y algún ligero desarreglo de salud me lo han impedido.

Pero quiero deciros algo que os costará creer: pienso en vosotros varias veces al día, y todas las mañanas en la santa Misa os
encomiendo al Señor de un modo particular. Dadme también por parte vuestra indudables pruebas de que os acordáis de mí. Con cuánto
gusto he leído vuestra carta de felicitación navideña; con qué satisfacción he leído el nombre y apellido de cada alumno, de cada clase,
del primero al último del Colegio. Me parecía hallarme entre vosotros y he repetido en mi corazón muchas veces: íVivan mis hijos de
Lanzo!

Comienzo, pues, por agradeceros a todos, y de todo corazón, los cristianos y filiales augurios que me hacéis y pido a Dios que los
centuplique sobre vosotros y sobre vuestros padres y amigos. íSí; que Dios os guarde a todos por muchos años de vida feliz! Y
descendiendo a algo en particular, os deseo que el Cielo os conceda salud, aplicación y buena conducta.

Salud. Es un precioso don del Cielo. Tened cuidado de ella. Estad atentos a toda exageración, a no sudar demasiado, a no cansaros en
demasía, al paso repentino del calor al frío. Son, de ordinario, el principio de las enfermedades.

Aplicación. Estáis en el colegio para adquirir los conocimientos necesarios para poder, a su tiempo, ganaros el pan en la vida.
Cualquiera que sea vuestra condición, vocación o estado futuro, debéis hacer de manera que, si os llegaran a faltar los bienes familiares o
paternos, seáis capaces por vosotros mismos de ganaros vuestro sustento;
que nunca se diga de nosotros que vivimos a costa del sudor ajeno.

Buena conducta. El lazo que une la salud y la aplicación, el fundamento que las sostiene es la buena conducta. Creedme, queridos hijos
míos, os digo una gran verdad: si observáis buena conducta, adelantaréis en los estudios y conservaréis vuestra salud; os querrán vuestros
superiores, vuestros compañeros, vuestros padres, los amigos, los paisanos y, si queréis que os lo diga, seréis queridos y respetados hasta
por los mismos malos.

Todos irán a porfía por teneros a su lado, por alabaros y favoreceros. Presentadme, en cambio, a uno de ésos que no tienen buena
conducta. íQué desastre! Serán unos perezosos y no merecerán más nombre que el de borricos; hablarán mal y serán señalados como
escandalosos de los que se debe huir. Si se conocen en el Colegio, son aborrecidos por todos y se entona un Te Deum el día afortunado
en que se marchan a su casa. "Y allí, en su casa? Un desprecio general. La familia y el pueblo los detestan. Nadie le presta ayuda, todos
rehúyen su compañía. "Y para su alma? Si
21

Fin de Página 21

 

VOLUMEN XI Página: 22

viven, son unos desgraciados; y en caso de muerte, como no han sembrado más que el mal, no podrán cosechar más que frutos funestos.

Animo, pues, queridos hijos míos: preocupaos por buscar, estudiar, conservar y promover los tres grandes tesoros de la salud, la
aplicación y la buena conducta.

((16)) Todavía una cosa más. Oigo una voz que viene de lejos y grita: íHijos míos, alumnos de Lanzo, venid a salvarnos! Es la voz de
muchas almas que esperan una mano bienhechora que vaya a sacarlas del borde del abismo y las ponga en el camino de la salvación. Os
digo esto porque algunos de vosotros están llamados a la carrera sacerdotal, a la salvación de las almas. Sed valientes: son muchos los
que os esperan.
Recordad las palabras de san Agustín: Animam salvasti, animam tuam praedestinasti (Salvaste una alma, predestinaste la tuya).

Por último, hijos míos, os recomiendo a vuestro Director. Se que no goza de mucha salud; rezad por él, consoladle con vuestra buena
conducta; queredle bien, tened con él una confianza ilimitada. Esto será de gran satisfacción para él y de gran provecho para vosotros.

Mientras os aseguro que a diario os recomiendo en la santa misa, me encomiendo también a vuestras oraciones, para que no tenga la
desgracia de predicar para salvar a los demás y después pierda mi pobre alma. Ne cum aliis praedicaverim ego reprobus efficiar.

Que Dios os bendiga a todos. Creedme en Jesucristo.

Turín, vigilia de la Epifanía 1875.

Afmo. amigo
JUAN BOSCO, Pbro.

P. D. -Ruego al señor Director explique aquello que a lo mejor no pueda ser bien entendido.
Son también muy paternales dos cartitas personales, que se pueden agrupar aquí, dirigidas, por aquellos días, a dos salesianos y que se
han salvado afortunadamente de la dispersión general de quién sabe cuántas más del mismo estilo. El respondía cuando y como podía,
pero tenía la costumbre de responder siempre. Sólo para leer toda la correspondencia, y él la leía toda, se requería mucho tiempo en
semejantes ocasiones. Basta pensar en las doscientas cuatro cartas que en el año nuevo de 1875 se apilaron sobre su mesa.

La primera de dichas cartas, dirigida a don José Ronchail, prefecto del Colegio de Alassio, sugiere una confianza que nace en el
corazón y va derecha al corazón.

Queridísimo Ronchail:

Celebro que, después de emitir los votos perpetuos, disfrutes de mayor paz en el corazón. Es señal de que Dios te bendice y que, al
hacerlos, ((17)) se cumple el divino querer de Dios. Con que, si Deus pro nobis, quis contra nos? (si Dios está con nosotros,
22

Fin de Página 22

 

VOLUMEN XI Página: 23

"quién en contra nuestra?). Dirás al clérigo Vallega que recibí su carta, que se la agradezco, que haré cuanto me pide, y que le hablaré de
viva voz.

Agradezco al Director lo escrito y los regalos enviados; los dividí y repartí entre muchos, lo que es para nosotros de gran provecho.
Dale ánimos; pero tened ambos gran cuidado de vuestra salud; si encontráis dificultades, escribidme, que yo estudiaré el modo de
resolverlas.

Recibid las cuatrocientas liras de los Padres Capuchinos, en el sentido que me dices.
Si puedes, ve a saludar al profesor Agnesi y a su señora hermana; pídeles noticias y házmelas saber después.
Que Dios te bendiga y no dejes de rezar por tu siempre
Turín, 15-75.

Afmo. amigo en Jesucristo
JUAN BOSCO, Pbro.

En la segunda cartita, para el clérigo Herminio Borio, maestro en el colegio de Borgo San Martino, escribe el buen Padre unos consejos
saludables, sazonados de suavidad y gracia.

Mi muy querido Borio:
Tu carta me ha gustado mucho. Con ella me demuestras que tu corazón está siempre abierto para don Bosco. Sigue así y siempre serás

gaudium meum et corona mea (mi gozo y mi corona). Pides algún consejo y aquí los tienes:
1.° Cuando hagas correcciones particulares, nunca lo hagas en presencia de los otros.
2.° Cuando des un consejo o un aviso, procura siempre que el avisado quede satisfecho y amigo tuyo.
3.° Cuando alguien te dé un aviso, agradéceselo siempre y recibe de buen grado las correcciones que te hagan.
4.° Luceat lux tua coram hominibus, ut videant opera tua bona et gloríficent Patrem nostrum, qui in coelis est (brille tu luz ante los

hombres, para que vean tus buenas obras y glorifiquen a nuestro Padre que está en los cielos).
Quiéreme en el Señor: reza por mí; que Dios te bendiga y te haga santo..
Turín, 28-75.

Afmo. en Jesucristo
JUAN BOSCO, Pbro.

Con esta otra carta agradece a la señora Anita Fava, bienhechora de Turín, la felicitación que le envió para el año nuevo.

Fin de Página 23

 

VOLUMEN XI Página: 24

((18)) Apreciadísima Señora:

Aunque un poco tarde, debo cumplir con mi obligación de presentarle mi agradecimiento más sincero por su bondad.

He recibido su hermosa y cristiana carta con las quinientas liras que enseguida se emplearon en favor de estos mis muchachos, la
mayoría de los cuales va todavía con ropa de verano. Esto es un motivo más para agradecer e invocar siempre las bendiciones del cielo
sobre usted y su respetable marido.

Las palabras textuales del abogado Menghini, al comunicarme las bendiciones del Padre Santo, fueron éstas: "En la audiencia que pude
obtener el 12 de octubre de 1874, he pedido la bendición especial que me había encomendado para una enferma. El Padre Santo contestó:

"-Con mucho gusto envío mi bendición a la señora Ana Fava, enferma en Turín, y os ruego le comuniquéis de mi parte que también
rogaré por ella".

Por lo demás seguiremos pidiendo al Señor en nuestras oraciones comunitarias y particulares, le conceda a usted y a su bonísimo
esposo salud perfecta y largos años de vida feliz, mientras que con la más profunda gratitud me cabe el honor de poderme profesar,

De V.S.B.

Turín, 9-1875.

Su seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

El Beato don Bosco, que sentía profunda gratitud a todos los que le hubieren hecho algún bien, no olvidaba a ninguno en la ocasión de
Navidades y Año Nuevo. Como sabemos, por testigos oculares, escribía un sinfín de cartas de felicitación, conforme a la condición de las
personas. Respondían a dichas cartas con solicitud premurosa, en los primeros días de enero de 1875, los cardenales Patrizi y Antonelli y
monseñor Vitelleschi.

El cardenal Patrizi, Vicario de Su Santidad en Roma, respondía cordialmente a las felicitaciones, expresaba su complacencia por los
progresos de la Sociedad Salesiana, con el general agrado de los Obispos y añadía: "No hay que extrañarse de que alguno de ellos no
mire con buenos ojos a la Sociedad y se oponga al ejercicio del santo ministerio de algún socio; puede decirse que ello es señal de que la
obra ((19)) es agradable al Señor, que permite surjan dificultades, para mostrar, al superarlas, que es El quien dispone todo para el mayor
bien de la Sociedad. Alégrese, pues, en la tribulación y saque de ella mayor entusiasmo".

El cardenal Antonelli, secretario de Estado, le da las gracias en términos no menos corteses, y declara "que está emocionado por las
muchas atenciones tenidas con él".
24

Fin de Página 24

 

VOLUMEN XI Página: 25

Aún más explícito que el cardenal Patrizi se muestra monseñor Vitelleschi, Arzobispo de Seleucia y Secretario de la Sagrada
Congregación de Obispos y Regulares, al enjuiciar la reiterada oposición al Siervo de Dios por el Ordinario de la Diócesis. Escribe a este
propósito el Prelado: "Advierto por sus cartas lo mucho que se combate a la Congregación Salesiana ahí donde está la Casa Madre; pero
allí donde se hace el bien, permite Dios en sus inescrutables designios que aparezca el signo de la contradicción; ya sabe usted enseñarme
que no debe uno desanimarse; sepa, entre tanto, con reserva, que la Congregación ha preparado una carta a dicho señor Arzobispo
respondiendo a las preguntas que él había formulado respecto a la Congregación Salesiana, de la que se enviará a usted copia confidencial
para su norma. Cuando él venga a Roma, según me comunica, yo, y otros conmigo, le hablaremos para que desista de una oposición, que
tiene visos de sistemática".

Sobre la cuestión de las preguntas se volverá a hablar más adelante.

Entre estos autorizados sentimientos de aprecio no podían faltar los del cardenal Berardi, que profesaba un intenso afecto a don Bosco.
Su carta del 9 de enero, a la que volveremos a referirnos de nuevo, empezaba así: "Complacido por sus cordiales felicitaciones con
ocasión de las fiestas navideñas, le doy las más sentidas gracias, y correspondiendo, le aseguro que también yo pido al Señor le colme a
usted y a su benemérita Congregación del cúmulo de las más selectas bendiciones. Y, cumplido este mi estricto deber, le manifiesto que
me ha disgustado mucho que el consabido Prelado no deje todavía de atormentarle".

((20)) El Cardenal no se limitó solamente a las palabras, sino que actuó eficazmente del modo que pronto veremos.

El Beato don Bosco no se desconcertaba ante las dificultades, que se perfilaban desde el principio del año nuevo, sino que continuaba
su camino en paz, confiando plenamente en Dios y ateniéndose a los recursos que su gran prudencia le aconsejaba.
25

Fin de Página 25

 

VOLUMEN XI Página: 26

((21)
)

CAPITULO II

LAS CONFERENCIAS ANUALES
DE SAN FRANCISCO

AL fin de enero de 1875 el Padre común llamó en torno a sí a sus hijos más ilustres. Un artículo del reglamento, abolido más tarde
porque se hizo imposible su cumplimiento, quería que todos los Directores celebraran una reunión especial en el Oratorio durante el
triduo precedente a la fiesta de san Francisco de Sales. Cada uno refería la marcha de su propia Casa; se trataban asuntos, se resolvían
dudas, se comunicaban unos con otros, todo con la máxima sencillez y confianza recíproca y con toda comodidad para conversar con el
Padre, de forma que cada vez se afianzaba más aquel espíritu de familia que tanto se preocupaba el Fundador por mantener vivo entre los
suyos.

En aquella ocasión se celebraban varias conferencias, que eran de dos clases: unas privadas, a las que sólo asistían los miembros del
Capítulo Superior con todos los Directores y el Maestro de novicios; y otras públicas, a las que asistían todos los socios. Hubo ocasiones
en las que don Bosco hizo que asistieran a éstas los alumnos de las clases superiores, bien para que así se sintieran más encariñados con
la vida de la casa, bien para que conociesen los progresos de la Congregación en el aprecio general y en su desarrollo. El ser admitidos de
este modo a la intimidad de la vida salesiana, ayudó sin duda a que se iniciara o se desarrollara en muchos el germen de la vocación
religiosa.

((22)) Durante aquel año hubo seis conferencias, tres privadas y tres públicas. Por fortuna han llegado a nosotros las actas de las
sesiones, de las que entresacamos lo que puede interesar para estas Memorias.

Eran miembros del Capítulo Superior: don Miguel Rúa, don Juan Cagliero, don Angel Savio, don Celestino Durando, don Carlos
Ghivarello y don José Lazzero; Directores: don Juan Bonetti, don Juan Bautista Lemoyne, don Juan Bautista Francesia, don Francisco
Cerruti,
26

Fin de Página 26

 

VOLUMEN XI Página: 27

don Pablo Albera, don Francisco Dalmazzo y don Santiago Costamagna. Maestro de novicios era don Julio Barberis. Don Miguel Rúa
presidió las tres sesiones privadas y el Beato don Bosco las otras.

Las tres primeras sesiones, desarrolladas privadamente bajo la presidencia de don Miguel Rúa, trataron de cosas referentes a la
administración, hoy de ninguna importancia, y sobre las que por otra parte tendremos ocasión de hablar más adelante.

La cuarta fue pública y presidida por don Bosco. El secretario encabezó sencillamente el acta así: "El día 27 de enero de 1875,
antevíspera de la fiesta de san Francisco de Sales, será siempre memorable en los fastos de nuestra Congregación por las muchas cosas
favorables que ocurrieron y se comunicaron en esta conferencia. Benditos sean el Señor y san Francisco." Para dar a estas palabras su
justo alcance, no hay que perder de vista que en aquellos principios, a menos de un año de la aprobación de las Reglas, estaba todavía por
formarse en los socios la conciencia o el pleno conocimiento del propio ser; por consiguiente, cualquier hecho o suceso que redundara en
honor de la Congregación, por poco que fuera, fácilmente les llenaba de alegría y entusiasmo. Don Bosco, por su parte, profundo
conocedor del corazón humano, sabía sacar partido de todo, si con ello suscitaba en los suyos un razonable espíritu corporativo, que
lograra consolidar cada día más la unión, merced a una amistad mayor de los miembros.

Al abrirse la sesión apareció por vez primera la ((23)) cuestión de los privilegios, que en tantos aprietos pondría después al Siervo de
Dios. Mas, para mejor comprender el lenguaje de don Bosco, es menester hacer otra observación. Don Bosco, y quien esto escribe lo oyó
a testigos autorizados, decía las cosas en estas reuniones muy a la buena, como en una charla, con un candor y naturalidad que parecía
ingenuidad; y, sin embargo, sus palabras eran escuchadas con el más religioso respeto y producían en los ánimos la más profunda
impresión.

Leemos, pues, en el acta: "Se comenzó a hablar de la comunicación de los privilegios, que se deseaban pedir a Roma para nuestra
Congregación. Comenzó don Bosco por hacernos notar que los regulares gozan de muchos privilegios y que algunos tienen un verdadero
volumen de ellos. Pero que son celosísimos guardándolos y, aunque él los había pedido por varios sitios, no encontró en mucho tiempo
quién le dejara ver una copia; y que ahora tenía los de los Oblatos y algún otro. Sobre ellos se basaría para obtenerlos también para
nuestra Congregación; pero que ahora se iba muy despacio para concederlos. Y más aún, estaba establecido no concederlos más per
communicationem, que es conceder en conjunto a una Congregación los privilegios
27

Fin de Página 27

 

VOLUMEN XI Página: 28

que ya goza otra; pero que, no obstante, estudiaría mucho esta cuestión y esperaba conseguirlos".

Don Bosco leyó después una cartita del cardenal Antonelli, recibida aquella misma mañana, con un cheque de mil liras que Su Santidad
mandaba para la construcción del Hospicio de San Pier d'Arena. Dice el acta: "Se hizo notar que el donativo era generoso y singular;
porque cuando se trata de este tipo de obras y quiere contribuir el Papa, manda quinientas liras a lo sumo. Sin embargo, don Bosco rios
hizo saber que este socorro había sido pedido al Padre Santo; y que él ya había notificado a quien correspondía, que dicha cantidad
volvería a la fuente del óbolo de San Pedro; pero que, no obstante, no dejaba de ser un gran signo de la distinción y del aprecio en que
nos tenía el Padre Santo".

((24)) Los que participaron debieron quedar conmovidos ante esta comunicación; tanto es así que se hicieron dos propuestas: una,
encuadrar aquella carta, y otra publicar el texto en la Unidad Católica. Don Bosco dio su consentimiento, pero prohibió que se le
nombrara a él para evitar que el "diablo" metiera sus "cuernos" en la mala prensa. En efecto, algunos periódicos se desahogaban de vez
en cuando hablando en su contra. Volveremos a ocuparnos de esto.

Dio también don Bosco a la asamblea otras dos interesantes noticias de aquel mismo día: que habían llegado las cartas oficiales
aceptando sus propuestas respecto a Buenos Aires, y la orden del suspirado decreto real para la expropiación legal de la parcela de terreno
donde se iba a levantar la iglesia de San Juan Evangelista. También hablaremos de esto más adelante.

El laconismo de la redacción del acta dejaría insatisfechos a los lectores sobre dos asuntos, espinoso el uno y el otro no; será necesario
volver sobre este asunto con más detenimiento. También podemos pasar por alto ahora una cuestioncilla de derecho canónico.

A la quinta conferencia asistieron también los novicios y aspirantes. Y como su número era casi de ciento cincuenta, fue preciso
celebrar la reunión en la iglesia de San Francisco de Sales. Según costumbre, cada director relató ante todos el estado de su colegio, tanto
en lo económico como en lo higiénico, urbanístico, intelectual, moral y religioso.

Informó el primero don Juan Bonetti, director de Borgo San Martino. Tenía el colegio a rebosar, al extremo de que no se podría
encontrar ni siquiera un puesto para un alumno más que se quisiera admitir. Doce hermanas de María Auxiliadora se habían instalado en
una casa contigua, construida expresamente, se cuidaban de la ropería, y atendían
28

Fin de Página 28

 

VOLUMEN XI Página: 29

al cosido y remiendo de la ropa blanca, a satisfacción de todos. Se temía que dedicaran los terrenos adyacentes al cultivo del arroz; pero
la insalubridad de los arrozales, comienza sólo cuando se les quita el agua en la época de la siega, lo que sucede en los meses de agosto y
septiembre, precisamente cuando los muchachos estarían en ((25)) sus casas de vacaciones. Que todos disfrutaban de perfecta salud, que
el ambiente religioso y moral parecía satisfactorio, a juzgar por la gran frecuencia de los sacramentos. Mucha alegría en los alumnos. El
atribuía el notable mejoramiento del año en curso a la bondad del personal. Terminó encomendándose vivamente a las oraciones de todos.

A continuación tomó la palabra don Juan Bautista Lemoyne, director de Lanzo. El número de internos superaba al de los años
anteriores y aún se esperaban más; opinaba que pasarían de los doscientos. Digno de particular encomio era el clero infantil, compuesto
en su mayoría por los mayorcitos. Reinaba tal salud que maravillaba a todos; ninguna indisposición, ni resfriado. Ello se debía en buena
parte a los cuidados del prefecto, el padre Scappini. Resultaba muy beneficiosa la separación de los muchachos de las clases superiores de
los de las inferiores. Reconocía que el progreso notado se debía al personal más abundante y bien preparado que había enviado don
Bosco.

Don Juan Bautista Francesia, director de Varazze, se lamentó de que, por la estrechez del local, se habían rechazado más de ochenta
solicitudes. Que los muchachos mostraban mucho amor al colegio y a los superiores. Que los recreos eran tan movidos y animados, que
no se podían describir; nunca se veía a nadie parado y solo; nunca se formaba un grupo sin que hubiera un clérigo en medio. Del personal
se mostró muy satisfecho.

Don Francisco Cerruti, director de Alassio, hizo notar que el liceo tenía unos cincuenta alumnos y que reinaba una conducta óptima;
muchos aspiraban al estado eclesiástico. En el colegio no cabían más y fue preciso limitar los ingresos; que se construía un pabellón que
daría mucha mayor capacidad; al mismo tiempo se estaba planeando otra construcción, ya fuera para atender a todas las peticiones, ya
fuera para alojar con ((26)) mucha utilidad, como esperaba, a las Hijas de María Auxiliadora.

Don Pablo Albera, director de San Pier d'Arena, mostró su satisfacción de que estuviese ya casi concluido un pabellón, que le permitiría
doblar el número de alumnos. Comunicó que, para aquella construcción, el Padre Santo había enviado ya otras dos mil liras. Tenía casi
sesenta alumnos, entre aprendices y estudiantes, todos con una conducta tan buena que realmente no se podía desear más; era muy grande
29

Fin de Página 29

 

VOLUMEN XI Página: 30

la frecuencia de los sacramentos. Los Hermanos atendían también a los muchos externos que iban a clase y a los muchísimos que asistían
al oratorio festivo con verdadera satisfacción de todos. El instituto era muy bien visto por la población.

Don Francisco Dalmazzo, director del colegio de Valsálice para muchachos de familias acomodadas, dio muy buenas noticias. Dijo en
primer lugar que se había duplicado el número de alumnos con relación al año anterior. El buen resultado de los exámenes y la
convicción de que allí se estudiaba de verdad, el viaje a Roma con los mejores, durante las vacaciones, y especialmente la bendición del
Padre Santo habían contribuido mucho a tal incremento. Sólo preocupaba a los padres el temor de que los salesianos hicieran curas a sus
hijos. íGran disgusto éste entre las familias ricas! Lo que, por otra parte, redundaba en gran honor para los Salesianos, pues quería decir
que estaban convencidos de que allí se impartía una educación verdaderamente cristiana. La salud era óptima. Los estudios iban viento en
popa, dado que contaba con cuatro profesores universitarios que enseñaban en el liceo: Allievo, Lanfranchi, Bacchialoni y Roda para las
matemáticas. En cuanto a disciplina, religiosidad y moralidad se notaba un progreso cada vez mayor, desde que el colegio había pasado a
nuestras manos.

Don Santiago Costamagna se refirió a las Hijas de María Auxiliadora, de las que era director en Mornese. Alabó sobre todo el espíritu
fervoroso y perfecto de las Hermanas; las educandas tenían grandes deseos de hacerse religiosas y estaban tan aficionadas a su colegio
que ni una siquiera hubiera querido salir de él. ((27)) Pero se lamentaba de su escaso número, por ser muy poco conocido el Instituto, y
también por la dificultad de las comunicaciones, pues se trataba de un pueblo a trasmano, sin ferrocarril y hasta sin ómnibus para llevar a
los viajeros regularmente. Por el contrario, el número de Hermanas y postulantes aumentaba cada día y llegaba ya a las ochenta. Don
Bosco maduraba un proyecto que atraería a un mayor número de alumnas. Todas gozaban de buena salud.

Don Miguel Rúa informó sobre el Oratorio. Puso de relieve la mucha piedad y buena voluntad de los estudiantes, la edificante
laboriosidad de los aprendices y su buena voluntad para rezar bien las oraciones. También se hacía mucho bien entre los externos, en
cuya sección se había introducido aquel año la innovación de las escuelas nocturnas que atraían a muchos jóvenes, ya crecidos, no sólo
durante la semana, sino también los domingos.

En cuanto a los socios, dijo que, al haber convertido en obligatoria
30

Fin de Página 30

 

VOLUMEN XI Página: 31

para todos la meditación diaria, era admirable la gran puntualidad y diligencia, pese a los esfuerzos necesarios para no faltar. Que la
meditación la hacían, por separado, profesos y novicios. Que se había adelantado media hora el momento de levantarse, para facilitar la
asistencia de todos a la meditación, ya que no era posible hacerlo en otro momento a lo largo del día. Además, que los novicios tenían el
estudio aparte y las clases y conferencias solamente para ellos. Habló finalmente del clero infantil, muy floreciente; de las distintas
compañías, no menos florecientes, integradas por alumnos de las clases más adelantadas que se distinguían por su buena conducta.
Terminó diciendo: "Demos gracias al Señor. Oremus ad invicem".

Las últimas observaciones de don Miguel Rúa sobre los socios y los novicios no deben llamar la atención, como si hasta entonces se
hubiera ido adelante sin meditación y sin regularidad. Antes de que se aprobaran las Reglas, era don Bosco quien dirigía, puede decirse
que individualmente, a sus hijos; y no había más ejercicios en común que los que se juzgaban necesarios y oportunos. Pero, una vez
conseguida la aprobación, precisaba entrar en la legalidad, procediéndose también en esto por grados, ya que ((28)) no pocos, enamorados
de don Bosco personalmente y dispuestos a arrojarse al fuego por él, aún no tenían una idea exacta de la vida religiosa: hacer pasar a
éstos bruscamente de cierta libertad a una observancia total no hubiera conseguido más que alejarlos, induciéndolos a resoluciones
imprevistas. Don Bosco no abandonó nunca del todo su antigua táctica, que había experimentado con éxito durante el período
preparatorio, cuando había que inculcar los principios de la vida religiosa casi sin ser advertido para no suscitar desconfianzas o
sospechas, fuera y dentro del Oratorio, en aquellos tiempos hóstiles sobre todo para los religiosos y las Congregaciones religiosas; y la
táctica era la de encariñarlos con la Casa y aficionarlos a la Obra de modo que se sintieran en familia: lo demás vendría por sí mismo.

Lo avanzado de la hora impidió a don Bosco tomar la palabra para hablar sobre el estado de la Congregación y clausurar la asamblea; lo
hizo el día siguiente ante el mismo auditorio. Las actas resumen así su discurso:

Los señores directores dijeron ayer tantas cosas de sus Colegios que hemos quedado maravillados. También yo quería hablar de la
Congregación para que se viera en qué punto nos hallamos. Y como no pude hacerlo ayer por la tarde, lo haré hoy. Ante todo he de
comunicaros un favor especial que Su Santidad quiso otorgarnos. Sabéis que en San Pier d'Arena se está construyendo para agrandar el
hospicio que allí tenemos. Pues bien, conociendo esto el Padre Santo y sabiendo que no tenemos capital
31

Fin de Página 31

 

VOLUMEN XI Página: 32

para ello, sino que se iba adelante con limosnas, se dignó mandarnos dos mil liras para continuar la construcción de dicho edificio.
Hemos de estarle agradecidos considerando lo mucho que tan paternalmente piensa en nosotros; hemos de procurar ser cada día más
dignos de tal Padre y proclamar mientras podamos sus grandezas y sus prerrogativas.

He visitado nuestros colegios y he de deciros que estoy de veras contento al ver cómo va todo. Lo primero es que los he encontrado
repletos de muchachos, llenos de salud y buenos, como os han dicho los respectivos directores. Pero lo que más me impresionó fue lo
mucho que trabajan los miembros de la Congregación. El trabajo es inmenso y se trabaja de corazón, tanto que un mismo individuo da
clase y asiste a los alumnos en el estudio, en el comedor, en el dormitorio, en el paseo y no tiene una hora a su disposición. A tal extremo
que ((29)) tuve yo necesidad de sacar unas copias de algunas páginas y no se pudo encontrar a ninguno libre que pudiera hacerlo. Pero
más que el trabajo, me agradó el espíritu con que se trabaja. He de decir que no se podía desear más. Me parece ver realizado el ideal que
yo me había formado de la Congregación. Porque, además del trabajo que se ejecuta, está el espíritu de obediencia y de indiferencia que
acompaña a todos los actos. No teme un profesor ni un sacerdote, llegado el caso, echar mano en la cocina o ponerse a barrer. Sea
alabado el Señor; procuremos conservar este espíritu y esforcémonos siempre para ver si hay modo de aumentarlo.

Ahora que se está organizando la Congregación, es cada vez más necesario que tengamos ánimos para soportar aquello que nos puede
desagradar, como la insuficiencia del local o las cosas que no encontramos adaptadas. Creo que no está lejano el día en que cada profesor,
y cada sacerdote, pueda tener su cómoda habitación, mejor adaptada que las que ahora tenemos; y también locales separados para los
novicios. Podremos tener hermosos dormitorios, aireados y sanos. Mientras tanto, soportemos ahora con mucha paciencia las
incomodidades presentes.

Otra cosa que deseo es introducir en nuestras escuelas los clásicos cristianos, en vez de los autores paganos. No podremos hacerlo todo
de golpe, pero deseo que, por cuanto se pueda, se empiece a practicar. Me daría por satisfecho si mis clérigos y mis sacerdotes llegaran a
escribir el latín como lo escribían Jerónimo, Agustín, Ambrosio, León o Sulpicio Severo. Porque "quién hay entre los escolares que
pueda señalar dónde está realmente la belleza de Cicerón o de Tito Livio? Y además, empleando los primeros no se introducirían en la
mente de los jóvenes tantas ideas extrañas, inútiles y peligrosas, como las que hay diseminadas en las páginas de los Clásicos paganos.

Con este fin se han comenzado a imprimir páginas selectas de las Obras de San Jerónimo y espero que cuanto antes se publicarán
también las de Sulpicio Severo y después las de los demás. Quizá podremos así remediar un mal muy grande de nuestros tiempos.

Por fin don Bosco puso a la consideración de los presentes las Misiones de América. Prosiguen las actas:

En estos días nos han llegado cartas de América, rogándonos que vayamos a aquellos lejanos países para evangelizar a los pueblos.
Pusimos ciertas condiciones y han sido aceptadas. Ahora haremos los trámites del caso para determinar lo que hay
32

Fin de Página 32

 

VOLUMEN XI Página: 33

que hacer. Mientras tanto nos están esperando en dos lugares. En la ciudad de Buenos Aires y en la de San Nicolás de los Arroyos, a una
jornada de viaje de la capital. Ya se había hablado en otras ocasiones de Misiones, lo mismo para América que para Asia, Africa y ((30))
Oceanía. Pero tengo la impresión de que ésta de Buenos Aires es la que más nos conviene, ya sea por las condiciones especiales, ya sea
por la lengua española, más fácil para nosotros que el inglés, idioma que domina en casi todos los demás lugares.

Al llegar aquí, las actas nos dejan en suspenso con un par de "etc. etc." Es fácil imaginar la curiosa atención con que los oyentes de los
inicios de la Congregación siguieron esta última noticia, sobre todo porque era la primera vez que don Bosco aludía a este tema en
público. íDesde Valdocco a Buenos Aires! íEra para pasmarse!

Fin de Página 33

 

VOLUMEN XI Página: 34

((31))

CAPITULO III

LA OBRA DE MARIA AUXILIADORA

EN el año 1875 principió el Beato una nueva obra, impulsado por su celo sacerdotal y por divinas ilustraciones.

Los tiempos, como es sabido, eran muy contrarios a las vocaciones eclesiásticas. Los errores políticos, las escuelas laicas, la mala
prensa, el vilipendio de la Iglesia y de sus ministros, el malestar económico del clero eran las causas que más habían contribuido y
seguían contribuyendo a mermar las filas de los aspirantes al santuario. Para oponer reparo a tan funesta desventura, el Siervo de Dios no
reparaba en sacrificios. Más aun, a la vista del sesgo que tomaban las cosas, no se cansaba de repetir que en aquellas circunstancias había
que buscar a los sagrados levitas con mayor intensidad entre los que "manejaban el martillo y el azadón" 1. Pero tampoco esto era
bastante, porque los jóvenes son siempre jóvenes y, a pesar de las solicitudes más cuidadosas, ícuántos de ellos, orientados al sacerdocio
se pierden por el camino! Don Bosco había comprobado que sólo una minoría alcanzaba la meta.

"Qué hacer en consecuencia? La necesidad urgía: de seguir a aquel paso, la escasez de sacerdotes llevaría muy pronto a la desolación de
la viña del Señor. Cuando don Bosco era un simple estudiante de latín, se había prestado a ayudar amablemente a un buen hombre que,
pese a sus años, quería hacerse sacerdote y que, gracias a esta caridad, logró ingresar en el seminario, ((32)) realizar sus estudios y recibir
las órdenes sagradas 2. Siguió don Bosco después interesándose por otras vocaciones tardías, especialmente en el Oratorio, donde
admitió, para que asistieran a las clases ordinarias, a varios sujetos ya maduros, deseosos de abrazar la carrera eclesiástica. Así fue como
pudo comprobar que tales individuos tenían seria aplicación, fervorosa piedad y, además, buena disposición para ayudar a los compañeros
más jóvenes 3. Por eso, mientras pedía al Señor que le iluminase para encontrar la manera

1 Véase: Volumen V, págs. 281 y siguientes.

2 Véase: Vol. I, pág. 245.

3 Proceso Informativo, pág. 324, núm. 409.
34

Fin de Página 34

 

VOLUMEN XI Página: 35

de dar muchos sacerdotes a la Iglesia, brilló en su mente el pensamiento de reunir jóvenes mayores, bien dispuestos, y establecer un
régimen especial para prepararlos adecuadamente a subir al altar.

Rumiaba estos santos proyectos, cuando, a primeros de 1875, le ocurrió algo que le estimuló a la acción. El mismo lo contó a los
miembros del Capítulo Superior y alguno de ellos tomó nota por escrito inmediatamente. No hacemos más que transcribirlo al pie de la
letra.

Dijo don Bosco:

Un sábado por la tarde me encontraba confesando en la sacristía cuando me distraje. Pensaba en la escasez de sacerdotes y de
vocaciones y en la manera de poder aumentar su número. Veía ante mí muchos chicos que venían a confesarse, buenos e inocentes
muchachos, y me decía:

-Quién sabe cuántos de ellos llegarán y el tiempo que se requiere aún para llegar a los que perseveren. Y en tanto, la necesidad de la
Iglesia es apremiante.

Estaba muy distraído con este pensamiento y, sin embargo, continuaba confesando. De pronto me pareció que estaba en mi despacho
sentado a mi mesa de trabajo y que tenía ante mí el registro de todos los que estaban en casa. Y me decía para mis adentros:

-"Cómo se explica esto? Estoy confesando en la sacristía y estoy al mismo iempo en mi despacho ante la mesa... "Estoy soñando? No;
éste es precisamente el registro de los alumnos; ésta es mi mesa de trabajo.

Oí entre tanto una voz detrás de mí que me dijo:

-"Quieres saber cómo aumentar rápidamente el número de buenos sacerdotes? Observa el registro y por él entenderás lo que debes
hacer.

Observé y luego dije:

-Estos son los registros de los alumnos de este año y de los años pasados, y no veo otra cosa.

Estaba muy preocupado; leía nombres, pensaba, miraba arriba y abajo por ver si encontraba algo, pero... nada.

((33)) Entonces dije para mí:

-"Estoy soñando o estoy despierto? Efectivamente estoy sentado a mi mesa y la voz que he escuchado es verdadera.

Y de pronto quise levantarme para ver quién era la 1 que me había hablado y, en efecto, me levanté. Los muchachos que estaban a mi
alrededor para confesarse, al ver que me levantaba tan de prisa y asustado creyeron que me había puesto enfermo y se acercaron a
sostenerme; pero yo, asegurándoles que no me pasaba nada, seguí confesando.

Una vez terminadas las confesiones, y de vuelta a mi habitación, miré y efectivamente vi sobre la mesa el registro con los nombres de
todos los que hay en casa, pero no vi nada más. Examiné el registro, pero no entendí cómo podía hallar con él la manera de tener
sacerdotes, muchos sacerdotes y pronto. Miré otros registros que

1 Advierto que en un principio don Bosco no dijo si la voz era de hombre o de mujer; pero al final dijo precisamente: -Y quise
levantarme para ver quién era la que me había hablado. Alude manifiestamente a la Virgen (Es nota del Secretario).

Fin de Página 35

 

VOLUMEN XI Página: 36

tenía en la habitación para ver si podía deducir por ellos alguna cosa; pero de momento no pude sacar nada en limpio. Pedí otros registros
a don Carlos Ghivarello; pero fue inútil. Siempre pensando en ello, hice que me pasaran los registros antiguos para obedecer al mandato
de aquella voz misteriosa y observé que, de los muchos jóvenes que comienzan sus estudios en nuestros colegios para seguir después la
carrera eclesiástica, apenas si perseveraba un quince por ciento; es decir, ni siquiera dos de cada diez llegaban a recibir el hábito
eclesiástico; se alejaban del Santuario por asuntos familiares, por los exámenes en el Liceo, por haber cambiado de voluntad, lo que suele
ocurrir en el curso de Retórica. Y, por el contrario, los que vienen ya mayores, casi todos, a saber ocho de cada diez, visten la sotana y
llegan a ello en menos tiempo y con menos trabajo.

Me dije entonces:

-De éstos estoy más seguro y pueden llegar en menos tiempo; esto era lo que buscaba. Tendré que ocuparme especialmente de ellos,
abrir colegios expresamente para ellos y buscar el modo de atenderlos de una manera especial.

Por el resultado se verá después, si lo que sucedió fue un sueño o una realidad.

Desde aquel momento, la idea de abrir colegios, en los que muchachos ya mozos, llamados al estado eclesiástico, se encontraran con un
programa de estudios acelerados a propósito para ellos, fue tomando cuerpo y se convirtió en firme propósito. Un sueño aclarador tenido
en Roma el 15 de marzo, parecía destinado a disipar las sombras que le habían acompañado durante el camino. Lo contó allí mismo en
casa de Sigismondi, sentado a la mesa y presente su secretario don Joaquín Berto, que es quien nos ha transmitido la relación. El Siervo
de Dios dijo así:

((34)) La pasada noche dormí poco. Tuve un sueño que me cansó mucho y fue éste:

Me pareció hallarme en un jardín junto a un árbol con frutas tan gruesas que admiraban. Estaba el árbol cargadísimo de fruta de tres
clases: había higos, melocotones y peras. De pronto se levantó un viento impetuoso y empezó a caer sobre mí una granizada mezclada
con piedras. Busqué entonces donde refugiarme; pero apareció uno que me dijo:

-Deprisa, recoge la fruta.

Busqué un canasto, pero era muy pequeño, por lo que el otro me dijo a gritos:

-Busca otro más grande.

Y lo cambié: pero, apenas había tomado dos o tres frutas de aquéllas, el canasto quedó lleno. De nuevo me gritó el otro, diciéndome
que buscara un canasto mayor.

Lo encontré, y el otro añadió:

-Date prisa, porque el granizo lo destroza todo.

Y me puse a recoger. Pero cuál no fue mi sorpresa cuando, al tomar unos higos extraordinariamente grandes, advertí que estaban
dañados por un lado. El desconocido se puso entonces a gritar:

-Deprisa, escógelos.

Me puse entonces a elegir los buenos y los fui colocando en tres grupos en un canasto. A un lado puse los higos, al otro los
melocotones y en medio las peras; pero

Fin de Página 36

 

VOLUMEN XI Página: 37

aquella fruta, higos, melocotones y peras eran del tamaño de dos puños juntos de un hombre y tan hermosas que yo no me cansaba de
contemplarlas. Entonces el desconocido me dijo:

-Los higos son para el Obispo; las peras para ti y los melocotones para América.

Y dicho esto, empezó a dar palmadas y a gritar:

-íAnimo, bravo, bravo. muy, bien. bravo!

Y desapareció.

Entonces me desperté, pero me ha quedado tan impreso este sueño que no puedo apartarlo de mi mente.

No nos consta que don Bosco haya relacionado enseguida este sueño con la obra que tanto acariciaba por aquel entonces; pero, en el
curso de los acontecimientos, cada vez apareció más claro que guardaban relación. Se necesitaba una buena selección, sobre todo al
principio, para que los sujetos tarados no echaran a perder todo. El canasto grande, en donde cupieran todas las frutas, significaba la
amplitud del lugar destinado a aquel fin; los higos para el Obispo eran los jóvenes destinados al seminario; los melocotones para
América, los misioneros salesianos; las peras del medio, los salesianos destinados a la sede central de la Congregación. "Y la granizada
de piedras que caía sobre sus hombros? Significaba los graves contratiempos que le llovieron de lo alto, especialmente por parte de dos
Ordinarios, cuyas cartas, enviadas a Roma para impedir la aprobación de la Obra, se conservan.

((35)) Se la llamó Obra, y no colegio o instituto de María Auxiliadora, porque, previéndose que el mayor contingente se reclutaría entre
familias pobres, había que asegurar la institución apoyándola en una asociación, cuyos miembros se comprometieran a ayudar con
limosnas u otros medios al mantenimiento de los jóvenes y a sufragar los gastos necesarios para sus estudios.

Cuando el Beato fue a Roma, como más adelante veremos, expuso a Pío IX sus intenciones sobre esta Obra; "nos entretuvimos mucho
con este tema", dirá él mismo el 14 de abril, en una reunión de superiores mayores y directores, al presentarles el Reglamento impreso
pocos días antes en la tipografía del Oratorio. Le agradó tanto al Sumo Pontífice aquella cuestión, que le manifestó el deseo de
recomendarla solemnemente; sólo le sugirió que antes la diera a conocer a algunos obispos para obtener su conformidad, a fin de que, en
el Breve pontificio de aprobación, se pudiera tomar de ella punto de partida. Quiso saber el Padre Santo cómo le había venido la idea y
don Bosco le contó todo, también el sueño referido arriba; después de lo cual le mandó el Papa que se lo narrara a los superiores de la
Congregación.
37

Fin de Página 37

 

VOLUMEN XI Página: 38

Y don Bosco obedeció en la circunstancia a que acabamos de referirnos.

Antes de leer el reglamento en dicha asamblea, ya lo había mandado a unos diez obispos con las aclaraciones del caso. En la cubierta se
leía: Obra de María Auxiliadora para las vocaciones al estado eclesiástico. Y continuaban las palabras del Evangelio sobre la abundancia
de la mies y la escasez de obreros (Luc. X, 2).

El contenido, tras un preámbulo modesto y eficaz, explicando el porqué de la Obra, se dividía en cuatro partes: Aceptación, (desde los
dieciséis a los treinta años), Medios (la piedad de los fieles), Observaciones (razón de la denominación y sin perjuicio para otras obras ya
existentes), Ventajas espirituales 1.

((36)) Aquel reglamento no estaba destinado al público; no requería por tanto la previa censura de la Curia turinesa. Por otra parte, don
Bosco, fuera para explorar el terreno, fuera para evitar probables dificultades, envió un ejemplar solamente a los Obispos subalpinos
benévolos, esto es, a todos menos a dos. El reglamento salió, además, a primeros de agosto en el segundo número del Bibliófilo,
periodiquito que precedió de lejos al Boletín Salesiano que, para soslayar la rémora de la previa censura eclesiástica de Turín, se
imprimía fuera de la diócesis 2.

Entre el 12 y el 18 de abril tuvo don Bosco la satisfacción de recibir siete cartas comendaticias: las de Albenga, Vigévano, Acqui,
Alessandria, Tortona, Casale y Génova; cuatro de ellas le fueron enviadas a él y tres directamente a Roma. Sin pérdida de tiempo las
expidió al cardenal Berardi, con la siguiente carta:

Eminencia Rvma.:

No pude en la fiesta de san José manifestar a V. E. mi gratitud, como yo hubiera deseado, en correspondencia a los muchos beneficios
que nos dispensa.

Mañana es el Patrocinio del Santo y yo le ruego que acepte la función religiosa que haremos según su piadosa intención. Celebraremos
la misa en el altar de María Auxiliadora y nuestros muchachos recibirán la sagrada comunión y rogarán especialmente por V. E. Poco es
lo que nosotros podemos hacer, mas espero que el Señor supla con la abundancia de sus gracias y de sus bendiciones.

Tendremos un recuerdo particular por la señora Madre de S. E.

Adjuntas le envío las cartas comendaticias de los Obispos de Casale, Alessandria, Vigévano y Albenga; el de Acqui la ha enviado,
según me escribe, directamente a V. E.

1 Véase: Apéndice, Documento 1.°.

2 Carta de monseñor Moreno, del 7 de agosto del 1875, y apostilla de don Bosco en una carta del canónigo Chiuso, del 9 de agosto.
Hasta ahora, por más que se ha buscado, no ha sido posible encontrar ni un solo ejemplar de los primeros números.
38

Fin de Página 38

 

VOLUMEN XI Página: 39

Recibirá otras dentro de unos días. Ha habido algún atraso, porque he debido imprimirlas para que se pudieran leer más fácilmente.

Como quiera que los dos proyectos son distintos, ruego a V. E. suplique que las bendiciones e indulgencias del Padre Santo ((37))
acompañen a cada proyecto, para poderlas comunicar oportunamente.

Dentro de la semana espero poder escribirle de nuevo y proporcionarle así una nueva ocasión para ejercitar su caridad.

Que la bondad del Señor le conceda muchos años de vida feliz y, pidiéndole respetuosamente su santa bendición, tengo el honor de
poderme profesar, besando su sagrada púrpura,

De V. S. Rvma.

Turín, 18 de abril de 1875.

Su seguro y atto. servidor JUAN BOSCO, Pbro.

Mientras daba tiempo a que le llegaran las cartas comendaticias de los obispos, y con el fin de conseguir enseguida mayor crédito para
la Obra y darle un impulso mayor, don Bosco, valiéndose del cardenal Berardi y de monseñor Vitelleschi, imploró para ella una
bendición especial del Padre Santo 1, bendición que le concedió el Papa con gran complacencia y de todo corazón, y que le fue
comunicada por los dos prelados con verdadera cordialidad 2. El Arzobispo de Seleucia particularmente se expresaba así: "Fuimos los
dos a implorar la bendición especial del Padre Santo que usted deseaba: el cardenal Berardi y yo; pero yo fui el primero, y, por tanto, la
primera bendición la obtuvo por mi medio y con todo el corazón se la transmito, con los más fervientes y sinceros deseos de que Dios
bendiga todas las obras de su Congregacion."

Los dos insignes comunicantes estuvieron acordes al hacerle una recomendación. El primero decía: "Ponga, pues, usted, manos a la
obra para la consiguiente realización, pero hágalo con toda prudencia y circunspección para evitar cualquier causa de amargura por parte
del consabido Prelado". Y, recalcando y sin ambages, sugería el segundo: "Además, en nombre mío particular y por el verdadero interés
que me tomo por su Instituto, acepte una insinuación mía, que es la de considerar atentamente si no sería mejor implantar la Obra por las
vocaciones eclesiásticas ((38)) fuera de la diócesis de Turín; todos los precedentes habidos hasta ahora, podrían crearle dificultades
embarazosas,

1 No hemos podido encontrar los originales ni las copias de estas dos cartas, cuyo asunto se deduce fácilmente por las respuestas
correspondientes.

2 Cartas del 2 y del 11 de junio de 1875.
39

Fin de Página 39

 

VOLUMEN XI Página: 40

obstáculos y oposiciones; ya me entiende usted bien. Reflexione, pues, coram Domino quid magis expediat (ante el Señor qué es lo que
más conviene). Considere estas mis palabras como una reflexión privada por mi parte y no bajo ningún otro aspecto".

Los hechos no tardaron en justificar esas prevenciones. En cuanto don Bosco obtuvo la bendición del Papa y las cartas comendaticias
de doce obispos, se creyó con derecho para dar publicidad a su proyecto por medio de la prensa. Con tal fin dio un retoque al programa
que ya conocemos, lo amplió, lo precisó mejor y comunicó la otorgada bendición pontificia, señalando las indulgencias que se podrían
lucrar en lo sucesivo 1; después se dirigió al censor eclesiástico en demanda del non obstat, con el ruego de comunicárselo también al
Ordinario. Ocho días tardó en llegar la respuesta; íy vaya respuesta! Decía en ella que, en asunto de tanta importancia debía él dirigirse
personalmente a Monseñor; que suspendiese entre tanto toda publicación sobre el asunto, ya que S. E. preveía la necesidad de interrogar a
los Obispos de las dos provincias eclesiásticas de Turín y de Vercelli y quizá también al de Génova 2.

Habiéndole resultado infructuoso su intento de conseguir una audiencia, don Bosco insistió desde el principio por carta, explicando que
la Obra de María Auxiliadora no constituía ninguna novedad, sino que era un simple desarrollo y sistematización de algo ya existente en
el Oratorio de forma rudimentaria y que no se oponía a la condición creada con la aprobación de las Reglas, y que únicamente solicitaba
el permiso de imprenta. En la carta de respuesta llegada de la Curia, se remachaba el clavo y se agregaba cuanto se deduce de la siguiente
carta:

Carísimo teólogo Chiuso:

Te suplico digas a S. E. Rvma. nuestro Arzobispo, que aún no tengo decreto ni rescripto alguno con las indulgencias, en favor de la
proyectada Obra de María Auxiliadora. El Padre Santo las ha concedido ya, ((39)) pero desea que no se n hasta que no haya comenzado
la Obra, y que se comuniquen solamente a los que hayan tomado parte en ella. Tal dijo en persona y además por medio de monseñor
Vitelleschi: pero, antes de imprimir nada, consideraré como un estricto deber presentarlo a S. E. Rvma., para que haga las observaciones

o modificaciones que considere oportuno.
1 Véase: Apéndice, documento núm. 2.

2 Carta del secretario teólogo Chiuso, del 29 de julio de 1875.
40

Fin de Página 40

 

VOLUMEN XI Página: 41

Me darás un verdadero gusto si presentas mis humildes saludos a S. E., mientras te lo agradezco y te saludo en el Señor, profesándome

Turín, 29-7-75.

Afmo. amigo JUAN BOSCO, Pbro.

Mientras duraba este carteo, el Ordinario había redactado y enviado una circular a todos los Obispos de las provincias eclesiásticas de
Turín, Vercelli y Génova induciéndolos a suscribir una protesta para enviarla al Padre Santo contra la Obra de María Auxiliadora. Decía
en ella que había para temer que perjudicara a los Seminarios menores y aun al Clero de cada diócesis ya que, al invitar a los fieles a
concurrir con limosnas y otras ofertas, las sustraería a los seminarios diocesanos, y resultaría natural que los mejores jóvenes, de cada
diócesis, fueran después encaminados hacia la Congregación de don Bosco. Que él no se oponía a la aprobación del proyecto, siempre
que don Bosco prometiese que no recibiría jóvenes menores de dieciocho años y que no los educaría más que según el plan acordado con
el mismo Ordinario y a condición de que éste, con los dos obispos más antiguos de la provincia, tuviera pleno derecho para visitar e
inspeccionar el nuevo colegio, y ver si se perseguía la finalidad propuesta sin perjuicio para los seminarios.

Llevaba razón el Obispo de Susa al responderle que este temor por los seminarios ya estaba excluido con el artículo quinto del
programa, en el que se dejaba en libertad a los alumnos para volver a entrar en sus respectivas diócesis, una vez terminados los estudios.

Además, en cuanto a lo de someter el Instituto a la jurisdicción ordinaria "perdone Excelencia, continuaba el Obispo, si me atrevo a
manifestarle mis dudas de si, dadas las condiciones excepcionales en que se encuentra don Bosco, nos conviene a nosotros los ((40))
Obispos ir en contra de los privilegios de exención que la Santa Sede le ha concedido. Aun cuando él mismo se haya mostrado dispuesto
a aceptar las modificaciones que S. E. le proponga, dudo mucho que se avenga a aceptar alguna que viniera a menoscabar su legitima
exención y disminuir su independencia. En tal caso él se encontraría forzado a la alternativa de seguir adelante, no obstante la oposición
de S. E.; y entonces sería V. E. el que perdería, sin que se saliera al encuentro de los peligros que S. E. teme; o bien don Bosco
renunciaría por completo a su proyecto, en cuyo caso sería la Iglesia la que saldría perjudicada, ya que quedaría privada de las ventajas
que de ningún otro modo
41

Fin de Página 41

 

VOLUMEN XI Página: 42

obtendría. Y en los momentos presentes lo que más nos debe preocupar es precisamente el conseguirle estas ventajas 1".

Pero el Ordinario no se había limitado a escribir su circular; había escrito además al cardenal Bizzarri, Prefecto de la Congregación de
Obispos y Regulares, una larga epístola, que interesa a la obra presentar íntegramente:

Eminencia Rvma.:

El reverendo don Juan Bosco, fundador y Superior de la Congregación de San Francisco de Sales en Turín, envió ayer a la previa
censura eclesiástica un impreso, con el proyecto de un colegio que se abrirá en su Congregación para todos los jóvenes que sienten
inclinación al estado eclesiástico, con el fin de prepararlos para los estudios de filosofía y teología, y después colocarlos en las
congregaciones religiosas, enviarlos a las misiones extranjeras o bien devolverlos a sus respectivas diócesis para formar parte del Clero
diocesano. A más de la invitación que se proyecta hacer en general la los jóvenes de cualquier diócesis, se haría también un llamamiento
a los fieles de las mismas para que acudan en ayuda del nuevo colegio con una pequeña limosna para cada uno. El Colegio se llamaría
Obra de María Auxiliadora, y se afirma que ha sido recomendado y bendecido por el Padre Santo. Ahora bien, este colegio arruinaría
total o parcialmente los seminarios menores diocesanos, porque los Obispos verían afluir al Colegio de don Bosco gran parte de las
limosnas de sus diocesanos y contemplarían ((41)) a gran número de muchachos de sus diócesis, que, animados por las ventajas
económicas que allí encontrarían, dejarían el seminario menor de su propia diócesis para acudir al seminario de dicha Congregación.
Además, don Bosco buscaría la manera de atraer para sí a los mejores sujetos, y los menos idóneos serían los que volverían a la diócesis.

Por tanto, estoy muy seguro de que, apenas se informen de este proyecto los Obispos de las provincias de Turín, Vercelli y Génova,
levantarán sus quejas como ante un gran atentado a los más vitales intereses de sus respectivas diócesis. Y, en cuanto a mi diócesis,
declaro que este proyecto sería una ruina para el seminario menor que, con grandes gastos, estoy para abrir dentro de dos meses en
Giaveno, ciudad de mi jurisdicción, y, por tanto, me encuentro en la dura necesidad de reclamar y prepararme, con todos los medios a mi
alcance, para impedir esta especie de colegio cosmopolita que don Bosco quisiera abrir en Turín.

Es muy cierto que preparar jóvenes para la carrera eclesiástica y las misiones extranjeras es una obra santísima y necesaria, y que, bajo
este aspecto, ha sido bendecida y recomendada por el Padre Santo; pero aquí, en el Piamonte, todos los Obispos, de algunos años a esta
parte, han puesto su mano en el asunto de una manera sabia y eficaz, abriendo cada uno su Seminario menor, en donde se hace tan visible
la bendición de Dios, que dentro de pocos años, si un nuevo huracán no viene a devastarlos, se recogerán muchos frutos.

Por otra parte existe ya en Turín el colegio de las Escuelas Apostólicas, fundado y dirigido hace algunos años por el canónigo Ortalda,
Director de la Obra de Propaganda Fide, el cual, con grandes gastos, trabajó y trabaja para mantenerlo; y cuenta con un centenar de
jóvenes.

1 Carta del 2 de agosto de 1875.
42

Fin de Página 42

 

VOLUMEN XI Página: 43

Hay, además, un Colegio dentro del célebre Instituto del canónigo José Cottolengo, donde se mantiene gratuitamente a más de sesenta
jóvenes de distintas diócesis y reciben tal educación religiosa, moral y literaria, que son la admiración de cuantos los conocen y llegan a
ser óptimos y ejemplarísimos eclesiásticos.

Por consiguiente, el proyectado Colegio de don Bosco en Piamonte sería inútil por una parte y por otra perjudicial.

En consecuencia no puedo dar mi aprobación de tal Colegio: y como no me consta, hasta el momento, que el Padre Santo haya librado
las Instituciones de don Bosco de la jurisdicción episcopal, juzgo que poseo la autoridad suficiente para impedir esa fundación.

A pesar de todo, muy interesado en evitar conflictos y en no proporcionar a los periódicos malos ocasión para que denigren al Clero,
ruego encarecidamente a V. E., y por su medio a la Sagrada Congregación de Obispos y Regulares, ordenen inmediatamente a don Bosco
que desista del proyectado Colegio, hasta que los Obispos de las provincias eclesiásticas de Turín, Vercelli y Génova, hayan examinado
la cuestión y emitan su juicio.

((42)) Se trata de algo muy grave, que, de no remediarlo inmediatamente, podría acarrear deplorables consecuencias; ruego, por tanto a

S. E., ya sea por el interés de mi diócesis, como por el de las de mis sufragáneos, ordene a don Bosco que suspenda la ejecución de su
proyecto.
Besa su sagrada púrpura y se declara con el máximo respeto

De V. E. Rvma.

Turín, 25 de julio de 1875.

Su humilde y reverente servidor " LORENZO, Arzobispo de Turín.

El 7 de agosto le tocaba la vez al Ordinario de Ivrea, cuya larga requisitoria, dirigida al mismo Cardenal, desarrollaba animosamente
esta tesis catastrófica: "El establecer en Turín una Obra de María Auxiliadora para las vocaciones al estado eclesiástico (sic), procedentes
de cualquier lugar de Italia, sería en mengua de la jurisdicción de otros Ordinarios, de grandísimo perjuicio para los Seminarios Mayores
y Menores y para la obra de liberación del servicio militar de los clérigos 1. Y ayudaría a preparar la supresión de muchas diócesis" 2.

La carta concluía así: "Ruego con vivísima instancia a V. E. Rvma., que se digne tomar en consideración la sincera narración de los
males y daños que lamentamos, presentidos también por el actual Arzobispo de Turín, y que, en su consecuencia, disponga no se lleve

1 Por cuanto habrían disminuido las limosnas que se recogían para tal fin.

2 Dada la posibilidad de un Instituto interdiocesano para la preparación de los clérigos pertenecientes a varias diócesis, desaparecía uno
de los motivos aducidos para conjurar la amenaza de supresión de seminarios diocesanos, los cuales se decía eran necesarios para la
formación del clero local.
43

Fin de Página 43

 

VOLUMEN XI Página: 44

a efecto esa Obra de María Auxiliadora (que ni siquiera titula de Santísima), y que ponga remedio a las desavenencias urdidas, que
causan estupor entre ciertos eclesiásticos más prudentes y también entre personajes que llegan a conocerlas".

Entre tanto, la inminencia del nuevo curso exigía que se imprimiera sin dilación el programa, para difundirlo con tiempo; por eso el
Beato mandaba y volvía a mandar al ((43)) jefe de imprenta a la Curia para retirar el suspirado permiso. La insistencia no sólo no
conseguía nada, sino que atraía fuertemente la atención sobre don Bosco, motivada por cierta ansiedad de conocer si él había "recibido de
la Santa Sede, o de alguno de sus órganos, la orden o la recomendación de ponerse de acuerdo con el Arzobispo de Turín 1".

El Siervo de Dios respondió a vuelta de correo:

Carísimo teólogo Chiuso:

Te ruego comuniques a S. E. Rvma. el señor Arzobispo que no he recibido ninguna orden o exhortación de la Santa Sede, ni de ninguno
de sus órganos, para ponerme de acuerdo con el Arzobispo de Turín respecto a la Obra de María Auxiliadora. Si se me hubiere
manifestado un solo deseo a este respecto, lo habría ejecutado fielmente, como he procurado hacer siempre. La razón es simplemente
ésta. Como la Obra de que se trata va dirigida al bien general de la Iglesia, parece que no puedo ligarme con un Ordinario, al cual podría
referirse alguna vez por algún alumno, o tal vez por ninguno.

Si lo crees conveniente, puedes decir a S. E. que, para no crear molestias a quien vivamente deseo librarle de ellas, he deliberado hacer
el experimento del conocido proyecto en otra diócesis.

Con la mayor estima, tengo el honor de profesarme

Turín, 8 de agosto de 1875.

Afmo. en Jesucristo JUAN BOSCO, Pbro.

El mismo día expidió una carta a un lugar mucho más alto.

De las misteriosas palabras que acabamos de referir, "cómo no intuir lo que sucedía entre bastidores y que, en parte, nosotros ya
conocemos?

Escribió, pues, al cardenal Antonelli, Secretario de Estado:

Eminencia Reverendísima:

De buena gana hubiera dejado de hablar con V. E. Rvma., sobre un asunto que ciertamente aumenta sus ya demasiado grandes
ocupaciones; pero, habiéndome asegurado

1 Carta del teólogo Chiuso, secretario, del 5 de agosto de 1875.

Fin de Página 44

 

VOLUMEN XI Página: 45

que ya ha sido referido al mismo Padre Santo, considero oportuno exponer brevemente la realidad de las cosas, como esclarecimiento de
esta bendita cuestión.

((44)) Recordará V. E., al menos en conjunto, el proyecto en cuestión descrito en folio aparte, cuyo fin fundamental es mitigar, por
cuanto sea posible, las tristes consecuencias del servicio militar entre los clérigos. Hablé del asunto con el Padre Santo y me aconsejó se
lo explicara todo por escrito, como lo hice; y la Santa Sede encargó al Emmo. cardenal Berardi de presentar una relación, que resultó del
agrado del Padre Santo. Bendiciendo la finalidad, la recomendó, animándome y haciéndome llegar más tarde nuevos alientos para
realizarla cuanto antes.

Cuando llegué a Turín hice ver el proyecto a doce Obispos, y todos lo aprobaron y lo apoyaron. Antes de imprimirlo, se presentó al
Censor eclesiástico, rogando diera noticia de ello a nuestro Arzobispo. Este tardó ocho días en contestar y respondió que, en asunto de
tanta importancia, quería consultar antes a los Obispos de la provincia de Turín, Génova y Vercelli. En vista de que no conseguía ser
recibido en audiencia, rogué al secretario que le hiciera presente que no era esto nada nuevo, sino una simple ampliación y normalización
de lo que ya se viene haciendo hace muchos años en esta nuestra casa: que no interesaba a ninguna diócesis en particular, sino al bien de
la Iglesia universal; y que, siendo cosa recomendada y bendecida por todos los obispos que se habían informado y por el mismo Padre
Santo, me parecía que la petición debía reducirse a un simple permiso de impresión. Todo en vano. Se me comunicó la misma respuesta.

En las circulares dirigidas a los Obispos de dichas provincias se ponían de relieve varias razones para mover a aquellos Ordinarios a
suscribir una protesta al Padre Santo contra este proyecto. Las razones aducidas no son las mismas en todas las comunicaciones; las
principales son: don Bosco fija una pensión mensual de veinticuatro liras, pero recibirá a los alumnos por una mensualidad menor y quizá
gratuitamente; don Bosco dice que recibirá sólo jóvenes de dieciséis a treinta años, pero después los recibirá de menor edad, con perjuicio
para los Seminarios. Añade por último que, debiendo sostenerse este proyecto con la caridad de los fieles, resultaría perjudicial para los
Seminarios diocesanos.

Me parece que no hacen falta comentarios.

Este proyecto tiende a favorecer a todas las diócesis y, si se admiten los jóvenes gratuitamente, esto redunda en beneficio de la misma
diócesis. Sé que algunos obispos han respondido que, cuando una cosa ha sido recomendada por el Padre Santo, no es el caso de
oponerse sino de aprobarla, apoyarla y promoverla; otros respondieron que cada obispo es libre de actuar en su diócesis, en lo referente a
su ministerio; y debe seguir las normas de la Santa Sede, sin protestar en contra. Añade que si él debiese admitir esta obra, quería que
dependiese totalmente de él. A lo que le respondió un Obispo: el querer poner condiciones a los Obipos de otras diócesis, es invadir su
jurisdicción.

Las cosas se hallan en este estado: y tengo dispuesto el papel, los hombres y la impresión, y la autoridad eclesiática ha parado todo. No
fija tiempo para la solución; no responde a mis cartas, no me admite en audiencia. ((45)) Toda tardanza es dañosa; y además resultan
infructuosos los gastos y el trabajo.

Así las cosas, yo me habría decidido a cortar todas las dificultades y comenzar la obra en la diócesis de alguno de los muchos obispos,
que la han recomendado y solicitado, ofreciendo apoyo moral y material. Cierto es que todo esto me reportaría un gran trastorno de
personal y gastos, pero tendría mayor tranquilidad.

Mas, antes de modificar un proyecto bendecido por el Padre Santo, suplico humildemente
45

Fin de Página 45

 

VOLUMEN XI Página: 46

a V. E. Rvma., que considere un momento el estado de la situación y, si le place, lo hable con el Padre Santo y después haga que me
escriban unas letras para mi norma.

Me aseguran que V. E. Rvma., no disfruta de buena salud y lo siento mucho;nosotros continuaremos nuestras plegarias comunitarias y
especiales por la conservación de su preciosa salud, para bien general de la Iglesia y particularmente de la Congregación Salesiana, que
siempre ha tenido en V. E. un padre benévolo y un insigne bienhechor.

Con la más profunda gratitud considero un honor besar su sagrada púrpura y profesarme.

De V. E. Rvma.

Turín, 8 de agosto de 1875.

Su atto. y s.s.
JUAN BOSCO. Pbro.

La respuesta del Ordinario a su carta del día 8, aumentaba la dosis.
Todas las diligencias de don Bosco en la Curia parecían lograr el efecto de echar más leña al fuego; así que, en un cierto punto de la
respuesta, don Bosco apostilló al margen: "íAy, si damos un paso más!" 1. Y este "íay!" quiere decir "íPobres de nosotros!". Es lo que
don Bosco temía para sí; y el "paso" es un nuevo intento para arrancar el beneplácito arzobispal.

Cuando vio que por aquel lado el asunto de la aprobación eclesiástica había entrado en un callejón sin salida, don Bosco se puso de
acuerdo para la impresión con monseñor Manacorda, Obispo de Fossano 2. Pero una prohibición formal le impidó la divulgación de
cualquier invitación, llamada o programa en la diócesis de Turín, hasta que no se tuviera "un documento auténtico ((46)) en el que el
Sumo Pontífice, con la plenitud de su autoridad y derogando cualquier disposición del Derecho Canónico en contrario, concediese a don
Bosco, respecto a dicha obra, autoridad absoluta e independiente de la de los Obispos" 3. Contemporáneamente se ordenaba al director de
la Unidad Católica que no imprimiera nada relacionado con la Obra.

En cuanto al primer experimento, don Bosco habría deseado realizarlo en unos locales a propósito, a la parte izquierda de la iglesia;
mas, para truncar de una vez dilaciones y litigios, se puso de acuerdo con el Obispo de Génova y decidió comenzar su Obra en San Pier
d'Arena, donde ya funcionaba el Hospicio de San Vicente de Paúl.

1 Carta del teólogo Chiuso, 9 de agosto de 1875.

2 Carta a monseñor Vitelleschi, 10 de agosto de 1875. Se imprimió en la tipografía Saccone.

3 Carta del teólogo Chiuso del 11 de agosto de 1875.
46

Fin de Página 46

 

VOLUMEN XI Página: 47

Allí se debían dirigir las solicitudes, según el programa. Por eso, escribiendo a monseñor Vitelleschi, exclamaba: "Si hubiera seguido su
consejo de empezar la Obra de María Auxiliadora en otra diócesis íhabría ganado un premio en la lotería! 1".

La calma soberana del Siervo de Dios durante esta fastidiosa contienda, jamás se vio vencida; lo que resulta más admirable, si se
considera que no era sólo esta cuestión, sino que se entrelazaba con otras más graves, y todo en medio de una multitud de asuntos y
ocupaciones capaces de absorber la actividad de un hombre de los más emprendedores. Nos sigue dando pruebas de esta calma inalterable
su correspondencia epistolar. He aquí la respuesta de don Bosco a una carta apremiante del 11 de agosto, citada poco antes por nosotros
mismos.

Mi siempre querido señor Teólogo:

Como ya te dije en mi carta del 8 del corriente mes, en mi grandísimo deseo de no proporcionar sino, por cuanto yo pueda, disminuir
los disgustos de mi superior eclesiástico, he pensado transferir a otro lugar, si llega el caso, la instalación del proyecto de preparar los
jóvenes mayores para la carrera eclesiástica. Tal ha sido también el consejo que me ha dado una persona de las altas esferas, que ama
mucho a nuestro Arzobispo y demuestra mucha benevolencia con nuestra pobre Congregación.

((47)) Tú haces alusión a dos condiciones 2 que, aunque de por sí sean laudables, destruirían enteramente la autonomía de la Obra que
dejaría de ser general, para convertirse en diocesana.

Por otra parte, yo debería enviar de nuevo el proyecto al Papa que, como ya hizo la otra vez, se lo confiaría a una comisión para que lo
examinase y, según su relación, otorgaría las indulgencias prometidas. La cuestión se prolongaría mucho, tanto más cuanto que ya he
recibido carta de un Obispo que me prohíbe introduzca tal Obra en su diócesis, si la dirección y administración es de otro ordinario
diocesano.

Mucho lo siento; pero mi proyecto no ha sido bien entendido; si no me viera obligado a hablar y escribir siempre por medio de un
intermediario, la cuestión hubiera sido seguramente mejor entendida. Si alguno pretendiera fundar una obra diocesana, el Ordinario es
libre para admitirla o modificarla según le pareciere, pero aquí se trata de una Obra general, que tiene por finalidad recoger cierto número
de jóvenes. Habrá dos o tres de una diócesis y de otra ninguno. Puede suceder que pasen varios años sin que aparezca ninguno de nuestra
Diócesis. Es una obra que tiende a ayudar a las Ordenes Religiosas, a las Misiones, y que también prepararía alguno para presentar a los
Ordinarios, sin haber causado a los mismos la más mínima molestia material ni moral.

1 Carta citada.

2 "S. E. me encarga decirle, que él dará su consentimiento a la obra y además contará con el de sus sufragáneos, indistintamente, si
explícitamente se agregan estas dos condiciones: 1.ª, que los jóvenes que se admitan en dicho Colegio hayan cumplido los veinte años;
2.ª, que el Colegio esté siempre bajo la alta vigilancia del Arzobispo y de los dos Obispos más antiguos del lugar en que se erija". (Carta
del 11 de agosto).
47

Fin de Página 47

 

VOLUMEN XI Página: 48

Me escribes que no se me permitirá imprimir y difundir el Proyecto o Programa, ni implorar la beneficencia. Hasta ahora no se ha
hecho esto en nuestro país. Siempre he estado convencido de que estos documentos se podían imprimir con la sola revisión eclesiástica y
que tales cuestaciones se podían efectuar, ya que no pertenecen de ningún modo a los temas de la jurisdicción eclesiástica. Así lo he
hecho desde hace treinta y cinco años hasta ahora. Con todo, no publicaré nada en la diócesis y, si llega el caso, pediré el permiso
impuesto y, si me fuere negado, iré a limosnear a otra parte. Me disgusta mucho que, entre todas las cosas que se están diciendo de mí, no
se haga ni mención de los esfuerzos realizados en el pasado y en el presente para preparar jóvenes para el seminario de Turín 1; ((48)) de
lo mucho que hacen los salesianos en la predicación, en la catequesis y en cuanto pueden, sin que el Ordinario haya debido soportar
ningún gravamen. Y ahora que, como retribución, se esperaría una especial benevolencia y apoyo, se encuentra con un serio obstáculo.
Obstáculo que, ni siquiera uno de los muchos obispos que han conocido el proyecto, ha tenido la ocurrencia de plantearse.

Ten paciencia, lee como puedas esta carta y ten por seguro que yo no tengo más finalidad que la de hacer un poco de bien con esta
Obra, de la que nuestro señor Arzobispo dijo y escribió muchas veces: que lleva consigo el dedo de Dios, y es una de esas obras que todo
el que pueda debe ayudar. Tenme siempre, con toda estima, por tu

Turín. 14-8-75.

Afmo. y s.s.
JUAN BOSCO, Pbro.

En la misma calma y resignación se inspira una memoria dirigida el 24 de agosto a monseñor Vitelleschi. El Secretario de la
Congregación de Obispos y Regulares le notificaba que había comunicado al Padre Santo las reclamaciones del Arzobispo de Turín y del
Obispo

1 En el año 1875 el Rvdo. Soldati, canónigo honorario y prodirector del Seminario, daba una conferencia un domingo por la mañana a
todos los seminaristas. Explicaba un capítulo de la Imitación de Cristo, y aprovechó la ocasión para hablar del respeto debido al señor
Arzobispo y de la educación que se daba en ciertos institutos, en los que se disuadía a los alumnos de la obediencia al superior
eclesiástico y de incardinarse a la diócesis, con escándalo y perjuicio del clero. No nombró a don Bosco, pero el auditorio entendió muy
bien a dónde iba a parar, por lo que recibieron muy desagradable impresión.

En efecto, durante el recreo del mediodía en el salón de los mayores, recayó la conversación sobre el asunto, y el asistente Rvdo.
Berrone, que se había educado en el Oratorio, invitó a los seminaristas a dividirse en dos grupos: los que habían sido alumnos de don
Bosco a su alrededor y los demás aparte. De los treinta y ocho allí presentes, treinta y cinco rodearon al asistente.

Pidióles que permanecieran así un momento, fue a llamar al Superior, diciéndole que urgía su presencia en el salón de los mayores. Y
allí le hizo ver de manera fehaciente cuántos había dado don Bosco a la Diócesis.

El canónigo pareció que se quedaba confuso, y les aseguró que no había tenido intención de ofenderles. Dijo unas palabras más de
disculpa y se retiró.

Fue testigo del hecho don Augusto Amossi, que se hizo después salesiano, y murió en el Oratorio en 1926.
48

Fin de Página 48

 

VOLUMEN XI Página: 49

de Ivrea, contra el proyecto del nuevo Colegio, y terminaba con esta observación: "Algo tendrá que responder la Sagrada Congregación"

1.
Palabras que equivalían a una petición de explicaciones.
Don Bosco se las mandó desde Mornese.

Excelencia Rvma.:

Me disgusta, y no poco, que se quiera dar a la Obra de María Auxiliadora un sentido y una importancia en la que nadie había pensado.

He aquí un breve resumen histórico. Un día comentaba con el Padre Santo la dura posición en que se iba a encontrar el Clero frente al
futuro ((49)) servicio militar: y recayó la conversación sobre la ventaja experimentada en el cuidado de la vocación de los mayores, con
los que ya se había hecho algún experimento.

El Padre Santo tuvo la bondad de animarme y yo le hablé del proyecto, que después se presentó y se dignó bendecir.

No se trataba de abrir un nuevo colegio, sino únicamente de reunir en alguna de nuestras casas aquella clase de alumnos. Esto ya se
hacía, aunque en pequeña escala. Lo que ahora se deseaba era hacerlo en mayores proporciones. A fin de evitar quejas del Arzobispo, se
presentó el programa a la revisión eclesiástica. El Arzobispo no respondió, pero mantuvo pendiente la respuesta durante ocho días sin dar
razón alguna. Y durante ese tiempo escribió a Roma y envió una circular a los Obispos de las provincias eclesiásticas de Génova, Vercelli
y Turín invitándolos a suscribir una protesta contra el proyecto, ante la Santa Sede.

Los obispos, según he podido saber, contestaron poco más o menos en este sentido: "Cuando algo ha sido bendecido por el Padre
Santo, ya no se trata de aprobar o desaprobar, sino de ingeniarse para que sus santos deseos surtan efecto". Además escribió otra circular,
y una tercera después, en las que ponía las siguientes condiciones: "Los alumnos deberían tener de los veinte a los treinta años y debían
estar bajo la dependencia del Arzobispo de Turín. Desagradó esta última, y varios Obispos me escribieron manifestando seriamente que
no aceptaban tal condición porque de este modo el Ordinario mandaría en la diócesis ajena.

He intentado escribir, pero no me respondió más que su secretario con palabras que no solventaban nada; intenté hablar personalmente
con el Arzobispo, y, después de horas y horas de espera, se notificó que comunicase mis pensamientos a su secretario, porque él no podía
concederme audiencia. Encargué entonces a éste que comunicara a su Superior que yo no intentaba hacer nada nuevo, sino dar más
amplitud a lo que ya se hacía; que no era una obra de carácter diocesano, sino general; y podría darse el caso de que uno de su diócesis
viniese a formar parte de los nuevos alumnos; que tampoco era mi deseo hacerlos sacerdotes, sino unos buenos seglares, instruirlos en las
ciencias literarias y cuando quisieran deliberar sobre su vocación, dejarlos en libertad de volver a su diócesis, entrar en religión o ir a las
misiones extranjeras.

Y por último le manifesté por escrito: "que deseando ahorrar molestias a mi Superior Eclesiástico, comenzaría la Obra proyectada en
otra diócesis en la que me la habían pedido; y que así creía desaparecía todo temor y acababan todas las controversias".

Replicó el Secretario que el Arzobispo me prohibiría imprimir el proyecto en su

1 Carta del 15 de agosto de 1875.
49

Fin de Página 49

 

VOLUMEN XI Página: 50

diócesis, difundir el correspondiente programa, hacer cualquier cuestación, etc., etc...

Le respondí que me sujetaría totalmente a sus órdenes.

Y entonces decidí hacer el experimento de la Obra de María Auxiliadora ((50)) en la casa de San Pier d'Arena, diócesis de Génova,
donde gozo del consentimiento pleno del Arzobispo.

Otros Obispos me piden también que se vaya a abrir en sus diócesis algo semejante y espero que en años sucesivos podré contentarlos.

Me parece que de este modo el Arzobispo de Turín no tiene de qué lamentarse y, si así lo desea, ponga él mismo manos a la obra y
llegue a un acuerdo con el Obispo de Ivrea, puesto que yo veré con gusto que hagan ellos en sus diócesis lo que no consideran oportuno
que haga otro.

Y así, multiplicados los brazos y el esfuerzo, mayor será el éxito de la empresa.

Si V. E. tiene algún consejo que darme, lo recibiré como un verdadero acto de caridad; ya que esta obra, aun siendo como es según la
voluntad de Dios, requiere ser ejecutada con suma prudencia, como lo serían las sugerencias de V. E.

Escribo esta carta desde la casa de María Auxiliadora, donde he dado una tanda de ejercicios espirituales para ciento cincuenta señoras,
dirigidas por las religiosas en lo tocante a la disciplina y a los cuidados materiales. Se trata de las Hijas de María, de las que ya hemos
hablado alguna vez y que aumentan mucho; tienen ya las escuelas de un pueblo, un internado y dos casas en otras diócesis. Mornese
pertenece a la diócesis de Acqui, y el obispo diocesano, monseñor Sciandra, nos hace verdaderamente de padre y nos dirige en todo.

Dígnese compadecer benignamente las continuas molestias que le ocasiono y permítame que con el mayor agradecimiento me profese,

De su Excelencia Reverendísima

24 de agosto de 1875

Su seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

P. D.-Para evitar cualquier choque, no se imprime en nuestra tipografía el proyecto y el programa de la Obra de María Auxiliadora,
aunque ya se había empezado; se imprime en Fossano, con el visto bueno y la aprobación del Obispo, que es el benévolo monseñor
Manacorda.
Pero el Ordinario no tenía paz ni sosiego. El 25 de agosto, en una comunicación al cardenal Bizzarri, después del asunto oficial
acometió el tema que le inquietaba, explayándose en reconstruir la historia de la Obra según su punto de vista. Mas, mientras esperaba
que le llegara de Roma alguna respuesta, don Bosco recibió esta consoladora cartita del cardenal Antonelli:

((51)) Ilmo. señor don Bosco:

Se ha prestado la debida atención a cuanto V. S. Ilma., me exponía en su carta del 8 de agosto ppdo., referente a las dificultades para
realizar en esa ciudad su proyecto de la Obra de María Auxiliadora para las vocaciones al estado eclesiástico. Ante tales

Fin de Página 50

 

VOLUMEN XI Página: 51

dificultades ha parecido prudente el partido que V. S. ha decidido tomar, esto es, comenzar la Obra en otra diócesis, donde no le falte el
consentimiento y el apoyo del Ordinario.
Al dar esta respuesta a su dicha carta, hago votos por el feliz éxito de su empresa y con los sentimientos de mi alta estima me reitero,
De V. S. Ilma.
Roma 4 de septiembre de 1875.

Su seguro servidor

G. C. ANTONELLI
El Siervo de Dios, amigo de la paz, actuaba a la luz del sol; por eso, sin sombra de resentimiento y aunque no estaba obligado a ello,
quiso comunicar al Ordinario su decisión de establecer en otra parte a los Hijos de María y lo hizo, como puede verse por la siguiente
carta 1:

Excelencia Rvma.
:
Para no ocasionar más disgustos ni molestias a V. E. Rvma., he comenzado en otra diócesis la Obra de María Auxiliadora.
Desearía difundir algunos programas también en la archidiócesis de Turín; pero no lo haré, hasta que haya obtenido el debido permiso

para ello.
Ruego, por tanto, a V. E. me conceda tal favor, si no lo considera contrario a la mayor gloria de Dios.
Con la máxima veneración tengo el alto honor de poderme profesar,
De V. E. Rvma.
Turín, 29-9-1875.

Su seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

((52)) Cuando don Bosco escribía o hablaba de este enojoso asunto, guardaba una calma llena de prudencia y caridad. El 14 de agosto
refirió al Capítulo Superior el estado de la cuestión y no profirió una palabra más de lo necesario y siempre con aquel tono de afabilidad
indulgente que le era habitual. A fines de enero del año 1876 dijo a don Julio Barberis:

"Ya hemos puesto en marcha la obra de María Auxiliadora. Parece que este primer año hay algunas dificultades, que no van las cosas

1 Una colección de veintisiete cartas, en poder del teólogo Giuganino, cuando se dispersó la biblioteca del difunto canónigo Chiuso, y
que pasaron después a nuestro archivo, nos permiten llenar parte de las lagunas que todavía existen en la correspondencia de don Bosco
con el Ordinario y con la Curia.

Fin de Página 51

 

VOLUMEN XI Página: 52

como desearía; el número, en efecto, es algo reducido. Pero verás lo bien que va a resultar y, con el tiempo, será la única solución para los
Obispos y para las Misiones.

"Ahora muy fácilmente se dice: son malos tiempos, pero pronto cambiarán; vendrán tiempos mejores y aumentará el número de
vocaciones. Podemos desear estos tiempos mejores; pero, no esperarlos. Si es cierto que los efectos son proporcionados a las causas, y
que, puestas las causas, han de venir las consecuencias, las cosas que ahora estamos presenciando tienen tan hondas y funestas raíces, que
los efectos han de resultar muy amargos y prolongados; no hay quien pueda calcular su término. Hace sólo treinta o cuarenta años había
varios Estados católicos: uno podía esperar el amparo del otro; pero, ahora ya no es posible. Sin embargo, cobremos ánimos. La mies es
grande; también nosotros hemos de aportar nuestra piedrecita para el majestuoso monumento de la victoria" 1.

Los Obispos más iluminados intuían la santidad y utilidad de la Obra. El Obispo de Albenga la proclamaba muy digna de todo
encomio, por lo que animaba al que la había ideado a poner en práctica la ejecución de su designio 2. El Obispo de Vigévano veía
calcado en la Obra el espíritu de don Bosco, en quien siempre había admirado al Hombre de Dios 3.

Según el Obispo de Acqui aquella Obra venía a remediar una necesidad muy sentida, lo que confirmaba así con un hecho: ((53)) "Ayer
mismo se me presentó un párroco diciéndome que hay en su parroquia un joven de veinticuatro años, libre del servicio militar, muy
piadoso y de ingenio despejado, que desea ardientemente abrazar la carrera eclesiástica; pero, como no conoce la lengua latina, no se
siente con ánimos, por su avanzada edad, para seguir en el Seminario los cursos ordinarios de latín; y además, que carece de los medios
suficientes para ello. Ciertamente, a este joven y a muchos otros que se encuentran en las mismas circunstancias, les resultaría muy
oportuna la Obra que don Bosco se propone" 4.

El Obispo de Alessandria recomendaba "de muy buen grado" el proyecto, pidiendo a Dios que con su gracia lo ayudase a realizarlo 5.
Al Obispo de Tortona, aun considerando oportuno y muy útil el ingreso de los muchachos adolescentes en el asilo seguro del Seminario,

1 De una crónica manuscrita, de don Julio Barberis (23-1-1876).

2 Carta al Padre Santo, 12-4-1875.

3 Carta al cardenal Berardi, 12-4-1875.

4 Carta al cardenal Berardi, 15-4-1875.

5 Carta del 16-4-1875.
52

Fin de Página 52

 

VOLUMEN XI Página: 53

para prepararlos con mayor seguridad y éxito al ministerio sacerdotal, le parecía innegable que, mediante la Obra de María Auxiliadora,
se conseguiría enrolar un contingente considerable y, sobre todo necesario en nuestros tiempos, de jóvenes adultos con mayor aptitud para
llegar a ser buenos sacerdotes" 1.

Y en el decir del Obispo de Casale, "aquel Hombre de Dios que era el presbítero Juan Bosco" había trazado un programa de la Obra
"muy bien concebido, y tal, que se pueden esperar de él preciosísimos frutos" 2. El Arzobispo de Génova esperaba que "fuera de gran
utilidad para la Iglesia", ya que escaseaba tanto el clero 3.

La cuestión de los Hijos de María, como entonces se llamaban los jóvenes de vocación tardía, era un tema que don Bosco trataba
siempre con visible complacencia. El 6 de febrero del 1876 conversaba con varios salesianos; después de haberse lamentado de la tiránica
ley del servicio militar, que ocasionaba la pérdida de tantas vocaciones, ((54)) y de haber dicho que él buscaba un remedio, juntando a
jóvenes que ya hubieran cumplido el servicio militar o que estuvieran exentos, prosiguió: "También en esto nos imitarán muchos
Obispos; pues, al ver el buen resultado de la prueba que nosotros hacemos con estos adultos, seguirán nuestro ejemplo y abrirán casas con
este fin 4.

"Deo gratias. Nosotros tomamos la iniciativa y nos consideramos muy felices de que el bien se propague, sean cuales fueren los medios
y los modos con los que se logra. Yo tengo puesta una esperanza extraordinaria en los Hijos de María. Me parece que es el único recurso
de la Iglesia en estos tiempos.

"-Es de admirar, exclamó uno de los presentes, cómo van las cosas. Don Bosco comienza y nunca da marcha atrás.

"-Por eso, siguió diciendo don Bosco, no damos nunca marcha atrás, porque vamos hacia adelante sobre seguro. Antes de emprender
algo nos cercioramos de que es según la voluntad de Dios. Siempre empezamos las cosas con la certeza de que es Dios quien las quiere.
Y con esta certidumbre, vamos adelante. Parecerá que miles de obstáculos entorpecen el camino, pero no importa; Dios lo quiere y
nosotros seguimos intrépidos contra cualquier obstáculo.

"-Ahí está precisamente lo difícil, dijo don César Chiala; estar seguros de que Dios quiera tal cosa.

1 Carta a don Bosco, 16-4-1875.

2 Carta al Padre Santo, 18-4-1875.

3 Carta al Padre Santo, 18-4-1875.

4 Así ha ocurrido. Después de la guerra europea, por ejemplo, en Francia, en Alemania y en otras partes aparecieron institutos de este
género, gracias a Obispos llenos de celo.
53

Fin de Página 53

 

VOLUMEN XI Página: 54

"-Sin una verdadera revelación, "quién puede estar seguro de ello? repetían los demás.

"-Nosotros, sin embargo, continuó don Bosco, sin atender a aquellas reflexiones, confiando ilimitadamente en el Señor y en su divina
Providencia, seguimos adelante a ciegas. Antes de emprender un trabajo, examinamos muy bien los medios; no los medios reales, que no
se tienen, porque íentonces!... sino aquéllos con los que prudentemente se puede contar. Después, acabada una parte del trabajo, me dijo:

"-íEa, descansemos un momento! "Podemos ((55)) continuar? "Hay esperanzas? "Pueden ofrecernos esperanzas las cosas con que
contamos? Y se va adelante despacito. Además, cuando hemos comenzado una cosa no estamos allí mano sobre mano; sino que tira por
aquí, tira por allá; escribe cartas, tarjetitas, invitaciones; haz rifas, busca suscripciones... y se pone en movimiento a medio mundo. Y todo
esto lo tengo previsto al comenzar una obra; de otra manera "cómo ir adelante? Yo confío ilimitadamente en la divina Providencia; pero
es que la Providencia también quiere ser ayudada con inmensos esfuerzos por nuestra parte" 1.

La Obra de María Auxiliadora, aunque acosada en sus inicios, hay que colocarla en el número de las que daban a don Bosco no unas
vagas probabilidades de éxito, sino "esperanzas extraordinarias". El mismo lo proclamó el 26 de septiembre de 1875, presidiendo unas
conferencias otoñales a los primeros salesianos; y luego añadió: "Estos jóvenes, ya maduros y con criterio, darán mucho fruto apenas
sean sacerdotes; y más aún, lo dan antes de ser sacerdotes; porque asisten, vigilan, dan clases elementales. Ya hay también muchas
peticiones de soldados y hemos aceptado hasta la de un sargento mayor. Todos los días recibo cartas de Obispos que recomiendan la Obra
y de jóvenes y párrocos que presentan solicitudes de aceptación" 2.

Al comienzo del nuevo curso escolar, aunque el grupo principal, digamos oficial, de esta suerte de jóvenes, estaba en el Hospicio de
San Pier d'Arena, había también un grupo bastante numeroso que permanecía en el Oratorio. Pero unos y otros asistían a clase juntamente
con los muchachos. Los recién llegados encontraron en el Oratorio un buen número de compañeros que tenía las mismas aspiraciones y
que estaban allí hacía tiempo. Aquí introdujo don Bosco una novedad en el mes de marzo de 1876. Eligió a los mayores del segundo y del

1 Crónica citada, febrero de 1876.

2 Crónica citada, septiembre de 1875.
54

Fin de Página 54

 

VOLUMEN XI Página: 55

tercer curso y formó con ellos una clase aparte, con programa especial, ((56)) a base de latín y de italiano, con la intención de acelerarles
el fin del curso y prepararles para imponerles la sotana en el próximo mes de noviembre. Esta clase extraordinaria se denominó escuela de
fuego, dado el ardor y entusiasmo que en ella reinaba.

Ya había anunciado el funcionamiento de esta clase en las consabidas "buenas noches" del 8 de febrero.

Quiero hablaros esta noche de una cosa de la que ya he hablado con algunos en particular; pero que todavía no es pública y que, como
espero, ha de producir mucho bien. Por eso hoy quiero decírosla a todos.

Mirad: yo quisiera hacer una gran redada de peces: echar mis redes, tirar después de ellas y arrastrar hacia mí a todos los que quieran
dejarse pescar. Fijaos: me piden insistentemente desde América que mande misioneros; hay allí inmensas regiones faltas de misioneros.
Gimen todavía aquellas gentes en las sombras de la muerte, en las tinieblas de la idolatría, y perdura tanta desventura porque no ha
habido aún ningún misionero que haya ido hasta allá para predicarles la verdadera religión.
También aquí en nuestras tierras empieza a sentirse una gran escasez de sacerdotes. Todos se lamentan: "cómo es que no hay nadie que se
haga sacerdote?

Esta escasez de sacerdotes en nuestra tierra y la necesidad que se siente de misioneros, me han inducido a organizar un curso especial
de estudios para los que quisieran hacer más rápidamente los cursos de latín y de filosofía. Empezaré con una escuela de fuego en la que
no se estudien más que las asignaturas necesarias, sin el enredo de materias accesorias, y así podrán concluir los estudios más deprisa.

Podrán asistir a esta escuela aquellos que lo deseen del cuarto y del tercer curso y quizá también alguno del segundo, que ya esté
entrado en años, es decir, con más de dieciséis.

Si fuera todavía tan joven que tuviera, por ejemplo, sólo ocho años, no necesita precipitar los estudios; ese tiene comodidad para
hacerlos todos regularmente. Con ese curso, hecho como os decía, con gran fuego, a base de buenos profesores, y contando con vuestra
buena voluntad, espero que podremos conseguir imponeros la sotana para la fiesta de Todos los Santos.

La primera condición que se requiere es una gran voluntad, porque si ya es débil, ahora que los estudios son lentos, cuando se aceleren
tanto, no podríais seguirlos. Por tanto, es menester que vuestro profesor pueda dar testimonio de vuestra gran voluntad de estudiar. No os
maravilléis preguntando: -"Cómo podremos ir tan deprisa?

Yo veo que, con las condiciones que ahora os diré, con buenos profesores, buena voluntad y, además, contando con vuestro gran
ingenio y talento, la cosa resultará. (Murmullos, sonrisas generales y complacencia de muchos al escuchar aquel elogio).

((57)) Oíd ahora las otras condiciones, a más de la edad y de la buena voluntad que os he dicho. Es necesario que cada cual se decida
por permanecer aquí o por ir a las Misiones. Digo permanecer aquí, en el Oratorio, o por lo menos que no pertenezca a la diócesis de
Turín, porque para entrar en el seminario de esta diócesis exigen el certificado de haber aprobado el quinto curso gimnasial; pues, aunque
uno estuviera adelantado en los estudios, como le sucedió a Gilio, el curso pasado, y hubiera quedado entre los primeros en los exámenes,
para poder vestir la sotana, solamente por no
55

Fin de Página 55

 

VOLUMEN XI Página: 56

haber hecho el quinto curso, no pudo vestir el habito clerical y tuvo que ir a Giaveno para formalizar el quinto curso.

Creo que en otras diócesis no exigen este requisito y, si uno esta aprobado por nosotros, le admiten sin mas para tomar la sotana
clerical. No puedo, sin embargo, dar ninguna seguridad ni garantía de ello. Aquí en Turín hay que examinarse, ademas, de todo el
catecismo mayor, lo que no se podría preparar aquí entre nosotros, yendo con prisas. Es preciso renunciar a todo examen público, o al
menos pensarlo bien antes de presentarse, porque en estos examenes hay que ir preparado para todas las materias exigidas por los
programas; y nosotros, para adelantar en las materias principales, como son el latín y el italiano, dejaremos otras materias accesorias, las
cuales, aun sin saberlas bien, no impiden hacer los progresos suficientes. Por eso, el que quisiera conseguir el título de bachiller, no puede
tomar parte en esta escuela especial que proyectamos.

Hace falta que tenga paciencia y renuncie a las vacaciones normales. Se podran conceder algunos días de esparcimiento; se harán los
ejercicios en Lanzo, durante los cuales dejaremos a un lado los libros para entregarnos a las practicas de piedad; pero nada mas, porque es
muy necesario ir deprisa.

Comenzando en los primeros días de marzo, como me he prefijado, hay todavía ocho meses hasta noviembre, y en ocho meses,
estudiando con empeño, se pueden hacer muchas cosas. Es bueno, además, que advirtáis esto. Si se tratara de que hubiérais de ir a otro
sitio, por ejemplo, al seminario, ordinariamente no hay clase de literatura. Pero aquí, entre nosotros, se da clase normal de literatura
italiana y latina en los dos cursos de filosofía; por tanto, aunque ahora se vaya un poco mas aprisa, hay tiempo y comodidad para
rehacerse después, durante la filosofía.

Tenemos el ejemplo de algunos del año pasado que, si bien estaban flojos en italiano y en latín, sin embargo, si se aplican este año y el
que viene, esperamos que podran aprovechar y hacerse útiles tanto para sí como para los demás.

Como veis, queridos míos, nos vemos obligados a ello; nos llaman por todas partes, nos esperan en muchos lugares; América con mas
ansiedad que otras tierras, espera nuestra ayuda, espera muchos operarios semejantes a Javier, intrépidos conquistadores como él. Nos
vemos obligados, es cierto; pero haremos de la necesidad virtud. ((58)) Animaos, queridos hijos míos, decidamonos a consagrarnos todos
al Señor; haga cada uno de vosotros lo posible, según sus cualidades, para promover su gloria y estad seguros de que el Señor no dejara
de bendeciros. Buenas noches.

Un corto episodio de los primeros días pide que no se le deje en el silencio.

Don Bosco había ordenado al director de las escuelas, como entonces se llamaba al que hoy llamamos consejero escolástico, que hiciera
traducir a Cornelio Nepote en la escuela de fuego, pero el buen hombre, viendo que los que procedían del tercer curso, ya habían
traducido a aquel autor, lo sustituyó por César y lo hizo sin decir nada a don Bosco. Ocurrió lo previsible: los otros, que procedían del
segundo curso, se encontraron en un atolladero al meterse tan de improviso a luchar con los Comentarios, por lo que algunos pidieron
volver a las clases regulares.
56

Fin de Página 56

 

VOLUMEN XI Página: 57

Cuando don Bosco se enteró de lo ocurrido reprendió al Director de estudios, en presencia de otros sacerdotes y con cierta energía,
diciéndole:

-Si se hubiese cumplido la obediencia, no habría sobrevenido este contratiempo; y si se hubiesen preparado los ánimos de los jóvenes
para la comprensión de este texto, de la forma que yo había dispuesto, todo hubiera salido mejor.

Su sugerencia había sido la de que, al principio, para no desanimar a los más atrasados, se les presentara el paso a Cornelio Nepote en
estos términos:

-Hasta ahora habéis traducido el Epítome gramatical y habéis estudiado muchos capítulos; ahora hay que dar un paso hacia adelante y
meterse con Cornelio, como se hace en el gimnasio. Además, junto a vosotros, estarán los del curso superior, pero iréis adelante todos
con el mismo autor.

El Director de estudios intentó dar una explicación, observando que algunos ya habían traducido a Cornelio. Pero don Bosco cortó
resueltamente:

-No es esta la cuestión: la cuestión es que habíamos quedado en eso; íla obediencia pedía que así se hiciera!

Ante el apuro que ocasionó el incidente, uno de los presentes quiso cambiar de conversación; pero hubo quien intervino ((59)) diciendo
que los tres que habían dejado la escuela de fuego para volverse a su clase eran muchachos muy buenos.

-Yo no cuento ya con esos tres jóvenes, interrumpió don Bosco. No me atrevo a darles ningún consejo, ni dirección. Se han vuelto atrás
de un compromiso adquirido...

Pero la mirada de don Bosco iba más allá del alcance de sus palabras, como si quisiera significar que la responsabilidad de lo ocurrido
caía en buena parte, si no del todo, sobre el Director de estudios 1.

Es una lección que lleva nuestro pensamiento al santo Patrono de los Salesianos. Un acto que, en materia de obediencia no constituía ni
culpa venial, sino que se reducía a una simple imperfección, le costó a santa Francisca de Chantal una reprensión tan severa y tan solemne
por parte de su santo Director, que todavía se recuerda el lugar donde éste se la impuso, y aún hoy se señala y respeta con temor
reverencial. El indulgente san Francisco de Sales medía las exigencias de su dirección espiritual según las condiciones individuales de las
almas que él guiaba por el camino de la perfección; y, por eso, con las almas llamadas

1 Crónica citada, 27 de marzo de 1876.
57

Fin de Página 57

 

VOLUMEN XI Página: 58

a la más alta perfección, tomaba por norma el principio del Evangelio: Cui multum datum est, multum quaeretur ab eo (a quien se le dio
mucho, se le reclamará mucho) 1. Así el lenguaje de don Bosco, que de momento pareció "gravísimo", en realidad no contrastaba mucho
con la idea de la santidad. A los más antiguos, obligados a mayor virtud, él les exigía mayor fidelidad en ajustarse a sus intenciones.

Pero es preciso añadir que en el mismo Oratorio no todos pensaban como don Bosco respecto a los Hijos de María; algunos tenían poca
confianza en el buen resultado de individuos de dura mollera y que, por añadidura, habían sido, hasta días antes, rudos obreros o
campesinos. Es sabido que las novedades engendran dificultad; además, no solía don Bosco manifestar su pensamiento a todos, ni todo
de una vez, sino de acuerdo ((60)) con las conveniencias y en cuanto esperaba ser comprendido. En consecuencia, el que se había
habituado a ponerse dócilmente en sus manos, procuraba hacer lo que él decía, seguro de que era lo mejor; sin embargo, el que no había
renunciado a buscar el pelo al huevo, o que sólo miraba la superficie de las cosas, siempre encontraba algo que decir. "Quién habría
imaginado, en nuestro caso, cuántos hijos de Abrahán y quiénes serían los sacados de las piedras, por obra de don Bosco? Pudo verse
después, singularmente en las Misiones, el temple de hombres apostólicos que produjo la escuela de fuego.

Pero don Bosco, según su costumbre, obraba y dejaba hablar. No se le escapaba una ocasión en la que pudiera poner de relieve aquella
escuela a fin de que se la tuviera en consideración y se ganara las simpatías y la ayuda de la casa. Con la intención de que la Obra entera
formara un cuerpo uniforme, distinto del resto y bien dirigido, puso al frente al santo de don Luis Guanella, quien aceptó de buen grado el
delicado encargo. Al poco tiempo, preparando un viaje para Roma y con el deseo de presentar al Padre Santo una carta de cada una de las
secciones del Oratorio, quiso que también figurara la de los Hijos de María, y encargó al director que la escribiese. Don Luis Guanella
redactó este precioso documento, que los lectores nos agradecerán se lo hayamos ofrecido:

Beatísimo Padre:

La Providencia, en cuyas manos está la suerte de los hombres, me llamó para ser religioso en esta Congregación Salesiana, mientras
actuaba como párroco de Savogno, en la diócesis de Como.

1 Luc. XII, 48.
58

Fin de Página 58

 

VOLUMEN XI Página: 59

Aquí estoy ahora, con el alma llena de la más grande satisfacción, por lo que doy gracias a Dios. El tiempo pasa veloz en las
ocupaciones que la bondad de los superiores me confía. Los días festivos dirijo el Oratorio de San Luis, frecuentado por cerca de
setecientos buenos muchachos de la ciudad. Pero mi mayor alegría y la n más seria, durante la semana, es la dirección y la escuela de los
Hijos de María Auxiliadora, que Vuestra misma Beatitud se dignó bendecir y favorecer con tanta bondad.

Estos Hijos de María son más de ciento, y cuarenta de ellos al menos vestirán la sotana en noviembre próximo; ((61)) son jóvenes de
una bondad ejemplar y de admirable aplicación. En esto, aun los más discretos son invencibles 1.

Muchos pueden comprometerse a hacer los cinco cursos de latín en doce meses; y los otros en dos años. Están entusiasmados con la
persona de nuestro queridísimo don Bosco, son admiradores del Pontífice de la Inmaculada y están impacientes por ejercer el ministerio
de las almas.

Bendígalos a todos, Beatísimo Padre, para que, como se espera, se multipliquen en los años venideros y lleguen todos a ser obreros
eficaces en la viña del Señor.

