Don Bosco

Memorias biográficas - vol. 17

MEMORIAS BIOGRAFICAS DE SAN JUAN BOSCO - VOL 17


VOLUMEN XVII Página: 23((15))CAPITULO IPRINCIPIO DE AÑO, VISITAS, CONFERENCIAS.
ENFERMEDAD DEL SANTOCON ocasión de las fiestas navideñas y principio de año nuevo, los hijos de don Bosco presentaban a su querido padre, de palabra o por
escrito, sus personales felicitaciones acompañadas de delicadas manifestaciones de afecto. Daba él mucha importancia a tales
demostraciones filiales, que contribuían enormemente a estrechar los vínculos de familiaridad espiritual; y no dejaba de demostrar a cada
uno, mas tarde o más temprano, de viva voz o por escrito, según la ocasión o la conveniencia, que recordaba lo que le habían dicho.El año 1884 quiso manifestar su agradecimiento de una manera más solemne, enviando a todos una hermosa circular, en la que, después
de recordar los generales testimonios de afectuosa devoción que había recibido, animaba a todos a esforzarse para alcanzar el fin, que se
habían propuesto al abrazar la vida salesiana y señalaba la observancia de las Reglas como medio único para alcanzar con seguridad el
intento.W.J.M.J.
Muy queridos hijos míos:Experimento una gran satisfacción cada vez que tengo la suerte de oír palabras obsequiosas y afectuosas de vuestros labios, mis queridos
hijos. Pero las cariñosas expresiones, que de palabra o por escrito me habéis manifestado ((16)) al felicitarme las fiestas de Navidad y año
nuevo, me piden con razón que os dé las gracias de un modo especial, como respuesta a los filiales afectos que me habéis exteriorizado.Os digo, pues, que estoy muy satisfecho de vosotros, de la diligencia con que acometéis toda suerte de trabajo, aun asumiendo graves
compromisos para promover la mayor gloria de Dios en nuestras casas y con los muchachos que la divina Providencia nos confía cada día,
para que los guiemos por el camino de la virtud y del honor, que conduce al cielo. Me habéis agradecido de mil modos y con variadas
expresiones cuanto he hecho por vosotros; os habéis ofrecido a trabajar con ardor y compartir conmigo las fatigas, el honor y la gloria en la
tierra para conseguir el gran premio, que a todos nos tiene Dios preparado en el Cielo; me habéis dicho incluso que no deseáis conocer más
que lo que yo crea bueno y útil para vosotros, y que lo
23aceptaréis y llevaréis a cabo hasta la última tilde. Agradezco, pues, estas preciosas palabras, a las que respondo sencillamente como padre,
diciéndoos que las agradezco de corazón y que haréis lo que más quiero en el mundo, si me ayudáis a salvar vuestra alma.Sabéis muy bien, amados hijos, que os acepté en la Congregación y dediqué constantemente todos los cuidados posibles a vuestro bien
para aseguraros la eterna salvación; por tanto, si me ayudáis en esta gran empresa, hacéis cuanto mi corazón de padre puede esperar de
vosotros. Lo que debéis hacer para triunfar en este gran proyecto, podéis adivinarlo fácilmente. Observad nuestras reglas, esas reglas, que
la Santa Madre Iglesia se dignó aprobar para nuestra guía y el bien de nuestra alma y para provecho espiritual y material de nuestros
queridos alumnos. Hemos leído esas reglas, las hemos estudiado y son ya el objeto de nuestras promesas y de los votos, con que nos hemos
consagrado al Señor. Por tanto, os recomiendo con toda mi alma que ninguno deje escapar palabras de pesar o, peor todavía, de
arrepentimiento por haberse consagrado al Señor de esta manera. Esto sería un acto de negra ingratitud. Todo lo que tenemos en el orden
material y espiritual pertenece a Dios; por lo cual, cuando nos consagramos a El con la profesión religiosa, no hacemos más que ofrecer a
Dios lo que El mismo nos da, por así decirlo, prestado, pero que es de su absoluta propiedad.Por consiguiente, si nos apartamos de la observancia de los votos hacemos un hurto al Señor, cuando ante sus ojos tomamos de nuevo,
pisoteamos y profanamos lo que le hemos ofrecido y puesto en sus santas manos.Alguno de vosotros podría decir que la observancia de nuestras reglas cuesta trabajo y sacrificios. La observancia de las reglas es dura
para quien las observa de mala gana, para quien las descuida. Mas, para los diligentes, para los que aman el bien del alma, esta observancia
resulta, como dice el Salvador, ((17)) un yugo suave, una carga ligera. Iugum meum suave est et onus meum leve.Además, queridos míos, "pretendemos, acaso, ir en coche al Paraíso? No nos hicimos religiosos precisamente para gozar, sino para sufrir
y ganar méritos para la otra vida; no nos consagramos a Dios para mandar, sino para obedecer; no lo hicimos para apegarnos a las criaturas
sino para practicar la caridad hacia el prójimo, movidos por amor de Dios; no fue para llevar una vida regalada, sino para ser pobres con
Jesucristo, padecer con Jesucristo en la tierra y hacernos así dignos de su gloria en el cielo.Fin de Página: 24
VOLUMEN XVII Página: 24Animo, pues, queridos hijos míos; pusimos la mano en la mancera del arado, mantengámosla firmemente; que ninguno de nosotros
vuelva la vista atrás para mirar al mundo falaz y traidor. Marchemos adelante. Nos costará trabajo, nos costará penas, hambre, sed y, tal
vez, hasta la muerte; nosotros contestaremos siempre así: si nos halaga la magnitud de los premios, no deben en absoluto acobardarnos las
penalidades que hay que sufrir para merecerlos: Si delectat magnitudo praemiorum, non deterreat certamen laborum.Una cosa más creo conveniente manifestar. Me escriben nuestros Hermanos de todas partes y me gustaría mucho dar a cada uno la
respuesta correspondiente. Pero, como esto no me es posible, cuidaré de enviar cartas circulares más a menudo; circulares que, al paso que
me ofrecen la oportunidad de abriros mi corazón, podrán servir también de respuesta; es más, de guía a los que, por santos motivos, viven
en tierras lejanas y no pueden por tanto oír personalmente la voz del padre, que tanto los quiere en Jesucristo.La gracia del Señor y la protección de la Santísima Virgen María estén siempre
24con nosotros, y nos ayuden a perseverar en el divino servicio hasta los últimos instantes de la vida. Así sea.Turín, 6 de enero de 1884Afectísimo en J. C., JUAN BOSCO, Pbro.Mutatis mutandis, envió también la misma circular a las Hijas de María Auxiliadora.Ya no hablaba a los alumnos del Oratorio después del rezo de oraciones de la noche, pero los superiores les hablaban continuamente de
él; seguía, en cambio, prodigándose en el tribunal de la penitencia, que ya no abandonó después de su regreso de París. En el mes de enero,
dijo categóricamente al alumno Vivaldi, de Roccaforte, antes de dejarle comenzar la acusación:-Procura hacer una buena confesión, porque es la última vez que te confiesas conmigo.El muchacho se devanó los sesos pensando en aquellas palabras, ((18)) por si debía morir pronto o si iba a ser expulsado de la casa. Pero
ninguna de las dos hipótesis respondía a la verdad. El caso es que, a partir de aquel día, el muchacho no pudo confesarse ni siquiera una
vez más con el Santo, por no encontrarse éste en el confesonario o por hallarse el joven en otras casas.Un amigo de muy atrás era monseñor De Gaudenzi, obispo de Vigévano. Cuando era canónigo párroco de la catedral de Vercelli, le
socorría en sus múltiples necesidades, le trataba habitualmente con la mayor familiaridad y, cuando llegó a Obispo, siguió queriéndole,
ayudándole de buen grado con el peso de su autoridad y estimándole siempre mucho. Quien trataba con don Bosco, cuanto más
íntimamente lo conocía, tanto más sentía crecer en él el buen concepto por su persona. Por eso, al contestar ahora a sus felicitaciones de
año nuevo, le escribía cordialmente Monseñor 1:"Le agradezco el buen recuerdo que guarda de este pobrecito. El Señor le guarde para bien de tantas almas, para esplendor de la Iglesia, y
para demostrar cuánto vale un sacerdote, que posee el espíritu del Señor. No me atrevo a rogarle de nuevo que venga a verme. Sólo digo
que don Bosco sigue siempre presente en mi mente". Al mismo tiempo le enviaba una limosna para las misiones.Bienhechores y bienhechoras no dejaban pasar la fecha del año nuevo sin acordarse de él y enviarle su aguinaldo. Han llegado hasta1 Vigévano, 9 de enero de 1884.
25nosotros algunas cartas de agradecimiento. Una es para la señora Magliano, a la que ya hemos citado varias veces 1:Benemérita señora Magliano:No sé si su venida a Turín será pronto o no tan pronto. Por esto, me apresuro a asegurarle que, al empezar el año, hemos comenzado las
oraciones por usted y seguiremos haciéndolas hasta enero del año que viene. Yo, por mi parte, tendré un memento especial en la santa
misa.Pedimos constantemente para usted salud y santidad; y todo ello ((19)) como una pequeña muestra de gratitud por la caridad que nos haFin de Página: 26
VOLUMEN XVII Página: 26hecho, y sigue haciéndonos todavía en nuestras diversas necesidades.
Dios la bendiga y María Santísima la proteja. Tenga a bien rezar por toda esta familia nuestra y especialmente por este pobrecillo, que
siempre será para usted en nuestro Señor Jesucristo.
Turín, 1 de enero de 1884
Su seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.Hay otra carta dirigida a la condesa Sclopis 2:A la señora condesa SclopisBenemérita señora Condesa:Encargo a la Santísima Virgen Auxiliadora que la recompense de mi parte. Le agradezco su caridad y rezaré con mis huerfanitos porusted, por la caridad que se digna dispensarnos.Espero tener el honor de poder volver a verla y darle las gracias personalmente dentro de poco.Tenga a bien pedir también por este pobrecito que, muy agradecido, será siempre en J.C.Turín, 2 de enero de 1884
Su seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.La tercera va dirigida a la cooperadora lionesa, señora Quisard, la cual, a la par que solicitaba la apertura de una casa salesiana en su
ciudad, se desvivía por ayudar al Santo 3.Durante los dos primeros meses, honraron el Oratorio visitas ilustres. El cardenal Caverot, arzobispo de Lyon, que se había mostrado
algo frío con don Bosco el año anterior, ahora, camino de Roma, se1 Véase Vol. XV, pág. 544.2 Véase Vol. XIII, pág. 706.3 Apéndice Doc. núm. 1: A-B.C.
26detuvo en Turín expresamente para verlo. Llegó, después del mediodía del día primero de enero, mientras los muchachos estaban en el
santuario cantando vísperas y escuchando la plática. Don Bosco le recibió respetuosa y cordialmente y le invitó a entrar en la iglesia para
asistir a la función del primer día del año. La ceremonia fue bastante larga por el acompañamiento ((20)) de la música; sin embargo, el
Cardenal estuvo hasta después de la bendición, admirando el comportamiento de los muchachos, por lo que felicitó al Siervo de Dios.-Se dice, observó, que don Bosco hace milagros, pero yo podré referir al Padre Santo que he visto con mis propios ojos uno grande; a
tantos muchachos asistiendo recogidos y silenciosos a una función muy larga para su edad.Hubiera deseado ver los talleres; pero, como no era día de trabajo en el Oratorio, prometió que volvería otra vez para completar la visita.
Se detuvo después un rato con los muchachos y con los superiores que le habían rodeado enseguida. Cuando hizo ademán de querer
marchar, se arrodillaron todos y él los bendijo 1.En el mes de febrero, llegaron tres Obispos franceses para ver a don Bosco. El día diez por la tarde se presentaron juntos monseñor Fava
y monseñor Bonnet, obispos de Grenoble y de Viviers, respectivamente. Era domingo y toda la comunidad se encontraba en la iglesia. ElFin de Página: 27
VOLUMEN XVII Página: 27Siervo de Dios recibió amablemente a los Prelados, que se entretuvieron largo tiempo con él y manifestaron después el deseo de ver a los
muchachos. Como faltaban pocos minutos para la bendición, la impartió pontificalmente monseñor Fava, mientras su compañero asistía en
el presbiterio. A la salida del templo fueron recibidos a los sones de la banda entre grandes aplausos. Habló monseñor Fava. Dio las
gracias, felicitó a los músicos y siguió diciendo:-Hace algunos años, dirigía yo también una banda de música de muchachos ya creciditos; pero el color de su piel no era el vuestro. Eran
pobres habitantes de Zanzíbar. Mi corazón de misionero se regocija hoy al pensar que muchos de vosotros, siguiendo las huellas de los que
os han precedido, irán un día a tierras de salvajes o de cristianos abandonados para llevarles la dulce y benéfica luz del Evangelio. Mas, po
desgracia, "acaso no se han vuelto nuestros países católicos, digámoslo así, tierras de misión? La ignorancia religiosa y el indiferentismo,
incluso el odio contra la religión alimentado por la ignorancia y fomentado por impías instigaciones, hacen ((21)) progresos cada1 El cardenal Caverot es uno de aquéllos cuya semblanza trazó don Bosco en Il piú bel fiore del Collegio Apostolico (Ap. Doc. núm. 2).
27día mayores. Mil gracias sean dadas al Señor que se dignó suscitar aquí, bajo el manto virginal de su Madre, un nutrido grupo de obreros
instruidos y celosos, que, seglares unos y otros sacerdotes, acudirán a su hora en ayuda de la Iglesia y mantendrán en las almas el respeto,
el conocimiento, el amor y la práctica de nuestra santa religión.Calurosos aplausos respondieron a sus palabras; después, todos acompañaron hasta la salida a los dos venerandos Pastores.El día veinticuatro por la mañana, llegó monseñor Soubiranne, obispo de Belley. Celebró la misa en el altar de María Auxiliadora, subió
a la habitación de don Bosco, que era la razón de su visita y que, por encontrarse algo indispuesto, hacía unos días que celebraba la misa,
más tarde de lo acostumbrado, en la capillita contigua a su habitación. Monseñor mantuvo con él una larga conversación. Hubiera deseado
después visitar los talleres; mas, como era domingo, éstos ofrecían el aspecto de cuerpos sin alma. Pero no renunció a ver la tipografía, en
la que admiró la amplitud de los locales, las medidas de precaución para evitar desgracias 1, las instalaciones higiénicas y toda la
maquinaria. Al despedirse, manifestó también sus deseos de volver cuando pudiese para contemplar a los aprendices trabajando 2.En el volumen anterior, ya hemos narrado la primera visita del nuevo Arzobispo de Turín al Oratorio, el día quince de enero de aquel
año.En este mismo mes de febrero, tuvo la distinguida bondad de hacer la segunda y pasar todo el día con don Bosco y con los Salesianos.
Unos días antes, el veinticuatro de enero, había estado en Valsálice, donde se anticipaba la fiesta de san Francisco de Sales. Durante el mes
de enero solíase, en aquel colegio de nobles, premiar y honrar con una velada al alumno que, al acabar el bachillerato superior, más se
hubiera distinguido por su aplicación y conducta; ((22)) se le fotografiaba y se exponía su retrato en el aula principal del colegio. Aquel
año había merecido tal honor el joven Bonifacio Di Donato, hijo de una distinguida familia de Fossano. Entre las personas que
intervinieron, estuvo con el cardenal Alimonda monseñor Manacorda, obispo del premiado. El mal estado de salud impidió tomar parte a
don Bosco. El premiado se vio ensalzado en verso, en prosa y con cantos1 No existían entonces leyes especiales para la protección de los jóvenes obreros: pero don Bosco quiso que las correas de las poleas para
la transmisión del movimiento a las maquinas, giraran debajo del piso y que hubiese alambreras defensivas alrededor de las poleas
superiores, en cada una de las maquinas.2 Véase Bull. Salés. enero y febrero de 1884.
28y, además, con los discursos de los dos Prelados. Este joven ingresó después en la Compañía de Jesús.Habíase anticipado la fiesta en Valsálice para no estorbar la del Oratorio, donde también se quería la presencia del Cardenal, el cual se
mostró tan complaciente que se quedó allí hasta muy avanzada la tarde. Escribe el Boletín de febrero:"Don Bosco y algunos de sus primeros alumnos parecieron rejuvenecer. Les parecía que habían vuelto a los felices días, en que tenían la
gran suerte de verse honrados con la presencia del arzobispo Luis Fransoni, tan amable con los muchachos del Oratorio y con la juventud
en general, como valiente e intrépido en sus deberes contra los enemigos de Dios y de la Iglesia. Aquel ilustre Prelado, aquel héroe de la
Iglesia, aquella víctima gloriosa de su oficio pastoral, que tanto nos amaba y que, hasta durante su largo destierro, no dejó nunca de
ayudarnos y protegernos, ciertamente nos habrá sonreído ese día desde el cielo y se habrá regocijado al ver a un digno Sucesor suyo, y
además paisano genovés, siguiendo sus antiguas huellas y abriendo su corazón de padre hacia un Instituto, que tuvo su comienzo y su
primer desarrollo al amparo de las alas de su benevolencia, a la luz de sus consejos y al ardor de sus afectos".Fin de Página: 29
VOLUMEN XVII Página: 29Era la primera vez que se celebraba la fiesta de san Francisco de Sales con la asistencia del Arzobispo y por añadidura Cardenal; y no se
dejó de poner de relieve este detalle en la circular de invitación redactada por don Juan Bonetti y firmada por don Bosco; por lo que,
aunque fuera un día de trabajo, la asistencia fue muy grande. El Eminentísimo Cardenal pontificó por la mañana y por la tarde. Apareció en
la iglesia ((23)) por vez primera el cuadro del santo Patrono, pintado por Rollini, que fue colocado en el altar de san Pedro.Don Bosco, considerando aquel día como uno de los más felices del Oratorio, invitó a comer a unos cuarenta bienhechores, que hicieron
digna corona al Arzobispo. Fue prioste de la fiesta el coronel de la reserva Carlos Rocca. A los postres se interpretó un entusiástico himno,
original de Lemoyne y con música de Dogliani, que expresaba a su Eminencia la vivísima alegría de don Bosco y de sus hijos 1. Brindaron
varios; al final se levantó don Bosco. Alabó ante el Arzobispo a los sacerdotes y seglares presentes, declarándolos a todos beneméritos de
las instituciones salesianas, todos encariñados con su Eminencia, todos fidelísimamente adictos al Padre Santo León XIII y dispuestos a
dar hasta la vida por la religión católica. Dio las gracias al Cardenal1 Ap. Doc. núm. 3.
29por su bondad con los Salesianos y sus muchachos e invitó a todos los comensales a vitorear al Papa y al Cardenal. Después, en tono
jocoso, invitó a todos a comer en su compañía el mes de junio de 1891, cuando celebrara las bodas de oro sacerdotales. A aquella
invitación tan anticipada contestó Su Eminencia en nombre de todos que aceptaban la invitación y harían lo posible para estar presentes,
pero exhortó, al mismo tiempo, a don Bosco a que también él asistiese a la fiesta, pues le tocaba hacer el papel principal. La nota cómica
de Gastini puso término al alegre convite. Después de contar cómo había sido recogido por don Bosco a los diez años, huérfano y
abandonado, y encaminado a una vida honrada en el mundo, hizo, a su estilo y entre las risas de los comensales, un pot-pourri de versos
latinos, italianos y piamonteses en alabanza del Cardenal.El provicario, monseñor Gazzelli de Rossana, hubiera debido actuar de arcediano en la bendición, como lo había hecho en la misa
solemne, pero poco antes de revestirse fue a rogar a don Bosco tuviera a bien substituirlo, porque Su Eminencia deseaba verlo a su lado.
Don Bosco, aunque le costaba trabajo subir las ((24)) gradas del altar, condescendió al momento. Así todos vieron la unión perfecta entre
don Bosco y el Prelado de la diócesis.Avanzada la tarde, asistió el Arzobispo a la representación teatral.
Se ponía en escena una comedieta en tres actos, titulada Antonio y original del padre salesiano Bongiovanni, cuyo argumento era el
arrepentimiento de un hijo holgazán. El tema y el desarrollo del mismo eran como don Bosco quería que fueran semejantes
representaciones para los alumnos de sus colegios, sin preocuparse de los gustos de los espectadores extraños.A la salida, el patio estaba convertido en un mar de luz. A lo largo de la galería del primer piso corría una inscripción con lucecitas, que
decía: Viva san Francisco de Sales. En la del piso superior brillaba, formando tres líneas, esta otra: Viva Su Eminencia el cardenal
Cayetano Alimonda, nuestro amadísimo Arzobispo. Al despedirse dijo el Cardenal:-Cada uno de los momentos de este día ha sido para mí una alegría y un triunfo.Para don Bosco, añadiremos nosotros, fue un inefable consuelo 1.La conferencia para los Cooperadores se trasladó al día diecinueve de febrero. La dio don Juan Cagliero en la iglesia de san Juan
Evangelista.1 Véase Bollettino de febrero de 1884.
30Don Bosco no acudió por su mal estado de salud. Presidió el Cardenal, que iso, además, hablar y pronunció un discurso muy importante,
en el que justificó públicamente su afecto a la obra salesiana, demostrando que ella poseía el espíritu del Evangelio, es decir, el espíritu de
Jesucristo 1.Estas reuníones de Cooperadores se celebraron en diversos lugares de Italia; pero nos limitaremos a mencionar solamente la de Padua,
que se debió en gran parte a las diligencias de la condesa Bonmartini 2. Se celebró el día veinte de enero en la iglesia de San Francisco; los
alumnos cantores del colegio de Este interpretaron bonitos números musicales. Habló don Pedro Pozzan, enviado por el mismo don Bosco.
El Obispo, monseñor Callegari, que honró con su presencia la piadosa reunión, quiso decir algo muy justo ((25)) y oportuno, calificando a
don Bosco de hombre de Dios, hombre de la Providencia. Se detuvo sobre todo para hablar de los Cooperadores.Fin de Página: 31
VOLUMEN XVII Página: 31-No están solamente, dijo, para ayudar a las obras de don Bosco, sino para bien de la Iglesia universal y, especialmente, de las respectiva
diócesis, y son ellos otros tantos brazos que quieren ayudar a los obispos y párrocos.Después respondió a una objeción, que se iba haciendo acá y allá:-Se nos recomiendan mucho las obras de don Bosco, decían algunos, pero, "es que nosotros no tenemos también obras que fundar y
sostener? "No hemos de atender primero a las nuestras?El Obispo contestó que ayudar a las obras de don Bosco era favorecer a toda la Iglesia; porque don Bosco no limitaba su acción
únicamente a la ciudad de Turín, sino que la extendía a toda la juventud y a la restauración cristiana de la sociedad. Por consiguiente,
Monseñor invitaba al clero y al pueblo a inscribirse entre los Cooperadores Salesianos, cuya difusión en su diócesis consideraba como una
bendición del cielo.Cuando don Bosco oyó la relación de este discurso, quedó tan contento que, el dieciséis de febrero, conversando acerca de los
Cooperadores con Lemoyne, le manifestó su satisfacción:-He estudiado mucho la manera de fundar los Cooperadores Salesianos. Su verdadera finalidad inmediata no es la de ayudar a los
Salesianos, sino la de prestar socorro a la Iglesia, a los obispos, a los párrocos, bajo la alta dirección de los Salesianos, en obras de
beneficencia, como la catequesis, la educación de los niños pobres y otras1 Apéndice, Doc. núm. 4.2 Véase Vol. XV, pág. 573.
31parecidas. Socorrer a los Salesianos no es más que ayudar a una de las muchas obras que se encuentran en la Iglesia Católica. Verdad es
que acudiremos a ellos en nuestras situaciones de urgencia, pero ellos son un instrumento en las manos del Obispo. El único que hasta
ahora ha entendido la cuestión en su cabal sentido es el Obispo de Padua, el cual dijo claramente que no hay que abrigar celos contra los
Cooperadores Salesianos, porque son algo de la diócesis y que todos los párrocos con sus feligreses deberían ser Cooperadores. Se han
añadido las Cooperadoras, porque así lo quiso Pío IX.El día treinta y uno de enero por la tarde, fue don Bosco a San Benigno ((26)) para celebrar la fiesta de san Francisco de Sales con los
novicios. Las confesiones y las audiencias le cansaron; juntáronse al cansancio las molestias que lo atormentaban más de lo acostumbrado
en las últimas semanas, y resultó que, al marcharse, parecía agotado del todo. Don Julio Barberis, dolorosamente impresionado por ello,
dijo en las "buenas noches" que parecía llegado el momento de ofrendar algo grande y, aun extraordinario, al Señor para obtener la
prolongación de una vida tan preciosa. Repitióse entonces lo que había sucedido en 1872 cuando la enfermedad de Varazze: algunos
clérigos se declararon al momento dispuestos a ofrecer la propia vida por don Bosco. Pero llamó la atención de todos Luis Gamerro, un
clérigo de veinticuatro años, de gran talla, fuerte complexión y tan pletórico de salud que, en dos años, no había sufrido nunca la más
mínima molestia. Con una energía, que impresionó a cuantos lo oyeron, dijo que pedía a Dios poder morir él en lugar de don Bosco.Se apreciaron tan pronto los efectos, que les pareció a todos que su generoso sacrificio había sido grato al Señor. Soñó la noche siguiente
que iba a morir. Por la mañana, sin mentar los sueños, decía risueño a los compañeros:-íMe toca a mí!Poco después se señalaban los nuevos puestos en el comedor y dijo, con un tono de voz que excluía toda duda, al superior encargado de
aquella función:-Es inútil que me dé el sitio; pues no lo ocuparé.En efecto, al día siguiente se encontró mal. Creció el mal a ojos vistas y tanto que, al tercer día, muy temprano se confesó y recibió el
Viático. Siguió un momento de mejoría y don Julio Barberis quería halagarlo con la esperanza de la curación para ir a las misiones, según
sus ansias. Pero Gamerro, después de escucharlo en silencio, dejó que se fuera y dijo al enfermero:-íNo, no! Yo moriré esta tarde.
32Un compañero a quien había contado el sueño comenzó a creer que era cierto. Don Eugenio Bianchi fue a verlo y le dijo:Fin de Página: 33
VOLUMEN XVII Página: 33-Puesto que aseguras que vas a morir, encomiéndate a la Virgen, pidiéndole que te saque pronto del purgatorio.El respondió:-Esta tarde ((27)) estaré con Ella. Me lo ha dicho Ella misma.Se mantuvo constantemente sereno y alegre hasta el último instante, que fue hacia las dos de la tarde. En el sueño había sabido también
que su madre iría a verlo; mas que, por llegar tarde, lo encontraría ya cadáver. Y así sucedió punto por punto. Como le hubiera sido
imposible salir tan pronto como recibió la noticia de la gravedad, llegó dos horas después del fallecimiento.Llegó a Turín la voz de lo sucedido. Un periódico de la ciudad, neciamente humorístico, publicó una caricatura en la que se veía a un
clérigo ahorcado colgado de un árbol y a don Bosco de rodillas ante él.
íPobre gente sin fe y sin amor!"Y la salud de don Bosco?La salud de don Bosco iba de mal en peor. En primer lugar, una extraordinaria postración de fuerzas había sido la causa de que el mismo
hablar en voz alta le perjudicase al estómago; aquejóle además un principio de bronquitis con tos y esputos sanguinolentos. En la noche de
diez de febrero, llenó de sangre el pañuelo. La hinchazón de las piernas, que lo atormentaba desde hacía años, le llegó hasta las caderas. El
día doce fue a visitar al doctor Albertotti que le obligó a guardar cama. Aquella noche una consulta celebrada por los doctores Albertotti y
Fissore diagnosticaron síntomas de extrema debilidad: el latido del corazón era apenas perceptible. El cardenal Alimonda, lleno deansiedad, enviaba dos veces al día a preguntar por el paciente.En tal estado, el siervo de Dios tuvo la noche del día trece un sueño que se aprestó a contar cuando estuvo algo repuesto.Le pareció hallarse en una casa donde se encontró con San Pedro y con San Pablo. Vestían unas túnicas que les llegaban hasta las rodilla
y llevaban en la cabeza unos gorros estilo oriental. Ambos sonreían a don Bosco. Habiéndoles preguntado si tenían alguna misión que
encomendarle o algo que comunicarle, no respondieron a su pregunta, sino que comenzaron a hablar del Oratorio y de los jóvenes.
Entretanto, he aquí que llega un amigo de don Bosco, muy conocido entre los Salesianos, pero que el siervo de Dios no recordaba después
quién era.-Mire estas dos personas, dijo al recién llegado.((28)) El amigo las miró y dijo:33-"Qué veo? "Posible? "San Pedro y San Pablo aquí?Don Bosco repitió la pregunta que había hecho poco antes a los dos Apóstoles, que, a pesar de mostrarse amabilísimos continuaronhablando de otra cosa.De pronto, San Pedro le preguntó:-"Y la vida de San Pedro?Y el otro:-"Y la vida de San Pablo?-íEs cierto!, replicó don Bosco en actitud de humilde excusa.En efecto, había tenido en proyecto hacer imprimir aquellas dos vidas, pero después se había olvidado por completo de hacerlo.-Si no lo haces pronto, después no tendrás tiempo, le advirtió San Pablo.Entretanto, habiéndose San Pedro descubierto la cabeza, apareció calvo, con dos mechones de pelo sobre las sienes: tenía todo el aspectode un anciano fuerte y simpático. Y habiéndose apartado un poco, se puso en actitud de orar.Fin de Página: 34
VOLUMEN XVII Página: 34-íDéjalo que rece!, añadió San Pablo.
Don Bosco replicó:
-Querría saber delante de qué objeto se ha arrodillado.
Fue, pues, junto a él y vio que estaba delante de una especie de altar, aunque no era tal, y preguntó a San Pablo:
-"Pero no hay candeleros?
-No hacen falta donde está el eterno sol, le replicó el Apóstol.
-Tampoco veo la mesa.
-La víctima no se sacrifica, sino que vive eternamente.
-Pero en suma, "el altar no es el Calvario?
Entonces San Pedro, con voz elevada y armoniosa, pero sin llegar a cantar hizo esta oración:
-Gloria Dios Padre Creador, a Dios Hijo Redentor, gloria a Dios Espíritu Santo Santificador. A Dios solo sea el honor y la gloria portodos los siglos de los siglos. A ti sea alabanza, oh María. El cielo y la tierra te proclaman su Reina. María... María... María.
Pronunciaba este nombre haciendo una pausa entre una y otra exclamación y con tal expresión de afecto y con tan creciente emoción, que
sería imposible describir, de forma que todos lloraban de ternura. ((29)) Cuando se hubo levantado San Pedro, fue a arrodillarse en el
mismo lugar San Pablo, que con voz clara comenzó a rezar así:
-íOh profundidad de los arcanos divinos! Gran Dios, tus secretos son inaccesibles a los mortales. Solamente en el cielo podrán penetrar laprofundidad y la majestad, únicamente al alcance de los bienaventurados.
34
íOh Dios uno y trino! A ti el honor, la salud, la acción de gracias desde todos los puntos del universo. Que tu nombre, oh María, sea detodos alabado y bendecido. Los cielos canten tu gloria, y que sobre la tierra seas Tú siempre el auxilio, la salvación. Regina Sanctorum
omnium, alleluia, alleluia.
Don Bosco al contar el sueño concluyó:
-Esta oración, por la manera de proferir las palabras, produjo en mí tal emoción, que comencé a llorar y me desperté. Después sentí en m
alma un consuelo indecible."Fue efecto de la fiebre? La costumbre de celebrar en el altar de San Pedro contribuyó también acaso al desarrollo de esta representación
de la fantasía. Por lo demás, se trata de un sueño que revela cuáles eran habitualmente los pensamientos y los sentimientos que le llenaban
el alma.Acostumbrado a una vida de incesante actividad, le pesaban las mantas de manera insoportable; pero no estaba su cabeza para serias
reflexiones, ni para lecturas de ninguna clase. Se apreciaban en su hablar ideas inconexas y las cartas, que escribía durante algunas horas
que se levantaba cada día, tenían frecuentes omisiones de vocablos. Al recibir la noticia, la tarde del día trece, con la muerte de Gamerro y
de las circunstancias que la habían precedido, se conmovió, estuvo un rato silencioso y, después, dijo sonriendo:-íAhí lo tenéis! íEsto es una injusticia! Después de tantos años de trabajos y penas, me tocaría a mí ir a descansar; en cambio, van los que
no han comenzado todavía. íMe tocaba a mí y no a él!De su correspondencia se trasluce cuánta era su tranquilidad de espíritu. Escribió el día catorce a la señorita Louvet: "Tengo el pecho
algo cansado". Había escrito al conde Colle: "Desde hace algunos días ((30)) mi salud no va muy bien". Volvió a escribir el veinte al
mismo:
"Tengo la salud algo maltrecha y no salgo todavía de mi habitación". Sin embargo, el deseo de descansar en el Señor volvía de vez en
cuando a sus labios. A veces, cuando se le daban informes sobre ciertos asuntos, exclamaba:-A este paso no llegaré seguramente a la fiesta de mis bodas de oro sacerdotales... Estos asuntos los despachará el que me suceda.Fin de Página: 35
VOLUMEN XVII Página: 35Sin embargo, parecía superada la crisis. Después del mediodía del día catorce, salió a dar un paseo con don Juan Bautista Lemoyne.
Fueron hacia el ferrocarril de Milán. Al pasar ante la iglesia de María Auxiliadora, don Bosco se detuvo, levantó los ojos y, mirándola un
instante, dijo:-En otro tiempo había aquí un campo de alubias y patatas; ahora
35están la iglesia y el Oratorio. Exactamente aquí donde está el santuario, vi aparecer en sueños a la Virgen que, parándose y volviendo la
mirada alrededor, dijo: Hic domus mea; hinc gloria mea.El día quince, tuvo un fuerte ataque de fiebre, que le duró desde las once de la mañana hasta las siete de la tarde; pero no se acostó.Pasaba sin dormir noches enteras. Desde 1872 los abundantes sudores nocturnos le obligaban cada mañana, después de levantarse, a
permanecer casi una hora en la habitación para no detener bruscamente la transpiración y cambiarse de camiseta y de camisa. Estaba
entonces peor que nunca.El día diecisiete, confió a don Juan Bautista Lemoyne que la hinchazón de las piernas le había subido hasta la boca del estómago y que
en lugar de esta cavidad tenía una hinchazón globular tan gruesa como un huevo. El doctor Albertotti avisó que se le vigilara, pues don
Bosco podría fallecer de improviso; que se le velase también de noche, porque podía suceder fácilmente que, una mala mañana, se le
encontrase muerto.El pensamiento de su próximo fin se apoderó de su mente, tanto que, el día dieciocho, preparó una circular para que su sucesor la enviara
a los Cooperadores Salesianos, cuando dejase de vivir. Después dijo a Lemoyne:-Veo ante mí el progreso que hará nuestra Congregación. ((31)) De América del Sur pasará a la del Norte, después a Austria, a Hungría, a
Rusia... 1. Después a la India, a Ceylán, a China... Dentro de cien años íqué maravilloso desarrollo de los Salesianos veríamos, si
estuviésemos todavía en este mundo! Las Ordenes antiguas, los Dominicos, los Franciscanos y otros fueron destinados por la Providencia
para ser columnas de la Iglesia; nuestra Congregación, en cambio, está instituida para atender las necesidades actuales y se propagará con
una rapidez increíble por todo el mundo. Sin embargo, bastarían dos o tres Salesianos degenerados para arrastrar a todos los demás fuera
del camino. íEn cambio, solamente con ser fieles a las virtudes comunes del cristiano, qué esplendido porvenir nos prepara el Señor!En la segunda mitad de febrero, hubo en la Roma eclesiástica un cambio, que no podía dejar de interesar a don Bosco. El cardenal
Mónaco La Valletta había sido nombrado Penitenciario Mayor de la Santa Iglesia y en su lugar, al frente del Vicariato, eligió León XIII al1 Tocante a Rusia, en las actas de una sesión del Capítulo superior (28 de febrero) se lee: "Don Miguel Rúa informa que, en los días
pasados, han llegado dos peticiones de fundación: una de Petrogrado, que pide un sacerdote salesiano y a nuestras hermanas; la otra de
Odessa para una casa salesiana".
36cardenal Parocchi, que fue muy mal visto por los liberales, siendo obispo de Pavía, y que, nombrado Arzobispo de Bolonia, no pudo
obtener del Gobierno el regio exequátur en cinco años 1. Era un hombre de selecto ingenio, de rica cultura y muchos méritos y no debía
permanecer bajo el celemín por la animadversión de los sectarios; el alto cargo que le confiaba el Papa, lo ponía en condiciones de prestar
señalados servicios a la Iglesia. Don Bosco le escribió enseguida una cartita de felicitación a la que respondió Su Eminencia con una
sencilla tarjeta de visita y unas palabras de cumplido, pero el día catorce de marzo, después de tomar posesión de su cargo, le envió una
carta, en la que le decía:"Por el aprecio y afecto que le profeso, puede V. S. calcular cuánto me agradó su benévola felicitación. Le doy las gracias por ello y me
encomiendo a sus fervorosas oraciones y a las de ((32)) toda la Congregación Salesiana. Será para mí una verdadera satisfacción
proporcionarle todo el bien que yo pueda, dentro de mis atribuciones y mis fuerzas".Los días veintiuno, veintidós y veintitrés de febrero salió don Bosco de paseo con Lemoyne aunque con dificultad. Pero su mente no
descansaba, sino que rumiaba la reanudación de unas gestiones, ya intentadas una y otra vez en circunstancias poco propicias y que
ofrecían entonces más probabilidad de éxito, a saber, la concesión de los privilegios. Iba, además, madurando la idea de emprender un
nuevo viaje a Francia para encontrar los medios con que hacer frente a múltiples necesidades. De lo uno y de lo otro hablaremos más
adelante.Fin de Página: 37
VOLUMEN XVII Página: 37Debemos, sin embargo, decir en seguida que esta última decisión alarmó a los Superiores. El mismo tenía también alguna aprensión.
Pero escribía don Francisco Dalmazzo, desde Roma, que las obras de la iglesia del Sagrado Corazón estaban suspendidas por falta de
dinero; añadíase a esto que el Oratorio y otras casas se encontraban en graves apuros económicos. Baste decir que el Capítulo Superior
aguantaba entonces la enorme deuda de un millón ciento veintiséis mil liras.Desde Marsella insistían pidiendo su visita anual porque la casa necesitaba mucho dinero y él escribía una carta al párroco Guiol,
diciéndole que, en verdad, sus ojos y su salud difícilmente le consentirían arrostrar el viaje y, mientras tanto, con su acostumbrada
jovialidad, le encargaba que pagase él mismo las deudas. El párroco le contestó1 Véase Vol. XlV, pág., 95 y sigts.
37que eso sería mucho más fácil estando don Bosco allí y le prometía defenderlo del gentío oprimente de otras veces, teniéndolo escondido
en el noviciado recién abierto fuera de la ciudad, adonde pocos irían a buscarle 1. Estas presiones contribuyeron también a que tomara la
determinación de emprender aquel viaje.Cuando manifestó definitivamente su arriesgado proyecto, don Juan Cagliero se opuso con respetuosa firmeza, ((33)) diciéndole que su
vida era más querida por todos que cualquier bien del mundo y preferible a todos los tesoros. El cardenal Alimonda, que pensaba igual,
quiso intentar impedir la salida, y cuando le comunicaron que antes de emprender el viaje deseaba hacerle una visita, respondió:-Sería pecado mortal permitir que don Bosco viniera hasta aquí. Está muy cansado y tiene demasiados asuntos entre manos. Digan al
querido don Juan que dentro de una hora estaré yo en el Oratorio.Don Bosco le explicó entonces los motivos, que le obligaban a hacer aquel viaje; y su Eminencia se conformó con que le prometiese que
volvería atrás, si, al llegar a Alassio, se encontraba peor.Durante esta visita, manifestó el Cardenal a don Bosco que había pedido al Papa un Obispo auxiliar, de acuerdo con la promesa que le
había hecho el Padre Santo al enviarlo a Turín.-"En qué persona pensaría? preguntóle don Bosco.-En varios y, primero, en el canónigo Pulciano.-íBien! "Y en quién más?-También he pensado en el canónigo Richelmy.-íBien! Son sacerdotes excelentes.-Pero usted, don Bosco, "quién piensa que podría ser un buen obispo auxiliar, capaz de ayudarme: Déme por favor su opinión.-Desde luego, no siempre se puede tener en este mundo lo mejor y hay que conformarse con lo bueno. Pero, si se quisiese lo mejor, se
podría elegir al canónigo Bertagna, vicario general de Asti.El Cardenal no añadió una palabra más y cambió de conversación, pero apenas volvió a palacio, telegrafió a Roma, pidiendo al Pontífice
como obispo auxiliar al canónigo Bertagna. Fue una elección afortunada, como todos saben, además de una tardía, pero justa reparación 2.1 Libro de actas, 11 de enero de 1884.2 íSingulares coincidencias! Monseñor Bertagna fue preconizado en el Consistorio del veinticuatro de marzo. El veinticinco era el primer
aniversario de la muerte de monseñor Gastaldi; mas, por coincidir con la fiesta de la Anunciación, se ordenó el toque de difuntos para el
día veintitrés por la tarde y el funeral solemne para el veinticuatro por la mañana. Además, un ataque de apoplejía acabó con el
eminentísimo Ferrieri el día veinticinco.
38((34)) Aquella tarde se celebró reunión capitular, y el Santo abrió la sesión, dando gracias a la divina Providencia por la bondad y el amo
con que el cardenal Arzobispo trataba a don Bosco y a la Congregación.Fin de Página: 39
VOLUMEN XVII Página: 39-El Cardenal, dijo, abre para nosotros una nueva era en esta diócesis.Se trataron después varios asuntos y, antes de cerrar la sesión, anunció oficialmente que el día primero de marzo saldría para Francia.-Durante mi ausencia, siguió diciendo, reúnase el Capítulo por lo menos una vez al mes; doy a don Miguel Rúa plenos poderes para
presidiros. Los miembros sigan queriéndose unos a otros; para hacer mejor las cosas que han de hacerse, se necesita caridad. Promuévanse
fervorosas oraciones por mí entre los muchachos, mientras yo esté ausente y esto por dos motivos: 1.° para que mi salud pueda aguantar las
incomodidades del viaje; 2.° porque necesito mucho dinero. Dígase esto a los mayores y dígaselo también a los pequeños. El pobre don
Bosco no arrostra semejante viaje por capricho personal, sino para proveer al Oratorio y pagar las deudas. Háblese de ello a los Salesianos
en las conferencias, exhortándolos a ahorrar gastos lo más posible. Y, una vez más, sea bendito el Señor por la benevolencia que nos
dispensa el Cardenal. Vaya don Miguel Rúa alguna vez a visitarle.Todo esto sucedía el día veintiocho de febrero. El veintinueve por la mañana lo visitó el doctor Albertotti, que no lo encontró en buenas
condiciones e hizo cuanto pudo para disuadirlo de la determinación tomada.-Si llega vivo hasta Niza, le dijo, será un milagro.-íSi no vuelvo ya, paciencia!, contestó don Bosco. Esto quiere decir que antes de marchar arreglaremos todo; pero es necesario marchar.-Presten mucha atención, recomendó el médico al secretario, apenas salió de la habitación. No me extrañaría que don Bosco dejase de
vivir, sin que ninguno de ustedes se dé cuenta. No se hagan ilusiones.((35)) El Santo hizo lo que había dicho al Doctor. Por la tarde, mandó llamar al notario y a los testigos y dictó su testamento como si
estuviese a punto de emprender el viaje para la eternidad. Mandó llamar después a don Miguel Rúa y a don Juan Cagliero y, señalando la
escritura notarial que estaba sobre la mesa, les dijo:-Aquí tenéis mi testamento. Os he dejado a los dos herederos universales. Si no vuelvo, como teme el médico, ya sabréis vosotros cómo
está todo.
39Y como don Bosco no tenía nada más que añadir, don Miguel Rúa salió de la habitación muy emocionado y apenado probablemente,
aunque exteriormente se dominara como solía. El Santo hizo señas a don Juan Cagliero para que se quedara. El hijo entrañablemente
querido, después de unos instantes de silencio, le preguntó:-Entonces "quiere usted salir de veras en este estado?-"Qué quieres que haga?, le contestó. "No ves que nos faltan recursos para seguir adelante? Si no salgo, no sabría cómo arreglármelas
para proveer de pan a nuestros jóvenes. Sólo puedo esperar socorros de Francia.-íEh!, replicó don Juan Cagliero llorando como un niño. Hemos ido adelante hasta ahora a fuerza de milagros. íVeremos... también éste!
Vaya íy nosotros rezaremos!-Así, pues, salgo para Francia. El testamento está hecho y todo está en regla. Te lo entrego en esta caja. Guárdala y que sea para ti mi
último recuerdo.Don Juan Cagliero, convencido de que conocía suficientemente su contenido, la tomó y sin abrirla se la echó al bolso. No la abrió hasta
seis meses después cuando el Santo, contra las previsiones del médico y contra toda esperanza, regresó. Entonces vio que dentro estaba el
anillo de oro que había pertenecido al padre del Santo. El guardó durante toda su vida aquel hermoso recuerdo como un precioso y querido
tesoro.
40
((36))CAPITULO IIPOR LIGURIA A FRANCIA Y DE FRANCIA
OTRA VEZ A LIGURIAESTA vez la salida de don Bosco para Francia dejó en los corazones un sentimiento de acentuada tristeza, que su habitual jovialidadFin de Página: 41
VOLUMEN XVII Página: 41intentaba atenuar sin conseguirlo. Era, en realidad, una escena conmovedora que infundía compasión, verlo tan achacoso salir del Oratorio
e ir por el mundo para implorar la caridad.Rezar y hacer rezar fue desde aquel momento la palabra de orden en toda la casa. En el último decenio de su vida una corona de
jovencitos, durante el recreo de la merienda, se reunían en la antesala de su habitación, junto a un altarcito con una estatuita de la Virgen,
para rezar algunas oraciones por su padre y bienhechor. Cuando se hubo marchado, esta piadosa práctica se prosiguió con mayor fervor.Le acompañaron hasta Alassio, don Julio Barberis y don Angel Savio. Los superiores de aquel colegio, que lo esperaban en la estación,
lo encontraron muy alegre, aunque hasta allí había sufrido un intenso dolor de cabeza y malestar de estómago. En el atrio del Instituto, los
alumnos le saludaron con un himno expresamente compuesto en su honor por don Carlos M.ª Baratta. Para dar facilidad a todos de besarle
la mano, empleó un buen cuarto de hora en atravesar la turba juvenil. Se fue inmediatamente a ((37)) descansar, haciendo que le pusieran
una campanilla junto al lecho y advirtiendo a don Julio Barberis que, si oía llamar, acudiese inmediatamente.Durmió bastante bien y tuvo uno de sus sueños acostumbrados que contó a don Francisco Cerruti.Le pareció encontrarse en la plazuela existente al comienzo de la calle de San Máximo, bajando hacia el edificio Defilippi. En ella habíaconcentrado un grupo de personas que le rodeó diciéndole:-Don Bosco, le estábamos esperando.-"Y qué queréis de mí?-Que venga con nosotros.-Vamos; es cosa fácil el contentaros.Le condujeron al lugar ocupado entonces por el taller de fundición,41
en la planta baja situada bajo sus habitaciones, y antes parte del prado donde había comenzado la gesta del Oratorio. Don Bosco entró conellos por una puerta, pero en lugar de penetrar en el taller de fundición se encontró en una hermosísima iglesia.-Usted ahora, don Bosco, nos debe hacer una plática, le dijeron.-Pero yo no estoy preparado.-No importa. Díganos lo que se le ocurra.-Bien, prediquemos, pues.Subió al púlpito donde comenzó a razonar sobre las malas costumbres. Describió el diluvio universal y la destrucción de Sodoma,continuando con tal orden en la distribución de los puntos, que al despertarse se acordaba perfectamente de todo:Hecho el sermón, la gente se dijo.-Ahora debe celebrar la Santa Misa.-No tengo dificultad alguna, replicó, ahora mismo.Fue, pues, a la sacristía. Pero faltaba todo. Tuvo gran dificultad en encontrar el misal, después no hallaba el cáliz, seguidamente tuvo que
buscar la patena; por último, no había ni hostias ni vinajeras; registra aquí, busca allá, lo encontró todo, se revistió y salió al altar. Al llegar
a la comunión, algunas personas se acercaron a comulgar. Apartó el misal, pero no estaba la llave del sagrario. Angustiado, la busca por el
((38)) altar sin encontrarla. Nadie se movió para ir por ella. Entonces baja él mismo del altar, se quita la casulla y, revestido con el alba,
comienza a buscar a alguien que le ayudase a encontrar la llave. De la iglesia pasa al edificio contiguo donde entonces vivían las hermanas;
pero no encuentra alma viviente. Finalmente oye reír. Era la voz de don Antonio Notario. Entra en aquella habitación y se encuentra con el
mismo hablando y riendo con un jovencito.-Sabe, se dice para sí don Bosco, que en la iglesia lo necesitamos y que falta la llave del sagrario y está aquí riendo.Fin de Página: 42
VOLUMEN XVII Página: 42Una vez que hubo entrado, pidió la llave del tabernáculo y, obtenida, volvió al altar.Don Bosco, al recorrer la Casa de las Hermanas, no encontró ni a una sola. Cuando llegó de nuevo al altar, prosiguió y terminó la misa.
El sueño duró toda la noche.El día siguiente, que era domingo, celebró sin dificultad; pero mas tarde, después de dar audiencia a dos o tres personas, tuvo que
suspender toda actividad, porque se desvanecía. Hubo que llevarlo a su habitación. Como se había anunciado una conferencia para los
Cooperadores en la iglesia del colegio, se le aconsejó que no tomase la
42palabra y habló en su lugar el director don Francisco Cerruti, mientras él asistía en el presbiterio. Acudieron también don Nicolás Cibrario,
de Vallecrosia, y don José Ronchail, de Niza. El Boletín de abril, al dar la noticia, aprovechaba la ocasión para recomendar a las oraciones
de todos a don Bosco, que desde algún tiempo sentía que se debilitaban sus fuerzas. "No hay nada alarmante por el momento, escribía don
Juan Bonetti; pero un excelente doctor de Turín, que le visitó antes de emprender el viaje, nos dijo que no debemos hacernos muchas
ilusiones acerca de su vida; puesto que, añadió, teniendo en cuenta los trabajos que ha llevado a cabo, puede considerarse a don Bosco
como un viejo de cien años, aunque no tenga más que setenta".Don Francisco Cerruti, con la idea de distraerle un poco, lo llevó a bendecir a un joven de más de veinte años, un tal Airoldi, que se
había vuelto loco. Este, en su locura trató descortésmente a don Bosco. El Director, aunque le veía tranquilo, manifestóle su pesar por las
palabras ((39)) y modales vulgares de aquel infeliz.-íOh, querido mío!, contestó el Santo, esto no es nada. "Quieres saber lo que me sucedió en Turín hace unos años?-Sí, cuéntemelo.Y le contó don Bosco que, un día, había ido a visitarle una señora y le rogó encarecidamente que fuese a ver a cierto señor próximo a
morir. Ocupaba éste un altísimo grado en la masonería y había rechazado resueltamente de su lado a todo sacerdote; aunque con dificultad,
sólo permitía que se invitase a don Bosco. Acudió el Santo al momento; pero, nada más entrar en la habitación y cerrar la puerta, oyó que
le decía con un esfuerzo desesperado:-"Viene como amigo o como sacerdote? íPobre de usted, si me mienta la confesión!Y, dicho esto, sacó dos pistolas, que tenía a los dos lados de la cama, se las apuntó al pecho y siguió diciendo:-No olvide que, sólo al oír la palabra confesión, un tiro será para usted y el otro para mí. Ya no me quedan más que unos pocos días de
vida.-"Y no se asustó usted?, le preguntó don Francisco Cerruti.Le contesté sencillamente que estuviese tranquilo, pues no le hablaría de confesión sin su permiso. Le pregunté después sobre la
enfermedad y el diagnóstico de los médicos. A continuación, empecé a hablarle de cosas de historia, hasta que, paso a paso, llegué a
describirle la muerte de Voltaire. Acabé diciendo que, si bien algunos opinaran que Voltaire se condenó, yo no le daba por condenado o,
por lo
43menos, no me atrevía a afirmar que lo estuviese, puesto que la misericordia de Dios es infinita.-"Cómo puede ser esto?, interrumpió el enfermo, que había seguido con interés la narración. "Todavía hay esperanza para Voltaire?
Tenga entonces la bondad de confesarme.-Me entregué a ello: lo preparé y lo confesé. Al darle la absolución rompió a llorar, exclamando que nunca había gozado de tanta paz en
su vida como en aquel instante. Hizo todas las retractaciones del caso. Al día siguiente, recibió el Viático; pero llamó primero a todos los
de casa y pidió ((40)) públicamente perdón del escándalo que les había dado. Después del Viático, se recobró y vivió todavía dos o tres
meses que dedicó a la oración, a volver a pedir perdón y a recibir varias veces con gran edificación a Jesús Sacramentado. Ten en cuenta,
repitió don Bosco, que aquel señor tenía un alto grado en la masonería. Demos gracias a Dios por todo 1.El día tres, a las nueve, salió para Menton en compañía de don Julio Barberis y don José Ronchail. Una bonísima y rica familia polaca,
que vivía allí, le había prometido una importante limosna si aceptaba su hospitalidad. Cuando se les aseguró por carta que iría a su casa,
aquellos señores avisaron a cuantos compatriotas de los alrededores pudieron, de suerte que, entre unos veinte que acudieron de Niza, másFin de Página: 44
VOLUMEN XVII Página: 44los de Mónaco y Cannes, se juntaron cuarenta personas. Pero, al informarse de su delicada salud, fueron tan discretos que se pusieron de
acuerdo para no cansarlo; en consecuencia cada uno preparaba de antemano lo que quería decirle y no le exigía más respuesta que un sí o
un no. De esta manera, pudieron hablarle todos sin aumentar su cansancio.Cuando terminaron las audiencias, rogáronle que visitara a un sacerdote anciano gravemente enfermo y desahuciado por los médicos. Fue
al instante, y ya lo encontró casi sin conocimiento. Preguntóle cómo se encontraba, mas no dio señales de haber entendido. Entonces el
Santo le gritó fuertemente al oído:-"No me entiende?El enfermo balbuceó unas palabras sin sentido y el Siervo de Dios añadió:-"Conoce usted a don Bosco?-"Don Bosco? Sí, le conozco; "qué pasa?-Yo soy don Bosco. "Tiene algo que decirme?-"Cómo puede ser esto? "Usted aquí?1 Summarium super introductione causae (testigo don Francisco Cerruti), pág. 467.
44Y de golpe se sentó en la cama y dijo que quería levantarse. La hermana pensó que había perdido el juicio. Pero él repetía:-Te digo que me quiero levantar. Avisa al párroco que no se moleste; yo no estoy enfermo como para recibir los Santos Oleos.((41)) Efectivamente se levantó, hablaba perfectamente y, al día siguiente, fue a oír la misa de don Bosco. Debemos, sin embargo, añadir
que recayó unos meses después; y entonces no estaba ya don Bosco para hacerle levantar. Es innegable, a pesar de todo, que la primera vez
las declaraciones de los médicos habían quitado toda esperanza de volver a verlo en pie. Don Bosco pernoctó en Menton con don José
Ronchail, y don Julio Barberis siguió viaje a Niza con la alegre noticia de que él llegaría allí a la mañana siguiente. Como quiera que se
supo también fuera de casa la hora de su llegada, se encontró don Bosco, sin pretenderlo, en un brete. El marqués de Avila, español, acudió
a la estación con su coche para llevarlo a casa; pero también la condesa de San Marzano envió el suyo guiado por el barón Héraud. Los dos
reclamaban el honor de llevar a don Bosco en su coche y ninguno de ellos estaba dispuesto a ceder. Don Bosco cortó la cuestión entrando
en el que estaba más cerca, que era el de la Condesa, y asignando el otro coche a don Julio Barberis, que había ido a esperarlo, y a don José
Ronchail.-Son dos hombres de bien, se lo aseguro, dijo al Marqués al ofrecérselos.Además de la mayor proximidad del coche había también una razón especial para la preferencia tenida por don Bosco. La Condesa le
había visitado en el Oratorio pocos días antes de que saliese don Bosco y quiso le diera seguridad de que, a su llegada a Niza, se serviría de
su coche para ir, desde la estación, al Patronage de San Pedro. Por lo demás, no fue aquella la primera vez que sucedieran en Niza estas
embarazosas porfías, que ponían a prueba la rapidez de sus agudas ocurrencias. En cierta ocasión, se encontró no con dos, sino con toda
una fila de coches de nobles señores y, a medida que iba avanzando, el lacayo de cada uno decía señalándole el propio: -Aquí tiene el
coche del Conde tal; quisiera tener el honor de que usted se sirviera de él... -Aquí tiene el coche del Duque cual, quien le ruega se digne
servirse de él... -Este es el coche de la Marquesa X, a quien usted prometió aceptarlo para ir al Patronage... ((42)) Y, de esta manera, siete u
ocho veces más. Don Bosco, que a primera vista había adivinado de qué se trataba, no queriendo ofender a los demás, aceptando la
invitación de uno, dijo:-Escuchen; vamos a arreglarlo así. El coche de la señora Marquesa,
45al que ya me comprometí en Turín, me llevará hasta el Patronage. El señor Conde vaya y esté preparado a la puerta del colegio; en cuanto
yo llegue allí, subiré a él y me haré conducir de nuevo a la estación. El coche del señor Duque quédese aquí, porque yo no tardaré en volve
y con él me haré llevar otra vez a casa. Seguiremos así hasta que todos queden satisfechos.Aquellos señores, cada uno de los cuales ignoraba la intención de los demás, al darse cuenta del caso, comprendieron su apuro, rieron la
graciosa salida y no llevaron a mal que hubiese tomado el coche de la Marquesa.Fin de Página: 46
VOLUMEN XVII Página: 46En el colegio encontró, con los alumnos, a muchísimos señores, que habían acudido para tomar parte en la recepción. Los Salesianos
experimentaron una gran pena cuando, después de retirarse los forasteros, le vieron expectorar saliva mezclada con sangre; todos se
pusieron de acuerdo para impedir que lo molestasen. Don José Ronchail, especialmente duro como las rocas de sus Alpes, era inexorable,
despidiendo sin prestar oídos a las razones de cuantos pedían ser recibidos. Le proporcionó enseguida una esmerada visita del doctor
D'Espiney, autor de la conocida biografía. Este rogó a don Bosco que guardara cama y le esperara hasta las siete; examinó después
diligentemente su estado y formuló un diagnóstico muy diverso del de sus colegas de Turín. La extraordinaria inflamación del vientre era
efecto de la hinchazón del hígado, que aumentaba con las medicinas que le habían prescrito en Turín. Además de otras cositas, le ordenó
que tomara cada día dos cucharaditas de quinina disuelta, para combatir la fiebre, que le asaltaba diariamente.Enseguida experimentó los benéficos efectos de la nueva medicación. Sin fatigarse, pudo celebrar la misa el día seis por la mañana ante
más de quinientos forasteros. Para la comida del mediodía aceptó la invitación de los señores de Montigny, que después le entretuvieron en
conversación ((43)) por lo menos un par de horas. Al salir de allí fue a ver a un señor enfermo. Era un americano de Bahía (Brasil), que
ofrecía a don Bosco en su ciudad una casa amueblada, con tal de que enviase allí a los Salesianos. La dueña de la casa donde vivía el
enfermo, quedó tan encantada de la conversación del Santo que fue varias veces a visitarlo, declarándose dispuesta a cederle sin más aquel
edificio, para que lo destinara a residencia de sacerdotes ancianos, imposibilitados para el trabajo. El Siervo de Dios volvió al colegio
cansado, cansadísimo; y, sin embargo, celebró todavía reunión capitular para tratar de la admisión de un hermano a los votos y de otros a
las sagradas órdenes.
46Al saberse en la ciudad su mejoría, acudieron sin parar los coches de los visitantes. Don Bosco, muy amablemente como de costumbre,
daba audiencias, incluso prolongadas. Uno iba para entregarle una limosna, otra para pedirle consejos espirituales, otro para referirle
gracias obtenidas por intercesión de María Auxiliadora. Algunos que el año anterior habían recibido su bendición y a quienes les había
aconsejado hacer ciertas oraciones por su necesidad, declaraban entonces que habían sido escuchados. Otros, que habían escrito a Turín,
daban ahora las gracias; otros, por fin, se recomendaban al Santo y se marchaban con la confianza en el corazón. Una muchacha de catorce
años llevó el dinero obtenido con una rifa organizada por ella misma. En 1883 los médicos la daban por desahuciada. En aquel trance don
Bosco la había bendecido y había recobrado la salud. Agradecida, no hacía más que hablar de don Bosco, postulando para las obras
salesianas.Llegó a Niza el coadjutor Rossi del Oratorio, procedente de París y de Marsella, donde había estado por asuntos de la Congregación;
llegaron don Pedro Perrot, de La Navarre, y don Nicolás Cibrario, de Vallecrosia. Llegó una carta de Praga escrita por fray Pedro Belgrano
agustino, el cual, en nombre de la emperatriz María Ana de Austria, agradecía un ejemplar elegantemente encuadernado de los Boletines,
que don Bosco le había enviado y remitía una limosna de quinientas liras, encomendándose a sus oraciones para obtener una gracia
especial.((44)) El siete de marzo recibió don Bosco a los seminaristas. Eran unos cincuenta. Se reunieron en la biblioteca, que servía de antesala.
Después de decirles unas breves palabras, los bendijo y ellos desfilaron uno por uno para besarle la mano. También le visitaron varios
predicadores cuaresmales, pero individualmente. Se hablaba de don Bosco en todas partes.El día diez tuvo lugar una escena curiosa en la habitación de don Bosco.Presentóse una madre con un chiquillo de unos diez años, que llevaba los ojos vendados.-Hace ya algún tiempo, decía la mujer, este hijo mío sufre tanto de los ojos que se queja siempre y grita durante toda la noche.Don Bosco lo bendijo, le dio a besar la medalla de María Auxiliadora y después le preguntó:-"Qué mal sientes?-Ninguno, contestó el muchacho.-"Cómo que ninguno?, respondió la madre. íLe duelen mucho los ojos, Padre!
47-"Te duelen todavía los ojos?, volvió a preguntarle el Santo.-No, ya no me duelen.-Que sí que le duelen, repitió la madre. No puede aguantar la luz y grita continuamente.Fin de Página: 48
VOLUMEN XVII Página: 48-"Puedes ver?, le preguntó don Bosco, después de quitarle los emplastos de los ojos.-Sí, veo perfectamente, respondió.-"Puedes fijar la mirada en la luz?-Sí, puedo; dijo el muchacho mirando afuera por la ventana.La madre no se podía sosegar, como si temiese pasar por mentirosa. Al oír las respuestas del hijo, perdió los estribos de tal modo quehubo un momento en que quería abofetearlo. Don Bosco tuvo que decirle:-Pero, "en qué quedamos? "Quiere usted que su hijo esté enfermo? Pues bien, si así lo quiere...El hijo, por el contrario, brincaba, reía, miraba acá y allá, sin comprender por qué tenía que prestar más fe a la madre que a él mismo. Enrealidad, estaba perfectamente curado.((45)) Aquella tarde quiso don Bosco dar una conferencia a los Cooperadores y amigos en la capilla interna del Patronato. Llegaron cien
coches que se colocaron en la carretera que pasa por delante de la casa. Como era la época turística, muchos no eran de Niza. El Santo
habló durante tres cuartos de hora, describiendo las obras salesianas y demostrando cuánta necesidad tenía de que los buenos cristianos le
ayudaran en sus obras benéficas. Bajó del púlpito y pasó él en persona a hacer la colecta. Recogió mil ochocientos francos, la mitad de la
última vez; pero hay que tener en cuenta que aquel año se atravesaba un período de crisis económica, por lo que estaban estancados los
negocios y había disminuido mucho el número de turistas forasteros. La tentativa de una exposición nacional, en lugar de aportar
ganancias, había producido apuros económicos, causando pérdidas a los especuladores, a los expositores y a la comisión organizadora.La salud de don Bosco iba muy bien; por eso repetía muchas veces al día: Bendito sea Dios en todo. Así, el día doce, pudo ir a Cannes en
compañía de don José Ronchail. Tal vez pertenecen a este viaje unos episodios, de los que nos habla una cooperadora, apoyándose en la fe
de testigos oculares.En Cannes el Santo celebraba con gusto la misa en la iglesia de las religiosas de Santo Tomás de Villanueva, que dirigían un orfanato deniñas fundado por los marqueses de Vallombrosa. Apenas se esparcía la voz de que iba allí don Bosco, como por ensalmo acudían de todas
48
partes de la ciudad hasta llenar capilla y patio. Una mañana le presentaron para que le bendijera una muchacha con una enfermedadintestinal, que le causaba hinchazón del vientre. Preguntóle la madre, después de la bendición, si la niña curaría:-Sí, contestó don Bosco; pero el Señor les pedirá a ustedes un gran sacrificio.Efectivamente la enferma curó; pero, de allí a poco, la señora perdió a su padre.En otra ocasión estaban reunidas alrededor del Santo las huérfanas a las que había bendecido y, de pronto, dirigiéndose a la superiora, ledijo:-Usted, madre, tiene a una de estas muchachas ((46)) muy enferma.Exactamente era así; pero el mal no se veía, puesto que se trataba de una úlcera maligna en la base de la espina dorsal. Había que renovarlas curas cada día. Don Bosco se acercó a la joven, que tenía unos dieciocho años, y, después de bendecirla, le dijo:-Se curará, sí se curará, hija mía.Y efectivamente curó.Un día, mientras se entretenía familiarmente con las buenas religiosas, les preguntó:-"Qué quieren que pida al Señor para ustedes?-Que nuestras muchachas sean muy piadosas, le respondieron.-"Podría decirnos, preguntó una de las más antiguas, si volveremos al hospital?Fin de Página: 49
VOLUMEN XVII Página: 49Antes de la ley de supresión de las órdenes religiosas, llevaban ellas desde hacía mucho tiempo la dirección del hospital de Cannes, que
cayó después en manos del Gobierno y fue secularizado. Ante aquella pregunta, levantó el Santo los ojos al cielo, y contestó:-Sí, pero tiene que pasar todavía algún tiempo. Yo ya habré muerto, usted también habrá muerto, usted también...Y fue repitiendo las mismas palabras a todas individualmente, excepto a una sola; a la que saltó. Esta se llamaba sor Valeria, la cual en,
efecto, murió el año 1932, dos años después de la vuelta de las hermanas a su antiguo hospital.Esta hermana no estaba presente cuando don Bosco habló a la joven de la úlcera. Habiendo entrado de improviso después del hecho, le
dijo:-Padre, tenemos una joven muy enferma...Y don Bosco la interrumpió diciendo:-Lo sé, sor, todo está remediado.
49Después de la partida para Cannes, habíase presentado en Niza una Condesa para rogarle que fuera a bendecir a un nietecito suyo, que
padecía dolorosísimas convulsiones con las que parecía iba a morir asfixiado; pero, no habiéndolo encontrado, le telegrafió a Cannes. Dos
días después, llegó momentáneamente don José Ronchail a Niza y le sustituyó don Julio Barberis para atender a don Bosco. Volvió de
nuevo la Condesa a preguntarle:-Usted, que estaba con don Bosco, "sabría decirme con exactitud la hora en que recibió mi telegrama?((47)) -Lo recibió a las cuatro y media de la tarde e inmediatamente envió la bendición de María Auxiliadora, rezando por el enfermo.-íQué maravilla!, exclamó la señora. A las cuatro y media en punto cesaron las convulsiones y el chiquitín ya está mejor, y casi
totalmente curado.La primera vez había dado una limosna y, la segunda, dio otra mayor.
Acompañado por don José Ronchail y don Julio Barberis siguió el Santo viaje hacia Fréjus, donde comió con el Obispo, siempre muy
bondadoso con los Salesianos. No se había dicho nada a nadie de que don Bosco iba a Fréjus; al mismo Obispo habíasele escrito la tarde
anterior a hora muy avanzada.A pesar de todo, inmediatamente después de la comida, había una multitud de personas esperando en palacio para hablarle, y él, siempre
condescendiente, dio audiencias hasta la hora de salir. Entre otros, se presentó el vizconde de Villeneuve, que vivía cerca de la casa de La
Navarre, para rogarle que diese allí a su hijo la primera comunión. No tenía el niño los once años cumplidos, y, por entonces, no se admitía
en Francia a los niños a la mesa eucarística hasta los catorce años cumplidos. Por consiguiente, el párroco se oponía resueltamente a
aquella peligrosa excepción; el Obispo mismo habría negado el permiso, de no haber intervenido el Santo de la comunión temprana y
frecuente.Lo acompañaron a la estación los dos Vicarios Generales, el predicador de la cuaresma en la catedral y cinco o seis personas más.
Después de despedirse de don José Ronchail, que volvió a Niza, siguió con don Julio Barberis hasta Tolón, donde le esperaban
ansiosamente los condes Colle. Pasó la noche con ellos. En el mes de febrero don Bosco había pedido al Conde cien mil francos para
comprar la casa Belleza 1: mas su carta, no bien entendida, produjo alguna turbación1 Véase Vol. XVI, pág. 572.
50
en el ánimo de ambos. Oídas las explicaciones en aquella ocasión, intercambiáronse los dos algunas palabras, y concluyó el Conde
sonriendo:((48)) -Pues bien, le daremos cincuenta mil francos, cuando podamos.-"Y por qué no cien mil?, replicó la Condesa.-Bueno, sean cien mil, añadió el Conde. Aunque, pensándolo mejor... tengo que vender ciertos títulos... Si te parece bien (volviéndose aFin de Página: 51
VOLUMEN XVII Página: 51su esposa), podríamos dar a don Bosco ciento cincuenta mil francos.-Sí, sí, aprobó la santa mujer.-Helos, pues, aquí: cincuenta mil francos para comprar los terrenos Belleza del Oratorio; cincuenta mil para la iglesia del Sagrado
Corazón en Roma y cincuenta mil para las misiones de Patagonia.La generosidad superó toda esperanza; más tarde dobló la cantidad para la compra dicha. Cuando el Conde y la Condesa tenían la suerte
de hablar con don Bosco, no se cansaban de preguntarle y escucharle. Aquella noche ya se prolongaba mucho la conversación después de
cenar, sin que diesen muestra de querer acabar. Hacia las diez, don Bosco se caía de sueño y dio a entender que sentía necesidad de
descansar. Se levantaron, pero el diálogo siguió en pie. Por fin, tomó el Conde la luz y le acompañó con la Condesa hasta la puerta de la
habitación preparada para él; pero estaban ya en el umbral y saltaron nuevas preguntas, que requerían nuevas respuestas. Entró, por fin, y
siguióle el Conde para cerciorarse de si todo estaba en orden. Cuando el Siervo de Dios se acostó, faltaba poco para medianoche.Partió a las ocho y media del día quince y, en dos horas, llegó a Marsella. Como de costumbre, el gentío de visitantes se apiñó a su
alrededor sin parar. Sin embargo, todo procedía con más tranquilidad que el año anterior. Pero se repitieron con más frecuencia los casos
de señoras, que, queriendo confesarse con él y no sabiendo cómo lograrlo de otro modo, se arrodillaban en el suelo en medio de la
habitación y empezaban la acusación de sus faltas. Inútilmente insistía don Bosco diciendo que aquél no era lugar para confesar a mujeres
y que las leyes ((49)) de la Iglesia no lo consentían; no había manera de hacerlas callar.-Es que yo no puedo confesarla aquí, replicaba don Bosco.-Vamos, pues, a la iglesia.-No puedo, no tengo tiempo.Era preciso resignarse. Cuando terminaban, les decía:-"Y ahora qué hacemos? No me es lícito darle aquí la absolución.
51Pero ellas no se desconcertaban, sino que se consideraban felices por haberle abierto su corazón y recibir de él algún buen consejo.Recibió en Marsella una carta muy conmovedora de París. En el año 1883 había bendecido allí a una muchachita de unos diez años,
dejando en ella tal impresión de bondad, que quedó como santamente sugestionada. Habiéndose enterado de los apuros económicos de don
Bosco, la niña guardó desde entonces en adelante todo el dinero que recibía como regalo, sin gastar ni un céntimo, como acostumbran los
niños para chucherías o juguetes; y cuando tuvo reunidos cien francos, se los envió con una cartita suya, acompañada por otra de la madre1.
Cerca de Marsella estaba la casa de la Providencia, abierta en otoño de 1883 para los novicios franceses. Ya hemos hablado del sueño, en
el que don Bosco había visto claramente tres años antes el lugar del futuro noviciado 2; nos falta ahora completar la narración y hablar de
la visita que hizo el Santo.El año 1883 la señora parisiense Pastré, después de haber oído a don Bosco en la Madeleine, quiso a toda costa abrirse paso entre el
inmenso gentío para llegar hasta él, hablarle en la sacristía y poner en sus manos una limosna, como veía que hacían muchas otras señoras;
después, rebosando alegría, se fue. No mucho más tarde cayó enferma la hija y se agravó hasta llegar a las puertas de la muerte. Con
aquellos días de preocupación coincidió el día ((50)) onomástico de la madre y he aquí que la víspera le llegaba una carta de don Bosco
con la felicitación y la promesa de que la hija curaría; que empezara, por tanto, una novena a María Auxiliadora, al tiempo que él unía
desde Turín sus oraciones a las de ella."Cómo había podido enterarse don Bosco de la enferma? "Y cómo podía conocer con tal precisión la calle y número de su casa?
Impresionada por el doble enigma, empezó con fervor la novena. Al tercer día, la hija, que hacía días no probaba bocado, pedía de comer.
Volvió a pedirlo por segunda y tercera vez; después se levantó y pudo caminar y, una vez terminada la novena, fue a la iglesia para dar
gracias a la Virgen.Toda la familia, fuera de sí por la alegría, estudiaba cómo demostrar su agradecimiento cuando se supo que don Bosco necesitaba una
casa cerca de Marsella para instalar a sus novicios, y la señora que, además de algunas fincas por los alrededores de París, poseía otras dosFin de Página: 52
VOLUMEN XVII Página: 521 Bull. Salés mayo 1884.2 Véase Vol. XV, pág. 57.
52
próximas a Marsella, ofreció inmediatamente una a don José Bologna y a don Pablo Albera. Fueron éstos a verla y les pareció capaz, bien
emplazada y bien amueblada, ya que la señora no quería tocar los muebles que en ella había. A tambor batiente, se estipuló un contrato
legal de arriendo para quince años por mil doscientos francos al año; pero la propietaria se obligaba, con escritura privada, a ceder el uso
completo y gratuito durante todo aquel período, dejando para otra fecha otras determinaciones; en aquel momento, había razones familiares
que no le dejaban mano libre para obrar de otro modo 1.Don Bosco fue el diecisiete de marzo a ver aquel nuevo vivero de la Congregación. Fue recibido con las acostumbradas aclamaciones y,
apenas puso el pie en casa, preguntó:-"Hay pinos?-íSí; los hay!-"Pero muchos?((51)) -íSí muchísimos! Toda la montañeta está cubierta de pinos.-"Hay también alamedas?-Sí, muy hermosas.-Pero "hay una o más de una?-Hay varias.-"Hay también un canal de agua, detrás de la casa?-Hay un magnífico canal.-"Pero atraviesa de parte a parte toda la finca?-La atraviesa totalmente.-Pues bien, es realmente aquélla. No necesito verla. Más aún, ahora comprendo por qué en el sueño no se me dijo: Aquí tienes una casa,
que te ha sido regalada o comprada, sino que se me dijo: Esta casa está a tu disposición.El último Capítulo General había reconocido la necesidad de un noviciado especial para Francia, y eso antes de que se hiciese el
ofrecimiento; he aquí, pues, cómo aquella providencia venía no sólo a confirmar la verdad del sueño, sino también a sancionar la
determinación tomada.El buen Padre hubiera deseado pasar un rato después del mediodía con aquellos sus hijos queridos; pero tuvo que conformarse con unos
pocos minutos, porque iba llegando gente y las señoras de la comisión marsellesa, que habían determinado celebrar una reunión en la
nueva casa bajo la presidencia de don Bosco, y ya estaban dando vueltas por las alamedas. Don Bosco las recibió con la mayor bondad,1 Véase el Libro de actas de la Comisión de Damas, de Marsella, 16 de noviembre de 1883.
53interesándose por las presentes y también por las pocas que no habían podido acudir. Rezáronse las oraciones reglamentarias, oyó la lectura
del acta de la última sesión, dio las gracias por las laudatorias palabras en ella consignadas sobre su persona y, como algunas se lamentaban
de que ciertos suscriptores se negaban a seguir dando sus caritativas aportaciones, dijo:-En estos casos, no se puede hacer más que estar tranquilos y buscar la manera de substituir a quien se retira. Es verdad que los tiempos
son críticos; mas, por el bien de las almas, de la sociedad y de nosotros mismos, importa mucho preservar a la juventud en medio de tantaFin de Página: 54
VOLUMEN XVII Página: 54perversidad. La escuela ((52)) del mal no actúa sólo en la sociedad; sino que, a menudo y por desgracia, los jóvenes encuentran maestros
de perversión hasta en sus casas y entre sus parientes. Es consolador ver los buenos resultados que se obtienen en San León; es muy
consolador, además, observar cómo los alumnos observan buena conducta y gozan de perfecta salud. Tienen todos buen apetito y es una
delicia verlos comer, aunque vengan después las cuentas del panadero.Alabó, a continuación, el celo de la Comisión, diciendo que él no podía olvidar su benevolencia con el oratorio de San León y
asegurando que cada mañana tenía por ellas un recuerdo especial en el altar. Supuso al llegar a este punto que le preguntaran si hacía lo
mismo con todas las Comisiones, y contestó:-Les diré que, en otras partes, ya se ha hablado y vuelto a hablar de las comisiones; pero las buenas intenciones no dan pan para sostener
a nuestros jóvenes, de modo que sólo en Marsella hay una verdadera comisión.Algunas socias pusieron de relieve que, si sólo en Marsella había una comisión, era porque sólo en Marsella había un cura párroco como
el canónigo Guiol. Don Bosco manifestó su satisfacción de que se reconociera esta verdad y de poder manifestar su alegría. Después siguió
diciendo:-Ya que no puedo dar las gracias personalmente a cada una de las señoras de la comisión, lo hago a todas juntas en la persona del
párroco, organizador de la Comisión y tan benemérito de la obra. Mientras Dios no llame a don Bosco a la eternidad, recordará a todas de
una manera especial ante el Señor para que les colme de sus bendiciones en este mundo y, a su tiempo, lo más tarde posible, les dé el
paraíso.Por fin habló de San León:-El oratorio marcha bien, dijo. En este momento no hay albañiles
54en casa y, por tanto, las salidas casi no superan las entradas. Pero se necesitaría dinero para el Orfanato de Saint-Cyr, donde se preparan
unas niñas pobres para la agricultura. Hay que hacer reparaciones cuando todavía no se ha pagado el tejado. Don Pablo Albera no quiere
darme nada y, por eso, yo recomiendo Saint-Cyr a la Comisión.Para hacer efectiva esta recomendación, se determinó en la sesión el día veinticuatro de abril que, ((53)) reservando la zona de Marsella
totalmente para San León, se recogería para Saint-Cyr el óbolo de la caridad en el territorio de Aubagne, en cuya periferia se encontraba la
casa de Saint-Cyr. Una vez acabada la reunión, invitó a las señoras a ir a la capilla para la bendición, y después las recibió en audiencia una
a una como deseaban, con lo que estuvo ocupado hasta la noche. Se hubiera deseado que durmiese en la quietud de aquella morada; pero,
la promesa de celebrar en Marsella al día siguiente le obligó a salir 1.Por las relaciones orales y escritas de don Julio Barberis, se sabe que el entusiasmo de Marsella por el Siervo de Dios superó toda
imaginación. Empleados de toda clase se sentían honrados por atenderle; los notarios y abogados le ofrecían gratuitamente sus servicios,
considerándose afortunados de que se los pidiese; los médicos le visitaban a él y a sus muchachos, felices por haberle hecho un favor; los
poetas componían versos para ensalzarlo; y los pintores de valía sacaban su retrato. Los periodistas corresponsales de Francia llamaban la
atención de los buenos sobre él en otros países. De la vecina España llegaban cartas entusiastas, invitándole a cruzar los Pirineos, y, en la
lejana Hungría, el Magyar Atlant de Budapest publicaba en apéndice la traducción de la biografía de don Bosco, escrita por D'Espiney.Adondequiera que iba recibía nuevas pruebas de la bondad de María Santísima, invocada con el título de Auxilio de los Cristianos. En
las familias visitadas y en las cartas recibidas se percibía un himno continuo de acción de gracias a la Virgen por los favores obtenidos con
su mediación durante el transcurso del último año. Iban a referirle curaciones extraordinarias, conversiones ansiadas, asuntos domésticos
arreglados contra toda esperanza humana, beneficios espirituales y materiales obtenidos después de una novena o tras unas simples
oraciones. Todo esto conmovía de tal manera al Santo que, al hablar de ello, se le saltaban las lagrimas; consolaba, ((54)) ademas, ver
cómo se disipaba la errónea opinión de que se debía recurrir a él para alcanzar gracias, cuando, por el contrario, bastaba socorrer las obras
salesianas1 Lleva fecha del diecisiete de marzo una carta de don Bosco, de la que tenemos copia, mas sin designar al destinatario (Ap. Doc. núm.
5).
55para ser recompensados por la Santísima Virgen, que las consideraba como suyas.El veintidós de marzo, fue a comer en casa del señor Broquier. Era un abogado muy conocido en Marsella; Pío IX le había encargadoFin de Página: 56
VOLUMEN XVII Página: 56algunas causas, que interesaban a la Santa Sede. En otro tiempo, dominado por la manía de figurar, no se daba en la ciudad una fiesta
importante a la que no acudiese para hacer alarde de su persona. Pero más tarde, meditando en la vanitas vanitatum de la gloria del mundo,
había cambiado completamente de parecer y de sentimientos y vivía apartado incluso del foro. Tenía en casa capilla privada, donde pasaba
buena parte del día en oración. Y, cada mañana, revestido con hábito de capuchino, ayudaba a la misa. Su mujer cantaba magníficamente;
y, si en tiempos pasados, no faltaba nunca la señora Broquier para hacer gala de su voz en veladas públicas y en tertulias de las familias
señoriales, ahora tampoco salía casi nunca, sino que trabajaba asiduamente agujando y calcetando para el oratorio de San León. Como eran
muy ricos, los dos esposos gastaban mucho en beneficencia y socorrían a don Bosco con generosidad.Después de la comida era esperado el Santo en varios lugares, a los que no pudo negarse a ir; pero lo aguardaban especialmente las
monjas de la Visitación. Una de ellas hacía verdaderamente desesperar a las superioras, al capellán e incluso al Obispo. Don Bosco no la
conocía ni sabía una palabra de sus extravagancias. Pues bien, apenas entró arrodilláronse las religiosas a la espera de su bendición, y,
mientras se encomendaban todas a sus oraciones, él, tomando a aquélla de la mano le dijo:-Rezaré especialmente por usted, para que el Señor le conceda esto y aquello, le libre de eso y de lo otro, y pueda usted hacer así y asá.Las hermanas, sorprendidas primero y emocionadas después, se miraban unas a otras llorando y diciendo:-íEsto es un milagro!Sugirióle, después, los medios para corregirse de sus defectos y aseguró a las superioras que, de aquel momento en adelante, ella no
((55)) sería ya la de antes. Por la fiesta de la Anunciación, fue el capellán a decirle que la monja se pasaba las horas en la iglesia rezando,
que había pedido perdón a las superioras y que, desde hacía tres días, daba buen ejemplo a la comunidad en todo y por todo.El día veinticuatro creció tan desmesuradamente la afluencia de visitantes que don Julio Barberis se colocó a la entrada de la habitación
obligándoles a pasar en grupos de seis y de ocho y recomendando
56que saludaran, recibieran la bendición y se retiraran, Las dos primeras cosas las observaban, pero la tercera no había manera de lograrla.
Los grupos se arrodillaban enseguida; pero, una vez recibida la bendición, se agolpaban a su alrededor, poniendo en sus manos rosarios y
escapularios y entonces cada uno tenía una palabra que decirle, una limosna que entregarle, una bendición que pedirle para el hijo o la hija,
para el padre o la madre, para el pariente enfermo, para necesidades familiares. Hubo un momento en el que estaban arrodillados ante él
hasta cinco sacerdotes. Para aquel lunes había invitado a ir a San León a los novicios, ya que no les había podido hablar en la Providencia
como él hubiera deseado; pero no les fue posible a éstos decirle una palabra.Aunque estaba tan asediado, todavía encontró la manera de cumplir dos ceremonias. Por la mañana, bautizó y dio la comunión a un joven
negro, internado en el oratorio; la capilla lógicamente estaba de bote en bote. Por la tarde, dio la conferencia a los Cooperadores, con
asistencia del Obispo, que confirmó al negro. Fue breve y sencillo: pidió a los bienhechores que le ayudaran a pagar las facturas de
panaderos y albañiles, pues los muchachos no podían vivir sin pan y sin techo. Monseñor apoyó y encareció sus recomendaciones y,
cuando estuvo fuera, dijo de él:-Habla como hablan los Santos; tan grande es la eficacia y la unción de sus palabras 1.Todos los años los alumnos de la casa hacían una excursión a la finca del señor Olive, el generoso Cooperador, que ya conocemos. En
esta ocasión el padre y la madre servían ((56)) la mesa de los superiores; y los hijos, las de los alumnos. Habían preparado una rifa, para la
que cada uno de los superiores y de los muchachos tenía su número, de suerte que a todos les tocaba algún objeto; de este modo
precisamente regalaron su coche al oratorio de San León. En 1884, se hizo la excursión durante la estancia de don Bosco en Marsella; y
sucedió un curioso episodio. Mientras se divertían los alumnos por los jardines, una sirvienta acudió apurada a la señora Olive, diciendo:-Señora, la olla, donde se cuece la sopa para los muchachos, tiene un escape y no logro en modo alguno poner remedio. Tendrán que
quedarse sin sopa.El ama, que poseía una gran fe en don Bosco, tuvo una idea. Mandó llamar a todos los muchachos y les dijo:-Escuchad: si queréis comer la sopa, arrodillaos aquí y rezad un1 Bull. Salés. mayo 1884.
57Fin de Página: 58
VOLUMEN XVII Página: 58padrenuestro, avemaría y gloriapatri a don Bosco, para que haga restañar la olla.
Los muchachos obedecieron. Y, al instante, acabóse el escape de la olla. El hecho es histórico; pero, cuando don Bosco lo oyó contar,rióse con todas sus ganas y dijo:-En adelante llamarán a don Bosco protector de los stagnín (soldadores o estañadores).Los trabajos descritos hasta ahora no induzcan a creer que don Bosco se había rehecho como por ensalmo; su recuperación era tan escasa
que el inspector, don Pablo Albera, muy preocupado por su situación, se adhirió a la sugerencia de quien le aconsejaba llamar al doctor
Combal, profesor en la Universidad de Montpellier y verdadera celebridad médica. Acudían a él de todas partes de Europa, hasta de Prusia
Recibir la invitación y emprender el viaje fue cosa de un instante. Pasó la noche en el tren, y llegó a Marsella el día veinticinco, al rayar el
día.Era un católico ferviente y fue antes a cumplir con sus devociones en el santuario de la Guardia; después se presentó en San León.
Introducido hasta don Bosco, se arrodilló a sus pies y besó humildemente su mano. Don Bosco, al ver su modesto traje y su humilde
actitud, lo tomó por un ayudante del médico y, sin más, le pidió noticias de su jefe.((57)) -Soy yo Combal, dijo el doctor. Me considero muy afortunado por poderle ser útil de alguna manera y servirle.-"Es usted el célebre Combal? "Por qué, por qué, presentarse de esta manera? íNo puedo permitirlo, levántese! íQué dicha para mí poderconocerle!Levantóse el doctor, examinó atentamente a don Bosco durante más de una hora, lo interrogó y estuvo pensativo un rato sin decir nada.-Y bien, "qué le parece?, preguntó don Bosco.-Usted, contestó el médico, ha agotado la vida con un trabajo excesivo. Es como un traje gastado, por haberlo llevado días festivos ylaborables. Para conservar todavía este traje por algún tiempo, el único medio será guardarlo en el armario ropero. Quiero decir que la
mejor medicina para usted sería el descanso absoluto.-Pues éste es el único remedio, al que no puedo someterme, contestó sonriendo el Siervo de Dios. "Cómo es posible descansar, cuando se
llevan entre manos tantos asuntos ya empezados?-Comprendo, replicó el médico, pero "cómo hacer? Dé al menos a sus dependientes todo el trabajo que pueda, y usted descanse lo más58
posible. Yo no sabría qué otro consejo darle. No encuentro desarreglos orgánicos; intentemos, por tanto, remediar su extremada debilidad
general.Rogáronle que extendiese un diagnóstico pormenorizado y prescribiese los remedios más eficaces, y se prestó a ello con gusto.He aquí su informe:Los informes, que me proporcionó el Rvmo. Padre don Bosco, acerca de los antecedentes y el resultado de las investigaciones, que yo
mismo hice, nos autorizan a reconocer en él la existencia de un estado morboso general y local en el hígado.A. Elementos generales:
1.° Debilidad general con anemia.
2.° Una dirección de flujo hacia la mucosa del aparato respiratorio.
3.° Erectismo nervioso.
4.° Tal vez también un residuo de infección palúdica.
((58)) B. Elementos locales:
Fin de Página: 59
VOLUMEN XVII Página: 595.° Algo de irritación en la mucosa bronquial, resultante de la repetición de los movimientos del flujo.6.° Ligero aumento del volumen del hígado.Estos diversos elementos son la base de las indicaciones terapéuticas principales. Se tendrá que poner remedio con el auxilio de los
medios siguientes:1.° Tomar mañana y tarde, inmediatamente antes de cada comida, una cucharada de vino de Vial (fosfato de cal, pulpa de tamarindo y
quina).2.° Beber medio vaso de Vals, fuente Dominique, mezclada con el vino en las comidas.3.° Tener libre el vientre tomando a intervalos (una vez a la semana) por la noche a la hora de acostarse una cucharadita de café con
polvo de Vichy del doctor Soulegoce en un cuarto de vaso de agua.4.° Régimen alimenticio mixto: carne con verdura cocida, huevos pasados por agua, lacticinios.5.° Alternar cada mes durante diez días, el agua de Vals con la de la Bourbade, a beber en las comidas.6.° Dejar por algún tiempo los trabajos habituales y sobre todo las tensiones de espíritu prolongadas.Marsella, 25 de marzo de 1884Firmado, COMBALCuando el Santo tuvo en sus manos la hoja, dijo al Doctor:-No sé cómo expresarle mi gratitud. Sé que usted es generoso, pero quiero que, al menos, no tenga usted que cargar con los gastos del
viaje.-De ningún modo, contestó con brío el Doctor. He esperado mucho el precioso momento de ver a don Bosco y este momento ha llegado.