Bendígame a mí el Vicario de Jesucristo. Estoy terminando de escribir la obra: Guía del pueblo católico o Doctrina Católica en cuarenta
capítulos con abundantes parábolas y ejemplos. Bendígame en todo esto y sobre todo en lo que el Señor disponga de mí cada día, hasta el
término de mi vida.

Bendiga a la diócesis de Como, para que pronto tenga un colegio de la Congregación Salesiana.

Me resta suplicar a Vuestra Santidad me otorgue a mí, a mi querida madre, a mis hermanos y parientes indulgencia Plenaria in artículo
mortis, cuando el Señor llame a Sí a mi persona y a la de los arriba dichos, hasta el tercer grado. Mientras tanto, nosotros suplicaremos al
Señor que haga aparecer pronto días de paz y de alegría para la Augusta Persona de Vuestra Santidad.

Pediremos para que todos los hombres reconozcan en el gran Pontífice de la Inmaculada y del Concilio Vaticano al Angel Tutelar de las
naciones.

Postrado a los pies de Vuestra Beatitud ahora y siempre ofrece sus respetos y se profesa

1.° de abril de 1876.

Su hijo amantísimo LUIS GUANELLA, Pbro.

El Siervo de Dios presentó personalmente este escrito al Papa, el cual se dignó leerlo, comentarlo y firmarlo con fecha 16 aprilis 1876 y
con la siguiente bendición: Benedicat vos Deus et dirigat vos in viis suis.

Nuestro buen Padre salió tan contento, que, pese a sus muchas obligaciones, no pudo retardar el dar noticias a don Luis Guanella:

1 Quiere decir que aun los más mediocres de ingenio no se dejan vencer por las dificultades.
59

Fin de Página 59

 

VOLUMEN XI Página: 60

((62)) Muy querido don Luis:

En la última audiencia de ayer, 15, dignóse el Padre Santo leer con gran ndad hasta la última línea de la carta que le habían dirigido los
Hijos de María. Después preguntó cuántos eran, qué estudiaban, qué esperanzas se podían concebir sobre ellos, cómo andaban de salud y
si manifestaban inclinación por las misiones extranjeras, etc. Procuré informarle lo mejor posible y él dijo:

-Doy gracias a Dios de que haya dispuesto se iniciase esta Obra. Decid a estos buenos jóvenes lo mucho que los amo en el Señor, que
cuento con ellos para ganar almas para Dios. El estudio, la moralidad, el desprecio del mundo, deben constituir su programa. Los bendigo
de corazón.

Y dicho esto, tomó la pluma y escribió unas preciosas palabras al pie de la carta que le habían enviado los Hijos de María. Después les
concedió muchas indulgencias que les comunicaré de palabra.

Entre tanto, mi querido don Luis, trabaje de buen grado: la gracia de Dios no nos faltará. Calma, paciencia y ánimo. Y muchas cosas
que le diré...

Salúdeme cariñosamente a todos los Hijos de María y comunique también a don Pablo Albera la bendición especial que el Padre Santo
envía para los Hijos de María que están en aquella casa.

Quiérame en Jesucristo y créame

Roma, Pascua 1876.

Su afmo. amigo JUAN BOSCO. Pbro.

P. D.-Le pido una oración y una comunión, según mi intención; diga lo mismo a don Julio Barberis para los novicios.
Al mismo tiempo, para animar a las personas caritativas que, de acuerdo con el programa, cooperaban con él a la empresa, don Bosco
presentó al Papa una súplica impetrando indulgencias especiales para ellos 1.

Desde Roma le llegó un amplísimo Breve, que debería haber acabado para siempre con toda oposición.

Mas no fue así. Un artículo aparecido en la Unità Cattolica del 17 de septiembre, despertó de pronto la cuestión canónica. Después de
dar una sencilla noticia sobre la finalidad y naturaleza de la Obra de María Auxiliadora, publicó en ella esta relación:

"La primera experiencia, efectuada este año, ha resultado muy satisfactoria. Se eligió como lugar a propósito para estas escuelas, el
Hospicio de San Vicente de Paúl en San Pier d'Arena. Sin embargo, allí sólo se pudo ((63)) admitir un número limitado, puesto que aún
no se ha concluido el edificio que se construye para este fin.

1 Apéndice, documento n.° 3.
60

Fin de Página 60

 

VOLUMEN XI Página: 61

"Por este motivo, algunos de ellos hicieron sus estudios en otras Casas de la Congregación Salesiana. El resultado de este año es el
siguiente:

Total de alumnos ..... .. ... .. ... .. ... .. .. ... .. 100

Cursanel latín.. . .. . .. . .. . .. . .. . .. . 35

Aspiran al estado religioso ..............................
8

Aspiran a las misiones extranjeras........................
6

Se alistan en el clero diocesano ........................ 21"
.

Comunicaba a continuación la satisfacción manifestada por el Papa y los tesoros espirituales por él mismo concedidos y presentaba la
traducción italiana del Breve. El artículo, enviado por el Oratorio al periódico, se envió también al Cittadino de Génova, con algunas
variantes y con el programa de la Obra, y quizá también a otras publicaciones católicas.

"Necesito, decía don Bosco hablando de esta divulgación, que también nuestros sacerdotes y nuestros Directores conozcan la
importancia de esta Obra, porque hasta ahora no la han comprendido lo suficiente. Yo estoy persuadido de que en adelante será la mayor
reserva que podrán tener los Obispos para formarse sacerdotes y que no les sean arrebatados por el servicio militar. Necesito, además, que
se conozca la importancia de los Cooperadores Salesianos. Hasta ahora parece algo de escasa importancia; pero yo espero que, con este
medio, una buena parte de la población italiana se haga salesiana y nos abra camino para poder efectuar así muchas cosas 1".

Las limosnas en favor de la Obra de María Auxiliadora eran precisamente una de las muchas formas de cooperación salesiana, que irían
apareciendo con el tiempo.

Es muy digno de nota que don Bosco, departiendo tan familiarmente con don Julio Barberis sobre dichas publicaciones a la prensa, no
hiciera la más mínima alusión a la tempestad que, precisamente entonces, se estaba desencadenando a causa de las mismas.

((64)) Dos días después de la publicación del artículo en la Unità Cattolica, escribía don Bosco desde Lanzo, donde presidía los
ejercicios espirituales de los salesianos, un segundo artículo, y comunicaba tranquilamente al teólogo Margotti, director del periódico a la
sazón:

1 Crónica de don Julio Barberis, 1.° de octubre de 1876.
61

Fin de Página 61

 

VOLUMEN XI Página: 62

Muy querido señor Teólogo:
Le envío otro artículo sobre la Obra de María Auxiliadora, revisado ya por don Celestino Durando.
Le encargo la carta de monseñor Cagliero, para poderla reproducir en las Lecturas Católicas.
El Padre Santo quiere que nos encarguemos de las escuelas de Albano y además nos recomienda otras.
íAy, si yo tuviese mil maestros!
Dios le guarde y créame, con todo agradecimiento,
De V.S.
Lanzo, 19-9-1876.

Afmo. en Jesucristo JUAN BOSCO, Pbro.

A esa cartita respondió Margotti con la siguiente:

Muy respetable y querido don Bosco:
En este momento recibo su carta y el segundo artículo; pero ayer he recibido la reprensión que le adjunto. Nunca habría imaginado que
don Bosco me hiciera imprimir algo que no se deba publicar. La culpa es suya. Hasta ahora no he respondido al Canónigo y quizá no le
responda.
Devuélvame la carta y dígame in Domino su parecer, pero no hable de ella a nadie. Debemos hacer cualquier sacrificio de nuestro amor

propio en atención a los que Spiritus Sanctus posuit regere ecclesiam Dei (el Espíritu Santo puso para regir la Iglesia de Dios).
Tengo mucha prisa, pero le saludo cariñosamente y con la más sincera amistad.
Mirabello, 20 de septiembre de 1876.

Su atto. y s. s.
MARGOTTI, Teólogo

Permita que le prohíba sacar copia de la carta.

íCuánta prudencia y caridad por ambas partes! La de don Bosco con los suyos y la del periodista con don Bosco. Ese ((65)) "nunca
habría imaginado" y "la culpa es suya" no suenan a censura, pero recuerdan la fina ironía que el gran periodista poseía en abundancia.
íQué bien se entendían los dos! 1.

1 Efectivamente en el número del 23 de agosto había publicado este comentario a un artículo sobre las Misiones Salesianas de la
Patagonia: "La Unidad Católica siente gran afecto y veneración por don Bosco, y sabe que todos sus actos tienen por fin la gloria de
Dios, el amor a la Iglesia y al Papa y el deseo de conquistar muchas almas para Jesucristo. Nosotros nos consideraremos dichosos cada
vez que podamos favorecer con nuestro periódico sus magníficos trabajos apostólicos".

Fin de Página 62

 

VOLUMEN XI Página: 63

Defraudaríamos a los lectores y quedaría mutilada la historia si no reprodujéramos la vehemente "reprensión".

Ilmo. y Rvmo. Señor:

El señor Arzobispo me encarga que haga presente a Vuestra Señoría el disgusto que ha experimentado al leer en la Unidad Católica del
18 del mes corriente, n.° 216, un artículo sobre la Obra de María Auxiliadora, escrito sin él saber nada de ello. En el referido artículo se
publica un breve Pontificio del que no ha recibido todavía el Arzobispo de Turín copia auténtica, como es obligación. Se habla de una
asociación de fieles canónicamente establecida, de cuya institución canónica no tiene noticia alguna el Arzobispo de Turín. Se publican
indulgencias que ignora por completo dicho Arzobispo, faltando a lo prescrito por el Concilio de Trento; en total, que se desconoce el
orden jerárquico de la Iglesia, se lesionan las prerrogativas y las incumbencias que la autoridad arzobispal tiene por derecho divino y
eclesiástico. Después, desde este mismo despacho, ya se protestó de ello al reverendo don Bosco por haber hecho dichas publicaciones en
su tipografía sin el Visto Bueno de la Autoridad Arzobispal y por tal motivo se había recomendado a V. S. que no repitiera tales
publicaciones en su periódico; pero de nada sirvieron protestas y recomendaciones. No es ésta la primera vez, sino la tercera y aun la
cuarta que la Unidad Católica se vale de la libertad que se le ha dado y de la confianza que en ella ha depositado el actual Arzobispo, para
hacer publicaciones tan poco conformes a la reverencia debida por todos a la autoridad arzobispal de la diócesis y especialmente por los
periodistas, que se precian en verdad de ser católicos.

No basta hacer el bien; hay que hacerlo bien. Bonum ex integra causa, malum ex quocumque defectu.

Espera el señor Arzobispo que la Unidad Católica no volverá a darle motivos de queja en lo porvenir; y por tanto que no publicará el
programa que promete dar a conocer al final de su artículo, hasta tanto que el propio señor Arzobispo le notifique que, como continuación
a las informaciones que don Bosco tiene obligación de presentar sobre esta materia, queda todo arreglado.

((66)) Me encarga Monseñor le presente sus saludos y le felicite por el artículo La Cruz de espinas que aparece en el número citado.

Con toda mi consideración, me declaro

De V. S. Ilma.

Turín, 17-9-1876.

Su seguro servidor T. Can. CHIUSO, Secretario

Todas las aprensiones, exigencias y quejas del Ordinario, respecto a las cosas de don Bosco, provenían en gran parte de no haber
reconocido aún el legítimo privilegio de la exención, al que reverentemente hacía alusión el Obispo de Susa, como ya hemos referido. Es
cierto que la Obra existía en Turín, sólo de hecho, mientras que en el breve se daba ya por canónicamente instituida, según la fórmula
habitual,
63

Fin de Página 63

 

VOLUMEN XI Página: 64

como nos ha sido expuesto. Pero, ante todo, el Ordinario de Turín no se quejó nunca de la Obra, sino del "Colegio" y colegio
"Cosmopolita" 1;
por otra parte, en las gestiones tenidas directamente entre don Bosco y Roma es muy probable que sirviera, como título de
reconocimiento, el positivo beneplácito del Arzobispo de Génova para la erección de la Obra de San Pier d'Arena; el Director, don Pablo
Albera, por encargo de don Bosco recurrió allí a monseñor Magnasco, que aprobó la Obra y otorgó el imprimatur para la publicación del
Programa, impreso en la tipografía del Hospicio 2. Por tanto, la concesión de los favores espirituales no caían en el vacío, por
considerarlos subrepticios.

El descontento del Arzobispo se exacerbaba aún más por su persuasión de que, con la Obra de María Auxiliadora, don Bosco llevaba el
agua sólo a su molino. En efecto, aquel año, predicando en la iglesia del Espíritu Santo de Turín, después de recomendar la Obra en favor
de los clérigos pobres, había añadido: "Es cierto que en un rincón de esta ciudad se forman muchos clérigos, pero son enviados a países
muy lejanos, y por tanto no reportan ((67)) ninguna ayuda". La alusión era clara, tanto que todo el auditorio comprendió muy bien por
dónde iban los tiros; ya que en Turín sólo salían misioneros para el exterior desde Valdocco.

En la Unidad Católica apareció la carta de monseñor Cagliero, mandada desde América, como don Bosco había solicitado. Pero no se
volvió a hablar más de la Obra de María Auxiliadora. A don Bosco no le hubiera correspondido dar ningún paso ante la Curia, puesto
que, aparte de la comunicación confidencial del teólogo Margotti, no recibió ninguna otra notificación. Sin embargo, dirigió al Ordinario
esta correctísima carta.

Excelencia Reverendísima:

Me comunica el teólogo Margotti que no publicará el programa de la Obra de María Auxiliadora, si antes no doy a su Excelencia
Reverendísima las debidas informaciones. Y yo le doy esta aclaración con mucho gusto.

Esta obra, como recordará V. E., se hubiera comenzado en Turín; mas, para evitar ciertas dificultades, se llevó a otra diócesis y
precisamente a San Pier d'Arena, diócesis de Génova. Aquel Arzobispo aprobó y recomendó en distintas ocasiones el proyecto,
bendecido y recomendado por el Padre Santo.

El bendijo la primera piedra del nuevo edificio, que ya está casi terminado.

Informado de todo ello el Padre Santo, hizo que una comisión examinara el proyecto y, de acuerdo con las cartas comendaticias de
varios Obispos, publicó el

1 Carta al cardenal Bizzarri, 25-8-1876.

2 Procesículo o Positio super dubio, etc., 1921, pág. 126.
64

Fin de Página 64

 

VOLUMEN XI Página: 65

Breve con el que concedía las indulgencias de los Terciarios Franciscanos a quienes favorecieran esta Obra.

Así que, cuando yo envié al teólogo Margotti las referidas comunicaciones, entendía referirme a una institución general y no local, cuya
sede estaba en Génova, y se anunciaba en la Unidad Católica por ser el periódico oficioso de las cosas eclesiásticas. En cuanto a la
censura eclesiástica, yo me atenía para todo a la praxis que sigue su Dirección con los demás artículos del periódico.

En cuanto a mí, ni el año pasado ni éste he impreso o publicado nada, ni lo haré hasta que V. E. no dé su visto bueno al folio que le
presenté el año pasado y autorice su impresión.

La copia del Breve Pontificio ya la habrá visto en dicho diario. Pero, si desease una copia auténtica, yo procuraré que llegue enseguida
a sus manos.

Le ruego, pues, humildemente permita que se publique el segundo artículo en la Unidad Católica, dispuesto a cumplir todas las órdenes
que V. E. quiera darme.

((68)) Con la mayor y más respetuosa veneración, tengo el honor de profesarme,

De V. E. Rvma.

Lanzo, 5-10-1876.

Su humilde servidor JUAN BOSCO, Pbro.

Las nuevas contrariedades le afectaron tan poco, que el 13 de octubre escribía a don Juan Cagliero y le decía: "Hemos comprado en
Niza un estupendo edificio donde podremos tener cien aprendices y otros tantos Hijos de María".

Un incidente casero, como si no fuera bastante la guerrilla de fuera, vino a añadir amargura sobre amargura en el ánimo de don Bosco,
mientras acompañaba a Roma a los Misioneros de la segunda expedición. Lo intercalamos aquí, aunque sucediera a fines del año 1876,
para no tener que volver sobre este tema.

Ya sabemos el interés que don Bosco tenía por la escuela de fuego. Su deseo de fomentar las vocaciones y los estudios de los jóvenes y
también la buena marcha de la casa, hacían que la amara. Separados de los muchachos, aquellos hombres, ya maduros, podían ser mejor
atendidos en su vocación; además, como no interrumpían sus estudios durante los meses de verano, quedaban libres de los peligros de las
vacaciones, al tiempo que, a título de descanso, don Bosco se los llevaba a Lanzo para hacer los ejercicios espirituales con los salesianos;
así tenían ocasión de poder escuchar mejor la voz de Dios. En cuanto a los estudios, constituía ya una gran ventaja el poder seguir con
ellos un programa adaptado a su condición sin exponerlos a inevitables desalientos en las clases regulares, donde se pondría muy de
manifiesto la propia inferioridad, al lado de los muchachos; además, se daba
65

Fin de Página 65

 

VOLUMEN XI Página: 66

ocasión de contentar el deseo de los más avanzados en años, que, impacientes por tener que detenerse en detalles, pedían acelerar los
cursos. En casa, además, se necesitaban personas para emplearlas en ocupaciones que no suponían mucho trabajo, pero que requerían
personas de fiar; para lo que servían a maravilla aquellos sujetos ya maduros, bien intencionados y no sujetos a un horario inflexible
como los muchachos.

Estas eran algunas de las ((69)) razones por las que don Bosco quería tanto aquella escuela por la que no ahorraba nada, con tal de verla
florecer.

Pero también sabemos que no todos la veían con buenos ojos. El mismo maestro se lamentaba de que los alumnos, distraídos con
ocupaciones muy distintas, no estudiaban bastante y no eran puntuales y asiduos a las clases. Ya no estaba tampoco al frente don Luis
Guanella, para dedicarle su cariñoso interés, porque le habían destinado a dirigir la nueva casa de la Trinidad en Mondoví; por otra parte,
el Hospicio de San Pier d'Arena aparecía cada vez más adaptado para ser la sede típica de los Hijos de María. Al planificar el curso
escolar 1876-77, durante la ausencia de don Bosco, se intentó un golpe de mano, que resultó más factible por la sumisa bondad de don
José Lazzero, entonces vicerrector, quien pro bono pacis dejó que corriera el asunto: la escuela de fuego se deshizo, algunos de sus
alumnos fueron enviados a San Pier d'Arena y otros distribuidos entre los cursos normales.

Don Bosco, que barruntó algo de ello en Roma, no esperó hasta su vuelta para expresar su disgusto. Era él quien había establecido
aquella escuela; él mismo se había puesto de acuerdo con don Celestino Durando para perfeccionarla; en diversas ocasiones y de mil
maneras había dado a entender cuánto le costaba que anduviera bien. La contrariedad debió causarle, sin lugar a dudas, mucha pena.
"Cierto que ya funciona en San Pier d'Arena, escribía desde Roma; pero siga funcionando, al menos una clase, en Turín, por muchos
motivos" 1.

A más de lo dicho parece que uno de los motivos de don Bosco era que, de aquellos jóvenes ya maduros, pensaba sacar excelentes
misioneros, que él mismo iría plasmando con sus propias manos. Ya lo había conseguido con algunos pocos de vez en cuando. Pero ahora
se prometía mejores resultados, trabajando a mayor escala. Son cosas que ahora se deducen de cuanto sucedió, pero que don Bosco no
podía manifestar en público.

1 Carta a don Julio Barberis, 10-11-1876.
66

Fin de Página 66

 

VOLUMEN XI Página: 67

El caso es que, al año siguiente, se restableció la escuela de fuego en el Oratorio.

((70)) Habría sido un grave error no favorecerla. Había por aquellos tiempos en el Oratorio algunos hombres que, en el decir de don
Bosco, podían considerarse como verdaderos santos y que estaban muy instruidos en las cuestiones religiosas. Estos individuos acababan
por desear hacerse sacerdotes, y se lo pedían insistentemente a don Bosco. En tres o cuatro años se les podría convertir en perfectos
misioneros, dijo él una noche en una conversación íntima 1.

Precisamente, al acabar aquella conversación y dirigirse a su habitación para ir a acostarse, se encontró con dos de aquellos buenos
seglares.

-He aquí, dijo dirigiéndose a uno que se llamaba Lago, un excelente misionero; con esta barba se impondría al mismísimo Sha de
Persia. "Quieres que te mandemos a Oceanía?

-Estoy en sus manos; por mí, esta misma noche, respondió Lago.

-Bueno, ya veremos. Pero "vestido así? Tendremos que hacerte sacerdote. íAnimo! Dejemos que actúe el Señor.

Después dirigió al otro palabras similares; tanto que los dos, mientras se iban a acostar, estaban fuera de sí por la alegría.

Lago, que era farmacéutico, había entregado todo su patrimonio para las Obras Salesianas. Fue realmente sacerdote. Trabajó mucho en
el ministerio de la confesión y fue el incomparable e infatigable secretario de don Miguel Rúa, hasta la muerte.

Toda una pléyade de celosos apóstoles, cuya fama gloriosa se perpetuará en la historia de las Misiones, salió y continúa saliendo de las
filas de los Hijos de María. "Los Hijos de María, escribe el insigne historiador P. Grisar 2, son para las Misiones Salesianas valiosos
obreros, porque ordinariamente son jóvenes robustos, endurecidos en el trabajo, la mayoría de los cuales ha debido soportar grandes
sacrificios para seguir su vocación".

1 Crónica de don Julio Barberis, 6-12-1875.

2 El P. Grisar, S. I., publicó el año 1915 en Die Katholischen Missionen de Friburgo varios artículos sobre las Misiones Salesianas de
don Bosco, que, recogidos en un volumen, forman una completa monografía. Véase: Boletín Salesiano, en italiano, octubre de 1915, pág.

305.
67
Fin de Página 67

 

VOLUMEN XI Página: 68

((71))

CAPITULO IV

LOS COOPERADORES SALESIANOS

LA figura definitiva del Cooperador Salesiano no salió toda de golpe de la mente de don Bosco. Desde el esbozo inicial del año 1841,
cuando sintió la necesidad de ser ayudado en sus oratorios festivos con la colaboración y beneficencia de seglares y eclesiásticos, se llega
a los retoques de última hora con la triple redacción del programa durante los años 1874, 1875 y 1876. Entonces quedó definida para
siempre la fisonomía del Cooperador Salesiano. No será inoportuno hacer un examen comparativo de los tres documentos que se
completan y explican mutuamente 1.

Ante todo el título. Lo que inicialmente empezó llamándose Unión Cristiana y después Asociación de obras buenas, terminó cediendo
el paso a Cooperadores Salesianos.

Una cosa es unión y otra asociación. La primera idea se ve que fue la de unir en un solo haz las fuerzas del bien para oponerlas
victoriosamente a la invasión del mal. Pero al principio pareció que bastaba una agrupación de personas, que se entendieran entre sí para
conseguir un fin dejándose llevar por su buena voluntad; después, se vio una agrupación más compacta como de miembros que formaban
un cuerpo orgánico. En efecto, entre la primera y la segunda etapa se advierte un elemento nuevo: un vínculo estable de unión,
constituido por la Congregación Salesiana, la cual, una vez alcanzada su plena existencia jurídica en la Iglesia, estrechaba más los
vínculos de unión entre sus colaboradores y ella misma.

((72)) Esto permitió seguir más adelante y llamarlos sin más Cooperadores Salesianos, cual si se tratara de una verdadera y propia
organización, comparada efectivamente a una tercera orden, y bajo este aspecto fueron considerados por la Iglesia cuando recibieron la
aprobación canónica.

Y del puro y simple título pasamos a su finalidad. Está sobreentendida

1 Para el primer programa, véase el Volumen X; para los otros dos, el Apéndice, documentos n.° 4 y n.° 5.
68

Fin de Página 68

 

VOLUMEN XI Página: 69

en el título de la primera redacción y vagamente determinada con el de Asociación de obras buenas, de la segunda; queda limitada pero
no especificada con la tercera. El título de Cooperadores Salesianos de ésta se enlaza por medio de un "o sea", con la aclaración: "un
modo práctico para ayudar a los jóvenes a mantener las buenas costumbres y la sociedad civil". Por aquel entonces no eran nunca
demasiadas las cautelas, en punto a asociaciones y sobre todo de asociaciones religiosas; podían, en efecto, suscitarse malos entendidos
por una y otra parte. He aquí la verdadera razón de aquellos títulos algo anodinos, que debían eliminar, desde el principio, toda suspicacia
que pudiera alarmar a los dos campos.

En qué consistía aquel "modo práctico", lo decían entre líneas los tres mas, pero con la variante de que, si en el primero se asignaba a
los Cooperadores como fin principal una actividad especial "en favor de la juventud en peligro", en los otros dos, con más amplia
comprensión, se les asignaba "el ejercicio de la caridad con el prójimo y especialmente con la juventud en peligro". Bien entendido que,
como la caridad bien ordenada empieza por uno mismo, se les señalaba a los asociados como primer objetivo su propio aprovechamiento
espiritual.

A continuación se indicaban los medios para conseguir el fin propuesto, que sustancialmente se reducían a cuatro en los tres programas:
cultivar la mies de la Congregación Salesiana, promoviendo la piedad del pueblo, favoreciendo las vocaciones eclesiásticas, oponiendo la
buena prensa a la mala e interesándose de todas maneras por los muchachos en peligro. Para todo lo que en estas actividades se
relacionara con la religión, constituía ley la absoluta dependencia del Sumo Pontífice, y de los obispos y párrocos.

((73)) Salesianos y Cooperadores debían considerarse como hermanos entre sí, solicitando los unos de los otros ayuda recíproca,
siempre que ello fuera posible, para promover la mayor gloria de Dios y el bien de las almas. La obligación del primer programa, de
entregar una lira al año, no apareció en los siguientes, y eso porque, a decir verdad, la colaboración económica entra por sí misma en los
medios anteriormente indicados, en cuanto que ésa sirve para actuarlos y por tanto no son necesarias prescripciones taxativas sobre el
particular.

Pasamos por alto las disposiciones concernientes al régimen interior, que siguen siendo casi las mismas desde entonces hasta hoy. Es
una organización por parroquias y diócesis, que recuerda la posteriormente dispuesta para la acción católica.

No se menciona ningún órgano oficial para los Cooperadores en
69

Fin de Página 69

 

VOLUMEN XI Página: 70

el primer reglamento; y, aunque se promete repetidas veces en los siguientes, no se empezó a publicar hasta el mes de agosto de 1877.

No se mienta en estos programas a las señoras. "Quizá no pensaba don Bosco en ellas? "O creía que podría prescindir de la
cooperación femenina? Nada de eso. Un día, en que estaba hablando familiarmente con don Julio Barberis, después de decirle que ya
estaban en marcha las clases para los Hijos de María y que pensaba en "otro asunto muy importante, esto es, en la Asociación Salesiana",
prosiguió diciendo: "Ya hace casi dos años que estoy trabajando en ello. Ahora redactaré las normas y, antes de que termine el año, se
publicarán. Harán falta dos años para consolidar la Obra. Mientras tanto, ya tengo pensado otro proyecto que iré madurando en estos dos
años y, una vez asegurada la existencia de la Obra de los Cooperadores Salesianos, lo daremos a conocer: habría que formar, diría yo,
como una tercera Orden para las señoras, que no estarían agregadas a nosotros, sino a las Hijas de María Auxiliadora 1 ". Pero, cuando
poco después fue a Roma y presentó a Pío IX su proyecto de los Cooperadores Salesianos, el Papa, al ver que ((74)) en él no se hablaba
de las Cooperadoras, desaprobó expressis verbis tal exclusión.

-Las mujeres, dijo, siempre tuvieron parte muy importante en las buenas obras, en la misma Iglesia, y en la conversión de los pueblos.
Ellas son caritativas y emprendedoras, cuando se trata de sostener las obras buenas, hasta por inclinación natural, más que los hombres.
Al excluirlas os priváis de la mejor ayuda.

Y el Siervo de Dios, para quien un deseo del Papa era un mandato, dejó de lado su modo de ver y, apenas aseguró la existencia de los
Cooperadores, agregó las Cooperadoras.

Antes de continuar la narración, queremos traer aquí dos aclaraciones de don Bosco, que, si bien las hizo bastante más tarde, resultan
muy útiles para comprender la letra y el espíritu de su Obra. En una conferencia pública, dada por él en Borgo San Martino el 1.° de julio
de 1880, repitiendo y completando un concepto que se lee en el proemio de los tres programas, dijo así:

"En algún tiempo podía ser suficiente unirse en la oración; pero hoy, cuando existen tantos medios de perversión sobre todo para la
juventud de ambos sexos, es menester unirse en el campo de la acción y poner manos a la obra" 2.

1 Crónica de don Julio Barberis, 19 de febrero de 1876.

2 Boletín Salesiano, agosto 1880, pág. 9.
70

Fin de Página 70

 

VOLUMEN XI Página: 71

Seis años más tarde, hablando a antiguos alumnos sacerdotes, reunidos en el Oratorio para celebrar su día onomástico, les dijo:

"La Obra de los Cooperadores Salesianos... se extenderá por todos los países, se difundirá por toda la cristiandad; vendrá un tiempo en
el que cooperador querrá decir cristiano verdadero... Los Cooperadores serán los que ayudarán a promover el espíritu católico... Cuanto
más perseguida se encuentre la Santa Sede, más la elogiarán los cooperadores; mientras la incredulidad vaya creciendo por todas partes,
más alto levantarán la antorcha encendida de su fe operativa los Cooperadores" 1.

El Papa Pío IX había dicho a una persona de su confianza un año antes de morir:

"Los Cooperadores Salesianos están destinados a hacer mucho bien en la Iglesia y en la sociedad civil. Su obra será tan apreciada con
el tiempo, ((75)) que ya me parece estar viendo no sólo familias, sino ciudades y países enteros que se hacen Cooperadores Salesianos" 2.

La acción católica, definida por Pío XI como cooperación de los seglares en la jerarquía eclesiástica, "acaso no encarna la idea
dominante que guiaba a don Bosco al redactar las normas de la cooperación salesiana?

Don Bosco no perdía nunca de vista en sus empresas el supremo objetivo de enriquecer a las almas con los tesoros de la gracia divina.
Hasta que sus bienhechores no alcanzaron a formar un gran número, él se imponía el deber de manifestar a cada uno el reconocimiento a
que se habían hecho acreedores, especialmente ofreciéndoles sus oraciones y las de los suyos, e implorando del Sumo Pontífice sus
bendiciones e indulgencias particulares. Pero, al aumentar éstos con el multiplicarse de sus obras, se le hacía imposible; por eso, una vez
constituida la Asociación, procuró que se les otorgaran abundantes favores espirituales que proporcionaran a los socios una preciosa
recompensa a sus sacrificios y obras de celo.

El Papa Pío IX alabó por vez primera y aprobó vivae vocis oraculo (con su palabra) La Asociación Salesiana el 22 de febrero de 1875.
Y don Bosco, animado por la benignidad del Pontífice, envió a los Obispos el Reglamento de la Asociación, junto con el de la Obra de
María Auxiliadora, implorando las correspondientes cartas comendaticias. El Obispo de Tortona, entre otros, contestaba así a don Bosco:
"La Asociación Salesiana, que muy bien puede considerarse como una

1 Boletín Salesiano, agosto 1886, pág. 4.

2 Boletín Salesiano, marzo 1878, pág. 3.
71

Fin de Página 71

 

VOLUMEN XI Página: 72

tercera Orden de su benemérita Congregación, ya aprobada definitivamente por la Santa Iglesia, me parece que es muy oportuna y diría
providencial en las actuales condiciones de la sociedad, lo mismo por la finalidad que persigue, que por la organización y modo de
funcionar que se ha trazado, muy a propósito, a mi entender, para llevar a la práctica las afectuosas recomendaciones tan repetidamente
hechas por el Padre Santo a este propósito 1".

Con la carta anteriormente ((76)) referida 2, don Bosco se valió de los buenos oficios del cardenal Berardi para hacer llegar a la Santa
Sede sus súplicas, avaladas con las cartas comendaticias episcopales.

El no podía todavía pedir la aprobación definitiva, que no se acostumbra conceder sino después de un decreto de alabanza. Por tanto
presentó una humilde instancia al Padre Santo para que se dignase conceder las siguientes facultades: 1.° que el Superior General pudiera
hacer partícipes a los bienhechores externos de las gracias e indulgencias otorgadas a los religiosos internos; 2.° que el Superior General
pudiera delegar a los directores de las casas particulares para comunicar los mencionados favores.

En el Breve de concesión, con fecha del 30 de julio de 1875 3, don Bosco tuvo la alegría de leer que los bienhechores de su Sociedad
eran considerados como si fuesen Terciarios. Se había dado un gran paso.

Pero don Bosco no se detuvo a mitad de camino; quería conseguir la aprobación formal de la Santa Sede. Por eso, el 4 de mayo de 1876
presentó al Padre Santo una humilde súplica, concebida en estos términos:

Beatísimo Padre:

Desde el día en que V. S. se dignó aprobar definitivamente la humilde CONGREGACION DE SAN FRANCISCO DE SALES ha
crecido notablemente el número de sus socios y se ensancha mucho el campo del apostolado a ella confiado. Y en vista de la creciente
necesidad, aumentó también el número de fervorosos seglares y eclesiásticos, que ofrecieron con solicitud su cooperación y
unánimemente pidieron una especie de reglamento que sirviese para conservar uniformidad en sus actividades y asegurar la estabilidad de
los sanos principios que sólo se encuentran firmes en nuestra Santa Religión Católica. Este Reglamento, Beatísimo Padre, se redactó con
el título de COOPERADORES SALESIANOS, y por medio de él se pretende invitar a los que viven en el mundo, que vengan a ayudar a
cultivar la mies que forma la finalidad de la PIA SOCIEDAD SALESIANA.

Vuestra Santidad ya se dignó hacer examinar, bendecir y recomendar este proyecto. Muchos Obispos se mostraron solícitos para
acogerlo ((77)) en sus respectivas diócesis:

1 Carta del 16-4-1875.

2 Pag. 24.

3 Véase: Apéndice, documento n.° 6.
72

Fin de Página 72

 

VOLUMEN XI Página: 73

y ahora, con sus cartas comendaticias, se presenta este humilde exponente suplicando a V. S. que, con un acto de especial clemencia, se
digne abrir los tesoros de las Santas Indulgencias. De este modo todos podrán estar seguros de que la Obra de los Oratorios está
bendecida y recomendada por V. S. y tendrán el aliento de esa Religión, a la que con tanto gusto consagran sus esfuerzos los
Cooperadores.

Todos, por tanto, suplican a V. S. se digne conceder a los RELIGIOSOS SALESIANOS y a sus COOPERADORES:

1.° Indulgencia plenaria in artículo mortis, siempre que hagan el sacrificio de su vida a Dios, aceptando el género de muerte que le
plazca enviarles;

2.° Las indulgencias y favores espirituales de los Terciarios de San Francisco de Asís;

3.° Que las indulgencias, que se refieren a las iglesias y fiestas de san Francisco de Asís, puedan lucrarse en las fiestas de san Francisco
de Sales y en las iglesias de la Congregación Salesiana.

Confiando plenamente en que V. S. querrá dignarse conceder los implorados favores, humildemente pido una bendición apostólica
especial sobre todos los Cooperadores y sobre todos los bienhechores de la Congregación, mientras con la máxima veneración y con filial
amor, me profeso

De V.S.

Turín, 4-3-1876.

Humilde y agradecido hijo JUAN BOSCO, Pbro.

La respuesta fue un Breve del 9 de mayo 1 en el cual Su Santidad Pío IX, "para que esa Sociedad adquiriese cada día mayor
incremento", concedía las indulgencias solicitadas y no por el trámite del Superior General, sino directamente a la misma "Sociedad o
Unión de Cooperadores Salesianos". Con este acto Su Santidad reconocía de forma inequívoca la Asociación.

Ahora precisaba dar a conocer a la Sociedad la bendición pontificia y los favores espirituales. A tal fin el Beato preparó un opusculito,
del que informó al Ordinario, enviándole el primer ejemplar, aunque incompleto por la razón que ahora se verá.

((78)) Excelencia Rvma.:

Esta mañana ha quedado terminada la impresión y compaginación del librito Cooperadores Salesianos. Es una especie de terciario, con
el cual el Padre Santo concede algunos favores espirituales a nuestros bienhechores. Después de la bendición del Padre Santo, ruego
humildemente a V. E. Rvma., se digne impartir también su bendición, como Arzobispo de la Casa principal, y, si no le disgusta, me
permita hacer figurar después del nombre del Padre Santo el de V. E. en el catálogo de sus promotores. Le hago estas dos propuestas,
cumpliendo un deber, y si S. E. accede, las consideraré

1 Véase: Apéndice, doc. n.° 7.

Fin de Página 73

 

VOLUMEN XI Página: 74

como dos señalados favores. Pero en todo caso le ruego acoja este escrito como señal de mi alta estima y profunda admiración hacia S. E.

Permítame profesarme con viva gratitud,

De V. S. Rvma.

Turín, 11 de julio de 1876.

Muy agradecido servidor JUAN BOSCO, Pbro.

Pero vuelve a asomarse la cuestión a la que ligeramente hemos aludido en el capítulo anterior.

Esta vez es el mismo Ordinario quien la presenta. En una primera comunicación hace saber al Siervo de Dios que Monseñor está
contrariado de que se haya publicado poco antes el libro Cooperadores Salesianos, sin haberlo sometido a la censura eclesiástica; además,
de que se hayan publicado en el mismo indulgencias y se hayan dado noticias sobre una Pía Sociedad, de cuya institución canónica no se
haya informado a la Autoridad Eclesiástica de Turín. Quiere, por tanto, el Arzobispo saber cómo se ha producido esta transgresión a lo
prescrito por las leyes diocesanas y por el mismo Concilio de Trento. Se le hacía, además, una severa reprensión por el empleo de la
banda de música en la iglesia, en contra de las prescripciones sinodales y canónicas 1.

Don Bosco, que se encontraba entonces visitando las casas de Liguria y no estuvo de vuelta hasta el 29 del mes, sólo pudo responder el
1.° de agosto.

Ilmo. señor Canónigo Chiuso:

Al volver de la visita hecha a las casas de Liguria, me encuentro con tu carta del 16 del pasado julio, a la que, con tardanza me apresuro
a responder.

La Obra de los Cooperadores Salesianos no se ha publicado. Se envió el primer ((79)) ejemplar a S. E. Rvma. el señor Arzobispo, sin
estar todavía acabado del todo; así, si te fijas en la página treinta y ocho, la verás en blanco y yo quería poner en ella la bendición de
nuestro Arzobispo, si hubiese juzgado oportuno concerla. Lo hice así por consejo de un alto personaje, el cual consideraba una atención
especial, el que, tras el nombre del Padre Santo, apareciera el del Arzobispo de Turín.

La Obra de los Cooperadores no es diocesana, sino universal; y en todo lo que se refiere a religión depende de los Obispos y de los
párrocos, que son árbitros absolutos en ello. No es posible tratar de tal institución con todos los Ordinarios; yo lo habría (sic) tratado de
buen grado con nuestro Arzobispo, si no me viera obligado a relacionarme a través de persona intermedia, con lo que difícilmente pueden
entenderse las cosas en su verdadero sentido. La Obra de María Auxiliadora es un ejemplo. Hace

1 Carta del teólogo Chiuso, secretario, del 16 de julio de 1876.
74

Fin de Página 74

 

VOLUMEN XI Página: 75

un año que su programa está en la censura eclesiástica; hace un año que la imprenta tiene los moldes hechos y compaginados, pero, hasta
ahora, no se ha recibido una respuesta definitiva.

Mientras me fue posible abrir mi corazón a S. E. yo nunca moví un dedo sin acudir a su docto, prudente y oportuno parecer. Pero, con
mucha amargura, he debido cortar al perder la libertad de hablar, o bien no se me creía.

En cuanto a la música instrumental, no he visto ninguna prohibición en el Sínodo; las reglas de la Iglesia no me parece que se opongan,
ya que en Roma suelen hacerse las más solemnes funciones con música instrumental, al menos las que yo he presenciado. Con todo, en
atención a los deseos manifestados por el señor Arzobispo, después de la fiesta de María Auxiliadora del 1875 la música instrumental no
ha tomado parte en ninguna de las funciones de la iglesia de María Auxiliadora. Ultimamente acompañó la procesión de san Luis, pero
sólo fuera de la iglesia y nada más.

Si se hubieran entendido las cosas en su verdadero sentido, cuántas molestias se hubieran evitado y cuántos disgustos menos se habrían
tenido, pues no ha habido nunca mala voluntad.

Tú, en tanto, ten siempre presente en Jesucristo a este,

Turín, 1 de agosto de 1876.

Pobre escribiente y servidor JUAN BOSCO, Pbro.

El Secretario de S. E. acusó recibo de su carta y prometió informar a Monseñor del contenido de la misma, apenas volviera de una corta
ausencia; expresaba además que Monseñor comprendería el comportamiento seguido y quedaría satisfecho de ello 1. Por lo demás,
mientras estaba el Beato por Liguria, en vista de que no llegaba la aprobación y valiéndose de su incontestable derecho, hizo imprimir el
programa y las Reglas en ((80)) Albenga, con licencia de aquella Curia, otorgada el 26 de julio y con la firma del canónigo Folcheri,
Vicario General. Enseguida la hizo traducir al francés.

La cuestión del manual de los Cooperadores Salesianos parecía relegada al olvido; pero cuando, de allí a dos meses, pidió don Bosco
permiso para publicar el último Breve, se reavivó más ardiente que nunca la cuestión principal. Prueba de ello es la siguiente carta.

Rvmo. señor don Juan Bosco, Superior de los Salesianos:

El señor Arzobispo me encarga responda a la carta de V. S. del 5 del corriente octubre, diciéndole que no puede permitir la publicación
a la que alude en ella, sin faltar a su deber de custodio de las leyes canónicas.

En primer lugar, antes de publicar un Rescripto Pontificio con indulgencias, debe ser presentado al Ordinario del lugar, para que éste
examine la autenticidad y se

1 Carta del 2 de agosto de 1876.
75

Fin de Página 75

 

VOLUMEN XI Página: 76

aplique el visado. Por tanto, el Breve Pontificio al que alude V. S. debería ser presentado a la Curia arzobispal en su original.

En segundo lugar, el Breve Pontificio es en favor de una Asociación de Cooperadores Salesianos, la cual ha sido ya canónicamente
instituida. Cum, dice el Romano Pontífice, sicut relatum est Nobis, pia quaedam sodalitas canonice instituta sit. Ahora bien, una tal
sociedad no puede haberse constituido canónicamente sino por el Sumo Pontífice o por un Obispo para su diócesis, o por algún otro que,
sin ser obispo, tenga especial autorización del Sumo Pontífice. En el primer caso se deberá presentar a la Curia Arzobispal de Turín el
Rescripto Pontificio de la referida erección canónica; en el segundo caso, muéstrese a la misma Curia el certificado de erección canónica,
extendido por el Obispo que haya instituido esa sociedad, o de la facultad concedida por el Sumo Pontífice a aquel Obispo para erigir la
sociedad también en otra diócesis; en el tercer caso, por fin, muéstrese en la Curia el certificado con la facultad concedida por el Sumo
Pontífice a la persona que no es Obispo, para instituir dicha sociedad, y el documento con el que este personaje, de acuerdo con dicha
facultad, instituyó la sociedad.

Hasta que no se cumplan estas cosas, no le es lícito al señor Arzobispo otorgar lo que pide V. S. a quien él augura toda clase de
bendiciones.

Con toda la consideración, me declaro,

De V. S. Rvma.

Turín, 11 de octubre de 1876.

Su seguro y humilde servidor Canónigo CHIUSO, Secretario

((81)) Don Bosco llevaba por aquellos días todo un mundo en la cabeza. Una nueva expedición de veinticuatro misioneros estaba a
punto de partir. Esta cartita nos pinta a lo vivo las preocupaciones que aquellos días se ponían por encima de las ordinarias.

Muy querido Señor:

Recibo noticias por medio de varias cartas, que fijan la partida de nuestros Misioneros para comienzos de noviembre próximo. Es una
cuestión que me preocupa mucho; así que, sin poder saludarlo, debo salir mañana muy temprano para pensar, preparar y proveer. Pero
antes de que salgan, ciertamente nos veremos y recibirán sus órdenes. Dios les conceda toda suerte de bienes a usted y a su familia.
Ruegue por quien se profesa en Jesucristo

Chieri, 9-10-1876

Su atto. y s. s.

JUAN BOSCO, Pbro.

Al distinguido señor
Cab. Marcos Gonella. -Chieri.

Fin de Página 76

 

VOLUMEN XI Página: 77

Y no sólo esto, sino que tuvo que acompañar a los misioneros, como se verá más adelante, hasta Roma, donde le aguardaban asuntos de
mucha importancia. Desde la Ciudad Eterna escribió al Oratorio unas líneas que se aclaran con la luz de los hechos ya narrados y que a su
vez los explican; líneas preciosas porque constituyen el único documento que hasta ahora se ha encontrado referente al desarrollo de la
controversia sobre los Cooperadores, durante su fase resolutiva. El autógrafo no tiene dirección, fecha, ni firma. Atribúyase esto a la
prudencia o a las prisas; lo cierto es que la hoja debió formar parte de una carta. Su contenido es de tal naturaleza, que no podía enviarse
de aquella forma más que al alter ego de don Bosco, es decir, a don Miguel Rúa; esta misma página contiene, además, informaciones muy
confidenciales y de carácter delicado, expresadas en latín, sobre personas y cosas del Oratorio. Que procede de Roma, es evidente por el
contexto; que se refiere al asunto ya conocido y a este momento de la controversia, parece también fuera de duda, si se pondera el
contenido y se relaciona con las circunstancias. ((82)) La grafía no admite dudas. Sólo quedan por sacar las conclusiones.

He aquí el documento: "Dejemos que madure la contestación de la (en la) Curia Arzobispal de Turín; envía a alguien que pida el Breve,
para que no se pierda; cuando yo llegue a Turín, si hay algo que hacer, lo haremos; pero se insista para conseguir el Breve. Lo de los
Cooperadores Salesianos, no se imprimirá en Turín y, por tanto, no se necesitan cuestiones; pero que nos entreguen el Breve. Si después
preguntan con insistencia dónde y quién instituyó los Salesianos Cooperadores, dirás que aquí en Roma una persona de mucha autoridad
me dijo: -Cuando una Congregación romana publica un Breve o un decreto, no acostumbra dar más razones que las expresadas en ellos; y
que las autoridades locales sólo deben examinar la autenticidad del acta, pero no las razones que la motivaron".

Por tanto, el Breve del 9 de mayo "se comunicó a la Curia Arzobispal en su original", tal como se exigía y como es obvio que haría don
Bosco sin vacilar. Sin embargo, habría que "madurar" la respuesta, esto es, no negarla, sino sólo diferirla para tiempo más oportuno. La
frase "lo de los Cooperadores Salesianos" parecería distinguir entre el Breve de los Cooperadores y algún otro mencionado en el período
anterior; pero no es así, porque el estribillo final "pero que nos entreguen el Breve", que nos traslada al primer período, hace una sola
cosa con "lo de los Cooperadores". Se hace una distinción, pero hay un término que está en la mente de don Bosco y alude a documentos
pontificios que se pueden publicar donde quiera. Viene a decir así en sustancia:
77

Fin de Página 77

 

VOLUMEN XI Página: 78

-No se alarmen esos señores; entréguennos, sin embargo, el Breve de los Cooperadores. Nosotros imprimiremos en Turín los otros
documentos pontificios, pero el de los Cooperadores no.

Podríase hablar más claro, no cabe duda; pero con las prisas se le pasan a don Bosco imperfecciones formales en los documentos
privados. "Quién será, además, esa "persona de mucha autoridad"? "El cardenal Berardi? "El cardenal Antonelli? "Monseñor
Vitelleschi? Poco importa saber el nombre. Al fin ((83)) la respuesta a dar en la hipótesis de insistencias, habría sido de momento una
evasiva que diera tiempo a don Bosco para volver a Turín y hacer lo que fuera conveniente.

No se le escape al avisado lector la inversión de términos totalmente insólita y que enseguida se echa de ver: "dónde y quién instituyó
los Salesianos Cooperadores". Es una variación espontánea pero no fortuita y mucho menos por un consciente o inconsciente motivo
estilístico; en aquel instante estaba en la mente de don Bosco la respuesta dejada a madurar y, como a menudo sucede, influyó en la
dicción sin que él se apercibiera. La respuesta a madurar nos induce a pensar así.

Conservamos la minuta autógrafa de esta respuesta, en siete páginas de papel de carta, cuajadas de correcciones. Don Bosco quiere
demostrar allí que el canonice instituta del Breve tiene un fundamento real, y que, por consiguiente, el sicut relatum est Nobis no oculta
nada subrepticio. Lo más fácil hubiera sido sin duda ponerse de acuerdo desde el principio con la Curia; pero "con qué esperanza de
éxito? Recuérdese el "íAy si todavía se da un paso!". Don Bosco, pues, saltó la barrera y entró en relación directa con Roma. El bien que
se debía hacer no le permitía entretenerse en cuestiones bizantinas.

Para comprender cada vez mejor la incansable actividad de don Bosco y su táctica en el obrar, nos parece llegado el momento de referir
aquí una conversación tenida con don Julio Barberis el 31 de mayo de aquel año y que éste registró en la ya varias veces citada
croniquilla. Hablábale él del espíritu que debía informar a la nueva Congregación. Tres notas características dijo que tenía la índole de
dicha congregación: gran actividad, no chocar nunca de frente con los adversarios y, si no se puede trabajar en un lugar, irse a otro.
Después prosiguió: "Nosotros no paramos nunca; siempre hay una cosa que empuja a otra. Parecería necesario consolidarnos más y no
extendernos tanto; y, sin embargo, veo que si nos detuviéramos, la Congregación empezaría a debilitarse. íNi un día de descanso! No se
ha terminado ((84)) un proyecto de envergadura y ya nos empuja otro. Aún no se había
78

Fin de Página 78

 

VOLUMEN XI Página: 79

embarcado el grupo destinado a América y corría yo a Niza para abrir aquella nueva casa. Estábamos todavía con gestiones en Niza y se
nos urgía para la fundación de Bordighera. Aún no se había realizado ésta, cuando precisaba apresurarse y pensar en abrir en Turín la casa
para las Hijas de María Auxiliadora. En esto se presentó la necesidad de ir a Roma, donde siempre hay una cosa que empuja a otra. No se
ha terminado el proyecto de las Hijas de María Auxiliadora, y ya se presenta al Padre Santo el de los Cooperadores Salesianos. No ha
habido tiempo para concluir esto, cuando precipitadamente llega el pensamiento de la Patagonia. La Patagonia misma se ve empujada por
el magnífico proyecto que ofrecen el cardenal Franchi y el Padre Santo para un Vicariato en la India... y después de una cosa, otra... y
otra. La pobre cabeza de don Bosco ya no puede con tantas cosas y sufre terriblemente. Sin embargo, íhay que ir adelante, siempre
adelante! La consolidación de la Pía Sociedad debe hacerse... y veo que se hace... pero sin paradas".

Volvemos a ocuparnos del Documento. Se presenta ante nuestros ojos con tal importancia que no lo dejamos para el apéndice, aunque
sea más bien largo.

Nos parece bien insertarlo ahora en nuestra narración, para leerlo por entero. Es don Bosco quien escribe con su estilo sencillo y claro.

COOPERADORES SALESIANOS

La historia de los Cooperadores Salesianos se remonta al 1841, cuando se empezó a reunir a los muchachos pobres y abandonados en la
ciudad de Turín. Se reunían en lugares e iglesias a propósito, se entretenían en agradables y honestos pasatiempos, y se les enseñaba y
preparaba para recibir dignamente los santos sacramentos de la confirmación, la confesión y la comunión. Para el desempeño de las
muchas y variadas funciones, uniéronse varios señores, que con su prestación personal y su beneficencia, sostenían la llamada obra de los
Oratorios Festivos. Estos señores eran conocidos por el nombre de los oficios que desempeñaban, pero, en general, se les llamaba
bienhechores, promotores y también cooperadores de la Congregación de San Francisco de Sales.

Era el Superior de estos Oratorios el sacerdote Juan Bosco, el cual, actuando en todo bajo la inmediata dirección y autoridad del
Arzobispo, ((85)) ejercía su ministerio recibiendo las oportunas facultades oralmente y por escrito. Siempre que se presentaba una
dificultad, el Ordinario la allanaba por medio del sacerdote Juan Bosco.

Las primeras concesiones del señor arzobispo Fransoni fueron las de administrar los santos sacramentos de la confesión y comunión, la
del cumplimiento del Precepto Pascual, la de admitir a los niños para la primera comunión, predicar, celebrar triduos, novenas, dirigir
ejercicios espirituales, dar la bendición con el Santísimo Sacramento y cantar la misa.

Los llamados promotores y cooperadores salesianos, que constituían como una verdadera congregación bajo el título de San Francisco
de Sales, empezaron a obtener
79

Fin de Página 79

 

VOLUMEN XI Página: 80

también de la Santa Sede algunos favores espirituales con Rescripto del 18 de abril de 1845, firmado por el señor cardenal A. del Drago,

L. Averardi, substituto.
En este Rescripto se concedían algunas facultades al Superior y, entre otras, la de comunicar la Bendición Apostólica y la indulgencia
plenaria a cincuenta promotores a elegir al arbitrio del Director.

Con fecha 11 de abril de 1847, monseñor Fransoni aprobaba la Compañía de San Luis, fundada en la Congregación Salesiana, con
indulgencias concedidas por él y por la Santa Sede.

En el 1850 el sacerdote Juan Bosco exponía a la Santa Sede que había sido legítimamente erigida en aquella Ciudad una Congregación,
bajo el título y protección de San Francisco de Sales, y se solicitaban más amplios favores para los agregados y otros no agregados.

Tales favores fueron concedidos con Rescripto del 28 de septiembre de 1850, firmado por Dominicus Fioramonti, encargado por
SS.mo.D.no N. ab epistol. Latinis.

Estando así establecida de hecho la Congregación de los Promotores Salesianos ante las autoridades eclesiásticas locales y también ante
la Santa Sede, en vista de la multitud de pobres muchachos que acudía, fue necesario abrir otras escuelas y otros Oratorios Festivos en
diversas partes de la ciudad. Y para que se conservara la unidad de espíritu, de disciplina y de mando, y se estableciera definitivamente la
Obra de los Oratorios, el Superior eclesiástico, con decreto o patente del 31 de marzo de 1852, nombraba al sacerdote Juan Bosco director
y jefe con todas las facultades que fueran necesarias o simplemente oportunas para tal fin.

Después de esta declaración la Congregación de Promotores Salesianos siempre se consideró como canónicamente erigida y las
relaciones con la Santa Sede fueron siempre practicadas por el Superior de aquélla.

De 1852 a 1858 le fueron otorgados varios favores y gracias espirituales; pero aquel año la Congregación se dividió en dos categorías o
más bien en dos familias. Los que eran dueños de sí mismos y sentían vocación se reunieron en vida común, con domicilio en el edificio
que siempre fue considerado como Casa Madre y centro de la Pía Sociedad de San Francisco de Sales, como todavía se denomina. Los
demás, es decir, los externos ((86)) siguieron viviendo en medio del mundo en el seno de sus propias familias; pero continuaron
promoviendo la Obra de los Oratorios, conservando siempre el nombre de Unión o Congregación de San Francisco de Sales, de
promotores o cooperadores; pero siempre dependiendo de los socios y unidos a ellos para trabajar por la juventud pobre.

En el 1864 la Santa Sede encomiaba la Pía Sociedad Salesiana y le nombraba un superior. En la aprobación de ésta, figura la parte que
se refiere a los externos, que siempre recibieron el nombre de promotores o bienhechores, y últimamente Cooperadores Salesianos.

En el 1874 se aprobaron definitivamente las Constituciones, siempre bajo el nombre de PIA SOCIEDAD. Pero, considerando siempre a
los miembros de la antigua Congregación Salesiana como promotores y cooperadores de las obras que los socios emprendían y a los
cuales ellos prestaban su ayuda en las escuelas, en las funciones de iglesia, en los juegos dominicales y en todo lo que solía hacerse en
medio del siglo; el 30 de julio del 1875 la Sagrada Congregación de los Breves concedía al Superior de la Sociedad Salesiana que pudiera
otorgar Indulgentias et gratias spirituales societatis ipsi a S. Sede concessas, a sus antiguos cooperadores, insignibus benefactoribus
communicandi perinde ac si tertiarii essent, iis exceptis quae ad vitam communem pertinent.
80

Fin de Página 80

 

VOLUMEN XI Página: 81

Estos bienhechores son los que siempre se llamaron promotores o cooperadores y que en las constituciones salesianas antiguas tienen
un capítulo aparte donde se les llama externos.

Por tanto, cuando por benigna concesión de la Santa Sede se concedían nuevos y más amplios favores a los cooperadores salesianos, y
se refería a la pia Christifidelium Sodalitas, canonice instituta, cuius sodales praesertim pauperum ac derelictorum puerorum curam
suscipere sibi proponunt, se refería:

1.° A los antiguos promotores, de hecho aprobados y reconocidos por diez años como verdaderos cooperadores de la Obra de los
Oratorios, formalmente constituida con el diploma de 1852 y que continuaron siendo agregados, viviendo en el mundo, cuando algunos
de ellos comenzaron a hacer vida común con reglas propias en el 1858.

2.° Estos asociados o la Pía Sociedad Salesiana fue siempre la directora de aquellos bienhechores, que, según las reglas propuestas para
ellos, se prestaban con celo y caridad a ayudar moral y materialmente a los congregados.

Tras la atenta lectura de este memorial, resultará más fácil dar su verdadero alcance a ciertos términos de la súplica, con la que don
Bosco pedía indulgencias para los Cooperadores Salesianos y que dio por resultado el rechazado primer período del Breve. Nótese bien
cómo don Bosco no presenta allí al ((87)) Padre Santo la Asociación como si fuera una novedad, sino que hace la advertencia de que,
aprobada la Congregación y ensanchado el campo de su actividad, creció también el número de los que generosamente ofrecieron su
colaboración.

Para crecer es preciso existir primero. Se objetará que con la presentación del Reglamento parecería que se supone una cosa creada ex
novo. De ninguna manera: don Bosco nos hace ver la génesis del Reglamento, diciendo que fueron los mismos Cooperadores, quienes,
así crecidos, pedían unánimes una especie de Reglamento, que sirviera para conservar la uniformidad... y asegurarse la estabilidad. Otra
objección pudiera surgir de la palabra proyecto que se encuentra en el segundo párrafo; pero allí el proyecto es el borrador del
Reglamento sometido a examen para su aprobación y no el plan de una nueva sociedad. Y he aquí que, unas líneas más abajo, aparece
como sujeto de las indulgencias pedidas un ente que existe mucho antes, la Obra de los Oratorios, la antigua Obra aprobada por monseñor
Fransoni, bendecida una y otra vez por Roma y cuya existencia perdura hasta el presente. No hay, por tanto, solución de continuidad entre
la súplica romana y la respuesta turinesa, como si ésta fuese un ingenioso hallazgo póstumo con que defenderse; pero entre una y otra hay
la misma relación que entre un texto y su comentario.

Si después ha continuado la cuestión, no podemos afirmarlo ni
81

Fin de Página 81

 

VOLUMEN XI Página: 82

negarlo, pues nos faltan pruebas. El hecho es que la Asociación continuó tranquilamente su labor por todas las naciones del mundo,
visiblemente bendecida por Dios y universalmente aceptada por los hombres. Hoy se sabe bastante bien qué son y qué buscan los
Cooperadores Salesianos; sin embargo, muchos siguen en el error de creer que ellos forman un cuerpo auxiliar que, a los flancos de la
Congregación Salesiana, unen a ella estrecha y exclusivamente su colaboración. No era ése el pensamiento de don Bosco. Un día del año
1876 se encontró en San Pier d'Arena con don Angel Rigoli, párroco de Somma Lombardo, y entre broma y serio, ((88)) definióle de este
modo a los Cooperadores Salesianos: "Serán la masonería católica para su propia santificación y la propaganda de toda suerte de bien en
la familia y en la sociedad". Sin duda alguna, don Bosco apuntó muy alto y muy lejos. Le encaja maravillosamente el elogio que hace la
Sagrada Escritura del sumo sacerdote Simón: En su vida reparó la Casa (de Dios); y en sus días fortificó el santuario 1. En la mente de
don Bosco había germinado el concepto de la actual Acción Católica.

1 Si.L,1.
82

Fin de Página 82

 

VOLUMEN XI Página: 83

((89)
)

CAPITULO V

MEDIACION DEL ARZOBISPO DE VERCELLI

A veces el historiador se encuentra frente a deberes muy espinosos. En efecto, hay ocasiones en las que, decir toda la verdad, no parece
conciliable con el religioso respeto que se profesa a la autoridad de carácter superior; y por el contrario, sacrificar algún detalle sería
hacer una injusticia a quien tuvo parte importante en las cosas narradas y ha adquirido derecho al indiscutible aprecio de la posteridad.
Colocado entre la espada y la pared, debe proceder el que escribe con mucha cautela, y regularse de modo que la realidad de los hechos,
por él examinada sine ira et studio, resulte reconstituida por la pluma, tal y como se efectuó en su gradual desenvolvimiento,
manteniéndose él constantemente en la más serena y atenta imparcialidad.

No es preciso recordar que las cuestiones con la Curia de Turín en vez de aclararse o desvanecerse, amenazaban ponerse cada día peor.
Para adentrarnos con más seguridad por los recovecos del asunto, que vamos a tratar en este capítulo, es conveniente conocer la
naturaleza de las cuestiones, a las que entendía referirse monseñor Vitelleschi en la carta que hemos citado.

El 23 de septiembre del 1874 el Ordinario de Turín había presentado ante la Santa Sede las cinco cuestiones siguientes:

1.° Las Constituciones de la Congregación fundada por don Bosco: "están definitivamente aprobadas por la Santa Sede?

2.° Esta Congregación: "está catalogada como una Orden Religiosa? Por consiguiente: "está sujeta inmediatamente a la Santa Sede y
exenta de la jurisdicción de los Obispos?

3.° "Se le ha quitado al Obispo la facultad de visitar las iglesias y las casas de esa Congregación?

((90)) 4.° "Puede el Rector aceptar, imponer el hábito y recibir la profesión o también aceptar simplemente como maestros, asistentes,
etc., a seminaristas de la diócesis, sin el previo beneplácito, y aun contra el parecer del Obispo?

5.° "Puede recibir en la Congregación a seminaristas, a quienes el
83

Fin de Página 83

 

VOLUMEN XI Página: 84

Obispo ha obligado a deponer la sotana, porque los ha juzgado inhábiles para el sagrado ministerio, y esto sin el consentimiento y hasta
en contra del parecer del Obispo?

La Sagrada Congregación de Obispos y Regulares no tardó mucho en redactar la respuesta; pero, cuando ya estaba preparada, hubo que
suspender su envío "por los escrúpulos" del Cardenal Prefecto; la frase corresponde al cardenal Berardi 1.

Era aquel digno Prelado tan extraordinariamente delicado de conciencia para el desempeño de su alto cargo, que don Bosco, para
retratarlo al vivo, empleó a veces una palabra respetuosamente burlona. El Siervo de Dios, hombre de oración, demostraba tener, respecto
al valor de ésta, un concepto semejante al de su fe, que era grandísima; en efecto, entendía rendir el mejor de los pagos a las personas más
beneméritas prometiéndoles que rezaría por ellas. Pues bien, aludiendo a la escrupulosidad del cardenal Bizzarri, decía que con él había
que usar cautela hasta al ofrecerle oraciones, por temor a que reconociera en ello una intención simoníaca.

La respuesta, pues, hubiera quedado entre las actas de oficio quién sabe hasta cuándo, si el cardenal Berardi, a quien se señala en dicha
anotación como gran amigo de la casa, no hubiera redoblado sus premuras ante aquéllos a los que ya había acudido 2, para que finalmente
se expidiera la carta al Ordinario de Turín. Efectivamente fue enviada el 13 de enero. En su contenido esencial decía:

Con el decreto conseguido en la audiencia de Su Santidad, el 13 de abril de 1874, quedaron definitivamente aprobadas las
Constituciones del Instituto Salesiano, lo que S. E. no debe ignorar, porque tengo motivos para ((91)) asegurar que el Superior General
del mismo le dio entonces comunicación de ello a S. E. Puede S. E. quedar facilmente informado por el contenido del citado decreto,
cuya copia adjunto, y por el otro que también conoce S. E., publicado con motivo de la aprobación del mismo Instituto, cual es la
condición que se le ha concedido, ya que en uno y en otro se dicen expresamente estas palabras: Salva Ordinariorum iurisdictione
adpraescriptum Sacrorum Canonum et Apostolicarum Constitutionum (Salva la jurisdicción de los Ordinarios en cuanto a lo prescrito por
los Sagrados Canones y las Constituciones Apostólicas). Esta condición concierne a todos los institutos de votos simples, y, por
consiguiente, también al Salesiano, que, salvo el caso en que se les concediera algún privilegio por la Santa Sede, estos Institutos estan
exentos, o sea, no sujetos a la jurisdicción de los Ordinarios, excepto en todo lo que esta contenido en las Constituciones aprobadas por la
Santa Sede.

En cuanto a lo del libre ingreso de los clérigos seculares en los institutos de votos simples, para que no sean impedidas las vocaciones a
un estado de mayor perfección,

1 Carta del cardenal Berardi a don Bosco, 9 de enero de 1875.

2 Carta citada.
84

Fin de Página 84

 

VOLUMEN XI Página: 85

con grave quebranto de la disciplina eclesiástica, esta Sagrada Congregación ha declarado que se extiende a ellos la Constitución del
Sumo Pontífice Benedicto XIV, ex quo dilectus, en la que ya está, además, bien previsto cualquier caso urgente y extraordinario, que
reclamase una disposición contraria. Se desprende, pues, como legítima consecuencia de esta citada Constitución Benedictina, lo que se
prescribe en el decreto de la Sagrada Congregación Super statu Regularium-Romani Pontifices del 25 de enero de 1848, en el número II,
esto es: que no corresponde nunca a los Ordinarios el negar las Letras Testimoniales para el ingreso de los Postulantes en cualquier
Orden, aun de votos simples. No dudando que S. E. querrá atenerse a todas y cada una de estas disposiciones, pido a Dios que le colme
de felicidad.

Tres días más tarde, y manteniendo una promesa que le había hecho, envió el cardenal Berardi a don Bosco, naturalmente "dentro de la
más absoluta reserva y sólo para su norma", una copia de este documento, con la esperanza de que por fin se encontraría el medio de
"librarlo de la cruz que le atormenta" 1.

Pero, antes de seguir adelante, debemos decir que desgraciadamente la respuesta de Roma dejó literalmente las cosas como estaban. En
efecto, del principio al fin del año las cosas no cambiaron ni un ápice. Y lo mismo que en enero negaba el Ordinario la facultad de
predicar a dos sacerdotes salesianos, uno de ellos era don Domingo Milanesio, futuro misionero de Patagonia, director de las escuelas
gratuitas para los externos y del Oratorio festivo de Valdocco, y el otro don Pedro Guidazio, futuro director del primer colegio de ((92))
don Bosco en Randazzo (Sicilia), profesor titulado de la cuarta gimnasial en el Oratorio, en diciembre se la negaba también a don Juan
Branda y a don Angel Bordone, prefecto el primero y profesor diplomado el segundo en el Colegio de Valsálice. Los motivos para tales
negativas han permanecido siempre en el misterio, ya que nunca se recibió la menor explicación. Además, siempre las mismas negativas a
los clérigos del Oratorio para las órdenes sagradas; siempre las mismas repulsas de cartas testimoniales a cuantos solicitaban entrar en la
Congregación Salesiana; siempre sin aceptar las invitaciones para ir a presidir las funciones en las Casas Salesianas. No se podía esperar
otra cosa de un Ordinario que en su réplica del 24 de enero, se creía en el deber de hacer notar que los Cardenales no habían comprendido
sus requerimientos, con los que buscaba hacer ver cómo don Bosco recibía en sus propias casas a sacerdotes de su diócesis, para dar
clase, confesar y permanecer en la Congregación, sin pedirle licencia para ello.

1 Carta del card. Berardi a don Bosco, del 16 de enero de 1875.
85

Fin de Página 85

 

VOLUMEN XI Página: 86

Cualquier historiador con un adarme de escrúpulo, antes de seguir adelante, experimenta, al llegar aquí, el deber de precaver a sus
lectores de juicios imprudentes. Quien presumiere juzgar sumariamente al Arzobispo de Turín, a través de las relaciones habidas entre
monseñor Gastaldi y el Beato don Bosco, andaría muy lejos de la verdad. Monseñor Gastaldi no estaba todo él aquí. En efecto, él dejó
tras sí una fama, viva todavía, de celo enérgico y emprendedor en el gobierno de la archidiócesis de Turín. Aún hoy se leen con gusto y
utilidad algunas de sus pastorales, impregnadas de buena doctrina y escritas con estilo vigoroso. Tuvo entusiastas admiradores y
vehementes adversarios en las mismas filas del clero; lo cual no extrañará a quien posee experiencia de la vida: sólo yerra el que algo
hace, y, además, "dónde está el que haya logrado contentar a todos en este mundo? En el caso de don Bosco hay que notar que había
personas que convivían con Monseñor, las cuales contribuían al daño del Oratorio con una labor de denigración cotidiana. Mas, por
encima de toda consideración, está el hecho de que el Arzobispo, sin más razones que las de ((93)) la propia grey, no llegó nunca a
convencerse de que fuese útil y justo favorecer a un instituto que, aun mirando a lejanas y amplias expansiones, daba la impresión de
estar quitando a la Archidiócesis muchos medios para hacer el bien, y que hubiera parecido mucho más razonable emplearlos en aquel
momento. Como quiera que fuere, la divina Providencia permitió que aquellos ayes presentaran al Beato don Bosco innumerables
ocasiones para mostrar el heroísmo de sus virtudes. Por lo demás, es sabido que todos los grandes fundadores, quién más, quién menos,
sufrieron la adversidad por malos entendidos similares.

Por la naturaleza de los requerimientos y por los buenos oficios del cardenal Berardi, comprendió Pío IX la oportunidad de una
intervención para intentar un arreglo e impedir que las cosas fueran de mal en peor. Encargó, pues, a dicho purpurado para que
convenciera a monseñor Fissore, Arzobispo de Vercelli, de que interviniera para que cesara de una vez la lamentable divergencia surgida
entre don Bosco y su Ordinario "en asuntos referentes a la Congregación Salesiana". El buen purpurado obedeció "inmediatamente al
mandato pontificio y empezó por dirigir" al Arzobispo de Vercelli una carta, cuya copia envió "reservadamente" a don Bosco. "Después
de esto, escribía él, estaré a la espera del resultado, y, cuando lo conozca, veré lo que hay que hacer" 1.

Los términos de la mencionada comunicación a monseñor Fissore

1 Carta del cardenal Berardi a don Bosco, 9 de enero de 1875.
86

Fin de Página 86

 

VOLUMEN XI Página: 87

eran honrosos para ambas partes. Alguna divergencia, quizá no ignorada por el Arzobispo de Vercelli, había surgido desgraciadamente
entre el Arzobispo de Turín y don Juan Bosco, por asuntos concernientes a la Congregación Salesiana; sinsabores de esta índole siempre
resultaban enojosos y las más de las veces producían graves y deplorables consecuencias. Para remediarlas Su Eminencia habia hablado
con el Padre Santo; y éste se había dignado indicar, como el mejor partido, la intervención del Arzobispo de Vercelli "entre uno y otro de
los dos respetables Eclesiásticos"; se esperaba, pues, de su ((94)) cordura y prudencia el cese de aquel lamentable estado de cosas 1.

Monseñor Fissore, para empezar, se dirigió a don Bosco (y debe haber hecho contemporáneamente lo mismo con el Ordinario),
rogándole que le indicara cuáles eran los puntos de divergencia entre él y el señor Arzobispo, respecto a su Congregación; pero que de
momento no hiciera referencia a esta demanda, y procurara en tanto informarle con cierta exactitud y minuciosidad 2.

Don Bosco no tuvo nada que observar sobre la mediación, ni sobre la persona del mediador; más aún, en la cuarta conferencia de las de
enero, después de informar aparte y prudentemente sobre la cuestión a los principales de la Congregación, manifestó su alegría de que
interviniera monseñor Fissore, porque, decía, "es íntimo de nuestro Arzobispo y se podrá por fin saber el motivo de la oposición que nos
muestra".

Don Bosco contestó a vuelta de correo al Arzobispo de Vercelli con esta carta:

Excelencia Rvma.:

V. E. Rvma., me pide le diga cuáles son los motivos de divergencia entre la pobre Congregación Salesiana y S. E. Rvma. nuestro
Arzobispo, y es precisamente lo que yo he querido averiguar, intentando hablar con él mismo. Le diré cabalmente lo que sé. Motivos,
ninguno que yo conozca.
Alega el Arzobispo: que don Bosco recibe en su Congregación a los seminaristas expulsados del Seminario. Hasta ahora (12 de enero
del 1875) no hay ninguno de tales seminaristas que forme parte de nuestras familias.

Que don Bosco hace imprimir cartas del Arzobispo sin decirle nada. Nunca me ha pasado por las mientes. Que don Bosco organiza
ejercicios espirituales sin su permiso. Hace treinta años que se vienen haciendo estos ejercicios con permiso de todos los obispos
anteriores, confirmado por el mismo monseñor Gastaldi. Apenas se opuso a ello, o mejor, apenas escribió Monseñor diciendo que
desaprobaba aquellos ejercicios para maestros y profesores de escuelas, se abandonó por completo la idea

1 Carta del mismo a monseñor Fissore, con idéntica fecha.

2 Carta de monseñor Fissore a don Bosco, 14 de enero de 1875.
87

Fin de Página 87

 

VOLUMEN XI Página: 88

y no se dieron más. Monseñor repite undequaque estas quejas y no más. El punto difícil está en que no cree nada de cuanto diga o escriba
don Bosco y, aunque repetidas veces se le ha asegurado cuanto arriba digo, no nos da crédito y continúa repitiendo lo mismo.

((95)) Pero se lamentó a Roma de otras cosas. Los escándalos que dan los Salesianos, dice él, son tales, que temo hayan incurrido en
censuras eclesiásticas. Pero no da razones, ni aduce ejemplos. En otra carta reprocha la Organización de nuestra Congregación diciendo:
El gran número de los que salen de esta Institución es motivo de censura de varios Obispos y de esta su diócesis. Y pone el ejemplo del
reverendo Pignolo, un sacerdote de Saluzzo, de siete que fueron al colegio de sordomudos, que tuvieron una conducta escandalosa. Tuve
varias veces ocasión de decirle y escribirle que aquellos sujetos no pertenecieron jamás a nuestra Congregación. Y, sin embargo, él está
convencido de lo contrario y lo repite por doquier de palabra y por escrito.

Le he suplicado varias veces, por carta y de viva voz, que me dijera qué es lo que quiere de mí, pues yo deseo satisfacerle en todo lo
que me sea posible. Dijo que quería examinar a nuestros clérigos de Teología antes de admitirlos a las órdenes. Fue complacido. Quiso
que cuarenta días antes de las ordenaciones se presentaran a él para examinarlos sobre el lugar de sus estudios, el lugar de nacimiento, la
vocación y por qué habían entrado en la Congregación. Se le contentó, aunque ello me haya ocasionado graves molestias. Quiso que yo le
asegurara por escrito que no aceptaría nunca a ningún seminarista expulsado de su Seminario. Se le complació enseguida.

Sin embargo, hace ya tres años que no ha querido admitir a ningún clérigo nuestro a las Ordenes, a excepción de uno, que, tras haber
superado muchas dificultades, fue admitido a la tonsura y a las órdenes menores el pasado septiembre de 1874. Se negó a dar las cartas
testimoniales a algunos clérigos que pidieron venirse con nosotros. No admitió al examen de confesión a un sacerdote nuestro, que,
además del quinquenio teológico, había cursado el trienio de moral en la Residencia Sacerdotal, sin aducir más razones que la de que no
había emitido los votos perpetuos. Pero ísi las Reglas de todas las Ordenes religiosas obligan actualmente a hacer los votos trienales antes
de emitir los perpetuos! Un sacerdote, párroco de Como, fue aceptado en nuestra Congregación; en cuanto lo supo, escribió una carta a su
Ordinario, en la que se decía: prevéngase a don Luis Guanella (es el nombre del sacerdote) que, al venir a esta Archidiócesis, no obtendrá
nunca el maneat ni la facultad de predicar. La vigilia de Navidad tomó una grave deliberación que, si no es la primera en la Iglesia, lo es
ciertamente por cuanto yo sé, en la diócesis de Turín. La vigilia de Navidad, con un decreto recibido aquel mismo día, quedaban abolidas
todas las facultades, favores y privilegios concedidos por sus antecesores y por él mismo a esta Congregación y a sus iglesias. Exceptuaba
solamente la facultad de preparar a nuestros alumnos para la primera comunión y la confirmación. Y, por tanto, la bendición con el
Santísimo Sacramento, las Cuarenta Horas, los triduos y novenas, dar el viático y la extrema unción, enterramientos y funerales en el
interior de las casas, quedaron abolidos después de treinta años que se venían ejerciendo. Como se gozaba de jurisdicción especial de la
Santa Sede, hasta ahora no se ha modificado nada, evitándose así murmuraciones y escándalos.

((96)) Estos hechos suponen graves motivos, que nadie hasta ahora ha podido saber.

Si, por fin, pudiera S. E. averiguarlos, sería para mí un día de gran satisfacción poderlos eliminar inmediatamente, por cuanto lo
permitieran mis fuerzas y nuestras Constituciones.

Si debiera decir lo que yo pienso, es que el demonio, que previó el mucho bien
88

Fin de Página 88

 

VOLUMEN XI Página: 89

que monseñor Gastaldi podía haber continuado haciendo a nuestra Congregación, sembró cizaña ocultamente y después la hizo crecer.
Inmensas molestias, críticas por todas partes de sacerdotes y de confesores entre nosotros, disgustos graves para el mismo Monseñor, que
durante treinta años fue mi mejor confidente.

Todo lo que he expuesto está literalmente garantizado por cartas auténticas que puedo presentarle, si lo desea.

Perdone lo extenso de esta carta y léala como pueda, ya que no puedo servirme de otros, en razón de la materia expuesta. Me conceda
su bendición y mande como quiera a su pobre, pero

Turín, 16-1875.

Atto. y seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

Tenemos motivos para creer que, unida a esta carta, iba la siguiente memoria, sin firma y sin fecha, que el cardenal Richelmy expidió a
la Sagrada Congregación de Ritos, con otros autógrafos del Siervo de Dios, el 10 de septiembre del 1903:

MEMORIA

Me parece bien adjuntar esta memoria sobre la ocasión de los disgustos con el señor Arzobispo. A mi parecer son las noticias
infundadas que alguien hace llegar al mismo. Anotaré solamente algunos hechos.

1.° Se quiere persuadir a Monseñor de que los reverendos Chiapale y Pignolo hayan pertenecido a esta Congregación. Ni uno ni otro
pertenecieron jamás.

2.° Algunos fueron como asistentes o maestros al colegio de sordomudos y se hicieron poco favor a sí mismos y hasta se deshonraron.
No quiero enjuiciar a nadie, pero lo cierto es que ninguno de ellos fue nunca salesiano.

3.° Muchos, salidos de esta Congregación, ocasionaron graves disturbios en las diócesis adonde fueron. Puedo asegurar que hasta 1874
ninguno de nuestra Congregación ha salido de ella. Sólo un profeso, el caballero Oreglia, hoy padre Federico Oreglia, S. J., el que era
hermano coadjutor, creyó que debía salir para ingresar en los Jesuitas y hacer allí sus estudios.

4.° Se quiso hacer creer a Monseñor que yo estaba imprimiendo o había impreso cartas particulares del mismo Monseñor, que le
obligaban a escribir otras más. Esto no ha pasado jamás por mi imaginación.

5.° He repartido una simple invitación para los ejercicios espirituales de costumbre ((97)) y se quiere hacer ver a Monseñor que era una
circular dirigida a todos los párrocos. Ni yo, ni ninguno a mis órdenes ha mandado tales invitaciones a ningún párroco.

6.° Escribí a Monseñor intentando persuadirle de que estos ejercicios, que se debían hacer del 7 al 13 de septiembre ppdo., ya no se
celebraban; mas, he aquí que enseguida le han contado al mismo que don Bosco, a despecho de su Superior eclesiástico, había iniciado
los simulados ejercicios y se hacían en Lanzo.

7.° El Vicario de Lanzo le asegura que allí no hay más ejercitantes que los pertenecientes a nuestra Congregación; pero, enseguida, hay
quien se las arregla para hacer

Fin de Página 89

 

VOLUMEN XI Página: 90

creer lo contrario al Arzobispo; y en consecuencia, gravísimas molestias para quien dirigía los ejercicios, y disgustos por ambas partes.

Podría continuar con una larga serie de casos semejantes. Ahora bien, el que quiera sacar consecuencias de estos hechos, "a qué
conclusión podría llegar?

Me duele en el alma tener que luchar con otras graves dificultades y aguantar los efectos de estas relaciones.

Si ha de comunicarme algo, ruégole lo difiera (sic) hasta la próxima semana, porque hoy salgo en busca de dinero, pues no tengo un
cuarto. Estaré fuera ocho días.

Nadie hubiera pretendido que no se dejara entrever nada en casa, estando tan tirantes las relaciones; tanto más que don Bosco debía, en
fuerza de los hechos, dar alguna información a los miembros del Capítulo Superior y a los Directores en la reunión de san Francisco,
aunque no fuera más que para que supieran las relaciones jurídicas en que se encontraba la Congregación ante las autoridades
eclesiásticas locales.
Estos superiores, a su vez, no se consideraban obligados, como se dice, por el secreto del santo oficio. Así se explica cómo, a veces, aun
delante de don Bosco, recayera la conversación sobre el espinoso asunto. Un día precisamente, hablando de los obstáculos, que por
aquella parte entorpecían el progreso de la Congregación, don Bosco, con su gran habilidad, siempre dispuesto para orientar a un buen fin
la conversación, dijo con su calma habitual:

-Suerte la nuestra, que siempre vamos seguros hacia adelante in nomine Domini. Estamos seguros de que Dios lo quiere así. Por eso
todas las dificultades que encontramos proceden de que no se explicaron bien las cosas o no se entendieron bien, y hay alguna confusión

1.
((98)) El 4 de febrero fue a Turín monseñor Fissore. Se entrevistó primero con don Bosco y con el Ordinario por separado, y asistió más
tarde a un intercambio de ideas entre ambos en el palacio episcopal.
Después partió para Vercelli, esperando haber conseguido algún éxito.

Había transcurrido, entre tanto, un mes, desde que don Bosco había recibido las cartas del cardenal Berardi, y aún no le había
contestado; una vez tenidas las entrevistas dichas, pensó que ya era tiempo de romper el silencio. Puso, pues, por escrito las cosas, un
tanto a la buena, y envió al benévolo Purpurado la siguiente relación, admirable por su sencillez y serenidad, sin que por eso le falte una
razonable firmeza. Puso una especie de título en la cabecera de la carta, como para indicar su fin principal y, para prevenir cualquier
sospecha de

1 Crónica de don Julio Barberis.
90

Fin de Página 90

 

VOLUMEN XI Página: 91

que él quisiese defender su causa, fijaba sin más la atención sobre el punto que, durante el debate, había sido el caballo de batalla del
Ordinario.

DECLARACION DE NO RECIBIR EN ADELANTE NINGUN SEMINARISTA DEL
SEMINARIO

Eminencia Rvma.:

Para no molestar inútilmente a V. E. Rvma., me he abstenido hasta el presente de darle cuenta de nuestro asunto; hoy, después de
presentarle mis más vivos sentimientos de agradecimiento por la gran caridad que nos dispensa, le daré cuenta de lo ocurrido.

El Arzobispo de Vercelli me escribió enseguida, pidiéndome le hiciese una relación de las divergencias entre nuestra Congregación y
nuestro Arzobispo. Así lo hice. Poco después, vino él en persona y quiso que le diera explicación detallada de todo; fue, luego, a nuestro
Arzobispo, a quien le expuso todo, insistiéndole para que le dijera los motivos que le movían para abrumar de modo tan violento a
nuestra pobre e incipiente Congregación. Después me refirió lo siguiente:

-Le hice hablar mucho, le pregunté sobre cada uno de los puntos; él aseguró continuamente que no tenía nada contra vos, y de lo único
que se quejaba era de que don Bosco recibe a sus seminaristas de Turín sin pedirle ningún permiso.

Manifestó el deseo de hablarme y fui el jueves. Después de hora y media de antesala fui recibido; hablamos cortésmente de vaguedades;
pero al llegar al tema no pudimos hablar; yo me retiraba re infecta (como de cuestión envenenada), cuando llegó el Arzobispo de Vercelli,

que me detuvo y me invitó a continuar la ((99)) conversación en su presencia diciendo:

-Cada uno puede hablar aquí libremente.

Don Bosco. -No deseo saber más que lo que disgusta a nuestro señor Arzobispo, para procurar evitarlo.

Monseñor Gastaldi.. -Yo no tengo nada contra esta Congregación; pero hay un escándalo, que no puedo tolerar, y es: por qué se recibe

en ella a mis seminaristas, con lo que todo se desordena.

Don Bosco. -Hasta ahora no he tenido ni un clérigo del Seminario de Turín que forme parte de nuestra Congregación.

Monseñor Gastaldi. -Sí que los hay; y quien lo niegue, niega los hechos.

Don Bosco. -Ruégole, Monseñor, que me crea. Hasta hoy (4 de febrero de 1875) no hay un seminarista de los suyos formando parte de

los Salesianos.

Monseñor Gastaldi. -(Al llegar aquí montó en cólera; dijo después que yo quería hacer sus veces de obispo y añadió): Si no los aceptó
en la Congregación, los recibió en su casa y esto me molesta.

Don Bosco. -Repliqué que en las casas de su diócesis no había ninguno de sus seminaristas como Salesiano, ni como asistente. Sucedió
que se acogió a uno en Alassio, diócesis de Albenga, donde fue recibido para impedir las amenazas e insultos preparados contra el

Arzobispo por los padres de aquel seminarista; pero fue recibido como asistente, si bien él aspiraba a ingresar en la Congregación.

Monseñor Gastaldi. -Esto no lo puedo permitir, no puedo.

Don Bosco. -Como ya tuve el honor de escribirle, parece que las disposiciones de

Fin de Página 91

 

VOLUMEN XI Página: 92

la Iglesia, dirigida a tutelar la libertad de las vocaciones religiosas, autoriza a los seminaristas para ingresar en las órdenes religiosas...

Monseñor Gastaldi. -Sí... sí... pero... éstos no tienen vocación religiosa; observaron mala conducta.

Don Bosco. -Por tanto no le debe disgustar tanto que esos individuos abandonen el Seminario. Los superiores suyos sabrán después a

qué destinar a tales asistentes, etc.

Monseñor Gastaldi. -No puedo transigir. Yo pido una promesa explícita y formal de que ni en su Congregación, ni en las casas que de
ella dependen, recibirá a ninguno de mis seminaristas, expulsado de mi seminario y no sólo en mi diócesis, sino en cualquiera de sus
casas, donde quiera que estén.

Don Bosco. -Hasta ahora nunca ha sucedido eso; por tanto no parece que sea el caso de formular aquí una promesa que va a tocar
nuestras casas, que pertenecen a la jurisdicción de otros. Pero, si esto es suficiente para contentar a V. E., yo le doy promesa formal de
que, como he hecho hasta el presente, no recibiré sin su permiso a ningún clérigo expulsado de su seminario; pero entiendo que esto sea
dentro de los límites prescritos por los sagrados cánones en favor del estado de mayor perfección, como es precisamente la vida religiosa.

((100)) Todo le satisfizo, mas no la última excepción que, según él, deja hacer lo que uno quiere. Le rogué me explicara lo de las cartas

escritas contra nosotros. Negó que hubiera tales cartas y el sentido de las mismas, cuando yo tenía algunas en mi cartera.

Le pregunté, además, por qué no había admitido a examen de confesión a uno de nuestros sacerdotes.

Monseñor Gastaldi. -Porque sólo tiene lo votos trienales.

Don Bosco. -íPero la Congregación ha sido aprobada en este sentido!

Monseñor Gastaldi. -Eso está mal, no me agrada; y además su Congregación no ha sido aprobada aún definitivamente. Con todo, que

venga este sacerdote y se le admitirá.

Don Bosco. -"Por qué no permite que los sacerdotes de otras diócesis vengan a nuestra Congregación?

Monseñor Gastaldi. -Porque antes de que venga un sacerdote a mi diócesis, quiero saber quién es.

Don Bosco. -Pero viene a una congregación religiosa.

Monseñor Gastaldi. -La cual está en mi diócesis.

Don Bosco. -Entonces "qué quiere?

Monseñor Gastaldi. -Que pida licencia para celebrar.

Don Bosco. -Sé que los Cánones no mandan tal cosa; sé que las otras Congregaciones no lo hacen; con todo, y para complacer a V. E.,

cuando vengan a nuestra casa sacerdotes de otras diócesis, pediré a S. E., la facultad de poder celebrar en esta diócesis.

Aquí se dijeron otras cosas que no conviene confiar al papel, y cuya última conclusión fue:

1.° Sólo por complacer al Arzobispo, si se aceptara a un seminarista de esta diócesis en nuestra Congregación, lo aceptaré vestido de

seglar, pero no con hábito eclesiástico. Para recibir sacerdotes de otras diócesis, se pedirá permiso de celebración. Hasta ahora, sin
embargo, no se presentó ninguno.

2.° El Arzobispo promete que admitirá a examen lo mismo para las órdenes que para confesar a los fieles.

Fin de Página 92

 

VOLUMEN XI Página: 93

Nos despedimos amigablemente; pero los tres estábamos molestos por cuanto fue preciso manifestar. Espero poder contarle de palabra
el resto, antes de que acabe el mes, ahí en Roma. También tenía que ir ahí nuestro arzobispo, pero me dicen ahora que ha renunciado a
este viaje. Monseñor Fissore ya le enviará su informe. Le aseguro que no se pudo hacer mejor elección para este asunto. Es uno de los
más íntimos amigos de nuestro Arzobispo, está de acuerdo en todo con él y es, quizá el único, que se negó el año pasado a darnos la carta
comendaticia para la Santa Sede. Pero es de conciencia muy delicada y estoy seguro de que no variará en nada la situación de lo sucedido
entre nosotros.

((101)) Estoy en Turín hasta el dieciséis y después salgo para Roma. Todos los Salesianos le están reconocidísimos y ruegan al Señor le
recompense con largueza, mientras con el corazón, lleno del más profundo agradecimiento, tengo el honor de profesarme

De V. E. Rvma.

Turín, 7 de febrero de 1875.

Su seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

Poco después de la relación privada de don Bosco, recibió el Cardenal la oficial del pacificador. Es un escrito más que, en realidad, no
proyecta nueva luz ni sobre el hecho ni sobre sus antecedentes. Más aún, don Bosco mismo, después de haberlo leído en Roma, declaraba
el 15 de abril, durante una serie de conversaciones con su personal dirigente, que a él le recordó aquello de "pan, y pan con ello, y pan
para comerlo"; y todavía más, hizo notar que distaba mucho de cuanto monseñor Fissore le había dicho antes de vapulearlo; que no
contenía nada en concreto y sí mucho en abstracto; y que lo abstracto iba más en su contra, aunque se descubriese el esfuerzo por tener el
pie en dos zapatos.

Don Bosco manifestó, además, en aquella circunstancia que, sin embargo, la relación no llegó a manos del Papa sino después de
apostillada. El fue a Roma el 18 de febrero. Allí el cardenal Berardi, antes de presentarla al Papa, debió, como en otros casos semejantes,
hacérsela ver 1, para obtener explicaciones; y, aclaradas las cosas, debieron poner, de común acuerdo, las apostillas marginales que en
ella se encuentran. Se advierte en ellas el estilo genuino de don Bosco. Pero tampoco éstas contienen nada nuevo para nosotros; por lo
que podemos ahorrarnos la publicación de este documento; de todos modos, el que tuviere empeño en leerlo, lo encontrará al final del
volumen 2.

1 Véase carta de don Bosco al cardenal Berardi, 28 de febrero de 1875.

2 Apéndice; documento n.° 8.
93

Fin de Página 93

 

VOLUMEN XI Página: 94

Monseñor Fissore hizo un resumen de su relación y se lo envió cortésmente a don Bosco, el cual lo recibió en Roma y quedó
conmovido al ver el alcance que también se daba allí ((102)) a ciertas exigencias del Ordinario de Turín; por lo cual comunicó enseguida
sus impresiones al cardenal Berardi.

Eminencia Rvma.:

A juzgar por la carta escrita a V. E., y que me envía a mí, se ve que el Arzobispo de Turín no quiere que ninguno de sus seminaristas
entre en una congregación religiosa sin su previo examen sobre la vocación y sin su permiso. Esto me parece totalmente contrario a las
disposiciones de la Santa Sede y a la carta escrita a él mismo por la Sagrada Congregación de Obispos y Regulares.

Y, además, pretender que tales seminaristas no puedan tampoco encontrar asilo en otras diócesis, me parece que va en contra, no sólo
de los sagrados Cánones, sino de la misma caridad.

Me hago partícipe del dolor por la grave situación de su suegra 1, y ya he escrito a Turín para que hagan súplicas especiales ante el altar
de María Auxiliadora por V. E., para que lo conserve muchos años para bien de la Iglesia y de nuestra pobre Congregación.

Dígnese otorgarme su bendición y créame, con profunda gratitud, de V. E. Rvma.

Roma 28-2-1875.

Su atto. y seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

Monseñor Fissore empezó a perder muy pronto el optimismo del primer momento. A primeros de marzo, no sabemos por qué, tuvo la
impresión clara de que las malhadadas diferencias, lejos de haber desaparecido, comenzaban a reanimarse en torno a una cuestión, nacida
en Turín, pero que enseguida se olvidó: la cuestión de sacerdotes de otras diócesis que, llegados para hacerse salesianos, no pedían a la
Curia la facultad para celebrar. Aunque no había obligación de ninguna clase, don Bosco prometió pro bono pacis que, de entonces en
adelante, pediría siempre dicha facultad; pero, en esto como en otras cosas, no quiso obligarse por escrito, pues no quería quedaran sin
efecto los derechos de exención. El Arzobispo de Vercelli, quizá por indicios de que su obra pacificadora estuviese en peligro, quiso
mantenerla y propuso el experimento de un acuerdo general, a través de una conven ción por escrito. Pero, conociendo la decidida
oposición de

1 Su suegra. El cardenal Berardi, primeramente casado, fue un gran jurista y cardenal de la Santa Iglesia. Ya viudo, fue ordenado
sacerdote y obispo. Ocupó altos cargos, antes de llegar a Secretario de Estado. (Véase: Historia de la Iglesia, de Fliche-Martín, Tomo XX,
vol. I, n.° 219, pág. 435.) (N. del T.)
94

Fin de Página 94

 

VOLUMEN XI Página: 95

don Bosco a hacer declaraciones por escrito, que comprometieran a su Congregación, ((103)) le invitó por carta, cuando todavía se
encontraba él en Roma, a que reflexionara y proveyera 1. No nos consta que don Bosco haya modificado en este punto su postura.

Como tampoco cambió su línea de conducta sobre otro punto: el de presentar casos precisos, en vez de hacer acusaciones generales.
Insiste en ello, en una nota que llevaba consigo a una audiencia pontificia y que, después, se unió a una carta del Arzobispo en el
expediente (Positio). El tituló esta nota "pro memoria, seguro" expresión nacida de la seguridad del hecho. Y dice el documento: "El
Arzobispo de Turín fue repetidas veces interpelado, de palabra y por escrito, para que citara una persona o un hecho de los socios
Salesianos, a quienes aplicar aquellas lamentaciones; pero nunca se obtuvo respuesta alguna. En otra carta aduce hechos y cita personas a
cargo de los Salesianos; pero estas personas, clérigos, sacerdotes o seglares no pertenecieron nunca a la Congregación Salesiana; 12 de
marzo de 1875". Las "lamentaciones" eran aquellas vagas quejas, contenidas en la carta, a la que iba destinada esta nota, cuyo contenido
ignoramos, lo mismo que tampoco conocemos el de "la otra" a la que se hace referencia. Se ve, pues, y don Bosco tuvo confirmación
autorizada de ello desde Roma y en Roma, que el Ordinario escribía cartas y más cartas a Roma en contra de don Bosco y de su
Congregación.

Es obvio creer que en Roma exigieran datos positivos. Parece que, en efecto, tal exigencia motivara la invitación dirigida por el
Ordinario al canónigo Marengo, para que atestiguara con declaración escrita, si decía él la verdad o no, asegurando: 1.° que le había
encargado a él para que recomendara a don Bosco que no le causara el grave disgusto de recibir a clérigos despedidos de su seminario; 2.°
de haber cumplido el encargo; 3.° de haber recibido como respuesta que él no podía satisfacer su deseo, porque los sagrados Cánones le
daban el derecho de recibir a semejantes clérigos. ((104)) El teólogo Marengo declaró y firmó, pero poniendo bonitamente las cosas en su
punto en lo referente al tercero, al atestiguar respecto al mismo "que el Rvdo. don Bosco respondió que haría todo lo posible por
complacer los deseos de S. E. Rvma., pero que no podía dar palabra y obligarse a no aceptar a ningún clérigo despedido de su Seminario
arzobispal, porque, añadió, esto iría contra un derecho concedido, del que goza mi Instituto, y al que no podría renunciar sin mengua de
éste, y yo no tengo autoridad para hacerlo; pero, dado el caso, no tendré a ese tal individuo en la

1 Carta de monseñor Fissore a don Bosco, 7 de marzo de 1875.
95

Fin de Página 95

 

VOLUMEN XI Página: 96

casa de aquí en Turín". Finalmente, para no caer en equivocación, reparemos bien en las fechas. La invitación para dar este testimonio es
del 29 de marzo de 1875; pero el hecho de que debía dar este testimonio retrocede al mes de abril o mayo de 1873, como dice el mismo
Ordinario en su carta al Canónigo.

"Qué más se querría para considerar fallida la misión del Arzobispo de Vercelli?

Pero no acaba todo aquí. El 18 de abril se presentó una nueva imposición: se le exigía enviara a la Curia "la lista de todos los sacerdotes
que moraban en las casas salesianas de la diócesis de Turín", indicando sobre cada uno "si es profeso de votos perpetuos o sólo de votos
trienales; o bien, si realmente está inscrito en el catálogo de los novicios o simplemente es aspirante, residente o domiciliado y, en el caso
de que sea aspirante o sólo residente, y sea extradiocesano, si tiene el Exeat y el Maneat con fecha no caducada". Para la revalidación de
las licencias de confesión dígase de cada uno... si es profeso con votos perpetuos y en donde... recibió la facultad para confesar por vez
primera y, por tanto, dónde se examinó" 1.

Aunque esto fuera una injerencia en los asuntos internos de la Congregación y no le faltaran a don Bosco luces para saber el camino a
seguir, con todo, y para abundar en prudencia, pidió consejo al cardenal Berardi y al Secretario de la Congregación ((105)) de Obispos y
Regulares. El primero, que andaba enfermucho, le respondió por medio de un tercero:

"Mucho me duele el nuevo incidente que me comunica en su atentísima carta, pero hay que tener paciencia también en esto.
Estrictamente hablando, este Arzobispo no tendría derecho a exigir la nota individual que le pide; pero, pro bono pacis, sería prudente
condescender con ese deseo, especialmente en lo referente a los confesores, ya que en esto sí tiene derecho".

El arzobispo Vitelleschi era del mismo parecer y sugería que contestara a las indicaciones pedidas, posiblemente sin poner ninguna
firma y declarando que aquellas indicaciones podían variar de un momento a otro, ya que de hoy a mañana podían ser trasladados los
individuos, de acuerdo con el derecho de don Bosco, como Superior General. Don Bosco condescendió prontamente a todo lo que le
pedía el Ordinario 2.

Tampoco se atuvo a lo prometido respecto a las Ordenaciones. El

1 Carta del procanciller, canónigo Caviani, del 18 de abril de 1875.

2 Cartas del 26 y 27 de abril de 1875.
96

Fin de Página 96

 

VOLUMEN XI Página: 97

Ordinario había prometido admitir a los clérigos salesianos; pero en la práctica no quiso darse por enterado. La justificación de su
proceder no pudo ser distinta para él de la aducida en su réplica del 24 de mayo a la Sagrada Congregación, sobre el asunto de las
preguntas 1 que él no había recibido nunca noticia de que la Congregación Salesiana hubiera sido definitivamente aprobada por la Santa
Sede, ni que el Rector Mayor tuviera la facultad de dar las dimisorias por un decenio. Ante tan categóricas afirmaciones, nos inclinamos a
suponer en el Ordinario un doble olvido; porque el decreto auténtico se lo presentó personalmente don Bosco y, también, se lo comunicó
directamente la Sagrada Congregación de Obispos y Regulares.

En la misma comunicación se pasaba, además, a las consabidas lamentaciones de que la Congregación Salesiana recibía a seglares y
eclesiásticos que buscaban la manera de sustraerse a la autoridad del Arzobispo. Esta era una suposición gratuita; ((106)) dejar en medio
de la calle a nadie no se concebía con la caridad de don Bosco; ni tampoco podía negarse a quien hubiera demostrado buenas
disposiciones, el permiso de ligarse, si no con los votos perpetuos, al menos con los trienales, según las Constituciones aprobadas por la
Santa Sede.

Pero, "cómo poderse entender? Aquel año se celebró con alguna solemnidad el séptimo aniversario de la consagración de la iglesia de
María Auxiliadora. Don Bosco invitó a Monseñor para que asistiera y al mismo tiempo administrara la confirmación a los internos del
Oratorio, sacramento que no confería desde hacía ya tres años; instóle a ello con más insistencia que nunca, por cuanto había entre los
alumnos algunos jovencitos que, ingresados hacía poco tiempo en el seno de la Iglesia Católica, debían dejar el Oratorio para volver a
Inglaterra, con peligro de no poderse ya confirmar.

La respuesta fue negativa en toda la línea, hasta para la autorización de invitar a otro Obispo a hacer sus veces. Resulta fácil imaginar
que la triple negativa no pudo pasar desapercibida dentro del Oratorio ni tampoco fuera.

Una vez charlaba don Bosco con don Juan Bautista Lemoyne en Trofarello y le dijo que jamás hubiera creído posible una ruptura entre
él y monseñor Gastaldi, ni aunque una persona prudentísima se lo hubiera jurado; tan estrechos lazos de amistad les unían. A más de
estos motivos personales, él tenía como propio el honor del Arzobispo. Conocedor como era de su natural impetuoso, intentó en varias
ocasiones frenarlo, avisándole y rogándole.

1 Apéndice, documento n.° 9.
97

Fin de Página 97

 

VOLUMEN XI Página: 98

Un día, cuando aún estaban en buena armonía, don Bosco entró en su despacho, mientras él estaba escribiendo.
-íOh, don Bosco!, le dijo; aquí me tiene con un asunto muy serio entre manos.
-Todo lo que hace el Arzobispo, siempre es cosa seria, replicó don Bosco.
-Pero ahora se trata de un caso excepcional. Estoy a punto de firmar un documento que corresponde a un canónigo.
((107)) -Será para ascenderlo.
-"Ascenderlo? íPara suspenderlo a divinis! (Cesación canónica en los oficios divinos)
.
-Le ruego que antes pondere bien la cosa; si efectivamente es como le han referido.
-La cosa es grave y las informaciones que me han dado son exactas.
-Y "se podría saber quién es este canónigo?
-El canónigo Calosso.
-"El de Chieri?
-Precisamente el de Chieri.
-Excelencia, piense que este Canónigo es famoso por su conducta integérrima. En Chieri todos le conocen y le quieren mucho. Sería un

escándalo, con menoscabo para la autoridad eclesiástica.
-Y a pesar de eso hay que obrar así, respondió resueltamente el Arzobispo.
Y así lo hizo. Se trataba de cuestiones sobre una capilla. El Canónigo era viejo y testarudo. Y le llegó la suspensión. El pobre hombre.

que no esperaba semejante golpe, corrió enseguida a don Bosco, de quien había sido director espiritual en el seminario de Chieri, y le
rogó que lo admitiera en alguna de sus casas para librarlo de la confusión a que se veía reducido ante aquella grave medida. Don Bosco lo
mandó a Alassio. Inde irae (De ahí todas las iras).

Es lícito, sin embargo, pensar que no hubieran llegado tan lejos las cosas, si personas de su alrededor no se hubieran encargado de
soplar y atizar el fuego, excitando la impetuosidad del Ordinario, presentándole las cosas bajo aspectos falseados o pintándole con
fantásticos colores las imprudencias cometidas por individuos del Oratorio o, en general, algunos hechos o dichos de los Salesianos 1.

Era humanamente imposible que todo anduviera en el Oratorio como en un reloj; además, ojos acostumbrados a mirar los otros
institutos de educación a los que acudía la juventud escogida o como fuere

1 Proceso Apostólico: Sup. Virt., Summarium, pág. 738, & 27.
98

Fin de Página 98

 

VOLUMEN XI Página: 99

tratados a baqueta, "cuántos reparos no tendrían que poner ((108)) al método seguido en el Oratorio? Para comprender la vida del
Oratorio era menester haberla vivido; lo cierto es que los primeros Salesianos, y sin la menor chochez, volvían con el pensamiento al
Oratorio de entonces, como al paraíso de sus años mozos. Pero la historia del conflicto sigue; poco a poco se irán amontonando los
elementos para formar un ponderado juicio.

Mientras tanto, el que haya seguido la narración habrá advertido la humilde calma que don Bosco mostraba al tomar una decisión.

Don Miguel Rúa, que vivía más cerca de él que ningún otro, nunca le oyó una palabra que manifestara falta de respeto o de sumisión;
más todavía, nunca le oyó hablar de esos asuntos sino con quien fuera absolutamente necesario, ocultándoselos a los demás, con el fin de
que no concibieran sentimientos menos caritativos o menos reverentes hacia la Suprema Autoridad de la Archidiócesis. Y aun hablando
de ello, solía presentarlo como una prueba a la que el Señor había querido sujetarlo 1.

"En ocasiones sabía tomar una actitud amablemente jocosa. Así un día, al oír a un salesiano lanzar fogosas exclamaciones contra el
Ordinario y echar en cara a don Bosco que no se mostrare enérgico rechazando inculpaciones, él le interrumpió y, acompañando con
gestos las palabras, le dijo:

"-"Y qué querrías tú hacer? "Qué? Yo he hecho cuanto he podido. Pero, bueno, ahora haremos así. Iremos los dos al palacio episcopal
con un palo bajo el manteo, le rogaremos que se aguante, le mediremos las costillas y, después, tranquilamente nos volveremos a casa.

"Había muchos presentes que seguían con interés el diálogo y rieron la ocurrencia. De este modo lograba el Siervo de Dios que se
disipara el resentimiento de los ánimos" 2.

1 Proceso Apostólico anteriormente citado, pág. 731, & 10, pág. 736, & 20. Véase además en el Apéndice, documento n.° 10, la noble
deposición de la condesa Lorencina Mazè de la Roche, sobrina de monseñor Gastaldi.

2 En la edición, que traducimos, del volumen XI de las Memorias Biográficas, se suprimieron algunos pasajes del original, como por
ejemplo, el que "entrecomillado" acabas de leer.

Las delicadas relaciones sostenidas entre don Bosco y el Arzobispo de Turín parecían exigir todavía un prudente y delicado silencio en
el momento de la primera edición. Pasados ya más de cincuenta años, y después de publicada una edición crítica de la biografía de
monseñor Gastaldi, no parece exista ningún inconveniente en que aparezcan graciosos parrafitos como el anterior, que manifiestan el
amable ingenio de los Santos en momentos difíciles. (N. del T.)
99

Fin de Página 99

 

VOLUMEN XI Página: 100

((109)
)

CAPITULO VI

VIAJES A ROMA

INTERESES espirituales de distinta especie reclamaban a don Bosco en Roma, a mediados de febrero de 1875: sus proyectos sobre las
Obras de María Auxiliadora y de los Cooperadores Salesianos, las Misiones de América, ya aceptadas por él, y otras que la Santa Sede le
ofrecía; la comunicación de privilegios para la Congregación y la facultad de extender las dimisorias para los ordenandos. De las dos
primeras Obras ya hemos hablado bastante; de las dos restantes, se hablará en los capítulos siguientes. De momento, sólo seguiremos a
don Bosco en su andadura, su permanencia y su retorno.

Dos son las fuentes principales a las que acudiremos en busca de noticias sobre este viaje: una es el diario de su compañero, que más
parece escrito para aumentar la sed que para saciarla, por la profusión de datos, nombres y alusiones; la otra, consistente en dos charlas de
don Bosco, resumidas en tres actas de conferencias, alivia la sed por un instante, pero no la apaga del todo. Nos aprovecharemos también
de otras pequeñas ayudas procedentes de distintas fuentes indirectas.

"Por qué un secretario tan minucioso al describir la sala de la audiencia papal y la misma persona del Papa, tan dispuesto a rebañar
noticias en torno de don Bosco, prosigue su información con tan desolada pobreza de datos, sobre asuntos de mayor relieve? Creemos
que la causa sea la circunspección, con la que solía proceder don Bosco en los asuntos de importancia. No solía hablar de ellos sino por
necesidad y, a veces, ((110)) tocando sólo ciertos detalles, que servían para dejar en la sombra su persona.

Salió de Turín hacia San Pier d'Arena el 14 de febrero, primer domingo de Cuaresma. Desde el principio de enero, en previsión de los
muchos viajes que debería realizar durante el año para cumplir los designios de la Providencia, había obtenido un talonario de billetes
para viajar gratuitamente por determinadas líneas de los ferrocarriles del Norte, que eran las que más frecuentaba, y había obtenido,
además, permiso para conseguir, vez por vez, un billete gratuito por otras líneas. La Dirección General de Ferrocarriles le había otorgado
también la
100

Fin de Página 100

 

VOLUMEN XI Página: 101

exención del impuesto gubernativo de cuarenta liras trimestrales, con las que estaban gravadas normalmente aquellas concesiones. El año
anterior le había importado tal impuesto una cantidad mayor que la que hubiera pagado comprando el billete a su precio 1. Por el camino
advirtió que, a causa de sus mil preocupaciones, se había olvidado en Turín de algunas cosas. Por eso, apenas llegó a Génova, escribió a
su secretario particular y compañero de viaje, don Joaquín Berto, que debía unirse a él llevando hasta el Hospicio de San Pier d'Arena al
joven Mantelli 2.

Carísimo Berto:

He sufrido algunos olvidos, que tú remediarás.

1.° Tráeme la Guía-Horario del Ferrocarril y los opúsculos franceses que tratan de las escuelas apostólicas.

2.° Pasa el martes a hablar con el teólogo Chiuso y con el teólogo Audagnotto y diles: que don Bosco está en Génova y desde allí, para
ahorrarse viajes, partirá para Roma. Que si, por acaso, S. E., el señor Arzobispo tuviese algún encargo que yo pudiere hacer, tú me
traerías cualquier carta o paquete.

Además, si fuere oportuno, harás alusión a los motivos que me llevan a Roma: la misión en la República Argentina y otra más en
Australia, de la que debo tratar con Propaganda Fide. Otra razón ((111)) es la de dos cartas y un telegrama de una persona benemérita
gravemente enferma.

También será bueno que traigas esas dos cartas y la propuesta de Buenos Aires y de San Nicolás.

Vale in Domino et valedic.

Afmo. en Jesucristo JUAN BOSCO, Pbro.

P. D.-Dí también a don Miguel Rúa que me comunique, vez por vez, el nombre de los favorecidos por la suerte para la comida escolar,
etc.
Escuelas Apostólicas se llamaban en Francia las recientemente instituidas por el padre De Foresta, para fomentar las vocaciones
eclesiásticas entre la clase humilde. La persona enferma y benemérita podía ser la Madre Galeffi, Presidenta de Tor de' Specchi. Es de
advertir el ingenioso y respetuoso expediente inventado por don Bosco para impedir que de ningún modo se pudiera considerar como
clandestino su viaje a Roma y luego se fantaseara sobre otros motivos ocultos. Nótese también cómo don Bosco, aunque ausente y
preocupado por asuntos del máximo interés, no perdía de vista las cosas lejanas y de escasa

1 Apéndice, documento n.° 11.

2 La carta no lleva fecha, mas su contenido no permite emplazarla en otro lugar.
101

Fin de Página 101

 

VOLUMEN XI Página: 102

importancia. Quería que su representante le enviara, vez por vez, los nombres de los muchachos del Oratorio que, por haberse distinguido
durante la semana con su buena conducta y aplicación, obtuvieran el ansiado premio de sentarse el domingo a la mesa del Padre.

Don Joaquín Berto, el secretario, unióse a don Bosco dos días más tarde en San Pier d'Arena, desde donde partieron juntos camino de
Roma, hacia la media noche del 17.

Llegaron a las tres de la tarde del 18. Allí les esperaba en la estación, con el coche, un empleado de Tor de'Specchi, que condujo a los
viajeros a la vía Sistina, número ciento cuatro, donde vivía el agente de expediciones apostólicas, Alejandro Sigismondi, en cuya casa,
como en año anterior, tomaron alojamiento. Allí había comodidad para celebrar la misa. Sigismondi conservó con veneración los
ornamentos y el cáliz empleados por don Bosco, hasta que, muerto el piadoso señor, su familia los entregó a los Salesianos de Roma.

((112)) La lluvia no permitió a don Bosco salir aquella tarde; así que, como llevaba tantas cosas que despachar, preparó cómodamente
su plan. Nos ahorraremos repetir cosas que ya conocen nuestros lectores por los volúmenes anteriores; sólo queremos referirnos a algunas
personas y familias de Roma que, desde hacía tiempo, mantenían relaciones cordiales con don Bosco, el cómo y el por qué.

La mañana del 19 envió a su secretario a presentar sus saludos a monseñor Vitelleschi, con quien tenía muchos asuntos que tratar. Este
le dijo que también su cuñada, dama de eximia piedad, tenía deseos de ver al Siervo de Dios. Y entretuvo un rato a don Joaquín
preguntándole por la Congregación y dándole la noticia de que aquel mismo día había enviado una carta el Ordinario de Turín en la que,
dejando de lado la cuestión de los seminaristas, se lamentaba de que don Bosco recibía en su casa a sus sacerdotes sin pedirle licencia.
Don Joaquín Berto pudo asegurar al Prelado que no había ningún sacerdote ni clérigo del Arzobispo que se encontrara en las casas de don
Bosco. Concertaron una visita de don Bosco a casa Vitelleschi para las tres o las cuatro de la tarde.

Don Bosco fue puntual. La noble familia le colmó de atenciones y le invitó para comer el domingo 21. No se pudo en aquellos
momentos hablar de asuntos serios, porque Monseñor se disponía a salir para ir al Vaticano; pero lo citó para el día siguiente.

De allí se dirigió don Bosco al Foro Trajano para consolar al abogado Bertorelli, inmensamente afligido con la pérdida de su hijo único.

Y, cumplida esta obra de caridad, anota cuidadosamente el secretario que pasaron por una barbería, antes de ir a visitar al cardenal
102

Fin de Página 102

 

VOLUMEN XI Página: 103

Berardi, con quien sostuvo don Bosco una conversación de casi dos horas. El Cardenal fue tan exquisitamente cortés que le acompañó
hasta la escalera. Por el camino dijo don Bosco a don Joaquín Berto:

-Me ha contado el cardenal Berardi que un día le dirigió el Padre Santo estas mismas palabras: -""Sabéis, Eminencia, quién es el que
nos ha regalado al Arzobispo ((113)) de Turín?

"-No, Santidad.

"-Es don Bosco, "sabéis?; y íahora lo está pagando bien!".

No fue ésta la única vez que don Bosco, como para su propia confusión, recordó el encumbramiento de monseñor Gastaldi desde la
sede episcopal de Saluzzo a la metropolitana de Turín. Efectivamente, fue él quien impulsó vivamente esta promoción, esperando tener
un válido auxilio para sus obras, dada la antigua amistad que los unía; pero, con toda humildad confesaba que no había agradado a Dios
aquella confianza en el hombre. Por el mismo Cardenal llegó a saber otra cosa. El Ordinario de Turín había escrito otras dos cartas a
cuenta de los Salesianos, una a él y otra de dieciséis grandes páginas al Papa. Apenas leyó el Padre Santo la suya, se la pasó al cardenal
Berardi, ordenándole que se la diera a conocer a don Bosco. En las conferencias de abril, a que antes aludimos, dio don Bosco a leer
ambas cartas a los Superiores del Capítulo; y el secretario dejó esta impresión en el acta: "Se advertía en este escrito el ánimo excitado de
su autor y, lo que más nos duele, es que, además, se presentaban falsedades contra nosotros".

Dedicaron los días 20 y 21 a visitas. Por la tarde del 21 don Bosco cumplió la invitación de los Vitelleschi.

Su primer pensamiento, al llegar a Roma, había sido pedir una audiencia privada al Padre Santo. Hizo llegar la petición a monseñor
Ricci, Maestro de Cámara, y la mañana del 19 recibió rápida respuesta concediéndosela para el día 22 a las once.

Don Bosco se presentó, como de costumbre, con la papeleta donde anotaba lo que había de decir, expresado con fórmulas
nemotécnicas. Doce anotaciones llevaba; las más inteligibles, hoy, eran la primera: "Saludo de todos los salesianos y sus alumnos"; y la
última: "Bendiciones e indulgencias", para los salesianos, sus alumnos y sus respectivas familias". Al presentar al Papa los sentimientos
de todos los suyos, quería conseguir para todos la manera de poder aumentar en ellos el amor filial al Vicario de Jesucristo.

La audiencia duró una hora y cuarto. Mientras bajaban la escalinata, dijo don Bosco a don Joaquín Berto:

-El Papa nos ha concedido ((114)) dos cosas importantes: una, todos
103

Fin de Página 103

 

VOLUMEN XI Página: 104

los privilegios de una Congregación, a elegir; y la otra, las dimisorias ad quemcumque Episcopum. La primera se refiere a la
comunicación de los privilegios y la segunda a la concesión de las cartas dimisorias por el Rector Mayor a los ordenandos salesianos para
cualquier Obispo.

La gran alegría de don Bosco no podía por el momento proceder más que de la buena acogida del Papa al número once de su papeleta:
"Asunto de dimisorias y facultades". El sabía muy bien toda la serie de trámites por los que había que pasar para llegar a los Decretos;
pero seguramente no imaginaba qué distante estaba todavía el día en que llegaría la concesión.

En la misma audiencia preguntó al Papa si debía, como las demás Congregaciones religiosas, solicitar un Cardenal protector. El Papa le
contestó textualmente:

-Mientras viva, yo seré siempre vuestro protector y el de vuestra Congregación.

De vuelta del Vaticano a su residencia en la vía Sistina, recibió una visita muy agradable. El día anterior un subteniente del ejército, que
prestaba su servicio en Roma, en el Cuerpo de la Guardia del Rey, se encontró con él en una calle de la capital, se le acercó y le besó la
mano con viva demostración de alegría y respeto. Y don Bosco le dijo:

-Mi querido Bienvenido, "todavía eres amigo de don Bosco?

-íFigúrese! Nunca he olvidado, ni olvidaré jamás a mi bienhechor.

-Pero tú sabes que los amigos no pueden vivir lejos el uno del otro, sino que siempre están juntos... íY tú estás tan lejos de mí! íVen,
pues, a verme!

El apuesto oficial se llamaba Bienvenido Graziano, era de Biella y había estudiado en el Oratorio. Muy impresionado por las palabras
de don Bosco no pudo dormir en toda la noche; e iba ahora a decirle que, si lo aceptaba, estaba dispuesto a vivir con él y después ir a
donde lo mandase.

Don Bosco le escuchó con benevolencia y le dijo que, cuando quisiera y pudiera, fuese al Oratorio y que allí ((115)) se pondrían de
acuerdo. Pero que se presentara con su flamante uniforme porque a todos les gustaría ver a un valiente soldado del Señor entre sus filas.

Graziano mantuvo su palabra leal. Nos encontraremos de nuevo con él en el próximo volumen 1.

1 J. VESPIGNANI.-Un año en la escuela de don Bosco, pág. 105, San Benigno Canavese 1930.
104

Fin de Página 104

 

VOLUMEN XI Página: 105

Pero no fueron solamente los asuntos que llevaba pendientes los que ocuparon sus días en Roma: se le añadieron imprevistos negocios.
El Papa le confió una misión secreta para el Ministro de Justicia, señor Vigliani. Y fue al Ministerio de Gracia y Justicia el 28 por la
mañana, pero no pudo ser recibido enseguida; tuvo que volver al día siguiente, No hemos podido ni siquiera calcular de qué trataron. Fue
luego a la Secretaría de Estado y envió después al Ministro unas cartas por medio de don Joaquín Berto. Por la noche del 28 sólo dijo
estas palabras:

-Mañana, a la una, tengo una cita con el ministro Vigliani; debo darle un recado que me encargó el Papa.

Es probable que, como ya lo había hecho otra vez, tratara también entonces de la provisión de diócesis en Italia; en efecto,
inmediatamente después de su partida, hubo nombramiento de obispos seguido de otros más, en el transcurso de aquel año y del año
siguiente 1.

Y ya sólo nos queda por hablar de la segunda audiencia. La tuvo el 12 de marzo, a las once y media. Se presentó al Papa con su
consabido papelito de notas entre los dedos. En él leemos entre otras cosas: "Siga haciéndonos de padre, como hasta ahora, en las
comunicaciones y concesión de dimisorias" y entre paréntesis un "sí", que da a entender de nuevo las favorables disposiciones del
Pontífice con el doble asunto que entonces dominaba por completo el pensamiento de don Bosco.

Duraba la audiencia ya casi tres cuartos de hora, cuando, en el momento de despedirse, don Bosco experimentó un instante de íntima
satisfacción.

((116)) -Padre Santo, le dijo; al partir ahora de Roma y volver entre mis hijos, quisiera me dijera una palabra para comunicársela a
ellos, que sirva para todos y que sea la que más necesiten. Tengo todavía una palabra que decir a Vuestra Santidad de su parte; pero antes
deseo oír lo que Su Santidad tenga la bondad de comunicarnos.

Y el Padre Santo respondió amablemente:

-Sí, tengo una palabra, un recuerdo que puede hacer bien a todos y quisiera que Vos inculcarais en el corazón de los vuestros, salesianos
y alumnos: -"Recomendadles que prometan fidelidad y amor a Cristo y a su Vicario en esta tierra".

Entonces don Bosco presentó al Padre Santo el papelito de sus notas, la última de las cuales era esta: "Prometemos fidelidad y
obediencia a Su Santidad, como Vicario de Jesucristo".

1 Crónica de las Cosas Romanas en la Civiltà Cattolica.
105

Fin de Página 105

 

VOLUMEN XI Página: 106

Y, gratamente sorprendido por tan gran coincidencia de sentimientos y palabras, el Papa exclamó:

-Hemos de reconocer una verdadera inspiración del Señor, en Vos al escribir o en mí al hablar de este modo. Es señal de que estas
palabras hay que tenerlas en mucho aprecio.

-Ciertamente, Santidad, ha sido el Señor quien os inspiró al darnos un recuerdo tan saludable; porque yo escribí en el papel estas dos
palabras muy aprisa, casi sin pensar en su importancia. Estad seguro, Padre Santo, que en cuanto llegue a Turín no sólo comunicaré esto a
mis hijos, sino que procuraré que estos sentimientos sean inculcados, ampliados y explicados con pláticas y advertencias oportunas.

Y como lo prometió, así lo hizo. Recomendó a todos los Directores, en las conferencias de abril, que, al volver a sus colegios, narraran
el hecho y después, en toda ocasión, volvieran sobre él y lo convirtiesen en tema de sus pláticas: por ejemplo, una sobre la felicidad del
que vive unido a Jesucristo, felicidad durante la vida y felicidad en el momento de la muerte. Después, desdicha del que no está unido a
Cristo, esto es, que no tiene la fe católica o vive en pecado mortal; ((117)) después, cómo no se puede vivir unido a Cristo sin estarlo al
mismo tiempo con su Vicario, explicando bien que el Papa es el Vicario de Jesucristo.

Terminada la audiencia, también el Secretario tuvo el honor de ser introducido. Y, aprovechando la amabilidad del angélico Pío IX, le
pidió varios favores personales que le fueron concedidos.

Don Bosco permaneció en Roma veinticinco días enteros. En medio de las visitas a Prelados de toda categoría, encontró la manera de
pasar por varias casas religiosas masculinas y femeninas, como los Redentoristas, las Religiosas de Boca de la Verdad y sobre todo las
Nobles Damas de Tor d'Specchi, en donde estuvo ocho veces, por lo menos. Recibió invitaciones para comer en casa de familias y
personajes distinguidos, en las que se encontró con ilustres comensales. No podía faltar la invitación de su entrañable amigo monseñor
Fratejacci, que, según se entrevé, intervino mucho en su favor.

Este verdadero tipo de romano, franco y jovial, que en su correspondencia epistolar dice su sentir contra quien se oponía a su don
Bosco, tampoco tenía pelillos en la lengua cuando hablaba. Un domingo, hacia las cuatro de la tarde, volviendo de la iglesia de San
Eustaquio, de la que era canónigo, se encontró con don Bosco en la plaza de la Minerva y, tomándolo aparte, le dijo:

-Venga aquí.

Y se lo llevó a tomar una tacita de café en el cercano bar de la
106

Fin de Página 106

 

VOLUMEN XI Página: 107

Minerva. Allí desembuchó y contó los manejos de sus adversarios en Roma, para que estuviera al corriente de cuanto se hacía y decía en
su contra. Hablaba él sin parar y don Bosco escuchaba sin decir esta boca es mía. Finalmente, el Siervo de Dios rompió el monólogo
diciendo:

-Mire, Monseñor; don Bosco se encuentra en la misma situación del célebre capitán de aventuras Juan de las Bandas Negras. Debe
mirar primero a derecha e izquierda para saber a qué carta quedarse y qué hacer, y después debe decir a los suyos lo que aquel capitán
decía a sus propios soldados: "No deis un paso adelante, sino venid tras de mí".

Nunca le abandonaba su habitual serenidad. El secretario, que observaba en su ((118)) incesante viacrucis romano tanta constancia y
tanta paciencia yendo y viniendo inútilmente a ver a ciertas personas, en busca de un favor para el bien ajeno o de la Iglesia, y subiendo
escaleras hasta un cuarto piso, para conseguir una limosnita, no podía contenerse y le decía:

-íAy, pobre don Bosco, si vieran y supieran en el Oratorio los esfuerzos y sudores que a usted le cuesta obtener una ayuda o llevar a
término algún asunto en favor de sus hijos...!

Y él respondía:

-Todo para salvar mi pobre alma... Para salvar nuestra pobre alma hay que estar dispuestos a todo... Mira, yo no siento más inclinación
que la de dedicarme durante los pocos años que me quedan de vida a organizar los asuntos de nuestra Congregación. Fuera de esto, lo
demás no tiene para mí ningún atractivo.

La víspera de su partida, 15 de marzo, le parecía a don Bosco que su viaje a Roma no había sido inútil. Los asuntos de mayor
importancia, que habían motivado su viaje, quedaban bien orientados, como ya se ha visto respecto de algunos y como se verá, respecto
de otros, más adelante; el llevarlos a buen puerto, era sólo cuestión de tiempo y de saber arreglárselas.

Pero él no se iba con las manos vacías. A más de los favores individuales para personas beneméritas, llevaba consigo dos Breves y tres
Decretos y dejaba dos Decretos más en trámite de redacción.

Con el primer Breve se concedía a todos los fieles que visitaran la iglesia de María Auxiliadora, indulgencia plenaria, en un día del año
a elegir y cumplidas las condiciones acostumbradas. Esta indulgencia era muy oportuna para los numerosísimos devotos que, desde muy
lejos, peregrinaban al santuario. El segundo Breve, además de incluir dos de dichas indulgencias, concedía otros siete favores: 1.° altar
privilegiado
107

Fin de Página 107

 

VOLUMEN XI Página: 108

en todas las iglesias de la Congregación; 2.° indulgencia plenaria en favor de todos los salesianos difuntos, en cualquier altar de nuestras
iglesias en el que se aplicare la santa misa por su alma; 3.° indulgencia ((119)) plenaria, tres veces a la semana, para cualquier difunto y
en cualquier altar que un salesiano aplicare el Santo Sacrificio; 4.° facultad para bendecir con un crucifijo, concediendo indulgencia
plenaria en las misiones o en los ejercicios espirituales; 5.° doscientos días de indulgencias cada vez que un fiel intervenga en la
predicación;
6 ° facultad para bendecir medallas, rosarios y crucifijos, otorgada a los confesores y predicadores; 7 ° facultad para erigir el Vía crucis,
allí donde no hubiere Casas de Franciscanos.

Había conseguido, además, para todos los sacerdotes de la Congregación, permiso para celebrar, en tiempo de ejercicios o de misión,
una hora antes de la aurora; autorización para cantar en nuestras iglesias dos misas de Requiem por semana, aunque no fuera el
aniversario, con tal de no coincidir con dobles de primera y segunda clase, ni con vigilias o ferias privilegiadas; para los directores,
obtuvo la facultad de bendecir ornamentos sagrados destinados a la propia casa Y, muy poco tiempo después, recibiría también para ellos
dos licencias: una, la de conmutar a los propios subalternos el rezo del Breviario por otra oración u obra buena, cuando un motivo
razonable lo pidiere; y la otra, para enviar a cualquiera de sus sacerdotes a celebrar en casas privadas, con tal de que hubiese un altar con
las condiciones requeridas y reconocidas por el Obispo; lo cual equivalía a conceder el privilegio de oratorio privado a los altares en los
que los Salesianos celebrasen misa Estas concesiones, consideradas en sí mismas, no parecen hoy de mucha importancia; pero tenían
entonces un relativo valor, porque contribuían a afianzar en la Congregación el sentimiento de la propia personalidad moral y un espíritu
solidario corporativo.

Y, dada su fe viva y su piedad, gozaba llevando a los suyos tan precioso regalo de parte del Papa, con aquellos tres tesoros de
indulgencias, a saber, trescientos días cada vez que, debiendo efectuar cualquier obra, de estudio o de predicación, de dar clase diurna o
nocturna, literaria o musical, se santiguaran antes y después; trescientos días cada vez que dieran clase o atendieran a la asistencia; ((120))
y de tres años, cada vez que tomaran parte, corde saltem contrito, en las prácticas de piedad acostumbradas de la mañana, aun cuando no
recibieran la comunión.

Pero, sobre todo, don Bosco partió de Roma con el consuelo de poder asegurar que su Congregación gozaba de grandísimo favor. Así
lo declaró en las conferencias de abril: "No sólo nos quiere y nos
108

Fin de Página 108

 

VOLUMEN XI Página: 109

favorece el Padre Santo, sino que todos en general miran bien a nuestra Congregación. Es bien vista por los buenos y por los malos, por
las autoridades eclesiásticas y las civiles; y, con poquísimas excepciones, todos nos favorecen. Decía de intento que hasta los malos nos
miran con buenos ojos, porque estamos viendo que los mismos que gritan contra las Ordenes Religiosas y quisieran suprimirlas por
completo, nos alaban a nosotros".

Antes de que don Bosco emprenda su viaje de vuelta a Turín, consideramos oportuno ofrecer aquí a nuestros lectores el remate de su
epistolario romano, que hemos podido encontrar:

1. A don Félix Reviglio
Se trata de una cartita dirigida al teólogo don Félix Reviglio, el primer alumno de don Bosco ordenado sacerdote y que, por aquellos
días, debía tomar posesión de la parroquia de San Agustín en Turín. Su nombre aparece repetidamente en los cinco primeros volúmenes
de Lemoyne.

Para don Félix Reviglio.

No me es posible estar en Turín para el cuarto domingo de cuaresma. Pero haz tu entrada, yo te acompañaré con mis oraciones. Puedes
comunicar a tus nuevos feligreses que el Padre Santo, vivae vocis oraculo et expressis verbis, concede una bendición apostólica especial
para ti, para el clero y para todos los fieles que la divina Providencia ha confiado a tus cuidados.

Ruega por este pobre, pero en Jesucristo

Roma, 28-2-1875.

Afmo. amigo
JUAN BOSCO, Pbro.

2. A la Condesa Callori
((121)) La condesa Callori de Vignale socorrió siempre generosamente a don Bosco. Más aún, fue para él como una madre; tanto que el
Siervo de Dios acostumbraba a pedirle consejo en muchas ocasiones y le escribía con una confianza filial. El "señorito Manuel" era el
hijo segundo de la Condesa; de vez en cuando había buscado don Bosco, animándolo con afectuosas cartitas, la forma de que estudiara y
creciera en la virtud; tenía ya veintidós años.
109

Fin de Página 109

 

VOLUMEN XI Página: 110

Mi buena Mamá:

Acabo de hablar con el Padre Santo y esta vez he tenido comodidad para hablarle un poco de usted y de su familia; y el Padre Santo se
complació en recordarla a usted, al señor Conde de casa Medolago, su marido, y me encargó les comunicara a todos su bendición
apostólica.

Me pareció oportuno pedir una bendición especial para el señorito Manuel y encomendarlo a sus oraciones. Palparemos sus buenos
resultados.

El Tíber se ha dado esta mañana un paseo fuera de su cauce ordinario y se extiende por varios puntos de la ciudad; veremos hasta dónde
llegará.

Espero estar en Turín para Semana Santa, y contarle algo de palabra. El Padre Santo goza ahora de muy buena salud y se manifiesta
jovial y laborioso, como si todo marchara bien. Es una maravilla sin precedente. Mi salud marcha bastante bien.

Dios le conceda santidad y salud en abundancia. Ruegue por mí que siempre seré con gratitud en Jesucristo

Roma 2-3-1875.

Su humilde servidor JUAN BOSCO, Pbro.

P. D.-Don Joaquín Berto le presenta sus saludos. Guardo un objeto del Padre Santo en mi poder y se lo entregaré en Turín.
3. A la señora Eurosia Monti
Quedo viuda a poco y fue cooperadora eximia del Oratorio. El Coronel era precisamente su marido. También ella había perdido
recientemente al "último hermano superviviente", ((122)) el teólogo Golzio, que había sido cooperador del teólogo Guala y del beato
Cafasso en la Residencia Sacerdotal, y confesor de don Bosco, tras la muerte de éste último. Había sucedido al canónigo Galletti,
nombrado Obispo de Alba, en la direccion de la Residencia Sacerdotal.

Muy distinguida señora Eurosia:

Durante mi estancia en Roma he pensado muchas veces en usted y en la soledad en que se encuentra. A más de pedir todos los días en
la santa misa, que la conserve Dios muchos años de vida feliz, me ha parecido bien pedirle al Padre Santo una bendición especial para
usted. Escuchó con agrado cuando le hablé de usted y se condolió de la inesperada muerte del señor Coronel, y recordando aún al último
hermano superviviente, concluyó: -Decidle de mi parte que nos espera una patria mejor y que allí tendremos el consuelo de encontrar a
nuestros seres queridos. Comunicadle mi bendición apostólica, con una indulgencia plenaria, para lucrarla a su voluntad; que ruegue
mucho por las necesidades presentes de la Santa Iglesia. He querido escribirle esto porque estoy convencido de que le gustará.

He hablado mucho de usted con monseñor Fratejacci, que también ha estado enfermo. Sintió mucho la dolorosa pérdida del llorado
Coronel.

Fin de Página 110

 

VOLUMEN XI Página: 111

Antes de la Semana Santa espero estar en Turín y poder saludarla personalmente.

Mientras pido a Dios que la colme de sus celestiales bendiciones, me encomiendo a la caridad de sus fervorosas oraciones y me profeso
con filial gratitud,

De vuestra muy distinguida Señoría

Roma, 2 de marzo de 1875.

Atto. y seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

4. A don Miguel Rúa
Don Miguel Rúa no movía un dedo en el gobierno del Oratorio sin haber consultado antes a don Bosco. Este, a su vez, desde la Ciudad
eterna no sólo no encontraba poco importante el Oratorio, sino aun lo más nimio del Oratorio mismo. Por ejemplo, la "tapia de detrás de
la casa", esto es, la pared que debía sustituir el seto vivo que rodeaba el huerto y que se extendía hasta donde hoy están los últimos
edificios que cierran el patio grande de los aprendices, más allá de la capilla Pinardi, la casa de don Bosco por excelencia, que era
entonces el actual cuerpo central del Oratorio; ((123)) y además el "motor del agua" que probablemente no llegó a colocarse; la
"construcción junto a la plaza", es decir, las eternas gestiones para levantar un edificio que debía haberse construido entre la calle
Cottolengo y lo que hoy es sede de la Sociedad Editora Internacional, delante de la vieja casa Moretta; pero que, no sabemos por qué,
nunca se construyó 1; una "tasación de la casa Catellino", sobre el terreno colindante con la misma casa Moretta, que fue patio del primer
Oratorio de las Hijas de María Auxiliadora. Por fin, se interesaba paternalmente y nominatim por sus coadjutores y sacerdotes.

Muy querido Rúa:

La nieve caída probablemente habrá llevado mucho frío a Turín; pero eso diferimos nuestra partida de Roma hasta el lunes; a más de
que todavía tenemos algunos asuntos pendientes. Si hay cartas o asuntos que se deban despachar con urgencia, mándalas aquí a la
dirección de siempre.

Respecto a la tapia alrededor de la casa, convendrá que hablemos; pero conviene recomendar al caballero Spezia que, con su
acostumbrada caridad, dé curso a los trabajos del motor del agua y de la construcción junto a la plaza. "Y la tasación de la casa Catellino?
"Nos enviaron el dinero ad hoc?

Saluda a todos en el Señor, especialmente a Audisio y Cottini. Da las gracias al primero por la carta que me escribió.

1 Véase, GIRAUDI, L'Oratorio di don bosco, pág. 266.
111

Fin de Página 111

 

VOLUMEN XI Página: 112

Quiéreme en el Señor. Continuad rogando por mí, que siempre seré
Roma, 8-3-1875.

Afmo. amigo JUAN BOSCO, Pbro.

P. D. -"Cómo está don César Chiala? "Don José Bologna ha crecido ya algo? Dile a don Luis Guanella que le llevaré alguna cosa.
5. A don Francisco Dalmazzo
En la primera mitad de octubre del año anterior, don Francisco Dalmazzo, director del Colegio de Valsálice había llevado a Roma por
orden de don Bosco un grupo de alumnos internados en aquel Colegio.
Monseñor Vitelleschi había escrito al Beato, durante su estancia en la Ciudad eterna: "Vi y tuve el gusto de conocer ((124)) al Director de
Valsálice y a alguno de los muchachos que le acompañaban. Fue una idea muy feliz la de concederles como premio un viaje a Roma y
traerlos a los pies del Sumo Pontífice". El Beato, como se ve en la primera parte de esta carta, continuaba aprovechando su idea feliz para
bien de los muchachos.

Muy querido Dalmazzo:
El tiempo no se detiene y por eso, mientras se escapa, te regalo un instante.
He entregado al Padre Santo en sus propias manos la carta con la limosna que contenía. La leyó de cabo a rabo con gran satisfacción,

recordó la visita que le hicisteis el pasado otoño, y habló de ella minuciosamente. Dijo entre otras cosas:
-Se portaron muy correctamente aquellos muchachos, tanto en el Vaticano, como por la ciudad de Roma. Algunos me hablaron de ellos

y todos estaban de acuerdo en que aquellos muchachos tenían una educación castiza, pero cristiana.
Leyó los nombres de los que habían firmado. Cuando llegó a De Vecchi, dijo bromeando:
-Este es de los míos.
Puso luego a un lado la carta, y agregó:
-Ya les daré una contestación a propósito; pero empezad por agradecérsela de mi parte; comunicadles que les doy mi bendición

apostólica, con una indulgencia plenaria especial para lucrarla el día que ellos elijan para hacer su comunión.
Le supliqué entonces que extendiera la indulgencia a los padres de los muchachos y respondió:
-Sí, a sus familiares y a sus padres hasta la tercera generación inclusive.
Esta es la parte que le toca a Valsálice 1.
Por mi parte, agradezco mucho tus felicitaciones y las de nuestros queridos alumnos

1 Es decir, que os toca a vosotros el cumplimiento de esto. En lo de arriba: "Este es de los míos", aludiendo a De Vecchi, hacía
referencia en broma a su avanzada edad.

Fin de Página 112

 

VOLUMEN XI Página: 113

de Valsálice; os agradezco a todos las oraciones que aseguráis hacer por mí. Yo os garantizo que ruego por vosotros todos los días en la
santa misa, pidiendo para cada uno las tres consabidas eses, que nuestros inteligentes alumnos saben enseguida interpretar: Salud,
Sabiduría y Santidad.

Saldré pronto de Roma, pero tengo que hacer muchos encargos por el camino;así que no estaré con vosotros hasta Semana Santa.

Procuraré hacer lo que me escribes del caballero Bacchialoni. Respecto al teólogo Roda 1, como no puede presentar el título legal para
las matemáticas, apenas se pueda prescindir de él, acéptese su propuesta o, mejor, amenaza y déjesele libre.

((125)) De lo referente a nuestra Congregación hablaremos en Turín. Todo procede a la mayor satisfacción.

Mi querido Dalmazzo: messis multa, messis multa! Di a tus alumnos que todos sean valientes y se hagan santos misioneros, tales, que
uno valga por ciento, y entonces será cuando empezaremos a satisfacer algunas de las innumerables necesidades que nos rodean.

La gracia de Nuestro Señor Jesucristo esté siempre contigo, con tu madre y con todos los nuestros de Valsálice y, de un modo
particular, conmigo, que me encomiendo a las oraciones de todos. Me profeso en Jesucristo,

Roma, 8-3-1875.

Afmo. amigo JUAN BOSCO, Pbro.

6. A don Miguel Rúa
Daba don Bosco tanta importancia a las calificaciones semanales de conducta que, aun ausente de Turín, quería estar informado de
ellas; y su interés hacía que los alumnos las tomaran muy en serio. Las calificaciones Optime, fere óptime, bene, medie equivalían a diez,
nueve, ocho y siete 2.

Muy querido don Rúa:

El lunes por la mañana, Dios mediante, saldremos de Roma. Nos detendremos un día en Orvieto y de allí iremos a Florencia, adonde
puedes enviar tus cartas hasta nuevo aviso.

Espero poder celebrar con vosotros la santa Pascua y la ceremonia del mandato, el jueves.

Di a los estudiantes y a los demás, a quienes corresponda, que me gustó mucho el regalo que me hicieron con un óptime general de
conducta. Hoy a las once tengo audiencia con el Padre Santo y, entre otras cosas, quiero darle esta noticia y pedirle una bendición
especial que, empezando por el Jefe, el valiente clérigo Cinzano, llegue hasta el último. Mi satisfacción se doblará si se renueva este
regalo la próxima semana.

1 Los profesores universitarios Bacchialoni y el teólogo Roda daban clase en el liceo de Valsálice, de griego y de matemáticas,
respectivamente.

2 LEMOYNE, Memorias Biográficas, vol. VI, pág. 301.

Fin de Página 113

 

VOLUMEN XI Página: 114

Saluda a don César Chiala y dile que he recibido su carta y seguiré sus consejos.
Siento no tener tiempo para escribir una carta a don Julio Barberis y a sus carísimos alumnos, a los que yo también quiero; si no puedo
antes, procuraré hacerlo (sic) al menos desde Turín.
Le dirás a Mazzetti que he recibido su carta y la de sus alumnos. Agradéceselo y comunícales también la bendición y la indulgencia

plenaria que les concede el Padre Santo.
((126)) El domingo es santa Matilde y sería muy oportuno un telegrama en este sentido: "Matilde Sigismondi.-Sistina, 104, Roma.
Feliz onomástico. Pedimos al Señor conceda salud duradera, vida feliz. RUA".
Haced lo mismo para el cardenal Berardi, el día de san José; bien entendido que mutatis mutandis.
Continuad rezando por mí. Que el Señor nos bendiga a todos y créeme en Jesucristo.

Roma, 12-3-1875.

Afmo. amigo
JUAN BOSCO, Pbro.

7. A don Juan Bautista Francesia
Don Juan Bautista Francesia dirigía entonces el Colegio de Varazze. Su recuerdo vive, entre otra cosas, en aquellos "Dos meses con
don Bosco en Roma" 1, donde cuenta todo un mundo de cosas interesantes sobre el viaje de don Bosco a la Ciudad Eterna, en 1867, en
compañía del autor. La persona a la que tanto agradecimiento manifiesta don Bosco en su carta, era la señora Susana Saettone, una de las
más insignes bienhechoras.

Muy querido Francesia:
Antes de salir de Roma quiero contarte lo que he hecho por ti y por tus queridos hijos y míos.
Lo hecho por ti en particular te lo comunicaré de palabra y también con certificados auténticamente sellados.
Para nuestros alumnos, la complacencia del Padre Santo al oír hablar de ellos; fue una bendición apostólica particular, con indulgencia

plenaria para lucrarla el día a elegir, cuando hagan su santa comunión. Esta indulgencia y bendición apostólica la extiende el Padre Santo
a todos los alumnos y personas (y por tanto a V. Reverencia) del Colegio, a los alumnos externos, al señor Cura y su familia y a todas las
respectivas familias de cada uno. Tales fueron las palabras textuales del Papa.

Procura, pues, notificar esto a tus alumnos para que se lo comuniquen a sus respectivos padres.
Monseñor Fratejacci te saluda, e igualmente otros que no recuerdo. Si puedes ver a la señora Susana, dile que he hablado mucho de ella
al Padre Santo y le manda una

1 Turín, Tip. Salesiana, 1905.

Fin de Página 114

 

VOLUMEN XI Página: 115

bendición especial. Las cosas particulares se ((127)) las comunicaré personalmente en Varazze o en Albissola. Salúdala de mi parte y dile
que rezo por ella y que me encomiendo a sus oraciones.

Me gustaría que el día de san José escribieras un telegrama poco más o menos así:

"Eminentísimo Cardenal José Berardi. -Roma.

"Superiores, alumnos Colegio Varazze piden Señor le conceda salud y vida feliz".

Tu vero in omnibus, Francesia, labora, opus fac Evangelistae, Sanctifica et Salvifica te et tuos et dic ut omnes ad Deum preces fundant
pro me. Amen.

Roma, 12-3-1875.

Afmo. en Jesucristo JUAN BOSCO, Pbro.

P. D.-Para don Tomatis: que parece que los Carlistas van adelantando.
P. D.-EI lunes, Dios mediante, saldremos con la esperanza de celebrar la Pascua en el Oratorio.
La primera posdata requiere un comentario. Desde 1872 a 1876 anduvo España envuelta en la guerra civil entre carlistas y alfonsinos.
Don Carlos se presentaba como paladín del catolicismo íntegro y contra don Alfonso, de ideas liberales; de ahí nació que en todas partes
tenía entusiastas simpatizantes, que seguían apasionadamente sus visisitudes. También en el Oratorio había algunos defensores
entusiastas de su causa, lo que originaba discusiones apasionadas, y las noticias de sus derrotas causaban verdadera consternación. Don
Pedro Guidazio, alma generosa, cuando llegó la noticia de la derrota, lleno todavía de esperanzas, pasó la noche entera en la iglesia. Se
sabía que tiempo atrás, estando don Carlos en Roma, había ido varias veces a ver a don Bosco, y que, de paso por Turín, para comenzar la
guerra, había ido al Oratorio para hablar con él. Precisamente en los días en que don Bosco se encontraba en Roma debía partir para
Madrid el Nuncio de Su Santidad monseñor Simeoni, cuando todavía duraba la contienda en el norte de España. Los partidarios de don
Carlos veían en el envío del Nuncio un golpe mortal para los carlistas.

Don Bosco, que habló en varias ocasiones con monseñor Simeoni sobre estos asuntos, le preguntó ((128)) qué pensaba hacer en Madrid
y el Prelado le respondió que llevaría consigo dos credenciales del Padre Santo; una dirigida a don Alfonso y otra en blanco, para poder
poner en ella otros nombres y otras cosas, si no se encontrase don Alfonso en el Trono y prevaleciesen los carlistas o los republicanos.

El 2 de junio de 1875, don Bosco dijo a don Francisco Dalmazzo y a algunos más que hablaban con él después de la cena:
115

Fin de Página 115

 

VOLUMEN XI Página: 116

-Yo hablaba siempre abiertamente en favor de don Carlos; pero ví que en Roma se hablaba de modo distinto a como yo pensaba y tuve
que proceder con mayor discreción.

8. A don Juan Bonetti
Don Juan Bonetti era Director del Colegio de Borgo San Martino. El joven salesiano Para fungía de portero y, al mismo tiempo,
estudiaba latín para prepararse al sacerdocio.

Muy querido Bonetti:

Antes de salir de Roma, creo darte un gusto si te escribo al menos una vez.

He recibido tus cartas, especialmente aquélla en la que me anunciabas la grave pérdida de nuestro querido hermano Para. Era un joven
bueno: yo contaba con él para la salvación de las almas, pero Dios lo dispuso de otro modo. Ya no nos queda más que pedir por él y
obligar a tus alumnos y queridísimos hijos míos, a que lleguen a ser otros tantos Para en la humildad, en la piedad y especialmente en la
virtud de la obediencia.

Dirás, además, a los tuyos que el viernes pasado tuve ocasión de hablar al Padre Santo sobre nuestro Colegio de San Martino. Quiso él
hacerme muchas preguntas, y entre ellas la de si alguno de esos muchachos se podía comparar con Domingo Savio.

Le respondí que hay algunos que parece pueden compararse con Domingo Savio, pero que muchos de ellos están en camino de
alcanzarlo y aventajarlo.

Rióse y añadió:

-Que Dios bendiga a los Directores, a los demás Superiores y a todos los alumnos; y notifíqueles una indulgencia especial para lucrarla
el día en que se acerquen a los santos sacramentos.

Al despedirse me dijo:

-Vaya con Dios, querido Bosco, pero no sea nunca un "bosque" a quemar.

-Procuraré que no suceda.

((129)) Saluda a todos de mi parte y diles que Dios mediante iré a verles después de Pascua. Tengo, además, alguna cosilla especial
para ti que ya te la comunicaré después en Turín.

Mañana salgo con dirección a Turín, pero en varias etapas.

Rogad de un modo especial por mí y consideradme siempre en Jesucristo,

Roma, 15-3-1875.

Afmo. amigo
JUAN BOSCO, Pbro.

9. A don Juan Bautista Lemoyne
Quiso también don Bosco dar al Director del Colegio de Lanzo y a sus salesianos y alumnos una muestra de cariño, en la víspera de su
partida de Roma:

Fin de Página 116

 

VOLUMEN XI Página: 117

Muy querido Lemoyne:

Puedo escribir poco, pero al menos unas líneas antes de partir de Roma. Dirás, pues, a los sacerdotes, maestros y clérigos que hay
favores especiales y que los comunicaré personalmente.

Además, para todos, comprendidos los alumnos y todos los demás que habitan en Lanzo, una bendición especial del Padre Santo, con
indulgencia plenaria para cada uno y para comunicarla a las propias familias, que se lucrará el día en que se acerquen a los sacramentos

de la confesión y comunión. Lo demás lo comunicaré personalmente después de Pascua. Mañana salgo para Turín, mas por etapas cortas.

Un cordialísimo saludo para todos mis queridos Salesianos y alumnos del Colegio. Orad por mí que soy en Jesucristo vuestro

Roma, 15-3-1875.

Afmo. amigo
JUAN BOSCO, Pbro.

10. Al abogado Nicolás Galvagno
La carta está dirigida a Marene, distrito de Saluzzo, pueblo del destinatario. El abogado Galvagno, que murió ((130)) el 13 de
noviembre de 1889, mantuvo durante muchos años afectuosas relaciones con don Bosco. Pasaba a visitarle cada vez que iba a Turín y le
socorría generosamente.

Muy querido señor Abogado:

En una audiencia particular con Su Santidad tuve tiempo para murmurar un poquito de V. S. a quien frecuentemente acudo cuando mis

finanzas están a punto de quebrar. El Padre Santo escuchó todo con agrado y después me dijo:

-"Y qué le podríamos regalar a este buen señor?

Yo le respondí:

-Creo que sería de su agrado y de su familia, si le mandara una bendición especial para él, para su esposa y para toda su familia,

especialmente para sus hijitos a fin de que todos crezcan con salud y en el santo temor de Dios.

-Sí señor, se lo concedo de todo corazón.

-"Le pido todavía un favor extraordinario?

-"Cuál?

-Que la familia Galvagno y sus parientes, hasta la tercera generación inclusive, puedan lucrar indulgencia plenaria, siempre que, con las

debidas disposiciones, se acerquen a los sacramentos de la confesión y comunión rogando por Vuestra Santidad.

-Rem difficilem postulasti. Mas ya que está dentro de mis facultades, concedo el favor con la condición de que se sirvan de él
frecuentemente. Comunicadle lo uno y lo otro de mi parte.

Se lo agradecí y ahora cumplo el gustoso encargo, rogándole comunique esta gracia espiritual a aquellos parientes que considere la van
a recibir con la debida estima.

Fin de Página 117

 

VOLUMEN XI Página: 118

Con la esperanza de poder saludarle en Turín, donde estaré para Pascua, me encomiendo a la caridad de sus oraciones y me profeso con
agradecimiento,

de V.S.

Roma, 15-3-1875

Su seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

Don Bosco salió de Roma el 16 de marzo por la mañana y pernoctó en Orvieto, como huésped de monseñor Briganti. Durante el
trayecto, hubo un momento en el que pareció fuera de sí por la alegría; daba a entender que tenía algo muy agradable que comunicar. Don
Joaquín Berto le rogó que le explicara la razón de tanta alegría. Y él respondió:

((131)) -Es que esta noche he soñado que me encontraba en medio de un amplio campo, que amarilleaba con la mies madura. Había un
trigo magnífico; las espigas tenían un tamaño enorme. Dentro del campo vi muchas ovejitas que pacían...

-"Y no me quiere decir más?

-Ahora, al mirar estos campos, me parece ver aquellas espigas maduras.

Desde el 17 por la tarde hasta el 20 por la mañana estuvo en Florencia. Queda un recuerdo de este su paso: fue a visitar a la familia
Parlatore y encontró al padre gravemente enfermo. Supo el Beato infundir con sus palabras la paz y la esperanza en los ánimos, y
prometió, al despedirse, que rezaría por el enfermo. El 10 de diciembre le escribió la señora pidiendo perdón por la tardanza, y
contándole cómo sus oraciones habían obtenido la perfecta curación del esposo, que se encontraba mejor de como estaba antes de caer
enfermo.

De Florencia partió hacia Bolonia, donde fue recibido amigablemente en casa de los Lanzarini. El señor Lanzarini, salchichero de
profesión, había sido llevado por don Luis Guanella al Oratorio, donde se sintió enfermo. Don Bosco le dijo:

-Le mandaré a mi médico.

Y efectivamente acudió el médico de la comunidad. El señor Lanzarini, que recordaba con agrado este gesto del Beato, después ayudó
mucho al Oratorio. Don Luis Guanella que lo narra, añade: "El santo varón, sabía ganarse a las personas y valerse de las circunstancias
según sus deseos".

También visitó allí a la marquesa Zambeccari. El 21 fue a Módena, y se alojó en casa del conde Tarabini. El 22 pasó a Milán, a casa de
118

Fin de Página 118

 

VOLUMEN XI Página: 119

su gran amigo y admirador el abogado Comaschi 1. Hubo todo un vaivén de visitas. También él visitó a algunas personas, como, por
ejemplo, a la familia del duque de Scotti, que le envió su propio coche para recogerlo.

((132)) El 24, miércoles santo, llegó al Oratorio en medio del júbilo universal.

Lo que más trabajo le había dado en Roma había sido la cuestión de los privilegios, de los que volveremos a hablar más ampliamente.
Para atender con mayor eficacia a los trámites hubiera debido prolongar su estancia en Roma. Ya hubo quien se lo propuso; pero él se
disculpó con una razón que no admitía réplica: le reclamaba "el pan" de sus muchachos. Entonces le dijeron que, si no podía ser de otra
manera, dejara al menos a alguno que lo representara y llevara adelante el asunto. Por de pronto se ofrecieron para ocuparse de ello el
cardenal Berardi y monseñor Fratejacci; y él dio la seguridad de que, a una llamada, volaría a Roma, si no para ultimar el asunto, al
menos para presentar aclaraciones.

La necesidad quedó remediada con el viaje de don Juan Bautista Lemoyne y de don Juan Bonetti en la primera quincena de mayo. Don
Bosco quería que, de tanto en tanto, fueran algunos de los suyos a Roma; y ello por varios motivos: como premio insigne al sacrificio de
los más merecedores; para ensanchar las ideas y afianzar más en la fe y la piedad a los de mayor influencia; para infundir y difundir en la
Congregación el espíritu de romanidad, producto de la adhesión al Papa y a la Iglesia. Además, la presencia en Roma de sujetos
sobresalientes surtía el efecto de desmentir las malas voces de quienes pretendían presentar el Oratorio como el paraíso de los tontos, por
lo que era ésta una circunstancia ventajosa que don Bosco no dejaba de tener en cuenta. Lo cierto es, en nuestro caso, que don Juan
Bautista Lemoyne y don Juan Bonetti eran hombres que, por sus dotes personales, por su ingenio y don de gentes no dejaban en mal lugar
a quien los mandaba, ni a la Sociedad a la que pertenecían.

El objeto principal de su viaje fue presentar el homenaje de don Bosco y de la Sociedad Salesiana a Pío IX con ocasión de su 83.°
cumpleaños, el día 13 de mayo. La ((133)) guerra sin cuartel declarada al Papa en Italia 2 y en otras partes conmovió profundamente a los
católicos italianos y motivó que corriera entre ellos la voz de tributar

1 LEMOYNE, Memorias Biográficas, vol. VIII, pág. 264.

2 Para que los lectores más jóvenes se hagan una idea de la fobia antipapal que entonces dominaba a los dirigentes de la opinión
pública, reproduciremos aquí la carta escrita por José Garibaldi a Carlos Blind, escritor y agitador político alemán, en abril de 1875.
119

Fin de Página 119

 

VOLUMEN XI Página: 120

un homenaje filial al Vicario de Jesucristo en aquella fecha memoranda. El entusiasmo de los buenos llegó al colmo.

También don Bosco quiso estar presente en Roma a través de dos hijos suyos muy distinguidos. Nos informa de ello la siguiente carta:

Muy querido don Bonetti:

"Te sientes con ánimos para ir a Roma con don Juan Bautista Lemoyne y representar a nuestra Congregación el 13 de este mes?

Dímelo cuanto antes; y si no tienes inconveniente, yo prepararé vuestra salida, el viaje y la estancia.

Que Dios nos bendiga a todos; créeme en Jesucristo

Turín, 1-5-1875.

Afmo. amigo JUAN BOSCO, Pbro.

Los dos representantes eran portadores de sus muchas cartas autógrafas sobre diversos asuntos o de pura cortesía para cardenales y
monseñores y para el Papa. También había hecho encuadernar lujosamente un buen número de obras escritas por ambos, para que las
presentaran al Padre Santo, a los cardenales y a algunos amigos. Dioles ademas un abundante viatico.

((134)) Los dos peregrinos debían asomarse a un mundo enteramente nuevo para ellos y muy distinto del que hasta entonces habían
vivido. La Roma papal, quiérase o no, sugestiona las primeras veces, aun a personajes del clero que ya han navegado bastante de una a
otra parte;
tanto mas por consiguiente a unos buenos sacerdotes, que habían vivido siempre en ambientes modestos, como don Juan Bonetti, o que,
nacidos de familia aristocrática habían vivido apartados del gran mundo, como don Juan Bautista Lemoyne. Por esto don Bosco les
entregó unas normas detalladísimas, escritas de su puño y letra, para que supieran comportarse con prudencia en las visitas y en las
relaciones con diversas clases de personas, empezando por el Papa y bajando

"Mi querido amigo:

"No creo haya en el mundo una nación menos católica que Italia. El gobierno y la clase alta hacen alarde de una devoción al
catolicismo que no existe. La masa popular no cree para nada en el catolicismo y no ve en las iglesias papales más que viejas beatas. Por
ahora sería muy difícil obtener del gobierno y de la mayoría de la cámara un decreto que nos liberara del Papado. Sin embargo, ten la
completa seguridad de que la mayoría de la nación italiana simpatiza con Alemania en su guerra enérgica a ultranza contra el jesuitismo
en todas sus formas". Véase:
Unità Cattolica, 13 abril de 1875.
120

Fin de Página 120

 

VOLUMEN XI Página: 121

por categorías hasta llegar a los señores Sigismondi, en cuya casa deberían hospedarse.

Pasado ya más de medio siglo, no parece indiscreción presentar para la historia este puñado de documentos originalísimos, que dan a
entender el gran conocimiento que don Bosco tenía de los hombres, el acierto y la táctica para manejarlos y el espíritu de fe que le guiaba
aun en los deberes de simple cortesía. Nuestro cometido al reproducirlos, se reduce naturalmente a esclarecer los puntos que lo necesitan.
Lo haremos acompañando el texto con algunas anotaciones al pie de pagina

El Papa

1.° Ofrenda de libros.

2.° Humildes respetos, inmutable adhesión de los Salesianos, de sus cooperadores, bienhechores, eclesiásticos y seglares, y de sus casi
siete mil seiscientos alumnos 1.

3.° Agradecerle los beneficios otorgados a nuestra Congregación, suplicándole que siga haciéndonos de padre. Todos nosotros
dispuestos a trabajar por él, a rezar por él, a morir por la religión de la que él es Cabeza y Jefe supremo.

4.° Bendición para todos, especialmente para nuestros Colegios, con una indulgencia plenaria para los alumnos y sus padres en el día en
que ellos cumplan sus devociones.

((135)) Cardenal Antonelli

1.° Saludos para don Agustín, su secretario.

2.° Ofrecimiento de libros.

3.° Agradecimiento, gratitud y saludo; ruego para que continúe su protección especialmente en lo que se refiere a N. N.2

4.° Asegurarle que pediríamos por él en privado y en común.

Cardenal Berardi
Su casa en Via del Ges
¨

Es un gran amigo de la casa. Hablarle mucho de lo que hacemos, de los jóvenes, de don Bosco, de las oraciones especiales que hacemos
por él 3.

1.° Ofrecerle libros.

2.° Preguntarle por su madre y por su suegra por quien tanto se ha rezado.

3.° Darle noticias sobre la Asociación Salesiana y la Obra de María Auxiliadora.

4.° Pedirle permiso para volver a despedirse, antes de la partida, y dar tres liras de propina a los criados.

1 A los internos del Oratorio y de los otros colegios, sumaba también los muchachos que acudían a los distintos oratorios festivos.
2 Quiere decir los asuntos de Turín. Era probable que hablase de ellos ya que eran asuntos concernientes a su cargo.

Fin de Página 121

 

VOLUMEN XI Página: 121

3 Aquí don Bosco daba a entender que con el cardenal Berardi podían hablar libremente de todo.

Fin de Página 121

 

VOLUMEN XI Página: 122

Monseñor Vitelleschi

Arzobispo de Seleucia, Secretario de la Congregación de Obispos y Regulares, en cuyas manos están todos nuestros asuntos. Calle San
Nicolás de los Cesarinos, plazoleta id., casa propia.

1.° Ofrecimiento de libros.

2.° Agradecimiento, etc.

3.° Pedirle noticias, en mi nombre, de sus hermanos: el marqués Angel, el marqués Julio, la marquesa Clotilde, su cuñado y familia.

4.° Contarle cosas de nuestra Congregación; si hay dificultades; si aconseja algo que deba hacerse. Si siguen su curso las facultades
especiales que quedaron en sus manos 1 y si hay incumbencias que realizar.

5.° Si se entabla conversación, háblese de N. N.2.

6.° Idem sobre la Asociación Salesiana y la Obra de María Auxiliadora.

((136)) Cardenal Patrizi, Vicario, etc.
(Junto a San Luis de los Franceses)

Es uno de los de la Congregación 3, del año pasado y del presente, para todo lo nuestro; muy piadoso y muy benévolo; pero tiene
mucho que hacer.

1.° Ofrecimiento 4.

2.° Agradecimiento.

3.° Seguridad de oraciones particulares en todas nuestras casas.

4.° Don Bosco nos encargó le pidiéramos noticias de sus sobrinos y de la marquesa Genoveva.

5.° Recomendar todo lo nuestro a su protección paternal tantas veces experimentada.

Cardenal Bizzarri
(Plazoleta de la Iglesia nueva)

Prefecto de la Congregación de Obispos y Regulares, miembro de la Comisión para lo nuestro. Muy piadoso y sumamente escrupuloso
5, no acepta regalos...

1.° No ofrecerle libros, pero preguntarle por su salud; le estamos muy agradecidos, recomendarle nuestra Congregación.

2.° Si habla, escucharlo con gusto, pero si demuestra impaciencia despedirse y partir.

Cardenal Antonio de Luca
Plaza Barberini, palacio del Príncipe, p. 1.°. Pertenece a la Comisión. Benévolo, pío, generoso, docto, sagaz; se puede hablar con él.

1 Las dos gestiones que dependían de él para conseguir los privilegios y pata la facultad de las dimisorias absolutas.

Fin de Página 122

 

VOLUMEN XI Página: 122

2 Alude como arriba al Ordinario de Turín.
3 Quiere decir de la Comisión Cardenalicia, nombrada por Pío IX para examinar las reglas y la petición de privilegios. Se volverá
a

hablar de él.
4 Entiéndase, libros.
5 Recuérdese lo que de él se dijo unas páginas más arriba (pág. 84).

Fin de Página 122

 

VOLUMEN XI Página: 123

1.° Ofrecimiento, agradecimientos, encomendarnos.

2.° Gratitud y oraciones.

Cardenal Martinelli
Pertenece a la Comisión. Agustino, muy piadoso, benévolo, etc.
Ofrecimiento, asegurarle oraciones, agradecimiento, encomendarse, etc.

Monseñor Ricci
Maestro de Cámara de Su Santidad. Es el que admite a las audiencias; piadoso, estuvo varios días en el Oratorio. Obsequiarlo,
ofrecerle, rogarle que vuelva a visitar nuestras tierras.
Obsequiar de modo particular a su secretario Rosati Baldini.

((137)) Cardenal Consolini

Humilde sin apocamiento 1. Bienhechor de la casa. Ofrecimiento, obsequio, recomendarse a sus oraciones.

Monseñor Fratejacci

Auditor del Cardenal Vicario, Canónigo Vicario Foráneo, etc. Vive frente a la gran fuente del "Ponte Sisto".

Representa a don Bosco en las gestiones que se llevan a cabo, muy amigo, habla muchísimo. Ofrecerle, invitarle a pasar un mes con
nosotros, etc.

Abogado Profesor Menghini

Es "sumista" 2 de Obispos y Regulares; tiene todo en sus manos; estuvo aquí el año pasado; se muestra muy benévolo con nuestra
Congregación. Invitarlo, etc., pero, al marcharse, dar un escudo de propina. Si invitase a comer, aceptad; pero procurad encargar en una
pastelería que lleven un "gattó" 3.

Alejandro y Matilde

Señores Sigismondi

Iréis a hospedaros en su propia casa, Vía Sistina n.° 104. Los dos son muy piadosos; siempre nos han prodigado atenciones y nunca
aceptaron un céntimo. Están persuadidos de que todos los salesianos son unos santos. Tenedlo en cuenta.

La señora Matilde habla mucho, tiene sus pretensiones de teólogo, hace muchas

1 Es decir, que no impone sujeción.
2 Así se llama a los copistas de las Congregaciones Cardenalicias, que preparan los primeros borradores de cartas, breves y actas de la

Fin de Página 123

 

VOLUMEN XI Página: 123

cancillería.

3 Es el gÔteau francés, italianizado por muchos sin necesidad en gat_: "Dulce, pastel helado, hojaldre, etc...", según los casos. El 18 de
mayo el abogado Menghini escribía a don Bosco: "Continúo la carta después de la comida, en la que he tenido el honor de que me
acompañaran los estupendos rectores Juan Bautista Lemoyne y Juan Bonetti. Antes de los mariscos apareció la sorpresa de una exquisita
sopa inglesa que fue una lejana previsión y gratísimo pensamiento de usted: -íViva don Bosco!, gritamos todos, que en medio de tan
graves preocupaciones no olvida ni los más pequeños detalles.

Fin de Página 123

 

VOLUMEN XI Página: 124

preguntas, y es de comunión diaria. Tienen Oratorio privado, donde podéis celebrar a vuestro gusto.
Habladles del Oratorio y siempre os escucharán con agrado. Pedid noticias del sobrinito Luis y de la hermana Adelaida Fantoni.

((138)) En general
En las visitas a los altos personajes, responded con agrado a las preguntas. Alabad siempre a los Romanos y las cosas de Roma,

especialmente al alto Clero; pero no con monseñor Fratejacci 1.

En cuanto a lo que debéis de hacer y la etiqueta a seguir estad a lo que os diga el comendador Fontanella.

Praebete vos ipsos exemplum bonorum operum.

Procurad no sudar. Si tenéis prisa para algún desplazamiento, tomad un coche.

Cuando os encontréis con personas relacionadas con nosotros, saludadlas en mi nombre y decid a todos que rezamos por ellos.

Id también a visitar a la madre Galeffi, presidente de Torre de'Specchi, a la que daréis noticias, etc. El señor Alejandro es su cajero o

mayordomo.

Encima del sobre que guardaba estos avisos había un escrito: "Monseñor Fratejacci y el abogado Menghini sean invitados efusivamente
a venir a pasar algún tiempo en nuestra tierra. Id también a visitar al señor Esteban Colonna, calle Santa Clara n.° 49-3" 2.

No respondía lo apretado del tiempo para tantas atenciones. Doce días eran los que quedaban hasta la fiesta de María Auxiliadora, y
apenas sí llegaban para satisfacer las propias devociones, ver Roma y visitar a tantos personajes. Pero les ayudó su costumbre de no estar
con las manos cruzadas y el encontrar una simpatía general que les daba fácil acceso, lo cual ordinariamente no suele suceder en Roma.
Quedaron, pues, verdaderamente encantados a la vista de la cordial solicitud con que los más altos Prelados pedían noticias de don Bosco
y de su Congregación.

Poco nos han dado a conocer los dos peregrinos de lo mucho que debieron contar a don Bosco. Nos han dejado, sin embargo, algunas
cosas interesantes de la visita al Cardenal Vicario y de las audiencias pontificias.

((139)) El cardenal Patrizi los trató con toda confianza. Les habló hasta de las dificultades turinesas y concluyó:

-Don Bosco lo quiso y ahí lo tiene, como ha dicho Pío IX. Por lo demás, estoy contento de lo que ocurre. Las tribulaciones de vuestra

1 Probablemente, porque era algo fácil a enhebrar chismes.

2 Agente apostólico, como el señor Sigismondi. Son los oficiales que atienden los envíos de los breves, rescriptos y bulas de la
cancillería, dataría y penitenciaría apostólica y de la prefectura de los breves.

Fin de Página 124

 

VOLUMEN XI Página: 125

Congregación indican que es obra de Dios. Me disgustaría que las cosas fueran de otro modo. íPero todo pasará!

Y decía todo esto con afectuoso desahogo.

El 14, cuando Pío IX cumplía sus ochenta y tres años, ellos tenían su tarjeta para asistir a la audiencia pública, que por cierto les resultó
muy poco diferente de una audiencia privada. Entraron con el corazón sobresaltado, como quien siente acercarse uno de los momentos
más solemnes de su vida. La aparición de Pío IX los electrizó. "Pío IX, escribe Lemoyne, vestido de blanco, con aspecto majestuoso y
afable, era la verdadera imagen de la bondad de Jesús".

En el momento oportuno, monseñor Ricci, Maestro de Cámara, se los presentó diciendo:

-Padre Santo, dos sacerdotes de don Bosco.

"El Papa, sigue escribiendo Lemoyne, nos envolvió con una mirada que no puedo describir y vino derecho hacia nosotros. Alzó los ojos

al cielo, levantó la cabeza cuanto pudo, como en un acto de inspiración, extendió los brazos y con voz sonora, que en medio del silencio
todos pudieron oír, exclamó: -íLa familia milagrosa! "Crece? "Crece? "Cuántos sois?

"-Beatísimo Padre, respondí yo con voz entrecortada, ya somos cuatrocientos y ocho mil nuestros alumnos.

"El Vicario de Jesucristo apretó sus manos sobre nuestras cabezas y nos las presentó para que las besáramos. Todos los presentes
observaron que él tenía siempre la mirada fija en lo alto. Después siguió su marcha, sin detenerse ante nadie, y ya no se oyó más su voz".

Monseñor Ricci les obtuvo, además, una audiencia privada, aunque ellos dijeron que no tenían nada especial que decir al Sumo
Pontífice. Entraron y el Papa, que permanecía de pie junto al escritorio, exclamó al verlos:

-íHijos míos! "Cómo está don Bosco? "Está bien?

((140)) Se arrodillaron los dos. Don Juan Bautista Lemoyne le presentó una carta de don Bosco y además dos sobres cerrados.

-"Este es el óbolo de San Pedro de vuestros muchachos? "Vos sois don Juan Bonetti, director de Borgo San Martino, y vos don Juan
Bautista Lemoyne, director del Colegio de Lanzo?

-Sí, Beatísimo Padre; y le presentamos nuestro más humilde homenaje y las demostraciones más sinceras de nuestra veneración y
obediencia, en nombre de don Bosco, de la Congregación Salesiana y de los alumnos de todos nuestros colegios. Al mismo tiempo, le
pedimos su bendición apostólica.

-Sí, con mucho gusto bendigo a directores y a dirigidos.
125

Fin de Página 125

 

VOLUMEN XI Página: 126

-Comprendidos también nuestros alumnos, se atrevió a decir don Juan Bonetti.
-"Es que vuestros alumnos no forman parte de vuestros dirigidos?, observó sonriendo amablemente el Pontífice.
-Es cierto; pero es para decirles que fueron nombrados expresamente.
-Sí, sí, los bendigo particularmente y de corazón.
-Y ahora nos atreveríamos a pedir una gracia especial a Vuestra Santidad, animados por el mismo don Bosco, añadió don Juan Bautista

Lemoyne.

-"Y cuál?

-Una indulgencia plenaria para todos los que están en nuestras casas.

-"Y no estamos en el año del jubileo?

-Sí, Beatísimo Padre; pero es para tener un recuerdo de vuestra bondad y de nuestra visita al Vicario de Jesucristo.

-Pues bien, os la concedo: mas por una sola vez, "entendido? íPor una sola vez!

Y mientras decía esto levantaba el pulgar de la mano derecha.

Habían ofrecido también al Pontífice las primicias de su producción literaria, que él agradeció con palabras de aliento.

Y así terminó la audiencia. Fueron preferidos a centenares de personas, ((141)) que pedían ser presentadas al Pontífice; de haber tenido

que esperar su turno, hubieran necesitado quince días más. Así se dieron cuenta de lo mucho que contaba en Roma el nombre de don
Bosco 1.

El día 24, solemnidad de María Auxiliadora, don Juan Bautista Lemoyne cantaba la misa en el santuario de Valdocco.

1 Carta de don luan Bautista Lemoyne; Apéndice, documento n.° 12.
126

Fin de Página 126

 

VOLUMEN XI Página: 127

((142))

CAPITULO VII

DEFINITIVA ACEPTACION DE LAS MISIONES DE AMERICA

PIO IX, que en los inicios de su sagrado ministerio había visitado Argentina 1 en 1823 y conocía muy bien la abundante mies que allí le
esperaba, escuchó con gusto los propósitos de don Bosco acerca de las Misiones por aquellas tierras, y se entretuvo largo tiempo
hablando de ello.

Don Bosco, que había ido a Roma para obtener, como siempre, luz, consejo y aprobación del Vicario de Jesucristo, apenas contó con la
aprobación y recibió la bendición del Sumo Pontífice, se entregó con toda su alma a la empresa, cuyos primeros pasos había dado.

Tras los preliminares, ya expuestos en el volumen X, se habían entablado gestiones más concretas. La antevíspera de san Francisco de
Sales llegaron las respuestas de América, aceptando todas las condiciones puestas por don Bosco y, al mismo tiempo, solicitando la
partida de los Salesianos. Las cartas, dirigidas al cónsul argentino Gazzolo, debían ser comunicadas por él oficialmente.

Don Bosco quiso que esta comunicación se hiciera con la máxima solemnidad.

Por eso dispuso en el día de la fiesta, por la tarde, se reunieran en el salón de estudio todos los alumnos del ((143)) Oratorio y todos los
Superiores; frente a ellos se montó una gran plataforma. Subieron a ella en derredor de don Bosco, que presidía, miembros del Capítulo
Superior y los Directores de las casas, reunidos aquellos días para las conferencias generales. Muy pocos sabían el motivo de aquella
novedad, así que la expectación era extraordinaria. A una señal de don Bosco, el cónsul Gazzolo, vestido con traje de uniforme de gala
avanzó en medio de un religioso silencio y leyó en voz alta las cartas argentinas. A continuación, don Bosco se puso en pie, tomó la
palabra y dijo que, por cuanto de él dependía, se aceptaban las propuestas, y que no

1 Siendo joven sacerdote fue a Chile como auditor del delegado pontificio monseñor Muzzi. Desembarcaron en Buenos Aires,
atravesaron las Pampas y la Cordillera y llegaron a Santiago, tras fatigas sin cuento.
127

Fin de Página 127

 

VOLUMEN XI Página: 128

tenía que formular más que una sola reserva, a saber, que el Padre Santo diera su pleno consentimiento; que él iría a Roma para oír de sus
mismos labios si era todo de su agrado, y, sólo en el caso de una negativa del Sumo Pontífice, respondería negativamente a la petición
argentina.

No es posible describir el efecto que produjo aquella escena imponente. Los jóvenes y los salesianos quedaron pasmados. Algunos
superiores, ante tamaña solemnidad, se habían retraído de subir a la plataforma por miedo de que, a la hora de la verdad, por falta de
personal o por insuficiencia de medios, fracasara la expedición; pero, por fin, el entusiasmo enardeció de tal forma los ánimos, que hasta
los más retraídos se sintieron arrastrados. Fue como una corriente eléctrica que se propagó en un instante dentro y fuera del Oratorio.

Enseguida llegaron a las casas las instrucciones de don Bosco, de modo que todos se persuadieron de que no se había querido
escenificar una estéril demostración. Envió esta circular.

A los Socios Salesianos:

De entre las muchas propuestas que nos llegaron para abrir una misión en el extranjero, parece que se ha de aceptar con preferencia la
de la República Argentina. Hay allí, a mas de la región ya civilizada, extensiones de superficie interminable habitadas por pueblos
salvajes, con los cuales pueden los Salesianos ejercer su apostolado con la gracia del Señor. ((144)) Por ahora empezaremos abriendo un
hospicio en Buenos Aires, capital de la vasta República, y un colegio con iglesia pública en San Nicolas de los Arroyos, no muy distante
de la capital.

Ahora bien, tratándose de preparar el personal a enviar para hacer esta primera experiencia, deseo que la elección de los socios que
hayan de ir no sea por obediencia sino por su propia opción completamente libre. Por tanto, los que se sientan inclinados a ir a las
misiones extranjeras, deberán:

1.° Presentar petición por escrito, en la que manifiesten su buena voluntad de ir a aquellas tierras como socios de nuestra Congregación.

2.° Después se reunirá el Capítulo Superior y, una vez invocadas las luces del Espíritu Santo, examinara la salud, la ciencia y las
fuerzas físicas y morales de cada uno. Y se elegirá solamente a aquellos que fundadamente se considere que la expedición ha de resultar
ventajosa para su propia alma y que, al mismo tiempo, servirá para la mayor gloria de Dios.

3.° Una vez hecha la elección, se reunirán todos, el tiempo que sea necesario, para instruirse en la lengua y costumbres de los países a
los que se desea llevar la palabra de vida eterna.

4.° Salvo una grave razón, que obligara a cambiar de parecer, se establece la partida para el próximo mes de octubre.

Demos gracias con todo nuestro corazón a la bondad de Dios que, con tanta largueza, concede cada día nuevos favores a nuestra
humilde Congregación y procuremos hacernos dignos de ellos con la exacta observancia de nuestras constituciones, especialmente en lo
referente a los votos con los que nos hemos consagrado al Señor.
128

Fin de Página 128

 

VOLUMEN XI Página: 129

Pero no cesemos de elevar frecuentes plegarias al trono del Señor para que podamos practicar las virtudes de la paciencia y de la
mansedumbre. Así sea.

Creedme siempre en Jesucristo,

Turín, 5 de febrero de 1875.

Afmo. amigo JUAN BOSCO, Pbro.

P. D.-EI señor Director lea y explique esta carta a los salesianos que pertenezcan a esa casa.
El parroco de San Nicolas de los Arroyos, don Pedro Ceccarelli, había contado a don Bosco todo un mundo de cosas buenas sobre un
venerando anciano de su parroquia, que se llamaba José Francisco Benítez, impaciente por ver a los Salesianos en su patria 1.

Tres días antes de enviar la circular a las Casas, don Bosco le había escrito esta bonita carta:

((145)) Excelencia:

La gracia de Nuestro Señor Jesucristo esté siempre con nosotros.

Son muchas las personas de la República Argentina, especialmente el señor comendador don Juan Bautista Gazzolo, las que me han
hablado de la gran caridad y la sincera adhesión a la Santa Sede de V. E. y de su mucho celo por todas las cosas de la religión.

Bendito sea Dios por todo y que El conceda a V. E. largos años de vida feliz para bien de nuestra santa Madre Iglesia.

El doctor Ceccarelli, mi antiguo amigo, me ha ponderado la protección especial que se digna conceder a los salesianos que irán
destinados a esa nueva casa de San Nicolás. íQué dulce rasgo de la Providencia! Su Excelencia lleva por nombre Francisco y toma bajo
su paternal protección a la Congregación de San Francisco de Sales. Yo se lo agradezco de corazón y desde este momento pongo una
especial intención por la que V. E. pueda participar de todas las misas y de todas las oraciones que los religiosos Salesianos han de hacer
en común o en privado. Además, tendré en la santa misa un memento particular por la conservación de los días de V. E.

Y como nuestra Congregación está principiando y tiene en proyecto la fundación de muchas casas y colegios, humildemente nos
encomendamos todos a su caridad por el amor de Nuestro Señor Jesucristo.

Dios nos bendiga a todos y nos conceda la gracia de poder caminar por los senderos del bien hasta encontrarnos reunidos un día junto al
Padre Celestial en la Patria de los bienaventurados. Así sea.

1 CHIALA, De Turín a la República Argentina, págs. 20-8 Tipografía salesiana, Turín, 1876.
129

Fin de Página 129

 

VOLUMEN XI Página: 130

Me encomiendo a la caridad de sus santas oraciones y me profeso

De V.E.

Turín, 2-2-1875.

Su seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

No ignoraba don Bosco los sentimientos del Papa, que andaban muy lejos de ser contrarios a un apostolado como el que ahora le
proponía; pero su cordura le aconsejaba no presentarse en Roma con meras buenas intenciones, sino con algo más sólido, que inspirara
confianza en el éxito final. Por esto no invocó la bendición del Papa sino cuando ya tenía un poco preparado el terreno, en la lejana
América, y bien predispuesto el ambiente de la Congregación. Así que currentem incitavit (buscó inmediatamente) el beneplácito
pontificio.

En Roma y desde Roma hizo enseguida dos cosas. Se entrevistó ante todo con el cardenal Franchi, y con monseñor Simeoni, prefecto el
uno y ((146)) secretario el otro de Propaganda Fide, y en un periquete se los ganó para su causa. En efecto, cuando se disponía a dejar la
Ciudad Eterna, ya se estaban redactando allí los dos decretos en uso: uno para el Ordinario del lugar de la misión, con el fin de
comunicarle oficialmente que los Salesianos se incorporaban a su diócesis con licencia de la Santa Sede y que iban investidos de todos
los privilegios y facultades que suelen concederse en casos semejantes, y el otro para el Superior General en el que se le concedían las
autorizaciones necesarias para aquellas circuntancias. "Los privilegios son muchos, dijo don Bosco en las conferencias de abril; para las
misiones no se detienen en menudencias".

Desde Roma escribió también a América pidiendo más informaciones para que los salesianos pudieran gozar allí de plena libertad de
acción y para que no surgieran dificultades, cuando hubiera que presentar clérigos a las órdenes sagradas. Las respuestas fueron
favorables. Entonces dió su consentimiento final, notificando, además, que había obtenido el beneplácito del Papa, y podía darse por
terminado el asunto. Pero en aquellos días estallaron graves movimientos anticlericales que turbaron la paz de la capital argentina.

En marzo de 1875 se celebró un mitin en el Teatro Variedades; a continaución, una patrulla de exaltados se echó a la calle y, al grito de
Abajo los Jesuitas, incendió su Colegio del Salvador, colegio de primer orden. Se temía que la furia sectaria no parara allí; por eso don
Bosco volvió a escribir, para saber si aquellos acontecimientos podrían
130

Fin de Página 130

 

VOLUMEN XI Página: 131

impedir o retardar la partida de los misioneros. Pero este contratiempo no se verificó.

Así estaban las cosas cuando el 12 de mayo subió don Bosco a la tribuna de las buenas noches, bajo el pórtico, y comenzó a decir:
-"Esta noche, queridos amigos, dejaremos de lado todos los temas. Quiero hablaros de una cosa de la que hace mucho tiempo esperáis
que os diga algo. Quiero hablaros de Buenos Aires y de San Nicolas".

-íPor fin!, se oyó gritar por todas partes. Un profundo silencio apagó las voces, y una viva expectación avivó los oídos. Don Bosco
prosiguió:

((147)) "Muchos me preguntan si ya no se pensaba ir a América y yo les hago saber que hoy ha llegado la respuesta definitiva. El que
quiera ir que se prepare. a carta, llegada hace poco, me dice que el Alcalde de San Nicolas, cuando recibió mi carta de aceptación, se puso
de rodillas en tierra y, alzando los ojos al cielo, dio gracias al Señor como por uno de los mas grandes favores por El concedidos a aquella
ciudad, y después fue a comunicar personalmente la noticia a las otras autoridades del pueblo.

"Enseguida me respondió que estaba conforme con todas las condiciones señaladas y que, desde aquel momento, ponía a nuestra
disposición el colegio, mas un terreno capaz para pastorear ocho mil ovejas, y huerta, campos de deportes, etc. Veis, pues, que en aquel
país habrá trabajo para toda clase de personas. Se necesitan predicadores, porque hay iglesias públicas que administrar; hacen falta
profesores para las escuelas;
se requieren músicos y cantores porque allí les gusta mucho la música; y se precisa quien conduzca las ovejas a los pastos, las esquile, las
ordeñe y haga el queso, y, por fin, hacen falta personas para todos los quehaceres de la casa. Y lo que es mas importante de todo, queridos
jóvenes, no muy lejos de San Nicolas comienzan las tierras donde habitan las tribus salvajes que son, sin embargo, de muy buena índole y
muchos de ellos se sienten dispuestos a abrazar el cristianismo, con tal de que vaya alguno a enseñárselo. Mas, por ahora, no encuentran
este misionero y por eso viven en la idolatría. Llenémonos, pues, de valor y busquemos todas las formas para prepararnos a ir a hacer el
bien por aquellas tierras.

"Mientras tanto, en estos días se elegirá a los que han de ir, los cuales se dedicaran a aprender la lengua española, que es la que se habla
en la República Argentina. No hay que temer la distancia de aquellas tierras porque, hoy en día, las grandes distancias se acortan con las
maquinas a vapor y los telégrafos".

Estas palabras evidencian que el ideal de don Bosco era la evangelización de los infieles: sólo que él abrigaba la idea de seguir un
camino distinto del que hasta entonces se había seguido. Otros misioneros, por haber querido penetrar directamente en las tribus salvajes,
habían encontrado allí la muerte a mano de los indígenas. El, pues, consideraba más acertado establecer colegios y hospicios en zonas
limítrofes y recibir en ellos a los hijos de la floresta para conocer la lengua, usos y costumbres de los indios y así establecer poquito a
poco relaciones
131

Fin de Página 131

 

VOLUMEN XI Página: 132

sociales y religiosas con ellos. Buenos Aires sería el centro de comunicaciones y, por de pronto, San Nicolás constituiría un puesto
avanzado.

((148)) Pero también le interesaba mucho la situación en que se encontraban los italianos, que en número exorbitante y en constante
aumento vivían dispersos por aquella vastísima república.

Llegaban allá desde Europa en busca de fortuna, y, faltos de escuelas para los niños, lejos de toda práctica religiosa, un poco por su
culpa y otro poco por carencia de sacerdotes que pudieran cuidarse de ellos, corrían grave peligro de formar una gran masa de población
sin fe y sin ley.

Y, mientras tanto, las palabras y los hechos de don Bosco sobre las misiones habían puesto saludable levadura entre los alumnos y los
salesianos. Se vio cómo aumentaban las vocaciones al estado eclesiástico, cómo crecía sensiblemente la solicitud de inscripción en la
Congregación Salesiana y cómo prendía un nuevo ardor de apostolado en muchos de los que ya estaban inscritos.

Dos cartas a don Pedro Ceccarelli nos dicen, de modo más elocuento que el que podamos nosotros ponderar, la paternal solicitud de
don Bosco para preparar todo de manera que, al poner los pies sus hijos en aquellas tierras, no se encontraran extranjeros en medio de
extranjeros, sino que llegasen como amigos entre amigos. En la primera hace, por así decir, su presentación, y con delicadeza exquisita
alude al coste del pasaje. Esta última alusión no quedó sin efecto porque el municipio de San Nicolás pagó el viaje de cinco misioneros.

Muy reverendo y apreciado en el Señor:

La gracia de Nuestro Señor Jesucristo sea siempre con nosotros. Recibidas leídas las cartas de V. R. S. y los preciosos documentos que
la excelentísima Comisión fundadora tuvo a bien dirigirme, he determinado que mis hijos se preparen con toda solicitud para zarpar hacia
la República Argentina, apenas esté preparado todo lo necesario. Ruégole ahora tenga la bondad de comunicar a los señores de dicha
respetable Comisión que:

1.° Les agradezco de todo corazón las expresiones de benevolencia que manifiestan en su carta, y que los Salesianos sabrán
corresponder con su buena voluntad a su legítima expectación, lo mismo en lo referente a la dirección del Colegio de San Nicolás, que en
lo tocante a las escuelas nocturnas, que tanto éxito han tenido entre nosorros.

((149)) 2.° Para conformarme a la Constituciones de nuestra Congregación, modifico un tanto el personal que me habían indicado. Lo
compondrán cinco sacerdotes, todos maestros titulados y provistos del diploma otorgado por nuestra nación. Irá con ellos un maestro de
música para tocar y enseñar canto, piano, órgano y otros instrumentos en las iglesias, si fuere menester, y en el colegio y escuelas
nocturnas.
132

Fin de Página 132

 

VOLUMEN XI Página: 133

De los dos coadjutores salesianos, uno se encargará de atender la iglesia y el otro el colegio.

Yo desearía que el personal de servicio fuera todo de la Congregación Salesiana para estar completamente seguros de su actuación; pero
cuando las cosas se vayan estabilizando, usted me lo comunicará y trataremos de proveer cuanto sea necesario.

3.° El Rvdo. doctor Juan Cagliero, Inspector y Vice Rector de la Congregación, guiará a los Salesianos, con plenos poderes para tratar y
resolver todos los asuntos que fuere necesario con las autoridades civiles y eclesiásticas. Una vez instalados los Salesianos en sus
respectivas ocupaciones, dejará como director al profesor don Juan Bonetti, que desde hace muchos años es Director de un colegio con
más de cien alumnos y conocido por algunas obras publicadas; entonces don Juan Cagliero volverá a Europa para estar en condiciones de
resolver y proveer cuanto sea menester para la buena marcha del colegio y de las demás casas que la divina Providencia quiera
confiarnos.

4.° Y como éste es el primer viaje que los Salesianos hacen a través de los mares, deseo vivamente que sean acompañados por el
comendador Juan Gazzolo, cónsul argentino en Savona. Es persona que goza de nuestra plena confianza, práctico en los viajes y
relacionado con muchas personas entre las que deberán establecerse los nuestros. Los viajeros, por tanto, son diez; y yo encomiendo al
cuidado de ese respetable municipio otros tantos pasajes, tres de los cuales deberían ser de segunda clase. Mas, si esto ocasionare alguna
dificultad, yo me haría cargo de los pasajes que no se pagaren ahí. Estoy dispuesto a éste y otros sacrificios, porque deseo vivamente que
las cosas procedan bien, especialmente en lo referente a la moralidad y a que no falte nada de cuanto pueda contribuir a poner un sólido
principio a la obra de San Nicolás.

5.° Los Salesianos saldrían de aquí a mediados del próximo noviembre; ya notificaré el día preciso, apenas se pueda determinar.

6.° En cuanto a los nombres de los religiosos, para anotarlos en los resguardos de los pasajes, podría hacerse un solo pasaje colectivo a
nombre del doctor Juan Cagliero o bien del comendador Juan Gazzolo, con el importe del número de pasajeros que se crea oportuno. Así
se soslayaría la dificultad que pudiera presentarse, si alguno no pudiera ponerse en viaje en la fecha establecida.

((150)) 7.° Comunique a S. E. el señor Arzobispo las cosas anotadas aquí, de la forma que V. S. juzgue conveniente. Y por último, mi
muy querido y respetable sacerdote del Señor, le presento mi humilde y cordial agradecimiento por la caridad que nos dedica en esta
piadosa empresa. Si ella redunda en algo, como espero, a la gloria de Dios y provecho de los jóvenes de San Nicolás, el mérito principal
corresponderá a V. S. Estoy seguro de que encontrará en los Salesianos unos hermanos verdaderos que, siguiendo sus atinados consejos,
responderán a la expectación de las autoridades civiles y religiosas, conforme hemos hecho hasta ahora en medio de la difícil situación
por la que atraviesa el orden público en nuestras tierras.

Cualquier cosa que se le ocurra, escríbamela con libertad y enseguida. Por mi parte le escribiré otra carta, cuanto antes, para contarle
detalladamente lo que estamos preparando para la proyectada partida.

Finalmente me encomiendo a la caridad de sus fervorosas oraciones, juntamente con mis salesianos y todos nuestros alumnos, mientras
tengo el honor de poderme profesar con gratitud y estima de V. S. Rvma.

Turín, 28-7-1875.

Su seguro servidor y amigo JUAN BOSCO, Pbro.

Fin de Página 133

 

VOLUMEN XI Página: 134

En la segunda carta desciende a los más nimios detalles de cuanto pueda sucederles a sus hijos, cuando se encuentren aislados en tan
remotos países, deseando saber todos los pormenores, punto por punto, hasta si habrá papel de música. Quiere, en una palabra, ponerlos
en condiciones de que puedan hacer honor a la Congregación naciente. Y así mientras se ocupa de las cosas de la vida ordinaria, deja
escapar, por los puntos de su pluma una perla pedagógica, cuando, al anunciar el envío de los reglamentos de algunos colegios salesianos,
dice: "Pero el verdadero reglamento está en la actitud de quien enseña".

Muy querido doctor Ceccarelli:

Apenas recibida su carta y de acuerdo con el señor comendador Gazzolo, respondemos a V. S. y al municipio de San Nicolás.

Nuestra salida no será más tarde del 15 de noviembre próximo; pero esperamos que pueda ser antes. Mientras preparamos nuestros
equipajes, tengo muchos detalles que preguntarle:

1.° "Contaremos ahí con los ornamentos, vasos sagrados y demás objetos para la iglesia o los deberemos proveer nosotros y llevarlos
desde aquí?

2.° Dígase lo mismo de lo referente al ajuar de casa, cocina y habitaciones, ropa blanca, sábanas, manteles, toallas, etc.

3.° Y en cuanto a libros, por ejemplo, misales, antifonarios, cartones para la ((151)) bendición, para la misa de difuntos, breviarios,
catecismos, libros de clase, como son gramáticas, diccionarios y otros semejantes.

4.° "Dónde se alojarán los nuestros al llegar a San Nicolás: en el colegio o en la casa parroquial? Si hemos de pensar en las personas de
servicio, o si ya hay algo establecido a este respecto.

5.° Si con las clases del colegio se entienden también las de la ciudad; si éstas están separadas de aquéllas o si están encomendadas a
otros o no.

6.° Si es necesario que nos proveamos de un piano o si ya lo hay en el colegio. Si hay papel de música, métodos para la enseñanza del
órgano, del piano y del canto gregoriano.

7.° Le envío los reglamentos o, mejor dicho, los horarios de nuestras escuelas de Varazze y de Turín. Aunque el verdadero reglamento
está en la actitud de quien enseña.

8.° Si nuestros sacerdotes han de tomar parte en la predicación, en la catequesis y en las confesiones de los fieles, como hacemos en
nuestras iglesias.

9.° Si es necesario que yo escriba preventivamente al Arzobispo de Buenos Aires y en qué sentido.

10.° Como estoy imprimiendo un libro de piedad para la juventud de lengua española, según ya le escribí, y deseando uniformarme por
cuanto sea posible a las costumbres de esa Archidiócesis, necesitaría que me enviase lo antes posible un catecismo breve para niños, para
poder copiar las oraciones cotidianas, esto es: Os adoro, Padrenuestro, Avemaría, Credo, Salve, Angel de Dios, el Decálogo, los Actos de
fe y semejantes. Así nuestros colegios se unificarán enseguida con cuanto ya se a n la diócesis.

Durante este tiempo es necesario que V. S. se arme de paciencia, me enseñe y me ayude.

Fin de Página 134

 

VOLUMEN XI Página: 135

Yo deseo que V. S. haga buen papel y que nadie pueda decir: es una mezquindad. Porque como está empeñado el honor de una
Congregación naciente, es mi intención no ahorrar personal ni gastos, que puedan contribuir al éxito de nuestra empresa.

Ruégole, por fin, me dé todos los consejos que considere del caso y que presente de mi parte mis humildes y respetuosos saludos a los
señores de la Comisión fundadora, que tan bondadosamente se dignaron escribirme.

Que Dios le colme de sus bendiciones; ruegue por mí, que con verdadera gratitud tengo el honor de profesarme.

De V. S. carísima

Turín, 12-8-1875.

Su seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

Cuando don Bosco ponía mano a una empresa, que él estimaba como querida por Dios, se comportaba como dice el proverbio:
"Ayúdate ((152)) que Dios te ayudará". O mejor aún, se regulaba por la máxima de san Ignacio: En el curso de tu obra actúa como si todo
dependiera de ti, y, terminada ésta, dale gloria a Dios como si tú no hubieras entrado en ella para nada. Por ello se aplicaba a la
consecución de medios llamando a todas las puertas. Así, para preparar la expedición no olvidó al Cardenal Prefecto de Propaganda, sino
que se encomendó a él de veras para obtener abundancia de favores espirituales y ayudas de orden material.

Eminencia Reverendísima:

Humildemente recurro a V. E. para que se digne hacerme de padre y protector en el asunto que, con todo respeto, tengo el honor de
exponerle.

Con la bendición del Padre Santo, previas las gestiones necesarias con el Arzobispo de Buenos Aires y con el municipio de San Nicolás
de los Arroyos, la Congregación Salesiana acordó abrir un hospicio en aquella capital y un colegio en San Nicolás, en favor de las
Misiones, y hacerse cargo de unas escuelas públicas con iglesia en favor de aquellos ciudadanos.

Y se ha fijado una primera expedición de diez salesianos, para últimos del próximo octubre, y, a no tardar mucho, deberá partir otra
expedición igual. Y, siendo ésta la primera vez que abrimos casas en las misiones extranjeras, me dirijo a V. E. Rvma. suplicándole:

1.° Se digne conceder a la Congregación Salesiana, definitivamente aprobada el 3 de abril de 1874, todos los favores, gracias
espirituales y privilegios que la Santa Sede acostumbra otorgar a los religiosos que van a las misiones extranjeras, ya considerados como
individuos, ya como casas religiosas que son las salesianas.

2.° Esta Congregación, aunque provista actualmente del personal necesario dado que se encuentra todavía en sus principios, se halla
privada en absoluto de bienes materiales; por tanto, encontrándose en grave necesidad, suplica a V. E. se digne proporcionarnos algunos
subsidios en dinero, libros, especialmente en español, para
135

Fin de Página 135

 

VOLUMEN XI Página: 136

usarlos en la iglesia o en la escuela; en vasos sagrados, ornamentos y cosas semejantes, tal y como su conocida caridad crea oportuno.

El municipio de San Nicolás proporciona los locales para colegio e iglesia y costea el viaje de cinco misioneros. Los otros gastos
preparatorios para el estudio de la lengua, el equipo personal, lo concerniente al viaje, ajuar y primera instalación, corren íntegramente a
cargo de los Salesianos.

La benevolencia y exquisita caridad que tuvo conmigo en otras ocasiones, ((153)) me hacen abrigar la esperanza de que también al
presente se dignará ser nuestro padre y protector.

Los salesianos, por su parte, procurarán corresponder con vivo celo a los beneficios recibidos y recordarán con imborrable gratitud al
que les proporcionó los medios eficaces para poder trasladarse a ejercer el ministerio evangélico en la República Argentina, desde donde,
con el favor divino, esperan poder extenderse a otras naciones de América.

Todos piden, además, de corazón al Señor que le colme con sus celestiales favores y le conceda largos años de vida feliz para bien de la
Iglesia y de la sociedad civil, mientras, en nombre de todos, beso su sagrada púrpura y me profeso con la máxima veneración de V. E.
Rvma.

Muy agradecido y humilde servidor JUAN BOSCO, Pbro.

La carta es del 31 de agosto, según se deduce por la respuesta del 14 de septiembre. Decíale en ella que se dirigiera al Cardenal
Secretario de Estado, ya que la República Argentina dependía de la Congregación de Asuntos Eclesiásticos extraordinarios.

A juzgar por la colección de documentos, no nos consta que don Bosco se dirigiera a él. Probablemente no lo hizo. Nuestra conjetura se
funda en la circunstancia de que, precisamente por aquellos días, atravesaba una fase delicadísima el asunto de los privilegios y de las
dimisorias, como veremos, y él no creería oportuno el momento para adelantar la petición.

Las angustias que le causaron las cosas de Roma, tenían relación con las dificultades de Turín: unas y otras le producían tribulaciones a
la par.

Y con todo, con inconmovible serenidad de espíritu, procedía impávido hacia la finalidad prefijada de comenzar las misiones en
América.

Ni siquiera perdía su buen humor, como lo da a entender esta carta a su gran amigo y bienhechor don Miguel Angel Chiatellino.

Muy querido amigo:

Como es tiempo de vacaciones no tendrá mucho que hacer y quizá le haga bien el viajar; confíole, pues, en nombre de María
Auxiliadora, la empresa de nuestros
136

Fin de Página 136

 

VOLUMEN XI Página: 137

misioneros que, a fines de octubre, guiados por don Juan Cagliero, partirán para el otro mundo, o mejor al nuevo mundo.

((154)) Le acompaño la nota del equipo personal imprescindible; necesitan que los buenos cristianos ofrezcan su bolsa, ya que ellos van
a ofrecer su vida en medio de las tribus salvajes de la Patagonia.

Haga pues, así: dése una vuelta, y tantos cuantos sean los objetos que envía, otros tantos sean los proveedores que los paguen. Si hace
esto, recomendaré al Papa que le haga monseñor o algo más.

Ya veremos; Charitas omnia vincit.

Advierta que urge el que yo provea todo esto y aún no cuento con un hilo ni con un céntimo para ello.

Entre otros, me parece que usted puede invitar con éxito a don Chiatellino de Villa Stellone, a monseñor Appendino, al teólogo Fascio,
párroco, a su hermano el vicepárroco, al señor Assom antiguo agente del señor Villa, al farmacéutico señor Garabello, al señor Alloatti, al
señor Marcellino y otros.

En Carignano: a madame Calosso, al teólogo Langero, a madame Aghemo viuda, al párroco Febbraro y su coadjutor del Borgo, a don
Miguel Angel Chiatellino, al Rvdo. Robatto, párroco de Santena y otros que Dios pondrá en su cabeza como personas de caridad y buena
voluntad.

Si llegara la señora Duquesa, creo que también ella puede hacer algo.

Que Dios nos bendiga. Sufra y hágalo todo por amor de Dios,

Mientras, le soy en Jesucristo

Turín, 25-9-1875.

Afmo. amigo
JUAN BOSCO, Pbro.

El equipo personal para diez individuos y todo lo necesario para el sagrado ministerio, el estudio y la escuela, importaba gastos
enormes, a los cuales ciertamente no podía hacer frente el Oratorio. Se necesitaban zapatos, medias, calcetines, camisas, sotanas, capas,
abrigos, ropa de cama, ornamentos de iglesia, vasos sagrados, misales, antifonarios, libros de lengua española y francesa, textos de
teología, obras predicables, manuales de ascética, etc... Don Bosco, siempre muy práctico, compiló una lista pormenorizada, detallando la
cantidad y el importe 1. Hizo de ella abundantes copias y las envió a muchas partes.

Hubo en Turín una admirable porfía de caridad. El Instituto de las Hijas de Militares, el Instituto del Refugio, el de las Magdalenas, el
de las Huérfanas, de Santa Ana, de San José, de San Pedro, ((155)) el de las Fieles Compañeras de Jesús, del Buen Pastor, de la
"Cascina", muchas familias privadas, trabajaban día y noche para preparar el ajuar necesario. Al mismo tiempo llegaban al Oratorio
paquetes de

1 Véase: Apéndice, documento n.° 13.

Fin de Página 137

 

VOLUMEN XI Página: 138

calcetines, camisas, estolas, dalmáticas, capas pluviales, manteles, toallas.

Los talleres de la casa no paraban preparando zapatos, trajes, cajas, herramientas...

No habríamos dicho todo si calláramos un detalle. En medio de tantos preparativos, había todavía algunos que no se decidían a
persuadirse de que la expedición se efectuaría en realidad. Miraban las cosas de tejas abajo, y veían la dificultad para sustituir a don Juan
Cagliero que había de conducir la expedición, y era profesor de teología moral, maestro de música en el Oratorio y director espiritual de
las Hijas de María Auxiliadora y también para sustituir a los otros, prefecto de un colegio el uno, profesor el otro, encargado de los
asuntos de importancia un tercero...