Mi recompensa consiste en poder decir que he visto a don Bosco. No le toca a usted, sino a mí estar agradecido. Le debo a mi
59hija. "No recuerda que el año pasado le escribí recomendándola a sus oraciones? Hacía mucho tiempo que estaba enferma de un mal
incurable. íImagínese los sufrimientos de mi pobre corazón! Pero después que usted rezó, empezó ella inmediatamente a sentirse mejor y,
en breve, se restableció perfectamente. Debo, pues, a usted la curación de mi hija y he venido aquí, no sólo como médico, sino también
como deudor, que quiere pagar su ((59)) deuda a la Santísima Virgen Auxiliadora. Ruégole, pues, se digne aceptar esta pequeña limosna.Y, así diciendo, le entregó un sobre con tanta insistencia, que don Bosco tuvo que aceptar. Eran cuatrocientos francos. Al despedirse,
renovó con las más cordiales expresiones el ruego de que lo considerase siempre como un humilde servidor suyo, dispuesto a acudir a toda
indicación en cualquier tiempo y en cualquier lugar.Desde Marsella volvió don Bosco a Tolón el día veintiséis, con inmensa alegría de los condes Colle, que atrancaron las puertas de la casa
para que nadie fuera a interrumpir sus conversaciones y ni siquiera le dejaron dar la conferencia para la colecta.-Aquí mandamos nosotros, decían, y también queremos disfrutarlo nosotros.A pesar de todo, la noticia de su llegada fue sabida por uno o dos, y se difundió poco a poco de tal modo que, por último, fue forzoso
ceder y dejar entrar; de esta suerte el Siervo de Dios, que esperaba descansar, se cansó y no poco.El día veintisiete partió para La Navarre en compañía de los condes. Encontró la finca en plan de transformación. El lugar es encantador
por sí mismo. Un amplio semicírculo de bellísimas colinas, cubiertas de verdes pinos y alcornoques, lo mismo en verano que en invierno,
ciñe una llanura, primero pendiente y cubierta de magníficos viñedos, después llana y tapizada de prados y trigales. Exactamente en su
centro se levanta la blanca silueta de la casa; detrás, se extienden los campos de flores, industria del país y las tierras de huerta; más allá de
los prados, dan su preciado fruto millares de olivos. No hay a su alrededor servidumbre de gente extraña ni de ninguna otra clase, ni se ven
caseríos en mucho trecho más allá de su límites. Cuando se tomó posesión del lugar, aquella amenidad era una desolación; entonces iba enFin de Página: 60
VOLUMEN XVII Página: 60aumento el medro de todo: la cosecha del año anterior había producido doce mil francos sólo de vino 1.La casa, pues, se levantaba aislada en medio de una deliciosa soledad; pero a la. llegada de don Bosco bullía en ella, ((60)) dentro y
fuera,1 Libro de crónica, 30 de noviembre de 1883.
60
un gentío que se había trasladado hasta allí desde las primeras horas de la mañana. Cuatro ómnibus de Tolón, tres de Hyères, uno de La
Crau, y otros de diversos pueblos habían llevado más de un centenar de personas. Se había organizado una verdadera peregrinación desde
Marsella. Llegaron coches particulares con nobles señores de las cercanías. Acudieron también diversos párrocos con el Vicario General de
Fréjus y se presentaron el barón Héraud y el arquitecto Levrot de Niza.Los vigías adelantados dieron a las diez y media el grito de que llegaba don Bosco. El gentío salió a su encuentro y lo rodeó. El, siempre
tranquilo y dispuesto a contentar a todos, no daba muestras de tener ninguna prisa. Todos aquellos forasteros habían acudido para asistir a
la bendición de la nueva iglesia dedicada a María Auxiliadora y construida con el dinero del conde Colle. El Siervo de Dios descansó un
rato y, después de tomar un refrigerio, procedió a la ceremonia, asistido por numeroso clero y el Vicario General que cedió muy gustoso a
don Bosco el honor de presidir el sagrado rito. Estaban presentes el abate Guiol, el inspector don Pablo Albera, y un grupo de párrocos de
las cercanías. Terminado el acto, no quiso don Bosco que faltase una breve conferencia 1.El día veintiocho por la mañana hubo otra función, pero toda ella en la intimidad: la primera comunión del hijo y de la hija de los
vizcondes de Villeneuve. Se celebraba la fiesta de San José, Patrono de la casa. Don Bosco celebró la misa de comunidad y el Vicario
General de la diócesis predicó el panegírico en la misa solemne. Fue una jornada de cantos y música y de alegría desbordante.El Santo no volvería a ver aquella escuela de agricultura, la primera por él instituida; pero su bendición no quedó sin fruto. La obra
progresó material y moralmente, hasta superar la expectación de los mismos superiores y de los bienhechores. Y hoy sobrevive después de
tantos avatares ((61)) y lleva visiblemente grabada la huella de aquella última bendición paterna.El domingo día treinta, después de vísperas, salió don Bosco de La Navarre: un desagradable contratiempo dióle ocasión de ejercitar la
paciencia. Tenía que ir a buscarle el coche de una señora, que había prometido con gran júbilo prestarle aquel servicio; mas por un
malentendido no fue. Por tanto, hubo que enganchar el caballo de la casa1 Recuerda aquella jornada la carta, que una Cooperadora de Auxerre dirige a don Miguel Rúa después de la muerte de don Bosco. Sólo
tenemos la copia, tal vez algo viada de la verdad en un punto; pero es útil conocerla (Ap. Doc. núm. 6).
61a una primitiva e incómoda tartana. Como el camino era pedregoso, el carruaje iba a brincos, descomponiendo de mala manera el estómago
a don Bosco. Vióse, por ello, obligado a apearse y hacer a pie con mucho trabajo media hora de camino entre guijarros y polvo, teniendo,
además, que luchar contra un viento fuerte y frío. Llegaron de este modo a un castillo denominado Castilla, a cuyos señores había
prometido el día anterior una visita. Ellos, que lo esperaban, al verle en aquel estado, le prepararon rápidamente una providencial taza de
té. Y, al llegar la hora de la partida, le ofrecieron su coche de dos caballos, en el cual recorrió el resto del camino.El hijo de los señores, que el año anterior se encontraba gravemente enfermo y había ido a pedirle la bendición, se presentó para darle las
gracias, ya que, a partir de aquel momento, había comenzado a mejorar y se encontraba muy bien. Durante la conversación se lamentaban
todos de la obstinada sequía, que abrasaba el campo.-Diga usted una palabra al Señor, le suplicaban, y el Señor nos enviará la lluvia.-Sí, sí, respondió él, ruego por la lluvia y mañana celebraré la misa según esta intención.-"Cree usted, que lloverá?-Sí, lo creo. El Señor ha prometido que donde dos o tres se reúnen para pedir algo al Eterno Padre, en su nombre, El estará en medio de
ellos. Nosotros estamos reunidos aquí unos cuantos para pedir una cosa al Señor; por consiguiente, Jesús está con nosotros.-Pero nosotros somos muy malos y el Señor no nos escucha.((62)) -Nosotros somos muy malos y no merecemos que el Señor nos escuche; pero, en medio de nosotros, está Jesús que hace nuestrasFin de Página: 62
VOLUMEN XVII Página: 62veces.-"Así, dice usted de veras que lloverá? Hace poco menos de un año que no llueve.-Sí, sí, lloverá. Hace unos días que el Obispo ha ordenado se diga en todas las misas la oración por la lluvia. El Señor no es sordo a tanta
oraciones. Preocupémonos solamente de no impedir a Jesús que esté con nosotros.Después de estas y otras conversaciones, tras rezar para obtener la lluvia y dar la bendición a todos, partió hacia otro castillo, La Bastide,
a media hora de coche. Allí tenían que pernoctar los viajeros con la familia Obert. En la cena se habló también sobre la lluvia tan necesaria
y, de nuevo, volvió don Bosco a prometer que llovería. La señora contestó:-Daría cualquier cosa, si lloviese.
62Con este pensamiento fueron a descansar. Estaban en el primer sueño, cuando un gran estruendo despertó a don Julio Barberis y a otros:
la lluvia caía a cántaros; llovió durante toda la noche y aún siguió toda la mañana. La señora entregó a don Bosco quinientos francos y
prometió otras limosnas semejantes si el campo marchaba bien. Un sacerdote de Lyon, que estaba allí de paso, exclamó:-He ahí lo que significa hospedar a los Santos.Distaba poco Antibes, pequeña ciudad de la costa entre Cannes y Niza. Una rica familia de allí ponía a disposición de don Bosco una
finca de su propiedad, para que abriese en ella una casa. Visitó a aquellos señores el día primero de abril, a su regreso a Niza. Durante las
pocas horas de parada se le presentaron tres personas distinguidas para saludarle y agracederle el saludable efecto de una bendición que les
había dado. A este propósito, atestigua su compañero de viaje: "Puedo asegurar con toda certeza que, por lo menos cien personas, unos por
carta y otros de viva voz, dieron gracias a don Bosco en este mes por el mismo motivo, a saber, por el resultado de bendiciones, que les
había dado el año anterior".Tomó el tren para Niza y, en una estación intermedia, subió ((63)) al mismo departamento una familia entera que, al ver a dos curas
italianos, comenzó a lamentarse de que, el año anterior en París, no habían tenido tiempo para visitar a don Bosco. A la hora de bajar,
mientras se disponían a ello, una de las hijas dijo al padre:-Me parece que aquel sacerdote debe de ser don Bosco.El padre, como disparado por un resorte, le preguntó:-Perdone, "es usted don Bosco?A la respuesta afirmativa, padre, madre e hijos se arrodillaron pidiendo la bendición. El Santo los bendijo. Aquellos señores no sabían
resignarse, por no haberlo conocido hasta el mismo momento de tener que separarse.En Niza dio una conferencia el día dos y, a las ocho de la tarde del día tres, llegó a Alassio, donde se encontró con don Juan Cagliero y
don Juan Bautista Lemoyne, que habían predicado los ejercicios espirituales a los muchachos. Con ellos siguió viaje el día cuatro hacia
Sampierdarena, adonde llegaban contemporáneamente los otros miembros del Capítulo Superior, excepto don Celestino Durando. Los
había convocado allí para celebrar aquella misma tarde una reunión y tratar diversos asuntos de la Congregación. Pero antes tuvo tiempo
para acercarse a Pegli y visitar a la condesa Solms, que habitaba allí desde hacía diez años. Era prima del emperador Guillermo y católica;
educaba en la religión católica a su hija, mientras los hijos
63seguían siendo protestantes. Tenía muchos deseos y necesidad de ver a don Bosco. Entresacamos algunos datos de las actas de la sesión
capitular. Con motivo de la admisión de un clérigo francés a las sagradas órdenes, manifestó don Bosco este parecer:-Cuando uno no está preparado para hacer la profesión religiosa al mismo tiempo que los demás, hay que despedirlo definitivamente.
Cuando uno no es admitido a las órdenes, hay que resolverse y decir: usted ya no pertenece a la Congregación. Y se le despide
formalmente.Entonces don Juan Cagliero recordó la idea del padre Franco: que es uno de los mayores errores tener en casa a quien no es capaz para
recibir las órdenes o profesar.El Santo comunicó que su viaje a Francia había dado buenos frutos.Fin de Página: 64
VOLUMEN XVII Página: 64-Las casas de Francia, dijo, han vuelto a quedar libres de deudas. La Providencia acudió en nuestra ayuda. ((64)) En Francia nos lo han
prometido y nos entregarán mucho dinero. El conde Colle nos ofrece ciento cincuenta mil francos, que entregará en este mes. El ingeniero
Levrot regaló a nuestra casa de Niza ochenta mil. En Saint-Cyr los gastos de construcción superaron los ochenta mil, pero hay de por
medio un bienhechor. Sin embargo, se hicieron obras no adecuadas al fin que se pretende alcanzar y sin haber informado previamente al
Capítulo. En Niza, en Marsella, en La Navarre marchan muy bien y sin deudas.Unicamente lamentó la manía de un Director por hacer obras. Para frenarla en todos, dijo que era preciso poner siempre dos condiciones:
1.ª, el permiso del Capítulo, y 2.ª, contar con los medios precisos. De no ser así, no.Le dolía también que, en Francia, se introdujesen costumbres disconformes con la pobreza; por ejemplo, alfombras en las salas de
recibir, con la excusa de que lo exigían los bienhechores.La generosidad del ingeniero Levrot pide alguna aclaración. Por una gracia singularísima recibida después de la bendición de don Bosco,
se había puesto totalmente a su disposición. Un día le habló el Santo de la necesidad de ampliar la casa de Niza.-Es cosa hecha, respondió el ingeniero. Basta comenzar los trabajos.-Se dice pronto; pero "y el dinero? No sé donde encontrarlo.-No se preocupe por eso. Empecemos a trabajar.-"Y después?-Después algo habrá. "Me da usted permiso para empezar?
64-Comience en buena hora, pero piense que don Bosco no tiene dinero.Al día siguiente, presentóse Levrot con su maestro de obras; trazó los planos, envió tablones, pies derechos y puentes para los andamios,
y a continuación materiales y obreros. Se empezaron así las obras y, al cabo de unos meses, el edificio tenía un piso más para dormitorios y
se levantaba una amplia capilla. Cuando todo estuvo concluido, ((65)) dijo Levrot al Director:-"Ve usted cómo se ha hecho la ampliación sin gastos?El gasto se había hecho; pero el generoso señor lo había pagado de su bolsillo.En Sampierdarena hizo una parada relativamente larga, con gran satisfacción de superiores y alumnos. Los muchachos habían hecho tres
días enteros de adoración perpetua ante el Santísimo Sacramento por su curación; por eso, como había una mejoría, se celebró una gran
fiesta el seis de abril, domingo de Ramos. Tomaron parte en la comida algunas señoras francesas. Habían buscado a don Bosco en
Marsella, en Cannes y en Niza. Mientras ellas bajaban de un tren, don Bosco partía en otro para Italia. Sin acobardarse, fueron tras él hasta
Alassio, pero tampoco lo alcanzaron. Por fin, pudieron verle y hablar cómodamente con él en Sampierdarena. Desde allí, se le adelantaron
hasta Roma, donde permanecieron un mes, visitándole casi a diario.Conversando don Bosco con sus hijos de Sampierdarena y tratando de los ejercicios espirituales de los muchachos, dijo:-En nuestras casas e iglesias, es preferible llamar siempre para predicar los ejercicios de los nuestros a Salesianos, aun cuando sean
mediocres en el ministerio de la palabra, mejor que a predicadores óptimos que no pertenezcan a nuestra Congregación. Es más, los
mejores predicadores, si son extraños, ganan la estimación para sí mismos y, si son religiosos, la ganan para su orden y hacen perder a los
muchachos el aprecio que tienen de nosotros. Además, éstos no tienen nuestro espíritu, por muy santos y doctos que sean. Invítense, pues,
lo menos posible. Por esta razón, los jesuitas no permiten que prediquen en sus iglesias más que sus hermanos.El itinerario de don Bosco comportaba un nuevo viaje a Roma. Desde Francia había mandado escribir dos veces a don Miguel Rúa para
que le dijese quién creía era conveniente que lo acompañara, si el secretario don Joaquín Berto o algún otro. No sabemos cuál fue el
parecer de don Miguel Rúa; pero el Santo hizo que don Juan Bautista Lemoyne se quedara en Sampierdanera para este fin. ((66)) Pero su
65delicadeza de padre le movió a dirigir un pensamiento al primero, escribiéndole:Fin de Página: 66
VOLUMEN XVII Página: 66Carísimo Berto:Me dicen que tu salud no es todavía la que se desea. Lo siento. Guarda durante mi ausencia todos los cuidados que necesites. Yo rezaré
por ti. Don Juan Bautista Lemoyne me acompaña a Roma; no sé todavía si me harán falta papeles. Te lo comunicaré, si los necesito. Del
doce al quince de mayo espero estar en Turín.Mi salud ha mejorado algo; pero necesito muchas oraciones.Dios te bendiga, mi siempre querido Berto; encomiéndame a Dios en la santa misa y créeme en J. C.Sampierdarena, 6 de abril de 1884Afmo. amigo, JUAN BOSCO, Pbro.El día siete por la tarde visitó en Sestri-Ponente a la viuda Cataldi, celosa cooperadora salesiana, y, el día ocho por la tarde fue a ver a la
baronesa Podestà, esposa del alcalde de Génova. Estas y otras señoras de Génova y de los alrededores formaban grupo, con la marquesa
Ghiglini a la cabeza, para ayudar a don Bosco y a sus obras.En los ratos libres, el Siervo de Dios descansaba su espíritu con el recuerdo de antiguas vicisitudes. El día ocho escribía Lemoyne a don
Juan Bonetti: "Nuestro querido Padre no sabe sostener una conversación sin recordar los tiempos heroicos del Oratorio. Por eso, me
encarga te comunique que don Domingo Belmonte participó 1 en muchos paseos famosos y que recuerda muchas anécdotas graciosas y
cómicas de aquel tiempo. Sería, por tanto, oportuno que procurases tener una entrevista con él antes de cerrar esta parte de la Historia del
Oratorio 2 ((67)) cuando tú vengas a Sampierdarena, o vaya don Domingo Belmonte a Turín. La primera solución sería la mejor; son
palabras de don Bosco".Por fin, el día nueve se despidió don Bosco de Sampierdarena y salió para Génova con don Juan Bautista Lemoyne, que substituía a don
Julio Barberis. Comió en casa de la marquesa Ghiglini, donde se encontró con un numeroso grupo de señoras, que lo esperaban. Después
se dirigió a Rapallo para visitar al conde Riant, miembro del Instituto de Francia, rico señor parisiense y escritor de merecida1 Era director del hospicio de Sampierdarena.2 Don Juan Bonetti publicaba por entregas periódicas en el Boletín la Historia del Oratorio, que fue reimpresa más tarde aparte en un
volumen titulado cinco lustros del Oratorio de san Francisco de Sales.
66fama. Era aquel que, el año anterior, había experimentado los benéficos efectos de una bendición del Santo 1. El Conde y la Condesa,
felicísimos de tenerle consigo, le invitaron a pernoctar en la espléndida quinta donde vivían y él aceptó. Después de los primeros agasajos
salieron a pasear por el parque, que se extendía desde la cumbre de una colinita hasta el mar. El paseo duró hora y media. Don Bosco iba
con los Condes, y don Juan Bautista Lemoyne con los hijos. Al día siguiente, jueves santo, se confesaron éstos con don Bosco y le
ayudaron a misa en la capilla de casa; todos cumplieron con Pascua. Escribe Lemoyne 2: "Al despedirse, el Conde estrechó a don Bosco la
mano de un modo que parecía un saludo eficaz, sólido, afectivo y efectivo". Tomaron el tren y llegaron a La Spezia hacia las dos de la
tarde. Aquel descanso había repuesto visiblemente a don Bosco.En la Spezia le esperaban el día nueve para una conferencia a los Cooperadores, pero la parada de Rapallo, más larga de lo previsto, se lo
impidió. Habló en su lugar el canónigo David Marinozzi, predicador de la cuaresma. Su estancia hizo que la Pascua fuera más alegre que
nunca para los Salesianos y sus muchachos. Pero, como sentía marcharse sin haber dicho una palabra en público, lo hizo por la tarde de la
gran solemnidad; y, como se encontraba con más fuerzas que de costumbre, habló con brío y largo rato. Lemoyne envió a Turín ((68)) un
amplio resumen de su discurso, que nos parece oportuno trasladar aquí tal como se publicó en el Boletín de mayo.Me presento ante vosotros, queridos oyentes, verdaderamente conmovido y agradecido por el bien que habéis hecho y seguís haciendo
todavía a este o Salesiano. íCuántos jovencitos os deberán el haber conservado la fe, haber vivido como buenos cristianos y haber
alcanzado la eterna felicidad! Con tal fin, llamo de nuevo a vuestra caridad, y os recomiendo una colecta para el sostenimiento de obras que
no son mías, sino del Sumo Pontífice, y que le interesan mucho. El, el inmortal Pontífice León XIII, es el primero en daros un espléndido
ejemplo. Si existe en La Spezia este Oratorio, donde tantos jovencitos encuentran el pan de la vida a El debemos darle las gracias. Sí; elFin de Página: 67
VOLUMEN XVII Página: 67Padre Santo es pobre, vive de limosna, porque le arrebataron todo; sin embargo, el pobre Pontífice encuentra la manera de enviar a La
Spezia unos socorros que le empobrecen todavía más, para ayudar a los jovencitos de vuestras familias, de vuestra ciudad. Imitad, pues,
este espléndido ejemplo de generosidad.Me diréis: -"Y hasta cuándo tendremos que seguir prestándonos a estas obras de beneficencia? "Hasta cuándo?-Queridos míos, hasta
que haya almas que salvar, hasta que los muchachos pobres no estén libres de asechanzas y de engaños, hasta que lleguen a las puertas de
la eternidad y hayan entrado en el paraíso, donde podrán encontrarse al seguro de las emboscadas que les prepara el enemigo.1 Véase Vol. XVI, pág. 192.2 Carta a don Juan Bonetti. La Spezia, 10 de abril de 1884.
67Podría hoy hablaros de las misiones de nuestros Salesianos, esparcidos por las diversas regiones del mundo y especialmente en América,
hablaros de sus trabajos, de sus necesidades, del bien que hacen; pero me limito, en cambio, a hablaros de la iglesia y del hospicio del
Sagrado Corazón de Jesús en Roma. Los protestantes han abierto en Roma escuelas y templos para seducir a los cristianos y especialmente
a la pobre juventud. El Papa León XIII, dolorido por tamaño desastre, mandó decir a don Bosco que era necesario salvar el honor de la
Religión Católica y poner un dique a la propagación de la herejía y a la perversión de la juventud. "De qué manera? Levantando una iglesia
al Sagrado Corazón de Jesús y un gran hospicio para recoger a los jovencitos en peligro.-Santo Padre, contesté, de buen grado me lanzo a esta obra, pero no tengo dinero.-Tampoco yo, replicó el Sumo Pontífice. Dirigíos, pues, a los fieles y decidles que el Padre Santo recomienda a todos la iglesia del
Sagrado Corazón y que el Señor bendecirá material y espiritualmente a todo el que prestare ayuda a esta obra tan hermosa.Este es, queridos cristianos, el motivo por el que he buscado y busco subsidios en todas partes, ésta es la razón de la colecta que ahora se
hará en esta iglesia. Se trata de honrar al amoroso Corazón de nuestro dulcísimo Salvador. El Sagrado Corazón de Jesús, es la fuente de
todas las bendiciones, de todas las gracias. Todos las necesitamos. Por tanto, al hacer una limosna en ((69)) honor del Sagrado Corazón,
pedimos, al mismo tiempo, la gracia que especialmente necesitamos para el alma o para el cuerpo, para los padres o para los hijos, para
nuestros intereses materiales, para alcanzar un bien intelectual o moral, y estad seguros de que obtendréis lo que vais a pedir, porque Dios
no se deja vencer en generosidad, siempre y cuando vuestra petición no se oponga a vuestro bien espiritual.Otra razón para contribuir es la condición del que pide vuestra limosna en nombre del Sagrado Corazón. Y el que pide vuestra limosna es
el mismo Sumo Pontífice, nuestro Padre, el Vicario de Jesucristo. El Padre Santo pide que procuréis favorecer dos cosas de manera
particular; la obra del Oratorio de la Spezia y la del Sagrado Corazón de Jesús en Roma. "Y qué hace, qué promete, por su parte, el Padre
Santo? Con las manos levantadas al cielo, ruega por vosotros, os bendice y os recuerda cada día en la santa misa. Su intercesión es
valiosísima por la autoridad que ostenta y por el amor de predilección que le tiene el Sagrado Corazón de Jesús. Habla El en nombre de la
sangre del Salvador y "no le vamos a escuchar? Nos invita El en nombre de la salvación de tantas almas inmortales "y vamos a ser reacios?
Pide El socorro a los hijos en favor de los hermanos "y se lo vamos a negar? íAh, no! Ciertamente no haréis este desacato al Vicario de
Jesucristo y a vuestro carácter de cristianos católicos.Puede que alguien diga: -"Y de dónde tendré yo que sacar el dinero? Mis ingresos son pocos, los tiempos son difíciles, los negocios no
prosperan. -Dejad que os hable con libertad. Si queremos satisfacer un capricho, tomarnos una diversión, lucirnos en sociedad en ciertas
circunstancias, entonces, sí que sabemos de dónde y cómo sacar el dinero. "Y no vamos a encontrar un óbolo para entregar a Jesucristo,
cuando todo lo que poseemos nos viene de El, que puede devolvernos centuplicado, aun en este mundo, nuestro donativo?Otros dirán: -íSon muchos a pedir limosna para mil y variadas obras buenas! íEs demasiado! -Esta contestación, queridos míos, no es
cristiana. Vosotros decís: no puedo sostener todas estas buenas obras y yo os pregunto en confianza: "Sostenéis alguna siquiera? Yo creo
que los que gritan que hay demasiadas, no contribuyen a
68ninguna. íAh! No olvidéis que es una obligación hacer obras de caridad. Cuando no se tiene dinero, se pueden dar prendas de vestir, se
pueden entregar comestibles, se puede buscar y animar a otros para que lo den. Si no tenemos absolutamente nada, queda todavía la obra
de las obras: la oración. Rezad para que el Padre Santo encuentre satisfacción y aliento en su gran misión de gobernar la Iglesia; rezad por
los operarios evangélicos, para que el Señor les dé salud, fuerzas, virtudes, medios, correspondencia y triunfo en sus misiones; rezad por
las almas de los descarriados para que se conviertan, de los justos para que perseveren; ésta es una limosna que no todos la dan.Fin de Página: 69
VOLUMEN XVII Página: 69((70)) Algún otro, para librarse de dar limosna, dice: -Yo podría dar limosna, pero deseo ahorrar algo para mis necesidades futuras;
pueden llegar años en los que el campo rinda poco, de estancamiento económico, de quiebra y desgracias parecidas. Es preciso, pues, que
piense en el porvenir y ponga a buen recaudo algunos fondos.-Por desgracia, lo que se llama previsión es efecto de falta de confianza en la divina Providencia; por desgracia, se ahorra hoy, se ahorra
mañana; a los excedentes de años anteriores se añaden los sobrantes del año siguiente, aumenta en el corazón el amor al dinero y el espíritu
de avaricia; por desgracia, al aumentar la fortuna se endurece cada vez más el corazón hacia los pobrecitos y, poco a poco, el mismo dinero
arrastra a un cristiano al infierno. Los cristianos inteligentes no amontonan dinero para un tiempo que pasa veloz como el relámpago,
dinero que, hablando en plata, puede calificarse como dinero de muerte; los cristianos inteligentes llevan a la eternidad el dinero de la vida
con sus buenas obras. San Lorenzo era el depositario de los tesoros de la Iglesia Romana. El Presidente pagano, codicioso de estas
riquezas, llamó ante su Tribunal al santo diácono, y le mandó entregar todo el oro, plata y piedras preciosas que tenía en depósito. San
Lorenzo prometió que lo haría, si le dejaba unos días para juntarlo todo. Asintió el Presidente, seguro de tener en su poder al poco tiempo
la presa ansiada; pero Lorenzo, después de repartir a los pobres el dinero obtenido con la venta del tesoro, juntó un crecidísimo grupo de
ellos en el atrio del Presidente. Entró en el palacio, presentóse a él y le rogó que tuviera a bien salir hasta el atrio para ver allí cumplida la
promesa. Al contemplar el Presidente aquella turba de miserables, extrañado, preguntó a Lorenzo por qué había llevado toda aquella gente.-Estos pobres, contestó el Santo, son los tesoros de la Iglesia y te los presento como había prometido.El Presidente, creyendo que se burlaba de él, se enfureció:-Te he pedido el oro y la plata; "dónde lo has escondido?Y el Santo le contestó:-Facultates Ecclesiae, quas requiris, in caelestes thesauros manus pauperum deportaverunt. (Las riquezas de la Iglesia que tu quieres,
fueron llevadas a los tesoros celestes por manos de los pobres).Sí, queridos míos. Las manos de los pobres llevan nuestras limosnas al paraíso. Dar a los pobres nuestro óbolo es ponerlo en manos de
Jesucristo. El divino Salvador protestó que, en el juicio final, pronunciará su sentencia de acuerdo principalmente con las entrañas de
misericordia que hayamos tenido o dejado de tener con los pobres, y dirá paladinamente ante todo el mundo:-Lo que habéis hecho al más pequeño de éstos, me lo habéis hecho a mí.-"Queréis llevar con vosotros vuestro dinero, pero no a la tumba, ni a la perdición, ni a la eternidad del infierno, sino a la eternidad del
Paraíso? Dad limosna a los pobres, especialmente cuando se trata de ayudar a la salvación de sus almas. El
69Salvador sufrió, sudó, vivió pobre, trabajó, murió por las almas. Mirad vosotros cuantos pobres muchachos hay en el mundo, que caen en
el vicio y se pierden traicionados, engañados, sin educación religiosa. ((71)) "Podéis vivir impasibles ante un espectáculo tan desgarrador?
Mirad que Jesucristo dice a los corazones endurecidos:-Tú no haces nada para salvar las almas con los medios que yo te he dado; por tanto, vaya contigo tu dinero a la perdición.Procuremos, pues, promover nuestros verdaderos intereses. Demos a Jesucristo, y todo lo que demos, se nos devolverá con creces en el
tiempo y en la eternidad, porque el banco del Señor no quiebra.Os he hablado como a hermanos; perdonadme, pues, la libertad y la confianza de mis palabras. Voy a Roma y llevaré la limosna, que
daréis, para la construcción de la iglesia y el hospicio del Sagrado Corazón. Hablaré de vosotros al Sumo Pontífice, que tanto aprecia a la
población de La Spezia, como lo demuestra este mismo Oratorio, socorrido por él con más abundancia de lo que sus haberes le permiten.
Le pediré la bendición para vosotros, para vuestras familias y para vuestros intereses.Yo, por mi parte, no dejaré de hacer cada mañana una oración especial por vosotros, y vosotros tened la bondad de rezar por mí. De este
modo, con el ejercicio de la caridad de las buenas obras y con la oración, tendremos fundada esperanza de encontrarnos todos juntos en el
Paraíso.El auditorio se componía de obreros en su mayor parte, por ser la hora de la comida de los señores; sin embargo, la colecta fue bastante
considerable. Hasta se encontró en ella un anillo de oro.Fin de Página: 70
VOLUMEN XVII Página: 70Entre los visitantes estuvo en La Spezia el Inspector escolástico en el que don Bosco reconoció al antiguo catequista del oratorio de Turín
Carlos Albano Bonino. Hacía treinta años que no lo veía. Felicitó éste a don Bosco por el bien que había hecho en La Spezia y narró una
graciosa anécdota, de la que había sido testigo en 1850. Un padre de familia saboyano se había hecho protestante en Turín, ganado por el
dinero con que se pagaban las apostasías, y pretendía que su esposa y su hijo hiciesen lo mismo; pero no lo conseguía porque la mujer se
mantenía firme y mantenía firme a su hijo. Una noche el muchacho tuvo un sueño. Le parecía que le arrastraban al templo de los
protestantes y que, mientras forcejeaba para oponerse a aquella violencia, apareció un cura para librarlo y llevarlo consigo. Al día siguiente
contó el sueño a la madre, que buscaba todos los medios para colocarle al seguro en algún colegio. Una persona ((72)) le aconsejó que lo
colocara con don Bosco en el Oratorio de Valdocco. Fue ella con el chico un domingo por la mañana y enterada de que era la hora de la
función litúrgica, entró en la iglesia. Salió don Bosco a celebrar. Albano Bonino, catequista a la sazón, estaba de rodillas al lado del niño.
Este, nada más ver al celebrante gritó:-C'est lui mÛme, C'est lui mÛme! (es él, es él mismo).Y como el chiquillo seguía gritando y la madre lloraba, el catequista
70los llevó a la sacristía, donde oyó contar el sueño y todo lo demás. Cuando don Bosco terminó la misa, volvió a la sacristía y se quitó los
ornamentos, corrió el niño a él y le suplicó con las manos juntas:-íPadre mío, sálveme!Don Bosco aceptó, sin más, al pequeño saboyano y lo tuvo varios años en el Oratorio.íCosa singular! Después de cincuenta años se repite todavía el mismo hecho; adondequiera que uno vaya, se encuentran muy a menudo
personas que tienen alguna interesante novedad que contar acerca de don Bosco.Las felicitaciones del Inspector escolástico por el bien obrado por los Salesianos en La Spezia eran justificadas y merecidas. La casa
había conseguido realmente el fin pretendido por don Bosco al fundarla, a saber, detener la carrera triunfal de los protestantes en la ciudad.
Había contribuido a hacerles perder la pública estimación la conducta de su ministro, un subdiácono, que se había casado con una monja.
Según afirmaba el Inspector, en los años anteriores asistían a las escuelas protestantes unos ochocientos muchachos, y en 1884 apenas si
había diecisiete; las escuelas salesianas las habían despoblado lindamente.El lunes después de Pascua, muy temprano, don Bosco salió para Roma.
71
((73)) CAPITULO III
UN MES EN ROMA. IGLESIA DEL SAGRADO CORAZON
Y AUDIENCIA PONTIFICIA. SUEÑO SOBRE EL PASADO Ã
Y EL PRESENTE DEL ORATORIO.
REGRESO POR FLORENCIA Y BOLONIA
LA prudencia humana habría aconsejado que, después de los excesivos trabajos y fatigas del viaje por Francia y para no acelerar el
desgaste de fuerzas, don Bosco se tomase una temporada de descanso; pero la divina caridad, que non quaerit quae sua sunt, no sabe poner
límites al sacrificio. La necesidad de proporcionarse nuevos recursos pecuniarios que le consintieran llevar adelante las obras de la iglesia y
del hospicio en Roma y la urgencia de obtener la concesión de los privilegios, para completar la organización de la Pía Sociedad antes de
dejar este mundo, pudieron en él, como hemos visto, más que ningún otro cualquier miramiento personal; y, por eso, se puso de nuevo en
camino rumbo a la ciudad eterna. Nada diremos en este capítulo sobre su segunda finalidad, porque nos parece más oportuno tratarla
aparte; nos ocuparemos solamente de la primera, a más de las diversas circunstancias que acompañaron el viaje, la estancia y el regreso.
Desde el año 1851 en adelante, una larga experiencia le había demostrado que, para estimular la pequeña y pública beneficencia, las rifas
eran el medio más compatible con los tiempos y el más apto para alcanzar ((74)) sus fines" 1; por eso, organizó tantas rifas. Desde 1882
había determinado montar una en favor de la iglesia del Sagrado Corazón; pero vio que en Roma no se la secundaba tanto como él hubiese
deseado. El 26 de febrero de 1884, se quejó vivamente de ello en el Capítulo Superior.
-Por la inercia de los encargados en Roma, dijo, esta rifa es mi castigo y mi continuo tormento.
Esperaba con su presencia que allí se moviesen e ingeniasen, para encaminar las cosas de modo que se pudieran colocar con seguridad
hasta cien mil boletos para la misma.
1 Circular del 30 de enero de 1862.
72Volvió sobre el mismo tema en la sesión capitular del veintiocho y dijo:
-íPienso escribir a nuestro Procurador general en estos términos:Fin de Página: 73
VOLUMEN XVII Página: 73inventa cualquier otro plan para sacar dinero, porque nosotros no podemos ya proporcionarlo. Si lo quieres, promueve la rifa. Supera las
dificultades; sírvete del apoyo del diputado Sanguineti; arréglate, pero comienza. La Providencia nos ha trazado el camino y ha puesto en
nuestras manos el resorte de una rifa; "por qué hemos de buscar nosotros otros caminos que no son los de la Providencia?
No había tiempo para perder, puesto que, de allí a poco, iba a empezarse una lotería colosal por valor de algunos millones para la
Exposición en Turín y, por tanto, muy difícilmente permitiría el Gobierno una rifa salesiana.
Por ello, ordenó don Bosco a don Juan Bonetti:
-Escribe una carta a don Francisco Dalmazzo con las ideas que acabo de exponer; dile que yo no puedo tenerme en pie por mis achaques
y
que, sin embargo, debo ir a Francia para obtener socorros en favor de nuestras obras.
Y con tal de que hubiera una persona segura y apta para clasificar, ordenar y numerar los regalos, mandar imprimir el catálogo con el
nombre de los donantes, presentarlo a las autoridades en el más breve plazo posible y formar los paquetes de los billetes, él tomaba sobre
s
el despacho de éstos, aunque fueran trescientos mil, que esperaba colocar en pocos días.
((75)) El pensamiento de la rifa se lo llevó consigo a Francia; escribía desde Marsella el diecinueve de marzo a don Francisco Dalmazzo:
Queridísimo Dalmazzo:
Si no puedes, procura que alguien me escriba, pero de manera positiva. "Podré llevar conmigo el próximo abril o siquiera en la primera
quincena de mayo al conde Colle para colocar la piedra angular de nuestro hospicio? El aportaría una limosna de cincuenta mil francos.
"Hay dificultades para la rifa o para buscar otro camino de beneficencia? Son dos cosas de la máxima importancia para nosotros en este
momento.
Don Antonio Sala me escribió una carta y no me dijo nada. Esto no basta para que vengan dineros.
Dios nos bendiga a todos y créeme en J. C.
Marsella, 19 de marzo de 1884 Afmo. amigo, JUAN BOSCO, Pbro.
73Es verdad que en Francia había recogido doscientos cincuenta mil francos; pero también lo es que debía hacer frente a gastos enormes: la
iglesia del Sagrado Corazón absorbía gran parte de la beneficencia, obligaba a dejar sin liquidar otras deudas e impedía contraer otras.
Por consiguiente, aquella cantidad no sólo no se detuvo, sino que ni siquiera paró íntegra en sus manos, puesto que, apenas tenía algunos
miles, los enviaba adonde era mayor la urgencia. Por eso, el permiso de la rifa sería providencial.
En torno al asunto, se había tenido en Roma una conferencia de damas nobles en casa de la condesa de la Somaglia, con el fin de estudiar
cuáles eran los caminos para obtener la aprobación gubernativa. A fines de febrero, llegaban ya casi al millar y medio los objetos
recogidos, muchos de los cuales tenían gran valor. Había buenos señores, jefes de negociado en los Ministerios, que prestaban sus servicios
en los preparativos.
Mientras tanto las obras de la iglesia progresaban y lógicamente aumentaban también las deudas. Presbiterio, coro y ábside estaban ya en
condiciones de poderse abrir al culto; en efecto, fueron bendecidos por el nuevo Cardenal Vicario Parocchi ((76)) el veintitrés de marzo,
cuarto domingo de cuaresma. Una crónica del corresponsal en Roma comunicaba a la Unità Cattolica, del veintiséis, que habían acudido
numerosos fieles a la sagrada función y añadía: "En todas partes se rinde tributo de merecidos encomios a ese apóstol de caridad, que es el
venerando don Bosco, el cual, confiando en la Providencia, se ha lanzado valientemente a la atrevida empresa. Esta dará gran lustre
a
Roma y mucha utilidad espiritual a la nueva barriada, lejos hasta ahora de toda iglesia y privada de comodidad para las prácticas de los
cristianos y perseguida, además, por los protestantes, que con la protección del Gobierno italianísimo han plantado allí sus tiendas"
.
Su Eminencia manifestó en su discurso la alegría de ver que, con la construcción de casas donde antes no había más que campos, había ido
adelante la edificación de una hermosa iglesia para facilitar la oración a los nuevos habitantes y pronunció palabras de elogio para don
Bosco, a quien proclamó hombre de Dios; y para los Salesianos, sus imitadores y seguidores, exhortando a todos a concurrir como
pudieran para lograr acabar el sagrado edificio 1.
Así estaban las cosas el catorce de abril, cuando don Bosco llegó a Roma. Los muchachos del oratorio le tributaron en casa un entusiasta
y
alegre recibimiento. El les dio las gracias y les prometió una
1 Voce della Verità, núm. 70 del 1884
74merienda para el día que señalaran los superiores, les exhortó a comulgar por él un domingo precisamente señalado y les aseguró que
rezaría por ellos y por sus familias.
A la vista de aquellos muchachos, voló su pensamiento a los de Valdocco y mandó escribir, augurándoles la continuación de una Pascua
feliz para toda su vida, y diciéndoles que el aleluya fuese de hecho y de palabra el cántico de esta vida mortal; y que todos hicieran de
manera que mereciesen cantarlo eternamente en el Paraíso. íAy del que faltase a la cita! Que ((77)) siguieran, mientras tanto, rezando por
él, recordando a menudo la gran suerte que tenían de ser hijos de la Virgen de una manera tan especial 1. Don Miguel Rúa comunicó estos
augurios y estas recomendaciones en unas "buenas noches"
.
Una semana después, pensaba especialmente en los alumnos de tercero y cuarto curso del bachillerato y escribía a don Esteban Febbraro,
jefe de estudios del Oratorio 2. Deseaba el Santo que cada uno de ellos le escribiese un papelito diciéndole confidencialmente a qué estado
le parecía ser llamado, es decir, si al estado eclesiástico o al seglar; y el que aspirase al eclesiástico le dijese si pensaba prepararse para
ingresar en el seminario o romper definitivamente con el mundo y consagrarse a Dios en la vida retirada, como era precisamente la de los
Salesianos; pero que cada uno partiese del principio de elegir el estado que le pareciera más oportuno para la salvación de su alma 3.
Los muchachos escribían individualmente o por grupos a su querido padre. El veintiséis de abril le anunciaban los miembros del cleroFin de Página: 75
VOLUMEN XVII Página: 75infantil una corona de comuniones 4, y don Bosco encargó a Lemoyne que les contestase, recomendando a todos y a cada uno que fueran
azucenas del Corazón de Jesús, explicándoles que la azucena es blanca y que, por consiguiente, fueran puros; que la azucena huele bien y,
por tanto, que dieran buen ejemplo; que la azucena hay que guardarla con cuidado, ya que, de lo contrario, se aja enseguida; y que, por
ende, fueran mortificados. Estas eran sus dulces diversiones entre las preocupaciones por los privilegios y por la rifa. Para la buena marcha
de los preparativos de la rifa llamó a Roma al coadjutor José Buzzetti.
Por aquellos días, había ido don Miguel Rúa a Tolón para recibir de
1 Carta de don Juan Bautista Lemoyne a don Miguel Rúa, Roma, 16 de abril de 1884.
2 No poseemos el texto, pero sí conocemos suficientemente su contenido por los apuntes de Lemoyne. Don Bosco había anunciado el
envío de esta carta, al escribir a don Miguel Rúa el día diez de abril desde La Spezia: "Dice don Bosco que es deudor de una respuesta
a
don Esteban Febbraro, pero que contestara él mismo en persona"
.
3 Notable es por varias razones la respuesta que el pobre don Esteban Febbraro dio a esta carta de don Bosco (Ap. Doc. núm. 7)
.
4 Véase Apénd. Doc. núm. 8.
75manos del conde Colle los ((78)) ciento cincuenta mil francos prometidos, parte de los cuales llevó Buzzetti a don Bosco, justamente
sesenta y siete mil, cantidad que se gastó en un abrir y cerrar de ojos. Las mejores esperanzas descansaban entonces en la rifa. Los ricos
y
numerosos premios estaban expuestos en la casa parroquial. Buzzetti compiló el catálogo de los mismos y lo presentó a la Administración
Provincial.
Una ley de 1883 sobre rifas y loterías las autorizaba únicamente a los entes legalmente constituidos y aprobados, y también a alguna obra
no aprobada, a la que un ente aprobado prestase su nombre. En nuestro caso sólo dos cuerpos morales podían conceder útilmente su firma,
el Ayuntamiento y el Patronato de Beneficencia, puesto que el hospicio a erigir pertenecía a éste. Se pidió a la Junta Municipal que prestara
su apoyo. El rey Humberto, rogado por persona amiga de los Salesianos y sin que éstos se enterasen, envió a la Junta una calurosa
recomendación, para que tuviese a bien aceptar favorablemente la petición. Verdad es que en el Ayuntamiento todos eran más o menos
católicos; pero unos, por miedo a ser tildados de clericales y otros, por sistemática oposición al Rey, los miembros de la Junta respondieron
negativamente. Pero el asunto sólo se trató verbalmente, y no se tuvo valor para tomarlo en cuenta en las actas de la sesión. Evidentemente
el público no supo nada de ello, pues en el Consejo no se hizo mención del hecho 1. Pero hay que notar que en la petición no aparecía el
nombre de don Bosco, sino el de don Francisco Dalmazzo.
El otro cuerpo moral estaba presidido por el príncipe Pallavicini, a quien don Bosco dirigió entonces una instancia, que fue rechazada.
"íY son todos católicos!", exclamaba Lemoyne en carta a don Miguel Rúa. Y después proseguía: "De ello puede deducirse que esta casa de
Roma será obra de Dios (...). Acaso esta vez, como las otras, los hijos de las tinieblas nos presten la ayuda que nos niegan los hijos de la
luz" 2. En los viejos ((79)) romanos de Roma prevalecía siempre la aversión contra los buzzurri (brutos) invasores 3.
A pesar de estos fracasos y aun cuando todo hacía prever que las negociaciones irían para largo, don Bosco no se rindió, sino que quiso se
continuase el asunto de la rifa. Sin embargo, las diversas oposiciones,
1 Hubo más tarde alguna noticia en la prensa; en efecto, el Capitale del 28 de abril, en un articulejo digno de barrios bajos ponía en guardia
al Ayuntamiento contra cualquier concesión en favor de la rifa.
2 Carta del 28 de abril de 1884.
3 Buzzurri: era el nombre que se dio en Toscana a los suizos que bajaban en invierno a ejercer el comercio de castañas al por menor (N. de
T.)
.
76contra las que tenía que luchar, aunque no abatieron su moral, influyeron en su físico y ocasionaron molestias a su salud. Comentaba
Lemoyne 1. "Realmente parece que el demonio quiera cerrarle todos los caminos. Pero él está perfectamente resignado y no guarda cama"
.
Un día de abril o mayo volvían tres Salesianos de Valdocco, de confesar en la Generala 2 y se encontraron en la avenida de Stupinigi con
e
cardenal Alimonda, quien nada más verlos, preguntó:
-"Y dónde se encuentra nuestro querido don Bosco?
Al enterarse de que estaba en Roma, preguntó cómo andaba su salud. Le contestaron que, según las últimas noticias, iba algo mejor.
-íSí, sí; algo mejor!, siguió diciendo Su Eminencia. No me gusta ese algo mejor; querría que estuviese muy bien. Es anciano, y "por qué
dejarle que trabaje tanto? Cuando los hijos ven al padre avanzado en años y delicado le dicen: -Padre, descanse, deje que trabajemos
nosotros.
-Lo haríamos con mucho gusto, respondieron ellos; pero don Bosco no quiere obedecer.
-Pues bien, entonces mándenselo en mi nombre. "Me obedecera?
-Creemos que lo hará de mala gana. Le obedecería en todo;
pero, tal vez en esto, se arriesgara a desobedecer.
-Ya, es verdad; don Juan no quiere descansar en la tierra, sino en el cielo. Recemos, pues, al Señor para que nos lo conserve muchos años;
pidamos que le ayude y que, entre todos, podamos hacer mucho bien 3.
El día primero del mes brilló un rayo de esperanza para la rifa. ((80)) La condesa de la Somaglia, dama de palacio de la reina Margarita,
prometió rogar ella misma al alcalde Torlonia que permitiera hacer en su nombre la rifa y pidiera la autorización al Gobernador de Roma.
La noble dama era la presidenta de la Comisión de señoras constituida para la construcción del hospicio.
En otras ocasiones, don Bosco visitaba en Roma a muchísimas personas; pero en el 1884, ya fuera por la dificultad de caminar, ya fueraFin de Página: 77
VOLUMEN XVII Página: 77por las recientes molestias que lo aquejaban, tuvo que limitar muchísimo sus visitas. El 17 de abril visitó al cardenal Consolini que, muy
benévolo con la Congregación Salesiana, se alegró mucho al verlo y manifestó su buena disposición para ayudarlo; es más, tuvo la
1 Carta, 28 de abril de 1884.
2 La cárcel de menores o reformatorio.
3 Carta de don Domingo Canepa a Lemoyne. Turín, 4 de mayo de 1884.
77bondad de devolverle la visita unos días después. El dieciocho fue a ver al cardenal Ludovico Jacobini, secretario de Estado, que le
prometió hacer todo lo posible por él. El veinticinco, en compañía de don Francisco Dalmazzo, fue a visitar al cardenal Parocchi, Vicario
de Su Santidad.
Aunque hacía poquísimas visitas, recibía en cambio muchas individuales y colectivas. Fueron a verlo el padre Carrie, de la Congregación
del Espíritu Santo, superior de la misión del Congo con el título de Viceprefecto apostólico; monseñor Gandolfi, que había sido obispo de
Civitavecchia; un representante del Obispo de Santiago de Chile, que pedía Salesianos para aquella república; el obispo Kirby, rector del
Colegio Irlandés, en compañía del arzobispo Domingo Jacobini, secretario de Propaganda, que se quedaron a comer con él 1; monseñor
Rota, ((81)) obispo de Guastalla primero, después de Mantua y entonces arzobispo titular de Cartago 2. Volvió el cardenal Consolini y fue
también el cardenal Nina. El cardenal Bonaparte, al pasar en coche por delante de la casa y no pudiendo apearse por una enfermedad, envió
a don Bosco su tarjeta de visita.
De vez en cuando llenaban la habitación grupos de jóvenes clérigos y era continua la afluencia de personas piadosas. El había esperado que
en Roma iba a disfrutar un poco de la tranquilidad que tanto necesitaba; pero a veces eran muy pocos los momentos de paz que
1 En otras ocasiones había ido a comer en casa de monseñor Kirby. íDon Bosco era muy querido y venerado en el colegio irlandés! Pero
también el colegio inglés lo conocía y apreciaba, tanto que volvió a introducirse en él una hermosa y antigua costumbre. En tiempos de san
Felipe Neri los sacerdotes ingleses ordenados en la ciudad eterna, antes de volver a su patria;
solían pedir al Apóstol de Roma la bendición para su apostolado sacerdotal y misionero en Inglaterra; y el santo, el encontrar a alguno de
ellos por Roma cuando iban a clase, los saludaba con las palabras: Salvete, flores Martyrum. Ahora bien, hacía ya varios años, cuando
corrió la voz en el colegio de que don Bosco era un santo, los noveles levitas se apresuraban a ir con este mismo fin a él en Roma o a su
paso por Turín. Este afecto a don Bosco fue para algunos irlandeses e ingleses el germen de su vocación a la vida salesiana, en vida del
fundador (Ap.
Doc. 9)
.
El reverendo santiago Rowan, estudiante en aquel colegio, había sido despedido por el Rector por falta de salud. Todos creían que sus días
estaban contados. Volvió, pues, a Inglaterra convencido de que tenía que renunciar definitivamente a los estudios y al sacerdocio. Sin
embargo, antes de salir de Roma, escribió a don Bosco, el cual le contestó con una carta muy tranquilizadora. En efecto, cuando llegó a su
patria, ya no tenía tos, ni tuvo en adelante enfermedad alguna. Pudo, pues, volver allí a sus estudios, fue ordenado sacerdote y llegó a ser
párroco celoso en los santos Mártires de Manchester, en el centro de cuya ciudad levantó una magnífica iglesia con escuelas anejas
y
trabajó incansablemente hasta un año antes de su muerte, rrida en 1935. Así lo declaraba públicamente su Obispo en una asamblea
diocesana y concluía: -Este es uno de los milagros obrados por don Bosco estando en vida. -La misma declaración había hecho en la
Catedral el día de Pascua de 1934, por la tarde.
2 El 10 de noviembre de 1884 volvió a ser restablecida por León XIII la sede arzobispal de Cartago; monseñor Rota fue trasladado
entonces a la sede titular arzobispal de Tebas.
78tenía, desde las ocho de la mañana hasta las siete de la tarde. Para que pudiese tener una horita libre después de la comida, era necesario
dar órdenes draconianas al portero, poner a alguno de guardia en la antesala y cerrarlo con llave en su habitación. A pesar de todo en
ciertos casos todas las precauciones eran inútiles, porque llegaban personajes eminentes y bienhechores insignes, que llevaban limosnas.
"Los sacrificios, que don Bosco hace por la Congregación, escribía Lemoyne, no se pueden medir"
.
Un día recibió la visita del joven sacerdote de Catania, el reverendo Nicotra, compañero de estudios del futuro Benedicto XV en el colegio
Capránica. Iba en nombre de su Arzobispo para solicitar el envío de Salesianos a aquella ciudad. Don Bosco justificaba la demora,
aduciendo la falta de personal; mas, ante la insistencia del otro, invitóle al fin con gracia a ayudarle a solventar la cuestión, haciéndose él
salesiano. ((82)) El hijo de Sicilia, que iba por camino muy distinto, sonrió finamente.
-He comprendido, le dijo don Bosco, usted tiene aspiraciones más altas. Pues bien, sepa que recibirá grandes honores, tendrá mucho que
sufrir; pero no llegará a la meta, a la que espera llegar.
Y cuando más tarde se acordó de él su antiguo condiscípulo y lo nombró Nuncio Apostólico en Portugal, los que eran sabedores del hecho,
monseñor Cicognani entre otros, Nuncio entonces en Perú, se apresuraron a decir que aquella vez don Bosco no había acertado, puesto que
monseñor Nicotra estaba ya en el camino, que conducía a la púrpura 1. En cambio aquella Nunciatura fue para el pobre Prelado causa de
graves disgustos, hasta que al fin fue retirado y acabó sus días en la obscuridad.
Hubo enfermos, que iban a que los bendijese o que enviaban pañuelos y rosarios para que los tocara. Muchos de los que pedían ser
recibidos eran romanos; pero eran más los franceses, siempre numerosos en Roma en la época de pascuas. Empezaron a acudir desde los
primeros días. Todas las mañanas llenaban la parte de la iglesia destinada al culto, para asistir a su misa e invadían después la sacristía,
donde querían hablarle todos y le entretenían horas enteras. Cuando se encaminaba a su habitación, encontraba la antesala abarrotada.
En general, le daban pequeñas limosnas, pues estaban de viaje, pero prometían enviarle mucho más cuando estuviesen de vuelta en susFin de Página: 79
VOLUMEN XVII Página: 79hogares.
1 Monseñor dijo esto en Lima, en presencia del salesiano don Luis Pedemonte y otros; lo repitió más tarde, pero con las debidas
rectificaciones, en el Oratorio el 5 de septiembre de 1934.
79La piedad de los franceses se manifestaba también de maneras singulares. El día veintidós de abril por la mañana, algunos de ellos llevaron
tres amitos, para que don Bosco los empleara en la celebración y los devolviera después, para enviarlos a sacerdotes, que pedían desde
Francia aquel favor. Un día protestaron cinco señoras diciendo que no cumplirían con Pascua, si él no las confesaba, de suerte que las tuvo
que contentar.
((83)) La señora Berk Meda, fue a verlo la víspera de su salida para Francia, le entregó una limosna y le pidió la bendición. Don Bosco al
despedirla, le preguntó:
-"Vendrá todavía mañana a oír la misa?
-No; no podré venir, porque como tengo que salir de Roma mañana por la tarde, tendré que emplear las horas de la mañana para los
preparativos del viaje.
A la mañana siguiente, al repasar sus cuentas, vio que le quedaba todavía una cantidad de dinero superior a la que necesitaba y le dolió no
haberle dado más. Dominada por este pensamiento, aunque había pasado ya la hora de la misa, alquiló rápidamente un coche y corrió a ver
a don Bosco a quien por suerte encontró solo en su habitación.
Nada más verla entrar, le dijo:
-íOh, la señora Meda! Ya sabía yo que algo sucedería.
-Verdaderamente yo no debería haber vuelto, contestó la señora, pero he querido traerle un poco más de dinero antes de marchar.
-No se olvide de esta venida, añadió el Santo, porque se palpa de cerca lo sobrenatural. En este momento, yo debería estar en el extremo
opuesto de Roma donde tenía una cita con un Cardenal para después de la misa, con lo que yo no habría vuelto a verla ni usted me habría
encontrado. Pero, al salir de casa, me detuvo en la puerta un acreedor exigiendo que le pagara una deuda bastante considerable. Le di
cuanto tenía: vea usted mi portamonedas abierto y vacío; no me quedó ni una lira para tomar el coche. Pedí entonces a María Auxiliadora
que mandase alguien en mi ayuda; y, mientras tanto, me puse a trabajar. Está usted viendo que yo la aguardaba y sabía que vendría 1.
Y, como si no bastaran las audiencias y los asuntos, recibía siempre muchas cartas, que exigían contestación 2. Al fin de la ((84)) jornada,
1 Carta de la señora a don Miguel Rúa 1891.
2 Abundaban las súplicas para obtener condecoraciones. A primeros de mayo, escribía Lemoyne a don Miguel Rúa: "Uno que quiere ser
nombrado caballero, comendador, por el Rey o por el Papa; otro que quiere el título de Monseñor o ser nombrado Obispo; éste que tiene un
sobrino a recomendar para que le den un empleo en un Ministerio; aquél que desearía obtener la facultad de un altar en su casa, el otro una
capilla en su finca de veraneo; y todas estas
80
su pobre cabeza estaba tan cansada que, a menudo, ya no era capaz de hilvanar las ideas; por eso salía todas las tardes a respirar un poco de
aire y paseaba unos tres cuartos de hora, apoyándose en el brazo de don Juan Bautista Lemoyne. Por entonces se podía andar por aquellos
parajes de Roma con tranquilidad, porque escaseaban los edificios y el tráfico.Fueron sobre todo los periódicos italianos y franceses los que más concurrieron para poner en movimiento a tanta gente hacia él. La
Croix, por ejemplo, en su número del veintidós de abril, anunciaba la llegada de dos ilustres obispos y añadía: Et de dom Bosco, le grand
bienfaiteur des orphelins. No se contentó con tan lacónica noticia el Journal de Rome, sino que, en el número del veinticinco de abril,
publicó nada menos que la entrevista de uno de sus colaboradores con don Bosco. Es una conversación que merece ser leída siquiera en
resumen.-Hacía mucho tiempo, dijo el interlocutor, deseaba yo saludar al insigne sacerdote, que presta tan luminosos servicios a la causa católica;
pero mi visita tiene además un motivo de curiosidad, que le ruego tenga a bien satisfacer. Yo siempre me pregunto en virtud de qué milagro
pudo usted fundar tantas casas en tan diversos países del mundo.-Sí, contestó el Santo, he logrado hacer más de lo que esperaba, pero ni yo sé cómo sucedió. Mas, vea de qué modo me lo explico. La
Iglesia y, sobre todo, las actuales generaciones han sido consagradas de una manera especial a la Santísima Virgen por el Papa. Ahora bien
la Santísima Virgen, que conoce las necesidades de nuestros tiempos, hace que sus devotos sientan el deber de contribuir con limosnas y
donativos a crear y sostener la obra más necesaria de nuestros días, la educación de la juventud. Mire: en cierta ocasión, estando yo en
Turín, me escribieron mis hermanos, ((85)) pidiéndome para nuestra iglesia, que se construye aquí en Roma, veinte mil liras, que
imperiosamente necesitaban en el plazo de ocho días. En aquel momento, yo no tenía dinero. Se me ocurrió una idea. Coloqué la carta
junto a la pilita del agua bendita; elevé una fervorosa oración a la Virgen y me acosté, dejando en sus manos el asunto. A la mañana
siguiente, recibí carta de un desconocido la cual decía en resumen que: había prometido a la Virgen dar veinte mil liras para una obra depeticiones van acompañadas de cartas y recomendaciones de personajes poderosos". Una carta de muy otra especie, que le satisfizo mucho
fue la que recibió de su queridísimo padre Mortara (Ap. Doc. núm. 10).Fin de Página: 81
VOLUMEN XVII Página: 8181caridad, si le concedía cierta gracia; que había recibido la gracia y ponía a mi disposición aquella cantidad para alguna de mis obras. En
otra ocasión, me encontraba en Francia, huésped de un amigo, cuando al caer de la tarde recibí la noticia de que una de mis casas corría
grave riesgo por no disponer al momento de setenta mil francos. Preocupado y no viendo en aquel instante cómo remediarlo, acudí
nuevamente a la oración. A eso de las diez, estaba a punto de acostarme y, de pronto, oí llamar a mi puerta. Fui a abrir. Entró mi amigo,
con un grueso legajo en las manos, y me dijo:-Querido don Bosco, había dejado en mi testamento una cantidad para sus obras; pero hoy he pensado que, cuando se trata de hacer una
obra buena es mejor no aguardar hasta la hora de la muerte. Así que le traigo hoy la cantidad. Aquí la tiene: son setenta mil francos.-Estos son verdaderos milagros, interrumpió el periodista. Pero, si no es indiscreción, permítame preguntarle si ha hecho otros milagros.-"Cómo quiere que pueda contestar semejante pregunta? Yo sólo he pensado en cumplir mi deber, rezando y confiando en la Virgen.-"Querría ahora decirme cuál es su sistema educativo?-Muy sencillo: dejar a los muchachos en plena libertad para hacer lo que más les gusta. El punto de vista está en descubrir en ellos el
principio de sus buenas disposiciones y procurar desarrollarlas. Y puesto que cada uno hace con gusto solamente lo que sabe que puede
hacer, yo me regulo por este principio, y todos mis alumnos trabajan no sólo con actividad, sino con amor. ((86)) En cuarenta años no he
dado ningún castigo y me atrevo a afirmar que mis alumnos me quieren mucho.-Su sistema educativo es ciertamente bonísimo. Otra cosa: "cómo ha podido extender sus obras hasta Patagonia y Tierra del Fuego?-Poquito a poco y yendo, o mejor, siendo llamado de un lugar a otro. Puede decirse que mis hijos han descubierto Patagonia y Tierra del
Fuego. Ya han sido bautizados quince mil salvajes. Encontramos simpatías en todas partes y el gobierno argentino nos protege
eficazmente. Dentro de poco tendremos en aquellas tierras, tan extensas como Europa, un Vicariato Apostólico.-Parece, observó el visitante, que Dios hace recuperar a la Iglesia en países bárbaros el terreno perdido en Europa. íEs un hecho
consolador! "Pero, qué piensa usted acerca de las condiciones de la Iglesia en Europa y en Italia, y acerca de su porvenir?
82-Yo no soy profeta... En cambio lo sois algo vosotros los periodistas; por tanto, mejor sería preguntaros a vosotros qué sucederá. Nadie,
excepto Dios, conoce el porvenir; sin embargo, de tejas abajo, puede creerse que el porvenir será grave. Dice un poeta latino que son
inútiles los esfuerzos por volver a subir, cuando uno marcha por la pendiente de un despeñadero y va desplomándose inevitablemente hacia
abajo hasta llegar al fondo. Mis previsiones son muy tristes, pero no temo nada. Dios salvará siempre a su Iglesia y la Santísima Virgen,
que protege visiblemente al mundo contemporáneo, sabrá muy bien hacer que surjan redentores.-íUno de éstos es cabalmente usted, don Bosco!, exclamó concluyendo aquel señor.Otro caso gracioso, análogo a los anteriormente narrados, le acaeció también entonces a don Bosco en Roma. Un acreedor, con una letra
de cambio que vencía, acosaba a don Francisco Dalmazzo para que le pagase una deuda de quinientas liras. Don Francisco Dalmazzo
repetía sin cesar que no tenía un céntimo en caja; el otro insistía y levantaba la voz, diciéndole que hiciera un préstamo, ((87)) pero que él
no saldría de allí mientras no tuviera en sus manos aquella cantidad. Rogábale en vano don Francisco Dalmazzo que no chillara tanto, pero
aun sabiendo que don Bosco no tenía dinero, se había llevado él todo por la mañana, entró en su habitación para pedirle consejo. En aquel
momento, se encontraba con el Santo la familia Migone, natural de Bordighera. Don Francisco Dalmazzo entró precisamente cuando la
señora entregaba a don Bosco como limosna un billete de quinientas liras. El Siervo de Dios oyó el caso y no hizo más que pasar sonriendo
a sus manos aquella cantidad. La buena señora quedó profundamente emocionada al verse convertida de aquel modo en instrumento de la
Providencia.Es también curioso otro incidente. La señora de Fontenay, una prima suya y la hija de ésta eran las más asiduas en ir a ver a don Bosco;
durante tres semanas fueron todos los días. Una vez la prima perdió el portamonedas en el que llevaba una buena cantidad de monedas de
oro. Se lo estaba contando a don Bosco y se le ocurrió decirle que él podría hacer que lo encontrara, en cuyo caso aquel dinero sería para
sus muchachos. Sonrió el Santo y no contestó. Salieron ellas y quisieron volver a tomar el coche de antes para ir a San Pedro; pero el
cochero rehusaba llevarlas tan lejos, porque el caballo estaba muy cansado.
Mientras discutían se acercó a galope otro cochero con su carruaje y gritó:-Dejen en paz a ese gruñón; yo las llevaré adonde quieran.
83Fin de Página: 84
VOLUMEN XVII Página: 84"Quién lo hubiera imaginado? Apenas se sentaron, la prima de la señora notó bajo su pie un cuerpo duro. Levantó la alfombrita y vio que
era su portamonedas, que había estado allí veinticuatro horas, sin que nadie lo advirtiera. Fue realmente un caso afortunado; pero escribía
la nonagenaria señora en abril de 1926: Nous savons ce qu'étaient les hasards de votre père. (Nosotras sabemos algo de las casualidades de
su padre).El veintiséis de abril llegaron unos sacerdotes franceses en coche para llevar a don Bosco a celebrar en la capilla de las Hermanas de la
Retraite o del Cenáculo, adonde él había prometido ir. Allí encontró reunidas a muchas señoras francesas ((88)) y romanas. Después del
evangelio, habló y dijo que aquella vez no recomendaba su caridad para sus muchachos de Turín, sino para una obra de Roma, para la
iglesia del Sagrado Corazón y su hospicio anejo.-En Roma, siguió diciendo, hay muchos jovencitos necesitados y abandonados que vagabundean por calles y plazas; hay que ampararlos,
si no se quiere que pierdan el alma y vayan a aumentar el triste grupo de los que pueblan las cárceles. Muchos son forasteros y no
encuentran asilo en los hospicios de la ciudad, en los que sólo se admite a los romanos; y, por esto, son enviados a nuestras casas de
Toscana y Piamonte. Pero todos pueden calcular que eso comporta muchos gastos para llevarlos y después devolverlos a sus pueblos. Y
tampoco hay sitio para todos. Pero, un hospicio aquí en Roma remediaría una necesidad, que todos sienten. Aquí los muchachos serán
educados en su lugar de origen, sin verse obligados a cambiar de clima, cambio perjudicial a veces para la salud en esa edad. No tendrán
que cambiar de costumbres y alimentación y se les dará una educación según las exigencias de la ciudad eterna, su patria, y no según
costumbres forasteras.Exhortó, por fin, a la generosidad con los predilectos de Jesucristo y con una obra eminentemente romana. Se sacaron setecientas
veinticinco liras. Pasó luego a bendecir a la comunidad; y, por fin, marchó, dice la crónica del vetusto convento, resurgido hoy en la plaza
de Santa Priscila, laissant la vraie impression que fait le passage d'un saint (dejando la verdadera impresión del paso de un santo).Los mismos sacerdotes lo acompañaron en coche a casa de monseñor Jacobini, con quien gestionó un subsidio para sus misiones,
entregáronle copia de una carta recientemente escrita por don Domingo Milanesio en sus excursiones apostólicas por el valle del Río
Negro. Por último, fue acompañado hasta casa por aquellos mismos corteses sacerdotes.
84Al anochecer, presentóse un señor polaco, riquísimo y ferviente católico, que dedicaba abundante dinero para costear en su patria los
estudios de jóvenes aspirantes al estado eclesiástico, rogándole que fuera a visitar a una hermana suya gravemente enferma. Don Bosco,
aunque estaba cansado, no se atrevió a negarse. Toda la familia ((89)) lo recibió de rodillas con la misma veneración que sólo se tiene a los
Santos.Tantas fatigas, agravadas por penosos disgustos, avivaban más y más sus achaques. Padecía del hígado y tenía un ojo inflamado. El
veintisiete de abril, lo acometió una fiebre que le duró tres días. Una noche fue tan grande el malestar que se vio forzado a dejar la cama; a
ciertas horas del día se quedaba agotado y sin fuerzas. Lemoyne escribía en la primera semana de mayo a don Miguel Rúa estas
angustiadas palabras: "Esta mañana me ha dicho que su cabeza está muy cansada; sin embargo, sigue ocupándose de todo lo de nuestra
Congregación. A cada instante, se ve cuánto nos quiere y cuántos sacrificios y humillaciones soporta por sus hijos. A veces, cuando me
cuenta las vicisitudes de su vida pasada, sonríe; pero, al oírle, siente uno oprimírsele el corazón. íCuánto ha sufrido durante cuarenta y
ocho años! Este debería ser un tema a tratar por todos, grandes y pequeños, puesto que, por desgracia, no pensamos en ello. A veces nos
quejamos de lo que parece que nos falta, sin reflexionar en lo que le costó a don Bosco lo que tenemos".A pesar de todo, se preparaba para dar una conferencia a los Cooperadores romanos. Los convocó, pues, en la iglesia de las nobles
Oblatas de Tor de'Specchi para el ocho de mayo. La incesante lluvia no impidió que se reuniese en ella un selecto auditorio. Presidía el
Cardenal Vicario. Cantóse un motete y se leyó un capítulo de la vida de san Francisco de Sales. Y don Bosco, desde la tribuna, pronunció
estas breves palabras, que fueron recogidas por Lemoyne.Empiezo por dar las gracias, de forma viva y cordial al Eminentísimo Cardenal Vicario, que se ha dignado aceptar la presidencia de esta
pía reunión, y, a pesar del mal tiempo, ha tenido la bondad de venir hasta aquí. Dirijo, después, mi saludo a vosotros, señores cooperadores
y señoras cooperadoras, y al mismo tiempo os manifiesto mi profunda gratitud por haber aceptado con tanta caridad mi invitación. Si me lo
permitís, os haré deprisa una breve relación de las obras llevadas a cabo por los Salesianos, pues han pasado ya dos años desde que tuve el
honor de hablaros.Hace dos años se trataba de buscar la manera de aumentar las casas ((90)) donde educar cristianamente a los jóvenes, ya que crecen, cada
día más, los peligros para sus almas. Gracias al Cielo y a la caridad de los Cooperadores Salesianos, puedo anunciaros con gran
satisfacción de mi alma que los deseos entonces manifestados alcanzaron un buen resultado, pues casi se han duplicado las casas. Hay en
ellas más de cienFin de Página: 85
VOLUMEN XVII Página: 8585mil jóvenes que aprenden una profesión y reciben el pan de la vida material y espiritual. Tengo que agradecer a Dios y, después, a los
cooperadores y cooperadoras la ayuda que me proporcionaron para alcanzar tan abundantes frutos.Os hablaba también hace dos años de las misiones de Brasil, Uruguay y Patagonia, y de las esperanzas de salvación para aquellas tierras.
Ahora las misiones gozan de estabilidad y los bautizos de los infieles en los desiertos de Sud América ascienden a quince mil. El
sapientísimo Pontífice León XIII ha dividido Patagonia en un Vicariato y una Prefectura Apostólica, confiando estas misiones a los
Salesianos. Al aumentar los operarios evangélicos, crecerá también el número de las conversiones de los infieles.Se notaba también hace dos años la necesidad que se sentía aquí en Roma de una iglesia y un hospicio dedicado al Sagrado Corazón de
Jesús, como monumento de homenaje a Pío IX; iglesia y hospicio que sirvieran de parroquia para la nueva barriada de la ciudad en el
Castro Pretorio y, al mismo tiempo, de asilo para la educación religiosa y civil de tantos pobres muchachos abandonados, que vagan por
calles y plazas con peligro para el alma y para el cuerpo. Y ahora me siento feliz al deciros que no sólo se empezó la iglesia, sino que la
construcción ha llegado al punto de colocar la bóveda; y una parte, el coro y el presbiterio, está ya terminada y se emplea para las funcione
parroquiales. Y debe satisfacer a todos, especialmente al Cardenal Vicario, saber que es muy numerosa la afluencia del pueblo a las
sagradas funciones y grande la recepción de los sacramentos por adultos y niños. Anejo a la parroquia, tenemos también el Oratorio festivo
y los domingos acuden a él unos doscientos niños para oír misa y asistir al catecismo, que se les da expresamente en la capilla destinada a
ello. Después, se quedan en el patio para divertirse y, en vez de ir vagando por la ciudad, expuestos a los más graves peligros de irreligión e
inmoralidad, se divierten allí alegremente bajo la mirada y asistencia de los Salesianos.Las niñas, que también acuden a recibir regularmente la instrucción religiosa superan las trescientas. Asimismo debemos estar satisfecho
por la asistencia de los muchachos a nuestras escuelas. Bendito sea el Señor por la manera con que se ha comenzado el ejercicio del mes de
mayo en honor de María Santísima. Casi un millar de fieles acude a él, todas las tardes, a oír el sermón y hacer las prácticas de piedad
propias del mes, y otro grupo numeroso acude por la mañana a otra función parecida, que se hace normalmente para los que no podrían
tomar parte en la de la tarde.Sin embargo, no debo dejar de decir que todavía falta mucho para terminar el templo dedicado al Sagrado Corazón ((91)) de Jesús y que
apenas ha empezado la construcción del hospicio con capacidad para quinientos muchachos por lo menos. Aún hay que proceder a las
excavaciones para los cimientos de una parte muy notable. Las obras siguen con cierta rapidez pero han estado suspendidas durante algún
tiempo, porque los medios no corresponden siempre al buen deseo. Para remediar esta necesidad, he pensado hacer una rifa aquí en Roma.
Ya se han recogido muchos premios, están impresos los boletos; sólo falta la aprobación de la autoridad y se espera obtenerla dentro de
unos días. Dada la influencia de las personas que se han interesado por ello, espero que no falte la autorización.Acudo, pues, de nuevo a reclamar la caridad de los cooperadores y cooperadoras de Roma para que se animen a cumplir una obra que ha
empezado y que es tan necesaria para una parte de la ciudad como la del Castro Pretorio. Es una obra romana, de los romanos y para los
romanos. Yo la he comenzado; otro la continuará y llevará a término.
86Termino encomendándome a vuestras oraciones, mientras os aseguro que rezare y haré que mis muchachos recen siempre por vosotros.Después de bajar de la tribuna el Santo, subió el Cardenal. El eminentísimo Parocchi poseía la cultura y la facundia del verdadero
conferenciante y así lo apreciaron hasta los profanos. Su discurso, aun en la resumida forma en que nos ha llegado, parece de tanta
importancia para nuestra historia que conviene referirlo en el curso de la narración, mejor que relegarlo como apéndice, al final del
volumen.Querría tener plena libertad de palabra, sobre la misión de los salesianos y de su fundador, libertad para expresar mi pensamiento, mi
sentir respecto a él, a sus obras y a su benemérita Congregación. Pero mi libertad está coartada por la presencia del hombre de Dios, del
hombre de la Providencia, de la perla del Sacerdocio italiano católico y de algunos de sus socios. Me conviene, pues, callar, porque un
elogio ofendería su modestia. Mas, si yo callo, hablan bastante sus obras. Hablan de don Bosco y de sus hijos los muchos colegios
esparcidos por Italia, Francia, España y hasta por las lejanas Américas. Hablan de don Bosco y de sus hijos, celebran sus alabanzas las
numerosas iglesias levantadas en diversas partes del mundo en el lapso de pocos años; hablan los muchos libros impresos para la
instrucción religiosa del pueblo; hablan las muchas obras de valer dadas a luz, y los clásicos expurgados para librar a la juventud de lo que
hay en ellos de peligroso en la literatura italiana; hablan los oratorios festivos, las escuelas diurnas, festivas, ((92)) en las que los jovencitos
aprenden a amar a Dios y a servirle, y reciben al mismo tiempo una instrucción como conviene a su condición; hablan las numerosas
misiones que, a la vuelta de pocos años se establecieron en América y prosperaron para gloria de la Iglesia católica y de la civilización. Si
yo callo, el nombre de este hombre de la Providencia, de don Juan Bosco, resuena en los labios de cien mil jovencitos, que lo reconocenFin de Página: 87
VOLUMEN XVII Página: 87como padre. Si yo callo, predica su nombre su Congregación junto con sus numerosos socios; habla de él la obra verdaderamente romana,
comenzada y proseguida por él con un coraje romano, habla la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús y el hospicio anejo, que vemos
levantarse entre nosotros.Ciertamente no puede haber elogio que iguale la magnitud, el beneficio, el heroísmo, que caracterizan las obras del incomparable don
Bosco. De la Congregación por él fundada y ampliamente extendida ya se recogen en el suelo tan espléndidos y providenciales frutos que
sólo el pensar en ellos causa estupor.Pero, señores cooperadores y señoras cooperadoras, estas obras, aunque sean admirables, no son algo que sepa a novedad, algo que en los
pasados siglos no tenga su comparación. Siempre se habló de misiones en los pueblos salvajes y bárbaros; se habló de predicaciones, de
iglesias, de hospicios, de difusión de buenos libros, de educación de la juventud. Todas estas obras existían antes de los Salesianos, existen
ahora y existirán en el porvenir, porque son propias de la naturaleza misma de la Iglesia Católica.Por consiguiente, no quiero llamar vuestra atención sobre este punto; sino que me dirijo a vosotros, que os honráis con el nombre de
salesianos, nombre hermoso que recuerda al Santo de la dulzura y la caridad, nombre hermoso también por la significación, que presta a
vuestras obras sal y luz, y es mi intención hablaros de lo que
87distingue a vuestra Congregación de las otras, lo que forma vuestro carácter, vuestra fisonomía. Lo mismo que en todo hombre, que Dios
envía al mundo, graba una nota, que lo distingue de todos los demás hombres, así también, como nos lo atestigua la historia y lo vemos con
nuestros ojos, sella Dios a cada Congregación Religiosa con una nota, con un carácter, con un sello que la distingue de las demás
Congregaciones. La orden de San Francisco de Asís tiene el carácter procedente de su misión y es la pobreza, con la que debían los
Franciscanos oponerse a un siglo, totalmente entregado a la ostentación y a los placeres. La Orden de Santo Domingo tuvo y tiene también
su carácter, la fe, porque debía combatir en un siglo, en el que surgían ferozmente las herejías. Haec est victoria, quae vincit mundum, fides
nostra. Ignacio y su Compañía de Jesús tuvieron como carácter la ciencia, con la que debían combatir la ignorancia de los que acusaban a
la Iglesia de ignorante, detener los avances del Protestantismo, disputándoles el terreno palmo a palmo, penetrar en las regiones ya
ocupadas por él, conquistar las almas no sólo con la santidad, sino con el saber. Y dígase lo mismo de todos los ((93)) demás Institutos
religiosos, que sería largo reseñar aquí para considerar la nota singular de cada uno.Vosotros los Salesianos tenéis, pues, una misión especial que constituye vuestro carácter, y yo, Cardenal de la Santa Madre Iglesia, al
predicar en este lugar de la verdad, no vengo para adular o para disimular; hablo por tanto con toda franqueza. Al hacer una comparación
con los fundadores de las grandes Ordenes religiosas, Dominicos, Franciscanos, Ignacianos, don Bosco supo inspirarse en las tres y sacar
de cada una algún elemento que sirviera al edificio de su obra, la cual, sin embargo, se distingue de éstas.Parece que vuestra Congregación responde a la de San Francisco en la vertiente de la pobreza, pero vuestra pobreza no es la de los
franciscanos. Parece que responde a la de santo Domingo, pero vosotros no debéis defender la fe contra preponderantes herejías porque
éstas no sólo están envejecidas, sino decrépitas y caducas y también porque vuestro fin principal es la educación de la juventud. Parece que
responde a la de san Ignacio en la ciencia, por el gran número de obras que publicáis para el pueblo, y don Juan Bosco es hombre de gran
talento, de profundo saber y docto en varias disciplinas; pero no lo toméis a mal, si digo que no sois vosotros los que habéis inventado la
piedra filosofal."Qué hay, pues, de especial en la Congregación Salesiana? "Cuál es su carácter, su fisonomía? Si lo he comprendido bien, si he captado
su concepto, si no me oculta ningún velo la inteligencia, su fin, su carácter especial, su fisonomía, su nota esencial es la Caridad, ejercida
según las exigencias de nuestro siglo. Nos credidimus caritati, caritas est Deus, y se revela por medio de la caridad. El siglo actual sólo
puede ser seducido y arrastrado al bien por las obras de caridad.Hoy el mundo no quiere conocer, ni conoce, más que las cosas materiales; no sabe nada, no quiere saber nada de las cosas espirituales.
Ignora las bellezas de la fe, desconoce las grandezas de la religión, repudia las esperanzas de la vida por venir, reniega del mismo Dios.
"Podrá un ciego opinar sobre los colores? "Podrá un sordo comprender las sublimes armonías de un Beethoven o un Rossini? "Podrá un
idiota apreciar las bellezas de una obra de arte? Así es el siglo actual: ciego, sordo, obtuso para las cosas de Dios y para la caridad. Este
siglo sólo comprende el medio de la caridad, pero no el fin ni el principio. Sabe hacer el análisis de esta virtud, pero no sabe componer su
síntesis. Animalis homo non percipit quae sunt spiritus Dei, como dice san Pablo. Decid a los hombres de este siglo: hay que salvar las
almas, que se pierden; hay que adoctrinar a los que ignoran los principios de la religión; hay que
88dar limosna por amor de aquel Dios, que un día premiará cumplidamente a los generosos; y los hombres de este mundo no entienden.Es preciso, pues, adaptarse al siglo, que vuela a ras del suelo. Dios se da a conocer a los paganos por medio de la ley natural; se da a
conocer ((94)) a los hebreos a través de la Biblia; a los griegos cismáticos por medio de las grandes tradiciones de los Padres; a losFin de Página: 89
VOLUMEN XVII Página: 89protestantes a través del Evangelio; al siglo actual se da a conocer por la caridad: Nos credidimus caritati.Decid a este siglo: os quito a los muchachos de las calles para que no los atropellen los tranvías, para que no caigan en un pozo; los
recojo en un hospicio para que no se deteriore su lozana edad en los vicios y en la crápula; los reúno en las escuelas para educarlos, para
que no se conviertan en azote de la sociedad, no acaben en una cárcel; los llamo para que vengan a mí y los vigilo para que no se arranquen
los ojos unos a otros; y entonces los hombres de este mundo comprenden y empiezan a creer: et nos cognovimus et credimus caritati, quam
habet Deus in nobis (y conocimos y creímos en la caridad que Dios nos tiene).Y ahora ha venido don Bosco a Roma, ha plantado sus tiendas en la nueva Roma, en la Roma sin bautizar, ha venido a fundar su iglesia y
su hospicio; ha venido a la Roma de las tabernas, de los cafés, de las amplias calles, de las avenidas bien alineadas, ha venido a dar el
espectáculo de la caridad cristiana y conforme a las exigencias de este siglo. Ha venido a la nueva Roma sin bautizar, donde no se oye más
que el silbido de las locomotoras y las campanillas de los protestantes, que, aparte de toda otra consideración, desentonan hasta en el
aspecto del sonido.Allí no había una iglesia y ya se levanta la cúpula del Sagrado Corazón, que se da la mano con la de San Lorenzo, por encima de la
marquesina de la estación. En la nueva Roma sin bautizar la única cruz elevada sobre una torre es la del Sagrado Corazón. En esta zona no
hay centros religiosos o están escondidos, como si no se atrevieran a dejarse ver en medio de aquel ambiente profano.Don Bosco ha dicho que él ha comenzado la iglesia en el Castro Pretorio y que nos corresponde a nosotros continuarla y terminarla. No,
querido don Bosco, usted la ha empezado; permita le diga que debe terminarla usted. Digo terminarla, y no acabarla, esto es, adornarla
hasta el último detalle, dorarla, pintarla. Nosotros pediremos a Dios que nos conserve a don Bosco al menos hasta ver terminada la iglesia,
terminado el edificio del Instituto con los quinientos muchachos internos, provistos no sólo del histórico y famoso panecillo, que la
Providencia sabrá darles, sino de algo mas, porque non in solo pane vivit homo (no sólo de pan vive el hombre).Es don Bosco quien debe terminar esta obra, él, a quien nada se niega, él que tiene tanto ascendiente sobre los que le escuchan, él que
goza de veneración mundial. Necesitamos su nombre. Su nombre, con su prestigio, llegará a recoger lo que no podríamos todos nosotros
juntos. Su nombre ha llenado el mundo y sólo él puede hacer que contribuya a esta obra todo el mundo. Es conveniente, es necesario.
Roma tiene derecho a que todo el mundo concurra a su obra, pues el beneficio redunda Para ventaja de todo el Orbe católico.El pueblo Romano es el pueblo príncipe, el primer pueblo de la tierra, ((95)) y para él redunda en cierto modo la dignidad del Soberano
Pontífice que vive en medio de él y es su propio Obispo. La Iglesia Romana, primogénita y madre de todas las Iglesias, tiene derecho a que
se le rinda tributo de reverencia. De ella parte todo bien para todo el mundo, y a ella se debe el agradecimiento de todo el mundo
ayudándola en sus empresas.El pueblo romano estuvo hasta ahora acostumbrado al gobierno de un padre y
89avezado a recibir, más que a dar. Hoy han cambiado las cosas y día tras día se nos merma lo poco que poseemos con las contribuciones que
exige el nuevo gobierno. A pesar de ello, se sostienen en Roma las obras de caridad como antes. "Y quién las sostiene? El pueblo romano.
Estáis viendo con qué magnificencia se adornan nuestras iglesias: "y quién prodiga estos tesoros? El pueblo romano. Los altares de la
Virgen resplandecen con el fulgor de tantas luces, alegran a los devotos con tantas flores: y "quién ofrece su óbolo para honrar a la Madre
de Dios? El pueblo romano. Y hay patricios que dan de limosna hasta cien mil liras de una vez.Parecería, pues, que tendrían que bastaros las obras buenas que ya hacéis, señores cooperadores y señoras cooperadoras de Roma.
Imponeros nuevas cargas podría parecer algo inoportuno. Pero yo conozco vuestra generosidad. Los romanos no dejarán, sin duda, a don
Bosco solo en esta empresa, sino que contribuirán con su fe y caridad, cuya fama corre por el mundo. Sí, socorred también esta obra en la
medida de vuestros medios y aun con algo más. Vosotros mismos veis la necesidad que hay de una iglesia en el nuevo barrio tan poblado,
la necesidad de un hospicio para tantos muchachos pobres. Contribuid también a ayudar a los Salesianos en esta empresa, que les confía la
Providencia de Dios por manos del Sumo Pontífice. No temáis por vosotros ni por vuestros seres queridos, pues, si necesario fuere, Dios
echará mano también de los portentos para premiar vuestra caridad. Merced a vuestra cooperación, se podrá repetir con más razón que el
siglo, atraído por el fulgor de las obras de la caridad, ha confesado la verdad de nuestra santísima religión y quedó prendado de ella: et nos
cognovimus et credidimus caritati.Un precioso motete cantado por las nobles Oblatas y la bendición eucarística, impartida por monseñor Kirby, pusieron término a la
ceremonia. Don Bosco, así que estuvo de vuelta en casa, pensó inmediatamente en los preparativos para la audiencia pontificia.Era una audiencia que le tocó esperar mucho. La había pedido por escrito a monseñor Macchi el día veintitrés de abril. El portador de laFin de Página: 90
VOLUMEN XVII Página: 90carta había recibido el encargo de preguntar al maestro de Cámara cuándo podía volver para la contestación, ((96)) pero Monseñor le dijo
que no tendría que molestarse, pues él mismo enviaría, dentro de uno o dos días, la tarjeta de entrada a don Bosco, al cual, mientras tanto,
mandaba sus saludos. Pasaron los dos días y no llegó la contestación. Y, sin embargo, el predicador cuaresmal siciliano Di Pietro, que
había predicado en Turín y a su paso por Roma se hospedó en el Sagrado Corazón, obtuvo enseguida la audiencia el día veinticinco por
medio de monseñor Macchi. A pesar de todo, don Bosco se animó, al oír de su huésped que en la audiencia, que duró cerca de hora y
media, el Papa le había pedido noticias de él, de su salud y particularmente de sus ojos, hablando de él con mucha amabilidad 1.1 El sacerdote Salvador Di Pietro, de Palermo, escribía en una carta del 9 de febrero de 1888: "La imagen cariñosamente amable de
nuestro queridísimo don Bosco quedó profundamente grabada en mi corazón, cuando al volver de los sermones de cuaresma de Turín, me
detuve en
90Al ver que no llegaba nada del Vaticano, envió el día veintinueve un mensajero a monseñor Macchi, para saber si ya le habían señalado
día y hora para la audiencia; pero la contestación fue negativa y repitió Monseñor que, a su tiempo, escribiría al Sagrado Corazón. El dos
de mayo visitó el comendador Sterbini, trinchante 1 secreto de Su Santidad a don Bosco, quien se quejó con él de la larga tardanza. Aquél,
indignado, le sugirió que se presentara, sin más, en el Vaticano al día siguiente por la tarde, porque entonces prestaba servicio en la
antesala monseñor Marini, amigo del Santo y ciertamente sería introducido; pero don Bosco no consideró prudente proceder de aquella
manera.Quejóse igualmente el Siervo de Dios con monseñor Negrotto, canónigo de San Pedro, observando que a algunas ((97)) señoras
francesas, llegadas después de él, les había sido concedida inmediatamente la audiencia.-Y yo, añadió, tengo que hablar al Papa de asuntos que él mismo me ha confiado.El canónigo, muy extrañado, prometió ocuparse de ello. Pero Lemoyne, angustiado, escribía todavía el 5 de mayo a don Miguel Rúa: "En
cuanto al Vaticano, monseñor Macchi todavía no ha contestado después de semana y media. Es algo amargo, pero hay que aguantar".En el capítulo IV, podrán adivinar los lectores por sí mismos las causas que tuvieron que determinar alrededor del Pontífice esta especie
de obstrucción.Llegó por fin hacia el mediodía del seis de mayo la comunicación de que la audiencia estaba fijada para el día nueve, viernes, a las once.
Lo acompañaron don Juan Bautista Lemoyne y don José Daghero 2.Roma, en los padres salesianos de la iglesia del sagrado Corazón, y tuve la fortuna de pasar cinco días a su lado (abril 1884). Había por
aquellos días un continuo ir y venir a aquel santo templo, todavía sin terminar, de gente de toda nación y lengua, que iba allí para ver de
cerca, oír y admirar al santo. No se marchaba ninguno sin haber obtenido alguna cosita que hubiese sido tocada, bendecida o usada por don
Bosco. íOh, si supiese, mi querido Padre, todo lo que entonces vi y cómo se renovó en mí la fe y el amor a nuestro Amor Crucificado! El
me quería a su lado y pasamos largas horas en santas conversaciones. Vi entonces a señores de la mas alta aristocracia romana, francesa,
alemana, acudir al templo del sagrado Corazón de Roma, para dejar pañuelos de color y blancos y muchos otros objetos para que el Padre
los usara al menos una sola vez y guardarlos, al serles devueltos como precioso recuerdo."1 Trinchante: empleado de palacio en lo antiguo, que era gentilhombre de boca, y trinchaba, servía la copa y hacía la salva de la comida,
según leo en el diccionario (N. del T.).2 Según su costumbre, don Bosco apuntó algunas cosas en una cartulina:Para el Padre SantoAudiencia mayo 1884: 1.° Privilegios-Dimisorias prov. 2.° Iglesia y hospicio del Sagrado Corazón. 3.° Fachada. 4.° Casa de La Spezia.