El coadjutor Belmonte, por ejemplo, encargado de atender a los huéspedes que en el Oratorio se presentaban todos los días, estaba
ejerciendo su cargo todavía media hora antes de la partida, de tal manera, que si no le hubieran recordado que dejara las llaves, se las
habría metido en el bolsillo y se las hubiera llevado a América.

íAy, si don Bosco hubiera sido de tan cortas miras!

Una vez trazado su plan ante Dios, andaba muy lejos de creer que llegaría a término sin dificultades; pero, al presentarse un obstáculo,
en vez de amedrentarse, buscaba enseguida la manera de superarlo, teniendo como norma suya las palabras de santa Teresa: Nada te
turbe.
138

Fin de Página 138

 

VOLUMEN XI Página: 139

((156))

CAPITULO VIII

LAS CONFERENCIAS DE ABRIL DEL AÑO 1875

EN la tarea de llevar adelante su Congregación, don Bosco iba haciendo como el místico viñador de Isaías, según se lee en el texto de la
Vulgata 1. Dice el profeta que rodeó de una valla su viña, que la descantó... y edificó en medio de ella una torre.

Don Bosco transformó poco a poco el prado de Valdocco en una viña excelente, bien guardada tras el vallado de un sabio reglamento, y
dentro fue eligiendo a los muchachos que él consideraba más capaces para la realización de sus proyectos. Los trabajó, por así decir, y los
formó a su modo, según el ideal que tenía en la mente; los unió entre sí, con sólidos vínculos de intereses espirituales comunes, trabó con
ellos una amistad con la fuerza del amor más firme, hasta que, sin que lo advirtieran, formó con ellos un cuerpo compacto, bien
organizado, capaz de vivir y de desarrollarse hasta alcanzar proporciones gigantescas.

La Historia Eclesiástica no presenta ejemplos de fundadores semejantes, que hayan reunidos per vicos et plateas (por calles y plazas)
una partida de pilluelos y, con asiduos cuidados, hayan formado con ellos las piedras basilares para sus grandes edificios religiosos. Eran
hombres ya hechos los que se presentaban y se sometían a la disciplina de los santos fundadores y sin titubear colaboraban con ellos para
echar los fundamentos de providenciales instituciones.

Hay que recordar además que, en los tiempos de don Bosco, corrían años muy difíciles para las Ordenes y Congregaciones religiosas,
((157)) tan difíciles que ni siquiera se las podía mencionar impunemente. íImaginémonos, pues, lo que suponía atraverse a fundar otras
nuevas!
Verdaderamente don Bosco debió andar con pies de plomo.

Por otra parte, "quién iba a sospechar de aquellos grupos de muchachos, que comían gracias a don Bosco el cual les proporcionaba el
pan?

1 Sepivit eam el lapides elegit ex illa... et aedificavit turrim in medio eius, (Is. V. 2).
139

Fin de Página 139

 

VOLUMEN XI Página: 140

Y todavía agregaremos más: don Bosco se vió obligado a ponerse en guardia frente a los mismos, que él designaba como abanderados
de su Obra, ya que eran muchos los prejuicios que universalmente invadían los espíritus. Si les hubiera hecho mención, antes del tiempo
oportuno, de vida religiosa y de votos, seguramente se hubiera quedado solo. El mismo cardenal Cagliero, con la vivacidad que le
caracterizó hasta los últimos días de su vida, nos repetía que, si a él mismo le hubieran hablado prematuramente de profesión religiosa o
de Congregación, habría dicho:

-íEstar con don Bosco y ayudar a don Bosco, sí; pero hacerme fraile, no!

Fue conduciendo, pues, a los suyos a donde quiso, con indulgente tolerancia y graduada preparación, llevándolos a alta mar, antes de
que advirtieran que estaban embarcados. Esta es la razón principal, por la que hombres eminentes del clero protestaban escandalizados, e
invocaban y aplicaban disposiciones, cuya importancia e importunidad medimos hoy; miraban ellos las cosas del Oratorio desde fuera y
las juzgaban con criterios antiguos.

Los excelentes directores de colegios, que vamos a ver ahora en derredor de don Bosco, son precisamente aquellos chicos, más o menos
granujillas, que, unos lustros antes, ponían a dura prueba la paciencia con sus inquietudes; pero que, tratados día a día con bondad,
instruidos, libres de los malos ejemplos, penetrados de una piedad espontánea y alegre, amaron a su buen Padre con un amor tan tierno,
fuerte y perseverante que llegaron a ser suyos de por vida hasta la muerte.

Uno de los medios que don Bosco empleó para transfundir en sus escogidos los propios sentimientos y consolidar la Congregación
recientemente aprobada, fue el de llamarlos con frecuencia a conversar todos juntos. En aquellas reuniones, él, sin aparato de ningún
género, tratándolos más como padre que como superior, se mezclaba con ellos ((158)) en íntima comunicación de ideas y propósitos,
aficionándolos cada vez más a sus obras y valiéndose de ellos para dotar de mayor consistencia la trabazón de todo aquel cuerpo. Porque,
además de lo que podía llamarse el orden del día y que constituía el objeto principal de las reuniones, él aprovechaba la ocasión para
oírlos uno a uno en privado y así conocer de cerca las disposiciones de cada cual para animarlos y aconsejarlos, y ellos, en consecuencia,
con ánimo redoblado, se entregaban con nuevo ardor al trabajo cotidiano.

La ocasión elegida por don Bosco para reunir en torno a sí en el Oratorio a los más respetables de la Sociedad fue su vuelta de Roma.
140

Fin de Página 140

 

VOLUMEN XI Página: 141

No se le ocultaba el buen efecto que iba a producir en sus ánimos el hacerles partícipes de los intereses vitales de la Congregación y
referirles personalmente las palabras del Papa.

Durante los días 14, 15 y 16 de abril se celebraron seis conferencias;
cinco fueron privadas y una, pública. Intervinieron en ellas don Miguel Rúa, don Juan Cagliero, don Celestino Durando, don José
Lazzero, don Carlos Ghivarello, don Juan Bonetti, don Juan Bautista Lemoyne, don Juan Bautista Francesia, don Francisco Cerruti, don
Pablo Albera, don Francisco Dalmazzo y don Julio Barberis, que aparece el último en el acta, pues actuaba de secretario. Faltaban don
Angel Savio y don Santiago Costamagna, comprometidos anteriormente en el sagrado ministerio.

En la primera sesión, comunicó don Bosco con gran reverencia, la bendición especial del Padre Santo para los Superiores de la
Sociedad y, después de manifestar a los presentes los motivos de su viaje a Roma, les expuso la situación actual de las cosas, como quien
esbozaba un cuadro que iba ilustrando con sus luces y sus sombras. Había encontrado en Roma vivas simpatías en las altas esferas, aun
en las más encumbradas, pese a los desfavorables informes que llovían en abundancia desde Turín.

A este propósito hizo sacar del archivo y leer algunos documentos reservados, para que se viera con claridad en qué aguas se navegaba
y con cuánta prudencia había que proceder en el gobierno de las casas.

Ya hemos sacado datos del acta de esta sesión para las ((159)) narraciones precedentes, y tomaremos algunas más para el capítulo
noveno;
así que ahora seguimos adelante.

Don Miguel Rúa presidió la segunda sesión. La lectura del acta de la conferencia, tenida en enero, puso sobre el tapete una cuestión que
hoy hace sonreír, con la sonrisa de benevolencia, con que se miran las cosas de la infancia. Sería el caso de repetir más de una vez la
misma observación en las narraciones subsiguientes.

Es necesario mirar las cosas por su verdadero lado. Don Bosco no fue un hombre que presentara proyectos ya estudiados y acabados,
para ejecutarlos sin más; por el contrario, echaba la humilde simiente en el terreno propicio y vigilaba cautelosamente cómo enraizaba
bajo tierra, cómo brotaba al exterior y cómo crecía el tallo y se ramificaba.

Su mayor obra, la Congregación, nació de un granito como el de mostaza del Evangelio y no creció prodigiosamente a saltos, sino
poquito a poco, con unos pobres principios y por grados. En los tiempos de la historia que narramos se robustecía todavía su tierno tallo y
empezaba a tender tímidamente sus primeras ramas, con la ayuda del
141

Fin de Página 141

 

VOLUMEN XI Página: 142

experto cultivador. "Quién no contempla con placer y no quiere conocer el momento en que su planta se desarrolla?

Se comprendió entonces que hacía falta un secretario del Capítulo, que tomase nota de todo, para evitar que se olvidaran las decisiones
tomadas y para transmitir a los sucesores cosas importantes que, de otra manera, no hubiera dejado ni vestigios. En verdad, ya se había
nombrado una especie de secretario hacía tiempo, en la persona de don Carlos Ghivarello; pero era como si no existiera, porque debía
éste atender a tantas cosas que no se ocupaba de ello, y ningún otro lo hacía. Pero ahora se planteó la cuestión de si convenía que don
Carlos Ghivarello se desentendiese de otras ocupaciones para atender expresamente a la de secretario o si era más conveniente elegir a
otro socio, con menos ocupaciones, que pudiera atender a la secretaría. Don Carlos Ghivarello se oponía a la primera solución y, ante la
imposibilidad de aligerar su trabajo y su falta de memoria, se propuso la idea de poner en aquel cargo a un determinado salesiano. Pero no
se decidieron a nombrarlo porque, como se dijo, era don Bosco quien había elegido ((160)) a don Carlos y por tanto debía seguir. Se
determinó, pues, dejar el asunto en manos de don Bosco.

Después de este preámbulo, se dio cuenta de los favores espirituales que ya conocemos. A continuación se pasó al orden del día,
preparado por el mismo don Bosco.

Contenía tres partes: 1.ª no cambiar al personal; 2.ª que el teatro no perturbara el horario de la casa; 3.ª no hacer gastos accesorios.
Hubo tal disparidad de criterios sobre los dos primeros puntos que no se llegaba a ningún acuerdo; por lo que surgió la duda de si todos
los allí presentes conocían bien el alcance de los artículos. Por ello, después de una larga discusión, acordaron consultar a don Bosco.

Quedaba la tercera cuestión. "Pero en qué sentido había que tomar lo de "gastos accesorios"? No se trataba de nuevas edificaciones,
puesto que ya estaba dispuesto que ningún director podía empezar una edificación sin permiso del Capítulo Superior. Entonces, se refería
a modificaciones accidentales de lo ya edificado. Pues bien, todos los directores dijeron estar dispuestos por su parte a abstenerse de tales
obras, como generalmente ya se venía haciendo.

La reunión se entretuvo en la conveniencia de autorizar un gasto en la compra de ropa para el verano. En el Piamonte, durante los
meses de calor, los sacerdotes usaban una esclavina muy económica. "Era el caso de seguir una nueva corriente, permitiendo a los
sacerdotes vestir una dulleta ligera? Así lo hacían ya religiosos, sacerdotes seculares y obispos. Además, esta dulleta permitiría seguir
usando las sotanas
142

Fin de Página 142

 

VOLUMEN XI Página: 143

algo deterioradas y descoloridas que "generalmente llevamos" se lee en el acta. No se atrevieron a decicir y se prefirió, por tercera vez,
esperar la decisión de don Bosco.

En la tercera conferencia encontramos de nuevo a don Bosco. La primera parte de ella se dedicó a la intervención del Arzobispo de
Vercelli, que ya hemos referido, y varios decretos de facultades e indulgencias, que también conocemos; el resto se empleó para dilucidar
los dos puntos dejados en suspenso en la sesión anterior.

((161)) Interrogaron primero a don Bosco sobre lo de no cambiar al personal: si se refería a que no se cambiara arbitrariamente de una
casa a otra, no había constancia de que esto hubiera sucedido nunca;
si quería decir que no se cambiase de ocupación a los hermanos de los distintos colegios, sin licencia del Capítulo Superior, parecía que
era una medida que causaría muchos inconvenientes, ya que se presentaban casos en los que eran necesario que un individuo pasara
inmediatamente de una a otra asistencia o que cambiara de materia a enseñar.

Don Bosco respondió así: "Se trata aquí de una medida más preventiva que represiva. Por regla general conviene que las cosas se
mantengan como están. Mirad: me he aconsejado sobre este particular con el padre Franco, el cual me ha dicho que entre ellos, los
Jesuitas, no se hacen cambios, sin previo consentimiento de los superiores mayores. Y en realidad es una cosa que acarrea dos grandes
bienes: quita cualquier odiosidad que pudiera nacer contra el superior local y hace que el súbdito se muestre más conforme y quede más
contento. Creedme: yo quisiera introducir esta costumbre en todas las casas. Sí, veo alguna dificultad; pero si un director, antes de
ordenar algo importante, escribiese a los superiores y la orden llegara de Turín, esto contribuiría muchísimo a la buena marcha de las
casas en particular.

"Y dígase lo mismo sobre las prohibiciones. Si, en vez de negar un permiso, se dijera:

"-Bien, mira; escribiré al Capítulo Superior para que determine lo que se debe hacer y ya te lo comunicaré, se ahorraria al hermano el
disgusto que fácilmente nace de una negativa, cuando se puede suponer que el dírector dice que no, por un capricho. En los cambios esto
se ve más claro. Queréis, por ejemplo, enviar un sujeto de vuestra casa a otra; si hacéis vosotros el cambio, infundís en su ánimo la odiosa
sospecha de que queréis desentenderos de él, porque no conviene que siga donde está. Si, por el contrario, escribís al Capítulo Superior y
éste llama a aquel individuo para colocarlo en otro sitio, ((162)) se evitan
143

Fin de Página 143

 

VOLUMEN XI Página: 144

muchos inconvenientes. Obrando de este modo se conseguirá mayor sumisión y menos malos humores".

De una palabra a otra se pasó a los desórdenes que ocurrían con la correspondencia. Don Bosco hizo una recomendación y expuso dos
normas. Recomendó que se dejase plena y absoluta libertad para escribir al Superior General; recordó a este propósito que en algunas
Ordenes religiosas se conmina hasta con excomunión al superior local que impidiera escribir o se arrogase el derecho de leer tales cartas o
su respuesta y, más aún, expresó su deseo de que se les animase a escribir con frecuencia. Las normas se referían al resto de la
correspondencia epistolar: que todos los socios entregasen abiertas las cartas al director y que éste pusiera abiertas en manos de los socios
las que recibieran; pero que no las entregara por mano de un tercero, sino personalmente, y añadió:

"Pero esto no debe, sin embargo, entenderse de modo tan absoluto y universal que creyera el director que le incumbe una obligación en
cada caso. Quede sólo bien sabido y entendido que el director tiene facultad para hacerlo y que es conveniente lo haga de ordinario. Una
vez puesto fuera de duda tal principio, se evitan disgustos, cuando el director usare de este derecho".

Don Francisco Dalmazzo, que había presentado la cuestión de las cartas, quiso también tratar el inconveniente de las salidas de casa.

-Se me presentan, observó, y me dicen: necesito salir. Pero las más de las veces callan el motivo y se van a donde quieren, a hacer lo
que les place.

La cuestión fue que se saliera y se dejara salir lo menos posible, porque siempre hay peligro; que saliesen acompañados, como dicen las
reglas, pero sin poner siempre al mismo acompañante. Pero alguién objetó:

-"Cómo encontrar un compañero para salir, en la mayor parte de los casos, siendo tanta la escasez de personal?

-"Mejor todavía, intervino don Bosco. Puesto que es tan difícil encontrar ((163)) un compañero, no se permitirá salir más que en los
casos de verdadera necesidad. El no encontrar a nadie para darle un compañero autorizará para responder sin más: -Por el momento no
puedes salir".

Alguno observó que había visto en Roma al padre Perrone y al padre Curci ir por la ciudad acompañados de hermanos coadjutores que
se presentaban muy descuidadamente. Y así evidentemente no resultaba difícil encontrar acompañante. Con todo, en cuanto al tema de la
correspondencia y a lo de salir acompañados, pareció más prudente
144

Fin de Página 144

 

VOLUMEN XI Página: 145

no determinar nada al respecto, para evitar que achacaran arbitrariedades al director.

-"Dentro de poco, dijo don Bosco, yo escribiré una circular a todas las casas reclamando la atención de los directores sobre este punto
del reglamento. Así, la cuestión llegará a conocimiento de todos, y los directores locales no estarán expuestos a críticas, como si obraran
por propia iniciativa. Habría muchas otras cosas que reformar y poner al día; pero esto se irá haciendo con el aumento de personal. Ahí
está, por ejemplo, la contabilidad. Por fortuna vosotros (y lo dijo sonriendo) sois todos unos hombres de bien, y en vez de llevaros, traéis
a la Congregación lo que tenéis. Pero "quién sabe la de millares de liras que podríais llevaron sin ser descubiertos, estando como estáis,
sin fiscalización alguna? Con el tiempo, se hace necesario que se lleve la contabilidad con precisión, si se quieren prevenir inconvenientes
para el futuro".

Quedaba la cuestión del teatro. "Qué pretendía don Bosco, al recomendar que el teatro no perturbara el horario de la casa? "Que no se
debía atrasar la hora de levantarse el día siguiente al de la representación?

En cuanto a lo demás, "cómo hacer para no modificar el horario? Sin duda que se adelantaba la hora de la cena y se retrasaba la hora de
ir a descansar. "Yo, en cambio, dijo don Bosco, sería del parecer de que no se adelantara la hora de la cena, sino que se cenara después
del teatro; así se ahorraría el gravísimo inconveniente de que, después de la representación, haya una segunda cena para los actores".

Se observó que en algún tiempo ya se hizo así, pero ((164)) que se modificó por los muchos inconvenientes que había; por otra parte,
todos los directores afirmaron unánimemente que se originarían desórdenes mayores, cenando después de la función. En efecto, con el
sistema vigente, se recitaban las oraciones en el mismo salón del teatro y, desde allí, íbanse a dormir y todo quedaba terminado. Si, por el
contrario, hubiera que cenar después del teatro, sería necesario tener luego un recreo, lo que causaría mayores inconvenientes. Además,
no parecía muy oportuno tener ocupados durante la representación del teatro a los cocineros y encargados de comedores.

-"Con todo, replicó don Bosco, conviene se evite a toda costa la cena aparte para los cómicos. Siempre suceden desórdenes; bastaría
que se conociese alguno sucedido en la última representación, para que todos estuvierais conformes en no permitirlo. Es preferible hacer
el teatro los jueves o en pleno día".

Pero, ni aun así parecía que estuvieran eliminados los inconvenientes.
145

Fin de Página 145

 

VOLUMEN XI Página: 146

Porque los aprendices, por ejemplo, deberían suspender su trabajo para asistir a la representación; "y después? En segundo lugar, donde
acostumbraban a asistir a las representaciones los personajes más respetables del lugar, no era ése el momento más oportuno para
invitarlos.

-"Entonces, sugirió don Bosco, no encuentro más que una solución: los días de teatro se coma a la francesa. Hágase el almuerzo hacia
las once y la cena hacia las cinco, en la que tomarían parte también los cómicos. Después de la cena, haya una hora de recreo y a las seis
y media el teatro. Bastan dos horas y media para la función, y a las nueve todo está terminado, sin necesidad de la cena para los cómicos.
Así, se rezan las oraciones después del teatro y se va a dormir. Y como el teatro suele hacerse en los días de fiesta más solemnes, también
habría posibilidad para celebrar las funciones de iglesia antes de las cinco".

De todos modos, quiso que se dejase la cuestión en estudio. Acostumbrado a tomar normas basándose en la experiencia, antes de fijar
una regla, recomendó que se comenzara a hacer la prueba en algún colegio y así se experimentaría si había o no algún inconveniente. Y si
daba buen resultado, se establecería aquel plan en todas partes.

((165)) Don Miguel Rúa presidió la cuarta conferencia. Continuaba viva todavía por un año la concesión de presentarse a exámenes
extraordinarios para conseguir la habilitación de enseñar en las escuelas medias y técnicas. Urgía que en cada colegio se animara a
presentarse a examen a cuantos se sintieran preparados para ello. Preparados a conciencia, recomendó don Celestino Durando, para no
hacer mal papel y menoscabar el buen nombre de las casas. Por tanto, que los directores buscaran la forma de dejar libres un par de meses
antes a los candidatos, a fin de que se reunieran en el Oratorio donde podrían recibir clases especiales. Para los exámenes del bachillerato
superior y elemental, no convenía presentarse en Turín, pues los miembros de la comisión examinadora estaban prevenidos en contra: ver
un sacerdote y suspenderlo, era lo mismo para ellos. Que, por consiguiente, se fuera a Venecia, a Bolonia o a otra parte. Cuando se
conociera el número de los examinandos, se pensaría en la elección del tribunal. Que se enviaran las peticiones al mismo don Celestino
Durando, el cual las dirigiría a donde fuera más conveniente. Con el mes de mayo terminaba el tiempo hábil para presentar las
solicitudes.

En cuanto a los exámenes para obtener el diploma de maestro elemental, existía una de esas dificultades, que frecuentemente se
presentaron ya otras veces, aunque de diversas formas. Una circular del
146

Fin de Página 146

 

VOLUMEN XI Página: 147

Ministro exigía la inscripción de todos en una escuela normal, pero se concedía la facultad de presentarse a examen sin tal inscripción a
los que pudieran acreditar haber realizado las prácticas de enseñanza durante un año. Por el contrario, otra circular del mismo Ministerio
no concedía validez a esas prácticas, si no habían sido precedidas por los debidos exámenes. En conclusión, que no había que tener en
cuenta las prácticas. Verdaderamente don Miguel Rúa se inclinaba a que no se presentara ninguno. Don Francisco Cerruti no era del
mismo parecer; esto aconsejaba que se consiguieran diplomas, pero poquito a poco y sin armar bulla, como en años anteriores. El que se
sintiera capaz, que se preparase. Y así se acordó. Antes se celebraban estos exámenes en Novara; pero ya no se podía ir allí porque
aquella escuela sólo estaba equiparada, y las últimas disposiciones ministeriales ((166)) exigían que los estudiantes libres sólo pudieran
presentarse en las Normales regias. Se designó, pues, para presentarse la escuela normal de Pinerolo.

Terminado este tema, pidieron algunos directores que se pusiera remedio a una irregularidad. Los hermanos que estaban de paso en una
casa, salían y entraban y hasta comían fuera, sin decir nada al director local. Pero no era necesario determinar nada nuevo sobre ello;
bastaba cumplir una decisión anterior por la que todo socio que se encontraba en una casa, distinta a la de su residencia ordinaria, se
pusiera enseguida bajo la obediencia del director de aquella casa y no saliera ni hiciera nada contra las Reglas sin pedir el correspondiente
permiso.

Pero el amor a la regularidad aconsejó que se tomara un nuevo acuerdo respecto a los viajes no autorizados. Al multiplicarse los socios
eran más frecuentes los viajes y, por tanto, también la necesidad de pasar por las distintas casas. "Se debería tener siempre el debido
permiso para aquellas permanencias? "No prolongaría alguno con "engaño su permanencia? "Y qué podría decir el director local, sin
saber el verdadero motivo del viaje, su duración y el itinerario que debía seguir?

Por consiguiente, todo director, cuando uno de sus súbditos necesitara pasar por otra casa, debía entregarle una carta de presentación en
la que se indicara la razón del viaje y todo lo demás que al director extraño conviniera conocer. Que esa carta estuviera cerrada, pero que
llevara en el sobre el sello del colegio de procedencia; de esta forma los porteros podían impedir la entrada a los simuladores disfrazados
con el nombre de salesianos. Y que los directores rompieran enseguida el sobre, para evitar que otros pudieran por ventura aprovecharlo
indebidamente.
147

Fin de Página 147

 

VOLUMEN XI Página: 148

Siempre, dentro del mismo amor a la regularidad, se estudió el caso de aquel que, viajando o estando en casa de sus padres, se
permitiera diversiones o excursiones que no fueran concertadas antes. "Acaso no se había permitido uno, durante las últimas vacaciones
llegarse hasta el Gran San Bernardo? No se determinó nada en concreto; sólo pareció oportuno que se avisara a los hermanos en cada
colegio para que eso no sucediera; ((167)) sino que, el que saliera para un lugar determinado, fuese a aquel lugar, no a otro; y el que se
encontrara en casa de sus padres, antes de emprender un viaje o algo de importancia, escribiese a los Superiores.

La quinta conferencia fue pública. Todos los socios del Oratorio, profesos, novicios y aspirantes, en número de ciento cincuenta, se
reunieron en la iglesia de San Francisco para escuchar a don Bosco.
Todo lo que él dijo se recogió y consta en las actas.

Comenzó naturalmente con la bendición del Papa, narró después la coincidencia de la recomendación del Papa Pío IX y el apunte que
él llevaba escrito sobre la fidelidad y obediencia al Vicario de Jesucristo, y luego anunció las indulgencias generales traídas de Roma.
Todo ha sido ya narrado en el capítulo sexto. Finalmente prosiguió así:

Advierto de modo especial que no sólo el Padre Santo nos quiere y favorece, sino que, en general, todos ven bien a nuestra
Congregación. Los buenos y los malos, las autoridades civiles y las eclesiásticas y, salvo rarísimas excepciones, todos nos favorecen.

De intento decía que hasta los malos nos miran con buenos ojos, porque vemos que los mismos que gritan contra las órdenes religiosas
y quisieran verlas suprimidas de raíz, nos colman de alabanzas a nosotros.

Y os voy a contar un episodio sucedido hoy mismo. Un señor alto y corpulento, que llevaba en la mano dos periodicuchos pésimos, me
saludó. Yo no le reconocí; pero él se presentó: era uno de los antiguos alumnos de la casa, que me dijo guardaba el mejor de los recuerdos
de mí y del Oratorio. Le pregunté por qué llevaba en las manos aquellos periodicuchos y supe que él escribía en ellos y que tenía
opiniones totalmente opuestas a las que había aprendido aquí. Seguimos hablando, le pregunté si ya había cumplido con Pascua y supe
que no frecuentaba la iglesia hacía años. Le pregunté entonces cómo era posible que, con la vida que llevaba y los escritos que publicaba,
pudiera conservar buenos recuerdos de nosotros. Y me respondió que, si escribía tanto contra curas, frailes y prelados, era porque veía
muchos desórdenes y cosas que daban asco; que nos conocía muy bien a nosotros y que también sus compañeros de trabajo (de la misma
laya) nos miraban con buenos ojos, porque hacíamos el bien, trabajábamos y no nos metíamos en política.

Yo le dije:

-"Cómo es posible que habléis bien de nosotros? Porque, sino me equivoco, no hace muchos días apareció en vuestro periódico un
artículo infamante contra un sacerdote.

Y él me respondió:
148

Fin de Página 148

 

VOLUMEN XI Página: 149

((168)) -Por el fruto se conoce el árbol, don Bosco; escribí aquello porque así sucedió; pero, viendo lo que usted y los suyos hacen, sólo
podemos hablar bien de ustedes.

Y se puso a hacer nuestro panegírico. Volví yo entonces a hablarle de la Pascua y de que mirara sus propios defectos sin juzgar a
aquéllos de los que no es juez. Y nos despedimos con buenas esperanzas.

Os he dicho esto para que veáis que también los malos saben apreciar cuándo se trabaja sin interés y cuándo se trabaja de veras; y
consideran que nosotros lo hacemos así. Animémonos, pues, mutuamente.

Pasando ahora a hablar directamente del estado de nuestra Congregación, es necesario que antes os haga algunas observaciones.

Cuando se quiere fundar una Congregación religiosa hay que pasar por tres períodos. Primeramente el Sumo Pontífice nombra un
superior. Con esto queda aprobada previamente la Congregación y se otorga a este superior constituido la facultad de reclutar socios que
pueden empezar a emitir votos. Este es el primer período, la primera fase, que tiene su raíz para nosotros en el año 1841, que fue
precisamente el año en que don Bosco empezó a abrir Oratorios y a buscar compañeros que le ayudasen, aupado por el Arzobispo de
Turín, sin que tuviera por el momento una finalidad precisa. Pero este primer período no tuvo su natural vigor hasta 1858, cuando don
Bosco fue por primera vez a Roma y habló con el Padre Santo sobre la fundación de una Congregación. El pleno desarrollo de este
primer período, el más difícil, lo tuvo en 1864, cuando el Padre Santo elogió el Instituto y permitió que se hicieran ya los votos perpetuos
y regulares.

El segundo período empieza cuando el Padre Santo y las Congregaciones de Roma aprueban definitivamente la Congregación en sí,
como buena y destinada a hacer el bien; pero aún no están aprobadas las Reglas una por una, y pueden los superiores modificarlas para
adaptarlas cada vez más al espíritu que la Congregación va adquiriendo. Esta aprobación la tuvimos nosotros con el Decreto Pontificio
del 19 de febrero de 1869, en cuya ocasión se nos concedió el privilegio, ad decennrum, de las cartas dimisorias a nuestros ordenandos,
ad quemcumque episcopum (para cualquier obispo). Por último, pasado este período, se examinan y discuten en las Congregaciones de
Cardenales las Reglas y, por fin, se aprueban estas Reglas o Constituciones como aptas, si se cumplen, para producir la prosperidad y
felicidad del Instituto. A partir de ese momento no se puede cambiar nada de las Reglas así aprobadas, sin la intervención y aprobación
del Capítulo General y de la Santa Sede. Esta es la última y definitiva aprobación que se da a una Congregación. Este acto, de verdadera
solemnidad, se cumplió para nosotros el año pasado, el 3 de abril de 1874.

Después de todo esto, y una vez aprobadas definitivamente la Congregación y las Constituciones, nos faltan todavía a nosotros los
privilegios necesarios para que una congregación eclesiástica pueda subsistir ((169)) próspera y producir gran bien al prójimo. Para esto
fui a Roma expresamente este año. Ya se nos concedieron muchos privilegios, como anteriormente os conté; muchos otros han pasado al
Padre Santo;
y, aunque todavía no tengamos los rescriptos, es cierto que pronto llegarán. Otros siguen su marcha. Están también muy adelantadas las
gestiones para obtener todo un cuerpo de privilegios, como las otras congregaciones.

Pasando ahora a hablaros del aspecto interior de la Congregación, debo notificaros, con gran satisfacción por mi parte, que marcha muy
bien, ya sea porque aumenta constantemente el número de socios y se nos hacen cada día nuevas peticiones, ya sea también por lo bien
que se va formando el espíritu de sus socios.
149

Fin de Página 149

 

VOLUMEN XI Página: 150

Animémonos, pues, todos, y especialmente por dos cosas. Esforcémonos, primero, por trabajar mucho para hacer mucho bien. Digan
después los demás lo que quieran. Creedme, no se puede contentar a todos; es materialmente imposible. Os puedo asegurar que siempre
me cuidé de no disgustar a nadie; pero cada día que pasa estoy más persuadido de que me es imposible contentar a todos. Trabajemos,
pues, con diligencia; hagamos lo que podemos, hagámoslo todo y dejemos después que digan; no nos importe lo que puedan decir de
nosotros. Nosotros hablemos siempre bien de todos.

Lo segundo que quisiera inculcaros a todos es que nos empeñemos en cortar las murmuraciones también entre nosotros. Si alguien tiene
algo que decir, hable de ello con los superiores y se procurará, por todos los medios, hacer desaparecer los motivos del mal humor; pero
que nadie tenga que lamentarse de nada. Sostengámonos siempre los unos a los otros, ya sean internos o externos. Esto contribuirá
muchísimo al incremento y al bien de la Congregación.

Ahora os recomiendo encarecidamente a todos que atendáis a vuestra propia salud. Estoy de acuerdo en que, al que no se encuentra
bien, se le tengan los cuidados posibles y se le administre todo lo que pueda favorecerle. Así se lo recomiendo especialmente a los
directores; que no permitan falte nada a los enfermos; más aún, cuiden de que no se cansen demasiado. Prefiero se deje algo por hacer,
antes que causar demasiada fatiga a nadie. Hay que tener ánimo; el que puede hacer mucho, hágalo a gusto; el que no puede hacer tanto,
sea considerado como los demás y téngase en cuenta su condición o delicada salud.

Por lo demás, "qué queréis que os diga? (Al llegar aquí casi se apagó su voz. Ya desde el principio era muy débil y parecia que no
pudiese hablar por el cansancio; pero ahora empezó como a sollozar y a conmoverse cada vez más) No me queda más que rogaros tengáis
la bondad de aguantarme, como lo habéis hecho hasta ahora y de encomendarme al Señor. Soportémonos mutuamente los unos a los otros
y sea éste un recuerdo que valga para toda nuestra vida.

((170)) Una cosa más y termino. Pongámonos de acuerdo para cumplir siempre bien las prácticas de piedad de nuestra Congregación y
especialmente el ejercicio de la Buena Muerte, el último día de cada mes. Por cuanto sea posible, déjense todas las demás ocupaciones
ese día y aplíquese cada uno a la consideración de lo que propiamente atañe a la salvación eterna de su alma. Yo confío mucho en este
ejercicio bien hecho, porque, si cada uno emplea un día al mes para arreglar sus cosas, ya puede venirle la muerte cuando quiera y de la
forma que quiera, que no le pilla desprevenido. En ese día no sólo se ha de hacer una confesión más diligente y una comunión más
fervorosa, sino que, además, hay que arreglar todo lo referente a los estudios y especialmente a las cosas materiales de modo que, si nos
sorprendiera la muerte, pudiéramos decir:

-No tengo nada en que pensar más que en morir en el abrazo del Señor.

Que Dios os bendiga, queridos hijos míos.

Como por última vez se reunieron todos los invitados con don Bosco en su propia habitación. Se invocó al Espíritu Santo, según
costumbre, y don Miguel Rúa, haciéndose intérprete del deseo de todos los allí presentes, preguntó cómo iban las gestiones de América.
150

Fin de Página 150

 

VOLUMEN XI Página: 151

Don Bosco refirió de buen grado lo acordado en Roma y con los de Argentina, según ya se ha dicho en el capítulo séptimo.

De América pasó a Italia. Aquí había peticiones para colegios de muy distintos lugares; una desde Bassano, pero eran muchos los
gastos que se requerían para la adaptación del edificio que ofrecían y para amueblarlo; otra desde Cremona, cuyo Obispo era el que
invitaba y no había mucho que gastar. Estaba también Crema, pero parecía preferible Como, que presentaba más ventajas. En Milán no
faltaría nada, salvo que monseñor Calabiana preveía el peligro de que, si fundaban allí los salesianos, se llamaría mucho la atención y
temía que los colegios ya existentes sufrieran algún perjuicio. Lo mismo ocurría en Rho, donde parecía que todo estaba concluido, y se
suscitó la misma preocupación.

Por otra parte, don Bosco tenía siempre su punto de vista en lo referente a estos asuntos. Las autoridades escolásticas de toda
Lombardía eran enemigas de los curas y se oponían a ellos, y como él no quería comprometer ((171)) el porvenir, procuraba mantener
buenas relaciones con las autoridades. Si, por consiguiente, la Delegación provincial de estudios se mostraba contraria, renunciaría por el
momento a Lombardía.

-"Ahora, añadió, no tenemos gran necesidad de extendernos, sino más bien de consolidarnos; por tanto, de no presentarse especiales
razones de conveniencia, dirijámonos a otro sitio".

Por desgracia en aquellos años se habían nombrado unos "pésimos piamonteses" para la Delegación de Enseñanza en Lombardía, como
aseguró don Celestino Durando; los cuales, a lo sumo, no molestarían mucho a los salesianos, pero tampoco les ayudarían en nada.

-Pues bien, intervino don Bosco, "si esos señores no están dispuestos a tratarnos con toda la liberalidad que permiten las leyes, yo no
aceptaré".

Don Miguel Rúa hizo entonces la observación de que, existiendo ya suficientes colegios en los Estados Sardos, parecía convenientes
abrir otros fuera de allí. Don Bosco respondió enseguida que el cardenal Berardi tenía muchos deseos de que se abriera uno en Ceccano;
pero que, hasta aquel momento, no se había concretado nada. Por eso pensaba abandonar la idea; sobre todo porque importaba mucho
organizar bien la Obra de María Auxiliadora y especialmente porque era necesario conservar personal para América.

Y del exterior al interior. Varios socios estaban en las condiciones requeridas para recibir las órdenes sagradas, pero sólo habían
profesado con votos trienales. Y, dado que contaban con la posibilidad de
151

Fin de Página 151

 

VOLUMEN XI Página: 152

procurarse el patrimonio eclesiástico, "convenía hacerlos ordenar con este título antes que esperar a que hicieran los votos perpetuos para
ordenarse titulo mensae comunis? O bien, "sería lícito admitirlos a la profesión perpetua, antes de que expirara el tiempo de los votos
trienales, hechos la primera vez?

Abrióse la discusión y se llegó a la conclusión siguiente. En cuanto a lo primero: que, si se podía conseguir el patrimonio, se procurara
adquirirlo, porque eso suponía una entrada para la casa, que andaba con angustia, y también porque el ordenando tendría mayor gusto en
disponer ante cualquier eventualidad de una renta ((172)) fija; a más que los padres, si cuentan con medios, hacen con gusto por sus hijos
este acto de benevolencia. Esto se decía refiriéndose a los profesos de votos perpetuos. Respecto a los profesos trienales, no debían ser
admitidos tan fácilmente a las órdenes con el patrimonio propio; pues era una gran tentación para un sacerdote joven poderse marchar a
voluntad, puesto que disponía de la misa y de sus rentas; bastaría, al efecto, cualquier choque con los superiores. Finalmente, que no se
dejara ni entrever la posibilidad de cantar misa sólo con los votos trienales, aun dotados del patrimonio, puesto que ello redundaría en
grave daño para la Congregación, ya que sería posible que algunos entraran en ella únicamente para conseguir ser ordenados de sacerdote
y salirse después. Estos constituirían un verdadero flagelo, pues serían sujetos sin vocación y, de ordinario, rechazados ya por sus
obispos.

En cuanto a lo segundo, es decir, la admisión a los votos perpetuos antes de haber hecho o terminado los trienales, dijo don Bosco:
-"Hay motivos para admitir a los votos perpetuos apenas terminado el noviciado. La concesión de hacer los votos trienales antes de los
perpetuos es un doble privilegio: privilegio en favor del socio, que puede esperar más tiempo para conocer mejor la Congregación y
examinar la propia vocación, y privilegio en favor de la Congregación, a fin de que pueda conocer mejor al individuo antes de recibirlo
definitivamente en su seno. Y, siendo estos privilegios en favor de ambos, si los dos se ponen de acuerdo y quieren renunciar a ellos,
pueden hacerlo.

"Por tanto es lícito admitir a los votos perpetuos y pueden hacerlos también aquellos que no hayan hecho o cumplido los votos
trienales".

En verdad don Bosco hubiera podido valerse sin más cuestiones de la facultad que le había concedido Pío IX vivae vocis oraculo. El
benévolo Pontífice se las había dado amplísimas, para que en todo momento pudiera obrar expeditamente. Por el mismo estilo se portó
152

Fin de Página 152

 

VOLUMEN XI Página: 153

más tarde con él León XIII, hasta que, llegados por fin los suspirados privilegios, ya resultaban superfluas y fueron expresamente
revocadas en el Breve. Pero la prudencia ((173)) exigía que se hablara lo menos posible de tan extraordinarias concesiones.

Recordamos algunos detalles del momento. La última palabra de don Bosco fue que los directores saludaran de su parte a todos los
socios; que les comunicaran las muchas atenciones recibidas del Papa, los importantes asuntos resueltos en Roma, la bendición pontificia
para cada uno; recomendando mucho que se comunicaran estas buenas noticias sobre la Congregación en casa y fuera de ella, porque,
como él observó, especialmente en los colegios muy distantes se deseaba mucho saber cómo andaban los asuntos de la Congregación en
Turín. Por último, puso fin a la reunión con estas palabras:

-"Saludad de mi parte a los sacerdotes y a todos los demás socios:
hacedles ver la buena opinión que de ellos tengo: porque, creedme, esto causa muy buen efecto: también a los sacerdotes les gusta saber
si se los tiene en consideración y se los recuerda. Procurad también vosotros mismos que vean que los tenéis en consideración y que
pensáis mucho en ellos. Esto contribuirá en gran manera a estrechar los lazos de la caridad fraterna, de modo que sea una realidad cada
vez más sensible que formamos un solo corazón y una sola alma".
153

Fin de Página 153

 

VOLUMEN XI Página: 154

((174))

CAPITULO IX 1

PRIVILEGIOS Y DIMISORIAS PRIMERA FASE DE LAS NEGOCIACIONES

LA primera alusión que se oyó en público sobre los privilegios fue durante las conferencias de enero, cuando don Bosco notificó su
propósito de solicitarlos a Roma, manifestando a la par las dificultades que habría para conseguirlos 2.

En las conferencias de abril explicó sumariamente su alcance y lo que se había hecho para ello en dicho tiempo.

Daremos aquí una breve noticia sobre el origen y naturaleza de los privilegios y sobre los primeros pasos para su consecución,
valiéndonos de las actas de la primera sesión 3.

Ya desde antiguo, desde que se propagó el monacato en Occidente, después de san Benito, los Papas concedieron privilegios y gracias a
las familias monásticas para que pudieran prosperar interiormente y, al mismo tiempo, hacer el bien a los demás.

Con el andar del tiempo, al aparecer una nueva Orden Religiosa se le concedían de ordinario, ad instar, o por asimilación, como
después se dice, los mismos privilegios ya concedidos a los primeros, ampliados con otros, que parecían requeridos por las necesidades
de los tiempos o por las circunstancias nuevas. De este modo, poco a poco, el número de privilegios creció desmesuradamente y los
Decretos ((175)) de los Pontífices o de la Curia Romana, quedaban reducidos a letra muerta, puesto que los religiosos tenían siempre, en
todas las cuestiones, sus propios privilegios para eximirse.

A fines del siglo XV dejaron de instituirse Ordenes regulares; se quiso, en cambio, religiosos que no sólo tuvieran por fin principal la
alabanza de Dios y la propia perfección dentro del claustro, con clausura

1 En este capítulo, además de los documentos que al paso iremos citando y de los que aparecerán en el Apéndice, nos valdremos
también de quince cartas del sumista Menghini, y de otras seis de monseñor Fratejacci, todas inéditas, escritas entre los meses de abril y
diciembre del año 1875.

2 Véase capítulo II, pág. 27.

3 Véase capítulo VIII, pág. 141.
154

Fin de Página 154

 

VOLUMEN XI Página: 155

y oficio coral, sino que, además, pudieran salir al exterior y tomar parte activa en los ministerios eclesiásticos y, por consiguiente,
estuvieran libres de la clausura y sin obligación de dedicar la mayor parte del día al coro. Comenzaron entonces las Congregaciones
eclesiásticas. Fue la primera la de los Teatinos y vinieron después Jesuitas, Somascos, Escolapios y muchas otras familias religiosas que
se diferenciaban de las Ordenes regulares por lo que se ha dicho y, además, por tener solamente votos simples.

Entre los votos solemnes y los simples hay estas dos diferencias:
que los solemnes se hacen a la Iglesia y los simples a los superiores de la Congregación; y que los solemnes no los puede dispensar más
que la Iglesia, y se dispensan muy raras veces, mientras que los simples pueden ser dispensados por los superiores de la Congregación y
sin tantas formalidades.

Como llegaron las cosas al punto de que los privilegios de las Ordenes regulares habían aumentado de forma excesiva, Roma decidió
no concedérselos a las Congregaciones eclesiásticas. Sin embargo, poco a poco, vio la Iglesia que los nuevos religiosos encontraban a
cada paso en su apostolado trabas que les impedían desenvolverse expeditamente para promover la mayor gloria de Dios. Empezó, por
tanto, a conceder unos privilegios, después algunos más, y otros más todavía, de modo que, al ser manifiesto que las nuevas
Congregaciones eclesiásticas realizaban en la Iglesia tanto bien como las antiguas Ordenes regulares y que, desenvolviendo su actividad
principalmente fuera de sus propias casas, se requerían privilegios mayores aún, se terminó por conceder a las Congregaciones
eclesiásticas, los mismos privilegios, ni más ni menos, que se habían concedido a las ((176)) Ordenes regulares; más todavía, una vez
iniciada esa corriente, se acumularon privilegios sobre privilegios sin fin.

A este ritmo se siguió hasta principios del pontificado de Pío IX, comunicándose dichos privilegios a las Congregaciones que iban
naciendo; fue la última la Rosminiana. Pío IX renovó la disposición de que ya no se concedieran los privilegios en conjunto; y se
estableció que, al surgir una nueva Congregación, solicitara el fundador los privilegios que creyera necesitar. Por eso fue don Bosco a
Roma en febrero de 1875, para iniciar las gestiones con que conseguir la comunicación de los privilegios, como se acostumbraba en otros
tiempos, y, al mismo tiempo, la facultad de las dimisorias ad quemcumque Episcopum.

Y éste fue el asunto que trató ampliamente con monseñor Vitelleschi, secretario de la Sagrada Congregación de Obispos y Regulares,
apenas llegó a Roma. Ninguno mejor que él podía darle las oportunas
155

Fin de Página 155

 

VOLUMEN XI Página: 156

instrucciones sobre el modo de regularse en estas cuestiones. El Arzobispo de Seleucia le preguntó qué privilegios necesitaba.
-Muchos, le respondió; unos para la buena marcha de la Congregación y otros para las buenas relaciones con las autoridades

eclesiásticas locales.

Y le presentó una lista con cerca de ochenta.

Sondeó, pues, el terreno para ver si había posibilidad de obtener per assim ilationem los privilegios de otras Congregaciones. El Prelado

le respondió:

-El Padre Santo goza de plena autoridad, él puede derogar una ley que él mismo ha dado. Háblele de ello.

-Monseñor, díjole entonces don Bosco mostrándole todo un librote; presentaré al Padre Santo este libro que contiene los privilegios de

los Redentoristas y le suplicaré que nos dé otro semejante a éste.

-Por favor, replicó Monseñor, no se lo enseñe al Padre Santo; se espantaría ante tantas concesiones y no sólo no se las concedería a
usted, sino que se las quitaría a los demás.

((177)) Don Bosco comprendió que se requería mucho tacto. Cuando estuvo con el Padre Santo y llegó la ocasión de hablar sobre el

asunto, hízole ver la imperiosa necesidad que tenía de obtener los privilegios que correspondían a otras Ordenes. Y el Papa le respondió:

-Pues bien, haced la solicitud.

-Santidad, hay una dificultad: hace casi treinta años que se determinó no concederlos más en conjunto por vía de asimilación.

-Haced como han hecho las otras Congregaciones aprobadas por Nos.

-Ahí está la dificultad, Padre Santo, que el pobre don Bosco es el primero que se encuentra en este apuro. La última vez que se

concedieron estos privilegios por asimilación fue al Instituto de la Caridad; y se los concedió vuestro predecesor Gregorio XVI, el 30 de
diciembre de 1838.

-"Y entonces?

-Su Santidad tiene todos los poderes. "Si quisiera hacer todavía una excepción?

-Pues la haré. Presentad la petición a las Congregaciones de Cardenales, ellos la examinarán, la discutirán y me informarán, y veremos
lo que se puede hacer. Por mi parte estoy dispuesto a hacer todavía esta excepción.

Don Bosco agradeció cortésmente al Papa tan insigne acto de benevolencia. Pero era un asunto serio para él: tenía que volver a empezar
desde el principio. En pocos días debía realizar un trabajo que normalmente
156

Fin de Página 156

 

VOLUMEN XI Página: 157

había requerido largos meses. Hasta le faltaba un diccionario latino para consultar algunas palabras. Pero puso manos a la obra. Estudió la
historia de los privilegios; coleccionó citas de bulas, nombres de Papas y sentencias de canonistas; formó todo un conjunto de privilegios,
a los que añadió quién los había concedido, cuándo y cómo; compulsó minuciosamente el derecho canónico, trabajando, como él dijo
más tarde "a tontas y a locas".

((178)) El resultado de tan febriles indagaciones fueron dos solicitudes en latín dirigidas al Papa y una memoria, a la que también dio
forma de solicitud, a los Cardenales que diremos.

Una de las dos súplicas se refería a las cartas dimisorias ad quemcumque Episcopum y la otra a la Concesión de los privilegios ya
otorgados a otras Congregaciones eclesiásticas. A la primera iba unida una instancia de monseñor Vitelleschi, en el mismo sentido.

De propósito presentó aparte la petición de las dimisorias, pues este indulto no puede ser comprendido en la comunicación de
privilegios, máxime tratándose de Congregaciones con votos simples, sino que siempre se concede específica y directamente antes que en
virtud de privilegios comunicados. Publicamos los tres documentos al final del volumen 1.

Las dos solicitudes al Papa obtuvieron resultado inmediato con el nombramiento de una Comisión Extraordinaria de Cardenales pro
voto. Don Bosco recibió comunicación oficial, firmada por el Secretario de la Congregación de Obispos y Regulares, en los términos
siguientes: Ex audientia SS. die 26 februarii 1875 SS. porrectas preces examini demittere dignatus est Em.mi Patrizi, De Luca, Bizzarri,
Martinelli pro voto emittendo. Segr. Archiepiscopus Seleuciensis, Vitelleschi. (En audiencia con Su Santidad del día 26 de febrero de
1875, dignóse enviar las súplicas presentadas a examen de los Eminentísimos Patrizi, De Luca, Bizzarri y Martinelli para emitir su voto.
El secretario, Arzobispo de Seleucia, Vitelleschi).

Eran, pues, los mismos Cardenales elegidos al año anterior para el examen de las Constituciones; y a ellos dirigió don Bosco la
memoria antes dicha. Nos ocuparemos de ella aquí brevemente, porque contiene las motivaciones con más amplitud que las solicitudes al
Papa, donde necesariamente no podían referirse las cosas más que sumariamente.

1 Véase: Apéndice: documentos n.° 14, n.° 15 y n.° 16.
157

Fin de Página 157

 

VOLUMEN XI Página: 158

Se divide esta memoria en dos partes: la primera trata de los privilegios y la segunda únicamente de las dimisorias. Dejando de lado las
disquisiciones canónicas, nos limitamos a entresacar lo que directamente se refiere a don Bosco, respecto a su pensamiento y a sus
instituciones.

((179)) El preámbulo general exalta noblemente la dignación del Papa a conceder a las Congregaciones tan señalados favores. "Los
privilegios y gracias espirituales concedidas a las Ordenes religiosas y a las Congregaciones eclesiásticas pueden considerarse como otros
tantos lazos, con los que tales Instituciones quedan ligadas a la Santa Sede, puesto que, siendo ella la única que los puede conceder,
restringir y hasta revocar según su parecer, conforme a las necesidades y conveniencias, nace, como consecuencia de ello, un vivo y
permanente pensamiento de gratitud por parte de los beneficiarios hacia su insigne bienhechor".

Llegado el punto de solicitar la correspondencia con otra Congregación, manifiesta su preferencia y explica los motivos. "Se rogaría
fuera elegida preferentemente la de los Redentoristas, o la de los Paúles, cuyas Constituciones y finalidad puede decirse que son idénticas
(sic) a las Salesianas. En los Breves de concesión que se adjuntan, aparecen las razones que indujeron a los Pontífices a conceder a los
Redentoristas tales comunicaciones. Los motivos especiales por los que se solicitan también para la Congregación Salesiana, son:

" 1.° Como esta Congregación se halla desprovista por completo de medios materiales, necesita mucha indulgencia y muchos auxilios
espirituales para poder lograr su finalidad.

"2.° Esta Congregación tuvo sus inicios y se fue consolidando en los borrascosos tiempos en que todavía nos encontramos y en los que
se querrían ver suprimidas y aniquiladas todas las instituciones eclesiásticas; y, a pesar de todo, pudo crecer, abrir casas en varias diócesis
y hasta en las misiones extranjeras. En medio de esta calamidad de los tiempos y diversidad de países, a gran distancia unos de otros, los
socios salesianos necesitan contar con un gobierno eficaz que goce de Privilegios ya conocidos y en general practicados por otras Pías
Congregaciones.

"3.° Sucede en estos tiempos tristes que las autoridades civiles ven con malos ojos el frecuente recurso a la Santa Sede. Y cuando llegó
a oídos de la Autoridad gubernativa noticia de que la Santa Sede había concedido algunos privilegios, pretendió y exigió, contra todo
derecho, ((180)) con amenazas que se le presentasen los Decretos y Rescriptos para someterlos al llamado Exequatur Regio. No hubo más
remedio
158

Fin de Página 158

 

VOLUMEN XI Página: 159

que condescender; y, entre tanto, no fue posible obtener el Exequátur ni recuperar los originales 1.

"4.° El humilde exponente desea además este favor para emplear el poco tiempo de vida, que todavía plazca al Señor concederle, en
organizar sus diferentes casas y uniformar a todos los que llevan la dirección para que se sirvan de los privilegios con la máxima
parsimonia y prudencia, y sólo en los casos en que aparezca claramente que es para la mayor gloria de Dios y la salvación de las almas".

Tres eran las dificultades que entonces ponían algunos canonistas en lo referente a la comunicación de privilegios. Decían que podía:
1) suscitar controversias; 2) turbar la armonía y la paz con los Ordinarios y 3) conceder a ciertos institutos privilegios que no les
convienen. Y don Bosco responde punto por punto.

"Al 1.° Si estas concesiones fueran nuevas, podrían dar origen a controversias; pero estos privilegios se vienen comunicando de unos a
otros desde hace más de trescientos años; fueron estudiados constantemente, interpretados y practicados de modo uniforme y según el
espíritu de la Santa Sede. Podrían más bien considerarse como vínculo de unión y de uniformidad, lo que excluye, por tanto, todo motivo
de cuestión.

"Al 2.° Tampoco parece que turben la paz con los Ordinarios ya que los obispos y párrocos conocen los privilegios de los institutos
aprobados por la Iglesia y extrañaría en nuestros pueblos ver que un instituto goza de más o menos privilegios que los otros. Más aún,
dado que los privilegios son concesiones que honran grandemente a la Suprema autoridad del Pontífice y ponen de manifiesto su
agradecimiento hacia una institución, daría ocasión para suponer que una congregación no ha sido definitivamente aprobada, mientras
que ((181)) la Santa Sede no le haya concedido los mismos privilegios de que gozan las demás.

"Un docto y respetable Ordinario no ha podido convencerse hasta ahora de que nuestra Congregación haya sido definitivamente
aprobada, porque no le consta que goce de los privilegios de los Ministros de los enfermos (Camilos), de los Padres de la misión (Paúles),

o de los Oblatos de María.
"Al 3.° Tampoco parece se pueda decir que con tal comunicación se concedan favores no oportunos a los nuevos institutos. Ya que en
tales concesiones siempre existe la cláusula: Dummodo Institutis eorum

1 Es una clara explicación del sentido de las palabras de la segunda solicitud al Papa (documento n.° 15) en donde se dice que hoy es
prudente multa facere sed non patefacere (hacer muchas cosas, pero no revelarlas).
159

Fin de Página 159

 

VOLUMEN XI Página: 160

conveniant ac regulari observantiae non sint contraria. Añádase, además, que como tales favores se conceden exclusivamente por la Santa
Sede, también puede ella libremente modificarlos e incluso revocarlos, siempre que lo considerara de mayor bien para aquéllos a los que
se habían concedido".

La motivación para las dimisorias absolutas es bastante más expeditiva, pues se reduce a poner de relieve el hecho de "la variedad de
diócesis en las que hay casas de la Congregación Salesiana, los internados y Colegios para Misioneros en la República Argentina y otros
(sic) que se intenta abrir en Australia y Hong-Kong (China), circunstancia que a menudo requiere que algunos clérigos sean presentados
con premura y extra tempus a las sagradas órdenes". A lo que se añade la necesidad urgente de "remediar el grave inconveniente de un
Ordinario, en cuya diócesis existen varios Colegios e internados de la Congregación, y que hace tres años se niega a conferir órdenes a los
clérigos salesianos".

Don Bosco termina con una súplica y una aclaración. "Todo lo que hasta aquí he expuesto sobre la comunicación de los privilegios y la
facultad de las dimisorias, ha sido para dar alguna explicación a la súplica presentada a los eminentísimos Cardenales; pero, dejo a parte
todo razonamiento y ruego únicamente a sus Eminencias que ponderen con su alta prudencia e iluminada sabiduría, qué es lo que
redundará a la mayor gloria de Dios y ((182)) provecho de una Congregación que se puede decir está naciendo y necesita de toda ayuda
material y moral, de consejo y de dirección.

"Yo, por tanto, me declaro de antemano satisfecho de cualquiera de sus deliberaciones y todos los salesianos procurarán demostrar su
gratitud invocando cada día las bendiciones del Cielo sobre sus eminentísimas personas, a fin de que Dios les conserve largos años de
vida, para gloria de la Iglesia y bien de la Congregación Salesiana, que les considerará siempre como padres benévolos e insignes
bienhechores".

Antes de salir de Roma, fue don Bosco a visitar a los Cardenales de la Comisión. Todos le parecieron benévolos con la Congregación
Salesiana y le aseguraron que, de acuerdo con los deseos del Papa, no habría ningún impedimento. En efecto, con la simple aceptación de
las instancias el Padre Santo había manifestado su voluntad de conceder la gracia.

Don Bosco dejó como representante suyo en Roma al abogado don Carlos Menghini, conocido ya como sumista de la Congregación de
Obispos y Regulares, asistido además por el bonísimo monseñor
160

Fin de Página 160

 

VOLUMEN XI Página: 161

Fratejacci, que era muy apreciado y podía influir de manera útil en el ánimo de algún Cardenal de la Comisión.

Hacía pocos días que había regresado a Turín, cuando recibió una nota de la Comisión Cardenalicia, en la cual le preguntaban, a título
de aclaración, dos cosas: 1.° Si la Pía Sociedad había hecho algún progreso después de la definitiva aprobación de sus Constituciones, el
3 de abril de 1874; 2.° Qué dificultades se habían encontrado para hacer la petición específicamente, esto es, en la medida de las
necesidades y no globalmente, de los privilegios solicitados.

Don Bosco respondió el 12 de abril con dos sucintas aclaraciones, en la primera de las cuales enumeraba los progresos realizados desde
el 3 de abril de 1874 al 3 de abril de 1875, y en la segunda exponía las dificultades experimentadas al pedir eventualmente cada uno de
los privilegios.

((183)) 1.ª Aclaración

Puede decirse que este año se ha dedicado a consolidar el cumplimiento de las Constituciones y especialmente a practicar las
modificaciones introducidas en la aprobación definitiva de las mismas. Se organizó y uniformó literalmente el Noviciado, de acuerdo con
lo aconsejado y prescrito por los beneméritos eminentísimos Cardenales de aquella autorizada Congregación. Los religiosos, a su vez,
crecieron notablemente: sólo los novicios pasan del centenar y dan buenas esperanzas de feliz resultado. En las varias casas existentes
creció la primitiva mies y hubo que aumentar el personal de las mismas. Las obras nuevas confiadas a los Salesianos, a más de las ya
anotadas en el resumen del año pasado, son las siguientes:

1. La dirección de las escuelas públicas de Mornese, municipio perteneciente a la diócesis de Acqui.
2. La dirección de las escuelas públicas de Borgo San Martino junto a Casale Monferrato.
3. Una nueva Casa de las Hijas de María Auxiliadora, las cuales, de acuerdo con el Ordinario Diocesano, se hicieron cargo del lavado,
planchado y ropería del seminario menor erigido en el ya citado Borgo San Martino.
4. Hospicio con iglesia pública en Buenos Aires (República Argentina).
5. Un colegio con iglesia pública para las Misiones en San Nicolás, ciudad bastante populosa no muy distante de las tribus salvajes, que
aún existen al sur de aquellas vastas regiones. Son veinte los salesianos que se están preparando, con el estudio de la lengua y las
costumbres de aquellas tierras, para marchar allá el próximo mes de octubre.
6. La construcción de una iglesia dedicada a san Juan Evangelista, un internado para niños pobres, con locales para escuelas públicas y
patios de recreo. Está en Turín, cerca de un templo protestante, en un barrio con más de treinta mil habitantes, en el que no hay ningún
templo para el culto católico.
En todas las casas de la Congregación aumentan los alumnos y los internos; y en todas partes se amplían los locales o se construyen
otros nuevos para poder admitir a más muchachos, que a cada momento piden ingresar.
161

Fin de Página 161

 

VOLUMEN XI Página: 162

Estamos en óptima relación con los párrocos y los obispos, de tal modo que podemos considerarlos a todos como protectores y
bienhechores en cuanto es compatible con su autoridad. Sólo hay que exceptuar a un Ordinario, con quien también se espera poder
recuperar la buena armonía apenas se resuelva a manifestar qué motivos le han inducido a mostrarse contrario. Alguno, asimismo, ha
preguntado si hay salesianos que abandonen la Congregación y ocasionen ((184)) disturbios en sus diócesis.
Puedo responder que hasta ahora han sido poquísimos los que salieron durante el tiempo de prueba, pero no hay constancia de que ningún
salesiano profeso perpetuo haya salido después; por consiguiente, no puede afirmarse que alguno haya ocasionado disturbio en ninguna
diócesis.

Ha sucedido alguna vez que jóvenes, no pertenecientes a la Congregación, sino que simplemente fueron internos o alumnos de nuestras
casas, no hayan correspondido a quien intentó incribirlos en su clero; pero nosotros no podemos hacernos responsables de la vocación ni
del buen resultado de los alumnos, una vez que salieron de nuestros internados o colegios y vuelven a sus respectivas familias o pasan a
otros colegios o a un seminario diocesano.

Para lo demás, me remito a cuanto se expuso el año pasado en la situación para la definitiva aprobación de nuestras Constituciones.

2.ª Aclaración

Desde que el año pasado se dignó Su Santidad aprobar nuestras Constituciones, se me ha aconsejado que solicite específicamente, no la
comunicación, sino los Privilegios, facultades y gracias espirituales necesarias para que una Congregación Eclesiástica pueda conservar
su autonomía y conseguir su fin, que es promover la mayor gloria de Dios. En la práctica he encontrado muchas dificultades.

1.° Al no saberse preventivamente lo que puede ocurrir, hay que esperar a que se presente la necesidad, y por tanto algún inconveniente
antes de conocerla y, una vez conocida, referirla al Superior para que solicite la oportuna facultad. Y esto si se puede hacer para una casa
determinada, resulta bastante difícil en una Congregación que cuenta ya dieciocho casas e iglesias abiertas en distintas diócesis.

2.° Dado que no se conocen las Congregaciones a las que hay que dirigir la petición, por lo general transcurre un tiempo notable antes
de recibir la adecuada contestación.

El año pasado presenté algunas peticiones de cosas que me parecían necesarias; mas, después de un carteo que duró un año, debí
trasladarme a Roma para asesorarme con una persona práctica que me indicara las oficinas a las que debía dirigirme.

3.° Se consigue con dificultad lo que se pide; pedí a la Sagrada Penitenciaría facultades, que generalmente tienen todas las
Congregaciones, y se me negaron. En otras Congregaciones se nos concedieron unas facultades útiles, pero rehusaron otras que se
consideraban de verdadera necesidad, como, por ejemplo, la facultad de conservar y leer libros prohibidos y la de dar la bendición papal
in artículo mortis a los propios socios. En otras Congregaciones se modificaron las súplicas de tal modo que el favor concedido ya no
cumplía su fin. Por ejemplo, se solicitó la facultad de poder celebrar ((185)) la santa misa una hora antes de la aurora y una hora después
del mediodía. Fue concedida, pero tan sólo para el tiempo de Misiones, cuando la necesidad puede presentarse cada día.

4.° A más de las dificultades mencionadas también está la del gasto que suponen
162

Fin de Página 162

 

VOLUMEN XI Página: 163

el franqueo y las tasas a pagar, tanto en las oficinas como en las agencias. Por ejemplo, un solo Breve costaba más de mil liras; es cierto,
sin embargo, que la gran caridad del Emmo. Cardenal Prefecto de esa Sagrada Congregación, que nos ha favorecido muchas veces, redujo
el importe a ciento veinte liras; poca cosa, en verdad, pero que resulta importante para una Congregación que, falta en absoluto de medios
materiales, sólo se sostiene de la Providencia cotidiana y tiene a su cargo más de siete mil muchachos y cuatrocientos socios, mantiene
abiertas al culto divino dieciocho iglesias y provee de cuanto se necesita para este fin.

En vista de esto, renuevo mi humilde solicitud de Comunicación de los favores y privilegios que gozan las demás Congregaciones
Eclesiásticas, con los cuales se proveerá a cuanto ocurra en las diversas casas e iglesias ya abiertas y en las que pronto se abrirán.

Turín, 12 de abril de 1875.

JUAN BOSCO, Pbro.

Todo presagiaba que las cosas se alargarían, y, en efecto, se alargaron mucho más de los que don Bosco habría podido imaginar.
Sucedía que de los cuatro Cardenales que debían reunirse para deliberar, cuando no faltaba uno, faltaba otro; así, por ejemplo, el cardenal
Bizzarri estuvo ausente de Roma casi todo el mes de mayo y parte de junio; el cardenal De Luca, cerca de tres semanas de julio; a veces
había asuntos en las Congregaciones de las que eran miembros, y entretenían a alguno; llegó después el tiempo del verano, momento en
el que, como escribía el abogado Menghini, "proponer ciertas cuestiones como cosa extraordinaria incomoda a los Eminentísimos
jueces". Por tanto, una semana tras otra se llegó a muy avanzado septiembre.

A don Bosco le urgía presentar once profesos perpetuos para recibir las sagradas órdenes y hubiera sido una locura esperar a que se
ordenasen en Turín. Así que el 16 de julio se dirigió a la inagotable caridad y clemencia del Padre Santo, suplicando se dignase conceder
a aquellos socios salesianos la facultad de "recibir a quocumque catholico Episcopo extra ((186)) tempus las órdenes menores y mayores"
e imploraba también la dispensa de edad para cuatro de ellos 1.

1 Eran los siguientes, muy conocidos todos ellos en la Congregación: 1. Esteban Albano, de Verolengo (Ivrea); 2. Herminio Borio, de
Canelli (Acqui); 3. Agustín Mazzarello, de Mornese (Acqui); 4. Valentín Cassinis, de Varengo (Casale); 5. Carlos Farina, de Valle
Lomellina (Vigévano); 6. Antonio Riccardi, de Porto Maurizio (Ventimiglia); 7. José Campi, de Mornese (Acqui); 8. José Beauvoir, de
Turín; 9. José Leveratto, de Génova; 10. Luis Pesce, de Fontanile (Acqui); 11. José Villanis, de Turín.

Publicaban dispensa de edad: Esteban Albano, por dieciséis meses; Herminio Borio, por dieciocho meses; Antonio Riccardi, por
dieciséis meses y Carlos Farina, por doce meses.
163

Fin de Página 163

 

VOLUMEN XI Página: 164

En apoyo de su humilde petición presentaba respetuosamente a la consideración del Pontífice tres motivos: "Con esta señalada
concesión Su Santidad hará un gran beneficio a la Congregación Salesiana que, debiendo abrir en el próximo otoño un colegio y una
misión en la República Argentina, necesita enviar un número considerable de profesos, que deben ser sacerdotes en su mayor parte. Se
tendría además más sacerdotes para ejercer el sagrado ministerio en iglesias públicas y en iglesias privadas, de acuerdo con la necesidad.
Se proporcionaría un poderoso auxilio a la Congregación Salesiana que ve crecer por momentos la mies y se encuentra, por tanto, en
mayor necesidad de operarios evangélicos".

El Papa pasó el asunto a la Sagrada Congregación de Obispos y Regulares, cuyo secretario, en carta del 2 de agosto, comunicó a don
Bosco que el Papa había concedido "en parte" el favor solicitado y que por tanto encomendase al agente Sigismondi que retirara el
rescripto en el que vería "la intención y las condiciones de las concesiones". Don Bosco, reconocidísimo, se apresuró a dar las gracias a
Su Excelencia 1.

"He recibido su carta y le agradezco de todo corazón la bondad con que me trata; le guardaremos eterna gratitud. Procuraré ajustarme a
las condiciones impuestas en el favor concedido; tan sólo deseo que no se me ponga bajo los auspicios de nuestro Arzobispo".

((187)) Pero la lectura del rescripto le causó una amarga sorpresa. La súplica había sido atendida pero muy restringida. Determinaba el
documento que valiéndose de las facultades, que ya se le habían concedido para un decenio, de otorgar las dimisorias a los suyos, podía,
por una sola vez, presentar a sus respectivos obispos de origen solamente a cinco de los once suplicantes. Y más, en el indulto no se hacía
mención alguna del extra tempora. Y todavía más: le llegó una carta de monseñor Vitelleschi, como continuación de la primera,
advirtiéndole que con ello no se había entendido conceder dispensa de edad 2.

íSe encontraba don Bosco en un verdadero atolladero! Pensó remediarlo devolviendo el rescripto a monseñor Vitelleschi con la firme
confianza de que se quisiera volver a considerarlo para reformarlo. íFue inútil! El Secretario de la Congregación replicó que aquel indulto
era todo lo que, con no poca fatiga, había podido obtener y se le devolvía tal y como estaba, porque quizá don Bosco no había
comprendido su alcance. Y a continuación le decía 3:

1 Carta del 10 de agosto de 1875.

2 Carta del 10 de agosto de 1875.

3 Carta del 15 de agosto de 1875.
164

Fin de Página 164

 

VOLUMEN XI Página: 165

"Mejor que concederle (sic) esta facultad, quería el Padre Santo que se escribiese al Arzobispo de Turín, para que aceptase sus
dimisorias. Yo me permití observarle que no lograría su propósito con ello. Y fue entonces cuando Su Santidad consintió en que
solamente se concediese a cinco de los propuestos, a su elección, para que fueran ordenados por sus respectivos obispos de origen,
habiéndose considerado por la exposición hecha, que todos, menos dos, eran de otras diócesis y no de Turín. Si no he conseguido el extra
tempora ha sido porque no lo hizo figurar en las súplicas; y si no ha conseguido la dispensa de edad, ha sido porque el Padre Santo no ha
concedido la gracia a los once, sino sólo a cinco; y pudiera darse que usted eligiera de entre los once a cinco que no tuvieran necesidad.

"Conserve, pues, el rescripto que le (sic) devuelvo, porque de lo contrario no podrá hacer uso de él.

((188)) "Si usted me indica que los cinco que elegirá para ser ordenados necesitan dispensa de edad, adviértamelo; yo presentaré esta
petición, que le (sic) podré obtener con la del extra tempora... Y para los demás envíe usted las dimisiones al Arzobispo de Turín".

Precisamente por aquellos días habían llegado al Padre Santo las reclamaciones de los Ordinarios de Turín y de Ivrea contra la obra de
María Auxiliadora. En Roma, como se verá por el resto de este capítulo, se temía agriar la discordia y comprometer a la autoridad
episcopal. "Qué podía hacer don Bosco? Armarse de paciencia y contentarse con lo poco obtenido. Y así lo hizo. Se apresuró, pues, a
enviar dos instancias, una invocando la dispensa apostólica de edad canónica para tres 1, y otra, pidiendo el indulto apostólico del extra
tempora para los cinco elegidos 2.

Sanctitas Sua benigne annuit una y otra gracia el 27 de agosto.

Aquel mismo mes celebraron los miembros de la Comisión cardenalicia una Congregación preparatoria, en la que se leyó la relación a
modo de instancia, presentada por don Bosco. La historia de la concesión de privilegios per communicationem esbozada brillantemente
en ella despertó una impresión maravillosa. Leía monseñor Bianchi, poco favorable a las cosas de los Salesianos, mas, por otra parte,
hombre recto y ajeno a todo partidismo. Los Cardenales, persuadidos de que aquel escrito era obra del abogado Menghini, interrumpían
de vez en cuando la lectura con signos y palabras de encomio. Monseñor Bianchi

1 Riccardi, Borio y Farina.

2 A más de los tres anteriores, Cassinis y Leveratto.
165

Fin de Página 165

 

VOLUMEN XI Página: 166

seguía imperturbable la lectura. Y, cuando hubo terminado, al oír todo un coro de alabanzas, preguntó:

-"Les parece bonito a sus Eminencias este trabajo?

-íMagnífico!, respondieron.

-"Y quién creen que es el autor?

-El abogado Menghini. Se ve en él su ingenio.

-Pues bien, lo ha hecho don Bosco.

Quedaron sorprendidos ante su gran conocimiento del derecho canónico. ((189)) Imaginaban que el trabajo había sido preparado por
Menghini y redactado por Bianchi. Y ante la afirmación de éste último, enmudecieron algo mortificados por los excesivos elogios
prodigados y que les contrariaba haber manifestado, como si con ello quedara juzgada la causa.

El relator de la discusión, que no acababa de efectuarse, debía ser monseñor Vitelleschi. Este había confiado desde un principio al
"sumista" Menghini el encargo de prepararle la "consulta". Con este nombre de consulta suelen designarse los exámenes de cuestiones,
sobre las que deben dar su voto consultivo las congregaciones romanas. Las redactan determinados oficiales, conforme a las instrucciones
que reciben de los interesados.

El buen abogado cumplió su encargo, no como un simple expositor de oficio, sino que, adhiriéndose con verdadero entusiasmo ala
causa de don Bosco, por quien sentía afectuosa veneración, la estudió a fondo, reunió abundante material y la cumplimentó con el
máximo cuidado. Y resultó a gusto de don Bosco 1.

Vamos a darle una rápida ojeada para que, con lo ya dicho y lo que queda por decir, se formen los lectores un concepto exacto y claro
de tan importante cuestión.

La "consulta" empieza muy oportunamente destacando la realidad: "Es verdaderamente prodigioso que la Santa Sede, agitada por tan
luctuosa tempestad, mientras sufre por un lado la supresión de respetables órdenes religiosas, se dedique por el otro con ánimo invicto a
construir pías sociedades y congregaciones que, en forma de milicias de refuerzo, suplan la misión benéfica allí donde las otras no pueden
llegar". Continúa con un breve historial de la Pía Sociedad Salesiana en el que, con verdadera maestría, pone de relieve las dificultades
presentadas por el Ordinario turinés, especialmente para el reconocimiento de la exención canónica y para la admisión a las órdenes
sagradas. Así preparado el camino, llega el relator al punto en torno

1 Carta de Menghini a don Bosco, 8 de septiembre de 1875.
166

Fin de Página 166

 

VOLUMEN XI Página: 167

al cual se hace la consulta ((190)) enunciándola con estos términos: "El Fundador, en consideración de tales colisiones y también para
que su Instituto goce de los privilegios que ya se concedieron a muchas congregaciones, a las que no es inferior por los prodigiosos
resultados conseguidos para bien de la Religión y de la sociedad civil, en el transcurso de treinta y cuatro años, presentó dos instancias a
primeros de este año". Son las dos súplicas que hizo al Padre Santo para obtener las dimisorias absolutas y la comunicación de
privilegios. Y después de exponer el contenido, entra la "consulta" en lo esencial del tema.

La investigación procede con erudición y claridad. En la primera parte, que trata de las dimisorias, después de recordar las teorías que
encuadran la historia de este privilegio, se pregunta: si "será del caso acceder a la petición hecha por el sacerdote don Bosco, Fundador de
un benemérito Instituto". Parecería que no se debiera conceder tan fácilmente por tres motivos: 1.°, porque es una gracia raramente
concedida; 2.°, porque, estando privadas de ella las Ordenes Regulares, como el relator ha demostrado, Ordenes que poseen honorables
tradiciones de siglos, parecería precoz concederla a una Congregación de tan reciente fundación, que ya está en posesión, aunque para un
decenio, del rescripto sobre las dimisorias ad Episcopum Diocesanum; 3.°, porque la Sagrada Congregación acostumbra mostrarse más
bien rigurosa en concederla.

Pero a esto se opone: "Que, pese a no concederse fácilmente estos privilegios, podría tener un sólido fundamento en el extraordinario
desarrollo y prodigioso incremento que la Sociedad Salesiana, nacida en tiempos tan calamitosos, ha adquirido y va aumentando cada día
en beneficio de la Religión y de la humanidad... El favorecer con extraordinarios privilegios y gracias singulares los méritos y las obras
insignes es propio del Sumo Pontífice en fuerza de sus soberanos y regios derechos". Y la "consulta" se orienta a demostrar cómo esto se
ha practicado muchas más veces en otros tiempos. Más aún, y aquí es de aplaudir la habilidad ((191)) del redactor, cita a Tomassini, el
cual "presenta la concesión de algunas excepciones particulares procedentes de exigencias impositivas, caprichos y cosas peores... que
fueron las causas impulsivas". Y después prosigue: "Por tanto, no parece se deba rechazar la razón aducida por el sacerdote Bosco del
rigor desmedido del Arzobispo de Turín para ordenar a los Salesianos".

En la segunda parte sobre la comunicación de los privilegios, después de señalar la doble manera de concederla, una absoluta, plena et
perfecta y la otra imperfecta et relativa observa: "Al abrigo de cualquier interpretación que, en la duda hiciera prevalecer la jurisdicción
ordinaria
167

Fin de Página 167

 

VOLUMEN XI Página: 168

del Obispo diocesano, don Bosco pide ardientemente en general la participación de los privilegios ya concedidos a otras Congregaciones
y nominalmente a la del Santísimo Redentor". Aducidos después varios ejemplos de comunicaciones semejantes y de fecha no tan
antigua, continúa: "Animado don Bosco por estos ejemplos no tan lejanos aduce varias reflexiones en sus memorias manuscritas".

Y al exponer los cuatro motivos que ya conocemos, dice elocuentemente el Redactor: "Si una barquilla necesita pocos remos, no puede
decirse lo mismo de una gran embarcación que necesita una tripulación numerosa, una gran fuerza motriz y otros valiosos apoyos para
seguir.expeditamente su camino como serían precisamente los privilegios, con relación a una Sociedad definitivamente aprobada".

Y a continuación expone el contra. Tres obstáculos parecen oponerse a la concesión invocada: 1.° Hace ya mucho tiempo que no se ha
concedido la comunicación de privilegios; por tanto, si había que someter al Padre Santo un voto consultivo referente a tal asunto,
parecería que éste debería atenerse a la costumbre, tratándose de materias disciplinares. 2.° Entre las Reglas de la Cancillería apostólica,
aprobadas por Pío VI, había dos en las que se veía que la mente era que dichos privilegios debían concederse specifice et nominatim y
esto mucho más tratándose de Congregaciones de votos simples, que no tienen el privilegio ((192)) de pertenecer a las órdenes regulares.
Tanto tienen, cuanto taxativamente se les concede. Solamente gozan los regulares de una más amplia exención de la jurisdicción
episcopal, aunque también ellos están sujetos a la jurisdicción ordinaria o delegada de los obispos en siete artículos de la Constitución
Inscrutabili de Gregorio XV. 3.° Eran muchísimos los privilegios concedidos a las órdenes y a las posteriores congregaciones y toda esta
multitud de privilegios estaba comprendida globalmente en la comunicación; ahora bien, el buen sentido parecía sugerir que siempre
podían surgir las dudas de si tal o cual indulto, si esta o aquella gracia podía convenir al Instituto de don Bosco que, aunque
solemnemente aprobado y alabado, se presentaba con todo el carácter de una Sociedad sui generis, y, al presentarse dudas, prevalecía la
jurisdicción ordinaria del obispo. Podría, pues, parecer más prudente librarse de futuros contrastes, previniendo el mal antes que naciera.

Y el relator, dispuesto a responder, dejó de lado los principios generales y consideró como el mejor partido examinar si concurrían en el
caso las causas para mover al Sumo Pontífice a que accediera a la petición remitida al juicio de la Comisión Cardenalicia especial. El era
el supremo e independiente dispensador de tales gracias y privilegios,
168

Fin de Página 168

 

VOLUMEN XI Página: 169

y a sus Eminencias correspondía considerar si era expeditivo hacer tal concesión en vista de las circunstancias, lugares, tiempos y
personas, teniendo especialmente en cuenta la fundación de fecha tan reciente de un Instituto cualquiera que en tan breve período de
existencia haya podido obrar lo que otros no han logrado en muchísimos años.

Y aquí venían de perlas las dos aclaraciones de abril. La "consulta" se aprovecha en interés del suplicante. No vamos a repetirnos; pero,
puesto que respecto al progreso de la Pía Sociedad el relator estaba en posesión de nuevos elementos que mostraban el gradual desarrollo
y los añadió allí, no se los ocultaremos a nuestros lectores.

((193)) 1.° Muchos salesianos se distinguieron por sus obras literarias, históricas y sus libros de texto que se imprimieron y han sido
adoptados en los centros públicos. Entre las obras históricas son muy alabadas las recientes: El evangelista de Witemberg y la Reforma
protestante en Alemania, del sacerdote Juan Bautista Lemoyne, director del Colegio de Lanzo, y la Vida de Cristóbal Colón (del
mismo)1. Cerca de veinte socios han muerto con fama de singular virtud y se ha escrito la biografía de cada uno de ellos.

2.° Para utilidad de la religión se han compuesto, poligrafíado o impreso muchas obras musicales, para facilitar el estudio del órgano y
del canto gregoriano.

3.° Existe en la Sociedad una librería y tipografía con cuatro máquinas movidas a motor, donde trabajan ciento treinta individuos
continuamente. Por ello ha sido sorprendente la venta de las Lecturas Católicas, que ya cuentan veintitrés años de existencia, bendecidas
por el Padre Santo, que se dignó recomendarlas con una circular especial, escrita por el Eminentísimo Cardenal Vicario; y, por tanto, no
es de extrañar que en pocos años se haya vendido más de un millón de ejemplares del libro titulado El Joven Instruido (El joven
cristiano).

4.° Se destacan varias obras en construcción: a) Una notable ampliación del edificio de Alassio para poder aumentar los doscientos
alumnos actuales hasta los cuatrocientos. b) En San Pier d'Arena se está agrandando la actual construcción, para triplicar el número de
internos. e) En el próximo mes de octubre se abrirán tres casas para las religiosas Hijas de María Auxiliadora, en Alassio, en Lanzo y en
Valdocco, en un lugar donde hace treinta años existía una casa de inmoralidad y que con grandes gastos se adquirió para establecer allí a
las Hijas de María Auxiliadora, que cuanto antes atenderán a las niñas pobres de aquellos contornos donde no existe ningún centro para
su educación moral y religiosa. d) Finalmente la Obra de María Auxiliadora, cuyo fin es reunir jóvenes de los dieciséis a los treinta años,
de reconocida bondad, para hacer los estudios y orientarlos al estado eclesiástico, y que el año próximo sobrepasarán el centenar.

El docto y prudente trabajo termina así: "Estos datos sobresalientes, unidos a cuanto ya se expuso en la pasada consulta para la
aprobación

1 Atribuida erróneamente por el Relator a don Juan Bonetti.
169

Fin de Página 169

 

VOLUMEN XI Página: 170

de las constituciones, suministran los elementos para que sus Eminencias Reverendísimas, con la reconocida madurez de criterio y la
mucha prudencia de que están dotados, se dignen responder a las siguientes:

((194)) DUDAS

"I-Si conviene conceder, las dimisorias ad quemcumque Catholicum Episcopum y el extra tempora en favor de la Sociedad Salesiana.

"II-Si conviene conceder, y cómo, y con qué privilegios la comunicación en favor de la misma Sociedad".

Era el vivo deseo de don Bosco que el asunto de los privilegios se terminara al menos antes de las vacaciones otoñales, porque se
acercaba el tiempo de la salida de los misioneros para América 1. Pero la prórroga de la dilación no fue inútil, porque así el abogado
Menghini y monseñor Fratejacci, "muy interesado" también en el asunto, pudieron de consuno elaborar mejor la consulta, y también
porque don Bosco pudo conocer mejor el ánimo de los jueces merced al carteo con aquellos sus dos expertos y solícitos amigos.

El cardenal Patrizzi, Vicario, que presidía con gusto aquella Congregación especial, siempre dispuesto a favorecer a don Bosco, se
mostraba muy animado; pero, con todo, dijo que se remitiría a la votación de sus colegas. El cardenal De Luca, hombre resuelto, no
padecía ciertamente de escrúpulos como algún otro del eminentísimo Consejo; su presencia se consideraba muy favorable a la causa de
don Bosco. El cardenal Martinelli escribía una carta cordialísima el 9 de julio agradeciendo a don Bosco la visita que en su nombre le
habían hecho don Juan Bautista Lemoyne y don Juan Bonetti y la ofrenda de "algunos de sus opúsculos". Y decía personalmente a don
Bosco: "A propósito de esto, recuerdo la obligación, que hace tiempo tengo, de agradecer a V. S. la preciosa obrita titulada María
Auxiliadora, que tan amablemente me envió. Por el modo prodigioso con que se levantó esta iglesia, puede colegirse que verdaderamente
María aedificavit sibi domum".

((195)) Estos tres Cardenales no eran, sin embargo, los más influyentes; la influencia mayor la ejercía el cardenal Bizzarri, sobre el
cual, a su vez, influía monseñor Vitelleschi. El Prefecto de Obispos y Regulares, al tratar sobre la comunicación de privilegios en sus
escritos sobre derecho canónico, insistía mucho en el in praesens difficillime conceditur;

1 Carta de don Bosco a monseñor Vitelleschi, 10 de agosto de 1875.
170

Fin de Página 170

 

VOLUMEN XI Página: 171

no podía decir nullimode, porque la gracia dependía de la voluntad soberana del Pontífice, pero allí se transparentaba evidentemente su
tendencia. Al redactor Menghini, a quien necesariamente consultaba, le presentaba dificultades que el inteligente abogado, como se ve
por la consulta, moderó con observaciones llenas de delicadeza y atención. Este llegó a decir que había hecho un trabajo "bajo la presión
del Cardenal Prefecto, el cual había pretendido lo que él no podía llevar a cabo en conciencia ni en justicia". Nos imaginamos fácilmente
la buena voluntad de Menghini al tenérselas que ver con los famosos escrúpulos del Cardenal.

Añadiremos todavía que, en agosto, el Prefecto y el Secretario dieron a entender claramente que consideraban imposible la concesión
de la comunicación global; más tarde, el mismo Cardenal se inclinaba a conceder un número determinado de privilegios, pero todos no; y,
en cambio, respecto a las dimisorias absolutas, se declaraba resueltamente contrario.

Bajo la impresión de un coloquio con monseñor Vitelleschi el abogado Menghini proponía a don Bosco en aquel mismo mes de agosto,
pero "como un hijo a su Padre" que, de manera secundaria, se solicitaran "al menos algunos puntos principales, como las dimisorias
etiam ad Episcopum originis, la exención de la visita y otros privilegios especiales y gracias espirituales", que le pareciere bien indicar;
pero que se remitía en todo a su sabiduría y prudencia. Aquí sería útil conocer qué respondió don Bosco; pero, a falta de otros
documentos, podemos reconstruir substancialmente su respuesta por la réplica de Menghini: "También yo estoy persuadido de que es
necesario llegar a una situación firme, estable y no precaria, mendigando como unos pobrecitos pequeñas concesiones que favorecen
bastante a los actuantes y muy poco a los peticionarios... Las grandes ((196)) operaciones no se deben reducir a la mitad, que es muy
cierto el dicho de: Benefacta male collata, maleficia existima... (los beneficios mal concedidos tenlos como maleficios). Usted escriba y
tome las medidas del caso, como un experto y prevenido general de la armada. Tenga por cierto que, por desgracia, hay oposición".

Consideraba don Bosco que monseñor Vitelleschi no se oponía; pero ignoraba todavía que, al confiar a Menghini la redacción de la
consulta, el Secretario de Obispos y Regulares le había dicho: "La petición de don Bosco es una extravagancia; rellene una cuartilla para
cumplir el expediente". Esto es, haga una simple relación, sólo para dar curso a la petición.

Se aproximaba el día de la discusión. Don Bosco, preocupado por
171

Fin de Página 171

 

VOLUMEN XI Página: 172

el sesgo que parecía tomar el asunto, siguió un consejo que Menghini le había dado: intervino directamente ante la Comisión para
recomendar la propia causa. Escribió, pues, a cada uno de los Cardenales y a monseñor Vitelleschi una carta por este estilo:

Eminencia Reverendísima:

Si por suerte me encontrara en Roma en estos días, pondría todo mi empeño en cumplir un grave deber yendo personalmente a saludar a

V. E. Rvma., para recomendar a su bondad la Congregación Salesiana, respecto a la cual ha sido invitado S. E., a proferir un juicio de tan
gran importancia como es la comunicación de los Privilegios que generalmente gozan ya los demás institutos religiosos aprobados por la
Iglesia.
Permita que me sirva de este humilde escrito.
S. E. se me mostró padre benévolo y bienhechor insigne en el momento de la aprobación; dígnese ahora continuar otorgándome su
benevolencia para que esta humilde Congregación pueda conseguir el insigne favor de la Comunicación de los privilegios. Dos grandes
ventajas se derivarían de esta concesión:
1.ª La Congregación Salesiana se pondría al mismo nivel de las otras ante las autoridades eclesiásticas.

2.ª Debiéndose trasladar los Salesianos el próximo octubre a la República Argentina para abrir un Colegio en favor de las Misiones, y
habiéndose convenido, a petición de aquel Ordinario, hacerse cargo de unas escuelas públicas y de una iglesia en San Nicolás de los
Arroyos, sería muy útil que nuestros religiosos gozasen de los mismos privilegios y gracias espirituales que las demás órdenes religiosas
((197)) y Congregaciones Eclesiásticas existentes en aquel vastísimo país.

Con este medio desaparecería igualmente el motivo de la oposición del Ordinario de esta Archidiócesis de Turín, el cual no se persuade
de que la Sociedad Salesiana esté definitivamente aprobada porque no le consta que goce de los privilegios de las otras Congregaciones.

Con todo, me remito a la alta e iluminada sabiduría de V. E. asegurándole que, tanto por la caridad ya tenida, como por la que
esperamos todavía, nos tendrá a los Salesianos eternamente agradecidos, y elevando cada día especiales oraciones por la preciosa
conservación de sus días, llenos de bendiciones celestiales.

Mientras se hacen en todas las Casas Salesianas oraciones y ayunos para que Dios le inspire lo que sea para su mayor gloria, tengo el
alto honor de inclinarme y besar la sagrada púrpura con la máxima veneración,

De S. E. Rvma.

Turín, 11 de septiembre de 1875.

Su seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

La discusión, fijada para el 9 de septiembre tuvo que ser aplazada hasta el 16 por un impedimento imprevisto. Difícilmente puede ser
objeto de historia lo que se hace o se dice en tales reuniones, puesto que están rodeadas de obligado silencio. Se pueden cometer
indiscreciones,
172

Fin de Página 172

 

VOLUMEN XI Página: 173

y se cometen; pero siempre queda más o menos en duda el valor que se les deba atribuir. De todas maneras no es decoroso para el
historiador dar noticias de origen menos limpio.

Precisamente aquel 16 de septiembre concluía monseñor Vitelleschi sus funciones de Secretario de Obispos y Regulares, por haber sido
elevado a los honores de la Sagrada Púrpura, y las concluía precisamente con la relación del asunto de don Bosco. Verdaderamente ya
hacía dos días que había pasado oficialmente sus funciones al sustituto; pero quiso reservarse sólo la cuestión de don Bosco; por esto
participó en el Congreso de la Comisión Cardenalicia.

La sesión se abrió a las nueve y se clausuró al mediodía. "Qué se había decidido? Oficialmente no se podía saber nada; el juicio
consultivo de la Comisión debía ser comunicado en una próxima audiencia al Papa, a quien correspondía ((198)) pronunciar la última
palabra. Pero, como al día siguiente se celebraba el Consistorio para conceder la palabra a los nuevos Cardenales, se preveía que sería
imposible dicha audiencia; por tanto, la sentencia definitiva se debía trasladar a la semana siguiente, y entonces ya no podía presentar la
relación el cardenal Vitelleschi, sino el nuevo Secretario por elegir o el sustituto. "íSi estuviera aquí el cardenal Berardi!", exclamaba en
una carta monseñor Fratejacci, que con toda razón esperaba de él una actuación eficaz ante el Pontífice...

Pero el Cardenal se encontraba fuera de Roma. "Y con todo, añadía el buen Monseñor, están siempre con nosotros el Señor y nuestra
buena Madre María Auxiliadora que, como en otras necesidades y circunstancias, también ahora sugerirá al Padre Santo lo que debe
hacerse, para mayor gloria de Dios e incremento de su nuevo Instituto, aceptado y querido por todos". Y después, ofreciendo sus
servicios, proseguía: "Cualquier cosa que yo pueda hacer por usted, ya lo sabe, estoy siempre dispuesto y siempre de su parte. Usted
ordene, y todo se hará de corazón, y con el más vivo placer".

Pero ocurrió lo imprevisto e imprevisible. El nuevo purpurado, que después del Consistorio ya no tenía por qué ocuparse del asunto,
asumió el encargo de llevar él mismo aquella tarde del 16 el resultado de la Comisión al Padre Santo, "por vía extraordinaria", apunta
monseñor Fratejacci, esto es, como él mismo explica, "sin esperar el turno acostumbrado de las audiencias" 1.

A la mañana siguiente, le respondió al abogado Menghini que le

Léase la extensa carta en el Apéndice; documento n.° 17.
173

Fin de Página 173

 

VOLUMEN XI Página: 174

preguntaba por el resultado de la Congregación: "Ciertamente, cuando lo sepa don Bosco, no va a quedar muy contento".

Y veamos por fin el resultado. A la primera duda sobre las cartas dimisorias se respondió: Negative et ad mentem. La intención era que
se presentara al señor Arzobispo de Turín la petición presentada por el Rector General de la Sociedad Salesiana para poder conceder las
cartas dimisorias ad quemcumque Episcopum y al extra tempora, y la negativa de la ((199)) Congregación a tales privilegios, tanto más
que ya gozaba de este indulto para diez años concedido el 3 de agosto de 1874, para el ejercicio del cual se exhortaba, sin embargo, al
señor Arzobispo a que se atuviera a la concesión hecha y así no fuera necesario que la Sagrada Congregación proveyera de otro modo,
para que él pudiera gozar de aquel privilegio.

La respuesta a la segunda duda acerca de la comunicación de los privilegios fue: Comunicationem, prout petitur, non expedire. Se
establecía, sin embargo, que se suplicase al Sumo Pontífice, declarara que las casas de la Pía Sociedad Salesiana, en las que vivieran
regularmente por lo menos seis socios, estaban exentas de la jurisdicción y de la visita de los Ordinarios en todo lo concerniente a la
disciplina interior y a la administración, salva siempre la jurisdicción de los Ordinarios en cuanto a las iglesias, la administración de los
sacramentos y lo referente al sagrado ministerio.

Cuando el buen Menghini leyó que el rescripto debía enviarse contemporáneamente al Ordinario de Turín, no creía a sus propios ojos.
Sin embargo, escribía a don Bosco y observaba: "No quiero suscitar cuestiones. En su reconocida prudencia, usted sabe quid agendum".
No ignoraba él que lo que más confortaba a don Bosco en estas contingencias era que no había disminuido la benevolencia del Papa. Por
esto, habiendo obtenido del Padre Santo una audiencia para agradecerle su elección para canónigo de la insigne Colegiata de San
Eustaquio, intencionadamente le habló de don Bosco y advirtió que el Papa escuchaba con satisfacción cuanto le estaba refiriendo. Y se
apresuró a dar noticias de ello al mismo don Bosco.

A decir verdad, don Bosco, según su costumbre, sufrió la amarga negativa con admirable resignación y tranquilidad de espíritu 1. Pero
resignarse no quiere decir darse por vencido.

Al llegar aquí, el historiador, deseoso de descubrir la causa del hecho, no tiene más que un camino para indagarlo. Suponer que
hombres tan eminentes obrasen en asunto de tanto relieve por pasión

1 Carta de Menghini a don Bosco, 26 de septiembre de 1875.
174

Fin de Página 174

 

VOLUMEN XI Página: 175

((200)) o por motivos inconfesables, sería infringirles una injuria gratuita. Cargando, pues, la parte correspondiente a la mentalidad de los
curiales, apegados por oficio a la costumbre y habituados a no mirar con buenos ojos cualquiera novedad en materias graves, el espectro
de un rompimiento entre el Ordinario de Turín y la Santa Sede debió dominar el ánimo de los jueces y de rebote inquietar el ánimo del
Pontífice 1. La oposición hostil y constante de Turín hacía temer razonablemente que la colisión con don Bosco degenerase en un serio
conflicto con Roma, precisamente en unos momentos en que tanto se sentía la necesidad de la más sólida unión de todo el Episcopado
con la Cabeza de la Iglesia. Aquí está el nudo de la cuestión.

Había pasado escasamente un mes desde el epílogo de estos hechos y de su promoción a la Púrpura, cuando el cardenal Vitelleschi dejó
de existir. Una violenta fiebre tifoidea acabó con él en el término de pocos días. "íQué coincidencia, qué meditación!", exclamaba fuera
de sí monseñor Fratejacci. En su encendida imaginación vio en ello el dedo de Dios 2.

En abril de 1876 encontró todavía el Beato llena de consternación a la noble familia del Cardenal, por una muerte tan repentina y, como
ellos decían, tan misteriosa. El 11 de abril del mismo año dijo el cardenal Martinelli que las dificultades habían venido de monseñor
Vitelleschi; pero se puede dar por seguro que él no obró de aquel modo por hostilidad contra don Bosco. La causa del fracaso hay que
buscarla lejos de Roma.

1 Apéndice, documento n.° 17. Véase también el documento n.° 18 y la carta de Menghini a don Bosco del 26 de septiembre de 1875.

2 Apéndice, documento n.° 19.
175

Fin de Página 175

 

VOLUMEN XI Página: 176

((201)
)

CAPITULO X

VIDA DEL ORATORIO EN EL 1875

LA vida del Oratorio durante el año 1875 nos suministrará materia para entretener a nuestros lectores con dos extensos capítulos.
Procuraremos evitar el dar vueltas siempre a lo mismo. Sin pretender llevar agua al mar, nos limitaremos solamente a recoger las
novedades más salientes de este periodo dentro de la marcha ordinaria de las cosas, y no tan sólo las palabras y actos nuevos de don
Bosco relacionados con nuestro tema. Para llevar cierto orden en la exposición, partiendo de la idea de que el Oratorio era una gran
familia, hablaremos primero del Padre, luego de la Casa, después de los hijos y por último de algunas situaciones y relatos dignos de
mención. Las fuentes ordinarias serán las crónicas privadas, las actas, las relaciones y cartas que se guardan en nuestros archivos.

1. El padre de familia
El Oratorio, residencia habitual de don Bosco y Casa Madre de la recién nacida Congregación, debía presentar no sólo un ambiente que
hiciese honor al Padre en la apreciación del mundo, sino que, además, debía ofrecer por sí mismo una forma de vida salesiana, que
sirviera de modelo seguro para las otras Casas. Por eso quería don Bosco que su marcha dependiese de su mando y consejo.

Y no porque en la práctica atara las manos de los superiores subalternos, sobre cuyas espaldas cargaba el pondus diei et aestus, y a los
que dejaba mucha libertad ((202)) de acción, sino porque siempre se movía en el ámbito de las reglas puestas por él y en el sentido de las
directrices por él trazadas. Esta su directa injerencia en el ancho mar del Oratorio era hija de la realidad, puesto que los sacerdotes de la
casa eran todos jóvenes. De tal modo que la vida de la familia de don Bosco se fundamentaba en su propia persona.

Esto era una realidad y no una fantasía: hay abundantes pruebas de ello en el año, objeto de nuestro estudio.

Lo demuestra, ante todo, la constitución del Capítulo local y su modo normal de actuar. Don Bosco es el director, pero no está solo;
176

Fin de Página 176

 

VOLUMEN XI Página: 177

le ayuda como vicerrector don Miguel Rúa. Mas no se crea que don Bosco fuese un director honorífico y que su ayudante tuviese el
nombre de vicerrector, pero que actuara, de hecho, como director. Las actas de las distintas sesiones, tan transparentes en su laconismo,
nos presentan un don Miguel Rúa que preside, propone y toma acuerdos con los demás miembros; pero se ve muy bien que, por encima
de sus ideas, está la preocupación de interpretar debidamente el pensamiento de don Bosco: en efecto, cada vez que se presenta algo
nuevo, la deliberación queda siempre pendiente de lo que diga don Bosco.

Se ve que un Capítulo así no se apartaba ni un ápice de la línea de conducta, que don Bosco hizo norma de su vida y que se formula con
una sola palabra: prevenir. Así, por ejemplo, se someten a minucioso examen con anterioridad y se estudian, hasta con un mes de
anticipación, las cosas de mayor relieve, para poder prevenir con tiempo las posibles eventualidades y preparar las adecuadas
providencias. Y a este fin se solía volver a leer las deliberaciones de los años precedentes, con las correspondientes anotaciones
posteriores; porque don Bosco enseñaba a recoger y poner por escrito los datos de la experiencia, para atesorarlos y valerse de ellos en
circunstancias análogas.

Hay un episodio de este tiempo muy aleccionador 1.

((203)) Hacia 1875 se había comenzado a permitir que en la fiesta de María Auxiliadora permaneciera la gente en la iglesia hasta hora
muy avanzada de la noche y que circulara por los alrededores de la misma. Esto dio origen a ciertos inconvenientes: algunos de casa, por
ejemplo, burlando la vigilancia de los superiores, se escondieron una vez en los sótanos para hacer una cuchipanda. Esto ocasionó que
algunos capitulares mantuvieran su parecer de que debía abolirse aquella vigilia, que, por otra parte, favorecía la piedad de los devotos,
especialmente los forasteros. Cuando la oposición llegó a oídos de don Bosco, dejó que hablaran y después observó:

-Ha sucedido esto, sí; "pero quién tiene la culpa? Vosotros, que no habéis vigilado lo suficiente. Por tanto, no se deje de hacer el bien
para evitar el mal; es mucho mejor que otro año se tomen a tiempo todas las precauciones para que los inconvenientes que hoy se
lamentan no se repitan más.

Don Bosco trataba de propósito personalmente los asuntos y casos de cada día después de la cena: Como remate de sus laboriosas
jornadas, acabado su frugal refrigerio de la noche con la comunidad, aprovechaba

1 Lo referimos tal como lo atestigua don José Vespignani, que lo bebió en buenas fuentes.
177

Fin de Página 177

 

VOLUMEN XI Página: 178

la media hora que había entre la cena y las oraciones de la noche, para oír a unos, llamar a otros y dar órdenes.

Hay una croniquilla que nos lo pinta al vivo en el momento de cumplir tal ocupación.

Era la noche del 8 de julio. Cuando quedó libre el refectorio, hizo señas a don César Chiala, catequista de los aprendices, para que le
aguardara, y habló con él sobre la impresión de unos fascículos de las Lecturas Católicas. Detrás de él se presentó don José Lazzero,
prefecto de la casa, para hablarle de unas medidas a tomar para la buena marcha de la disciplina de los aprendices. Aún no había
terminado, cuando don Julio Barberis, maestro de novicios, se le acercó para decirle que el Capítulo de la casa había propuesto por
unanimidad que se proporcionaran unas vacaciones alegres a los clérigos, para que no les viniese el capricho de ir a pasarlas con sus
familias, y para ello venía a presentar planes sobre el lugar, el tiempo, la duración, la modalidad, hasta que:

-Todo está bien, concluyó don Bosco; pero esa casa apenas es capaz para albergar a quince personas. Por lo demás es adaptada. Que se
hagan los arreglos ((204)) necesarios.

Y he aquí que llega don Celestino Durando, consejero escolástico general, y dice:

-El profesor Rocchia querría imprimir en nuestra imprenta, dejándonos la propiedad, un libro suyo, sobre el cual me parece que usted le
escribió su parecer.

-"Es un libro escolar?

-Es un repertorio de frases latinas. Parece que no está mal.

-Pero tendrá poca venta.

-Los Escolapios lo usarían también en sus escuelas y ayudarían a su difusión.

-Habla con Barale (el director de la librería) y entendeos. Mi parecer, sin embargo, es que se imprima por cuenta del autor.

Después se presenta don Luis Guanella para exponerle su idea de un libro sobre la propagación de la fe para publicarlo en las Lecturas
Católicas, y le traza su esquema. A continuación se acerca don Domingo Milanesio, director del oratorio festivo y de las escuelas
externas, se pone al lado de don Bosco, que ya se disponía a salir, le acompaña mientras sube las escaleras, le pide que apruebe una nueva
clase nocturna para los externos, y le explica cómo se podría hacer, según él.

Con directivas tan continuas, concretas y seguras, se iban formando los hombres del provenir y conseguía que las actividades del
Oratorio se desarrollasen sin complicaciones.
178

Fin de Página 178

 

VOLUMEN XI Página: 179

Y lo que sucedía en su presencia, y de viva voz, sucedía también por correspondencia, cuando estaba ausente. Tres cartas de don Bosco
escritas con breves intervalos en el mes de noviembre desde Sampierdarena, Alassio y Niza, atestiguan la constante atención, que tenía
sobre el Oratorio. Más que cartas, se diría que son una sarta de órdenes, instrucciones e informaciones a su vicerrector el "queridísimo
don Miguel Rúa". Toca en ellas más de treinta asuntos muy diferentes. Traslados de algunos del Oratorio a otros colegios salesianos,
cambio de un estudiante a zapatero, certificado para entregar a uno que sale, imposición de sotanas, despacho de ((205)) asuntos
referentes a bienes inmuebles, operaciones normales de banca, contratos de compraventa, admisiones al noviciado; don Miguel Rúa
quisiera conseguir una colocación para muchachos de las escuelas externas pero él la considera un poco alejada, y concluye bromeando:
"sin embargo si le parece bien a Vuestra Reverencia, hágase así". Recados para los socios o para asuntos personales, expresados de forma
que sólo los interesados entienden, y también para cosas a realizar en su esfera de actividades; las "escuelas de fuego", sagradas órdenes
y correspondientes dispensas; préstamos ya contraídos o por contraer. Desaprueba que se levante un tabique dentro de un largo
dormitorio. Y le advierte: "prepara las quinientas liras para el abogado Comaschi, haz por tenerlas. Si no pudieras, escríbele, diciendo si
no le molestaría esperar unas semanas. De todos modos escríbeme y buscaremos la manera de proveer". Está preocupado con el silencio
de don Miguel Rúa, de quien espera una respuesta urgente sobre "si el Arzobispo ha accedido a las ordenaciones de Albano y Perrot".

Finalmente le dice que prepare todo y esté dispuesto para ir a Mornese el domingo siguiente a la Concepción, para hacer allí lo que hay
que hacer. En efecto, en una croniquilla de don José Lazzero se lee precisamente que el día 11 de diciembre predicó don Miguel Rúa en
Mornese.

Los comentarios se dejan a la inteligencia de los lectores. A nosotros nos interesaba solamente demostrar palpablemente cómo todo el
ajetreo del Oratorio partía de don Bosco y terminaba en don Bosco, lo mismo para las cosas ordinarias que para las de mayor
trascendencia.

Sólo responderemos a una posible duda. Don Bosco se ausentó varias veces durante el 1875; "no se cumpliría entonces el proverbio de:
cuando está ausente el gato, bailan los ratones?

En la crónica de don Julio Barberis, del día 7 de junio, se lee la respuesta, como preparada para nosotros, durante una ausencia de
179

Fin de Página 179

 

VOLUMEN XI Página: 180

don Bosco. Dice allí así: "Está el Oratorio tan bien organizado que casi nadie se da cuenta de su ausencia de Turín".

Ya se ha escrito que don Bosco dejó tras sí más que una doctrina, un espíritu que debía soplar en medio ((206)) de sus hijos y hacerles
vivir 1.

Precisamente tenía siempre en su pensamiento que se mantuviera vivo ese espíritu en el Oratorio; y en previsión de impedir la entrada a
infiltraciones extrañas que alterasen la esencia genuina, concentraba todo en sí mismo, no para hacerlo todo por sí, mas sin permitir que
se hiciera algo prescindiendo de él. Régimen firme, régimen necesario, pero siempre paternal, cuyos efectos los describe así monseñor De
Gaudenzi, Obispo de Vigévano 2. "Los que visitan el Oratorio de San Francisco de Sales en Turín o algunos de los colegios fundados o
dirigidos por don Bosco, coadyuvado por sus sacerdotes, perciben enseguida en ellos un no sé qué de piadoso, que no es tan fácil
encontrar en otros institutos; parece que en los de don Bosco se respira precisamente el buen olor de Jesucristo".

2. La casa y la economía doméstica
En los colegios se hacían bien las construcciones. Don Bosco sugería los planos, los examinaba minuciosamente y, hasta no estar
aprobados definitivamente por él, ninguno empezaba a realizarlos. Y esto mucho más, cuando se trataba del Oratorio. Ya hemos visto
cómo se interesaba desde Roma por un trozo de tapia. Nos parece bien anticipar aquí un relato.

El año 1876, en una ausencia de don Bosco, autorizó don Miguel Rúa la reapertura de una ventana tabicada hacía tiempo, junto al
campanario de la iglesia de San Francisco. Cuando volvió don Bosco y advirtió la innovación, dijo con cierta firmeza al Vicerrector:

-Sí, sí, ahora que manda don Bosco, haced como queráis; pero un día, cuando seáis vosotros los que mandéis, también los otros harán
como ellos quieran.

El pobre don Miguel Rúa, sobre quien recaía la responsabilidad del gobierno, quedóse anonadado y con ((207)) la máxima humildad

1 Vie spirituelle, julio-agosto 1929. Hemos leído en Gerarchia (julio 1929, pág. 574) un artículo titulado "La Pedagogía de un Santo
italiano", que termina así: "La familia salesiana tiene ante sí un vasto campo con pocas leyes escritas; pero, en cambio, con un espíritu y
un ejemplo".

2 Carta a Pío IX, del 9 de abril de 1875.
180

Fin de Página 180

 

VOLUMEN XI Página: 181

pidió perdón, manifestando su veneración; pero don Bosco no abrió la boca 1.

Es otro ejemplo de la importancia que daban los santos a la negación de la propia voluntad.

En el 1875 no hubo arreglos de albañilería notables en la casa del Oratorio. Se redondearon los límites territoriales con la compra del
terreno y casa enclavado en el Oratorio, propiedad del señor Antonio Catellino, que lo había comprado en parte al sacerdote Moretta y en
parte al Seminario. Quien deseare orientarse no tiene más que recordar la tantas veces mencionada casa Moretta, en los volúmenes de
Lemoyne.

Los trabajos de albañilería y las modificaciones llevadas a cabo durante este año se realizaron casi todos por los alrededores de la
portería. Sólo se emprendió una construcción nueva: la del edificio que va desde la portería a lo largo de la vía Cottolengo. Este pabellón
cerró el primer patio interno del Oratorio, que era el de los aprendices, y se destinó durante muchos años a encuadernación, en la planta
superior, y a librería y almacén de suministros, en la planta baja.

Las modificaciones fueron de poca monta. La apertura del zaguán que da paso a los vehículos y entrada a los sótanos de María
Auxiliadora; el portón de entrada en el lugar de la puerta provisional, más allá de la entrada de mercancías; un buzón, a la izquierda de
quien mira hacia la portería, con una inscripción sobre placa de mármol que todavía recuerda, en latín e italiano, a cuantos pasan el
umbral, la recomendación evangélica de dar a los pobres lo que sobre; finalmente la pequeña espadaña con la campanilla, cuyo argentino
son dejó oír durante más de medio siglo las señales horarias de cada día a todos los moradores del Oratorio 2.

Ya lejos de la portería es digno de mención un solo trabajo; el pórtico que corre alrededor del ábside de María Auxiliadora y ((208))
que, doblando en ángulo recto, llega hasta la casa, y forma un paso cubierto desde la misma hasta la iglesia. Las columnas cilíndricas que
aguantan el pórtico son piedras de granito, de una sola pieza, firme para la eternidad contra todas las injurias de los muchachos.

Corría por cuenta de don Bosco el cuidado de la gestión económica de aquella gran casa. No había entradas fijas. Las pensiones de los
alumnos, en conjunto, venían a resultar de unos veinte céntimos al día por cabeza. Los gastos personales, de una cuarta parte de los

1 Estaba presente don José Vespignani, que es quien lo contó al que esto escribe.

2 F. GIRAUDI, L'Oratorio di don Bosco, pág. 197-8. Torino SEI, 1929.
181

Fin de Página 181

 

VOLUMEN XI Página: 182

muchachos, cargaban también sobre el balance de la casa. Y no eran sólo los muchachos los que vivían en el Oratorio; estaban, ademas
del personal directivo y docente, los Hijos de María, generalmente pobres, y los clérigos, que pagaban poco o nada. Dos talleres
producían: la tipografía y la carpintería. Pero sus ganancias no llegaban a cubrir las pérdidas de los otros. El beneficio de la librería era
muy escaso, porque don Bosco, en su afán de buscar el bien, quería absolutamente que los precios fueran los mínimos. Es cierto que los
colegios enviaban a don Bosco sus ahorros; pero éstos no llegaban a cantidades elevadas, ya que las pensiones eran muy modestas. En
efecto, en una de las tres cartas de don Bosco citadas hace poco, escribe desde Alassio a don Miguel Rúa, que esperaba un poco de
"mana" para final del primer trimestre: "las finanzas de Alassio, Varazze y Sampierdarena están a cero".

Había tres momentos críticos: los sábados, el final de las quincenas y el término de cada semestre. Cada sábado había que pagar a los
trabajadores externos de los talleres; y como, las mas de las veces no había dinero suficiente en caja, don Bosco, siempre huésped bien
recibido, iba a comer a casa de un bienhechor y volvía con el dinero necesario. Crecía el apuro cuando había albañiles en casa (y los había
con frecuencia); entonces, se presentaba el maestro de obras para cobrar la quincena terminada; y él salía inmediatamente a pordiosear, e
iba llamando de puerta en puerta hasta que lograba reunir lo necesario. Para estas necesidades no solía encargar a nadie. ((209)) Al
terminar el semestre, como se debían pagar las facturas de los proveedores, crecían las preocupaciones, pero nunca se turbaba. La
experiencia de tantos años le había acostumbrado a tomarselo con paciencia, siempre seguro de que en el momento oportuno no faltaría el
socorro providencial. Verse falto de medios y confiar mas en Dios era para él la misma cosa.

Cuando el buen Padre se ausentaba, quien le sustituía en la dirección del Oratorio, se daba cuenta de los muchos apuros por los que se
pasaba. Mientras estaba en casa, acudían los bienhechores en su busca, y si no lo hacían, salía él tras ellos, y a don Miguel Rúa le tocaba
componérselas cuando el buen Padre se ausentaba.

Hemos aludido a las comidas en casa de los bienhechores, y vamos a dar una explicación antes de pasar adelante, ya que se presenta la
ocasión. Iba, pues, en busca de limosna, pero junto con esta finalidad, escondía celosamente otra intención que nunca perdía de vista:
hacer el bien a todas aquellas personas y a sus familias. Sin la menor apariencia de realizar una misión, lo lograba con su porte edificante,
su sobriedad
182

Fin de Página 182

 

VOLUMEN XI Página: 183

y modestia, con las buenas palabras y santas conversaciones que él sabía introducir graciosamente, sin despertar sospechas en nadie y
elevando los espíritus. Persuadido de que la avaricia es como una gangrena que roe el alma de los ricos y que no hay sermón capaz de
extirparla, los convencía para dar limosna, y acostumbraba a decirnos, que era para hacerles una gran bien sin que se dieran cuenta de
ello. Por otra parte, siempre que tenía ocasión y hallaba lugar a propósito, proclamaba con toda franqueza la obligación de dar a los
pobres lo superfluo.

También buscaba la limosna por carta. He aquí dos de estas simpáticas cartas dirigidas a la buena condesa Callori, una de petición y
otra de agradecimiento:

Mi buena Mamá:

El próximo martes por la tarde espero llegar a Vignale para pasar ahí todo el miércoles en santa paz hasta el jueves.

Pero "qué quiere? Este su hijo está a la cuarta pregunta y no tiene ni un céntimo; y hablo solamente de ((210)) céntimos, para decirle
que también me contento con poquito. Conozco su buen corazón y cuando no puede, rehúyo pedir.

Que Dios la haga feliz en el tiempo y en la eternidad. Amén.

Ruegue por este pobre y

3-10-1875.

Seguro servidor en Jesucristo JUAN BOSCO, Pbro.

Mi buena Mamá:

Cumplo con mi deber agradeciéndole mucho, muchísimo, la hospitalidad, las atenciones y la caridad otorgada a este pobre mendigo.

La condesa Bricherasio, émula de la virtud de V. S. me dio la quinta y así ha quedado terminada la obra de las columnas de granito 1.
Pero no ha terminado mi agradecimiento, ni terminarán las bendiciones del cielo, que todos los días invocaremos sobre V. S. y su familia.

La condesa Corsi, los condes y condesa Balbo agradecieron mucho sus saludos y me encargaron le enviara los suyos a V. S., para el
señor conde Casimiro, la condesa Victoria y el conde Federico. "Continúa todavía la señorita María con su dolor de muelas? Porque, si
Dios me ha escuchado, ya debería estar curada; he rezado mucho por ella.

Mañana salgo para Cunico. El lunes (17) espero estar en Turín, para dedicarme exclusivamente a los misioneros de Argentina.

1 Alude a las columnas de granito de los pórticos, de la zona posterior del ábside de María Auxiliadora, al que nos referíamos hace un
instante.
183

Fin de Página 183

 

VOLUMEN XI Página: 184

Que Dios la bendiga, señora Condesa, y le dé resignación a sus santos designios en la tierra, pero que le tenga asegurado un puesto en
el cielo.

Ruegue por este pobre, que siempre será

Nizza Monferrato, 11-10-1875.

Su atto. y s. s. en Jesucristo JUAN BOSCO, Pbro.

El año 1875 envió, como siempre, instancias a las entidades públicas en demanda de subsidios o ayuda de diversa clase. Las cartas, por
él escritas con este fin, resultan a veces preciosas joyas, por el primor y sencillez de la forma, y también por los sentimientos que las
adornan.
Esta, por ejemplo, dirigida al Alcalde de Turín, está llena de donaire y simpatía.

Ilustrísimo Señor:

Hace ya bastantes años que el que suscribe mantiene abiertas varias clases elementales para la instrucción de muchachos pobres de la
ciudad de Turín. Son escuelas diurnas, nocturnas y de vacaciones. ((211)) El número total de los que asisten a ellas casi llega al millar y
va en aumento cada día.

Con esta situación, nos encontramos en la necesidad de mesas escolares, para substituir las que ya están inservibles por su mucho uso,
al mismo tiempo que podrán servir a los nuevos alumnos, cuyo número no deja de crecer. Y encontrándose en la máxima penuria, recurre
respetuosamente a la conocida bondad de V. S., para que se digne concederle algunas de las mesas ya gastadas de las escuelas
municipales y que se encuentren a disposición del honorabilísimo Municipio de esta Ciudad.

Con la confianza de ser atendido, le da anticipadamente las más vivas gracias y ruega al cielo le conceda todo bien, mientras tiene el
honor de profesarse con el más distinguido aprecio,

De V. S. Ilustrísima

Turín, 1875.

Su seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

También es digna de añadir la siguiente carta dirigida al Presidente de la Diputación Provincial:

Ilmo. señor Presidente:

Dados los graves apuros económicos en que se encuentran los muchachos internados en esta Casa, llamada Oratorio Salesiano, me
animo a recurrir también a V. S. Ilma., para obtener algún caritativo subsidio.

Los internados en esta casa sobrepasan los ochocientos cincuenta, y casi cuatrocientos

Fin de Página 184

 

VOLUMEN XI Página: 185

pertenecen a la provincia de Turín. De no estar internados aquí, estos muchachos se encontrarían expuestos a acabar mal, con gran
disgusto para las autoridades públicas y para los ciudadanos. Es sabido, además, que muchos de estos muchachos fueron enviados a esta
casa por las autoridades municipales o gubernativas.

Poniendo toda mi confianza en la reconocida bondad de V. S. y suplicándole su eficaz intervención ante la Corporación Provincial,
tengo el honor de profesarme con profunda gratitud,

De V. S. Ilma.

Turín, 8 de enero de 1875.

Su seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

Hasta las imperfecciones de lenguaje y estilo producen una impresión de sincera confianza que agrada y estimula.

((212)) Omitimos otras cartas semejantes dirigidas a la Dirección de Ferrocarriles, al gran Maestre de la Orden de Malta o a los
Ministerios;
mas no podemos dejar a un lado tres percances que desequilibraron de algún modo la economía, ocasionándole al mismo tiempo serias y
largas molestias.

El abogado Luis Succi, dueño de una fábrica de fideos, hombre muy conocido por sus virtudes cristianas y su generosidad, pidió a don
Bosco que le avalase con su firma una operación bancaria para retirar cuarenta mil liras.

Don Bosco cedió a ello, pues sabía que era rico y le había favorecido en ocasiones. Pero, tres días después, murió Succi, venció la letra
y don Bosco avisó a los herederos.

"Estábamos cenando, depone el cardenal Cagliero en los procesos, cuando entró don Miguel Rúa y comunicó a don Bosco que los
herederos no sabían ni querían saber nada de la letra. Yo estaba sentado junto a don Bosco. Tomaba él la sopa, y observé que, entre una y
otra cucharada (es de advertir que era en el mes de enero y no había calefacción en el comedor), caían gotas de sudor de su frente al plato,
pero sin inquietarse y sin interrumpir su modesta cena".

No hubo forma entonces de hacer valer razones, y fue preciso pagar. Sólo después de unos diez años recuperó, casi entera, la cantidad
avalada con su firma.

Otra obra de caridad también le costó cara, no en dineros, pero sí en molestias perjudiciales. Un tal José Rúa, turinés, había ideado un
aparato para elevar la custodia desde la mesa del altar hasta el manifestador y bajarla después hasta la misma, a la vez que descendía o
subía la cruz, evitando así los inconvenientes y peligros de la escalerita de
185

Fin de Página 185

 

VOLUMEN XI Página: 186

costumbre. Aquello pareció una manera practica y segura para la exposición del Santísimo. Parrocos y obispos lo habían acogido bien.
Don Bosco lo empleaba en sus iglesias. La aprobación de Roma habría proporcionado al inventor una fuente de ingresos. Para hacerle ese
favor, don Bosco envió los planos a la Sagrada Congregación de Ritos, recomendando el asunto. Pero la ((213)) Congregación no aprobó
el pequeño invento, y tampoco quiso devolver los planos, porque ésa era la costumbre.

Finalmente se hizo una excepción con don Bosco para librarle de graves molestias. Pero el tal Rúa, al ver la ruina de su industria que,
de no haber hecho aquel recurso, le hubiera seguido produciendo ganancias, inculpó de ello a don Bosco y le puso pleito: pretendía que
los tribunales obligaran al Siervo de Dios a indemnizarle con una elevada cantidad. Por fortuna, el magistrado fue de parecer muy
distinto.

La tercera molestia tuvo también su origen en un acto de caridad.
Recuerden los lectores la rifa o cuestación sui generis que don Bosco ideó en el invierno de 1872 a 1873. Fue aquel un invierno
memorable a causa de las restricciones públicas. Para conseguir medios de subsistencia don Bosco invitó, con una circular enviada en
sobre cerrado, a un número extraordinariamente grande de bienhechores a adquirir boletos por valor de diez liras cada uno, a título de
limosna, poniendo como premio la rifa de un hermoso cuadro, reproducción bien lograda de la "Madonna de Foligno" al estilo de Rafael.
La autoridad pública creyó ver en ello una violación de la ordenanza legislativa que prohibía rifas públicas, por lo que fue citado a juicio.
No le valió que manifestara en el interrogatorio que con aquella rifa "no se había suscitado el deseo de especulación o de ganancia, sino
que se había hecho una llamada a la caridad pública, prometiendo un pequeño recuerdo como demostración de agradecimiento". La causa
se prolongó durante mucho tiempo y no terminó hasta 1875, con una sentencia de la Corte Suprema, por la que se condenaba "al
caballero reverendo Juan Bosco" a una fuerte multa, por contravenir la ley sobre rifas públicas 1.

1 El Tribunal de Turín, por sentencia del 4 de octubre de 1873, le condenó a a multa de tres mil quinientas liras "con la pena de cárcel,
si no pagaba la multa y las costas". La Corte Suprema, por sentencia del 16 de febrero de 1875, redujo la multa a mil quinientas liras, más
la cantidad del valor del cuadro del premio, confirmando el secuestro y revocando su confiscación. Fue condenado también a las mayores
costas. Don Bosco compareció a la llamada representado por el procurador Jacinto Pipino. El relator de la causa fue el juez abogado
Dedominici. Don Bosco siempre fue citado con el título de Caballero, porque realmente en 1852 se le confirió la Cruz de Caballero de la
Orden de San Mauricio y San Lázaro (LEMOYNE, Memorias Biográficas Volumen IV, pág. 376).
186

Fin de Página 186

 

VOLUMEN XI Página: 187

((214)) Sin embargo, se leen en los considerandos de la sentencia, que tan duramente le castigaban, estas proposiciones: "que era
indudable que el fin que se proponía el caballero don Juan Bosco era loable por demás...; que el mismo fin que perseguía la rifa era digno
de encomio...; que la buena fe no servía para eximirlo de la pena, pues bastaba el hecho material para incurrir en la falta". Nos parece
inexplicable lo que sigue: "pero, como pudo sobrepasarse el fin que él pretendió...". "Entonces la motivación de la sentencia se fundaba
en una mera posibilidad? Declinamos en los juristas las decisiones del derecho.

El magistrado parecía indicar abiertamente que él, obligado a infligir un castigo ante lo inexorable de la ley, encontraba en la intimidad
de su conciencia que la pena era contraria a la intrínseca alabanza del hecho imputado. Esta consideración animó a don Bosco a dar un
último paso: recurrió al rey Víctor Manuel II, implorando la condonación en virtud de los muchos a los cuales tenía la obligación de
atender y sobre los cuales hubieran recaído las dolorosas consecuencias del castigo. Hizo el recurso a través del abogado Vicente
Demaría.

El Soberano accedió benignamente, y otorgó la gracia. El decreto de condonación llególe a don Bosco en un momento verdaderamente
oportuno, a saber, el día preciso de la partida de sus primeros misioneros hacia América.

Si elevamos el pensamiento y miramos las cosas desde lo alto, diremos que en el reino de la caridad se cumple portentosamente el
proverbio de que "encuentra el bien quien bien obra".

A los hombres caritativos, que nada poseen y se prodigan a sí mismos para el bien ajeno, se les concede todo crédito; cuando se trata
con ellos, su palabra y su fe son la mayor garantía. Es la historia de don Bosco. El empresario Carlos Buzzetti edificaba por entonces la
iglesia de la Inmaculada en Turín. La Comisión que recogía los fondos necesarios para la construcción, compuesta por señores de la
nobleza, debíale la cantidad de treinta mil liras y, para pagárselas, aguardaban a reunir el ((215)) total del importe. Pero el contratista se
negó a seguir los trabajos, si no le pagaban o le ofrecían una garantía. Ellos, para animarlo a continuar, le hicieron observar que cuando
trabajaba para don Bosco, íanticipaba él cualquier suma!

-Para don Bosco sí, respondió; su nombre vale más que cualquier garantía; y estoy absolutamente seguro de que la Providencia le
enviará los medios para pagar: después de los años que llevo trabajando con él no me cabe la menor duda. Pero no estoy tan seguro de los
demás. Es así precisamente; íen la construcción de la iglesia de María Auxiliadora se me abonó hasta el último céntimo!
187

Fin de Página 187

 

VOLUMEN XI Página: 188

3. Los hijos
En el dialecto piamontés se empleaba el vocablo hijo para decir joven. Don Bosco tenía de setecientos a ochocientos hijos de esta
suerte. No gozaban de muchas comodidades, pero él los tenía.

Formaban dos secciones, una la de los aprendices y otra la de los estudiantes. Los Hijos de María, repartidos en tres clases, formaban
grupo aparte; y no tenemos nada que añadir aquí respecto a ellos.

Puede parecer extraño que hasta 1875 no hubiera un programa impreso con las condiciones para la admisión de los muchachos; y sin
embargo era así. Se vivía de una forma patriarcal. Unas pruebas de imprenta que han llegado hasta nosotros, están enriquecidas con dos
líneas autógrafas de don Bosco 1. Entre los certificados requeridos para el ingreso de los estudiantes, ya fuera por olvido o por otro
motivo, faltaba el de buena conducta extendido por el párroco. Don Bosco añade al artículo 5.° en las pruebas de imprenta "de clase y de
buena conducta por el párroco. Este último certificado es absolutamente necesario".

El 1875 marca un buen paso en la marcha de los talleres que se preparaban cada día más para convertirse en verdaderas escuelas
profesionales. Las clases de cultura general para los aprendices, que terminaban con el curso escolar de los estudiantes, se continuaron
también después. Estas clases, limitadas anteriormente a las últimas horas de la tarde, se empezaron a dar también por la mañana, a
continuación de ((216)) la misa, a la que asistían los aprendices solos, como siguen haciéndolo hoy inmediatamente después de
levantarse.

Junto con los progresos didácticos, se mejoró también la disciplina.
Se consiguió, por ejemplo, aislarlos por completo de los externos, no permitiendo que tuvieran entrada en casa los muchachos que habían
sido expulsados recientemente; y como algunos de ellos eran músicos y en ocasiones se los llamaba para tocar, se ordenó al maestro de la
banda que no los volviera a invitar. Hasta entonces se había permitido a los aprendices tener baúles en el dormitorio y, como esto podía
ocultar peligros, los baúles fueron sustituídos por cajas abiertas. Desaparecieron alrededor de su patio todos los posibles escondites por
encima o debajo de las escaleras, tanto en la parte de la iglesia como en la nueva construcción de la calle Cottolengo.

Se nombró por fin un catequista, para ocuparse exclusivamente de los aprendices, con el título de director de los aprendices.

1 Véase, Apéndice, documento 20.
188

Fin de Página 188

 

VOLUMEN XI Página: 189

Es digno de nota que don Bosco no veía bien que los aprendices cambiaran de oficio y sostenía que ello les perjudicaba. Por eso el 30
de mayo avisó al que tenía la responsabilidad que no se permitieran tales cambios.

"Es necesario, dijo, que el que entra para aprender un oficio determinado se dedique a él y no piense en otro. Se han hecho ya muchos
cambios, y casi todos resultaron mal".

En cuanto a los estudiantes, para no amontonar cosas, nos limitamos a anotar los pocos detalles del 1875, que se refieren a las clases y a
los estudios del Oratorio, intercalando algunas ideas pedagógicas de don Bosco.

El hecho particular más digno de ser recordado es un apéndice provisional y atrevido que hizo don Bosco en las clases internas,
inspirado por su celo incansable por el bien de la juventud. Cierto día, y a pocos pasos de María Auxiliadora, abrieron los protestantes
una escuela elemental gratuita para los muchachos de la barriada. El dinero repartido a porrillo engañaba a la pobre gente. Era un desafío
y don Bosco lo aceptó. Poco tenía él para dar: algún regalito a los que acudían el domingo al ((217)) oratorio festivo, y nada más. Pero los
internos rezaban y hacían muchas comuniones para que él pudiera arrancar de las manos engañosas las almas de los niños. Abrió entonces
una escuela semejante para muchachos externos, y confió la dirección a don Domingo Milanesio. Este se entregó totalmente a ellos y
dedicó a su obra el espíritu misionero, de que más tarde daría brillantes pruebas en la Patagonia.

El resultado fue que, poco a poco, se fueron despoblando las escuelas protestantes, hasta que, entre abril y mayo de 1875, quedaron
totalmente vacías, y todos aquellos chiquillos, liberados de los engaños protestantes, llenaron las clases de don Bosco, y los emisarios de
la herejía tuvieron que cerrar y volverse con la música al lugar de donde habían venido con tanto descaro.

Cuando cesó el peligro, don Bosco no abandonó a los nuevos hijos sino que aún hizo más. Para el curso 1875-1876 traspasó las
escuelas a un lugar más cómodo, a la casa Catellino recientemente adquirida, y que, si no pudo ser habitada por los Hijos de María a los
cuales la había destinado don Bosco, rindió este otro servicio no menos providencial.

Y tampoco cerraba las puertas a los externos para ingresar en el bachillerato de los internos.

El aumento de población en el naciente barrio de Valdocco, echaba de menos cada día la necesidad de escuelas secundarias, a poca
distancia.
189

Fin de Página 189

 

VOLUMEN XI Página: 190

Don Bosco toleró durante algunos años aquella mezcla para remediar la necesidad. Pero, como no se contentaba con que únicamente se
les impartiese la enseñanza, ordenó en el mes de enero que también ellos tomaran parte con sus condiscípulos en las funciones religiosas
en la iglesia de María Auxiliadora y quiso que "no se hiciese excepción alguna por ningún motivo".

Don Bosco vigilaba sus escuelas y abría los oídos a cuanto decían los alumnos respecto a sus maestros. Precisamente por cosas oídas y
comprobadas como ciertas, dijo un día paternalmente a algunos de los suyos esto, que sacamos de los apuntes de don Julio Barberis:

((218)) "Generalmente los profesores tienden a complacerse con los alumnos que descuellan por su aplicación y talento y no atienden
más que a ellos en sus explicaciones. Cuando los primeros de la clase han comprendido la explicación, quedan satisfechos, y así
prosiguen hasta el fin del curso. Por el contrario, se irritan contra los que tienen poco talento o están retrasados en los estudios y acaban
por dejarlos de lado sin cuidarse más de ellos.

"Yo, en cambio, soy de parecer diametralmente opuesto. Creo que todo profesor debe vigilar a los más atrasados de la clase,
preguntarles más a menudo que a los demás, para dedicarles más explicaciones, repetir y repetir hasta que hayan comprendido, y adaptar
las lecciones y las tareas a su capacidad. Si el maestro sigue un método contrario a éste, no da clase a sus alumnos sino a algunos de ellos.

"Para ocupar convenientemente a los alumnos de ingenio más despierto hay que darles tareas y lecciones de repaso, premiándoles con
puntos de diligencia. Antes que abandonar a los retrasados hay que dispensarlos de las materias accesorias, y adaptar a ellos las
principales.

"Quisiera, además, que las explicaciones se sujetaran al texto, explicando bien las palabras. Andarse por niveles superiores, me parece
que es lo mismo que azotar al aire.

"Soy también del parecer de que se pregunte frecuentemente y, si es posible, no se deje pasar un día sin preguntar a todos. Con ello se
obtendrán incalculables ventajas. Por el contrario, he oído que algún profesor entra en clase y, después de preguntar a uno o dos, empieza
sin más su explicación. Este método no lo querría ni siquiera para la Universidad. Hay que preguntar y preguntar muchísimo; cuanto más
se hace hablar a los alumnos más provecho se obtiene.

"Y no se critiquen los textos. Se requiere muy poco para desacreditarlos ante los muchachos; pero, una vez que ellos han perdido su
190

Fin de Página 190

 

VOLUMEN XI Página: 191

aprecio, ya no los estudian. Se puede añadir lo que les falte, dictándolo; mas sin criticarlos jamás".

"Se estudiaba, pues, o no se estudiaba en el Oratorio? ((219)) La antigua fama decía que sí. Pero en agosto de 1875 el Ordinario de
Turín escribía a Roma estas líneas, después de unos exámenes tenidos en el seminario para la imposición de la sotana:

"Se presentaron nueve jóvenes procedentes de las escuelas de don Bosco: se rechazó a cuatro por falta de buena conducta; se admitió a
los otros cinco, aunque están muy flojos en los estudios, pero ninguno con la mayoría de votos" 1. Esto significa que con los puntos
suficientes en todas las materias.

Parece que Monseñor no estaba bien informado. Observaremos, ante todo, que aquellos jóvenes oscilaban entre los 16 y los 21 años,
según resulta de los registros. Pero, además, los registros del Seminario nos hacen saber que aquel agosto se presentaron, procedentes del
Oratorio de don Bosco no nueve, sino siete candidatos, tres de los cuales fueron admitidos, dos quedaron pendientes para 1876 y otros
dos fueron rechazados. Dos de los admitidos habían aprobado el quinto curso de bachillerato (o gimnasio) y uno llevaba ya el diploma del
grado de bachiller. Los otros cinco eran del cuarto curso. A la verdad, hay que añadir que los registros del Oratorio señalan uno más, del
cuarto curso, que también se presentó a examen en el seminario; pero aparece como alumno de quinto curso, en los registros de la
academia privada del profesor Ferrero, donde él había querido completar privadamente el grado durante las vacaciones. Fue admitido.

Aún hay algo que añadir con relación a este último. Su familia era de Chieri, pero él había nacido en Turín; era muy piadoso, estaba
dotado de gran talento y aspiraba al sacerdocio. Su madre, que a toda costa quería librarlo de los peligros de las escuelas públicas, obtuvo
que ingresara en el Oratorio como alumno externo. Don Bosco lo apreciaba. Después de los cuatro primeros cursos, vistió la sotana en
otoño de 1875, y sólo permaneció en el seminario un año, porque se sintió llamado a vida más perfecta. ((220)) Fue el padre José
Chiaudano, predecesor del padre Rosa en la dirección de la Civiltà Cattolica.

Si hubo impedimentos de conducta, está claro que se referían solamente a los dos rechazados. Pero no es probable que existieran,
porque en los mismos registros consta que los dos tenían sus certificados en regla; basta, por otra parte, dar una ojeada a las calificaciones
del

1 Este período está tomado de una carta del abogado Menghini a don Bosco, 26 de agosto de 1875.
191

Fin de Página 191

 

VOLUMEN XI Página: 192

examen para clérigos y a las ordinarias del Oratorio, para que enseguida se eche de ver su deficiencia intelectual, que fue lo que motivó la
exclusión y no la conducta. En cuanto a los demás se comprende fácilmente que a los alumnos del cuarto curso no se les podía exigir una
media elevada en un examen de grado.

Pero tenemos pruebas de lo mucho que se estudiaba en el Oratorio:
lo revelan, por ejemplo, los registro de examen del gimnasio Real "Monviso", hoy "Máximo d'Azeglio". Según ellos resulta que: en el
año 1875 se presentaron en él quince candidatos para el examen de grado procedentes del Oratorio y catorce de ellos lo obtuvieron. No
nos corresponde continuar nuestra información hasta formular un juicio comparativo general, pero nada nos impide hacer una
comparación, al menos con los candidatos privados. Se presentaron ochenta y siete, y sólo cincuenta y nueve recibieron el título. En la
lista, por orden de mérito, de estos últimos quedaron distribuidos así los alumnos del Oratorio: 2.°, 3.° (dos), 4.°, 5.° (tres), 7.° (dos), 9.°
(dos), 11.°, 14.°, 17.°. El primero de los estudiantes privados obtuvo calificaciones superiores a las de todos los estudiantes oficiales; se
llamaba Antonio Ronco y procedía del Colegio Salesiano de Alassio 1.

Hemos visto, además, los dos años siguientes. El año 1876 se presentaron diecisiete y aprobaron dieciséis; en 1877 se presentaron
treinta y dos y aprobaron treinta, dos de ellos con mención honorífica especial.

((221)) 4. Disciplina y Piedad

Dos cosas había en la casa de don Bosco que se daban la mano amigablemente. El anciano y buen coadjutor Enría, hacia el año 1875
vio y oyó decir a unos señores, maravillados ante el espectáculo de tantos muchachos en el salón de estudio, silenciosos y absortos en sus
tareas, y que visitaban la casa acompañados por don Bosco:

-Para mantener esta disciplina se necesitará un buen número de asistentes...

-Véanlo, respondió don Bosco; no hay más que uno.

-íEntonces hay que saber los castigos que se emplean!

1 Se presentaron en el Gimnasio Real "Monviso" candidatos de otros colegios de don Bosco.

Estos fueron los resultados:

Procedentes del Colegio de Lanzo: 11 candidatos, aprobaron 9.

Procedentes del Colegio de Varazze: 7 candidatos, aprobaron 6.

Procedentes del Colegio de Alassio: 6 candidatos, aprobaron 5.

Procedentes del Colegio de Borgo San Martino: 5 candidatos, aprobaron 5.

Procedentes del Colegio de Valsálice: 4 candidatos, aprobaron 4.
192

Fin de Página 192

 

VOLUMEN XI Página: 193

-Ah, no; no empleamos castigos.
-"Pues qué método emplean?
-Miren; no es el miedo a los castigos lo que hace que estos muchachos sean buenos y aplicados, sino el temor de Dios y la frecuencia de

los sacramentos. Eso logra que se hagan milagros con la juventud.

Era muy natural su admiración. Parecía inexplicable a muchos el hecho de que no sucedieran en el Oratorio ciertos desórdenes que se
contaban de otros colegios, donde con frecuencia no lograban poner freno a los muchachos. Pero los ajenos al mismo no conocían los
secretos del Oratorio. Un día, a primeros de junio de 1875, don Bosco enumeró siete. Helos aquí:

1.° Los muchachos eran pobres y eran mantenidos gratuitamente o a pensión muy reducida. Persuadidos como estaban de que se

mandaba fuera a los malos y de que, una vez expulsados, no sabían donde meter cabeza, se cuidaban mucho de hacer de las gordas.

2.° Reinaba la frecuencia de los sacramentos; gracias a ellos aprendían a obrar por razones de conciencia y no por miedo al castigo.

3.° Todo el personal de la casa, (superiores, maestros, asistentes, cocineros, etc.), pertenecían a la Congregación, sin mezcla, por tanto,

de "seres heterogéneos".
((222)) 4.° Se les daban muchas charlas especiales, a las que asistían de buena gana los muchachos mejores, que, sin verse obligados,

encontraban en ellas una doctrina adaptada para ellos.

5.° Los superiores les daban mucha confianza y convivían con los muchachos; pero siempre procurando evitar la excesiva familiaridad.

6.° Un medio poderoso para enderezar a los jóvenes hacia el bien era el de dirigirles unas palabras confidenciales cada noche después

de las oraciones. Con ellas se cortaba la raíz de los desórdenes antes de que éstos nacieran.

7.° Alegría, canto, música y mucha libertad para divertirse.

Pero el optimismo no cegaba a don Bosco, ni le hacía tomar una cosa por otra: no escapaba a sus ojos observadores la realidad que le
rodeaba. Se daba cuenta en general de lo difícil que resultaba conducir bien una casa tan compleja, que de un momento a otro hubiera
podido convertirse en una babel, veía y palpaba las cosas y no disimulaba las faltas que de vez en cuanto se cometían. Pero, aunque en
casos extraordinarios no dejaba de acudir a remedios extremos, poseía en alto grado el arte de prevenir.

He aquí, por ejemplo, un remedio preventivo, sencillo y eficaz, que salta a la vista de quien hojea los registros de pensiones. Son muy
193

Fin de Página 193

 

VOLUMEN XI Página: 194

raros los alumnos nuevos que lleven la nota: "totalmente gratis". Pero al pie de cuotas, que van desde un mínimo de cinco liras
mensuales, hasta el máximo de veinticuatro, leemos casi siempre: "durante el primer trimestre; después...". Este "después", durante el
segundo trimestre, está en proporción directa con la posibilidad de los padres o bienhechores; y en consecuencia resulta "totalmente
gratis" para algunos, o "sólo los gastos de ropa" para otros, o una reducción más o menos notable. Pues bien, este sistema producía
efectos maravillosos.

Los recién llegados, con la esperanza del beneficio, procuraban cumplir su deber; sus padres o protectores, que frecuentemente se
quitaban el pan de la boca para reunir la cuota mensual, apremiaban al muchacho, para que ((223)) su comportamiento mereciera la
gracia.
Mientras tanto, durante aquellos tres meses de esfuerzos y de regularidad, los nuevos se acostumbraban al orden, al estudio y a la piedad,
que constituía en lo sucesivo su propia salvación.

La bondad de don Bosco resultaba además de una gran protección para los muchachos. En cualquier parte de la casa donde se
encontrase, su cariño de padre siempre le dictaba una palabra afectuosa, que producía tranquilidad en el ambiente y deseo de tenerlo
contento. Veamos algunos ejemplos de estos encuentros, señalados en las memorias correspondientes a este año.

Un día, al salir de casa, se volvió al portero y le dijo:

-He leído tu carta y la tendré muy en cuenta. Ten la seguridad de que don Bosco piensa mucho en ti y, cuando sabe qué es lo que mejor
te va, lo hace con gusto por ti.

Otro día, volviendo de la calle, pasó junto al joven Deppert, que en aquel momento llegaba a la portería, y le dijo, poniéndole la mano
sobre la cabeza:

-Quiero que dejes pronto esta ropa y vistas la sotana. Tú has puesto confianza en don Bosco y don Bosco no te dejará nunca en el
camino. El piensa mucho en ti y busca la manera de hacerte feliz en este mundo y en el otro.

Deppert llegó, en efecto, a ser un digno sacerdote salesiano.

El clérigo Trivero había presentado su solicitud para ir a las misiones; y un día le dijo en tono festivo:

-íHe aquí a nuestro campeón! Quiero hacer de él un pequeño san Francisco Javier. Te tengo muy en cuenta y cuento mucho contigo.
Siempre seremos amigos, "verdad? Déjame hacer. Con tal de que tú me ayudes... y después... después... ya verás.

El clérigo murió santamente en San Benigno el 1879.

Atravesaba don Bosco el patio. Un grupo de muchachos, que mordiscaban
194

Fin de Página 194

 

VOLUMEN XI Página: 195

el pan del desayuno, se le acercó para besarle la mano y él les dijo:

-Comed, comed; no lo dejéis nunca. Jugad, corred, divertíos, así me gusta. Procurad no haceros daños y ser buenos.

Cuando visitaba a los muchachos enfermos, se detenía un rato en ((224)) la enfermería, junto a la cama de cada uno, y se sentaba a
hablar con ellos sobre la clase, la casa, sus parientes, el párroco, etc.

Don Bernardo Vacchina, hoy misionero en América y alumno entonces del Oratorio, escribe que, estando él enfermo en 1875, don
Bosco se entretuvo haciéndole compañía, como si no tuviera nada más que hacer; le fue contando que quería poner allí un altar para que
todas las mañanas se celebrara la misa y comentaba con él cuál sería el lugar más a propósito.

El mismo Vacchina salió a poco de la enfermería; andaba débil y pálido. Se lo encontró don Bosco por el patio, preguntóle por la casa,
cómo se encontraba, y le dijo:

-Muévete, pasea; pero aquí no, sino fuera, al aire libre.

Pasaba en aquel momento por allí el clérigo Giordano, futuro director de la casa de Loreto, y don Bosco le dijo:

-Avisa al Prefecto y, durante dos semanas, lleva a este muchacho a dar un paseo de más de una hora por las afueras de Turín.

La aureola de bondad que resplandecía en su frente, ejercía un encanto irresistible sobre los jóvenes. Bastaba que él apareciera en el
patio para que, apenas verlo, corrieran a besarle la mano y estar junto a él, que les hablaba, bromeaba, reía, volvía su mirada bondadosa
de acá para allá y acercaba el oído a quien deseaba confiarle algún secreto. En una palabra, los muchachos le querían y gozaban
demostrándole su cariño.

-Don Bosco era todo para nosotros, dice don Luis Nai.

Acertó, y mucho, el obispo argentino monseñor Alberti, al demostrar en un discurso, con motivo de las fiestas de su beatificación, que
don Bosco educador tuvo sólo lo puramente necesario de un pedagogo, nada de lo de un municipal, y enteramente todo lo de un padre.

Su medio sobrenatural preventivo era, en fin de cuentas, la piedad.
Ninguna presión moral para la frecuencia de los sacramentos: más aún, se había dicho que los superiores ni se fijaban en ello. En la
crónica de 1875 se lee: "Unos cincuenta comulgan casi diariamente; cerca de doscientos cada domingo y una vez a la semana; más de
trescientos todas las semanas; ((225)) son muy pocos los que sólo comulgan una vez al mes. Estos, si continúan así, son los que paran
poco
195

Fin de Página 195

 

VOLUMEN XI Página: 196

en el Oratorio; se van ellos o se les manda fuera". En aquel tiempo esto no se estilaba y era algo nuevo en las casas de educación.

El año 1875 se destaca por el florecimiento de las Compañías, verdaderos hornos de piedad y coeficientes del buen orden. Había seis.
La más numerosa, la de San Luis, estaba formada por casi la mitad de los alumnos, y celebraba sus conferencias una vez al mes. La
Compañía del Santísimo Sacramento, muy fervorosa, la componían cien muchachos, elegidos entre los mejores, y pertenecientes en su
mayoría al quinto curso. La compañía del Clero la formaban los sobresalientes en todo de la compañía anterior; sumaban unos setenta y
solían reunirse especialmente en las fiestas más solemnes. A la Compañía de la Inmaculada Concepción pertenecían los más escogidos de
entre los escogidos: eran pocos, pero ya maduros. Ellos no comunicaban a nadie lo que se trataba en sus conferencias. Además de una
conducta ejemplar y de honrar fervorosamente a María Santísima, se proponían como fin específico tomar bajo su protección a los
muchachos más díscolos del Oratorio. A cada socio se le asignaba el cuidado de uno, para que fuese con él, le hiciera jugar y le animara
al bien. Después, todos los jueves, en la conferencia reglamentaria, cada uno daba cuenta de su propio cliente; y a continuación el
moderador de la Compañía daba las instrucciones generales para la buena marcha de la Casa. La quinta compañía era la Conferencia de
San Vicente de Paúl: estaba reservada a los mayores, que desempeñaban las ocupaciones domésticas, y tenía por finalidad enseñar el
catecismo a los chicos del oratorio festivo; eran unos treinta y se reunían los domingos por la noche. Los aprendices tenían también una
compañía, la de San José, organizada especialmente para ellos.

Unas palabras todavía sobre el Clero y ciertos efectos peculiares de estas compañías.

Los monaguillos de María Auxiliadora sabían muy bien las ceremonias y las cumplían con edificante exactitud y devoción, ((226)) de
acuerdo con el ideal de don Bosco, que pretendía con este medio honrar a Dios, infundir en todos un alto concepto del culto divino y
despertar en los jóvenes el desarrollo de la vocación eclesiástica. Don Miguel Rúa interpreta muy bien el ideal de don Bosco en las actas
autógrafas ya citadas, anotando como apéndice en la relación de la sesión del 21 de marzo, estas hermosas palabras: "La caridad y el buen
gusto para preparar todo lo necesario para el servicio religioso, la seriedad, la compostura y una devoción sincera durante las sagradas
funciones serán como incienso oloroso en la presencia de Dios y fomentarán la edificación de los fieles".
196

Fin de Página 196

 

VOLUMEN XI Página: 197

De toda esta organización de las compañías se derivaban dos bienes de suma importancia, sin que se dieran cuenta de ello los mismos
inscritos. Uno era el establecer una íntima relación con los superiores. Y como además se mantenía la costumbre de que, con la edad, se
pasaba de una Compañía inferior a otra de grado más elevado, sin dejar de pertenecer a la anterior, se obtenía así un segundo efecto: el
progreso de muchos en la virtud. Por este camino condujo don Bosco hasta los umbrales de la Congregación a los alumnos que ofrecían
mejores esperanzas, los cuales, al entrar en el noviciado, no caían de golpe en un mundo nuevo, sino que llegaban predispuestos y
preparados con el aprendizaje de las Compañías, que en su constitución reflejaban las reglas y el espíritu de la Pía Sociedad, de forma
que no les causaba sorpresa que les propusieran escalar a una perfección mayor.

5. La fiesta del Padre
El día onomástico de don Bosco era un suceso de capital importancia en la vida del Oratorio: una fiesta preparada desde lejos,
ansiosamente esperada, portadora de alegría y de preciosos frutos. Triunfaba en ella la demostración del amor filial.

A partir del 7 de junio estuvo don Bosco visitando los colegios de Sampierdarena, Varazze y Alassio. El 21 por la noche anunció don
Miguel Rúa ((227)) que volvía al día siguiente y recordó el simbólico ramo de flores, que era costumbre ofrecerle la víspera, para
aprovechar la ocasión de recordar a todos, que una comunión general en la mañana de la fiesta sería el mejor ramillete que se podría
ofrecer al homenajeado.

Llegó el buen Padre precisamente cuando los muchachos iban en fila hacia el comedor. Verlo aparecer por la portería y echarse a todo
correr hacía él, gritando: "íViva don Bosco!" fue una misma cosa. Después de las oraciones subió a la tribuna de las "buenas noches" y
habló así:

Aquí me tenéis de nuevo con vosotros, mis queridos hijos. Me fui sin pediros permiso ni despedirme. Pero otra vez no me iré sin
decíroslo. Durante estos días he visitado los colegios de Alassio, Varazze, Sampierdarena y Borgo San Martino. Todo lo he encontrado
bien; una enorme cantidad de muchachos, más o menos de vuestra misma edad, tienen vuestras mismas costumbres y son buenos como
vosotros. Todos querían saber noticias vuestras y yo se las daba, siempre muy buenas. En esto, según mi costumbre, no sólo decía las
cosas como realmente son, sino que además decía cómo me gustaría a mí que fuesen. Ellos se quedaron contentos y se esfuerzan por
imiraros.

Pero en este momento me preocupa un pensamiento. He de deciros que, si bien
197

Fin de Página 197

 

VOLUMEN XI Página: 198

es cierto que estaba muy contento de la mayor parte de vosotros, no lo puedo estar de todos. Hubo un grupito que se portó
verdaderamente mal. Ya había empezado una carta dirigida a don Miguel Rúa, diciéndole que tomara severas medidas con ellos. Pero no
tuve tiempo de acabarla y no se la mandé. Ahora aguardaré un poco para ver si estos tales se portan bien, porque, en caso contrario, me
veré obligado a hacer con ellos lo que, a mi pesar, ya tuve que hacer con otros, esto es, alejarlos de casa.

Pasemos a otra cosa. Celebremos todos bien y de acuerdo estas fiestas de san Juan, san Luis y san Pedro y estaremos contentos...

Desde la víspera reinaba la alegría en el Oratorio. La lluvia obligó a abandonar el patio, donde se había preparado todo para la velada de
la fiesta. En su lugar se adornó el gran salón de estudio. En la plataforma de la cátedra se puso un asiento para don Bosco, flanqueado por
numerosas sillas para los invitados y los superiores. A la derecha se colocaron los cantores en un palco ((228)) improvisado, a la
izquierda los estudiantes, y en frente los aprendices.

Don Bosco, después de haber confesado varias horas, hizo su entrada hacia las diez, en medio de una salva de aplausos y al son de un
himno, con letra original de don Juan Bautista Lemoyne y música de don Juan Cagliero. También el año anterior había leído Lemoyne su
poesía, que le ganó una observación de cierto lector. Lo hace constar don Miguel Rúa en sus actas autógrafas de los Capítulos del
Oratorio, con fecha del 21 de junio de 1874, con la siguiente apostilla: "Este la hizo muy bien, pero el señor Arzobispo la tildó de un
poco exagerada". Si el diente de la crítica se detuvo en aquellos versos, razón tuvo el poeta para regodearse.

Después del himno se declamaron poesías y discursos y, por fin, se hizo la presentación de los regalos. Eran objetos de iglesia: habíanse
adquirido con los ahorrillos de los muchachos que, en su pobreza, mostraban su buen corazón, reuniendo doscientas liras, ciento trece los
aprendices y ochenta y siete los estudiantes. La velada duró escasamente una hora. Don Bosco cerró el acto con unas palabras. Manifestó
la gran satisfacción que experimentaba, dio las gracias a todos, y prosiguió diciendo:

La mayor parte se ha expresado en poesía y a los poetas les es lícito exagerar. Lo que dijeron no me correspondía; demuestran, sin
embargo, vuestro buen corazón y, en este sentido, acepto vuestras loas. La mayor parte de los lectores terminaba diciendo:

-Ya que no tengo otra cosa que ofrecerle, le ofrezco el corazón y prometo contentar en adelante a don Bosco con mi buena conducta.

-Es todo lo que yo deseo. No os pido más: dejadme ser el dueño de vuestro
198

Fin de Página 198

 

VOLUMEN XI Página: 199

corazón, para poder adornarlo de virtudes y presentarlo así a san Juan que lo ofrecerá al Señor. Os lo he dicho ya otras veces, he
consagrado toda mi vida a vosotros; y lo que digo de mí, lo digo también de todos vuestros superiores, que me ayudan a salvar vuestras
almas; queda también entendido que lo que decís de mí (que yo hago, que yo trabajo, que yo me sacrifico) entendéis decirlo no de mí en
particular, sino de todos los que conmigo se afanan por vuestro bien. Y, entre tanto, os aseguro que siempre he hecho por vosotros cuanto
he podido; no puedo prometeros hacer más todavía; pero sí os prometo que seguiré trabajando por la juventud mientras quiera el Señor
conservarme la vida.

((229)) El 24 amaneció sereno. Hubo comunión general; los muchachos salían de la iglesia llenos de alegría. Don Bosco, que había
estado confesando toda la mañana, celebró la misa hacia las diez. Cuando se dirigía al refectorio para tomar un tentempié y volvía la
comunidad a entrar en la iglesia para la misa solemne, llegó la banda musical de los externos, seguida de muchos hombres, con los cuales
venían también los antiguos alumnos, trayendo sus regalos.

La banda se componía de antiguos alumnos. El mismo don Bosco les había animado a que se agruparan y formaran un conjunto musical
para dar a Turín una banda cristiana. También había compilado un reglamento para ellos: no admitir en la sociedad más que a los
antiguos alumnos del Oratorio, pero manteniendo alejados a los expulsados; frecuentar los sacramentos; no ir a tocar a teatros; prestarse
gustosos para las funciones sagradas; ayudarse mutuamente. La idea de don Bosco se convirtió en pocos meses en un hecho real: treinta
mozos de los mejor dotados, salidos del Oratorio, formaron una sociedad musical.

La llamada para hacer esta filial demostración había salido naturalmente de Gastini. Con la modesta participación de todos, se adquirió
y ofreció en su nombre una custodia con aureola de rayos, de casi un metro de altura. Hubo poesías y discursos y no faltaron las bromas
de Gastini. Don Bosco, después de darles cordialmente las gracias, los invitó a comer. Llegáronle también otros regalos; pero lo que más
le satisfizo fueron las cartas rebosando ternura, agradecimiento y generosos sentimientos.

Las funciones sagradas resultaron solemnes y devotas. Al atardecer, dio don Bosco la bendición con el Santísimo Sacramento; aquel
acto llenó a todos de alegría, puesto que solamente la daba dos veces al año; lo mismo que nunca cantaba la misa, salvo la de
Nochebuena. Las vísperas solemnes no las presidió desde 1850 en adelante.

A la puesta del sol el cielo cubierto de nubes se deshizo en lluvia.
199

Fin de Página 199

 

VOLUMEN XI Página: 200

Ello obligó a volver al salón de estudio para la segunda velada. La primera solía ser de carácter familiar; ((230)) pero a la del mismo día
de la fiesta asistían numerosos invitados. Los alumnos internos de Valsálice entregaron a don Bosco, después del himno, un magnífico
candelabro de varios brazos. Asistieron también cerca de doscientos muchachos del oratorio festivo, que leyeron un discursito y le
ofrecieron un ramo de flores. Don Bosco dio sus más sentidas gracias a los presentes y después expresó los motivos de la alegría que en
aquel momento embargaba su corazón.

Me habéis dicho cosas muy bonitas ayer y esta tarde. íOjalá pudiera extender a muchos otros millares de muchachos abandonados los
beneficios y las atenciones que a vosotros se os conceden!

El pensamiento de que hay muchos jóvenes abandonados, sin padre, sin amigos, ni nadie que les aconseje, faltos de lo necesario para la
vida material y moral, sin ninguno que piense en ellos, me parece que también debe hacer brotar en vosotros pensamientos de
agradecimiento a la divina Providencia y la voluntad de que sirvan para vuestro bien los favores que os concede. Por amor de Dios, sabed
corresponder. Si supieseis cuántos peligros corren los que están en el mundo y cuántos se dejan seducir por sus apariencias. Y, sin
embargo, mirad: lo único necesario es salvar el alma. íQué importante es este pensamiento! Muchos de vosotros me auguráis largos años
de vida. íAy, no, queridos amigos! Es una equivocación desear vivir tanto. Estamos en manos de la divina Providencia. Lo importante es
que, vívase mucho o vívase poco, podamos emplear bien la vida que el Señor nos conceda; pero hay que emplearla toda para su honor y
su gloria.

Lo demás, poco o mucho, dejémoslo en manos de Dios y que él disponga de nosotros como mejor le plazca.

Al llegar a este punto, concluyó silabeando cada palabra: "Con el recogimiento, la mortificación y el celo por la gloria de Dios, san
Juan Bautista llegó a ser el santo más grande del Paraíso".

Al día siguiente hubo una especie de remate de fiesta. Por la tarde del día 25 llegaron ciento cincuenta muchachos del oratorio de San
Luis, guiados por su maestro, el coadjutor Macagno y el reverendo Abrate, el cual tenía allí una academia privada, y había unido a los
oratorianos algunos de sus alumnos que se preparaban para dar el examen de la imposición de sotana. Iban a presentar sus felicitaciones.
Don Bosco los recibió en la biblioteca. Hizo la presentación don Luis Guanella, director de aquel oratorio festivo. El buen Padre les
escuchó con mucho cariño y les dijo después:

((231)) Os agradezco los ramos de flores que me habéis traído y lo que me habéis dicho con vuestras poesías y vuestras cartas. Estoy
contento, muy contento, de lo que
200

Fin de Página 200

 

VOLUMEN XI Página: 201

habéis hecho. Pero todo esto es hijo de la bondad de quienes os guían, y a ellos, que no a mí, debéis dirigir los sentimientos de
reconocimiento y gratitud que habéis manifestado. Son ellos los que se ocupan de vosotros; yo no hago nada. Dad las gracias a don Luis
Guanella, al reverendo Abrate, al señor maestro Macagno.

Lo que yo os puedo recomendar es esto. Id todos los domingos de buen grado al oratorio, por la mañana y por la tarde. Llevad también
a otros compañeros vuestros. Ciertamente, el local que ahora sirve de oratorio es más un cuchitril que una capilla, pero confío que muy
pronto tendréis un local más a propósito, más grande, más cómodo y mejores y más abundantes diversiones. Me alegro de que os
divirtáis, juguéis, y estéis contentos; ésta es la manera para haceros santos como san Luis, con tal de que procuréis no cometer pecados.
Si, por otra parte, necesitáis algo, dirigíos a don Luis. El me lo dirá y yo ciertamente aceptaré, aquí en casa, con más gusto a los que
frecuentan los oratorios y tienen buena conducta que a ningún otro. Ahora decidme: "cuándo, a qué edad hay que empezar a ser buenos?

-Desde pequeñitos, dijo uno.

Y otro:

-Desde la más tierna edad.

-Bien, amigos míos, continuó don Bosco; desde la más tierna edad. "Qué hubiera sido de san Luis si hubiese esperado a hacerse bueno
en la edad avanzada? No hubiera tenido tiempo. Si se le hubiere ocurrido decir: -"Cuando tenga veinticinco años me pondré en el buen
camino"-se hubiera muerto sin poder cumplir su propósito. Empezad, pues, enseguida a haceros buenos. San Luis tenía sólo cuatro años
y puede decirse que ya se había consagrado por entero al Señor. Todos vosotros tenéis más de cuatro años. Animo, pues; estad siempre
alegres, sed obedientes y el Señor os bendecirá.

Os recomiendo, entre otras cosas, que propaguéis la compañía de San Luis en el Oratorio: que sean muchos los que se inscriban en ella
y practiquen el reglamento.

Espero veros más veces; venid aquí a visitarme y yo me alegraré siempre de veros; o iré yo a visitaros alguna vez. Pero hay que elegir
alguna fiesta en la que todos confeséis y comulguéis, los que ya habéis sido admitidos a la comunión; yo me encargaré de que aquel día
no falte un buen panecillo con una buena rodaja de salchichón para desayunar.

Estad, pues, siempre alegres, acordaos también de rezar por mí y sed siempre agradecidos a vuestros bienhechores.

Rogáronle que les diera la bendición y condescendió; después, alegres y satisfechos, se marcharon los muchachos a sus casas
acompañados por sus maestros.

((232)) Seiscientas cartas de sus muchachos llegaron, durante aquellos días, a su despacho. No se conformaban sus comunicantes con
felicitarle solamente; le pedían consejo sobre su vocación, le manifestaban deseos que querían cumplir, dudas que aclarar, planes de vida;
las tuvo que leer, debió además mostrar, poquito a poco, que efectivamente las había leído, respondiendo a unos y a otros, según los
casos.
201

Fin de Página 201

 

VOLUMEN XI Página: 202

6. Las "buenas noches"
Las "buenas noches" de don Bosco nos iluminan la vida del Oratorio, así como lo hicieron cuando las iba pronunciando. A través de las
poquísimas que han llegado hasta nosotros, por escrito, descubrimos hoy algunos aspectos de la vida cotidiana de entonces, que ninguna
crónica hubiera logrado comunicar; y con respecto a las fiestas de casa nos enseñan un conjunto de detalles, que no sabríamos en qué otro
sitio tratar de ellas en nuestra historia. Las referiremos cronológicamente, ilustrando su contenido con breves observaciones, cuando sea
el caso.

18 de abril. Patrocinio de San José; modo de honrar a los santos

Hoy, queridos míos, hemos celebrado el Patrocinio de San José y lo digo con verdadera satisfacción: íestoy contento! Contento de
todos vosotros y contento, sobre todo, porque veo que muchísimos de vosotros ponéis gran diligencia en el cumplimiento de los deberes;
en la iglesia y fuera de ella, en el comedor, el dormitorio, el estudio y la clase. A todos os presento mi satisfacción, porque todo esto me
produce una verdadera alegría.

Mas, por otra parte, tras mis palabras de alabanza a los buenos, también es verdad que tengo otras de reproche para los que no son
malos, pero, como suele decirse, no son fríos ni calientes (los cuales, así lo espero, con la proximidad del verano aumentarán su fervor);
todos éstos son los que saben que es bueno ir a la iglesia, rezar, cumplir bien los propios deberes; lo saben y lo dicen, mas para ellos una
cosa es saber y otra hacer, porque les parece que se encuentran frente a un enorme obstáculo que les impide actuar; y éste es precisamente
el motivo de su indiferencia.

A este propósito me ocurrió el otro día un episodio de risa. Uno de éstos, vino en compañía de otros a la sacristía con ánimo de
confesarse. Pero ícosa extraña! Había ido para confesarse y ((233)) a cada momento se retiraba un poco para ir dando paso a los que
verdaderamente habían ido a abrir su corazón y limpiarlo de pecados. Llególe por fin su turno y, como ya quedaban pocos para
confesarse, tenía que adelantarse. Vosotros pensaréis que finalmente se acercó y se confesó. Es una broma vuestra: mi penitente invitó al
compañero de al lado a que pasara delante. El amigo le respondió:

-Vete tú.

-Vete tú, dijo el otro por lo bajo.

-No, vete tú, repitió el amigo.

-Toma tú la vez, replicó aquél precipitadamente.

Y así diciendo se retiraba para dar paso a los otros. Un momento después se oyó el ruido del cesto del pan al dejarlo en tierra y, ípies
para qué os quiero! se escapó fuera como un gamo.

íYa veis qué voluntad tenía de confesarse! Todo esto, sea dicho como entre paréntesis, lo considero una chiquillada; pero quería deciros
con ello, volviendo al hilo de m i charla, que éstos saben que está bien el ser buenos, pero no quieren ponerse de u na vez a ello. "Y
sabéis por qué? Pues bien, os lo diré: creen algunos que para ser buenos, basta conocer las cosas: así, por ejemplo, para ser devotos de san
José piensan que basta conocer su vida o algunos rasgos de la misma. íYa veis qué equivocación! Queridos míos, no es así; se requiere
algo más. Para ser buenos hay que conocer y

Fin de Página 202

 

VOLUMEN XI Página: 203

practicar las cosas buenas. Así, por ejemplo, es muy bonito saber lo bueno que es ir a la iglesia y rezar; pero es mejor ponerse a rezar y
rezar bien; es muy bonito saber que es cosa buena ir a confesar y confesarse de verdad; pero confesarse con buenos propósitos, para bien
del alma. Tampoco basta una devoción de afectos y oraciones momentáneas, sino que se requieren resoluciones firmes y de enmienda.
Así se honra a los santos. Creedlo: lo contrario es un error y un error grande.

Termino. "Queréis ser verdaderos devotos de san José? Procurad ser verdaderos imitadores de sus virtudes y al fin de vuestra vida os
encontraréis satisfechos. Buenas noches.

Las dos charlas siguientes se refieren a los ejercicios espirituales de los estudiantes. Don Santiago Costamagna predicó las instrucciones
y don Francisco Dalmazzo las meditaciones. Dice don Bosco que los dos son "de la casa", aunque uno dirigía a las monjas en Mornese y
el otro el colegio de Valsálice; los salesianos, aunque residieran fuera, se consideraban siempre unidos estrechamente a la familia que
rodeaba a don Bosco en el Oratorio, de donde él los había sacado.

((234)) 23 de abril. Manera de hacer bien los ejercicios espirituales: pensar en la vocación.

Esta noche, queridos hijos, voy a dialogar con vosotros.

-"Queréis ser amigos de don Bosco?

Todos: -íSí, sí!

-"Y si os dijera que hagáis bien estos ejercicios espirituales, los haríais bien?

Todos: -íSí, sí!

Así todo va bien. Con esta vuestra buena voluntad espero que hagamos grandes cosas. Los ejercicios, queridos míos, son algo muy
importante y de inmensa utilidad. Es cierto que ya sois todos virtuosos y santos; mas no os ilusionéis por eso pensando que los ejercicios
no sean utilísimos también para los buenos; porque siempre son una nueva ayuda, un auxilio nuevo que reanima el espíritu ya debilitado.
Todos necesitan una revisión de su conciencia, un alivio para el cansancio. Os dice expresamente el Apóstol: Qui sanctus est,
sanctificetur adhutc: qui iustuts est, iustificetttr, el que es bueno y virtuoso aumente más su bondad y su virtud; el que es santo, desee
mayor santidad y hágase más santo.

Además de esto, yo acostumbro recomendar mucho en estas circunstancias a todos los jóvenes que piensen en la vocación, sobre todo a
los que se encuentran a punto de acabar los cursos de bachillerato. Esto es algo que os debe interesar mucho; porque, de haber pensado o
no en el estado al que Dios nos ha destinado, puede depender muchas veces que nuestra vida sea feliz aquí en la tierra (sea cualquiera la
forma de esa felicidad) y en la eternidad.

Para esto, queridos amigos, es muy importante hacer una confesión general de toda la vida, si nunca se ha hecho, o del tiempo
transcurrido desde la última confesión general hasta el presente. Quien quiera confesarse con los predicadores, tendrá comodidad para
ello; pero os aconsejo, mis queridos hijos, lo mismo que aconsejan los santos: que debiendo tratar una cosa de tanta importancia, como es
la de conocer la llamada del Señor, se trate de ello con el confesor ordinario.
203

Fin de Página 203

 

VOLUMEN XI Página: 204

Este, por conocer la conducta que hemos observado en el pasado, y además por estar iluminado con las luces que el Señor suele enviar
en tales circunstancias, podrá elegir, con mayor facilidad y acierto que otros, el camino que Dios le tiene trazado. Y al deciros esto, no
entiendo deciros que alguien se confiese con su confesor ordinario y luego, vencido por el miedo o la vergüenza, se calle algún pecado.
No, queridos míos; porque entonces, variando de dictamen, le diría a éste que cambie de confesor cada vez, antes de que una sola tenga
miedo y se calle un pecado grave.

((235)) Por tanto, queridos jóvenes, pensad seriamente en vuestra vocación, en esta ocasión tan propicia de los ejercicios espirituales,
sobre todo los que ya os encontráis adelantados en los estudios. Este es el tiempo propicio en el que Dios suele mandar sus inspiraciones
y sus gracias.

íQueridos míos! Os digo esto con mucho gusto; porque, aunque se avise que todos piensen en el paso a dar para el futuro, siempre hay
algún despreocupado que no da importancia a los ejercicios y deja pasar el tiempo; y, una vez llegado el momento de deliberar, se
encuentra embrollado, sin saber decidirse y presentándose al confesor para consultarle sobre su vocación.

-Pero "cómo es eso? "No tomaste ya tu decisión en los ejercicios espirituales?

-Me olvidé, responde.

"Y qué consejo puede dar el confesor a estas cabezas huecas?

Entonces es cuando comienzan las incertidumbres y los embrollos. El joven se decidirá, naturalmente, por cualquier partido; pero
siempre con la duda de ese su nuevo estado. Por tanto, queridos hijos míos, si verdaderamente queréis ser amigos de don Bosco,
proponeos realizar en estos santos ejercicios cuanto os he dicho, seguros de obtener un gran provecho para vuestra alma. Buenas noches.

25 de abril. Alabanzas a los buenos, que hacen bien los ejercicios espirituales; advertencias a los que no son buenos para que en estos
ejercicios busquen el medio de no ser alejados de la casa.

Estoy muy contento al ver desde un principio que sois tan exactos en practicar el silencio, que ciertamente es uno de los medios más
eficaces para hacer bien y con fruto los ejercicios espirituales, y que, al mismo tiempo, demuestra vuestra buena voluntad de haceros
virtuosos. Ya lo sois, y en verdad, pensándolo un poco, me parecen inútiles por completo estos ejercicios, si no para todos, al menos para
muchos de vosotros.

Porque debo decirlo con gran satisfacción: la mayoría de vosotros me satisface y me alegra, porque sois diligentes en todo, cuando se
trata de estudiar, de rezar o de cumplir otros deberes.

Digo la mayoría de vosotros, porque, si por un lado me anima y alegra la buena conducta de unos, otros, por el contrario, me tienen
amargado, pues no quieren preocuparse de estudiar, ni de rezar, ni de cumplir el reglamento.

Y no son tan pocos, ya que se podría contar uno sobre cada treinta. Se ha hablado de ellos en serio y casi se había determinado
mandarlos a sus propias casas; pero la ocasión de estos ejercicios espirituales ha hecho que se suspenda esta decisión tan desagradable,
dando esperanza a alguno de los superiores de que en estos días se determinarán a cambiar el plan de vida y practicar en adelante con
todo empeño la virtud. Por tanto, los que pueden ser contados en este número, vean claramente la alternativa en que se encuentran: o
cambian de comportamiento o se disponen a preparar las maletas. Les recomiendo, ((236)) por tanto, que saquen buen partido de los
ejercicios de estos días y se enmienden.

Fin de Página 204

 

VOLUMEN XI Página: 205

Y a los que son buenos no me queda más que animarlos cada vez más a perseverar y caminar a grandes pasos hacia la perfección. Nada
les faltará a unos y otros para que puedan conseguir su intento. Tenemos dos predicadores de la casa, los cuales crecieron también aquí
entre nosotros, conocen el Oratorio y las necesidades de los jóvenes a los que van a tratar y predicar. Dos predicadores que os aprecian
mucho y no buscan más que vuestro bien. En este aspecto, por tanto, no nos queda nada que desear. A vosotros sólo se os pide que
saquéis de sus pláticas el fruto que ellos, en unión de todos vuestros superiores, desean daros abundantemente. Redoblad vuestra buena
voluntad y el Señor no dejará de premiarla con todas sus bendiciones. Buenas noches.

Lo mismo que don José Cafasso era confesor ordinario en la Residencia Sacerdotal, también lo era don Bosco en el Oratorio. Y, al
igual que don Bosco en el Oratorio, así también los directores en sus respectivos colegios. Tal estado de cosas duró hasta 1900.

Ahora bien: una de las noches de aquellos ejercicios espirituales, como don Santiago Costamagna le hablara sobre el particular, don
Bosco, manifestó así su pensamiento sobre la mayor o menor oportunidad de que un director confesase a los alumnos, aun durante los
ejercicios espirituales:

"Dejad que don Bosco haga una excepción y atienda a las confesiones de los jóvenes, aun durante los ejercicios espirituales; pero
ordinariamente no es bueno que los directores confiesen entonces. Digo esto por vía ordinaria; porque puede darse el caso de que un
joven, sincero con su director, quiera confesarse con él, porque conociéndolo bien, con pocas palabras termina; mientras que con otro
tendría que dar mil explicaciones. Mi opinión sería ésta: avisar que los predicadores confiesan, que se vaya libremente a ellos, ya que en
tiempo de ejercicios se puede, y, más aún, es conveniente cambiar de confesor. Pero, si alguno quisiera confesarse con el Director,
llámelo éste y vaya a confesarlo en su habitación, o sea, a un lugar algo incómodo o de respeto para los jóvenes, a fin de que no vayan
sino aquéllos que tengan verdadera intención de confesarse y no lo hagan por otros fines".

Los muchachos se confesaban tan a gusto con don Bosco, ((237)) que la última tarde de los ejercicios se levantó muy tarde del
confesonario y, tan cansado, que ya no podía más. Tal era su cansancio que, contra su costumbre, rogó a los que aún quedaban que
volvieran a la mañana siguiente.

Durante la cena contó a los comensales la graciosa historia de una robi_la (quesito dulce y tierno de Lombardía), que presentaron en la
mesa.
205

Fin de Página 205

 

VOLUMEN XI Página: 206

Hacía pocos días que había vuelto al Oratorio un alumno del tercer curso, que había estado en su casa por enfermedad. Subió a saludar
a don Bosco y le dijo que sus padres no podían pagar de ningún modo lo que debían ni la pensión corriente.

-Lo único que han podido hacer, añadió, para compensar de algún modo la deuda, ha sido mandarle estas seis robiolas.

Según afirmaba don Bosco, que sabía que el muchacho era el primero de su clase y muy bueno, lo dijo con mucha gracia y
desenvoltura.

-"Entonces, repuso don Bosco, tus padres no podrían hacer otra cosa?

-Nada, nada; lo que yo podría darle ahora mismo, sería hacer mi confesión general con usted.

Riose don Bosco, creyendo que el muchacho bromeaba. Pero, efectivamente, al día siguiente fue a hacer su confesión general. Don
Bosco hizo notar por último que una rebanadita de aquel queso lombardo valía cincuenta céntimos.

A continuación habló de la paciencia de muchos jóvenes que aguantaban dos y tres horas de rodillas, sin moverse y sin apoyarse,
esperando su turno y que, a veces, después de tanto esperar, dejaban pasar antes a otros.

-Para hacer esto se requiere gran virtud, concluyó don Bosco.

Siguen dos "buenas noches", dadas en la primera mitad del mes de María, una tras otra, y se completan entre sí. En la segunda don
Bosco se sirvió del diálogo, al que acudía cuando quería fijar bien una idea. Crecía cada día el número de aspirantes ((238)) al estado
eclesiástico, que procedían de familias muy pobres; si no se ponía atención, ello daba ocasión a que muchos quisieran hacerse sacerdotes
por fines humanos y no por un verdadero deseo de salvar almas. Pero don Bosco naturalmente opinaba que es mejor para la Iglesia tener
un sacerdote menos que un escándalo más. Además, era necesario llamar la atención sobre la Pía Sociedad. En una palabra, el asunto era
delicado. Esa es la razón de la segunda charla en forma de diálogo, que no era improvisado, sino preparado antes con mucho cuidado.

10 de mayo. Desinterés por la vocación sacerdotal; seguridad de los débiles en las Congregaciones religiosas.

Estamos en el hermoso mes de María y, además, en la novena del Espíritu Santo. Me gustaría que todos pusierais gran empeño para
hacer bien este mes y esta novena y que dedicarais a ello una intención especial. Rezad para que el Espíritu Santo os ilumine en estos días
y os haga conocer qué es lo que el Señor quiere de vosotros. Pensad todos en vuestra vocación y piensen en ello sobre todo los que ya
están
206

Fin de Página 206

 

VOLUMEN XI Página: 207

adelantados en los estudios. Tened en cuenta la enorme importancia de esto para vuestra vida. Desearía que en esta novena y en la que
haremos inmediatamente en honor de María Auxiliadora, se decidiera definitivamente el que deba resolverse. Pero que ninguno pretenda
el estado eclesiástico, si no es llamado a él por Dios, y que ninguno se encapriche con otro estado, si la voz del Señor le llamara al
servicio de su Iglesia.

Pero quiero manifestaros aquí un error que quizá ya lo habéis oído repetir a personas de autoridad.

-Hazte cura, dicen, y así podrás adquirir una buena posición en la sociedad y ayudar a tus padres.

-íAmadísimos jóvenes! No suceda nunca que alguno de vosotros abrace el estado eclesiástico para ayudar a sus padres. Elegid para ello
otra carrera y ganaréis todo el dinero que queráis. El que se hace sacerdote, solamente debe buscar almas para Dios.

Pero quiero resolveros ahora una objeción que a este respecto me han hecho ya algunos párrocos y otras personas distinguidas. Dicen
éstos:

-"Cómo se explica que don Bosco sugiera a algunos de sus muchachos que se hagan sacerdotes, con tal de que tengan intención de
retirarse a una Congregación religiosa, y, en cambio, si estos muchachos muestran deseo de quedarse en medio del mundo, les aconseja
que no abracen el estado eclesiástico?

-La razón, queridos míos, es ésta: hay muchos que, estando retirados, practican la virtud y cumplen con diligencia sus deberes
religiosos; y si, por el contrario, se encuentran, ((239)) aunque sea por breve tiempo, en el mundo, no son capaces de contenerse en medio
de tantos peligros como en él se hallan y no dan buen resultado. Por eso, cuando veo que un joven, mientras está viviendo en el Oratorio

o en otro colegio, lleva una vida ejemplar y cuando va de vacaciones a casa cae en muchos pecados y vuelve a la misma vida que llevaba
antes de venir al Oratorio, y que de vuelta de las vacaciones veo que de nuevo emprende con seriedad el cumplimiento de sus deberes y
que es asiduo a las prácticas de piedad, pero que, si torna a casa de nuevo, se ha de lamentar de las mismas graves caídas, ah, entonces, si
aquel muchacho me consulta sobre su vocación, yo le respondo resueltamente:
-Si es tu intención hacerte sacerdote en medio del mundo, como párroco o coadjutor, de ningún modo entres por el camino del
santuario, que sería el de tu ruina y de muchas otras almas. Pero, si te sientes inclinado con recta intención a hacerte sacerdote, y te
decides a llevar una vida retirada en una Congregación religiosa y regular, de buena gana te aconsejo y permito que te hagas sacerdote.

Y esto, creedlo, ya me ha proporcionado muchos disgustos; porque algunos me dicen:

-Don Bosco aconsejó a fulano que vistiese la sotana y después tuvieron que expulsarlo del seminario; aconsejó a mengano que se
hiciera sacerdote y ahora el pobre lleva una vida poco ejemplar.

Pero los que critican no saben que yo aseguré a estos tales que hubieran podido ser unos buenos clérigos y unos buenos sacerdotes, pero
sólo a condición de llevar una vida retirada. Ellos preguntaban en qué sentido y yo respondía en aquel sentido.

Yo creo, queridos hijos míos, que si vosotros no olvidáis estos consejos, no tendréis ninguna intención humana en la elección de la
vocación; el que fuere llamado al estado eclesiástico lo abrazará, y quien no fuere llamado se quedará detrás. Así caminaréis seguros por
el camino que elijáis y estaréis seguros de vuestra misma salvación.

Encomendaos, pues, al Espíritu Santo y a la Santísima Virgen para que os iluminen y ayuden.
207

Fin de Página 207

 

VOLUMEN XI Página: 208

11 de mayo. De nuevo sobre el desinterés en la vocación eclesiástica. Se resuelven tres objeciones.

Don Julio Barberis (después de haber dicho don Bosco algunas palabras de introducción). -Yo pediría la palabra.

Don Bosco. -Oigamos qué quieres decir.

Barberis. -Todo esfuerzo debe tener su recompensa; por tanto, es justo que el sacerdote que trabaja obtenga su ganancia.

Don Bosco.-Es verdad lo que dices, y opino que el que trabaja en el ministerio, no ha de quedarse ayunando todo el día. El que trabaja
también debe comer y tener lo necesario para vivir. San Pablo lo dice expresamente: Qui altari servit, ((240)) de, altari vivat (el que sirve
al altar, debe vivir del altar). Mas, aparte del sustento, las ganancias del sacerdote han de ser las almas y nada más. Siempre se ha visto
que, el que se afana por los intereses materiales, difícilmente convierte muchas almas o piensa en las almas que le han sido confiadas. Por
el contrario, mostradme un sacerdote totalmente desinteresado, que no piense en amontonar dineros o en atender a sus familiares y veréis
cuánto bien hace y cuántas conversiones logra. Por eso san Pablo, y notadlo bien, no quiere que el sacerdote se meta en negocios
temporales, non implicat se negotiis saecularibus. Y tampoco debe dedicarse a compras y ventas ni a acumular capitales en los bancos;
nada de eso.

Barberis. -Permítame, don Bosco, que diga una palabra más. Es cierto que el sacerdote debe pensar principalmente en la salvación de
las almas. Sin embargo, los mandamientos de la Ley de Dios ordenan: Honra a tu padre, y a tu madre. La palabra honrar significa también
socorrer. Por consiguiente, si todos deben ir a porfía para socorrer a sus padres, con mayor razón los sacerdotes.

Don Bosco.-Estoy de acuerdo con que se honre y, por tanto, se socorra al padre y a la madre, cuando lo necesitan. Pero, si tú tienes esta
finalidad al hacerte sacerdote, deja la carrera eclesiástica y date a cualquier arte u oficio; dedícate al comercio o a la industria que más te
cuadre; pero, no te hagas sacerdote. Desde el momento en que te haces sacerdote, tus parientes son todos los que tienen una alma que
salvar y tú debes pensar en ellos y no en otra cosa. El Divino Salvador nos quiso dar este ejemplo de manera verdaderamente espléndida.
Estaba dedicado a hacer el bien a las gentes. Llegó uno y le dijo:

-Tu madre está ahí afuera y te busca.

Y El respondió:

-"Quién es mi madre? íEn verdad te digo que todos los que oyen la palabra de Dios y la ponen en práctica, son mi padre, mi madre y
mis hermanos!

Y el buen Jesús llegó aún más lejos, pues dijo:

-El que no odia a su padre, a su madre, a sus hermanos y a sus hermanas, no puede ser mi discípulo.

De modo que tenlo bien presente; la santidad del estado eclesiástico comporta el absoluto distanciamiento de las cosas del mundo. Los
teólogos, a su vez, están todos de acuerdo en afirmar: Bona clericorum sunt patrimonia pautperum; los bienes de los clérigos, y aquí la
palabra clérigo quiere decir sacerdote, son el patrimonio de los pobres.

Barberis.-Me parece que no hay más que añadir. Yo opinaba igual que usted;he dicho eso porque deseaba tener una respuesta precisa y
categórica para responder a los que me preguntasen. Permítame que le haga todavía una observación, que hoy mismo me han presentado.
Hay personas muy respetables, de muchos estudios, y

Fin de Página 208

 

VOLUMEN XI Página: 209

también eclesiásticas, que no hilan tan delgado en este punto. Como que me dijeron: -Hazte sacerdote y podrás hacer lo uno y lo otro:
ganar, comprar, formar un capital.

Don Bosco. -Ya sé que hay quienes piensan así y no pocos, por desgracia; y otros, no sólo lo dicen sino que además lo hacen. Yo no
voy a investigar ((241)) sus obras. Lo harán de buena fe o les habrá sido revelado un Evangelio distinto del que yo conozco. El hecho es
que el Señor habló como antes te dije; y lo mismo san Pablo y los santos Padres que comentaron las santas escrituras. (Siguió con algunas
reflexiones más, y terminó augurando a todos las buenas noches. N. del Cronista).

Tenemos otras dos charlas dadas después de las oraciones de la noche, durante la novena de María Auxiliadora. En la primera hace
alusión al sueño, que se leerá en el párrafo siguiente. La alusión jocosa a "los dineros" anuncia la orden categórica, que más jocosamente
todavía dará dos noches después. En las fiestas se permitía a los muchachos que gastaran sus dineritos particulares, pero sólo en la
medida señalada por el prefecto y únicamente en las cosas puestas a la venta en el Oratorio, y no con moneda contante y sonante, sino con
vales o bonos ad hoc. En tales fiestas se preparaban puestos de refrescos y de feria, en los que especialmente se vendían libros a precios
muy reducidos.

18 de mayo. Pedir a la Virgen salud y castidad.

Por fin hemos llegado a la novena de María Auxiliadora y está ya algo adelantada. Es menester, pues, que preparéis "dineros" para la
fiesta y el corazón para recibir muchas gracias de la Virgen María. Entre las gracias que cada uno de vosotros ha de pedir a la Virgen
Santísima en esta novena, os diré que todos le pidáis especialmente estas dos gracias. La primera, que María Auxiliadora os conceda la
salud necesaria para continuar vuestros estudios, a fin de que podáis prepararos bien a los exámenes; porque, lo queráis o no lo queráis,
ya se acercan y para los que han de examinarse fuera, apenas si les quedan dos meses. Es, pues, la hora de pensar en ellos.

Pero la gracia principal que me gustaría pidierais todos, y que es como la fuente de las demás, es ésta. Pedidle todos, todos, poder
conservar la hermosa virtud de la modestia. Es la virtud que más agrada al corazón de la Virgen María. Si la tenéis, lo tenéis todo. Si os
falta, no tenéis nada. Podemos decir verdaderamente que esta virtud es la fuente de todas las demás: venerunt omnia bona pariter cum illa
(todos los bienes vinieron junto con ella). Baste deciros que el que la posee vuela a ponerse bajo el manto de María: el que cayó herido,
esto es, quien la perdió, pero después la recuperó y pone todos los medios para conservarla, ése corre; quien no la guarda bastante, apenas
si camina y quien no la posee, va arrastrado.

Pedidle esta gracia y esforzaos mucho por obtenerla. Los que no perdieron la hermosa virtud de la modestia, siguen ((242)) tras el
Cordero a donde quiera que vaya y cantan un cántico que ningún otro puede aprender. Mas, por ser una virtud muy frágil, hay que
pedírsela a la Bienaventurada Virgen María con vivas y reduplicadas instancias y huir de las ocasiones que puedan hacérnosla perder,
como serían ciertos compañeros menos buenos, ciertas palabras que no son buenas, dichas o buscadas en el diccionario. Por caridad, huid
de todas las ocasiones. Y poned en práctica todos
209

Fin de Página 209

 

VOLUMEN XI Página: 210

los medios que puedan ayudar a conservar este inestimable tesoro, como la comunión frecuente bien hecha, la ferviente devoción a la
Virgen María, las visitas a la iglesia y cosas semejantes. Espero que hagáis todo esto y quedaréis muy contentos; que todo cuanto ahora
podamos decir de la felicidad que nos aguarda, es nada.

20 de mayo. Explicación de las palabras evangélicas: "Quien no odia a su padre y a su madre, no es digno de mi".

-Se ha determinado, mis queridos jóvenes, como se hacía en los años pasados, que la moneda corriente para estas fiestas de María
Auxiliadora sea la moneda acuñada en la banca nacional del Oratorio de San Francisco de Sales.

No tendrán curso las monedas de otros países. Esta disposición, como ya os habéis dado cuenta muchas veces, es para evitar los grandes
desórdenes que se tendrían en caso contrario.

Don Julio Barberis, (después de pedir y obtener la palabra). -Yo, quisiera, si don Bosco me lo permite, hacer una pregunta sobre las
cosas que ya nos dijo otra vez sobre la vocación.

Don Bosco. -Dila, dila.

Barberis. -Me parece que la otra vez nos expuso y no nos explicó aquellas palabras del Evangelio: "Si alguno no odia al padre o a la
madre, no es digno de mí". Me han hecho muchas preguntas a este respecto y yo respondí que estas palabras no hay que tomarlas en
sentido general, sino que se refieren al caso en que la voluntad de los padres se opusiera directamente a la voluntad de Dios, ya
manifestada sin lugar a dudas; como, por ejemplo, el caso de un pagano que se quisiera hacer cristiano, o un protestante, católico, y los
padres se opusieran; o si tuviese vocación declarada para el estado eclesiástico y los padres no se lo permitieran: entonces, antes que ir
contra la voluntad de Dios, se debe, en cierto modo, odiar a los padres, esto es, no obedecerlos y seguir la llamada del Señor.

Don Bosco. -Eso está bien, es verdad; pero yo añado más; no sólo en semejantes casos se debe superar el amor de la carne y de la
sangre, sino siempre que así lo pida la mayor gloria de Dios. Y nótese bien que no es don Bosco quien lo dice, como alguno de vosotros
desaprensivamente ha asegurado. Y también lo han corrido algunos padres:

-íDon Bosco ha dicho esto! "Para qué dice esto a los muchachos?

-Escuchadme, no soy yo quien lo dice, es nuestro Divino Salvador. Y la razón de estas mis palabras es porque las considero de mucha
importancia y de mucha necesidad. Y es por lo que ((243)) deseo explicar las palabras de Jesucristo. Ténganse en cuenta las
circunstancias en que las pronunció. Se encontraba predicando en medio de las turbas. En esto llegó su madre, María, con algunos de sus
primos y parientes, que en hebreo se llamaban hermanos. Quieren hablar con él. Los más próximos al Divino Redentor le avisan:

-Tu madre y tus hermanos están ahí fuera y te buscan.

Y Jesús responde:

-"Quién es mi madre? "Quiénes son mis hermanos? Mi madre y mi hermano son los que escuchan la palabra de Dios, (san Lucas 14,
26).

Y en otra parte:

-Quien viene a mí y no odia a su padre y a su madre, no es digno de mí, (san Mateo 10, 35). Yo he venido a separar al padre del hijo y a
la madre de la hija... Enemigos del hombre son sus propios domésticos.

Fin de Página 210

 

VOLUMEN XI Página: 211

"No resulta de todo esto, que lo que redunda a mayor gloria de Dios, exige una renuncia semejante? Luego no es don Bosco, sino Dios
quien lo dice.

Por lo demás no perdáis de vista los sacrificios, que Dios sabe premiar con largueza y que se hacen para obedecer su santa voluntad.
En fin de cuentas, y para nuestro caso, considerad que el que abraza el estado religioso parece que no se preocupe para nada de sus
padres; pero, sin embargo, siempre podrá dar un buen consejo, que vale más que todo el oro; puede rezar por ellos con más comodidad y
la oración atrae toda clase de bienes, aun temporales. Cuántas veces les llegan a los padres fortunas, cuyo origen se ignora, y son las
oraciones de los hijos las que las consiguen. íCuántos negocios prósperos, pleitos ganados y discordias apaciguadas gracias a las
oraciones que trajeron tanto bien! Y todo esto "no son ayudas que se pueden dar a los padres, ayudas más eficaces que el poco dinero que
se les pudiera suministrar? Además, creedlo: el Señor que premia un vaso de agua dado en su nombre, "no va a premiar el sacrificio que
ellos hacen y que tanto cuesta a su corazón? (La charla queda rota así en el original).

Hasta después de la fiesta de María Auxiliadora, no tenemos más charlas. Aquel día se distribuyeron muchísimas comuniones a los
fieles. Fue extraordinario también el número de fieles que pedía a don bosco la bendición de María Auxiliadora. A la hora de la misa
solemne, fue tal la aglomeración de gente, que don Bosco despidió a la multitud con una bendición general.

Cuando subió a sus habitaciones, se encontró en la antecámara con un grupo de respetables señoras, llegadas expresamente desde Milán
para asistir a la fiesta. Con toda sencillez sacó de la faltriquera ante ellas, más de cincuenta limosnas en billetes ((244)) de banco o joyas
de valor, que le habían entregado aquella mañana por gracias obtenidas.

Contó, además, un hecho que tenía algo de extraordinario. Cuatro días antes estaba muriéndose el conde Vialardi; fue a visitarlo y se
dio cuenta de que era el caso de administrarle el viático. Entonces lo exhortó a confiar en María Auxiliadora, asegurándole que todavía
seguiría con vida; y que acudiera a recibir la santa comunión en la iglesia de María Auxiliadora. Ninguno de la familia quiso dar crédito a
la posibilidad del hecho. Pero aquella mañana el conde se presentó y recibió la sagrada comunión. Don Bosco mostraba la limosna que le
había entregado en honor de María Auxiliadora.

En el presbiterio del altar lucía una gran alfombra, confeccionada y regalada por unas damas de la nobleza de Florencia, que habían
tejido en la parte superior de la orla esta inscripción: Mariae Auxiliatrici in suam suorumque tutelam Matronae Florentinae anno
MDCCCLXXV. Redunda en honor de las donantes la carta, rebosando agradecimiento, que don Bosco les escribió como testimonio. No
211

Fin de Página 211

 

VOLUMEN XI Página: 212

sabemos el por qué de la forma de este escrito, ni la causa de la tardanza en enviarlo 1.

Para la mayor gloria de Dios y honor de la Inmaculada Virgen María, poderoso auxilio de los cristianos, y como perpetuo recuerdo del
espíritu religioso de las Damas Florentinas, hago la siguiente declaración:

Un grupo selecto de nobles señoras florentinas, movidas por el espíritu de caridad y devoción a la augusta Reina del Cielo, después de
haber cooperado con generosas limosnas a la construcción del templo dedicado a María Auxiliadora en Turín, queriendo añadir un
testimonio público y duradero de su sincera veneración a esta Celestial Bienhechora, confeccionaron una elegante alfombra, con las
características más arriba descritas.

Concluida su labor el 15 de mayo de 1875 la enviaron a su destino, a Turín. Yo, por tanto, recibo con el mayor agradecimiento ((245))
el precioso donativo con la promesa formal de que se reservará para las donantes su propiedad perpetua; yo me satisfago con su
utilización para decoro del templo del Señor y en honor de Aquella a la que la Iglesia proclama poderoso Auxilio de los Cristianos.

Además de mi eterna gratitud, he procurado que los nombres de las damas que, con sus ofrendas y el trabajo de sus manos, colaboraron
para llevar a cabo este rasgo del celo y caridad, queden inscritos entre las insignes bienhechoras, que todos los días tendrán un recuerdo
especial en las oraciones comunes y privadas, que mañana y tarde se alzan ante el altar dedicado a María Auxiliadora en este sagrado
templo, invocando las celestiales bendiciones sobre ellas y sobre sus familias.

Declaro por fin que estas mis obligaciones perdurarán para siempre con mis herederos. Mientras tanto y con profundo agradecimiento,
me suscribo,

Turín, 1.° de octubre de 1875.

Su reconocido y seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

Fueron muchísimas las cartas que le llegaron durante la novena, acreditando hechos prodigiosos. Y hubo para la solemnidad
peregrinaciones de Génova, Savona, Ovada, Ghioggia, Bolonia, Florencia y Roma. Los fieles ocupaban rincones, altares, escaleras y
confesonarios, durante los sermones. Los patios, la plaza, las calles adyacentes rebosaban de gente. No hubo noticia de ningún desorden.

Las continuas audiencias llegaron a debilitar a don Bosco. Hubo personas que no se marcharon de Turín hasta haber conseguido una
entrevista con él. Sus hijos lo veían siempre tranquilo y afectuoso, como en tiempos normales.

1 La magnifica alfombra, gastada ya por el tiempo y el uso, mostraba todavía su valor cuando se adornaba con ella el presbiterio dos
veces al año, una en la fiesta de la Inmaculada y otra en Navidad. La habilidad de las Hijas de María Auxiliadora la ha dejado limpia y
restaurada este año, volviendo a reaparecer de este modo la extraordinaria belleza del trabajo.
212

Fin de Página 212

 

VOLUMEN XI Página: 213

27 de mayo. Palabras de don Bosco en la fiesta del "Corpus Christi".

-Hoy es una de las más grandes solemnidades que celebra la Iglesia. íEl Corpus Christi! Quisiera que cada uno de vosotros hiciese una
promesa al Señor como testimonio de agradecimiento por el gran don que nos hizo, entregándose a sí mismo como alimento de nuestra
alma. Y que le prometierais dos cosas:

1.° Hacer frecuentes y buenas comuniones.

2.° Procurar adornar vuestro corazón con hermosas virtudes, alejando todo vicio, para que Jesús pueda llegar hasta vosotros y
encontrarse a gusto en vuestro corazón.

Y continuó explicando con mucha unción estos dos puntos.

((246)) 28 de mayo. Hacer bien los seis domingos de san Luis; pedirle al Santo la virtud de la modestia; invitación especial a los
pilluelos.

Pasado mañana, mis queridos amigos, empiezan los seis domingos en honor de san Luis. Ya sabéis que podéis ganar una indulgencia
plenaria cada vez, todos los que, confesados y comulgados, hagáis una oración según la intención del Sumo Pontífice. Para la exacta
observancia de esta devoción en honor de san Luis, se seguirá el mismo plan del año pasado, esto es, se hará la lectura públicamente, y en
la iglesia tal y como se encuentra en el Joven Cristiano. Advierto sin embargo, que no es imprecindible hacer las oraciones y ejercicios tal
y como allí aparecen impresos. El que crea que es más cómodo o conveniente hacer otros ejercicios puede hacerlos, como por ejemplo:
recitar los gozos de la Santísima Virgen, el oficio parvo, o los salmos penitenciales; éstos pueden lucrar igualmente la indulgencia
plenaria. Las oraciones que hay en el libro no son más que directivas para que haya uniformidad cuando se hacen en público. Si no hay
una causa para cambiar lo establecido, la fiesta se celebrará el domingo 27 de junio.

Animémonos a celebrar verdaderamente bien estos domingos. Y como san Luis es el especial protector de la virtud de la modestia,
consagremos a él esta virtud y pongamos en juego todos los medios para guardarla sin mancha. Hemos celebrado hace poco la fiesta de
María Auxiliadora y se han tomado en esta ocasión muchas buenas resoluciones; mantengamos, pues, nuestro entusiasmo para ofrecer
intacta al Señor nuestra azucena.

Pero, mientras la mayor parte de vosotros estáis tan animados a hacer el bien, deseo que desaparezca esa otra pequeña porción que
desgraciadamente hace daño, porque permanece indiferente y continúa con sus malas conversaciones. Algunos están a punto de inclinar
la balanza; se les va aguantando para que puedan terminar el curso y no pasen el bochorno de despedirlos y ponerlos de patitas en la calle.
Pero sabed que en estos casos mi conciencia no puede pasar más allá de un límite. Si se llega a saber que se sostienen malas
conversaciones o se cometen acciones contra la virtud de la modestia, no habrá tolerancia; me veré obligado a alejarlos del Oratorio, para
que no contagien a los demás. Imiten estos pocos los ejemplos de la mayoría y comiencen de una vez a portarse bien de verdad. Dad esta
satisfacción al pobre corazón de don Bosco, para que no se vea obligado a despedir, muy a pesar suyo, a ninguno de vosotros.
Proporcionad también esta alegría a san Luis y, así, vosotros estaréis también más contentos. Más contentos durante la vida y más
contentos en punto de muerte, porque seréis llamados a tomar parte de la bienaventuranza que goza san Luis como premio a sus virtudes.
213

Fin de Página 213

 

VOLUMEN XI Página: 214

En la tarde del 30 de mayo comenzaron los ejercicios espirituales para los aprendices. Don Bosco fue a hablarles a ellos solos, después
de las oraciones.

((247)) 30 de mayo. Anima a los aprendices a hacer bien los ejercic ios espirituales, les aconseja sobre las salidas sin permiso. Lo que
se ha de pensar durante los ejercicios: cuentas a arreglar.

Estoy muy contento cuando puedo hablaros alguna que otra vez por separado, y además de esto, por varios motivos más.

Primero, porque siempre disfruto viendo a mis queridos hijos. Después, por veros a vosotros, los aprendices, de un modo especial, y
más aún, al veros en esta ocasión, cuando comenzáis los ejercicios espirituales.

Sé que estáis contentos y que la mayor parte de vosotros tiene verdadera voluntad de hacerlos bien; esto me proporciona un auténtico
placer. Se presenta una oportunidad para haceros santos: no la dejéis escapar. Pero me veo obligado a decir que esto sólo se refiere a la
mayor parte de vosotros, porque efectivamente hay algunos que no quisieran ni oír hablar de ellos y, si pudieran, ni los harían.
íPobrecitos! No saben lo bueno que es hacer los ejercicios espirituales. Pero estos tales deben estar atentos porque quizá sea preciso que
pongamos a alguno de patitas en la calle, antes de que terminen los ejercicios. De algunos se espera que cambien radicalmente, porque de
otro modo también será preciso despedirlos poco después.

Hay quienes verdaderamente quieren sembrar cizaña y no hay medio alguno para que abandonen las malas conversaciones y las obras
diabólicas. Me entristece mucho que hasta esta misma tarde haya habido que lamentar faltas y que alguno haya salido de casa sin
permiso. Quizá en otro sitio, a estos tales, ni siquiera se les permitiría pasar la noche en casa, lo que, por otra parte, merecerían. Pero no
quiero tratar de este asunto por el momento. íPiensen ellos que han cometido una acción muy mala!

Mientras tanto, aquí tenéis tres puntos a considerar durante los ejercicios espirituales. Son: el pasado, el presente y el futuro.

Por lo que toca al pasado, todavía habrá alguien que necesite revisar y ajustar su conciencia; que no deje pasar la ocasión, hágalo ahora.
Para el presente hay firmes resoluciones que tomar y procurar sinceramente ponerse en gracia de Dios. Para el porvenir hay que pensar en
la vida que se deberá elegir y poner los medios necesarios para llegar a donde nos hemos prefijado.

Decía que debemos pensar mucho en las cosas pasadas. Hay que revisar un poco las confesiones; porque creedme: 1.° Lo más frecuente
es que se olviden cosas, que después se dejan pasar y ya no se vuelve a pensar más en ellas. 2.° Hay cosas en las que todavía no se pensó,
creyendo que no encerraban ningún gran mal, y que, sin embargo, son verdaderas ofensas al Señor. Y hay que recordarlas, arrepentirse de
ellas y confesarlas. Por ejemplo: hay quienes no daban importancia a muchas cosas que hacían desde pequeños contra la modestia. Otros
robaron, poco cada vez, y dicen:

-Esto no es pecado mortal.

Se roba, por ejemplo, un paquete de café, se rompe un vidrio, o se estropea alguna cosa y se dice:

-Nadie me ha visto.

Y no se devuelve. íPero os ha visto Dios! Ha sido un daño que habéis causado. Otro estropea unos trabajos, o los hace a ocultas para sí
mismo. Y se continúa obrando

Fin de Página 214

 

VOLUMEN XI Página: 215

por este estilo: ((248)) si se puede robar algo en la cocina o en el huerto, se hace y se dice:

-Son cosas sin importancia.

Pero, aunque es verdad que, si se echa una gota de agua en un vaso, casi no se la ve, si se sigue echando una gota tras otra, el vaso se
llena; y, haciendo el daño de esta manera, siempre al mismo individuo, el pecado llega a ser grave y es necesario arrepentirse y
confesarlo.

Otra cosa, que ordinariamente no se confiesa, es el escándalo dado. Téngase en cuenta que quien ha dado escándalo a otro con una mala
acción no se confiesa bien diciendo únicamente: "He cometido tal acción"; sino que necesita añadir que dio escándalo.