5.° Misiones extranjeras. 6.° Condecoraciones. 7.°
91A la una y tres cuartos entró don Bosco en la sala del Papa. La puerta quedó abierta unos instantes. Los camareros de honor, el camarero
secreto participante y el oficial de los guardias nobles se acercaron a ella para observar cómo lo recibía el Padre Santo. Resonó la voz del
Pontífice tan claramente que Lemoyne la pudo oír.Fin de Página: 92
VOLUMEN XVII Página: 92-íOh, don Bosco, dijo enseguida el Papa, cómo está? Cómo va su salud? "Y los ojos? Oigo decir que no está muy bien.Don Bosco, que se había arrodillado, besó su pie: después pidió permiso para permanecer de pie, porque, en aquella posición, no habría
podido resistir.-De pie no, contestó el Papa, sentado.Y le señaló una silla, que mandó acercar a monseñor Macchi. Don Bosco dio las gracias a Su Santidad y se sentó.En presencia de León XIII, sólo ((98)) el ya difunto cardenal Caterini había tenido el privilegio de estar sentado, porque frisaba los
noventa años. Monseñor Macchi no se había movido todavía de su sitio. El Papa le dijo:-Puede retirarse.Al salir éste, los que estaban a la escucha se echaron atrás. Ahora, siguiendo los apuntes de Lemoyne y algunos datos tomados de las
actas manuscritas del Capítulo Superior, iremos exponiendo detalladamente el desarrollo de la audiencia.El preludio del coloquio fue el tema de la salud. León XIII, después de pedirle noticias al respecto, dijo:-Es absolutamente necesario que se cuide y no escatime los medios necesarios para sostenerse y recobrar sus fuerzas. Tenga cuidado de s
mismo sin tantos escrúpulos. Deje de desgastarse en adelante. Haga trabajar a los otros. Hace falta que viva todavía, porque su vida no le
pertenece a usted sino a la Iglesia y a la Congregación que ha fundado, la cual le necesita para obtener los frutos que la Providencia de
Dios quiere. Don Bosco, usted es necesario. Su obra ha crecido y se ha extendido. Italia, Francia, España, América, los mismos salvajes
reclaman su existencia. Usted tiene hijos que seguirán su espíritu, pero ellos estarán siempre en segunda línea detrás de usted. No importa
que, en este momento, no pueda dedicarse a trabajar mucho. Su vida, su existencia, su consejo son cosas necesarias, que yo y todos sus
amigos deseamos vivamente, a fin de que pueda llevar a término las obras empezadas. Si yo estuviese enfermo, usted haría, no lo dudo,Bendición especial para colaboradores de la iglesia y hospicio del Sagrado Corazón. 8.° A todos los salesianos, alumnos y cooperadores.
9.° Secretario (es decir, presentarlo al Papa)
.
92todo lo posible para conservar mi vida. Pues bien, quiero que usted haga para sí mismo lo que haría por mí. Cuídese, pues, emplee todos
los medios necesarios para conservarse bien, lo quiero yo, "comprende?; se lo mando, el Padre Santo lo quiere así, el Papa se lo manda. La
Iglesia necesita de su vida.-Padre Santo, contestó don Bosco; es demasiado grande su bondad al compararme con Vos. Es un honor, ((99)) que me confunde.
Procuraré, sin embargo, hacer todo lo que esté de mi parte para obedecer a vuestra voluntad.-Muy bien. "Y ahora, qué tiene que pedirme? Pida en hora buena porque el Padre Santo está dispuesto a concederle cuanto pida.Entonces don Bosco presentó el conjunto de los privilegios, que deseaba obtener para la Congregación, y le dijo:-Padre Santo, suplico se digne completar la Pía Sociedad Salesiana, que actualmente está a medio camino. Eso sería la concesión de los
privilegios. Hay Congregaciones, cuyos miembros se cuentan con los cinco dedos de una mano y han obtenido enseguida estos privilegios
de forma amplísima; y para nosotros, que somos tantos y sentimos su necesidad, hace ya muchos años que los pido y no puedo obtener
nada.El Pontífice dio una mirada a los papeles que don Bosco le presentaba y le repitió:-Concederemos todo lo que quiere. Para agilizar las cosas, monseñor Masotti, secretario de la Congregación de Obispos y Regulares,
podría presentar, sin más, los documentos necesarios y yo los firmaría sin presentarlos a la Congregación entera. Diga a Monseñor que ésta
es mi intención. Tanto más que ahora, añadió el Papa sonriendo, ya no está el pobre arzobispo Gastaldi. Entonces resultaba difícil poder
hacer las concesiones de buen acuerdo. Aquél era un verdadero adversario suyo. íCuánto hizo, cuánto dijo para impedir la concesión de los
privilegios! No tema, pues; yo quiero que esta vez quede satisfecho. No, la Santa Sede no se opone a darle todo lo que le es necesario.
Creía usted que se hostilizaba a su Congregación. íNo! Eran circunstancias involuntarias las que así lo exigían. Tampoco el Papa, ya lo ve,
puede hacer muchas veces lo que desea. Yo le quiero, le quiero, le quiero. Estoy por los Salesianos totalmente. Soy el primero entre los
Cooperadores. Quien sea su enemigo es enemigo de Dios. Yo tendría miedo a actuar en su contra; en efecto, hace obras colosales con
medios muy mezquinos. Ni siquiera usted mismo conoce la extensión de su ((100)) misión y el bien que debe acarrear a toda la Iglesia.Fin de Página: 93
VOLUMEN XVII Página: 93Usted tiene la misión de hacer ver al mundo que se puede ser buen católico y,
93al mismo tiempo, ciudadano bueno y honrado; que puede hacerse un gran bien a la juventud pobre y abandonada en todos los tiempos, sin
chocar con la corriente de la política, y siendo siempre buenos católicos. El Papa, la Iglesia, el mundo entero piensa en usted, en su
Congregación y le admira; y el mundo le quiere o le teme. No es usted sino Dios, quien actúa en su Congregación. Su admirable
crecimiento, el bien que hace no tiene explicación suficiente en las causas humanas; es Dios mismo quien guía, sostiene, lleva a su
Congregación. Dígalo, escríbalo, predíquelo. Este es el secreto que le ha hecho vencer todo obstáculo y todo enemigo.-Padre Santo, dijo don Bosco, no encuentro palabras para agradecer las benévolas expresiones con que se digna considerar a don Bosco y
a sus hijos. Le aseguro que siempre hemos hecho lo que estaba a nuestro alcance para promover entre nuestros muchachos y entre el
pueblo el afecto, el respeto, la obediencia a la Santa Sede y al Vicario de Jesucristo. El poco bien que hemos hecho lo atribuimos a la
bendición y a la protección del Papa.-Y el Papa seguirá protegiéndole y bendiciéndole. Y ahora dígame: "está contento con su Arzobispo? Ah, sí, añadió sonriendo, pensé
también en usted. Ya lo ve: el cardenal Alimonda le quiere, le quiere mucho y esto me satisface; ya lo sabía yo. Me ha escrito, haciendo un
gran elogio de su Congregación y rogándome le conceda los privilegios. El Papa ha hecho un gran regalo a Turín. Y yo estoy satisfecho de
que el cardenal Arzobispo le sostenga, le apoye, le proteja, sea todo para usted.-Sí, Beatísimo Padre, Turín debe estar y está agradecida a Vos por haberle regalado tan gran pastor. Y tampoco los Salesianos podían
tener un pastor más afectuoso.((101)) Mientras tanto el Papa, que por su temperamento nervioso, necesitaba cambiar de posición y de silla, se levantó y llamó a
monseñor Macchi. También don Bosco quería levantarse y cambiar de silla.-íNo, le dijo, usted no se mueva! íNo se moleste! Ya lo hará monseñor Macchi.Y, tan pronto como se retiró Monseñor, volvió el Papa a arrellanarse en su asiento:-Padre Santo, siguió diciendo don Bosco, las concesiones anteriormente hechas por Pío IX ya han caducado, y, en este momento, me
encuentro apurado. Pediría que me concediera de nuevo la facultad de dar las cartas dimisorias a los clérigos ordenandos, hasta que no sean
concedidas regularmente las concesiones mediante un Breve.El Papa accedió por vía provisional.
94Después empezó a hablar de la iglesia del Sagrado Corazón y preguntó:-"Qué obras se están haciendo ahora?Don Bosco explicó a qué punto había llegado el edificio en construcción y cuáles eran las obras en curso; habló de las dificultades que se
habían encontrado, del bien que ya se hacía en el presbiterio terminado, que servía por el momento de parroquia, del mes de mayo, al que
asistía un millar de personas cada tarde; del oratorio festivo; de las escuelas con doscientos alumnos; de la catequesis dominical, a la que
acudían trescientas muchachas; del hospicio que se iba a construir y de los locales ya hechos o comprados, que podrían dar cabida a unos
cincuenta internos. El Papa escuchaba con vivo interés la exposición, cuando de pronto don Bosco se lanzó a decir:-Querría pedir a Su Santidad me permitiera expresar una idea mía.-Diga, diga, contestó el Padre Santo.-Esta iglesia, prosiguió don Bosco, es católica, porque todo el mundo toma parte en su construcción y este hospicio es para los jovencitos
de todas las naciones de la tierra. Yo quisiera que Su Santidad figurara en esta obra.-No debo negarme, dijo el Papa "Y qué propondría?-Que Su Santidad asumiera el gasto de la fachada de la iglesia del Sagrado Corazón. íSería muy bonito que en ((102)) el frontispicio se
leyese grabada esta inscripción: Catholicorum pietas construxit; frontem autem hujus ecclesiae Leo XIII Pont. Max. proprio aere
aedificavit!Fin de Página: 95
VOLUMEN XVII Página: 95-"Ya ha preparado la inscripción?-Esta u otra mejor; con tal que exprese este pensamiento.El Papa se echó a reír.-"Y por qué no? Acepto la fachada; la haré.-Pero, Santidad, explicó don Bosco, no quiero, sin embargo, que os quedéis sólo en la empresa de edificar esta fachada; quiero ayudaroscon lo que pueda. "No le trajo el otro día la condesa Fontenay diez mil liras?-Sí, es verdad.-Pues bien, fue don Bosco quien le aconsejó que hiciera este donativo. Dentro de poco, recibirá su Santidad otras diez mil liras, y sé queotra persona de Marsella se dispone a hacer otra generosa ofrenda a Su Santidad para que se continúen las obras de la iglesia.-Sí, sí; queda, pues, concluido el negocio de este modo.-Padre Santo, le agradezco tanta bondad; pero permítame añadir95algo más. Querría que el mundo conociera su generosidad, y, si me lo permite, la publicaría en el Boletín Salesiano.-Dé en hora buena a este hecho la publicidad que le agrade y según su prudencia.Veía don Bosco en su proposición un medio para fomentar el óbolo de San Pedro, a la sazón muy mermado.Recordarán los lectores que el Papa otorgaba una asignación mensual a la casa de La Spezia; era, por tanto, natural que don Bosco lediese cuenta de aquella casa, con lo que abría el camino para darle noticias de los otros colegios, del Oratorio y de las dos principales
asociaciones, a saber la del clero infantil y la del Santísimo Sacramento.Díjole entonces el Papa:-Diga de mi parte a los jovencitos de la compañía ((103)) del Santísimo Sacramento que los quiero, que son la pupila de mis ojos;
hágales una caricia paternal de mi parte y déles, también de mi parte, una bendición manu ad manum. Estos queridos jovencitos están
destinados a explicar al mundo cómo la caridad cristiana logra mejorar a la sociedad mediante la buena educación impartida a los niños
pobres y desamparados... "Y cuántos novicios tiene?-Doscientos ocho, Santidad, repartidos en los diversos noviciados de San Benigno, Francia y América, y otros esparcidos acá y allá por
las casas, para no llamar demasiado la atención.-íDoscientos ocho! íEs maravilloso! íDoscientos ocho novicios!A petición de don Bosco, autorizó entonces el Papa a la Congregación Salesiana a tener novicios también en las casas profesas de Turín y
de Marsella; y siguió diciendo:-Ayúdelos a superar todas las asechanzas del demonio y cuide que se mantengan en su puesto; dígales de mi parte que harán mucho bien,
si son como antorchas encendidas en medio del mundo y si guardan con firmeza la moralidad entre aquellos con quienes les toque hablar o
actuar.Después, la conversación versó sobre los Cooperadores Salesianos, a quienes bendijo ampliamente el Papa a ruegos de don Bosco.-Yo mismo, siguió diciendo, quiero ser llamado no sólo cooperador, sino operador, porque los Papas no deben dejar de intervenir en
estas obras de beneficencia. Si queremos una sociedad buena, no hay otro medio mejor que el de educar bien a esta pobre juventud, que
anda al presente suelta por la calles; ella formará en breve el género humano; si se la educa bien, tendremos una sociedad sana y de buenascostumbres; y si mal, la sociedad estará en mal estado y nuestros
96
hijos tendrán que lamentar en su virilidad la mala educación que les dieron los antepasados, si es que no tuvieren que maldecir eternamenteFin de Página: 97
VOLUMEN XVII Página: 97su recuerdo. Pero la piedad no desfallecerá nunca en los cristianos.Al llegar a este punto, presentó don Bosco la lista de algunos para los que deseaba obtener condecoraciones de la Santa Sede. La súplica
estaba redactada en estos términos:((104)) Beatísimo Padre:Me presento humildemente a Vuestra Santidad para indicar a Vuestra augusta clemencia algunas personas muy beneméritas de la Iglesia
y de la sociedad civil y muy conocidas por favorecer el óbolo de san Pedro.1. Entre los personajes insignes bienhechores de la religión y de la sociedad civil hay que señalar, sin duda, al conde Luis Antonio Fleury
de Tolón. Por su beneficencia ya fue nombrado Conde de la Santa Iglesia Romana por Su Santidad. Ahora acaba de hacer construir una
iglesia y una casa para huérfanos en nuestra escuela agrícola de La Navarre (Fréjus). Ha entregado más de cien mil liras para el pago de
diversas deudas, que nos habrían obligado a suspender las obras de la iglesia del Sagrado Corazón en Roma. Sostiene también eficazmente
las escuelas libres y la prensa católica de su patria. Para él se pide respetuosamente la condecoración de Comendador.
2. El barón Amado Héraud, fervoroso católico, Camarero de capa y espada, promotor del óbolo de san Pedro en Niza y en las ciudades
próximas suplica se le haga Comendador.
3. El señor Alfredo de Montigny, rico y generoso católico de Lille, en Francia, poderoso promotor de las obras católicas, abrió a los
Salesianos un hospicio para niños pobres. Le interesaría sumamente el título de Conde Romano, para ligar de este modo a su hijo único a
la Santa Sede. El Obispo de Cambrai ha enviado una carta comendaticia especial directamente a Su Santidad.
4. El doctor Carlos d'Espiney de Niza, fervoroso católico y médico afamado, se presta gratuitamente para asistir a todos los pobres que
piden sus servicios y especialmente a los huerfanitos de nuestro hospicio de San Pedro en aquella ciudad. Suplica una condecoración de
Caballero de San Gregorio Magno. Se adjunta, para este fin, una carta comendaticia del Obispo de Niza.
5. El Obispo de Fréjus en Francia suplica humildemente a Vuestra Santidad tenga a bien honrar y recompensar el celo del Rvmo.
sacerdote monseñor Mario Guigou, Camarero Supernumerario, promoviéndolo a la prelatura de grado superior. Le adjunto la honorable
carta comendaticia de su Ordinario.
El Papa dio una rápida mirada a la instancia y dijo después a don Bosco que hiciese escribir en hojas separadas cada una de las súplicas
para presentarlas en la oficina y atenderlas más cómodamente. Llamó mientras tanto a monseñor Macchi e hizo que le entregara la nota,
para que se ocupara de ella. Dicho esto, reanudó la conversación:-"Y ahora tiene algo más que pedir? Pida libremente, que estoy dispuesto a concederle todo.
97((105)) -Santidad, todavía una bendición especial para todos los Cooperadores, para sus familias y amigos.El Papa se la concedió benignamente.-Y ahora, si me lo permite, añadió don Bosco, llamaré a mi secretario y a don José Daghero, director del seminario de Magliano Sabino
para que tengan el alto honor de besar el pie a Su Santidad.Y así diciendo, se levantaba para ir a la puerta.-No, no se moleste, dijo el Papa; yo los haré entrar.Sonó la campanilla, entró monseñor Macchi y le ordenó que los introdujera.-"Quién de ustedes es el Director de Magliano?, preguntó.-Un servidor, Santidad, contestó don José Daghero.-He oído decir que hay alguna disensión entre el colegio y ciertas personas.Fin de Página: 98
VOLUMEN XVII Página: 98-Pero esperamos que todo se arregle, dijo don José Daghero.-Sí, sí, se arreglará.-Y éste, dijo don Bosco, es don Juan Bautista Lemoyne, mi secretario. Ha sido director de varios colegios y últimamente Director de lasHijas de María Auxiliadora, en Nizza Monferrato.-íMuy bien! "Así que usted es su secretario? A usted confío la persona de su Superior. Debe usted cuidar su salud y procurar que no se
canse demasiado. No le permita escribir; tiene los ojos muy cansados y enfermos. Usted debe ser su apoyo y es usted responsable de la
vida de su Superior "comprende? Y lo quiero yo así, lo quiere el Padre Santo, es el Papa quien lo quiere. Prodíguele todos los cuidados,
sea su consuelo. íQué honor el suyo! Es un gran honor para ustedes los Salesianos la misión que Dios les confía; es una gran obligación, ala que debe corresponder. Dígaselo a todos sus demás hermanos y que sean el consuelo de este pobre anciano.-Padre Santo, contestó Lemoyne conmovido; se lo diré a mis hermanos, los cuales quedarán así más confirmados en su vocación.((106)) -"Y sus misiones?, preguntó el Papa volviéndose a don Bosco.-Van bien, Padre Santo. Ya se ha bautizado a quince mil salvajes.-Quince mil salvajes es un buen número y yo les agradezco tantas almas salvadas. Es algo magnífico salvar las almas y el Papa goza conello. Pero, a propósito de almas, "por qué no me contentáis al pobre Obispo de Mantua? Ha venido a verme y me ha pedido que interponga
mis buenos oficios para que usted le envíe cuatro o cinco sacerdotes salesianos. El está dispuesto a hospedar en su palacio a
98
estos salesianos. Me daría un gran gusto si lo contentara. Los necesita mucho este buen Obispo 1.-Puesto que le gusta a Su Santidad, veremos si se le puede contentar. Es verdad que el número de nuestros salesianos es muy reducidopara las muchas casas que debemos proveer de personal, pero intentaremos contentar a Su Santidad.-Antes de enviarlos espere a que yo escriba al Obispo. Mientras tanto, Benedictio Dei omnipotentis, etc.Se arrodilló don Bosco, mientras el Papa quería impedírselo. Por fin, dijo a don Juan Bautista Lemoyne:-Secretario, ayúdele a levantarse, sosténgalo.Cuando salieron de la presencia del Sumo Pontífice, eran las tres y media. Don Bosco, pese a su acostumbrada tranquilidad, parecía muycontento. Cuando estuvieron en el coche, le preguntó Lemoyne:-"Está usted contento, don Bosco?-íSí! íQué bueno es el Padre Santo! Lo necesitaba yo muy de veras; ya no podía más.Cuando llegó a casa, su alegría llegó al colmo con la noticia de que el Alcalde de Roma había finalmente pedido al Gobernador ennombre del Ayuntamiento el permiso para hacer la rifa. Ya no podía dudarse de la concesión. En efecto, ((107)) el veintisiete de mayo, la
Administración Provincial emitió el decreto, por el cual se autorizaba el despacho de doscientos mil boletos a una lira cada uno.Aquel mismo día envió Lemoyne, de parte de don Bosco, una tarjeta a don Miguel Rúa con la orden de comunicar su contenido a todas
las casas, para que se enteraran de la audiencia, de todo lo obtenido en Roma y del próximo regreso 2.Próximo a partir de Roma, don Bosco hizo escribir al Oratorio, en forma de carta, la narración de un sueño de la máxima importancia. Lo
había tenido una de aquellas noches, en las que se encontraba mal. Lo contó por partes a Lemoyne, indicándole que lo desarrollase, y
después se lo hizo leer y dictó algunas correcciones. El seis de mayo había mandado escribir a don Miguel Rúa: "Don Bosco está
preparando una carta que desea enviar a los jóvenes y en la que quiere decir cosas muy bellas a sus amadísimos hijos".La carta fue expedida el diez de mayo, pero don Miguel Rúa, no juzgando conveniente leerla en público por entero, rogó que se le1 Este obispo pedía algunos salesianos, que estuviesen a su disposición para enviarlos a predicar y confesar donde lo pidiese la
necesidad.Fin de Página: 99
VOLUMEN XVII Página: 992 Apéndice, Doc. núm. 11.
99enviase una copia adaptada a los jóvenes. Lemoyne eliminó la parte que interesaba sólo a los superiores. La lectura, hecha por don Miguel
Rúa por la noche después de las oraciones, fue acogida por los muchachos con temor, máxime porque el Santo decía en ella que había
conocido el estado de muchas conciencias.A su regreso, hubo una continua peregrinación de jovencitos a su habitación para saber el estado en que los había visto. De todo esto se
derivaron dos efectos principales: un principio de reforma en la vida del Oratorio y el alejamiento de algunos, que parecían bonísimos. He
aquí el texto completo del sueño.Mis queridos hijos en J. C.:Lo mismo cerca que lejos, siempre pienso en vosotros. Uno solo es mi deseo, que seáis felices en el tiempo y en la eternidad. Este
pensamiento, este deseo me ha impulsado a escribiros esta carta. Siento, queridos míos, el peso de la distancia a que me encuentro de
vosotros y el no veros y el no oíros me causa una pena como no podéis imaginar. Por eso, habría deseado escribir estas líneas hace ya una
semana, pero las ((108)) continuas ocupaciones me lo impidieron. Con todo, aunque faltan pocos días para mi regreso, quiero anticiparos
mi llegada, al menos por medio de una carta, ya que no puedo hacerlo en persona. Son las palabras de quien os ama tiernamente en
Jesucristo y tiene el deber de hablaros con la libertad de un padre. Y vosotros me permitiréis que así lo haga "no es cierto? Y prestaréis
atención y pondréis en práctica lo que os voy a decir.Os he afirmado una y otra vez que sois el único y continuo pensamiento de mi mente. Ahora bien, en una de las noches pasadas yo me
había retirado a mi habitación y, mientras me disponía a entregarme al descanso, comencé a rezar las oraciones que me enseñó mi buena
madre.En aquel momento, no sé bien si víctima del sueño o fuera de mí por alguna distracción, me pareció que se presentaban ante mí dos
antiguos alumnos del Oratorio.Uno de ellos se acercó y, saludándome afectuosamente, me dijo:-íDon Bosco! "Me conoce?-Sí que le conozco, le respondí.-"Y se acuerda aún de mí?, añadió.-De ti y de los demás. Tú eres Valfré y estabas en el Oratorio antes del 1870.-Diga, continuó, "quiere ver a los jóvenes que estaban en el Oratorio en mis tiempos:-Sí, házmelos ver, le contesté, eso me proporcionará una gran alegría.Entonces Valfré me mostró todos los jovencitos con el mismo semblante y con la misma edad y estatura de aquel tiempo. Me parecía
estar en el antiguo Oratorio a la hora de recreo. Era una escena llena de vida, de movimiento y alegría. Quién corría, quién saltaba, quién
hacía saltar a los demás; quién jugaba a la rana, quién a bandera, quién a la pelota. En un sitio había reunido un corrillo de muchachos
pendientes de los labios de un sacerdote que les contaba una historieta. En otro lado, había un clérigo con otro grupo jugando al "burro
vuela" o a los "oficios". Se cantaba, se reía por todas partes, había por doquier sacerdotes y clérigos y alrededor de ellos jovencitos
100que alborotaban alegremente. Entre jóvenes y superiores reinaba la mayor cordialidad y confianza. Yo estaba encantado al contemplar
aquel espectáculo y Valfré me dijo:-Vea, la familiaridad engendra afecto y el afecto, confianza. Esto es lo que abre los corazones y los jóvenes manifiestan todo sin temor a
los maestros, a los asistentes y a los superiores. Son sinceros en la confesión y fuera de ella y se prestan con facilidad a todo lo que les
quiere mandar aquél que saben los ama.En tanto se acercó a mí otro antiguo alumno, que tenía la barba completamente blanca y me dijo:Fin de Página: 101
VOLUMEN XVII Página: 101-Don Bosco "quiere ver ahora los jóvenes que están actualmente en el Oratorio?
Este era José Buzzetti.
-Sí, respondí; pues hace un mes que no los veo.
((109)) Y me los señaló: vi el Oratorio y a todos vosotros que estabais en reo. Pero no oía ya gritos de alegría y canciones, nocontemplaba aquel movimiento, aquella vida que vi en la primera escena.
En los ademanes y en el rostro de algunos jóvenes se notaba una tristeza, una desgana, un disgusto, una desconfianza que causaba gran
pena a mi corazón. Vi, es cierto, a muchos que corrían, que jugaban, que se movían con placentera despreocupación; pero otros, y eran
bastantes, estaban solos, apoyados en las columnas, presa de pensamientos desalentadores; otros estaban por las escaleras y los corredoreso en los poyetes, que dan a la pared del jardín, para no tomar parte en el recreo común; otros paseaban lentamente formando grupos y
hablando en voz baja entre ellos, lanzando a una y otra parte miradas sospechosas y mal intencionadas; algunos sonreían pero con una
sonrisa acompañada de gestos que hacían no solamente sospechar, sino creer que san Luis habría sentido sonrojo si se hubiese encontrado
en compañía de los tales; incluso entre los que jugaban había algunos tan desganados, que daban a entender a las claras que no encontraban
gusto alguno en el recreo.
-"Ha visto a sus jóvenes?, me dijo aquel antiguo alumno.
-Sí que los veo, le contesté suspirando.
-íQué diferentes son de lo que éramos nosotros!, exclamó.
-íMucho! íQué desgana en este recreo!
-Y de aquí proviene la frialdad de muchos para acercarse a los santos sacramentos, el descuido de las prácticas de piedad en la iglesia
yen otros lugares; el estar de mala gana en un lugar donde la Divina Providencia los colma de todo bien corporal, espiritual e intelectual. De
aquí el no corresponder de muchos a la vocación; de aquí la ingratitud para con los superiores; de aquí los secretitos y las murmuraciones,
con todas las demás deplorables consecuencias.-Comprendo, entiendo, respondí yo. Pero "cómo animar a estos jóvenes para que vuelvan a la antigua vivacidad, alegría y expansión?
-Con la caridad.
-"Con la caridad? Pero "es que mis jóvenes no son bastante amados? Tú sabes cuánto los amo. Tú sabes cuánto he sufrido por ellos
ycuánto he tolerado en el transcurso de cuarenta años y cuánto tolero y sufro en la actualidad. Cuántos trabajos, cuántas humillaciones,
cuántos obstáculos, cuántas persecuciones para proporcionarles pan, albergue, maestros y especialmente para buscar la salvación de sus
almas. He hecho cuanto he podido y sabido por ellos que son el afecto de toda mi vida.-No me refiero a usted.-"De quién hablas, pues? "De los que hacen mis veces? "De los directores, de los
101
prefectos, de los maestros, de los asistentes? "No ves que son mártires del estudio y del trabajo? "Cómo consumen los años de su juventuden favor de ellos, que son como un legado de la Providencia?
-Lo veo y lo sé; pero eso no basta; falta lo mejor.
((110)) -"Qué falta, pues?
-Que los jóvenes no sean solamente amados, sino que se den cuenta de que se les ama.
-Pero "no tienen ojos en la cara? "No tienen la luz de la inteligencia? "No ven que cuanto se hace en su favor se hace por amor?
-No, lo repito: eso no basta.Fin de Página: 102
VOLUMEN XVII Página: 102-"Qué se requiere, pues?-Que al ser amados en las cosas que les agradan, participando en sus inclinaciones infantiles, aprendan a ver el amor también en aquellas
cosas que les agradan poco, como son: la disciplina, el estudio, la mortificación de sí mismos; y que aprendan a obrar con generosidad y
amor.-Explícate mejor.-Observe a los jóvenes en el recreo.Hice lo que me decía y exclamé:-"Qué hay de particular?-"Tantos años como hace que se dedica a la educación de la juventud y no comprende? Observe mejor. "Dónde están nuestros
Salesianos?Me fijé y vi que eran muy pocos los sacerdotes y clérigos que estaban mezclados entre los jóvenes y muchos menos los que tomaban
parte en sus juegos. Los Superiores no eran ya el alma de los recreos. La mayor parte de ellos paseaban hablando entre sí, sin preocuparse
de lo que hacían los alumnos; otros asistían, pero sin pensar para nada en los jóvenes; otros vigilaban desde lejos sin advertir las faltas que
se cometían; alguno que otro corregía a los infractores, pero con amenazas y esto raramente. Había algún Salesiano que deseaba
introducirse en algún grupo de jóvenes, pero vi que los muchachos buscaban la manera de alejarse de sus maestros y Superiores.Entonces me dijo mi amigo:-En los primitivos tiempos del Oratorio "no estaba usted siempre en medio de los jóvenes, especialmente a las horas de recreo?
"Recuerda aquellos hermosos años? Era una alegría de Paraíso, una época que recordamos siempre con emoción, porque el amor lo
regulaba todo y nosotros no teníamos secretos para usted.-íCierto! Entonces todo era para mí motivo de alegría y los jóvenes iban a porfía por acercarse a mí, por hablarme y existía una verdadera
ansiedad por escuchar mis consejos y ponerlos en práctica. Ahora, en cambio, las continuas audiencias, mis múltiples ocupaciones y la
falta de salud me lo impiden.-Bien, bien; pero si usted no puede, "por qué sus Salesianos no se convierten en imitadores suyos? "Por qué no insiste, no exige que
traten a los jóvenes como usted los trataba?-Yo les hablo e insisto hasta cansarme, pero muchos no están decididos a tomarse el trabajo de antaño.-Y así, descuidando lo menos, pierden lo más, y este más es el fruto ((111)) de sus fatigas. Que amen lo que agrada a los jóvenes y los
jóvenes amarán lo que es del gusto de los Superiores. De esta manera el trabajo les será muy llevadero. La causa del cambio presente del
Oratorio es que un buen número de jóvenes no tiene confianza con los Superiores. Antiguamente los corazones todos estaban abiertos a los
Superiores,
102
por lo que los jóvenes amaban y obedecían prontamente. Pero ahora los Superiores son considerados sólo como tales y no como padres,
hermanos y amigos; por tanto, son más temidos que amados. Por eso, si se quiere hacer un solo corazón y una sola alma, por amor a Jesús,
se debe romper esa barrera fatal de la desconfianza que ha de ser suplantada por la más cordial confianza. Es decir: que la obediencia ha de
guiar al alumno como la madre a su hijito; entonces reinarán en el Oratorio la paz y la antigua alegría.-"Cómo hacer, pues, para romper esta barrera?-Familiaridad con los jóvenes, especialmente en los recreos. Sin la familiaridad no se puede demostrar el afecto y, sin esta demostración,
no puede haber confianza. El que quiera ser amado es menester que demuestre que ama. Jesucristo se hizo pequeño con los pequeños y
cargó con nuestras debilidades. íHe aquí el Maestro de la familiaridad!El maestro al cual sólo se le ve en la cátedra, es maestro y nada más, pero, si participa del recreo de los muchachos, se convierte también
en hermano.Si a uno se le ve en el púlpito predicando, se dirá que cumple con su
deber, pero si se le ve diciendo en el recreo una buena palabra, habrá que reconocer que esa palabra proviene de una persona que ama.Fin de Página: 103
VOLUMEN XVII Página: 103íCuántas conversiones no fueron efecto de alguna de sus palabras pronunciadas improvisamente al oído de un jovencito mientras se
divertía! El que sabe que es amado, ama, y el que es amado lo consigue todo, especialmente de los jóvenes. Esta confianza establece como
una corriente eléctrica entre jóvenes y Superiores. Los corazones se abren y dan a conocer sus necesidades y manifiestan sus defectos. Este
amor hace que los Superiores puedan soportar las fatigas, los disgustos, las ingratitudes, las faltas de disciplina, las ligerezas, las
negligencias de los jóvenes. Jesucristo no quebró la caña ya rota, ni apagó la mecha humeante. He aquí vuestro modelo. Entonces no habrá
quien trabaje por vanagloria, ni quien castigue por vengar su amor propio ofendido; ni quien se retire del campo de la asistencia por celo a
una temida preponderancia de otros; ni quien murmure de los otros para ser amado y estimado de los jóvenes, con exclusión de todos los
demás superiores, mientras, en cambio, no cosecha más que desprecio e hipócritas zalamerías; ni quien se deje robar el corazón por una
criatura y, para agasajar a ésta, descuide a todos los demás jovencitos; ni quienes, por amor a la propia comodidad, menosprecien el deber
de la asistencia; ni quienes, por falso respeto humano, se abstengan de amonestar a quien necesite ser amonestado. Si existe este amor
efectivo, no se buscará más que la gloria de Dios y el bien de las almas. Cuando languidece este amor, es que las cosas no marchan bien.
"Por qué se quiere sustituir la caridad por la frialdad de un reglamento? "Por qué los Superiores dejan a un lado la observancia de ((112))
aquellas reglas de educación que don Bosco les dictó? "Por qué, al sistema de prevenir, de vigilar y corregir amorosamente los desórdenes,
se le quiere reemplazar por aquel otro más fácil y más cómodo para el que manda, de promulgar la ley y hacerla cumplir, mediante los
castigos que encienden odios y acarrean disgustos; y, si se descuida el hacerlas observar, son causa de desprecio para los Superiores y de
desórdenes gravísimos?Y esto sucede necesariamente, si falta la familiaridad. Si, por tanto, se desea que, en el Oratorio, reine la antigua felicidad, hay que poner
en vigor el antiguo sistema: el Superior sea todo para todos, siempre dispuesto a escuchar toda duda o lamentación de los muchachos, todo
ojos para vigilar paternalmente su conducta, todo corazón para buscar el bien espiritual de sus subalternos y el bienestar temporal de
aquéllos a quienes la Providencia ha confiado a sus cuidados.
103Entonces los corazones no permanecerán cerrados y no se ocultarán ciertas cosas que causan la muerte de las almas. Sólo en caso de
inmoralidad, sean los Superiores inflexibles. Es mejor correr el peligro de alejar de casa a un inocente que hacer que permanezca en ella un
escandaloso. Los asistentes consideren como un estrechísimo deber de conciencia el referir a los Superiores todo aquello que crean puede
constituir ofensa de Dios.Entonces yo le pregunté:-"Y cuál es el medio principal para que triunfe semejante familiaridad y ese amor y confianza?-La observancia exacta del Reglamento de la Casa.-"Y nada más?-El mejor plato en una comida es la buena cara.Mientras mi antiguo alumno terminaba de hablar con estas palabras, yo continué contemplando con verdadero disgusto el recreo y, poco
a poco, me sentía oprimido por un gran cansancio que iba en aumento. Esta opresión llegó a tal punto, que no pudiendo resistir más, me
estremecí, y desperté a renglón seguido.Me encontré de pie junto a mi lecho. Mis piernas estaban tan hinchadas y me dolían tanto que no podía estar de pie. Era ya muy tarde;
por tanto, me fui a la cama decidido a escribir estos renglones a mis queridos hijos.Yo deseo no tener estos sueños, porque me producen un cansancio enorme.Al día siguiente, sentía aún un gran dolor en todos mis huesos y no veía la hora de poder descansar. Pero he aquí que llegada la noche,
apenas en el lecho, comencé a soñar nuevamente.Tenía ante mi vista el patio ocupado por los muchachos que están actualmente en el Oratorio y junto a mí al mismo antiguo alumno.Comencé a preguntarle:-Lo que me has dicho se lo haré saber a mis Salesianos, pero "qué debo decir a los jóvenes del Oratorio?Me respondió:Fin de Página: 104
VOLUMEN XVII Página: 104-Que reconozcan los trabajos que se imponen los Superiores, los maestros y los asistentes por amor a ellos, pues si no fuese por su bien
no se impondrían tantos sacrificios; que recuerden que la humildad es la fuente de toda tranquilidad; que sepan soportar los defectos de los
demás, pues la perfección no se encuentra en el mundo, sino solamente ((113)) en el Paraíso; que dejen de murmurar, pues la murmuración
enfría los corazones; y, sobre todo, que procuren vivir en gracia de Dios. Quien no vive en paz con Dios, no puede tener paz consigo
mismo ni con los demás.-"Me estás diciendo, pues, que hay entre mis jóvenes quienes no están en paz con Dios?-Esta es, entre otras, la primera causa del malestar reinante, a la que usted debe poner remedio y que no es necesario que yo enumere. En
efecto, sólo desconfía quien tiene secretos que ocultar, quien teme que estos secretos sean descubiertos, pues sabe que, de ponerse de
manifiesto, se derivaría de ellos una gran vergüenza y no pocas desgracias. Al mismo tiempo, si el corazón no está en paz con Dios, vive
angustiado, inquieto, rebelde a toda obediencia, se irrita por nada, le parece que todo marcha mal y, como él no ama, cree que los
Superiores tampoco aman.-Con todo, "no ves, querido mío, la frecuencia de confesiones y comuniones que hay en el Oratorio?-Es cierto que la frecuencia de confesiones es grande, pero lo que falta en absoluto, en muchísimos jóvenes que se confiesan, es la
firmeza en los propósitos. Se confiesan,
104pero siempre de las mismas faltas, de las mismas ocasiones próximas, de las mismas malas costumbres, de las mismas desobediencias, de
las mismas negligencias en el cumplimiento de los deberes. Van así adelante durante meses y años y algunos llegan hasta el final de los
estudios.Tales confesiones valen poco o nada; por tanto, no proporcionan la paz y, si un jovencito fuese llamado en tal estado ante el tribunal de
Dios, se vería en un aprieto.-"Y hay muchos de éstos en el Oratorio?-En relación con el gran número de jóvenes que hay en la casa, afortunadamente son pocos. Mira.Y, al decir esto, me los señalaba.Yo los observé uno a uno. Pero en esos pocos vi cosas que amargaron grandemente mi corazón. No quiero ponerlas por escrito, pero
cuando esté de regreso quiero comunicarlas a cada uno de los interesados. Ahora os diré solamente que es tiempo de rezar y de tomar
firmes resoluciones; de cumplir, no de palabra sino de hecho, y demostrar que los Comollo, los Domingo Savio, los Besucco y los
Saccardi, viven aún entre nosotros.Por último pregunté a aquel amigo:-"Tienes algo más que decirme?-Predica a todos, mayores y pequeños, que recuerden siempre que son hijos de María Santísima Auxiliadora. Que Ella los ha reunido
aquí para librarlos de los peligros del mundo, para que se amen como hermanos y para que den gloria a Dios y a Ella con su buena
conducta; que es la Virgen quien les provee de pan y de cuanto necesitan para estudiar, obrando infinitos portentos y concediendo
innumerables gracias. Que recuerden que están en vísperas de la fiesta de su Santísima Madre y que, con su auxilio, debe caer la barrera de
la desconfianza que ((114)) el demonio ha sabido levantar entre los jóvenes y los Superiores y de la cual sabe servirse para ruina de las
almas.-"Y conseguiremos derribar esa barrera?-Sí, ciertamente, con tal de que, mayores y pequeños, estén dispuestos a sufrir alguna pequeña mortificación por amor a María y pongan
en práctica cuanto he dicho.Entretanto, yo continuaba observando a los jovencitos y, ante el espectáculo de los que veía encaminarse a su perdición eterna, sentí tal
angustia que me desperté.Querría contaros otras muchas cosas importantísimas que vi en este sueño, pero el tiempo y las circunstancias no me lo permiten.Fin de Página: 105
VOLUMEN XVII Página: 105Concluyo: "Sabéis qué es lo que desea de vosotros este pobre anciano que ha consumido toda su vida buscando el bien de sus queridos
jóvenes?Nada más que, observadas las debidas proporciones, florezcan los días felices del antiguo Oratorio. Las jornadas del afecto y de la
confianza cristiana entre los jóvenes y los Superiores; los días del espíritu de condescendencia y de mutua tolerancia por amor a Jesucristo;
los días de los corazones abiertos a la sencillez y al candor; los días de la caridad y de la verdadera alegría para todos. Necesito que me
consoléis haciendo renacer en mí la esperanza y prometiéndome que haréis todo lo que deseo para el bien de vuestras almas. Vosotros no
sabéis apreciar la suerte que habéis tenido al estar recogidos en el Oratorio. Os aseguro delante de Dios que basta que un joven entre en una
Casa Salesiana, para que la Santísima Virgen lo tome en seguida bajo su celestial protección. Pongámonos, pues, todos de acuerdo. La
caridad de los que mandan, la caridad de los que deben obedecer, haga reinar entre nosotros el espíritu de San Francisco de Sales. íOh, mis
queridos hijos!, se acerca el tiempo en que me tendré que
105separar de vosotros y partir para mi eternidad. (Nota del secretario. Al llegar aquí, don Bosco dejó de dictar; sus ojos estaban llenos de
lágrimas, no a causa del disgusto, sino por la inefable ternura que se reflejaba en su rostro y en sus palabras; unos instantes después,
continuó). Por tanto, mi mayor deseo, queridos sacerdotes, clérigos y jóvenes, es dejaros encaminados por la senda que el Señor desea que
sigáis.Con este fin, el Padre Santo, al cual he visto el viernes nueve de mayo, os envía de todo corazón su bendición. El día de María
Auxiliadora me encontrare en vuestra compañía ante la imagen de nuestra amantísima Madre. Deseo que su fiesta se celebre con toda
solemnidad y que don José Lazzero y don Segundo Marchisio se preocupen de que la alegría reine también en el comedor. La festividad de
María Auxiliadora debe ser el preludio de la fiesta eterna que hemos de celebrar todos juntos un día en el Paraíso.Roma, 10 de mayo de 1884Vuestro afectísimo en J. C., JUAN BOSCO, Pbro.((115)) Esta carta es un verdadero tesoro que, juntamente con el tratadito sobre el Sistema Preventivo y con el Reglamento para las
Casas, forma la trilogía pedagógica dejada por don Bosco como herencia, a sus hijos. Pedagogía humilde y elevada que, donde sea
entendida y puesta en práctica, puede convertir a los institutos educativos en remansos de paz, asilos de inocencia, hogar de virtudes,
palestra de estudio, viveros en suma de óptimos cristianos, de honrados ciudadanos y dignos eclesiásticos. Pero todo ello ha de conseguirse
con buena voluntad y espíritu de sacrificio.Antes de seguir adelante, presentaremos aquí las cinco cartas, que llegaron a nosotros, de las muchas que escribió en Roma. La primera
está dirigida a don José Lazzero, que seguía dirigiendo el Oratorio con el título de vicedirector. Se habla en ella de la "coraza", que don
Miguel Rúa debería quitarse del pecho, porque podría cansarlo demasiado. No sería extraño que se tratase del cilicio. Estaba entonces don
Miguel Rúa delicado; añadíase a otros achaques un ataque de lumbago, que le obligó a guardar cama algunos días. De ahí las nes del Santo
por su salud, manifestadas al que era su confesor durante la ausencia de don Bosco.Querídísimo Lazzero:Es ésta quizás la primera carta que escribo después de mi salida de Turín, y quiero que sea para ti, mi siempre querido Lazzero.Dirás a nuestros amados hermanos y queridos hijos de la casa que mi salud, especialmente desde hace dos días, ha mejorado
notablemente y, por eso, deseo que, a mi llegada, hagamos un bonita fiesta en la iglesia para agradecer a la Virgen los innumerables
beneficios que nos ha concedido y también en el comedor para quitar la melancolía y estar alegres en el Señor.
106Creo que don Juan Bautista Lemoyne ya os da noticias especiales; hay tantísimas como para escribir volúmenes enteros.Di a don Miguel Rúa que se quite la coraza del pecho, porque podría cansarle demasiado."Y Suttil y don Pedro Pozzan están bien? "Son buenos?No sé cómo estarán mi viña, mis judías, mis calabazas, etc. 1.((116)) Hay que agradecer, además, de un modo especial a la señora Nicolini los preciosos racimos que me regaló en Turín y los queFin de Página: 107
VOLUMEN XVII Página: 107envió a Roma; pero que no conviene mande más, porque se echan a perder por el camino.Entrega, por favor, la carta adjunta a don Esteban Febbraro.Desciendan sobre ti, sobre todo el Capítulo Superior, sobre todos nuestros queridos hermanos y alumnos las gracias del Señor y Maríanos mantenga firmes por el camino del cielo. Amén.Dios mediante, espero estar en Turín del doce al quince de mayo.Actuará como mayordoma de las fiestas la mariscala de Saint-Arnaud, que estará presente durante toda la novena de María Auxiliadora.Roma, 23 de abril de 1884Afectísimo amigo, JUAN BOSCO, Pbro.La segunda carta es para la condesa Callori, con ocasión de la próxima boda de su hija. La escribió Lemoyne al dictado del Santo, que se
limitó a firmarla.Mi buena Mamá:Queda bien entendido que el día veintiocho celebraré la santa misa por usted y por la señora María. Pido a Dios que el nuevo estado sea
para ella feliz en la tierra y una preparación para la bienaventuranza del cielo. Confío plenamente que seguirá siendo una insigne
bienhechora de nuestras obras.Me encuentro en la iglesia del Sagrado Corazón. Todo marcha bien, pero estamos algo estancados por falta de fondos, que disminuyen
sensiblemente.Dios les bendiga a usted, a toda su familia, a la señora María y le suplico rece también por mí, que, muy agradecido, la encomiendo a
diario en la santa misa y me profeso en J. C.Roma, 24 de abril de 1884Muy agradecido hijo, JUAN BOSCO, Pbro.La tercera carta está dirigida a una religiosa, la condesa Filomena Medolago-Albani, hija de De Maistre, que ingresó, a la muerte del
marido, en las Hijas del Sagrado Corazón 2.1 Alude al conocido jardincito, en la galería de su vivienda.2 Véase Vol. XV, pág. 404.
107((117)) Benemérita Sor María Teresa:Su carta me ha satisfecho mucho, porque veo que usted se acuerda todavía de este pobre don Bosco. De todo corazón rezaré por la hija
de la señora Condesa Passi y confío plenamente en Dios que escuchará nuestras oraciones, si la petición no se opone al bien de su alma.
María Santísima llevará en mi lugar una bendición especial.Por mi parte, recomiendo acendradamente a esta señora la construcción de la iglesia y el hospicio del Sagrado Corazón en Roma. Estas
obras adelantaron maravillosamente hasta ahora, pero actualmente están casi paradas, porque disminuye el dinero. Usted sabe que el
Sagrado Corazón es poderosa fuente de gracias y bendiciones.El Señor le bendiga, a la familia Passi y a su comunidad religiosa, a la que Dios la llamó para ser otra santa Teresa.Fin de Página: 108
VOLUMEN XVII Página: 108La recordaré cada día en la santa misa; ruégole pida también por mí, que siempre seré suyo en J. C.Roma, 24 de abril de 1884Calle San Lorenzo, núm. 42Su seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.La cuarta es para la señora Magliano, a quien ya conocen los lectores. En lugar de la circular manuscrita, que solía enviar a los más
distinguidos Cooperadores para comunicarles la bendición del Papa, quiso enviar a la señora Magliano una cartita autógrafa, porque sabía
muy bien cuán agradable le sería este rasgo de delicadeza.Benemérita señora Magliano:Deseo que V. S. B. sea la primera en saber cómo el Padre Santo, a través de mi persona, le envía con fecha de hoy a las doce del
mediodía, una bendición especial. El me aseguró que rezaría también por su salud y santidad, como yo hago también en mi poquedad cada
día.Que Dios nos bendiga a todos y créame en J. C.Roma, 9 de mayo de 1884Su seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.((118)) Una de las cinco cartas antes dichas está escrita en francés y va dirigida al conde Villeneuve. Hace mención en ella de su petit
prieur en la fiesta de María Auxiliadora de 1881 1. Preocupado por las dificultades económicas que atravesaba la casa de Saint-Cyr, le
ruega se ponga de acuerdo con los curas párrocos de La Cioat y de Aubagne,1 Véase Vol. XV, pág. 157.
108a los que también escribe, para estudiar todos juntos la manera de ayudarla 1.Como parecía que las negociaciones para obtener los privilegios no estaban próximas a llegar a término, don Bosco salió de Roma el
catorce de mayo. Fue el primero en aprovechar el billete reducido a la mitad del precio, recientemente concedido a los Salesianos por la
Compañía de ferrocarriles romanos, cuya dirección residía en Florencia. Tomó el tren para Florencia con don Juan Bautista Lemoyne y don
Francisco Dalmazzo. Le esperaban en el Borghetto, estación de Magliano Sabino, los clérigos y los alumnos de aquella casa. Como quiera
que la parada era bastante larga, bajó a la sala de espera, donde el jefe de estación había permitido reunirse a los alumnos; por lo que
apresuróse don Bosco a visitarle y darle las gracias. Después dio audiencia a los muchachos, que se le presentaban uno a uno. A las once,
comieron allí mismo, y tuvieron todos gran alegría al ver cómo él comía con buen apetito.Pero sucedió un desagradable contratiempo. A las doce y minutos, llegaba el tren rápido, que debía tomar para llegar a Florencia aquella
misma tarde; y así lo había avisado al director de allí don Faustino Confortóla. Mas, he aquí que mientras esperaban en el andén, llegó un
tren de mercancías larguísimo, que se paró en la vía más próxima a la estación. Pasaron pocos instantes; y entró el tren rápido por la
segunda vía. Tenía que parar sólo un minuto. Los otros viajeros, que estaban al tanto, atravesaron por delante de la máquina del tren de
mercancías y llegaron a tiempo para subir al rápido. Don Bosco, cercado de los muchachos que atestaban el andén, no se dio cuenta de
aquella maniobra e, imaginando que el tren primeramente llegado sería ((119)) también el primero en salir, no se movió. Pero el silbido
agudo del otro tren le advirtió de su error. Ya no había remedio: había que esperar hasta las ocho. El Santo se mostró muy contrariado; pero
pronto se resignó, volvió a la sala y siguió oyendo a seminaristas y colegiales hasta las dos, hora en que emprendieron el camino de vuelta
para Magliano. Era la víspera de la fiesta del patrono, a la que asistía por vez primera el nuevo cardenal-obispo Martinelli, sucesor del
recién fallecido Bilio, y ellos tenían que asistir a las primeras vísperas.Fin de Página: 109
VOLUMEN XVII Página: 109"Cómo emplear las seis horas restantes? Al quedarse solos, nuestros tres viajeros se retiraron a una fonda próxima, lugar de cita de
arrieros y carreteros. Hacía un calor sofocante. Don Bosco, que no1 Ap. Doc. núm. 12.
109podía aguantar ya su cansancio y sentía mucho dolor de piernas, entró en un cuartucho para estirarlas un poco y descansar. Las tenía tan
hinchadas que costó un triunfo ayudarle a quitarse las medias elásticas. Quitóse después la sotana, se recostó en la cama, pero no pudo
dormir. Después de hora y media de tormento, se levantó, se vistió con mucho trabajo y con gran dificultad volvió a ponerse las medias. Se
encontraba tan agitado y agotado que impresionaba. Tuvo don Francisco Dalmazzo una idea: fue a pedir a aquellos buenos aldeanos una
taza de café, y se lo dieron exquisito. Aquella bebida caliente y aromática resultó un providencial sedante. El buen Padre se recobró poco a
poco y se entretuvo agradablemente hasta las siete, hablando del Oratorio y de sus antiguos tiempos.Don Francisco Dalmazzo volvió para Roma y don Bosco, saludado por don José Daghero, que había vuelto de Magliano, subió con
Lemoyne al rápido de Orte. Pero no habían terminado todavía las aventuras de aquella jornada. En Orte había que esperar el rápido de
Florencia, desde las ocho y media hasta tres cuartos de hora después de medianoche. Y el Señor acudió a aligerarle el malestar. Mientras
él, recostado en un sofá en la sala de espera de la estación, buscaba en vano el beneficio de dormir un poco, de pronto desaparecieron de
sus ojos los objetos materiales que lo rodeaban, se le acercó el angélico joven Luis Colle y sostuvo con él un coloquio, que se prorrogó
((120)) hasta la hora de la salida. Hablaron especialmente de lo que Luis le había mostrado en el sueño de las misiones. Al final, don Bosco
manifestó el temor de que su mal estado de salud le impidiese llevar adelante las obras comenzadas; pero Luis le dijo: -"Su salud va mal?
íMañana me dará la respuesta!-Fueron éstas sus últimas palabras. Desaparecida la visión don Bosco se encontraba mejor; tan mejorado
estaba que Lemoyne veía maravillado que, al subir al tren, parecía casi rejuvenecido. Era el primer día de la novena de María Auxiliadora1.
A eso de las seis llegaron a Florencia, en cuya estación les esperaban el director don Faustino Confortóla y el de Lucca, don Juan Bensi.
Los muchachos le dieron la bienvenida a su entrada en casa. Fue enseguida a la capilla a celebrar; y después dedicó el resto de la mañana a
escribir cartas. Por la tarde, los muchachos cantaron un himno y leyeron diversos saludos en su honor; y luego dio audiencia a
bienhechores y bienhechoras hasta la noche.Su estancia en Florencia fue corta: el día dieciséis por la mañana1 Véase Vol. XV. pág. 88.
110se ponía en viaje hacia Bolonia, adonde llegó hacia las once. Brindóle jubilosa hospitalidad el arzobispo monseñor Battaglini, el mismo, a
quien había conocido en 1882 siendo obispo de Rímini 1. Se encontró en el palacio arzobispal con don Juan Bautista Rinaldi, llamado a
Faenza por el mismo Arzobispo. Desde las dos de la tarde del dieciséis hasta las once del diecisiete recibió numerosas visitas de los más
distinguidos ciudadanos que quisieron hablarle, y asistieron a su misa en la capilla arzobispal muchas señoras de la nobleza.En aquella ocasión profirió don Bosco ciertas palabras, que le gustaba recordar a don Juan Bautista Rinaldi 2. En una conversación
íntima se habló de Bismarck. El gran Canciller alemán, obligado ya por la fuerza de las circunstancias a suavizar ((121)) el Kulturkampf y,
más tarde, a entablar negociaciones con la Santa Sede, aumentaba el rigor pretendiendo siempre de Roma lo que él no estaba dispuesto a
conceder. Sin embargo, la prensa católica no dejaba de resaltar lo que entonces se llamaba "la ida a Canossa"; a su vez y por intereses
políticos, los órganos oficiales del imperio, a cada acto de condescendencia hacia los católicos, aclamaban al Gobierno. Pues bien, don
Bosco pronunció estas palabras: -Cierta gente, cuando parece que protege a la Iglesia, hace como aquel que os ofrece asiento y os pone una
silla rota, de modo que, en lugar de haceros sentar, os hace caer.Después de siete horas de viaje, llegó finalmente don Bosco a Turín el día diecisiete por la tarde. Cruzó el umbral del Oratorio y fue
derecho a la iglesia, donde impartió la bendición eucarística; después, atravesó el patio, empavesado con banderas, entre los aplausos
frenéticos de los muchachos y los acordes de la banda de música y subió a sus habitaciones. La alegría era inmensa ante la visible mejoría
de salud, que disipó inmediatamente los temores que se tenían. Al día siguiente, hubo fiesta en la iglesia, en el patio y en el comedor. Entre
los saludos que le leyeron, le gustó sobre todo la corona de comuniones, que habían hecho por él los muchachos durante su ausencia.A don Juan Bautista Lemoyne le tocó cumplir rápidamente dos encargos relacionados con el viaje: enviar las disculpas correspondientes
al Obispo de Ventimiglia, que se lamentaba de que hubiese pasado don Bosco dos veces por su diócesis sin dejarse ver 3 y al Director de la
Compañía de los ferrocarriles romanos, a quien no había podido visitar a su paso por Florencia y agradecerle el favor recientemente
obtenido 4.Fin de Página: 111
VOLUMEN XVII Página: 1111 Véase Vol. XV. pág. 470.2 Las refiere también monseñor Taroni en su crónica manuscrita de la casa de Faenza.3 Apéndice Doc. núm. 13.4 Apéndice Doc. núm. 14.
111No podríamos cerrar este capítulo mejor que presentando las reflexiones que le sugirieron a Lemoyne los recuerdos del viaje, acerca de la
memoria, el talento y la cultura del Santo.He aquí lo que dejó escrito el óptimo secretario.((122)) Resulta admirable ver cómo don Bosco, pese a su avanzada edad de sesenta y nueve años, toma parte en cualquier cuestión y sabe
decir su palabra oportuna. Por su memoria, hoy menos feliz que antaño, se puede calcular lo rico que debió ser su saber en la edad florida.
Si se presenta a él un antiguo alumno, de los miles que estuvieron en el Oratorio (hace poco los reconocía a todos), recuerda todavía su
nombre o bien, después de preguntárselo, las más de las veces sabe decir su pueblo y recuerda después todo lo que le sucedió en el
Oratorio, incluso mil pequeñas anécdotas. Este año se encontró con uno que había vivido con él en 1846 y le pidió noticias de un hermano
suyo, que estaba entonces también en el colegio, recordando su nombre y el de su madre viuda.Cuando don Bosco se encuentra con un médico y hablan de enfermedades, él conoce las causas, el curso, la crisis y los principales
remedios de las mismas.Cuando conversa sobre la lengua griega, no le faltan textos de autores para exhibir a los oyentes.Si se habla de autores italianos o latinos, don Bosco no deja de recitar trozos de memoria. Especialmente recita de corrida cantos enteros
de Dante.Comía en Roma con el abogado Menghini, doctísimo profesor de hebreo; salió esta lengua a la conversación y vino a colación aquel
pasaje del Eclesiástico: "Hay tres cosas que no sé y una cuarta, que penitus ignoro: viam viri in adolescentia sua".-En lengua hebrea corresponde, decía Menghini, a una frase que indica el milagro de la generación. Por eso, en el texto hebreo, en lugar
de adolescentia, se lee adolescéntula, alma con la letra a minúscula y no con A mayúscula, que significaría virgen, título que propiamente
se da sólo a la Virgen: Alma circumdabit virum.Y he aquí que don Bosco dijo de improviso el texto íntegro hebreo, que Menghini repitió con la misma pronunciación.Se encontraba don Bosco en Sampierdarena, presentóse a los postres Parodi, capitán de corbeta, y salió la conversación en torno a la
manera de sacar a flote una nave hundida en el fondo del mar. Y don Bosco se puso a explicar cuándo esta operación es posible y cuándo
no lo es o resulta inútil. Y cuando es posible, explicó los tres sistemas con sus dificultades y maneras, y cuál de las tres era la preferible.
Semejante erudición naval llenó de asombro a todos, pues era inesperada.Lo mismo sucedía si se hablaba de armas antiguas y modernas, de astronomía, etcétera.Pero, cuando se trataba de historia, se encontraba en su fuerte. En cualquier punto de ella que se tomase, especialmente si era la
eclesiástica, él citaba no sólo los detalles, sino hasta los autores que habían escrito sobre aquella materia, y no uno sino muchos.En fin, tenía algo más que una noción en muchas ciencias.Estos hechos sucedieron en el viaje de ida y vuelta de Roma.((123)) Además, don Bosco narraba con admirable erudición la historia de los telégrafos, de la magia, de la arquitectura, de la imprenta,
de las letras, de los números arábigos y romanos y resultaba agradabilísimo oírlo.
112Fin de Página: 113
VOLUMEN XVII Página: 113El alborozo, que despertó su regreso, redobló en el Oratorio el ardor de los preparativos para la fiesta de María Auxiliadora, al tiempo
que las voces, que corrían sobre su mal estado de salud, sirvieron para atraer mayor número del acostumbrado de amigos y admiradores del
Santo para asistir a la gran solemnidad.
113
((124))CAPITULO IVLA COMUNICACION DE LOS PRIVILEGIOSEN la memorable audiencia del nueve de mayo, había dicho don Bosco con sentimiento de humildad y confianza al Papa, poco antes de
recibir su bendición junto con don Juan Bautista Lemoyne y don José Daghero:-Padre Santo, todavía no hemos tenido la satisfacción de conseguir la firma de Su Santidad. Dénos esta alegría.La firma que el Santo invocaba con aquellas insinuantes palabras era la firma del decreto para la concesión de los privilegios, que se
pensaba obtener mediante un Breve. Cuanto más cuenta se daba de la proximidad de su muerte, tanto más le acuciaba el ansia de dar de
este modo la última mano a su Congregación, poniéndola en plan de igualdad con las otras aprobadas por la Iglesia y suministrándole los
mismos medios para hacer el bien en el mundo. Esa era la intención que estaba por encima de todos sus pensamientos, cuando decidió ir a
Roma.Pero no había aplazado para entonces la continuación de las negociaciones; hacía tres meses que, a pesar del tormento de las
enfermedades, había vuelto a ocuparse seriamente de este asunto. Después de tantos años de estudios y de gestiones, poseía ya más que
suficiente conocimiento de la materia; y, sin embargo, en esta última fase tuvo que comenzar de nuevo el trabajo y perseverar en la obra,
frente a desconcertantes sorpresas, capaces de descorazonar a quien no tuviese su temple.((125)) Con mucha razón dijo Pío XI al Rector
Mayor don Pedro Ricaldone, cuando éste le ofreció el precioso relicario con una vértebra del Santo en el mes de abril de 1934: -íAh, sí!
don Bosco tenía espina dorsal, a diferencia de muchísimos otros que no la tienen.Puso mano a la obra desde enero. Redactó un escrito con los motivos por los que pedía aquellos favores y el alcance que tenían, y envió
copia del mismo al Cardenal Protector y al Cardenal Arzobispo, rogándoles que examinaran el contenido y le dieran su parecer. Los dos
Purpurados se pronunciaron favorablemente. Entonces envió la
114súplica al Padre Santo, adjuntando el memorial enviado a los dos Cardenales y anteponiendo una breve aclaración en lengua latina 1. Decía
en la súplica:Beatísimo Padre:Humildemente postrado a los venerados pies de V. S. imploro una señalada gracia para la Pía Sociedad de San Francisco de Sales. El
Sumo Pontífice Pío IX, vuestro glorioso antecesor, comenzó a favorecer a esta Congregación desde sus comienzos. Trazó sus
Constituciones el año 1858, las alababa el 1864, las aprobaba el 1869 y les concedía específica y definitiva aprobación el 3 de abril de
1874.La enriqueció después con diversos favores espirituales, algunos de los cuales, por ser concedidos ad tempus y otros vivae vocis oraculo,
tuvieron en la práctica serias dificultades. Estas fueron superadas por otras Congregaciones Eclesiásticas, gracias a la comunicación de los
Privilegios.El mencionado Pontífice Pío IX estaba para conceder este señalado favor, cuando plugo a Dios llamarlo a Sí.Permitidme ahora, Beatísimo Padre, hacer una breve exposición sobre la comunicación de los Privilegios y sobre las causas especiales,
que me mueven a suplicar su obtención.En la "exposición acerca de la comunicación de los privilegios" demostraba cómo, hacía ya tres siglos, solían los Sumos Pontífices
conceder privilegios per communicationem, lo mismo a las Ordenes religiosas de votos solemnes que a las Congregaciones Eclesiásticas de
votos simples. En efecto, León X concedió la recíproca comunicación de los privilegios a todas las Ordenes mendicantes; Clemente VII
((126)) comunicó a los Teatinos todos los privilegios y favores espirituales concedidos o por conceder a los Canónigos Regulares; y, másFin de Página: 115
VOLUMEN XVII Página: 115tarde, concedió a los religiosos de la Regular observancia los privilegios y gracias espirituales de cualquiera Orden religiosa. En el mismo
siglo XVI las Congregaciones de votos simples, aunque habían obtenido por concesión directa algunos privilegios, sin embargo, para que
entrara en vigor para todos la misma regla, se comenzó a concederles también los privilegios de las Ordenes religiosas, como lo hicieron
Paulo IV y san Pío V con los Teatinos. En el siglo siguiente, Urbano VIII tuvo igual bondad con los Padres de la Misión; y dígase otro
tanto de otros Pontífices para con los Jesuitas, los clérigos Regulares de la Madre de Dios, los Píos Operarios, los Ministros de los
Enfermos, el Oratorio, los Hermanos de la Doctrina Cristiana, los Pasionistas, los Redentoristas y, por último, para con los Oblatos de
María en 1826 y con el Instituto de la Caridad en 1838. Con este medio, quisieron los Papas1 Apéndice, Doc. núm. 15.honrar y favorecer a instituciones que, unidas estrechamente a la Santa Sede, ejercían en la Iglesia un amplio y fecundo apostolado 1.Don Bosco se expresaba de la manera siguiente respecto "a las causas especiales que le movían a suplicar la obtención" de los
privilegios:Los motivos especiales, por los que se hace esta humilde súplica en favor de la Congregación Salesiana, son:1.° Esta Congregación se halla completamente privada de medios materiales, por lo cual necesita mucho apoyo y muchos auxilios
espirituales, para poder alcanzar su fin.2.° Esta Congregación comenzó y fue consolidándose en tiempos borrascosos, en los que todavía nos encontramos; no obstante, pudo
crecer, abrir hospicios, colegios y seminarios menores en varias diócesis de Italia, Francia, España, Brasil, Uruguay, República Argentina y
entre los mismos salvajes de las más apartadas regiones de América del Sur. En estos calamitosos tiempos y con la diversidad de países,
tan distantes unos de otros, especialmente en tierras de salvajes, si los socios Salesianos tuviesen que recurrir a la Santa Sede en las dudas
y para las facultades, que les son indispensables, sería cosa siempre difícil y no raras veces imposible.3.° Los malos tiempos que corren hacen que ciertas autoridades civiles vean con malos ojos el frecuente recurso a la Santa Sede; es más,
sucedió varias veces ((127)) que exigieron se entregasen Decretos y Breves de concesión, que ya no fue posible recuperar.4.° Por lo demás, el humilde exponente desea emplear los pocos años de vida, que pluguiere a Dios concederle todavía, en regular las
diversas casas y uniformar a todos los que tienen su dirección para servirse de los privilegios con prudencia y parsimonia y sólo en los
casos en que aparezca clara la voluntad de Dios y el provecho de las almas.5.° El número de las casas ya abiertas y muchas otras, que se van abriendo, hacen cada día más difícil el uso de los Privilegios sin una
regular concesión de los mismos.Al final contestaba con la mayor sencillez a cuatro "observaciones", que algunos levantaban con nuevas concesiones de privilegios.Algunos quisieron observar en torno a la comunicación de los Privilegios que estas concesiones:1.° Pueden ser ocasión de conflictos.2.° Pueden turbar la armonía y la paz con los Ordinarios.3.° Pueden conceder Comunión de Privilegios a Institutos, a los cuales no les conviene.4.° La Congregación Salesiana está aprobada hace poco tiempo.1.° En cuanto a los primero: Si estas concesiones fuesen nuevas, podrían ser ocasión de cuestiones; pero parece que los Privilegios se van
comunicando de unos a otros desde hace más de trescientos años; que fueron constantemente estudiados, interpretados y practicados de
manera uniforme y según el espíritu de la Santa Sede,1 Apéndice, Doc. núm. 16.Fin de Página: 116
VOLUMEN XVII Página: 116116y parece que deben calificarse más bien de vínculo de unión y de uniformidad y por ende, excluir todo motivo de conflictos.2.° En cuanto a lo segundo: Tampoco parece que puedan turbar la paz con los Ordinarios, puesto que, en la práctica, obispos y párrocos
ya conocen los Privilegios de los Institutos aprobados por la Iglesia, y, en nuestras tierras, causaría extrañeza que un Instituto goce de
mayores o menores favores que los otros. Además, siendo como son los Privilegios una realidad que honra altamente a la suprema
autoridad del Pontífice y manifiesta su pleno agrado hacia una institución, haría suponer que una Congregación no estaba definitivamente
aprobada si no gozaba de los mismos privilegios que los otros.Un respetable Ordinario no pudo nunca creer que nuestra Congregación estaba definitivamente aprobada, porque no le constaba que
gozara de los Privilegios de los Ministros de los Enfermos, de los Padres de la Misión y de los Oblatos de María. Por este motivo, la
Congregación Salesiana ha tenido que soportar muchas molestias y sufrir muchos daños materiales y morales, que estorbaron gravemente
el progreso ((128)) de la misma, que habría podido tal vez duplicar el número de casas, religiosos y alumnos.3.° En cuanto a lo tercero: Tampoco parece que se pueda decir que con esta Comunicación a los Nuevos Institutos se concedan favores
no oportunos, ya que, en estas concesiones, se dan siempre por supuestas las cláusulas: Dummodo Institutis eorum conveniant ac Regulari
Observantiae non sint contraria. Añádase, además, que, como estos favores sólo puede concederlos la Santa Sede, ella puede modificarlos
y también revocarlos, siempre que viese que esto sirve para mayor provecho de aquéllos a los que se les concedió.4.° Y en cuanto a lo cuarto: Es verdad que la definitiva aprobación de las Constituciones de la Pía Sociedad de San Francisco de Sales
fue concedida el 3 de abril de 1874, pero su existencia y la práctica de las Constituciones se remontan al 1841. Por otra parte, ha crecido
mucho en número, puesto que cuenta ya con unos mil cuatrocientos religiosos, ciento sesenta y seis casas, en las que reciben cristiana
educación más de ciento cincuenta mil, entre niños y adultos. En tiempos pasados, a la aprobación seguía ordinariamente y casi enseguida
la Comunicación de los Privilegios. Los Oblatos de María obtuvieron esta Comunicación pocos días después de su aprobación.Dada esta breve exposición de la Concesión de los Privilegios, renuevo humildemente la petición suplicando a V. S. cumpla este acto de
suma clemencia y conceda a la Congregación Salesiana la Comunicación de los Privilegios con la Congregación de los Oblatos de María
de Turín, cuyas constituciones y finalidad son casi idénticas a las salesianas.El Rescripto con el que S. S. León XII, de feliz memoria, concedía aquel favor dice así:"Ex audientia S.S.mus Congregationis introscriptae Superiorem Generalem, et Oblatos specialibus favoribus et gratiis prosequens, omnia
et singula indulta, privilegia, indulgentias, exemptiones et facultates Congregationi S.S. mi Redemptoris concessa iisdem Oblatis eorumque
Ecclesiis, Capellis et domibus benigne communicat, extendit atque in perpetuum elargitur cum omnibus clausulis et decretis necessariis et
opportunis.("Su Santidad, colmando de especiales favores y gracias al Superior General y a los Oblatos de la infrascrita Congregación, comunica
benignamente a los mismos Oblatos y a sus iglesias, capillas y casas todos y cada uno de los indultos, privilegios,
117indulgencias, exenciones y facultades concedidas a la Congregación del Santísimo Redentor, y las extiende y concede perpetuamente con
todas las cláusulas y decretos necesarios y oportunos").I. Cardinalis PACCA
Saerae Congregationis Episcoporum
et Regularium Praefectus"
.
Todos los Salesianos, representados por su Rector, se postran suplicantes e invocan dicho favor, mientras en nombre de todos invoco la
Bendición Apostólica.Turín, 20 de enero de 1884Humilde y agradecido suplicante, JUAN BOSCO, Rector((129)) El cardenal Alimonda, "con verdadera satisfacción del alma", confirmaba por escrito la verdad de los motivos expuestos por elFin de Página: 118
VOLUMEN XVII Página: 118Santo y alababa la ejemplaridad de la disciplina en su Congregación y el gran bien obrado por ella, añadiendo, por iniciativa personal, un
nuevo argumento sobre la oportunidad de la implorada concesión; esto es, que, por estar dispersos en la ciudad y diócesis de Turín los
religiosos de las otras órdenes, importaba mucho que favoreciese y apoyase a una Congregación, que, a la vez que remediaba tantas
pérdidas, tenía la ventaja de eludir los golpes de las leyes civiles 1. Hizo aparte una recomendación, al mismo tiempo, al Cardenal
Protector, del que recibió la siguiente respuesta.Eminentísimo y Rvmo. Señor:He recibido el muy respetable escrito de V. E. del día cuatro de los corrientes, en el que se complace recomendarme la súplica del Rvmo.
don Bosco referente a los privilegios para su Congregación, y para la cual me había enviado dicho Sacerdote su expreso testimonio.
Agradezco mucho a V. E. tanta bondad, por haberme proporcionado un válido apoyo para lograr el intento; y el próximo jueves, si mi
salud lo permite, me propongo conferenciar seriamente con Su Santidad sobre el asunto e inducirlo a superar las dificultades extrínsecas
que, hasta ahora, desgraciadamente opuso quien menos hubiera debido hacerlo. Y no callaré a Su Santidad que, si se empeñara en
mantener su recusación, yo me vería obligado a presentar mi dimisión de Protector de la benemérita Congregación, por no parecer que, de
algún modo, estoy confabulado o soy indiferente ante un rechazo, que no tiene más motivo que la arbitrariedad.Ruégole, mientras tanto, no se olvide de mí en sus oraciones, asegurándole mi fiel correspondencia y mi inalterable veneración y aprecio,
al tiempo que beso humildemente sus manos y me profeso.Roma, 7 de marzo de 1884Humilde, atento y seguro servidor, L. Card. NINA1 Apéndice, Doc. núm. 17.
118Una vez enviados a Roma estos documentos, don Bosco volvió a pensar en su viaje a Francia, confiando que, ((130)) cuando estuviese de
vuelta, las gestiones habrían dado ya un buen paso hacia adelante; pero las cosas marcharon en sentido muy diverso a sus esperanzas,
aunque le llegaron dos alegres noticias, la primera, a punto de dejar Francia, y, la otra, al emprender viaje para Roma.Llevóle la primera noticia la condesa de San Marzano, cuando él se encontraba de nuevo en Niza para entrar en Italia. La bonísima
cooperadora salesiana, que había estado en Roma en aquel entretanto, había dicho al Papa en la audiencia que le había concedido:-Padre Santo, le pido una bendición especial también para don Bosco.-"Cómo? "Conoce usted a don Bosco de Turín? "Dónde se encuentra actualmente: "Dónde está?-Lo he dejado en Niza.-"Cómo está de los ojos? "Y de sus piernas? Dígale que se cuide y ahorre sus fuerzas... Don Bosco nos ha hecho pedir muchas cosas;
cosas serias y difíciles de obtener. íPero le concederemos todo!Al referir este diálogo, la Condesa no sabía a qué aludían las palabras del Papa, porque el Pontífice no había dado más explicaciones y
ella no se había atrevido a preguntar. Pero don Bosco comprendió perfectamente que el papa quería hablar de los privilegios y que, al decir
aquello a la señora, no ignoraba que ésta vería al Santo y le contaría todo; no es, pues inverosímil que quisiera hacerle llegar, por aquel
trámite, la certificación de su voluntad dispuesta a favorecerle.Y así precisamente lo entendió don Bosco, el cual, cuando se encontró a solas con sus hijos, dijo:-íBuena señal, buena señal! Esperamos obtener esta vez lo que hace tantos años es objeto de todos mis deseos. Para lograr obtener estos
privilegios, he perseverado, intentado y vuelto a intentar todos los caminos, he sufrido humillaciones y repulsas; pero nada de este mundo
debe acobardarnos. Hubiera podido desistir; pero no quise. Era por ellos (esto es, para servicio de los que en Roma tienen las riendas en
sus manos), ((131)) por la Iglesia y no por mí; era por el bien de las almas; era para dejar consolidada a mi muerte nuestra Congregación, la
cual después de todo, pertenece a la Iglesia. Cuando parecía perdida toda esperanza de éxito, habría podido decir: -íDejémoslo ya! íAllá
ellos! Pero no; tenemos que hacer los imposibles para conseguirlo, no dejemos nada por intentar. Para cortar las rosas, ya se sabe, seFin de Página: 119
VOLUMEN XVII Página: 119tropieza con las espinas; pero con las espinas está siempre la rosa. Cuando presenté mi súplica a Pío I X y se trató de los privilegios, el
119Sumo Pontífice se alegró mucho. Monseñor Vitelleschi parecía favorable. Prometía, aseguraba todo su apoyo, de suerte que yo confiaba
plenamente en él, teniendo como cierto el buen resultado del asunto. Pero, cuando se reunió la Sagrada Congregación, Vitelleschi se
mantuvo tan resueltamente contrario, que todos los Cardenales, antes favorables a nosotros, votaron negative 1.La segunda noticia, que le llevó don Francisco Dalmazzo a Sampierdarena, pareció que debía quitarle todo temor del lado más difícil. Es
sabido que el más enérgico opositor a la concesión de los privilegios era el cardenal Ferrieri, a quien, por ser Prefecto de la Congregación
de Obispos y regulares, correspondía de oficio tratar todo el asunto 2. Pues bien, ocurrió que este Eminentísimo Cardenal sufrió el
veinticinco de marzo un ataque de parálisis, que le dejó sin fuerzas, y, mientras se encontraba en peligro de vida, se mostraba propenso a
ceder sobre aquellos benditos privilegios, si curaba. En los primeros días, la singular coincidencia de aquel veinticinco de marzo debió
tenerlo algo preocupado. El hecho es que mandó varias veces avisar al Procurador que presentara rápidamente una lista detallada de los
privilegios que se deseaban. Don Bosco, más positivo que don Francisco Dalmazzo, observaba:-Puede ser que Ferrieri se sienta movido a ceder más por las cartas del cardenal Alimonda que por su enfermedad... ((132)) Desde luego,
especificar detalladamente los privilegios es un trabajo ímprobo.Don Francisco Dalmazzo sólo estuvo allí dos horas y partió para Roma, donde al poco tiempo menguó su optimismo, puesto que el
ilustre enfermo, por quien don Bosco había ordenado oraciones, apenas desaparecido el peligro, volvió a alegar los consabidos motivos
para la consabida denegación. Tenía arraigada en el alma la convicción de que la Congregación de don Bosco no podría sobrevivir a su
Fundador.El cardenal Nina, como lo había prometido, defendió con celo la causa de don Bosco ante el Padre Santo, como él mismo lo refirió a don
Francisco Dalmazzo.-Padre Santo, habíale dicho, "por qué no conceder estos privilegios también a don Bosco? "Acaso su instituto es distinto de los demás?
Ahora bien, si se conceden estos privilegios a los otros, "por qué1 Estas y otras noticias del capítulo segundo proceden de unas notas de viaje tomadas por don Julio Barberis, que acompañaba al Santo
por Francia.2 A él aludía el cardenal Nina en la carta que acabamos de presentar.
120
no concedérselos a éste? "Para qué constituirme en Protector de esta Congregación, si se tiene en tan poca cuenta mi protección? Si la
Congregación Salesiana no merece estos privilegios, como todas las demás Congregaciones, dígaseme en qué desmerece y yo intervendré
para corregirlo; pero, si no es así y, a pesar de ello, no se quieren conceder, yo estoy cansado de pedir y no obtener nunca nada. Los
Salesianos tendrían motivo para acusarme de que descuido sus asuntos, o para creer que yo no puedo obtener nada de Vuestra Santidad.
íPor lo tanto, renuncio al título de Protector, pues de nada me sirve!
Yo no quiero ocuparme más de estos asuntos.-No, contestó el Papa, no diga eso. Yo deseo hacer lo que conviene a los Salesianos; deseo favorecerlos. Tenga paciencia. Ya ve cuántos
asuntos me agobian.-Me encomiendo, pues, a Vuestra Santidad; dígnese dar curso a los papeles que le entrego.Pero, cuando volvió otro día a hablar del asunto con el Santo Padre y pidió aquellos papeles, no se encontraron en ninguna parte. El
secretario, o el camarero que fuere, los había quitado y echado a la papelera y, a la llegada del Santo, habían ((133)) desaparecido. Hubo,
pues, que rehacer el trabajo con notable pérdida de tiempo. Pareció, sin embargo, en un principio que había un nuevo indicio de esperanza,
puesto que el Cardenal Prefecto, por motivos de salud, estaba entonces dispensado de sus ocupaciones y los asuntos dependían únicamente
del secretario monseñor Masotti, que iba a la audiencia en lugar de su Superior, y se manifestaba benévolo; sin embargo, no hacía nada sin
consultar a Ferrieri. Transmitidos, pues, los nuevos papeles, en los que se pedían los privilegios per communicationem a la Sagrada
Congregación, con orden del Papa de que se examinaran, don Bosco vio llegar, como respuesta, una notificación, en la que se decía que un
Breve de Pío IX había abolido esta manera de dar los privilegios; era, por tanto, indispensable una petición detallada de cada uno de los
privilegios, que se creía necesitar.Lacerado el cuerpo por sus achaques y agobiada la mente por tantas intrigas, don Bosco hizo de tripas corazón y se sometió otra vez a
este esfuerzo de búsqueda para presentar después la lista al Padre Santo y suplicarle se dignase cursarla. Como Dios quiso, se llegó al fin;Fin de Página: 121
VOLUMEN XVII Página: 121así, por lo menos, pensaba el Santo. Pero, el día primero de mayo por la tarde, recibió una carta oficial muy seca de Su Eminencia Ferrieri,
pidiendo que se uniera a cada uno de los privilegios solicitados la fecha de los Breves, los nombres de los Pontífices que los habían
concedido y las indicaciones de las Ordenes religiosas que los
121disfrutaban. íOtro trabajo ímprobo como para quedar uno aniquilado! Llegó, como solía hacer con frecuencia, el abogado Leonori a visitar
a don Bosco para asegurarle que, a pesar de aquel contratiempo, le serían concedidos los privilegios.-Ya no aguanta mi cabeza, exclamó don Bosco, y me veré obligado a renunciar a los privilegios. Pediré sólo uno o dos de los más
esenciales y, después, me volveré a Turín. Si me los quieren conceder, bien; y, si no, paciencia. Seguiremos como hemos hecho hasta
ahora.-Esté tranquilo, le repetía el abogado, ya verá usted cómo obtendremos ((134)) todo, yo se lo prometo, y si usted no puede aguantar este
trabajo buscaremos nosotros los Breves y las citas.Determinóse, pues, escribir a don Joaquín Berto, pidiéndole que enviase en seguida los elencos de los privilegios concedidos a los
Oblatos de María, a los Redentoristas y a los Padres de la Misión. Cuando éstos llegaron, don Bosco y don Juan Bautista Lemoyne se
pusieron a revisar los volúmenes para encontrar los privilegios pedidos, las fechas correspondientes y todo lo demás. Don Bosco se dedicó
a ello varios días; también don Francisco Dalmazzo dedicó una noche entera; por último, se copiaron los privilegios con sus citas, y se
presentó todo el conjunto a monseñor Masotti 1.En medio de tantas angustias, don Bosco escribió al Cardenal Alimonda una carta, en la que se traslucen su descorazonamiento y su
resignación 2.Eminencia Rvma. y queridísima:Nuestros temores se hicieron realidad. El asunto de los privilegios pasó totalmente a manos del cardenal Ferrieri, que contestó ayer por
escrito, diciendo que no se pueden conceder sin que cada uno lleve adjuntos los documentos auténticos, con que fueron concedidos y a
quiénes fueron concedidos. Después de esto, se examinará cuáles se han de conceder y cuáles no. Esto significa que, por ahora, tengo que
resignarme y no hablar más de esta petición. Mientras tanto, ha caducado el tiempo de la facultad de las dimisorias y pediré al Padre Santo
que, por lo menos, me sea prorrogada ésta. Pero no he podido presentar a ninguno para las ordenaciones de Pascua y quizás tampoco para
Pentecostés.A pesar de mi insistencia, no he podido obtener la audiencia del Santo Padre en los veinte días que estoy en Roma.El cardenal Nina está al día de todo. Está enojado. El mismo le escribirá.1 Don Bosco lo encabezó con una carta en latín, preparada en Turín, insistiendo especialmente en la necesidad de tener la facultad de dar
las dimisorias, la cual se le había concedido para diez años por Pío IX y caducaba el tres de abril de aquel año. Junto con dicha carta
publicamos en el Apéndice (doc. 18) el elenco y los correspondientes accesorios, para que se tenga una idea de aquel rompecabezas.2 El original estaba en 1899 en poder de don José Diverio, de Mondovi, antiguo secretario del cardenal Alimonda en Turín.
122Estábamos de acuerdo en que era inútil hacer nuevas instancias a este propósito, mientras estuviese el asunto en manos del C. Ferrieri y
ahora lo estamos.((135)) Mi salud sigue renqueando; espero poder saludarle personalmente cuanto antes y poderme recuperar algún tanto.Con suma veneración pido su santa bendición, al tiempo que, con la mayor gratitud, me profeso.De V. E. Rvma.Roma 3 de mayo de 1884
Porta S. Lorenzo 42Fin de Página: 123
VOLUMEN XVII Página: 123Su seguro servidorJUAN BOSCO, Pbro.El buen Cardenal le respondió solícito y cordial:Rvmo. y querido don Juan:He recibido su carta del tres del corriente mes y me apresuro a manifestarle los sentimientos de mi vivo disgusto. Imagino cuánto debe
sufrir con ello su corazón. Animo, querido don Juan. Dios nos somete a durísimas pruebas para consolarnos; mas, después del combate,
vendrá la victoria.Aunque yo sé que usted hace mucho bien en Roma, sin embargo le recomiendo que venga pronto a Turín, donde me alegraré de verle y
abrazarle, como lo hago ahora en espíritu, profesándome con todas mis veras,De V. S. Rvma. y carísimaTurín, 6 de mayo de 1884Afectísimo como hermano
CAYETANO, Card. ALIMONDAEl día dos de mayo había expresado don Bosco a sus amigos nuevos temores.-Estoy viendo, dijo, el plan de Ferrieri. El ha declarado que don Bosco no obtendría jamás los privilegios; por consiguiente, ahora no
quiere negarlos, porque el Papa dice que los quiere conceder, pero dará largas al asunto.Los impedimentos para la audiencia pontificia parecían justificar estas previsiones; pero, después de la audiencia, las cosas tomaron otro
cariz. La misma tarde del día nueve el cardenal Nina, deseoso de conocer el resultado, visitó a don Bosco y le contó que el día anterior Su
Santidad había mandado que le leyera las cartas comendaticias de Alimonda y después la súplica de don Bosco unida a la nota de los
privilegios.-Me gusta el latín de don Bosco, había dicho el Papa. No es ciceroniano, pero es correcto y sencillo.Todo esto manifestaba ((136)) las buenas disposiciones del Papa que claramente hizo patentes después en la audiencia, al concederle que
siguiera dando las dimisorias en espera del decreto formal.
123"Y el famoso Breve de Pío IX contra la concesión de los privilegios per communicationem? Este Breve dio lugar a una divertida
escenita, que no queremos ocultar a los lectores. En el mes de junio, tuvo que presentarse don Francisco Dalmazzo en la oficina de la
Congregación de Obispos y Regulares. Estaban allí algunos monseñores, y entre ellos el subsecretario Trombetta, Boccafogli coadjutor del
auditor De Luca y el secretario Masotti. Salió a colación el Breve, en el que se decía que Pío IX había prohibido los privilegios per
communicationem. Aquellos oficiales no abrigaban la menor duda sobre la realidad y el contenido del documento. Pero don Francisco
Dalmazzo dijo:-Perdonen; ustedes se equivocan; ese decreto no existe.-"Que no existe? "Querrá usted negar un hecho que todos conocen?-Pues bien, con su venia, afirmo que no existe.-"Lo dice usted?-No, lo dice don Bosco, y don Bosco es una autoridad en esta materia, pues la ha estudiado y la posee a fondo.-"Encima eso?... No nos parece que don Bosco sea una autoridad.Fin de Página: 124
VOLUMEN XVII Página: 124-Sí, señores; y cuando don Bosco habla de estos temas, no yerra, porque conoce a fondo decretos y cuanto a ellos concierne.-Puede que sea así; pero, en este caso, don Bosco se equivoca y mucho... Es algo certísimo... No hay problema... Me parece que fue el
año 1848... No, fue el 1852... Bueno, no lo recuerdo ahora... Pero el decreto existe... Seguro... No puede haber duda.Corrían de uno a otro estas afirmaciones; pero don Francisco Dalmazzo no se rendía.-Perdonen, replicó; tratándose de cosas tan importantes, hay que ser positivos e indicar dónde está este decreto y citarlo con su fecha
exacta. "Dónde lo han leído?((137)) Mirábanse los interlocutores a la cara. Ninguno lo había leído; habían oído hablar de él, pero sin tomarse la molestia de acudir a la
fuente. Ya iba don Francisco Dalmazzo a cantar victoria, en nombre de don Bosco, cuando saltó uno diciendo:-Esto se averigua pronto. Vamos a tomar la Collectanea, donde sin duda se encuentra el Breve.Collectanea in usum Secretariae S. C. Episcoporum et Regularium es el título de una colección de decretos dictados por esta
Congregación, compilada por Andrés Bizzarri, inmediato antecesor de Ferrieri, que fue secretario y más tarde Cardenal Prefecto de la
misma.
124Fue uno a tomar el volumen, y busca que te busca, revuelve y hojea, pero no se encontraba ni rastro del Breve. Acudieron a los índices,
los examinaron y nada de nada. Hubo que concluir que don Bosco tenía razón. El sabía, además, de dónde había nacido la historia. Hacia
1850 la Sagrada Congregación llegó a conocimiento de que los Redentoristas gozaban de diversos privilegios, obtenidos quizás per
communicationem, e intentó quitárselos con un decreto: pero los Redentoristas apelaron y el decreto fue anulado. Esta sentencia armó
mucho ruido en Roma; por lo cual la Congregación determinó para cortar por lo sano, que, en adelante, no permitiría la concesión de los
privilegios de aquella forma. De esta determinación privada, no sancionada nunca con un documento público, pero que quedó siempre en
las oficinas, tuvo origen la errónea opinión del Breve de Pío IX. Don Bosco, y se comprende el motivo, si bien no ignoraba la verdad, sin
embargo no juzgó prudente, en el curso de las negociaciones, impugnar su existencia.Lo que hemos narrado sucedió, después de haber salido don Bosco de Roma sin haber podido llegar a la conclusión del asunto.Volvamos a León XIII. La promesa que hizo a don Bosco se cumplió sin demora. Cuando monseñor Masotti fue a la audiencia, díjole el
Papa:-Deseo que se concedan a don Bosco los privilegios.((138)) -Vuestra Santidad sabe perfectamente que quien se opone es el Cardenal Prefecto.-Busque usted la manera de que podamos contentar a don Bosco.-Haré por lograr que se cumpla el deseo de Vuestra Santidad.Hubo una amenaza de dimisión por parte del Prefecto; pero el Papa le recomendó que reflexionara. El día diez informó monseñor
Masotti que el Padre Santo había decidido conceder los privilegios a los Salesianos per communicationem con los Oblatos de María; que se
buscase, por tanto, copia del decreto de concesión y el Procurador de los Oblatos prestara juramento de que, aquellos privilegios, no habían
caducado ni se habían anulado. Cuando oyó esto don Bosco, dijo:-Si conceden esto, conceden mucho más de lo que se pide. Pero puede haber en ello algún subterfugio para complicar la negociación.
Monseñor Masotti, que es quien lleva actualmente el despacho de los asuntos y el que va regularmente a la audiencia, "por qué no hace
nada sin pedir consejo a Ferrieri? Podría presentar al Papa un Breve de pocos renglones, que sería firmado en seguida. El Papa mismo ha
sugerido este medio. Y, además "querrán los Oblatos mostrar sus privilegios?