Por desgracia, hay cosas que se callaron de propio intento en las confesiones pasadas. No hay aquí término medio; es necesario hacer
un lavado general para limpiar todo y dejarlo a punto.

Durante los ejercicios habrá oportunidad para pensar en esto. Arréglese todo bien, y cada uno de nosotros se encontrará muy contento,
ya que es seguro que para algunos éstos serán los últimos ejercicios. Y no hace falta dárselas de profeta para asegurarlo. Todos los años
sucede así. Siempre muere alguien en el transcurso del año y ése no los podrá hacer de nuevo. Que todos se animen, por consiguiente, a
hacerlos bien;
estoy seguro de que no es posible describir la alegría que a todos les producirá en punto de muerte haberlos hecho bien. Por otro lado, aun
a los que sigan viviendo, yo les aseguro que no se arrepentirán de haberlos hecho bien. La conciencia tranquila es lo que causa en la vida
mayor consuelo. Quien tiene paz en su conciencia lo tiene todo. Por el contrario, el que no la posea "qué suerte de felicidad podrá
disfrutar jamás en esta tierra? Aprovechad, amigos míos, esta gran ocasión para hacer el bien a vuestras almas.

El que ya es bueno piense en hacerse mejor; el que ya practica alguna virtud, procure con el mayor empeño adornar su corazón con más
virtudes.

Quien, por otra parte, necesite cambiar de vida, anímese, ponga manos a la obra y haga un propósito firme; persevere en el bien, para
que en punto de muerte se encuentre muy contento.

Mientras don Bosco descubría los líos de algunos, don Julio Barberis, que se encontraba en medio de los muchachos, oyó decir a dos de
los mayores:

-íNo creíamos que don Bosco supiese ya que habíamos salido! "Cómo se habrá enterado? íBuena nos espera!

No era raro que los culpables tuvieran tan desagradables sorpresas.
Creían que ni el aire se había enterado; pero don Bosco lo sabía todo.

El último día de los ejercicios, don Bosco estuvo confesando hasta muy tarde, por lo que llegó a la cena con bastante retraso. Uno de
los predicadores, ((249)) don Francisco Dalmazzo, que también había confesado a muchos, exclamó:

-íVaya jornada completa!

Don Bosco le replicó:

-Me gusta que, particularmente durante los ejercicios, haya muchos

Fin de Página 215

 

VOLUMEN XI Página: 216

jóvenes que pongan su confianza en los predicadores y se presenten a ellos de buena gana. Sí, está bien que sean muchos los que se
confiesen. Yo he confesado a cuantos he podido. Desde ayer, que no han parado de acudir mañana y tarde, hasta esta noche. Muchos se
retiraron para no estar esperando turno durante tanto tiempo. No se podía desear más. Parece que estos ejercicios han producido gran
fruto.

El 4 de junio coincidió con el primer viernes después de la octava del Corpus Christi. Don Bosco anunció la noche anterior la fiesta del
Sagrado Corazón de Jesús.

3 de junio. En qué consiste el culto al Sagrado Corazón de Jesús.

Mañana, mis queridos hijos, celebra la Iglesia la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús. Es preciso que también nosotros procuremos
honrarlo con gran diligencia. Es verdad que trasladaremos al domingo próximo la solemnidad exterior; pero mañana empezaremos a
celebrar la fiesta en nuestro corazón, a rezar de un modo especial, a comulgar fervorosamente. El domingo habrá música y se celebrarán
las ceremonias del culto que hacen tan hermosas y solemnes las fiestas cristianas.

Algunos de vosotros querrán saber el significado de esta fiesta y por qué se honra de una manera especial al Sagrado Corazón de Jesús.
Os diré que esta fiesta pretende celebrar con un recuerdo especial el amor que Jesús manifestó a los hombres. Fue extraordinariamente
grande el amor que Jesús nos tuvo en su encarnación y en su nacimiento, durante su vida y predicación, y particularmente en su pasión y
muerte. Y como la sede del amor es el corazón, por eso se venera el Sagrado Corazón, como el término que sirvió de horno de este
inconmensurable amor. Este culto al Sacratísimo Corazón de Jesús, esto es, al amor que Jesús nos demostró, existió en todos los tiempos
y siempre; pero no siempre hubo una fiesta establecida a propósito, para venerarlo. En la plática del domingo por la tarde escucharéis
cómo Jesús se apareció a la beata Margarita de Alacoque y le manifestó los muchos bienes que recibirían los hombres, honrando con un
culto especial a su amabilísimo Corazón, y cómo se estableció la fiesta.

Animémonos ya y haga cada cual todo lo posible para corresponder al gran amor que Jesús nos ha tenido.

El 16 del mismo mes concurrían dos fechas de suma importancia: el centenario de la revelación hecha por el ((250)) Sagrado Corazón
de Jesús a santa Margarita de Alacoque y el vigésimo quinto aniversario del Pontificado de Pío IX. Por ello se eligió aquel día para hacer
el ejercicio de la buena muerte, aunque todavía había pasado poco tiempo desde los ejercicios espirituales. Los jóvenes se acercaron a la
sagrada mesa; hubo después algo más de recreo, que aumentó la alegría. Por la tarde todo el Oratorio se unió a la Iglesia universal con el
acto de consagración al Sagrado Corazón de Jesús. Primero explicó don Miguel Rúa desde el púlpito el significado y el valor de aquel
homenaje; después leyó la fórmula, que los jóvenes fueron repitiendo en alta
216

Fin de Página 216

 

VOLUMEN XI Página: 217

voz. La bendición fue precedida por un solemne Te Deum en acción de gracias a Dios por haber deparado a la Iglesia un Pontífice de
tanta valía. Pero faltaban dos grupitos de cantores que habían ido a celebrar la misma solemnidad a San Benigno Canavese y a San
Francisco de Asís en Turín. En esta última iglesia los cantores del Oratorio también habían tomado parte en el triduo, que allí celebró el
Círculo de la Juventud Católica de Turín, que siempre iba a la cabeza de cualquier demostración pública en honor del Papa.

6 de junio. Exhortación al amor fraterno.

Hoy hemos celebrado el segundo domingo en honor de san Luis. Me gustaría mucho que todos nos animásemos a honrar mucho a este
santo y a dedicarle de modo especial el mes de junio, y, sobre todo, que se le imitase en la devoción con que oraba, hacía visitas a Jesús
Sacramentado y se acercaba a la Comunión. Querría también que se le imitase en otra virtud: que todos se esforzaran en practicar, por
cuanto esté de su parte, la caridad fraterna; que, en su honor, no se oyera más ninguna maldición contra los compañeros y desaparecieran
las discordias. Hay veces en las que un compañero nos pisa el pie al pasar o tropieza con nosotros sin hacerlo adrede y, sin embargo, ese
tal se gana enseguida una palabra picante y, a veces, recibe un puntapié o un puñetazo. íNo! Téngase en cuenta lo que repetidas veces no
dijo el Divino Redentor: Mandatum novum do vobis, ut diligatis invicem sicut dilexi vos... In hoc cognoscent, quod discipuli mei estis, si
diligatis invicen (Un mandamiento nuevo os doy, que os améis unos a otros, como yo os he amado... En esto conocerán que sois mis
discípulos, en que os amáis mutuamente). Es un mandamiento grande, un mandamiento nuevo que nos dio el Señor, y no porque antes se
enseñase diversamente en la Sagrada Escritura, sino porque se hacía diversamente y los Hebreos habían introducido, como si fuera
auténtica doctrina, la máxima de hacer el bien sólo a los que nos tratan bien; y tratar libremente mal a los que nos hacen el mal, aunque
con la restricción de ((251)) que el mal hecho al prójimo no fuera mayor que el recibido de él.

Nosotros hemos de procurar no portarnos tan neciamente: aceptemos este mandamiento nuevo y querámonos siempre bien. Si uno
puede hacer un bien a otro, hágalo y, si no lo puede hacer, paciencia; pero el otro muéstrese contento por igual. "Calculáis cuánto bien se
conseguirá, si se hace esto en honor de san Luis? Que todos podamos llamarnos devotos de san Luis e imitadores suyos durante nuestra
vida; tendremos la garantía de estar protegidos por él en punto de muerte y, después de una santa muerte, el Señor nos hará partícipes de
la gran dicha que él goza en el paraíso.

7 de julio. Se recoge lo que se ha sembrado.

-Mañana, jueves, cuando salgáis de paseo, veréis que están segando el trigo. Los campesínos van haciendo gavillas, las atan formando
haces y las amontonan en morenas. Esto me hace recordar lo que tantas veces leemos en la Sagrada Escritura: Quae seminaverit homo,
haec et metet, a saber, el hombre segará lo que ha sembrado.

Decidme: si esos labradores que ahora siegan contentos el trigo y se alegran y gozan, no hubíeran trabajado para sembrar y cultivar bien
el campo y regarlo a su tiempo, "podrían alegrarse de la cosecha? No, ciertamente; porque para recoger hay que sembrar. Lo mismo os
pasará a vosotros, mis queridos jóvenes; si ahora sembráis
217

Fin de Página 217

 

VOLUMEN XI Página: 218

tendréis luego la alegría de recoger una buena cosecha a su debido tiempo. Pero quien quiera ahorrarse la fatiga de la siembra, cuando
llegue el tiempo de la recolección, se morirá de hambre.

Y reparad bien en el texto del Espíritu Santo: Quae seminaverit homo, haec et metet. La cosecha es de la misma naturaleza que la
siembra. Si se siembra trigo, se recoge trigo; si maíz, maíz; si se siembra centeno, se recoge centeno; si avena, avena; si comino o cizaña,
se recoge comino o cizaña. Si queréis que la cosecha sea buena y provechosa, sembrad cosas buenas y provechosas; pero recordad que, si
bien cuesta trabajo sembrar, eso no es nada en comparación de la alegría que se experimenta con la cosecha. El agricultor es en esto un
ejemplo admirable para nosotros.

Todavía una cosa. Para que la simiente crezca y dé fruto, hay que sembrarla a su tiempo; el trigo en otoño y el maíz en primavera y así
lo demás. Si no se siembra a su tiempo, se malogra la cosecha.

Ahora bien, "cuál es la estación en la que se debe sembrar para el hombre? Que lo diga fulano. (Y llamó por su nombre a un muchacho
que era el más díscolo de la casa).

-La primavera de la vida, esto es, la juventud.

-"Y el que no siembra durante la juventud?

-No recogerá en la vejez.

-"Y qué es lo que hay que sembrar?

-Buenas obras.

((252)) -"Y el que siembre cizaña?

-Recogerá espinas en la vejez.

-Bien, muy bien; ten presente lo que has dicho y ténganlo todos bien presente, porque lo necesitas tú y lo necesitan todos.

La Sagrada Escritura, siempre sobre este mismo versículo, dice aún más. El que siembra vientos, recogerá tempestades. El viento es
símbolo de las pasiones; quien se deja dominar desde niño por las pequeñas pasiones, éstas son como simiente, que de no extirparse se
hace grande, y se convierte, os lo aseguro, en verdadera tempestad en vuestro corazón. No dejéis, por amor de Dios, que ninguna pasión
eche raíces en vuestro corazón; porque en la vejez estaréis en continua borrasca. Tenedlo presente: las pasiones que dominan a los
hombres y les hacen cometer acciones depravadas y vergonzosas, no siempre fueron tan grandes y violentas. Hubo un tiempo en que eran
pequeñas; pero crecieron poco a poco. Cuando un muchacho tiene sus pasioncillas y no procura vencerlas de algún modo sino que dice:
-íBah, son cosas de poca importancia!-, yo tiemblo y me digo: -Es verdad, ahora no son grandes todavía; son como una hierba que apenas
apunta; pero dejadla en su sitio y crecerá: el leoncillo inofensivo se convierte en furioso león, el osezno, que casi diríamos es gracioso, se
convierte en oso terrible y el pequeño tigre que casi nos da ganas de acariciarlo, se convierte en el más feroz de los animales.

Lo que os he dicho se aplica a todas las pasiones; pero lo que más recomiendo es desarraigar del corazón todo lo que va contra la bella
virtud de la modestia. Aunque fuere una nonada, nunca es demasiado el cuidado que se tiene para custodiar esta hermosa virtud; y el
vicio contrario es una simiente tan perniciosa que íay si se la deja brotar! Sea siempre san Luis vuestro ejemplo y vuestro modelo. No
dejéis nunca que un pensamiento malo se apodere de vosotros; en fin, discreción en las miradas, en el trato, en las palabras, en todo.

Recomiendo sobre todo que se examinen bien los que deben decidirse sobre su vocación. Es el momento más importante de la vida.
Nadie se decida inconsideradamente;

Fin de Página 218

 

VOLUMEN XI Página: 219

cada uno debe consultar con quien verdaderamente puede darle un buen consejo. Todos los años hay algunos que dan este gran paso de
manera inconsiderada y después se lamentan y se arrepienten; pero muchas veces ya no están a tiempo. Vosotros pensadlo bien y que el
ejemplo de otros os sirva de lección. Buenas noches.

9 de julio, Exhorta a guardar el silencio, segtún los reglamentos.

En la visita que recientemente hice a nuestros colegios, encontré que hay una regla observada exactamente en todos, respecto a la cual
aquí se dieron ya mil avisos y veo que sigue sin cumplirse. Estaré más atento ahora; daré el aviso por milésima ((253)) vez, y veremos si
ésta bastará para obtenerlo. Deseo que se haga silencio de veras, cuando se va de la iglesia al estudio o del estudio a la iglesia. También
después de las oraciones de la noche; y que este silencio no se interrumpa hasta después de la misa del día siguiente.

Al ver que esta norma se cumple en los demás colegios y aquí en el Oratorio no, me preguntaba si los muchachos de otros colegios
serían mejores que los de aquí, y yo mismo me respondía que allí habría muchos chicos buenos, pero que muchos jóvenes del Oratorio
aventajan y dejan muy atrás por buena conducta a los mejores de otros sitios. Y, sin embargo, la otra vez que di este aviso, el efecto
deseado no duró más que unos días y vi de nuevo que se rompían las filas al ir y al salir de la iglesia, que uno saltaba por aquí, otro por
allá, y además, alguna vez, una batahola, después de las oraciones, que superaba un tropel de verduleras. Ahora me quedaré observando.
No lo quiero imponer con amenazas o castigos, sino que dejo a la conciencia de cada uno el cumplir con diligencia este aviso. Sabed que,
con este orden, dais un verdadero gusto a don Bosco. Pero no lo hagáis sólo por este motivo; hacedlo para agradar al Señor y a la
Santísima Virgen.

íCuántas pequeñas ocasiones se nos presentan para ganar méritos! Si supiéramos comportarnos como personas juiciosas, íqué cúmulo
de premios alcanzaríamos! Convenceos de que, si se insiste en la observancia de ciertas reglas, que parecen sin importancia, se hace
solamente para vuestro mayor bien. Sin que os deis cuenta de ello, cumpliendo estos avisos, que al fin cuestan muy poco, os encontraréis
muy adelantados en la virtud y muy ricos en méritos.

28 de julio. Bienaventurado el hombre que obedece a Dios desde su adolescencia.

Visitaba un día una clase y prometí un premio al alumno que supiera decirme, por escrito, qué es lo que hace al hombre más feliz en
esta vida. Uno dijo que las riquezas, otro que el talento, un tercero que la virtud. Entonces yo les puse esta comparación. "Qué es lo que
hace feliz a un potro? El que le domen y le enseñen a hacer bien lo que deberá hacer durante su vida. Pues ahora aplicad la comparación
al hombre. Entonces uno de los estudiantes se acordó de haber leído en el libro de oraciones esta sentencia: Beatus homo, cum portaverit
jugum ab adolescentia sua, que quiere decir: Bienaventurado el hombre que desde su adolescencia se ha acostumbrado a observar los
mandamientos de Dios. Aquel joven escribió esta sentencia en un papelito y me lo entregó. Yo se lo leí a todos los alumnos, y después
dije:

-Procurad, pues, ahora que sois jóvenes, cumplir los mandamientos de la Ley de Dios y seréis felices en esta vida y en la otra.

Lo mismo os digo a vosotros; haced esto y veréis qué fácil es servir al Señor. Buenas noches.
219

Fin de Página 219

 

VOLUMEN XI Página: 220

((254)) La charla del 1.° de agosto se refiere especialmente a los alumnos del quinto curso, catorce de los cuales habían terminado o
estaban a punto de acabar los exámenes de bachiller en el Gimnasio Real "Monviso". Algunas "buenas noches" se han tomado de las
notas de quienes las resumieron.

1 de agosto. La vocación. Recogimrento y frecutencia de los sacramentos durante las vacaciones.

Los alumnos de este bachillerato que ya se están examinando o que se examinarán muy pronto, gozan de plena libertad para empezar la
carrera que más les agrade.

Muchos elegirán el estado eclesiástico; y de éstos, unos se inclinan a ir al seminario y otros a quedarse aquí. Pero sería bueno y aun
necesario, que cada cual, antes de salir para las vacaciones, comunicara a los Superiores qué piensa hacer para el año próximo. Así, los
que quieran seguir aquí, podrán ser admitidos enseguida, sin necesidad de más requisitos, después de haber estado en Lanzo para hacer
los ejercicios espirituales. Y para los que quisieran ir al seminario, si lo sé yo, podré escribir al propio Obispo, y así, cuando lleguen allí,
habrán sido precedidos de buenas recomendaciones y podrán ser aceptados inmediatamente, por proceder de donde proceden y sin un
largo examen sobre su vocación. "Y qué se debe hacer durante las vacaciones para que no sufra quebranto la vocación y la buena marcha
de un joven? Mirad: cuando yo era seminarista en Chieri, vino el teólogo Borel a predicar los ejercicios espirituales y, al ver su gran
bondad y afabilidad, me atreví a preguntarle esto mismo. Y él, sin pensarlo un instante, me respondió:

-Vive recogido, frecuenta los santos sacramentos y especialmente la comunión.

El mismo consejo os doy a vosotros. Si queréis conservaros buenos y no ahogar la vocación, guardad recogimiento y recibid
frecuentemente los santos sacramentos. Buenas noches.

3 de agosto. Anuncia a los muchachos la fiesta de santo Domingo.

Mañana es la fiesta de santo Domingo. María Santísima enseñó a este Santo la manera de rezar el santo rosario y fue él quien primero
lo rezó. Después añadió a la salve las palabras: dignare me laudare Te, Virgo sacrata; da mihi virtutem contra hostes tuos (acepta mi
alabanza, Virgen Sagrada; dame valor contra tus enemigos). No voy a detenerme contándoos la vida de este santo, ni las gracias que la
Virgen le concedió; me limitaré a inculcaros que recéis el rosario con devoción y que no dejéis pasar ningún día sin hacerlo,
especialmente cuando se recita en común, ya sea para honrar a la Virgen y a santo Domingo, ya sea para ganar las indulgencias que han
sido concedidas a esta oración, ya sea también para conseguir de María Santísima las gracias que necesitamos.

((255)) Las tres "buenas noches" que vienen a continuación hacen presente el pensamiento de la muerte. Los muchachos que
terminaban el bachiller iban a sus casas después de los exámenes y volvían al Oratorio para el reparto de premios en la fiesta de la
Natividad de la Virgen. Su partida y la época del año en que se efectuaba, naturalmente
220

Fin de Página 220

 

VOLUMEN XI Página: 221

influían un poco en la disminución del fervor de algunos y en la relajación de la disciplina de otros. Esto explica, quizá, la reiterada
alusion a los novísimos.

8 de agosto. Modo de hacer bien la novena de la Asunción de la Virgen.

Estamos en la novena de la Asunción de María al cielo. En casa no se celebra ningún ejercicio público especial de devoción en esta
ocasión, pero exhortamos a todos a hacer algún acto de piedad en privado, especialmente la frecuencia de la santa comunión. Además se
pueden mortificar los ojos, la lengua y también la gula. Celebramos esta fiesta de la Asunción para pedirle a María Santísima que nos
obtenga un tránsito feliz, semejante al que Ella tuvo, que, mejor que muerte, se podría llamar plácido sueño. Yo os auguro a todos una
muerte semejante.

9 de agosto. Constancia en el bien obrar para estar tranquilos a la hora de la muerte.

Una señora se encomienda a las oraciones de los de la casa. Se hará un triduo según su intención y se desea que también el próximo
domingo se ofrezcan por ella las oraciones y las comuniones de los buenos muchachos del Oratorio.

Fui hoy a visitar a una señora muy rica, que se encuentra gravemente enferma. Criados, parientes y amigos andaban todos trajinando.
No se hablaba más que de médicos, medicinas y consultas de especialistas. Entre tanto, la pobre enferma estaba próxima a presentarse
ante el tribunal de Dios. Se confesó, pero, aun después de haberlo hecho, estaba inquieta y no podía conformarse ante el pensamiento de
la muerte y tener que abandonar las riquezas. íVanidad de las cosas mundanas! Yo pensaba para mis adentros: mis muchachos son más
felices que los ricos y poderosos de este mundo; afrontan la muerte alegres, y hasta deseosos de librarse del cuerpo para ir a gozar del
Señor, como lo hemos visto en los que murieron en casa; mientras los ricos, aun sin ser malos, no pueden dejar de temer a la muerte
cercana. Y los que hoy hacen sus devociones y mañana se emborrachan, ayunan el sábado y comen carne al viernes siguiente, viviendo
por este estilo, y dándose un poco al Señor y otro poco al demonio, no pueden ser bendecidos por Dios y tiemblan cuando se acerca la
última hora.

Vivamos nosotros en el santo temor de Dios y, al fin de nuestra vida, afrontaremos intrépidos las agonías de la muerte.

((256)) 10 de agosto. Remordimientos de los pecadores en punto de muerte y varios propósitos

Un miembro de nuestros colegios fue llamado a casa porque su padre estaba enfermo; pero cuando llegó se lo encontró muerto.
Nosotros, que siempre rezamos por quien se encomienda a nuestras oraciones, debemos hacerlo con mayor razón por este difunto, padre
de un sacerdote de nuestra Congregación, que trabaja mucho por el bien de las almas.

Y ahora quiero seguir el tema de ayer noche. Es un tema de máxima importancia, dado que se trata de la muerte. Si con ella nos
equivocamos, lo perdemos todo, puesto que se muere una sola vez.

Es un gran tormento para el moribundo el pensamiento de haber gozado de la vida y considerar la salud que Dios le concedió y lo mal
que la empleó. Pensar que Dios le dio las manos y él las empleó para robar y hacer otros pecados. Dios le dio
221

Fin de Página 221

 

VOLUMEN XI Página: 222

la lengua, y "para qué le sirvió? Para murmurar, quizás para blasfemar contra Dios o para hablar mal. Dios le dio unos ojos y él se sirvió
de ellos para leer libros malos, para mirar cosas indecentes. Supongamos que Dios le concedió riquezas; "y para qué las empleó? Para
fomentar la soberbia de su vida, para entregarse libremente a la satisfacción de sus caprichos con una vida licenciosa, para oprimir a los
débiles y ser duro con los pobres. íQué tormento sería este recuerdo!

Pero no quiero explayarme en estas consideraciones, que imagino no las necesitamos. Ved, pues, cómo el que ha gozado en la vida será
atormentado no sólo en punto de muerte, sino también en las enfermedades graves, con peligro de muerte. Y entonces se lamentará
diciendo:

-íAh, si hubiese hecho esto, o si hubiese hecho aquello otro!

Pero, si llegan a curar, vuelven a la misma vida de antes y olvidan los propósitos hechos. íDesgraciados! En punto de muerte hay que
haber hecho, no querer hacer.

No esperemos, pues, a entregarnos al Señor en los últimos momentos de la vida, sino hagámoslo ahora: que el domingo, día de la
Asunción de María Santísima, cada uno de nosotros pueda decir desde lo más íntimo de su corazón: -Si tuviera que morir en este instante,
moriría contento y con la firme esperanza de ir al cielo.

6. Un sueño
El año 1876 se aventuró don José Vespignani, nuevo entonces en el Oratorio, a interrogar a don Bosco sobre sus sueños, preguntándole
con filial confianza qué había que pensar de ellos. Don Bosco le dio una respuesta genérica, pero suficiente, díciéndole que en sus
condiciones, sin medios, sin personal, le habría sido imposible trabajar en favor ((257)) de la juventud, si María Auxiliadora no hubiese
acudido en su ayuda con luces especiales y abundantes auxilios no sólo en el orden material, sino también en el espiritual 1. Por tanto hay
que considerar los sueños de don Bosco como luces y especiales auxilios de la Virgen.
Ellos ejercieron en la vida del Oratorio una influencia que no puede pasar desapercibida para el historiador; bien se los podría denominar
una institución doméstica. Perduraba el recuerdo y la impresión de los del pasado y siempre se esperaban otros nuevos. El anuncio de un
sueño ponía en expectación a chicos y grandes, se esperaba el relato con avidez, y los buenos efectos no se hacían esperar largo tiempo.

En las buenas noches del 30 de abril, exhortaba don Bosco a hacer bien el mes de mayo. Después de haber recomendado el fiel
cumplimiento de los propios deberes y la elección de alguna práctica devota en honor de María, añadió que tenía un sueño que contar;
pero que no teniendo tiempo entonces por ser demasiado tarde, lo haría el domingo siguiente, 2 de mayo.

1 VESPIGNANI, 1. cit., pág. 34.
222

Fin de Página 222

 

VOLUMEN XI Página: 223

Los jóvenes estaban impacientes y contribuyó a aumentar la expectación el haber tenido que prorrogar el relato del sueño hasta el día 4,
por no estar el siervo de Dios en condiciones de hacerlo. Finalmente en la noche de dicha fecha, don Bosco pudo satisfacer los deseos
generales.

Después de las oraciones, y desde la cátedra de siempre, se expresó así:

Aquí me tenéis dispuesto a cumplir mi palabra. Sabéis que los sueños se nen durmiendo. Acercándose, pues, el tiempo de los ejercicios
espirituales, pensaba en la forma que debía emplear para que mis jóvenes los hiciesen bien, y qué había de aconsejarles para que sacasen
el fruto consiguiente. Y así me fui a descansar con este pensamiento la noche del domingo 25 de abril, víspera de los ejercicios. Apenas
me acosté comencé a soñar...

Me pareció encontrarme completamente solo en un valle extensísimo: por una y otra parte se veían altas colinas. Al fondo del valle, por
una parte, el terreno se elevaba y resplandecía una luz vivísima y en la otra parte el horizonte se presentaba algo oscuro.

Mientras contemplaba esta llanura, vi venir hacia mí a Buzzetti con Gastini, los cuales me dijeron:

-Don Bosco, monte a caballo, ípronto!

((258)) Yo les contesté:

-"Os queréis burlar de mí? Sabéis que hace mucho tiempo que no monto a caballo.

Los dos jóvenes insistían; pero yo me resistía diciendo:

-No quiero montar a caballo; una vez lo hice y me caí.

Buzzetti y Gastini continuaban presionando cada vez con más tesón y repetían:

-Pronto, a caballo, que no tenemos tiempo que perder.

-Pero, en resumidas cuentas, cuando monte a caballo, "a dónde queréis conducirme?

-Ya lo verá, dése prisa y monte.

-Pero "dónde está el caballo? Yo no veo aquí ninguno.

-íAllí está!, exclamó Gastini, señalando hacia una parte del valle.

Miré hacia el lugar indicado y, en efecto, vi un brioso y hermosísimo caballo. Tenía las patas gruesas y largas, la crin espesa y el pelo

brillantísimo.

-Y bien, continué, puesto que queréis que monte a caballo, lo haré; pero si me caigo...

-Esté tranquilo, me respondieron; estamos nosotros aquí para ayudarle en cualquier circunstancia.

-Si me rompo el cuello, dije a Buzzetti, tú tendrás que ponérmelo en su sitio.

Buzzetti se echó a reír.

-No es hora de reír, barbotó Gastini.

Nos acercamos al animal. Monté a la grupa con mucho trabajo, ayudado por ellos, y al fin heme caballero en mi caballo. íQué alto me

pareció entonces aquel animal! Creía estar sobre un elevado pedestal, desde el cual divisaba todo el valle hasta sus más lejanos
confines.

Cuando he aquí que mi caballo se puso en movimiento despertando en mí nueva

Fin de Página 223

 

VOLUMEN XI Página: 224

admiración: parecióme entonces encontrarme en mi propia habitación, por lo que me pregunté a mí mismo:

-"Dónde estamos?

Y veía venir en mi busca, a sacerdotes, clérigos y otras muchas personas, todos asustados y anhelantes.

Después de recorrer un buen trecho, el caballo se detuvo. Entonces vi venir hacia mí a todos los sacerdotes del Oratorio en compañía de
numerosos clérigos, los cuales rodearon al animal. Vi entre ellos a don Miguel Rúa, a don Juan Cagliero, a don José Bologna. Al llegar se
pusieron firmes contemplando a aquel enorme animal que yo montaba, pero ninguno decía palabra. Yo los veía a todos con aspecto
melancólico, y reflejaban una turbación que jamás había contemplado en ellos. Llamé junto a mí a don José Bologna y le dije:

-Bologna, tú que estás en la portería, "sabes decirme si hay alguna novedad en casa? "Cuál es la causa de la turbación que veo en todos
los rostros?

Y él me contestó:

-Yo no sé dónde estoy, ni lo que hago... Estoy aturdido... Vinieron algunos, hablaron, se marcharon; la portería es un continuo ir y venir
que yo no comprendo.

-íOh! "Es posible, me decía yo a mí mismo, que hoy haya de suceder algo extraordinario?

((259)) Entonces uno me entregó una trompeta, diciéndome que me quedara con ella por que la necesitaría. Yo le pregunté:

-"Dónde estamos?

-Toque la trompeta, me dijo.

Soplé y se oyeron estas palabras:

-Estamos en el pais de la prueba...

Después se vio descender de lo alto de la colina tal cantidad de jóvenes, que creo pasasen de los cien mil. Ninguno de ellos hablaba.
Todos, armados de una horca, avanzaban a toda marcha hacia el valle. Vi entre ellos a todos los alumnos del Oratorio y de otros colegios
nuestros y a muchísimos que yo no conocía.

Entretanto, por una parte del valle comenzó a oscurecerse el cielo de tal manera que parecía de noche y apareció un número inmenso de
animales que parecían tigres y leones. Aquellos monstruos feroces, de cuerpo descomunal, con patas robustas y cuello largo, tenían la
cabeza más bien pequeña. Su hocico producía espanto; con los ojos enrojecidos y casi fuera de las órbitas se lanzaron contra los jóvenes,
los cuales, al verse asaltados por aquellos animales, se aprestaron para la defensa. Los muchachos tenían en la mano una horca de dos
puntas con la que hacían frente a aquellas alimañas, levantándola o bajándola según la dirección del ataque de las mismas.

Los monstruos, no pudiendo vencer a sus víctimas al primer asalto, mordían las puntas de la herramienta, se rompían los dientes y
desaparecían. Había algunos, cuya horca sólo tenía una punta, y eran heridos por las fieras atacantes; otros la tenían con el mango roto;
otros carcomido por la polilla; otros eran tan presuntuosos, que se arrojaban contra los animales sin arma alguna siendo víctimas de su
temeridad, y no pocos encontraron la muerte en la lucha. Muchos conservaban la horca con el mango nuevo y con dos puntas.

Entretanto mi caballo fue rodeado desde un principio por una cantidad extraordinaria de serpientes. Pero saltaba y coceaba a diestro y
siniestro, y las aplastaba o las alejaba, elevándose cada vez a mayor altura y ganando en corpulencia.

Pregunté entonces a alguno qué significaban aquellas horcas de dos puntas. Me trajeron una y vi escrito sobre una de sus puntas:
Confesión. Y en la otra: Comunión.

Fin de Página 224

 

VOLUMEN XI Página: 225

-"Qué significan esas dos puntas?, pregunté.

-Toca la trompeta, me respondieron.

Soplé y salió esta voz de la trompeta: Confesión y Comunión bien hechas.

Soplé de nuevo y se oyó lo siguiente: Mango roto: Confesiones y Comuniones mal hechas. Mango carcomido: Confesiones
defectuosas.

Terminado este primer asalto, di con el caballo una vuelta por el campo de batalla y vi muchos heridos y muchos muertos.

Observé que algunos yacían por el suelo estrangulados, con el cuello horriblemente inflamado y deforme; otros con el rostro
desfigurado de una manera horrible, y otros muertos de hambre, a pesar de que tenían junto a sí un plato de riquísimos confites.

Los estrangulados son los que habiendo tenido la desgracia de haber ((260)) cometido algún pecado de pequeños, no se confesaron
nunca de él; los de la cara deforme, eran los golosos; los muertos de hambre, los que se confiesan, pero después no ponen en práctica los
avisos y amonestaciones del confesor.

Junto a cada uno de los que tenían el mango carcomido, había una palabra escrita. Uno tenía escrito: Soberbia; otro, Pereza; otro,
Inmodestia, etc. Hay que hacer notar que los jóvenes, al caminar, pisaban sobre una alfombra de rosas y se sentían contentos de tal
circunstancia; pero apenas habían avanzado unos pasos, después de lanzar un grito, caían muertos o quedaban heridos, pues bajo las rosas
había abundantes espinas. Otros, en cambio, pisando aquellas rosas valerosamente, caminaban sobre ellas y se animaban recíprocamente
saliendo victoriosos.

Pero de nuevo se oscureció el cielo y en un momento aparecieron más animales y monstruos que la primera vez, todo lo cual sucedió en
menos de tres o cuatro segundos, y hasta mi caballo se vio asediado por aquellas alimañas. Los monstruos siguieron creciendo sin
medida, de forma que también yo comencé a sentir miedo, y me parecía que sus zarpas arañaban mi cuerpo. Suerte la mía que en aquel
momento también me proporcionaron a mí una horca; entonces comencé a combatir y los monstruos se dieron a la fuga. Todos
desaparecieron, vencidos en la primera acometida, porque se daban a la fuga.

Entonces soplé la trompeta y resonó por todo el valle esta voz:

-íVictoria, victoria!

-Pero "cómo, dije yo hemos conseguido la victoria? íY a pesar de ello hay tantos muertos y tantos heridos!

Entonces toqué nuevamente la trompeta y se oyó esta voz: Tregua a los vencidos.

Después el cielo se serenó y apareció un arco iris tan bello, de tantos colores, que es imposible describirlo. Era de tal magnitud, como si
se apoyara en Superga y, describiendo una curva, llegase a caer sobre el Moncenisio. He de hacer notar que los vencedores tenían sobre
sus cabezas coronas tan brillantes, de tantos y tales colores, que causaba maravilla contemplarlas; además, sus rostros resplandecían con
una belleza incomparable.

Hacia el fondo, en una zona del valle y en medio del arco iris, se veía una especie de tribuna ocupada por gente llena de júbilo y de una
hermosura imposible de imaginar. Una nobilísima Señora regiamente vestida se acercó a la orilla de aquel balcón diciendo:

-Hijos míos, venid, cobijaos bajo mi manto.

Y al mismo tiempo extendió un anchísimo manto y todos los jóvenes corrieron a colocarse bajo él; noté que algunos en vez de correr
volaban y llevaban escrito en su frente: Inocencia; otros caminaban a pie y otros se arrastraban; también yo comencé a correr y en el
instante que duró mi carrera, dije para mí:

Fin de Página 225

 

VOLUMEN XI Página: 226

-O esto termina o, si continúa un poco más, moriremos todos.

Y al decir esto, mientras continuaba corriendo, me desperté.

((261)) Por el motivo que más adelante dirá, volvió sobre el tema el 6 de mayo, fiesta de la Ascensión. Dispuso que se reuniesen
estudiantes y aprendices para rezar las oraciones de la noche, y les habló de esta manera:

La otra noche no os lo pude decir todo porque estaba presente un forastero. Estas cosas deben quedar entre nosotros, y no se deben
escribir ni a los padres ni a los amigos. Yo os lo digo todo a vosotros, incluso mis pecados: aquel valle, aquel país de prueba, es el
mundo. La semioscuridad es el lugar de perdición; las colinas, los mandamientos de la ley de Dios y de la Santa Iglesia; las serpientes, los
demonios; los monstruos, las malas tentaciones. Aquel caballo creo que representaba al caballo que hirió a Heliodoro y es la confianza en
Dios; los que pisaban sobre las rosas y caían muertos, son los que se entregan a los placeres de este mundo que ocasionan la muerte al
alma. Los que pisoteaban las rosas son los que desprecian los placeres del mundo y salen vencedores. Los que volaban a colocarse bajo el
manto de la Señora, son los inocentes.

Ahora, los que deseen saber qué arma tenían, si fueron vencedores o vencidos, muertos o heridos, que vengan a mí que se lo
comunicaré poco a poco. Si bien no conocía a todos aquellos jóvenes, pude identificar a los que se encuentran aún en el Oratorio. Y otros
que tal vez vendrán con el tiempo, si los llegase a ver, me acordaría perfectamente de su fisonomía.

El secretario don Joaquín Berto, que escribió este relato, añade que hay muchas cosas que don Bosco explicó de una manera prolija,
pero que él no recuerda. En la mañana del 7 le preguntó en su habitación:

-"Cómo hace usted para acordarse de todos los jóvenes que vio en el sueño y para decir a cada uno el estado en que se encontraba,
especificando de una manera tan precisa sus defectos?

-íAh! Con el Otis Botis Pia Tutis.

Era una de las respuestas que solía dar cuando quería eludir una pregunta embarazosa.

También don Julio Barberis, al hablarle de esto mismo, oyó esta respuesta de labios de don Bosco, cuyo semblante se había tornado
muy serio.

-íSe trata de algo más que de un sueño!

Y cortó la conversación, pasando a hablar de otra cosa.

Don Joaquín Berto termina su relato con estas palabras: "También yo, que estoy escribiendo esta reseña, quise preguntarle lo que me
interesaba, obteniendo una respuesta tan precisa, que hube de decir
226

Fin de Página 226

 

VOLUMEN XI Página: 227

emocionado hasta ((262)) las lágrimas: -"Si hubiese venido un ángel del cielo no me habría hablado con tanta precisión".

Por segunda vez sirvió el sueño de tema para las "buenas noches". Y fue el 4 de junio. He aquí el diálogo que se entabló entre don Julio
Barberis y don Bosco en presencia de los jóvenes del Oratorio:

-Si me permite, don Bosco, esta noche desearía hacerle algunas preguntas. En las noches pasadas, como había entre nosotros algunos
forasteros, no me atreví a hacerlo. Desearía nos diese alguna explicación sobre el último sueño.

-Habla, habla, contestó don Bosco. Cierto que ya ha pasado mucho tiempo desde que hice la narración del mismo, pero no importa.

-Hacia el final del sueño, continuó don Julio Barberis, dijo que algunos volaron a colocarse bajo el manto de María, que muchos corrían
y otros iban despacio, que algunos caminaban sobre el barro y quedaban atollados y que, por tanto, no llegaban a colocarse bajo su
amparo. Nos dijo que los que volaban eran los inocentes; es fácil de comprender quiénes eran los que iban de prisa, pero "quiénes eran
los que quedaron empantanados?

-Estos últimos, replicó don Bosco, que por lo general no llegaban a colocarse bajo el manto de María, son aquellos que están apegados
a los bienes de la tierra. El egoísmo no les deja pensar más que en sí mismos; ellos mismos se llenan de fango y no son capaces de hacer
un esfuerzo para conseguir las cosas del cielo. Ven que la Virgen María les llama, querrían ir, dan algunos pasos, pero el fango les atrae.
Y así sucede una y otra vez. Lo dice El Señor: Donde está tu tesoro, allí está tu corazón.
Los que no se elevan a los tesoros de la gracia, ponen su corazón en las cosas de la tierra y no piensan más que en los goces terrenales, en
enriquecerse, en prosperar en los negocios y adquirir fama. Y para el Paraíso, nada.

-Hay otra cosa, prosiguió don Julio Barberis, que usted, don Bosco, no ha contado al narrarnos el sueño, pero que la ha dicho a alguno
en particular y desearía diese de ella una explicación, y es lo siguiente:

Alguno le preguntó sobre su estado, a saber, si corría o si iba despacio, si se había puesto bajo el manto de la Virgen, si tenía el arma
rota o carcomida. Y usted contestó que no lo pudo ver bien porque se interponía una nube entre usted y el joven.

-Tú eres teólogo y lo debes saber, contestó don Bosco. Mira. Había varios jóvenes, por cierto no muy numerosos, a los cuales no pude
ver bien. Yo observaba, los reconocía, pero no podía ver nada más. Y los tales, queridos míos, son aquellos que permanecen cerrados
para con los superiores, los que no les abren su corazón, los que no son sinceros. Si ven un superior por una parte, en vez de hacerse
encontradizos con él, evitan el encuentro. Algunos de éstos vinieron a preguntarme el estado ((263)) en que los vi, pero "qué queréis que
les respondiese? Podía decirles: Tú no tienes confianza con los superiores, tú no les abres el corazón. Por eso no olvidéis lo que os voy a
decir: una de las cosas que mayor bien os puede hacer es ésta: manifestaos a vuestros superiores, tened mucha confianza con ellos, sed
abiertamente sinceros.

-Aún desearía preguntarle una cosa, prosiguió don Julio Barberis, pero me temo que me tache de demasiado curioso.

-"Quién no sabe que eres curioso?, contestóle don Bosco. (Risas generales). Pero afortunadamente tu curiosidad es buena. Cuando un
jovencito pregunta siempre esto o aquello a quien lo puede saber, para instruirse, hace bien. En cambio hay algunos
227

Fin de Página 227

 

VOLUMEN XI Página: 228

que están siempre como los mochuelos 1. Jamás preguntan nada. Esto no es buena señal.

-íAh! Entonces no quiero ser de estos, dijo don Julio Barberis. La pregunta que hace mucho tiempo quería hacerle, es la siguiente. En
aquel célebre sueño, "vio solamente el pasado de los jóvenes, o también el porvenir, lo que cada uno hará y lo que llegará a conseguir?

-Sí, sí, respondió don Bosco. No solamente vi el pasado, sino también el porvenir que se presenta ante los jóvenes. Cada joven tenía
ante sí varios caminos, unos estrechos y espinosos y otros cubiertos de clavos de puntas afiladas. Pero todas estas sendas estaban
cubiertas también de gracias del Señor, e iban a parar a un jardín amenísimo, en el que se disfrutaba de toda suerte de delicias.

-"Con esto nos quiere decir, prosiguió don Julio Barberis, que sabría indicarnos a cada uno el camino que debemos seguir, esto es, cuál
es nuestra propia vocación, adónde iremos a parar y qué derroteros seguiremos?

-Respecto al camino que cada cual ha de seguir, dijo el Siervo de Dios, y cómo acabará, no es el caso hablar ahora de ello.

Decirle a un joven: -Tú seguirás por el camino de la impiedad, no es cosa que haga bien; sólo lograría llenarle el corazón de pavor. Lo
que sí puedo decir es esto: que si ése emprende tal camino, puede tener la seguridad de que sigue la senda del cielo, que es para la que es
llamado; y que quien no sigue este camino, no va por un sendero derecho. Algunos caminos son estrechos, llenos de guijarros y
recubiertos de espinas, pero tened buen ánimo, mis queridos hijos; junto a las espinas también está la gracia de Dios; y, por otra parte, es
tan grande el bien que nos aguarda al final del camino, que pronto se olvidarán las heridas.

Lo que deseo que no olvidéis es que todo esto fue un sueño que nadie está obligado a creer. He comprobado que todos los que me piden
explicaciones, toman bien mis avisos; con todo, haced lo que recomendaba san Pablo: Omnia autem probate, quod bonum est tenete. Otra
cosa que desearía que no olvidaseis es que recordéis al pobre don Bosco en vuestras oraciones, a fin de que no me suceda lo que dice san
Pablo:
Cum aliis ((264)) predicaverim, ego reprobus efficiar, que mientras os predico a vosotros no suceda que yo me condene. Yo procuro
avisaros, pienso en vosotros, os aconsejo, pero temo hacer como la clueca, que va buscando insectos, gusanillos, semillas y toda clase de
alimentos, pero todo para sus pollitos, y si no tiene otra comida abundante preparada para ella, se muere de hambre. Rezad, pues, por mí
al Señor, para que no me suceda esto, sino que yo también consiga adornar mi corazón con muchas virtudes, de forma que pueda agradar
a Dios y podamos todos juntos ir a gozar de El y a glorificarlo en el Paraíso. Buenas noches.

1 Don Bosco empleó el término piamontés: "Farfu".
228

Fin de Página 228

 

VOLUMEN XI Página: 229

((265)
)

CAPITULO XI

MAS NOTICIAS SOBRE LA VIDA
DEL ORATORIO EN EL 1875

ESTUDIANTES y aprendices no constituían toda la familia del Oratorio. Vivían en él, además, bajo el régimen paternal de don Bosco,
novicios y profesos en buen número. Ver cómo don Bosco lograba amalgamar elementos tan dispares será el objeto de este capítulo sobre
la vida del Oratorio. Pero quedaría incompleto, si antes no habláramos de los aspirantes, procedentes en su mayoría del Oratorio.

1. Los aspirantes
A juicio del Ordinario de Turín, don Bosco se gloriaba de dotar a la diócesis de jóvenes preparados para el estado clerical, cuando en
realidad lo que hacía era atraer gran cantidad de jóvenes de todas las diócesis y, después de cernerlos "con el cedazo" 1, elegía y se
quedaba los mejores, para enviar los menos idóneos a las diócesis de origen 2.
Cómo compaginar esto con el chismorreo sobre la ineptitud de los elementos salesianos, averigüelo Vargas 3. El caso era que en el
Oratorio se le presentaban a don Bosco ocasiones providenciales para magníficas conquistas y él no las dejaba escapar.

La víspera de la Inmaculada, en aquella media hora después de cenar, que solía dedicar a intimidades con algunos de los suyos,
manifestó su propio convencimiento, el cual explica, a quien dé una mirada retrospectiva ((266)) sobre los antiguos salesianos, cómo el
Oratorio haya dado tantos miembros a la Pía Sociedad.

1 Cedazo: en el texto original dice "espumadera". Nos pareció más fácil y corriente "cedazo", y así lo pusimos. (N. del T).

2 Del párrafo de una carta del citado Ordinario, que el abogado Menghini refería a don Bosco en una suya del 8 de septiembre de 1875.

3 Traducción libre de "indovinala grillo", para cuando una cosa es difícil de averiguar. Tuvo origen de don Francisco de Vargas, alcalde
de corte, por ser esta frase la fórmula de que Isabel la Católica se valía en sus decretos cuando le mandaba informar sobre algún hecho,
queja o pretensión. (N. del T.)
229

Fin de Página 229

 

VOLUMEN XI Página: 230

Dijo así:

"De los quinientos alumnos estudiantes que se encuentran en el Oratorio, más de cuatrocientos, quizá hasta cuatrocientos cincuenta,
están dispuestos actualmente a vestir la sotana, y observan una conducta tal, que se les podría aconsejar que la vistieran. Verdad es que
una parte de ellos se perderá con el progreso de los estudios y especialmente durante el tiempo de las vacaciones; pero, aun así, su
número siempre sera grande y, ademas, se les agregarán otros. Después, cuando todos ven que aquí en el Oratorio hay un campo tan vasto
para hacer el bien, y como les agrada nuestra vida, muchos de estos jóvenes sienten propensión a quedarse en casa".

Y, dado que el espíritu del Oratorio, gracias a los directores plasmados en él por don Bosco, se propagaba a las nuevas casas, pudo
añadir:

"Al visitar recientemente los otros colegios he visto en ellos una pujante inclinación a la vida eclesiástica y religiosa; muchos me
hablaron de ello ex profeso, aunque los mas tenían todavía metidos en sus huesos el recuerdo de sus casas, de las vacaciones, y aun
cuando yo no les hablaba de ello por no ser ahora el momento oportuno".

El tiempo a propósito era, en cambio, cuando se hacían los ejercicios espirituales, por los meses de abril y mayo; desde entonces hasta
el fin del curso escolar, decía él que había que aconsejar, dirigir, empujar y ayudar. En este período los muchachos tomaban sus
decisiones y se presentaban por sí mismos a pedir consejo, sin necesidad de estimularlos.

Bajo este punto de vista ícómo habían cambiado las cosas en el Oratorio! Cuando la Congregación contaba sólo unas decenas de
miembros, cuando estaba el espíritu en mantillas y se hacían las cosas mas bien en secreto, don Bosco hablaba de vocación, por así decir,
en voz baja, por miedo a asustar. Al invitar a alguno, se guardaba muy bien de decir que se trataba de una Orden religiosa. Si él hubiese
hablado claro, "todos hubiéramos escapado", dijo aquella noche uno de sus hijos mas adictos, don Julio Barberis. Incitaba a ser
aspirantes valiéndose de expresiones como ésta:

"-"Tú quieres a don Bosco?... ((267)) "Quiéres ser clérigo en el Oratorio?... "Te gustaría ayudar a don Bosco con el tiempo, y trabajar
con él:... íHay tanto que hacer! Aunque fueran muchos los sacerdotes y los clérigos que se quedaran en casa, habría trabajo para todos".

Generalmente los más antiguos quedaron conquistados de este modo espontaneo y afectuoso; don Bosco había recibido del Señor la
gracia de cultivar en ellos con gran amabilidad este sentimiento, sin la mas remota sombra de lo que hoy se llamaría violencia moral.
230

Fin de Página 230

 

VOLUMEN XI Página: 231

Cuenta don Julio Barberis que cuando llegó su día, se presentó a don Bosco y le dijo con toda candidez:

-Mis padres andan buscándome plaza en el seminario. "Qué tengo que escribirles?

-Escríbeles que, como estás agradecido a don Bosco, desearías quedarte con él, para ver si puedes ayudarle, como clérigo, en los
muchos trabajos que hay en casa, para asistir, dar clase y demás.

"Yo la verdad, escribe Barberis aquel año, entonces no entendía, no sabía, ni deseaba más que aquello".

Pero en 1875 ya se entendía y mucho. Todavía podía existir el peligro de asustar, mas sólo raras veces y a pocos individuos. Don Bosco
se ausentaba de casa lo menos posible desde julio a septiembre, porque los alumnos del quinto curso estaban próximos a partir para sus
últimas vacaciones. Generalmente esperaban a este último mes para decidirse en su vocación; de encontrarse o no don Bosco en Turín,
dependía el estado a elegir por algunos para toda su vida.

Los lectores estarán deseosos de ver actuando a don Bosco. Pues bien, la historia de uno es la historia de cientos.

Don Bernardo Vacchina, de quien hemos hablado poco antes, cursaba en 1875 el quinto curso de bachiller. En uno de los últimos
ejercicios de la buena muerte daba vueltas en su cabeza a la idea de su porvenir y no sabía qué camino tomar. Ya don Bosco le había
dicho otras veces:

-Estudia, reza y después decidiremos.

Pero los días pasaban y aquel "después" no llegaba nunca. Así que, aquella mañana, entre los muchos ((268)) que se agolpaban en
torno al confesonario de don Bosco, estaba Vacchina el primero y se había preparado bien. Pero don Bosco le hizo esperar hasta el
último. Cuando todos se habían ido, lo bendijo, hízole cambiar, de la parte izquierda donde se arrodilló a la derecha, y le oyó en
confesión. Cuando el muchacho acabó la acusación, rompió el hielo y le preguntó por aquella bendita decisión. Y obtuvo por respuesta
que se hiciera sacerdote, pero no en el mundo.

-Entonces, si no hay dificultad, le dijo, yo me quedaría con usted aquí en casa.

-Y yo, le respondió don Bosco, me alegro mucho de ello. Mira, siempre te he querido mucho, siempre he sido tu amigo, aunque nunca
te lo haya demostrado. Estudia, reza, da buen ejemplo...

"Me dijo aún otra cosa, escribe Vacchina, con tan gran caridad, que rompí a llorar; comulgué yo solo a las nueve y me olvidé del pan y
el suspirado salchichón".
231

Fin de Página 231

 

VOLUMEN XI Página: 232

Ya es muy sabido que don Bosco piensa en el alma, pero no se olvida del cuerpo en los días del ejercicio de la buena muerte; en los
días de gracia el hombre entero debía estar satisfecho.

Pero aunque don Bosco necesitaba aumentar el número de los socios, no abría las puertas de par en par a los aspirantes, para dejar pasar
a cualquiera. En la sesión del Capítulo Superior del 7 de noviembre, se examinaron nueve solicitudes de aspirantes y sólo se aceptaron
ocho. No se aceptó la del noveno, aunque era de un estudiante de filosofía en el Oratorio; se deliberó que había que someterlo a pruebas
un poco serias, para conocer el espíritu que le animaba; se propuso que le quitaran, como entonces se decía, de la filosofía por algún
tiempo, mas sin que él supiera que era temporalmente, y se le emplease en trabajos de la casa.

Don Bosco juntaba la bondad con la prudencia: no admitía a ninguno en la Congregación, si no lo conocía bien personalmente. En 1875
se vio que para admitir aspirantes al noviciado procedía siempre muy despacio, especialmente cuando los aspirantes deseaban vestir la
sotana. "Estos, dijo él en una conferencia a los capitulares de ((269)) las distintas casas durante los ejercicios de otoño, no deben ser
admitidos si no han demostrado una moralidad a toda prueba o si no se dejaron conocer bien y no tuvieron gran confianza con los
superiores. En este segundo punto se puede ser algo más condescendiente con los laicos, pero no con los clérigos. En cuanto al primer
punto es de notar que no bastan la buena voluntad ni los propósitos del momento; eso basta para recibir la absolución, mas no para
garantizar que no caerán de nuevo. Por tanto, si no dieron señales extraordinarias de perseverancia durante un tiempo largo, no hay que
fiarse; ordinariamente recaen".

Los primeros superiores, que secundaban hábilmente los esfuerzos de don Bosco para encarrilar las cosas hacia una regularidad cada
vez más perfecta, tuvieron la duda en 1875, de si había obligación de pedir a los Ordinarios las cartas testimoniales, antes de admitir al
noviciado a los aspirantes como clérigos, de acuerdo con el decreto emanado de la Santa Sede en 1848. Hasta entonces no se había
pensado en ello por dos motivos. Ante todo, porque los jóvenes aspirantes estaban desde niños en las casas salesianas, por lo que los
obispos, totalmente desconocedores de su conducta y condición, no hubieran podido informarse sino acudiendo a los mismos Salesianos
que los habían tenido bajo su vigilancia desde hacía seis, ocho o diez años. Por otra parte, ya cuando don Bosco presentó el caso a Pío IX,
obtuvo de él una respuesta favorable vivae vocis oraculo. Y nada aconsejaba la prisa por abandonar esta línea de conducta, puesto que no
sólo Turín, sino
232

Fin de Página 232

 

VOLUMEN XI Página: 233

también Ivrea era un hueso duro, y precisamente buen número de aspirantes pertenecía a esas dos diócesis. Hacía pensar en la
conveniencia de atenerse a la ley el terror de que, en eventuales contingencias, la Sagrada Congregación de Obispos y Regulares no
habría hecho caso alguno de alegar facultades concedidas oralmente por el Papa. "No sería mejor solicitar por lo menos un rescripto de la
Santa Sede y, mientras tanto, dirigirse a los obispos pidiendo las testimoniales, cada vez que se presentara un sujeto ((270)) que no
hubiere sido educado en las Casas salesianas? Don Bosco optó por el quieta non movere (no turbar la paz): él iría muy pronto a Roma y
allí lo arreglaría todo; y, mientras tanto, se continuara aprovechando el privilegio de la exención, como hasta entonces.

Por el contrario, no admitía dilación la disposición de designar los examinadores generales y provinciales, que dicho decreto pedía para
la admisión al noviciado. También en esto se hizo como se pudo. Pío IX, que estaba enterado de las dificultades con que se enfrentaba la
Congregación en aquellos inicios, "no había dado carta blanca a don Bosco para ciertas cosas? Se dispuso, pues, así: los miembros del
Capítulo Superior actuarían como examinadores generales y los Capítulos locales de cada casa actuarían como examinadores
provinciales. En el Oratorio, en cambio, serían examinadores provinciales solamente los miembros del Capítulo local que no
pertenecieran al Capítulo Superior, esto es, siete de los diez. Estas funciones se ejercieron por vez primera en Lanzo, durante los
ejercicios espirituales, que allí se hicieron del 9 al 16 de septiembre, cuando fueron convocados por don Bosco todos los componentes de
los distintos Capítulos de las casas para proceder al examen de las solicitudes de los postulantes, que aspiraban al noviciado o a la
profesión. Fueron admitidos dieciocho a los votos perpetuos; "era la pimera vez, dice la crónica, que se admitían tantos en la
Congregación en una sola sesión".

En el mes de noviembre recibieron la sotana cuarenta y ocho novicios, cifra no alcanzada nunca anteriormente. Don Bosco esperaba
que aún serían más al año siguiente, puesto que muchos alumnos del cuarto y del quinto curso ya lo habían pedido o demostraban vivos
deseos. Pero lo que más consolaba a don Bosco era el ver cómo los clérigos se iban consolidando en el espíritu. En años pasados hubo
necesidad de hacer dejar la sotana a algunos; otros, después de permanecer algún tiempo en el Oratorio por conveniencia, terminaban por
marcharse al Seminario. Pero le parecía que, entre los últimamente admitidos ((271)) no había ninguno o casi ninguno con semejantes
intenciones.
233

Fin de Página 233

 

VOLUMEN XI Página: 234

No es para decir la alegría que experimentaba el maestro de novicios. No hay nada mas oportuno para hacerse una idea de los
sentimientos de entonces que reproducir textualmente las expresiones de entusiasmo de aquella alma cándida. El 7 de diciembre,
hablando con don Bosco sobre los nuevos clérigos, en presencia de otros, empezó a exclamar: -"Hace cuatro años estábamos
maravillados y decíamos:

"-íEste año tenemos dieciocho clérigos nuevos! íDieciocho es un bonito número! Nunca hubo tantos en el Oratorio. Al año siguiente
aumentó el número, y hace dos años aún mas; el pasado se creyó que era todo un portento que los clérigos nuevos llegaran a treinta, y
todos gritaban: -íNunca se vieron tantos en el Oratorio! Ahora son cuarenta y ocho y esperamos que sean mas el año que viene".

Uno de los presentes, que debía ser amigo de las matemáticas y ciencias afines, insistió:

-Las cosas marchan en progresión geométrica, o mejor, en razón del cuadrado de la distancia.

Todos hicieron coro a uno que prorrumpió con el canto bíblico: A Domino factum est istud et est mirabile in oculis nostris (El Señor lo
hizo y resulta admirable a nuestros ojos).

2. Los novicios
Aquel año adelantó mucho el noviciado en los caminos de la normalidad. Al leer este exordio, el lector que no esté al corriente de las
circunstancias, abrirá los ojos con asombro.

Y con todo, si hoy la Congregación es lo que es, se debe al hecho de que entonces se conformó con ser lo que podía ser. íDon Bosco
necesitó mucha paciencia para crearse el ambiente propicio! Hubo un tiempo en el que la palabra novicio habría crispado los nervios de
los grandes y aterrorizado a los pequeños.

Hasta 1874 no se arriesgó don Bosco a emplearla, y en el 1875 ya era corriente oírla de labios de los mismos novicios que, sin miedo,
se llamaban entre sí por ese nombre.

((272)) Es mas importante de lo que parece presentar bien este período de nuestra historia: pero resulta una tarea muy fácil porque
podemos resumirla con las mismas palabras de don Bosco. Oigamos cómo describe y comenta él los borrascosos sucesos de los años
anteriores.

-íCuántos desórdenes exteriores sucedían por aquella época! Una especie de competiciones literarias o teológicas entre los clérigos
totalmente fuera de tiempo y de lugar; continuos desórdenes a veces graves, en el estudio, cuando no estaban los muchachos. Muchos se
quedaban
234

Fin de Página 234

 

VOLUMEN XI Página: 235

por la mañana en la cama; algunos dejaban de ir a clase sin decir nada a los superiores; no se hacía lectura espiritual, ni meditación, no
había más ejercicios de piedad que los que se hacían con los alumnos. Ahora, en cambio, ícuántas cosas han ido cambiando poco a poco y
se fueron estableciendo y normalizando!

-Con todo, yo veía aquellos desórdenes y dejaba que se siguiera adelante tal y como se podía. Si hubiere pretendido cortar todos los
desórdenes de un golpe, tendría que haber cerrado el Oratorio y mandar a paseo a todos los muchachos, porque los clérigos no se habrían
amoldado a un reglamento serio y se habrían marchado todos. Yo veía que aquellos clérigos, aunque muchos tenían la cabeza a pájaros,
trabajaban con gusto, tenían buen corazón y una moralidad a toda prueba, y que, una vez pasado aquel ardor juvenil, me ayudarían
mucho. Y debo decir que algunos sacerdotes de la Congregación, que eran de aquel número, figuran hoy entre los que más trabajan y
tienen mejor espíritu eclesiástico, mientras entonces ciertamente se hubieran marchado de la Casa antes que someterse a ciertas reglas
restrictivas.

-Hay que observar, sin embargo, que aquellos eran tiempos diferentes. No se hubiera podido fundar entonces la Congregación, según
las normas acostumbradas. Estaba yo sólo; me tocaba dar clase de día y de noche, debía escribir libros, predicar, asistir, dirigir, ir en
busca de dineros, y si, para que todo marchara a la perfección, me hubiera encerrado en un pequeño círculo, no habría concluido nada y el
Oratorio sería hoy una especie de colegio con cincuenta o cien alumnos a lo más.

((273)) En el trabajo de normalización, la piedad representaba la piedra fundamental del edificio religioso, y dentro de la piedad hay
dos prácticas que son de capital importancia: los ejercicios espirituales anuales y la meditación diaria. Desde 1875 los novicios hicieron
sus ejercicios durante las vacaciones de otoño, separados de los profesos, de forma que los sermones y todo lo demás respondían a sus
propias necesidades. Hacían también la meditación todas las mañanas, durante la primera media hora después de levantarse, ellos solos,
con libros oportunamente elegidos. Hacían también aparte la lectura espiritual, por la tarde.

Se infunde a los novicios el espíritu de piedad con mayor eficacia, cuanto mayor sea su separación de los demás con quienes conviven;
por esto se les separó también en el dormitorio y en el patio: se les asignó para los recreos un espacio al oeste de la iglesia de María
Auxiliadora. Asistían a la santa misa y a las demás funciones desde el ábside, sin mezclarse con los demás.
235

Fin de Página 235

 

VOLUMEN XI Página: 236

Los novicios no abandonaban sus estudios. Según la manera de decir de entonces, entraban en la filosofía, esto es, comenzaban a
desarrollar el programa del liceo o bachillerato superior, dando mayor preponderancia a la filosofía. El 1875 dejaron de asistir a la clase
los alumnos externos.

El crecido número de alumnos hacía que se notara más la disparidad de disposición; entonces se propuso la idea, que poco después se
realizó, de formar dos secciones, una con el verdadero liceo para preparar a los futuros profesores y otra con la filosofía y las asignaturas
estrictamente necesarias, como se acostumbraba en el seminario. Con todo esto el maestro de novicios daba a entender la conveniencia de
disminuir en el noviciado la dedicación a los estudios literarios y científicos, a fin de tener más oportunidad para aplicar la mente a las
cosas del espíritu. También en esto actuaba don Bosco de acuerdo con las excepcionales facultades que Pío IX le había concedido; más
aún, en virtud de las mismas se creía autorizado para emplear a los novicios también en la asistencia y en la enseñanza. Don Julio
Barberis, embebido en el espíritu del Fundador, los atendía con celo vigilante, conferenciando muy frecuentemente con don Bosco, quien
siempre le escuchaba con bondad y generosamente le hacía partícipe de sus luces.

((274)) "Qué criterios seguía don Bosco para admitir a los novicios a la profesión? Estaban, ciertamente, las Reglas por delante; pero
no deja de ser oportuno ver con qué espíritu las aplicaba en cada caso. Atesoramos las pocas noticias de aquel año que han llegado hasta
nosotros.

Por la noche del 10 de diciembre reunió don Bosco en su habitación a los miembros del Capítulo Superior, e invitó además al maestro
de novicios, para tratar de la admisión a los votos perpetuos y trienales.
Hace notar expresamente la crónica que se rechazó a quienes habían dado pruebas de ser unos borrachines, y que don Bosco declaró que
en este punto se debía proceder con gran rigor.

-No se diga, añadió, que se les corrigió y reconocieron haber hecho mal y que prometieron con resolución no dejarse vencer nunca más
por la bebida; este dolor basta ciertamente para poder dar la absolución sacramental, pero no sirve para darnos una mínima garantía para
el porvenir. Con el nunca más de su promesa, hay que sobreentender: hasta que no se presente la ocasión.

Y confirmó su afirmación con un ejemplo. Un compañero suyo de estudios tenía el desgraciado vicio de la bebida y prometía el oro y el
moro cuando le avisaban. Una vez dijo a don Bosco:
236

Fin de Página 236

 

VOLUMEN XI Página: 237

-Se lo aseguro, don Bosco; no volveré a empinar el codo. Estoy decidido, totalmente decidido, aunque tuviera que morirme. Más aún,
en este mismo instante hago el propósito de no beber vino en toda mi vida.

Pero íque si quieres! A la mañana siguiente oía don Bosco su misa desde el coro y, al llegar a la ablución del cáliz, oyó que decía al
monaguillo:

-íEcha, echa! Que esto no es tuyo, bal_s (granuja).

Don Bosco, creyendo que el pobrecito tenía buena voluntad, le hizo ver la falta de decoro de aquel acto. El volvió a prometer; pero, de
allí a pocos días, vio don Bosco cómo le llevaban a su casa en un coche, borracho como una cuba.

A continuación propuso don Bosco una cuestión que él mismo resolvió:

-Cuando uno es así, "qué se puede esperar de su moralidad? Quisiera ((275)) que se hiciera una prueba: dar hoy a todos los muchachos
del Oratorio solamente un buen vaso de vino, hacer mañana una examen serio de conciencia, y se verá lo sucedido. Los muchachos no se
imaginan la causa; no saben por qué ni cómo; pero muchos malos pensamientos, muchas tentaciones y, creo poderlo decir con seguridad,
muchas caídas en pecado fueron su consecuencia.

Al llegar a este punto don Miguel Rúa hizo presente que, a lo largo del año escolar, algunos profesores, por otra parte buenos de
verdad, tenían su botella en la habitación. Don Bosco respondió:

-Esto no debería suceder. íPero...! Se les puede perdonar por ahora, puesto que desconocen el peligro, y dado que no se creyere
oportuno dar un corte radical. Pero es algo que se debe pensar para el porvenir.

Demos un salto atrás. En la primera semana de julio acompañó don Julio Barberis a don Bosco fuera de casa, y aprovechó la ocasión
para hablarle de algunos que, según parecía, no servían para salesianos. Uno de ellos decía a sus compañeros que estaba resuelto a
volverse a su casa.

-Procura que se vaya cuanto antes, dijo enseguida don Bosco. Dile de mi parte que, el día en que quiera marcharse, tiene libertad para
hacerlo; sin embargo, mientras permanezca con nosotros, que se ponga un candado en la boca y no comente esto con los compañeros,
porque, en caso contrario, me veré obligado a tomar severas medidas. Cuando los Jesuitas saben que uno ya no quiere formar parte de su
Orden, no le permiten permanecer en casa un día más y ni siquiera puede hablar con ninguno de la Compañía bajo ningún pretexto. Y
237

Fin de Página 237

 

VOLUMEN XI Página: 238

tienen razón. Porque si empieza a decir que quiere irse, es natural que los otros le pregunten el porqué. Y el verdadero porqué de la poca
voluntad de perseverar en el bien, de la poca mortificación, de la falta de virtud no se dice nunca; se cuentan pretextos: porque esto no me
gusta, porque aquél está indispuesto conmigo, y cosas semejantes. Al contar estas quejas de uno ((276)) a otro, se suscita un gran mal,
cunde el desaliento y se propaga el disgusto y la murmuración.

Pero había algo que observar. En casa de aquel novicio había escándalos muy graves, por los que su conciencia no le habría permitido
convivir con sus padres.

-Lo sé, continuó don Bosco, y lo siento mucho; pero "qué podemos hacer nosotros? No conviene que esté entre los demás sembrando el
descontento. Además de que el otro día me escribió, diciendo que él permanecería en la Congregación, pero querría que se le concediera
esto y se le permitiera aquello; en una palabra, casi querría poner condiciones para quedarse con nosotros. Y yo, por el contrario, cuando
uno pone por delante condiciones, creo que conviene terminar inmediatamente. Tales sujetos acaban por considerarse personas necesarias
y, cuando se les concede una condición pedida por ellos, ponen enseguida otra. A los que quieren poner condiciones, hay que decirles con
claridad: -Mira, si quieres quedarte con nosotros de la forma que están los demás, muy bien; de otro modo, el día que te plazca vete a
probar en otra parte o a casa de tus padres; hazlo tranquilamente que nosotros te dejamos en libertad. Entonces él se da cuenta de que no
tenemos ningún interés en retenerlo y que todo lo hacemos puramente por Dios; y así se decide más deprisa a poner en paz su corazón y
abandona cualquier pretensión.

Aún se daba otra circunstancia. Aquel novicio no tenía deseos de quedarse como salesiano, pero hubiese estado dispuesto a permanecer
hasta acabar los estudios, ofreciéndose entre tanto a dar clase y asistir a los jóvenes.

-No conviene, no conviene, insistió don Bosco. Estar con los demás, aparentar que pertenece a la familia y no formar parte de ella, no
me parece conveniente. Hay, además, algo peor. En la carta de que te he hablado, se insolenta contra don Miguel Rúa, lo que da a
entender que no es obediente y no se guía más que por sus propios intereses: no ((277)) parece que tenga espíritu de subordinación.
Procura, pues, que se dé prisa para buscar un sitio, porque me temo que aquí no nos esté haciendo ningún bien.

El clérigo hubiera ido de buena gana al seminario. Don Julio Barberis creía poder animarle a ello, entregándole las cartas de
recomendación,
238

Fin de Página 238

 

VOLUMEN XI Página: 239

tanto más que don Bosco le había aconsejado que vistiera la sotana. Pero, aclaró don Bosco:

-Yo le sugerí que tomara la sotana, porque el año pasado manifestó que estaba dispuesto a entrar en la Congregación. Viviendo con
nosotros, lejos de los peligros del mundo, con reglas acomodadas a él y rodeado de muchos buenos ejemplos, hubiera podido hacer el
bien para sí mismo y para los demás; pero yo no le aconsejaría nunca que se haga sacerdote secular. Más aún: ya que me ha hablado él de
esto y le dije que de ningún modo debía hacerse sacerdote secular; no tiene virtudes suficientes para ello. Entre nosotros, con una virtud
mediocre, se habría afianzado fácilmente, llegando a ser un buen sacerdote; afuera, en medio de tantos escándalos, en vez de afianzarse
en la virtud, la iría perdiendo día a día.

Acabado este caso, se trató de otro novicio que deseaba permanecer en la Congregación, pero que no parecía conveniente tenerlo por
más tiempo. Exteriormente parecía bueno, y probablemente lo era en realidad; pero se mostraba cerrado, huía de los superiores y no tenía
mucha confianza con ellos. Por estos motivos don Bosco juzgó que no era idóneo para la Congregación.

Un tercer novicio se presentó en aquel tiempo directamente a don Bosco y le dijo:

-Yo he ingresado en el noviciado de la Congregación sin conocer su espíritu. Ignoraba que fuese una Congregación religiosa. Ahora que
comprendo su finalidad, a través de las conferencias, no tengo intención de seguir adelante; tanto más que, habiendo muerto un pariente
mío, no hay nadie que piense en mi hermano. Yo me iré a casa y después ingresaré en el seminario.

((278)) -Mi querido amigo, le respondió don Bosco; eres muy libre de hacer lo que te parezca; desde este instante estás en libertad para
tomar la decisión que quieras. Pero, ten en cuenta que, decir que ingresaste en el noviciado sin valorar el paso que dabas, no está bien;
sería llamarte necio a ti mismo. Durante los ejercicios de Lanzo oíste leer las reglas, oíste, además, las conferencias que las explicaban y
"no comprendiste nada? Encima sería llamar necio a don Bosco, como si él aceptara a un joven para el noviciado a ojos cerrados, contra
todos los cánones, sin haberle hecho conocer antes las cosas como son.

El clérigo no supo qué responder. Sin embargo, estaba resuelto a irse y se fue a los pocos días.

En otra ocasión dióle el Beato al maestro de novicios dos normas prácticas para la buena formación de los suyos. Había uno que no se
portaba muy bien; pero parecía devoto, comulgaba regularmente y
239

Fin de Página 239

 

VOLUMEN XI Página: 240

hasta con más frecuencia de lo que pedía la Regla. Díjole el Beato al padre Barberis:

-La frecuencia de los sacramentos por sí sola no es señal de bondad. Hay quienes, aunque no hacen sacrilegios, van a recibir la
comunión con mucha frialdad; más aún, su propia indolencia no les deja darse cuenta de la importancia del sacramento que reciben. El
que no va a comulgar con el corazón libre de afectos mundanos y no se echa generosamente en los brazos de Jesús, no percibe los frutos
que sabemos por la teología que puede producir la santa comunión.

Otro novicio, algo cansado y puntilloso, quería que lo dispensaran de ciertos estudios literarios. Don Julio Barberis se lo había negado
categóricamente; pero él insistía tercamente para salirse con la suya. Al contárselo a don Bosco dijo el maestro que era un muchacho de
inteligencia poco común y de carácter firme, y capaz de mucha virtud, siempre y cuando dominara el ímpetu de su índole y se pusiera a
hacer el bien; preguntaba, en consecuencia, si sería oportuno cerrar un ojo, sin dar a entender que se cedía, ((279)) dejándole hacer y
buscando la forma de tapar y arreglar las cosas de la mejor manera.

-No, respondió el Beato; procede con bondad, no le hables enfadado, mas dale a entender que no haces mucho caso de su pertinacia y
que lo atribuyes a ligereza juvenil; pero, mantente firme en tu querer de que haga cuanto le has dicho. No transijas en esto; de lo
contrario, cuando sean profesos habrá que tratarlos con guantes y dejarlos libres para sus caprichos o mandarlos fuera.

Se conserva una conversación del Beato acerca de cómo enjuiciar y tratar a los novicios, que se leerá con gusto por entero. La sostuvo
el 17 de febrero de 1876 con don Julio Barberis, el cual, no contento con guardarla como un tesoro, sólo para sí, quiso transmitírnosla en
su humilde crónica. Don Bosco le habló así:

-Hay algunos novicios de los que se dan buenas noticias, pero se nota que son poco constantes en su voluntad. Van adelante durante
algunos meses, pero después van cambiando, revuelven Roma con Santiago para conseguir algo, y el que no los conoce a fondo, se forja a
su cuenta grandes esperanzas. Pero de pronto empiezan a decaer, pasa el fervor y se ve que todo era efímero: en efecto, cambian de
propósito y salen de la Congregación. Otros, por el contrario, van despacio antes de inscribirse en la Sociedad, van progresando en el bien
de manera imperceptible, pero se observa que no dejan de progresar y que nunca dan un paso atrás. El que apenas los conoce los
considera poco fervorosos en el bien o mediocres por lo menos. Pero el que los conoce bien y de tiempo, pone en ellos las más grandes
240

Fin de Página 240

 

VOLUMEN XI Página: 241

esperanzas. Estos se lo piensan antes de dar un paso; pero, una vez que lo dan, ya no retroceden. Toman una resolución después de
pensarlo mucho, y una vez tomada, nadie es capaz de cambiarlos: y es seguro que continuamente se les verá progresar por el camino de la
virtud. Téngase, pues, muy en cuenta al joven que es constante en el bien, aunque no parezca muy lleno de ardoroso fervor.

Don Julio Barberis le hizo notar que había algunos novicios que ahora marchaban bien, mientras que en años anteriores, no daban
muestras de fervor, como simples ((280)) alumnos, por lo que se les habían puesto muchas dificultades para ingresar en el noviciado. Don
Bosco le respondió:

-Hay que tener en cuenta una cosa sobre ellos. Generalmente son pobres del todo, de suerte que, fuera de la Congregación, no tendrían
ni siquiera lo necesario. Aquí no les falta nada, y para ellos nuestra mesa es muy buena. Además, el no encontrar aquí ninguna
contrariedad, el verse bien tratados y no contar fuera de aquí con un sitio donde meter la cabeza, hace que se queden muy contentos en
nuestra Congregación. Poco a poco se van fortaleciendo en la virtud y abrazan por último nuestra vida, con verdadero espíritu religioso.
También es bueno que nos sirvamos de este medio. íCuántos hay ahora que trabajan muy bien en casa y en un principio sólo entraron
porque no hubieran sabido adónde ir para vivir honradamente! Es muy importante que estos tales sean bien tratados, esto es, que no les
falte nada de lo necesario, porque en esta su edad de inconstancia basta verse contrariados en algo para tomar la resolución de marcharse.
Les pesará después de haber dado aquel paso; pero ya estarán fuera y todo se habrá acabado. Si tuvieran más edad, diría:

-Si por una nonada se van, váyanse en buena hora; no son individuos que, a la larga, puedan acarrear utilidad a la Congregación. Pero
tratándose de jovencitos, no se puede decir otro tanto. Hay jóvenes bonísimos que, engañados por una pasioncilla, por los padres, amigos,
intereses o su imaginación exaltada toman deliberaciones prematuras. Si éstos se quedan en la Congregación, después de algún tiempo y
desaparecidos esos caprichos, harán muchísimo bien a sí mismos y a los demás.

Refirióle don Julio Barberis que el prefecto había escrito a los padres de algunos novicios pidiéndoles que pagaran los atrasos, no de la
pensión, porque eran gratuitos, sino de los gastos personales, amenazándoles con que, si no los pagaban, mandaría a su casa al clérigo.
Que había venido algún pariente sacerdote, protestando que no quería pagar nada, si el clérigo permanecía en la Congregación y que
quería
241

Fin de Página 241

 

VOLUMEN XI Página: 242

llevárselo ((281)) para ingresarlo en el seminario. El Beato le ordenó que dijera al prefecto que no escribiera nunca tan terminantemente a
los padres de los novicios, porque algunos no pagaban de intento para recuperar a sus hijos. Y cuando oyó que aquel clérigo había
mostrado su resolución de vivir y morir en la Congregación, hizo que le dijeran de su parte que estuviese tranquilo, puesto que nunca se
había enviado a nadie a su casa por falta de medios económicos.

Le preocupaba la salud de los novicios. Un mes después de esta conversación, hablóle don Julio Barberis de algunos que andaban
endebles de salud, y el Beato respondió:

-Está bien, todos los jueves después de Pascua, habrá que llevar de mañanita a los novicios hasta la Villa Monti, en la colina de
Superga, como a un tercio de la subida. Está en medio del bosque y su propietaria la deja a nuestra disposición. Podrían pasar allí todo el
día y volver al atardecer al Oratorio. Esto favorecerá su salud y acarreará otras ventajas: les gustará, les librará de otros pensamientos y
les encariñará cada día más con la Congregación.

De allí a pocos días preguntóle el mismo don Julio Barberis si debería dejar ir a su casa a un novicio, cuyo abuelo estaba gravemente
enfermo. El Siervo de Dios expresó así su pensamiento:

-Me parece bien que lo mandes. Cuando la enfermedad de los padres es muy grave y éstos llaman a sus hijos, ordinariamente se les
debe conceder permiso. Si llegasen a morir y nosotros no hubiésemos dejado ir al hijo, al nieto, o al hermano, parecería una crueldad de
nuestra parte. Y los jóvenes conservarían en su corazón para toda la vida el disgusto de no haber visto a sus seres queridos antes de morir.

El padre Barberis dirigióle entonces otra pregunta. Tenía un novicio poco fervoroso, perezoso y desobediente: "qué debía hacer con él?

-Tómalo aparte, le sugirió el Beato, háblale claro; dile que salga de esa pereza ((282)) y que cumpla las reglas en todo y por todo, si de
veras quiere pertenecer a la Congregación. De lo contrario, que se decida a volver a casa con sus padres por propia voluntad; porque, si
continúa esa conducta, corre el riesgo de ser expulsado ignominiosamente del Oratorio.

A don Bosco no le gustaba alejar de sí a jóvenes que mostraban deseos de permanecer en la Congregación; pero no se ilusionaba. Si
veía que uno ofrecía pocas esperanzas de buen resultado o daba pruebas de poca moralidad, era inexorable.

Hacía este cálculo sobre los novicios: por cada ochenta se pierden diez durante el año de prueba; otros diez durante los votos trienales y
quedan sesenta buenos de verdad. Antes de 1876, las defecciones
242

Fin de Página 242

 

VOLUMEN XI Página: 243

habían sido mayores, pero disminuyó el número con la mayor regularidad.

Apenas si faltaban dos meses para acabar el año de noviciado, cuando el 8 de septiembre voló al cielo un novicio angelical, que se
llamaba Defendente Barberis. Se lo había recomendado a don Bosco el párroco de Cassinelle, de la diócesis de Acqui, con estas palabras:
"Seguramente que no hay en el pueblo ninguno de su edad y condición que le supere en virtud". En el Oratorio fue aplicado y piadoso,
deseaba ardorosamente ser sacerdote para dedicarse enseguida a la salvación de las almas. Siendo aspirante, le encargaron de la portería
en el oratorio externo. Cualquier ocupación que le encomendaban la cumplía con celo y prudencia. Siendo ya novicio, enseñaba el
catecismo con admirable eficacia a los niños del oratorio festivo y comulgaba casi a diario, con tal fervor que edificaba a sus compañeros.
Era puntual en la obediencia, exacto en el cumplimiento de sus deberes, mortificado y parco en la comida y la bebida, escuchaba con
avidez la narración de la vida primitiva del Oratorio y las fatigas que don Bosco había soportado para fundarlo. Le atraía el pensamiento
de un porvenir laborioso en favor del prójimo en la Congregación Salesiana. Mas, por desgracia, sus días estaban contados. Se le prodigó
toda suerte de cuidados. Era admirable su paciencia y sentía ocasionar molestias al Oratorio. Aconsejóle el médico que fuera a respirar el
aire de su tierra natal y fue ((283)) a casa de sus padres, que también deseaban tenerlo cerca. Pasó a la eternidad edificando a todos con su
resignación a la voluntad de Dios. Tenía veinte años de edad. El recuerdo de su ejemplo enfervorizó para el bien a sus compañeros de
noviciado.

3. Los profesos
Los profesos eran coadjutores, clérigos estudiantes de filosofía y teología, y sacerdotes.

En el Oratorio había veintitrés coadjutores profesos, al principio del curso, y llegaron a ser veintisiete después de las vacaciones. Nos
gustaría saber cómo se las pasaban con don Bosco, pero el año 1875 presenta escasas noticias sobre este punto.

Haremos, pues, como en tiempo de escasez: nos agarraremos a las parcas informaciones que nos han llegado, procurando sacarles el
mayor jugo.

Hace cincuenta y cinco años que el maestro Dogliani acababa de hacer su profesión trienal. Don Bosco, que al tratar con los suyos, no
distinguía entre clérigos y coadjutores, se lo llevó un día como compañero hasta Caselle.
243

Fin de Página 243

 

VOLUMEN XI Página: 244

Al darse cuenta de que faltaba poco tiempo para la partida del tren le dijo:
-Corre, Dogliani; adelántate a la estación y saca los billetes.
-"De primera o de segunda clase?
-De tercera, siempre de tercera.
Cuando llegó don Bosco, subieron juntos a un vagón de tercera clase. Los empleados de la estación, que reconocieron a don Bosco, le

obligaron a pasar a primera junto con su compañero. Se acomodaron, y dijo don Bosco sonriendo a Dogliani:
-"Lo ves? Si hubiéramos sacado un billete de segunda clase, nos habrían dejado en segunda. Lo tomamos de tercera y nos han pasado a
primera.
Dogliani viajó otra vez con don Bosco y ícómo recuerda todavía el mal rato que pasó al darse cuenta de que le había perdido la maleta!

Al verle don Bosco tan preocupado ((284)) y saber el porqué, le dijo:
-No te apures. Sólo lo siento por ciertos papeles...
No había terminado la frase, cuando llegó un hombre jadeante, que dijo:
-Aquí tiene su maleta.
Dogliani respiró.
íPobre maestro Dogliani! Experimentó la bondad paternal de don Bosco con los coadjutores en circunstancias un poco diferentes. Una

noche terminó el buen Padre de confesar después de que la comunidad había cenado hacía un buen rato. Sentóse a la mesa, y Dogliani,
que simultaneaba el estudio de la música con el servicio al comedor, pidió la cena para él. El cocinero envió un plato de arroz ya pasado y
frío. El joven coadjutor se indignó y dijo:

-íPero si es para don Bosco!
Y su colega respondió desde la cocina:
-íDon Bosco es como todos los demás!
Un día entero en la cocina y una cocina como aquélla explican, si no justifican, aquel lenguaje. Por otra parte, el famoso Gaia era un

buen hombre, pese a su duro carácter. Dogliani, mortificado, presentó a don Bosco aquel condumio y se retiró a un lado. Pero el clérigo
Cassinis, el futuro misionero, no se contuvo y le repitió las insolentes palabras. El Beato no frunció las cejas, no pestañeó, ni tampoco
calló con indignación, sino que dijo con tranquilidad y tono sereno:

-Gaia tiene razón; es verdad 1.
Esta otra aventura, sin embargo, fue por culpa del refitolero, distraído

1 El pobre Gaia se trastornó y fue internado en el manicomio a finales de marzo de 1876.

Fin de Página 244

 

VOLUMEN XI Página: 245

quizá con la música. Había un día varios convidados, y don Bosco se dio cuenta de que el mantel estaba sucio. Un poco enfadado,
reprendió por ello a Dogliani. Era una falta de respeto a los convidados. Dogliani se sintió afligido. Por la noche escribió a don Bosco una
carta, diciéndole, entre otras cosas, que era la primera vez que había visto a don Bosco algo airado. Don Bosco se humilló leyendo la
carta al Capítulo, y después, para consolar al buen coadjutor, se hizo el encontradizo con él, le detuvo, agarró su mano y le dijo,
repitiendo la famosa frase:

-"No sabes que don Bosco es un hombre como los demás?

((285)) Así acostumbraba don Bosco comportarse en toda ocasión con sus coadjutores. En este modo de tratarlos radica su gran secreto
para formar en una vida religiosa sólida a hombres, cuyo exterior y cuyas ocupaciones no se diferenciaban de los seglares de su misma
condición y edad. Don José Vespignani, que no los había visto nunca, quedó muy impresionado en 1875 en Alassio, al contemplar su
sincera piedad en la iglesia, donde asistían a las prácticas devotas de la comunidad y cantaban los divinos oficios con los colegiales. El
director, don Francisco Cerruti, le dijo:

-Ya lo ve, esto coadjutores nos dejan confundidos a veces con su virtuosa vida, al extremo de que nosotros los sacerdotes nos
avergonzamos ante los edificantes ejemplos que nos dan 1.

Con la confianza que don Bosco les demostraba, lograba moldearlos poco a poco y tenerlos dispuestos a todo. Pero es necesario saberse
ganar la confianza. El año 1877 pidió y obtuvo marchar a América el coadjutor Bernardo Musso, que fue allí maestro de zapatería durante
cincuenta años. Pues bien, él guardaba, como preciosa reliquia, una cartita de don Bosco que vale un Perú. Se la había escrito el Siervo de
Dios el año 1874 desde Roma, cuando él era un simple aprendiz. Se ve que en aquel muchacho había descubierto don Bosco el buen paño
de un coadjutor.

Mi querido Bernardo Musso:

Necesito ahora mucho ser ayudado con tus oraciones y las de tus compañeros. Búscame entre tus amigos quiénes son los que desean
ayudarme y acompáñalos cada día al altar de Jesús Sacramentado para encomendarle mis necesidades.

Cuando vuelva a Turín, ya me presentarás a los que te hayan acompañado en estas visitas y yo les daré a todos un bonito recuerdo.

Tu afmo. amigo
JUAN BOSCO, Pbro.

1 VESPIGNANI, lugar citado, pág. 225.
245

Fin de Página 245

 

VOLUMEN XI Página: 246

El año 1875 pasaron a la eternidad dos salesianos, Antonio Lanteri y Santiago Para, coadjutor el uno y el otro sencillamente ((286))
profeso, dignos los dos de ser recordados aquí, puesto que representan a nuestros ojos la formación religiosa que en aquellos tiempos se
recibía a la sombra del Oratorio.

Lanteri murió en agosto, en Realdo de Briga Marítima. Era pastor. Le gustaba la iglesia, los sacramentos, la Virgen y las lecturas
piadosas.
Un día, corriendo tras una oveja descarriada, sintió de pronto que le fallaba la tierra y cayó en un barranco. Apenas si tuvo tiempo para
exclamar:

-íAyudadme, Jesús y María!

Parecióle en el instante que un relámpago brillaba ante sus ojos:
se halló en el fondo sin el menor rasguño. Se puso en pie, midió con los ojos la espantosa altura de donde había caído, levantó las manos
al cielo y dijo:

-Jesús, María, desde hoy consagro a vuestro servicio la vida que me habéis conservado.

Durante el invierno tenía que abandonar su amada soledad y acudir a centros donde sentía verdadero asco por las conversaciones que
oía contra la religión y las buenas costumbres; se determinó por tanto a retirarse a una Congregación religiosa. Llegó al Oratorio en el
mes de septiembre de 1871. Le hubiera gustado estudiar, pero no gozaba de buena salud. Fue dedicado a los trabajos domésticos y
obedeció. Dos meses más tarde, puesto que había dado una buena prueba, fue enviado a la casa de Marassi, que después se trasladó a
Sampierdarena. Aquí se cuidó de la iglesia. La piedad, la paz del corazón que se transparentaban en sus ojos, la diligencia en limpiar y
adornar la casa de Dios, la caridad y buenos modales para tratar con las personas, le ganaron la admiración de todos. Así cumplió el
noviciado e hizo los votos trienales. El tiempo destinado a la oración nunca le parecía suficiente. Pasado un año, se le presentaron graves
síntomas de debilidad que despertaron temores por su vida. Creyóse que el aire del Piamonte le sería más confortable. Volvió al Oratorio
y trabajó como sacristán en el santuario de María Auxiliadora. Pero el mal latente se despertó al llegar el invierno. Los médicos
aconsejaron que fuera a tomar los aires nativos; pero él no pensaba más que en obtener una buena muerte. En su casa observó con gran
fidelidad las Reglas de la ((287)) Congregación que determinan las prácticas de piedad. Conservó su calma y serenidad hasta el último
momento. Había nacido el año 1841.

Santiago Para era más joven, pues había nacido en Sampeire el
246

Fin de Página 246

 

VOLUMEN XI Página: 247

año 1850. En su pueblo, siendo alumno de la escuela municipal, reaccionó contra la mala costumbre de ir cantando por las calles y por
los campos canciones licenciosas; para ello, obtuvo permiso del maestro y enseñó algunas canciones religiosas a un grupo de
compañeros. Trabajaba en el campo, le gustaba rezar y comulgaba a menudo. La pobreza de su casa no le permitía estudiar y hacerse
sacerdote. A los veinte años perdió a su madre (hacía tiempo que era húerfano de padre), y habiendo oído hablar del Oratorio, pidió, a
través del párroco, ser aceptado. Don Bosco, a quien le pareció muy bueno, le puso en la sección de estudiantes. El 1873 le admitió como
novicio, y, caso excepcional, le concedió que hiciera la profesión religiosa, aun cuando todavía no había terminado los cursos de latín (el
bachillerato). Al reanudarse las clases, y necesitando en Borgo San Martino un buen portero, envió allí a Para. Mucho sintió éste
separarse de don Bosco, pero obedeció. Allí estudió el cuarto curso con un maestro especial. Resentido en la salud y acostumbrado como
estaba a los sufrimientos, calló y siguió levantándose a las cinco de la mañana en lo más duro del invierno. El 22 de febrero fue, según su
costumbre, a recoger la correspondencia, y dijo al oficial de correos:

-De aquí a dos días vendrán otros a buscar la correspondencia.

-"Por qué?

-Porque yo me habré muerto.

Aquella tarde se metió en cama. Las cosas se precipitaron. Por la mañana del 25, después de contar al salesiano asistente un bonito
sueño, aseguró que muy pronto dejaría el mundo. Confesó, comulgó, y rogó al director que, al comunicar a don Bosco su muerte, le
agradeciese el favor que le había hecho, prefiriéndole a tantos de sus compañeros y admitiéndole pocos meses antes a la profesión
religiosa. Después añadió:

-Yo creo que don Bosco sabía que yo debía morir; de otro modo no me hubiera hecho un favor ((288)) tan grande.

Dos horas más tarde moría besando con amor el crucifijo.

Pasando ahora a hablar de los clérigos, diremos el interés que el Beato se tomaba para que fuera completa su formación religiosa,
intelectual y eclesiástica.

La regularidad de la vida religiosa de los clérigos estudiantes corría pareja con la de los novicios. En las conferencias de abril don Pablo
Albera, haciéndose intérprete del deseo común, propuso que se entregase pronto a cada uno el texto de las reglas en italiano. Don Bosco
no hubiera tardado tanto en hacer algo tan obvio como eso, pero tenía que ir robando a sus ocupaciones todos los instantes que podía,
para
247

Fin de Página 247

 

VOLUMEN XI Página: 248

preparar las preciosas páginas de la Introducción, cuya finalidad es la de poner bien en claro el espíritu que informa las reglas, páginas
que estuvieron listas para la imprenta el 15 de agosto de 1875. Y, en tanto, él se industriaba para hacer penetrar este espíritu en el corazón
de los jóvenes clérigos, valiéndose de todos los medios que le sugería su paternal solicitud.

No se les escapaban a los superiores, que por su cargo estaban más en contacto con él, las industrias que empleaba para enderezar a los
clérigos que se mostrasen más reacios e incumplidores de la regla. Iba cercando al joven con tanta prudencia, escribe don Julio Barberis,
que el individuo, aun sintiéndose conquistado, no se daba cuenta de porqué don Bosco lo trataba con tanta benevolencia.

La necesidad le obligaba a veces a separarse de aquellos hijos amados para enviarlos a ayudar en las casas; pero continuaba
siguiéndoles con vigilante caridad. Tenemos una prueba elocuente de ello con la cariñosa cartita al clérigo Nai, recientemente enviado a
Borgo San Martino.

Pero antes hay que conocer los precedentes. Cursaba Nai el cuarto de bachillerato cuando un día le preguntó don Bosco de sopetón:
-"Quieres hacer un contrato con don Bosco?
-"Cuál?
-La semana que viene te lo diré.
((289)) Cuando llegó el día de su confesión semanal, el muchacho preguntó a don Bosco, mientras le confesaba:
-"Qué contrato quiere usted que haga:
-"Te gustaría quedarte para siempre con don Bosco?
-íMucho!
-Pues bien, haz esto: preséntate a don Miguel Rúa, y dile que te manda don Bosco.
Don Miguel Rúa le dijo amablemente por toda respuesta que el jueves siguiente, a tal hora, fuese a la iglesia de San Francisco. Nai

acudió puntualmente. Allí se encontró con un grupo de muchachos elegidos, con los cuales escuchó lo que don Miguel Rúa dijo sobre el
quedarse con don Bosco. Al poco tiempo, díjole don Bosco en otra confesión:
-En este momento tengo presente todo tu porvenir.
Y le descorrió el velo. Hoy, a los setenta y cinco años de edad, asegura don Luis Nai, y estaría dispuesto a confirmarlo con juramento,
que aquella predicción se verificó exactamente.

Era ya cleriguito, se aproximaba la fecha de hacer los votos cuando empezó a tener dudas, que no había tenido antes ni por asomo.
Declaróselas al Padre de su alma y éste le respondió:
248

Fin de Página 248

 

VOLUMEN XI Página: 249

Muy querido Nai:

Se le antojan a uno antojos de esta tierra y por encima de ella, pero los votos que tú vas a proferir vuelan hasta el trono de Dios; por eso
los primeros no pueden por ningún motivo turbar a los segundos. Por tanto, no temas y sigue adelante. Si se te ocurre alguna observación,
hablaremos dentro de poco.

Dios te bendiga, age viriliter, ut coroneris feliciter (actúa virilmente, para ser coronado felizmente). Pide por tu

Turín, solemnidad de María Auxiliadora, 1875.

Afmo. amigo en Jesucristo JUAN BOSCO, Pbro.

Es un placer sorprender al Siervo de Diso en su vida en el Oratorio con los clérigos. Una relación, escrita inmediatamente después del
suceso, nos lo representa como una fotografía instantánea tomada por un clérigo.

((290)) Formóse después de la cena un corrillo de clérigos, que hablaban tranquilamente entre sí. En esto que se acercó don Bosco en
compañía de algunos más. Se abrieron los del corro y cercáronle besando su mano. Don Bosco se paró, dirigió unas palabras afectuosas y
joviales a cada uno, y después les dijo a todos:

-íVosotros, los clérigos, sois mi corona!

-Con tal de que, dijo uno, no sea de espinas.

Y él sonriendo, al par que señalaba a don Julio Barberis que estaba a su lado, replicó:

-Si fuera así, heme aquí al lado del gloria patris filius sapiens!
(ígloria del padre, el hijo sabio!)

Después empezó a soltar amables agudezas, hasta que, por fin, dijo:

-Anoche tuve un sueño. Me parecía, más aún, estaba seguro de que se llevaba el Viático a un enfermo. Ansioso de saber quién era, se lo
pregunté al que estaba a mi lado; pero él, siempre en silencio, hizo una mueca. íPues con todo, dije para mí, quiero saberlo! Y dicho y
hecho: me puse en camino tras del Viático. Al llegar a la casa, entraron los sacerdotes y yo detrás; llegamos a la puerta de la habitación,
hice por pasar y no podía. Me esforcé varias veces para llegar hasta el moribundo e íimposible! íEsto es un sueño!, dije entonces. Y al
momento me desperté y repetí: íVerdaderamente es un sueño!

Cambiando de conversación, manifestó don Bosco su satisfacción de que no hubiera ningún enfermo en el Oratorio. Entonces uno de
los clérigos salió con la pregunta de si era cierto que la longevidad dependía de la buena conservación de la dentadura. El respondió que,
249

Fin de Página 249

 

VOLUMEN XI Página: 250

generalmente hablando, podía ser verdad; pero lo importante era que la muerte de un individuo no estuviera señalada en los libros eternos
para una fecha dada, porque en tal caso nada podría evitarla. Pero que contribuye en sumo grado a la longevidad la moralidad, la cual nos
da las reglas para bien vivir y nos enseña a amar la virtud, la templanza y muchas otras cosas utilísimas para conservar el cuerpo.

-A este propósito, continuó, ((291)) he sabido que hace pocos días murió un joven robustísimo y que daba de sí muy buenas esperanzas,
y, en cambio, vive, aunque siempre enfermizo, un hermano suyo, que casi parece tísico. Ved, pues, que no sirven para nada la salud y la
robustez, si está decidido en los libros eternos que éste o aquél debe morir.

La conversación quedó interrumpida con la llegada del sacerdote don Luis Rocca, y el toque de la campana.

"Nosotros le besamos la mano y nos fuimos", escribe el relator. Era éste el clérigo que dio ocasión a las reflexiones finales relativas a la
muerte. Se llamaba César Peloso, y resulta sintomático que fuera precisamente él, que murió poco después, quien tuviera el pensamiento
de tomar apuntes sobre esta interesante conversación.

Para la buena formación intelectual, el Siervo de Dios daba mucha importancia al estudio de la filosofía. Estaba al corriente de lo que
en esta clase se hacía.

-Tengan paciencia los profesores; procuren rebajarse mucho para ponerse a la altura de los alumnos; no pretendan hacer continuas y
sublimes disertaciones; lo que importa es explicar el texto, no el discursear sobre la materia.

El maestro principal de filosofía no debía estar muy satisfecho de sus discípulos. Hombre serio, más bien severo, de mucha inteligencia
y temple vigoroso, quizá no los encontraba totalmente de su gusto. Es probable que un día expusiera por escrito a don Bosco sus quejas y
que fuera ésta la respuesta del santo educador:

Muy querido Bertello:

Procuraré hacer cuanto pueda para despertar amor al estudio en tus alumnos, pero haz tú también lo que puedas para cooperar a ello.

1.° Considéralos como hermanos tuyos; cariño, benignidad y respeto son la llave del corazón.

2.° Hacerles estudiar sólo lo que puedan y nada más. Hacerles leer y entender el libro de texto sin digresiones.

3.° Preguntarles con mucha frecuencia, invitarles a exponer sus ideas y a leer, leer y exponer.
250

Fin de Página 250

 

VOLUMEN XI Página: 251

((292)) 4.° Animarles siempre y nunca humillarles; alabar dentro de lo posible y no despreciar, a menos que se den señales de disgusto
como castigo.

Haz la prueba de poner esto en práctica, y dime después el resultado. Yo rogaré por ti y por los tuyos. Créeme en Jesucristo

Turín, 9-4-1875.

Afmo. amigo
JUAN BOSCO, Pbro.

El Beato debía pensar con anticipación en prepararse profesores titulados; por eso solía presentar a los clérigos a examen para obtener
el diploma de bachillerato y de liceo. Un día señaló el criterio a seguir en este delicado asunto, con estas palabras 1:

-Es necesario veamos qué clérigos se han de presentar o no a estos exámenes, para utilidad de la Congregación. No hay que mirar si el
individuo tiene muchos o pocos deseos; más aún, ni siquiera se ha de considerar si estos exámenes serán útiles o no al clérigo: solamente
se ha de tener en cuenta si serán provechosos o perjudiciales para la Congregación. Yo no quiero que lancemos tan adelante este
principio, como se hace en otras partes; pero tengamos como regla general, al tomar nuestras decisiones, el bien de la Congregación y no
el del individuo. No hay que perder de vista una cosa y es que sólo se elija a los que tengan capacidad y den esperanzas de hacer carrera
en los estudios, y además, que sean jóvenes. Los menos dotados o de edad avanzada, cursen los estudios con mayor rapidez librándoles
de materias, secundarias, para que puedan ejercitar pronto el sagrado ministerio. Necesitamos también muchos que se ocupen de la
asistencia, de la administración y de otras cosas en las Casas.

Para formar bien a sus clérigos en el espíritu eclesiástico, encomendaba la clase de teología a competentes sacerdotes de Turín, tales
como el prestigioso canónigo Marengo, los cuales se prestaban de muy buen grado a hacerle tan señalado servicio. La ((293))
ejemplaridad de su vida sacerdotal y sus enseñanzas prácticas en el ejercicio del sagrado ministerio hacían lo demás.

Don José Vespignani fue testigo de esta escena. Un día, después del almuerzo, a la puerta del refectorio, en donde actualmente se ha
vuelto a poner, mejor que lo era, la famosa capilla Pinardi, hablaba él familiarmente con don Bosco, a tiempo de que se acercó don Julio
Barberis y entregó al Siervo de Dios una lista de los que iban a ser

1 Crónica de don Julio Barberis, 2 de marzo 1876.
251

Fin de Página 251

 

VOLUMEN XI Página: 252

ordenados. Don Bosco la miró e hizo un gesto de sorpresa. Faltaban los nombres de algunos que hacían los últimos cursos de teología y
que, además, observaban una conducta intachable. Don Julio Barberis observó con mucho respeto:

-Es cierto, están preparados, pero ésos dan clases y, si reciben ahora el subdiaconado, el rezo del Breviario les haría perder mucho
tiempo, cuando deben...