125Todas las órdenes procuran celosamente no darlos a conocer a otros. "Y si hubiese realmente caducado algún privilegio?A pesar de todo don Bosco se lanzó a actuar personalmente y con rapidez. Pasó los días once, doce y trece de mayo consultando con el
abogado Leonori y con varios monseñores amigos suyos, haciendo siempre hincapié en la explícita voluntad del Papa. Se hicieron
indagaciones en los archivos de la Congregación de Obispos y Regulares y sólo se encontró un Breve, que comunicaba los privilegios de
los Redentoristas a los Oblatos; pero él logró hacerse con el elenco de los privilegios de éstos. Ya no quedaban más que las gestiones deFin de Página: 126
VOLUMEN XVII Página: 126oficio y creyó que podía salir de Roma; tanto más cuanto que, en estos asuntos no se suele tener prisa en Roma.Pero se ingeniaba en Turín por encontrar la manera de solicitar el efecto de las promesas del Papa, manteniendo relación epistolar con
monseñor ((139)) Masotti y dando prisas al Procurador. Un mes después de salir de Roma, renovó la súplica al Papa. Repetía en ella las
partes esenciales de la anterior y añadía la petición explícita de que se comunicaran a los Salesianos los privilegios concedidos por León
XII a los Oblatos de la Virgen María, los cuales, a su vez, habían obtenido por comunicación los de los Redentoristas 1.En la reunión capitular del veintisiete de junio. don Bosco pudo anunciar que se había extendido el decreto de los privilegios por
comunicación, mas no con los Oblatos, sino con los Redentoristas; que el decreto visto y leído por don Francisco Dalmazzo contenía
magníficos elogios de la Congregación Salesiana; que estaba incluida la exención de la jurisdicción episcopal; y que no le faltaba al
decreto más que la firma del cardenal Ferrieri, el cual había dicho que, si así lo quería el Papa, él se lavaba las manos.Pero "y por qué ya no era la comunicación con los Oblatos? Había habido unas intrigas dilatorias, que, sin embargo, habían resultado
ventajosas para don Bosco. En un primer momento, el secretario Masotti, desde luego no por iniciativa personal, había negado en presencia
de don Bosco la existencia misma de la comunicación a los Oblatos; pero los archivos dieron la respuesta. Entonces, consideradas las
insistencias del Papa para que se acabase de una vez con las demoras, monseñor Massotti observó al Padre Santo que los Oblatos no tenían
privilegios particulares, y era verdad, como acabamos de decir.-"Y eso qué importa? replicó el Padre Santo. Haga un decreto semejante al que ellos tienen.1 Apéndice, Doc. 19.
126-Los Oblatos no tienen más que la comunicación con los Redentoristas.-Pues bien, haga un decreto, que comunique a los Salesianos los privilegios de los Redentoristas.Ya no era posible llevar más adelante la resistencia. Se pidieron todos los libros de sus privilegios a los Redentoristas; pero costó algún
tiempo, porque el General estaba ausente. Cuando volvió, como apreciaba muchísimo a don Bosco, dio en seguida una copia de los
mismos. ((140)) El Secretario puso en seguida manos a la obra y, para que el Prefecto no pudiese poner objeciones, extendió el decreto que
concedía genéricamente a los Salesianos todos los privilegios de los Redentoristas, sin indicar ninguno de ellos en particular. El decreto,
así redactado, contenía unos elogios a la Congregación de los que don Bosco había hablado a los capitulares; pero, cuando Ferrieri los leyó
tomó la pluma y los borró del todo, mandando añadir el período, con el cual se quitaba a la Congregación todas las concesiones y
privilegios concedidos ad tempus, por escrito o vivae vocis oraculo. Era una cláusula superflua, porque aquellos favores ya habían
caducado. Así, secamente, se envió el decreto a Turín 1.Eran las seis de la tarde del día nueve de julio; estaba el cielo completamente sereno cuando en un brevísimo intervalo cayeron sobre el
Oratorio cuatro rayos, acompañados de truenos tan estruendosos que el Oratorio entero tembló como si fuera a derribarse. Todos los de la
casa quedaron aterrorizados. Unos huían para un lado, otros para otro; algunos corrieron a refugiarse junto al altar de María Auxiliadora.
Un muchacho que llevaba unos libros, asustado por la sacudida y el fragor, se cayó por la escalera que da a las habitaciones de encima de
la iglesia. El último estruendo fue terrorífico. Don Juan Bonetti, que yacía en cama, llamó varias veces a don Juan Bautista Lemoyne, que
estaba en la habitación contigua. Este acudió después de unos minutos, porque el catastrófico estruendo le había impedido oír la voz
enseguida.-"Oyes qué estruendo?, dijo Bonetti a Lemoyne, apenas lo vio. No me parece natural. Se ve que el diablo necesita desahogar su rabia.
Apostaría cualquier cosa a que, en este momento, firma el cardenal Ferrieri el decreto de la comunicación de los privilegios con los
Redentoristas.-íOjalá!, contestó Lemoyne. Hace ya quince ((141)) años que don1 Apéndice, Doc. 20 Cuáles eran los privilegios obtenidos de esta manera, pueden verse en la colección titulada Elenchus Privilegiorum(S. Benigno Canavese 1888).
127
Bosco trabaja y sufre para obtenerlos. Parecía realmente que todo se conjurase en contra.-Ya verás como no me equivoco, replicó Bonetti.Fin de Página: 128
VOLUMEN XVII Página: 128-íCaramba, sería bonito que fueras profeta! íQué satisfacción para don Bosco!Se rieron y no añadieron palabra. Quiso después don Juan Bautista Lemoyne ir a ver a don Joaquín Berto, secretario de don Bosco, para
manifestarle la idea de don Juan Bonetti. Pero hizo como que no iba sólo para esto; por lo cual tomó una carta con la intención de pedirle
aclaraciones sobre la respuesta que había de darse. Llamó dos veces a la puerta y helo salir afuera enfadado como aquel a quien se lemolesta y aparta de una ocupación muy interesante y decirle excitado:-"Qué quieres de mí? Tengo mucho que hacer. Este tiempo endiablado no me deja ni leer el decreto.Tenía en efecto en la mano un papel al que daba vueltas de un lado para otro, sin mirar la cara al importuno.-"Qué decreto?, preguntóle Lemoyne muy sorprendido.-El decreto de la comunicación de los privilegios.-"De veras?-Sí, sí, el decreto firmado por Ferrieri.-Esto es asombroso. "Cuándo ha llegado?-Hace unos minutos. Ponerlo en manos de don Bosco y estallar el primer rayo fue cosa de un instante. Intentó leerlo don Bosco y no
pudo. Estaban abiertas las ventanas y los tres primeros rayos casi rozaron el hueco de las mismas. Agarré a don Bosco por un brazo y,
arrastrándolo a la otra habitación, le dije: -Venga afuera, "no ve que aquí está usted en peligro? Parece que estos rayos le buscan a usted.
Y, mientras don Bosco se encaminaba, estalló el cuarto; la estela de fuego pareció extenderse hasta el escritorio sobre el que había sido
colocado el decreto. Don Bosco, muy emocionado, no pudo ponerse a leerlo en seguida; y yo intentaba ahora descifrar la escritura y no lo
conseguía.-Ven, ven, le dijo don Juan Bautista Lemoyne fuera de sí; vamos a don Juan Bonetti.((142)) De camino le contó el diálogo, que había tenido con él poco antes. Entraron en su habitación y le refirieron lo sucedido con las
exclamaciones de maravilla, que es fácil imaginar. Entonces don Juan Bonetti, lleno de entusiasmo, dijo a Lemoyne:-"Recuerdas el sueño de los cuatro truenos, la lluvia de espinas, de capullos, flores y rosas? íDon Bosco tuvo aquel sueño hace ahora
cuatro años! Toma la cartera que tengo en mi sotana y dámela.128Así que la tuvo, se sentó en el lecho, sacó de ella una cartulina y exclamó leyendo:-Aquí está. Don Bosco tuvo el sueño el año 1880, en la noche del 8 al 9 de julio, es decir, la noche pasada, y a la mañana siguiente, el díanueve, hace hoy cuatro años, lo contó en Capítulo 1.El gozo y la emoción de los tres llegaba al colmo, y se decían uno a otro:-"Cómo negar la protección de María Santísima?Aquella misma tarde, se encontró Lemoyne con don Antonio Notario, le contó el hecho y exclamó éste:-Ahora comprendo, por qué al caer el cuarto rayo toda la sala de la biblioteca, donde yo me encontraba, se llenó de olor a azufre y de uncalor tan sofocante, que me vi obligado a salir.La biblioteca del Oratorio comunicaba por una portezuela interior con la habitación de don Bosco.Escribe Lemoyne 2: "Podrá parecer extraña esta coincidencia de rayos con un decreto que nos favorecía, pero está, sin embargo, enperfecta armonía. Aquel decreto podía considerarse como un documento arrancado casi a la fuerza. Sin la intervención de León XIII, jamás
hubiera visto don Bosco cumplido su deseo.-íLo quiero! había dicho el Pontífice. íLo quiero! Quiero que don Bosco quede satisfecho.Fin de Página: 129
VOLUMEN XVII Página: 129Pero ícuántas humillaciones y cuántas negativas había tenido que aguantar el Venerable durante diez años! Nosotros lo vimos llorar,
cuando parecía que iban a frustrarse una vez más las esperanzas, que había concebido y le oímos exclamar:-íSi hubiese sabido de antemano que costaba tantos dolores, trabajos, ((143)) oposiciones y contradicciones la fundación de una Sociedad
religiosa, tal vez no habría tenido suficiente ánimo para emprender la obra!Don Bosco no hizo mucho caso de la mezquindad de la forma y se dio por satisfecho con el contenido. "He recibido el decreto sobre
nuestros privilegios, escribió inmediatamente al Procurador. Faltan los ribetes, pero la sustancia está toda; si ves a monseñor Masotti dale
humildemente las gracias de mi parte y de toda la Congregación." Podía, por fin, con toda razón, entonar su Nunc dimittis. En efecto,
cuando el asunto quedó concluido, fueron estas sus palabras 3:1 Véase Vol. XIV, pág. 460.2 Vita del Venerabile Giovanni Bosco, vol. II, pág. 601.3 Summ. sup. virt. Núm. VI 159. De heroica spe (testigo Luis Piscetta).
129-Ya no tengo nada más que desear; pido al Señor que me lleve consigo.Desgraciadamente su vida declinaba hacia el ocaso. Todavía vivió tres años y medio, que fueron años de sufrimientos físicos, pero en
ellos brilló con más luz su santidad.
130
((144))CAPITULO VDON BOSCO EN EL ORATORIO DESDEMARIA AUXILIADORA HASTASAN JUAN. LA GRAN RIFA DE ROMALOS que trataron de cerca a don Bosco, en los últimos años de su vida, lo veían constantemente asistido o acompañado por un clérigo
joven, alto de estatura, de finos modales, y aspecto abierto y jovial.Era el clérigo Carlos María Viglietti, turinés, que parecía nacido para atender con su buen trato el servicio de antesala, que había llegado
a ser extremadamente delicado por la calidad y cantidad de visitantes y las condiciones físicas del visitado, y para sostener con el vigor de
su brazo al decrépito anciano. El Santo lo llamó a San Benigno el 20 de mayo de 1884 para que estuviera a su lado; pero se lo había ido
preparando desde mucho tiempo atrás para el piadoso oficio. Le había visto en el colegio de Lanzo el año 1878, le había dicho que lo
quería a su lado y, dos años después, volvió a repetírselo. Aquel joven inteligente y sensible, que oyó tales palabras de labios de don Bosco
no las olvidó y miraba ansioso el porvenir, fantaseando sobre su cumplimiento.Le explicó su pensamiento más claramente el año 1882, cuando terminó el bachillerato y aprobó la reválida; invitóle entonces a que fuera
a los ejercicios espirituales, que se hacían como preparación para ingresar en el noviciado. En aquellas vacaciones, mientras los otros
novicios fueron enviados a pasar un par de meses en el colegio de Borgo San Martino, don Bosco lo retuvo consigo ((145)) en Turín y le
encargó algunos trabajos, entre los cuales un mapa geográfico de Patagonia. El joven pasaba varias horas al día junto al Padre querido, el
cual le contaba un sinfín de cosas y, entre ellas, sus sueños. Eran confianzas que le encantaban. Después, durante el año de noviciado,
hacía que le escribiese de vez en cuando y le enviaba algún regalito. Fue admitido para la profesión perpetua el año 1883 y no quiso don
Bosco que fuera con los compañeros a Lanzo en el verano, sino que mandó se quedara de nuevo en el Oratorio, donde lo trató con mucho
131afecto y confianza. El clérigo lo esperaba muy de mañana ante la puerta de su habitación, lo acompañaba a la iglesia, le ayudaba a misa en
el altar de San Pedro y, durante el día, estaba en la antesala, organizando las audiencias. En todo ello hemos de ver una gradual y necesaria
preparación para las funciones que Viglietti tenía que desarrollar más adelante al lado de don Bosco, cuando se haría indispensable una
cariñosa, asidua y pesada asistencia.Mientras se acercaba este momento, dio don Bosco a Viglietti un encargo especial para la llegada del cardenal Alimonda. Le confió el
estudio y trazado de un mapa topográfico de la archidiócesis para ofrecérselo al nuevo pastor, como obsequio de la Congregación. Y élFin de Página: 132
VOLUMEN XVII Página: 132trabajó en ello con ardor en San Benigno, trazó detalladamente caminos, senderos y torrentes y señaló el lugar de casas, capillas,
parroquias y vicarías. En noviembre pudo volver a Turín y presentar el obsequio, del que quedaron complacidísimos el Cardenal y don
Bosco; éste en particular se complacía al ver figurar en él su pueblo y señalada su casita natal. Al despedirse Viglietti para volver al
estudiantado, le dijo:-"Quieres venir a Turín para hacerme de secretario?Viglietti, fuera de sí por la alegría, le contestó que, aunque no se consideraba digno de tal suerte, se daría por muy dichoso en servirle.-Yo iré a Roma, añadió don Bosco, y quiero que a mi vuelta estés aquí; serás el baculus senectutis meae (cayado de mi vejez).Cuando volvió de Roma, el diecisiete de mayo, lo llamó tres días después para ayudar a don Joaquín Berto y a don Juan Bautista
Lemoyne, con la incumbencia ((146)) personal de acompañarle adondequiera que tuviese que ir fuera de su habitación.Pero el fiel acompañante tomó sobre sí y por su cuenta una obra supererogatoria, muy meritoria, a saber, escribir una crónica que va
desde el 20 de mayo de 1884 hasta el 31 de enero de 1888. Generalmente se trata de apuntes sumarios e intermitentes, que constituyen, sin
embargo, un conjunto de noticias, que sólo él podía recoger y registrar y que nosotros aprovecharemos de aquí en adelante. Para conocer
los criterios que le guiaban y las circunstancias en que las escribió, es útil presentar su declaración final:"He escrito esta Crónica con la mayor verdad de que he sido capaz; en ella me propuse evitar descripciones inútiles, reflexiones, etc. He
expuesto sencillamente los hechos, a medida que iban sucediendo y como yo mismo los había visto o como los había oído al mismo don
Bosco o a otros, expresamente citados. Si me he equivocado en algo, no se me culpe demasiado, si se considera, sobre todo, que
132cuando estábamos de viaje, el mucho trabajo impedía generalmente escribir de día, y sólo, llegada la noche, podía tomar algunos apuntes
(...). Cuanto aquí se narra está escrito por quien no abandonó jamás a don Bosco, ni de día ni de noche, estando al corriente de todos sus
secretos, por lo cual mejor que muchos otros ha podido contar lo que sucedía en torno a este hombre santo". Así termina la crónica con la
muerte de don Bosco.La mejoría en la salud de don Bosco se consideraba en el Oratorio como una gracia de la Virgen. Nadie tenía conocimiento de la
aparición de Luis Colle; pero todos sabían cuántas oraciones se habían hecho por él a María Auxiliadora y que había empezado a mejorar
precisamente el primer día de la novena. Con satisfacción de todos, veíasele caminar bastante expeditamente, y los más íntimos no
ignoraban que le había disminuido mucho la hinchazón del hígado. Pero, siempre incansable, pensaba que aquella recuperación de fuerzas
no era una invitación a descansar, sino una llamada a más intenso trabajo. Corrió, pues, en seguida su pensamiento a la próxima
conferencia.Mientras tanto le urgía mucho cumplir un deber sin la ((147)) más pequeña demora, el de visitar al Arzobispo; pero no le dio tiempo. Se
le adelantó Su Eminencia, nada más oír su llegada, compareciendo de improviso en el Oratorio, donde permaneció casi dos horas con el
Santo.Era siempre don Bosco muy previsor para sus cosas. A mediados de abril en Roma, las modalidades de la conferencia habían ocupado su
mente, ya asediada y agobiada por tantos cuidados. El 19 de aquel mes mandó escribir a don Miguel Rúa: "Un último aviso en nombre de
don Bosco. Deja él a tu discreción que decidas cuándo conviene dar la conferencia a los Cooperadores y Cooperadoras Salesianas. Y si hay
que hacer dos, una para los cooperadores y otra para las cooperadoras. En tal caso, la primera podría darse el veinte de mayo, la segunda el
día veintitrés. Esta reunión se haría en la iglesia de María Auxiliadora. Podría ser a las cuatro de la tarde. Resuélvelo tú y manda
imprimirlo en el Boletín".La invitación, enviada por don Bosco unos días antes, atrajo al santuario más de dos mil personas, entre las que había muchas llegadas de
Francia. Su sencillo discurso en cuanto a la sustancia, descendía sobre el atento auditorio como lluvia suave y benéfica sobre los sedientos
parterres de un jardín 1.1 La copia manuscrita, que sirvió para el Boletín (julio 1884), tiene tres pequeñas modificaciones hechas por don Bosco; las indicamos
con letra cursiva. Nótese la corrección de la primera: el copista había escrito "y ayudaros a celebrar".
133Os hablo con mucho gusto en este día, ya sea por lo que he de deciros, ya sea porque este año os hablo en la iglesia de María
Auxiliadora. Y es algo verdaderamente agradable hablar a los Cooperadores y a las Cooperadoras en este lugar, que podemos llamar casaFin de Página: 134
VOLUMEN XVII Página: 134de María y casa que Ella misma se ha edificado: aedificavit sibi domum María. Quiero precisamente entretener vuestra piedad, y así
ayudarnos recíprocamente a celebrar devotamente la fiesta de María Auxiliadora, mostrándoos las gracias obradas por Ella en los
comienzos en favor de los que contribuyeron a levantar y adornar esta su iglesia.Cuando se comenzó la construcción, faltaban los medios materiales. Había que pagar a los obreros y don Bosco no tenía dinero. Y he
aquí que una señora, por su consejo, se encomienda a María, y María la cura prodigiosamente. La señora agradecida ofrece, en honor
((148)) de la Virgen, el dinero necesario para pagar la primera quincena a los obreros. Llega este hecho a conocimiento de otros y ellos
también invocan a María, prometiendo un donativo para su nueva iglesia, y obtienen gracias extraordinarias. Entonces comienza una serie
ininterrumpida de curaciones de graves enfermedades y llegan de todas partes donativos, por gracias obtenidas o por obtener, y se ve de
esta manera levantarse esta iglesia, día tras día, como por ensalmo.Cuando estuvo edificada, se trataba de adornarla, y María Auxiliadora proporcionó también los recursos para ello. Aquí tenéis, por
ejemplo, el altar de San Pedro: "cómo se sufragaron sus gastos? Os contesto. Una piadosa dama romana enferma se encomienda a María,
cura milagrosamente y, al punto, escribe que se levante un altar en su iglesia por su cuenta: el altar se levantó y es el de San Pedro. Un
poco más allá está el altar dedicado a los santos Mártires de Turín, Solutor, Adventor y Octavio, de la Legión Tebea, y a Santa Ana: "quién
lo mandó levantar? Fue otra señora de Roma, favorecida también con una gracia extraordinaria, por intercesión de María. Se encontraba
gravemente enferma, prometió hacer construir este altar y, al momento, recobró la salud. En la otra nave, al fondo, está el altar del Sagrado
Corazón: también éste nos recuerda una gracia obtenida por una persona de Milán, que, como prueba de agradecimiento, pagó el gasto. La
construcción, la balaustrada, el cuadro del altar de San José son fruto de abundantes gracias y bendiciones obtenidas de la misma manera.
El pavimento de la iglesia, el mismo púlpito, desde donde estoy hablando, proceden así mismo de una gracia recibida. Otro regalo de
beneméritos donantes, en obsequio a María Auxiliadora, es la estatua de bronce que está sobre la cúpula; regalo y trabajo de un modesto
carpintero es el coro y, si quisiéramos pasar por todos los rincones de esta iglesia y presentar toda su ornamentación como fruto de favores
recibidos, no acabaríamos nunca, porque puede decirse que las columnas, las bóvedas, el techo, cada piedra, cada ladrillo y cada adorno es
una gracia de María.Hay en la sacristía una cantidad de cuadritos, que son pruebas de otras tantas gracias. Allí véis a una madre, con su hijo liberado de la
muerte; una persona curada de un fuerte dolor de muelas; otra salvada de una peligrosa caída; y otros prodigios parecidos. Yo mismo debo
deciros detalles que se refieren a mi persona. Habréis sabido que, hace algún tiempo, mi salud estaba tan quebrantada que no podía
trabajar. Pues bien, el día quince del corriente mes, primer día de la novena, cé a mejorar; la mejoría creció día tras días y ahora, gracias a
María, me encuentro tan bien como hace muchos años.Y, si fuera conveniente descorrer un velo y manifestar las gracias espirituales recibidas por sus devotos, íqué himno tan precioso
podríamos cantar en honor de la poderosísima Virgen Auxiliadora! Esposas, cuyos maridos volvieron al buen camino; padres y madres,
que vieron convertirse en obedientes a sus hijos rebeldes; pecadores
134y ((149)) pecadoras, que lloraron sus culpas, hicieron una buena confesión y empezaron a llevar una vida ejemplar.Pero vosotros, beneméritos señores, me diréis: "por qué esta exposición de hechos y de gracias en la víspera de la fiesta de María
Auxiliadora? Os respondo: para animaros a confiar en su bondad y poder, y para que sepáis cómo obtener más fácilmente las gracias. Esta
Madre celeste nos las tiene ya preparadas y sólo quiere que se las pidamos y prometamos ayudar y promover las obras, que son para gloria
de Dios, para su honra y para provecho de las almas, especialmente de la juventud pobre, como lo hacen los Cooperadores y las
Cooperadoras. Estoy seguro de que todos los que pidan gracias a María las obtendrán, siempre y cuando no se opongan al bien del alma.Mañana se rezará aquí mucho por vosotros, que sois nuestros bienhechores y bienhechoras, y no sólo mañana, sino que continuamente se
reza por vosotros en esta iglesia. Cada día, desde las primeras horas de la mañana, varios centenares de muchachos se reúnen aquí, rezan la
tercera parte del rosario, oyen misa, y muchos jóvenes y mayores se confiesan y comulgan. A las siete y media, vienen otros centenares de
muchachos que hacen lo mismo; después, a cada hora uno viene a visitar al Santísimo Sacramento y a María Auxiliadora, otro a hacer la
meditación y la lectura espiritual, éste a recomendar a las personas, que encargaron oraciones para alcanzar gracias de todo género; por
consiguiente, desde la mañana temprano hasta que llega la noche, se suceden sin interrupción las prácticas de piedad. Ahora bien, todas
estas oraciones van encaminadas particularmente a implorar las bendiciones del cielo sobre nuestros bienhechores y sobre nuestras
bienhechoras de Italia, Francia, España, América y de cualquier otra parte del mundo. Y yo creo que, en atención a tantas oraciones como
aquí se le hacen, sigue María esparciendo bendiciones más abundantes cada año.Debo deciros, además, que María Santísima no sólo concede gracias aquí y a los que vienen a rezar en este lugar, sino que también las
concede en otras partes. Ya próximo al término de mis días, disfruto inmensamente al ver que, en vez de disminuir los favores de María,
aumentan cada día y en todas partes. Aumentan en Italia, en Francia, en España, en Portugal, en Bélgica, en Rusia, en Polonia, en Austria,
en la República Argentina, en Uruguay y en la Patagonia. Todos los días se reciben de aquí y de allá, de lejanos países, largas relaciones de
gracias extraordinarias obtenidas por intercesión de María Auxiliadora. Y los Cooperadores y Cooperadoras Salesianas son instrumentos,Fin de Página: 135
VOLUMEN XVII Página: 135de los que Dios se sirve para propagar más y más su gloria y la de su Madre. Todos vosotros tenéis que alegraros de ello y colocar, por
tanto, la mayor confianza en el patrocinio de María.He querido exponer brevemente todo para no alargarme demasiado y no abusar de vuestra cortesía. Sin embargo, añado todavía ((150))
que he estado en Roma y a los pies del Santo Padre León XIII, el cual habló de los Cooperadores Salesianos y dijo que los bendecía de
corazón y que reza cada día por ellos. Repitió que, no sólo quiere ser Cooperador, sino el primer Operador, porque, dijo, los Papas tienen
que estar siempre a la cabeza de todas las obras de beneficencia y, muy especialmente, cuando éstas tienen por mira el bien de la juventud
pobre. Al saber la importancia de las obras ya hechas y las que quedan por hacer para la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Roma,
quiso asumir el compromiso de construir a su cargo la fachada de la misma iglesia, que importa una cantidad muy notable. Desea también
que se levante junto a la iglesia un hospicio, y ya hemos puesto manos a la obra. Pero "por qué, me preguntaréis, un nuevo hospicio en
Roma, donde ya hay tantos? Os respondo que, las
135más de las veces, los centros existentes en Roma exigen por su finalidad y su fundación que los muchachos cumplan ciertas condiciones,
por las que muchos no pueden ser admitidos en ellos; por ejemplo, unos exigen que los muchachos sean romanos; otros, que pertenezcan a
determinadas ciudades y naciones y, después, la mayor parte de ellos se han convertido en insuficientes para la necesidad, en razón de los
tiempos y las cosas. Actualmente el Papa quiere un instituto verdaderamente católico, es decir, que admita a muchachos pobres en peligro,
no sólo romanos e italianos, sino franceses, alemanes, españoles y de cualquier nación y condición que sean, con tal de que se encuentren
en peligro para el alma o para el cuerpo. El Santo Padre desea mucho esta obra, y, por eso, la recomienda encarecidamente y bendice a los
Cooperadores y Cooperadoras, que concurren a ella con sus limosnas.Oyó también hablar, con mucha satisfacción, de la iglesia de San Juan Evangelista en Turín. Al lado de esta iglesia, dedicada al Apóstol
de la caridad, se necesitaba también un internado para que se pudiese decir: he aquí la caridad en la práctica; he aquí cómo se honra al
Apóstol de la caridad. Se comenzaron las obras, se trabaja en él, ya se está acabando y espero quede concluido este año y que pronto lo
tengamos lleno de muchachos. Al oír esto el Sumo Pontífice, concluyó diciendo:-Si queremos una sociedad buena, debemos dirigir todos nuestros esfuerzos a la educación cristiana de la juventud, que constituirá los
hombres del mañana. Si se la educa bien, tendremos una sociedad familiar y civil de buenas costumbres; si se la educa mal, la sociedad irá
empeorando cada día y los hijos lamentarán, al llegar a la edad madura, la mala educación que les dieron sus padres, si es que no tienen tal
vez que maldecir su memoria.Estos son los sentimientos, que expresó el Vicario de Jesucristo, el cual terminó impartiendo su apostólica bendición para todos.Entretanto, para merecer una especial bendición de María Auxiliadora y corresponder al vivo deseo del Santo Padre, procure cada uno
hacer lo que pueda para el hospicio del Sagrado Corazón de Roma y para el de San Juan Evangelista de esta ciudad. Vuestra caridad
favorece a la sociedad civil, a las familias cristianas y, digámoslo ((151)) en hora buena, también a las que no lo son, porque, al menos,
tendremos con vuestra caridad hombres bien educados e instruidos, reinará la paz en las familias y el padre, la madre y los parientes se
verán mejor correspondidos por los hijos, que, en lugar de ser su azote, llegarán a ser su consuelo y apoyo en la vejez.Es más, vuestra caridad os aprovechará a vosotros y a vuestros hijos porque Dios, manteniendo su promesa, os dará el céntuplo en esta
vida y un premio eterno en la otra.Mañana pienso celebrar la santa misa para pedir al Señor que os bendiga a vosotros, vuestros parientes, vuestros intereses espirituales y
temporales y para obtener la gracia más preciosa e importante de encontrarnos un día todos juntos en el paraíso y alabar y gozar de Dios
con nuestra dulcísima Madre Auxiliadora.Don Bosco había hablado con vigor ya no acostumbrado; más aún, al bajar del púlpito, dijo que se sentía con ánimos para seguir
predicando mucho más tiempo. Con este bienestar, pudo aguantar el cansancio que le causó la solemnidad.El día de la fiesta, se apiñaron en el templo y en sus alrededores nutridos grupos de fieles, llegados hasta de lugares remotos de Italia y
136del extranjero. El Cardenal Arzobispo y su auxiliar monseñor Bertagna oficiaron las sagradas funciones con gran júbilo del Santo, que
podía, por fin, dar a las ceremonias el máximo esplendor litúrgico. Como por aquellos días se hablaba mucho de la Exposición, recién
abierta en Turín, la Unità Cattolica, del día veintisiete, definió la fiesta como una exposición católica, dada la afluencia de fieles, la
singular piedad, la magnificencia del culto y de la ornamentación, la excelente música interpretada. El artículo terminaba así: "Quisiéramos
cerrar esta sencilla relación con una alabanza al principal promotor de fiestas tan espléndidas en Turín, tan aptas para mantener encendidaFin de Página: 137
VOLUMEN XVII Página: 137la fe y reavivar la piedad cristiana entre nosotros; pero "hay alabanza suficiente para su obra? En lugar de las alabanzas de unos pobres
periodistas, don Bosco goza del aprecio, la veneración y el afecto de los turineses: goza de la protección de la Virgen Auxiliadora; goza de
la alabanza, la bendición, el premio de Dios, a cuya gloria ha consagrado la vida".((152)) En efecto, sólo Dios podía medir la abundancia de los frutos espirituales, que el celo del Santo producía en las almas, mediante
celebraciones tan solemnes. Prueba de ello es la escena, que se desarrolló el día veinticuatro por la mañana, ante diversos testigos. a eso de
las ocho, mientras confesaba como de costumbre a los muchachos del Oratorio en la sacristía, entró un señor, de unos treinta años, se
plantó junto a la pared de enfrente y allí se quedó contemplando cómo los pequeños penitentes pasaban uno tras otro para confiar sus
íntimos secretos al padre de sus almas. La actitud de aquel hombre reclamó la atención y también la vigilancia de los sacerdotes destinados
al servicio del público. El desconocido parecía inquieto, agitado; de vez en cuando daba unos pasos hacia adelante y hacia atrás, para
volver después a su puesto de observación. Cuando quedó libre el reclinatorio de uno de los lados de don Bosco se acercó a él, pero como
permanecía de pie y veía el Santo que no se alejaba, preguntóle qué quería.-No sé, contestó.-"Quiere confesarse?-íDe ningún modo! No creo en eso.-Si no va a confesarse, retírese y deje que vengan otros.Pero aquel hombre daba la impresión de que no podía retirarse, como si una fuerza interior lo tuviera allí clavado. Don Bosco, para no
perder tiempo, volvióse del otro lado y confesó al último muchacho. Y el hombre seguía sin moverse. Aquello era suficiente para
comprender que se trataba de una alma acosada por la gracia de Dios.
137Con un gesto dulce y resuelto, hízole el Santo señas para que se arrodillase. Aquél obedeció como un autómata. Sólo Dios sabe qué
sucedió entre don Bosco y aquel señor. Los circunstantes lo vieron levantarse muy conmovido y con los ojos lacrimosos. Alguno le oyó
exclamar: -íLa Virgen me ha traído aquí!Entró después en la iglesia y estuvo allí en oración largo rato, levantando a menudo la mirada hacia la bendita imagen de la Santísima
Virgen.((153)) Eran muchos los que acudían a implorar favores temporales para sí o para otros. Durante la novena en Montemagno el muchacho
de trece años, Juan Vaira, recobró el bienestar físico, que todavía disfruta hoy, como sacerdote salesiano en Patagonia, y que fue allí a pedi
la gracia a María Auxiliadora por mediación de don Bosco. El malestar procedía del pie izquierdo, que le atormentaba intensamente. Los
médicos le sometieron durante cuatro meses a diversas curas, mas sin provecho alguno. La desnutrición general habíale reducido a un
esqueleto. Llevóle la madre a Turín, donde le dijeron que urgía amputar la pierna. Madre e hijo se resistieron a ello. Una buena señora,
compadecida, dijo a la mujer:-"Por qué no lleva su hijo a que lo bendiga don Bosco? Todos los días van a él muchos enfermos y curan.Atendieron al consejo. Don Bosco preguntó al muchacho si quería a María Auxiliadora.-Sí, contestó.Entonces el Santo le dio la bendición, le prescribió que hiciera la novena y le prometió que rezaría por él. Aún no había terminado la
novena, cuando no le quedaba más que el recuerdo del mal. Habíale dicho don Bosco al bendecirlo, que, algún día, sería uno de sus hijos,.
y ello se verificó unos años después.Mientras el pueblo buscaba con tanto fervor a don Bosco y su Virgen, sucedía en una ciudad del sur de Italia uno de esos hechos, que
puede recordarse como signo de los tiempos. Una inspectora de enseñanza visitaba en Capua un centro de educación, dirigido por
religiosas, y descubrió que se había adoptado en él como texto la Historia de Italia de don Bosco. Indignada, como ante un grave
escándalo, denunció el hecho y no descansó hasta saber que el libro sería desterrado de la escuela. "Don Bosco, escribió en aquella ocasión
un diario del lugar 1, es un sacerdote de Turín que ha fundado hace mucho en aquella ciudad un orfanato con cuantiosos donativos1 La Campania libera, 27 de mayo de 1884.
138Fin de Página: 139
VOLUMEN XVII Página: 139de damas bienhechoras. Y por este lado hay que alabarlo. Mas, por la Historia de Italia ((154)) que ha publicado, no habría sanción
suficiente para él". La justificación de tan draconiana severidad se fundaba en una triple culpa cometida por aquel libro, a saber: la
apología de los Borbones, la defensa del poder temporal de los Papas y la aversión a todo sentimiento de libertad. Desagradaba
inmensamente al periodista ver que Nicolás Tommaseo recomendase a las escuelas "la vergüenza" de un libro de aquella calaña y, para
disculpar al fiero dálmata 1, acudía a la doble hipótesis de que, o bien había tomado una cosa por otra o su "recomendación" era "un mero
y fraudulento artificio de don Bosco". Educar a la juventud con los principios contenidos en aquel libro era lo mismo que preparar "una
generación de víboras" para Italia. Por desgracia, ya había bastantes víboras. Menos mal que don Bosco consumía su existencia preparando
contravenenos.Después de las fiestas, don Bosco dedicó su actividad a la rifa de Roma, ya aprobada, como se dijo, el veintisiete de mayo. Envió ante
todo la siguiente circular.La gran bondad, con que varias veces habéis concurrido a la construcción de la iglesia dedicada al Sagrado Corazón de Jesús en Roma,
en el Castro Pretorio, me hace esperar que os gustará saber algo sobre las obras ya realizadas y las que todavía hay que hacer.Ya sabéis que, lo mismo la iglesia que el hospicio en construcción junto a ella, deben recordar las glorias de Pío IX y presentar a los
católicos un monumento de fe. También sabéis que el Papa León XIII confió la realización de esta obra a los Cooperadores Salesianos.
Ellos aceptaron el honroso encargo; se compró el terreno suficiente para construir en él una iglesia y un orfanato; con grandes gastos se
efectuaron las excavaciones y, apresurando los trabajos, en pocos años se llevó a buen punto la construcción y se llevaron a cabo las obras
del ábside y del presbiterio.El Eminentísmo Cardenal Vicario, en atención a la gran dificultad en que se encuentra aquella numerosa población para cumplir los
deberes religiosos y procurar enseñanza a sus hijos, fue el día veintitrés del mes pasado a bendecir la parte del edificio preparado; así ya
hay algunos millares de fieles que están en condición de asistir a los divinos oficios y cumplir allí sus prácticas de piedad.El día nueve del corriente mes de mayo tuve la gran suerte de postrarme a los pies del Vicario de Jesucristo y el Santo Padre se
complació en oír los detalles de la piadosa empresa, manifestó su gran satisfacción, ((155)) alabó la caridad de los donantes, pero se quedó
preocupado, al enterarse de que había habido que aminorar la marcha de las obras por falta de recursos económicos.-Seguid adelante, me dijo, no os faltará la piedad de los fieles; buscad la manera de dar a conocer la necesidad de este sagrado edificio;
poned de relieve la necesidad existente en Roma de un hospicio para muchachos pobres, procedentes de cualquier1 Nicolás Tommaseo (1802-1874) natural de Sebenico (Dalmacia), es un escritor y político italiano, que fue ministro de Instrucción
Pública, sufrió el destierro, por sus ideas liberales y contribuyó poderosamente al resurgimiento de su país (N. del T.).
139parte del mundo que puedan encontrarse abandonados en esta ciudad, y tendréis ayudas.En aquel momento, pude señalar la generosa colaboración que hemos tenido de diversas naciones; prometí que, en nombre de Su
Santidad, llamaría de nuevo a la beneficencia pública y, con tal motivo, pedí una bendición especial para nuestros beneméritos donantes.Su Santidad, sensiblemente enternecido, contestó:-Con todo mi corazón, imparto la bendición apostólica a todos los Cooperadores, a todos los beneméritos donantes. No dejaré de rogar
por ellos cada día en la santa misa, rogaré por la paz en sus familias, por la prosperidad de sus intereses temporales y por el feliz resultado
en la educación cristiana de sus hijos.Y añadió:-Y como quiera que el Padre Santo no solamente debe cooperar, sino también operar, quiero concurrir también materialmente a esta
empresa. Por esto, a pesar de los apuros económicos en que me encuentro, me comprometo a sufragar los gastos necesarios para la fachada
de la iglesia. Las paredes, la ornamentación, los ventanales, las tres puertas correrán a mi cargo. Así sabrá el mundo cómo la Cabeza de la
Iglesia propaga y sostiene la religión y no rehúsa tomar parte en obras que son para bien de la sociedad civil, especialmente de la porción
más selecta del género humano, la juventud, por la que los Sumos Pontífices han prodigado siempre los más solícitos cuidados. Confío que
muchos otros católicos, siguiendo mi ejemplo, acudirán generosos en vuestra ayuda para llevar a cabo ésta y otras obras de beneficencia
para mayor gloria de Dios y salvación de las almas.Fin de Página: 140
VOLUMEN XVII Página: 140Procuré responder a estas amables palabras del Santo Padre con sincera acción de gracias, asegurándole que todos nosotros elevaremos a
Dios nuestras oraciones por el bien de la Santa Iglesia y redoblaremos nuestro entusiasmo colaborador para llevar a término y sostener las
obras, que la inagotable caridad del Papa recomienda y promueve.Por mi parte, beneméritos Cooperadores, mientras os profeso la más profunda gratitud, no dejaré de rezar y hacer que recen también por
vosotros los muchachos que favorecéis, para obteneros una vida feliz en el tiempo y felicísima en la eternidad.Turín, 31 de mayo de 1884Su seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.((156)) Esta circular, que fue reproducida por los diarios católicos 1, servía de preludio a la invitación, que dirigía a los Cooperadores y
Cooperadoras para que le ayudasen a colocar los boletos, para cuyo fin envió a cada uno un paquete, rogando que se quedara con él o lo
distribuyera y se le enviase a él el importe. Además, no dejaba descansar al Procurador.1 La publicó también Fede e azione de Malta (5 de julio de 1884).
140Queridísimo Dalmazzo:Lee las dos cartas adjuntas y llévalas después o envíalas a su destino. Son cosas de la máxima urgencia. Todo está a punto para el reparto
de los boletos, pero enviádnoslos.Rezamos mucho por todas nuestras promotoras y pedimos sin descanso el céntuplo de su caridad.Omnibus confratribus nostris in Domino salutem dicito (Saluda en el Señor a todos nuestros hermanos).Turín, 8 de junio de 1884.Afmo. amigo,JUAN BOSCO, Pbro.Las "cosas de máxima urgencia" eran peticiones de condecoraciones sobre las cuales le escribirá 1: "Para nosotros son importantes las
letras de cambio para el Sagrado Corazón". Es decir, como más tarde se expresará 2: "Comprendo que tenemos deudas y hemos de
industriarnos por todos los medios para seguir las obras; pero, al presente, la única fuente de dinero son las condecoraciones arriba
anotadas".Pidió ayuda también a los Directores salesianos: a través de esta cartita al Director del colegio de Este, se ve de qué manera los
estimulaba a cooperar.Queridísimo Tamietti:Como colector que eres, tienes que hacerte ayudar por las familias conocidas, especialmente por las Señoras, para que promuevan
suscripciones, aunque sean de pequeñas cantidades; por los colegios, los alumnos y las alumnas; y hacer de modo que cada uno de los del
colegio aparezca escrito en la hoja con algún donativo.Si no basta la hoja sellada, tómense otras sin el sello. Vale.Turín, 24 de junio de 1884JUAN BOSCO, Pbro.Fin de Página: 141
VOLUMEN XVII Página: 141((157)) La más importante y constante ayuda para la obras de don Bosco procedía siempre de la caridad de personas poco acomodadas y
hasta pobres. Si fuera posible documentarlo todo, se tocaría con la mano lo mucho que responde a la realidad aquel dicho: íAy de los
pobres, si no hubiese pobres!Una humilde sirvienta, natural de Reggio Emilia, que trabajaba en Novara, oyó tal vez hablar a los amos sobre la rifa y escribió a don1 Carta a don Francisco Dalmazzo. Turín, 15 de junio de 1884.2 Al mismo, Turín, 10 de julio de 1884.Bosco el treinta de julio: "Quiero contribuir con un mes de mi salario para ayudar a otros como yo, acusando recibo de veinte boletos de la
serie A y enviando a V. S. Rvma. el importe de veinte liras, que incluyo en esta carta certificada".Esta sirvienta se llamaba Angela Duri y servía en casa Duelli.
Recordaba en la carta que había sido educada en su niñez por las Hermanas de la Caridad, gracias a las caritativas limosnas de los
bienhechores y, por eso, quería ayudar a otros como ella.Los donativos expuestos llegaron a cinco mil setecientos, como resulta por el catálogo impreso. Los nombres del Papa y del Rey estaban
uno junto a otro. León XIII había regalado un rico medallón de oro con once perlas orientales y un camafeo representando su retrato;
Humberto I, una grandiosa y elegante vasija de cerámica. La reina Margarita envió otro jarrón igual; el Cardenal Vicario, dos elegantes
cofres chinos de caoba con ornamentos de metal y dos cerraduras de estilo chino; el cardenal Nina, un rico anillo de oro con un camafeo
representando a Nerón, contorneado de diamantes y un elegantísimo libro de oraciones con preciosas miniaturas; el cardenal Consolini, un
jarrón de porcelana con flores y adornos dorados y una estatuita de porcelana que representaba la primavera; el cardenal Bonaparte, un
elegante breviario; el Kedivé 1 de Egipto, un riquísimo brazalete de oro con la letra I en brillantes y turquesas y un gracioso collar de oro
con un colgante de esmeraldas y brillantes con piedras preciosas; la princesa Blanca de Orleáns, un cuadro al óleo de ((158)) estilo
bizantino con un bonito marco, representando a Santa Clara y pintado por ella misma. Abundaban anillos, pendientes, brazaletes, collares
de oro labrados con arte primoroso y piedras preciosas engastadas. Una comisión de damas promotoras, presidida por la condesa Della
Somaglia, colaboró en la preparación y trabajó también por el feliz resultado de la rifa 2. Estas son las "promotoras" mencionadas por don
Bosco en la carta a don Francisco Dalmazzo.1 Kedivé: título del virrey de Egipto, cuando este país formaba parte del Imperio otomano (N. del T.).2 La comisión se componía de las siguientes señoras:Condesa Guindalina Doria Della Somaglia, Presidènta. Marquesa TheodoliPrincesa Francisca Massimo. Marquesa Vitelleschi
Princesa Lucía de Motta Bagnara. Marquesa Berardi.
Princesa Emilia Odescalchi. Marquesa Raggi.
Princesa del Drago. Ilustre Dama Grazia Astor Bristed.
Condesa Caprara. Ilustre Dama Julia Valdré.
Condesa Visone. Señora Teresa Cortesi.
Condesa Catucci
142Al seguir paso a paso a nuestro Santo en el declinar de sus años, no podremos seguir contando mucho tiempo su vida sin detenernos de
vez en cuando a hablar de su salud. Seguía la mejoría, "pero cuánto tiempo iba a durar? En previsión de una fácil recaída, cedió a la
insistencia de los médicos y de sus hijos, moderando algo su trabajo y permitiéndose una horita de paseo por la tarde. Le acompañaban don
Juan Bautista Lemoyne y el clérigo Viglietti. Caminaba despacio, muy despacio. Iban por la avenida de Rívoli, avenida de la Reina
Margarita, paseo de Valdocco o por la calle Cottolengo, llegando a veces hasta la barrera de Lanzo. Don Bosco se complacía en contempla
las flores del campo y clasificarlas señalando con su bastoncito las diversas especies de hierbas. Entonces no había tantos edificios por los
alrededores y todavía se atravesaban prados y campos. Siempre quería ir a pie. Si se le invitaba a tomar un coche, al menos para salir de la
ciudad y después pasear ((159)) por el campo abierto y libre, contestaba que los pobres no van en coche. Después le regalaron tres, uno el
comendador Faja y dos el conde Sacchi de Nemours, natural de Casale; pero él vendió dos para pagar el pan de sus muchachos y se resignó
a valerse del tercero el último año de su vida, dado que el médico le había ordenado el movimiento y que encontraba mucha dificultad para
tenerse en pie. Muchos le reconocían durante el camino y le saludaban y le detenían, de modo que, a veces, quedaba rodeado por muchasFin de Página: 143
VOLUMEN XVII Página: 143personas, especialmente niños. A menudo la gente se arrodillaba en las calles y le obligaba a bendecirla.Doña Serafina Archini Cauvin fue testigo una tarde de estas escenas en la avenida Reina Margarita 1. Se acercaban a él los muchachos en
grupos y, una vez bendecidos, lo aclamaban con alegría. La persona, que le daba el brazo, le aconsejaba que se acercara también ella para
ver si su bendición la libraba de la artritis, que hacía años la atormentaba; pero no le era fácil ponerse a su lado a lo largo del camino por
impedírselo los muchachos, que casi continuamente lo rodeaban. Fue, pues, a aguardarlo a la entrada de la portería. Para llegar hasta allá
tuvo que sentarse más de veinte veces por la gran dificultad con que caminaba. Cuando el Santo llegó al umbral y vio a la señora
arrodillada, pidiéndole que la bendijese, se detuvo, volvióse a ella y la bendijo pronunciando las palabras con tanto afecto que ella rompió
a llorar. Le dio cordialmente las gracias, se levantó, echó a andar y marchaba tan expeditamente que volvió a su casa de un tirón sin sentir
dolor alguno.1 Carta a don Miguel Rúa, Turín, 27 de marzo de 1890.
143El ocho de junio, fiesta de la Santísima Trinidad, hubo una novedad en el Oratorio. Coincidió aquel domingo con el aniversario de la
primera misa de don Bosco, y se celebró, por vez primera, el fausto acontecimiento. Hubo música en la iglesia, menú especial en el
comedor y concierto por la banda en el patio. En el comedor leyeron los jóvenes discursitos en prosa y en verso y también don Juan
Bautista Lemoyne alegró ((160)) la fiestecita de familia con la lectura de un delicado soneto.Entre las pocas cartas de aquellos días llegadas hasta nosotros, hay una muy interesante: es la del padre César Flechia, rosminiano, con su
correspondiente respuesta. Le había conocido el Santo durante las vacaciones del año 1840; era entonces subdiácono y visitó, en compañía
del clérigo Giacomelli, el Monasterio de San Miguel 1, y habían seguido siendo siempre buenos amigos. El padre Paoli, que escribía la
vida de Rosmini, pedía testimonios de sus virtudes a cuantos habían conocido personalmente al gran filósofo de Rovereto; y, por eso,
solicitaba el mismo favor a don Bosco 2 por medio del padre Flechia. Don Bosco encargó la respuesta a don Juan Bonetti, con una nota al
margen de la carta del padre Flechia, que decía: "Don Bosco tuvo siempre buenas relaciones con el abate Rosmini y con sus hijos, como
puede verse en la Historia de Italia. Véase biografía de Rosmini, etc.". Y no se conformó con estas indicaciones; sino que quiso revisar el
borrador de don Juan Bonetti, lo corrigió con esmero y le dio la forma definitiva. Por eso, la presentamos íntegra. Sin duda, él habría sido
más explícito, de no haber previsto que, en lo vivo de las polémicas, su escrito sería objeto de comentarios más o menos apasionados por
ambas partes.Reverendísimo Padre Flechia:Mi venerado Superior don Juan Bosco ha recibido la carta de V. P. del doce de los corrientes, en la que le pide un testimonio sobre las
virtudes de su ilustre fundador y padre, el abate Rosmini, por él conocido personalmente. Como no está en condiciones, dada su precaria
salud, para contestarle de su puño y letra, me cede el honroso encargo de manifestarle en su nombre los pensamientos siguientes:Don Bosco tuvo siempre buenas relaciones con el abate Rosmini, admiró sus virtudes y su sapiencia, como se pone de relieve en la
biografía que don Bosco mismo escribió e incluyó en su Historia de Italia Para la juventud.((161)) Y el aprecio que tuvo al Padre, lo sigue teniendo a sus hijos, los Rosminianos, especialmente a V. P., a quien me encarga dé su
más sentida condolencia por la1 Véase LEMOYNE, Mem. Biogr. Vol. I, pág. 396.2 Apénd. Doc. núm. 21.
144enfermedad que sufrió; todos nosotros pedimos a Dios que, por la intercesión de la Santísima Virgen Auxiliadora, le devuelva pronto la
perfecta salud.Acepte, buen Padre, los cordiales saludos de don Juan Bosco y don Miguel Rúa, mientras tengo el honor de profesarme con tal aprecio,De V. P. Rvma.Turín, 17 de junio de 1884Fin de Página: 145
VOLUMEN XVII Página: 145Su atento y seguro servidor, JUAN BONETTI, Pbro.Le agradaba a don Bosco entretenerse algún rato en conversación familiar con sus hijos, a los que contaba cosas que le habían ocurrido
recientemente, pero a menudo le gustaba más narrar sucesos de tiempos pasados. Así, el dieciséis de junio, refirió un hecho importante
acaecido el día anterior en su habitación.Había ido a visitarle un noble señor francés, gran admirador del Siervo de Dios, a quien había visto últimamente en Marsella. Era un
excelente abogado, que se había retirado de los negocios por las dificultades de la época, pero que no dejaba de trabajar privadamente por
la buena causa, sobre todo cuando se trataba de sostener las escuelas libres; por lo cual, el Padre Santo le había concedido el título de
Comendador. Hablaba él de sus buenas obras con ardor y don Bosco escuchaba sus palabras con interés; pero de pronto, mirándole
amablemente, le dijo:-Señor, está usted defendiendo muy meritoriamente la religión;
pero, "la practica?La inesperada pregunta desconcertó al noble interlocutor, que de pronto se ruborizó y quedó confuso, pero se recobró y preguntó a su
vez:-"Por qué me habla así?-Porque, contestó don Bosco, usted me trata con tanta familiaridad y cortesía que yo creería faltar a mi deber, si no le correspondiera con
estas señales de amistad y confianza.Intentó entonces el abogado desviar la conversación, pero don Bosco ((162)) insistía con firmeza, apretando mientras tanto su mano
derecha entre las suyas.-"Por qué me tiene usted tan agarrado?, preguntó.-"Y por qué quiere usted soltarse? Responda a mi pregunta: "practica también la religión que tanto defiende?-Don Bosco, usted ha leído en mi corazón, "no es verdad?En aquel momento sentía don Bosco cómo caían en sus manos las ardientes lágrimas del abogado, que dijo entre sollozos:
145-Se lo confieso, don Bosco; nunca la practiqué; más aún, ni creía en la confesión.-Pues bien, dígame que, a partir de hoy, la practicará; y prométame que la primera vez que nos encontremos en Marsella o en cualquier
otra parte, me podrá dar la mano y decirme: He cumplido mi promesa.-Sí, contestó, se lo prometo; es más, añado que tan pronto como llegue a casa, me confesaré y se lo comunicaré a usted; y esto será dentro
de pocos días. Mi palabra de honor... Don Bosco, si todos los sacerdotes fuesen como usted, todos se someterían fácilmente a la práctica de
la religión.Y don Bosco corrigió:-Si todos se acercaran al sacerdote como usted ahora, nunca habría ninguno descontento de nosotros.-Aquel señor, concluyó don Bosco su narración, es el abogado Blanchard, noble caballero y de óptimo corazón. Estoy seguro de que
mantendrá la palabra.Siguiendo la conversación, repitió el Santo algo que ya había dicho y redicho infinidad de veces.-Vienen a verme personas de lejanos países, llenas de aprecio y entusiasmo por mí, como si hubiese en don Bosco algo extraordinario,
mientras yo me veo tal vez inferior a ellas en virtud. Con una sola palabra podría desengañarles y aun lo querría, pero esto redundaría en
deshonra mía y del clero y perjudicaría a mis queridos hijos y a la Congregación Salesiana. Recuerdo siempre lo que está escrito sobre una
tumba en la iglesia de Crea, cerca de Casale, que pertenece a los ((163)) religiosos de santo Tomás: Fama fumus, homo humus, finis cinis
(la fama es humo, el hombre es tierra, el fin es ceniza) 1.Fin de Página: 146
VOLUMEN XVII Página: 146Pero, el día anterior, había salido un poco de su acostumbrado comedimiento. Entre los muchos que cada día se apiñaban en la sacristía
para hablarle, hubo algunos que, nada más verlo, se echaron a reír sin poder aguantarse. Se imaginaban tal vez que iban a encontrar a un
hombre alto y de aspecto imponente y, en cambio, veían allí a un curita flacucho y bajito. También don Bosco se echó a reír, y ellos
siguieron riendo.-Señores, les dijo, "se extrañan de verme así, tal como soy? Convendría que pudieran contemplarme en el colmo de mi gloria, sobre todo
en dos circunstancias; la primera, a la hora de comer, íy qué bien1 Summarium (proc. dioc.), XVI, 106 (testigo J. Bautista Lemoyne).
146como! la segunda, en medio de mis muchachos, haciendo chiquillerías con ellos.No sabemos el efecto que produjeron estas palabras; pero don Bosco tenía el don de conquistar hablando.La conversación, que ha poco mencionábamos, giró después en torno a los primeros tiempos del Oratorio. íQué escenas sucedían
aquellos años! Como entonces era cosa lícita y que no escandalizaba lo más mínimo, solía ir por tabernas y cafés en busca de descarriados
para llevarlos al buen camino. Eran jóvenes tunantes y golfos, encenagados en los vicios. En ciertos casos, los que no conocían a don
Bosco lo insultaban; pero otros, que sabían quién era y trataban de defenderlo a su manera, sacaban del bolsillo la navaja y la esgrimían
gritando (palabras textuales repetidas por él y aptas más que cualquier otro argumento para darnos a conocer hoy la ralea de jóvenes que él
buscaba): Shal_p del boia, it sastu nen ch'a l'è Dun Bosc cul Ii? Se ti' i't die ancura quaich cosa, i't scanu (Asquerosos cerdos, "no sabéis
que este cura es don Bosco? Si decís una palabra contra él, os abro en canal). Y don Bosco, metiéndose entre ellos, lograba encontrar las
palabras adecuadas para amansar a aquellos energúmenos, de suerte que, poquito a poco, insinuaba en sus almas pervertidas sentimientos
de humanidad, ((164)) haciéndoselos amigos, dispuestos a escucharlo y a desear volver a verlo.Volver a ver a don Bosco varias veces al día y poder hablar con él, en el confesonario, en el patio, en el comedor o en su habitación,
producía la ilusión de que había recobrado la salud de antes. Con esta ilusión, se hacían más alegremente los preparativos para su día
onomástico. Esta demostración anual de afecto filial no perdió nunca su encanto. Entre los ilustres personajes que intervinieron sobresalían
el año 1884 los condes Colle y el príncipe Augusto Kzartoryski.Gustó mucho en la velada de la víspera el diálogo en verso compuesto por don Juan Bautista Lemoyne y titulado: Augurios y esperanzas
para el año 1891. Era aquél el año de las bodas de oro sacerdotales de don Bosco; en aquella ocasión el domingo de la Trinidad, día de su
primera misa, coincidía exactamente con el veinticuatro de mayo; hubiera sido también el cincuentenario del Oratorio, que comenzó el día
de la Inmaculada Concepción de 1841 1. Don Bosco clausuró el acto, dando las gracias a los muchachos y a las personas que lo rodeaban y
deseando una feliz fiesta a todos. Refirióse después a las alabanzas que le habían tributado y dijo que, por el bien obrado,1 El diálogo fue impreso (S. Benigno, 1884).
147había que rendir alabanzas a Dios, a María Auxiliadora y a todos los que le habían ayudado con su caridad; y que, por lo que a él se refería
como no poseía las virtudes, que el amor filial le había atribuido, procuraría adquirirlas en adelante, para que, en otra ocasión, no tuviesen
que decir mentiras poéticas; lo único que admitía como verdad era el gran amor que siempre había tenido a los muchachos, en cuyo
provecho quería gastar el poco tiempo de vida que todavía le quedase. Mientras tanto, sabedor de que muchos otros deseaban manifestarle
sus propios sentimientos, el Siervo de Dios prometió, con una amable sonrisa y alegre humor, que, al día siguiente, volvería al mismo lugar
para oír sus alabanzas.El día siguiente fue una jornada verdaderamente alegre. Monseñor ((165)) Bertagna, que celebró la misa de la comunidad y administró a
muchos el sacramento de la confirmación, estaba todavía con don Bosco, cuando, según costumbre, llegaron, hacia las diez, los
representantes de los antiguos alumnos con sus regalos, que eran unos ricos paramentos para la iglesia. Monseñor se dignó asistir a la
recepción, que tenía aquella vez un carácter más solemne por cumplirse los quince años de la fecha, en que los primeros alumnos de don
Bosco concertaron celebrar la fiesta del Padre común de aquel modo, con regalos y homenajes. El profesor Nicolás Fabre leyó un breve
saludo, en el que decía entre otras cosas: "Toda la vida de don Bosco es una vida de amor (...). Ni el tiempo, ni las incomodidades, ni los
disgustos sufridos pudieron dejar en su rostro las huellas de la tristeza. Su cara está siempre serena, surcada, es verdad, por algunas arrugas
y coronada por cabellos casi encanecidos; pero en sus labios se dibuja siempre la sonrisa bondadosa y sincera del padre, feliz con el cariño
de sus hijos" 1.Fin de Página: 148
VOLUMEN XVII Página: 148Invitaron a hablar a monseñor Bertagna, el cual dijo que invitaba, en nombre del Cardenal, a los antiguos alumnos a dejar por un
momento de buscar a los santos en el Cielo y se limitaran a contemplarlos vivos en esta tierra; que contemplaran a don Bosco en quien se
encontraban juntas todas las virtudes de san Juan Bautista.Respondióle don Bosco y dijo que, si le fuera lícito a un inferior1 El discursito fue publicado (Turín, Tip. Sal. 1884). Un apéndice contiene tres afectuosas inscripciones del profesor don Juan Turchi, la
segunda de las cuales decía: SOBRE EL HORIZONTE INMENSO -DE TU CARIDAD -NUNCA SE PONE EL SOL -EN NUESTROS
CORAZONES -NUNCA SE EXTINGUIRA EL CARIÑO POR TI -AMADO DON BOSCO -.Y la tercera: FUIMOS TUYOS
-ESFORZADO DON BOSCO -EN LOS DIAS DE LA PRUEBA -SOMOS TUYOS EN LOS DIAS DEL TRIUNFO -HAZ -QUE
ESTEMOS TAMBIEN CONTIGO -CUANDO CON UNA MIRADA -ABARQUES LOS CONFINES -DE LOS DOS HEMISFERIOS
BENEFICIADOS, POR TI.
148insultar a su superior, lo haría él, asegurando que monseñor Bertagna mentía; pero se conformaba, rogándole que tuviese a bien impartir a
los presentes su paternal bendición. A lo que repuso el buen Obispo:-Su Eminencia me dijo que recibiera la bendición y no que la diera.((166)) Y, como al decir esto, se arrodilló con todos los demás, don Bosco tuvo que bendecirlos.Durante la comida, la fiesta fue íntimamente familiar. Don Bosco presidió en el comedor grande, todo engalanado, y se sentaba a su
derecha la condesa Colle y a su izquierda el conde. Una graciosa escenita alegró a los comensales, hacia la mitad del banquete. Don
Francisco Dalmazzo, que había llegado de Roma pocas horas antes, se levantó y leyó en alta voz un Breve, con el que León XIII honraba a
Conde con el título de Comendador de la Orden de San Gregorio Magno. La inesperada condecoración conmovió hasta las lágrimas a los
dos nobles esposos. Don Francisco Dalmazzo besó al Conde y entregó la insignia a don Bosco, el cual la puso en manos de la Condesa.
Esta la colgó al cuello del marido, entre las aclamaciones entusiastas de los presentes.La vida de don Bosco se embelleció con muchos graciosos episodios, que es lástima grande no se pensara a tiempo coleccionarlos;
tendríamos ahora material para una de las publicaciones más originales de la literatura hagiográfica. Mientras disfrutaban los comensales la
alegría del banquete, adelantóse hacia don Bosco un joven estudiante del Oratorio con dos preciosos tomates en un plato y los colocó con
gracia ante él, sobre la mesa. Aquella aparición despertó la curiosidad de los invitados. Don Bosco dijo:-Es el único fruto de mi huerto.Y sin más, se puso a rebanarlos, condimentarlos y comerlos. "De dónde procedían los dos rojos tomates? En una de las cajas que, a
manera de arriate, había a lo largo de la pared exterior de su galería, en las que crecían plantas de judías para hacer sombra con su follaje
en las ventanas, había brotado casi tímidamente como un intruso un tallo de tomatera. Nadie lo había sembrado; pero era natural que la
tierra, llevada de la huerta, encerrase en su seno simientes de varias clases. Cuando aparecieron en el tallo las florecitas amarillas, el Santo
se dio cuenta y preguntó al muchacho que actuaba como primer encargado del "jardincito":-"También cultivas tomates?-No, señor, repuso él; ha nacido él solo. Pero, si quiere, lo arranco en seguida.
149((167)) -No, déjalo; si da fruto, lo comeré.El muchacho se consideró feliz, ayudó al ramo a crecer y robustecerse y he aquí que, para san Juan, colgaban de él dos hermosos tomates
maduros. Don Bosco ordenó que se los llevaran a la mesa, mientras los numerosos comensales celebrasen con él su día onomástico. A él le
servía todo para captarse santamente el afecto de sus hijos 1.Parece que también sucedió este mismo año otro gracioso episodio, que se refiere a la galería de don Bosco; aprovechamos la ocasión
para contarlo aquí. Recuerden los lectores aquellas frondosas parras que subían por la pared, desde el patio hasta la galería, y sombreaban
sus amplios ventanales. Un sábado por la tarde, cuando el Santo confesaba allí a los alumnos de los cursos superiores, hubo un jovencito
de cuarto curso, Pablo Falla, que, esperando su turno de rodillas ante aquellos frondosos sarmientos, entrevió en el follaje un racimo que
comenzaba a pintar; lo arrancó y se puso tranquilamente a picar las uvas. Distraído con su tarea y sin pensar en más, no se dio cuenta de
que el penitente, que lo separaba del confesor, se había retirado ya. Don Bosco, después de absolver al que estaba del lado opuesto, seFin de Página: 150
VOLUMEN XVII Página: 150volvió a él para confesarlo. El muchacho, con el racimo en la mano, se sonrojó y farfulló unas excusas; pero don Bosco suavemente le dijo-Tranquilo, tranquilo, acaba el racimo y después te confesarás.Dicho esto, se volvió del otro lado y siguió confesando 2.Después de la comida, el mal tiempo amenazaba aguar la fiesta de la ((168)) tarde; es más, comenzadas las vísperas, cayó un aguacero,
que seguía todavía después. Ya no se esperaba que se pudiera celebrar la fiesta en el patio. Algunos iban a la iglesia para pedir a la Virgen
que acabase el mal tiempo, otros hasta pretendían un milagro de don Bosco.A eso de las seis y media, entró en el patio el cardenal Alimonda en un coche tirado por dos briosos caballos. El alegre entusiasmo de los
Salesianos no tuvo límites. Por la mañana, Su Eminencia había enviado a un sacerdote para felicitar a don Bosco; y entonces acudía1 Aquel muchacho se llamaba José Grossoni; hoy es el párroco de Moncucco de Vernate (Milán). Al terminar el bachillerato, pidió
consejo a don Bosco sobre su porvenir. El Santo le contestó en piamontés: -Tú serás carabinero-. Y, al verle dolorosamente impresionado,
le explicó sus palabras: -Tranquilo, irás al seminario, serás sacerdote y, así, hecho carabinero del Señor, apresarás al diablo.2 El joven Falla entró aquel mismo año en el noviciado de san Benigno. Es sacerdote y vive actualmente en Cavallermagiore (Cúneo).
Más de una vez se nos preguntó si las parras, que hoy sombrean el apartamiento de don Bosco, son las mismas de entonces. No. Aquéllas
eran de uva moscatel y se secaron poco después de la muerte del Santo. Las actuales, de uva americana, fueron mandadas plantar por don
Miguel Rúa.
150
personalmente a renovar la felicitación. Estuvo una hora hablando en privado con él, asistió a su cena y, como oyera que iba a comenzar la
presentación de los regalos y el acto académico en honor de don Bosco como en la tarde anterior, quiso quedarse y participar en la fiesta.
Pocos minutos después de su entrada en el Oratorio, se habían disipado las nubes. Entonces todos juntos habían hecho prodigios para
adornar el lugar destinado a la velada, que empezó a las ocho.El Cardenal ocupó el puesto de honor con don Bosco a su derecha. El acto se abrió con un saludo a Su Eminencia, redactado a toda prisa
poco antes, y leído por un joven con hermosísima voz y emotiva expresión. Desarrollóse luego el programa que se alargó hasta eso de las
diez. Por último, se levantó don Bosco, dio brevemente las gracias al Cardenal por su extraordinaria bondad y anunció que Su Eminencia
iba a decir unas palabras, que todos escucharían con amor y agradecimiento.-Para juntar una con otra, dijo el cardenal Alimonda, la fiesta de san Juan Bautista y la de don Bosco, observó que el Bautista predicaba
en el desierto y a orillas del Jordán la penitencia, el odio al pecado y la práctica de la virtud: el Bautista preparaba la mente y el corazón de
las muchedumbres para conocer y amar a Jesucristo; el Bautista enseñaba quién era Jesús y lo mostraba diciendo: He aquí el Cordero de
Dios, éste es el que quita los pecados del mundo. Y conducía las almas a El. Pues bien, si la sociedad actual puede compararse con aquel
desierto, ((169)) aquí tenéis cómo, en este desierto y a orillas del Po y del Dora, don Juan Bosco imita el ejemplo de san Juan Bautista y se
hace precursor. Sí, también don Bosco hace conocer y amar a Jesucristo: lo hace conocer y amar en los oratorios y en los hospicios, lo hace
conocer con la palabra y los escritos; lo hace conocer y amar en las ciudades y en los pueblos y, por medio de sus Salesianos, lo hace
conocer y amar hasta en las más remotas tierras del mundo. Acudían las muchedumbres para oír a san Juan Bautista y acuden también aquí
otras muchedumbres alrededor de don Bosco. Estas muchedumbres bienaventuradas sois vosotros, especialmente, mis queridísimos hijos;
sí, escuchad siempre a este precursor, haced lo que os dice, y él os conducirá a Jesús, el único que puede haceros felices en el tiempo y en
la eternidad.Dicho esto, impartió su bendición y dejó el Oratorio entre calurosísimas aclamaciones. "Fue una velada hermosa, agradable y
conmovedora", escribe Carlos Viglietti en su crónica.Quiso el Cardenal que don Bosco fuera a comer con él el día seis de julio. Después, a eso de las seis de la tarde lo acompañó a casa en
151su coche. A este propósito, pone de relieve don Carlos Viglietti dos cosas. La primera que, cuando don Bosco ponía los pies en el palacio
arzobispal, comenzaba el portero a ir tras él y, a medida que iba subiendo, todos los que encontraba a su paso, criados, cocheros,
secretarios, familiares, todos lo seguían, de suerte que, cuando llegaba ante el Cardenal, tenía consigo a toda la casa. A su vez, apenas veían
los jóvenes del Oratorio que se abría de par en par el portón del patio y avanzaban los dos caballos negros, que conocían muy bien, acudían
corriendo y vitoreando con énfasis y con todo el corazón al Cardenal.
Se echaba de ver con evidencia el gran amor que allí se tenía al Arzobispo.Fin de Página: 152
VOLUMEN XVII Página: 152Entre las felicitaciones llegadas a don Bosco, es digna de mención la de la princesa Solms, a la que visitó en Pegli, camino de Roma 1.
"Ruégole, escribíale ella, se digne ((170)) aceptar para su querido día onomástico nuestros mas sinceros augurios de felicidad. Nunca
olvidaremos su bondadosa visita, de la que guardamos el mas feliz recuerdo, y esperamos que se repita pronto. Nos encomendamos todos
muy encarecidamente a sus santas oraciones. Le pedimos especialmente tenga a bien rezar por la salud de todos nosotros; que mi querido
hermano Alberto tenga pronto curada su pierna todavía tan débil y, asimismo, que Dios se digne conceder, a mi buen hermano Jorge, el
hijo tan deseado. Ruego a V. S. tenga a bien acoger estas mis peticiones con toda su bondad. Besa su mano y se profesa, con la más alta
estima, su atenta y segura servidora ISABEL, princesa SOLMS". El mayor de sus dos hijos fue más tarde al Oratorio para ver a don Bosco
mas, al no encontrarlo en Turín, entregó su tarjeta de visita a don Celestino Durando. Le invitaron a esperar su pronto regreso, pero el
joven no pudo, porque tenía que ponerse en viaje hacia Prusia. Antes y después de su visita, entró a rezar en la iglesia de María
Auxiliadora y habló y actuó de tal modo que don Celestino Durando creyó que era católico.Sucedíanse las fiestas una tras otra La proximidad del día onomástico de don Bosco no había mermado importancia a la fiesta de san
Luis, que se celebró el domingo anterior, día veintidós de junio. Hubo la tradicional iluminación, los fuegos artificiales de siempre y la
acostumbrada procesión. Celebró de pontifical monseñor Chiesa, obispo de Pinerolo y gran amigo de don Bosco. El jueves, día veintiséis,
festejó don Bosco a su Santo con sus hijos del colegio de Lanzo.Las dos reuniones de antiguos alumnos se hicieron en julio. La de1 Pegli, 24 de junio. Véase más atrás pág. 63.
152los seglares el día trece y la de los eclesiásticos el diecisiete. Como de costumbre, las manifestaciones más significativas tuvieron lugar en
la comida. Intérprete de los seglares fue nuevamente el profesor Fabre, que conmovió a todos con la evocación de viejos recuerdos y los
alentó con sus pronósticos."Recuerdo, dijo, aquellos años, cuando estaba don Bosco en la edad florida de su juventud; cuando nosotros éramos niños y nos
apretábamos alrededor de él, que tomaba parte en todas ((171)) nuestras alegrías y en todas nuestras penas; que era nuestro consuelo,
nuestro amor, nuestro padre. Recuerdo cuando hablaba de san Francisco de Asís y de los comienzos de la Orden Franciscana que, en poco
tiempo, llegó a ser numerosísima y a extenderse por la faz de la tierra. Entonces no lo comprendíamos; pero ahora entendemos
perfectamente cómo su idea, clavada en la mente, era la fundación y propagación de la Sociedad Salesiana. Recuerdo, repito, los tiempos
de antaño y pienso en el presente; miro a don Bosco y el corazón se me estremece, embargado de inefable ternura. íCuánto ha cambiado de
como él era cuando lo conocimos nosotros, niños todavía! Se encorva su cuerpo, encanecen sus cabellos, su paso es lento y vacilante. Que
el Señor mantenga alejado todavía el día en que deberá recibir el premio por tantos trabajos como aguantó por nosotros. Quiera Dios que
permanezca entre sus hijos hasta después de celebrar sus bodas de oro sacerdotales. Los años pasan inexorablemente. Pero esperamos que,
tal vez antes que tú, querido Padre, seremos llamados a la eternidad, y entonces saldremos nosotros a tu encuentro por el camino que tú nos
trazaste. Si, por el contrario, fueren nuestros días más largos que los tuyos, nos consuela el pensamiento de que aquí habrá quedado la
mejor parte de ti mismo, ítu espíritu! Elías dejará su manto a Eliseo. Aquí estará siempre nuestra madre, la Congregación Salesiana. A
menudo oímos en el mundo repetir a personas de escasa visión sobre el porvenir: "qué será del Oratorio después de don Bosco? Y a otros:
ícuando falte don Bosco, se extinguirán con él todas sus obras! Pero estos tales no saben que tus obras están marcadas por la Providencia
con un sello indestructible. No saben que están destinadas a vivir siglos y siglos. "No ven cómo, ya ahora, se le puede dar el nombre de
Héroe de dos mundos 1 ? Así, pues, te agradecemos, querido don Bosco, no sólo habernos educado y mantenido, sino también haber
fundado la Congregación Salesiana. Cuando tú estés en el Cielo gozando1 Este glorioso calificativo solía darse entonces a Garibaldi, porque, además de Italia, había luchado también en América del sur en favor
de Uruguay.
153el triunfo de tus innumerables buenas obras y vengamos nosotros y nuestros hijos ((172)) aquí al oratorio de San Francisco de Sales, te
volveremos a encontrar siempre, porque aquí estará siempre tu espíritu y podremos repetir al atravesar estos umbrales: "Estamos en nuestra
casa, porque siempre es la casa de nuestro padre".Los recuerdos ofrecieron también mucha materia a Gastini, el encuadernador y juglar desde niño en las fiestas de familia. Compuso un
poema, que constaba de prólogo y seis partes y lo leyó deshaciendo un rollo de papel de medio kilómetro de largo. Cantó los tiempos
pasados, presentes y futuros; cantó a vivos y muertos, a enfermos y sanos, a presentes y ausentes, a Europa y América, a don Bosco y a la
Congregación Salesiana y acabó dando gracias al Cardenal Arzobispo por su amor a don Bosco y a sus hijos. Hubo risas, lágrimas y
aplausos 1.Fin de Página: 154
VOLUMEN XVII Página: 154Después de hacer la colecta para la misa solemne de difuntos, en sufragio de los antiguos alumnos fallecidos, habló don Bosco y dijo:Querría deciros muchas cosas, pero el tiempo apremia y muchos de vosotros deseáis ir a vuestros asuntos o a vuestras casas. Por
consiguiente, os diré poquitas palabras. Y, en primer lugar, os diré que estoy muy contento de veros reunidos aquí en este lugar; sobre
todo, porque este año llegué a tal punto de malestar y postración que creí no podría volver a veros. Bendito sea Dios, que me ha permitido
encontrarme todavía con mis queridos hijos.Alguno de vosotros habló de mis bodas de oro sacerdotales, que debería celebrar el año 1891, y yo, desde luego, no rehúso encontrarme
en aquella época en la gran solemnidad; pero hay que tratar este asunto, hay que contar con uno, que es el dueño de los dueños, Señor de la
vida y de la muerte. Sin embargo, desde ahora os invito a todos vosotros, para aquella fiesta, tanto más ((173)) que aquel año coincidirá
con el quincuagésimo aniversario de la fundación del Oratorio. Si Dios nos conserva la vida, queremos cantar un Tedéum muy solemne.Pero una cosa por la que debemos dar solemnemente gracias al Señor, y que constituye mi mayor satisfacción, es que, adondequiera que
voy, siempre oigo buenas noticias de vosotros; en todas partes se habla bien de mis antiguos hijos; todos alaban esta nuestra reunión,
porque es el verdadero medio para recordar los avisos y consejos que yo os daba cuando erais niños. Sí, lo repito, esto me proporciona una
gran satisfacción; es la honra y la gloria de mis últimos años.1 En cierta ocasión le había dicho don Bosco para darle una prueba de su satisfacción: -Tú, Gastini, serás el juglar de los salesianos hasta
los setenta años. -Gastini, satisfecho, solía repetir después en sus poesías: -Yo seré el juglar de los Salesianos hasta los setenta años, me lo
dijo papá Juan. Al acercarse a aquella edad, cayó enfermo. Don Miguel Rúa fue a verlo. Como no había ninguna gravedad, le manifestó la
esperanza de volver a verlo pronto en el Oratorio, alegrando a todos con sus versos y sus cantos. El contestó: -íAy!, No, don Rúa; no
volveré al Oratorio: ítal día entraré en mis setenta! Don Bosco me dijo que seré el juglar hasta los setenta años: es hora de que me prepare
en serio. En efecto, pocos días después de entrar en su septuagésimo año, murió santamente (Summarium super virtutibus, XVII & 7).
154Veo que muchos de vosotros tienen ya la cabeza calva, los cabellos encanecidos y la frente surcada de arrugas. Ya no sois los
muchachos, que yo quería tanto; pero siento que ahora os quiero más que antaño, porque, con vuestra presencia, me aseguráis que están
firmemente grabados en vuestro corazón los principios de nuestra santa religión, que yo os enseñé y que son la guía de vuestra vida. Y os
quiero todavía más, porque me demostráis que vuestro corazón está siempre con don Bosco. Vosotros me decís:-Mire, don Bosco, aquí nos tiene para decirle que todos seguimos siendo suyos por el camino de la salvación y que sus pensamientos son
todavía los nuestros.Y yo os respondo que soy todo vuestro en mi actuación y en mi pensamiento, en cada una de mis acciones.Habéis aplaudido a nuestro querido Arzobispo, el cardenal Cayetano Alimonda, y vuestro aplauso me ha proporcionado otra gran
satisfacción. El cardenal Alimonda es una gran fortuna para nosotros. íEs un verdadero protector nuestro, un amigo, un padre! Todo el
agradecimiento que le manifestamos será siempre inferior a los beneficios y al amor con que nos ha consolado.Vuestros vítores al sapientísimo León XIII resonaron también en mi corazón agradecido por todo lo que ha hecho en nuestro favor. Me
faltan palabras para expresar la bondad que ha tenido con nosotros. Todo lo que podemos hacer es rogar al Dios de bondad, que se digne
hacer con los tesoros de sus gracias y de sus consuelos lo que no nos es posible a nosotros.Habéis hablado también de las Misiones. Don Bosco no puede ir a la Patagonia. Me gustaría mucho poder ir a ver a tantos, a quienes
debo llamar con el nombre de hijos, que me escriben cartas afectuosas y a quienes nunca he visto; me gustaría mucho volver a ver a los que
partieron con tanta abnegación de este Oratorio para llevar la civilización cristiana a las tribus salvajes. Pero yo no puedo ir, irá monseñor
Cagliero. El llevará a aquellas tierras la fama de vuestra bondad y os propondrá como modelos a sus nuevos amigos. Dirá a aquellos
pueblos:-Venid a Turín y allí veréis a mis antiguos compañeros que, por ser buenos cristianos, son felices en sus familias, en la sociedad y en sus
negocios.Cuando estos salvajes estén convertidos y se hayan recogido en nuestros colegios miles de niños, ((174)) entonces y en un siglo que tan
poco se cuida de todo lo que sabe a religión, ellos harán ver al mundo cómo se puede amar a Dios y estar, al mismo tiempo, honestamente
alegres y ser a la par buenos cristianos y honrados y laboriosos ciudadanos.Fin de Página: 155
VOLUMEN XVII Página: 155Termino. Seguid caminando por el buen camino, que hace tantos años emprendisteis; de suerte que podáis teneros por dichosos de haber
venido aquí; don Bosco estará también satisfecho y podrá gloriarse de que los jóvenes, ya hombres, saben guardar y practicar las
enseñanzas que recibieron de sus labios. Erais un pequeño rebaño que ha crecido mucho y se multiplicará todavía más, seréis luz
resplandeciente en todo el mundo y, con vuestro ejemplo, enseñaréis a los demás cómo se debe hacer el bien y aborrecer y huir del mal.
Estoy seguro de que seguiréis siendo la satisfacción de don Bosco. Queridos hijos míos, que Dios nos ayude con su gracia, de suerte que
podamos un día encontrarnos todos juntos en el Paraíso.Un detalle digno de mención es que tomaban parte en la reunión tres de aquellos primeros muchachos, que dormitaban el año 1841 ante
el altar de la iglesia de San Francisco de Asís, y don Bosco los vio
155e invitó al catecismo. En verdad eran auténticos representantes de los veteranos de la primera hora.íQué bonito, qué agradable y qué edificante resulta recoger hoy el eco lejano de aquellas periódicas demostraciones filiales! También en
la comida de los antiguos alumnos eclesiásticos resonó elocuente la voz del corazón. Don Félix Reviglio, párroco de San Agustín,
pronunció unas emocionantes palabras.-Soy feliz, dijo, y estoy orgulloso por encontrarme al lado de don Bosco. Estoy seguro de que todos vosotros me envidiáis por el puesto
que ocupo. Cada uno de vosotros querría ciertamente estar en mi lugar. Pero es muy justo que se me dé esta preferencia, porque soy uno de
los primeros muchachos del Oratorio y fui el primero que llegó a ser ordenado sacerdote. Siempre recuerdo que, cuando éramos pequeños,
le rodeábamos y corría él con nosotros. Hoy me considero más feliz todavía, no sólo por estar a su lado, sino por lo que acabo de oír de sus
labios. Le he preguntado:-Don Bosco, "cómo podríamos recompensarle por todo lo que ha hecho y sufrido por nosotros?((175)) Y me ha contestado:-Llamadme siempre padre y íseré feliz!-íSí, le llamaremos siempre nuestro padre!, fue el grito unánime de los oyentes.Don Juan Bautista Francesia regocijó a los convidados con unos versos en piamontés. Habló después otro de los más antiguos, el
canónigo Ballesio, vicario foráneo de Moncalieri, y dijo:-íAh! Ensalcen otros a los grandes escritores, que legaron a la posteridad las grandes empresas; yo ensalzo al que escribió y escribe la ley
santa del Señor en el corazón de tantos hijos y amigos suyos.
Ensalcen otros a los artistas, que dieron vida a los lienzos, a los mármoles inmortales; yo ensalzo al que hizo y sigue haciendo más bella y
más digna la imagen viviente de Dios en tantos hijos y patrocinados suyos. Ensalcen otros a los valientes guerreros, a los sagaces políticos;
yo ensalzo al que honra a la patria con sus pacíficas e inconmensurables empresas dándole útiles, honrados y dignos ciudadanos. Sí, yo te
ensalzo a ti, querido don Bosco, ángel de nuestra vida; a ti, a quien yo y muchos amigos míos debemos el pertenecer a la noble carrera
eclesiástica. Te cantamos a ti, cuyo bendito recuerdo sigue grabado en nuestra mente, esculpido dulce y fuertemente en el corazón. Te
festejamos a ti, cuyo nombre suavísimo es como el nombre de Dios, que ilumina en las dudas, alienta en los peligros, frena en los enconos,
estimula a obrar bien. íCuántas veces nos aparece tu imagen, en los
156turbios y mundanos momentos, como arco iris conciliador de piadosos, castos y nobles pensamientos! íCuántas veces el recuerdo de un
Padre tan grande detuvo al hijo al borde del abismo de la culpa y de la deshonra! íCuántas veces el ánimo agriado, dolorido,
profundamente dolorido, sintió nuevas fuerzas al acordarse de ti, y la mente y el corazón se abrieron a pensamientos más serenos, al santo
gozo de la esperanza cristiana! Eras tú, eres tú, nuevo Felipe, quien sostenías y sostienes de esta suerte a tus hijos. Ojalá que siempre seas
obedecido e imitado por todos tus hijos. íQue todos nosotros, multiplicados por miles te veamos, en el suspirado cincuentenario. Y aquí tus
hijos, los del Antiguo y los del Nuevo Mundo puedan entonces también deleitarse con tu amable ((176)) semblante, besar tu sagrada y
benéfica mano y decirte que te quieren y que por ti aman al buen Dios, del que eres tan bella imagen.Y tras el hinchado, pero sincero y eficaz, decir del orador, se oyó la palabra sosegada y paternal de don Bosco que escuchó en religioso
silencio el bullicioso auditorio, interesado hasta el final.Fin de Página: 157
VOLUMEN XVII Página: 157Estoy muy contento de que hayáis venido a pasar esta jornada conmigo y os agradezco todas las muestras de afecto que me habéis dado.
Decid a los que no pudieron acudir a esta nuestra reunión que también a ellos les doy las gracias, que los invito de nuevo y que vengan otra
vez. Repito que os llevo a todos, a los sacerdotes y a los seglares, en el corazón; a todos os considero como hijos queridos y os agradezco
lo que habéis hecho y haréis por mí.A vosotros en particular os diré que el Oratorio, como puede verse, es bendecido por el Señor. Nos llaman de todas partes y habría que
centuplicar el personal para atender a todas las peticiones. Los muchachos, salidos de nuestra casa, son los preferidos cuando concurren
con otros para ocupar cualquier puesto. Hay incluso algunos, que no parecían tan buenos aquí entre nosotros y ahora, en los pueblos donde
se encuentran, se portan excelentemente. Los hubo de carácter reacio, indolente, fogoso; y, sin embargo, cambiaron completamente de
conducta al pensar que eran hijos del Oratorio. Sé de uno, que fue despedido del Oratorio, el cual ha hecho un viaje larguísimo a pie para
volver a Italia.-"Y por qué no te las arreglas por ti mismo para llevar una vida más cómoda?, le decían algunos.-No tengo dinero, contestaba.-Busca la manera de ganarlo; medios no faltan...Y contaba él después:-Tuve muchas veces ocasión de poderme quedar impunemente con lo ajeno, pero siempre pensé: no quiero deshonrar al Oratorio.Y así recorrió doscientos kilómetros a pie. Esto es solamente un hecho; pero hay muchos otros similares que nos han producido una gran
satisfacción. Ciertamente el amor propio habrá tenido su parte, mas no por ello es menos feliz el resultado.Y ahora hablo para vosotros, párrocos, vicepárrocos, sacerdotes, clérigos, empleados,
157jefes de taller 1. Bendito sea el Señor que ha permitido nos encontrásemos juntos en esta fiestecita y nos ha dejado vivir para que
pudiésemos trabajar siempre y prepararnos la eterna salvación de nuestra alma. Esta debe ser la finalidad de todo salesiano y su continuo
anhelo. Con el nombre de Salesiano entiendo englobar ((177)) a todos los que fueron educados según las normas de este gran Santo. Por
consiguiente, todos vosotros sois también salesianos.Os invito para el próximo año a una reunión como ésta y espero que vengáis todos vosotros y que yo esté también. Este es mi deseo y ésa
mi intención. Sólo queda por ver si el Dueño de la vida piensa como pensamos nosotros. Digo esto porque tengo varias cosas que deciros
para el año que viene, pero que se cumplirán durante el año en curso y estoy seguro de que os alegraréis por ello.Está, en primer lugar, la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Roma. Es ésta una empresa colosal que me cansó mucho por las graves
y continuas preocupaciones y me obligó a doblarme bajo el peso de los enormes gastos. Había que encontrar veinticinco mil francos cada
mes. Pero ahora las obras de la iglesia están ya muy adelantadas, se trabaja con intensidad en el nuevo hospicio y espero poder ilevar a
cabo todo para el próximo año. Y, puesto que hablo de la iglesia del Sagrado Corazón, ya sabéis que he organizado una gran rifa para hace
frente a los gastos que aumentan cada día. He contado también con vuestra caridad y, por tanto, os enviaré un pequeño número de boletos.
Repartidlos entre la gente; quedaos con ellos, si vuestra bolsa os lo permite, y, si no podéis quedaros con ellos, devolvédmelos, pues os lo
agradeceré igualmente. Lo que os recomiendo, es que me ayudéis de la manera que podáis y sepáis, a llevar a cabo la empresa que me
confió el Sumo Pontífice León XIII.En segundo lugar, os diré que el cólera hace estragos en países no lejos del nuestro y también tememos que tal vez invada nuestras
provincias. Por esto, os sugiero un fácil antídoto contra este mal. Consiste en una medalla que lleva grabado el Sagrado Corazón de Jesús
en el anverso y en el reverso la imagen de María Auxiliadora. Llevad esta medalla al cuello, en el bolsillo o en la agenda; basta que la
tengáis encima. Al mismo tiempo, repetid cada día la jaculatoria María Auxilium Christianorum, ora pro nobis. Si lo hacéis así, estad
tranquilos y seguros de que la Virgen hará patente su poderoso patrocinio. Me gustaría que observarais atentamente si cae enfermo de este
contagio uno solo que tenga encima esta medalla. Id también con valor a asistir a los enfermos en las casas, en los hospitales y en los
lazaretos y no temáis.Además, es necesario recibir a menudo la santa Comunión. Pero hablando a sacerdotes, que celebran la santa misa cada día, esta
exhortación es superflua. Más bien os exhorto a que lo digáis a los demás, porque aquí está la raíz de la devoción. Teniendo limpia el alma
todos pueden estar seguros de no ser atacados por ninguna enfermedad.Fin de Página: 158
VOLUMEN XVII Página: 158Esta práctica de llevar la medalla, rezar la jaculatoria y recibir los sacramentos, no es sólo para que la observéis vosotros, sino para que la
propaguéis en todo lugar entre vuestros parientes, amigos y conocidos, y sirva a todos de antídoto contra el cólera.El Señor quiere sacudir las conciencias con este despertador. Predicad, pues, también esta devoción desde el ((178)) púlpito. Puede que a
alguno le parezca extraño, atrevido y hasta ridículo; recordad que, ante la muerte, cesan las risas. Os diré que,1 Con los eclesiásticos se encontraban también algunos seglares, que no habían podido intervenir con sus colegas.hace pocos días, vino a mi habitación un rico señor que se jactaba de estar libre de prejuicios. Había oído decir que yo hablaba de la
eficacia de la medalla de María Santísima Auxiliadora. Y me preguntó:-"Es verdad que usted propaga supersticiones?-"A qué supersticiones se refiere usted?-A la de llevar encima la medalla de María Auxiliadora para librarse del cólera.-"Y qué le importa a usted eso?-Me importa, porque mi familia y especialmente mi hijo mayor quieren a toda costa tener la medalla.-"Y usted cree en la eficacia de esta medalla?-"Yo? De ningún modo.-Es usted muy dueño de no creer en tal cosa. Nadie le obliga. Si usted no cree, siga sin medalla; nadie pretende dársela a la fuerza. Pero,
si usted creyese en ella, fácil le sería hacerse con una.-"Y la superstición? "Cómo puedo yo creer que un pedazo de metal tenga tanta eficacia?-No se preocupe por ello. Pero usted comprenderá que una práctica, aprobada por la Iglesia, nunca es supersticiosa.Después hablamos un buen rato de las noticias de Francia. Aquel señor se quedó pensativo. Al despedirse, dijo con cierta duda.-Don Bosco "querría hacerme un favor?-Y diez, si hace falta; hable con libertad.-"Tendría todavía alguna de esas medallas?-íPero usted no cree en ellas!-Cuando se trata de salvar la piel... comprenderá... en conclusión... lo he dicho de broma... déme la medalla. Yo creo en ella y quiero que
me dé una también para mi mujer y para cada uno de mis hijos."Habéis comprendido? El Señor, que nos quiere a todos felices, nos da a conocer con estos azotes lo preciosa que es también nuestra
vida temporal. Y vosotros, queridos hijos míos, procurad en vuestros sermones hablar a menudo de la muerte. Hoy en día no se hace
aprecio alguno de la vida. Uno se suicida porque no puede soportar los dolores y las desgracias; otro arriesga la vida en un duelo; éste la
derrocha en el vicio; ése se la juega en arriesgadas y caprichosas empresas; aquél la echa por la borda, arrostrando peligros para lograr
venganzas y desahogar pasiones. Predicad, pues, y recordad a todos que no somos nosotros los dueños de la vida. Sólo Dios es el dueño.