El Beato no le dejó terminar la frase, y empezó a decirle con vehemencia:

-"Pero, qué dices? "Que el rezo del Breviario hace perder tiempo? Al contrario, lo hace ganar. Los clérigos, cuando lo recitan, cumplen
el encargo divino de rezar con toda la Iglesia; el Breviario les instruye con la palabra inspirada de la Sagrada Escritura, con las lecturas de
los Santos Padres, con las vidas y ejemplos de los Santos; además, rezan con los salmos y los cánticos del pueblo de Dios y con los
himnos litúrgicos. El Breviario proporcionará a estos clérigos más conocimientos que muchos maestros y libros; y les inspirará para
enseñar a sus alumnos la ciencia de Dios y de las almas. Por consiguiente, hagamos que comprendan bien nuestros clérigos la importancia
del orden del subdiaconado y el gran medio que tendrán con el Breviario para su instrucción religiosa y su santificación. Ya verás el
provecho que sacarán bajo todos los aspectos.

Después volvióse a don José Vespignani, que escuchaba edificado y admirado un elogio tan espontáneo y fervoroso del Breviario, y
concluyó con estas palabras a modo de interrogación:

-"No es cierto que éste es el mejor tesoro para un clérigo ordenado in sacris?

Sobre los clérigos pendía amenazador el servicio militar, con el peligro de que se disiparan las mejores esperanzas. Los obispos de
Italia se lamentaban. Don Bosco tenía cada año ((294)) su buena decena de clérigos expuestos a este peligro. Buscaba todos los medios
para librarlos de los riesgos del cuartel: sugería expedientes, visitaba personas influyentes, recogía limosnas para el rescate. Esta cartita
para la señora Teresa Vallauri, turinesa, bienhechora del Oratorio, tiene todos los visos de referirse a uno de estos casos.

Benemérita señora Teresa:

Le devuelvo la sombrilla, muy agradecido. El médico de cabecera de un clérigo es el capitán Chiaves, buen cristiano que vive en la
calle de Santo Domingo, n.° 3.

Le agradezco mucho, muchísimo, la caridad que tiene conmigo y con esta incipiente
252

Fin de Página 252

 

VOLUMEN XI Página: 253

Congregación que, precisamente por estar en sus principios, necesita de todo y de todos.

Dios la bendiga y rece por mí, que soy, en Cristo, su

Casa 3-7-1875.

seguro servidor
JUAN BOSCO, Pbro.

Las cosas se empeoraban cada vez más; la Cámara de Diputados aprobaba una ley el 18 de abril aboliendo toda inmunidad en favor de
los clérigos. El artículo segundo decía así: "A partir del mes de julio de 1876 queda abolida la facultad de pasar de la primera a la
segunda categoría, mediante el pago de una cuota". Los senadores la aprobaron y el Rey la sancionó el 7 de junio.

Mientras tanto, gracias a don Bosco, no hubo un sólo clérigo del Oratorio, hasta 1875, que tuviera que ir al cuartel.

El mes de julio trajo una agradable novedad al mundo de los clérigos: las vacaciones fuera del Oratorio. La caritativa señora Eurosia
Monti poseía en la colina de Superga una bonita quinta que puso a disposición de don Bosco para este fin. Pero, como el edificio sólo
tenía capacidad para quince personas, don Bosco dispuso que los clérigos pudieran ir a pasar en ella dos semanas, en grupos de catorce.
Dio también las oportunas instrucciones, muy precisas y escasas, pero don Julio Barberis, ((295)) encargado de cumplirlas, las puso
fielmente por escrito. Son las siguientes:

1.° Procurar tener contentos a los caseros, preguntándoles de qué cosas podemos servirnos y de cuáles no; consultándoles a qué sitios
podemos ir y a cuáles no. Hacerles saber, desde un principio, que, si algo se deteriora o se gasta más de lo convenido, lleven cuenta y nos
lo digan, porque nosotros queremos pagar los desperfectos. Y don Bosco hacía esta reflexión: -Si los caseros empiezan a disgustarse,
darán luego a la dueña malos informes sobre nosotros, y aunque ésta no repare en minucias, sin embargo, ciertos informes podrían
perjudicarnos.

2.° Ir a visitar al Párroco y saludarle de parte de don Bosco. Ponernos en buenas relaciones con el caballero Arnaldi y el reverendo
Tomatis, que tienen sus casas de campo junto a la de la señora Monti; decirles que don Bosco les saluda y les tiene siempre presentes en
sus oraciones.

3.° Preparar una carta de agradecimiento para la señora Monti, que ahora está en Biella, diciéndole que se está disfrutando a su costa;
que, no pudiendo pagárselo de otro modo, dirigiremos al Señor nuestras oraciones y comuniones; repetirle que, para completar la alegría
de sus huéspedes, no falta más que la presencia de Mamá Eurosia; asegurarle que se reza especialmente por el eterno descanso del
Coronel, su marido, que falleció hace dos meses.
253

Fin de Página 253

 

VOLUMEN XI Página: 254

4.° No dejar de buscarse alguna ocupación: -Yo desearía, decía don Bosco, se dieran algunas clases, con las que los más atrasados en
latín pudieran progresar: pero lecciones sencillas, fáciles, sin largas explicaciones y solamente de repaso gramatical. Ejercitarlos en que
lean bien. Parece mentira lo difícil que resulta leer en público con sentido y entonación; para algunos es muy dificultoso pronunciar las
letras dobles, para otros la zeta. La o se pronuncia como si fuese una u. Hay también otra cosa que parece no tener ninguna importancia,
la tiene y mucha, y es enseñar a escribir una carta bien redactada. Los hay que tienen talento, que progresan en los estudios, que ya son
sacerdotes, médicos o abogados, y, si tienen que escribir una carta de cortesía, se encuentran apurados: se les escapan faltas de ortografía,
de gramática, equivocan los títulos, no saben dónde se colocan la fecha y la firma. Para enseñar esto me parece m uy oportuno el tiempo
de vacaciones, porque son estudios que requieren poco esfuerzo, y resultan enormemente útiles. También se podría dar alguna clase de
francés a los que han adelantado mucho en los estudios a lo largo del año.

-En cuanto a los que se encuentran flojos en latín, se requiere paciencia. Generalmente son los que querrían menos clases, o bien se
creen que saben lo mismo que los otros y tienen a menos fijarse en ((296)) aquellas reglas que ellos llaman pequeñeces; buscan cosas más
elevadas, y acaban por no aprender lo uno ni lo otro.

-El curso pasado ocurrió que se puso un maestro expresamente para éstos; de vez en cuando no podía dar sus clases, porque, ora por
una excusa, ora por otra, se ausentaban, y el motivo principal era la poca voluntad. Sin embargo, me parece bien que se haga así, a fin de
que, por nuestra parte, se procure proporcionar mayor instrucción a los que más la necesitan.

5.° Fijar un horario. Prácticas de piedad: a las seis, misa y meditación. A las diez, una hora de clase y después lectura espiritual. De las
tres y media de la tarde hasta las cinco, estudio libre. A las cinco, visita al Santísimo Sacramento, pidiendo permiso para hacerla en Villa
Arnaldi, donde tienen capilla con reservado. El resto del día quédese para recreo y haya todas las tardes paseo hasta las siete y media;
apenas llegados a casa, cena. A las nueve, oraciones y descanso.

No satisfecho todavía con estas providencias, quiso hablar sobre las vacaciones a todos los clérigos reunidos. Así que el 6 de julio por
la tarde, puesto que habían terminado los exámenes finales, los reunió para una conferencia. El tema de las vacaciones le prestó ocasión
para decir cosas que ayudasen a reavivar en los clérigos su amor a la Congregación y a prevenirlos contra los peligros del ocio estival.

Se han terminado satisfactoriamente los exámenes de teología y filosofía. Comienzan las vacaciones. Sé que muchos de vosotros estáis
cansados y necesitáis unas vacaciones, que he procurado se puedan pasar a satisfacción de todos. Hay algunos que tienen todavía trabajo
y no pueden empezarlas enseguida, pero lo harán más tarde: otros, las comenzarán mañana. Lo que os encomiendo es que las
vacacaciones sean de descanso; pero, al mismo tiempo, que estéis ocupados, no sea que, recrearais el cuerpo y perdierais el espíritu. Para
ello se ha combinado un horario, lo mismo para los que se quedan aquí que para los que van a la Villa Monti, a fin de que haya mucho
recreo y no falte ocupación.
254

Fin de Página 254

 

VOLUMEN XI Página: 255

Conviene también que pensemos en el personal de América. Es cosa ya aceptada y hay que comenzar las clases de español y empezar a
hacer la selección del personal; porque, de acuerdo con lo establecido, la partida sería en octubre o, a más tardar, en la primera quincena
de noviembre. Hemos recibido cartas de allí, en las que nos expresan el ardentísimo deseo con que nos esperan, y la necesidad que tienen
de nosotros. Y está construido el colegio y lo ponen inmediatamente a nuestra disposición. ((297)) Hay también una iglesia pública donde
atender al culto, y las escuelas de la ciudad estarán en nuestras manos. Es necesario también dar clases de italiano, francés e inglés. Los
habitantes son buenos por naturaleza y muy religiosos: pero carecen de instrucción y de sacerdotes que les instruyan. San Nicolás, que es
la ciudad a donde iremos, tiene cerca de cincuenta mil habitantes, todos católicos, y no tiene más que tres sacerdotes. "Qué son tres
sacerdotes para una ciudad como Alessandria, para administrar los sacramentos, enterrar, llevar el Viático, celebrar la misa, confesar,
predicar y enseñar el catecismo? Tenéis que saber también que no muy lejos de San Nicolás empiezan las regiones habitadas por los
salvajes indígenas, que son muchos en aquel lugar. Estos ya admiten la religión cristiana y piden ser instruidos; pero no hay nadie que
pueda atenderlos y los dejan vivir y morir fuera de la religión católica sin que lleguen a saber quién es Dios. Estas necesidades perentorias
son las que nos hicieron aceptar, por de pronto el colegio, y espero que más adelante podremos ocuparnos también de los salvajes,
instruirlos, educarlos y hacerlos cristianos.

Durante los pasados días hemos sido visitados por el cardenal Berardi, a quien ahora conocéis bastante. Es una demostración de su gran
bondad, mis queridos hijos, la que su Eminencia nos dio. Vino expresamente desde Génova a Turín para visitar el Oratorio; y después, al
ver la benevolencia que nos demostró, la satisfacción que experimentaba al contemplar a nuestros muchachos, la manera entusiasta al
hablar de ellos, era algo para emocionarse. También me impresionó ver el efecto que el Padre Santo nos tiene; porque, entre otras cosas,
decía también el Cardenal:

-El Padre Santo me encargó expresamente que os saludara y os comunicara a vos y a vuestros jóvenes su bendición; además me encargó
deciros esto y aquello.

Parece que nosotros debamos ser yo no sé qué, ante las solicitudes de un Papa tan grande.

Ahora, volviendo de nuevo a nuestras vacaciones, es necesario os avise de un gran peligro que hay en ellas. Porque, ícuántas vocaciones
he visto perderse durante las vacaciones! Y ésta es la pérdida más grande, la ruina mayor que os puede suceder. Y, sin embargo sucede,
especialmente cuando se va a casa de los propios padres. Se empieza por hablar de las necesidades, de los intereses; llegan los parientes y
no se habla más que de compras, ventas, mercados y ferias. El pobre clérigo "qué podrá sacar de bueno estando siempre entre esas
conversaciones? Y eso, por no hacer mención de otra clase de conversaciones, muchas veces inmorales, y que no se pueden impedir:
riñas entre hermanos, en las que, casi a la fuerza, hay que tomar parte; después el padre, ya anciano, que no sabe hablar más que de las
miserias de la familia, con el deseo de que alguno le ayude, que ya tendrá tiempo de hacerse sacerdote y otras cosas por el estilo. San
Bernardo se vio obligado a no volver nunca a casa de sus padres. Lo dice él mismo: -Una sola vez fui; pero, al volver al convento, no hice
más que ((298)) llorar y durante varios meses sentía en mi corazón las lágrimas y las necesidades de mi padre, y cómo yo le había podido
ayudar, hasta que el Señor, en su bondad, me libró de aquella tentación.

Si esto le ocurrió a san Bernardo, cuántas vocaciones arruinó este pensamiento de ayudar a los padres.
255

Fin de Página 255

 

VOLUMEN XI Página: 256

Hay además una cosa que creo esté bien clara en este momento, respecto a la vocación, y es lo que se refiere a la vocación dudosa. Dejo
aparte el hablar de las señales de la vocación, de cuándo uno la tiene y no la tiene; sólo querría responder a quien dijese: -Yo me haría
religioso de buena gana, pero "quién sabe si tendré la llamada? Me quedo aquí; pero "quién sabe si el Señor quiere que permanezca aquí

o me llama más bien a otra parte?
1.° Desde el momento en que habéis tenido el deseo, la voluntad de entrar en la Congregación, ya habéis tenido una señal de que el
Señor, al poner en vosotros este deseo, esta voluntad, quiere que la sigáis.
2.° Desde el momento en que este deseo que tenéis os viene de parte del Señor, no debéis rechazarlo sin una manifestación expresa de
la voluntad de Dios en sentido contrario, la cual debe ser reconocida por el Director espiritual.
Alguno dirá: -"Quién sabe si el Señor me llamará a una vida más austera que ésta? -En la mayor parte de los casos, o casi en todos, esto
es un engaño.
Si el Señor te inspiró entrar en una Congregación, en la que tú veías que podías hacer el bien, el desear otra cosa es alejarte del lugar en
donde el Señor te puso.
El demonio busca cómo hacerte salir de aquí para una vida más austera; y cuando ya estés allí te hará esta insinuación: -"Quién sabe si
podré resistir? -O bien: -Veo que voy perdiendo la salud; "quién sabe si el Señor me pide esto? -El demonio es el príncipe de la discordia
y de la agitación y siempre nos perseguirá, doquiera que vayamos nos pondrá sus tentaciones. Y después, después... Tú sal de aquí para
llevar una vida más austera; ahora sal; mas "quién te asegura que en realidad abrazarás una vida de más austeridad? Salió uno de la
Congregación, diciendo que nuestra vida es un poco floja, que él quería llevar una vida más dura, y por tanto más perfecta. Salió, y unos
días más tarde decidió no entrar en ninguna religión, a cambio de llevar una vida austera en el mundo: de allí a poco se relajó, y después
abandonó las prácticas de piedad. Me lo encontré hace pocos días, le pregunté por su vida y empecé enseguida a hablarle de las cosas del
alma. Me respondió:

-Don Bosco, no me hable de esto.

-"Y por qué?

-Porque ya no pienso en ello; he abierto los ojos...

-"Cómo así?

-íPues, mire!, durante bastante tiempo me enredé con ideas ridículas que no tienen nombre.

-Pero, amigo mío, "no vas a confesarte?

-"Confesarme?

((299)) -"Pero y la salvación de tu alma, que te preocupaba al extremo de que no te bastaban los rigores de nuestra Congregación y

buscabas otros mayores? Si te portas así, pierdes el paraíso y se te prepararía el infierno.

-Basta, no me hable más de eso; ya no creo en esas bagatelas.

Queridos míos, por más que le dije, no hubo forma de hacer llegar una palabra a su corazón. Si el Señor no muda su manera de pensar,

con un verdadero milagro de la gracia, está irremisiblemente perdido.

Otros dicen a su vez:

-Nosotros nos quedaríamos de buena gana, pero...

-Pero "qué:

-Pero no me quiere el superior... no parece satisfecho de mí... yo no me presto a que la Congregación se aproveche de mí. No tengo

bastante virtud. Los superiores me odian.

Fin de Página 256

 

VOLUMEN XI Página: 257

-"Qué estáis pensando? Los que han sacrificado su vida por vuestro bien; aquellos que el Señor ha puesto para dirigiros; los que
estarían dispuestos a dar su sangre para salvaros, si se presentara la necesidad, "ésos van a odiaros? Creedlo, es imposible que esto suceda
entre nosotros. Además, "entrasteis en la Congregación para hacer vuestro capricho, para recibir halagos?

Hay que saber soportar a su tiempo hasta el desprecio, por amor del Señor. "Acaso no puede un superior aparentar exteriormente poco
aprecio para corregir tu exagerado sentimentalismo o para probar tu fortaleza? Creedme, es un antiguo lazo el demonio, que presenta las
apariencias de algo que casi nunca existe.

"No está contento de ti? Mira a ver si es por culpa tuya, porque no haces lo que podías y deberías hacer, o bien, si haces lo que es
posible. En el primer caso debes enmendarte porque la culpa es tuya; "cómo quieres que el Superior esté contento de ti, si no lo mereces?
En el segundo caso piensa que no trabajas para agradar a los hombres, sino a Dios. Además, creédmelo, aquí la mayor parte también es
hija de la imaginación. Cuando el superior no da muestras especiales de agradecimiento o no está para halagar, se dice muy pronto que no
está contento. Con los niños se hace así; pero con los hombres hechos y derechos, no hace falta nada de esto; y los sensatos deben
contentarse con las señales ordinarias de aprobación.

-Yo no soy bueno para que la Congregación se aproveche de mí; no sé ganarme el pan: no valgo para la asistencia; para dar clase,
mucho menos; y no tengo fuerzas para el trabajo. Voy a resultar un peso para la Congregación.

-"Sabéis quién sirve de peso a la Congregación? El que tiene habilidad pero no es obediente. Necesita que el superior busque las
palabras más dulces para mandarle; de lo contrario ya sabe que no le obedecerá o lo hará de mala gana. El que no ama la pobreza y se
lamenta de la comida, de la bebida o de la habitación. El que no guarda escrupulosamente la virtud de la castidad, sin la cual uno sólo
puede ser culpable de la ruina de toda la Congregación. ((300)) Si poseéis la virtud y os esforzáis por hacer el bien, nunca seréis carga
para la Congregación. Y más aún, si los superiores ven vuestra poca habilidad, no os reciben. Desde el momento en que os aceptaron es
que os consideraron hábiles, y este juicio les corresponde a ellos, no a vosotros.

-El superior me creía con mayor virtud, cuando yo no poseo las virtudes necesarias para el estado religioso. -Si no tienes virtud
suficiente para vivir en el estado religioso, donde los peligros quedan lejos, donde tienes tantos auxilios, donde puedes dedicarte a la
oración y, por tanto, tener la gracia de Dios en abundancia, "podrás vivir bien y ganarte el cielo, donde hay tantos peligros de lugares y
compañeros, donde no podrás dedicarte casi nunca a la oración, por tu preocupación para buscar la comida? Además, la cuestión de la
virtud está toda en manos de tu Director espiritual. Esfuérzate por hacer lo que puedas y no tengas miedo. Si tu virtud no es suficiente, te
avisarán, y una de dos: o no te admitirán a la profesión o te rechazarán. Si los superiores no te dicen nada, puedes seguir adelante sin
miedo.

-Pero, puede decir alguno, parece que salir de la Congregación y condenarse sea lo mismo, y, por el contrario, me parece a mí que
también en el mundo se puede vivir como buen cristiano, y hay algunos que salieron y llevan una vida mejor y más ordenada que cuando
estaban en la Congregación.

-Respondo: es verdad que, absolutamente hablando, fuera de la Congregación se puede vivir como buen cristiano, y también puede
salvarse; pero, si me queréis creer, os diré con claridad que esto es más verdad teóricamente hablando que en la vida práctica. En realidad
soy del parecer de que muy pocos de los que salen de una Congregación, a la que estaban afiliados, puedan salvarse. Primeramente
porque, si
257

Fin de Página 257

 

VOLUMEN XI Página: 258

entraron en una Congregación, siempre puede decirse que tuvieron vocación; y, habiéndola perdido por su culpa, difícilmente podrán
colocarse en el buen camino. Además, el que deja un puesto que sabe que es bueno y ve que le conviene quedarse, da señales de que no
es el puro amor de Dios lo que lo mueve, sino su propio interés.

Pero vamos a llegar a una conclusión práctica: si yo tuviera que dar un consejo a los que sienten dudas en su vocación, sería éste. No se
tomen decisiones sin estar bien aconsejados. Cualquier otra decisión sería arriesgada. "Y a quién pedir consejo? Creo que nadie puede
aconsejar mejor que el Director de la propia conciencia. Nótese sólo esto: no hay que hacer como hacen muchos, los cuales piden consejo
y, si el consejo es a su gusto y según la deliberación que ya habían tomado, bene quidem; pero si no es así, no les agrada y no lo siguen.
El Señor, que es quien establece a superiores y directores, les concede luces y autoridad. Y decía a su vez a los súbditos: Subiacete eis,
quasi rationem reddituri pro animabus vestris. (Sedles sumisos como si debieran dar cuenta de lo que se refiere a vuestras almas). La
palabra del Director se debe escuchar como voz de Dios; y el que la resiste, debe temer que está resistiendo a Dios mismo.

Escuchad todos, además, el otro consejo, que es de san Pablo: Manete in vocatione ((301)) qua vocati estis (permaneced en la vocación
a que habéis sido llamados); porque aquel que, a semejanza de una veleta, hoy desea una cosa y mañana otra, ahora le parece que está
bien aquí y después que estaría mejor allá, este tal no sabrá amoldarse en ningún sitio y hará mal por doquier. Tomad, pues, estas palabras
como dichas a vosotros, respecto a vuestros superiores: Qui vos audit, me audit, (El que os oye a vosotros, me oye a mí). No hagáis nada
sin el consejo o contra el parecer del superior.

Si obráis así estaréis siempre contentos, seguros de que vais por buen camino y no tendréis que dar cuenta a Dios de la vocación no
secundada.

En aquellos clérigos tenía puestas don Bosco sus esperanzas; pero, al mirarlos a distancia, turbaban sus sueños. El último día del año,
se recibió en el Oratorio un documento que cayó como un bólido. Contenía una enorme cantidad de observaciones, en las que, a más de la
dureza del contenido, no se habían ahorrado, como es costumbre en semejantes documentos, la dureza de la forma.

Esa Congregación tiene derecho a recibir en su seno a los que lo pidan, pero no puede recibirlos sin que hayan presentado las cartas
testimoniales de su Ordinario (Constit. X). Si el Ordinario niega estas testimoniales y la Congregación piensa que la negativa no es justa,
recurra a la Congregación Romana, pero no se constituya juez en propia causa.

Dicha Congregación no tiene derecho a tener un colegio de jóvenes vistiendo la sotana, sin permiso del Obispo, en cuyo distrito
diocesano está abierto el colegio.

Tampoco tiene derecho en ese colegio a conceder el hábito clerical a un joven cualquiera, de modo que éste pueda llevarlo fuera del
colegio sin permiso del Obispo, a cuya diócesis pertenece. Por tanto, el haber puesto la sotana hace muy poco tiempo a un joven de
Vinovo, sin permiso del Arzobispo de Turín, fue un hecho anormal por sí mismo, y, en sus circunstancias, fue algo gravemente contrario
a la dependencia que se debe al Obispo diocesano.
258

Fin de Página 258

 

VOLUMEN XI Página: 259

El desacuerdo existente entre la autoridad Eclesiástica de Turín y la Congregación sigue abierto y se mantiene por cuanto comenzó y
continúa recibiendo, vestidos de clérigos en sus casas, a individuos despachados del Seminario Metropolitano, no sólo sin ningún
permiso, sino hasta contra la negativa explícita de la autoridad Eclesiástica. Lo cual es subvertir el orden jerárquico y la buena disciplina
del Seminario y, como consecuencia necesaria, herir en una de las partes más sensibles el corazón del Arzobispo.

((302)) Se mantuvo este desacuerdo y sigue manteniéndose todavía, faltando lo mismo en las cartas que en las conversaciones a la
reverencia debida al carácter y a la autoridad arzobispal, como sucedió la otra noche (29 de diciembre de 1875); y se conforma después,
para reparar tal falta, comenzando con un condicional y dubitativo "si...", que una vez dicho, ciertamente puede pedir perdón de cualquier
pecado, aun aquel que no tiene ningún defecto.

Manténgase la Congregación dentro de los estrictos límites de las leyes canónicas, practique sus constituciones a la perfección, no se
olvide de la reverencia que debe al Arzobispo, ni haga, ni pretenda hacer nada contra su jurisdicción, como desgraciadamente ha sucedido
más de una vez; ni falte a los deberes de justicia con él y con la diócesis; y en esto y en cualquier otra cosa y en toda ocasión, dé ejemplo
de humildad, que constituye la primera virtud de las Congregaciones religiosas; y las cosas tomarán el aspecto que les corresponde según
las buenas reglas de la justicia cristiana.

Don Bosco dictó sin titubear la respuesta, pero formulándola en la persona de don Miguel Rúa. Ella tiene, tanto en el concepto como en
la redacción, la delicadeza de la caridad; que patiens est, benigna est, non aemulatur, non agit perperam 1.

Excelencia Reverendísima:

Siento el deber de presentar el más cordial agradecimiento por las observaciones enviadas el 31 de diciembre último, las cuales
confirman la idea que todos tenemos, a saber, que la verdadera causa del descontento de V. E. con la Congregación Salesiana es sólo la
falta de explicaciones. Tengo fundado motivo para creer que, dado el verdadero significado a las cosas y puesta de manifiesto nuestra
buena voluntad, se deben desvanecer las dificultades inexistentes, o no queridas. Por mi cargo de prefecto de la Congregación, siempre he
estado al día en todo y, por tanto, si me lo permite, expondré mi modo de ver, sometiéndolo a su iluminada sabiduría.

"La Congregación Salesiana, dice S. E., no puede recibir a nadie sin que antes presente las cartas testimoniales de su Ordinario".

Esto no ofrece ninguna dificultad para nosotros, ya que así está determinado por nuestras Reglas (Cap. XI) y cada primero de año
leemos en presencia de todos los salesianos el decreto Romani Pontifices del 25 de enero de 1848, publicado por la Sagrada
Congregación de Obispos y Regulares, en el que aparecen las normas que han de seguirse en esta materia; más aún, siempre tenemos a la
vista las muchas respuestas dadas aclarando las dudas surgidas y los hechos demandados.

1 1 Cor. XIII, 4.
259

Fin de Página 259

 

VOLUMEN XI Página: 260

((303)) "La Congregación Salesiana no tiene derecho a tener un colegio con jóvenes vistiendo la sotana, sin permiso del Obispo".

Creo que nunca hemos negado este derecho y ni en ésta ni en ninguna otra diócesis existe ningún colegio nuestro donde los alumnos
vayan vestidos con habito clerical.

"El haber puesto la sotana hace poco tiempo a un joven de Vinovo, sin permiso del Arzobispo de Turín, fue algo gravemente contrario
a la dependencia que se debe al Obispo diocesano".

Si con ello se faltó en algo, la culpa es mía: pero no me sera imputada por el Señor, ya que se cometió por pura inadvertencia. Ese joven
lo recibí yo como seglar y con recomendación de un pío y celoso sacerdote. Si se le impuso la sotana, fue por su petición de pertenecer a
nuestra Congregación y valiéndome de las facultades que se me han concedido para admitir para la imposición de la sotana a él y a algún
otro mas.

S. E. misma tuvo la bondad de decirnos, ya varias veces, que no tiene ninguna dificultad en que admitamos jóvenes seglares y que
después los inscribamos en nuestra Congregación. Con todo es oportuno le haga notar que, con el decreto de la aprobación definitiva de
la Congregación Salesiana (1 de marzo de 1869) se nos concedió la facultad de otorgar las dimisorias a los jóvenes que, habiendo
ingresado en nuestras casas antes de los catorce años, pidieran a su tiempo ingresar en la misma Congregación. Posteriormente, cuando (3
de abril de 1874) fueron aprobadas nuestras Constituciones, esta facultad se extendió también a los de mayor edad. Si preventivamente se
concedió la facultad de las dimisorias a los internados en nuestra casa, no se necesita ningún otro permiso para ser aceptados en la
Congregación. Así respondió repetidas veces monseñor Vitelleschi, de feliz memoria, después de haber hablado con quien era menester.
"La Congregación Salesiana recibe a individuos despachados del Seminario Diocesano sin permiso del Ordinario".

S. E. conoce mejor que yo que un Ordinario Diocesano no puede impedir que sus sacerdotes o clérigos vayan a inscribirse en una
Congregación Eclesiastica y que hace poco tiempo (13 de enero de 1875) la sagrada Congregación de Obispos y Regulares declaró esto
mismo, como es de creer le habra sido comunicado también a S. E.
Pero, en los calamitosos tiempos en que vivimos, no se ha mirado tanto al derecho sino únicamente al bien de las almas. Apenas S. E.
mostró su desaprobación por tal cosa, ya no se aceptó a ninguno mas. En conversación tenida en cierta ocasión con S. E., nombró a los
dos clérigos Mundina y Macono, admitidos momentaneamente en una casa nuestra lejana. Y en el espacio de pocas semanas se les alejó a
los dos.

"En cartas y en conversaciones se falta a la debida reverencia al Arzobispo, etc.".

Excelencia: no sólo yo, sino todos los Salesianos desean saber ((304)) qué cartas, qué frases hayamos usado que sean irreverentes para
el Arzobispo; desean saberlo para desdecirse, enmendarse y repararlas del modo mas formal.

Tenemos frecuentes relaciones con mas de cuarenta Obispos y todos nos hacen de insignes bienhechores y padres; y, permita que lo
diga, con ningún otro procuramos medir tanto las palabras y los escritos para evitar lo mas mínimo que pueda ocasionar disgusto. Estoy
con ansias de saber detalles de tales afirmaciones para poderlas evitar en lo porvenir.

"Manténgase la Congregación dentro de los estrictos límites de las leyes canónicas, etc.".

Ruégole de nuevo, Monseñor, me permita una súplica. Nuestra Congregación esta
260

Fin de Página 260

 

VOLUMEN XI Página: 261

naciendo y nace precisamente en unos tiempos procelosos; necesita, por consiguiente, de todo y de todos, dentro de la maxima
indulgencia que sea compatible con la autoridad de los Ordinarios; por tanto, no pedimos el rigor de las leyes canónicas, sino suma
clemencia y caridad en la aplicación de las mismas. En este sentido los religiosos Salesianos han trabajado siempre y siguen trabajando
en la diócesis de Turín, en número de doscientos, no por miedo a las leyes que les obliguen o por interés material, sino únicamente
movidos por la necesidad en que la Iglesia se encuentra de obreros que trabajen en el campo evangélico. Y no obstante esto, estoy
autorizado por todos mis hermanos Salesianos para asegurarle que cualquier cosa que S. E. nos advirtiera, en pro o en contra de las leyes
canónicas, pondremos la mayor diligencia, procurando evitarla para cumplir cuanto fuere del caso.

Ruégole todavía me permita le haga saber algunas cosas que han consternado y humillado grandemente a los pobres salesianos.

Primero fue el decreto con fecha 17 de noviembre de 1874, con el que S. E. tuvo a bien quitar los privilegios y favores que sus
antecesores, y S. E. misma, habían concedido a nuestra institución en el transcurso de treinta y cinco años. Caso que tendra pocos
semejantes en la historia: conceder las licencias en forma limitada y quitar la facultad de absolver de las culpas reservadas a nuestro
Superior que, sin haberlas solicitado, le fueron benévolamente concedidas.

La respuesta negativa dada a nuestra súplica de que viniera a honrar con alguna ceremonia el septenario de la fiesta de la consagración
de la iglesia de María Auxiliadora, y confirmar a nuestros muchachos; a las dos cosas respondió negativamente y no permitió tampoco
que pudiéramos invitar a otro Obispo para que asistiera.

A primeros de este año se negó la facultad de predicar a dos de nuestros sacerdotes, uno de los cuales es el director de las escuelas para
externos y del Oratorio festivo de San Francisco de Sales.

Todas estas graves medidas suponen ciertamente graves motivos, que nunca hemos podido conocer.

((305)) A pesar de todo ello, a nuestro Superior, sobre quien recaen estas medidas, nunca se le ha oído decir, escribir, ni manifestar de
ninguna otra forma algo menos decoroso para nuestro Superior eclesiastico. Por el contrario, puedo asegurar a S. E. que, habiendo sido
invitado a firmar cosas contra S. E., que fueron después enviadas a Roma, se negó con indignación.

Pudo enterarse de que un colaborador de cierto periódico muy malo tenía preparada y pagada una serie de artículos contra S. E. y él se
resolvió a admitir gratis a un hijo de ese desgraciado y entregarle una cantidad de dinero, a condición de que se le dieran aquellos escritos
infames, y que nunca se publicaran. Se consiguió el intento.

Solamente en el pasado octubre (1875), algunos, llevados por las voces de que don Bosco era contrario al Arzobispo, le presentaron una
biografía indigna de S. E., ofreciéndole una vistosa cantidad de dinero para que la imprimiera. Don Bosco logró que le dejaran el
manuscrito para examinarlo; pasaba de mil paginas y, cuando se enteró del contenido, redujo aquellos folios a pedacitos que arrojó al
fuego.

Este gesto tuvo graves consecuencias, cuyo peso todavía carga sobre don Bosco; pero él esta siempre contento cuando, aun a costa de
cualquier sacrificio, puede conseguir la tutela del honor de su Arzobispo, a quien siempre ha amado y respetado.

Me doy cuenta de que me he extendido demasiado. Perdone V. E. este desahogo de mi corazón con el que he querido asegurar que los
Salesianos jamás han o nada en menoscabo de la estima y veneración de V. E.; ni cuando era sólo canónigo
261

Fin de Página 261

 

VOLUMEN XI Página: 262

en esta ciudad, ni cuando era Obispo en Saluzzo, ni cuando la divina Providencia dispuso que llegara a ser nuestro Arzobispo.

Siempre será un honor para mí el poderme profesar, con la mayor gratitud,

De V. E. Rvma.

Su seguro servidor MIGUEL RUA, Pbro.

Entre los manuscritos de Pío IX en Roma existe el original de las Observaciones expuestas con cinco apostillas de mano del Beato. 1.ª
Al final del primer párrafo: "Dijo varias veces que le corresponde el examen sobre la vocación, cuando alguno quisiere entrar en la
Congregación". 2.ª A final del segundo: "No tenemos ninguno de esos colegios". 3.ª Al final del primer período del tercer párrafo: "No
concedemos la sotana sino a los que quieren formar parte de nuestra Congregación". 4.ª Al final del cuarto párrafo: "La Sagrada
Congregación de Obispos y Regulares ha respondido ((306)) a esto asegurando que no puede impedir, etc. Sin embargo, no hemos tenido
en nuestra Congregación, ni actualmente tenemos, ninguno expulsado del Seminario diocesano. 5.ª Después de "conversaciones", en el
primer período del quinto párrafo: "Es extraño que nunca haya citado escritos ni palabras de esta índole". Por último: "N. B. Las
apostillas fueron escritas por el sacerdote Juan Bosco, el 16 de enero de 1876". La conversación del 29 de diciembre es la que referimos
en el capítulo XXII, y la reparación consistiría en la carta de don Miguel Rúa que allí se menciona.

Nos falta hablar de los profesos sacerdotes. Mirando el catálogo se ve que los sacerdotes del Oratorio eran escasos. Si se piensa en el
excesivo quehacer que allí había, queda uno admirado de que lo realizaran tan pocos. Nos explicamos así las quejas de don Juan Cagliero
ante la gran escasez de personal. Asistimos a un ataque y defensa entre la vivacidad del futuro Cardenal y la calma inalterable del Hombre
de Dios. El diálogo tuvo lugar, como de costumbre, después de la cena, el 4 de julio. Empezó Cagliero quejándose de que escaseaban los
sacerdotes para realizar tanto trabajo. Don Bosco le respondió:

-Consuélate. Si todo marcha bien, haremos ordenar once nuevos sacerdotes en menos de tres meses.

-Bien, bien; me parecen demasiados, para ordenar a todos de una vez. Pero yo no soy nuevo en la Congregación. Todos los años se
ordenan sacerdotes y cada año nos encontramos con más escasez. Se ordena un sacerdote y se aumenta el trabajo para todos. Se ordenan
262

Fin de Página 262

 

VOLUMEN XI Página: 263

dos en el Oratorio y usted manda a tres a otros colegios. Ahora, es verdad, se ordenarán once; pero, entre tanto, se abre una casa en
América y un hospicio para comenzar la Obra de María Auxiliadora. Y después, de esos once, quién por un motivo, quién por otro,
resulta que cuatro, seis y quizá ocho retardarán su ordenación, y buenas noches: nos quedamos tan a oscuras y más que antes.

-No, no. Salvo que en Roma no nos concedan las extra tempus que he pedido; pero no hay que suponerlo, porque hasta ahora se nos ha
concedido todo lo ((307)) pedido. Apenas lleguen las extra tempus, el primer domingo se ordenarán de menores, el segundo de
subdiáconos, el tercero de diáconos y el cuarto de misa.

-Y éstos ocuparán el puesto de otros; pero se necesitarán otros para ocupar los puestos de éstos.

-íAh! Me temo que mientras exista el Oratorio siempre será lo mismo; un trabajo empuja a otro y el segundo es empujado por un
tercero; y cuando uno no lleva dos trabajos entre manos, llevará tres, y así estaremos siempre alegres.

-íBueno, bueno! Ahora el que tiene que pensar en ello, que lo piense; yo me voy a América y veremos si allá cambian las cosas un
poco.

Estaban presentes tres sacerdotes, que no se escandalizaban, ni mucho menos, por la franqueza de Cagliero, hija de su gran familiaridad
con don Bosco.

El irá a América, sí, pero no como un fugitivo. Los once ordenandos ya nos son conocidos. Pese a todas las contrariedades, el catálogo
de 1876 nos da noticias de ocho sacerdotes, dos diáconos y un subdiácono.

Mientras Dios nos conceda vida para llevar adelante estas Memorias Biográficas, procuraremos que no se nos pierda ninguna de las
sabias directrices dadas por don Bosco a sus sacerdotes para el ejercicio del sagrado ministerio. íQué tesoro tan abundante tendríamos
ante nosotros, de no habérsenos mostrado tan avaro el tiempo! Pero recojamos, mientras tanto, las migajas.

Entre los poquísimos profesos entrados en la Congregación, ordenados ya sacerdotes, sobresalía singularmente don Luis Guanella.
Siendo director del Oratorio de San Luis diole un día don Bosco estas normas prácticas para la predicación:

-Si quieres agradar y hacer el bien cuando predicas a los muchachos, es preciso que pongas ejemplos, parábolas y comparaciones, pero
lo más importante es que las expongas y desarrolles con todos sus detalles, hasta en las más nimias circunstancias. Entonces los
muchachos se interesan y esperan con ansias el final del relato.
263

Fin de Página 263

 

VOLUMEN XI Página: 264

Otra norma para la predicación a los muchachos se la dio a don Santiago Costamagna el año 1875. Leámosla tal y como él mismo la
expone siendo ya ((308)) Obispo 1: "Tenía yo que predicar los ejercicios espirituales en nuestros colegios de Turín, Varazze y algún otro
sitio más. Me llamó don Bosco y me dijo:

"-Insiste mucho en que eviten las conversaciones malas y en el daño que causan. Cuenta, si quieres, que don Bosco ha leído muchos
libros, ha oído muchas pláticas y recuerda muy poco de todo ello; pero que no se ha olvidado jamás de una palabra mala que un mal
compañero le dijo a la edad de siete años; el demonio se toma el feo encargo de hacérsela resonar en los oídos frecuentemente. Y eso que
ya tiene sesenta años".

Aquel mismo año, cuando estuvo en Sampierdarena para despedir a los misioneros, habló con don Pablo Albera sobre la dirección
espiritual de los muchachos. Volvían juntos en coche, después de haber comido en Staglieno, en casa del señor Angel Borgo. Al
encontrarse el Beato a solas con aquel director, después de un rato de silencio, exclamó:

-íCuánto cuesta hacer el bien a las almas! Ahora que tengo sesenta años me doy cuenta de lo difícil que es confesar a los chicos. Y eso a
pesar de las luces que creo ha recibido don Bosco.

El Beato don Bosco, que lanzaba al desempeño de las ocupaciones a un personal dotado de muy buena voluntad, pero no tanto de buena
preparación, persuadido de que el desempeño de las incumbencias despertaría y desarrollaría las aptitudes, cuando se trataba de lo
referente al sagrado ministerio iba con pies de plomo y se mostraba mucho más exigente de cuanto nadie imaginaba. Un joven sacerdote,
ordenado en agosto de 1875 y destinado al colegio de Valsálice, estaba dotado de excelentes dotes oratorias y predicaba mucho. Un día le
preguntó a don Francisco Dalmazzo, su director:

-Me dicen que fulano predica mucho.

-Sí, don Bosco, respondió don Francisco Dalmazzo.

-"Y predica bien?

-Hace furores.

((309)) -"Y su predicación produce frutos de salvación?

-No sabría decir; pero tiene muchísimos oyentes y todos quedan entusiasmados.

-Yo pregunto si su predicación produce conversiones...

1 Carta a don Juan Bautista Lemoyne, desde Santiago de Chile, del 20 de diciembre de 1898.
264

Fin de Página 264

 

VOLUMEN XI Página: 265

-Eso no lo sé. Tiene mucha retórica, imaginación, bonita voz;
quizá es un poco rebuscado...

-Está bien; prohíbele que predique por algunos años.

Tenía, además, con los sacerdotes oportunamente ciertos rasgos que robaban los corazones. Así un día de aquel mismo año le dijo a don
Juan Bautista Lemoyne, director del colegio de Lanzo, abriendo el cajón del escritorio:

-Toma, toma dinero.

-No lo necesito.

-Es para que no tengas que depender del prefecto, cuando lo necesites y para que seas libre en ciertos casos y sin control de nadie.

Lemoyne besó su mano conmovido.

-Don Julio Barberis le acompañó una noche a su cuarto. De camino le dijo paternalmente:

-Tú serás siempre el gran amigo de don Bosco.

-Así lo espero.

-Serás el baculus senectutis meae (el báculo de mi vejez).

-Si puedo ayudarle en algo, lo haré de mil amores.

-Vosotros completaréis la obra que yo he comenzado; yo hago el croquis y vosotros le pondréis colores.

-í Si no estropeamos lo que hace don Bosco!

-íEso no! Mira: yo hago ahora el borrador de la Congregación y dejaré a los que vengan detrás de mí que lo pongan en limpio. Ahora
tenemos el germen. Tú mismo te das cuenta de lo mucho que han mejorado las cosas desde que viniste al Oratorio, no sólo en lo material,
sino en el orden y en la regularidad...

((310)) -"Qué representa en el mundo este nuestro Oratorio de Valdocco?, le dijo en otra ocasión y con estas palabras suyas cerraremos
estos dos capítulos, que ya están resultando largos. "Qué es el Oratorio? Un átomo. Y, sin embargo, nos da tanto que hacer, y desde este
rincón pensamos mandar gente a una y otra parte. íPoder de la mente humana! íBondad de Dios!

íQué gran santidad la del hombre de Dios!, exclamaremos nosotros a nuestra vez.

Don Carlos Ghivarello, Consejero del Capítulo Superior en aquel momento, hombre de pocas palabras, estudiosísimo de la mecánica y
frío verificador no sólo de sus máquinas muertas, sino también de los hombres vivos -otro de los tipos singulares formados por don
Bosco-, quiso a toda costa observar con minuciosidad al Beato Padre, para ver si conseguía sorprender en sus actos comunes y ordinarios,
en sus palabras, en sus conferencias, algo menos conveniente. Y por
265

Fin de Página 265

 

VOLUMEN XI Página: 266

espacio de un mes entero estuvo espiando sus movimientos; pero, según declaró a don Luis Nai, después de la muerte del Siervo de Dios,
no pudo encontrar nada, absolutamente nada que se pudiese llamar defecto. De tan gran virtud sacaba la pequeñez del Oratorio aquella
fuerza y vigor, que impulsaba obras magnanimas, sostenía la constancia en el bien, y ensanchaba los corazones haciéndoles aspirar a la
consecución de grandes y nobles empresas.

Fin de Página 266

 

VOLUMEN XI Página: 267

((311))
CAPITULO XII
AUDIENCIAS, HOSPITALIDAD, VISITANTES

SEGUIMOS el tema de la vida en el Oratorio, aun cuando no lo diga explícitamente en el título. Los que acudían en busca de audiencia,
los huéspedes y los visitantes daban al Oratorio una nota pasajera de variedad dentro del ritmo ordinario de la regularidad cotidiana de la
casa; ya que, aunque fuese don Bosco el centro de atracción, con todo, aquel ir y venir continuo de personas no dejaba de sentirse en la
periferia, unas veces más y otras menos. Vamos a ver lo que hubo de nuevo, también en este aspecto, durante el año 1875.

Quien lo desee, siempre puede leer en el tercer capítulo del séptimo volumen de estas Memorias Biográficas el heroísmo de virtud que
don Bosco alcanzó, singularmente en sus últimos treinta años, con el ímprobo trabajo de las audiencias. La crónica del 26 de mayo de
1875 nos transmite el eco lejano de una conversación en la que se tocó también este tema.

Estaba don Bosco sentado a la mesa, rodeado de invitados; pero no se encontraba bien. El cansancio, que le había producido la fiesta de
María Auxiliadora, debilitaba todavía sus fuerzas; es posible que le faltase su acostumbrada soltura y quisiera dar una explicación de ello
a los comensales. Se expresó así: "Lo que más me fatiga son las continuas audiencias. Todos quieren hablarme y hablarme largo tiempo;
y el pobre don Bosco no puede más. Viene uno y me pide que le conceda media hora por lo menos para conversar conmigo. Llega otro y
dice:

"-Me quedaré en Turín hasta que logre hablarle con tranquilidad.

"Yo le respondo:

"-Ahora no puedo, vea cuánta gente espera.

"Y el otro agrega:

"-No ((312)) importa; me quedaré, esperaré y ya vendrá el momento.

"En fin, por más que se diga o se haga, uno es sólo un hombre y no puede multiplicarse".

Se le buscaba con afán por todas partes, con la esperanza de poder
267

Fin de Página 267

 

VOLUMEN XI Página: 268

acercarse a él. Esa especie de indiscreción, de la que nadie tiene escrúpulos en casos semejantes, causó un incidente la noche del 1.° de
junio. Don Bosco había terminado tarde de confesar a los aprendices y tarde fue a cenar. Daban vueltas por el patio dos santas señoras de
Bolonia, directoras de un hospital, que habían ido a Turín para la fiesta de María Auxiliadora y para hablar con don Bosco. Al oír que a
aquella hora estaba en el refectorio, hacia allá que se fueron a encontrarlo las dos señoras.

-"Ustedes aquí a esta hora?, exclamó don Bosco, apenas las vio aparecer.

-Nos hemos animado a entrar con la intención de hablarle un momento.

-"Pero no saben que a estas horas esto ya es clausura?

-En realidad no lo sabíamos; y , si a usted no le gusta, nos retiramos, observó una de ellas.

-Pero es que ha sido don Miguel Rúa quien nos ha acompañado, dijo la otra.

-Bueno; no las echo fuera, pero piensen ustedes en la pena incurrenda (en que incurrirán) por violar la clausura.

Había unas diez personas presentes, así que las dos señoras quedaron aún más mortificadas. No creemos que don Bosco pensara
seriamente en amenazar con penas canónicas, pese a que el cronista hace este comentario: "No había brusquedad en sus palabras, pero no
las acompañaba su sonrisa habitual". Hasta aquella noche nunca había puesto allí los pies una mujer durante la cena ni después de ella.
Los que conocen la extremosa delicadeza de don Bosco, comprenden muy bien que aquello no podía acabar de otro modo.

No nos apartamos del mes de junio. Los que vinieron aquel mes al Oratorio, vieron cómo la casa de don Bosco seguía siendo ((313))
siempre la casa de la hospitalidad. Don Bosco no sabía cerrar la puerta a nadie.

Las dos señoras de Bolonia habían hecho el viaje acompañadas por el señor Lanzarini, que había hospedado en su casa de Bolonia a
don Bosco, cuando volvía de Roma, y que entonces, a su vez, fue huésped del Oratorio durante más de un mes. Contemporáneamente se
hospedaban en el Oratorio personas de distintas nacionalidades y religiones; un judío recién convertido al cristianismo, un católico inglés
de unos veinticinco años, deseoso de aprender latín para ordenarse de sacerdote; un clérigo de la isla de Malta; un protestante sueco,
joven todavía, que se preparaba para recibir el bautismo; un francés que había abandonado los deberes religiosos durante muchos años, y
que,
268

Fin de Página 268

 

VOLUMEN XI Página: 269

habiéndose encontrado con don Bosco y habiéndose confesado con él, quería quedarse para siempre en el Oratorio. Allí estuvieron unos
cuantos días tres sacerdotes forasteros: uno era siciliano; otro, canónigo en Alassio, que había ido a visitar a un muchacho enfermo,
pariente suyo; y el tercero, un párroco que se quedó una temporadita. Pernoctaron allí diez sacerdotes, que iban en peregrinación a
Paray-le-Monial. Se hospedó veinte días un sacerdote de Módena, que quería doctorarse en Teología. Y nadie se extrañaba de que
hubiera tantos forasteros, porque el Oratorio ya había empezado a convertirse en un puerto de mar.

Con el sacerdote de Módena tuvo don Bosco una conversación durante la comida. Esta conversación alcanzó fama entre escritores y
publicistas. Se hablaba de la masonería, y dijo él: "Cavour, que fue uno de los jefes de la masonería en el Piamonte, consideraba a don
Bosco como uno de sus amigos. Un día me dijo francamente, y sucedió lo mismo varias veces más, que no quería concederme más
audiencias, si no iba a comer con él a su casa; y que, siempre que necesitara un favor, en su mesa hallaría un puesto para mí, y allí
podríamos hablar con más comodidad. Una vez, que me presenté en su despacho para un asunto urgente, no me recibió en aquel
momento, sino que me hizo esperar para que almorzase con él. Entonces me concedía cuanto le pedía". Añadió también que el año
anterior el ministro Vigliani ((314)) parecía que fuera compañero suyo, dada la confianza que le dispensaba; y que así le trataba también
Rattazzi.

Alguna vez le acarreó alguna molestia su benignidad y facilidad para recibir huéspedes. Un sacerdote de la diócesis de Casale, don
Teodoro Boverio, se hospedó en el Oratorio durante no sabemos cuánto tiempo. No había faltado a su deber de pedir a la autoridad
diocesana licencia para celebrar allí la santa misa. Y habiéndose terminado el tiempo de la concesión, volvió a pedir el celebret a la Curia,
para que le renovaran las licencias, de acuerdo con las ordenanzas sinodales; pero, debiendo ausentarse de Turín, no se preocupó de
retirar el permiso. Y he aquí que don Bosco recibió una enérgica intimación del Ordinario, con una admonición por lo pasado y una
amenaza para el porvenir, si lo mismo don Bosco que el sacerdote extradiocesano no se ponían en regla en el plazo de tres días. Don
Bosco se las compuso como pudo para dar con el interesado; y concluyó enviando esta respetuosa carta:
269

Fin de Página 269

 

VOLUMEN XI Página: 270

Excelencia Rvma.:

Después de haber conseguido las noticias pertinentes sobre el sacerdote Teodoro Boverio, cumplo con el deber de comunicarle cuanto
sigue:

Dicho sacerdote, Teodoro Boverio, vino a pasar una temporadita en esta casa, durante la cual celebró la santa misa en la iglesia de
María Auxiliadora. Con motivo de su delicada salud marchó a Génova, para ponerse en cura, y allí se encuentra todavía en un hospital de
San Pier d'Arena.

Lo que comunico para norma de V. E., mientras, con la máxima veneración, me cabe el alto honor de profesarme,

De V. E. Rvma.

Turín, 13 de agosto de 1875.

Su seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

Llegaban además al Oratorio ilustres personajes deseosos de conocer a don Bosco y observar su Obra de cerca. Hay memoria de visitas
hechas aquel año por misioneros y obispos. En el mes de mayo visitó el Oratorio un misionero del Asia, cuyo nombre no lo ha
conservado la crónica; ((315)) pero, en cambio, da la noticia de que entusiasmó a muchos para ir a las misiones, cuando contó que en una
provincia, con ocho millones de habitantes, no había más que el Obispo y ocho sacerdotes, uno por cada millón de almas. En octubre
estuvo el Arzobispo de Calcuta, el cual habló mucho rato con don Bosco e impartió la bendición con el Santísimo Sacramento. En
noviembre llegó el Obispo de Acerenza, que quiso visitar clases y talleres, y manifestó al partir su admiración, por cuanto había
contemplado. En julio, además del Obispo de Susa, siempre tan afectuoso con don Bosco, había estado en el Oratorio monseñor Parocchi,
obispo de Pavía, que agradeció también el hospedaje recibido. Pero hemos de hablar un poco sobre esta última visita, que tuvo después su
repercusión durante el proceso apostólico.

El antiguo abogado fiscal de la Curia Arzobispal turinesa, el canónigo Colomiatti, el mismo que, a fuerza de amontonar cosas, enredó la
marcha por la causa de don Bosco, depuso que en 1900 el Cardenal Vicario, Parocchi, le había dicho estas palabras:

"Me acuerdo de que, siendo todavía Obispo de Pavía, fui a visitarlo y él (don Bosco) me preguntó si iba a aconsejarme con él. Esto me
chocó, porque, si bien yo era másjoven que él, sin embargo era Obispo y tenía por tanto la plenitud del sacerdocio, y además me tocaba a
mí decirlo y no él a mí".
270

Fin de Página 270

 

VOLUMEN XI Página: 271

Todo el que sepa cuán grande era la humildad de don Bosco y su elegancia en el hablar y tratar, no puede menos de sonreír el atribuirle
un disparate tan garrafal. Una de dos: o el canónigo ha falseado las palabras del cardenal o el Obispo tomó una cosa por otra. Que el
paladín de la antigua Curia, cuando juzgaba a don Bosco, viera todo del color de sus anteojos y también que procurase engañar, ha sido
demostrado en demasía por el reverendo Cossu 1 y otros. Nosotros no condenamos las intenciones, pero lo dicho, dicho está, dirían
muchos. Por lo demás, son cosas ((316)) que suelen ocurrir, cuando se quiere defender algo a ultranza; ya lo decía el poeta romano,
poniendo sobre aviso a ciertos abogados: Causa patrocinio non bona peior erit 2.

Si además no fuere así, lo sentimos por el obispo, pero debemos decir que su impresión le hizo entender al revés las palabras de don
Bosco. El era respetuoso con personas de elevada posición que le daban confianza, sí, pero tomaba un aire bonachón y sencillo, que
revelaba un espíritu sincero y opuesto a todo engaño. Si recibía la visita de un prelado, al que consideraba como amigo íntimo, lejos de
engreírse, empleaba, según su costumbre, frases graciosas y confiadas, que ciertamente habría evitado, si con su habitual perspicacia
hubiera descubierto en el interlocutor un sentimiento de su dignidad tan fácil a molestarse como para no tolerar que nadie bromeara en su
presencia. Suponer que don Bosco fuera capaz de atreverse a aconsejar a un obispo es no conocer el abecé de su psicología.

El 5 de julio fue una jornada para señalar con piedra blanca en la crónica de las visitas: fue una fecha memorable hasta por la forma
dramática con que don Bosco quiso que se desarrollase el suceso.

Durante la comida se presentó uno de los superiores en el refectorio de los muchachos. Hizo una señal al lector para que suspendiera la
lectura. Y, con aire de misterio, les dijo: que cuando oyeran la señal de la campana, subieran al dormitorio, se pusieran el mejor traje, se
lavaran bien, se peinaran, dieran lustre a los zapatos... porque... llegaba a visitarles un gran personaje. Que mostraran educación, tuvieran
el sombrero en la mano y guardaran silencio a su debido tiempo. Que los músicos fueran, a las dos, para ensayar un himno de ocasión.

Es de imaginar la curiosidad que el aviso despertó. Apenas salieron del comedor todos rodearon a sacerdotes y clérigos, acosándoles a

1 Positio super dubio: An adducta contra Ven. Servum Dei obstent, quominus in Causa procedi passit ad ulteriora (Situación sobre la
duda: Que lo presentado contra el Ven. Siervo de Dios no obsta, para que se pueda seguir más adelante en la causa).

2 Ov., Trist., I, 1, 261: Una causa mala se hace peor, si se la defiende.
271

Fin de Página 271

 

VOLUMEN XI Página: 272

preguntas; pero unos y otros sabían tanto como ellos. Y entonces empezaron los tiros para adivinar.

-Es el príncipe Amadeo...

((317)) -Será el príncipe Humberto...

-No, debe ser don Carlos, que va a ver al Papa y pasa por aquí...

-"Será el general Lizárraga 1, el que envió don Carlos a Roma y que pasa ahora por aquí de vuelta a España?

Un clérigo oyó a los superiores del Capítulo murmurar la palabra "cardenal".

-Ya está, dijo riendo: es un monseñor que trae a don Bosco el capelo cardenalicio...

Entre tanto ensayaban los músicos un himno conocido y leyeron escrito en los papeles "viva José", en vez de "viva don Bosco". Era un
dato más para orientarse. Poco después llegaba un tercer dato: el visitante venía de Roma. Empezaron entonces a repasar nombres de
cardenales, para buscar uno que se llamase José.

El misterioso señor tenía que llegar a las cuatro, y las cuatro ya estaban cerca. El programa de recepción era el siguiente: todos los
alumnos en sus respectivas clases o talleres; la banda junto al portón de entrada; don Bosco en los pórticos del refectorio; visita a los
talleres;
mientras tanto bajarían los estudiantes, y se colocarían en círculo bajo los pórticos, donde se cantaría el himno, y la banda interpretaría
diversas piezas escogidas. Sobre la marcha don Bosco modificaría algunos numeros.

El secreto seguía siendo impenetrable. La única novedad era que se trataba de un insigne bienhechor.

Y por fin, a las cuatro menos cuarto, se asomaron desde la portería, uno tras otro, cuatro señores. Uno de ellos era alto, entrado en años,
fuerte y robusto. Parecía el gran esperado: vestía oscuro de color café y llevaba sombrero de copa.

Los músicos aún no estaban en su puesto; pero don Antonio Sala, que se encontraba en la portería, conocía al visitante. Volaron a
avisar a don Bosco y acompañaron a aquel señor con su séquito hasta su habitación.

Pocos minutos después, don Bosco, pasando por la biblioteca, condujo

1 Antonio LIZARRAGA Y ESQUIROZ (1817-1877). General español que se sumó al bando carlista. Al iniciarse la segunda guerra
carlista fue comandante general de Guipúzcoa y de Aragón y Cataluña; defendió Seo de Urgel contra Martínez Campos, que le hizo
prisionero tras un cerco tenaz (1875). Un año después acompañó a don Carlos al exilio y murió en Roma (1877). (N. del T.)
272

Fin de Página 272

 

VOLUMEN XI Página: 273

a los señores a visitar un dormitorio y el salón de estudio; dieron una mirada al jardín de detrás de la casa y descendieron a los pórticos,
donde los músicos empezaron a tocar sus instrumentos. Después de oír una pieza visitaron todos los talleres.

((318)) Don Bosco, antes de que llegara el forastero, había prevenido a todos los que habían estado en Roma, y le conocían, para que
estuvieran callados, no dijeran nada, ni dieran muestras especiales de respeto; pero el incógnico corrió peligro de ser descubierto, porque,
en la librería, don Joaquín Berto ofreció al desconocido la partitura de una misa dedicada por don Juan Cagliero al cardenal José Berardi,
y uno del séquito parece que le dijo:

-Oh, está dedicada a usted.

Dos aprendices de la librería lo oyeron y divulgaron la sospecha. Y dos muchachos de la imprenta, que eran romanos, apenas le vieron
exclamaron con admiración:

-íSi es el Cardenal Berardi!

Cuando reaparecieron bajo los pórticos ya estaban colocados los estudiantes en doble fila y, entre una salva de aplausos, entonaron el
himno. Sentóse el visitante con los otros tres. Sonaron los cantos y las piezas de música durante una media hora. En los intervalos don
Bosco dirigía unas palabras a su huésped, dando explicaciones sobre los jóvenes y concertando el modo de visitar deprisa la ciudad.

Al terminar la recepción, levantóse el visitante, quitóse el sombrero, hizo un amable saludo a los muchachos y se dirigió a la portería.
El respeto y la veneración que mostraba a don Bosco llenó a todos de admiración y de complacencia. Quiso que fuera a su derecha; y,
ante su intento de colocarse a la izquierda, le dijo:

-En esto mando yo; siga a mi derecha.

A la salida, subió él primero al carruaje y, al advertir que don Bosco daba la vuelta hacia atrás para subir por la otra portezuela y
ponerse a su izquierda, le hizo volver de nuevo y entrar por la misma que había subido él y sentarse a su derecha. Don Bosco hubiera
preferido permanecer descubierto; pero tuvo que cubrirse.

Todos los muchachos rodeaban la carroza y aplaudían. Allí sorprendieron a don Juan Cagliero y a don Joaquín Berto que le besaban la
mano, mientras él les bendecía. Entonces casi se confirmó la sospecha de muchos. Nosotros prescindimos del "casi".

Se puso en marcha la carroza y, a poca velocidad, hizo un largo recorrido por la ciudad, según el itinerario trazado por don Bosco, que
mostró y explicó a Su Eminencia los monumentos más importantes. ((319)) La meta fue Valsálice.
273

Fin de Página 273

 

VOLUMEN XI Página: 274

Agradó extraordinariamente al Cardenal aquel lugar, el edificio y la recepción de los alumnos. Y dijo a don Bosco:

-Se nota que es un colegio señorial, bien organizado, y de acuerdo con la condición de los alumnos. En Valdocco se veía limpieza,
orden, pero no riqueza, ni elegancia; también allí estaba todo de acuerdo con la condición de los alumnos. Si el ambiente de aquí fuera
menos señorial, difícilmente se decidirían las familias a confiaros sus hijos;
y si allá hubiera más, no se vería una casa de beneficencia. Todo, todo está muy adecuado.

Bajó de Valsálice, entró en Turín por el puente de hierro sobre el Po y don Bosco le indicó el lugar donde se levantaría la iglesia de San
Juan Evangelista y le narró la serie de peripecias que originó la adquisición del terreno. Hacia las ocho se apeó el Cardenal en el Hotel
d'Europe y siguió don Bosco hasta el Oratorio, donde algunos sacerdotes le esperaban, ansiosos por saber cómo había pasado la tarde.
Don Bosco les contentó durante la cena.

El Cardenal se encontraba en Turín desde el día anterior, pero nadie lo sabía. Don Bosco, que fue a visitarle, le había acompañado a ver
el Cementerio. Al describir a sus sacerdotes aquella visita, les dijo:

-Después de ver muchos monumentos, admirar los mármoles, los trabajos, la limpieza, los paseos de cipreses, le conté para distraerlo la
historia de la señora Griffa, que vosotros ya sabéis.

-No, no la sabemos, exclamaron los sacerdotes.

-Aún no hace muchos años la señora Griffa estaba gravemente enferma. Su marido, médico famoso de la corte, la exhortaba a
resignarse al gran paso. Pero ella no podía quitarse la pena de tener que morir. Preguntáronle qué era lo que más le inquietaba y respondió
al marido: "No es el morir lo que más me aflige, bien lo sabe Dios; no, no es el morir. Lo que me angustia es pensar que me quedaré en el
cementerio, a la intemperie, sin que nadie me pueda defender del sol, de la lluvia y de la nieve. íSi al menos me pusieran un paraguas
sobre la tumba!... Pero ni siquiera esto ((320)) se me concederá".

-Si no es más que eso, le prometió el marido, yo haré poner sobre tu tumba un gran paraguas de hierro, que te defienda de la intemperie.

-"Si es así, muero contenta", dijo la mujer.

Murió y el marido cumplió su promesa. Y yo acompañé a Su Eminencia a ver el famoso paraguas, que todavía está en su sitio.

Y mientras don Bosco entretenía de esta forma a los sacerdotes, don Miguel Rúa decía a los muchachos después de las oraciones:

-Todos vosotros, queridos jóvenes, deseáis saber quién es el personaje que hoy nos ha visitado. Uno pregunta si es el Papa, otros si es
274

Fin de Página 274

 

VOLUMEN XI Página: 275

el cardenal Berardi, y algunos si es don Carlos. Voy a deciros en pocas palabras quién es. Es un personaje que quiere mucho a don Bosco
y al Oratorio; pero desea conservar el incógnito, esto es, no quiere que se sepa quién es. Ya vendrá el tiempo en que lo sabréis.

Estas palabras hicieron que se formaran nuevas cábalas; pero los más estaban persuadidos de que era el cardenal Berardi.

Su Eminencia pasó aún otro día en Turín. Había ido solamente para hablar con don Bosco, mantuvo el más riguroso incógnito,
rehusando recibir o hacer visitas; ni siquiera vio al Arzobispo. Por lo demás, intercambió muy pocas palabras con el denodado periodista
católico, el teólogo Margotti, director de la Unità Cattolica.

Los tres días celebró la misa en la catedral. Su imponente aspecto y la gravedad del porte con que pidió celebrar, cortó la palabra a
quien intentaba cumplir las formalidades ordinarias, y, sin más, le entregó una sotana.

Dos de los que acompañaban al Cardenal eran sus sobrinos, y el más joven y también más desenvuelto, era precisamente el que había
sanado prodigiosamente en el 1869 después de recibir la bendición de don Bosco.

El Beato acompañó al Cardenal toda la mañana. Le condujo a la armería real, al jardín botánico, a los jardines reales con la casa de
fieras. Llevóle a la capilla de la Sábana Santa, junto al palacio real, y a la biblioteca de la Universidad, en donde el célebre orientalista
profesor Gorresio, ((321)) que tenía mucha amistad con don Bosco, enseñó al eminente visitante lo mejor que allí había en miniaturas y
códices.

Don Bosco volvió a casa para la comida, y, por la tarde, fue de nuevo para saludarle y despedirse. El Cardenal manifestó su alegría y
satisfacción por haber visitado Turín y le dijo a él en particular:

-Ahora escribiré a Su Santidad y, en llegando a Roma, ya sabré yo hablar respecto a usted.

En las "buenas noches" habló así don Bosco a todos los muchachos:

El personaje, que ayer tuvo la bondad de visitarnos, se ha ido y no es el caso de que yo mantenga el secreto. Algunos de vosotros ya
saben que era Su Eminencia el Cardenal Berardi, persona muy benemérita del Oratorio y que trabajó muchísimo en Roma por nosotros.
Me ha encargado que os saludara en su nombre y os dijera que ha quedado muy satisfecho de todos. Hubiera querido hablaros antes de
marchar, pero se habría visto en la precisión de decir quién era y, como esto no lo quería de ninguna manera, me dejó a mí el encargo de
saludaros. Me dijo que cuando llegue a Roma quiere hablar mucho de vosotros con el Padre Santo. Por de pronto escribirá una carta a Pío
IX, contándole la gran recepción que le habéis tributado, ya que no
275

Fin de Página 275

 

VOLUMEN XI Página: 276

va directamente a Roma; pero cuando vaya, será nuestro buen embajador ante el Padre Santo. Y todavía añadió, que cuando
necesitáramos algo de él, acudiéramos con toda confianza, lo mismo para cosas relacionadas con cualquier alumno en particular, que para
las cosas generales de la Congregación; que él procuraría atendernos. íYa veis cuánta cortesía en un personaje tan eminente! íVenir a
Turín precisamente para ver a don Bosco y el Oratorio, del que ya había oído hablar tanto, y no querer darse a conocer a nadie más, ni
admitir más compañía que la de don Bosco!

Al partir agradeció también las oraciones que habéis hecho por él y me encargó que os animara a seguir rezando, no sólo por él, sino
también por todas las necesidades de la Iglesia, especialmente en estos días. El, a su vez, no dejará de acordarse de nosotros y de
recomendarnos al Señor, para que un día podamos celebrar de nuevo todos juntos una fiesta en el paraíso. Buenas noches.

Dos días después, al dar las "buenas noches" sólo para los aprendices, volvió a hablar de la visita del Cardenal, en apariencia para
decirles ((322)) algo que se refería a ellos más directamente, pero en realidad con la idea de tomar pie para imprimir en sus mentes un
pensamiento santo y saludable.

Ya no es el caso de que os diga quién era el personaje que nos visitó anteayer. Sabéis que es Su Eminencia el Cardenal Berardi. El
quedó muy satisfecho de haber oído vuestros cantos y las piezas de la banda, y de haber visitado los talleres; me encargó os lo agradeciera
en su nombre. Ya veis cuánta bondad la suya. Ha venido expresamente de Génova a Turín, sólo para ver a don Bosco y el Oratorio. Le
acompañé a visitar lo más notable de la ciudad, de lo que se mostró muy complacido. Entre otros sitios visitamos el Cementerio y admiró
el orden, los trabajos, los monumentos, los mármoles... íPero cuántos recuerdos suscita en un cristiano el Campo Santo! íAllí juntos
pobres y ricos, jóvenes y viejos, sabios e ignorantes! Es la ciudad de todos. íLa muerte es inexorable! Todos nos hemos de someter a la
guadaña de esa feísima. "No pensáis en ello, queridos jóvenes? Que este recuerdo nos sea familiar; pensemos mucho en el terrible
momento de la muerte, y tened bien presente que el que quiera pasar bien aquel último instante en este mundo, ha de decidirse a vivir
bien. Hay un proverbio latino, que vosotros entendéis perfectamente y que dice: Qualis vita, finis ita, como es la vida, así es la muerte. íSi
la muerte nos avisara antes de presentarse! Pero no; generalmente llega de improviso y de repente; y, si no estamos preparados para morir
bien, "qué será de nosotros? íCuántos yacen ahora en el camposanto, que deseaban convertirse, que pensaban ser buenos más adelante y,
entre tanto, llegó la muerte y ya no les dio tiempo! "Sabéis qué es lo que más estimula a la muerte a lanzarse furiosa contra nosotros? Nos
lo dice la Sagrada Escritura. Observad un caballo cuando va por el camino. Si va despacito y el jinete tiene prisa, "qué hace éste? Espolea
al caballo y arranca veloz como el viento. La espuela que pica a la muerte para que salte con furia sobre nosotros es el pecado: Stimulus
autem mortis peccatum est. "Queréis que os venga pronto la muerte?

Entre unas y otras "buenas noches" don Bosco habló también sobre la importancia de tal visita en la conferencia que dio a los
276

Fin de Página 276

 

VOLUMEN XI Página: 277

clérigos, sobre las vacaciones, como ya hemos visto. Todo, pues, nos autoriza para opinar que este encuentro fue buscado por serios
motivos, aunque hasta ahora no tenemos documentos seguros que nos precisen su alcance.

Una visita, que bien podemos calificar de histórica, es la que recibió el Siervo de Dios el día de la Asunción. Durante la ((323)) novena,
predicaban los ejercicios espiritiales al clero de Casale Monferrato, monseñor Andrés Scotton y el canónigo José Sarto. El obispo de la
diócesis, monseñor Ferré, animó a los dos predicadores a que pasaran por Turín y visitaran a don Bosco. Se presentaron en el Oratorio
por la mañana, y don Bosco los invitó a comer. Se celebraba aquel día una pequeña fiesta para conmemorar el cumpleaños del Beato. Era
aquella la primera vez que se celebraba, ya que hasta entonces siempre había creído él que había nacido el 15 de agosto. El error común
quedó corregido, después de su muerte, con la partida de nacimiento.

Cuando terminó la parca comida salieron del refectorio; el canónigo se despidió bonitamente del Siervo de Dios y, para decirlo
llanamente, arrastró tras de sí al compañero a refocilarse en una fonda de la ciudad. Siendo ya Papa, recordaba con admiración lo
mortificada que le había parecido la mesa de don Bosco.

Recordaba también Pío X un ejemplo de la docilidad con que los muchachos del Oratorio respondían a una palabra de don Bosco, y
cumplían sus órdenes.

-"Quiere ver cómo obedecen estos muchachos?, le dijo el Beato.

Y llamó a uno, le dio una botella y le dijo:

-Ahora, abre la mano.

El muchacho la abrió instantáneamente y la botella cayó al suelo.

Rióse el canónigo y rieron los que presenciaban el hecho; pero el muchacho miraba tranquilamente a don Bosco esperando una orden
suya.
277

Fin de Página 277

 

VOLUMEN XI Página: 278

((324))

CAPITULO XIII

DE ACA PARA ALLA, POR LOS COLEGIOS

TAMBIEN nosotros vamos a ir de acá para allá, de uno a otro colegio, acompañando a don Bosco y aun sin él. En ellos acopiaremos
noticias con las que enriquecer su biografía, por poco que sea.

Don Bosco mantenía continua correspondencia epistolar con ellos, estaba informado de todos los pormenores y lo dirigía todo de forma
que se mantuviera la unidad de espíritu. Los visitaba dos veces al año por lo menos. Le esperaban en ellos con verdaderas ansias. Allí
confesaba a los muchachos que acudían con fervor a manifestarle el interior de sus almas; escuchaba uno a uno y separadamente, a todos
los salesianos; daba todos los días las "buenas noches" a la comunidad; celebraba conferencias especiales con los salesianos reunidos. Y
cuando se marchaba, dejaba tras sí una aureola de gran serenidad y paz.

El 1875 iba a ser un año de guerra contra los colegios salesianos de Liguria. El director, don Juan Bautista Francesia, había sido
prevenido por el honorable Boselli, que le escribió: "La tempestad se cierne ahora sobre Varazze, pero también se desencadenará sobre
Alassio". Parece que al fin no se quisiera perdonar ni a Sampierdarena. Pero el hombre propone y Dios dispone.

La primera escaramuza partió del Gobierno Civil de Génova. El gobernador Colucci no aprobó las escuelas técnicas tal y como estaban
organizadas en el colegio de Varazze; tampoco aceptó para la docencia a los maestros que la autoridad escolástica reconocía como
idóneos desde hacía cinco años. El director ((325)) informó enseguida de ello al diputado Boselli, el cual le respondió prometiendo
apoyarle. A más de la actuación del diputado, desde lejos, fue muy útil la próxima intervención de otro hábil señor. El gobernador
Colucci, resuelto a no volverse atrás, contaba entre sus confidentes con el abogado Maurizio, gloria del foro genovés, amigo de Garibaldi
y muy amigo de don Bosco. El gobernador le necesitaba mucho, especialmente al principio de su administración: no hubiera podido
encontrar en Génova un consejero más experto que él, y además, la amistad con un liberal, tan bienquisto
278

Fin de Página 278

 

VOLUMEN XI Página: 279

por el Gobierno y de tanto mérito personal, le conciliaba crédito. Pero cuando éste conoció sus intenciones, le dijo de modo terminante:

-Señor Gobernador, hágase amigo de don Bosco si quiere triunfar; de lo contrario, don Bosco le hundirá.

Faltóle tiempo al marqués de Invrea para comunicar estas palabras al propio don Juan Bautista Francesia.

Pero el gobernador no hizo caso de aquel aviso. Contra la costumbre de sus predecesores, iba a visitar e inspeccionar personalmente los
municipios, embolsándose las treinta liras diarias de las dietas. Un día se recibió en Varazze el aviso oficial de su llegada para la
inspección del municipio y del colegio. Era precisamente el día de la Natividad de san Juan Bautista, por lo que tocó a don Juan Bautista
Francesia quedarse a la espera del gobernador, no pudiendo asistir a la fiesta de don Bosco en Turín.

Llegó a las cuatro de la tarde, presentóse al alcalde, dio una ojeada a los libros de la Administración municipal y, al ver algunas
cantidades destinadas al pago de misas, fiestas religiosas e iluminación en honor de los Santos Patronos, dijo al alcalde, al estilo del
tiempo, y con su punta de sarcasmo:

-Hay otros Santos en el paraíso, por los que se debe gastar el dinero.

El Alcalde, que era un rico señor, respondióle fríamente:

-Nuestras fiestas las pagamos con nuestro dinero.

Aquella tarde regresó Colucci a Génova, tan decidido a volver dos días más tarde a Varazze para visitar el colegio y las escuelas, que
dejó para entonces la firma del alcalde ((326)) para la entrega de su dieta. Pero Varazze no volvió a verle. Al llegar a su despacho se
encontró con la horma de su zapato, pues allí le esperaba una orden ministerial, con su inmediato traslado a Catania. Más tarde fue
relevado de su cargo y nombrado senador; pero sufrió una desgracia mayor: el Senado no aprobó el nombramiento y lo expulsó de su
seno. Quizá fue aquél el primer caso de una expulsión semejante. Es forzoso, sin embargo, decir, en honor de la verdad, que en Catania
echó mucha agua en su vino anticlerical, pues es innegable que favoreció de todos modos la apertura del primer colegio de don Bosco en
Sicilia, en la ciudad de Randazzo.

Pero, aun después de su partida, se apreciaba en el Gobierno Civil de Génova cierta velada hostilidad contra las instituciones de don
Bosco, la cual desapareció con la intervención de Garibaldi. Cuando éste llegó a Génova y se dio cuenta de aquella animadversión, quiso
saber el motivo, y después exclamó:
279

Fin de Página 279

 

VOLUMEN XI Página: 280

-Dejad tranquilo a don Bosco; es un cura que hace el bien.

Extrañó a las gentes del Gobierno que don Bosco tuviera tal defensor. Comunicó la noticia del hecho una persona, que en aquel
momento no dejaba a sol ni a sombra al General.

Y pues nos encontramos en la Liguria, añadiremos que el mismo Garibaldi, veraneando en Villa Gótica, en las playas de Alassio, habló
bondadosamente con un alumno de aquel Colegio, que le presentó doña Francisca 1. Esta había sido nodriza, aya, o algo así, de aquel

muchacho; le vio pasar con un grupo, le reconoció y le hizo llamar a su casa.

Garibaldi le recibió bien y le dijo:

-Entonces, "tú estás en el colegio de don Bosco?

-Sí, señor.

-"Y te quieres hacer sacerdote?

-Aún no sé qué voy a ser.

-"Se habla mal de mí en el colegio?

-Yo no he oído nunca a nadie hablar mal de usted.

((327)) -Vete, pues, con tus compañeros, estudia y sé obediente a tus superiores.

La simpatía de Garibaldi por don Bosco no parece que fuera algo pasajero. Cuando fue recibido triunfalmente en Milán el año 1880,

alguien le preguntó por qué no iba a Turín. Y él le respondió llanamente:

-A Turín no iré.

-"Y por qué?

-Porque allí está don Bosco.

En otra ocasión dijo:

-Este sí que es un cura valiente, un verdadero sacerdote de Dios, amante de la humanidad. Hace el bien a la juventud, y es el único en

Italia.

íEra demasiado! Aquellas palabras herían a muchísimos estupendos sacerdotes, que se sacrificaban en Italia en favor del prójimo. De
todos modos es digno de tomarse en cuenta que, una vez al menos, el implacable enemigo de los sacerdotes, supiera hablar bien de uno
que era sacerdote de verdad en todo el sentido de la palabra.

En una de las primeras visitas que don Bosco hizo al Colegio de Varazze, a principios del mes de junio, cazó una vocación. Hay un

1 Así se llamaba sencillamente a la señora Francisca Armónico, la última mujer que convivió con José Garibaldi.

Fin de Página 280

 

VOLUMEN XI Página: 281

documento que refiere al episodio con todos sus pormenores, y que ciertamente agradará a los lectores conocer en pocas palabras.

Era Francisco Ghigliotto, alumno externo del quinto curso de bachillerato. Había leído en 1869 unas vidas de santos y pidió al Señor
que le concediera encontrarse con algún santo para poderlo seguir. Y, seis años después, oía el Señor su petición.

Llegó don Bosco a Varazze. El padre Tomatis, profesor del quinto curso, avisó a sus alumnos que, si alguno quería hablar con él y
pedirle un consejo, se presentase. Salieron varios de la clase y, entre ellos, Ghigliotto. Pero éste no se atrevía a presentarse porque todavía

no lo conocía. Un compañero, al verlo titubear, lo empujó hacia dentro y cerró la puerta tras él.

Ghigliotto, medio atontolinado, se encontró ante don Bosco, sin atreverse a abrir la boca.

-Bien, y "qué quieres?, preguntóle don Bosco.

((328)) -Pues... soy del quinto curso. He venido para pedirle un consejo.

-íBueno! Tú te entregas a mí y yo te entrego al Señor.

Ghigliotto se desconcertó con aquellas palabras. Entonces don Bosco invitóle a sentarse en el sofá junto a él y, tomando una libretita, le

preguntó:

-"Cómo te llamas?

Ghigliotto se asustó todavía más y palideció. "Qué misterio se escondía allí?

Don Bosco, sonriendo, le dijo:

-No tengas miedo, dime cómo te llamas.

Se lo dijo. Don Bosco lo apuntó en la libretita y añadió:

-Mira, de aquí a dos meses escríbeme una carta a Turín y ven a pasar ocho días conmigo en el Oratorio. Si te gusta quedarte, te quedas,

y si no, te vuelves a tu casa. De todas formas, haz como quieras; si no quieres escribirme, no me escribas, y aquí no ha pasado nada.

Durante los dos meses que faltaban para adquirir el grado de bachiller, Ghigliotto tenía siempre presente la carta que debía escribir a
don Bosco. En efecto, la escribió y después pidió a sus padres que le dejaran ir a pasar ocho días en Turín.

Fue y no volvió. Transcurrió un par de meses y el padre, harto ya de insistir por carta, le amenazó con acudir al gobernador de la
provincia y hacerlo volver conducido por los guardias.

El muchacho vestía ya sotana y el padre aún no sabía nada. Pero sí la madre, a quien el muchacho había comunicado todo antes de su
partida. La piadosa señora, después de llorar un poco, le había dicho:
281

Fin de Página 281

 

VOLUMEN XI Página: 282

-Ya sabes cómo es tu padre. No le inquietes. No digas nada a nadie. Piensa sólo en hacer la voluntad de Dios.

Cuando Ghigliotto recibió la amenazadora carta se la presentó a don Bosco en el refectorio, le manifestó sus temores y pidió le indicara
qué debía hacer o responder. Y don Bosco le dijo:

-Mira, respóndeles así: "Queridísimos padres, quien está bien no se mueve. Yo estoy bien aquí, los superiores me quieren y puedo

estudiar; dejadme, pues, seguir". Y añade después todo lo que quieras.

Así lo hizo; durante seis meses no recibió respuesta y siguió tranquilo.

((329)) Al final del curso le llamaron de casa por la muerte del abuelo. Renacieron sus temores. Don Bosco le dijo:

-Mira, está tranquilo. Oiles que don Bosco no quiere perjudicar a ninguna familia; al contrario, quiere hacerles todo el bien que pueda;

y que, si la familia te necesita, él está dispuesto a mandarte a casa.

El clérigo fue a su pueblo, oyó las dificultades; les hizo ver cómo por el momento no tenían necesidad de él y que dejaran actuar al
Señor para el porvenir. Informó a los padres de los deseos de don Bosco y se resignaron. Y dijo al párroco de Varazze, que había

intentado persuadirlo para que entrara en el Seminario:

-Antes que hacerme sacerdote secular, prefiero ser comerciante. No siento ninguna inclinación para eso.

La buena madre exclamaba, a punto de morir:

-Haced lo que os parezca para mis funerales y misas; yo estoy contenta de tener un hijo sacerdote, que pedirá por mí.

Don Francisco Ghigliotto no pudo nunca apartar de su mente la idea de que don Bosco estuvo iluminado por el Cielo en el asunto de su

vocacion.

De nuevo fue don Bosco al colegio de Varazze. Dio una escapada por allí inmediatamente después del embarque de los misioneros.

Tenemos tres cartas escritas desde allí en el mismo día. Son cartas que responden a tres aspectos de su multiforme espíritu, ya que en

ellas se descubre al hombre de negocios, al hombre de la cortesía y al hombre del agradecimiento.

De la primera podemos muy bien decir que cada renglón es un asunto. En resumidas cuentas, el movimiento en marcha. Los
"Marianos" son los Hijos de María, que quedaban en el Oratorio. "Nuestras auxiliadoras" son las Hijas de María Auxiliadora, y ya se
verá cuáles eran los trabajos que más adelante debían realizar.
282

Fin de Página 282

 

VOLUMEN XI Página: 283

Muy querido Rúa:

Aún no he recibido ninguna carta de casa, desde mi partida. Necesitaría tenerlas, especialmente si proceden de Roma.

Para tu norma, mañana 19 voy a Albenga, y pasaré la noche en Alassio. El 20 por la mañana saldré para Niza, adonde ((330)) puedes

enviarme las cartas durante seis días. Después, o mejor, para el día 26, a Ventimiglia.

Del 27 al 30 estaré de nuevo en Alassio, luego en Sampierdarena o donde te diga.

Te adjunto una lista (de clérigos) que parece se han de preparar para las ordenaciones.

Hay que pensar en los Marianos, y estudiar la manera, aun a costa de algún sacrificio, de eximirlos del trabajo y dedicarlos totalmente

al estudio. Promueve los trabajos para nuestras auxiliadoras.

"Hay dificultad para las Ordenaciones con el Arzobispo de Turín?

"Se ha efectuado el préstamo de Chieri?

Pregunta a don Nicolás Cibrario si iría con gusto solamente para abrir la casa de Bordighera donde es menester un sacerdote sic.

La admisión de los Hijos de María se ha fijado para el día 9 del próximo diciembre en Sampierdarena.

"Será conveniente enviar allí a los que no tienen ninguna incumbencia en la casa de Turín?

Que Dios nos bendiga a todos et valedic (y adiós).

Varazze, 18-11-1875

Afmo. en Jesucristo JUAN BOSCO, Pbro.

La segunda carta está dirigida al conde Eugenio de Maistre, en Borgo Cornalese. En breve hablaremos de los misioneros, de Niza y de
Bordighera.

Muy querido señor conde Eugenio:

No he podido estar presente este año para la fiesta de san Eugenio, pero de ningún modo me olvidé de rezar en ese día por usted y por
toda su familia, como lo hacemos a diario en las oraciones comunitarias de nuestras casas.

Los preparativos para nuestros misioneros me han ocupado por todas partes.Además de lo que ya sabrá por los periódicos, le comunico
que los he acompañado hasta el barco "Savoia", en donde los dejé bien instalados para dormir y comer. Tenían un altar a su disposición y
hasta un magnífico piano. Don Juan Cagliero se puso a tocarlo y sus compañeros entonaron la canción "Load a María".

Esto despertó la curiosidad y todo el mundo empezó a repetir y responder con otras estrofas.

Había casi setecientos viajeros; todos acudieron llenos de curiosidad, pero con silencio y respeto. Entonces don Juan Cagliero dirigió la
palabra a la multitud y explicó que habían consagrado a la Virgen su viaje y su misión en América. Y, sabedor de que entre los muchos
sudamericanos había algunos franceses, después de ((331))

Fin de Página 283

 

VOLUMEN XI Página: 284

haber hablado en español, contó un ejemplo en francés. Cuando acabó de hablar, algunos preguntaron si podían confesarse y enseguida se
organizó lo necesario para ello.

Querido señor Eugenio, he palpado con los hechos que nuestra sacrosanta Religión, predicada con claridad y franqueza, es respetada y
bien recibida hasta por los que no son creyentes.

Nuestros misioneros zarparon el domingo, a las dos de la tarde. El lunes escribieron desde Marsella, contando su buen viaje, y que
ninguno había sufrido nada. Ayer salieron de Barcelona y, Dios mediante, celebrarán en Buenos Aires la fiesta de la Inmaculada.

Yo sigo mi viaje por la costa hacia Niza, con tres sacerdotes de los nuestros para abrir una casa en aquella ciudad y otra en Bordighera,
entre los protestantes, que están haciendo allí mucho daño.

Preparamos otra expedición de once misioneros, que en la próxima primavera irán a ayudar a los primeros. Para octubre del 1876
saldrán también 30 religiosas de las nuestras, pedidas por el gobierno argentino. Hubiera deseado escribir a la señora Duquesa, mas, por
no cansarla con mi difícil letra, ruego a usted le comunique nuestras noticias y también, por favor, al reverendo Chiatellino.

Mis humildes saludos para todos. Que Dios les guarde en su santa gracia. Créame en Jesucristo.

Varazze, 18-11-1875.

Su seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

La tercera, dirigida al reverendo Chiatellino, maestro en Borgo Cornalese, hay que relacionarla con otra del mes de junio en la que don
Bosco le animaba con graciosas palabras a buscarle limosnas para los misioneros. Será bueno que la insertemos aquí.

Muy apreciado don Chiatellino:

He estado visitando las casas de Liguria y no sé nada de Borgo. Tenga, pues, la bondad de decirme si la señora Duquesa está todavía en
Borgo, o si ya salió para los baños, como acostumbraba en años pasados. Desearía hacer una escapada hasta ahí. Y además, querido don
Chiatellino, "por qué nos ha abandonado de este modo? Usted responderá: -Para hacer un buen fajo de billetes y llevárselos a don Bosco.
-Muy bien. Venga, pues, que llegan muy oportunamente.

Que Dios nos bendiga a todos. Ruegue por este pobrecillo, que siempre será en Jesucristo

Turín, 30-6-1875.

Su afmo. amigo
JUAN BOSCO, Pbro.

Fin de Página 284

 

VOLUMEN XI Página: 285

((332)) El buen sacerdote no recibió con indiferencia la invitación:
he aquí cómo don Bosco le daba las gracias desde Varazze.

Muy querido don Chiatellino:

A su debido tiempo recibí la limosna que me envió para nuestros misioneros: Encargué al conde Eugenio comunicara mis noticias a
usted y a la señora Duquesa.

Todo marcha bien y las noticias recibidas hasta el presente son buenas.

Dé las gracias a todos los que han contribuido y asegúreles que los misioneros y todas nuestras casas no dejarán de invocar cada día las
bendiciones del cielo sobre ellos y sobre sus familias. Amén

Varazze, 18-11-1875.

Afmo. en Jesucristo
JUAN BOSCO, Pbro.

El asilo de Sampierdarena, en Liguria, se desenvolvía en medio de dificultades económicas, que no podían salvarse más que acudiendo
a la caridad. Don Bosco, que tomaba muy a pecho que aquella obra de beneficencia ampliara cuanto fuera posible la esfera de sus
actividades, lanzó ardorosas llamadas a cuantos esperaba que podrían ayudarle. Así escribió al Director General de Ferrocarriles esta
súplica, que se aparta del formalismo acostumbrado en este género, pues está escrita a la buena y diríase que con el corazón en la mano.

Ilmo. Señor Director General:

Con el fin de atender a tantos muchachos pobres como piden cada día ser admitidos en el hospicio de San Vicente, que hace tres años
se abrió en Sampierdarena, bajo la dirección del sacerdote Pablo Albera, se han empezado unas obras de ampliación para que pueda
atender a unos doscientos cincuenta alumnos. Los trabajos adelantan y ahora se necesita transportar cerca de setenta toneladas de piedra
labrada, desde la estación de Gozzano a la de Sampierdarena. Para este transporte acudo a V. S. Ilustrísima rogándole se digne conceder
el transporte gratuito o al menos con la mayor reducción que en su caridad juzgue oportuno, por tratarse de una empresa que se realiza
gracias a la beneficencia privada.

No pretendo vanagloriarme de ningún mérito ante esa benemérita dirección; quiero solamente manifestar que la iglesia aneja a este
instituto resulta ((333)) de gran comodidad para el personal y las familias de los empleados de la estación, que se encuentra muy cercana.

De mayor provecho aún resulta para sus hijos, que van allí a la escuela, algunos de los cuales han sido internados y son mantenidos en
dicho hospicio. Quizá pueda facilitar la concesión del favor, el recordar que los vagones de retorno desde aquella estación a Génova
ordinariamente no llevan carga de ningún género.

Estos muchachos, juntamente con el que firma la presente, no dejarán de invocar todos los días las bendiciones del Cielo sobre usted,
benemérito señor Director, y

Fin de Página 285

 

VOLUMEN XI Página: 286

sobre todos los que forman parte de la administración y dirección de los ferrocarriles del norte de Italia.

Con gratitud me profeso,

De V. S. Ilma.

Turín, 22 de abril de 1875.

Su atento y seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

No hemos encontrado documentos para informarnos del resultado. Tenemos, en cambio, pruebas de que no se mostró sordo el Papa.
Entre los papeles de don Bosco existe en primer lugar este trozo de borrador.

Beatísimo Padre:

Hace ya tres años que se compró en Sampierdarena, ciudad de la diócesis de Génova, de acuerdo con el Arzobispo, una iglesia con el
edificio anejo, para impedir que se dedicaran a usos profanos. Se abrió allí un hospicio para niños pobres y abandonados y, al mismo
tiempo, un número suficiente de sacerdotes salesianos se hizo cargo de la administración de la iglesia para atender al público.

En muy breve tiempo ocuparon el hospicio ochenta muchachos, mientras muchísimos más piden en vano ser admitidos, por falta de
espacio. A fin de atender a tan gran necesidad he adquirido un terreno al lado, en donde se ha comenzado a construir un nuevo edificio
con capacidad para más de doscientos muchachos.

Toda esta empresa se apoya únicamente en la divina Providencia; y con este pensamiento me he animado a acudir también a S. S.
suplicándole:

1.° Se digne impartir la bendición apostólica a todos los fieles que contribuyan con sus limosnas a terminar esta obra, totalmente
dirigida al bienestar espiritual y material de la clase más en peligro de la sociedad.

2.° Al mismo tiempo se digne concurrir con la limosna que le permita la caridad de su paternal corazón.

Ya sé que S. S. se encuentra en semejantes apuros, pero le ruego considere por un momento que estos pobres muchachos...

((334)) Su Santidad el Papa, por medio del cardenal Antonelli, alabó "mucho" la hermosa y santa empresa, y, "pidiendo al Señor que la
bendiga", quiso, además, concurrir por su parte con una limosna de dos mil liras. El ejemplo del Papa, dado a conocer por la Unità
Cattolica, movió a otros a hacer lo mismo. Así el duque Tomás Scotti, envió también su óbolo desde Milán. El hospicio, dedicado al
santo de la caridad, debió su existencia a la caridad y continúa ejerciendo sus gloriosas tradiciones en favor de la juventud, gracias a la
caridad.

El 14 de febrero de 1875, se puso la primera piedra de este edificio.

Fin de Página 286

 

VOLUMEN XI Página: 287

La bendijo solemnemente, en presencia de numeroso público, monseñor Magnasco, gran amigo y bienhechor de don Bosco y de sus
hijos. En el acta, leída públicamente y encerrada en la piedra angular, hizo escribir el Beato estas memorables palabras: "Tenemos
motivos para esperar que esta obra será bendecida por Dios y llevada a feliz término, después de haber sido bendecida por su Vicario en
la tierra". En efecto, antes de pasar dos años, el edificio estaba terminado y abría sus puertas a doscientos muchachos pobres, que fueron
distribuidos entre los talleres, ya existentes, de carpintería, sastrería y zapatería y los nuevos de tipografía, encuadernación y cerrajería.
No se detuvo el crecimiento, sino que, en los años sucesivos, se procuró ampliar y perfeccionar las obras, siempre gracias a la caridad de
los bienhechores.

Desde las casas de Liguria acerquémonos de nuevo a la Casa Madre. Hay pocos hechos que llamen nuestra atención en los colegios del
Piamonte; todo se reduce a un incidente en Valsálice y alguna cosilla en Lanzo.

En Valsálice se festejó con la solemnidad de costumbre al santo Patrono de la juventud. Había entre los internos algunos muchachos sin
confirmar. Y era una hermosa ocasión la fiesta de san Luis para administrar un sacramento tan importante. Los superiores rogaron al
Ordinario que los honrase con su presencia, al menos para administrar el Sacramento; pero, en vista de que él no podía intervenir, ((335))
porque además se encontraba fuera de Turín, le hicieron reiteradas instancias para que se dignase delegar en otro obispo las facultades
necesarias para la administración de este Sacramento, proponiéndole para el caso al Obispo de Susa. Al fin se consiguió lo que se
deseaba: asistió el Obispo de Susa, pontificó, confirmó, contentó a todos y se despidió satisfechísimo; pero nadie supo en Valsálice que el
diablo había metido los cuernos, proporcionando a don Bosco una amargura más.

Era obvio que los superiores del Colegio, antes de proponer al Ordinario la designación del Obispo de Susa, se entrevistaran con el
mismo Obispo para saber si condescendería a su deseo, y que, hablarían con el Arzobispo después de obtener una respuesta favorable.
Pero el Arzobispo, a lo que parece, no lo entendió así. En efecto, aun cuando hubieran bastado unos pocos y sencillos renglones, se tomó
la molestia de escribir al Obispo de Susa una larga carta, en la que, después de dedicar dos largos y estudiados períodos para decir lo que
era el objeto de la comunicación oficial, agregaba este párrafo para don Bosco: "No puedo, sin embargo, pasar por alto la falta de
prudencia y atención de que son culpables estos superiores, al recurrir a V. E.
287

Fin de Página 287

 

VOLUMEN XI Página: 288

para que vaya a celebrar una ceremonia en su colegio, sin cerciorarse antes de mi consentimiento, como lo prescriben los Cánones de la
Iglesia y lo requiere expresamente mi Sínodo del 1873. Desgraciadamente, Monseñor, he de deplorar el poco respeto que se me tiene en
esta reciente Congregación, empezando por su fundador y cabeza rectora; y si V. S. al ir allá, puede con sus oraciones al Señor, a María
Santísima y a los Santos, y también con alguna palabra suya, conseguir que la dignidad del Arzobispo de Turín obtenga en la
Congregación de don Bosco todo el respeto que le es debido, S. E. hará un gran servicio a esta Archidiócesis" 1.

Es una gran verdad, que un ánimo mal informado complica automáticamente hasta las cosas más simples, engendrando ((336))
sospechas que llevan al hombre a mil leguas más allá de la realidad.

Don Bosco amaba a sus colegios; pero parecía que nutría una predilección especial por el de Lanzo. Se lo oiremos pronto a él mismo.
Pero antes hay que advertir cuánto cuidado se ponía en aquellos comienzos para consolidar la regularidad y uniformidad de vida dentro y
fuera del Oratorio. Una visita oficial, hecha por don Miguel Rúa a Lanzo, en su condición de prefecto general, ha dado origen a este
documento, que deseamos reproducir. Había examinado allí de teología a los clérigos. La escuela nocturna, de la que se habla en el
número 6.°, era sólo un repaso vespertino como el que se hacía en el Oratorio. Habrá ocasión de hablar de ello en el volumen siguiente.

Querido Director:

Os comunico las impresiones que he recibido en mi visita a vuestro colegio.

Os aseguro que he quedado muy satisfecho, tanto de los exámenes como del aspecto de los clérigos y el comportamiento de los
alumnos. Quiera el Señor continuar bendiciéndoos y haciendo que vayáis de bien en mejor. Con todo, he observado algunas cosas que
necesitan ser modificadas.

1.° He encontrado los manteles de algún altar poco limpios.

2.° Supe que no hay misa los días de entre semana para los muchachos externos, y sería conveniente que la hubiera como la hay aquí,
en Varazze, en Alassio, etc.

3.° No se da casi nunca clase de ceremonias a los clérigos, ni al clero infantil, ni a los demás muchachos. Convendrá insistir a quien
corresponda para que la dé regularmente; y, si el encargado no puede con todo, póngasele un ayudante.

4.° Tampoco se enseña bastante el Catecismo en los cursos de bachillerato; y es, sin embargo, el ramo más importante de la ciencia.

5.° No se enseña el canto gregoriano, tan inculcado y deseado por nuestro buen padre don Bosco.

6.° La escuela nocturna no es como la desea don Bosco, el cual quiere que todos

1 Carta, escrita en Pianezza y fechada el 20 de junio de 1875.
288

Fin de Página 288

 

VOLUMEN XI Página: 289

tomen parte en ella. Si se quiere tenerla antes de la cena, como se acordó en las conferencias de otoño, conviene retardar la cena media
hora o tres cuartos de hora, trasladándola a las ocho o a las ocho y cuarto. Esta escuela nocturna, dada a todos, ofrecería comodidad para
enseñar las oraciones a los que no las saben, para enseñar a ayudar a misa, de lo que no son todos capaces ahí, para preparar a la primera
comunión, etc.

((337)) 7.° Vi la necesidad de organizar bien y con graduación las diversas Compañías de San Luis, del Santísimo Sacramento, del
clero, etc.

8.º Se debería reunir a los Coadjutores frecuentemente después de las oraciones, para que vean que también a ellos se les dirige
directamente la palabra.

8.° Bis. También es conveniente se dé a los clérigos, con más frecuencia, clase de filosofía, si es posible.

9.° Quizá será muy útil que se reúnan los clérigos, por lo menos una vez al día, como hemos acordado en la Conferencia, unos para la
meditación y otros para la lectura espiritual, bajo la dirección de un sacerdote.

10.° Será necesario reducir las celdas de los clérigos a la medida de sólo sesenta centímetros más de la cama, mediante unas barras para
las cortinas en forma de tabiques, tal y como ya están.

11.° La lectura durante la comida está muy descuidada; conviene que enseñemos la manera de aprovechar el tiempo, utilizando también
el que se emplea para alimentarnos.

12.° Encontré que en las clases faltan las pruebas mensuales y en algunas faltaban hasta las decurias. Todos los meses deben leerse las
calificaciones parciales de cada clase en una reunión general, presidida por el Director o el Prefecto.

13.° Sería deseable que los alumnos pusieran más interés por su progreso escolar.

14.° Faltan algunos registros, que procuraré proporcionar. Querido Director: muchas de estas cosas dependen de tus subordinados; pero
es conveniente que tú estés al corriente de todo y marques a todos la pauta a seguir. Tú eres la cabeza y el Prefecto es tu brazo: los dos
sois ojos y orejas para verlo y oírlo todo.

Que el Señor os bendiga abundantemente y también a

10-3-1875.

Vuestro afmo.
MIGUEL RUA, Prefecto de la Congregación
de San Francisco de Sales.

Oigamos ahora a don Bosco cómo hablaba de los alumnos del colegio de Lanzo. Lo hizo en las "buenas noches" que dio el 22 de
diciembre a los muchachos del Oratorio.

Acabo, mis queridos muchachos, de visitar el querido colegio de Lanzo. Hay allí también muchos muchachos, que, junto con su
director, don Juan Bautista Lemoyne y demás superiores, me encargaron os felicitara las Pascuas de Navidad, llenas de bendiciones y
gracias; yo, a mi vez, les presenté públicamente vuestros saludos y felicitaciones, en correspondencia a los suyos.

Y acordamos que, cuando esté acabado el ferrocarril de Ciriè a Lanzo, que ((338))

Fin de Página 289

 

VOLUMEN XI Página: 290

será muy pronto, vengan a haceros una visita de todo el día en un tren especial. Nosotros les devolveremos también nuestra visita; iremos
tempranito a la estación, pasaremos todo el día en Lanzo y, ya de noche, volveremos a nuestra querida morada del Oratorio. Allí en Lanzo
no hace tanto frío como algunos piensan. Verdad es que hay días en los que éste se hace el amo, pero existe la ventaja de que, si el día
está sereno, se disfruta del sol durante todo el día; mientras que aquí no se digna dejarse ver, y siempre se pasea sobre la niebla.

Estuve en Lanzo dos días hablando con los muchachos, que son buenos, y vedme aquí ahora a vuestra disposición para hacer lo que me
mandéis respecto a vuestras necesidades espirituales en estos dos últimos días de la novena, para luego poder hacer una santa comunión
general en la noche augusta del Nacimiento del Niño Dios.