Quien atenta contra su vida, hace un insulto contra Dios; la criatura hace un acto de rebeldía contra su Creador.Vosotros, que tenéis talento, encontraréis ideas y razones en abundancia y la manera de exponerlas para inducir a vuestros oyentes a ama
la vida y respetarla, con el gran pensamiento de que la vida temporal bien empleada es precursora de la vida eterna.((179)) Los recuerdos evocados de los primeros tiempos del Oratorio y de algunos sucesos ocurridos en él durante aquellos años podríanFin de Página: 159
VOLUMEN XVII Página: 159hacer pensar que las cosas hubieran cambiado radicalmente y que ya no reinasen en él la primitiva piedad e inocencia entre los muchachos.
Nada más equivocado. Mientras escribimos, vive en Inglaterra la señorita Gerardina Penrose Fitz Gerald, con residencia en Ensbury
159Park, Bournemouth; tiene ochenta y cuatro años de edad y conserva un imborrable recuerdo de su encuentro con don Bosco, hace
exactamente cincuenta años. Iba a Roma el año 1884 con una peregrinación, en compañía de Lord Denbigh y su señora. Junto con Mr.
Jorge Lane Fox visitaron estos nobles señores a don Bosco el cual les enseñó toda la casa. Al cruzar los patios, les encantaba ver cómo los
muchachos se acercaban a don Bosco, besaban su mano y él ponía la otra sobre su cabeza y les hacía una caricia. Mr. Lane Fox, que había
oído hablar de un alumno del Oratorio, con indicios de santidad, preguntó si los visitantes podían verlo. Don Bosco lo mandó llamar
inmediatamente:-Jamás vi, dice la señorita Fitz Gerald, un rostro más bello ni más celestial.Apenas se fue el muchacho dijo don Bosco:-íDios es muy bueno! Me consuela dándome, de vez en cuando, almas bellas como ésta.Entonces le preguntó Mr. Lane Fox:-"Tiene otros como éste?El Santo hizo un pequeño gesto festivo acompañado de una amplia sonrisa y dijo:-íOh, sí!; seguramente más de los que usted pueda imaginar.Al despedirse, los forasteros se arrodillaron para recibir la bendición, y la señorita Fitz Gerald recuerda que con ella pareció difundirse en
ellos una insólita y suave sensación de paz 1.Como corona de la fiesta onomástica, llegáronle a don Bosco las oportunas felicitaciones del más lejano de sus hijos. Don José Fagnano
le escribía desde Patagones, con fecha del veintiséis de mayo: "Deseo ((180)) ardientemente verle una vez más, besar su mano después de
nueve años de destierro voluntario, sí, pero penoso, por estar lejos de usted. Acepte las felicitaciones de los quinientos salvajes bautizados
este año, de los ciento cincuenta muchachos y muchachas, que vienen a nuestras escuelas, de los ocho salesianos y de las siete hijas de
María Auxiliadora, que forman la casa de Patagones".Se ha visto ya varias veces y se volverá a ver todavía más adelante cómo, hablando de su jubileo sacerdotal, nunca dijo con Bosco que
llegaría a él. Sin embargo, le gustaba a veces bromear, señalando quién tenía que ayudarle la misa, quién debía proporcionarle el vino, la
carne, las velas, quién haría esto o aquello; incluso que acudirían1 The Univers de Londres, 18 de mayo de 1934, en un artículo titulado: A Memory of 50 years ago in Turin (Un recuerdo de hace
cincuenta años en Turín).
160cuatrocientos cantores desde Patagonia. De ahí nació que muchos tuviesen cierta persuasión de que se celebraría la gran fiesta; pero era el
afecto quien prestaba alas a la fantasía. El mismo Lemoyne atestigua que el Santo no dio nunca a conocer a nadie que aceptara ni siquiera
el auspicio de que venimos hablando.
161
((181))CAPITULO VIACERCA DE LA MARCHA DEL ORATORIOEL sueño, que don Bosco tuvo en Roma y que casi dictó a Lemoyne, fue leído un día por don Miguel Rúa a toda la casa del Oratorio
después de las oraciones de la noche y produjo benéficas consecuencias. Algunos jóvenes escucharon la lectura con ansiosa curiosidad,
otros con temor y temblor. El Santo, a su regreso, despachó los asuntos más apremiantes, y comenzó a dedicar unas horas cada tarde para
darles audiencia. Como había dado a entender claramente que había visto el estado de las conciencias, los buenos ansiaban saber lo que
había respecto a ellos y fueron, por consiguiente, los primeros en acudir. Uno de éstos, don Pablo Ubaldi, atestigua que don Bosco le dijo
de modo maravilloso cómo iban sus cosas.Fin de Página: 162
VOLUMEN XVII Página: 162Otros, por el contrario, vacilaban en presentarse y eran los que más necesitaban oír una palabra amonestadora y alentadora.Algunos de éstos hacía un año o dos que no habían hablado con él; y los había que llevaban cinco años en el Oratorio y no se habían
acercado a él ni una sola vez, de suerte que le eran nuevas sus fisonomías. Las más de las veces se lo impedían vicios ocultos. Al
preguntarles entonces en su habitación por qué no se habían dejado ver nunca, respondían que don Bosco no era accesible, que estaba fuera
de casa y ellos tenían que estudiar... Y, sin embargo, cuando don Bosco estaba en casa, confesaba casi cada mañana ((182)) en la sacristía,
adonde fácilmente podía ir a hablarle todo el que quisiese. Ordinariamente contestaba a quien adelantaba semejantes disculpas:-Tú te las has arreglado para huir de mí; pero "quieres que te diga por qué?El interrogado le miraba aturdido y él seguía diciendo:-No hay más que un porqué: tenías miedo a don Bosco. No te atrevías a confiarle algunas cosas que hacías cuando estabas todavía en tu
casa... y que has seguido haciendo.Si el joven balbuceaba más excusas, entonces don Bosco, con calma y paternalmente, le contaba con todos los pormenores y
circunstancias lo que el pobrecito llevaba celosamente escondido hacía años
162en el corazón. De ordinario, el que veía descubiertos sus secretos caía de rodillas, y con voz ahogada por los sollozos, exclamaba:-íBasta, don Bosco, basta ya!Y don Bosco añadía:-Si esta conversación te disgusta, vamos a dejarla. Pero ya ves que yo tenía razón para decirte que el estar alejado de mí era tu ruina...
Contaron algunos jóvenes que don Bosco les había hablado de un monstruo parecido a un elefante, visto por él en el patio haciendo
estragos, aplastando o lanzando al aire y destrozando a todo el que se le plantaba delante.Durante aquel período, dijo un día el Santo a don Juan Bautista Lemoyne:-íQué bueno es el Señor con nosotros! Nos prepara de mil modos extraordinarios para nuestro bien y el de nuestros jóvenes. Pocos
tuvieron en este mundo los medios que nosotros.No tardó en manifestarse el efecto de estas saludables sacudidas.
Aumentaron las comuniones frecuentes y las visitas diarias a Jesús Sacramentado; creció la docilidad; se reanimaba la vida del Oratorio. El
ciclo de fiestas, además, puso remate a la obra. Pero se requerían medidas duraderas: y se dedicó a buscarlas el Capítulo Superior, en cuyas
reuniones, se fue estudiando cuidadosamente la situación ambiental del Oratorio. Es instructivo conocer, al menos en parte, lo que se
discutió en ellas bajo la presidencia de don Bosco.Nos parece importante para dicho tema la sesión del cinco de junio. Asistieron a ella, junto con los Capitulares, don José ((183))
Scappini, director de Lanzo y don José Bertello, director de Borgo San Martino. Después de discutir una propuesta de don Julio Barberis,
tomó de repente la palabra don Bosco. Agradará leer íntegramente este punto de las actas.DON BOSCO.-Se trata de ver y estudiar qué debe hacerse y qué debe evitarse para asegurar la moralidad entre los jóvenes y para
cultivar las vocaciones. Ya se establecieron diversas normas en el Capítulo General, que fueron impresas. Es doloroso ver cómo muchos
jóvenes, que marchan bien al principio, han cambiado por completo al llegar al quinto curso. Ya se ha observado que muchos del cuarto y
quinto curso, en vez de decidirse por el estado eclesiástico, optan, por la universidad o por un empleo. Una parte de ellos ingresó en el
estado eclesiástico, pero fue al seminario para complacer a los padres, por manejos de los párrocos y por consejo de los Obispos. De cien
alumnos del cuarto y quinto curso, quizás sólo dos pagan pensión normal. Los demás son mantenidos gratuitamente o, cuando menos,
reciben de la casa los libros y la ropa.Resulta, pues, que damos de caridad lo que recibimos de otros, a quien pretende
163llegar a abogado, profesor, médico o periodista. Que sea ésta la salida de los jóvenes, que se educan en otros colegios nuestros, no tengo
nada que decir; pero esto no debe tolerarse en nuestra casa de Turín, donde los muchachos viven de la caridad pública. Propongo, pues, que
se examine cuál es nuestra obligación de conciencia y qué se debe hacer. En años anteriores, había muchos, jóvenes, que querían hablarmeFin de Página: 164
VOLUMEN XVII Página: 164de vocación. Pero, este año, en el que se reunió a los aspirantes para darles conferencias especiales (lo cual no se había hecho nunca) las
cosas van por otros cauces. Pocos, y con dificultad, vinieron a hablarme y unos me dijeron francamente que querían ir al mundo y otros al
seminario. Al preguntarles por qué iban a las conferencias de los aspirantes, algunos contestaron: -Para oír lo que se dice en las
conferencias-. Otros, más francamente: -Para ser mejor vistos por los Superiores-. Serán buenos muchachos, pero tienen trazado su plan.
De suyo no es malo ayudar a éstos tales, pero, en resumidas cuentas, damos nuestro pan a muchos que luego nos vuelven las espaldas y lo
damos por recomendación de quien a veces, después de quitarnos los jóvenes, nos critica por añadidura, diciendo que nos quedamos con
las vocaciones. Esto lo he comprobado hoy mismo.Pero baste lo dicho sobre esta materia. A mi entender, tendríamos que tomar una medida acerca de la organización de nuestros estudios.
Deberíamos reducirlos a lo que se hace en las escuelas apostólicas de Francia. Será difícil, mas, sin embargo, habrá que lograrlo. Hecho
esto, veremos cómo se pueden aleccionar y cómo se deben cuidar los jóvenes. Verdad es que no tendremos ya un número tan
extraordinario. Puede que no tengamos más que un centenar, cincuenta o cuarenta, y habrá que tomar paciencia; pero no habrá gangrena
moral. Creo que, para ((184)) alcanzar nuestro fin, no bastan las resoluciones tomadas en los Capítulos Generales.DON JOSE LAZZERO propone que se vuelva a suprimir el quinto curso de bachillerato.DON BOSCO.-Mi plan es el de encargar a una comisión el estudio de la idea expuesta sobre las escuelas apostólicas. Yo no puedo
reflexionar, porque no lo resiste mi cabeza. Necesito que se comprenda la necesidad de la cuestión y que se estudien seriamente los medios
para llevarla a cabo. Creo también oportuno quitar a los jóvenes la libertad de ir a confesarse con quien quieran. Se designarán confesores
en número suficiente, pero los estudiantes necesitan una dirección particular. Si no se atreven a confesarse con los cinco o seis sacerdotes
destinados para ellos, que esperen la ocasión de los ejercicios.DON MIGUEL RUA afirma que él ha observado que el resultado bueno o malo del quinto curso del bachillerato depende siempre del
profesor. Desde que don Herminio Borio lleva el curso de retórica en Lanzo, siempre hubo en la Congregación novicios procedentes de
aquel Colegio.DON BOSCO.-Desde hace algún tiempo ha mermado el número de novicios procedentes del Oratorio, ya sea porque los párrocos nos
envían el rocló (el desecho), avalados con los mejores certificados de buena conducta, ya sea porque, cuando éstos son aceptados, no se
tiene suficiente energía para devolverlos a sus casas.Por consiguiente, hay que tener prudencia al aceptar y ver la manera de purgar la casa. Mientras tanto, hay que ver: 1.°, si conviene
organizar nuestras escuelas, según el plan de las apostólicas; 2.°, cómo son estas escuelas apostólicas. Según lo que resulte de estas dos
cuestiones, se verá si se debe mantener o no el quinto curso.DON JOSE SCAPPINI propone suprimir en nuestras escuelas el griego y las matemáticas o dar solamente los rudimentos de estas
asignaturas, como se hace en los Seminarios. Entonces, al llegar al tercer curso del bachillerato, los jóvenes que no quieren
164saber nada del estado eclesiástico, pensarán en resolver de otra manera sus asuntos. Los otros que quieren quedarse con nosotros y tienen
que prepararse el examen para la reválida del bachillerato, podrán estudiar el griego y las matemáticas en San Benigno.DON JUAN BONETTI aprueba lo que se ha dicho, pero sostiene que esto debe ser una consecuencia y no el principio de una reforma.
Sería como cuidar las hojas de un árbol cuando hay que atender a las raíces.DON BOSCO.-Ahora la cuestión que se propone es la aceptación y la manera de echar fuera los huesos rotos. Mientras tanto, un punto a
estudiar bien son las escuelas apostólicas, tal y como se hace en los seminarios.DON JOSE BERTELLO, preguntado por don Bosco, responde que no cree conveniente establecer escuelas apostólicas en el Oratorio.
Tendríamos en contra a los párrocos, a los Obispos, a los padres y al gobierno. Por consiguiente no aprueba ((185)) la supresión del quinto
curso del bachillerato. Está firmemente convencido de que, para curar nuestros males, hace falta: 1.°, disciplina, 2.°, severidad en despedir
a los que no van bien, 3.°, vigilar escaleras, pasillos y patios no destinados a los recreos.DON JUAN CAGLIERO advierte, en cuanto a las aceptaciones, que éstas tendrían que depender de uno sólo; de lo contrario, sucederá
que uno aceptará las ovejas y otro los lobos, que son las personas adultas, aceptadas por caridad y destinadas a los diversos oficios.DON BOSCO explica su idea de una catequesis dominical para instruir a los jóvenes según nuestros principios.DON JUAN BONETTI vuelve a hablar de la necesidad de cuidar las raíces e interpela a don José Lazzero, quien, en su calidad de
Director del Oratorio, debe saber las cosas mejor que los otros miembros del Capítulo. Por tanto, que hable él.Fin de Página: 165
VOLUMEN XVII Página: 165DON JOSE LAZZERO.-Ante todo, habría que cumplir el reglamento de las casas, lo mismo que en los demás colegios. Por
consiguiente, debe haber unidad de mando; de lo contrario, el cargo de Director se reduce al de un humilde servidor. En efecto, los
alumnos expulsados, obtienen, antes de salir, certificados de buena conducta de algún miembro del mismo Capítulo, movido por su
corazón excesivamente bueno; como esto llega a conocimiento de los jóvenes, menoscaba el orden o la autoridad del Director. El Director
queda atado, etc.DON BOSCO decide que se establezca una Comisión, que estudie las medidas a tomar para promover la moralidad en el Oratorio. Son
elegidos miembros de esta Comisión: don Miguel Rúa, don Juan Bonetti, don José Lazzero, don Celestino Durando y don Juan Cagliero.
Se reunirán el lunes a las dos y media de la tarde para comunicarse sus propias reflexiones bien ponderadas. Don Juan Bonetti queda
encargado de pedir privadamente el parecer a cada uno de los miembros del Capítulo de la casa que se deja llevar por la bondad del
corazón; y a cada uno de los maestros y dar una relación de ello a la Comisión del lunes.DON JOSE BERTELLO propone: 1.°, distinción y división absoluta de los internos en la casa en tres grandes categorías: estudiantes,
aprendices y personas no pertenecientes a la Congregación; 2.°, vigilancia de escaleras, corredores, etc.DON JOSE LAZZERO hace notar que, antaño, los grupos para salir de paseo se componían de sólo veinticinco jóvenes. Ahora, en
cambio, lo forman todos los alumnos de un curso. Los paseos son un gran peligro, si no se vigila. Lamenta también las vacaciones, etc.DON BOSCO concluye insistiendo sobre la urgencia de tutelar la moralidad. Para lograrlo, no hay que ahorrar personal, trabajo, fatigas
ni gastos.
165DON JOSE LAZZERO se lamenta todavía de que falta la unidad de dirección y de que no se le apoya.DON BOSCO pone fin a la reunión repitiendo sobre qué puntos hay que señalar el resultado práctico de la misma: 1.°, regular la
aceptación de los jóvenes; 2.°, sanear el ambiente la casa; 3.°, dividir, repartir, regular cargos, jóvenes, patios, etc.((186)) No era la primera vez, ni tampoco la última, como veremos al año siguiente, que don Bosco hablaba de reducir de esta manera el
Oratorio a un vivero de vocaciones eclesiásticas y, preferiblemente, salesianas.El veintisiete de enero, ya había expuesto a don Juan Bautista Lemoyne el plan que él tenía sobre el particular.-Yo querría trasladar, había dicho, el cuarto y quinto curso del bachillerato a San Benigno y sólo para los que quisiesen quedarse en la
Congregación, haciendo antes firmar a los padres una declaración por la que dejaban en plena libertad a sus hijos. En el Oratorio sólo
quedarían los cursos primero, segundo y tercero. Si un muchacho, al acabar el tercer curso, no quiere quedarse con nosotros, intervengan
en el asunto los padres o su párroco. De este modo, se quitaría una cantidad de bocas, que destripan panecillos sin provecho y no se
mantendría a muchachos que, cuando nos podrían ser útiles, nos los quitan los párrocos con halagos u otros medios.Precisó todavía mejor su pensamiento ante los capitulares en la sesión del dieciocho de julio.Léase y póngase en práctica lo deliberado por el Capítulo. Nos equivocamos siempre en torno a la conducta de los muchachos, porque la
calificaciones mensuales de las decurias son siempre buenas. Cuando se conoce a un muchacho como malo, no hay que ilusionarse con
esperanzas de cambio de conducta. Estas vacaciones procuraré proveer al Oratorio del personal necesario y, especialmente, de un
catequista.Preveo que, querámoslo o no, nuestras escuelas deberán ajustarse al modelo de las llamadas apostólicas. Por cuanto sea posible,
acéptense sólo aquellos muchachos que quieren ser salesianos o ir a las misiones. Los muchachos, que se aceptasen con esta condición y
no quisiesen después hacerse salesianos, paguen la pensión entera, si desean continuar.Al volver los muchachos de vacaciones, se podrían hacer en seguida los ejercicios espirituales. Después de las vacaciones, no se acepte
nunca a los jóvenes que vuelven de sus casas sin el certificado de buena conducta firmado por el párroco. Algunos regresan, sin haberse
presentado nunca al propio párroco, durante los dos o tres meses que estuvieron en su pueblo. Y, aun cuando algunos presentasen este
certificado, pídanse informes confidenciales al párroco, prometiendo absoluta reserva.Se verá también si es del caso reformar los Capítulos de las casas y, especialmente, si los catequistas están a la altura de su cargo. Sepa el
Consejero escolástico qué se hace en cada una de las clases y ((187)) visítelas con frecuencia. Cumpla cada uno con los deberes de su cargoFin de Página: 166
VOLUMEN XVII Página: 166en la presencia de Dios.
166Una cosa a estudiar es ésta. Cuando hay un muchacho que da esperanzas de llegar a ser un buen salesiano, no se miren gastos, tanto si
puede pagar la pensión como si no puede. La casa mirará por él. Estoy seguro de que el Señor nos ayudará con medios extraordinarios e
inesperados, cuando se hagan todos los esfuerzos posibles para tener vocaciones. No nos preocupemos por los gastos. Sirva esto de regla
también para los demás colegios nuestros. Si un muchacho da esperanzas de éxito y los padres no pueden pagar, si ponen dificultades, si se
quejan con los superiores de que se encuentran en apuros económicos y que no podrán pagar los gastos necesarios, entonces, atendida la
buena conducta del muchacho, se le podrá conceder la remisión de un mes o de un trimestre; pero sin que falte nunca la esperanza de una
probable vocación. Hoy en día van disminuyendo continuamente las vocaciones.Impedir con el mismo celo que sigan la carrera eclesiástica los no llamados a ella y los indignos. Hágase esto con la máxima prudencia.
Nunca se reciban a prueba los que anteriormente dieron mal resultado.Para cerrar la puerta a posibles y peligrosos subterfugios, se dieron órdenes para no enviar a los muchachos fuera de casa. Hacía tiempo
que algunos iban a enseñar catecismo en la parroquia de San Donato y en el Oratorio de San Juan; otros iban a ayudar en las funciones
religiosas de las Hermanas de San Pedro y las del Buen Pastor.Aprovechando la ocasión, había quien escapaba a su casa para ver a sus familiares, pretextando tener permiso, y quien iba a los cafés; y
además todos perdían horas de estudio, prácticas religiosas y sermones adaptados a ellos. Dijo don Bosco:-Hay que avisar a estas instituciones que, dentro de un mes, ya no se podrá enviar muchachos para el servicio del altar y que se busquen
otros ayudantes en este lapso de tiempo. Si el seminario no se presta a ello, "por qué motivo tenemos que prestarnos nosotros? Dése aviso
también a la iglesia de San Donato para que organice la catequesis con los obreros católicos, advirtiendo que ya no enviaremos a nuestros
pequeños catequistas, porque se distraen demasiado.A veces se enviaban muchachos enfermos a los hospitales de la ciudad; pero, a propuesta de don Miguel Rúa, se decidió renunciar a esta
costumbre, en atención a los inconvenientes morales que había por causa de médicos, enfermos y enfermeros. Nada, en fin, ((188))
sabemos acerca de las determinaciones tomadas por la comisión nombrada por don Bosco para arbitrar los medios con que dar nuevo vigor
a la buena disciplina en el Oratorio.Cuando se trató de la disciplina, hubo una interpelación al término de la sesión del treinta de junio. La promovió el director don José
Lazzero, al anunciar que, al domingo siguiente, se haría una pequeña fiesta en honor del Sagrado Corazón de Jesús, según la intención de
don Bosco para obtener las gracias especialísimas que necesitaba la
167casa. Don Juan Bonetti introdujo entonces el tema de la asistencia a los muchachos y de los dormitorios, abiertos durante el día. Al llegar a
cierto punto, don Bosco cortó la cuestión con una serie de preguntas:-"Quién es actualmente el responsable de la disciplina? "A quién han de acudir los maestros y asistentes para encontrar apoyo? "Y el
contencioso según las reglas? "Y cuando falta un maestro, quién se cuida de que haya otro en su lugar?... He dicho que no se repare en
gastos, con tal de que haya todo lo necesario para garantizar el orden... El Director no tiene que actuar él en persona, sino velar para que
actúe otro.Propuso después una sesión sobre el mismo tema para el día cuatro de julio.Pero, preocupado por los inconvenientes, que a menudo se sucedían y que ocasionaban gran descontento entre los muchachos, sin
aguardar a aquella fecha, escribió de su puño y letra siete cosas, que creía necesarias, para que terminase el curso en paz. Las tituló
"Disposiciones temporales". Y eran las siguientes:" 1.ª, Una novena a María Santísima, según la intención de don Bosco. 2.ª, Tomar a los muchachos por las buenas, demostrarles que todo
se hace por su bien y que se tiene interés por su progreso en los estudios. 3.ª, De cuando en cuando organizar alguna charla, por la tarde,
dada por alguno de los miembros del Capítulo Superior. 4.ª, Asistencia: Esfuércense los miembros del Capítulo por compartir el recreo con
los muchachos. 5.ª, El Director, u otro en su lugar, dé una conferencia a todos los que asisten a los jóvenes, para animarlos a proceder de
tal manera que desaparezcan las murmuraciones. 6.ª, Procurar ((189)) promover la frecuencia de los sacramentos y decir francamente en
público que algunos no se han confesado ni en los ejercicios ni por la fiesta de María Auxiliadora. 7.ª, Hable alguna vez don Bosco a los
jóvenes." Cuando llegó el día cuatro de julio, don Bosco mismo volvió a entablar la cuestión de la reforma del Oratorio, tomando el
Reglamento como punto de partida.Fin de Página: 168
VOLUMEN XVII Página: 168DON BOSCO.-He examinado el reglamento que se seguía antaño y me he convencido de que debe observarse también en nuestros días,
porque previene y resuelve todas las necesidades. Pero es necesario que el Director gobierne, que conozca bien su reglamento y el de los
otros y todo lo que deben hacer y que todo parta de un principio único. Ahora ha comenzado un relajamiento en esta unidad. Uno dice: la
responsabilidad no es mía. El otro la rehúsa. Todos mandan, y de ahí proceden los desconciertos. Uno da una orden y el otro no la cumple.
Los asistentes quieren tener también su autoridad y, íay! de quien los toque. Establézcase, pues, este principio de autoridad como lo había
antes: haya un solo responsable. Este no tome sobre sí el
168más mínimo trabajo; estése en hora buena de brazos cruzados, pero vaya y pregunte continuamente: "Has hecho esto? "No lo has hecho?
Encargue a uno que lea las cartas, las apostille y reparta a los diversos despachos. No le quedarán más que tres o cuatro, cuyas apostillas
ver, y entregarlas al secretario para que las conteste.DON JOSE LAZZERO, preguntado por don Bosco, responde que eso no es todo, aunque es un inconveniente bastante grave.DON JUAN BONETTI pide a don José Lazzero que, puesto que él se halla, como director que es, en contacto inmediato con la realidad,
especifique francamente las dificultades que encuentra.DON JOSE LAZZERO responde que falta esta unidad, debido a que los interesados acuden a diversos miembros del Capítulo Superior
en busca de dirección y se guían por sus consejos, a veces contrarios a los del Director.DON BOSCO.-Si el Director interviniese, vería lo que hay que hacer y, al poco tiempo, sería el dueño de todo y de todos. Haya uno
solo, el Director de la casa, para hacer contratos; dependa de uno solo la aceptación de los que han de pertenecer a la casa y de él solo las
expulsiones; determine uno solo las obras que deben hacerse en el Oratorio, y éste sea el Director. Haga sólo él las invitaciones para comer
o, por lo menos, notifíquensele antes las invitaciones que se han hecho, para que no se encuentre en la mesa con personas desconocidas o
inesperadas. El Capítulo Superior no tiene más ingerencia en el Oratorio que la que debe tener con las demás casas en particular. El
Director del Oratorio es el que debe tener aquí toda la libertad de acción, que tienen los demás Directores en sus casas. A él corresponde
determinar las obras que deben hacerse y solamente compete al Capítulo Superior aprobar o rechazar el proyecto, pero ((190)) contando
siempre con el parecer del Director. El Capítulo no es el dueño en el Oratorio; quien manda en él es el Director local. Repito que he leído
atentamente en estos días el reglamento de las casas y no encuentro nada que modificar. Haya, pues, unidad de mando. El personal
destinado a esta casa está al servicio del Director y no de otros. Cuando llegan forasteros desconocidos, entreténgaselos en la portería y se
avise al Director; pero no se introduzcan directamente en el comedor, como hace ahora el portero, sin conocer quiénes son tales huéspedes.
De ellos procede gran molestia en la casa.Después pasa don Bosco a preguntar qué disposiciones pueden tomarse para el próximo año, con respecto al cuarto y quinto curso del
bachillerato, para asegurar la moralidad.-He determinado, añadió, que se advierta a los muchachos que, el próximo año, no serán admitidos para los cursos superiores más que
aquellos que quieren abrazar el estado eclesiástico y que el Oratorio no asegura a los alumnos los exámenes de grado de bachillerato.DON CELESTINO DURANDO afirma que esta medida alejará de nosotros a muchachos de talento y sólo quedarán los mediocres. Que
solamente el estudio y la ayuda para un buen resultado en ellos alientan a los jóvenes a ser buenos.DON BOSCO.-No quiero que se me contraríe, sino que se me ayude a llevar a cabo mi plan, que considero el mejor para alcanzar mi
fin.DON CELESTINO DURANDO retira sus observaciones.DON BOSCO propone otra reunión para el lunes y concluye:-Ayuden todos al que ejerce el mando. Don Miguel Rúa dé una conferencia a todos los empleados de la casa en este sentido, pero atienda
a que, antes, vayamos de acuerdo nosotros. Aquí se requiere una cabeza. La plática de las "buenas noches" es la llave maestra de la casa.
Muchísimo, si no todo, depende de ella.
169Don Bosco no dejaba las cosas a medio hacer; hasta que sus ideas no estaban bien comprendidas y puestas en marcha, no se cansaba de
clavarlas en la mente de quien debía ayudarle a realizarlas. Por eso, la mayor parte del tiempo de la sesión del día siete de julio, se dedicó
al restablecimiento del orden interior del Oratorio. Primero, resumió sus instrucciones y, después, escuchó a los demás.Fin de Página: 170
VOLUMEN XVII Página: 170DON BOSCO.-1.° Unidad de mando: el Director conozca bien las atribuciones de cada uno de sus súbditos.2.° Disponga que otro se informe y seleccione la correspondencia; lea sus apostillas; encomiende a persona de confianza que conteste las
confidenciales, pero no lo haga en presencia de otros.((191)) 3.° Acepte o despida al personal de la casa y a los mismos alumnos con las condiciones, que se estimen oportunas para cada caso
Pero, si surgen dificultades relacionadas con los hermanos, informe de ello al miembro del Capítulo Superior encargado de tratar tales
asuntos cuando haga falta, pida también el parecer del Rector Mayor.4.° Hasta donde sea posible, el Director limítese a observar si las cosas se hacen por otros subalternos; pero él no se entretenga en
asuntos determinados; proporcione predicadores, confesores, profesores, asistentes en número suficiente, y examine después si cada uno
conoce las reglas correspondientes, si las practica y las hace practicar a sus dependientes.En cuanto a la aceptación: a.-Admítase para estudiantes únicamente a los que tienen voluntad de abrazar el estado eclesiástico y,
preferiblemente, a los que dan algún indicio de querer hacerse salesianos.b.-Aléjese severamente a los que dijeren, insinuasen o hiciesen algo reprensible contra la moralidad. No se tema proceder en esto con
excesivo rigor.c.-Dedíquese a un oficio, pero nunca al estudio, a quien no frecuente la santa comunión y descuide las prácticas de piedad.d.-Alterne, el Director de buena gana con los estudiantes fuera de la confesión, llámelos a menudo en particular y pregúnteles por sus
necesidades, su salud, los estudios, las dificultades, la vocación, etc., etc.DON JUAN CAGLIERO y DON JOSE LAZZERO observan que, en esta casa, son excesivas las atribuciones del Director y de los otros
miembros del Capítulo local del Oratorio.DON BOSCO. -Haga cada uno solamente lo que debe hacer. El Catequista dé clase de catecismo, enseñe a ayudar a misa, observe si se
cumplen las reglas. El Catequista es la llave del Oratorio y de toda la buena marcha del mismo. El Director haga que otros prediquen; si es
necesario, dé a otro el encargo de confesar.Para él cada cosa particular del Oratorio es per accidens (accidental). Su único y verdadero cometido es vigilar continuamente todo y a
todos.DON JOSE LAZZERO observa que, en tal caso, el Director no puede tratar directamente con los jóvenes.DON BOSCO le contesta que, si el Director no puede llamar a los jóvenes, haga que los llame el Catequista.DON JULIO BARBERIS observa que lo más importante para el Director es dirigir el personal; y el personal del Oratorio casi llega a
setenta hermanos.
170DON BOSCO.-Repito. Cada uno haga su papel. También los miembros del Capítulo Superior hagan únicamente lo que es propio de sus
cargos, librándose de otras ocupaciones. Por ejemplo, el Consejero escolástico no lleve la dirección de monjas. Don Miguel Rúa está
agobiado por el trabajo, por los asuntos materiales, los pagos, los pleitos. El Catequista deje todo otra ocupación ajena y procure conocer a
todos los ((192)) miembros de la Congregación; por tanto para librarse de mucho trabajo y cumplir las reglas, los acostumbre a dirigirse al
Inspector de la propia Inspectoría. Y los del Capítulo local del Oratorio pónganse todos de acuerdo, si quieren que las cosas marchen bien.DON JOSE LAZZERO dice que los miembros del Capítulo de la Casa tienen buen espíritu, pero que hay que formarlos.DON BOSCO.-El Director escúchelos bondadosamente, estimúlelos a hablar, quite las incomprensiones y los malos humores, soporte
también algún arranque repentino o debilidad humana; sea tolerante y no brusco, sea anillo de unión con la caridad. En cuanto a mí, ya no
puedo ir adelante en el estado de cansancio físico y mental, en que me encuentro. Necesito que don Miguel Rúa esté a mi lado para
sustituirme en muchas cosas y me ayude en lo que tengo dificultad para despachar yo solo. Por tanto, que don Miguel Rúa no tenga ya
ocupación directa alguna en la casa; y, en cuanto atañe a la Sociedad Salesiana, dense a otros muchas de las ocupaciones que él despacha y
que serían propias de un ecónomo. Estúdiese el modo de poner un procurador, que se ocupe de herencias, créditos, deudas, pleitos,
contratos y testamentos. Encárguese de despachar estos asuntos un sacerdote o un seglar, un abogado o un procurador de profesión. SeaFin de Página: 171
VOLUMEN XVII Página: 171éste la cabeza en lo contencioso y administrativo. Si don Angel Savio quisiese asumir esta tarea, sería habilísimo para desempeñarla.Aún quiero notificaros dos cosas más con respecto al Oratorio. El Director espiritual o Catequista de la Congregación, si acepta a un
sujeto que quiere pertenecer a ella, y éste debe quedarse en el Oratorio, informe de ello al Director de la Casa. Los jóvenes que se aceptan,
tengan inclinación al estado eclesiástico.Vigílese atentamente para que no se introduzca en los muchachos el veneno de la inmoralidad. Si, por desgracia, entra este veneno, se
infiltra inobservado, no se deja ver y acaba por causar un daño general, que luego no es posible remediar. Si no se quiere advertir a los
muchachos, que han de admitirse para el próximo curso, que sólo serán admitidos los que aspiran al estado eclesiástico, búsquese otro
recurso, otro pretexto; pero obténgase este fin, que yo me propongo.DON JUAN CAGLIERO hace la siguiente propuesta con respecto a los del cuarto y quinto curso: -En cuanto vayan los jóvenes a sus
casas para vacaciones, escríbase a todos los que no se quiere que vuelvan, diciéndoles que no serán aceptados para el curso siguiente, si no
renuevan la petición de aceptación, a la que se contestará con un sí o un no.El Capítulo aprueba la propuesta.DON BOSCO ordena que se formule y examine semejante carta, que deberá ser redactada más o menos en estos términos: Si no recibís
una carta de aceptación dentro de tal tiempo, buscad otro lugar, donde acabar vuestros estudios. Hay que excluir a los que pudiesen servir
de mal ejemplo para los otros y de daño para sí mismos. A ciertos sujetos no se les debe tener ya en casa. Cuando dan verdaderos indicios
de no ser llamados al ((193)) santuario y llevan una conducta equívoca, hay que sacarlos del colegio y despedirlos. Hay que estar atentos
para no pasar estos estudiantes a la sección de aprendices. Si se pone con los aprendices a un estudiante
171que no tiene vocación, hace estragos entre ellos a diestro y siniestro, porque estos tales son individuos de la peor calaña.Dominado por todos estos pensamientos, tuvo el Santo un sueño en el mes de julio. Le pareció encontrarse ante un inmenso y suave
collado espléndidamente iluminado por una luz más pura y más viva que la del sol, totalmente cubierto de verde hierba, esmaltada de flores
variadísimas, y sombreado por muchos árboles, cuyas ramas se entrelazaban entre sí y se extendían a manera de arcos. Se habría dicho que
era un verdadero paraíso terrenal. Pero, más que el jardín encantado, llamaron su atención dos hermosas jovencitas, como de doce años,
sentadas en la orilla de la cuesta, junto al caminito donde él estaba. Una celestial modestia emanaba de sus rostros y de todo su porte. De
sus ojos, siempre fijos en el cielo, se trasparentaba una ingenua sencillez de paloma y un gozo de sobrehumana felicidad. El garbo de sus
ademanes daba a las dos un aire de nobleza, que contrastaba con su juventud. Una túnica blanquísima llegaba hasta sus pies. Ceñía su
cintura una faja de púrpura con bordados de oro, sobre la cual destacaba un adorno a manera de cinta entretejida con azucenas, violetas y
rosas. Llevaban al cuello un aderezo a manera de collar. Cercaban sus muñecas dos hacecillos de cuentecillas blancas como brazaletes. Su
calzado era blanco, bordado con una cinta veteada de oro.
La cabellera larga sujeta con una corona que ceñía su frente, caía flotando, ensortijada sobre las espaldas. Las dos doncellas mantenían
entre sí un dialogo, hablando, preguntando, exclamando, ora sentadas las dos, ora una sentada y la otra de pie, ora moviéndose arriba y
abajo a paso lento. Don Bosco, espectador silencioso, escuchaba la conversación, que duró largo rato, sin dar indicios de que advirtieran su
presencia. Al fin, volvieron las espaldas y subían la cuesta, caminando sobre las flores sin aplastarlas ((194)) y cantando un himno
angelical, al que respondieron grupos de espíritus celestiales, que les salieron al encuentro. A los primeros se iban añadiendo unos tras
otros sin interrupción y elevaban juntos un himno inmenso y muy armonioso, acabado el cual, se elevaron poco a poco a las alturas todos
juntos y desaparecieron con toda la visión.En aquel momento se despertó don Bosco. Durante los días siguientes expuso a don Juan Bautista Lemoyne en resumen lo que había
visto, refiriéndole solamente el sentido muy genérico de las cosas que había oído, que eran alabanzas de la pureza, medios para conservarla
y premios que le aguardan en este mundo y en el otro; después le dijo que se sirviese de ello como de un esbozo para desarrollarlo
libremente. El secretario cumplió la orden, pero no pudo leerle
172
su larga composición; por lo cual nos limitaremos a exponerla al final de volumen 1.El Capítulo no se ocupó ya hasta septiembre de lo relacionado con la disciplina del Oratorio; volveremos a hablar de ello en el capítulo
decimoséptimo. Antes de reanudar el hilo de nuestra narración, siguiendo la guía de las actas capitulares, daremos espacio aquí a algunos
detalles, que contribuyen a formar un cuadro menos incompleto del Oratorio y su ambiente de entonces.Aquel año murieron en él varios jóvenes, cuyo fin nos da indicios de que la lamentada relajación no había llegado a extinguir la antigua
piedad. El día treinta de enero, falleció Virgilio Paganini, natural de Vezzano Lígure, alumno del segundo curso, pero ya bastante crecido.
Don Bosco fue a verle todavía la última tarde. Al verlo, el enfermo se reanimó y le dijo:Fin de Página: 173
VOLUMEN XVII Página: 173-Don Bosco, le agradezco que me admitiera en el Oratorio. Si no me hubiese admitido en su casa, "quién sabe cómo estaría yo en este
momento? Le agradezco todo el bien que ha hecho a mi alma.-Yo, le contestó don Bosco, me alegro de que estés tranquilo. "Rezarás por mí?((195)) -Sí, rezaré por usted y por nuestra Congregación, para que el Señor la haga crecer y salve muchas almas.Estas fueron sus últimas palabras. Don Bosco se separó de su cama y, aún no había llegado a la puerta de la enfermería, cuando Paganini
expiraba.El día diecisiete de febrero, murió el aprendiz Honorato Chiappelli, natural de Pistoya. Mientras deliraba, repetía: -íOh María, Madre
nuestra, ayudadnos a todos..., pero especialmente a mí... a mí... a mí.
Le había precedido dos días antes en el viaje a la eternidad, su asistente don Vicente Reggiori, de Sangiano. Decían los aprendices que, si
hubiese muerto el mismo don Bosco, no lo habrían sentido tanto. La comparación les salía espontánea, pues eran los días de la grave
enfermedad de don Bosco.El día dieciocho de junio dejó de vivir Carlos Godi, de Gozzano, alumno también del segundo curso del bachillerato y algo mayor. Pocos
días antes de morir dijo a unos amigos:-María Auxiliadora me ha concedido la mayor de las gracias. Soy feliz. En estos ejercicios he podido confesarme y comulgar, como si
fuese la última vez. Soy feliz, feliz.Hubo dos sucesos que impresionaron mucho a los aprendices y1 Apéndice, Doc. núm. 22.
173que hubieran podido acarrear trágicas consecuencias, mas, por fortuna, todo acabó en nada. Un aprendiz de cajista, ya avanzada la tarde y
estando ausentes el asistente y el jefe del taller, se puso a jugar con un compañero y fue a esconderse en el hueco del montacargas, que
subía desde los subterráneos hasta su taller. Creído de que la plataforma de la máquina se hallaba a nivel del pavimento, se lanzó sobre ella
pero, como la máquina estaba en la planta inferior de la imprenta, cayó cabeza abajo en el hueco desde una altura de siete metros y fue a
dar con la cabeza contra el hierro de la tapa. Los que acudieron, al oír el ruido, lo encontraron inmóvil, como muerto; subiéronle a la
enfermería donde recobró los sentidos y no le quedó más que la señal del golpe y un ligero desvanecimiento, que desapareció pronto.No fue menos peligroso el caso de un aprendiz de sastre. Mientras daba vueltas con otros tres compañeros al paso volante, el árbol que
sostenía las cuerdas se rompió ((196)) por su base, cayó sobre él y lo dejó tendido en el suelo con el ímpetu de su peso. El poste más el
peso de las abrazaderas de hierro, que lo coronaban, hubiera podido matarlo; en cambio, apenas si le hizo daño en una pierna. Los
aprendices consideraron aquellos dos sucesos como gracias señaladas, que atribuyeron a María Auxiliadora.Don Bosco, firme en su propósito de dar al Oratorio una reorganización satisfactoria, volvió al mismo tema, en septiembre, cuando el
Capítulo Superior tenía sus sesiones para destinar el personal de las casas. Así, el día doce, hizo dos observaciones sobre la manera de
conservar la moralidad y el orden en la Casa Madre y en las demás.-Trátese, dijo, de apartar de nuestros alumnos todo libro prohibido, aun cuando esté prescrito por los programas escolares y mucho
menos se pongan a la venta tales libros. Cuando yo escribía la Historia de Italia, expuse brevemente la biografía de Alfieri y cité algún
trozo de autores prohibidos. Pero el célebre profesor Amadeo Peyron, que examinó el manuscrito, me reprendió diciendo: -No cite jamás
autores prohibidos, porque, al citarlos, pone en los jóvenes las ganas de leerlos; déjelos en el olvido. Así tenemos que hacerlo nosotros; no
introducir, no citar, no nombrar a los autores prohibidos. Sólo pueden exceptuarse los que tienen que presentarse a exámenes públicos;
pero, aun en estos caso, empléense ediciones expurgadas. Sin embargo, los autores prohibidos y expurgados no se pongan en manos de los
muchachos de cursos inferiores. Porque esto despertaría en ellos la fatal curiosidad de averiguar y comparar las correcciones con el
original. Por tanto, téngase precaución al hablar de ellos; por ejemplo, si se quiere exponer algún trozo de historia literaria, evítese hacerlo,
si no
174es necesario. Los directores y profesores, que tuviesen que manejar alguno de estos libros, guárdenlo bajo llave. No creía yo que pudiese
haber tanta manía de leer libros prohibidos como ahora la hay; ni tampoco la de perder el tiempo y arruinar el alma con las novelas. Léanse
y dense a leer con preferencia las biografías de nuestros ((197)) alumnos y también todos los libros de las Lecturas Católicas y los de la
Biblioteca de la Juventud. Los hay magníficos. Nosotros apreciamos poco nuestras cosas. Hasta tenemos miedo a ponerlos en la lista de losFin de Página: 175
VOLUMEN XVII Página: 175libros de premio en nuestros mismos colegios. Les parece a algunos una humillación dar libros religiosos a muchachos de cuarto y quinto
curso del bachillerato. Recomendó, además, otra cosa. Dedíquese toda diligencia y todo esfuerzo para introducir y practicar en nuestras
casas el sistema preventivo. Los Directores den conferencias sobre este importantísimo punto. Son incalculables las ventajas que ello
aportará para la salvación de las almas y la gloria de Dios.A propósito de las lecturas hacía mucho tiempo que don Bosco rumiaba la idea de hacer llegar a todos una palabra autorizada de su
propio cuño. En efecto, en 1883 había dicho a Lemoyne:-En su día te daré un trabajo.Un año después, le preguntó de repente:-"Recuerdas lo que te dije sobre un trabajo, que te daría a hacer?
Pues bien, ya ha llegado la hora.Y le trazó el esquema de una circular acerca de las lecturas para enviarla después a las casas, al principio del curso escolar. Don Juan
Bautista Lemoyne la escribió y don Bosco revisó esta larga carta que fue repartida por los colegios a primeros de noviembre.Muy queridos hijos en J. C.:Un gravísimo motivo me determina a escribir esta carta a principios del curso escolar. Todos sabéis lo mucho que quiero las almas, que
nuestro Señor Jesucristo quiso confiarme en su infinita bondad, y no debéis por otra parte olvidar ni minusvalorar la gran responsabilidad
que pesa sobre los educadores de la juventud y la estrechísima cuenta que éstos deberán dar de su misión ante la Divina Justicia. Pero yo
debo llevar esta responsabilidad inseparablemente unida con vosotros, mis queridos hijos, y ansío que sea para vosotros y para mí, origen,
fuente y causa de gloria y vida eterna. Por esto, he pensado llamar vuestra atención sobre un punto importantísimo, del que puede depender
la salvación de nuestros alumnos. Me refiero a los libros, que se deben apartar de las manos de nuestros jovencitos y de los que deben
usarse para las lecturas individuales y para las que se hacen en común.Las primeras impresiones, que reciben las mentes castas y los corazones tiernos de los jovencitos, duran todo el tiempo de su vida; y los
libros son hoy día una de las principales causas de éstas. La lectura tiene para ellos ((198)) vivísimo atractivo y excita su impaciente
curiosidad, de la que depende muchísimas veces la elección definitiva, que hacen del bien o del mal. Los enemigos de las almas conocen el
poder de esta
175arma y la experiencia os enseña cuán criminalmente saben emplearla para daño de la inocencia. Los títulos llamativos, la buena calidad del
papel, la limpieza de los caracteres de imprenta, la finura de los grabados, la economía en el precio, la garra del estilo, la variedad de la
trama, el fuego de las descripciones, todo está estudiado con arte y sagacidad diabólica. Toca a nosotros oponer armas contra armas,
arrancar de las manos de nuestros jóvenes el veneno, que la inmoralidad y la impiedad les ofrece; oponer libros buenos a libros malos. íAy
de nosotros, si durmiésemos, mientras el enemigo vela continuamente para sembrar la cizaña!Por eso, desde el principio del curso escolar, hay que cumplir lo que prescriben los reglamentos: obsérvese pues, atentamente qué libros
traen consigo los alumnos al entrar en el Colegio, destinando, si hace falta, una persona para revisar baúles y paquetes. Además, mande el
Director de cada casa hacer a los muchachos la lista detallada de los libros que traen y entregarla al Superior mismo. Esta medida no será
superflua, porque así se podrá examinar mejor si se dejó de ver algún libro y porque, si se conservan estas listas, podrán servir en
determinadas circunstancias para actuar contra quien maliciosamente hubiese ocultado un libro malo.Manténgase esta vigilancia durante todo el año, exigiendo a los alumnos que entreguen cualquier libro nuevo que adquieran o reciban de
parientes, amigos y condiscípulos externos; observando si, por malicia o por ignorancia, se hiciera llegar a sus manos paquetes envueltos
en diarios malos; y haciendo prudentes inspecciones en el salón de estudio, en los dormitorios y en las aulas.Nunca serán excesivas las precauciones, que se tomen con este fin. El profesor, el director de estudios y el asistente observen también lo
que leen los muchachos en la iglesia, en el patio, en el aula y en el estudio. Además, hay que eliminar los vocabularios no expurgados. Para
muchos jóvenes son el principio de la malicia y de las asechanzas de los compañeros malos. Un libro malo es una peste, que contamina a
muchos jóvenes. El Director debe considerarse afortunado, cuando logra arrancar de las manos de cualquier alumno uno de estos libros.Desgraciadamente los muchachos que tienen estos libros difícilmente se prestan a la obediencia y acuden a toda suerte de artimañas para
esconderlos. El Director debe luchar contra la avaricia, la curiosidad, el miedo al castigo, el respeto humano y las pasiones desenfrenadas.
Por eso, creo que es necesario ganarse el corazón de los jóvenes, convenciéndolos con la dulzura. Varias veces al año, debe tratar el temaFin de Página: 176
VOLUMEN XVII Página: 176de los libros malos en el púlpito, en la plática de después de las oraciones de la noche, en las aulas y hacer ver los daños que de ellos se
siguen; convencer a los jóvenes de que no se pretende más que la salvación de sus almas y de que, después de Dios, lo queremos más que
cualquier otra cosa. Se proceda con rigor solamente ((199)) cuando un joven sirviese de daño a los demás. Si uno entrega un libro malo ya
avanzado el curso escolar, disimúlese la desobediencia cometida y acéptese el libro como un precioso regalo. Tanto más cuanto que puede
ser que el confesor le haya prescrito esta entrega, y sería imprudente hacer más averiguaciones. La noticia de esta benignidad por parte de
los superiores induciría a los compañeros a denunciar a los que tuviesen escondidos tales libros.Pero, una vez descubierto un libro prohibido por la Iglesia o por ser inmoral, échese en seguida a las llamas. Hubo libros, que fueron
quitados a los jóvenes y, por guardarlos, acarrearon la ruina de sacerdotes y clérigos.Procediendo de este modo, espero que no entrarán libros malos en nuestros colegios, y, si entran, serán pronto destruidos.Pero, además de los libros malos, hay que vigilar otros que, aun siendo buenos o
176indiferentes por sí mismos, pueden, sin embargo, resultar peligrosos por no ser convenientes a la edad, al lugar, a los estudios, a las
inclinaciones, a las pasiones nacientes, a la vocación. También deben eliminarse estos libros. En cuanto a los libros honestos y amenos, se
haría un gran favor a los estudios, si se pudiese prescindir de ellos; los profesores podrán, así, medir los deberes escolares de los alumnos
en proporción al tiempo de que disponen. Mas, como hoy día es casi incontenible la manía de leer y como también hay muchos libros
buenos que excitan demasiado las pasiones y la imaginación, he pensado, si el Señor me da vida, organizar e imprimir una colección de
libros amenos para la juventud.Todo esto que digo es con respecto a los libros que se leen privadamente. Tocante a las lecturas comunitarias en comedores, dormitorios
y salón de estudio, diré, en primer lugar, que no se lean nunca libros, sin ser aprobados previamente por el Director, y exclúyanse las
novelas de toda clase, que no hayan salido de nuestra tipografía.Léanse en el comedor el Boletín, las Lecturas Católicas, a medida que se publican, y, en los intervalos, los libros de historia impresos en
el Oratorio, la Historia de Italia, la Historia Eclesiástica y de los Papas, las Narraciones de América y otros temas, pero preferentemente
publicados en la colección de las Lecturas Católicas y los libros de historia y de cuentos de la Biblioteca de la Juventud. Estos últimos
podrían leerse en el salón de estudio, donde hubiese todavía la costumbre de una lectura durante el último cuarto de hora antes de la
escuela de canto.En la lectura de los dormitorios quiero se destierre en absoluto toda lectura recreativa o amena; deseo se adopten libros, que causen en el
ánimo del jovencito, que va a descansar, impresiones aptas para hacerlo mejor. Por tanto, será muy útil que se empleen libros agradables,
pero de tema más bien religioso o ascético. Empezaría por las biografías de nuestros jovencitos Comollo, Savio, Besucco, etc.; seguiría con
los libritos de las Lecturas Católicas, que tratan de religión; terminaría con las vidas de santos, eligiendo las más atrayentes y oportunas.
Estas lecturas ((200)) después de la brevísima plática de la noche, hechas por un corazón que desea la salvación de las almas, estoy seguro
que a veces harán más efecto que una tanda de ejercicios espirituales.Para obtener plenamente estos deseados efectos y lograr que nuestros libros sirvan de antídoto contra los libros malos, os ruego y os
suplico que vosotros mismos améis las publicaciones de nuestros Hermanos, manteniéndoos libres de todo sentimiento de envidia o
menosprecio. Si encontraseis alguna deficiencia, prestaos, de palabra y también de obra si podéis, a que se puedan hacer las correcciones
necesarias, notificando vuestras observaciones al autor mismo o a los Superiores, a quienes incumbe la revisión de nuestras publicaciones.
Si los jovencitos oyen al maestro o al asistente alabar un libro, también ellos lo alabarán, lo apreciarán y lo leerán. Recordad aquellas
palabras que el Padre Santo Pío IX dirigía un día a los Salesianos: "Imitad el ejemplo de los Padres de la Compañía de Jesús. "Por qué sus
escritores son tan estimados? Porque los hermanos se cuidan de revisar y corregir, como si fuesen suyas propias, las obras de otro hermano
después ponderan en público sus méritos a través de los periódicos y revistas, de que pueden disponer, les crean buena fama y, en sus
conversaciones privadas, no salen de sus labios más que palabras laudatorias. Nunca oiréis a uno solo de esos Padres, que por cierto se
cuentan por millares, proferir palabras de crítica, que puedan menoscabar la fama de un Hermano".Proceded así también vosotros en medio de nuestros queridos jovencitos y estad seguros de que nuestros libros harán un bien inmenso.
177Queridos hijos míos, escuchad, recordad y practicad estos avisos que os doy. Advierto que mis años declinan a su ocaso. También los
vuestros van pasando velozmente. Trabajemos, pues, con celo, para que sea abundante la mies de las almas salvadas, que podamos
presentar al buen Padre de familia, que es Dios. El Señor os bendiga y con vosotros, a nuestros jóvenes alumnos, a quienes saludaréis de
mi parte, encomendando a sus oraciones a este pobre anciano, que tanto los quiere en Jesucristo.Fiesta de Todos los Santos.Fin de Página: 178
VOLUMEN XVII Página: 178Afectísimo en Jesucristo, JUAN BOSCO, Pbro.Para el Oratorio en particular quedaban sobre el tapete dos relevantes propuestas, que después se redujeron a una sola. Se trató de
cambiar el Director o de poner dos. El Capítulo General de 1883 había deliberado que se nombrase un Consejero profesional para toda la
Congregación. Ninguno parecía más apto para aquel cargo que don José Lazzero; prevaleciendo, pues, la primera propuesta, se elevaría a
don José Lazzero a aquel cargo; y se ((201)) confiaría la dirección del Oratorio a don Juan Bautista Francesia. Pero, como alguno dudara de
que don Juan Bautista Francesia se las tuviese todas consigo para mantener el orden en el Oratorio, don Bosco cortó así el debate, en la
sesión del cuatro de septiembre, después de dejar que cada uno expresase su parecer:-Es difícil encontrar una persona, que congenie con todo el mundo y guste a todos. A uno le parecerá demasiado dulce; a otro, poco
condescendiente; a un tercero, muy descuidada; a un cuarto, excesivamente rigurosa. Somos hombres y tenemos que hacer las cosas
humanamente. Pongamos nuestras resoluciones dentro de un plan de posibilidades. Me parece que lo único por lo que se puede criticar a
don Juan Bautista Francesia es por su excesiva bondad. Pero tiene tanta ciencia y piedad como no es fácil encontrar en otros. Trabajó
durante mucho tiempo en el Oratorio y lo conoce a fondo. Hace lo que se debe hacer y tiene, además, gran conocimiento del Reglamento.Por último, después de escuchar varias observaciones, concluyó diciendo que don Juan Bautista Francesia pasaría al Oratorio y don
César Cagliero tomaría la dirección del colegio de Valsálice.En cuanto a la propuesta de poner en el Oratorio un nuevo Director, se presentaba la de poner dos, uno para los estudiantes y otro para
los aprendices, pero independientes uno del otro. La razón era la inmensidad del Oratorio, donde un hombre solo no podía atender a la
responsabilidad de todo el complejo; cada taller, por ejemplo, proporcionaba a la dirección el peso de todo un colegio. Pero, una vez
constituido este doble régimen dentro del mismo ambiente, "reinaría
178un acuerdo tal como para evitar todo roce? Don Bosco dejó también que se discutiese libremente el pro y el contra sobre este asunto, hasta
que, en la sesión del día doce, intervino diciendo:DON BOSCO.-He meditado sobre el proyecto de dos directores en el Oratorio. Pues bien, necesito que venga aquí don Juan Bautista
Francesia y que él con don José Lazzero me dirijan esta casa. Un solo Director es imposible que gobierne a tantos en la casa de Valdocco.
Don José Lazzero me ha pedido varias veces ser exonerado de tanta carga. Hay que dividir, por tanto, las atribuciones entre don Juan
Bautista Francesia y don José Lazzero. Confiar a don Juan Bautista Francesia los estudiantes y todo lo que les concierne; a don José
Lazzero, toda la parte de los aprendices y, además, el cargo de Catequista para ((202)) todo lo que refiere a los artesanos de la
Congregación en las demás casas. A él pertenecerá todo lo concerniente a la moralidad y disciplina de los artesanos en el Oratorio y en
toda la Congregación. Con respecto a las otras casas, su título será el de Consejero profesional y, en el Oratorio, será llamado Director de
los aprendices. El nuevo cargo de Director de los aprendices será estable en adelante. Habrá que establecer un modus vivendi entre don
Juan Bautista Francesia y don José Lazzero que pueda mantenerse ahora que estamos nosotros, después sin nosotros, y más adelante
después de nosotros. Si se quiere concentrar toda la autoridad del Oratorio entero en una sola persona, se necesitaría de aquí en adelante un
régimen nuevo y yo no quiero cambiar de sistema. Los aprendices, hasta donde se pueda, formen una sección autónoma con respecto a la
dirección. También los estudiantes sean una sección autónoma independiente de la de los artesanos. Si no se procede con una organización
moderada del personal, iremos a parar a una monstruosa mezcolanza y confusión. Don José Lazzero me ha escrito más de una vez en este
sentido.DON JOSE LAZZERO observa la dificultad existente con tantas personas de servicio o mejor, con ciertos asilados y huéspedes o con los
comúnmente llamados barba 1, que van y vienen según su interés o capricho y pregunta en qué sector clasificarlos.DON BOSCO.-Con la experiencia, con la buena voluntad, con el acuerdo entre los dos Directores, modificando, cambiando, se llegará a
la solución de todo problema. No se trata de fijar desde el primer momento principios invariables, sino de estudiar cómo llevar a la práctica
mi idea, de suerte que se pueda continuar. Hay que establecer ciertas máximas tradicionales, que sirvieron de norma hasta ahora. Sin
embargo, son cosas que conviene tratar con tranquilidad.DON MIGUEL RUA observa que es necesario determinar bien las atribuciones de los dos Directores, para que no surjan sombras, roces,
etc.DON CELESTINO DURANDO pregunta: -"De quién dependerán la iglesia, la cocina, etc. ?DON BOSCO.-Dejemos de lado el nombre de las personas. Es indispensable que haya un Director para los aprendices y sea responsableFin de Página: 179
VOLUMEN XVII Página: 179de la disciplina y moralidad de éstos en la casa de Valdocco. Este director sea también en las otras casas donde hay aprendices y para esta
única sección, lo que es el consejero escolástico en los colegios de la Congregación y también para proveerlas de personal y para tutelar la
moralidad.1 Barba: Vocablo piamontés, equivalente a tío, con el que parece se clasificaba a ciertos sujetos que vivían en el Oratorio, sin ser
salesianos, ni empleados de la casa o donados para realizar servicios domésticos (N. del T.)."Podrá ir a visitar las casas? Entiéndase con el Inspector de la Inspectoría; pero aquí en el Oratorio necesitamos un jefe para los aprendices
Quisiera que se estudiasen las varias ideas que he expuesto. Que don Miguel Rúa, don Juan Bautista Francesia, don Juan Cagliero celebren
una reunión preparatoria: después intervendré yo personalmente para determinar lo que proceda. Olvídense las personas, para que todo
proceda a la mayor gloria de Dios. Se trata de funciones y no de personas.DON JUAN CAGLIERO afirma que, quien tiene a su cuidado el Oratorio, no es posible ((203)) que pueda tratar los asuntos de otras
casas. El gobierno local ya tiene aparejados muchos problemas.DON BOSCO.-Eso es lo que vosotros veréis y deliberaréis.DON JUAN CAGLIERO insiste en la necesidad de ampliar el horizonte de las ideas en todas las cuestiones. "Será preciso tener dos
cocinas, dos despensas separadas?DON BOSCO.-Tan pronto como se pueda, se estudiará la manera de que cada sección, la de estudiantes y la de aprendices, tenga todo
dividido, para conceder a los dos Directores absoluta independencia, también en los locales.DON MIGUEL RUA pregunta: -Y ahora "cómo se hará?DON JUAN CAGLIERO contesta que los roces hacen ir adelante al tren.DON MIGUEL RUA observa que es necesario examinar bien los asuntos del Consejero Escolástico y del Ecónomo del Capítulo
Superior en relación con el nuevo cargo en la persona de los dos Directores para los estudiantes y para los aprendices en el Oratorio.DON JUAN CAGLIERO insiste en que se preste atención al punto principal. En los choques se pensará después, a medida que surjan.DON BOSCO.-Don Juan Cagliero lleva razón. Limitaos con toda tranquilidad a la cuestión principal. La decisión tiene que ser
independiente de cualquier consideración secundaria. Establézcase el principio de los dos Directores.DON JULIO BARBERIS pregunta si no podría ser el Inspector el Jefe del Oratorio y si no sería preferible que los dos jefes para los
aprendices y para los estudiantes fuesen dos vicedirectores.DON BOSCO.-Empecemos por salvaguardar la moralidad y la disciplina estableciendo dos Directores. Después vendrán las cuestiones:
"Deberá el Director de los aprendices tener ingerencias con los Inspectores de las otras casas? "Tendrá que intervenir en la elección de los
maestros de taller a pedir o enviar a las otras casas? Eso es secundario y se estudiará más adelante. La segunda cosa que deseo es depurar
las casas de esos elementos heterogéneos que no son de la Congregación, a saber; que no se sienten a la mesa con nosotros, ni intervengan
en los entretenimientos, conferencias, etc, etc. Estas personas se meten en todas partes, oyen, ven, comunican a los extraños nuestras cosas
y las saben ellos mejor que nosotros.DON JULIO BARBERIS pregunta quién será el Inspector de la provincia para Piamonte.DON BOSCO.-Ahora la cuestión no es ésta.A las seis se levanta la sesión.Esta sesión capitular se tuvo en Valsálice, donde se hacían los ejercicios espirituales. Allí, en presencia de algunos sacerdotes, entre los
que se encontraba don Antonio Notario, contó un sueño, que tuvo por aquellos días.((204)) Le pareció encontrarse a la puerta del Oratorio en actitud deFin de Página: 180
VOLUMEN XVII Página: 180180entrar, viéndose rodeado improvisamente de algunos de los suyos que permanecían a poca distancia, pero a los que no podía reconocer
porque estaban envueltos en una densa niebla. Al acercarse a ellos para intentar identificarlos, pudo comprobar que éstos se esforzaban por
no ser reconocidos; pero, habiéndolos llamado, consiguió verlos de cerca. Tenían el pecho descubierto y en el lado del corazón llevaban
una mancha en forma de tumor pestilente sobre el cual se descubrían tres colores: negro, rojo intenso y amarillo.Habiéndose despertado por la impresión, hacía todo lo posible para desechar aquellas imágenes, pero todo era inútil, pues aquellas
desagradables figuras volvían a aparecer delante de él mientras permanecía sentado en el lecho. Pudo notar entonces que la niebla era aún
más densa en torno a la cabeza, de manera que a duras penas se podían leer ciertas palabras escritas sobre la frente de aquellos infelices,
pues las letras aparecían, además, al revés.Entonces se levantó y escribió los nombres de todos los jóvenes que vio en el sueño. De su manera de expresarse, se podía colegir que se
dieron ciertas circunstancias en el sueño que no habría sido oportuno ponerlas de manifiesto.La estancia en Valsálice no fue para él de larga duración. Una tarde, al volver con el clérigo Viglietti de visitar a cierta familia, que
veraneaba en las cercanías, manifestó que sentía dolor en la pierna izquierda. Esta se le hinchó mucho por la noche: era erisipela. El día
catorce fue a verle en Valsálice el doctor Fissore, quien, después de examinarlo, le sugirió, como único remedio, que guardara cama para
que la pierna descansase. Entonces volvió al Oratorio e hizo lo que el médico había ordenado. El mal se agravaba cada día. Se le presentó
una fiebre continua con respiración afanosa y una extraordinaria hinchazón junto al corazón; por causa desconocida se le había levantado
una costilla. Además, residuos miliares le causaban fuerte escozor en todo el cuerpo. A pesar de esto, como el día veintisiete se
clausuraban los ejercicios en San Benigno, dio esperanzas de ir a tomar parte en la función, si de allí lo suplicasen.No guardaba cama todo el día; ordinariamente se levantaba a primeras horas de la tarde y estaba sentado hasta el anochecer, en la
habitación o en la galería. Un día fue a verle el cardenal Alimonda. Después volvió a celebrar la misa, haciendo patente a veces un
encendido fervor. Una mañana, ((205)) se la ayudó don Francisco Cerruti y fue testigo de que, tres o cuatro veces, rompió a llorar con
lágrimas y sollozos incontenibles.Son también de este tiempo dos demostraciones de fuerza muy
181conocidas y narradas por los biógrafos. El hijo del doctor Albertotti, médico también, queriendo probar su energía, le rogó que le apretara
la mano. Don Bosco se la apretó.-Más fuerte..., más fuerte todavía..., le dijo el médico.-íMire que le haré sangrar!, repuso el enfermo.-No importa, apriete.-íAy, caramba, qué fuerza tiene!, gritó entonces el médico.Al atardecer, volvió con el dinamómetro para medirle la fuerza.
Lo apretó él mismo con toda la energía de su mano derecha; y el aparato señaló cuarenta y cinco grados. Lo tomó después don Joaquín
Berto y alcanzó los cuarenta con la derecha y los cuarenta y cinco con la izquierda. Don Bosco llegó a los sesenta. Era el máximo. Sin
embargo, dijo que había apretado con moderación por miedo a romper el instrumento.Quiso ir a San Benigno como había pensado. El tres de octubre por la mañana, estaban los Superiores celebrando allí sesión capitular
bajo la presidencia de don Miguel Rúa, cuando a las once y media llegó un telegrama de Turín anunciando que don Bosco, algo mejorado,
se encaminaba a la estación para ir a San Benigno. Al momento suspendieron la sesión para salir a su encuentro. Escribe Lemoyne en las
actas: "Llegó a las doce con su alegría, nuestro alborozo y su indescriptible afecto y el nuestro". Caminaba con su bastoncito. Dejó oír
aquella su voz, que sacudía las almas y las consolaba. Don Juan Bautista Francesia expresó la alegría de todos en doce estrofas de seis
versos endecasílabos, que empezaban y terminaban así:íOh, buen Padre Don Bosco, qué alegría
nos dio el poderle ver en este día!
:
Presente aquí, con su bastón en mano,
cuando temimos verlo tan lejano..
.Fin de Página: 182
VOLUMEN XVII Página: 182Lejano, enfermo, inmóvil en la cama..
.
íQué gozo ver al Padre que nos ama!((206)) Después de su salida de Valsálice, el Capítulo Superior, presidido por don Miguel Rúa, reunióse allí otras cinco veces, del día
dieciocho al veinte de septiembre, y dedicó tres sesiones al tema de los dos Directores, para así darse cuenta de las eventuales dificultades
y peligros y para acordar un modus vivendi que pudiera ofrecer alguna seguridad de éxito. Todos los Superiores, salvo don Juan Cagliero,
creador y defensor de la innovación, la aceptaban de mala gana. Don Miguel Rúa, que, desde el principio, había puesto sus objeciones, la
aceptaba, mas no por una íntima convicción de que fuese aquél el mejor camino, sino únicamente por su innata docilidad al querer de
182don Bosco. En la sesión del día dieciocho, habló de la cuestión en estos términos:-Yo estoy dispuesto a obedecer a don Bosco, pero preveo dificultades y desórdenes. Creo que don Bosco se ve empujado por otros a
tomar semejantes decisiones, pues antes estuvo siempre por la unidad de mando.Hízose, pues, como quedó establecido: don Juan Bautista Francesia, director de los estudiantes, don José Lazzero de los aprendices y,
como anteriormente, don Bosco, Rector. Pero el nuevo sistema apenas si duró dos cursos escolares y después se volvió al antiguo.La reunión del día diecinueve acometió un tema doloroso y delicado, pero impuesto por las circunstancias. La enfermedad de don Bosco
daba que pensar seriamente; era también preciso considerar el caso de una triste eventualidad y prever sus efectos inmediatos: "qué se
debería hacer para los funerales y qué medidas tomar para la sepultura? Don Miguel Rúa opinaba que, si se verificaba el temido desenlace,
se pidiese permiso al Gobierno para enterrarlo en la iglesia del Oratorio y presentó algunos hechos, que probaban la posibilidad de obtener
la concesión. Se había querido, en años anteriores, comprar un lugar en el cementerio y el empresario Carlos Buzzetti había gestionado en
el Ayuntamiento la posibilidad del contrato; pero ya no se encontraban espacios vendibles. Don Juan Bautista Lemoyne propuso colocar
provisionalmente los restos mortales en un nicho del cementerio para sacarlos después, cuando estuviese preparado un panteón de nuestra
propiedad. Una gran tristeza ((207)) pesaba sobre todos. Intervino don Francisco Cerruti y dijo que la cuestión que se discutía era de poca y
última importancia, y se pasó a otra cosa.Nosotros comprendemos perfectamente que don Miguel Rúa, que tenía la oportunidad de hablar confidencialmente con el doctor
Albertotti, médico de don Bosco, y que conocía, por tanto, mejor que nadie las condiciones reales del querido enfermo, sentía el deber de
hacerse violencia a sí mismo y pensar en el futuro. Albertotti, por su parte, había escrito que "después del año 1880 aproximadamente, el
organismo de don Bosco estaba casi reducido a un gabinete patológico ambulante" 1. Y, desde 1884, fuéronse acentuando en él la
disminución de la vista, la nefritis y la debilitación de la médula espinal. El hijo del médico que, por encargo del célebre especialista
Reymond, le examinó repetidas veces el fondo del ojo con el oftalmoscopio de1 DR. JUAN ALBERTOTTI, Chi era don Bosco. Biografía físico-psico-patológica escrita por su médico. Génova, Hermanos Pala, 1934
(obra póstuma), pág. 83.
183Liebreich, encontró en él hemorragias retínicas. Su visión disminuyó tanto que el día catorce de octubre obtuvo de la Sagrada Penitenciaría
el indulto para poder celebrar la Misa votiva de la Bienaventurada Virgen María en los días festivos y en los de rito doble y los demás días
la Misa de difuntos. Por consejo del mismo Reymond, se le examinaron también los inquietantes desarreglos renales que crecieron al
extremo de causarle enorme albuminuria en los últimos meses de 1887. Y la debilitación de la médula espinal, comenzada al parecer en
1871, progresaba sensiblemente en 1884; tanto que le hacía andar encorvado y llevar los brazos al dorso para equilibrarse. Pero, no
obstante todas estas afecciones orgánicas que le desgastaban la vida, lo veremos todavía ocuparse de todo y de todos, para promover sin
descanso la gloria de Dios y el bien de las almas.
184
((208))CAPITULO VIIESTANCIA DE DON BOSCO EN PINEROLOSE hubiera dicho que don Bosco, que era todo corazón por los demás cuando caían enfermos, no tenía, en cambio, entrañas para su
persona: su amor al trabajo era tan grande que prevalecía sobre las atenciones que se debía a sí mismo; pero, en el verano del 1884, sus má
eficaces colaboradores y sus médicos, preocupados al verlo excesivamente aquejado de dolencias, le obligaron, de común acuerdo, a ir a
descansar a Pinerolo, para distraerlo así de sus ininterrumpidas ocupaciones. Intervino para determinar el lugar el obispo de la diócesis,Fin de Página: 185
VOLUMEN XVII Página: 185monseñor Felipe Chiesa, el cual, lleno de afectuosa veneración hacia el Hombre de Dios, le ofreció gratuita hospitalidad en la finca
episcopal. Se dejó conducir hasta allí el día diecinueve de julio, en compañía de don Juan Bautista Lemoyne y don Santiago Ruffino,
sustituido pocos días después por el clérigo Carlos Viglietti.Don Bosco tenía un grato recuerdo de Pinerolo desde su juventud.
Cuando estudiaba el bachillerato y en el seminario, había estado allí dos veces como huésped de la familia de su amigo Aníbal Strambio,
como les contó en esta ocasión a sus compañeros de viaje 1. Contó también que volvió a pasar por allí, a poco de haber sido ordenado
sacerdote, cuando tuvo que ir a predicar en Fenestrelle.((209)) Salió de Turín a las diez de la mañana para encontrarse en la misma estación de Pinerolo con el Obispo, quien, nada más llegar, le
hizo subir a un coche de dos caballos. El joven y óptimo Prelado lo rodeó, del principio al fin, de las más delicadas atenciones, felicísimo
al verle recuperarse día a día.El ambiente fresco de la montaña le proporcionó enseguida gran alivio y le libró del sofoco que le causaba el calor de Turín, que llegaba
al punto de impedirle la respiración a ciertas horas del día. La tranquilidad del lugar contribuía también a la buena digestión, a medida que
iba recobrando el apetito. El Obispo acudía a todos los recursos para distraerlo. Todo esto permitió a Viglietti escribir, con1 Véase LEMOYNE, Mem. Biogr. Vol. I, pág. 287 y ss.
185fecha siete de agosto, a don Miguel Rúa: "Si no fuera por esa molestia en el corazón, que me tiene preocupado, don Bosco disfrutaría de
perfecta salud. Vamos de paseo juntos, canta, me cuenta un sinfín de cosas interesantes y reza conmigo el rosario. Don Juan Bautista
Lemoyne, hace tres días que tuvo que dejarnos para ir a predicar en Fenestrelle".Viglietti lo asistía todas las mañanas en la santa misa y, al acabar, algunas veces con él solo y otras acompañado de don Juan Bautista
Lemoyne, daba un primer paseo por las vecinas colinas; y, al caer de la tarde, volvía a hacer otra excursioncita. Pasaba fuera de la casa
algunas horas. En agosto ya lograba caminar sin bastón; evidentemente andaba a paso lento y, de cuando en cuando, se sentaba en los
prados. En las horas del mediodía, un magnífico pino secular, que extendía sus largas ramas junto al chalet, le ofrecía agradable sombra.Los dos acompañantes, con su temperamento jovial, le alegraban la estancia y él mismo les enseñaba a veces bellas canciones y sobre
todo los deleitaba con amenas narraciones. El día primero de agosto, en uno de aquellos íntimos coloquios, propuso a don Juan Bautista
Lemoyne echar al fuego los documentos relacionados con las controversias habidas con el Arzobispo monseñor Gastaldi. Observóle el
secretario:-"Qué dirían los venideros, al ver en los documentos de nuestros archivos una laguna tan grande? "Y la historia de la Congregación?((210)) -Cuando haya que decir, contestó, qué hizo don Bosco durante aquellos diez años, en los que sufrió vejaciones, bastará una
fórmula como ésta: Continuó atendiendo a sus asuntos.Lemoyne, que no podía dejar de ver la necesidad de conservar aquellos papeles, cambió graciosamente de conversación y por miedo a
que don Bosco le mandara hacer lo que él no se sentía con ánimos de cumplir, se apartó un rato y fue a dar vueltas por los setos en busca
de flores.Una prueba de su recuperación es la correspondencia que nos queda fechada en Pinerolo. Omitimos las cartas enviadas a Francia, ya
conocidas por los lectores en su mayor parte; y daremos cuenta de las otras.El pensamiento de la rifa para la iglesia del Sagrado Corazón tampoco lo abandonaba allí. Pedía boletos al coadjutor Rossi, el cual se los
enviaba por paquetes y él los repartía entre los cooperadores próximos y lejanos. De esta carta se desprende que se había ocupado del
asunto desde los primeros días del veraneo.
186Mi querido Rossi:He recibido los boletos; muy bien.Envíame ahora un centenar de los de color rojo, porque me los piden.Mándame la lista de los cooperadores de Pinerolo y su contorno.Diplomas veinte, etc.Saluda a don Juan Bonetti; necesito mucho su salud y su trabajo, Dios nos bendiga a todos y considérame en J. C.Fin de Página: 187
VOLUMEN XVII Página: 187Pinerolo, 26 de julio de 1884Afmo amigo,JUAN BOSCO, Pbro.Veraneaba en Pinerolo la señora Losana, cooperadora turinesa. Véase en qué términos la animaba para el reparto de boletos.Benemérita señora Losana:Como aquí en Pinerolo no puede usted trabajar mucho en favor de nuestros muchachos, le ruego se dedique un poco a nuestro Padre
Santo. Procure, pues, ((211)) colocar, en honor del Sagrado Corazón de Jesús, los boletos de la rifa adjuntos y Dios se lo recompensarádignamente.Que Dios la bendiga a usted y a toda su familia y créame, con toda gratitudDeV. S. B.Pinerolo, 1 de agosto de 1884.Su humilde servidor, JUAN BOSCO, Pbro.P. D. Bien entendido que puede devolver los que no distribuya.
Agregó a la pía Unión de los Cooperadores la comunidad de religiosas de la Visitación de Pinerolo y, después, se apresuró a pedir su
ayuda para la rifa.Reverenda Madre Superiora:Cada día he querido hacer la visita prometida, pero siempre me lo impidió algún obstáculo. Para que sus hijas puedan, al menos,
comenzar a ganar las santas indulgencias, le envío el diploma de agregación y ya he escrito a Turín para que reciba también en seguida el
Boletín mensual.Le adjunto unos boletos para que los despache en ayuda de nuestro Padre Santo. Puede devolver los que no logre colocar ni tampoco
guardar para sí.Que Dios los bendiga a usted, a su familia religiosa y a las educandas y tenga a bien rezar por mí y por toda mi familia de huerfanitos, al
tiempo que me profeso en J. C.Pinerolo, 5 de agosto de 1884Su seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.Escribió a don Tulio De Agostini manifestándole lo providencial de la cantidad que le enviaba desde Padua, en nombre de dos donantes1.
Querido don Tulio:
Con toda regularidad he recibido la cantidad que me envió, a saber:Fin de Página: 188
VOLUMEN XVII Página: 188Quinientas liras de la señora Antico, a la que el Señor asegura el céntuplo ya en la vida presente.((212)) Seiscientas liras de la señora Mainardi en honor del Sagrado Corazón de Jesús.Creo que la recompensa será más abundante por la oportunidad, en que se hizo el donativo. Mire usted. Vino aquí a Pinerolo don Miguel
Rúa para pedirme dinero, que debía enviar urgentemente a don Francisco Dalmazzo, quien se lo pedía desde Roma para continuar las
obras. Yo no tenía nada, pues estaba fuera de casa. Oportunamente he recibido la suma enviada, que al punto me apresuré a enviar a Roma.
Así eché un poco de agua en la tierra seca.Pido cada día en la santa Misa por la señora Antico, por la condesa Mainardi, por Paquito y por usted, mi siempre querido don Tulio.Que Dios nos bendiga y nos mantenga a todos en su santa gracia Amén.Pinerolo, 13 de agosto de 1884Afmo. amigo,JUAN BOSCO, Pbro.No perdía de vista las necesidades espirituales de personas con quienes por esto sostenía correspondencia habitual. Se ve por la carta
dirigida a la muy benemérita señora Magliano que era inspirada precisamente por un pensamiento de caridad en favor de su alma.Benemérita Señora:Estábamos con ansias por saber noticias de su salud; pero ya veo que, al volver de Susa, partió en seguida hacia Busca.Si su amabilidad le permitiese decirme cómo se encuentra al presente de salud y, especialmente, cómo ha aplicado el remedio de no
preocuparse en absoluto de su vida pasada, me haría un regalo.Por razones de salud, he venido a veranear con el Obispo de Pinerolo en su casa de campo, donde me encuentro mucho mejor. Que Dios
la bendiga, benemérita señora Magliano, y, con usted, bendiga sus asuntos y su familia. Ruegue usted a su vez por este pobrecito y por
todos nuestros muchachos. María nos ayude para guiarlos a todos a gozar un día con Ella la gloria del Paraíso.Siempre suyo en J. C.Pinerolo, 25 de julio de 1884Atento y seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.1 Nos llegó demasiado tarde esta carta para publicarla con las otras dirigidas a don Tulio y a la familia Bonmartini en el XV volumen
(páginas 573-583).El día veinticinco de julio, fiesta de Santiago, era el día onomástico de don Santiago Ruffino. Don Bosco se acordó de él y le envió una
estampa de María Auxiliadora, al dorso de la cual escribió en latín unos renglones muy afectuosos. Como el escrito lleva la fecha de la
fiesta, ((213)) es probable que se la entregase por medio de alguien que fuera a verle aquel día; puesto que, desde el Oratorio, iban a
visitarle con cierta frecuencia 1.Don Juan Cagliero pasó la primera quincena de agosto en Nizza Monferrato predicando los ejercicios espirituales a las señoras y después
a las Hermanas. Escribía a don Miguel Rúa este informe: "El Capítulo General de las Hermanas marcha viento en popa, porque está
calcado sobre el de los Salesianos. Hemos repasado la Santa Regla y ahora estamos adaptando nuestras deliberaciones a su Congregación.
Todo se someterá a don Bosco y su Capítulo. Las actas de las discusiones son mejores que las de Montecitorio 2. A veces asisten a lasFin de Página: 189
VOLUMEN XVII Página: 189sesiones don Juan Bonetti, don José Bertello y el Director". En la misma carta decía: "Don Bosco nos ha escrito hasta dos veces, lo cual
indica que debe estar mejor. Deo gratias 3". Pero de las dos cartas sólo tenemos la que envió durante la primera tanda de ejercicios.Mi querido Cagliero:Me alegro verdaderamente de que las Señoras ejercitantes sean muchas, como me escribes, a pesar de las voces desalentadoras que se
hacen correr acerca de que el cólera está amenazando nuestros pueblos. Lo que más me ha satisfecho es la manera ejemplar con que estas
almas escogidas hacen los ejercicios espirituales.((214)) Pero tú ya sabes cómo se quita todo miedo a este mal. El consabido antídoto. La medalla de María Auxiliadora con la jaculatoria:
María Auxilium Christianorum ora pro nobis. Frecuente Comunión; ahí está todo.Y, como la fuente de todas las gracias es el Sagrado Corazón de Jesús, creo que, con el consentimiento de la madre Superiora, harías algo
muy bueno si promovieras una colecta para la iglesia y el hospicio del Sagrado Corazón de Jesús en Roma.Aunque mi salud ha mejorado mucho, sin embargo, no puedo ir a Nizza como1 Esta es la cartita:Al querido hijo en Cristo Santiago Ruffino, presbítero.Sea María para ti y los tuyos auxilio el la vida, socorro el los peligros, y, acompañándote una gran comitiva de almas, os reciba en las
eternas mansiones. Amén25 de julio de 1884JUAN BOSCO, Pbro.2 Palacio de Roma, sede de la Cámara de Diputados.3 Carta a don Miguel Rúa, Nizza 18 de agosto de 1884. La Madre General Catalina Daghero envió al Santo una relación del Capítulo y
de los ejercicios el 22 de agosto (Ap. Doc. núm. 23).
189era mi vivo deseo. Pero procuro hacer desde aquí lo que puedo. Desde el día primero de agosto he tenido cada mañana un recuerdo especia
en la santa misa por las ejercitantes, enviándoles al final la bendición de María Auxiliadora. Seguiré haciéndolo hasta el día de la Asunción
de María al Cielo.Tenemos en estos días la gran dicha de encontrarnos en la preciosa novena de la Asunción y yo querría hablar con cada una de ellas y
darles un consejo, que les asegurase el camino del Paraíso. Me parece realmente que, en estos momentos, María Santísima está propicia y
dice así:-Hijas mías, no tardéis en acabar de una vez para siempre con el mundo. Es un enemigo que no paga o paga mal y traiciona. Consagraos
generosamente a mi hijo Jesús por completo, consagradle vuestros haberes, vuestra salud, vuestro corazón; que ahora y siempre sean de
Jesús a costa de cualquier sacrificio, por grave que sea. Queridísimas Hijas de María, dignaos rezar por mí y comulgad una vez según mi
intención, que yo seguiré rezando por vosotras. Hasta vernos un día en el Cielo con Jesús y con María. Así sea.Don Juan Bautista Lemoyne fue enviado por el Obispo a Fenestrelle para suplirle en una conferencia a los sacerdotes, pero volverá esta
tarde o mañana por la mañana.Monseñor Espinosa ha enviado una graciosa crónica de la excursión hecha con los salesianos a Patagonia. Viglietti la está traduciendo y
ya la verás antes de que se imprima.Monseñor Chiesa me presta toda clase de atenciones. Hoy, aniversario de su episcopado, hemos hablado mucho de ti a la sombra del
pino y hemos brindado a tu salud.Fin de Página: 190
VOLUMEN XVII Página: 190"Qué hace don Angel Savio? "Cómo está? Salúdale cariñosamente de mi parte."Por qué no me das noticias de Gaia y de Vigna? 1.Dios nos bendiga a todos y María nos ayude a marchar por el camino del Cielo.Pinerolo, 6 de agosto de 1884Afmo. amigo, JUAN BOSCO, Pbro.P.D. Saluda en el Señor a nuestras hermanas.
((215)) En la función de clausura de aquella tanda de ejercicios para las hermanas, se encontraba, entre las que iban a tomar el hábito,
Eulalia Bosco, sobrina del Santo, a quien le regaló este precioso escrito.Mi buena Eulalia:Bendije al Señor cuando tomaste la resolución de hacerte religiosa y ahora le doy gracias de todo corazón por haberte mantenido en tu
buena voluntad de romper definitivamente con el mundo y consagrarte totalmente al buen Jesús. Haz con gusto este ofrecimiento y piensa
en la recompensa del céntuplo en la vida presente y en el verdadero premio, el gran premio de la vida futura.1 Dos coadjutores, dedicados a la cocina y a los quehaceres domésticos en la casa sucursal de Nizza Monferrato.
190Pero, mi buena Eulalia, esto no sea de broma, sino en serio. Y recuerda las palabras del padre de Juana Francisca Chantal, cuando se
encontraba en tu caso. Lo que se da al Señor, no se le quita jamás.Recuerda que la vida religiosa es vida de continuo sacrificio y que cada sacrificio es recompensado con largueza por Dios. La sola
obediencia, la sola observancia de las reglas, la sola esperanza del premio celeste son nuestro consuelo en el curso de la vida mortal.He recibido todas tus cartas y con agrado. No he contestado por falta de tiempo.Dios te bendiga, Eulalia, y sea María tu guía, tu consuelo hasta el cielo. Espero que todavía nos veremos en la vida presente; de lo
contrario, adiós; nos veremos hablando de Dios en la vida bienaventurada. Así sea.Deseo toda clase de bendiciones a la Madre General y a todas las hermanas, novicias, postulantas de María Auxiliadora. Soy deudor de
una contestación a la Madre y la haré. Reza por mí y por toda nuestra familia y considérame siempre en J. C.Pinerolo, 20 de agosto de 1884Afmo. tío,
JUAN BOSCO, Pbro.Un desagradable percance sucedido en San Benigno requirió la autorizada intervención de don Bosco ante la autoridad civil. El alcalde,
sin decir palabra al Director don Julio Barberis, como hubiera sido su elemental deber, había destinado el patio del antiguo claustro donde
se reunían los externos, a alojamiento provisional de los soldados. De improviso, un día llegó un escuadrón de caballería. Las puertas
estaban cerradas y llovía a cántaros. Empezaron a llamar con gran estrépito y, de repente, estalló un altercado. Se dijo que un muchacho
había lanzado una piedra contra un militar. Pero, abiertas las puertas y ((216)) colocados hombres y caballos, todo quedó arreglado y en
paz; es más, los oficiales entraban y salían complacidos por el interior, alternando familiarmente con los nuestros.Fin de Página: 191
VOLUMEN XVII Página: 191Pero, como depués se supo, había la oculta intención de tender un lazo con el fin de alejar del pueblo a los Salesianos. Los periódicos se
adueñaron del caso y lo pintaron con negros colores como un acto de rebelión y de ofensa al ejército, fruto de una educación reaccionaria.
Se amenazaba con una catástrofe. El Santo, enterado de la cuestión, escribió un informe puro y llano y lo envió al Gobernador de Turín,
acompañado de una carta, escrita en Pinerolo, pero fechada como si estuviese en el Oratorio.Ilmo. y Benemérito señor Gobernador:Un incidente, que parecía de escasa importancia, en nuestro hospicio de San Benigno, proporciona graves molestias a los pobres
muchachos allí asilados.
191La exposición, que se hace en el escrito adjunto, puede proporcionar fiel y exacto conocimiento de la cuestión.Sólo me permito observar que, en este momento, en el que nos encontramos amenazados por el cólera, plantar una cuadra bajo los
soportales de un centro escolar, cuyos talleres, comedores y dormitorios quedan apestados con la exhalación de la misma, parece algo
digno de ser tomado en la más seria consideración, aunque sólo sea bajo el punto de vista de la higiene pública.V. S. sabe que yo me he prestado con todos los medios a mi alcance para librar al gobierno de las preocupaciones, ocasionadas por los
que se encuentran pobres y abandonados. Además, ya he tenido que alejar de aquella casa a varios alumnos y no sabría adónde enviar a los
que todavía se encuentran en ella.
Advierta también que los balcones y galerías existentes en aquel edificio constituyen precisamente la parte que hizo se considerase como
monumento nacional y, como tal, fue cedido para pública utilidad, a la que realmente está ahora destinado y quedaría ciertamente afeado si
el local siguiera por más tiempo reducido a caballeriza. Ofreciéndome para continuar mi servicio en favor del gobierno, le pido
encarecidamente acuda en mi ayuda en el caso presente, mientras me profeso con suma gratitud,De V. S. Ilma.Turín, 8 de agosto de 1884Su seguro Servidor, JUAN BOSCO, Pbro.((217)) Aclaradas bien las cosas, el asunto no siguió adelante. De los astutos intentos para echar fuera de San Benigno a los Salesianos,
hablaremos más adelante, en lugar oportuno.Dos días después envió el pésame y bendiciones al joven estudiante Pedro Olivieri y a su familia, domiciliada en Calizzano, lugar
próximo a Finalmarina en Liguria.Mi querido amigo:Recibo con gozo tu carta, pero siento la triste noticia de la muerte de tu tío Francisco, que yo ignoraba. Rezaré mucho por su alma. Ya
hablaremos también de él. Comenzaremos cuanto antes nuestros ejercicios espirituales; reza para que podamos hacerlos bien, que cada uno
practique el precioso dicho: Nostrae divitiae, nosterque thesaurus bona sint animarum, et in arca nostri pectoris recondantur talenta virtutis
(san Pedro Damián). Felices vacaciones. Que Dios os bendiga a ti, a tu piadosa madre, a todos tus parientes y especialmente a tu abuela, a
quien el Señor conserve muchos años. AménPinerolo, 10 de agosto de 1884Afmo. amigo,JUAN BOSCO, Pbro.En las actas del Capítulo (sesión decimotercera del día veinte de agosto), se menciona una carta, en la que don Bosco recomendaba a
192
las Hermanas tres cosas, a saber: que, en sus conferencias, se diera más importancia a la práctica que a la reforma de las reglas; que seFin de Página: 193
VOLUMEN XVII Página: 193considerara como camino más seguro y más breve para llegar a la perfección el don de la humildad y de la obediencia; que, en las
determinaciones, se tuviera por mira dejar el cuerpo en la tierra y fijar el espíritu en el cielo.Al aproximarse el día onomástico de personas de cierta consideración, preparaba las felicitaciones convenientes con la calidad de
aquellos a quienes quería honrar. No tenemos la carta dirigida al cardenal Alimonda para San Cayetano, que caía el siete de agosto; pero no
debe quedarse en el olvido la respuesta de Su Eminencia.Rvmo. y queridísimo don Juan:íHa querido molestarse enviándome una preciosa carta de felicitación y afectuoso recuerdo por san Cayetano!... No me desagrada, pues
tengo mucho interés en ser ayudado por sus ((218)) fervorosas oraciones y en conservar su benevolencia y amistad. Por eso me apresuro a
manifestarle mi más viva y sincera gratitud por tanta cortesía.Me alegro realmente al saber que la salud de V. S. Rvma. y queridísima ha ganado con ese buen clima. No dejo de pedir al Señor, dentro
de mi pequeñez, que conserve largo tiempo a nuestro querido don Bosco para bien de la Iglesia y de la Congregación Salesiana. Y seré
escuchado, porque son innumerables las almas santas que hoy día rezan con este mismo fin en los dos hemisferios.Quisiera tenerle aquí junto a mí; mas, por su bienestar, deseo que pase en el campo todavía este mes. Supongo que el bonísimo monseñor
Chiesa le hará compañía a menudo; por lo que le ruego le presente mis respetuosos saludos.Y usted acepte los de mi familia, que recuerda agradecida su bondad.Le abrazo en el Señor con afecto fraternal. Le bendigo juntamente con su gran familia y sus grandes empresas y me siento feliz al
declarame,De V. S. Rvma.Turín, 9 de agosto de 1884Afectísimo hermano, " CAYETANO, Card. Arz.La fiesta de San Lorenzo era el día onomástico del cardenal Nina, Protector de la Congregación. Aquel año tenía don Bosco un nuevo
motivo para manifestarle su gratitud. Escribióle, pues:Eminencia Reverendísima:Siempre, pero especialmente en el día onomástico de Vuestra Eminencia, deben los Salesianos unirse en un solo corazón y una sola alma
para presentar a su augusta persona los sentimientos de su común gratitud por los muchos favores que en este año se digno concedernos.El mayor fue, sin duda, la comunicación de los privilegios de los Redentoristas.
193Esta concesión ha colocado a nuestra humilde Congregación en un estado normal y dio a mi corazón tranquilidad para poder cantar el
Nunc dimittis. Gracias, pues, sean dadas, junto con nuestras oraciones y acción de gracias, a V. E. y al Padre Santo, que colocó a nuestra
Congregación, definitivamente aprobada, en condiciones de cumplir sus dilatadas incumbencias y en la posibilidad de sostenerse en las
diversas diócesis y, más especialmente, todavía en las misiones extranjeras.Ruégole acepte un Album, en el que se describen las casas de la Congregación en Europa y América. Se presentará una copia idéntica al
Padre Santo en su día onomástico.((219)) En este día feliz, todos los Salesianos y sus alumnos piden al buen Dios le devuelva la buena salud, le guarde ad multos annos
para bien de la Iglesia, consuelo de sus pobres hijos que rezan mucho por V. E. a quien aman como a tierno Padre.Me encuentro aquí en Pinerolo para cuidar de mi salud. Resido con el Obispo, que me presta todas las atenciones posibles. Por mi medio
le ruego acepte sus respetuosos saludos.Fin de Página: 194
VOLUMEN XVII Página: 194Dígnese, por último, impartir su santa bendición para todos nosotros, mientras, con profunda gratitud, considero mi más alto honor
poderme declarar en nombre de todos los Salesianos,De V. E. Rvma.Pinerolo, San Lorenzo 1884Muy humilde y seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.Por último llegó san Joaquín, día onomástico del Papa. El Album arriba mencionado debería poner ante los ojos del Vicario de Jesucristo
la situación de la Congregación, a la que el mes anterior había concedido los Privilegios: una congregación, que bien merecía tanta gracia,
pues ya era tan grande en el presente y prometía agradarse más en el porvenir. Don Bosco había encargado la preparación del Album a un
buen calígrafo salesiano, antes de salir de Valdocco. Se lo envió a don Francisco Dalmazzo, para que lo presentase al Padre Santo con esta
carta suya, fechada en Turín.Beatísimo Padre:En este faustísimo día, Beatísimo Padre; dedicado a la gloria del Santo que recuerda vuestro venerable nombre, los Salesianos,
afectísimos y muy agradecidos hijos vuestros, sienten el grave deber de exteriorizar este año su profunda gratitud e inalterable
agradecimiento a V. S., su insigne bienhechor.Bien sabéis, Beatísimo Padre, cómo nuestra humilde Congregación, carecía de un señalado favor, esto es, de un fuerte vínculo que la
atase inalterablemente a la Santa Sede y Vos os dignasteis otorgar esta merced, para nosotros tan gloriosa, el día nueve de mayo próximo
pasado, al concedernos la comunicación de los Privilegios con los Redentoristas.Esta concesión fue para nosotros el coronamiento de la obra, la completa satisfacción de nuestras solicitudes y deseos.
194Ya no nos queda, a todos vuestros Salesianos, más que unirnos en ((220)) un solo corazón y en una sola alma para trabajar por el bien de
la santa Iglesia. Verdad es que, en los difíciles tiempos que atravesamos y con la gran mies que se nos presenta, apenas si podemos
llamarnos pusillus grex; sin embargo, con todo gusto pondremos nuestros haberes, nuestras fuerzas y nuestra vida en manos de V. S. para
cuanto juzgue que pueden servir a la mayor gloria de Dios en Europa, en América y, sobre todo, en Patagonia.No creo que desagrade a V. S. le adjunte el catálogo de los religiosos, de los hospicios, de las casas y residencias, en las que procuramos
trabajar en favor de la juventud en peligro y también de los adultos, especialmente en las misiones extranjeras entre los salvajes de Brasil y
Uruguay, de la República Argentina y en todas las tierras meridionales, donde es enteramente desconocido el santo nombre de Jesucristo.A nuestros pequeños trabajos añadiremos cotidianas y particulares oraciones para que Dios conserve todavía muchos años la augusta
persona de V. S. para el sostenimiento de la santa Iglesia, la gloria de nuestra santa religión y la mayor consolidación de la naciente pía
Sociedad de San Francisco de Sales.Humildemente postrados, pedimos todos su santa apostólica bendición, mientras en nombre de todos me cabe el incomparable honor de
poderme profesar,Turín, 17 de agosto de 1884Muy agradecido hijo de la Santa Iglesia, JUAN BOSCO, Pbro.El día de la Asunción, fecha en la que se había arraigado la costumbre de celebrar el cumpleaños de don Bosco, trasladáronse todos a la
ciudad, para asistir a las funciones en la catedral y oír el sermón del Obispo, según quiso el Santo. Antes de bajar de sus habitaciones a la
iglesia, le presentó Monseñor a diez seminaristas, que debían acompañarle. Don Bosco los miró fijamente sonriendo y les dijo:-Prepárense para recibir las órdenes con la adquisición de las virtudes propias de un sacerdote. Un sacerdote no va nunca solo al paraíso o
al infierno.Fin de Página: 195
VOLUMEN XVII Página: 195Y explicó en pocas palabras la significación de aquella sentencia. El Obispo, entre burlas y veras, según su característico ademán, añadió-íQue les dé por no ser buenos y poco me cuesta echarlos del seminario! Ya saben que el año pasado dos de sus compañeros tuvieron que
dejar la sotana.Para honrar a don Bosco, Monseñor preparó en su palacio un banquete, al que invitó a los canónigos. Al final, cuando ((221)) todos se
levantaron de la mesa, fue don Bosco a sentarse con Viglietti sobre un poyete del jardín. Mientras estaban conversando tranquilamente,
acercóse a ellos un empleado para entregarle dos cartas a él dirigidas. Don Bosco abrió una y la leyó; tras su lectura, arrugó un poco el
ceño.
195Abrio la otra, puso un instante los ojos sobre ella y se echó a llorar.
Viglietti se asustó y le preguntó qué pasaba.-La Virgen, dijo don Bosco, nos quiere mucho.Y, por toda explicación, le dio a leer dos cartas.La Providencia le pagaba abundantemente la fiesta. En la primera carta se le exigía la pronta restitución de treinta mil liras, que le había
prestado el que escribía, que era Gazzolo. "Dónde encontrar una cantidad tan alta para liquidar su deuda? De momento le resultó molesto
aquel pensamiento. En la otra carta, escribía una noble señora desde Bélgica preguntando a don Bosco cómo podría emplear para gloria de
Dios la cantidad de treinta mil francos.-íBendito sea el Señor!, exclamó el Santo mientras Viglietti le devolvía las cartas, embargado él también por la conmoción.Por lo demás, eran maravillas a las que la Virgen habíale acostumbrado desde hacía mucho tiempo. El año anterior, las obras para adapta
en Mathi Torinese el edificio, que servía de vivienda para los Hijos de María, habían costado treinta mil liras. Don Bosco comía con el
conde Colle en Tolón y estaba interiormente preocupado buscando la manera de satisfacer aquella deuda. Acabada la comida, el Conde,
que no estaba enterado de nada, le presentó un sobre que contenía treinta mil francos para sus obras. Don Bosco se volvió a él sonriendo y
le dijo que, durante la comida, su mente había andado en busca de una solución para pagar treinta mil liras y que precisamente el señor
Conde había sido elegido por Dios como instrumento de su providencia. Al oír estas palabras, el Conde lloró conmovido. El mismo año de
1883 asistía don Bosco en San Benigno a los ejercicios espirituales de sus hijos. Estaban junto a él don Miguel Rúa y don José Lazzero,
con quienes estudiaba la manera de pagar ((222)) urgentemente una deuda de veinte mil liras. Los apuros económicos angustiaban a los
Superiores en aquel momento crítico. Mientras se hacían proyectos y cálculos, abrió don Bosco el sobre que acababa de recibir, sacó la
carta y leyó. Un señor le escribía que tenía preparadas veinte mil liras para una obra de beneficencia y le preguntaba qué destino debía
darles.-Son cosas de todos los días, concluía el Santo después de haber narrado los dos episodios. Sin embargo, los venideros no querrán
creerlas y las calificarán de fábulas.Aquella tarde hubo también una velada en miniatura. Los muchachos del Oratorio habían enviado dos saludos, uno para don Bosco y
otro para Monseñor. Don Juan Bautista Lemoyne se los leyó durante la cena en el palacio episcopal. El primero llevaba este
encabezamiento: "Los afectísimos hijos, aprendices y estudiantes, del Oratorio a su
196amadísimo Padre". Contenía filiales expresiones de afecto, augurios de perfecta curación y promesas de oraciones y buen comportamiento.
En el otro manifestaban al Obispo, a quien ya habían visto en el Oratorio, su agradecimiento por los amorosos cuidados que prodigaba a su
buen Padre.Casi a la par llegó el Osservatore Cattolico de Milán con un artículo titulado "El cumpleaños de don Bosco", que comenzaba así:
"Mañana, día de la Asunción de María, entra don Bosco en el septuagésimo año de su vida; de una vida totalmente dedicada a la gloria de
Dios, al triunfo de la Iglesia, al bien de la humanidad. Los humildísimos principios de su larga carrera, las inmensas dificultades que
encontró y tuvo que superar, los malos tiempos en que se halló sirvieron para dar más brillo a la chispa de su genio, a la fuerza de su
carácter y, sobre todo, para manifestar la mano de Dios, que, al bendecir sus obras, las fecundó y multiplicó maravillosamente por el
Piamonte y la Liguria, por toda Italia, Francia y América". Y lo que hoy oímos proclamar a todos sobre la misión de don Bosco ya se decía
allí claramente."Ha sido respetado hasta por los grandes y, en los momentos en que la furibunda revolución se paseaba por ((223)) las comarcas del
Piamonte, echando por tierra todo lo que tenía las huellas de lo sagrado, fueron respetadas las obras de don Bosco. Este hombre fueFin de Página: 197
VOLUMEN XVII Página: 197suscitado por Dios para defensa de la religión y de la Iglesia". Después de recordar que había gozado de la confianza de Pío IX y que
disfrutaba de la de León XIII, sacaba el escritor esta lógica consecuencia: "Su institución vivirá, porque don Bosco la ha colocado sobre
una Piedra, que nunca se quiebra". Terminaba anunciando un libro sobre don Bosco y su obra, aparecido aquel mismo año en Francia y
recién traducido al italiano.Ya había hablado de este libro L'Eclair de Lyon en su número del día diecisiete de mayo y, tomando pie del mismo, enaltecía la eficacia
social de la Obra de don Bosco 1. Su autor era Alberto Du Boys, ex presidente de la Audiencia territorial de Le Puy (Haute Loire). A
través del Boletín, había conocido a don Bosco y sus instituciones y había quedado admirado. Deseoso de escribir sobre este tema para sus
compatriotas, fue expresamente a Italia, visitó las principales casas salesianas, preguntó a amigos, condiscípulos y alumnos del Santo y,
después de recoger abundantes datos, puso mano a la pluma. El libro se divide en tres partes. En la primera enlaza la biografía del
Fundador1 Véase Ap., Doc. núm. 24.
197con la historia de sus fundaciones en Europa, dedica la segunda a las Misiones de América, y da en la tercera una mirada retrospectiva.
Tiene un Apéndice con la estadística de las fundaciones salesianas en los dos mundos, comprendidas también las Hijas de María
Auxiliadora; presenta además el texto francés de las Reglas, el Reglamento de los Oratorios festivos, una noticia sobre Buenos Aires y,
fuera de texto, un amplio mapa geográfico de América del Sur en el que señala la extensión de las misiones 1. Es un trabajo diligente y
cuidado en la forma; tiene un capítulo original, en el que se presenta a don Bosco ((224)) como un eminente poeta y su obra como un
grandioso poema 2.El autor envió a don Bosco el primer ejemplar, lo cual dio lugar a un notable episodio. Un día, mientras don Joaquín Berto le afeitaba,
recibió en su habitación al hijo del doctor Albertotti, le invitó a sentarse hasta que acabasen de afeitarle y dijo en piamontés al "barbero":-Escucha, Berto, dale al doctorcito aquel libro.Don Joaquín Berto entregó a don Bosco un bonito volumen y éste lo presentó al joven Doctor, preguntándole si lo aceptaba. Aquél echó
una ojeada a la portada y, al ver de qué trataba, diole las gracias añadiendo que le gustaría más con unas palabras suyas en la cubierta, por
las que se diese a conocer que el regalo procedía de él mismo. La petición, tan a quemarropa, pareció desconcertar a don Bosco, cuya cara
cambió dos veces de color. Hizo ademán de querer eludirla y contestó confusamente, siempre en piamontés:-Es el primer ejemplar que tengo y es el primero que doy.Pero lo bueno de la respuesta vino después.-Habla demasiado bien de mí.Don Joaquín Berto disuadió al Doctorcito de seguir insistiendo; por lo que éste retiró su petición. Y guarda todavía religiosamente el
libro en cuyo forro había escrito la fecha de la visita con esta nota: "El regalo y la respuesta tienen para mí un gran valor para conocer el
carácter de don Bosco" 3.Creemos que Albertotti, hijo, veía en el regalo cómo don Bosco no tenía ningún miedo a la publicidad, que se daba a sus obras y a los
hechos de su vida, y, en la respuesta, su modestia personal. A observadores superficiales podrían parecer inconciliables estas dos cosas;
pero a tiempos nuevos, propaganda nueva; y don Bosco, aun siendo santo1 ALBERT DU BOYS. Dom Bosco et la pieuse Société des Salésiens. París, Gervais 1884.-La traducción italiana, hecha por José
Novelli, se imprimió en San Benigno Canavese aquel mismo año, sin el texto de nuestras Reglas.2 Véase Ap., Doc. núm. 25.3 G. ALEERTOTTI, L. c., pág. 25.
198de la más auténtica santidad antigua, era, a la par, hombre de su siglo.Cuadra con este hecho lo que dijo en una conversación con sus
íntimos el día 16 de octubre de 1884. No se podría desear un lenguaje más franco y razonable.Fin de Página: 199
VOLUMEN XVII Página: 199((225)) -Por cuanta fama dejamos en esta tierra, otro tanto de gloria se nos quitará en el cielo, si fuésemos hallados dignos de ir allí. Por
lo demás, yo he hecho todo lo posible para ocultarme. Se hablaba por todas partes de este pobre cura; uno decía una cosa, otro la contraria
y don Bosco callaba siempre. Pero cuando la Congregación adquirió estabilidad, entonces me vi obligado, no digo a publicar mis cosas,
pero sí a no oponerme tan enérgicamente, como lo había hecho anteriormente a los que querían acudir a la prensa para dar a conocer
nuestras obras. La persona de don Bosco queda identificada con nuestra Pía Sociedad, y ésta necesitaba ser conocida 1.En aquel mismo otoño habló de igual manera con el señor S. Sestini de Roma que, en el periódico La Rassegna Italiana, escribía sobre la
Caridad privada en Italia y quería publicar también un estudio suyo sobre don Bosco. Al llegar a Turín para la Exposición entre septiembre
y octubre, fue a ver al Santo y le expuso el plan que tenía pensado, pidiéndole que le animase a ello.-Si es para incensarme, le contestó don Bosco, le digo que no. Mas, si es para dar a conocer y ayudar más y más a la institución, bendigo
su idea.Y, al despedirse, le repitió la misma frase 2.Todavía una palabra del día de su cumpleaños. Debió recibir muchas felicitaciones de todas partes, unas de viva voz y otras por escrito;
pero sólo nos ha llegado una respuesta, con su poquito de sal y pimienta, a la condesa Balbo.((226)) Benemérita señora Condesa:Mi buena mamá se acordó de éste su hijo, aunque sea malo. Quiero ser bueno en adelante y rezar mucho por usted. Si el señor César
juzgare oportuno decirme una1 Du Boys respondió a una carta de don Bosco, cuyo texto ignoramos, el seis de octubre, desde Tain (Valence):"Su Bondadosa carta me ha conmovido y ha recompensado con creces mis trabajos. Es una satisfacción pensar que usted, reverendo
Padre, y tras usted los miembros de la pía sociedad de los salesianos, rogarán por mi familia, por mis hijos y mis nietos. No diga, reverendo
Padre, que mis apreciaciones han herido su modestia; peor sería si le dijera que me he quedado por debajo de la verdad, ante el pudor que
experimentaba al tener que decir tantas cosas buenas de un hombre vivo".2 Extractado del periódico La Rassegna Italiana del 15 de enero de 1885. Roma, Befani, 1885. Pág. 27. Es un trabajo bien hecho, de
treinta y una páginas de gran formato, en caracteres del cuerpo nueve.
199palabra sobre nuestro asunto, me haría un favor y me serviría de norma en otras cosas.Que María desde el cielo diga a toda su familia: sois mis hijos y os protejeré a todos.Rueguen también por este pobrecito, siempre suyo en J. C.Pinerolo, 16 de agosto de 1884Humilde y afmo. servidor, JUAN BOSCO, Pbro.Estaban a punto de empezar los ejercicios para los hermanos en Valsalice y don Bosco quería ir hasta allí para asistir a los mismos y
confesar. Dejó, pues, la hospitalaria morada el día veintidós de agosto y, ya en Valsálice, encargó el día veinticinco a don Juan Bautista
Lemoyne que escribiera al Obispo y le diera las más expresivas gracias.El día tres de Septiembre, decía Monseñor en su respuesta: "Me considero muy feliz por haber podido hospedar en mi casa de campo al
veneradísimo don Bosco, pues estoy seguro que habrá atraído sobre ella muchas bendiciones del cielo, parte de las cuales habrán caído
también sobre su pobre Obispo. Y, si don Bosco se contentó con lo poco que se podía hacer, quiero esperar que lo demostrará volviendo de
nuevo a alegrarnos con su presencia y a respirar los aires purísimos de San Mauricio, a la sombra del famoso Pino. Verdad es que yo no
soy capaz de hacer ceremonias o cumplidos, pero su bondad sabrá hacer caso omiso de mi pequeñez y disfrutar un poco de descanso y otro
poco de aire purísimo. Quede, pues, bien entendido; la casa de campo está siembre abierta en cualquier estación del año para don Bosco yFin de Página: 200
VOLUMEN XVII Página: 200con el buen Víctor a sus órdenes, aunque el Obispo no pudiese estar largo tiempo en San Mauricio".El "buen Víctor" era el familiar del obispo. Servía a don Bosco, persuadido de que lo hacía a un santo; y don Bosco, a su vez, lo trataba
con el amor que san Francisco de Sales tenía a sus dependientes. Un día fue Monseñor ((227)) a Bricherasio para la fiesta del entonces
Beato Fidel de Sigmaringa. La criada, Luisa Barberis, estaba fuera de casa para el lavado de la ropa, y Víctor había preparado la comida.
Pues bien, don Bosco quiso a toda costa que Víctor y el jardinero Francisco Badino se sentaran a la mesa con él. Víctor ponía mil humildes
excusas para eludir tan gran honor, pero don Bosco acabó diciéndole:-"No quiere usted venir conmigo? "Es que no tendremos que estar juntos en el Paraíso?
200Ante aquella inesperada salida, no supo Víctor qué replicar.íQué bien sabía don Bosco elegir el tiempo oportuno para todo! Lo mismo para hacer un reproche que para dar una demostración de
afecto, sabía siempre escoger el momento propicio y emplear la forma adecuada. El Obispo se ausentaba de vez en cuando. Invitar
entonces a su mesa a Víctor, cuando la cocinera estaba en su puesto, no convenía; tampoco invitar también a la mujer. Por eso, en
semejantes casos, no decía nada.Cuando se marchó, dio a Víctor una estampa de María Auxiliadora con estas palabras escritas por él al pie de la misma: "Mi querido
Víctor, Dios le bendiga, la Santísima Virgen le guíe por el camino seguro, que conduce al cielo. Así sea. JUAN BOSCO, Pbro ". También
la criada quiso que escribiese unas palabras para ella al dorso de una estampa. El Santo la contentó, pero llamándola "Señora Luisa": no se
quedó muy contenta, porque a Víctor le había dado el calificativo de "querido", pero no se atrevió a quejarse. íQué delicadeza, la de don
Bosco! Tenemos que añadir todavía que el "buen Víctor" era tan bueno que, no contento con rehusar cualquier propina, le obligó a aceptar
unas monedas de oro, fruto de sus ahorros, para las obras salesianas.La generosidad de monseñor Chiesa con don Bosco fue muy meritoria, pues sus condiciones económicas eran más bien escasas. Al año
siguiente, don Bosco prefirió trasladarse a Mathi, desde donde le hizo llegar una señal patente de su gratitud. Recogía entonces Monseñor
limosnas para las obras, que se ejecutaban en su catedral. Don Bosco quiso contribuir ((228)) y le envió cien liras por medio de Lemoyne.
Este acto conmovió al digno Pastor y le proporcionó la oportunidad de renovar la expresión de los sentimientos de profunda veneración,
que guardaba hacia el Siervo de Dios 1.1 Véase Ap. Doc. núm. 26. A su reiterada invitación, don Bosco hizo contestar: "Gracias por el ofrecimiento. Negocios complicados tal
vez me lo impidan. "Visitará a don Bosco en la Fábrica de papel?".
201
((229))CAPITULO VIIIEL COLERA DE 1884CUANDO don Bosco volvió al Oratorio, la ciudad de Turín tenía el cólera a las puertas 1. El día cuatro de junio se manifestó la fatal
epidemia en Tolón y a mitad de julio en Marsella; amabas ciudades se convirtieron en doble foco. Los Salesianos comprendieron entonces
el misterioso significado de ciertas palabras, que el Santo escribió por Navidad a don José Ronchail, director de la casa de Niza. "Di a tus
hijos que el próximo año es muy importante para ellos y serán testigos de grandes acontecimientos; que, por tanto, sean buenos de verdad"2. Se habían hecho mil cábalas para adivinar a qué apuntaba el funesto anuncio; pero, cuando comenzó a aparecer la epidemia en Provenza
ya no hubo dudas. El día dos de julio, estando en el refectorio, en presencia de don Juan Bautista Lemoyne y don Camilo de Barruel,
preguntó Viglietti a don Bosco si el cólera llegaría también a Italia y don Bosco respondió:
-Sí, y más virulento de lo que todos piensan.Así sucedió. El espanto favoreció la salida de las ciudades atacadas, de suerte que las fronteras y los puertos italianos se cubrieron muy
pronto de fugitivos. Se manifestó algún caso en Ventimiglia y en Saluzzo. ((230)) El gobierno italiano aplicó rígidamente las leyes
sanitarias, encaminadas a impedir el contagio; pero, entre julio y agosto, se dieron varios casos en Livorno, en Río Maggiore, junto a La
Spezia, y en Pancalieri, cerca de Pinerolo. Los atacados eran obreros, que, burlando la vigilancia, habían vuelto a Italia. Estas localidades
fueron aisladas completamente y se reforzaron los cordones sanitarios para cerrar el paso a la invasión; pero ésta se extendió desde
Piamonte hasta Sicilia por las provincias donde había más repatriados. Sin embargo, en los primeros momentos, no alcanzaron cifras muy
elevadas los casos de apestados ni las defunciones. Por el contrario, en septiembre, las provincias afectadas llegaban a veinticuatro y lasFin de Página: 202
VOLUMEN XVII Página: 202víctimas1 Carta al conde Colle, Turín, 23 de agosto de 1884: "He encontrado la ciudad de Turín rodeada por el cólera, pero hasta ahora
enteramente inmune".2 Carta de don J. Ronchail a don Miguel Rúa, Niza, 4 de julio de 1884.
202eran cada vez más numerosas en las dos grandes ciudades de La Spezia y Nápoles. Todas las clases sociales entablaron admirable porfía
para aportar socorros, aun cuando el azote se recrudecía; y recrudeció de tal modo que, en dos meses, se enterraron en la ciudad de Nápoles
más de seis mil quinientas víctimas.Es increíble lo mucho que don Bosco influyó en la difusión de la calma, como óptimo medio para conjurar el peligro. En privado y en
público, por cartas y por medio del Boletín, no cesaba de dar como preservativo infalible el empleo de los siguientes medios: 1.° recibir a
menudo la santa comunión con las debidas condiciones; 2.° repetir frecuentemente la jaculatoria María, Auxilium Christianorum, ora pro
nobis; 3.° llevar al cuello la medalla bendecida de María Auxiliadora y colaborar en alguna obra de caridad y de religión en su honor.Escribía a la marquesa Carmela Gargallo, de Nápoles, con ocasión de su día onomástico el catorce de julio: "Vaya tranquila con este
antídoto a servir en los lazaretos, porque no sufrirá ningún mal".Naturalmente no cesaban las peticiones de medallas. El coadjutor José Rossi escribía a don Bosco el cinco de septiembre: "Creo darle
una grata noticia, diciéndole que, en menos de cinco días, salieron del almacén sesenta y tres mil medallas".Don Bosco estaba informado en Pinerolo sobre la marcha ((231)) de la epidemia 1, y enviaba palabras de aliento a los bienhechores
italianos y franceses.Escribió a la señora Magliano, que veraneaba en Busca:Benemérita señora Magliano:Alguien, es más, los mismos diarios han publicado que en Busca se dieron algunos casos de cólera. Pero usted, señora Magliano, no
tenga ningún miedo. Nuestro antídoto es seguro. Sin embargo, si la epidemia se difundiera verdaderamente en esa ciudad, podría usted
venir a Turín donde, gracias a Dios, estamos hasta ahora totalmente tranquilos y también usted lo estaría.No tenga, pues, miedo alguno ni por su alma ni por su cuerpo.El pobre don Bosco y todos sus hijos, muchachos, clérigos y sacerdotes, ruegan por usted; María nos escuchará. Estoy aquí con el
Obispo de Pinerolo hasta el día veintidós de los corrientes; después, en Turín.María la proteja y conserve en salud y santidad durante todos los días de nuestra vida y créame en J. C.Casa de campo del Obispo, Pinerolo, 16 de agosto de 1884Su seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.1 Carta al conde Colle, 20 de julio de 1884: "Todos los días sigo con la ansiedad de que se extinga el cólera".
203Busca fue precisamente una de las poblaciones más probadas. El ayuntamiento, poco distante de Cúneo, está formado por un sinfín de
barrios esparcidos en un territorio de unos veintiocho kilómetros. Durante el invierno emigra a Francia casi la mitad de la población, de
suerte que, en el mes de junio, los obreros, que habían quedado en Tolón y Marsella y que escaparon después a los retenes armados y a las
cuarentenas, volvían a sus lares, llevando consigo los gérmenes del mal. Cuando don Bosco escribió la carta citada, la epidemia hacía
estragos. El rey Humberto, que estaba de caza por las cercanías de Valdieri, voló al lugar del desastre, donde prodigó consuelos y socorros.
Sólo la llegada de quinientas medallas señaló el momento de la disminución y, después, del término de la calamidad.Fin de Página: 204
VOLUMEN XVII Página: 204La guadaña de la muerte arrebató los padres a muchos pobres niños. Preocupado por su infeliz suerte, el Santo mandó enviar a todas las
casas salesianas la siguiente circular.((232)) Queridísimo Director:Como anuncian los periódicos, son ya varias las ciudades y pueblos de Francia y también de Italia, donde se dan casos de cólera. Ante
semejante peligro, creo oportuno enviar algunos avisos a todas nuestras casas, recomendando a los prudentes Directores que los den a
conocer a sus subordinados. Primero, recomiendo que, mientras dure el peligro, se imparta cada día en nuestras iglesias la bendición con el
Santísimo Sacramento, dando también comodidad a la gente para tomar parte en ella, allí donde la iglesia esté abierta al público.En segundo lugar, recomiendo, lo mismo para los Salesianos que para todos los demás de la casa, que se guarden las precauciones que la
prudencia cristiana aconseja para evitar la fatal enfermedad. Deseo, además, en tercer lugar, que, cuando sea necesario, nos prestemos para
servir al prójimo, dentro de los posibles de nuestra condición, para asistir a los enfermos, socorrer espiritualmente y también recibir en
nuestros hospicios a los pobres jovencitos que quedasen huérfanos y desamparados por causa de la epidemia. En este caso, empero,
convendrá, ante todo, atenerse al juicio de la comisión sanitaria local, para que no haya peligro de contagio de la epidemia para los demás.Mientras te comunico estos avisos, imploro para ti y para tu casa toda suerte de bendiciones del cielo y envío los más cordiales saludos
para ti y para todos esos mis queridos hijos.A 26 de agosto de 1884Tu afmo. amigo, JUAN BOSCO, Pbro.P.D. El ofrecimiento para recibir en nuestros hospicios a los jovencitos pobres que quedasen huérfanos por causa del cólera, podrá
hacerse a las Autoridades locales: al Alcalde, al Gobernador y Jefe de distrito.
204
Los Salesianos secundaron los deseos de su Padre. Así, en Marsella, el Gobernador de la Provincia recibió agradecido la propuesta, que
le hizo el Director del Oratorio de San León y envió e hizo enviar varios jovencitos, que habían quedado huérfanos. En La Spezia sucedió
lo mismo. También las Hijas de María Auxiliadora hicieron su parte; así en Nizza Monferrato, con el pleno consentimiento de don Bosco,
cedieron al Ayuntamiento la casa de campo, para que sirviera de lugar de cuarentena a los que llegaban de Francia y las Hermanas se
ofrecieron para la asistencia. El Ayuntamiento aceptó agradecido ((233)) la generosidad, e instaló allí a personas llegadas de pueblos
infectados, a las que las Hermanas mismas proporcionaron ropa blanca y alimento. Sentimos no poder traer más ejemplos, aun sabiendo
que, también en otras casas, se prodigó la beneficencia; pero, por falta de crónicas, descuidadas o perdidas, carecemos de documentación
para ello.La Unità Cattolica, del treinta de septiembre, publicaba magníficos elogios de los Salesianos de La Spezia. Después de describir la
desolación de la ciudad que, cercada por tierra y por mar de milicias armadas, tenía el aspecto de una inmensa cárcel, abierta sólo a la
muerte; y tras alabar la abnegación del clero de la ciudad, continuaba el corresponsal: "Me es grato presentar para admiración pública a los
sacerdotes de la casa salesiana que fueron y van todavía a porfía con las personas más caritativas y generosas de la ciudad. Ofrecieron a las
autoridades civiles su propia casa para albergar a los muchachos que quedasen huérfanos y abandonados, como ya lo hicieron sus
hermanos en Marsella y en otras partes, y encima pusieron en peligro su propia vida; unos asistiendo día y noche a los enfermos, otros
aconsejando y animando a los sanos despavoridos y temblorosos; más aún: aunque ellos viven de limosna y caridad, supieron proveer a
varias familias necesitadas de socorros materiales, con prendas de vestir, ropa blanca y dinero. Y después, su iglesia, en la que se venera
una imagen milagrosa de la Virgen de las Nieves, está atestada de penitentes que, a toda hora, acuden a los confesonarios".En el mismo artículo se lamentaba también de la provocadora obstinación de algunos descreídos; y resultaba oportuno para aplastar la
desvergüenza de un órgano sectario titulado Il muratore (el albañil). El ayuntamiento había confiado al colegio salesiano un grupo de
huérfanos, pagando una subvención. Parecióle al periódico masónico una enormidad tan grande confiar aquellos niños "al cuidado de don
Bosco", que, fingiendo no dar crédito a la voz que corrió por la ciudad, tachaba de infamia aquel caer en "las garras de las arpías
205católicas, ((234)) a las que el decoro y el amor de la patria querría desterrar para siempre del consorcio humano y de las costumbres
civiles"; que Italia pedía, quería, exigía que se preparen jóvenes magnánimos, "ciudadanos honrados, laboriosos, dispuestos y aptos para
tomar en las manos un fusil, derribar privilegios y ganar libertad, no hombres cobardes, pusilánimes, atontados con la superstición católica
aptos únicamente para recitar las bobadas infantiles del catecismo, diccionario del cretinismo"; que las instituciones católicas son
"muladares, donde no brilla el sol de la libertad y de la verdad", y de donde "no pueden salir más que conciencias blandengues, atiborradasFin de Página: 206
VOLUMEN XVII Página: 206de ascetismo y de ignorancia". Aquí concepto y forma van juntos para descubrirnos un estado de ánimo que, por desgracia, reinó largo
tiempo en Italia; pero el final es el que descubre el motor de la guerra encarnizada, que el anticlericalismo masónico movía especialmente
en el terreno escolástico contra las iniciativas de los buenos y, por ende, contra la obra de don Bosco. En aquel momento trágico, el
gobierno, la reina Margarita y el rey Humberto rendían públicamente honor al heroísmo del clero, y se temía ver asomar debajo de todo
aquello el espantajo de lo que hoy día se saluda con el nombre de Conciliación. Esto tenía continuamente en sobresalto a la facción
imperante, cuyo portavoz, con aire de epiléptico, voceaba: "La brutal violencia, con que en estos días levantan la cabeza por doquier para
imponerse los enemigos de la patria, sólo encuentra una suficiente disculpa en los afectados amoríos, con que se ensucian (bajo los
auspicios de Depretis y de una rubia cabellera graciosa) 1 el Vaticano y el Quirinal; y si el pueblo no vigila, pronto veremos restablecido el
Santo Oficio". Es éste un nuevo documento que ayuda a comprender el proceloso mar plagado de escollos, por el que don Bosco tuvo que
conducir su nave, y qué experto piloto debió ser para guiarla sana y salva al puerto.Parecía que una mano invisible mantuviera la peste alejada ((235)) de Turín; sin embargo podía irrumpir cualquier día. Por eso, don
Bosco, ante la luctuosa eventualidad, ofreció sus servicios al conde de Sambuy, alcalde de la ciudad.Ilustrísimo señor Alcalde:Según algunas noticias, parece que el cólera ha penetrado ya en algunos pueblos de la provincia, que va acercándose cada día y acosando
a la ciudad de Turín; por eso, y pese a las laudables y útiles precauciones tomadas por las Autoridades, hay que temer que venga a azotar
también a nuestros conciudadanos.1 Alusión a la reina Margarita.
206Abrigamos confianza de que esto no suceda; pero, si fallaren las comunes esperanzas, creo hacer algo grato a V. S. Ilma. al ofrecerme
para albergar en el Oratorio de San Francisco de Sales a todos los pobres jovencitos de doce a dieciséis años que, a causa de la epidemia,
quedaran huérfanos de padres y abandonados, y se encontraran dentro de las condiciones físicas requeridas por el Reglamento del InstitutoCuando la invasión del cólera de 1854 y 1855, también se hizo parecido ofrecimiento al alcalde de entonces y, con mucho gusto, lo repito
de nuevo ahora a V. S., contento de poder contribuir de algún modo al alivio de las miserias humanas.La única condición que pongo es que los jóvenes, que hayan de ser albergados, sean primero examinados por el médico, el cual asegure
que no presentan ningún síntoma de la enfermedad, para no poner en peligro la salud de los compañeros.Confiamos que Dios, en su infinita misericordia, tenga alejada de Turín toda desgracia. En todo caso, pido al Cielo que conserve muchos
años a V. S. como alcalde de esta grande e ilustre ciudad, guarde su persona y la de todos los miembros del Ayuntamiento del temido azote
y nos conceda fuerza y coraje para hacer el bien a todos.Con toda la confianza de que V. S. se digne conservar su preciosa benevolencia para los muchachos de esta casa, tengo el honor de
profesarme con todo respeto y aprecio,De V. S. Ilma.Turín, 24 de septiembre de 1884Su seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.El Alcalde, a vuelta de correo, contestó noblemente:Reverendísimo Señor:Hace muchos años que V. S. Rvma., inspirándose en sentimientos de evangélica piedad, recoge en su casa a los hijos del pueblo faltos de
medios de vida y carentes de consejo y de consuelo y con constantes y ((236)) solícitos cuidados, los mantiene en el camino del deber y los
educa en la escuela del trabajo que ennoblece, es fuente de moralidad y bienestar material, y hace de ellos buenos ciudadanos útiles para sí
mismos y para el País.Fin de Página: 207
VOLUMEN XVII Página: 207A los muchos títulos de alta benemerencia ya adquiridos y tan apreciados por cuantos se interesan por la suerte de la clase obrera, quisoV. S. Rvma. añadir otro digno de vivísima admiración, ofreciéndose con toda espontaneidad a admitir gratuitamente en el Oratorio de San
Francisco de Sales, del que es Fundador y solícito e inteligente Director, a los muchachos de doce a dieciséis años que, en el caso de
invasión en esta nuestra querida Ciudad del morbo asiático, quedaren huérfanos de padres y abandonados.
La Administración Municipal, consciente de sus deberes, no ha omitido ni omite nada a fin de garantizar, de la mejor manera posible, la
inmunidad de la población contra la fatal peste que, desde hace ya bastante tiempo, siembra el luto en muchos municipios italianos; pero, s
fuese destino inexorable que también aquí deba segar el cólera sus víctimas, no dude que la Autoridad Municipal se valdrá del generoso
ofrecimiento, que V. S. Rvma. hace.Por tanto, y también en nombre de la Junta a la que entregué la carta que se cita
207al margen, le ofrezco, Reverendísimo Señor, palabras de merecida alabanza y sincera gratitud, por su nuevo acto de filantropía y le ruego
permita que aproveche la ocasión para manifestarle los sentimientos de mi total estima y gratitud.Turín, 25 de septiembre de 1884El Alcalde, DI SAMBUYEl mismo Alcalde tuvo que dirigirse a don Bosco para otro asunto. La condesa Sanseverino Vimercati y la princesa Stróngoli habían
pedido, desde Nápoles, al Alcalde de Turín que se dignase colocar en un colegio de su ciudad a algunos huerfanitos napolitanos, cuyos
padres habían sido víctimas del cólera, y, habiendo recibido respuesta afirmativa, se apresuraron a enviar a los dos primeros, que fueron
confiados al Oratorio. Pero, cuando volvió la normalidad a Nápoles, unos parientes de los dos niños reclamaron su regreso a la ciudad; por
lo que aquellas nobles señoras determinaron no enviar ninguno más a Turín. Comunicaron la cuestión al Alcalde y éste, lamentándose de
que no se hubiesen investigado antes las intenciones ((237)) de los parientes, se disculpó muy cortésmente con don Bosco 1.La caridad de don Bosco hubiera querido abrazar a todo el mundo. Avanzado el otoño, llegaron noticias de la India de que el cólera hacía
estragos por aquellos países y que, en todas partes, se abandonaba a los míseros huerfanitos. Cuando él lo oyó, su primer impulso fue decir
a don Juan Bautista Lemoyne:-Escribe en seguida a aquellos Obispos, diciéndoles que don Bosco está dispuesto a recibir y mantener a los jovencitos que le envíen.La caridad no conoce diversidad de razas, ni distancia de lugares.Cuando se volvieron a abrir las escuelas, hubo en el Oratorio una sola novedad. Por lo regular, los alumnos que pedían ingresar para
comenzar el bachillerato, entraban en agosto y empezaban un curso preparatorio; pero, aquel verano, aconsejaba la prudencia que no
comenzaran tan pronto. Se prorrogó, pues, su entrada hasta mediados de octubre y, después de una prueba de quince días, hicieron el
examen correspondiente al cuarto grado elemental, último entonces de la enseñanza primaria, sin excluir a los que presentaban el
certificado de haberlo aprobado. Los que no salieron airosos fueron devueltos a quienes los habían enviado para que siguiesen en otra parte
el curso elemental.El gran problema a resolver era siempre el de encontrar los recursos1 Véase Ap. Doc. núm. 27.
208económicos, y, por aquel entonces, crecía cada vez más la dificultad de la solución. Así comprendemos perfectamente qué quería decir don
Bosco cuando escribía al conde Colle 1: "El cólera ha hecho estragos en varias comarcas de Francia y ahora está atacando a Italia de
manera espantosa. Nuestras casas y nuestros muchachos se han librado, hasta ahora, pero la beneficencia ha disminuido de manera
alarmante; así que nos encontramos en grave dificultad para atender a los gastos que reclaman las construcciones y el mantenimiento de
nuestras obras". Y, sin embargo, se estaba todavía a primeros de septiembre. Por ((238)) no dejar nada sin intentar, don Bosco acudió a
todos los sacerdotes que pudo, pidiéndoles que lo ayudaran con la celebración gratuita de misas. Para ello dio una gran difusión a la
circular siguiente:Fin de Página: 209
VOLUMEN XVII Página: 209Muy reverendo y caritativo Sacerdote:Las dolorosas vicisitudes que, este año, afectaron a nuestros pueblos, han causado muchas desdichas especialmente en nuestras casas de
beneficencia. Eran muchos los jovencitos abandonados víctimas del cólera que iban pidiendo albergue. Y ahora, a fin de atender a estos
huerfanitos y socorrerlos, me he decidido a acudir a la caridad del clero, que ya me ayudó tantas veces y de tantas maneras.Para favorecer la beneficencia, ha habido algunas piadosas personas que me han encargado la celebración de un discreto número de misa
y, por ello, suplico a sacerdotes caritativos que quieran ayudarme celebrando o procurando que otros celebren las que les sugiera la
posibilidad de su corazón.Por tanto, aquellos sacerdotes que puedan contribuir a esta obra caritativa tengan la bondad de comunicarlo al Rvdo. don Luis Deppert,
prefecto de la sacristía de María Auxiliadora en Turín.Ruego, pues, a V. S. tenga a bien indicar a dicho sacerdote el número de misas que piensa celebrar y entregar la limosna para la obra que
se le propone en el espacio de un año.Los muchachos protegidos oirán cada día la santa misa, rezarán oraciones especiales y comulgarán frecuentemente por sus bienhechores.Yo me uniré a ellos invocando las bendiciones del cielo sobre estos beneméritos donantes y sus familias.Profundamente agradecido se profesa en J. C.Turín, 31 de octubre de 1884Su seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.Los lectores esperarán noticias sobre los efectos del antídoto de don Bosco. No parece exagerado afirmar que obró verdaderos prodigios.
El "buen Víctor", de Pinerolo, fue atacado por el mal mientras1 Turín, 10 de septiembre de 1884.
209oía misa y, obligado a salir de la iglesia, volvió después con gran dificultad al chalet para pedir a Viglietti una medalla bendecida. El buen
hombre se la colgó al cuello e, inmediatamente, se sintió perfectamente curado. Las hermanas de San José, ((239)) antes de salir de
Pinerolo para ir a asistir a los atacados del cólera, quisieron recibir de don Bosco la medalla y la bendición. El les prometió que todas
volverían incólumes, y así fue. El Obispo atribuía a la ida de don Bosco a su diócesis el que hubiera sido preservada del contagio.Relaciones llegadas a don Bosco o al Oratorio de mil lugares testimoniaban hechos individuales y colectivos, que demostraban la
portentosa eficacia de la medalla. Don Esteban Trione había administrado en Turín la unción de los enfermos a un atacado del cólera, cuya
familia no quería oír hablar de médicos por los consabidos miedos.El pobrecito estaba ya en las últimas. Y, sin embargo, así que se le hizo poner la medalla al cuello, cesaron los vómitos y desapareció en
breve todo síntoma alarmante.Los Salesianos repartieron muchas medallas el veintitrés de agosto a los muchachos internos y externos de La Spezia, y ninguno de los
que, dóciles a las sugerencias, se pusieron la medalla bendecida, fue atacado. Murieron, es verdad, algunos alumnos externos; pero se
descubrió que no habían hecho ningún caso de la medalla.Un hecho trágico confirmó que la inmunidad no se debía más que a la bondad de María. Una pobre mujer, que se enteró de las maravillas
de la medalla, corrió a hacerse con ella y se la puso al cuello de una hija de seis años, que luchaba contra las embestidas del mal. Mejoraba
la pequeñita a ojos vistas, cuando llegó el padre y, al ver aquel objeto religioso, se lo arrancó y lo tiró vomitando blasfemias. Recuperó
entonces el cólera su violencia y ya no se detuvo. Cuando el enloquecido padre vio que la niña, próxima a morir, juntaba sus manecitas en
ademán de oración, la obligó a extenderlas para no verla acudiendo a Dios.Más sensato se nos mostró el presidente del círculo anticlerical que ostentaba la figura de Satanás en el asta de la bandera. Al ser atacado
por los calambres, fue trasladado al lazareto y, aunque no quiso confesarse ni se confesó, mandó buscar la medalla, se la puso al cuello yFin de Página: 210
VOLUMEN XVII Página: 210curó. Era tan evidente en la ciudad la incolumidad de todos ((240)) los que llevaban la medalla, que los radicales, para distraer la atención
del público, se dedicaron a divulgar entre el pueblo que eran los católicos los que esparcían el cólera.Es interesante lo que sucedió en Génova. La masonería había organizado grupos de enfermeros en los barrios, para que procurasen
210alejar al sacerdote del lecho de los atacados por el cólera. Un intrépido ciudadano, Franco De Amicis, organizó, con la bendición del
Arzobispo, grupos de católicos y se presentó al alcalde para notificárselo. Este le preguntó qué señal empleaban los de sus grupos para ser
reconocidos y respondió:-La medalla de María Auxiliadora.Los presentes soltaron una carcajada; pero es el hecho que el veintidós de octubre escribía el señor De Amicis a don Bosco, diciendo:
"Su amabilísima Virgen ha librado de la epidemia a todos los miembros de mis grupos y a mi pobre persona". Y téngase en cuenta que,
durante unos cincuenta días, se alternaron en el servicio varios cientos de personas entre hombres y monjas 1.También en Francia las medallas de María Auxiliadora, bendecidas por don Bosco, fueron portadoras de la salvación. El Inspector, don
Pablo Albera, escribía a don Bosco desde Marsella 2: "La ciudad está casi despoblada. Más de cien mil habitantes huyeron; muchas calles
están completamente desiertas. A pesar de esta disminución, mueren cada día por término medio de noventa a cien personas. Pero se dice
que solamente dos tercios son víctimas del cólera, lo cual no quita que la epidemia sea un gran azote y cause gran mortandad en Marsella,
donde la media de muertos, cuando están en ella todos sus habitantes, es de treinta y tres a treinta y cinco. Algunos de los atacados por el
cólera mueren a las pocas horas, otros duran algo más. Se ha logrado salvar a algunos. Pero, en nuestra casa, gracias a la protección de
María Auxiliadora, que usted nos prometió y gracias también a las precauciones que se tuvieron, no hemos tenido todavía ni un solo caso.
Mejor; cuatro veces ((241)) vimos en algún pobre muchacho todos los síntomas del cólera, pero tuvimos la satisfacción de verlos
desaparecer a las pocas horas. íEs un milagro de la Virgen! Tenemos en casa todavía más de ciento cincuenta muchachos que, al parecer,
no saldrán, ni aun cuando se recrudeciera el cólera, unos porque son de la misma ciudad de Marsella y otros porque los padres no pueden
retirarlos. Los que marcharon a sus casas disfrutan de magnífica salud, y ninguno de ellos ha sido atacado todavía por la terrible peste.
Todos llevan al cuello la medalla de María Auxiliadora y hacen lo posible por practicar el remedio que usted ha sugerido. Otra noticia
consoladora es que ninguno de nuestros bienhechores y amigos ha caído enfermo hasta ahora".1 Puede leerse una extensa relación del señor De Amicis, fechada el 13 de noviembre, en LEMOYNE: La Virgen poderosa, o sea,
algunas gracias, etc. Turín, Tip. Sal., 1885, pág. 128 y ss.2 Boll Sal, septiembre 1884.
211Don Pablo Albera alude a la promesa hecha por don Bosco. Es realmente sorprendente el tono de seguridad, con que el Santo prometía la
preservación también a los franceses. Había escrito el día primero de julio a don José Ronchail, director de la casa de Niza: "Parece que
Dios quiere hacernos una visita. Procura que nuestros muchachos y amigos lleven consigo el antídoto seguro del cólera: la medalla de
María Auxiliadora y recen María Auxilium Chirstianorum ora pro nobis". Pues bien, el día dieciocho de agosto podía escribir a la señorita
Louvet: "Tengo una buena noticia que darle. Todas las casas de Francia, todos los bienhechores de nuestros jovencitos, gracias a María
Auxiliadora, han sido preservados del azote que aflige a Francia".Por el contrario, en el mes de noviembre, dirigió a don Pablo Albera unas palabras de sentido obscuro para el año siguiente.Queridísimo Albera:He escrito las cartas a las personas señaladas y en el sentido indicado. Espero que produzcan buen efecto.Hazme el favor de saludar afectuosamente a nuestros hermanos y, de manera especial, a nuestros muchachos. Di a todos que este año lo
hemos pasado bien y que debemos dar gracias a Dios de todo corazón. Temo que, el próximo año, nos visite de nuevo el mismo azote; pero
no me atrevo a prometer que no venga a molestarnos el cólera, salvo que vengáis vosotros en mi auxilio. "Y cómo? Que vengáis ((242)) en
mi auxilio con la buena conducta, la comunión frecuente y, particularmente, huyendo rigurosamente de todo lo que va contra la modestia.Dios nos bendiga a todos y reza por mi siempre precaria salud.Turín, 15 de noviembre de 1884Fin de Página: 212
VOLUMEN XVII Página: 212Afmo. amigo, JUAN BOSCO, Pbro.Durante el verano de 1885 reapareció el contagio en Marsella. Pero ya el treinta y uno de enero había dicho don Bosco hablando del
cólera:-El año pasado podía asegurar con certeza que las medallas de María Auxiliadora, llevadas con las condiciones prescritas, librarían a las
personas del cólera. Pero no sé si todavía este año querrá la Virgen mostrarse igualmente compasiva en esta circunstancia.Son palabras que dan motivo para pensar que la anterior seguridad del Santo tenía su fundamento en alguna indudable inspiración o
revelación celeste; sobre todo, al ver que, en la circular de enero de 1885 a los Cooperadores y Cooperadoras, pudo con toda sencillez y
seguridad formular la siguiente afirmación:
212"No ignoráis que, durante algunos meses, muchas ciudades y pueblos de Italia y Francia se vieron infestados por el terrible morbo
asiático, el cólera, y que la muerte segó muchos miles de vidas. Pero el Señor quiso, por su bondad, preservar del temido azote a todas las
casas salesianas y a las personas que las habitaban; es más, me halaga creer que haya tenido la misma misericordia con vosotros y vuestros
seres queridos".No faltaría, sin duda, especialmente entre ciertos periodistas, la mala voluntad de dar un mentís a su afirmación; pero nadie, en ninguna
parte, levantó el grito para contradecirlo.
213
((243))CAPITULO IXDON BOSCO Y LA EXPOSICION NACIONAL
DE TURINEL día 26 de abril de 1884 Turín estaba de fiesta. Los Soberanos de Italia con la intervención de toda la familia real, del cuerpo
diplomático y de los ignatarios del Estado, inauguraban solemnemente en esta ciudad la Exposición nacional de la industria, la ciencia y la
artes. Presidía la comisión de honor el príncipe Amadeo, hermano del Rey, y, la comisión ejecutiva, el diputado Tomás Villa. Los edificios
de la exposición se levantaban en la orilla izquierda del Po, en el amenísimo parque que rodea el castillo Valentino.Don Bosco había pensado presentar únicamente la tipografía salesiana, exponiendo su ya rica producción. Hizo su petición para ello en
mayo de 1883 y, el día dieciséis de julio, recibió la carta de admisión y se le asignaba un puesto conveniente en la galería (así decíase
entonces comúnmente, en lugar de pabellón) para la didáctica y la librería, en la que figuraban los productos de las artes gráficas. Allí,
pues, mandó trasladar mil volúmenes de todo tamaño y calidad: científicos, literarios, históricos, didácticos, religiosos, ediciones
ilustradas; el Boletín Salesiano en tres lenguas: italiana, francesa y española 1; además, ensayos de dibujo y de todo lo que se refería a
escuelas elementales, técnicas y de bachillerato clásico. Todo este material fue colocado en estantes de elegante estructura, donde se
destacaban muy bien variadas y preciosas encuadernaciones. ((244)) Todo este conjunto estaba ya preparado, cuando tuvo lugar la
inauguración 2.Pero, más adelante, el plan primitivo tomó mayores proporciones. El honorable Villa, de viaje por Suiza durante el otoño anterior para1 El Boletín en español se imprimía en Buenos Aires.2 Il Capitan Fracassa de Roma, en el número del día cinco de mayo, en un artículo titulado La Exposición de la literatura escribía: "Dos
editores descuellan por encima de todos. El Sonzogno, que, si no por otro motivo, es un especulador en grande y trafica con la literatura
como los negreros con los esclavos, y don Bosco, editor de la Biblioteca Salesiana, el cual sirve al vaticano mucho mejor que los treinta
editores, admirándose en ella las vitrinas historiadas y ostentosas en la sección didáctica".
214visitar la exposición de Zurich, fue a ver una de las más renombradas fábricas de la ciudad y le impresionó una valiosa máquina, que estaba
en construcción para la fabricación de papel. Preguntó para quién se construía y al oír que para el señor Bosco de Italia, replicó el diputado-Diga usted mejor para don Bosco, porque no hay quien no conozca a este hombre.Fin de Página: 215
VOLUMEN XVII Página: 215Y, en realidad, don Bosco había encargado aquella nueva máquina para su fábrica de papel en Mathi Torinese. A su regreso a Turín,
Villa instó para que la estupenda máquina luciera en las galerías de la Exposición. Don Bosco, sin titubear un instante, asintió, poniendo
como única condición que se le asignase una galería entera, donde colocaría y haría funcionar también las máquinas necesarias para la
producción del libro. Aunque al principio pareció excesiva su exigencia, dejó de serlo cuando explicó detalladamente su grandioso plan; es
más, la Comisión determinó construir una galería a propósito en un patio a lo largo de la inmensa galería del trabajo. La nueva galería
medía cincuenta y cinco metros de longitud por veinte de ancho. Sobre la puerta de entrada se leía:DON BOSCOFABRICA DE PAPEL, TIPOGRAFIA, FUNDICION,
ENCUADERNACION Y LIBRERIA SALESIANANo se equivocaba el señor Villa al decir que don Bosco era conocido; sin embargo, para aquellos tiempos, parecía un verdadero
anacronismo un cura expositor en una exposición nacional y en la sección del trabajo. ((245)) Por eso muchos, al pasar por delante y leer
aquella inscripción, sonreían, imaginando que se iban a encontrar con objetos de sacristía, que no les interesaría lo más mínimo. Pero,
cuando superando las prevenciones, se decidían a entrar, quedaban al punto impresionados por dos novedades: el trabajo y los obreros.
Estos, jóvenes de diversas edades, se ganaban la simpatía de los visitantes por la aplicación, compostura y serenidad con que cada uno
atendía a cumplir bien su papel. El trabajo a su vez cautivaba la atención general desde el primer momento hasta el fin. De suerte que aquel
departamento constituyó para el público una de las más interesantes atracciones en la gran exposición.La intención de don Bosco había sido dar una demostración práctica del múltiple trabajo que requiere la producción material del libro. Y
allí la curiosidad del público asistía al proceso gradual, por el que
215desde un montón de trapos sucios se llega a ver salir, por ejemplo, un elegante volumen de poesía. No faltaban, como hemos indicado, los
preliminares más realistas; división y selección de los trapos, su desempolvadura, lixiviación y reducción a pasta 1. Venía después toda una
compleja acción mecánica; los cilindros refinadores de la pasta, la caldera con los accesorios para introducir la pasta en los engranajes, el
aparato para producir papel continuo, el cortapapel para dar a las hojas el formato pedido; el laminador, la prensa y todo lo necesario para
disponer el papel por paquetes y resmas. Ver aquella pasta láctea purificarse paso a paso de toda clase de impurezas, despojarse de los
últimos restos fibrosos, soltar el agua, tomar la forma de tejido, consolidarse y, una vez seca, alisada, satinada, enrollarse y rayarse, ofrecía
un espectáculo que casi nadie había tenido ocasión de contemplar.
Un periódico dijo que ésta era la reina de las máquinas que se encontraban ((246)) en la Exposición 2. Lo dijo un mes antes de que
estuviese expuesta, pero otros periódicos hicieron suya la calificación, cuando se la vio funcionando el día veintiuno de junio. Don Bosco
asistió personalmente a la inauguración, acompañado por el teólogo Margotti y por don Celestino Durando y recibió las felicitaciones más
entusiastas de muchos señores de consideración, que le fueron presentados.Junto a la calandria o rodillo para dar lustre al papel, había una prensa de cuatro columnas con un indicador dinámico, original de don
Carlos Ghivarello. Venían inmediatamente después dos maquinitas para la fundición de caracteres; veíanse salir de ellas bonitas y limpias
las letras para pasar a las vecinas cajas de los cajistas. Seguía después una gran máquina tipográfica en movimiento (imprimía la novela
Fabiola y el catecismo breve); a continuación todos los utensilios para encuadernar y, por último, la venta del libro 3.Dos siniestros incidentes amenazaron con enlutar la exposición de don Bosco en los primeros días; hubo que dar gracias a María
Auxiliadora por haberse evitado dos defunciones.1 La pasta que se preparaba en la Galería no era suficiente para la producción diaria; por lo cual se adquirió a este propósito un
carro-cuba, llevar cada día la cantidad necesaria. La máquina producía unos diez tales de papel diarios.2 Unità Cattolica, 22 de mayo de 1884.3 También se adquirió un carro de cuatro ruedas, como los que se utilizan el servicio a domicilio de las mercancías llegadas por
ferrocarril y, con él, se llevaba cada mañana el material necesario para las diversas secciones y el abastecimiento del personal, que hacía
allí mismo la comida del mediodía. Entre adultos y muchachos atendían a los trabajos unas veinte personas. Las noticias de estas dos notas
nos las da el caballero José Mascarelli, que vive todavía (mayo 1934) y era entonces alumno fundidor.
216Fin de Página: 217
VOLUMEN XVII Página: 217El día treinta de junio hubo un joven de dieciséis años, llamado Marciano Bertotti, natural de Tortona, el cual fue a limpiar el largo y
ancho foso existente bajo la máquina de papel; cansado de trabajar, descansó un instante, mirando hacia el centro de la galería. Distraído
como estaba, apoyó la mano derecha sobre un gran cilindro en movimiento. Lo hizo sin darse cuenta y, al advertir el peligro, ya no tuvo
tiempo para apartar la mano, pues al girar el cilindro se la llevó bajo un segundo cilindro. Entre uno y otro apenas podía pasar una hoja de
papel. La pobre mano, aplastada entre aquellas dos potentes moles de hierro, quedo destrozada y en un santiamén desollada y machacada;
((247)) iba el brazo a seguir la misma suerte, cuando la manga de la camisa del brazo izquierdo, con el que el joven había intentado ayudar
el derecho, era asida y arrastrada por las dos mismas mordazas. El muchacho tuvo tanta serenidad como para no gritar y espantar a la gente
pero, por el excesivo dolor, lanzó un profundo suspiro. Esto bastó para llamar la atención del maquinista, hombre práctico, que
providencialmente se encontraba en aquel momento junto al lugar del peligro. Con mucha destreza quitó la correa, que ponía en
movimiento los dos cilindros, y éstos pararon al instante. Llevaron al muchacho al puesto de socorro urgentemente y, al verlo en graves
condiciones, condujéronle en un coche al hospital de San Juan, donde le aplicaron rápidamente las curas del caso. Gracias al Cielo, en
pocos días desaparecieron los síntomas alarmantes, de suerte que volvió al Oratorio, y, al cabo de un mes, estaba perfectamente curado.La segunda desgracia le tocó el día tres de julio a Egidio Franzioni, de Milán, que tenía unos quince años. Atendía a la guillotina de
papel. Aquel día el fieltro no funcionaba bien y no lanzaba al sitio exacto las hojas cortadas. El muchacho alargó el brazo y quiso agarrar
las hojas, que no bajaban como tenía que ser; pero no acertó a hacerlo en el momento justo y la cuchilla le llevó el índice de la mano
derecha. El recuerdo de la desgracia, ocurrida tres días antes a su compañero, hizo que tampoco él gritase para desahogar el dolor, sino que
dio unos golpes con los pies contra el suelo y corrió a la asistencia médica, donde le vendaron la mano y le llevaron al Oratorio. A las
pocas semanas tampoco él tenía mal alguno, salvo la pérdida del dedo. Era hijo de una actriz y, antes de abrirse la exposición, había
recibido una señalada gracia. A punto de morir por una fiebre tifoidea, se había confesado y preparado con mucha devoción para recibir la
Unción de los enfermos, porque, como declaró después, temía mucho morir. En cambio, tras recibir el último sacramento, empezó a
mejorar de tal manera que, al día siguiente, el médico, sumamente
217maravillado, lo declaró próximo a la convalecencia y, a los pocos días, lo encontró perfectamente sano.((248)) Al concurrir de una manera tan grandiosa a la Exposición, don Bosco esperaba sacar dos ventajas de orden religioso y moral, a
saber: demostrar que el clero apreciaba las artes y su progreso y dar un buen ejemplo con la santificación de los días festivos. Por esta
obediencia al precepto de la Iglesia, los diarios de la oposición pasaron tragos amargos, aunque, por un acuerdo más o menos tácito, para
no perjudicar la Exposición, evitaron levantar el grito en contra. El Fischietto, por ejemplo, que, en otros tiempos, no hubiera tenido pelos
en la lengua, con cierta sutil malicia imaginaba una pregunta y respuesta entre un visitante y uno de la Comisión. Decía el primero:-"Cómo se explica que las máquinas de don Bosco están paradas, y todas las demás están en movimiento? "No forma parte de la galería
del trabajo su exposición:-Sin duda, contestaba el otro. Pero, mire usted, hoy es domingo;
en la galería del trabajo don Bosco representa el descanso festivo.-íDichoso quien tiene rentas como para poder hacerlo!, exclamaba el visitante.No se crea que a don Bosco le fue fácil que aceptasen esta condición. Pero, por un lado, se mantuvo firme en repetir que no quería
profanar los días del Señor y, por otro, la Comisión ejecutiva estaba muy interesada en no dejarse escapar la espléndida máquina, y así ésta
cedió y él se salió con la suya.También tropezó don Bosco en la Exposición con los protestantes.
Repartían éstos a la puerta de entrada unos folletos, con las direcciones de sus correligionarios en Turín, Caserta, Civitavecchia, Florencia,
Génova, Livorno, Nápoles, Roma, Tívoli y, al mismo tiempo, despachaban opúsculos y libros de propaganda. Nos interesan
particularmente un opúsculo y un libro.El opúsculo se titulaba: Carta respetuosa de G. P. Meille, pastor de la iglesia evangélica valdense, a Su Eminencia Reverendísima el
Cardenal Alimonda, Arzobispo de Turín. El ((249)) pastor evangélico se aprovechaba de un caso recientemente ocurrido en la ciudad. Un
falso doctor, Augusto de los Barones de Meyer, oriundo de Ginebra, había abjurado junto con su esposa de los propios errores ante Su
Eminencia, en presencia de más de cien sacerdotes, en la iglesia del palacio episcopal. Ahora revelaba el señor Meille que se trataba de un
tal César Augusto Bufacchi, de Roma, que había apostatado ya tres veces y otras tres había abjurado para mofarse de la generosidad de los
católicos engañándolos. La indigna estafa servía al valdense para demostrar
218cómo los católicos estaban fácilmente dispuestos a tomar lo falso por verdadero también en sus apologías contra los protestantes. Pero
había algo más; el poco escrupuloso ministro pretendía desacreditar ante el público al Arzobispo, que el día de la llegada de sus AltezasFin de Página: 219
VOLUMEN XVII Página: 219Reales a Turín para la Exposición había sido objeto de insólitos honores por parte de sus Majestades y del Duque de Génova. Por varios
motivos, desagradó a don Bosco la fea maniobra; por lo cual encargó a don Juan Bonetti que escribiera y publicase una respuesta. Don
Juan Bonetti que, en este género literario, se encontraba en su elemento, contestó devolviendo la pelota con un opúsculo titulado: Verdades
y estafas. Pero al leerlo, se advierte en él cierta moderación de ideas y expresiones, que no debió ser espontánea, sino inspirada y querida
por don Bosco.Por el contrario, se dejó sin respuesta un libro de trescientas cuarenta y tres páginas muy apretadas, escrito por otro valdense, esta vez
anónimo, y que se vendía fuera de la Exposición por una lira. Del principio al fin era una diatriba contra El Joven Instruido de don Bosco1. Lo extraño del título "Las bochas de don Bosco o sea el joven provisto de confusión" es explicado en estos términos por el autor en la
Advertencia, que sirve de prólogo: "Tomé de nuestro dialecto la palabra boccia (bocha) y sus derivados, porque difícilmente se encuentra
otra en el diccionario italiano que encierre una síntesis más viva y popular del libro de don Bosco; en efecto, así como aquí en Piamonte
boccia no tiene más significado que una de las nueve bolas de madera, que constituyen el juego de las bochas; así los continuos cambios
dogmáticos ((250)) de la Iglesia Romana, representada hoy día por el constructor don Bosco, se asemejan a bochas, que ruedan
continuamente por el suelo, chocan y rebotan unas contra otras en las populares y clamorosas partidas del juego; y, por eso, forman un
doloroso y muy audaz contraste con las inmutables, serias, consoladoras y nunca contradictorias doctrinas evangélicas. Jamás se edificó
una casa con bochas u otros materiales redondos". Comenzando por el retrato de san Luis, con que se abre el precioso manual de piedad, e
discípulo de Valdo va pasando página tras página del libro de don Bosco y señala los errores, contradicciones, locas teorías, sofismas,
mentiras y doctrinas heréticas, según él. La tesis y, al mismo tiempo, el fin de esta verdadera "albóndiga" (utilizamos el mismo término
con que desacredita al Joven Instruido), se puede deducir del siguiente
1 Es el devocionario El Joven Instruido, titulado El Joven Cristiano en las últimas ediciones en español (N. del T.).
219apóstrofe de la página sesenta y seis: "Jóvenes, dejad las silicuas 1 de este doctor tenebroso y contradictorio y recibid lo que la fuente viva,
la fuente que sube al cielo, el verdadero Maestro os dice". Es decir, abandonad la enseñanza católica y abrazad el Evangelio según Pedro
Valdo. Un fruto del Evangelio valdense, como este libro, basta por sí solo para dar a conocer la planta que lo ha producido; el mismo
lenguaje descarado contra don Bosco será muy valdense, pero no es nada evangélico.Un sacerdote de la región de Trento que tuvo ocasión de conocer al Santo en la Exposición de Turín, publicó y divulgó un buen
opusculito sobre Don Bosco y sus obras. Tuvo la idea de hacerlo por lo que leyó en una Guía de la Exposición, en la que se decía, al
describir la galería del trabajo: "El célebre don Bosco, un sacerdote cuya actividad brindamos a todos los liberales, ha ocupado en la
Exposición un patio entero a la derecha 2". El autor presentaba al Siervo de Dios de esta manera: ""Quién es este sacerdote, que ha llegado
a imponerse a los mismos liberales? Si lo vierais, nada hallaríais en él que os revelara un genio sublime; es un simple sacerdote que, si bien
acaba de cumplir los ((251)) sesenta y nueve años, a primera vista, le daríais más de setenta. Contempladle un instante y leeréis claramente
en su frente la inspiración del espíritu divino que lo anima y lo ha elegido para realizador de obras tan estupendas; miradle un momento y
os será imposible no sentiros embargados de veneración y de amor por este encanecido anciano. Recibe con franqueza, mira con
perspicacia, encanta con su sonrisa, conversa con gracia e irradia de su fisonomía y de toda su persona un no sé qué de bondad que hechiza
y enamora". Fue a visitarle en Valdocco y refirió que le dijo estas palabras: "En mi casa hay pan, porque nos lo envía cada día la
Providencia; hay tanto trabajo que cada uno ha de trabajar por tres; y hay Paraíso, porque quien come y trabaja por Dios tiene derecho a un
rinconcito de Paraíso". Impresas con llamativos caracteres, sus trece páginas se devoran de un tirón y debieron servir en muchas ocasiones
para tapar la boca a detractores mal informados.Ya se sabe que las exposiciones dan ocasión para fiestas y banquetes muy diversos. En la galería del trabajo exponía sus productos un tal
José Torretta, fabricante de turrones y paisano de don Bosco, a quien se gloriaba de conocer desde la niñez. Organizó la Comisión1 Silicuas son, en Botánica, unos frutos simples, secos, abrideros, cuyas semillas se hallan alternativamente adheridas a las dos suturas(N. del T.).
2 Guía de la Exposición italiana de Turín. Tip. Ed. Sonzogno, Milán 1884, pág. 105.
220expositora de aquella sección un gran banquete para los expositores, previa entrega de la cuota de veinticinco liras. Torretta se encargó de
invitar a don Bosco a suscribirse, por lo que le escribió una carta llena de ruegos y exhortaciones. Pero don Bosco, vistos y considerados el
pro y el contra, determinó que don Miguel Rúa entregase las veinticinco liras y que, dada la distancia, excusase su ausencia. Por entonces
pasaba él unos días de descanso en Pinerolo 1.Encontrar a don Bosco entre los expositores era una sorpresa o una revelación para quien apenas lo conociese; mientras que, para el queFin de Página: 221
VOLUMEN XVII Página: 221ya tenía noticias de él, era un motivo más de admiración. ((252)) Así, uno que regresaba de Turín manifestó su estupor en un periódico
popular de Reggio Emilia y, por él, sabemos que la galería de don Bosco era una de las pocas donde se apiñaban los visitantes y se
advertían en sus caras señales evidentes de satisfacción y maravilla 2.Se aproximaba la clausura de la Exposición y había que asignar los premios a los expositores. Cada sección había nombrado su jurado y,
en la segunda quincena de septiembre, se procedió al correspondiente examen y se constituyó el jurado de revisión, que debía examinar las
reclamaciones contra los fallos formulados, pero que todavía no eran definitivos. Cuando don Bosco se enteró del fallo que le concernía, le
pareció que se le adjudicaba un premio muy inferior al merecido. De la máquina de papel no se hacía ninguna mención, por no ser de
fabricación italiana, y se le concedía por los productos del arte tipográfico en general una simple medalla de plata. En realidad, los manejos
para minusvalorar la actividad editorial de don Bosco habían comenzado con anterioridad; en efecto, el diario oficial de la Exposición
había publicado que, en la galería de don Bosco, no se imprimían más que "obras vulgares, mejor dicho, vulgarísimas". Se hizo observar
en seguida la falsedad de aquel juicio, contra el que clamaba también el hecho de que allí mismo se estaba imprimiendo precisamente
Fabiola, obra elegante, ilustrada con cien grabados. Pero no se quiso reparar el error y el jurado premió simplemente la Tipografía
Salesiana con medalla de plata "por su gran difusión de prensa en todo el mundo, por lo módico de los precios y, también, por la grandiosa
instalación de la galería especial, con la que, del trapo al papel y de éste a la impresión y encuadernación, se obtiene el libro".Don Bosco salió en defensa de sus derechos, elevando primero a la Comisión ejecutiva sus observaciones; presentó a continuación
((253))1 Carta de Viglietti a don Bosco, Pinerolo, 17 de agosto de 1884.2 Il Reggionello, 4 de octubre de 1884.
221sus protestas al Jurado de revisión, añadiendo que, si no se cambiaba el fallo en los puntos discutidos, él renunciaría a todo reconocimiento
oficial, satisfecho con el aplauso, que con abundancia habíale rendido el público. Aquí tiene el lector su carta.Honorabilísima Comisión Ejecutiva:(Oficina del Jurado de revisión).Con fecha del veintitrés de los corrientes, se escribió en mi nombre a esa Honorable Comisión una carta, en la que se hacían algunas
observaciones acerca del fallo del Jurado y del premio de la Medalla de Plata, que se adjudicaba a las múltiples obras de mis Tipografías,
expuestas en la Galería de la Didáctica en la Exposición Italiana.Volviendo sobre el tema, me permito añadir, para norma del mismo Jurado algunas observaciones, como éstas: la publicación mensual de
Clásicos Italianos expurgados para uso de la juventud y científicamente anotados que, hace dieciséis años, se está imprimiendo en mi
Tipografía de Turín, cuyos ejemplares sobrepasan ya los trescientos mil; la publicación mensual de nuestras Lecturas populares en edición
económica, que alcanzó desde su origen el año trigésimo tercero y cuyos ejemplares superan la cantidad de dos millones; la centésima
reimpresión del Giovane Provveduto (El Joven Instruido), cuyos ejemplares alcanzaron los seis millones y otras obritas de menos bulto y
de igual naturaleza, cuya difusión es incalculable; y los Clásicos Latinos y Griegos con sus correspondientes Gramáticas, compuestos por
Profesores de mis Institutos, apreciados y elogiados por personas competentes y universalmente aceptados, como lo prueban las abundante
y frecuentes ediciones, que de ellos se hicieron. Además, otras obras de Historia, Pedagogía, Geografía, Aritmética, apreciadas y muy
difundidas, cuyos módicos precios están al alcance de personas de toda condición y se prestan a gran difusión; un discreto número de
ediciones de diverso formato y cantidad, con grabados o sin ellos, pero siempre elegantes por el papel y la impresión; y muchas otras
publicaciones que, por brevedad, dejo de mencionar, me parecen motivos suficientes para interesar al Jurado responsable, e inducirlo a
adjudicar un premio no inferior a los concedidos a expositores, cuyas publicaciones son inferiores a las mías, en calidad y en cantidad.También hago notar al Jurado que los trabajos arriba mencionados se realizan, en todas mis Tipografías, por jóvenes pobres internados en
mis institutos y preparados de esta manera para ganarse honradamente, más adelante, el pan de la vida; y, eso no obstante, la ejecución de
los trabajos no es inferior (a juicio de los peritos en el arte) a otras obras expuestas por varios ((254)) editores que obtuvieron un premio,
no sólo igual, sino, como me fue referido, superior al mío.Tampoco he de omitir que mis obras no fueron consideradas y valoradas adecuadamente por el Jurado, por lo cual, me parece que no
pudo emitirse su juicio con pleno conocimiento de causa sobre su mérito, tal como se expresaron algunos expertos editores en el cotejo de
nuestros libros con los ajenos, amén de los elegantes grabados ejecutados en la galería de mi máquina de papel y a la vista del público.Fin de Página: 222
VOLUMEN XVII Página: 222Por lo que se refiere a mi máquina de papel, si fue bien comprendida, se me ofrecería simplemente un certificado de benemerencia,
excluyéndome de esta forma del número de los concursantes y de los premiados. Aun suponiendo que no se deba tener en cuenta la
máquina de papel por ser extranjera, me parece, no obstante, que deba tomarse en consideración el trabajo perfeccionado de la misma y la
industria del que la adquirió y firma la presente, el cual promueve de este modo, con ingente
222menoscabo de su trabajo, en la actual Exposición Italiana el arte y el trabajo con más amplia producción.Además, me causa sorpresa también que el Jurado no haya prestado ninguna atención a mi función tipográfica, a la composición e
impresión de los libros y a su correspondiente encuadernación, cuya ejecución estuvo plenamente presentada, en plan de funcionamiento
constante en la galería misma y, mediante la cual, se puso ante los ojos del público el ingenioso proceso, con que se obtiene el libro,
pasando del trapo al papel, a los tipos, a la impresión y a la encuadernación.Por todas estas razones, fue unánime el juicio favorable del público, el cual también tendría que pesar en la balanza utilizada por el
Jurado al asignar los premios.Ruego, por tanto, a la Honorable Comisión que, por medio del Jurado de Revisión, tenga a bien otorgar un fallo más conforme con el
mérito de las obras arriba mencionadas y no dé ningún motivo al público para pronunciar juicios desfavorables a este propósito.Espero se tomen en consideración estas mis observaciones. Y, si así no fuera, renuncio desde ahora a cualquier premio o certificado,
añadiendo que esa Comisión dé las órdenes oportunas para que no se haga mención alguna en la prensa, del fallo, del premio, ni del mismo
certificado.En este caso, me basta haber podido concurrir con mi obra a la grandiosa Exposición del ingenio y la industria italiana y haber
demostrado con los hechos el interés que, en el curso de más de cuarenta años, he tenido siempre por promover, junto con el bienestar
moral y material de la juventud pobre y desamparada, el verdadero progreso también de las ciencias y de las artes.Son premio suficiente para mí las apreciaciones del público, que tuvo ocasión de cerciorarse por sus propios ojos de la índole de mi obra
y de mis colaboradores.((255)) Aprovecho esta favorable ocasión para desear a la Honorable Comisión y al respetable Jurado todo bien de Dios y profesarme con
todo aprecioDe sus Ilmas. SeñoríasTurín, 25 de octubre de 1884Su seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.Pero el Jurado de Revisión no se dignó dar ni siquiera una ojeada a las razones aquí aducidas; únicamente añadió a la medalla de plata
por la producción tipográfica un irrisorio certificado de benemerencia por la máquina de papel, equivalente a una pura y seca muestra de
agradecimiento, como la que se entregaba a todos los expositores de la Galería del Trabajo. Contra la monstruosa injusticia se alzó la
prensa católica 1; pero, con la presencia de tantos masones que intervenían en comisiones, juntas y jurados, necesariamente el insulso
espíritu anticlerical del siglo diecinueve tenía que imprimir carácter partidista1 Amico del popolo de Prato, (31 de octubre, 8 y 15 de noviembre); Eco d'Italia de Génova (9 de noviembre); Diritto Cattolico de
Módena (11 de noviembre); Corriere de Torino (13 de noviembre); Libertà Cattolica de Nápoles (13 de noviembre). L'Unitá Cattolica se
calló; pero es muy probable que así lo quisiera don Bosco, amigo de Margotti y enemigo de polémicas.
223a una obra emprendida en la capital de Piamonte bajo los mejores auspicios de común concordia y alegría. "Hombres de sano juicio e
inteligencia, escribió el Corriere de Torino, afirmaban que don Bosco era digno del Diploma de honor", pero "ahí tienen ustedes la gran
culpa del venerando sacerdote, explicaba el Eco d'Italia, él contraría e impide poderosamente la propaganda radical y republicana entre la
juventud y trabaja incansablemente y con espléndido éxito por la solución cristiana (esto es, la única posible) de la tremenda cuestión
social" 1.Fin de Página: 224
VOLUMEN XVII Página: 2241 Un Cooperador de Lyon, muy probablemente sacerdote, visitó a don Bosco, el Oratorio y la Exposición y daba después sus
impresiones en una hermosa carta publicada en el Boletín francés de diciembre (Ap. Doc. 28).
224
((256))CAPITULO XTESTAMENTO PATERNO
Y DISPOSICION DEL PAPALA disminución de las fuerzas y el aumento de los achaques hacían que don Bosco considerase cercano su fin. En una carta, del día
diecisiete de octubre a don Joaquín Berto, ponía esta posdata: "No olvidemos nunca que no está muy lejano el tiempo en que tú y yo
tendremos que dar cuenta al Señor de nuestras acciones". Pensaba entonces en lo que podría suceder después de su muerte y, de vez en
cuando, confiaba al papel lo que le parecía debían tener en cuenta los suyos, cuando él partiera para la eternidad.No tenía sobre este punto un plan prefijado, ni tampoco un orden de ideas que exponer sistemáticamente, pero fue escribiendo, durante e
mes de septiembre, en un sencillo cuaderno aquello que, de vez en cuando, le dictaba la mente. Y que lo hacía de esta manera a la ventura,
se ve también por el hecho de que acá y allá intercaló una o más cartas, que su sucesor debería después recoger, transcribir y enviar a
determinadas personas, cuyo recuerdo se le representaba casualmente. Dejadas por ahora estas cartas, publicaremos con la mayor
escrupulosa integridad los avisos paternales que, a manera de testamento espiritual, dirigía el buen Padre a sus amados hijos ante la
eventualidad de tener que dejarlos pronto huérfanos.((257)) A mi muerte, el Sucesor, por algún tiempo, dispondrá que:1.° Se suspendan las obras en construcción.2.° No se abran nuevas casas, no se exageren las deudas; sino que, de común acuerdo, hagan todos las necesarias diligencias para pagar la
sucesión, extinguir las deudas, completar el personal de las casas existentes.3.° Con una carta especial, se notifique mi muerte, se den las gracias a nuestros bienhechores principales y se les ruegue que continúen.
Asegúreseles que, si por la misericordia de Dios puedo ir al cielo, invocaré sobre todos, y a cada instante, las divinas bendiciones... sobre
todos.4.° Hágase una invitación a todos los socios para mantenerse (serenos) en esa ocasión. Nada de lágrimas, sino ánimo y sacrificio de todo
género para perseverar en la sociedad y sostener las obras, que la Providencia de Dios nos ha confiado.5.° Invítese a los jóvenes a rezar para que Dios me abrevie las penas del Purgatorio, si, como espero, Dios me concede morir en su santa
gracia.
2256.° Dígase a todos los socios salesianos que espero verlos a todos en la bienaventurada eternidad 1 .CAPITULO SUPERIOR 2Cuando ocurra mi fallecimiento reúnase el Capítulo, esté normalmente dispuesto para toda eventualidad y no se ausente ninguno como
no sea por motivos absolutamente necesarios.Mi Vicario, de acuerdo con el 3 Prefecto, prepare y lea en Capítulo una carta que será enviada a todos los hermanos, en la que se
notifique mi muerte, se les recomienden oraciones por mí y por la normal elección de mi sucesor.Determine el día para la elección del nuevo Rector Mayor y dé tiempo para que los de América y de otros países lejanos puedan
intervenir, si no se lo impiden absolutamente 4 graves motivos.Advierto aquí dos cosas de la mayor importancia.Fin de Página: 226
VOLUMEN XVII Página: 2261.° Guárdese el secreto sobre las deliberaciones capitulares y, si hay algo que comunicar a otros, encárguese a uno expresamente este
cometido. Pero éste ponga mucha atención para no mencionar miembro alguno del Capítulo, que haya dado voto afirmativo o negativo o
haya dicho una frase o palabra determinada.2.° Manténgase como principio invariable el no conservar propiedad alguna de bienes inmuebles, excepto las casas y las ((258))
dependencias, que sean necesarias para la salud de los hermanos y la de los alumnos. La conservación de inmuebles rentables es una
ofensa, que se hace a la divina Providencia que, de manera maravillosa, y diría prodigiosa, acude siempre en nuestra ayuda.Al permitir la construcción o reparación de casas, procédase con todo rigor para impedir el lujo, la magnificencia y la elegancia. Apenas
empiecen a aparecer las comodidades burguesas en el vestido y alimentación, en las habitaciones o en las casas, principia la decadencia de
nuestra Congregación.A TODOS MIS QUERIDOS HIJOS EN J. C.Después de mi entierro mi Vicario de acuerdo con el Prefecto envíe a todos los hermanos estos mis últimos pensamientos de mi vida
mortal.Mis queridos y amados hijos en J. C.:Antes de partir para mi eternidad debo cumplir con vosotros algunos deberes y saciar así un vivo deseo de mi corazón. Ante todo, os
agradezco, con el más ardiente afecto del alma, la obediencia que me habéis prestado y lo que habéis trabajado para sostener y propagar
nuestra Congregación.Os dejo aquí en la tierra, mas sólo por poco tiempo. Espero que la infinita misericordia de Dios haga que nos podamos encontrar todos
un día en la dichosa eternidad. Allí os espero.1 Estas seis recomendaciones no están en el cuaderno de apuntes, sino en una hoja aparte.2 Los subtítulos son también de don Bosco.3 Las palabras en letra cursiva (salvo las latinas) fueron añadidas después por don Bosco; éstas y otras parecidas, cuando don Miguel Rúa
actuaba como Vicario.4 También este adverbio es una añadidura posterior.
226Os recomiendo que no lloréis por mi muerte. Es ésta una deuda que todos debemos pagar, pero después se nos recompensará con
largueza todo trabajo realizado por amor de nuestro Maestro el buen Jesús.En vez de llorar, haced firmes y eficaces propósitos para perseverar firmes en la vocación hasta la muerte. Vigilad y haced que ni el amor
del mundo, ni el afecto a los parientes, ni el deseo de una vida más cómoda os muevan al gran disparate de profanar los santos votos y
traicionar de este modo la profesión religiosa, con la que nos hemos consagrado al Señor. Nadie vuelva a tomar para sí lo que hemos dado
a Dios.Si me habéis amado en el pasado, seguid amándome en el porvenir, con la exacta observancia de las constituciones.Vuestro primer Rector ha muerto, pero nuestro verdadero superior, Jesucristo, no morirá. El será siempre nuestro maestro, nuestro guía,
nuestro modelo; pero recordad que, a su tiempo, él mismo será nuestro Juez y remunerador de nuestra fidelidad a su servicio.Vuestro Rector ha muerto, pero será elegido otro que cuidará de vosotros y de vuestra salvación eterna. Escuchadle, amadle y
obedecedle; rezad por él como lo habéis hecho conmigo.Adiós, queridos hijos, adiós. Os espero en el Cielo. Allí hablaremos de Dios, de María, Madre y sostén de nuestra Congregación, allí
bendeciremos eternamente esta nuestra Congregación, que ((259)) contribuyó poderosa y eficazmente a salvarnos con la observancia de sus
reglas. Sit nomen Domini benedictum ex hoc nunc et usque in saeculum. In te, Domine, speravi; non confundar in aeternum.Fin de Página: 227
VOLUMEN XVII Página: 227ELECCION DEL NUEVO SUPERIORInhumados mis restos mortales, reunidos y llegados los electores al lugar establecido, se cumplirá lo prescrito para los sufragios del
Rector difunto, para efectuar la inminente elección y para el reconocimiento del nuevo Superior de la Congregación.Bueno será que todo sea comunicado rápidamente al Padre Santo y que se pida una bendición especial para este importantísimo acto.Después, dará cada uno su voto al que juzgue más idóneo para promover la mayor gloria de Dios y el provecho de nuestra pía Sociedad,
sin mirar a afectos humanos o cálculos de ninguna clase. Por consiguiente:1.° Que sea conocido por su ejemplaridad en la observancia de nuestras reglas.2.° No haya intervenido nunca en asuntos que lo hayan comprometido ante las autoridades civiles o eclesiásticas o lo hayan hecho odiosoo despreciable a los socios de nuestra misma Sociedad.
3.° Se haya distinguido por su adhesión a la Santa Sede y para todo lo que de alguna manera se relacione con ella.Una vez hecha la elección y sea conocido, es más, proclamado el nuevo Rector Mayor, todos los electores besarán su mano, luego se
arrodillarán y cantarán el Te Deum. Después darán una señal ostensible de sumisión, renovando los votos, como se hace en los ejercicios
espirituales.
227EL NUEVO RECTOR MAYOR1.° Dirigirá algunas palabras a los electores, les dará las gracias por la confianza que han puesto en él, y les asegurará que quiere ser el
padre, el amigo, el hermano de todos; pida su cooperación y, cuando haga falta, su consejo.2.° Comunicará en seguida al Padre Santo su elección y se pondrá a sí mismo y a la Sociedad Salesiana a las órdenes y a los consejos del
Supremo Jerarca de la Iglesia.3.° Enviará después una carta circular a todos los Hermanos y otra a las Hijas de María Auxiliadora.4.° Escribirá otra carta a nuestros bienhechores y a nuestros Cooperadores, agradeciéndoles de mi parte todo lo que han hecho por
nosotros, mientras yo vivía en esta tierra; rogándoles sigan prestándonos su ayuda para sostén de las obras salesianas. Siempre con la firme
esperanza de ser recibido en la misericordia del Señor, rogaré desde allí incesantemente por ellos. Pero adviértase, dígase y predíquese
siempre que María Auxiliadora ((260)) ha obtenido y obtendrá siempre gracias particulares, hasta extraordinarias y milagrosas, a los que
ayudan a dar educación cristiana a la juventud en peligro mediante las obras, el consejo y el buen ejemplo o, simplemente, mediante la
oración.Una vez cumplidos estos primeros e importantes deberes, el nuevo Rector aplíquese con toda solicitud a conocer bien el estado
económico de la Congregación. Examine si hay deudas y cuándo hay que pagarlas.Conviene que, al menos por algún tiempo, no se abran nuevas casas, no se comiencen nuevas construcciones, ni siquiera trabajos nuevos
que no sean estrictamente necesarios.Particularmente pido que no se dé publicidad a las deudas, que dejó el Rector difunto. Esto se prestaría a suponer una mala
administración de los administradores y del mismo superior y causaría alguna desconfianza en la opinión pública.RECUERDO IMPORTANTE PARA EL CAPITULO SUPERIORSi antes de la elección del nuevo Rector, falleciese algún miembro del Capítulo, el Rector haga uso de su derecho y complete el número
con consejeros suplentes para el tiempo que debe transcurrir antes del sexenio establecido para la elección general de cada uno de los
consejeros o miembros del Capítulo.Pero el recuerdo importante, y que considero fundamental, es que se haga de modo que ningún miembro tenga ocupaciones ajenas y no
relacionadas directamente con la administración de nuestra pía Sociedad. Es más, pienso que no exagero al afirmar que nuestraFin de Página: 228
VOLUMEN XVII Página: 228Congregación tendrá siempre un vacío hasta que cada uno de los miembros del Capítulo no esté exclusivamente dedicado a lo determinado
por el reglamento aprobado en las deliberaciones capitulares.Habrá que superar para este fin muchas dificultades, pero háganse sacrificios y concédase este gran beneficio a toda la Congregación.UN RECUERDO PARA EL RECTOR MAYOREl Rector Mayor lea y practique los avisos que acostumbro dar a todos los Directores de nuevas casas, especialmente en cuanto al tiempo
necesario para el descanso y la alimentación.