Creo que ya os habrán comunicado que hemos recibido cartas de nuestros misioneros, que escribieron desde Cabo Verde. Como son
demasiado largas para leerlas en público y no se pueden hacer pasar a cada uno de vosotros, ya que sería difícil descifrarlas, se ha
pensado imprimirlas para que cada cual pueda leerlas con comodidad y mandarlas a su casa, si así le agrada.

Y termino encargándoos que preparéis bien vuestra alma para la venida del Señor; que descubráis sus más secretos escondrijos y los
limpiéis con el lavado santo de la confesión en el tribunal de la Penitencia. Ahora pensad solamente en esto para hacer después una buena
y santa Comunión. Buenas noches.

Si en todos los colegios se hubiera tenido la preocupación de llevar la crónica de la casa, como se hace en otras Congregaciones
religiosas, cuántas cosas útiles y hermosas, que se borraron de la memoria, leeríamos con gusto en este capítulo, que ha resultado
demasiado breve para nuestra legítima curiosidad y que, además, resulta un poco inconexo por culpa de las lagunas de las fuentes.
290

Fin de Página 290

 

VOLUMEN XI Página: 291

((339))

CAPITULO XIV

CONFERENCIAS OTOÑALES

SON de gran interés para nosotros los primeros pasos de la Congregación canónicamente instituida, con sus Reglas aprobadas y su
jerarquía establecida de modo definitivo, porque señalan el principio de la tradición salesiana.

Lo que entonces se hacía bajo la mirada del Beato don Bosco con su aprobación expresa o tácita, constituye para sus sucesores de hoy
un punto excepcional de referencia para juzgar el espíritu con que la letra de las Constituciones se aplica a la vida práctica. Esta es la
razón principal que nos espolea a no dejar nada por decir de cuanto sabemos de aquellos remotos tiempos.

Ya hemos tenido ocasión de ver cómo, en las reuniones generales, nuestro Beato se quedaba a veces entre bastidores, y delegaba la
presidencia en don Miguel Rúa, dejando que tratasen libremente los asuntos de la Congregación, aunque reservándose la aprobación,
según los casos, de las resoluciones tomadas. Era un óptimo método para adiestrar en el gobierno: veremos cómo lo siguió también en las
conferencias otoñales, a las que queremos dedicar el presente capítulo. Es ya la tercera convocatoria de este género en el transcurso de un
año;
esperamos les guste a los lectores asistir otra vez a ellas. Nos valdremos sobre todo de una especie de actas escritas por el cronista.

Las sesiones se celebraron en Lanzo entre el 18 y el 26 de septiembre, ((340)) durante la segunda tanda de ejercicios espirituales 1.

Los directores y los miembros del Capítulo Superior recibieron un aviso para acudir allí tres días antes de los ejercicios, y así tener
tiempo para tratar los asuntos que más les pudieran distraer. Ya sabemos los nombres de los que asistieron, por tanto no es del caso
repetirlos.
Había dos sesiones diarias, una por la mañana y otra por la tarde. Estas no se interrumpieron ni siquiera durante los ejercicios, que
comenzaron el 20 por la tarde, solamente se abreviaron; duraban de las

1 En la tanda anterior don Bosco había dado algunas conferencias, tres de las cuales hemos encontrado más o menos resumidas en los
cuadernos de don Julio Barberis. Las publicamos en el Apéndice (Doc. 21).
291

Fin de Página 291

 

VOLUMEN XI Página: 292

once a las doce, por la mañana, y de las cuatro y media a las cinco y media, por la tarde. El cronista quiso dejar consignada esta
confidencia: "Con las cuatro pláticas, las demás funciones de iglesia y las conferencias, llegábamos a la noche muy cansados, pero
satisfechos de haber trabajado in nomine Domini".

Los trabajos se desarrollaron, en buena parte, bajo la presidencia de don Miguel Rúa. Se comenzó haciendo una serie de
nombramientos para varios cargos importantes.

Había que designar un director para América. Don Juan Bonetti parecía el más indicado; pero es sabido lo mucho que don Bosco
respetaba los sentimientos de la familia; y como los padres de don Juan Bonetti eran ya ancianos, hubieran sufrido mucho con su partida.
Se barajaron entonces los nombres de don José Fagnano y don José Ronchail, y decidieron proponer este último a don Bosco.

El ecónomo general, don Angel Savio, cuya presencia en Alassio para la dirección de las obras duraría todavía largo tiempo, no podía
ya seguir desempeñando su cargo; en consecuencia, pareció bien sustituirlo. Eran tres los hermanos que parecían más idóneos, a saber:
don César Chiala, don Francisco Bodrato y don José Fagnano, y se decidió proponer a don Bosco el segundo.

Don Miguel Rúa actuaba a la vez como prefecto general y como vicerrector del Oratorio; eran dos cargos que se entorpecían
mutuamente, ((341)) y se sentía cada día más la necesidad de que quedase libre para atender al bien general de toda la Congregación. Por
ello, puestos a escoger, entre don César Chiala y don José Lazzero, pareció éste el más indicado para tomar las riendas del Oratorio, si le
parecía bien a don Bosco.

Don Juan Cagliero que, como veremos, debía acompañar a los misioneros a América, era el catequista de la Congregación. "Quién
podía sucederle en el cargo? A juicio de los presentes nadie mejor que don Juan Bonetti; pero se llegó a la conclusión de que era más
oportuno dejar que don Bosco hiciera lo que mejor quisiese.

Por fin se discutió una propuesta algo nueva.

-Los colegios se multiplican, debieron decir aquellos enamorados hijos de don Bosco, pero conviene que tengan todos por doquiera un
sello único e idéntico. Los cambios de orientación se introducen fácilmente con los programas de estudios, que lógicamente deben
conformarse con los programas gubernamentales, pero sin que se derive ningún daño para el desarrollo de las vocaciones eclesiásticas.

De ahí nació la idea de crear un "delegado de enseñanza" con la misión de cuidar la marcha de la misma en todos los colegios,
visitándolos
292

Fin de Página 292

 

VOLUMEN XI Página: 293

algunas veces durante el año. Aunque, por entonces, don Bosco lo era todo, la idea de que los superiores del Capítulo visitaran los
colegios no estalló como una bomba. "No hemos visto ya al prefecto general visitando el colegio de Lanzo? En este paso apreciamos
nosotros la santa madurez de los hijos, que se disponen a condividir con el Padre los cuidados del gobierno.

Como quiera que ello sea, la propuesta llegaba a los presentes; y estaba además en el Oratorio don Pedro Guidazio, muy capaz de
sustituir a don Celestino Durando en la dirección de los estudios, en el caso de que éste tuviera que asumir la nueva responsabilidad. La
discusión presagiaba las atribuciones específicas que más tarde se asignaron al consejero del Capítulo que, al frente de los estudios de
toda la Congregación, llevaría en el lenguaje corriente el título de Consejero escolástico general. Este tema dio ((342)) pie a un intervalo
que fue el de la revisión de algunos títulos que comúnmente se usaban entonces: que en cada casa tuviera el título de director únicamente
el jefe de la misma; y, por tanto, no se dijera director espiritual, sino catequista; no más director de las escuelas, sino inspector de las
mismas. Pero todo sometido a la última decisión de don Bosco.

Cuando se agotó la parte del programa referente a los altos cargos, tocóle el turno a los prefectos y al personal docente que se debía
poner en los colegios. Se empezó por el Oratorio y los cursos de teología filosofía y bachillerato. El profesorado de los cursos de teología,
durante el año escolástico 1875-76 1, lo formaron los teólogos externos Molinari y Ascanio Savio, y don Julio Barberis, don José Bertello
y don Francisco Paglia, de casa; los cursos de filosofía corrían a cargo de don José Monateri, don Cipriano, don Julio Barberis, don
Francisco Paglia y don Luis Guanella. No parece que hubiera penuria de profesores.
Establecido el personal para el Oratorio, se facilitó el necesario para Borgo San Martino, Lanzo, Alassio y Varazze.

El Beato Padre no se dejó ver hasta el día 20, al final de la segunda sesión, que duró de las dos y media de la tarde hasta las seis.
Diósele cuenta de lo tratado y se mostró muy complacido; en cuanto a los nombramientos, aprobó la elección de don José Lazzero para
vicedirector del Oratorio y la de don Francisco Bodrato para ecónomo general. Es de advertir, respecto a este último, que la elección
correspondía en pleno derecho al Rector Mayor, y que, por tanto, ésta era puramente supletoria, hasta que llegara el tiempo de la elección
oficial.

1 Actas de las deliberaciones capitulares del Oratorio, 31 de octubre de 1875.
293

Fin de Página 293

 

VOLUMEN XI Página: 294

Don Miguel Rúa, siempre intérprete fiel y a menudo humilde portavoz del Beato, empleó toda la sesión de la mañana del día 23 para
hablar de propuestas, recomendaciones y observaciones que, en substancia, tienen hoy todavía el sabor de la oportunidad. Su charla se
dividió en dos partes: en la primera tocó dos puntos sobre los cuales había expresado ya su parecer respectivas veces el Beato, y en la
segunda señaló cinco observaciones exigidas por la regularidad de la vida religiosa. ((343)) En primer lugar había recomendado
insistentemente el Beato, en las conferencias del año y al final de los ejercicios precedentes, que se hiciera el ejercicio de la buena
muerte, que se hiciera todos los meses y se hiciera conforme a las Reglas. La observancia de esta obligación dejaba algo que desear, y
había que remediarlo.

"No hubiera sido útil establecer una forma fija para todos? Surgieron dos cuestiones, una sobre el día y otra sobre la abstención de todo
cuidado temporal. Era imposible fijar para todos el último día del mes e imposible, para la mayor parte, abstenerse totalmente de las
ocupaciones. Y los reunidos convinieron en intentar la experiencia sugerida por don Miguel Rúa, que consistía en que cada salesiano de
una casa eligiera ad libitum un día del mes y lo notificase al superior, el cual nombraría un monitor a quien entregaría la lista de los
distintos días, con el encargo de recordárselo, a cada uno, la víspera. Aquel día el salesiano se abstendría, en lo posible, de toda
ocupación material. Si uno, por ejemplo, tenía que dar clase, solamente debía dar la clase, sin preocuparse de toda cosa, ni corregir temas,
y dedicar el tiempo libre a las prácticas de piedad prescritas por las Reglas. Los novicios, en cambio, deberían hacer más, dedicando el
primer día del mes casi por entero a prácticas piadosas.

En segundo lugar, el Beato Padre había mostrado su disgusto por los gastos extraordinarios, hechos en ciertos colegios sin su
consentimiento. Uno de los presentes apuntó un caso que podía darse, a saber: que don Bosco diera su consentimiento, pero fundado en
un mal entendido, es decir, que él interpretara la propuesta en un sentido, el que la proponía lo entendiera de otro modo, y así resultaba
que ponía manos a la obra, persuadido de hacer la voluntad de don Bosco. En verdad no se requería mucho para prevenir este
inconveniente: bastaba que se pidiera por escrito autorización al Capítulo Superior antes de iniciar obras de alguna importancia. Y así, si
nacían desaprobaciones, después de concluir una obra, había un documento acreditativo de que no se había hecho nada más que lo
autorizado.

((344)) Pero entonces "qué gastos se debían considerar como extraordinarios? Los que no son estrictamente necesarios para la comida,
el
294

Fin de Página 294

 

VOLUMEN XI Página: 295

vestido y las clases, especialmente los destinados a trabajos de albañilería, como abrir o cerrar puertas, tirar o levantar tabiques sin
permiso de don Bosco. Que, a partir de aquel momento, se escribiese a don Miguel Rúa, el cual procuraría responder enseguida. Y una
vez obtenido un permiso general, el director debía resolver las dificultades del momento, consultando a su Capítulo. Así, por ejemplo, si
don Bosco permitía la apertura de nuevas clases, la provisión de mesas, pupitres, pizarras y demás elementos se debía decidir con el
propio capítulo.

Terminada la primera parte, don Miguel Rúa entró en otro campo, formulando y explicando cinco recomendaciones, que se pueden
resumir de este modo:

1.° Era de desear más obediencia a las Reglas y a las órdenes de los superiores, procurando los socios ser modelos de los demás. En una
congregación, había dicho el padre Bruno, filipense, que predicaba los ejercicios, todos los desórdenes empiezan por los más antiguos y
nunca por los principiantes.

2.° Los socios debían dar ejemplo a los demás, cortando cualquier ocupación al toque de la campana, para que los subordinados les
imitaran en aquel detalle de precisión.

3.° Por la mañana, a la hora de levantarse, ser prontos para dejar la cama, de manera que no pudiera decirse de nadie que se levantaba
más tarde por negligencia.

4.° Por la noche, después de las oraciones, no hacer ruido, no quedarse hablando por un lado o por otro, sino retirarse enseguida a la
propia celda. Hágalo así cada socio y procure que también lo cumplan los demás, clérigos y sacerdotes.

5.° Por último, recordar lo más importante, que era obedecer a don Bosco en los mandatos personales, sin quejas ni mal humor. Sucedía
de cuando en cuando que, pese a la delicadeza y a la prudencia que don Bosco empleaba para decir algo a los socios, había alguno que no
((345)) se sometía a sus deseos. "A causa de esto, afirmó don Miguel Rúa, ya ha tenido graves disgustos". "No digo, prosiguió, que no se
puedan hacer observaciones y presentar dificultades; esto se puede hacer, pero, si después no son tenidas por válidas, no mostrarse tercos,
sino someterse con docilidad, prontamente, demostrando que se hace no sólo como él quiere, sino también como dice nuestra Regla laeto
vultu (con rostro alegre), dando señales de agrado al obedecerle".

En la sesión de la tarde se trató de la admisión a los votos. Presidía el Beato don Bosco, que se mostró muy liberal en la admisión a los
votos perpetuos, según su norma ya expresada en distintas ocasiones.
295

Fin de Página 295

 

VOLUMEN XI Página: 296

-Yo, solía decir, casi no encuentro diferencia entre votos perpetuos y trienales, y puedo dispensar también los perpetuos, cuando el
individuo no sirve para seguir en la Congregación.

Uno de los presentes observó que, aunque aquello fuera cierto, le parecía que no se debía dar a conocer tan abiertamente esta facultad
del superior, para evitar abusos en las profesiones perpetuas.

-Me parece, replicó el Beato, que por el momento no se puedan derivar abusos por esta manifestación; más aún, me parece conveniente
que se haga conocer esta noticia, para que nadie se deje acobardar ante el pensamiento de la perpetuidad de los votos, por miedo a que
sobrevengan dificultades invencibles, y se acabe por perder la paz. Por otra parte, para dispensar a uno de los votos se requiere una causa
grave; si solamente se tratase de un capricho, no se llegaría jamás a este extremo. Pero si hay una causa, me parece que no debe hacer
ningún mal el saber que puede concederse la dispensa.

Estas palabras nos dan ocasión para resolver una dificultad, que a primera vista nos presentan otras palabras del Beato. Al coadjutor
Graziano, que era aquel oficial antiguo alumno que encontramos en Roma, al acercársele el día de la profesión, le asaltaron tales dudas y
temores para el porvenir, ((346)) que le tenían perplejo e indeciso. Don Bosco, que conocía su pasado y su presente, cortó su indecisión
diciéndole que los votos no eran una cadena de hierro. Así lo atestigua don José Vespignani.

Dieciséis fueron los admitidos a los votos perpetuos y diecinueve a los trienales. Y, acabado esto, don Bosco habló sobre el coloquio (o
cuenta de conciencia) con el superior y de la obligación que los directores tenían de llamar a sus hermanos. Insistió mucho en ello y dijo:

-Esta es la llave principal para la buena marcha de las casas.
Generalmente los hermanos abren su corazón en estos coloquios, dicen todo lo que les apena y, si hay algún desorden, lo manifiestan. Es,
además, un medio eficacísimo para hacer correcciones, aun severas, cuando fuere el caso, sin causar ofensa. Por lo general, la corrección
hecha en el momento de cometer la falta es algo peligroso. El individuo se siente excitado por aquel pensamiento, no acepta de buen
grado la corrección y hasta le parece que se la hacemos con algo de pasión. Por el contrario, cuando se hace con calma y con el sentido
amoroso que se emplea en los coloquios, los culpables ven claramente el mal que han cometido; se dan cuenta de que el superior cumple
con su deber poniendo ante sus ojos los fallos tenidos para que se enmienden y aprovechen la corrección.

A continuación de la relación de esta conferencia, registra el acta
296

Fin de Página 296

 

VOLUMEN XI Página: 297

un pequeño incidente. El clérigo Agustín Anzini, admitido a los votos, no los quería hacer; pero, después, volvió a pedir con insistencia la
gracia al Beato, el cual lo mandó a don Miguel Rúa. Este le dijo que se presentara a cada uno de los miembros del Capítulo Superior, que
ya no podían reunirse, y al maestro de novicios, para reiterar sus súplicas. En vista de la buena voluntad que demostraba fue admitido a la
profesión trienal. Pero, el pobrecito, atormentado por la hemoptisis fue enviado el año 1879 a su casa, en busca de los aires nativos, en el
Cantón Ticino. Llegó a ser un óptimo sacerdote y celoso párroco, aunque siempre con una salud endeble. Quiso indemnizar a don Bosco,
a costa de no pequeños sacrificios, por los gastos hechos en su favor durante casi siete años. ((347)) Había conseguido cuatrocientas
cincuenta suscripciones a las Lecturas Católicas. Murió en 1921.

También presidió el Beato don Bosco las dos sesiones del 24 de septiembre.

He aquí, reducidos a trece puntos, los temas tratados en la conferencia de la mañana:

1.° En la biblioteca del Oratorio faltaban libros, que se habían prestado a los colegios y que no habían sido restituidos. Quien tuviere
alguno, que lo devolviera: los libros prestados se devolvieran a su puesto después de usarlos; no se llevará ninguno fuera, sin permiso de
don Bosco y antes de avisar al bibliotecario.

A este propósito recordaremos que, desde los principios, don Bosco había ido formando una biblioteca, precisamente junto a su
habitación, y la había enriquecido continuamente con nuevos libros, regalados, heredados o comprados. A pesar de la penuria de locales,
no tuvo dificultad en destinar una sala bastante amplia. En ella había colocado como bibliotecario a un sacerdote, responsable del orden,
la limpieza y la buena conservación; pero la vigilaba también personalmente porque tenía mucho interés en que no hubiera manos
profanas que la desordenaran o se llevaran alguna obra.

2.° Que se mandaran a cada casa dos ejemplares de los libros impresos en el Oratorio; uno para la biblioteca y otro para uso de los
socios, cargando en cuenta el importe correspondiente.

3.° Que, si un salesiano permaneciese varios días o semanas en un colegio que no fuese el suyo, por razones de salud o por cualquier
otro motivo, el director de aquel colegio, al partir de allí dicho socio, debe escribir a don Miguel Rúa o al director local del hermano,
según las circunstancias, dando noticias de la conducta observada, especialmente si hubiere ocurrido algo notable.

4.° Que los directores locales no tienen facultad para dejar ir de
297

Fin de Página 297

 

VOLUMEN XI Página: 298

vacaciones a sus súbditos, sino que debía pedirse licencia al Capítulo Superior. Esta norma libraba de todo compromiso a los directores,
que difícilmente hubieran podido dar negativas sin suscitar descontentos o celos. Si, en cambio, la negativa llegaba ((348)) del Capítulo
Superior, como no se sabía a quién atribuirla, el hermano se tranquilizaría más fácilmente.

5.° No era conveniente que los misacantanos fueran a celebrar una de sus primeras misas en su pueblo, para evitar las muchísimas
distracciones que, en semejantes circunstancias, pueden quitar al sacerdote novel la devoción en la celebración de aquellas misas, que
deben ser las más devotas. Si es conveniente, se puede ir más tarde.

6.° No se acepten invitaciones para celebrar misa o para prestar otros servicios en las funciones sagradas fuera del Colegio, si los
sacerdotes o clérigos disponibles no reúnen las condiciones necesarias para hacer buen papel y honrar al colegio y por tanto a la
Congregación.

7.° Todo director observe directamente, o se valga del catequista para saber cómo celebran la misa sus sacerdotes; si cumplen fielmente
las ceremonias, y evitan la demasiada lentitud o la excesiva brevedad.

8.° Es muy práctico para este fin imitar lo que hacen otras Ordenes religiosas, esto es, que un sacerdote ayude alguna vez a otro en la
celebración, sobre todo con ocasión de los ejercicios espirituales, en cuyo tiempo se recomienda a todos los sacerdotes repasar las
rúbricas.

9.° En todos los colegios se dé regularmente todas las semanas una lección de ceremonias sagradas.

10.° Que los directores se preocupen de la clase de teología y no la omitan nunca. Que procuren que sus súbditos vuelvan a su puesto,
apenas terminados los ejercicios, advirtiéndoles aprovechen entonces el tiempo disponible para preparar el examen que deben hacer para
Todos los Santos.

11.° Uniformidad en los estudios teológicos. En todas las casas se estudiarán los mismos tratados cada año y no se cambiará el orden
fijado por el Capítulo. Así, al mudar a un clérigo de casa, no se encontrará desorientado.

Sucedía entonces que frecuentemente se ordenaba de sacerdote a alguno que no había terminado los estudios de teología. El director
debía tener en cuenta que tal sacerdote no estaba dispensado ((349)) de los restantes exámenes; por consiguiente, darle tiempo para
estudiar y para presentarse a examen cuando estuviera preparado de algún tratado. En la mayor parte de los casos convenía que
normalmente
298

Fin de Página 298

 

VOLUMEN XI Página: 299

asistieran a clase de teología, y se examinaran juntamente con los otros estudiantes de teología.

13.° Habiéndose notado la gran conveniencia de que todos celebraran la misa en el colegio, durante los ejercicios, se ordenó la
construcción de dos altares nuevos de madera para aquella ocasión.

Por la tarde, se reanudó la sesión bajo la presidencia del Beato don Bosco. Don Miguel Rúa leyó los acuerdos tomados sobre el
personal. El cronista nos ha dejado esta observación: "Era admirable la perspicacia de don Bosco, que inmediatamente observaba lo que
podría producir desórdenes, y su humildad, que aceptaba las modificaciones que los demás consideraban necesarias". Contra el parecer
del Capítulo, quiso que don José Fagnano fuera el director de la nueva casa de América y no don José Ronchail, a quien destinaba a otra
cosa.

Se tomaron después tres disposiciones de orden didáctico, una para el Oratorio y dos para Valsálice. La del Oratorio era para los
estudiantes a los que se les adelantaba un curso por su avanzada edad: se acordó que en la clase de filosofía se comenzase por traducir el
texto latino al italiano, añadiendo las observaciones indispensables para la comprensión de la terminología. Para el colegio de Valsálice,
se estableció: 1.° que no se tomaran profesores externos, en razón de los grandes gastos que ello suponía y además por su desinterés en el
aprovechamiento de los alumnos, y los peligros morales ocasionados por la divergencia de ideas, de espíritu y de intereses; 2.° que se
simplificasen los dos cursos de liceo (bachillerato superior) uniéndolos en uno, y así se necesitarían menos profesores; en el primer año,
por ejemplo, todos estudiarían historia medieval y lógica y en el segundo historia moderna y ética.

Finalmente el Beato manifestó su voluntad de que no sólo en el Oratorio, sino en todos los colegios, tuvieran los clérigos un director (o
encargado) propio, pues se sentía gran necesidad de ello, y que ((350)) tal incumbencia pertenecía al Catequista de cada casa, cuyo
director debía comunicar a sus clérigos esta determinación.

La mañana del día 25 se pasó con la ceremonia de la profesión religiosa, que se desarrolló muy solemnemente. La conferencia de la
tarde, presidida por el Beato, se dedicó a la admisión de los novicios.
Merecen atención especial algunos de los criterios que él manifestó o que se aplicaron. Para que un aspirante pudiera ser admitido en la
Congregación, dijo que se precisaba que el superior conociera muy bien al candidato y que éste hubiera demostrado tener mucha
confianza con el superior; y, además, que era necesario fuese de una moralidad intachable. A algunos indecisos, cuya resolución dependía
de la voluntad
299

Fin de Página 299

 

VOLUMEN XI Página: 300

de sus padres, aconsejóles el Siervo de Dios que no entraran en la Congregación, aunque fueran buenos y dieran esperanzas de éxito. A
otros, a los que consideraba ligeros y que temía no se adaptaran mucho a la Congregación, especialmente si eran pobres, les puso por
condición que pagaran el importe que se acostumbraba exigir al que entra en cualquier noviciado, aun cuando no se pedía nada a la mayor
parte de los adscritos en esta ocasión. Dijo:

-Acéptese después lo que puedan dar; el que no pueda dar nada, como generalmente sucede, no dé nada y no se le insista. Mas, por el
interés que ellos pongan para obtener de sus padres esta cantidad, muchas veces se pueden conocer muy bien sus intenciones.

Y llegamos al último día. En la reunión de la mañana don Miguel Rúa leyó, por orden de don Bosco, una carta del abogado Michel, que
invitaba a los Salesianos a fundar en Niza una casa como la de Turín. Después de la partida de los Misioneros, el Siervo de Dios pasaría
por allí para concretar algo sobre el terreno. Habló después de los Oratorios festivos e insistió en que era de la máxima importancia que
en todos nuestros colegios se abrieran oratorios festivos. Hasta aquel momento sólo lo había en Turín y en Sampierdarena.

-Falta personal, objetó uno.

-Falta, ((351)) además, local, agregó otro.

Y don Bosco, remachando el clavo, replicó:

-Sólo de este modo se puede hacer un bien eficaz a los habitantes de una población. Si no se puede atender a los muchachos para que se
diviertan, al menos oblíguese a los externos a que vayan a misa al colegio los domingos y días festivos. Procúrese, además, que reciban
los santos sacramentos de la confesión y comunión una vez al mes.

El conde Gazelli de Rossana ofrecía una capilla de su propiedad, dedicada a san Francisco de Sales, en las proximidades de Valsálice,
para establecer en ella un Oratorio festivo; quiso el Beato que se informase de si el Arzobispo lo aprobaba y si los salesianos tendrían que
continuar el oratorio en el caso de que se vieran obligados a salir de Valsálice. Pero no se concluyó nada. Se cerró la sesión manifestando
el deseo de que pronto pudieran todos los miembros del Capítulo Superior librarse de la dirección especial del Oratorio y que, a su vez,
los directores de las casas pudieran encargar a sus subalternos la gestión directa de las cosas de menor importancia, reservándose
solamente la alta dirección de la casa y la atención espiritual de los socios.

-Cada día, dijo, aumentan las incumbencias, y si no estamos alerta, quedaremos oprimidos por el peso de tantas cosas.

Todos asintieron a cuanto había propuesto.
300

Fin de Página 300

 

VOLUMEN XI Página: 301

Por la tarde presentó el Beato una amplia exposición de ideas.
Imaginémonos estar oyéndole. Más o menos habló en estos términos:

1.° Hay que imprimir esas cartas, que en las Ordenes religiosas suelen llamarse cartas de obediencia. Los hermanos deben presentarlas
al director de la casa a la que son enviados por el superior. Antes de hacer tal entrega, un socio no se comunique con los otros. Apenas
entre en aquella casa, póngase bajo la obediencia de aquel director de quien depende enteramente.

2.° Una vez terminadas las conferencias generales de otoño, se imprimirán los nombres y los cargos principales de los miembros
destinados a ((352)) cada casa. Quizá no sea posible todavía en el presente año; pero quede establecido para el año próximo. Imprímase
también una especie de carta para entregar a cada uno, en la que se especifique su destino.

3.° En todos los colegios hay que cuidarse del papel usado. Los folios escritos sólo por una cara pueden servir para hacer las primeras
pruebas en nuestras imprentas; las cuartillas totalmente en blanco se cosen formando cuadernillos y sirven para tomar notas, o también
hacer recibos; los papeles de embalaje guárdense para nuevos envíos, y el papel ya usado véndase a las fábricas de papel. Resulta
interesante para la economía obrar de este modo; se ahorrarían miles de liras.

4.° Téngase en todos los colegios una consideración especial con los profesos perpetuos, sean clérigos o coadjutores. Déseles gran
confianza y confíenseles las cosas más delicadas y confidenciales de nuestra Sociedad, aunque no sean tan hábiles como otras personas
ajenas a nuestra comunidad. Hay que decirles o hacerles entender que se les dan aquellos encargos antes que a otros, por ser profesos
perpetuos, esto es, hermanos del todo esencial e inseparablemente.

5.° Todas las casas han de procurar prepararse el personal que necesitan. Ciertamente que en la actualidad y durante algunos años no
será posible enviar un personal totalmente preparado para los cargos a que van destinados; pero deben cuidarse con todo esmero los
directores de irlos formando, estando atentos para ver en qué cosas no aciertan y dándoles las normas y avisos oportunos, aun cuando
haya que dedicar mucho tiempo a esta imprescindible ocupación. Así lograremos tener los apoyos que se desean.

6.° Dígase lo mismo de los coadjutores y de las personas de servicio, que se envían desde Turín. Estén todos persuadidos de que
siempre enviamos del Oratorio lo mejor que se tiene disponible. Pero muchas veces no existe el hombre del caso y, por tanto, hay que
mirar de
301

Fin de Página 301

 

VOLUMEN XI Página: 302

adiestrarlos en el trabajo que se les confía. Este ha de ser uno de los cuidados especiales de los prefectos, que deben reunirlos de ((353))
cuando en cuando para darles las normas oportunas y cuidarse de que no abandonen los sacramentos y así, poquito a poco, los
prepararemos para lo que deseamos, y para rendir preciosos servicios.

7.° Procúrese, además, no despedir a nadie por faltas de escasa importancia. Si de ninguna manera sirven para la finalidad que se les
envió, devuélvanse a Turín, entregándoles una carta de acompañamiento. Si las faltas fueron verdaderamente graves, envíeseles
directamente a sus casas, porque devolverlos a Turín sería pasarnos a nosotros el disgusto y tener que sufrir todavía el colegio que los
despide. Pero también en estos casos se comunique al Oratorio la causa de la expulsión, a fin de que, si el individuo se presentara para ser
aceptado de nuevo, esté el superior al corriente de todo.

8.° Sostengámonos todos mutuamente. Que se vea en las Casas íntima armonía entre los superiores. Sería una pena que los subalternos
pudieran decir:

-Los superiores no se entienden entre sí; uno rechaza lo que el otro quiere; uno organiza una cosa y otro la desbarata.

Defendámonos unos a otros ante los subalternos. Empléense también evasivas para dar a entender que todos queremos lo mismo, aun
cuando ya se haya dado cuenta el subalterno de nuestra distinta opinión. Mantengámonos, además, alabándonos mutuamente,
demostrando el gran aprecio que nos profesamos. Todo colegio sostenga siempre normalmente a las otras casas; háblese de los otros
colegios elogiándolos como los mejores y más ordenados. Cada colegio defienda a capa y espada la reputación de la Casa Madre, ante las
personas extrañas y ante los que viven dentro de nuestros muros, prestando y haciendo prestar respeto a las deliberaciones y ordenanzas
que de ella vinieran.

9.° Es lo más importante para nuestras casas buscar por todos los medios la obtención, promoción, propaganda y seguridad de la
moralidad. Mientras todos, sin ((354)) excepción, gocen públicamente de esta buena fama, afluirán sin cesar los jóvenes, seremos
considerados como excelentes educadores y nuestros colegios florecerán de todas maneras.
Si esto fallare, todo se derrumbará. No hay que procurar el florecimiento de la moralidad únicamente para ganar la confianza de las
familias: es más importante obtener nuestra finalidad; pero también necesitamos esta confianza y benevolencia, por eso procuramos
ganarla. Las normas para obtenerla y que se propague especialmente respecto a los socios de la Congregación, son las siguientes.
302

Fin de Página 302

 

VOLUMEN XI Página: 303

10.° Dense las acostumbradas conferencias dos veces al mes: en una de ellas se lean y expliquen las Reglas y en la otra se trate algún
punto moral. No se omitan jamás estas conferencias. Si, por cualquier motivo, el director no pudiera darla alguna vez, súplase al menos
con una lectura espiritual; pero no falte nunca ésta.

11.° Se observen bien las Reglas de la Congregación. Su observancia nos conducirá ciertamente a alcanzar este fin.

12.° Lo que yo entiendo como la guarda del orden y de la moralidad, el medio con que el director puede tener en sus manos la llave de
todo, es el coloquio o cuenta de conciencia, puntualmente recibido todos los meses. No debe descuidarse nunca por ningún motivo y debe
celebrarse con calma y esmero. Todo Director debe preguntar siempre estas dos cosas: primera, "encuentras en el desempeño de tu cargo
algo que no te va y pone en peligro tu perseverancia en la vocación?; segunda, "te consta que deba hacerse o impedirse algo para evitar
un desorden o un escándalo en casa?

Por lo general los hermanos hablan y descubren cosas, en las que nunca hubiéramos pensado y que muchas veces ellos creían que ya las
sabíamos o que les dábamos poca importancia. Esta misma mañana, por las poquísimas palabras que me dijo un hermano a quien
pregunté, se me abrieron los ojos sobre una ((355)) cosa importantísima, que en cuanto se quite, quedará cerrada una fuente de
desórdenes y escándalos, que a veces suceden en casa, y que no se puede comprender dónde se originen.

Cuando a través del coloquio se sabe algún mal o fuente de desorden en alguno de los hermanos, tómese nota de ello y, cuando le
llegue a aquél su turno, hágansele preguntas alusivas o se le pregunte directamente sobre esto o aquello, según los casos. Así se remedian
inconvenientes, aun gravísimos, sin que nadie se ofenda; y se corrige de ciertos defectos a individuos, que a veces, sin ellos darse cuenta,
son causa de desórdenes, perjuicios o escándalos.

Pero hay que procurar atentamente en los coloquios no inmiscuirse en las cosas de confesión. Son cosas que deben estar enteramente
separadas: estos coloquios deben versar únicamente sobre cosas externas, puesto que nosotros necesitamos servirnos de cosas tratadas en
el coloquio y, si se entra en cosas de confesión, nos encontraremos después en un lío confundiendo confesión y coloquio o cuenta de
conciencia.

13.° A más de estos coloquios y otros medios, ayudará muchísimo a mantener la moralidad el impedir de todos modos las merendolas
entre muchachos y clérigos, o bien de clérigos, muchachos y maestros
303

Fin de Página 303

 

VOLUMEN XI Página: 304

juntos. Esto hay que prohibirlo e impedirlo a toda costa, porque abre a los jóvenes el apetito de robar, los pone en verdaderas tentaciones
y les entran ganas de escribir a casa pidiendo golosinas; los invita, además, a esconderse y buscar lugares retirados, y también da ocasión,
a clérigos y maestros, para llevar a los muchachos a su habitación;
cosas todas ellas de gran peligro.

14.° No haya ningún sacerdote o profesor que se sirva de los alumnos para llevarles agua, limpiarles los zapatos o cosas semejantes;
sino que lo haga cada uno por sí mismo; porque me doy cuenta de que en casa se está introduciendo la comodidad y, a poco que se
descuide este recato, se llegará enseguida a situaciones deplorables y ordinariamente a la pérdida del espíritu de la Congregación.

15.° Ayudará también mucho a mantener la moralidad el tener siempre cerradas las habitaciones privadas. No se vaya a ellas más que
por la noche ((356)) para descansar y, si es necesario, un momento brevísimo durante la hora del desayuno.

16.° Principalmente ayudará, además, el evitar las amistades particulares. Póngase en práctica el consejo de san Jerónimo: Aut nullos
aut omnes pariter dilige (ama a todos igualmente o a ninguno). Vigilen sobre esto los directores.

17.° Evitar a todo trance ponerse las manos encima y no ir nunca de bracete. De ordinario esto resulta peligroso, aunque muchas veces
no parezca en sí malo; pero hoy el clérigo, mañana el joven, otro día ambos o el que está observando, pueden tener cuando menos malos
pensamientos, fantasías e imaginaciones.

18.° Y pasando a otras cosas, creo oportuno que en las casas no haya nadie, salvo el director, suscrito a ningún género de periódico.
Pero los directores no se suscriban más que a los buenos; y aun estas suscripciones no se hagan a nombre del director, de la dirección o
del colegio, de modo que parezca una suscripción oficial del colegio; sino a nombre de cualquiera del mismo colegio, que puede ser el
portero, cocinero u otro. Por cuanto se pueda, no se entablen nunca conversaciones de política, ni se lean periódicos en presencia de los
alumnos.

19.° Es de notar que hasta ahora la obediencia ha sido más bien personal que religiosa. Evitemos este gran inconveniente. No hay que
obedecer nunca porque es fulano quien manda, sino por razones de orden superior, porque es Dios quien manda, aunque se valga de
quien quiera.

Comencemos a practicar esta virtud religiosa y después vayamos inculcándola poco a poco en todos. Hasta que no lleguemos a este
punto, habremos conseguido muy poco. No se hagan las cosas porque
304

Fin de Página 304

 

VOLUMEN XI Página: 305

nos gusta hacerlas, porque nos gusta la persona que manda o el modo de mandárnoslas. Este principio debe repetirse en conferencias,
pláticas, confesiones y siempre que hubiere ocasión.

20.° Una cosa a tener en cuenta este año, y ((357)) desde hoy en adelante, es la de unificar la dirección en la Congregación y, por tanto,
liberar al Capítulo Superior del cuidado del Oratorio. Hasta ahora estoy yo y todo podría seguir así mientras yo esté. Os conozco
plenamente y confío del todo en vosotros. Pero ya debemos establecer las cosas sobre bases normales, como si yo no existiera, y
establecer normas para los que vayan viniendo después de vosotros. Se procure, pues, que el Capítulo Superior esté informado de todo y
no se introduzca el más ligero cambio en la contabilidad o en otro aspecto, sin hablar antes sobre ello con Turín.

Cerremos estas conferencias bendiciendo de todo corazón la bondad del Señor y de María Auxiliadora por cuanto vemos que sucede en
la Congregación. Los hombres no pueden comprender esto; otras Congregaciones caen y la nuestra crece fabulosamente; otros colegios
no tienen alumnos y nosotros no tenemos sitio suficiente para admitirlos a todos. Un salesiano no puede todavía resolver una cosa y ya
tiene que estar dispuesto para hacer dos: se busca un puesto para él y resulta que es inmutable.

Me parece ver a los recién llegados a la Congregación que, llenos de vigor y buena voluntad, empujan hacia arriba a los demás y éstos a
su vez empujan a otros; a los que están en los grados superiores se les presentan siempre cosas nuevas y nuevos cuidados, y están
impacientes por tener uno que les sustituya para dejarle el puesto que ocupan y lanzarse a empresas de mayor relieve.

Sí, demos gracias al Señor pues vemos cómo crece la Congregación y, lo que más importa, crece en hermanos que se hacen cada día
mejores y adquieren más espíritu religioso y mayor capacidad, tanto clérigos como coadjutores. Es una prueba de que el Señor nos guía.

Se hicieron enormes sacrificios, es cierto; pero a la vista está cómo crece la simiente arrojada al surco y cómo han sido recompensados
los sacrificios.

Además ahora la Obra de María Auxiliadora me ((358)) ofrece esperanzas extraordinarias. Estos jóvenes mayores y de tan buen criterio,
en cuanto sean sacerdotes, producirán mucho fruto; más aún, lo producen antes de serlo, porque ya sirven para desempeñar cargos
delicados de la casa, asistiendo, vigilando y dando clases elementales. Ya hay muchas peticiones hasta de soldados; y ha sido aceptado
hasta un
305

Fin de Página 305

 

VOLUMEN XI Página: 306

sargento. Todos los días recibo cartas de Obispos que alaban la Obra y de jóvenes y párrocos que envían solicitudes de admisión.

Bendigamos, pues, sin cesar al Señor y procuremos, nosotros que estamos al frente de todo, que la Congregación no llegue a sufrir
detrimento por nuestra causa.

Fin de Página 306

 

VOLUMEN XI Página: 307

((359))

CAPITULO XV

LAS HIJAS DE MARIA AUXILIADORA

LA modesta casa de Mornese, vivero del incipiente Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, acogía entre sus muros una pléyade de
almas selectas, cuya vida era pobreza, piedad y trabajo. La Madre Mazzarello enfervorizaba, con la eficacia de su ejemplo, a postulantes,
novicias y profesas en la práctica de todas las virtudes religiosas, aceptando como ley inconcusa cualquier indicación de parte del Beato
Fundador.

La dirección espiritual estaba en muy buenas manos. Un cronicón documentado, que tenemos a la vista, perteneciente al archivo central
del Instituto, retrata así al director: "Don Santiago Costamagna no descuida nada. Activo, lleno de vida y con necesidad de alcanzar
amplios horizontes, y cambiado de un colegio para niños a la dirección de religiosas llenas de la mejor buena voluntad, pero sin
experiencia en muchas cosas, atiende a todo: ejercicios de piedad, clases, higiene y urbanidad".

Reinaba la pobreza en todo y con las formas más austeras. Es edificante y conmovedor leer los sacrificios a que se sometían aquellas
buenas religiosas, no por resignación sino por amor a esta virtud. El Beato creía, sin embargo, que se debía moderar aquel ardimiento, y,
en consecuencia, escribió a la Madre que hiciera por mejorar algo la comida, en atención a la salud de las hermanas, comenzando por el
escaso y seco desayuno que acabaría por debilitar mucho los estómagos. La Madre, con ganas de secundar siempre los deseos del ((360))
Beato, pero temiendo al mismo tiempo abrir la puerta a exigencias perjudiciales, por las que pudiera entrar la flaqueza del espíritu,
recurrió a una pequeña estratagema. Escribió al Beato una carta en la que, protestando obediencia, exponía sus temores; después se
dirigió a cada una de las hermanas y les hizo esta pregunta:

-"Estás contenta con el desayuno? "Te parece suficiente? "No crees que vendría bien tomar algo más, por ejemplo, un poco de leche?

De la primera a la última, con la sinceridad habitual en aquella vida de familia, las hermanas optaron por el statu quo, respecto al
307

Fin de Página 307

 

VOLUMEN XI Página: 308

desayuno de la mañana, y refrendaron su propio sentimiento estampando su firma en un pliego que la Madre les presentaba, una vez
obtenida la respuesta. Envió al Beato la carta y el pliego. Y el Siervo de Dios respondió que le complacía mucho el buen deseo de las
hermanas, pero que él se inclinaba a dar café y leche en el desayuno. "Si don Bosco lo quisiera, exclamó en su sencillez la Madre,
estaríamos dispuestas a comernos un pollo".

En las prácticas de piedad no se modifica nada sin el consentimiento del Beato. Bastaba una palabra suya para dejar o emprender
cualquier devoto ejercicio. Por ejemplo, las hermanas daban mucha importancia a la conmemoración de los dolores y gozos de la
Santísima Virgen a ciertas horas del día, porque don Bosco, al asignarles esta práctica en determinados momentos había tenido la
intención de que coincidiera con las horas canónicas, de modo que las Hijas de María Auxiliadora pudieran unir sus oraciones a la
plegaria de la Iglesia.

La veneración en que tenían al Beato Fundador les hacía mirar a sus hijos como a hermanos. En el año 1875 fue admitida una hermana
de don Juan Tamietti y el cronicón hace este comentario: "íQué bonito ver llegar a Mornese las parientes de los hijos de don Bosco! "No
es esto una señal todavía más manifiesta de que la Virgen considera como una sola cosa a los dos institutos y que las dos ramas son
igualmente queridas por el cielo?".

Aquel año se determinó definitivamente la forma del hábito.

((361)) La buena Madre había hecho pasar a las hermanas por distintas experiencias. Primero llevaron una gruesa toca negra a la
cabeza. Su director general, don Juan Cagliero, cuando las vio con aquel tocado, se sonrió, como queriendo decir:

-íVeremos cuánto dura!

Después se cambió por una toca blanca, pero cubierta con un velo negro.

-íEsto está algo mejor!, exclamó entonces Cagliero.

Además, el hábito era de color café. íY era de ver en qué se convertía aquella pobre vestimenta con la acción del sol y el efecto de los
trabajos manuales! Parecía un andrajo descolorido; tanto que el mismo Cagliero, dejándose llevar por su buen humor, dijo una vez al
Beato:

-íAy, don Bosco, si las hermanas llegaran a ser tan feas por dentro como lo son por fuera, pobres de nosotros! La mayor parte de las
religiosas de Turín van vestidas de negro.

-Se podría probar, indicó don Bosco.

Y, en efecto, se probó en la siguiente toma de hábito: las doce postulantes, después de aparecer vestidas de blanco, reaparecieron de
308

Fin de Página 308

 

VOLUMEN XI Página: 309

nuevo vestidas de negro. Aquel cambio de escena suscitó un murmullo de sorpresa y aprobación.

Sin embargo la Madre no se hubiera atrevido a introducir la innovación sin hablar de ella con el Fundador. Se lo refirió y obtuvo esta
respuesta:

-Espero ir para los ejercicios y entonces decidiremos. Mientras tanto irá don Miguel Rúa, que es prefecto general y casi no conoce
todavía a las Hermanas. Así también él lo verá.

Fue don Miguel Rúa y le recibieron con el mayor respeto. Como prefecto general se interesó por la marcha material, observó con
minuciosa atención los registros, página por página, y se hizo cargo de toda la gestión económica. Después de examinarlo todo con su ojo
de lince, sugirió normas muy oportunas. Y, habiéndole rogado que confesara y predicara, se prestó a ello de muy buen grado.

Durante su permanencia, llegó a Mornese el director de Sampierdarena, don Pablo Albera, en compañía de don Luis Guanella, el cual
había enviado allí desde Sondrio un buen grupo de ((362)) postulantes. Era el mes de junio y los dos piadosos sacerdotes, según se
expresa la crónica, se alternaban predicando meditaciones sobre el Corazón de Jesús, dando la bendición y la platiquita de la noche
después de las oraciones.

Llegaron finalmente los ejercicios espirituales. Comenzaron el 21 de agosto. Los predicaron don Juan Cagliero y un padre Carmelita.
Aquellos ejercicios marcaron en la historia del Instituto un notable progreso en la perfecta regularidad de la vida religiosa, como ahora
veremos.

El Beato estuvo presente durante los últimos días. Confesó, platicó y después comunicó una gran noticia:

-La Regla manuscrita, dijo, aún no habla de ello, pero es intención de la Iglesia que las hermanas, después de un trienio o dos de una
buena prueba, se unan a Dios con votos para siempre; y como ya ha transcurrido un trienio desde que hicieron sus votos las primeras
profesas, al terminar estos ejercicios con la ceremonia de la toma de hábito y de la profesión, harán los votos perpetuos las que así lo
deseen y las superioras estimen que se les pueden conceder; las demás podrán renovar los votos, si bien alguna...

La reticencia era muy elocuente. Estaba él al corriente de cuanto pasaba en casa; no faltaba alguna cabecita ligera en medio de las
demás: ocurre en todas partes.

Las religiosas trienales fueron a pedirle que las admitieran a los votos perpetuos. Pero él, después de exponer su parecer, concluía
invariablemente:
309

Fin de Página 309

 

VOLUMEN XI Página: 310

-Es preciso que oigáis a vuestra Madre Superiora.

Don Bosco no suplantaba desde su alta dirección a las superioras ordinarias en el régimen interno del Instituto.

El 28 de agosto se celebró la solemne toma de hábito de quince postulantes. El Beato presidió, asistido por el padre Carmelita, don Juan
Cagliero y don Santiago Costamagna. También esta vez era negro el hábito.

Una de las que vistieron el hábito fue Magdalena Martini, a quien ya conocía el Beato. El buen Padre le había escrito una preciosa
carta, que ella conservó siempre como una reliquia:

((363)) Amada hija en Jesucristo:

Vuestra ida a Mornese ha dado tal bofetón al mundo que éste envió al enemigo de nuestras almas para desasosegaros. Pero vos
escuchad la voz de Dios, que os llama para salvaros por un camino fácil y llano, y despreciad cualquier otra sugerencia en contra. Es más,
celebrad las inquietudes y molestias que experimentáis, porque el camino de la cruz es el que os conduce a Dios. Si, por el contrario,
hubieseis estado inmediatamente satisfecha y alegre, hubiera sido el caso de temer algún engaño del maligno enemigo. Por tanto,
recordad que:

1.° No se llega a la gloria, si no es con grandes fatigas.

2.° No estamos solos, sino que Jesús está con nosotros, y dice san Pablo que con la ayuda de Dios somos omnipotentes.

3.° Quien deja a su patria, a sus padres y amigos y sigue al divino Maestro, ha asegurado un tesoro en el cielo, que nadie le podrá
arrebatar.

4.° El gran premio que tenemos preparado en el cielo, debe animarnos a aguantar cualquier pena en la tierra.

Animaos, pues, porque Jesús está con vos. Cuando tengáis espinas, juntadlas a las de la corona de Jesús.

Os encomiendo a Dios en la santa misa; rogad por mí, siempre vuestro en Jesucristo,

humilde servidor JUAN BOSCO, Pbro.

A continuación de la toma de hábito, catorce hermanas hicieron la profesión trienal y ocho la perpetua. Nuestras Memorias
cronológicas dicen: "La Madre Mazzarello se siente feliz. Hace ya muchos años que se entregó a Dios con votos perpetuos; pero el
proclamarlo así a la comunidad, parece que estreche más los lazos, que haga más sagrado el vínculo y más perfecta la entrega total de sí
misma".

Terminada la ansiada ceremonia, cerró el Beato la función y los ejercicios con sus palabras. Habló del gran don de la paz, llegando a la
conclusión de que para estar en paz con Dios y con el prójimo antes era necesario estar en paz consigo mismo.
310

Fin de Página 310

 

VOLUMEN XI Página: 311

Y para conseguirlo aconsejó no aguardar a un día fijo o un momento determinado de más agitación o mayor necesidad para pedir un
consejo, dar un aviso, manifestar una pena, sino que, superioras y hermanas se dijeran entre sí las cosas de vez en vez, con respeto, calma
y serenidad.

((364)) Habían asistido también a los ejercicios las hermanas de Borgo San Martino. Una de ellas tenía algo muy bonito que contar de
don Bosco: era que el Beato había estado en aquel colegio para la fiesta de san Luis y fue un día a celebrar la misa para las hermanas.
Antes de retirarse pasó a saludarlas. La pobre hermana tenía verdadera necesidad de hablarle, pero no lo logró. Don Bosco, al verla ante
sí, leyó en sus ojos su pena interior y, sin decirle una palabra, sólo con su mirada paternal, la curó.

-La mirada de don Bosco, declaraba la hermana, disipó las nubes y volvió la calma a mi corazón.

Antes de salir de Mornese, quiso el Beato que toda la comunidad se reuniera, y les dijo que parecía haber llegado el momento de
recomendar la exacta observancia de la clausura.

-Hasta ahora hemos ido a la buena en lo tocante a la clausura, porque erais una familia, más que una comunidad en toda forma, y había
que pensar en albañiles, etc., etc. Ya es hora de que nos pongamos en regla también en esto. Además, con tantas jóvenes como tenéis en
casa y más que tendréis en adelante, es preciso que la puerta de la calle esté cerrada siempre y que haya una hermana encargada de las
llaves y de recibir a las personas que vengan de visita.

-En los monasterios de clausura no entra nadie sin un extraordinario permiso o necesidad. Cuando va el confesor para atender a una
hermana, le precede una religiosa tocando la campanilla y, mientras la confiesa, aquélla suena de vez en cuando la campanilla para
advertir que está presente. No se trata de hacer lo mismo entre vosotras, porque no estáis obligadas a la clausura monacal, debéis estar
siempre en contacto con la juventud y con frecuencia también con los externos. Pero es bueno que, como dicen vuestras Constituciones,
no entren personas extrañas en las dependencias reservadas a las hermanas, sin verdadera necesidad y sin que una hermana las acompañe.

-Que no salga sola una hermana por ningún motivo y no ((365)) se quede fuera de casa de noche, y, después del toque del Avemaría de
la tarde, no se recibe ya a nadie en casa.

-Las que han estado en Borgo San Martino han visto que para pasar lo necesario de la cocina al refectorio de los superiores y de los
alumnos, y también de la ropería a los encargados de la distribución,
311

Fin de Página 311

 

VOLUMEN XI Página: 312

se emplea el torno o caja giratoria, de manera que la hermana puede entregar todo sin necesidad de ver ni ser vista.

-En Mornese no existe todavía el torno para servir a los sacerdotes; pero también habrá que ponerlo aquí con el tiempo; y, mientras
tanto, será necesario estar atentas para guardar en esto la clausura, que precisamente significa cierre, separación.

-Dicen, además, vuestras Reglas que las hermanas no vayan con frecuencia a casa de los señores párrocos o de otros sacerdotes, ni les
presten servicio alguno. Todavía no estáis en este caso; pero si llegase... hagamos, hagamos como está escrito en las Reglas: la regla es la
voz de Dios.

No desaprobó el hábito nuevo de color negro, mas, como no era posible dárselo a todas enseguida por razones de economía, dijo:

-Sí, hacedlos de color negro, a medida que podáis, sin causar molestias con los gastos. Las hermanas que no están siempre en contacto
con el público, pueden gastar su hábito de color café. Es cierto que debemos querer la igualdad en el hábito; pero, en este momento, se
trata de ajustar cuentas con la señora Pobreza. Después, poquito a poco, todas del mismo color, "no os parece?

El Beato se fue, acompañado por don Juan Cagliero y don Santiago Costamagna, hacia Ovada. Se reunían allí para las fiestas
centenarias de san Pablo de la Cruz nueve obispos, con todos los cuales tuvo ocasión de hablar sobre las necesidades de sus Obras. Ese
debió ser el único motivo que le aconsejó hacer aquel viaje. En efecto, en una de las cartas que, durante sus ausencias, acostumbraba
escribir a don Miguel Rúa con una lista de encargos, informaciones e instrucciones, decía: "Voy a Ovada para hablar con los Obispos,
con los que tengo asuntos que tratar". La ((366)) carta no lleva fecha, pero ciertamente está escrita en Mornese y en esta ocasión. Llevóse
también consigo al director de Mornese para que le ayudase a revisar las Reglas del Instituto, que debía presentar a la aprobación del
Obispo de Acqui. Se hospedaron en casa de don Tito Borgatta del 29 al 31 de agosto.

Cuando terminaban las funciones de iglesia, el buen Padre, se retiraba a la casa, donde don Santiago Costamagna le iba leyendo las
Reglas, artículo por artículo, y él corregía, ampliaba y añadía. Después se las hacía releer, las retocaba, hasta ver bien expresado su
concepto. De allí salieron casi totalmente transformadas.

Gracias a aquel trabajo del fundador, las Constituciones merecieron la aprobación episcopal, concedida en el mes de enero de 1876. Al
comentar el decreto recordaba don Santiago Costamagna a las hermanas unas palabras que había dicho el Beato:
312

Fin de Página 312

 

VOLUMEN XI Página: 313

-Puedo aseguraros que el Instituto tendrá un gran porvenir, si vosotras seguís siendo sencillas, pobres y mortificadas.

La inesperada partida de don Juan Cagliero para América consternó a las buenas hermanas, sobre todo, porque la noticia llegó a
Mornese cuando el director general ya había zarpado de Génova: la falta de tiempo no le había permitido ni despedirse. Y dice la crónica:
"La Madre es la que más pena siente, ya que es ella quien más ha experimentado la eficacia de su apoyo moral y es ella sobre quien pesan
las dificultades del momento".

Pero el Beato había tomado las medidas. En efecto, el 10 de noviembre fue a visitarlas don Miguel Rúa, que oyó a las hermanas y se
informó de todo. Enseguida comprendieron que él suplía al director general lejano.

Llegaba don Miguel Rúa en el momento oportuno. El Fundador había enviado a Mornese una, por decirlo con nuestro documento,
"veneranda señorita de sesenta y tres años". El buen Padre no se opuso a que hiciera una prueba, en atención a su hermano, profesor de la
Universidad y amigo suyo. Pero a aquella edad ya no ((367)) podía sujetarse a la obediencia. Y, lo que era peor, arrastraba a algunas de
cabeza ligera. Las superioras aguantaron lo indecible. Finalmente, la Madre, preocupada, fue a consultar a don Bosco, de donde volvió
con su palabra, que sonaba así:

-Las que yo mando a Mornese, van para obedecer y no para mandar.

Y parece que aquélla no se resignaba a obedecer; por lo que don Miguel Rúa la envió de nuevo a Turín.

Antes de abandonar el querido hogar de Mornese, queremos reproducir un trozo de una carta, escrita por monseñor Costamagna, que
aparece ante nuestros ojos en medio de otras cartas. Dice así el Obispo salesiano:

"Estaba yo en Mornese dirigiendo la Casa de la Fundación, cuando llegó don Bosco para visitar a las hermanas. Al ver que todas le
rodeaban para besarle la mano, comenzó a mascullar palabras y mover la cabeza dando a entender que no estaba del todo conforme; y, al
final, volviéndose a mí, que estaba presente, me dijo alzando la voz, de modo que todos le oyeran:

"-Ahora besan la mano a don Bosco; y más tarde querrán hacer lo mismo con todos los demás y pueden suscitarse desagradables
inconvenientes".

Iremos viendo cómo los estrechos horizontes de Mornese se ampliarán año tras año, hasta perderse de vista; pero, doquiera vayan,
313

Fin de Página 313

 

VOLUMEN XI Página: 314

bajo no importa qué cielo se encuentren, las Hijas de María Auxiliadora serán siempre portadoras del espíritu que, inspirado por don
Bosco y gracias a las heroicas virtudes de Madre Mazzarello, aleteó en la cuna del Instituto.

Don Bosco preparaba un puesto en el Oratorio para las Hijas de María Auxiliadora. Batalló de enero a julio para la adquisición del
lugar. Se trataba, en efecto, de desbancar al demonio. El grito de alarma aparece en esta circular que mandó a los Cooperadores.

Hace veinticinco años que hemos de tolerar enfrente del Oratorio una casa de inmoralidad, con todos los peligros imaginables para los
muchachos internos y externos. Esto sirvió de obstáculo hasta ahora para comenzar los trabajos ante la iglesia de María Auxiliadora.

((368)) La divina Providencia dispuso finalmente que, el dueño del tal edificio, se viera obligado a ponerlo en venta ante el fracaso de
su negocio.

Para evitar que nadie lo compre con el mismo perverso destino, se buscó un intermediario que estipulase un acuerdo para poder
comprarlo mediante escritura por la cantidad de cincuenta y cinco mil liras.

Dado que la edificación no sirve y que está mal emplazada, hay que demolerla desde los cimientos. En cambio el terreno que ocupa va
muy bien para regularizar el plano de la plaza de María Auxiliadora.

Los materiales se aprovecharían para la construcción de los edificios que se deben comenzar cuanto antes, alrededor de dicha plaza.

Por lo pronto se trata de reunir la suma antes citada: por tal necesidad se acude a los que con su dinero pueden concurrir para impedir la
ofensa de Dios y salvar almas.

Turín, 20 de enero de 1875

JUAN BOSCO, Pbro.

Con la misma fecha tenemos una muestra de las cartas con que acompañaba su declaración de guerra al infierno, cuando las enviaba a
personas influyentes y adineradas. Escribía a la noble señora turinesa Angelina Dupraz:

Benemérita Señora:

Acostumbro acudir a su caridad en los casos graves y nunca me ha faltado. Se trata hoy de una empresa arriesgada: destruir desde sus
cimientos una casa de Satanás, como verá por el folleto que le adjunto. Aún no tengo ni un céntimo. Espero que su participación sea la
primera. Si puede, ciertamente será recompensada por el Señor, que le dirá cuando se presente a El: Salvaste almas, has salvado la tuya.

Sea cual fuere su participación, no dejaré de rogar cada día por usted y por el bonísimo Comendador, su esposo, a fin de que Dios les
guarde durante largos años
314

Fin de Página 314

 

VOLUMEN XI Página: 315

de vida feliz. Mientras tanto me encomiendo a sus fervorosas oraciones y me profeso con profunda gratitud.

El local destinado para iglesia está a unos cien metros de distancia de la iglesia dedicada a María Auxiliadora.

Desde Casa, 20-1875.

Su seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

Hasta el 21 de julio no pudo cantar victoria. Enseguida se lo notificó a la condesa Callori, con acentos que suenan a canto de victoria.

((369)) Mi buena Mamá:

El padre Milanesio me ha dado muy buenas noticias de usted, que anuncian la mejora de su preciosa salud. Lo pedimos hace tiempo

ante el altar de María Auxiliadora y seguiremos pidiéndolo hasta que usted me diga: -He recuperado felizmente la salud. Fiat, fiat.

Por fin hoy se ha firmado el contrato de la famosa casa. El demonio ha hecho todos sus esfuerzos.

Ya le contaré los horrendos, pero curiosos episodios habidos para esta adquisición. Ahora sólo le digo que, con paciencia, obstáculos y

sacrificios, todo se acabó y rompimos los cuernos al demonio.

Mi buena Mamá, que Dios la bendiga y conserve para ver el fruto de su caridad. Mientras le profeso la más sentida gratitud por cuanto
hace por mí, ruego con toda mi alma a María Santísima que le tenga preparada una digna recompensa ahora y en la eterna

bienaventuranza. Amén.

Suyo en Jesucristo

Turín, santa María M., 21 de julio, 1875.

Humildísimo hijo y s. s.
JUAN BOSCO, Pbro.

Pero acabar con la infame casa constituía solamente la primera parte de la empresa; había que abrir allí mismo otra que fuera casa de
bendición. Se apresuró, pues, a solicitar de la Autoridad diocesana los necesarios poderes.

Excelencia Rvma.:

El sacerdote Juan Bosco expone respetuosamente a su E. R. que las muchachas pobres de la barriada de Valdocco no tienen escuelas a
donde acudir, ni donde participar en las funciones religiosas, por lo que su moralidad corre grave peligro. Para resolver, dentro de los
posibles, esta urgente necesidad estoy preparando un local, que parece a propósito para un Oratorio femenino, donde puedan reunise las
muchachas

Fin de Página 315

 

VOLUMEN XI Página: 316

para la escuela durante la semana y para las funciones sagradas, y especialmente la catequesis en los días festivos.

El local destinado para iglesia está a unos cien metros de distancia de la iglesia dedicada a María Auxiliadora; es una planta baja, con
entrada para el público y unido al edificio destinado a vivienda de algunas religiosas que de buen grado vendrían para hacerse cargo de
esas muchachas en peligro.

((370)) Suplico en consecuencia a V. E. Rvma. tenga a bien delegar en quien mejor creyere, para que venga a visitar dicho Oratorio y, si
lo encuentra de acuerdo con las prescripciones de la Santa Iglesia, lo bendiga para poder celebrar en él los divinos misterios.

Gracia que espera obtener de V. E. Rvma., el que suscribe

JUAN BOSCO, Pbro.

La respuesta se hizo esperar hasta el 31 de octubre. La copia que poseemos de la instancia expuesta no tiene fecha; pero ocho días
después de recibirla, el 7 de noviembre, al comunicárselo al Capítulo Superior dijo el Beato que "ya hacía algún tiempo" que lo había
pedido. Como quiera que ello sea, durante la espera, había vuelto a la carga mandando, junto con la carta, las Reglas de Mornese. De
nuevo nos hemos de contentar con una copia sin fecha.

El sacerdote Juan Bosco, deseando vivamente atender a la necesidad que tan gravemente se hace sentir, por el abandono en que se
encuentran las muchachas pobres de Valdocco, ha proyectado establecer una escuela de beneficencia y confiar su dirección a las
religiosas Hijas de María Auxiliadora, cuya casa principal esta en Mornese, diócesis de Acqui.

A este fin pide el beneplácito de V. E. Rvma., y le envía un ejemplar de sus reglas y de los documentos del caso, con la súplica de que
se digne nombrar al sacerdote Miguel Rúa como confesor ordinario o al sacerdote Juan Bodrato para cuando aquél estuviere ausente o no
pudiera cumplir este cargo por cualquier otra razón.

Gracia que suplica el que suscribe

JUAN BOSCO, Pbro.

En la respuesta, ya referida, incluyó el Ordinario una carta, con seis condiciones que el Beato debía firmar 1 y esta advertencia: "Si lo
cree conveniente firme la presente indicando la fecha, y mándela al Arzobispado".

Una de las condiciones era molesta. Dado que las hermanas vivían cerca de la iglesia de María Auxiliadora, y no podrían ((371)) tener
capilla en casa, deberían ir a dicha iglesia para confesarse y para las

1 Véase: Apéndice, doc. 22.
316

Fin de Página 316

 

VOLUMEN XI Página: 317

demás prácticas religiosas. Pero era una iglesia pública muy frecuentada y estaba al servicio de los muchachos, "cómo podrían las
hermanas cumplir en ella con comodidad sus prácticas religiosas? Don Bosco replicó, poniendo de manifiesto el inconveniente. El
Ordinario respondió diciendo que no tenía dificultad en concederles la capilla, con tal de que las hermanas abrieran un Oratorio festivo
para las niñas. Y, como era esto lo que precisamente deseaba el Siervo de Dios, se encontraron perfectamente de acuerdo 1.

En cuanto don Bosco obtuvo el suspirado permiso, enseguida ordenó que se adaptara el local adquirido para las hermanas. Allí al lado
estaban las clases de los externos y de los Hijos de María, como ya se ha dicho anteriormente, pero se podían independizar. Era un local
feísimo, confesó el mismo don Bosco a los Superiores del Capítulo, pero, añadió, "con mucha capacidad", y aún se consoló diciendo:
"Ya proveerá el Señor cosas mejores". Que fue así como el Señor lo dispuso, está hoy a la vista de todo el mundo.

Si don Bosco necesitó tiempo para adquirir la propiedad del local, no precisó menos don Miguel Rúa para poner en orden la casa.
Volveremos a hablar, Dios mediante, de esta fundación y de otras más.

1 Carta de don Bosco al teólogo Chiuso, 7 de noviembre de 1875. En la segunda carta al Ordinario, al decir "envía un ejemplar", se
comprende que no lo hacía junto con la carta, sino que es como si dijera, enviaré. En efecto, en la citada carta del 7 de noviembre leemos:
"Referente a las Hermanas, puesto que se puede establecer un oratorio para las niñas pobres, yo empiezo a prepararlo, enviando al mismo
señor Arzobispo un ejemplar de las reglas, apenas me llegue el primero".
317

Fin de Página 317

 

VOLUMEN XI Página: 318

((372)
)

CAPITULO XVI
PARTIDA DE LOS MISIONEROS
ERA el mes de marzo. Cierto día, después de haber permanecido un rato pensativo y silencioso, dijo don Bosco a don Juan Cagliero, que
estaba a su lado:
-Quisiera mandar a uno de los sacerdotes más antiguos para acompañar a nuestros misioneros a América y que se quedara allí unos tres
meses con ellos, hasta que estén bien instalados. Dejarlos ahora solos, sin un apoyo, sin un consejero en quien confiarse, me parece algo

duro. No tengo ánimos ni para pensarlo.

Don Juan Cagliero respondió:

-Si don Bosco no encuentra ninguno a quien confiar este encargo y me considera capaz de ello, estoy a su disposición.

-Muy bien, contestó el Siervo de Dios.

Pasaban los meses y el Beato no hacía la menor alusión a este su proyecto. Pero, acercándose el día de la partida, dijo de improviso a

Cagliero:

-En cuanto a lo de ir a América: "sigues pensando igual? "O fue una broma eso de que estarías dispuesto a ir?

-íBien sabe usted que nunca hablo en broma con don Bosco!, respondió don Juan Cagliero.

-Pues bien, íprepárate! Ha llegado el momento.

En aquel mismo instante corrió Cagliero a dar órdenes para los preparativos; tanto que, a los pocos días, trabajando sin parar, tenía todo
a punto. Fue entonces cuando en la mente ((373)) del Beato se acercaba el cumplimiento de su persuasión de que Cagliero sería elevado a
la dignidad episcopal.

Don Juan Cagliero, que había obtenido con sobresaliente el doctorado de teología en la Universidad Real, era profesor de moral en el
Oratorio, dirigía varios institutos religiosos de la ciudad, era maestro de música de los muchachos e intervenía en los asuntos más
delicados de la casa; nadie hubiera imaginado que podía ausentarse, ni siquiera por poco tiempo. De haber ido don Juan Bonetti, no
hubiera sido necesario que otro acompañara la expedición; pero entre los elegidos
318

Fin de Página 318

 

VOLUMEN XI Página: 319

faltaba el hombre capaz para encaminar las cosas y liberar al Beato de toda duda y temor.

Además de don Juan Cagliero iba don José Fagnano, destinado a dirigir el Colegio de San Nicolás de los Arroyos. Había nacido éste en
Rocchetta Tanaro el año 1844, estaba en la flor de la edad, poseía un corazón grande e intrépido, era profesor de literatura en el
bachillerato superior y había sido prefecto en Lanzo y en Varazze. Un simple deseo del Beato le bastó para dar el adiós a todo, superando
graves dificultades.

Don Valentín Cassini, natural de Varengo (Monferrato), era maestro elemental; tanto dijo, que logró convencer a su madre y hacer que
se resignara. Dejaba tras sí un recuerdo imborrable entre los aprendices, a quienes atendía. El pensamiento de que tenía que dejar el
Oratorio, donde había vivido trece años, no podía retener sus lágrimas; sin embargo, repetía a don Bosco que marchaba contento, porque
estaba seguro de cumplir la voluntad de Dios, manifestada en la del superior.

Había otros tres sacerdotes: don Domingo Tomatis, profesor de letras en el bachillerato, natural de Trinità (Mondovi), don Juan
Bautista Baccino, de Giusvalla, en el distrito de Savona, que era maestro elemental, y don Santiago Allavena, natural de Ventimiglia,
maestro elemental también.

Completaban el grupo cuatro coadjutores, que vemos denominados catequistas, en el sentido que esta palabra tiene en el lenguaje
misionero. Eran: ((374)) Bartolomé Scavini, maestro carpintero; Vicente Gioia, cocinero y maestro zapatero; Bartolomé Molinari,
maestro de música vocal e instrumental; y Esteban Belmonte, músico y encargado de los quehaceres domésticos.

Durante las vacaciones de verano reunió don Bosco a estos sus queridos hijos en el colegio de Varazze, para que se dedicaran, bajo la
dirección del comendador Gazzolo, al estudio del español. Obligáronse a hablar siempre en la nueva lengua, y llegaron en poco tiempo a
expresarse bastante bien y fácilmente.

Pero uno, don Valentín Cassini, aún no había recibido el presbiterado en el mes de septiembre, e intentar que le ordenaran en Turín era
tarea inútil. Así que el Siervo de Dios se dirigió a monseñor De Gaudenzi, obispo de Vigévano, con quien mantenía antigua amistad,
rogándole ordenara pronto a Cassini y a otros cuatro diáconos: Herminio Borio, José Leveratto, Carlos Farina y Antonio Riccardi.
Monseñor condescendió, pero puso una condición: que el Beato asistiera en persona a la sagrada ceremonia, en donde él la confiriera. El
Siervo de Dios respondió que sí.
319

Fin de Página 319

 

VOLUMEN XI Página: 320

Los ordenandos fueron invitados a reunirse en una finca del seminario de Vigévano, cerca de Cava Manara, para hacer allí sus
ejercicios espirituales. La sagrada ordenación debía celebrarse en la parroquia de Sannazzaro de los Burgundos 1 y en la fiesta de Nuestra
Señora del Rosario. El Obispo había anunciado su visita pastoral para aquella fecha. Reinaba en la parroquia cierto malhumor contra el
párroco y ésa era la causa por la que el Obispo deseaba la presencia de don Bosco.

Allí se trasladó monseñor De Gaudenzi, desde Vigévano, acompañado de tres canónigos. Aquella misma tarde llegaron los ordenandos.
En el tren de las ocho se presentó también don Bosco, procedente de Turín, y fue recibido en la estación por sus hijos y algunos
sacerdotes del clero local. Herminio Borio recuerda que la gente, que no conocía a don Bosco, miraba con visible admiración con cuánto
afecto y reverencia era recibido por los suyos.

((375)) Lo acompañaron durante el relativo largo trayecto hasta la casa parroquial. El primero en aparecer a la puerta fue el padre del
párroco, que le dio la bienvenida y se ofreció generosamente para cuanto necesitara. El Beato, sonriendo, le dijo:

-Muy bien, muy bien; pero no me dais lo que me hace falta.

-Pues sí, don Bosco, no tiene más que decirlo y será servido.

-No, no; lo que yo necesito no me lo dais. Yo necesito... ídinero!

El buen hombre, casi mortificado, se quedó sin palabra.

Cuando el Obispo supo que don Bosco había llegado, salió de la iglesia donde estaba confesando. Se encontró con él en el patio de la
casa parroquial, le abrazó cordialmente y le dijo en tono de broma:

-Ahora, si quiere ganarse la cena, venga a ayudarme a confesar.

-Con mucho gusto, respondió el Beato.

Le acompañaron hasta el único confesonario que quedaba libre, en el lugar más incómodo de la iglesia. Confesó largo rato, hasta que le
llamaron para acompañarle a cenar en la casa rectoral.

Al día siguiente volvió al confesonario, donde estuvo aún durante la ordenación, salvo el momento solemne en que también él acudió
para la imposición de manos. Más tarde, mientras el Obispo administraba la confirmación, él bendecía a los enfermos en la casa
parroquial y, como se lo pidieran, fue también a bendecir a otros enfermos en sus casas. Por la tarde, después de la procesión, habló a un
público numerosísimo; el obispo y los canónigos, para oírle mejor, hicieron

1 Burgundos. Eran los burgundos o burgundios una poderosa tribu germana, que penetró en las Galias a comienzos del siglo V y se
afincó en el valle del Ródano. Fundaron allí un reino que, hacia el año 534, fue dominado por los francos e incorporado a su reino (N. del
T.)
320

Fin de Página 320

 

VOLUMEN XI Página: 321

sacar los asientos fuera del presbiterio y se colocaron precisamente frente al púlpito.

El sermón duró una hora y tres cuartos. Y con todo, cosa increíble, pero verdadera, afirman algunos del pueblo que, cuando terminó, la
gente decía que había sido muy corto. Al principio, sin embargo, debió esforzarse mucho para dominar con su argentina voz el murmullo
de la multitud en el amplio templo.

((376)) Por la mañana del lunes visitó, en el pueblo cercano de Mezzana Bigli, a la piadosa familia del señor Villa, agente de la Casa
Confalonieri. El año 1906 fue a predicar la cuaresma en Sannazzaro el salesiano don Abundio Anzini y todavía recordaban al Siervo de
Dios.

Volvieron los nuevos sacerdotes a Turín y se pusieron a ultimar los preparativos para la partida de los misioneros. Aunque el tiempo
apremiaba, quiso don Bosco darles la satisfacción de recibir la bendición del Vicario de Jesucristo. Fueron a Roma el 29 de octubre,
acompañados también por el comendador Gazzolo.

El 31 fueron recibidos por el cardenal Antonelli, que les demostró una bondad exquisita y les dirigió palabras de suma benevolencia. El
día de la fiesta de Todos los Santos, tuvieron el honor de ser recibidos por el Padre Santo en audiencia especial. Su Santidad tuvo la
deferencia de recibir antes al comendador Gazzolo y a don Juan Cagliero, el cual manifestó el vivo agradecimiento de los Salesianos por
los muchos beneficios concedidos por el Papa a la naciente Congregación y le aseguró que todos los hijos de don Bosco nutrían una gran
veneración y afecto a su augusta persona. El Papa le escuchó muy complacido y, después de concederle los favores y gracias que había
pedido, apresuró el paso hacia la sala, donde le esperaba el grupo de salesianos, mostrando cierta impaciencia por verlos.

Apenas entró les dijo con inefable amabilidad:

-Aquí tenéis a este pobre viejo, "dónde están mis pequeños misioneros?... Vosotros sois los hijos de don Bosco que vais a predicar el
evangelio a tierras lejanas, muy bien. "Y a dónde vais?

-A la República Argentina.

-Allí tendréis vasto campo para hacer mucho bien. Abrigo la confianza de que seréis muy bien recibidos porque las Autoridades son
buenas. Vosotros seréis la buena simiente, o mejor, ya lo sois, pues os han elegido los superiores para esta misión. Esparciréis, pues, en
medio de aquellos pueblos vuestras virtudes y haréis mucho bien. Deseo que os multipliquéis, porque es mucha la necesidad y es
abundantísima la mies en medio de las tribus salvajes.
321

Fin de Página 321

 

VOLUMEN XI Página: 322

((377)) Después dirigió a cada uno en particular unas amables palabras. Y acercándose a los coadjutores, que se diferenciaban de los
demás por su traje de seglar, preguntó a cada uno por su oficio, dio a besar su mano a todos y por fin los bendijo afectuosamente.

Aquellos buenos hermanos salieron conmovidos de la audiencia, dispuestos a llegar hasta el fin del mundo y dar su vida por la fe.

Antes de que salieran, el cardenal Antonelli entregó a don Juan Cagliero una carta autógrafa en la que recomendaba a monseñor
Federico Aneyros, arzobispo de Buenos Aires, la nueva expedición misionera. Se concedió a cada uno de los sacerdotes privilegios y
favores, como el de poder confesar y celebrar la misa en cualquier lugar, hasta en el mismo barco. El bondadoso cardenal Franchi,
prefecto de Propaganda Fide, declaró con un breve pontificio misioneros apostólicos a todos los sacerdotes de la expedición 1. Y el
mismo Padre Santo, para demostrar su gran agradecimiento, dirigió a don Bosco el Breve, que presentamos aquí traducido 2.

Ambos documentos llegaron a manos de don Bosco en la segunda mitad de noviembre, pero los incluimos aquí, porque su preparación
corresponde a este tiempo.

PIO PAPA IX

Al amado hijo, salud y bendición apostólica.

En los últimos días del mes de octubre hemos recibido con satisfacción tus cartas y hemos abrazado con paternal benevolencia a los
misioneros que nos recomendaste y que nos fueron presentados con el amado hijo Juan Bautista Gazzolo. Su presencia y su palabra
aumentaron en Nos la confianza que ya teníamos, de que su trabajo en aquellos lejanos países a donde son enviados será fructífero y
beneficioso para los fieles. Alabamos, por tanto, su celo y, augurándoles la divina asistencia, los hemos bendecido. Nos produjeron
satisfacción las noticias que Nos comunicaste sobre el progreso y desarrollo de la Obra de María Auxiliadora, que con el tiempo y la
ayuda de Dios, esperamos que se recogerán óptimos frutos de salvación. Entre tanto te aseguramos de nuevo Nuestros sentimientos de
paternal benevolencia, ((378)) y en prenda de la gracia celestial, impartimos de corazón nuestra bendición Apostólica para ti y para toda
la Congregación que presides.

Dado en Roma, junto a San Pedro, a 17 de noviembre de 1875 y trigésimo de nuestro pontificado

PIOP. P. IX

Al amado hijo Juan Bosco, sacerdote-Turín.

1 Véase: Apéndice, doc. 23.

2 Véase el texto latino en el Apéndice, doc. 23.
322

Fin de Página 322

 

VOLUMEN XI Página: 323

Los misioneros estuvieron de vuelta el 4 de noviembre, ya entrada la noche. Antes de que partieran para Roma a ver al Papa, el Beato
no había olvidado a su Arzobispo. A él se dirigió, en efecto, invitándole a que les diera la bendición solemne en la ceremonia de
despedida. El Arzobispo mandó escribirle en la vigilia de Todos los Santos 1: "En cuanto a sus religiosos, que V. S. se dispone a mandar
a la República Argentina, S. E. Rvma. tendrá mucho gusto en bendecirlos, de forma solemnísima y pública, si mañana, solemnidad de
Todos los Santos, se presentan en la Basílica Metropolitana después de la misa pontifical, una vez dada la bendición papal. Esta es la
forma que se emplea para bendecir a los alumnos de las escuelas apostólicas del canónigo Ortalda, cuando alguno de ellos es enviado a
las misiones extranjeras". El Beato respondió que los misioneros no podían presentarse en la Catedral porque habían ido a Roma a visitar
al Sumo Pontífice. El Ordinario mandó escribirle de nuevo 2: "Su E. Rvma. me encarga le escriba diciéndole que, si los jóvenes que
parten para la República Argentina desean recibir la bendición de su Arzobispo, además de la del Sumo Pontífice, vengan al palacio
arzobispal el día 7 u 8 del corriente mes hacia las 9 de la mañana, ya que en los días sucesivos S. E. estará ausente de Turín". El Beato se
vio obligado a replicar 3: "Te ruego que, de mi parte y de la de nuestros misioneros, agradezcas a S. E. la bondad que se digna tener con
ellos. ((379)) Lamento que algunos están todavía ausentes, preparando sus papeles y no estarán reunidos aquí hasta el miércoles 4. Con
todo, los siete que se encuentran en el Oratorio irán con gusto, mañana por la mañana, a besar la mano del señor Arzobispo y recibir su
santa bendición antes de la partida". Y cierra esta carta el Beato augurando al teólogo que el Señor "le bendiga" y le invita a rezar por "su
pobre don Bosco".

Deseaba que la ceremonia de la despedida revistiera la mayor solemnidad posible porque, siendo algo nuevo en Turín y, habiéndose
invitado a los fieles por la prensa, se esperaba que acudiría un número extraordinario de gente.

-Hubiera deseado, comunicó a su Capítulo del 7 de noviembre, invitar a algún prelado, pero esto enfurecería quizá a nuestro Arzobispo.
Invitaremos en su lugar al párroco, que es persona a quien oficialmente le corresponde, y además es amigo personal nuestro y
especialmente de don Juan Cagliero, que debe partir.

1 Carta del teólogo Chiuso a don Bosco, 31 de octubre de 1875.

2 Carta del canónigo Chiuso a don Bosco, 5 de noviembre de 1875.

3 Carta de don Bosco al teólogo Chiuso, 7 de noviembre de 1875.

4 Que era el 10 de noviembre.
323

Fin de Página 323

 

VOLUMEN XI Página: 324

Al llegar a este punto pueden nacer algunas dudas en la mente del atento lector. Primera: ese "enfurecería quizá", resulta grave, referido
al Arzobispo, y más grave aún en labios de don Bosco. "Tal vez no se recogieron sus palabras con fidelidad? Las transmitió don Julio
Barberis, el cual, por su carácter afable y su profunda reverencia a don Bosco, se inclinaba más a suavizar asperezas que a cargar las
tintas. "Qué secreto motivo psicológico le hizo, pues, prorrumpir en tan enérgica expresión? Segundo: la carta, en la que el secretario del
Arzobispo dice "tendrá mucho gusto" en bendecir a los misioneros en la Catedral, no hace referencia a alguna carta escrita por don Bosco
anteriormente sobre el particular; más aún, esa comunicación está dicha como de paso en la carta referente a las hermanas, que ya hemos
citado. Hubo, pues, anteriormente comunicación ((380)) oral; y entonces, "por qué no se dio también oralmente la respuesta? Tercero:
cuando don Bosco quería invitar al Ordinario a una función, no lo hacía por escrito, sino que encargaba a un superior del Capítulo que
fuera en persona a rogárselo. Ahora bien, es imposible que un acontecimiento de tanta resonancia, como el de la solemne despedida de
los Misioneros, no se lo participara don Bosco al Arzobispo de manera adecuada a la importancia del suceso. "Y entonces?

Reflexionando sobre este capítulo, que ya habíamos escrito hace algún tiempo, también nosotros vacilábamos con las mismas
incertidumbres, cuando vino a nuestras manos un grave documento autógrafo que, a nuestro parecer, es decisivo.

Excelencia Rvma.:

Ayer V. E. Rvma. creyó conveniente decirme cuanto le pareció oportuno sin permitirme pronunciar una sola palabra de disculpa o de
rectificación sobre cuanto me imputaba. Lo sentí por V. E. más que por mí. Deseaba comunicarle cosas que hubieran ayudado
eficazmente a disminuir, y quizá librarle por completo, de serios disgustos.

Con todo el respeto debido a la dignidad arzobispal de que V. E. está investido, creo poderle decir que, si fue Obispo de Saluzzo y
después Arzobispo de Turín, y si se vencieron las serias dificultades que lo impedían, fue debido, y esto lo sabe V. E., a la solicitud y
buenos servicios del pobre don Bosco, a quien ahora no se le permite ni siquiera hablar y es despedido de la forma que V. E. sabe.

Yo creía que podía, más aún, que tenía obligación de hablar; pero ahora me considero libre de todo compromiso.

Perdone los disgustos ocasionados y créame siempre con la máxima veneración que he tenido y continuaré teniendo,

De V. E. Rvma.

Turín 28 de octubre de 1875.

Su seguro servidor JUAN BOSCO, Pbro.

Fin de Página 324

 

VOLUMEN XI Página: 325

Repárese en la fecha: 28 de octubre, víspera del viaje de los misioneros a Roma. Por consiguiente, la antevíspera visitó el Beato al
Arzobispo. Sería absurdo suponer que en la intención de la visita no figurara y, digámoslo con seguridad, como principal objeto ((381)) el
deseo de informarle sobre el grandioso acontecimiento que se preparaba y que se iniciaba con aquel viaje a Roma; pero fue tratado de
mala manera.
Cuando don Bosco dice "enfurecerse" tenía sin duda presente en el pensamiento la desagradable escena, que a nadie comunicó, y sobre la
cual pasa discretamente hasta con el Arzobispo. "Acaso no calla también en la "Exposición" que en 1881 se vio obligado a presentar a la
sagrada Congregación del Concilio? Pero allí declara expresamente que pasará en silencio "muchos hechos y dichos que atañen sólo a su
persona". Está claro, por otra parte, que el Arzobispo, reflexionando sobre lo ocurrido, debió sentir pesar e intentó en conciencia
repararlo; por esto no le pareció mal aprovechar la respuesta que ya debía dar respecto al asunto de las Hermanas. Encargó, pues, que le
escribieran sobre este asunto y, a la par, sobre la bendición de los misioneros, si bien en términos fríos.

El Beato tenía, además, cosas importantes que comunicar al Ordinario. "Cuáles? Léase de nuevo en la carta del 31 de diciembre, ya
transcrita en la página doscientos sesenta y uno, el párrafo que empieza: "Solamente en el pasado octubre"; allí nos parece que está la
respuesta a esta pregunta.

"Podía el Beato don Bosco, ante la inminencia de la nueva fiesta, dejar de pensar en sus muchachos y no aprovecharla para
proporcionar a sus almas algún provecho espiritual? La función estaba fijada para el jueves 11 de noviembre. En la noche del 9 comunicó
el horario para el día siguiente, con motivo de la despedida de los misioneros, y anunció que se tendría el ejercicio de la buena muerte con
una de aquellas observaciones que él sabía hacer cuando tocaba el tema de la salvación del alma.

Amaneció por fin el 11 de noviembre, consagrado al popular san Martín de Tours. Estamos hoy acostumbrados en el Oratorio a ver
partidas y llegadas de toda especie, sin que casi prestemos atención a ello; pero en 1875 se estaba todavía en los albores de la gran
historia; una expedición de misioneros hasta los últimos confines de América, hace cincuenta y cinco años, tenía algo de épico ((382)) a
los ojos de quienes vivían en un remoto rincón de Turín, llamado Valdocco. Se miraba a los que partían como a generosos atletas, que
marchaban atrevidos a lo desconocido. Al verles ir de acá para allá, vestidos de aquella manera exótica, todos se empeñaban en acercarse
a ellos para
325

Fin de Página 325

 

VOLUMEN XI Página: 326

intercambiar una palabra tan siquiera. Sobre todo don Juan Cagliero, apreciado por los muchachos más que un padre, era el más buscado
para las demostraciones de afecto. El ejercicio de la buena muerte llevó a la comunidad entera a una comunión general de inusitado
fervor.

A las diez, el repique alegre de las campanas convocó a misioneros, alumnos e invitados a una encantadora función: el bautismo de un
muchacho de dieciocho años, de la secta valdense, llamado Giovanelli, que había entrado en el Oratorio hacía poco tiempo y que aquel
día abjuraba de los errores de Pedro Valdo para entrar en el seno de la Iglesia Católica. Don Juan Cagliero recibió su abjuración y le
administró el bautismo sub conditione. Comenzaba así, a los pies de María Auxiliadora, la misión que continuaría más allá del Atlántico.

Hacia las cuatro de la tarde era tal la afluencia de fieles a la iglesia que hacía prever un llenazo sin precedentes. Se cantaron las vísperas
en simple gregoriano, acoplándose a las notas del órgano cientos de voces juveniles que, bajo las majestuosas bóvedas del templo,
resonaban vibrantes, armoniosas y devotas. Anteriormente se había dejado oír otra música en el Oratorio. Al dar las cuatro el reloj, y
resonar las primeras notas el concierto de campanas, sacudió la casa un rumor impetuoso con un violento golpear de puertas y ventanas.
Se había levantado un viento tan fuerte que parecía iba a derribar el Oratorio.
Será casualidad; pero el hecho es que un viento igual sopló el día en que se puso la primera piedra de la iglesia de María Auxiliadora; un
viento semejante se repitió cuando la consagración del Santuario; y de nuevo se presentó el día que volvía don Bosco de Varazze después
de su enfermedad. Una furiosa ventolera se desencadenó de repente sobre el Oratorio diez días antes de esta expedición, mientras don
Juan Cagliero pronunciaba su plática ((383)) de despedida; y hubo otra casi diez años después, precisamente en el momento en que le
llegaba a don Bosco el decreto de los privilegios. Y cuentan otros que el fenómeno se repitió en más ocasiones, precisamente en
momentos que revestían alguna importancia. No nos ha sido posible averiguarlo, pero nos parece que basta lo dicho para recelar que
había en el fenómeno algo más que puras causas naturales.

Cuando las vísperas llegaron al Magníficat, subieron los Misioneros de dos en dos al presbiterio y se colocaron en medio, en lugares ya
preparados para ellos: los sacerdotes, con manteo español y el sombrero de teja en la mano; los coadjutores vestidos de negro y con el
sombrero hongo en la mano. Los acompañaban, revestidos de roquete, todos los sacerdotes del Oratorio y todos los Directores.
326

Fin de Página 326

 

VOLUMEN XI Página: 327

Por no dejar nada por decir, añadiremos que la deliberación tomada de llamar a Turín a los Directores hubo de discutirse, en razón de
los gastos que ello suponía. Pero prevaleció la idea de que, siendo el primer grupo que salía para las misiones, no sólo de Turín sino de
todo el Piamonte, convenía hacer las cosas con la mayor solemnidad posible; tanto más que así los Directores tendrían ocasión para
contar la ceremonia con todos sus detalles a los alumnos de sus colegios y se podría despertar alguna buena vocación.

Terminadas las Vísperas, subió al púlpito nuestro Beato Padre. Al aparecer en él se hizo el más profundo silencio en aquel mar de
gente;
la emoción se adueñó del auditorio, que escuchaba embelesado sus palabras. Cada vez que se dirigía directamente a los Misioneros,
parecía que su voz se velaba y se negaba a salir de sus labios. Frenaba él, con esfuerzo viril, las lágrimas; pero el auditorio lloraba. Un
joven muy inteligente tomó nota de las líneas esenciales del sermón, cuyos conceptos aquí condensados, desarrolló el orador:

Cuando estaba nuestro Divino Salvador en esta tierra, reunió a sus apóstoles antes de irse al Padre celestial y les dijo: Ite in mundum
universum... docete omnes gentes... praedicate evangelium omni creaturae. Id por todo el mundo... enseñad a todos... predicad el
Evangelio a todas las criaturas.

((384)) Con estas palabras daba el Salvador a sus apóstoles no solamente un consejo, sino un mandato, para que fueran a llevar la luz
del Evangelio por todas las partes de la tierra. Este mandato o misión dio el nombre de misioneros a los que van a promulgar o predicar
las verdades de la fe por nuestras tierras o en el extranjero. Ite, id.

Y, cuando nuestro Salvador se fue al Cielo, los Apóstoles cumplieron fielmente el precepto del Maestro. San Pedro y san Pablo se
trasladaron a muchos países, ciudades y reinos del mundo. San Andrés se dirigió a Persia, san Bartolomé a la India, Santiago a España y
todos, unos por acá y otros por allá, predicaron el Evangelio de Jesucristo, de manera que ya san Pablo pudo escribir a los Romanos:
Fides vestra annunciatur in universo mundo (vuestra fe se anuncia por todo el mundo).

"Pero no hubiera sido mejor que los apóstoles se hubieran quedado primero en Jerusalén para evangelizar a sus habitantes y a los de
toda Palestina, especialmente con la comodidad que allí habían tenido para reunirse y discutir los puntos fundamentales de la Religión
Católica y el modo de propagarla hasta que no quedara ninguno en aquellas regiones sin creer en Jesucristo? No, no hicieron así. El
divino Salvador les había dicho: Ite in mundum universum, id por todo el mundo. Por esto, no pudiendo los apóstoles correr por sí
mismos todas las regiones del globo, asociaron a otros, y más tarde a otros operarios evangélicos, y los mandaron acá y allá a propagar la
palabra de Dios. San Pedro envió a san Apolinar a Rávena, a san Bernabé a Milán, a san Lino y a otros a Francia, y lo mismo hicieron los
demás apóstoles en el gobierno de la Iglesia.

Los Papas, sucesores de san Pedro, hicieron otro tanto, y todos los que fueron a misiones, partieron con el consentimiento del Padre
Santo.
327

Fin de Página 327

 

VOLUMEN XI Página: 328

Y todo esto según las disposiciones del Divino Salvador que estableció, como era necesario, un centro seguro, infalible, al que todos
debían remitirse, del que todos dependieran y con el que debían conformarse todos los que predicaran la santa palabra.

Ahora bien, queriendo nosotros, en nuestra pequeñez, cumplir según nuestras fuerzas el mandato de Jesucristo, se presentaban ante
nosotros distintas misiones, en China, India, Australia y en la misma América; mas, por varios motivos, especialmente por estar nuestra
Congregación en sus comienzos, se prefirió una misión en América del Sur, en la República Argentina. Para seguir la forma establecida,

o mejor, el precepto de Jesucristo, apenas se comenzó a tratar de esta misión, se consultó enseguida al que es Cabeza de la Iglesia y todo
se fue efectuando en plena inteligencia con su Santidad; nuestros misioneros fueron a visitar al Vicario de Jesucristo, antes de partir a su
misión, para recibir su bendición apostólica y luego ir como enviados por el mismo Divino Salvador. ((385)) Así damos principio a una
obra, sin pretensiones, ni pensando convertir al mundo entero en pocos días, no; pero "quién sabe si esta partida, si este poco, no será
como la semilla que se convertirá en una gran planta? "Quién sabe si no será como un grano de mijo o de mostaza que, poco a poco, se
irá extendiendo y producirá un gran bien?
"Quién sabe si esta partida no habrá despertado en el corazón de muchos el deseo de consagrarse a Dios para las Misiones, agregándose
a nosotros y reforzando nuestras filas? Yo lo espero así. Ya he visto cuantísimos se ofrecieron para ser elegidos.

Para que os forméis un concepto exacto de la gran necesidad de sacerdotes que hay en la República Argentina, os cito solamente unos
párrafos de una carta recientemente recibida de una persona amiga que se encuentra en aquel país. Dice así: "Si en estos países se pudiera
tener la comodidad que se tiene, no digo en la iglesia de María Auxiliadora, sino en el más olvidado pueblo de Italia o Francia, íah, qué
afortunados se considerarían estos pueblos y qué dóciles y agradecidos serían a la voz del que trabajara por ellos! Pero aquí, a menudo, ni
siquiera en punto de muerte se pueden conseguir los auxilios de nuestra Santa Religión. No son pocos los pueblos que están
absolutamente privados de la santa Misa". Y me cuenta de un pariente suyo que, deseando oír la misa un domingo, partió el jueves y,
para llegar a tiempo, debió darse mucha prisa, sirviéndose de un caballo, de un coche y de todos los medios a su alcance, y apenas pudo
llegar al pueblo el domingo por la mañana a la hora de la misa.

Los pocos sacerdotes que hay no son suficientes para administrar los sacramentos a los moribundos, unas veces por la numerosa
población que abarca su jurisdicción y otras, por la distancia de los pueblos en que habitan.

Os recomiendo, además, con insistencia particular (dijo dirigiéndose a los misioneros) la dolorosa situación de muchas familias
italianas, que viven diseminadas por aquellas ciudades y pueblos y hasta en medio de los campos. Están lejos de las escuelas y de las
iglesias, y ni los padres ni los hijos, poco conocedores de la lengua y las costumbres de aquellas tierras, van a participar en las prácticas
religiosas, y, cuando van, salen sin entender nada. Por eso me escriben que encontraréis un gran número de muchachos y de adultos que
viven en la más deplorable ignorancia de la lectura, la escritura y de todo principio religioso.

Id, buscad a estos hermanos nuestros, a los que la miseria o la aventura llevó a tierras lejanas, e industrias para hacerles conocer cuán
grande es la misericordia de Dios, que os manda para bien de sus almas, para ayudarles a conocer y seguir el camino seguro de su eterna
salvación.
328

Fin de Página 328

 

VOLUMEN XI Página: 329

Además, en las regiones que rodean la parte civilizada viven grandes hordas de salvajes, hasta los cuales no ha llegado todavía la
religión de Jesucristo, ni la civilización, ni el comercio, y donde los pies de los europeos no pudieron hasta ahora dejar sus huellas.
((386)) Estos países son las Pampas, la Patagonia y algunas islas cercanas, que forman quizá un continente superior a toda Europa.

Todas estas vastísimas extensiones ignoran el Cristianismo, no conocen en absoluto ningún principio de civilización, de comercio, de
religión. íAh! Pidamos al dueño de la viña que mande obreros a su mies, que mande muchos, pero que los mande formados según su
corazón, a fin de que se propague el reino de Jesucristo en la tierra.

Al llegar a este punto debería pedir a todos los que me escucháis que recéis por nuestros misioneros; espero que lo haréis. Nosotros no
dejaremos pasar un día sin pedir a María Auxiliadora por ellos y me parece que María, que hoy bendice su partida, no dejara de bendecir
el progreso de la misión.

Debería también dirigir unas palabras de agradecimiento a nuestros bienhechores, que tanto han trabajado para el éxito de esta misión.
Pero "qué diré? Nos dirigiremos a Jesús Sacramentado, que se va a exponer para la bendición, y le pediremos que recompense todo lo
que hicieron en favor de esta nuestra casa, de la Congregación y de esta misión.

Debería hablar de un ilustre personaje que inició, prosiguió y condujo a término la piadosa empresa; pero no debo hablar de él por
encontrarse aquí presente; me reservo otra ocasión para hacerlo.

Ahora os dirigiré unas palabras a vosotros, hijos míos, los que estáis a punto de partir.

Os recomiendo, lo primero, que en vuestras oraciones privadas y comunitarias no olvidéis jamas a nuestros bienhechores de Europa,
que ofrezcáis al Padre celeste las primeras almas que ganéis para Cristo en homenaje y como prenda de gratitud a los beneméritos
cooperadores de esta misión. A cada uno en particular ya le he dicho de viva voz lo que me dictaba el corazón y yo creía mas útil; a todos
os entregaré escritos unos recuerdos especiales que deseo sean como mi testamento para los que van a aquellos lejanos países y que quizá
no tendré el consuelo de volver a ver en esta tierra.

Pero me falta la voz y las lagrimas sofocan mi palabra. Solamente os digo que, si mi alma esta conmovida en estos momentos por
vuestra partida, mi corazón esta henchido de inmensa satisfacción, al ver consolidada nuestra Congregación, al ver que en nuestra
poquedad, también nosotros ponemos nuestra piedrecita en el gran edificio de la Iglesia. Sí, marchad, con entusiasmo; pero recordad que
hay una sola Iglesia que se extiende por Europa, por América y por todo el mundo y recibe en su seno a los habitantes de todas las
naciones que acuden a refugiarse en su seno maternal.

Cristo es Salvador de las almas que están aquí y de las que están allá. Uno es el Evangelio que se predica en un lugar y el que ((387)) se
predica en otro; de forma que, aunque separados en el cuerpo, tenemos en todas partes unidad de espíritu, y trabajamos todos para la
mayor gloria de Dios y del Salvador, Nuestro Señor Jesucristo.

Pero doquiera os encontréis, amados hijos, debéis tener siempre presente que sois sacerdotes católicos y que sois salesianos. Como
católicos, habéis ido a Roma a reicbir la bendición y, mas aún, la misión del Sumo Pontífice. Y con este hecho pronunciáis una fórmula,
una profesión de fe y dais a conocer públicamente que sois enviados por el Vicario de Cristo a cumplir la misma misión de los apóstoles,
como enviados por el mismo Jesucristo.

Por tanto, los sacramentos, y el mismo Evangelio predicado por el Salvador y por los apóstoles y por los sucesores de san Pedro, hasta
nuestros días; esta misma Religión
329

Fin de Página 329

 

VOLUMEN XI Página: 330

y estos mismos sacramentos debéis amarlos, profesarlos y predicarlos celosamente, lo mismo que os toque vivir entre salvajes, que en
pueblos civilizados. Dios os libre de decir una sola palabra o hacer la más mínima acción que sea o pueda interpretarse como contraria a
lo que infaliblemente enseña la Suprema Sede de Pedro, que es la Sede de Jesucristo, a quien todo debe referirse y de quien todo debe
depender.

Como Salesianos, sea cualquiera la parte del globo donde os encontréis, por muy remota que sea, no os olvidéis de que aquí, en Italia,
tenéis un Padre que os ama en el Señor, una Congregación que piensa en vosotros, y en cualquier eventualidad os proveerá de todo, y
siempre os recibirá como hermanos.

Id, pues; deberéis soportar todo género de fatigas, de dificultades, de peligros, pero no temáis, Dios está con vosotros; El os dará tanta
gracia, que podréis decir con san Pablo: -Yo solo nada puedo, pero con el auxilio divino soy omnipotente; omnia possum in eo qui me
confortat. Os vais, pero no os vais solos, os acompañamos todos; vuestros compañeros seguirán vuestro ejemplo e irán con vosotros al
campo de la gloria y de las tribulaciones. Y los que no puedan ir con vosotros, para acompañaros en el campo evangélico, que la divina
Providencia os ha señalado, os acompañarán con el pensamiento y la oración y condividirán con vosotros los consuelos, las aflicciones,
las flores y las espinas, a fin de que, con el favor divino, podáis alcanzar muchos méritos con todo lo que tengáis que soportar para la
salvación de las almas redimidas por Cristo. Id, pues; el Vicario de Jesucristo y nuestro veneradísimo señor Arzobispo os han bendecido;
yo también, con todo el afecto de mi corazón, invoco copiosas bendiciones divinas sobre vosotros, vuestro viaje, todas vuestras empresas
y fatigas.

íAdiós! Quizá no nos podamos volver a ver todos en esta tierra. Por un poco de tiempo estaremos separados corporalmente, pero un día
nos reuniremos para siempre. Al final, trabajando por el Señor, oiremos que nos dirán: Euge, serve bone et fidelis, intra in gaudium
Domini tui (bravo, siervo bueno y fiel, entra en el gozo de tu Señor).

((388)) Bajo el Beato del púlpito y el párroco de Borgodora impartió la bendición solemne con el Santísimo Sacramento. Escribe un
testigo ocular 1: "El altar magníficamente adornado, los centenares de luces resplandecientes, la imagen de María Auxiliadora
presidiendo desde el gran cuadro del altar añadían un suave e imponente aspecto a la función". Después del canto del motete Sit nomen
Domini benedictum, compuesto por don Juan Cagliero, un coro de voces argentinas interpret&