228AL DIRECTOR DE CADA CASAEl Director de cada casa tenga paciencia y trate de conocer a fondo las personas o, mejor, examine con diligencia cuánto valen los
Hermanos que trabajan a sus órdenes. Exija lo que pueden hacer y no más. Es indispensable que conozca el reglamento que debe practicar
cada hermano ((261)) en el cargo que tiene confiado, para lo cual tenga cada uno a su disposición al menos la sección de las reglas que le
corresponden.Aplique su solicitud de una manera particular a las relaciones morales de los maestros y asistentes entre sí y con los alumnos, que les
están confiados.AVISOS ESPECIALES PARA TODOS1.° Recomiendo encarecidamente a todos mis hijos que vigilen para no decir ni afirmar nunca, de palabra o por escrito, que don Bosco
haya obtenido gracias de Dios o haya realizado milagros. Quien esto hiciese cometería un error pernicioso. Aunque la bondad de Dios haya
sido generosa conmigo, sin embargo, nunca he pretendido conocer o realizar cosas sobrenaturales. Yo no he hecho más que rezar y hacer
que las almas buenas pidiesen gracias al Señor. Eso sí, siempre he experimentado la eficacia de las oraciones y comuniones de nuestros
jóvenes. Dios compasivo y su Santísima Madre nos prodigaron ayuda en nuestras necesidades. Esto se cumplió especialmente siempre que
nos encontrábamos en apuros para proveer de lo necesario a nuestros muchachos pobres y abandonados, y, más aún, cuando éstos se
encontraban en peligro para sus almas.2.° La Santísima Virgen María seguirá ciertamente protegiendo a nuestra Congregación y a las obras Salesianas, si seguimos confiando
en Ella y promoviendo su culto. Sean siempre encarecidamente inculcadas en público y en privado sus fiestas y más todavía sus
solemnidades, sus novenas, sus triduos y el mes a Ella dedicado; con hojitas, libros, medallas, estampas y publicando o simplemente
contando las gracias y las bendiciones que esta nuestra celestial bienhechora concede en cada momento a la doliente humanidad.3.° Dos fuentes de gracias para nosotros son: recomendar preventivamente en todas las ocasiones que podamos aprovechar para inculcar
a nuestros jóvenes alumnos que se acerquen, para honrar a María, a los santos Sacramentos o hagan siquiera alguna obra de piedad.Que el oír con devoción la santa misa, visitar a Jesús Sacramentado, recibir con frecuencia la comunión sacramental o, al menos,
espiritualmente, son cosas que agradan mucho a María y un medio poderoso para alcanzar gracias especiales.LAS VOCACIONES ECLESIASTICASDios suscitó a la pobre Congregación Salesiana para promover las vocaciones eclesiásticas entre la juventud pobre o de inferior
condición.Las familias acomodadas están generalmente demasiado contaminadas por el espíritu del mundo, que desgraciadamente beben muy a
menudo sus hijos, a los que hacen perder de este modo el germen de vocación, que Dios ((262)) ha sembrado en su corazón. Si este espíritu
se cultiva y se desarrolla, llega a madurez y da abundantes frutos. De lo contrario, no sólo el germen de vocación, sino a menudo la
vocación
229misma, ya nacida y crecida con buenos auspicios, queda ahogada o languidece y se pierde.Fin de Página: 230
VOLUMEN XVII Página: 230Los periódicos, los libros malos, los compañeros y las conversaciones indiscretas en familia son, a menudo, causa funesta de la pérdida
de las vocaciones y, no raras veces, por desgracia, el estrago y extravío de los mismos, que han hecho ya la elección de estado.Recordemos que nosotros regalamos un gran tesoro a la Iglesia cuando procuramos una buena vocación y hacemos que esta vocación o
este sacerdote vaya a la Diócesis, a las Misiones o a una casa religiosa; siempre será un gran tesoro que se regala a la Iglesia de Jesucristo.Pero no se aconseje a cualquier jovencito, si no está seguro de conservar la virtud angélica en el grado establecido por la sana Teología.
Transíjase en cuanto a la mediocridad de talento; pero no en cuanto a la falta de la virtud de que hablamos.LA OBRA DE MARIA AUXILIADORACultivad la obra de María Santísima Auxiliadora, de acuerdo con el programa que ya conocéis. Por falta de medios, no dejéis nunca de
recibir a un joven, que dé buenas esperanzas de vocación. Gastad todo lo que tenéis; si es preciso, id incluso a pedir limosna y, si después
de esto os encontráis faltos de medios, no os apesadumbréis, pues la Santísima Virgen os auxiliará de alguna manera, aun prodigiosamenteVOCACION A LA CONGREGACION SALESIANAEl trabajo, la buena y ejemplar conducta de nuestros hermanos ganan y, por así decir, arrastran a sus alumnos a imitar sus ejemplos.
Háganse sacrificios económicos y personales, pero practíquese el sistema preventivo y tendremos vocaciones en abundancia.Si no se pueden suprimir, procúrese al menos disminuir los días de vacaciones, por cuanto fuere posible.La paciencia y la dulzura, las cristianas relaciones de los Maestros con los alumnos, despiertan muchas vocaciones entre ellos. Pero
también aquí póngase mucha atención para no aceptarlos nunca entre los Socios, y menos todavía para el estado eclesiástico, si no hay
certeza moral de conservar la virtud angelical.Cuando el Director de una de nuestras casas descubra a algún alumno de costumbres sencillas, de buen carácter, procure ganarse su
amistad. Dígale a menudo alguna palabra, escúchele de buena gana en la confesión, encomiéndese a sus oraciones; asegúrele que reza por
él en la santa misa; invítele, por ejemplo, a comulgar en honor de la Bienaventurada Virgen o en sufragio de las almas del Purgatorio, por
sus parientes, por sus estudios y cosas parecidas.((263)) Al acercarse el final de sus estudios de bachillerato, convénzale para seguir la vocación, el lugar que él considera más provechoso
para su alma y que más le consolará en la hora de la muerte.Compare la situación de su conciencia y observe si era mejor en su casa, durante las vacaciones o en el colegio, etc.Pero trate de impedir la vocación eclesiástica en aquellos que quisiesen abrazarla para ayudar a la propia familia por el motivo de ser
pobre. En estos casos, aconséjese tomar otro camino, otra profesión, un arte, un oficio, pero jamás el estado eclesiástico.
230ASPIRANTESEntendemos aquí por aspirantes a los jovencitos que desean seguir un plan de vida cristiana, que los haga dignos para ingresar en su día
en la Congregación Salesiana, bien como clérigos, bien como hermanos coadjutores.Dedíquese a ellos especial cuidado. Pero admítase únicamente en esta categoría a los que tienen intención de hacerse Salesianos o que, al
menos, no se opongan a ello cuando sea ésta la voluntad de Dios.Déseles una conferencia especial por lo menos dos veces al mes.Trátese en estas conferencias de lo que un jovencito debe hacer o evitar para llegar a ser un buen cristiano. El Joven Cristiano
proporciona los principales temas sobre esta materia. Pero no se les hable de nuestras reglas en particular, ni de los votos, ni de abandonar
su casa o a sus padres; son cuestiones que se abrirán paso en su corazón, sin convertirlas en tema de razonamiento. Téngase muy presente
el gran principio: hay que darse a Dios más temprano o más tarde; y Dios llama bienaventurado al que se consagra a Dios en la juventud.
Beatus homo cum portaverit iugum ab adolescentia sua. Al fin y a la postre, más tarde o más temprano, por amor o por fuerza, con todos
sus halagos, parientes, amigos y casa hay que dejar el mundo, hay que dejarlo todo y dejarlo para siempre.Fin de Página: 231
VOLUMEN XVII Página: 231ACEPTACION DE LOS NOVICIOSLos aspirantes, probados y conocidos como se acaba de decir, pueden fácilmente admitirse entre los novicios. No así, cuando se trate de
los que viven o hacen sus estudios fuera de nuestras casas. Estos deben seguir fielmente las normas establecidas por nuestras constituciones
para los aspirantes.LOS NOVICIOSEl tiempo de la prueba verdadera o noviciado es para nosotros como una criba para conocer el buen trigo y quedarnos con él si conviene.
Por el contrario, hay que escardar la mala hierba y, después, echarla con la cizaña fuera de nuestro jardín.((264)) Nótese bien que nuestra Congregación no ha sido fundada para los que llevaron una vida mundana y luego quieran venir con
nosotros para convertirse. Nuestra Congregación no es para ellos. Nosotros necesitamos socios seguros y probados en la virtud. Vengan,
mas no para perfeccionarse a sí mismos, sino para ejercitarse en la perfección cristiana y librar de los inmensos y graves peligros, en que
generalmente se encuentran los muchachos pobres y abandonados. Los que ya fueron víctimas de las miserias humanas, que naufragaron en
la fe o en las costumbre; ésos no se hagan sacerdotes o encaminénse a órdenes claustrales o penitentes. Durante el año de prueba, obsérvese
cuidadosamente su salud, su moralidad, su ciencia y dése cuenta exacta de ello al Capítulo Superior. Pero el Director del Noviciado
procure no presentar nunca para la aceptación a aquellos novicios de cuya moralidad no estuviese seguro concienzudamente 1.1 Subrayado por don Bosco.
231ACEPTACIONPara la aceptación, síganse las normas prescritas por la santa Iglesia, por nuestras Constituciones y por las deliberaciones capitulares, ya
sea para la aceptación al noviciado, ya sea para la aceptación definitiva a la profesión religiosa. Dígase el pro y el contra de cada candidato
pero la votación sea siempre secreta 1, de modo que un miembro del Capítulo no conozca el voto del otro.DESPIDOSEn los despidos debemos imitar al jardinero, que escarda y echa fuera de su jardín las hierbas malas o simplemente inútiles. Pero téngase
muy presente que, a menudo, la conciencia meticulosa induce a temer sobre la vocación, hasta cuando no hay motivo alguno para temer.
Por consiguiente, examínese a fondo el motivo o motivos por los que se pide el despido. Y no se conceda sino cuando lo reclame un
motivo grave 2; esto es, cuando la permanencia del socio en la Congregación fuese de grave daño espiritual o también temporal para él
mismo o para la Congregación.En estos casos obsérvese si basta un despido ad tempus o si debe ser definitivo. Pero guárdense siempre todas las consideraciones con el
que va a ser despedido y háganse incluso sacrificios, a fin de que el socio salga en buena armonía y amistad con la Congregación. Pero, de
ordinario, no se tengan con él más relaciones que las que convienen al buen cristiano. Y no se le ofrezca hospitalidad, sino en los casos de
verdadera y demostrada necesidad, y siempre momentáneamente.((265)) Cuando un socio se marcha, ayúdesele a encontrar una colocación o por lo menos un puesto, donde pueda ganar honestamente el
sustento.VIDA COMUNHágase toda clase de esfuerzos para mantener la vida común. Los Superiores manden y exijan lo que cada uno puede hacer y no más.
Pero, cuando a un novicio le falta la salud para cumplir los deberes que prescriben nuestras reglas, no se le puede aceptar para la profesión
religiosa y, si su mal parece crónico, devuélvasele a la casa paterna. Pero si se trata de un profeso, quédese con nosotros y guárdensele los
debidos miramientos. Pero no se olvide nunca que somos pobres y nadie pretenda atenciones superiores a la condición de una persona, que
está consagrada a Dios con el voto de pobreza. Sin embargo, guárdense especialísimos miramientos con aquellos que, con sus trabajos o de
otra manera, hayan aportado notable provecho a la Congregación. Es más, cuando pueda serles útil un cambio de clima, de alimento o ir aFin de Página: 232
VOLUMEN XVII Página: 232respirar el aire de su pueblo natal, hágase esto, mas siempre con el dictamen del médico.Pero limítense estos miramientos al tiempo de la enfermedad y de la convalecencia, y cuídese para que no se conviertan en una segunda
mesa. Esto sería la peste de la vida común. Por consiguiente, cuando un convaleciente puede volver a la mesa de los hermanos, hágase;
pero guárdesele siempre atención especial en las ocupaciones y no se le confíen trabajos superiores a sus fuerzas.1 Subrayado por don Bosco.2 Letra cursiva de don Bosco.En este importante asunto, procédase con suma caridad, prudencia y energía, pero en todo y siempre con la debida discreción, caridad y
dulzura.LA PRENSAEn mis sermones, en mis conversaciones y en los libros que escribí, hice siempre cuanto pude para sostener, defender y propagar
principios católicos. Sin embargo, si se encontrase en ellos alguna frase, alguna palabra, que contuviese una sola duda o no quedase
suficientemente explicada la verdad, quiero revocar, rectificar todo pensamiento o sentimiento menos exacto. Someto, además, todo dicho,
escrito o impreso a cualquier determinación, corrección o simple consejo de la santa Madre Iglesia Católica.En cuanto a los impresos y reimpresos recomiendo todavía más.Algunas de mis obritas fueron publicadas, sin que yo las revisara y otras contra mi voluntad; por lo cual:1.° Recomiendo a mi sucesor que haga o mande hacer un catálogo de todas mis obritas, pero de la última edición de cada una.2.° Y, si fuese necesario reimprimir alguna, donde hubiera errores de ortografía, cronología, lenguaje o sentido, corríjanse para bien de la
ciencia y de la religión.((266)) 3.° Si hubiese que imprimir alguna de mis cartas en italiano, póngase gran atención al sentido de las palabras y a la doctrina,
porque la mayor parte de ellas fueron escritas precipitadamente y, por tanto, con peligro de muchas inexactitudes. Tocante a las cartas en
francés, por cuanto se pueda, quémense; pero, si por acaso alguien quisiera imprimir algunas, recomiendo que sean leídas y corregidas por
quien conozca la lengua francesa a fin de que las palabras no expresen un sentido no querido y proporcionen la burla o el desprecio de la
religión, en defensa de la cual se escribieron.Y quien supiera noticias o hechos conservados de memoria o recogidos taquigráficamente, sean atentamente examinados y corregidos, de
modo que no se publique nada que no esté exactamente conforme con los principios de nuestra santa religión católica.EL DIRECTOR DE UNA CASA CON SUS HERMANOSEl Director debe ser modelo de paciencia y de caridad con los hermanos que de él dependen y por tanto:1.° Debe asistirlos, ayudarlos, instruirlos acerca de la manera de cumplir sus propios deberes, pero nunca con palabras ásperas u
ofensivas 1.2.° Demuestre que les tiene gran confianza; trate con benevolencia los asuntos que les interesan. No haga nunca un reproche ni dé jamás
avisos severos en presencia de otros: procure hacerlo in camera caritatis, es decir, suavemente y siempre en privado.3.° Cuando los motivos de estos avisos o reproches fuesen públicos, también será necesario avisar públicamente; pero, lo mismo en la
iglesia que en las conferencias especiales, no se hagan alusiones personales. Los avisos, los reproches, las alusiones hechas en público
ofenden y no consiguen la enmienda.Fin de Página: 233
VOLUMEN XVII Página: 2331 Letra cursiva de don Bosco.
2334.° No se olvide nunca el coloquio mensual por cuanto sea posible; y, en el mismo, todo Director sea el amigo, el hermano, el padre de
sus subordinados. Dé tiempo y libertad a todos para exponer sus reflexiones, manifestar sus necesidades y sus intenciones. El, por su parte,
abra a todos su corazón sin manifestar rencor alguno, ni recordar las faltas pasadas, si no es para dar paternales avisos o llamar
caritativamente al cumplimiento del deber a quien fuese negligente.5.° No trate nunca de materias relacionadas con la confesión, a no ser que el hermano se lo pida. En estos casos no tome nunca
determinaciones que hayan de llevarse a cabo en el fuero externo, sin estar muy de acuerdo con el socio de quien se trata.6.° Las más de las veces el Director es el confesor ordinario de los hermanos. Procure con prudencia dar amplia libertad a quien
necesitase confesarse con otro. Pero quede bien claro que estos confesores particulares ((267)) deben ser siempre conocidos y aprobados
por el Superior, según nuestras reglas.7.° Como quiera que quien va en busca de confesores extraordinarios demuestra tener poca confianza con el Director, debe éste abrir los
ojos y prestar particular atención sobre la observancia de las otras reglas y no confiar a aquel hermano ciertas incumbencias, que pareciesen
superiores a sus fuerzas morales o físicas.N. B. Lo que digo aquí no tiene que ver nada con los confesores extraordinarios, que el Superior, Director, Inspector, tendrán cuidado de
proporcionar en tiempo oportuno.
8.° En general, el Director de una casa trate a menudo y con mucha familiaridad con los hermanos, insistiendo en la necesidad de la
observancia uniforme de las Constituciones y, por cuanto es posible, recuerde incluso las palabras textuales de las mismas.9.° En los casos de enfermedad, obsérvese lo que prescriben las reglas y establecen las deliberaciones capitulares.10.° Sea fácil en olvidar los disgustos y las ofensas personales y, con la benevolencia y los miramientos, esfuércese por vencer, o mejor,
por corregir a los negligentes, desconfiados y sospechosos. Vincere in bono malum.A LOS HERMANOS QUE VIVEN EN LA MISMA CASA1.° Todos los hermanos Salesianos, que viven en la misma casa, deben formar un solo corazón y una alma sola con su Director.2.° Pero tengan grabado en la memoria que la peor peste a evitar es la murmuración. Háganse todos los sacrificios posibles, pero nunca
se toleren las críticas acerca de los Superiores.3.° No censurar las órdenes dadas por los Superiores en familia, ni desaprobar lo oído en los sermones, en las conferencias escritas o
impresas en los libros de algún hermano.4.° Sufra cada uno para la mayor gloria de Dios y en penitencia de sus pecados, mas, para provecho de su alma, huya las críticas en las
cosas de administración, en el vestido, en la comida y habitación, etc.5.° Recordad, hijos míos, que la unión entre el Director y los súbditos y el acuerdo entre los mismos forma en nuestras casas un
verdadero paraiso terrenal.6.° No os recomiendo penitencias o mortificaciones especiales; tendréis gran mérito y seréis la gloria de la Congregación, si sabéis
soportar recíprocamente los trabajos y disgustos de la vida con cristiana resignación.
2347.° Dad buenos consejos siempre que se os presente la ocasión, especialmente cuando se trata de consolar a un afligido, ayudarle a
superar alguna dificultad o hacer algún servicio, ya sea cuando uno goce de salud como cuando se encuentre enfermo.((268)) 8.° Cuando se llega a saber que se acusa a la casa de algo reprochable, especialmente si pudiera interpretarse contra la santa ley
de Dios, comuníquese con respeto al Superior. Este sabrá usar la debida prudencia para promover el bien e impedir el mal.9.° Con respecto a los alumnos, aténgase cada uno al reglamento de la casa y a las deliberaciones tomadas para mantener la disciplina y
la moralidad entre los estudiantes y los aprendices.Fin de Página: 235
VOLUMEN XVII Página: 23510.° Cuide cada uno con toda la solicitud posible de cumplir los cometidos que le fueron confiados, en lugar de hacer observaciones
acerca de lo que hacen los demás.RECUERDO FUNDAMENTAL OBLIGATORIO
PARA TODOS LOS QUE TRABAJAN EN LA CONGREGACIONSe manda y se recomienda a todos estrictamente, ante Dios y ante los hombres, tener cuidado de la moralidad entre los Salesianos y entre
aquellos que, de cualquier manera y bajo cualquier título, nos fueren encomendados por la Divina Providencia.ANOTO AQUI LO QUE HUBIERA DEBIDO DECIR
EN OTRA PARTESe aconseja al Director de la casa y a todos los demás Superiores ordinarios que, durante los ejercicios espirituales, dejen de confesar a
sus subordinados y, por cuanto fuere posible, se sirvan de los confesores o predicadores extraordinarios. Si éstos no bastan, procúrese que
los ayuden otros confesores conocidos. Y, si en ciertos casos fuese necesario hacer alguna excepción en esto, queda a juicio del Superior.Cuando un hermano choca con la autoridad eclesiástica de una ciudad, lugar o diócesis, proceda el Superior con la necesaria prudencia y
destínele a otro empleo.Asimismo, cuando un hermano tropezase con la rivalidad u oposición de sus hermanos, es conveniente que se le cambie de casa o de
ocupación. Pero sea siempre amigablemente avisado de sus defectos y dénsele las normas para regularse mejor en adelante y evitar las
discordias.CON LOS EXTERNOSHay que tolerar mucho a los externos e, incluso, resignarse a recibir algún daño antes que llegar a pleitos.Súfrase cuanto se pueda honradamente con las autoridades civiles y eclesiásticas, pero no se acuda a pleitos en tribunales laicos.Pero, como quiera que, a pesar de los sacrificios y de toda buena voluntad, a veces hay que afrontar pleitos y litigios, aconsejo y
recomiendo que se ((269)) confíe la contienda a uno o dos árbitros con plenos poderes, sometiendo el fallo a su parecer, cualquiera que éste
sea.
235De este modo, queda a salvo la conciencia y se pone término a negocios que, de ordinario, son muy largos y costosos y en los que
difícilmente se mantiene la paz del corazón y la caridad cristiana.Por el bien de cada socio y de toda nuestra Congregación, no se mezcle ninguno con dineros, empleos o recomendaciones que tengan
relación con parientes o amigos.Si se presentan graves motivos, por los que alguien deba ocuparse de semejantes asuntos, hable de ello con su Superior y aténgase
estrictamente a su parecer.Obsérvese sin alteración la norma de no firmar nunca letras de cambio, ni salir fiadores de pagos ajenos. La
experiencia nos dio a conocer que siempre nos produjo daño y disgusto.Si se puede, hágase algún servicio, dése también algún subsidio, pero dentro de los límites que aconseje y permita el Superior respectivo.PARA LAS HERMANAS DE MARIA AUXILIADORALos Salesianos deben observar fielmente con las Hijas o Hermanas de María Auxiliadora lo que ha sido establecido en las deliberaciones
capitulares.No hay que parar mientes en trabajos, gastos, ni molestias de ningún género a fin de regular nuestras relaciones con la Iglesia y nuestras
mismas constituciones lo han establecido.Fin de Página: 236
VOLUMEN XVII Página: 236Para tratar asuntos materiales, no estén nunca solos los religiosos y las religiosas, sino que procuren estar siempre asistidos, o estén por
lo menos a la vista de otros. Numquam solus cum sola loquatur.Para ingresar en el Instituto de María Auxiliadora evítese recibir a quien no goce de buena salud y no dé fundada esperanza de verdadera
obediencia.Téngase presente que las virtudes no adquiridas durante el tiempo del noviciado, de ordinario, ya no se adquieren.Ninguna Hermana conserve después de la profesión religiosa bienes inmuebles, ni para sí ni para la comunidad religiosa a que
pertenecen. Se hará excepción de las posesiones necesarias para fundar casas de educación o sanatorios para conservar la salud.Ni de veras ni de burlas, ni por otras razones o pretextos se digan palabras, que sirvan para mover a risa o despertar estimación y
benevolencia de personas del otro sexo. Léanse y compréndase bien estas palabras y dense de ellas repetidas explicaciones.La Superiora General, las Directoras de las casas no permitan familiaridad alguna con personas seglares de cualquier género.((270)) Cuando haya verdadera necesidad intervenga una asistenta y obsérvense las prescripciones de las reglas respectivas.No guarde consigo la Superiora ninguna cantidad de dinero si no es para determinados asuntos y solamente el tiempo necesario para los
asuntos a resolver.Lo que se dice de la Superiora General debe decirse de todas las Directoras de las demás casas.En estas y otras cosas semejantes, aténganse todas sin resistencia a los consejos y órdenes del Superior mayor.Nunca se hagan construcciones, sin ponerse de acuerdo previamente con el mismo.1.° Cuando hay que tratar asuntos de cierta importancia en el Capítulo Superior o
236
en el Capítulo General, así los Salesianos como las Hermanas, procúrese proponer previamente por escrito o de viva voz, lo que se quiere
tratar.2.° Dése a todos amplia libertad para hablar sobre los temas a favor o en contra, según el propio parecer de cada uno ante Dios, mas, para
las deliberaciones, empléese la votación secreta.3.° Pónganse secretamente en una bolsita o recipiente cualquiera, nueces o avellanas o alubias, etc., de distinto color y saque cada uno un
fruto. El negro será negativo y el blanco afirmativo.4.° Pero, una vez establecida la mayoría en una deliberación, ya no se cambie si no es con otra deliberación, en la que tome parte todo el
Capítulo.5.° Téngase mucho cuidado en ejecutar pronto las cosas deliberadas y vigilen todos atentamente para que las deliberaciones no se
contradigan unas con otras.Es un gran error y un trabajo inútil, cuando no se ejecutan las cosas propuestas en Capítulo y aprobadas y después echadas en olvido.Procuren todos evitar la novedad de las propuestas en las conferencias o en los capítulos; y hágase de modo que (se) admitan
normalmente las cosas aprobadas anteriormente por la tradición, las reglas o los capítulos generales y particulares.EN LAS DIFICULTADES
Cuando, en un pueblo o ciudad, se os presente alguna dificultad por parte de una autoridad espiritual o temporal, procurad proceder de
modo que os podáis presentar para dar razón de lo que habéis hecho.
La explicación personal de vuestras buenas intenciones disminuye mucho y, a menudo, hace desaparecer las hostiles ideas, que pueden
formarse en la mente de algunos.
Si se trata de infracciones legales, pídase disculpa o, por lo menos, dése una respetuosa explicación; pero, si es posible, siempre a solas.Fin de Página: 237
VOLUMEN XVII Página: 237((271)) Esta manera de proceder es muy conciliadora y, muy a menudo, gana la benevolencia de los mismos adversarios.Esto es lo que recomienda Dios: responsio mollis frangit iram. O también la máxima de san Pablo: Cháritas Dei benigna est, patiens est,
etc.Sigan la misma regla los Directores de las Casas con sus inferiores. Hablaos, daos las explicaciones debidas y, fácilmente, os pondréis de
acuerdo, sin llegar a romper la caridad cristiana contra los intereses de nuestra misma Congregación.Y si queréis alcanzar mucho de vuestros alumnos, no os mostréis nunca agraviados ni ofendidos contra alguno. Tolerad sus defectos,
corregidlos, pero olvidadlos.Mostraos siempre afectuosos con ellos y hacedles ver que todos vuestros esfuerzos tienen por mira hacer el bien a sus almas.RECOMENDACION FUNDAMENTAL A TODOS LOS SALESIANOS
Amad la pobreza, si queréis mantener en buen estado las condiciones económicas de la Congregación.
Haced que ninguno tenga que decir: Este mueble no está conforme con la pobreza; esta mesa, este vestido, esta habitación no es la de unpobre. Quien da motivos razonables para estos juicios, ocasiona un verdadero desastre a nuestra Congregación, que debe gloriarse siempre
del voto de pobreza.
237íAy de nosotros, si aquellos de quienes esperamos caridad, pueden decir que llevamos una vida más acomodada que la suya!Se entiende que esto debe practicarse rigurosamente, siempre que nos encontremos normalmente sanos, porque, en caso de enfermedad,han de guardarse todos las atenciones, que permiten nuestras reglas.No olvidéis que siempre será para vosotros un día feliz, cuando logréis vencer con favores a un enemigo o ganaros la amistad de alguno.Que nunca se ponga el sol sobre vuestra ira, ni recordéis jamás las ofensas perdonadas; no volváis a mentar el daño, la ofensa olvidada.Digamos siempre de corazón: Dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Pero con un olvido absoluto y
definitivo de todo lo que en el pasado nos haya ocasionado algún ultraje. Amemos a todos con amor de hermanos.Todo esto sea observado ejemplarmente por los que ejercen alguna autoridad sobre los demás.RECOMENDACIONES PARA MI MISMO
Queridos jóvenes, os recomiendo a vosotros, que habéis sido siempre la delicia de mi corazón, la comunión frecuente en sufragio de mi
alma.
Mediante la comunión frecuente, seréis estimados por Dios y por ((272)) los hombres y María os concederá la gracia de recibir los santos
sacramentos en los últimos momentos de vuestra vida.
Vosotros, sacerdotes y clérigos salesianos; vosotros, parientes y amigos de mi alma, rezad, recibid a Jesús Sacramentado en sufragio de
mi alma, para que me abrevie el tiempo del purgatorio.
Así expresados los pensamientos de un padre a sus amados hijos, me vuelvo ahora a mí mismo para invocar la misericordia del Señorsobre mí en las últimas horas de mi vida.Quiero vivir y morir en la santa católica religión, cuya cabeza es el Romano Pontífice, Vicario de Jesucristo sobre la tierra.Creo y profeso todas las verdades de la fe, que Dios ha revelado a la Santa Iglesia.Pido humildemente perdón a Dios de todos mis pecados, especialmente de todo escándalo, dado a mi prójimo con mis acciones, con mis
palabras dichas a destiempo; pido, además, de una manera particular, perdón de los excesivos miramientos tenidos conmigo mismo con el
especioso pretexto de conservar la salud.Fin de Página: 238
VOLUMEN XVII Página: 238Debo, además, pedir perdón si alguno observó que muchas veces fui demasiado breve en la preparación y en la acción de gracias de la
santa misa. A veces me obligaba a ello, en cierto modo, la multitud de personas, que me rodeaban en la sacristía y me quitaban la
posibilidad de rezar antes y después de la santa misa.Sé que vosotros, amados hijos, me queréis, que vuestro amor, vuestro afecto no se limite a llorar después de mi muerte; rezad por el
eterno descanso de mi alma.Recomiendo que hagáis oraciones, obras de caridad, mortificaciones, santas comuniones, todo para reparar las negligencias cometidas en
hacer el bien o impedir el mal.Elevad vuestras oraciones al cielo con el fin especial de que yo encuentre perdón y misericordia, en el primer momento en que me
presente ante la tremenda Majestad de mi Creador.
238EL PORVENIRNuestra Congregación tiene ante sí un feliz porvenir preparado por la Divina Providencia, y su gloria será duradera mientras se observen
fielmente nuestras reglas.Cuando empiecen entre nosotros las comodidades y el aburguesamiento, nuestra pía Sociedad habrá llegado al término de su existencia.El mundo nos recibirá siempre con agrado, mientras nuestros afanes vayan encaminados a los salvajes, a los niños más pobres, más
abandonados por la sociedad. Este es nuestro verdadero bienestar, que ninguno vendrá a arrebatarnos.No se funden casas, si no se tiene el personal necesario para su dirección.((273)) No haya muchas casas próximas. Si una casa está distante de la otra, los peligros son mucho menores.Una vez comenzada una misión en el extranjero, hay que continuarla con energía y sacrificio. El esfuerzo tenga siempre por mira crear y
organizar escuelas y sacar de ellas alguna vocación al estado sacerdotal eclesiástico o alguna Hermana entre las niñas.A su debido tiempo, llegarán nuestras misiones a China y precisamente a Pekín. Pero no se olvide que nosotros vamos para atender a los
niños pobres y abandonados. Allí, entre pueblos desconocidos e ignorantes del verdadero Dios, se verán maravillas hasta ahora
desconocidas y que nadie creería, pero que Dios poderoso manifestará al mundo.No se posean propiedades inmuebles, salvo las habitaciones que necesitamos.Cuando en una empresa religiosa vengan a faltarnos los medios necesarios económicos, suspéndanse; pero prosíganse las obras
comenzadas, tan pronto como nuestras economías y sacrificios lo permitan.Cuando suceda que un Salesiano sucumba y deje de vivir trabajando por las almas, entonces diréis que nuestra Congregación ha
alcanzado un gran triunfo y, sobre ella, descenderán copiosas las bendiciones del cielo.Al comienzo de este largo escrito, en una nota posterior autógrafa, dice don Bosco: "Téngase en cuenta que estas páginas fueron escritas
en septiembre de 1884, antes que el Padre Santo nombrase un Vicario con derecho a sucesión; por consiguiente, modifíquese todo lo que
sea necesario" 1.León XIII, preocupado por el porvenir de la Congregación Salesiana, si por acaso llegaba a faltar el fundador, hizo una propuesta que
venía a modificar el régimen de la misma y también las normas establecidas para lo sucesivo.Entretanto, es curioso comprobar que, mientras el Papa se interesaba de una manera positiva por nuestro Santo, don Bosco, en la noche
del 9 al 10 de octubre, tuvo un sueño que le ocupó todas las horas del descanso hasta el amanecer.Apenas se hubo quedado dormido, le pareció salir del Oratorio,1 Estas modificaciones se referían a los párrafos, donde se hablaba del Prefecto que, después de la muerte de don Bosco, ya no sería elFin de Página: 239
VOLUMEN XVII Página: 239árbitro de la situación. El mismo introdujo más tarde las modificaciones, como hemos visto.
239atravesar el patio, recorrer las calles de Turín, encontrándose con muchos ((274)) conocidos y llegando finalmente a la estación central del
ferrocarril. Subió al tren y se dirigió a Roma, encaminándose inmediatamente al Vaticano. Iba pensando para sí que le sería muy difícil
poderse entrevistar con el Santo Padre, porque Monseñor Macchi pondría un mundo de dificultades para impedir la audiencia. Con todo, se
presentó a dicho prelado, que estuvo amabilísimo con él; al pedirle una audiencia con Su Santidad, le contestó que tratándose de asuntos de
tanta importancia, habría que pasar necesariamente por encima de las formalidades de rigor y, sin más, le hizo entrar a ver al Papa. La
entrevista duró dos horas. El Pontífice se entretuvo con don Bosco en prolongados y variados coloquios y entre otras cosas le dijo:-Tened cuidado de que los que piden formar parte de la Congregación sean: 1.° de carácter dócil; 2.° que estén dotados de espíritu de
sacrificio, que no estén apegados a la patria, a los parientes, a los amigos y que renuncien incluso al regreso a la patria; 3.° que sean de
moralidad segura.Este fue el argumento principal que ocupó la mayor parte del coloquio de la audiencia. Terminada ésta, don Bosco volvió a la estación,
tomó el billete para Turín y, cuando estaba a punto de llegar, se despertó.Pues bien; en el mismo tren de aquella noche, de Roma a Turín iba una carta escrita por voluntad del Papa y dirigida a don Bosco. Servía
de intermediario el Cardenal Alimonda. En ella, Monseñor Jacobini, secretario de Propaganda, decía entre otras cosas: "Su Santidad me ha
ordenado en esta ocasión que le escriba sobre otro punto interesantísimo. El ve que la salud de don Bosco desmejora de día en día y teme
por el porvenir de su Instituto. Quiere, pues, que Vuestra Eminencia Reverendísima, de la forma que lo sabe hacer, hable a don Bosco
inculcándole la idea de designar la persona que él creyese idónea para sucederle, o para que desempeñase el cargo de Vicario con derecho a
sucesión. El Santo Padre se reservaría el proveer de uno u otro modo, según creyese más prudente. Desea, pues, que Su Eminencia haga
esto que se relaciona tan de cerca con el bien del Instituto".((275)) En la posdata rogaba al Cardenal le diese una inmediata respuesta.Recibida esta carta, el Cardenal Alimonda, la misma noche del 10 de octubre, acudió a hablar con don Bosco, deteniéndose a cambiar
impresiones con él por espacio de una hora. El Santo acogió con muestras de vivo agradecimiento la invitación que se le hacía en nombre
del Papa y prometió que informaría del caso lo más pronto posible
240a los Capitulares y, una vez formulada la respuesta, sería enviada a Roma. Por tanto, en la primera reunión celebrada por el Capítulo
Superior, el 24 de octubre, al final de la misma, se dio conocimiento de los deseos de Su Santidad y el mismo Siervo de Dios pidió el
parecer de los presentes sobre la elección de la persona que le había de suceder, con estas palabras:-Tengo que exponer aún una cosa de gravísima importancia. El Santo Padre me ha comunicado que es deseo suyo que don Bosco se elija
un Vicario con derecho a sucesión y administración. Con esto, el Vicario de Cristo demuestra el gran amor e interés que profesa a nuestra
Congregación, siendo también una prueba de benevolencia al mismo don Bosco, queriendo que dependa de él la elección de su sucesor. Yo
habría deseado que, después de mi muerte, los Hermanos, según las reglas, usasen de su derecho eligiendo el sucesor; pero, después de la
carta del Papa, no sabría decir nada que no estuviese de acuerdo con ella. Cuando estuve este año en Roma, Su Santidad me dio a entender
esta idea suya, diciéndome: "Vuestra salud no es buena; tenéis necesidad de ayuda, de ser asistido; es conveniente que tengáis a vuestro
lado una persona que recoja vuestras tradiciones, que pueda hacer revivir tantas cosas que no están escritas y que, si lo están, no se
interpretarían en su justo sentido".He meditado mucho sobre esto; por eso, pido al Capítulo me indique qué es lo que debo responder al Santo Padre. El Capítulo contestó
que don Bosco escogiese a quien le pareciese mejor y todo se daría por bien hecho.El preguntó que, si antes de presentar al Papa el nombre de quien sería elegido, convendría consultar el voto de los Hermanos. La
respuesta fue que no era necesario, que don Bosco nombrase su Vicario administrador con derecho a sucesión ((276)) y enviase el nombre
del designado al Papa, el cual ciertamente lo aprobaría. Don J. B.ª Lemoyne, que fue testigo presencial de esta reunión, escribe: "Hubo un
momento de solemne silencio, pues todos comprendían la importancia de esta decisión del Papa. Un sentido de ternura profunda invadió
todos los corazones, porque parecía que los acontecimientos de cada día nos anunciaban, cada vez con más precisión, que don Bosco se
aprestaba a abandonarnos".Don Bosco se tomó tiempo para deliberar y explicó mejor su pensamiento en la sesión capitular del día veintiocho en la que habló así:-Ahora se trata de nombrar un Vicario para don Bosco y que éste lo represente en todo: ante la Iglesia por la institución canónica, ante las
leyes civiles por poder. Tal vez agradaría al Papa que donFin de Página: 241
VOLUMEN XVII Página: 241241Bosco se retirase del todo y descansase; pero si yo me mantengo todavía en mi puesto ante el mundo, si no me equivoco, todavía podré
hacer algún bien a la Congregación. Si continúo como Rector Mayor, aunque sólo sea de nombre, esto basta ante Francia, España, Polonia,
etcétera. Solamente mi pobre existencia sirve para atraer la beneficencia. Pero necesito que haya uno a quien yo pueda confiar la
Congregación y cargarla del todo sobre sus hombros, dejándole a él toda la responsabilidad. En este sentido, he hecho escribir al Sumo
Pontífice, remitiéndome, empero, plenamente a sus decisiones. Hubiera escrito yo mismo, pero no logré acabar, sino después de varias
peripecias y, por último, me di cuenta de que había terminado de escribir en otro papel, que estaba debajo de la carta. Mi pobre cabeza ya
no aguantaba. Ya se ha enviado la carta. En cuanto llegue el rescripto pontificio, es preciso que cuidemos de poner al frente de la
Congregación a uno que asuma la regencia con su plena responsabilidad.Don Juan Cagliero observó que, si el elegido fuese don Miguel Rúa, sería necesario que dejase el cargo de Prefecto y se buscase otro
para aquel cargo.Don Bosco siguió diciendo:-Ahora hacemos todos lo que podemos; yo no tengo queja de ninguno; todos tienen buena voluntad, pero, hasta ahora, no había
responsabilidad individual. ((277)) La única preocupación era juntar todas las fuerzas, para que uno no paralizase al otro. Tan pronto como
tenga la contestación del Padre Santo, os la comunicaré.Al llegar a este punto, pidió a don Miguel Rúa que leyera la carta que el Padre Santo había hecho escribir a monseñor Jacobini con este
fin. En ella, como hemos visto, se le proponía una de estas dos opciones: designar aquél, a quien don Bosco juzgase idóneo para sucederle,o bien, indicar a quien pudiese tomar en seguida el título de Vicario con derecho a sucesión. Don Bosco, pues, siguió diciendo.
-Yo he propuesto al Padre Santo un Vicario general con derecho a sucesión, pero dejando todo en manos de su Santidad. Yo entregaré
todos los poderes a este Vicario, pero con la intención de que sea completamente responsable, porque repito que esta responsabilidad no
existía hasta ahora. Este Vicario tome para sí a otro Prefecto. Yo entonces me retiraré, veré, hablaré con mi Vicario y él hablará y mandará
a otros hermanos ex officio.No sabemos a quién encargó escribir la carta para el Padre Santo;
ciertamente no fue a don Joaquín Berto, el cual habría conservado el borrador original. Tal vez destruyó este borrador y, no queriendo que
la noticia saliera todavía fuera del ámbito del Capítulo Superior, encargó
242a don Juan Cagliero, de quien también se ocupaba la carta de monseñor Jacobini. La carta de don Bosco se entregó al cardenal Alimonda,
quien, por medio del cardenal Nina, la entregó al Papa el día veintisiete de noviembre. En ella presentaba el nombre de don Miguel Rúa;
pero, en la reunión capitular, no había dicho de ello nada, sin duda porque antes quería esperar el beneplácito del Padre Santo. "El jueves
pasado, escribía a Monseñor Alimonda el cardenal Nina con fecha treinta de noviembre, día de mi audiencia ordinaria, cumplí el deber de
presentar al Padre Santo la carta de don Bosco junto con la de Vuestra Eminencia. Su Santidad quedó muy satisfecho y tranquilo, al saber
que el porvenir del Instituto Salesiano quedaría bastante bien asegurado, confiando su gobierno a don Miguel Rúa, cuando llegare a faltar
el egregio don Bosco, ((278)) a quien, empero, conserve Dios muchos años; para él me encargó el Padre Santo le enviara una particular
bendición apostólica". El Arzobispo informó de todo ello a don Bosco; después volvió a escribir al cardenal Nina el día diecinueve de
diciembre, diciéndole acerca del asunto del Vicario:"Y, ante todo, tengo que darle las gracias por su última venerada carta, en la que tenía la bondad de comunicarme cómo el Padre Santo
había aceptado gustoso el nombramiento del bonísimo don Miguel Rúa para Vicario general del Rvmo. don Bosco, con derecho a
sucederle en el gobierno de la Congregación Salesiana. Don Bosco y sus religiosos se alegraron mucho con la buena noticia y mucho más
con la bendición apostólica, por V. E. comunicada, y manifiestan por ello el agradecimiento a su amado Protector".Don Bosco no se apresuró a dar publicidad a la cuestión. El Padre Santo no había impuesto ni aconsejado ningún límite de tiempo; por
otra parte, acostumbraba el Santo dejar que precediera un período de prueba a las decisiones importantes. Y, en este caso particularmente,
al ampliar la esfera de la actividad de don Miguel Rúa, sin declarar el verdadero motivo de ello, preparaba los ánimos de los hermanos a
aceptar de buen grado la medida que tomaba. Mientras tanto, don Bosco iba insinuando la idea de la necesidad de que don Miguel Rúa
debía ocupar su puesto en muchas cosas y lo repetía con creciente frecuencia, presentando como motivo para ello su propia salud y la
necesidad de ordenarlo todo poco a poco.Transcurrió así un año y, entonces, procedió don Bosco a la proclamación oficial; primero, en el Capítulo Superior; después, de viva voz
a los hermanos del Oratorio y, por último, con una carta circular a todas las casas.
243Fin de Página: 244
VOLUMEN XVII Página: 244El 24 de septiembre de 1885 habló a su Capítulo en estos términos:-Lo que debo deciros se reduce a dos cosas. La primera se refiere a don Bosco, que ya está medio acabado y necesita uno que haga sus
veces. La segunda se refiere al Vicario general, que sustituya a don Bosco en lo que éste hacía y se encargue de todo lo que es necesario
para la buena marcha de la Congregación; aunque, al tratar los negocios, estoy seguro de que él recibirá ((279)) siempre de buen grado las
sugerencias de don Bosco y de los hermanos y, al tomar sobre sí esta carga, sólo querrá ayudar a la Pía Sociedad Salesiana, de suerte que,
cuando yo muera, mi muerte no altere en absoluto la marcha de la Congregación. Por consiguiente, el Vicario debe tomar las providencias
oportunas para que las tradiciones, que actualmente tenemos, se mantengan intactas. Así lo recomendó encarecidamente el Padre Santo.
Las tradiciones se diferencian de las reglas, en cuanto que enseñan la manera de explicar y practicar las mismas reglas. Hay que procurar
que estas tradiciones se mantengan después de mí y las conserven los que vengan después de nosotros. Mi Vicario general en la
Congregación será don Miguel Rúa. Este es el pensamiento del Padre Santo, que me ha escrito por medio de monseñor Jacobini. Deseaba
él proporcionar a don Bosco toda la ayuda posible y me preguntó quién me parecía que podría hacer mis veces. Yo respondí que prefería a
don Miguel Rúa, porque es, además, uno de los primeros en orden al tiempo en la Congregación, porque hace ya muchos años ejerce este
cargo y porque este nombramiento sería del agrado de todos los Hermanos. Su Santidad contestó, no hace mucho, por medio del
eminentísimo cardenal Alimonda: Está bien, aprobando de este modo mi decisión. Por tanto, de hoy en adelante, don Miguel Rúa hará mis
veces en todo y, lo que yo puedo hacer, puede hacerlo él; tiene los plenos poderes del Rector Mayor, a saber: aceptaciones, imposiciones
de sotana, elección de secretario, delegaciones, etc. Pero, al nombrar Vicario a don Miguel Rúa, es preciso que siga totalmente en mi ayuda
y ha de renunciar al cargo de Prefecto de la Congregación. Por consiguiente, valiéndome de las facultades que las reglas me otorgan,
nombro Prefecto de la Congregación a don Celestino Durando, hasta ahora Consejero Escolástico.A continuación, don Miguel Rúa, don Celestino Durando y otros miembros del Capítulo, después de haber sido leído allí mismo el & 2.°
cap. III de la Parte I de las Deliberaciones del segundo Capítulo general, observaron que era necesaria una modificación temporal del
primer período de dicho párrafo segundo, concebido en estos términos:
244((280)) "El Prefecto de la Sociedad, según nuestras Constituciones, es el que hace las veces del Rector Mayor. Lo suple en el gobierno
ordinario de la Sociedad en caso de ausencia y en todo lo que le fuere encargado particularmente". Se propuso la siguiente modificación de
este período: "El Prefecto de la Sociedad es el que hace las veces del Rector Mayor y de su Vicario en el gobierno ordinario etc.". El
Capítulo aprobó esta añadidura.Don Bosco volvió a tomar la palabra:-Queda nombrado Consejero escolástico en lugar de don Celestino Durando don Francisco Cerruti, director de la casa de Alassio e
inspector de la Inspectoría Ligur. Don Luis Rocca tomará la dirección de aquel colegio. Don Francisco Cerruti seguirá en el cargo de
Inspector de Liguria, por lo mucho que debe tratar con las autoridades escolásticas y civiles de Alassio y de la provincia y porque lleva
personalmente muchos asuntos aún sin terminar. Tan pronto como pueda, fijará su residencia en el Oratorio. Es de notar que estas
variaciones sólo durarán hasta la celebración del Capítulo General, el cual nombrará según las reglas los miembros del Capítulo Superior.Por último, encargó al secretario don Juan Bautista Lemoyne que redactara la circular para la comunicación oficial del nombramiento del
nuevo Vicario General.A los hermanos del Oratorio les hizo la comunicación en la fiesta de la Inmaculada. Aquella tarde dioles don Bosco la conferencia en el
coro de la iglesia de María Auxiliadora; pero, antes, leyó don Juan Bautista Francesia la carta circular preparada para todas las casas, habló
después el Siervo de Dios de otros temas, mas no sabemos que añadiera ningún comentario sobre la circular.En esta circular, apareció por vez primera el escudo oficial de la Congregación 1. Había sido impresa con la fecha de "Todos los Santos
1885"; pero no se envió en seguida, porque don Bosco quiso volver a leerla y retocarla minuciosamente y entonces, puesta en ella la fecha
definitiva, ((281)) "Fiesta de la Inmaculada Concepción de María Santísima de 1885", la mandó imprimir así:Carísimos hijos en Jesucristo:Atormentado por diversos achaques y sintiendo que merman cada día más mis fuerzas, experimentaba hace algún tiempo la necesidad de
tener un alivio y un sostén en el cumplimiento de la misión, que la Divina Providencia me ha confiado. Veía la necesidad de tener uno, que
me ayudase eficazmente a cumplir mis diversas ocupaciones1 Véase más adelante, pág. 316.Fin de Página: 245
VOLUMEN XVII Página: 245245y, además, estuviese encargado de todo lo que es indispensable para la buena marcha de la Pía Sociedad de San Francisco de Sales. Por
eso, con este fin, pensé elegirme un Vicario, que me represente y sea otro yo; un Vicario, que tenga esto como cargo especial, a saber, que
se mantengan intactas las tradiciones que hemos observado hasta ahora y se conserven después de mí por los que nos seguirán. Hablo de
las tradiciones que son las normas prácticas para entender, explicar y practicar fielmente las reglas, tales y como fueron definitivamente
aprobadas por la santa Iglesia y que forman el espíritu de nuestra Pía Sociedad. Porque es mi más vivo deseo que, llegada la hora de mi
tránsito a la vida eterna, no se turben o cambien nuestras cosas lo más mínimo.Hace algún tiempo, mientras meditaba este plan, el Sumo Pontífice motu proprio me escribió por medio de S. E. monseñor Domingo
Jacobini, arzobispo, preguntándome quién de nuestros hermanos me parecía más apto para hacer mis veces en la dirección suprema de la
Pía Sociedad Salesiana. Yo, agradeciendo la benevolencia al Padre Santo, contesté proponiendo para Vicario mío a don Miguel Rúa,
porque también, en orden al tiempo, es uno de los primeros de la Sociedad, porque hace ya muchos años que ejerce en gran parte este cargo
y porque, por último, este nombramiento encontraría el pleno agrado en todos los Hermanos. Y el Padre Santo, hace pocas semanas, por
medio de nuestro amadísimo Arzobispo, se dignaba declararme que esta propuesta era de su mayor agrado. Por lo cual, queridísimos hijos,
después de haber rogado por mucho tiempo al Dador de todo bien, después de invocar las luces del Espíritu Santo y la especial protección
de María Santísima Auxiliadora y de nuestro Patrono san Francisco de Sales, valiéndome de la facultad, que me concedió el Supremo
Pastor de la Iglesia, nombro Vicario General mío a don Miguel Rúa, actualmente Prefecto de nuestra Pía Sociedad. De aquí en adelante,
pues, hará mis veces en el pleno y entero gobierno de nuestra Pía Sociedad y, todo lo que yo puedo hacer, puede hacerlo él también con
plenos poderes en todos los asuntos públicos y privados que se refieren a la misma Sociedad y sobre todo el personal, de que se compone
la misma. No me cabe la menor duda de que el nuevo Vicario, al tratar de asuntos relevantes, aceptará siempre con gratitud los benévolos
avisos y consejos que le fueren dados.((282)) Y a vosotros, mis queridísimos Hijos, os recomiendo que le prestéis la misma obediencia, que siempre habéis profesado al que
llamáis Padre y os ama con amor paterno, esa obediencia que ha sido hasta ahora y será siempre, así lo espero, mi consuelo.Además y como consecuencia de esta elección, os notifico que, valiéndome de la facultad que me confieren nuestras Reglas, nombro
Prefecto de la Pía Sociedad Salesiana a don Celestino Durando, exonerándolo del cargo de Consejero Escolástico que ocupaba hasta ahora
mientras, en su lugar y para el cargo de Consejero Escolástico de nuestra Pía Sociedad, elijo y nombro a don Francisco Cerruti,
actualmente Inspector de la Inspectoría Ligur y Director del Colegio de Alassio. Este, sin embargo, seguirá conservando todavía el cargo
de Inspector hasta nuestras nuevas disposiciones.Con respecto a nuestras misiones de América del Sur, nombro a monseñor Juan Cagliero mi Provicario con plena autoridad sobre todo el
personal y sobre todas las casas e inspectorías de aquellas regiones.En esta misma ocasión, creo haceros cosa grata, participándoos que mi salud ha mejorado bastante, y lo atribuyo a las caritativas
oraciones que sé habéis elevado a Dios por mí. Os lo agradezco de corazón y os aseguro que las fuerzas y el tiempo que
246Dios compasivo se digne concederme todavía, quiero que sean totalmente para bien de nuestra humilde Congregación y de nuestras almas.El Señor bendiga al nuevo Vicario, a los demás Superiores y a todos nuestros hermanos y haga de manera que todos seamos siempre un
solo corazón y una sola alma para promover la gloria de nuestro Padre del Cielo y la santificación de nuestras almas.Fiesta de la Inmaculada Concepción de María Santísima.8 de diciembre de 1885Afectísimo en Jesucristo, JUAN BOSCO, Pbro. 1Don Miguel Rúa, por su parte, no había tardado tanto en asumir el cargo de Vicario. A mediados de octubre, se estableció junto a don
Bosco, en la habitación que había ocupado antes don Joaquín Berto. ((283)) Don Bosco se mostraba visiblemente muy contento y aliviado2.
Tenía don Miguel Rúa cuarenta y ocho años cumplidos, cuarenta de los cuales los había pasado con don Bosco. Hacía treinta años que
gozaba de su intimidad, tenía plena devoción por su persona, estaba capacitado como ningún otro para comprenderlo y resuelto a dedicar
toda su vida para ayudarlo en su misión. A todos les pareció el más idóneo que podía encontrarse en la Congregación para asumir el
delicado cargo. Se vio en seguida cómo dejaba el porte severo exterior, pedido hasta entonces en él por los deberes de su cargo de Prefecto
y cómo se presentaba con la amabilidad de quien tenía la obligación de representar dignamente la persona del Padre. El mismo don BoscoFin de Página: 247
VOLUMEN XVII Página: 247le iba preparando a ello con sus consejos. Un día conversaba el Santo con algunos de los principales Superiores y dijo:-Esta noche soñé que me encontraba en la sacristía y quería confesarme. Vi a don Miguel Rúa de rodillas, pero casi no me atrevía a
acercarme a él, porque le temía por ser demasiado riguroso.Todos se volvieron sonriendo a don Miguel Rúa y dijeron:-íBravo, bravo! íMete miedo hasta a don Bosco!Reía él también, pero en las palabras de don Bosco veía más que1 A la carta seguían dos notas: "Nota 1. Los Directores de cada una de las casas leerán esta carta, en la primera conferencia que den a
nuestros queridos hermanos. Nota 2. Recuerdo lo que ya he recomendado en otras ocasiones, a saber, que en la dirección de las cartas y de
todos los demás escritos públicos o privados, que no tratan de relaciones con la Autoridad Eclesiástica, no se usen nunca los títulos de la
Congregación, sino únicamente los títulos civiles como Director, Doctor, Profesor, Maestro, Prefecto, etc. Así los misioneros, cuando
escriban de América a Europa a un hermano, no usen el título de Padre, sino el de Rvdo. o Señor.2 Carta de don José Lazzero a monseñor Cagliero, Turín, 23 de octubre de 1885.
247un sueño o una broma, una advertencia a despojarse de todo residuo de severidad 1.Pronto llegaron cartas de felicitación de todos los hermanos más representativos de la Congregación. Expresó muy bien el sentimiento
general don Carlos Bellamy, que escribió desde París a don Miguel Rúa el día quince de diciembre:"Siempre fue un día feliz para nuestra pía Sociedad el de la Inmaculada Concepción y, este año, nuestra buena Madre nos ha regalado
una noticia, que fue aceptada por todos los Salesianos como el más precioso, el más querido, el más deseado de los regalos, quiero decir su
nombramiento oficial para el laborioso, pero dulce cargo de ser el Padre de nuestra Sociedad (...). Esta ha sido para nosotros una nueva
prueba de que el Señor nos ama, un nuevo impulso para trabajar cada día ((284)) más, pues ya no se puede temer por el porvenir,
sintiéndonos en las manos paternales, fuertes y santas de aquel a quien todos consideraban como otro don Bosco, como la regla salesiana
viviente, como la forma de todo salesiano bueno y verdadero".La aceptación de los primeros meses continuó siendo viva y ardorosa después de la muerte del Santo, como se vio cuando el unánime
sufragio de los electores llamó a don Miguel Rúa para recoger entera la herencia. En realidad, no había ninguna necesidad de esta elección;
pero en el último volumen diremos cómo y por qué se hizo.1 J. B. FRANCESIA. Don Miguel Rúa, pág. 89.
248
((285))CAPITULO XIEL PRIMER OBISPO SALESIANOEN el volumen anterior, hemos hablado de la erección de un Vicariato Apostólico en la Patagonia septentrional, de una Prefectura
Apostólica en la Patagonia meridional y Tierra del Fuego, y del nombramiento de los respectivos titulares; seguiremos ahora la narración
de las vicisitudes que siguieron a aquel hecho tan glorioso para nuestra Congregación, cuando apenas concluía el primer decenio después
de la aprobación oficial canónica.El primer acto importante realizado por el nuevo Provicario Apostólico, don Juan Cagliero y por el nuevo Prefecto Apostólico, don José
Fagnano, fue una respetuosa protesta contra una disposición llevada a cabo en Italia con perjuicio para las misiones católicas. En enero de
1884 una sentencia definitiva, dictada por el Tribunal de Casación en Roma, había declarado a la Sagrada Congregación de Propaganda
sujeta a la ley de conversión o plusvalía de los bienes inmuebles. Era éste un atentado contra la dignidad y libertad de la Santa Sede; pues,
siendo la Congregación de Propaganda un noble instrumento para la difusión del Evangelio en el mundo, la sentencia hería directamente al
papado en su misión apostólica y en el uso de los medios que a ésta se referían.Fin de Página: 249
VOLUMEN XVII Página: 249Los documentos de la fundación consideran precisamente a la Congregación de Propaganda como una emanación del supremo ministerio
apostólico y, por tanto, debe ser mirada en la esfera de su actividad como una institución eminentemente cosmopolita y su patrimonio es
propiedad de la gran ((286)) familia católica. No podía, pues, tolerarse la pretensión de sujetarla a las leyes particulares de un Gobierno
aislado y al juicio de un tribunal local, declarándola incapaz de poseer jurídicamente y despojándola de sus bienes. Y como las vertientes
de la cuestión eran dos, una diplomática y otra religiosa, la Secretaría de Estado dirigió para la primera una nota a los Nuncios ante los
Gobiernos europeos, mientras que, para la segunda, la misma Congregación de Propaganda envió una relación a los Obispos de la
catolicidad; para remate, el día dos de marzo, aniversario del nacimiento
249y coronación de León XIII, dejó el Papa oír su voz de condena ante el Sacro Colegio de Cardenales, llegados para ofrecerle el homenaje de
sus felicitaciones.Los Obispos de todo el mundo enviaron a la Santa Sede manifestaciones de adhesión, pero protestaron sobre todo los Superiores
eclesiásticos de las misiones, con los cuales tenían el derecho y el deber de mostrarse solidarios los dos noveles Prelados misioneros
salesianos. Don Juan Cagliero, una vez preparado el documento, refrendado también con la firma de don José Fagnano, lo envió el día
primero de junio al Cardenal Simeoni, prefecto de Propaganda, deplorando en el atentado, no sólo el daño para la religión y la civilización,
sino también la humillación de la patria italiana que, de este modo, iba a sufrir gran menoscabo en su prestigio e influjo en el extranjero 1.Don Juan Cagliero tenía que ir a su misión con el título de Provicario, pero no de Obispo; sólo más tarde sería elevado a la dignidad
episcopal. Don Bosco, en cambio, acariciaba la idea de volver a enviarlo a América condecorado con el carácter episcopal; y los hechos
inmediatos, como veremos, y otros posteriores demostraron la sabia oportunidad de este consejo. Este plan constituyó tema de
conversación con el Cardenal Arzobispo, que, en Roma, había sido miembro de la Comisión cardenalicia encargada de estudiar el proyecto
del Vicariato y de la Prefectura; por lo que, convencido él también de la conveniencia de que don Juan Cagliero fuera consagrado en
seguida Obispo, ((287)) tenía naturalmente abierto el camino para ocuparse del asunto, pidiendo para ello la gracia del Padre Santo; como
lo hizo con su carta del veintiséis de septiembre. Suplicaba al Papa aquel favor por tres motivos, a saber: como una satisfacción para don
Bosco, para honra de la Congregación y para mayor facilidad y eficacia en el ejercicio del sagrado ministerio por parte del elegido 2.
Después, como lo pedían las normas rituales, el cardenal Alimonda dejó la gestión en manos del Cardenal Protector, constituyéndolo
árbitro de la oportunidad de dar paso o no a su súplica 3.El cardenal Nina juzgó que la cuestión era oportuna y de efecto seguro; por lo que pasó rápidamente la súplica al Prefecto de Propaganda
para la debida presentación. Se encontró en el camino un momentáneo escollo; el cardenal Ferrieri, prefecto de Obispos y Regulares, se
opuso a ello a brazo partido, convencido, como siempre, de1 Apéndice, Doc. núm. 29.2 Ap. Doc. núm. 30.3 Ap. Doc. núm. 31.
250que la Pía Sociedad Salesiana tenía una existencia precaria y que, a la muerte de don Bosco, se desharía. Pero el Eminentísimo Nina decía
y repetía que, de grado o por fuerza, había dos razones para hacer llegar a la conclusión de lo contrario, a saber, el extenderse maravilloso
de los Salesianos y el bien incontestable que hacían; un poquito más tarde, pudo añadir todavía una tercera razón, es decir, el caso, único
en la historia de las Ordenes religiosas, de que, viviendo el fundador, hubiese un acuerdo tan completo en la elección del sucesor.Vencidos fácilmente los obstáculos, la respuesta de Roma no podía ser más rápida ni más satisfactoria, tal y como se apresuraron a
comunicar al cardenal Alimonda el cardenal Nina 1 y monseñor Jacobini, secretario de Propaganda. Este último le escribió el día nueve de
octubre: "En la audiencia del pasado domingo escuchó el Padre Santo la súplica de don Bosco y consintió en dar el carácter episcopal a
don Juan Cagliero, nuevo Provicario Apostólico en Patagonia. Creo que, después de esto, habrá que quitar al mismo el Pro, mas para ello
aguardo a hablar del asunto ((288)) con el cardenal prefecto. Mientras tanto, ruégole avise al querido don Bosco, el cual se alegrará
muchísimo. Le pido, si no es atrevimiento, felicite a don Bosco de mi parte por el nuevo honor que obtiene el Oratorio".Después de esta comunicación oficiosa, llegó la oficial de parte del cardenal Simeoni al cardenal Alimonda y a don Juan Cagliero. Decía
al primero que el Santo Padre se había dignado consentir, en atención a la petición hecha por Su Eminencia y a los méritos de don Bosco; y
notificaba al segundo que la finalidad de la elevación era para que la mayor potestad y dignidad hiciese su obra más eficaz y provechosa
para la Misión. Don Juan Cagliero cumplió su deber dando las gracias a monseñor Jacobini, a los cardenales Simeoni y Nina y al Padre
Santo 2.Fin de Página: 251
VOLUMEN XVII Página: 251El Papa, con Breve del treinta de octubre, comunicado por el cardenal Prefecto de Propaganda, nombró a don Juan Cagliero Obispo
titular de Mágida 3, publicando después el nombramiento en el Consistorio del trece de noviembre, en cuyo día anunció don Bosco
oficialmente al Capítulo Superior la elección recientemente efectuada y los cambios que ella comportaba. La partida de monseñor Cagliero
para América dejaba vacante el puesto de Catequista de la Congregación; pero don Bosco no quiso exonerarlo del cargo hasta el Capítulo
General de 1886. Para el despacho de los asuntos fue su deseo, en un1 Ap. Doc. núm. 32.2 Ap. Doc. núm. 33 A-B-C-D.3 Ap. Doc. núm. 34.
251primer momento, llamar a don Juan Bautista Francesia, pero después prefirió que lo supliera don Julio Barberis, maestro de novicios.
Había motivos para temer, como diremos, que Monseñor tuviese que. volver a Italia por causas políticas, después de una corta residencia
en Argentina.La sede episcopal de Mágida, como comúnmente se dijo y escribió, o de Mágido, como consta en los documentos oficiales, fue
antiguamente sufragánea de Perge en Panfilia, provincia del Asia Menor. Se erigió en el siglo quinto, tuvo insignes Obispos ((289)) hasta
el siglo noveno; después, arrastrada por el cisma de Oriente, quedó reducida a un mero título episcopal como muchas otras. El último
titular había sido monseñor Bernardino Caldaioli, que había renunciado a ella en 1883 al asumir el gobierno de la iglesia de Grosseto.Un primer Obispo Salesiano, hijo del Oratorio en toda la extensión de la palabra, casi constituía la solemne consagración de la eficacia
educativa de don Bosco. Sólo un educador como don Bosco podía sacar de un natural tan exuberante y rebelde a toda sujeción y en un
ambiente tan falto de comodidades materiales un pastor de la Iglesia tan celoso. Había nacido en Castelnuovo de Asti en enero de 1838,
quedó huérfano de padre en la infancia y su madre lo puso en manos de don Bosco el año 1851. Aquel año fue nuestro Santo a
Castelnuovo a predicar el día de Difuntos y se encontró por vez primera con el jovencito revestido de monaguillo, que le acompañó hasta e
púlpito. Después del sermón, su ojo sagaz advirtió en la sacristía que el muchacho lo miraba silencioso, como si tuviese ganas de hablarle y
no se atreviese. El mismo le dirigió la palabra y le dijo:-Parece que tienes algo que decirme, "verdad?-Sí, señor, respondió rápidamente el muchacho. Quiero decirle que deseo ir con usted a Turín para seguir los estudios y hacerme cura.-Bueno, vendrás conmigo. El señor Párroco ya me ha hablado de ti. Di a tu madre que te acompañe esta tarde a la casa rectoral y allí nos
entenderemos.La madre lo llevó. Don Bosco, que la conocía, díjole bromeando:-Mi buena Teresa, "es verdad que quiere venderme a su hijo?-íAh, no!, exclamó la buena mujer. En Castelnuovo se venden los terneros, pero los hijos se regalan.-Mejor todavía, si me lo regala, replicó don Bosco. Prepárele unos vestidos y un poco de ropa blanca y mañana me lo llevo conmigo.
252((290)) Don Bosco lo llevó a Valdocco, le hizo cursar el bachillerato y le impuso la sotana, enviándolo más tarde al seminario arzobispal
para hacer los estudios filosóficos y teológicos. Era un joven lleno de vida y dirigía la sacristía, la música, la gimnasia y la catequesis.
Todavía clérigo, fue elegido por los socios de la naciente Congregación para formar parte del Capítulo Superior. Se ordenó de sacerdote el
año 1862, mas no se dejó halagar por ciertas proposiciones de empleos lucrativos, sino que determinó quedarse para siempre con don
Bosco. Hizo un curso de moral casuística bajo la dirección de su paisano don Juan Bautista Bertagna, se doctoró en Teología por la Regia
Universidad de Turín y enseñó moral y hermenéutica en el Oratorio, al tiempo que atendía con celo al ministerio de la palabra de Dios y de
las confesiones y se ocupaba sin descanso de la música, como ejecutante y compositor. En 1875 lo vimos al frente de la primera expedición
de Salesianos a Argentina, donde en dos años de permanencia fundó cinco casas y preparó el terreno para la Misión patagónica. Recibió la
orden de volver a Turín, dirigió el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora y en calidad de visitador de la Congregación, recorrió toda
Italia y, en nombre de don Bosco fundó diversas casas; para cuyo fin estuvo también dos veces en Francia, tres en España y una en
Portugal. Era, pues, lo que ahora se dice, en el buen sentido de la palabra, un hombre experimentado.Fin de Página: 253
VOLUMEN XVII Página: 253Ya elegido Obispo, picábale una curiosidad. Unos treinta años antes, en 1855, estaban seis clérigos alrededor de don Bosco sentado a la
mesa y, bromeando, conversaban con él sobre su porvenir. Don Bosco dijo:-Uno de vosotros será Obispo.Los clérigos eran Juan Anfossi, Juan Cagliero, Juan B.ta Francesia, Félix Reviglio, Miguel Rúa y Juan Turchi; todos ellos tomaron la
cosa a broma, pues su humilde condición social y la modesta posición de don Bosco y del Oratorio parecían excluir toda verosimilitud de
que les pudiese tocar tan alto honor. Además, en aquel tiempo, ninguno pensaba en las Misiones extranjeras. Pero una palabra de don
Bosco no se olvidaba fácilmente; por eso, Cagliero se desvivía por saber qué se escondía bajo ((291)) aquel lejano vaticinio, que acababa
de cumplirse en su persona. Preguntó, pues, al Santo por ello, y éste le contestó que se lo diría la víspera de su consagración. Aquella tarde
le reveló el misterio en su habitación.El hecho se remontaba al 1854, cuando el joven Cagliero asistiendo a los atacados por el cólera, había contraído una infección
tifoidea.Su estado no dejaba ya un hilo de esperanza. Don Bosco fue a verle
253para disponerlo a una buena muerte y se detuvo en el umbral; una improvisa aparición cautivó su mirada. Una fulgurante paloma con un
ramito de olivo en el pico revoloteaba por la estancia hasta que, dirigiéndose a la camita del enfermo y deteniendo el vuelo sobre la cabeza,
tocóle los labios con las verdes hojitas, dejó caer el ramito sobre la cabeza y, lanzando destellos de luz deslumbradora, desapareció. Siguió
después una segunda visión. Desaparecieron las paredes y una multitud de caras de salvajes se apiñaban alrededor de la cama y fijaban los
ojos sobre el moribundo, casi temerosos por su suerte. Dos hombres especialmente se diferenciaban de los demás, uno de horrendo aspecto
negruzco y el otro cobrizo muy alto y de aspecto guerrero; también ellos estaban inclinados con ansiedad sobre el muchacho. Todo se
desarrolló con fulmínea rapidez y ninguno de los presentes se dio cuenta de nada. Comprendió el Santo que todavía no había sonado la
hora suprema para Juanito. Parecióle poder reconocer en la paloma la plenitud de la gracia sacerdotal, en el ramito de olivo la predicación
del evangelio de paz y, en aquellos bárbaros semblantes, tribus salvajes por convertir. Y he aquí que entonces se realizaba todo conforme a
sus presagios.Monseñor Cagliero escuchó enternecido la narración; rogó después a don Bosco que tuviese a bien repetirla durante la cena a los
Superiores del Capítulo. Don Bosco, que no sabía negarse cuando descubría algún bien, condescendió 1.((292)) La consagración episcopal quedó fijada para el siete de diciembre, de modo que el novel Obispo pudiera celebrar su primer
pontifical al día siguiente, festividad de la Inmaculada. Para proveerle de vestiduras, objetos y ornamentos envió don Miguel Rúa una
circular impresa invocando el caritativo concurso de señoras que conocían al nuevo Prelado 2. Y la Madre General de las Hijas de María
Auxiliadora, considerando como suya la misma circular, contribuyó a su mayor difusión. Don Bosco envió la siguiente invitación impresa
a los principales bienhechores:1 Lo que aquí decimos en breve, queda narrado con todos los pormenores por Lemoyne en Memorias Biográficas vol. V pág. 86 y ss. El
concluye la narración diciendo: "Nosotros escribimos estas páginas aquella misma noche al dictado de monseñor Cagliero". Las dos
figuras características ostentaban las contraseñas de los fueguinos y los patagones.2 Ap. Doc. núm. 35. La circular llegó a manos de un masón, el cual se enfureció tanto al leerla que escribió una carta, como sólo podía
hacerlo un energúmeno. Es también un documento del ciego anticlericalismo del siglo pasado, que de tantas maneras puso trabas a don
Bosco y a su obra (Ap. Doc. núm. 36).
254Benemérito Señor:Conozco la benevolencia que V. S. mostró siempre al Oratorio de San Francisco de Sales y el vivo interés que tuvo, en toda ocasión, por
cuanto le concierne.Por ello, tengo la gran satisfacción de comunicarle que el día siete de los corrientes, domingo, a las siete y media de la mañana se
celebrará en la iglesia de María Santísima Auxiliadora la Consagración Episcopal de Monseñor Juan Cagliero, alumno del mismo Oratorio
preconizado por Su Santidad León XIII, en el consistorio del trece de noviembre pasado, Obispo titular de Mágida, en Panfilia y Provicario
Apostólico de Patagonia Septentrional.Será consagrado por Su Eminencia Reverendísima el señor Cardenal Cayetano Alimonda, nuestro veneradísimo Arzobispo, con
asistencia de sus excelencias Reverendísimas monseñor Juan Bautista Bertagna, Obispo titular de Cafarnaún, y monseñor EmilianoFin de Página: 255
VOLUMEN XVII Página: 255Manacorda, Obispo de Fossano.Sería algo muy grato para mí que V. S. pudiera asistir a dicha función; mas si no se lo permitiesen sus ocupaciones, ruégole tenga a bien
aceptar la cordial invitación que le hago de venir a honrar nuestra comida a las doce y media.Por la tarde, a eso de las seis, habrá un breve acto académico en honor del nuevo Obispo.Con la esperanza que V. S. tendrá a bien acceder al vivo deseo ((293)) de tenerle con nosotros aquel día memorable, le doy las gracias
anticipadas, y deseándole de Dios y de la Virgen Inmaculada toda suerte de bienes, me profeso con mucho agradecimiento y aprecio,DeV. S. B.Turín, 3 de diciembre de 1884Su seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.P.D. Si V. S. pudiese venir a nuestra casa para la hora de la comida, ruégole tenga la bondad de advertírmelo.
Un cuarto Obispo asistió a la ceremonia: fue monseñor De Macedo Costa, de Belem del Pará, en Brasil, el cual iba de viaje desde París a
Roma y se detuvo en Turín para visitar a don Bosco y pedirle la ayuda de los Salesianos. Encorvada por el peso de sus ochenta y ocho años
asistía anegada en lágrimas al sagrado rito la madre del elegido y, en la penumbra del presbiterio, su gran padre espiritual atraía hacia sí las
miradas conmovidas de los numerosos amigos y admiradores. Hubiera deseado también la asistencia de un padrino y una madrina, cuyo
honor había ofrecido a los condes Colle 1; pero el estado de su salud no les permitió emprender el largo viaje.Al término de la solemne función, mientras el Cardenal y los cuatro Obispos, precedidos por el clero, entre dos apiñadas hileras de
pueblo, se encaminaban a través de la iglesia a la primera sacristía, el1 Carta, 7 de noviembre de 1884.
255consagrado se separó del cortejo, y se volvió hacia donde sabía que estaba su madre. La amable viejecita, sostenida por uno de sus hijos y
por un nieto, salió a su encuentro e intentó arrodillarse; pero el hijo se anticipó, apretó contra su pecho la venerable cabeza y, en medio de
la emoción de los presentes, la volvió delicadamente al asiento. Poco tiempo tenía que sobrevivir a tanto gozo la afortunada mujer, pues el
día de Navidad cesó de latir su cansado corazón.Con dificultad siguió entre el gentío hacia la segunda sacristía y vio entonces a don Bosco que, con la cabeza descubierta, se acercaba y
se arrodillaba para besarle el anillo. Monseñor, que ocultaba ((294)) la mano entre los pliegues de los ornamentos se lanzó a sus brazos.
íFue una escena dulcísima, embellecida por las lágrimas! El Santo pudo después estampar su beso en aquel anillo, que el Obispo no había
permitido besar antes a ninguno. A partir de entonces, don Bosco guardó siembre con monseñor Cagliero los mismos miramientos que
tenía con los demás Obispos, besándole el anillo y dándole las preferencias debidas al carácter episcopal.En el banquete dado aquel día en su honor, tomaron parte muchos. Nos parece digno recordar entre los brindis el del padre barnabita
Denza, insigne físico y astrónomo, que sacó de su ciencia una imagen genial.-Parecíame, dijo, que me encontraba durante el banquete observando el cielo en mi terraza y contemplando una de las más hermosas
constelaciones, la del Tauro 1, y, cerca de ésta, las Pléyades, y debajo, Argos. Pues bien, veía delante la estrella principal del Tauro en la
persona del Eminentísimo Arzobispo de Turín; las cuatro estrellas, que le hacen corona, en los cuatro Excelentísimos Obispos aquí
presentes; la estrella, que apenas se ve a simple vista por la gran distancia, pero que, en realidad, es grandísima, simboliza a don Bosco.
Las Pléyades me representan los colegios de don Bosco, el número infinito de los alumnos y Cooperadores salesianos; y como acá y allá
brillan entre las nebulosas algunas fúlgidas estrellas, descubro en ellas a los egregios Directores de los colegios llegados aquí para la fiesta.
Por último, la constelación de Argos, llamada así por la mítica expedición de los argonautas, está representada por monseñor Cagliero, que
conquistador como Jasón y, al mismo tiempo, músico como Orfeo, se lanza intrépido con los suyos a una conquista, de la que un vellocino
de oro no puede ser más que un pálido símbolo de la realidad.Fin de Página: 256
VOLUMEN XVII Página: 2561 Alusión a la ciudad de Turín.
256El festejado respondió a los que le habían brindado evocando un episodio, que hemos de recoger para nuestra historia.-Hace veinte años, dijo, don Bosco acompañado por unos veinte jóvenes, después de una pesada marcha por la Liguria, llegaba al pueblo
de Gavi. Allí se encontraron él y los suyos con un magnífico ((295)) banquete, preparado por un piadoso canónigo de Génova, que solía
pasar en Gavi alguna temporada. Al atardecer, despidióse don Bosco y se alejó del pueblo con su comitiva. El piadoso canónigo deseaba
verlo un poco más y acompañarle un trecho; pero don Bosco ya se había adelantado tanto por los valles que conducen a Orba, que aquél,
acompañado por don Juan Cagliero, en vano intentó alcanzarlo. Entonces el piadoso canónigo exclamó que con mucho gusto vería una vez
más al providencial don Bosco, porque sólo las montañas no se encuentran en este mundo. Pues bien, aquel piadoso canónigo es el
cardenal Alimonda de hoy, que después de veinte años encuentra otra vez a su lado al sacerdote don Bosco 1.Desde el año 1841 solía don Bosco dar una conferencia a sus hijos en el día de la Inmaculada, reuniendo en un primer momento a los
muchachos, después a los catequistas, más tarde a los clérigos y, por último, a los Salesianos, a medida que el desarrollo de su institución
iba dando a unos preponderancia sobre los otros. El año 1884 las fiestas del Obispo habían absorbido los pensamientos del Oratorio antes,
durante y después del día ocho de diciembre; pero él, que no quería renunciar a la buena costumbre, convocó la reunión para el día trece.
Aquella tarde, a eso de las seis, reunidos todos los hermanos en el locutorio junto a la portería, el Siervo de Dios, después de recordar con
alegría el gran acontecimiento de la semana anterior, dejóse llevar en alas de los recuerdos hasta los remotos orígenes del Oratorio, para
venir a parar a los tiempos recientes. Al principio, con su mamá Margarita, él lo era todo: cocinero, maestro, jefe, asistente. Una misma
sala servía para escuela, taller, refectorio, dormitorio. Después llegaron los primeros ayudantes; don Miguel Rúa, don Juan Cagliero, don
Juan Bautista Francesia, don Celestino Durando, don José Laz zero. Sacrificios y trabajo continuo en todas las dependencias de la casa y
en oratorios festivos, y ((296)) estudiar teología para sí mismos y seguir la carrera de letras en la Universidad para enseñar a los demás.1 Fue éste el último paseo otoñal y el más largo de los que dio don Bosco con sus muchachos. Pertenece al año 1864. Lemoyne lo
describe en tres capítulos (LXXIII, LXXIV y LXXV) del volumen VII, haciendo mención también de este episodio. Pero no dice palabra
de otro pequeño episodio sucedido en Cremolino; véase Ap. Doc. núm. 37.
257Por último, la situación presente de las cosas, las comodidades introducidas, la mayor facilidad para mantener el orden, gracias a la
oportuna división de los superiores, unos para dirigir a los aprendices, otros para dirigir a los estudiantes. Proclamó como vínculo
indisoluble para promover y mantener este orden la santa obediencia.-Muchos, siguió don Bosco, vienen a hablarme y me dicen: "Padre, yo ahora, descargado de esa o de esotra ocupación, relegado a aquel
colegio, lejos de su cuidado paternal, necesito un recuerdo". Y yo les doy el que creo más oportuno; pero, creedme, hijos míos, íguardad
nuestras santas Reglas! Ese es el mayor y más querido recuerdo, que este vuestro pobre y anciano padre puede dejaros. Las Reglas están
aprobadas por la Santa Madre Iglesia que no se equivoca nunca; por consiguiente, obedeciéndolas, nosotros obedecemos inmediatamente a
Dios. "Cuántos hay en este mundo que tengan la suerte de poder decir: "Estoy seguro de que, obrando de esta manera, alcanzaré la
salvación de mi alma?". No me detengo a desarrollar puntos tan bellos y tan importantes, que necesitarían por sí mismos libros enteros.
Mis escasas fuerzas no aguantarían largos razonamientos; por otra parte, estas verdades ya os fueron explicadas. Concluiré, pues, con un
pensamiento, que me interesa muchísimo. El Apóstol san Juan, cuando pasaba ya de los cien años y no podía hablar largo rato de las cosas
de Dios, se hacía llevar a la iglesia y repetía a los discípulos reunidos: Dilígite alterutrum (Amaos unos a otros) y nada más. A veces los
discípulos le preguntaban: ""Y después de esto, qué más hemos de hacer?" íDilígite alterutrum!, repetía. Pero cansados los cristianos de
oírle siempre el mismo consejo, le rogaron humildemente que les diera alguna explicación de su insistencia. "Porque, contestó el santo
Apóstol, quien cumple el precepto de la caridad, ílo ha hecho todo!". Lo mismo os digo yo a vosotros, queridos hijos míos. Amaos los
unos a los otros, socorreos los unos a los otros con toda caridad; no suceda nunca que uno tenga rencor contra su hermano o lo ((297))
desacredite con palabras incorrectas. íAy de quien procede de este modo! Tenemos que perdonar a nuestro hermano, como deseamos que
Dios nos perdone nuestros pecados. "Y cómo podremos decir: dimitte nobis debita nostra, sicut et nos dimittimus debitoribus nostris, si
después alimentamos en el corazón sentimientos de odio? íAh!, no olvidemos las palabras de Jesucristo a los Apóstoles: Os reconocerán
como discípulos míos, si os amáis unos a otros.En la novena de Navidad, salió Monseñor para Roma. Ya se había entendido con monseñor Jacobini para tener audiencia del Padre Santo
entre el día veinte y el veintidós de diciembre. Fue recibido por
258
el Papa el día veintidós y salió de ella muy animado. León XIII, a más de la gran benevolencia que le demostró, volvió a hacer una
recomendación para don Bosco:-Decid a don Bosco que se cuide, porque su salud es preciosa para nuestra Congregación y para toda la Iglesia 1.Fin de Página: 259
VOLUMEN XVII Página: 259Monseñor Cagliero regresó a Turín y no perdía tiempo; no paraba de celebrar funciones y dar conferencias. Así, el día treinta y uno de
diciembre consagró la iglesia de María Auxiliadora en Nizza Monferrato 2; habló a los Cooperadores en la iglesia de San Juan Evangelista
substituyendo a don Bosco; habló también en Lu, en Casale y en otras partes.Cuando se aproximaba el día de su partida y se activaban los preparativos, fue testigo de la calma inalterable de don Bosco en los casos
adversos e imprevistos. El día 24 de enero de 1885, estaba a la mesa con él, cuando se oyó gritar desde el patio:-íFuego, fuego!Todos se levantaron de la mesa y corrieron a la galería, menos don Bosco, que no se movió. El fuego había prendido en el taller de
encuadernación. Parecía que había llegado el fin del mundo a la casa; unos corrían, otros gritaban. Había un barullo espantoso, pidiendo
agua y yendo por ella; todo era confusión, azoramiento. Mientras tanto el incendio crecía, amenazando invadir los dormitorios. Don Bosco
recogido en profunda oración, sin sombra de espanto, preguntaba de vez en ((298)) cuando si había peligro para los muchachos, si había
víctimas, y, al contestársele siempre que no, dijo al fin:-Si es así, íhágase la voluntad de Dios!Y así quedó, constantemente dueño de sí mismo y por nada mostróse turbado.La mayoría de los Superiores, incluido el Obispo, habían bajado y se acercaron al lugar del incendio. Llegaron los bomberos, que
dominaron en poco tiempo las llamas. Inesperadamente llegó también el conde de Sambuy, Alcalde de Turín. Monseñor le acompañó hasta
la habitación próxima al comedor, donde encontraron a don Bosco tranquilo como siempre. Dirigiéndose al Alcalde, le dijo:-Agradezco su atención, señor Conde. Siempre ha querido a nuestro Oratorio y ahora nos da una prueba más de ello. Me dicen que ya
han aislado el fuego y que no peligra el resto de la casa. Demos gracias a Dios. En medio del susto de todos, sólo don Bosco permaneció1 Sum. sup. virt. núm. XIX, 10 2 Ap. Doc. núm. 38.
259impasible y resignado a la santa voluntad de Dios. El día veintiséis escribía al príncipe Czartoryski: "Se enterará por los periódicos que el
sábado se incendió una parte notable de nuestra casa. Los daños son muy graves; pero las personas se han salvado. Bendito sea Dios en los
éxitos y en los fracasos". Un rasgo amoroso de la Providencia vino pronto a premiar su confianza en Dios y a alentar a los pusilánimes. Se
necesitaban inmediatamente diez mil liras para reparar lo antes posible la encuadernación y llegó inesperadamente una carta de Francia con
un cheque para cobrar precisamente aquella cantidad.Los alumnos del colegio Manfredini, conmovidos al oír la narración de la desgracia que les hizo don Juan Bautista Tamietti,
improvisaron una colecta con la que recogieron ciento noventa y cinco liras. El Director las envió a don Juan Bautista Lemoyne, para que
las presentase a don Bosco, el cual quedó vivamente emocionado y encargó al mismo Lemoyne que les diera las gracias, indicándole el
esbozo de la carta 1. Hasta el Papa, informado de la desgracia, ((299)) envió a don Bosco una bendición especial para consolarle 2 .Llegóse, entre tanto, a la víspera de la partida. A lo largo de toda la jornada, seguía don Bosco con la idea puesta en Monseñor y los otros
que iban a marchar tan lejos, y en la absoluta imposibilidad de acompañarlos, como las veces anteriores, hasta el embarque. Esto y más aún
la imposibilidad de darles al menos el adiós en la iglesia de María Auxiliadora le causaban sobresaltos de conmoción, que por momentos le
oprimían y le dejaban abatido. Y he aquí que, en la noche del treinta y uno de enero al primero de febrero, tuvo un sueño semejante al de
1883 sobre las Misiones. Lo contó a don Juan Bautista Lemoyne, el cual lo escribió inmediatamente. Es el siguiente:Me pareció acompañar a los misioneros en su viaje. Hablamos durante unos momentos antes de salir del Oratorio. Todos estaban a mi
alrededor y me pedían consejo; y me pareció que les decía:-No con la ciencia, no con la salud, no con las riquezas, sino con el celo y la piedad, haréis mucho bien, promoviendo la gloria de Dios y
la salvación de las almas.Poco antes estábamos en el Oratorio y después, sin saber qué camino habíamos seguido y de qué medios habíamos usado, nos
encontramos inmediatamente en América. Al llegar al final del viaje, me vi sólo en medio de una extensísima llanura, colocada entre Chile
y la República Argentina. Mis queridos misioneros se habían dispersado tanto por aquel espacio sin límites que apenas si los distinguía. Al
contemplarlos, quedé maravillado, pues me parecían muy pocos. Después de haber mandado tantos Salesianos a América, pensaba queFin de Página: 260
VOLUMEN XVII Página: 260vería un mayor número de misioneros.1 Ap. Doc. núm. 39.2 Carta de don Francisco Dalmazzo a don Bosco, Roma 3 de febrero de 1885.
260Pero seguidamente, reflexionando, comprendí que el número era pequeño porque se habían distribuido por muchos sitios, como simiente
que debía ser transportada a otro lugar para ser cultivada y para que se multiplicase.Aparecían en aquella llanura muchas y. numerosas calles formadas por casas levantadas a lo largo de las mismas. Aquellas calles no eran
como las de esta tierra, ni las casas como las de este mundo. Eran objetos misteriosos y diría casi espirituales. Las calles se veían recorridas
por vehículos o por otros medios de locomoción que, al correr, adoptaban mil aspectos fantásticos y mil formas diversas, aunque todas
magníficas y estupendas, tanto que no sería capaz de describir ni una sola de ellas. Observé con estupor que los vehículos, al llegar junto a
los grupos ((300)) de las casas, a los pueblos, a las ciudades, pasaban por encima, de manera que el que en ellos viajaba veía al mirar hacia
abajo los tejados de las casas, las cuales, aunque eran muy elevadas, estaban muy por debajo de aquellos caminos, que mientras
atravesaban el desierto estaban adheridos al suelo y, al llegar a los lugares habitados, se convertían en caminos aéreos, como formando un
mágico puente. Desde allá arriba, se veían los habitantes en las casas, en los patios, en las calles y en los campos, ocupados en labrar sus
tierras.Cada una de aquellas calles conducía a una de nuestras Misiones. Al fondo de un camino larguísimo que se dirigía hacia Chile, vi una
casa 1 con muchos Salesianos, los cuales se ejercitaban en la ciencia, en la piedad, en los diferentes artes y oficios y en la agricultura.
Hacia el Mediodía estaba la Patagonia. En la parte opuesta, de una sola ojeada, pude ver todas nuestras casas de la República Argentina.
Las del Uruguay, Paysandú, Las Piedras, Villa Colón; en Brasil pude ver el Colegio de Niterói y muchos otros institutos esparcidos por las
provincias de aquel imperio. Hacia Occidente se abría una última y larguísima avenida que, atravesando ríos, mares y lagos, conducía a
países desconocidos. En esta región, vi pocos Salesianos. Observé con atención y pude descubrir solamente a dos.En aquel momento, apareció junto a mí un personaje de noble aspecto, un poco pálido, grueso, de barba rala y de edad madura. Iba
vestido de blanco, con una especie de capa color rosa bordada con hilos de oro. Resplandecía en toda su persona. Reconocí en él a mi
intérprete.-"Dónde nos encontramos?, le pregunté señalándole aquel último país.-Estamos en Mesopotamia, me replicó.-"En Mesopotamia?, le repliqué. Pero, si esto es la Patagonia.-Te repito, me replicó, que esto es Mesopotamia.-Pues a pesar de ello... no logro convencerme.-Pues así es: Esto es Me... so... po... ta... mia, concluyó el intérprete silabeando la palabra, para que me quedase bien impresa en la
memoria.-"Y por qué los Salesianos que veo aquí son tan pocos?-Lo que no hay ahora, lo habrá con el tiempo, contestó mi intérprete.Yo, entretanto, siempre de pie en aquella llanura, recorría con la vista aquellos caminos interminables y contemplaba con toda claridad,
pero de manera inexplicable, los lugares que están y estarán ocupados por los Salesianos. íCuántas cosas magníficas1 Todos los detalles topográficos anteriores y los que siguen, parecen indicar la casa de Fortín Mercedes, a la orilla izquierda del
Colorado. Es la casa de formación de la Inspectoría de San Francisco Javier, con estudiantado numeroso, escuelas profesionales, escuela de
agricultura, y santuario, meta de peregrinaciones.
261vi! íVi todos y cada uno de los colegios! Vi como en un solo punto el pasado, el presente y el porvenir de nuestras misiones. De la mismaFin de Página: 262
VOLUMEN XVII Página: 262manera que lo contemplé todo en conjunto de una sola mirada, lo vi también particularmente, siéndome imposible dar una idea, aunque
somera, de aquel espectáculo. Solamente lo que pude contemplar en aquella ((301)) llanura de Chile, de Paraguay, de Brasil, de la
República Argentina, sería suficiente para llenar un grueso volumen, si quisiese dar una breve noticia de todo ello. Vi también en aquella
amplia extensión, la gran cantidad de salvajes que están esparcidos por el Pacífico hasta el golfo de Ancud, por el Estrecho de Magallanes,
Cabo de Hornos, Islas de San Diego, en las islas Malvinas. Toda la mies destinada a los Salesianos. Vi que entonces los Salesianos
sembraban solamente, pero que nuestros seguidores cosecharían. Hombres y mujeres vendrán a reforzarnos y se convertirán en
predicadores. Sus mismos hijos, que parece imposible puedan ser ganados para la fe, se convertirán en evangelizadores de sus padres y de
sus amigos. Los Salesianos lo conseguirán todo con la humildad, con el trabajo, con la templanza. Todas las cosas, que yo contemplaba en
aquel momento y que vi seguidamente, se referían a los Salesianos, su regular establecimiento en aquellos países, su maravilloso aumento,
la conversión de tantos indígenas y de tantos europeos allí establecidos. Europa se volcará hacia América del Sur. Desde el momento en
que en Europa se empezó a despojar a las iglesias de sus bienes, comenzó a disminuir el florecimiento del comercio, el cual fue e irá cada
vez más de capa caída. Por lo que los obreros y sus familias, impulsados por la miseria, irán a buscar refugio en aquellas nuevas tierras
hospitalarias.Una vez contemplado el campo que el Señor nos tiene destinado y el porvenir glorioso de la Congregación Salesiana, me pareció que me
ponía en viaje para regresar a Italia. Era llevado a gran velocidad por un camino extraño, altísimo, y de esa manera llegué al Oratorio. Toda
la ciudad de Turín estaba bajo mis pies y las casas, los palacios, las torres me parecían bajas casucas: tan alto me encontraba. Plazas, calles
jardines, avenidas, ferrocarriles, los muros que rodean la ciudad, los campos, las colinas circundantes, las ciudades, los pueblos de la
provincia, la gigantesca cadena de los Alpes cubierta de nieve estaban bajo mis pies y ofrecían a mis ojos un espectáculo maravilloso. Veía
a los jóvenes allá en el Oratorio, tan pequeños que parecían ratoncitos. Pero su número era extraordinariamente grande; sacerdotes,
clérigos, estudiantes, maestros de talleres lo llenaban todo; muchos partían en procesión y otros llegaban a ocupar las vacantes dejadas por
los que se marchaban. Era un ir y venir continuo.Todos iban a concentrarse en aquella extensísima llanura entre Chile y la República Argentina, de la cual había vuelto en un abrir y
cerrar de ojos. Yo lo contemplaba todo. Un joven sacerdote, parecido a nuestro don José Pavía, pero que no lo era, con aire afable, palabra
cortés y de cándido aspecto y encarnadura de niño, se acercó a mí y me dijo:-He aquí las almas y los países destinados a los hijos de San Francisco de Sales.Yo estaba maravillado al ver la inmensa multitud que se había concentrado allí en un momento, desapareciendo seguidamente, sin que se
distinguiese apenas en la lejanía la dirección que había tomado.Ahora noto que, al contar mi sueño, lo hago a grandes rasgos, no siéndome posible precisar la sucesión exacta de los magníficos
espectáculos ((302)) que se me ofrecían a la vista y las varias circunstancias accesorias. El ánimo desfallece, la memoria flaquea, la palabra
es insuficiente. Además del misterio que envolvía aquellas escenas, éstas se alternaban, se mezclaban, se repetían según diversas
concentraciones
262y divisiones de los misioneros y el acercarse o alejarse de ellos a aquellos pueblos llamados a la fe y a la conversión.Lo repito: veía en un solo punto el presente, el pasado y el futuro de aquellas misiones, con todas sus fases, peligros, éxitos,
contrariedades y desengaños momentáneos que acompañaban a este apostolado. Entonces lo comprendía claramente todo, pero ahora es
imposible deshacer esta intriga de hechos, de ideas, de personajes. Sería como quien quisiese condensar en un solo capítulo y reducir a un
solo hecho y a una unidad el espectáculo del firmamento, describiendo el movimiento, el esplendor, las propiedades de todos los astros con
sus relaciones y leyes particulares y recíprocas; mientras que un solo astro proporcionaría materia suficiente para ocupar la atención
estudiosa de la mente mejor dotada. Y he de hacer notar que aquí se trata de cosas que no tienen relación con los objetos materiales.Reanudemos, pues, el relato: dije que quedé maravillado al ver desaparecer tan inmensa multitud. Monseñor Cagliero estaba en aquel
momento a mi lado. Algunos misioneros permanecían a cierta distancia. Otros estaban a mi alrededor, en compañía de un buen número de
Cooperadores Salesianos, entre los cuales distinguí a Monseñor Espinosa, al Doctor Torrero, al Doctor Carranza y al Vicario General de
Chile 1.Entonces el intérprete de siempre vino hacia mí, mientras yo hablaba con monseñor Cagliero y con muchos otros intentando aclarar si
aquel hecho encerraba algún significado. De la manera más cortés, el intérprete me dijo:-Escucha y verás.Y he aquí que, al instante, aquella extensa llanura se convirtió en un gran salón. Yo no sería capaz de describir su magnificencia y
riqueza. Solamente diré que si alguien intentase dar una idea de ella y lo consiguiese, ningún hombre podría soportar su esplendor ni aunFin de Página: 263
VOLUMEN XVII Página: 263con la imaginación. Su amplitud era tal que no se podía abarcar con la vista, ni se podían ver sus muros laterales. Su altura era
inconmensurable. Su bóveda terminaba en arcos altísimos, amplios y resplandecientes en sumo grado, sin que se distinguiese el lugar sobre
el que se apoyaban. No existían pilastras ni columnas. En general, parecía que la cúpula de aquella gran sala fuese de candidísimo lino a
guisa de tapiz. Lo mismo habría que decir del pavimento. No había luces, ni sol, ni luna, ni estrellas, pero sí un resplandor general que se
difundía igualmente por todas partes.La misma blancura del lino resplandecía y hacía visible y amena cada una de las partes del salón, su ornamentación, las ventanas, la
entrada, la salida. Se sentía en todo el ambiente una suave fragancia mezclada con los más gratos olores.((303)) Un fenómeno se produjo en aquel momento. Una serie de pequeñas mesas formaban una sola de longitud extraordinaria. Las
había dispuestas en todas las direcciones y todas convergían en un único centro. Estaban cubiertas de elegantísimos manteles y, sobre ellas
se veían colocados hermosísimos floreros con multiformes y variadas flores.La primera cosa que notó monseñor Cagliero fue:-Las mesas están aquí, pero "y los manjares?En efecto, no había preparada comida alguna, ni bebida de ninguna especie, ni había tampoco platos, ni copas, ni recipientes en los
cuales se pudiesen colocar los manjares.1 Tal vez quería decir monseñor Domingo Cruz, Vicario Capitular de la diócesis de Concepción.
263El intérprete replicó entonces:-Los que vienen aquí neque sitient, neque esurient amplius.Dicho esto, comenzó a entrar gente, vestida de blanco, con una sencilla cinta a manera de collar, de color rosa, recamada de hilos de oro
que les ceñía el cuello y las espaldas. Los primeros en entrar formaban un número limitado, sólo un pequeño grupo. Apenas penetraban en
aquella gran sala se iban sentando en torno a la mesa para ellos preparada, cantando: íViva! íTriunfo! Y entonces comenzó a aparecer una
variedad de personas, grandes y pequeños, hombres y mujeres, de todo género, de diversos colores, formas y actitudes, resonando los
cánticos por todas partes. Los que estaban ya colocados en sus puestos cantaban: íViva! Y los que iban entrando: íTriunfo! Cada turba que
penetraba en aquel local representaba a una nación o sector de nación que sería convertida por los misioneros.Di una ojeada a aquellas mesas interminables y comprobé que había sentadas junto a ellas muchas hermanas nuestras y gran número de
nuestros hermanos. Estos no llevaban distintivo alguno que proclamase su calidad de sacerdotes, clérigos o religiosas, sino que, al igual de
los demás, tenían la vestidura blanca y el manto de color rosa.Pero mi admiración creció de pronto cuando vi a unos hombres de aspecto tosco, con el mismo vestido que los demás, cantando: íViva!
íTriunfo!Entonces nuestro intérprete dijo:-Los extranjeros y los salvajes, que bebieron la leche de la palabra divina de sus educadores, se hicieron propagandistas de la palabra de
Dios.Vi, en medio de la multitud, grupos de muchachos con aspecto rudo y extraño, y pregunté:-"Y estos niños que tiene una piel tan áspera que parece la de los sapos, pero tan bella y de un color tan resplandeciente? "Quiénes son?El intérprete respondió:-Son los hijos de Cam que no han renunciado a la herencia de Leví. Estos reforzarán los ejércitos para defender el reino de Dios que ha
llegado finalmente a nosotros. Su número era reducido, pero los hijos de sus hijos lo han acrecentado. Ahora escuchad y ved, pero no
podréis entender los misterios que contemplaréis.Aquellos jovencitos pertenecían a la Patagonia y al Africa Meridional.Fin de Página: 264
VOLUMEN XVII Página: 264((304)) Entretanto aumentaron tanto las filas de los que penetraron en aquella sala extraordinaria, que todos los asientos aparecían
ocupados. Sillas y escaños no tenían una forma determinada, sino que tomaban la que cada uno quería. Cada uno estaba contento del lugar
que ocupaba y del que ocupaban los demás.Y he aquí que, mientras de todas partes salían voces de: íViva! íTriunfo!, llegó finalmente una gran turba que, en actitud festiva, venía al
encuentro de los que ya habían entrado, cantando: íAleluya, gloria, triunfo!Cuando la sala apareció completamente llena y los millares de reunidos eran incontables, se hizo un profundo silencio y, seguidamente,
aquella multitud comenzó a cantar dividida en coros diversos:El primer coro: Appropinquavit in nos regnum Dei, laetentur Coeli et exultet terra, Dominus regnavit super nos, alleluia.El segundo coro: Vicerunt et ipse Dominus dabit edere de ligno vitae et non esurient in aeternum, alleluia.Y un tercer coro: Laudate Dominum omnes gentes, laudate eum omnes populi.Mientras cantaban estas y otras cosas alternando los unos con los otros, de pronto se hizo por segunda vez un profundo silencio. Después
comenzaron a resonar voces
264que procedían de lo alto y de lejos. El sentido del cántico era éste y la armonía que le acompañaba era difícil de expresar: Soli Deo honor e
gloria in saecula saeculorum. Otros coros, que resonaban siempre en la altura y desde muy lejos, respondían a estas voces: Semper
gratiarum actio illi qui erat, est et venlurus est. Illi eucharistia, illi soli honor sempiternus.Pero, en aquel momento, los coros bajaron y se acercaron. Entre aquellos músicos celestes estaba Luis Colle. Los que estaban en la sala
comenzaron entonces a cantar y se unieron, mezclándose las voces de manera que semejaban instrumentos músicos maravillosos, con unos
sonidos cuya extensión no tenía límites. Aquella música parecía compuesta al mismo tiempo por mil notas y mil grados de elevación que
se unían formando un solo acorde. Las voces altas subían de una manera imposible de imaginar. Las voces de los que estaban en la sala
bajaban sonoras y alcanzaban escalas difíciles de expresar. Todos formaban un coro único, una sola armonía, pero tanto los bajos como los
contraltos eran de tal gusto y belleza y penetraban en los sentidos produciendo tal efecto, que el hombre se olvidaba de su propia existencia
y yo caí de rodillas a los pies de monseñor Cagliero exclamando:-íOh, Cagliero! íEstamos en el Paraíso!Monseñor Cagliero me tomó por la mano y me dijo:-No es el Paraíso, es una sencilla, una débil figura de lo que en realidad será el Paraíso.Entretanto las voces humanas de los dos grandiosos coros proseguían y cantaban con indecible armonía: Soli Deo honor et gloria et
triumphus, alleluia, in aeternum, in aeternum!((305)) Aquí me olvidé de mí mismo y no sé qué fue de mí.Por la mañana, a duras penas me podía levantar del lecho; apenas me daba cuenta de lo que hacía cuando me dirigía a celebrar la Santa
Misa.El pensamiento principal, que me quedó grabado después de este sueño, fue el de dar a monseñor Cagliero y a mis queridos misioneros
un aviso de suma importancia relacionado con la suerte futura de nuestras Misiones:-Todas las solicitudes de los Salesianos y de las Hijas de María Auxiliadora han de encaminarse a promover vocaciones eclesiásticas y
religiosas.Cada vez que al contar este sueño repetía las palabras: íViva! íTriunfo!, la voz de don Bosco, como nos asegura Lemoyne, asumía un
acento tan vibrante que hacía temblar. Cuando al final nombró a su querido monseñor Cagliero, suspendió por unos instantes la narración,
un sollozo le truncó la palabra y sus ojos se llenaron de lágrimas.Don Santiago Castamagna, al dar las gracias a Lemoyne que le había enviado copia de éste y de otro sueño, le decía: "Diga también a
don Bosco que no obedeceremos las palabras que nos escribió en su última carta 1: "No creáis lo que expresan mis sueños", pues nosotros,Fin de Página: 265
VOLUMEN XVII Página: 265contentos de hacer la profesión de fe de Urbano VIII, creemos en las visiones de nuestro Padre, el cual, nunca lo olvidaré, me dijo un día:
"-Entre tantas Congregaciones y Ordenes religiosas, tal vez la nuestra fue la que recibió con más frecuencia la palabra de Dios".1 Carta sin fecha; mas, por el contexto, se arguye que fue escrita a primeros de mayo.
265El día primero de febrero por la mañana Monseñor ordenó en la iglesia de María Auxiliadora a ocho sacerdotes, dos diáconos, cuatro
subdiáconos y confirió las órdenes menores a diez clérigos; algunos de estos recién ordenados iban a partir con él. En la ceremonia
vespertina del adiós, él mismo pronunció el discurso; vino después el Cardenal a bendecir a los que iban a emprender el viaje. Don Bosco
tuvo que obedecer la prescripción de los médicos de no salir en absoluto de su habitación. Sólo al día siguiente, se comprendió cuál fue el
motivo del malestar que le inquietaba.Monseñor, después de despedir a sus compañeros de viaje en la misma tarde ((306)) del día primero de febrero, se quedó todavía en el
Oratorio, porque se encontraba demasiado cansado y contaba con alcanzar a los otros en Sampierdarena al día siguiente. Esta breve demora
le proporcionó la satisfacción de un último afectuoso coloquio con don Bosco.Aquella tarde, pues, hacia las siete, fue a verle y sin decir palabra se sentó a su lado. También don Bosco callaba. íCuántos recuerdos
debieron acudir a la mente de ambos en aquellos momentos solemnes!Por fin, preguntó don Bosco:-"Han salido tus compañeros?-Sí, señor; han salido.-Me parecían muy preocupados por mi salud. Tan pronto como los veas, diles que no tengan pena. Yo no estoy malo. Era sólo la
emoción lo que me hacía aparecer como tal. íPobrecitos! Se veía que les daba pena mi estado.-Esté usted seguro, les diré lo que sea necesario para liberarlos de todo siniestro presentimiento.-"Y tú cuándo vas a salir?-Mañana tengo que estar en Sampierdarena.-"En qué tren irás?-No hablemos de la hora. Ya lo pensaremos.-Si pudieses salir algo tarde y descansar con tranquilidad...-Don Bosco, no piense en esto. Me encuentro bien; déjelo de mi cuenta. Esta tarde nos veremos otra vez y combinaremos todo.Después empezaron a hablar de las misiones hasta la hora de la cena. Monseñor se retiró, y don Bosco, que no aguantaba más, tuvo que
acostarse. A las nueve y media, volvió Monseñor a verle y haciéndose violencia para aparentar su acostumbrada desenvoltura, se acerco a
la cama.-"Qué quieres, mi querido Monseñor?, dijo don Bosco algo vacilante.
266-Vengo, contestó Monseñor, a recibir su bendición.((307)) -íCómo así! "Esta noche? íVen mañana por la mañana!Podremos hablar todavía y con más comodidad.-Puede que mañana por la mañana no me dé tiempo.Fin de Página: 267
VOLUMEN XVII Página: 267-"Pues a qué hora has determinado salir?
-Pronto, muy pronto.
-Quédate todavía hasta las dos de la tarde... Estás cansado... Después de un conveniente descanso, el viaje se te hará menos pesado.
-Si don Bosco no tiene nada en contra, le rogaría me dejase elegir la hora.
-Haz como mejor te parezca.
-Entonces bendígame y bendiga una vez más a mis compañeros.
Monseñor se arrodilló. Don Bosco le tomó por la mano y le dijo:
-Que tengas feliz viaje. Si no volvemos a vernos en esta tierra, hasta vernos en el Paraíso.
-No hablemos de esto. Antes de vernos en el Paraíso, volveremos a vernos en esta tierra. Recuerde que he prometido volver para susbodas de oro sacerdotales.
-Será lo que Dios quiera. El es el amo. En Argentina y en Patagonia, tendréis mucho que hacer, trabajaréis mucho y la Virgen os ayudará
a sacar mucho fruto de tu misión. Después te llamarán y te darán una diócesis 1.
Y dicho esto, comenzó la fórmula de la bendición. Su voz era lenta y entrecortada. Monseñor le apuntaba las palabras, añadiendo frases
para la circuntancia, que don Bosco repetía como un niño, a quien la mamá enseña las oraciones. Recibida la bendición se levantó elObispo y le dijo:
-Entonces, buenas noches, mi querido don Bosco.
-Salúdame a tus compañeros de viaje, a los hermanos de América, a los cooperadores que encuentres por todas partes...
((308)) -Sí, sí, y ahora que descanse, don Bosco.
-íTengo todavía tantas cosas que decirte! Pero en Marsella encontrarás... Ea, que tengas feliz viaje, Dios os bendiga a ti y a tuscompañeros.
Dijo estas últimas palabras, mientras salía Monseñor con el corazón1 En 1915 monseñor Cagliero fue llamado a Roma, recibió el Capelo Cardenalicio y cinco años después obtuvo la diócesis Tusculana,
renunciada por ocho cardenales, que tenían derecho a la opción. Esta predicción que le hizo don Bosco antes de partir, la relató él mismo
en una carta a don José Vespignani (Roma, 21 de enero de 1921). Los otros detalles están sacados del Bollettino (marzo 1885).
267henchido de emoción. A las seis de la madrugada, dejó el Oratorio. Don Bosco no pudo levantarse de la cama en ocho días; un ataque de
bronquitis, cuyos primeros síntomas amenazaron un mal desenlace, lo tuvo clavado en ella.La expedición debiera haber salido de Europa un mes antes, si el cólera no hubiese cerrado los puertos de Brasil, Montevideo y Buenos
Aires a los barcos procedentes del Mediterráneo. Verdad es que a fines del año 1884, se admitía a los barcos postales italianos y franceses;
pero tenían que pasar cuarentena, lo cual suponía, molestias, gastos y hasta algún peligro. Por eso, prefirió Monseñor aguardar hasta que
hubiera libre circulación 1.Después de dar una vuelta por las casas de Liguria y Francia, llegó el día once de febrero a Marsella, donde encontró reunidos a los
Salesianos y las Hermanas, que tenían que embarcarse con él 2. Quiso don Bosco hacerse presente en esta ciudad, enviando a don Juan
Bonetti para llevarles su último saludo y entregar al Obispo una carta autógrafa. Es una carta de muchísima importancia.Mi querido Cagliero:
Espero en el Señor que tu salud sea buena; te recomiendo que tengas todos los miramientos que tú mismo juzgues posibles con tu actualFin de Página: 268
VOLUMEN XVII Página: 268condición.Recibo una carta del Arzobispo de Buenos Aires. Contiene cosas, de las que ya hemos tratado. Guardo copia, y te servirá de ((309))
norma para presentarte al Arzobispo y tratar con plenos poderes como mejor te parezca en el Señor. No se te olvide que Chile tiene puestos
los ojos en los Salesianos y que, de la misma manera, los Salesianos miramos amistosamente a aquella nación. Pero no abras muchas casas
próximas unas a otras.Don Juan Bonetti te lleva el corazón y los saludos de todos los Salesianos de Europa, que tú harás extensivos a nuestros hermanos de
América. Cuenta mucho con la prudencia de don Luis Lasagna, de nuestros hermanos ancianos y de los Obispos que nos quieren en Jesús.
Pero sé muy cauto al tomar deliberaciones relacionadas con las autoridades civiles.Todos los Cooperadores de Europa rezan y seguirán rezando por vuestro feliz viaje y por la continuación de vuestros asuntos para mayor
gloria de Dios y salvación de las almas. Dios está con nosotros. No temáis.Recomienda a todos los nuestros que dirijan sus esfuerzos hacia dos puntos cardinales: hacerse amar y no hacerse temer; hacer toda clase
de sacrificios personales y1 Carta de monseñor Cagliero a monseñor Jacobini, Turín, diciembre de 1844.2 Eran seis Hermanas y dieciocho Salesianos; seis sacerdotes: Nicolás Badariotti, José Betti, Antonio Ferrero, Evasio Rabagliati,
Antonio Riccardi, secretario de Monseñor y Angel Savio; diez clérigos: Juan Aceto, Angel Cavatorta, Pedro Cogliolo, Carlos Dállera, Juan
Fossati, Miguel Grando, Francisco Ramello, Fabricio Soldano, Ambrosio Turriccia, Alejo Stefenelli; y dos coadjutores: Silvio Milanese y
Marcos Zanchetta.
268
todos los gastos necesarios para promover las vocaciones sacerdotales y de monjas 1.Recomiendo una vez más que no se haga mucho caso de los sueños, etc. Si ayudan a entender algunas cosas morales o nuestras reglas,
bien está, aprovéchense. De lo contrario, que no se tengan en cuenta 2.Dios te bendiga, mi querido monseñor Cagliero, y contigo bendiga a toda la expedición salesiana, y sea María vuestra guía para ganar
muchas almas para el cielo.La gracia de N. S. J. C. esté siempre con nosotros. Amén.Rezad cada día por el que siempre será en J. C. vuestro.Turín, 10 de febrero de 1885Afmo. amigo,
JUAN BOSCO, Pbro.Por aquellos días enviaba el Santo otro precioso escrito a monseñor Cagliero. Estaba redactado en estos términos: "Palabras que sirvan
de letra para una pieza de música, que compondrá monseñor Cagliero, cuando llegue a orillas del Río Negro en Patagonia, y que, Dios
mediante, cantaremos en su día en la iglesia de María Auxiliadora en Turín. O María, virgo potens, tu magnum et praeclarum in Ecclesia
praesidium; tu singulare Auxilium Chistianorum; tu terribilis ut castrorum acies ordinata; tu cunctas haereses sola interemisti in universo
mundo; tu in angustiis, tu in bello, tu in necessitatibus nos ab ((310)) hoste protege, atque in aeterna gaudia in mortis hora suscipe" 3. Con
paternal pensamiento, quería el Santo disipar de este modo en el ánimo de los expedicionarios los temores por su salud. Poco antes de subi
a bordo del Bourgogne, pidiéronle una vez más telegráficamente una bendición. El barco zarpó el sábado día catorce de febrero por la
tarde.Hasta entonces todo había marchado sin contrariedades y había motivos para esperar que la navegación sería feliz; pero "qué iba a
suceder cuando llegasen a tierras de América? Los compañeros de Monseñor ignoraban algo que éste conocía y le causaba preocupaciones.1 En aquel entonces solíase decir en el Oratorio más comúnmente monjas que hermanas.Fin de Página: 269
VOLUMEN XVII Página: 2692 A estas palabras aludía don Santiago Costamagna cuando escribía a don Juan Bautista Lemoyne lo que hemos visto más atrás en la pág265.
3 Don Juan Cagliero, siendo ya Cardenal y para el cincuentenario de la basílica de María Auxiliadora el año 1918, mandó a don Juan
Pagella poner música a esta letra:"Oh María, Virgen poderosa, tú que eres nuestro grande y glorioso auxilio; ayuda extraordinaria de los Cristianos, terrible como un
ejército formado en campo de batalla; tú que sola has aniquilado las herejías en todo el mundo, defiéndenos del enemigo en las
dificultades, en las luchas, en los aprietos y, en la hora de la muerte, acógenos en los goces eternos".
269A partir del día 3 de septiembre de 1884, habían alterado la paz en la misión de Patagonia graves contratiempos. Era gobernador del
territorio el general de brigada Winter, que mandaba también las tropas de la frontera a lo largo de los ríos Negro, Neuquén y Limay.
Mientras fue amigo de los Salesianos, todo marchó a las mil maravillas; pero cuando el Gobierno nacional declaró, por manejos sectarios,
la guerra religiosa y rompió las relaciones con la Santa Sede, expulsando al Delegado Apostólico, monseñor Matera, so pretesto de no ser
persona grata, el Gobernador, dominado por falsos principios y, tal vez, inducido también por el Presidente, aprovechó en seguida la
ocasión que le ofreció una imprudencia cometida por puro celo de don Domingo Milanesio, y comenzó a perseguir sin tregua ni cuartel a
los pobres misioneros. Durante la lucha, denunció a los Salesianos ante el Ministro de Gracia y Justicia, como personas sin educación y
escandalosas y como traficantes, aconsejando al Gobierno central que no admitiera a ninguno de ellos en las parroquias del territorio
argentino. Los calumnió también, por medio de sus dependientes, ante el Arzobispo de Buenos Aires, intentando por todos los medios
expulsarlos totalmente de Viedma y Patagones, como ya había comenzado a hacer incluso a mano armada.((311)) Don cosas salvaron a los Salesianos de la ruina; la energía de don José Fagnano y una feliz previsión del mismo. Mientras hacía
cuanto podía para calmar al Gobernador, envió a las autoridades eclesiásticas y civiles una fuerte autodefensa, ya que la prensa masónica
apuntaba principalmente contra su persona. Desgraciadamente los periódicos católicos, que entraron en liza para defender a los Salesianos,
emplearon un lenguaje agresivo y violento, acometiendo al Gobierno e irritando así más y más los ánimos. Las familias de Patagones y
Viedma y toda la población de las orillas del río Negro sabían cuán infame era el proceder de los adversarios, pero no se atrevían a levantar
la voz contra el enemigo por miedo a sus propios intereses, que estaban a merced de las autoridades nacionales. Don José Fagnano no se
acobardó, antes al contrario organizó las cosas de tal modo que incluso podía oponer una valiente defensa material, si la violencia llegaba
hasta el extremo. Y esto podía hacerlo en puntos donde residía en terreno propio, pues había comprado tierras y había construido en ellas a
fin de que nadie tuviese derecho para obligarle a marcharse legalmente de allí. Esta conducta audaz y firme salvó a los Salesianos de un
asalto improviso, ya planeado en el hervor de la pasión por sus enemigos, y dio tiempo para sopesar acusaciones y defensas en Buenos
Aires. El Ministro, debido también a la intervención de la Curia,
270no hizo caso de la nota del Gobernador, de suerte que éste juzgó prudente avenirse a un arreglo conciliatorio 1.Volvió la bonanza, pero no la seguridad. La cuestión religiosa se agravaba en la capital; además, el general Roca, Presidente de la
República, cesaba en su cargo en octubre de 1886 y ya se advertían los amagos de encarnizadas campañas políticas para la sucesión. Aquel
era el mal momento en que llegaba a Buenos Aires el nuevo Vicario Apostólico. Ya en diciembre de 1884 había escrito al Secretario de
Propaganda: "La actitud del actual gobierno argentino, hostil y tiránico, ((312)) contra la Iglesia y su Representante, "no será un obstáculo
para nosotros? Esperamos que no sea así; por otra parte, la divina Providencia velará, como en el pasado, por el porvenir de nuestras
misiones".Más tarde, el día treinta y uno de enero, escribía don Luis Lasagna a don Bosco desde Villa Colón, manifestando también sus temores
para el Uruguay. "Hace algunas semanas que el Gobierno está enfadado con la Curia y amenaza con leyes opresoras para los religiosos. Ya
salió un decreto que prohíbe la fundación de nuevas casas religiosas, sin previo permiso del Gobierno". El conflicto se ampliaba, pues, más
allá de las fronteras argentinas.La eventualidad de un impedimento para que monseñor Cagliero se estableciera en Argentina, asomaba en el horizonte; tanto que habíase
tratado de ello en Turín con ocasión de pasar por allí el Vicario General de Concepción (Chile). Este Prelado, cuyo Obispo estaba
desterrado por desafueros del Gobierno, paró el mes de enero en Turín y concertó con los Superiores la preparación de una casa en su
ciudad para el Vicario Apostólico, si se le impedía el acceso al lugar donde le había destinado la voluntad del Santo Padre.La primera cuestión se había agravado con otra. Había hecho alusión a ello el Arzobispo de Buenos Aires el día dos de enero al
responder a ciertas comunicaciones que, a este propósito, le había hecho don Bosco; era la carta que el Santo había incluido en la suya del
día diez de febrero dirigida a monseñor Cagliero 2. "Tendré, decía, sumo gusto en ver un Obispo salesiano y espero que podrá hacer mucho
bien, ya que es muy numerosa su familia por aquí. Pero me veo obligado a añadir que, en todo tiempo y ahora más que nunca, nuestro
Gobierno no aprobará jamás que se erija un Vicariato en sus dominios sin suFin de Página: 271
VOLUMEN XVII Página: 2711 Ap. Doc. núm. 40 A-B-C. Son tres documentos, dos cartas de don José Fagnano y una de don Domingo Milanesio, que se completan e
ilustran la desavenencia.2 Veáse más atrás pág. 268.
271beneplácito. Se tienen por más señores que los mismos reyes de España. Es ésta una dificultad que yo no puedo resolver, pues pertenece al
Sumo Pontífice; pero hoy es muy difícil. Nunca perdonarán que, en este asunto, se haya querido prescindir de ellos. Deseo que V. R.
procure que el Ilmo Cagliero se presente ((313)) sin este título de Vicario de Patagonia. Por mi parte, yo le doy todas las facultades para
que pueda ejercer toda potestad episcopal, tanto aquí como en Patagonia, y procuraré que se le rinda el honor y el respeto que le
corresponde como Obispo; pero hemos llegado a unos tiempos en los que se echa al Nuncio del Papa, se persigue y expulsa en parte a los
Salesianos de Patagones y, por consiguiente, no puedo convencerme de que se vea con buenos ojos o se tolere un Obispo con un título, que
contraríe el arrogante liberalismo nacional. V. S., que ha superado tantas dificultades, arregle también este asunto, procurando que, por
ningún lado, se aproveche un pretexto para hacer la guerra contra la familia Salesiana. V. S. nos honra demasiado, mandando aquí a un
Obispo, y yo no quisiera que esto fuese causa de disgustos".Don Bosco recibió esta carta entre el mes de enero y febrero, y contestó apenas dejar la cama; no tocó, sin embargo, el punto delicado y
únicamente quiso reforzar las benévolas disposiciones del Arzobispo.Excelencia Rvma.:No puedo escribir tan extenso como quisiera, pues no me lo permite mi estado de salud. Ahora debo limitarme a darle humilde y
cordialmente las gracias por la protección dispensada en tantas ocasiones a los Salesianos.Nuestro veneradísimo Arzobispo, que me habla a menudo de V. E., me encarga personalmente le envíe sus saludos y le diga que él,
cardenal Alimonda, abriga en su corazón la esperanza de que, a no tardar, alguna alegre ventura traerá a V. E. aquí hasta nosotros para
consolar con su presencia a nuestros muchachos, que en gran número se acuerdan de V. E. Monseñor Cagliero y sus compañeros le darán
detallados informes de nuestras cosas; pero quieren ponerse todos en sus manos paternales y seguir sus consejos y mandatos.Yo voy envejeciendo mucho, pero tengo plena confianza de poder volver a verle en esta tierra, antes que la misericordia de Dios me
llame a la vida eterna.Todos los Salesianos, conmigo a la cabeza, pedimos su santa bendición, mientras con la mayor gratitud, tengo la gran satisfacción de
poderme profesar a V. E.Turín, 9 de febrero de 1885Afmo. y seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.((314)) Contemporáneamente la campaña de prensa diaria, sin limitarse a los misioneros de Patagonia, acometía de lleno a todos los
Salesianos y buscaba la forma de hacerlos odiosos a los argentinos.
272Decía que pertenecían a una raza de vagabundos, que eran gente reclutada a la ventura, hombres ineptos para el progreso de la civilización,
estafadores, turbulentos, codiciosos, fanáticos, individuos sin vínculos de familia o de nacionalidad, capaces solamente para timar dinero y
denigrar a Argentina en el extranjero; que su Boletín era un medio para fomentar el espíritu de secta entre los lectores y propalar noticias
estrafalarias sobre la República; que se debía expulsar a los Salesianos que ya se encontraban en ella y cerrar las puertas a los que iban a
llegar.Preocupado por el sesgo que iban tomando las cosas, el Arzobispo, cuando monseñor Cagliero ya había puesto pie en tierras de
Montevideo, reclamó la atención del Cardenal Prefecto de Propaganda sobre el peligro, a cuyo encuentro se iba, de peores represalias del
Gobierno. Por lo cual, Su Eminencia escribió a don Bosco el día 6 de mayo de 1885: "En cuanto al Vicario Apostólico, monseñor
Cagliero, me escribe el Obispo de Buenos Aires que teme mucho no sea recibido por el Gobierno, por haber sido enviado allí sin su previo
consentimiento. No puedo negar a V. S. que semejante noticia me tiene en alguna aprensión, mientras otros actos del mismo Gobierno me
la hacen muy probable. Vea, pues, V. S. la manera de disponer las cosas de modo que se aleje este peligro, y recomiende a sus misionerosFin de Página: 273
VOLUMEN XVII Página: 273la máxima prudencia".Cuando don Bosco recibió esta carta, monseñor Cagliero ya se encontraba en Buenos Aires. Había llegado a Montevideo el día doce de
marzo y, después de visitar las casas de Uruguay, siguió adelante in nomine Domini. Don Santiago Costamagna comunicaba a don Bosco
el día treinta y uno: "Hasta ahora, el viaje, la llegada y la recepción de Monseñor fueron un verdadero triunfo. Los periódicos católicos no
hablan de ello porque así lo pide la prudencia; algunos periodicuchos escupen veneno, pero no hay que hacerles caso. El Delegado
Apostólico no sólo recibió con amabilidad a nuestro Obispo, sino que le hizo ((315)) preciosos regalos contra lo que se esperaba 1.
Monseñor Aneyros1 Monseñor Matera, con quien se encontró en Montevideo. Para los antecedentes, a que aquí se hace alusión, véase Vol. XVI, pág. 317.
sobre el encuentro escribía Monseñor a don Bosco el día veintitrés de marzo: "Me entretuve con él más de una hora a solas, disipando con
la luz de la verdad todas las nubes, que podía tener con respecto a nosotros en el horizonte de su cabeza. Me deseó toda suerte de éxitos
felices en mi dificilísima misión de Patagonia, porque le constaba que el Ministro de Chile había telegrafiado al de Montevideo a fin de
que preguntase al de Argentina y así conocer la novedad de Vicario apostólico de Patagonia y del Obispo Salesiano y con orden de
expulsarlo tan pronto como asomara por allí. Yo le contesté que iría allí vestido no de frate (fraile), sino de sacristán; por consiguiente no
me podría sfratare (expulsar) y que María Auxiliadora no lo permitiría".
273se mostró y sigue mostrándose siempre igual, esto es, como un verdadero y tiernísimo padre de monseñor Cagliero y de los Salesianos". En
espera de los acontecimientos, Monseñor se aposentó en San Carlos de Almagro e iba haciendo un gran bien por las casas de los Salesianos
y de las Hermanas. A menudo le invitaban en la ciudad para celebrar funciones y presidir reuniones de asociaciones, cuando faltaba el
Arzobispo. Pero, sabedor de su excepcional posición y de su estancia provisional en Buenos Aires y atacado por añadidura por los
periódicos, furiosos contra las misiones salesianas y contra su llegada a la República, procedía con la mayor prudencia y circunspección.
Callaba y trabajaba.En 1875 sólo algunos periódicos arremetieron contra la Iglesia; pero entonces, hasta los mismos Gobiernos se habían lanzado a una
abierta campaña contra ella. Escribía a don José Lazzero el día cinco de mayo: "Su odio satánico contra la Iglesia es indescriptible, pues
pisotean todo lo que es razón, derecho, justicia, sentido común y la misma honestidad, con tal de salirse con la suya y lograr que prevalezca
su loco y furioso orgullo contra la Religión (...). Hay un periódico que ya está incitando al pueblo para asaltar las casas religiosas,
incendiarlo todo y degollar a todos".Pero su anhelo era siempre Patagonia; con tal de poder plantar en ella sus tiendas, se manifestaba dispuesto a ir allí vestido de sacristán,
que no de Obispo. Parecíale haber dado un gran paso, si conseguía entrevistarse con el presidente Roca. Para obtenerle esta visita,
trabajaba en mayo don José Fagnano, reconciliado, al menos aparentemente, con su ((316)) Gobernador y que había ido a Buenos Aires
para tratar asuntos de la misión 1. Las dificultades para recibirlo eran cada día menores por parte del primer Magistrado de la República,
porque la prensa se calmaba al verlo ir de una a otra parte sin aparatosas formas, sino "como el resto de los mortales" 2. Por fin, se avisó a
Monseñor que podía presentarse. Se presentó con don Santiago Costamagna y pasaron a la audiencia los dos juntos. El general Roca,
sentado, preguntó altivamente a Monseñor:-"Es usted Obispo?-Sí, contestó, soy Obispo titular de Mágida.-"No sabe usted que el Papa no puede enviar Obispos a la República, sin previo entendimiento con el Gobierno?-Señor Presidente, yo soy Obispo in partibus infidelium y no1 Carta de Monseñor a don José Lazzero, 5 de mayo de 1885.2 Carta de Monseñor a don José Lazzero, Buenos Aires, 15 de junio y al cardenal Alimonda, Buenos Aires, 25 de junio de 1885.
274tengo diócesis ni jurisdicción. Estuve algunos años aquí en esta República como Misionero Salesiano de don Bosco y ahora regreso para
dedicarme a la misión de Patagonia.Don Santiago Costamagna terció para recordar al Presidente la expedición al desierto en 1879, cuando él se había encontrado tantasFin de Página: 275
VOLUMEN XVII Página: 275veces al lado del General. Este no pudo ocultar cierta complacencia ante aquellos recuerdos. Entonces Monseñor recobró ánimos y siguió:-La república Argentina está abierta a todos los que desean trabajar; por eso nosotros venimos junto con muchos otros inmigrantes, no
sólo para trabajar, sino también para enseñar a trabajar. He traído conmigo treinta misioneros, entre los cuales hay algunos salesianos
seglares que ejercen toda clase de artes y oficios; iremos así a enseñar, unos agricultura y la cría del ganado y otros a cuidar de las almas en
aquellas tierras conquistadas a la civilización por Vuestra Excelencia.-Pero vosotros formáis una Congregación religiosa.-Sí, pero a manera de Sociedad o Asociación privada, cuyos ((317)) miembros conservan todos sus derechos civiles, sin pretender ningún
privilegio o reconocimiento del Estado. Somos ciudadanos como los demás, unidos en Sociedad para educar a la juventud pobre en asilos,
hospitales y escuelas profesionales. Don Bosco, nuestro fundador, ha sido aconsejado por los ministros Rattazzi y Cavour para instituir su
Sociedad de forma que se adaptara a los tiempos modernos.El Presidente observó riendo:-íDon Bosco ha sido verdaderamente muy listo!Se levantó del sillón, estrechó la mano a monseñor Cagliero y le dijo:-Seremos amigos.Monseñor, cobrando ánimo, le pidió una tarjeta de presentación o de recomendación para el general Winter. El Presidente se la entregó
con términos de alabanza y benevolencia.Don José Vespignani, que sabía perfectamente cómo habían ido las cosas, cuando contaba el hecho, solía concluir:-Fue ésta una feliz campaña ganada con el método de don Bosco; con prudencia, sencillez y lealtad.La amistad entre los dos personajes se mantuvo sincera hasta el fin. El gran crédito del general Roca ayudó mucho a monseñor Cagliero,
durante los años de su apostolado en Patagonia, y le proporcionó en seguida dos grandes ventajas.Entre las dificultades para el viaje de Monseñor a Patagonia, estaba la no pequeña de los pasajes. Las casas salesianas estaban cargadas
de deudas y no podían proporcionarle el dinero suficiente; don José
275Fagnano, que se encontraba en Buenos Aires para resolver asuntos con el Vicario Apostólico, obtuvo del gobierno hasta diez pasajes
gratuitos. Y, en segundo lugar, "de qué le serviría ir a Patagonia y quedar allí reducido a la impotencia por la autoridad local? Pero sus
buenas relaciones con el General le valieron de salvoconducto para el cuartel del Gobernador militar con quien tenía que contar de todos
modos, si quería desarrollar en paz su misión. Llegó a Patagones el día nueve de julio y se apresuró para ir a visitarle, vestido con los
hábitos prelaticios. Aquél, informado ya de sus buenas relaciones con el general Roca, le recibió con todos los honores y, después de
invitarle a que se sentara, díjole con la franqueza propia de un militar:-Tendrá usted ((318)) muy mala opinión de mí, Doctor. Yo soy muy malo.-Muy al contrario, replicó rápidamente el Obispo. Hemos leído en los Boletines Geográficos muchas cosas bonitas de Vuestra
Excelencia, cuando hizo sus exploraciones. En Italia se leen estos Boletines con gusto e interés. Hemos visto en ellos a un hombre
inteligente y de corazón. También tenemos noticias de lo que V. E. ha hecho en favor de los misioneros salesianos.Este exordio amansó al hombre violento. Después presentóle Monseñor las cartas del presidente Roca y del Ministro de la Guerra y
Marina, que recomendaban con benevolencia al Obispo para todo lo que concerniese a los oficios de su sagrado ministerio. El Gobernador
prometió ayuda en todo lo que de él dependiese. Convencióse inmediatamente con aquella visita de que los Salesianos no tenían más
finalidad que el bien de las almas y la predicación del Evangelio sin mezclarse para nada en la política; lo cual no era poco en un país
donde la política ocupaba un lugar predominante en la vida de los ciudadanos 1.Alegrábase de vez en cuando el corazón de don Bosco durante aquellos primeros meses con cartas de unos y de otros que le llevaban
noticias preponderantemente buenas; pero hubo una que debió consolarle más que ninguna otra. Monseñor, que había visitado desde
mediados de marzo a primeros de julio todas las casas de los Salesianos y de las Hermanas, excepto la de Niterói en Brasil, le pudo escribir2: "Don Bosco puede gloriarse de tener en América un gran número de hijos, que lo representan hasta ahora excelentísimamente, que lo
Fin de Página: 276
VOLUMEN XVII Página: 276aman y hacen amar".1 Carta de don Antonio Riccardi a don Bosco, Patagones, 25 de julio de 18852 Patagones, 30 de julio de 1885.
276
((319))CAPITULO XIIPROPUESTAS DE FUNDACIONES EN ITALIA
Y ALGUNOS DETALLES DE CASAS ITALIANAS
DURANTE EL AÑO 1884LA educación cristiana de la juventud era combatida en Italia por todos los medios. En consecuencia, don Bosco parecía a los ojos de los
buenos el hombre providencial enviado por Dios para oponer un dique a la invasión del laicismo en las escuelas; y, por eso, volvían a él la
mirada eclesiásticos y seglares, deseosos de cooperar en asunto tan importante y tan urgente, como era la preservación de la juventud. Las
continuas peticiones, índice del malestar moral, que afligía a toda la península, hacían que los Salesianos midiesen cada vez mejor la
grandiosidad de su misión ante la Iglesia y la sociedad civil; pero, al mismo tiempo, se afligía su ánimo ante la imposibilidad de responder
adecuadamente a la universal confianza, por la insuficiencia de personal y de personal titulado, como lo exigían las leyes del Estado.No ha de extrañar, por tanto, que, a pesar de las múltiples solicitudes, no pudiera hacerse o comenzarse en Italia ninguna fundación a lo
largo del año 1884; pero se mantuvieron en vigor las ya existentes y se dio a algunas notable desarrollo. Lo mismo que en los volúmenes
anteriores, también en éste hablaremos de algunas propuestas, que quedaron encalladas en su curso, para conocer la parte que tomó don
Bosco en ellas; narraremos a continuación ((320)) algunos detalles de casas, que ya nos son muy conocidas.Empezaremos por las Hijas de María Auxiliadora, puesto que el santo Fundador, con su Capítulo, seguía ocupándose directamente de sus
obras.Cierto día manifestó don Celestino Durando la idea de abrir internados para niños de los cuatro o cinco años hasta los siete bajo la
dirección de las Hermanas: así se podría ayudar a ciertas familias, en las que, por muerte del padre, de la madre o de ambos, quedaban
demasiados niños para ser atendidos por el cónyuge superviviente o por los tutores. Pero don Bosco contestó:
277-Esto no pertenece a nuestro fin 1.Solamente mencionaremos tres propuestas para las Hermanas, dos de las cuales procedían del norte de Italia y la tercera de Sicilia.Escribió a don Bosco desde Sicilia el juez auxiliar de Francavilla, rogándole enviara a aquella población dos Hermanas para atender a la
escuela y a las niñas; pero todo quedó en una cortés contestación.
Llegaron discretas propuestas de Castel San Giovanni, en el distrito de Piacenza, pero don Bosco temió enfrentarse con grandes gastos, en
un momento en el que el Capítulo ya tenía demasiados. De todos modos, una visita de don Juan Cagliero proporcionaría en su día los datos
necesarios para una contestación definitiva 2.El párroco de Moncrivello, en la zona de Vercelli, propuso en nombre de la viuda Persico una institución femenina para confiarla a las
Hijas de María Auxiliadora. La anciana señora quería dejar en testamento a don Bosco una hermosa casa de su propiedad, más una renta de
setecientas liras anuales y la de una viña valorada en doce mil liras. La casa pasaría a la Congregación tal como estaba, quedando a cargo
de la misma las reparaciones y los impuestos, lo cual absorbería gran parte de la renta. Ahora bien, la experiencia de Lu, Chieri y
Vallecrosia había demostrado que, en semejantes condiciones, las casas de las Hermanas quedaban siempre con un saldo deudor; ((321))
por lo que se determinó que era mejor para las Hermanas habérselas con administraciones, que satisficiesen su obligación con una cuota
fija convenida como en los asilos infantiles. La experiencia había enseñado que suceden a veces casos imprevistos, en los que, sin un
estipendio fijo, no se podía seguir adelante. Así, aquel mismo año, en Lu hubo una escasa cosecha, y la mitad de las familias retiró a los
niños y a las niñas, por lo cual, la pobre comunidad vivía con dificultad a falta de las correspondientes cuotas mensuales. La salvó después
una subscripción promovida por el párroco y por el alcalde.-Si es así, advirtió don Bosco, me parece que la propuesta de Moncrivello no conviene. Hay que pedir una retribución suficiente.Don Juan Cagliero fue encargado de ir a aquel lugar en noviembre y concertar una renta anual de tres mil liras 3.Fin de Página: 278
VOLUMEN XVII Página: 278Los Salesianos sólo recibieron dos propuestas de algún interés en Piamonte. El señor Marengo, hermano del difunto canónigo, habría
querido que se aceptasen un internado y una iglesia, entonces cerrada,1 Actas del Cap. Sup., 28 de febrero de 1884, por la tarde.2 Actas del Cap. Sup., 22 de enero de 1884.3 Actas del Cap. Sup., 28 de octubre de 1884.
278en Carmagnola, histórica villa en el distrito de Turín. Después de una larga discusión sobre ello, dijo don Bosco:-Empiécense las negociaciones a condición de que se aguarde para concertar la fecha y que se nos deje la libertad de poner las
condiciones que se juzguen más oportunas.Se trató, pero no se llegó a ninguna conclusión.El ayuntamiento de Carignano, importante centro en los aledaños de Turín, hizo un ofrecimiento materialmente halagüeño. Había
quedado vacío el convento de los Franciscanos, porque se habían retirado los religiosos sobrevivientes y el Provincial manifestó legalmente
la satisfacción del General de que entraran en su lugar los Salesianos. La junta municipal, por unanimidad, invitó a don Bosco a abrir en
seguida en él las escuelas elementales y más tarde, por grados, los cursos del bachillerato; cedería el edificio y daría seis mil liras anuales.
Una persona prometía diez mil liras para las obras de adaptación. Además, había dos casas próximas, propiedad de dos buenos sacerdotes
muy amigos de don Bosco, que se las traspasarían a él más adelante ((322)) por testamento. Don Bosco habría dado su consentimiento, si
se le hubiese concedido comenzar dentro de poco; pero allí no se tuvo paciencia para esperar 1.El Obispo de la capital de las Marcas, monseñor Aquiles Manara, ofreció, primero, una casa, que se rechazó por falta de personal, y,
después, una parroquia de seis mil almas en Borgo Pío. Los feligreses, escribía el Prelado, eran "en su mayoría gente tosca, forasteros,
empleados ferroviarios, que daban poco quehacer al párroco, pero tenían gran necesidad de ser atendidos espiritualmente". Don Bosco
escribió en el margen superior de la carta: "Léala don Celestino Durando en Capítulo". Y don Celestino Durando la leyó en la reunión
capitular del día veinticuatro de octubre; pero, desgraciadamente, hubo que rechazar la invitación por falta de persona apta en el momento.
Sin embargo, no se dejó perder la idea para Ancona; por eso, como sucedía cuando después de una primera negativa, no se perdía en
seguida toda esperanza, sino que se volvía de vez en cuando a la carga con otros proyectos, el cardenal Manara, ya anciano decrépito, pudo
ver surgir en 1901 el actual instituto junto con la nueva iglesia, convertida por él en parroquia y fue testigo de la transformación radical
realizada por un oratorio festivo en un barrio lamentable.En la sesión capitular del día veintiocho de febrero, don Bosco mandó leer cuatro peticiones: tres de las cuales se tratarán en el capítulo1 Actas del Cap. Sup., 21 de febrero y 19 de mayo de 1884.
279siguiente, eran para el extranjero, y la última, escrita por el cardenal D'Avanzo, obispo de la diócesis, era para Teano de Campania: ordenó
contestar cortésmente a ésta que no se podía. En el curso de la discusión, don Bosco tuvo oportunidad para recordar una norma de
prudencia que le había dado el Papa.-Recordad, dijo a los Superiores, un aviso, que nos dio el Pontífice Pío IX. Nunca abráis demasiadas casas en el mismo lugar. Esto causa
envidia a otras clases de personas y celos a las autoridades civiles.No se procedió tan sumariamente para Penne en la extremidad de los Abruzos. El reverendo De Nardis insistía desde 1882 en favor de la
fundación ((323)) de un centro escolar en su patria chica. Las cartas que escribió a don Bosco y a don Celestino Durando revelan el ardor
sincero de su celo en favor de la juventud. El rayo de esperanza, que se le dio en un principio, aunque sin determinación de tiempo, le dio
tanta alegría que, en octubre, fue a Turín, donde encontró que "la realidad de las cosas era superior a la fama", y vio que don Bosco había
"transfundido en todos su corazón de padre". Así lo declaraba él en un memorial que presentó al ayuntamiento, al que pedía, siguiendo
instrucciones del mismo don Bosco, la cesión legal de un antiguo convento del Carmen y la ejecución de las obras necesarias para
transformarlo de acuerdo con la nueva finalidad y la garantía del sustento para seis Salesianos. El ayuntamiento aceptó con aplauso la
petición, pero sustituyó aquel edificio por el antiguo convento de los Menores Reformados, que era más apto. Se obtuvo la autorización de
la Santa Sede para este fin y ésta mandó ponerse de acuerdo con el Provincial residente en Aquila. Levantóse entonces una férrea oposiciónFin de Página: 280
VOLUMEN XVII Página: 2801, mas por fin se venció la resistencia, gracias a la intervención del cardenal Bilio, protector de la Orden.El ayuntamiento presentó entonces sus condiciones, que el reverendo De Nardis transmitió a Turín. Impaciente por tener contestación, la
pidió con apremio a don Bosco, que a la sazón estaba en Roma. Lemoyne escribió por él a don Miguel Rúa: "Adjunto la carta del
reverendo De Nardis, de Penne. Tratad vosotros el asunto por carta o personalmente. Don Bosco no puede ocuparse de ello porque su
cabeza no lo resiste. Tenéis plenos poderes y no os falta la prudencia. Haz el favor de ver si don Celestino Durando se interesa por ello".De aquí puede deducirse que don Bosco se inclinaba a aceptar;1 Ap. Doc. núm. 41.
280más aún, había prometido hacer una visita a Penne si las circunstancias no le hubiesen quitado el tiempo. Las gestiones se prorrogaron
todavía algunos años, estorbados por una minoría masónica de la Junta Municipal, que anteriormente no se había quitado la careta. ((324))
El celo industrioso y desinteresado del buen sacerdote de Penne no pudo lograr su intento.No se había recibido ninguna propuesta de Nápoles hasta 1884; llegó entonces una de singular importancia. Don Lorenzo Apicella,
sacerdote muy apreciado por sus paisanos, había fundado cuatro casas para sordomudos, muchachos y muchachas, que las dirigía por
medio de seis sacerdotes y veinticinco seglares con hábito talar. Quería agregar esta obra suya a la obra salesiana 1. Tratóse el asunto en
Capítulo en la sesión de la tarde del día 27 de diciembre. Es interesante leer en las actas la marcha de la discusión.Dice DON BOSCO: -Póngase la cuestión en principio. En este caso no parece que haga falta enviar mucho personal. Se podría escribir a
don Lorenzo Apicella que venga aquí a tratar el asunto y desde aquí enviaremos alguno con él a Nápoles para que vea y se haga cargo de
ello. Podríamos poco a poco organizar el asunto.DON CELESTINO DURANDO observa que, para cuatro casas, se requiere mucho personal.DON BOSCO: -Yo no propongo aceptar, sino ver si nos conviene encargarnos de la instrucción de los sordomudos. Venga don Lorenzo
Apicella a tratarlo personalmente; pero, como ahora hace mucho frío, difiera su venida hasta después de Pascua.DON CELESTINO DURANDO: -Antes de que el reverendo Apicella venga a Turín es mejor que nos cercioremos de si sus compañeros
están de acuerdo con hacer esta fusión.DON JUAN CAGLIERO: -Antes de discutirlo, obsérvese si las reglas nos permiten dedicarnos a la educación de los sordomudos.DON CELESTINO DURANDO: -Las reglas dicen que nuestra finalidad son los jóvenes pobres y abandonados. "Quién más pobre que
los sordomudos?DON MIGUEL RUA: -San José de Calasanz que, al fundar sus orfanatos, tenía el mismo fin que nosotros, aceptó también a los
sordomudos.DON JULIO BARBERIS: -Hago observar que los Salesianos destinados a los sordomudos tendrían que dedicarse sólo a ellos y ya no se
les podría destinar a otro servicio, porque se necesita instruirse muy bien para impartir una educación de esta clase.DON CELESTINO DURANDO: -Observo que haría falta instituir una inspectoría únicamente para sordomudos.DON BOSCO: -Hace tiempo se me hicieron muchas instancias para que aceptara institutos de ciegos, pero nunca quise aceptar. Me
pareció una propuesta muy útil por su fin, pero no me siento suficientemente ((325)) inclinado para dedicarme a ello. En cambio, los
sordomudos son un asunto muy distinto. Desearía hacer todo lo que sé y puedo en su favor. Por eso, me dirijo al Capítulo, para que vea si
es posible dedicarnos al cuidado de esta nueva clase de niños y niñas.1 Ap. Doc. núm. 42.
281DON JUAN BONETTI: -No veo la posibilidad de éxito en esta presa. Parece que es más urgente la necesidad de que nos dediquemos
cada vez más a los niños destinados a vivir en la sociedad para reformar la sociedad misma.Fin de Página: 282
VOLUMEN XVII Página: 282DON ANTONIO SALA: -Una gran parte del personal sería el que está en aquellas casas y esos coadjutores, vestidos de clérigos,
podríamos unirlos a nosotros como terciarios.DON CELESTINO DURANDO: -Estoy seguro de que una parte de estos coadjutores no querrán agregarse a nosotros y más tarde o más
temprano se marcharán. Y, si después de enviar a Nápoles algunos de los nuestros, aquellos viejos coadjutores los dejasen plantados,
"cómo nos las compondríamos para llevar adelante cuatro casas? "Retirarnos con deshonra? "Hacer una de las cuatro? Esto sería cargar
sobre nosotros una vergonzosa odiosidad.DON BOSCO: -Déjense las gestiones para después de Pascua. Mientras tanto, averíguese si los coadjutores del reverendo Apicella
acceden a la fusión y a vivir con nosotros y quiénes y cuántos son de sentir contrario.DON JUAN CAGLIERO: -Hay que pensar bien la cuestión. Son cuatro casas:
algunos de esos coadjutores ciertamente se irán porque no querrán sujetarse, y otros seguramente serán despedidos por nosotros, según nos
lo enseña la experiencia.DON JUAN BONETTI: -Si se quiere abarcar la nueva institución de los sordomudos, fúndese antes una pequeña casa con dos o tres
niños y así podremos, con el tiempo, formar un personal docente capaz, experto, ejercitado. Pero no se asuma en seguida, sin más, una
empresa de tal envergadura. Averígüese, además, por qué Apicella insiste tanto en la fusión. A lo mejor tiene deudas con las que no puede
seguir adelante y busca que los Salesianos le saquen las castañas del fuego...DON CELESTINO DURANDO: -Apicella no tiene deudas, sino que cuenta ya con sesenta y cinco años de edad y teme que, después de
su muerte, se venga abajo su institución.DON JUAN BONETTI: -En este caso, no hay que darle esperanzas de apoyo, porque, de lo contrario, con esta ilusión no buscará otros
medios para sostener su obra y ésta vendrá a menos por culpa nuestra. Si queremos dedicarnos también a los sordomudos, adaptemos la
nueva institución a nuestra raíz.DON BOSCO: -Propongo se conteste a Apicella en estos términos: al presente, no se podría aceptar el ofrecimiento por falta de personal
se estudiará a lo largo del año qué procede hacer; mientras tanto, piense también Apicella de qué otra manera puede asegurar la
supervivencia de su instituto; si es de parecer que debe confiar sus hospicios a la Congregación ((326)) salesiana, ésta no tendría dificultad
en aceptar lo que dejara después de su muerte.DON MIGUEL RUA: -Me parece que conviene ir despacio al hacer estas insinuaciones. El sacerdote que ha fundado aquel Oratorio en
Belluno, ya ha hecho testamento en nuestro favor. Podría llegarle el fin de su vida de un momento a otro y entonces "cómo quedaríamos
nosotros, si no pudiésemos aceptar la herencia?DON ANTONIO SALA: -El reverendo Rossi ha hecho ya su testamento dejando su magnífico Oratorio de Schio a don Bosco. Por lo
que se refiere a Apicella, yo creo que quiere unirse a nosotros para tener nuestro apoyo moral, de suerte que sus bienhechores, al ver
asegurada la existencia de la Obra, se animen a mayores donativos.DON BOSCO: -Añádanse al menos a la respuesta las palabras por ahora no podemos aceptar.EL CAPITULO aprueba esta respuesta.
282DON CELESTINO DURANDO propone que también se añada a la carta esta promesa: Pasará alguno de nosotros por Nápoles, camino
de Randazzo, y se detendrá para ver el Instituto.EL CAPITULO aprueba.De las cuatro casas una estaba en Nápoles, otra en Casoria a poca distancia de Nápoles, y dos en Molfetta. Con el tiempo la benéfica obra
sufrió modificaciones y traslados, hasta que el cardenal Sanfelice hizo que se constituyera en un ente moral bajo la presidencia del
Arzobispo pro tempore, concentrando a los niños en un gran edificio situado en el barrio de Tarsia, y a las niñas en Casoria. Después de
varias vicisitudes, su segundo sucesor, el cardenal Prisco, logró que don Miguel Rúa enviara a los Salesianos, que han proporcionado gran
prosperidad a la sección masculina, interesándose también por la femenina, dirigida por religiosas.En Catania (Sicilia) estaban siempre a la espera. El arzobispo Dusmet pedía en el mes de enero que, en la próxima primavera, se abrieseFin de Página: 283
VOLUMEN XVII Página: 283en su ciudad un colegio para aprendices: pero don Bosco mandó contestar que no se podía tan pronto; recomendando que se emplearan
términos que suavizaran la demora. Más tarde el celoso Pastor pidió que enviara ((327)) en seguida un Salesiano al menos para dirigir un
oratorio festivo y unas escuelas elementales. Se deliberó buscar el sujeto idóneo.-En Catania es necesario tener una casa, decía don Juan Cagliero. Cuando uno de los nuestros llega a aquella ciudad tiene que ir a la
fonda. Ahora que ya estamos en Sicilia, hemos de pensar en echar allí buenas y hondas raíces. Si no se abre la casa en Catania, estoy
decidido a mandar regresar a las Hermanas, porque tal como están, carecen de apoyo. El Arzobispo se conforma con que vayamos, aunque
no sea más que para comenzar. Ya no es posible dar largas, pues él tiene la obligación de darlo a otros, si nosotros no aceptamos.Don Bosco, después de oírlo todo y a todos, dijo la última palabra;
era absolutamente necesario abrir aquella casa; y si faltaba personal, se disminuyese el de otras casas; porque se habían hecho promesas al
Arzobispo y no se habían cumplido. Y así quedó determinado 1.Mientras tanto los sectarios de Catania no dormían y como se olían la llegada de los Salesianos, intentaron desacreditarlos ante la opinión
pública. Apareció de improviso en su periódico esta tendenciosa noticia 2. "Los periódicos de Génova refieren que el Colegio de1 Actas de Cap. Sup., 22 de enero, 4 de julio y 30 de agosto.2 Gazzetta di Catania, 3 de febrero de 1884.
283don Bosco en Bosco Marengo, junto a Novi, provincia de Alessandria, fue cerrado por orden de la autoridad, por haberse descubierto en él
ciertos asuntos feos, a los que parece se han dedicado los curas y frailes educadores, en menoscabo de las buenas costumbres y de la moral
cayendo dentro del... Código penal".Don Juan Bonetti escribió al gerente un mentís, redactado por mandato de don Bosco en términos serenos y corteses. El punto principal
era éste: "Don Bosco me encarga comunicarle que V. S. ha incurrido en un error, al asegurar lo que de él afirma. El Colegio de la
población de Bosco Marengo es un Reformatorio para jóvenes díscolos; y ni don Bosco ni ninguno de sus maestros tuvo nunca nada que
ver ni que decir con ese Instituto".El mentís se hubiera debido publicar según la ley en el periódico de Catania, pero éste se limitó a una cínica e hipócrita ((328)) mención
en un suelto redactado en estos términos 1: "DRAMAS Y COMEDIAS. Hace tiempo hemos copiado de los diarios del continente la
noticia de la clausura del Colegio de don Bosco en Bosco Marengo, por orden de la autoridad, a causa de ciertos hechos que es mejor
callar. Ahora un tal don Juan Bonetti, secretario de don Bosco, nos escribe que aquel Colegio es un reformatorio de jóvenes díscolos y que
ni don Bosco, ni ninguno de sus maestros tuvo nunca nada que ver con aquel Instituto. Como se trata de fruslerías, que especialmente los
curas suelen hacer, y que habrán hecho, los periódicos de Génova, de Roma, etc. habrán metido en ellas a don Bosco y a los suyos, que no
entran en ese asunto".Don Pedro Guidazio escribía 2: "Aquí haría falta una buena lección. Si yo no fuese sacerdote, me encargaría de dársela por mi cuenta".
Pero don Bosco era de parecer contrario. Las intrigas de la logia se hicieron más patentes al año siguiente, como veremos más adelante.Rehaciendo ahora el camino hacia atrás, visitaremos de Sur a Norte algunas casas, de las que tuvo que ocuparse don Bosco de algún
modo durante el año 1884.Empezaremos por Roma. Aunque estaba todavía lejos de llegar a término la construcción de la iglesia del Sagrado Corazón, no quiso el
Santo que se tardara más tiempo en emprender las obras del hospicio tantas veces mencionado. De acuerdo con los planos del ingeniero1 Gazzetta di Catania núm. 37. Lo publicó el periódico Campana el día veintiuno de febrero.2 Carta a don Juan Bonetti, 17 de febrero de 1884.
284turinés Vigna, el maestro de obras Cucco, de Biella (Don Bosco evitó para su nuevo edificio tener que tratar con Romanos), empezó las
excavaciones para construir primero la parte que daba hacia la calle Porta San Lorenzo, hoy Marsala. Aquella ala del edificio con dos
plantas solamente, la tercera se añadió no hace mucho, y sin subterráneos, tenía que unir la casa antigua en la esquina de la calle Marghera
con el pasadizo al lado de la iglesia. Don Bosco deseaba que fuese el conde Colle para colocar la primera piedra y encargó a don Juan
Bonetti que tomara con él los acuerdos del caso, al ir a Marsella con el último saludo del Santo para monseñor ((329)) Cagliero y losFin de Página: 285
VOLUMEN XVII Página: 285misioneros; pero, al fin, se celebró la ceremonia en la primavera de 1885 sin don Bosco y sin el Conde 1.Cerca de Roma está Magliano. El tiempo y la experiencia tenían que enseñar cuán difícil es continuar en los seminarios, especialmente
una vez que desaparece el Obispo que llamó. El seminario de Magliano fue el primero en demostrarlo. Comenzaron a asomar las
contrariedades a principios del año escolar 1883-84 y partieron del colegio anejo al seminario. El canónigo Pagani, miembro de la
Comisión tridentina, ganaba a su partido y a su persona a los colegiales, apartándolos de don José Daghero; lo mismo hacía con los
clérigos, asegurando que procedía según instrucciones del cardenal Bilio.-El cardenal Bilio, dijo don Bosco cuando supo esto, no es capaz de dar tales órdenes, si no es azuzado por alguien.Desgraciadamente el día treinta de enero falleció este Purpurado y le sucedió el cardenal Martinelli, el cual estaba tan a favor de los
Salesianos que envió una solemne reprimenda al perturbador de la paz y a los seminaristas partidarios suyos. Sin embargo, el cardenal
Bilio había permitido abrir un colegio para mediopensionistas, que restaba colegiales a los Salesianos y que su sucesor dejaba subsistir. Era
una especie de hospicio, cuyos alumnos iban gratuitamente como externos a las escuelas salesianas. Con este proceder se invalidaban los
pactos concertados al abrir y confiar el colegio internado a los nuestros. Un incidente agravó la disensión. Don José Daghero había
expulsado a un seminarista insubordinado y huidizo y se pretendía su readmisión. En una palabra, no parecía posible vivir en paz con el
canónigo Pagani. Don Bosco, después de ponderar a fondo el asunto, comenzó en mayo a presentar la notificación para despedirse del
colegio. Pero el nuevo Obispo se opuso y el Papa le apoyaba; es más, quitó1 Véase en el Ap. (Doc. núm. 43) la discusión en la que el Capítulo Superior deliberó el inmediato comienzo de las obras.
285su protección y apoyo económico al colegio de medio pensionistas abierto con daño del nuestro.Entonces el canónigo Rebaudi, que lo dirigía, recomendó con una carta habilísima a la caridad de don Bosco los alumnos recogidos por
él, ((330)) intentando por este camino salvar su propia institución e influencia en la ciudad. Don Bosco hizo que se le respondiera con toda
claridad y sencillez: 1.° que los Salesianos estaban dispuestos a dejar no sólo el internado, sino también el seminario, que habían tenido
hasta la fecha únicamente por voluntad y expreso mandato del Padre Santo y del Cardenal; 2.° que los sacrificios hechos por los Salesianos
en aquel colegio demostraban su buena voluntad con la población; 3.° que, para la instrucción de los muchachos pobres de la ciudad, ya
tenían los Salesianos las escuelas de los externos; 4.° que, por lo que se refería a los internos pobres, unos serían socorridos por el Santo
Padre, otros por el cardenal Martinelli y los restantes por el mismo don Bosco, si tenían buena conducta.Esta contestación fue completamente desatendida, con la circunstancia agravante de que las promesas del Obispo se convirtieron en letra
muerta. En efecto, él permitió igualmente y favoreció al hospicio Rebaudi, obligó a los jóvenes por quienes pagaba él la pensión a salir del
internado episcopal y entrar en aquel hospicio; y se decía, además, que había entregado a Rebaudi cinco mil liras destinadas por el Papa al
seminario; por fin, insistía en la readmisión incondicionada del seminarista expulsado. Ante estos hechos, dijo don Bosco:-Convendría escribir al Cardenal que, siéndonos imposible continuar en este plan, nosotros nos retiramos del seminario en cuanto
empiece el año escolar, dejando que otros atiendan a la enseñanza. Evidentemente es ésta una determinación que debe ponderarse con
madurez. Con el Cardenal es preciso insistir en este punto: nosotros tenemos tantas deudas que ya no nos permiten seguir adelante. Son ya
veinte mil las liras que debe pagar la casa de Magliano, sin contar los honorarios del personal, que también deberían figurar en la lista.
íParece imposible que todos busquen la manera de roer poquito a poco a estas pobres Congregaciones religiosas!Pero antes de actuar, pareció oportuno adquirir ulteriores informes.Y estos llegaron por medio de don Francisco Dalmazzo y don José Daghero. El Cardenal se profesaba amigo de don Bosco y dispuesto a
((331)) pagar las deudas y deseoso, además, de atenerse al contrato estipulado. Pero, en el punto más importante, a saber, la promesa de
pagar las deudas, se escondía un equívoco, pues él entendía referirse a
286las deudas que tenía el colegio con la comisión tridentina, no las de don Bosco por muebles, papel, libros, vestidos y otros artículos de esta
clase. Pero la verdad era que con la comisión no había deudas, sino créditos; el Cardenal hablaba de aquel modo apoyándose en erróneas
aserciones del canónigo Rebaudi. Y en casa de éste vivía el famoso seminarista preparándose para el presbiterado, que recibiría pronto, aun
antes que sus compañeros de curso.El Cardenal había dado una buena prueba de su aprecio a don Bosco al apoyar su petición de los privilegios; pero entonces, como obispo
de la diócesis, sufría la influencia de las camarillas del lugar, que jugaban con su buena fe. "Acaso no le habían dado a entender incluso
que el ayuntamiento era contrario a los Salesianos y favorable al hospicio? En cambio, el ayuntamiento tenía tanto interés por el colegioFin de Página: 287
VOLUMEN XVII Página: 287que habría hecho todo lo posible para evitar su clausura. No porque el alcalde tuviese simpatía por sacerdotes docentes, pues, al contrario,
se habría deshecho de ellos de buen grado; pero, no sabiendo cómo encontrarlos entre los seglares y tan baratos, se contentaba con los
Salesianos.Pero, mientras tanto y a causa de todos estos manejos, los alumnos habían bajado de noventa a cincuenta y tres y parecía que la intención
del Cardenal era la de prescindir de los Salesianos tan pronto como fuese posible. Más aun, quería tomar medidas todavía más radicales, no
sólo cerrando el colegio, sino reduciendo el seminario a unos veinte seminaristas que consideraba suficientes para las necesidades de su
diócesis.Se informó de todo aquel litigio al Cardenal Protector quien, después de examinar los documentos, juzgó que la razón estaba de parte de
los Salesianos. Don Bosco, sin perderse en el laberinto de la controversia, no se apartaba de su punto de vista, el más concreto y el menos
engorroso. Dijo así:-Demos de lado toda otra afirmación y hagamos hincapié en este punto; ((332)) si no nos pagan las deudas, no podemos continuar. Y esto
basta; si se quiere que continuemos, fíjennos una subvención.Sin embargo, se determinó seguir en buena amistad hasta el término del curso, escribiendo al Cardenal que se aceptaban sus generosas
propuestas de liquidar las deudas, que se deseaba saber en qué época del año se haría el pago y, en todo caso, que no fuera más tarde del
mes de mayo.Cuando el Cardenal recibió esta comunicación, contestó negando el déficit que se afirmaba existir, rehusando admitir que el hospicio
287Rebaudi perjudicaba al internado salesiano y concluyendo que era necesario repasar las cuentas del colegio.Esta conclusión desagradó a don Bosco, el cual dijo:-Nunca permitiré que otros vengan a revisar nuestras cuentas. Ya estudiaré yo lo que conviene contestar.Don José Daghero intentó llegar a un acuerdo para un futuro modus vivendi con el canónigo Pagani, "diplomático de astucia poco
corriente", como lo definió don Miguel Rúa; y, aunque con mucha dificultad, lo consiguió. Pero don Bosco no quedó satisfecho.-No podemos tratar, dijo, del futuro, si antes no diligenciamos el presente.Y, puesto que el Capítulo intentaba nadar y guardar la ropa, replicó don Bosco:-Preveo ya que no se llegará a la determinación de irnos de este colegio, porque nos toca cargar con las consecuencias del deseo que
siempre tenemos de contentar a todos. Aquí, en resumidas cuentas, el personal del colegio trabajó siempre gratuitamente. Se podría, pues,
escribir a don José Daghero: tú tienes que pagar veinte mil liras; págalas, porque nosotros no podemos endeudarnos por ti y hacer mayores
sacrificios.Y como se insistía para continuar las negociaciones, con el fin de llegar a un arreglo, don Bosco remachó su concepto:-La única forma de arreglar las cosas es que nos paguen las deudas y nos dejen ir en el plazo más corto posible. No aceptamos ni
rehusamos el tratar; pero tratar con el canónigo Pagani no me parece en absoluto conveniente.((333)) Se veía demasiado claramente que Su Eminencia y los de su corte habían perdido la confianza en los Salesianos. También, por
este motivo, opinaba don Bosco que, al término del curso escolar, se repartiría por uno y otro lado el personal de Magliano. Don Miguel
Rúa temía una reprobación por parte de la Sagrada Congregación, si no se mantenía lo convenido de dar la notificación de despedida cinco
años antes.-Nadie, replicó don Bosco, puede obligarnos a seguir en Magliano con pérdidas y a prestar servicio gratuitamente. Hay que escribir a don
José Daghero para que convenza a esos señores de que nos dejen en libertad de irnos lo antes posible. El único medio para que podamos
seguir todavía por algún tiempo es que nos paguen las deudas. Nosotros no nos comprometimos en el contrato a enseñar en el colegio que
se levantó frente a nosotros; en efecto, sus alumnos acuden a nuestras escuelas.
288Era realmente extraño que "aquellos señores", después de haber causado el menosprecio del colegio salesiano, pretendieran todavía que
los Salesianos impartiesen la enseñanza a sus colegiales.Fin de Página: 289
VOLUMEN XVII Página: 289La cuestión continuó de la misma manera durante todo el curso escolar 1884-85. En 1885 don Miguel Rúa visitó en Roma al cardenal
Martinelli para indagar sus intenciones y se convenció de que convenía ajustarse al statu quo. Pero don Bosco pensaba de otro modo. En
junio dijo:-No se puede seguir así. La fuerza mayor es una razón para romper el contrato. No se puede resolver el debate ante las Sagradas
Congregaciones, puesto que el cardenal Martinelli tiene mucha influencia en todas. Escribámosle, pues, diciendo que estamos dispuestos a
dar una indemnización de cinco, diez, veinte mil liras. Daremos lo que quieran, con tal de que nos dejen libres.Don Miguel Rúa presentó algunas observaciones para justificar su oposición y don Bosco, resignado, exclamó:-íHaced como queráis!Y luego prosiguió diciendo:-Por lo demás, nos resignaremos a cualquier pacto, seguiremos todavía uno o dos años para no dejar metido en líos al Cardenal, pero
conviene que nos marchemos. Más tarde o más temprano, podría suceder una catástrofe. La razón para irnos es que no se ha cumplido el
convenio, ((334)) la salud maltrecha de los Salesianos, el pequeño colegio Rebaudi y las deudas, con que nos encontramos.Dicho esto, escuchó la serie de nuevas consideraciones, que le hizo don Miguel Rúa sobre un proyecto del canónigo Pagani para un
ulterior acuerdo. En una palabra, un escrúpulo de justicia hacía titubear a don Miguel Rúa y, según su entender, los Salesianos no debían
retirarse de Magliano hasta que se cumplieran los cinco años previstos en el contrato; el retirarse antes redundaba en su deshonra; el asunto
de los Conceptinos, de Albano y de Ariccia ya los había perjudicado en opinión de muchos. Don Bosco rechazó sus observaciones y las de
otros e insistió en que los Salesianos debían marcharse de Magliano.Pero dejó al Capítulo toda la responsabilidad de las consecuencias.Se decidió aceptar el plan del Cardenal de aceptar en el seminario a sacerdotes de la ciudad capacitados para dar clase, adiestrarlos en la
enseñanza y ponerlos en lugar de los Salesianos, de suerte que éstos pudiesen retirarse poco a poco sin molestia ni perjuicio para el
seminario.Nadie podía entonces imaginar cuánta razón darían los hechos a
289don Bosco un año después de su muerte, cuando los salesianos se vieron obligados a salir de mala manera de Magliano. Pero don Juan
Bonetti, impresionado por la insistencia de don Bosco en sostener la necesidad de marcharse, había recordado con inquietud el caso de
Cremona; en efecto, un año antes de los hechos que conocemos, también había dicho y repetido don Bosco, sin motivo aparente, que era
urgente retirarse. No se hubieran podido dar dos casos más parecidos 1.Tampoco respondían a las intenciones de don Bosco las condiciones de la casa de Lucca. Situada en el centro de la ciudad, no permitía
libertad ni desahogo a los alumnos, que estaban en el patio de recreo a la vista de cuantos se asomaban a las ventanas desde los edificios
que lo rodeaban. Estaba el Oratorio pero, dada la oposición ((335)) de los párrocos, no iban a él más que unos cuarenta muchachos cuando
más. Estaba también la iglesia, pero no pertenecía a los Salesianos y necesitaba reparaciones. En cambio, don Bosco hubiera deseado que
en Lucca se fuera creando una obra parecida al Oratorio de Turín. Por todos estos motivos y estando a la venta la finca del Colegio Real,
fuera de la ciudad, deliberó vender el inmueble que se ocupaba entonces y comprar aquélla. Se mostró tan resuelto a ello que rápidamente
se hizo la opción de compra; pero no se pudo formalizar el contrato, por la intervención del Ministerio, que impuso sacar la finca a subasta
lo cual importaba que había de pagar mucho más de las dieciocho mil liras ya concertadas. En aquellas condiciones, el colegio no pudo
tener larga vida 2.Otra casa, que sostenía una verdadera lucha por la existencia era la de Faenza. Cuando vieron sus enemigos que fracasaban uno tras otro
sus ataques, cambiaron de táctica y montaron un centro de recreo festivo laico, donde entretener a los niños para que abandonasen el
oratorio salesiano. Según la costumbre del pueblo romañol, en esta ocasión al menos, se habló claro: el día cuatro de marzo, se hizo la
propuesta a la Junta municipal y se dijo públicamente cuál era el fin preciso del centro de recreo. Como el ayuntamiento estaba en manos
de los republicanos y sus partidarios, la propuesta se aprobó por unanimidad. Se destinó al objeto un local, que había pertenecido
anteriormente a unas monjas, se asignaron quinientas liras y se abrió una suscripción 3. La juventud se dividió, como era lógico, en dos
partidos.1 Actas Cap. Sup. 16 de enero, 19 de mayo, 26 de agosto, 28 de octubre; 5, 9, 18 de diciembre de 1884; y 12 de junio de 1885.Fin de Página: 290
VOLUMEN XVII Página: 2902 Actas del Cap. Sup., 19 de mayo de 1884.3 Se publicaron también una circular y un estatuto (Ap. Doc. núm. 44).
290Los periódicos atizaban el fuego; pero la indiferencia de la mayoría redujo poco a poco a la nada la ridícula intentona.En cambio, don Juan Bautista Rinaldi trabajaba con la esperanza de un éxito mayor para dar a Faenza un internado. Al hacerse con la
casa y el terreno anejo, cometió la imprudencia de pedir autorización al Real Delegado de Rávena el cual, como era de esperar, la rechazó.
Cuando don Bosco se encontró con el Director en Bolonia, ((336)) le mostró el disparate y le enseñó la manera de remediarlo. En aquel
entonces, expresó él mismo su norma de conducta en los siguientes términos:-De aquí en adelante, en Italia abriremos casas para aprendices, que servirán de escudo para los estudiantes. Por tanto, por mera cortesía,
se podrá dar aviso de ello a la autoridad civil, aunque ni eso conviene. Si fuere menester, acudiremos al Ministerio de Gobernación, del que
dependen las obras de beneficencia. Son Obras que recomienda el Ministerio.Sugirió, pues, a don Juan Bautista Rinaldi que explicara en este sentido al Delegado de Enseñanza la carta, que le había enviado para
pedir una licencia que no era necesaria. Además, como aquí se empezaban los cursos elementales, bastaría que los encargados de la
enseñanza fuesen maestros titulados. Así, pues, en los comienzos sólo se habló de escuelas profesionales.La apertura del colegio suponía el traslado de los Salesianos desde el Borgo a la ciudad. Los sectarios espiaban sus movimientos. Un
semanario recién aparecido y titulado Lamone, por el río que pasa por Faenza, publicó en su número del día cinco de octubre, fiesta del
Santo Rosario, un violento artículo de fondo contra ellos. Personas dignas de crédito aseguran que un delincuente comprado tenía orden de
penetrar durante la noche en el patio del oratorio, poner unas bombas en la cantina subterránea y hacer saltar la casa. Pero la Providencia
detuvo al facineroso. Hacía unos días que bajaba el río con tanta agua que metía miedo y, además estaba vigilado por guardias.
Precisamente se desbordó a eso de la medianoche y sus aguas inundaron cada vez más el terreno. Las campanas de la ciudad tocaron a
rebato; a sus sones contestaban los cuernos desde el campo; toda la población se levantó sobresaltada, de suerte que la confusión general
impidió la ejecución de la fechoría. Don Juan Bautista Rinaldi, por consejo de personas amigas, pidió y obtuvo que los soldados montasen
guardia en la casa durante algunos días.Creyó también necesario contestar a las insolentes amenazas del periódico y envió al gerente un escrito para que lo publicase en el
291número del domingo siguiente. Pero el periódico, en vez de acatar la respuesta, aumentó la dosis de los insultos. Entonces inundó la ciudad
con ((337)) un folleto compuesto por él, en el que se aplastaban con decorosa firmeza las acusaciones y calumnias lanzadas contra los hijos
de don Bosco. La publicación gustó a la gente proba; y sirvió para dar a conocer los Salesianos a gran parte de la gente buena que aún no
los conocían e ignoraban quiénes eran y qué hacían.Preparada por fin la nueva casa, se entró en ella el día diecinueve de noviembre 1. Pero hubo que tomar algunas precauciones. Los
muebles fueron trasladados de noche en carros. El personal fue allí antes del alba, con los guardias y la policía apostados, dispuestos a la
defensa si acaecía algún acto hostil. Algún tiempo después, iban casi a diario los representantes del orden para ver si había novedades.A primeros de mes, había estado en Valdocco don Pablo Taroni y había contado a don Bosco y a los Superiores las batallas y victorias de
los Salesianos en Faenza. El Santo, después de oírlo todo, se volvió a los presentes y dijo:-íVed lo que son los caminos del Señor! Para entrar en la región de la Romaña parecía que, de acuerdo con los cálculos y la prudencia de
mundo, teníamos que comenzar de lejos y acercarnos poco a poco, plantando las tiendas primero en las fronteras; y, en cambio, el Señor
nos ha lanzado de improviso a Faenza, precisamente al centro de la región, a luchar y a vencer. Benditos sean el señor y María AuxiliadoraAlgunas cosas preguntó el director, don Juan Bautista Rinaldi, a los Superiores. Ante todo en qué condiciones debía aceptar los alumnos
internos. Don Bosco contestó:-Envíese el programa del Oratorio. La edad de los muchachos sea de los once a los doce años; la pensión de veinticuatro liras al mes.
Pero el director tiene facultad para condonarla a quien crea conveniente, y se las arreglará como pueda, como se hace en nuestro Oratorio.Preguntó después qué era lo primero que debía ponerse en marcha. Se determinó que se abriesen inmediatamente los dos talleres de
sastrería y zapatería. En tercer lugar, qué obras había que hacer para adaptar al fin propuesto el grupo irregular de edificios, que se había
adquirido. ((338)) Don Bosco envió a don Angel Savio para que viera el lugar y trazara un plano de conjunto, pero según esta norma:Fin de Página: 292
VOLUMEN XVII Página: 292-Cambios, sí; añadiduras no.1 Ap. Doc. núm. 45.
292Deseaba saber por último el Director si la Casa madre acudiría en ayuda de la de Faenza, dado caso que se encontrase en apuros por
aquellos trabajos. Don Bosco contestó:-Nosotros vivimos de la Providencia, por consiguiente nos encontramos siempre en sus brazos, sin recursos fijos y seguros; pero no nos
negamos a dar a la casa de Faenza parte de lo que la Providencia nos dé y acudir en su ayuda.A pesar del cambio de casa, no se suspendió el oratorio festivo ni un solo domingo.Mientras tanto seguía el Lamone clamando contra los Salesianos, llegando al extremo de escribir que no era verdad que don Bosco
hubiera recogido en sus hospicios a muchachos que habían quedado huérfanos por el cólera. Don Juan Bautista Rinaldi recogió y presentó
nombres y apellidos de los que habían sido atendidos porque quería refutar con pruebas ésta y otras falsedades. Pero don Bosco, que era
del parecer contrario, observó:-Para contestar a estos periódicos no debemos aducir pruebas; basta un simple mentís. Si se presentan pruebas, se da pie a sus artículos y
materia para nuevos insultos. En lugar de esto, protéstese y dígase que, si quieren saber cómo está la cuestión, que busquen pruebas. Si,
para ello, tienen que escribir cartas a sus corresponsales, gastar tiempo y dinero en sellos de correo y viajes, a buen seguro que no se lanzan
a la empresa o se cansan pronto 1.Esta prudente conducta fue más eficaz que cualquier polémica.Antes de volver a Turín, mencionaremos tres cosas de Liguria y, ante todo, el hospicio de Sampierdarena. Aunque en un principio don
Bosco casi no parecía propenso a la institución de la parroquia de San Cayetano 2, sin embargo, más tarde modificó su actitud y hasta llegó
al decreto de erección. Este decreto le causó en seguida una contrariedad. El Capítulo Superior había fijado ((339)) los límites de la nueva
parroquia y la curia de Génova los había aceptado; pero el canciller arzobispal los redujo después a su arbitrio, como se echaba de ver por
el texto del documento. Entonces se devolvió el decreto con la exposición de los motivos. A este propósito, hizo don Bosco las
observaciones siguientes:-La Curia de Génova hubiera debido enviarme primeramente el proyecto para poderlo examinar, estudiar, aprobar y firmar. Después era
necesario escribir a Roma, para que también la Sagrada Congregación hiciese sus observaciones y aprobase. Es esencial que la parroquia1 Actas del Cap. Sup.; 1 y 9 de diciembre de 1884.2 Véase Vol. XVI, pág. 351.
293sea instituida canónicamente. Si la aprueba solamente el Obispo, puede éste quitárnosla a su beneplácito. Por el contrario, si la aprueba
Roma, el derecho parroquial es perpetuo. Además, sean cuales fueren las cuestiones a tratar con las Congregaciones Romanas, es necesario
haber estudiado bien la materia y estar seguros de tener derecho a lo que se pide, pues, de lo contrario, no se puede alcanzar. Los Curiales
no se cuidan de estar al día de los Breves, Decretos, decisiones, etc.Por consiguiente, encargó a don Juan Cagliero que escribiera a monseñor Magnasco para prevenir cualquier posible error.Cuando el Vicario General vio cómo se había introducido el cambio, no llevó a mal que se hubiese rechazado el decreto. Procedióse
después al nombramiento del párroco y el Arzobispo aceptó que éste recayera en don Miguel Angel Braga, catequista en Roma. Sin
embargo, la Congregación no había recibido todavía la investidura de la parroquia; por consiguiente, don Bosco insistió:-Háganse los trámites cuanto antes. Pónganse de acuerdo en primer lugar el Obispo y el Rector Mayor; envíese después a Roma el
borrador del convenio, para que sea aprobado. Con este procedimiento, entraremos en plena posesión de los derechos que nos
corresponden. De todos modos, para proceder con seguridad en el desarrollo de las negociaciones, se encarga a don Juan Cagliero de que
estudie en la obra De collatione parochiarum ad regulares de Bouil lo que procede hacer y que informe de ello al Capítulo. En cuanto al
placet del Gobierno, habrá el inconveniente de que, a veces, algún párroco regular pueda oponerse a ceder a otro la parroquia o a cambiar
de casa, si el Superior lo mandase. ((340)) Para evitar este invonveniente, es mejor poner las parroquias a nombre de los Directores, queFin de Página: 294
VOLUMEN XVII Página: 294serían siempre las personas más estables. Si ellos no pueden cumplir los deberes, elíjanse un Vicario 1.Los asuntos de Sampierdarena proporcionaron una larga discusión el día nueve de diciembre, bajo la presidencia de don Bosco, que
intervino con alguna frecuencia. Resultará agradable leer el resumen, que hizo de ella el secretario en las actas. Tomó parte en la sesión
don Domingo Belmonte, director de la casa.II. DON DOMINGO BELMONTE tiene la palabra. Dice que ya casi no existe en Sampierdarena el oratorio festivo para los externos, po
ser incompatible que los muchachos internos y externos estén mezclados. Era floreciente antes, pero ahora apenas si tiene una docena de
muchachos. El patio es ya demasiado pequeño para los internos, que llegan a trescientos, entre estudiantes y aprendices; hacen juntos el
1 Actas del Cap. Sup. 4 de julio y 24 de octubre de 1884.
294recreo y hay accidentes a menudo porque juegan con verdadero frenesí. Si se quiere que florezca el oratorio festivo, no hay más remedio
que destinar una parte de la huerta para patio o comprar la casa colindante, que da al mar y tiene un terreno espacioso anejo, que era antaño
propiedad del marqués Ignacio Pallavicini. Como quiera que ese terreno sería para nosotros demasiado amplio, ya hay quien está dispuesto
a comprar una parte, si la vendemos. La señora Garibaldi ha comprado casi todo el terreno junto a la colina, detrás del Hospicio y edificó
en él unos veinte chalets para alquilarlos. Esta Señora nos compraría el terreno que nos parezca sobrante. Hay un proyecto, no aprobado
todavía, pero defendido por los ayuntamientos de Génova y de Sampierdarena para hacer pasar una magnífica calle detrás del Colegio por
la ladera de la colina, la cual quedará rápidamente abierta al tráfico. Los terrenos colindantes aumentarán de precio tres veces más. Sería,
pues, muy conveniente para nosotros poder cerrar cuanto antes este contrato.DON BOSCO: -El propietario actual es el Marqués Marcelo Durazzo, heredero de Pallavicini, que hasta ahora no quiso nunca vender a
don Bosco, por miedo a que no se lo pague, y que no venderá de ningún modo, si no obtiene un gran lucro de este contrato. De todos
modos, autorizo a don Domingo Belmonte para tratar este asunto.DON DOMINGO BELMONTE: -Corren voces de que ya hay otros que quieren comprar la finca de Durazzo para poner una fábrica de
cintas. Mientras tanto hay que lamentar que la masonería ha abierto en Sampierdarena un magnífico parque de recreo festivo, dotado con
toda clase de diversiones, gimnasia, tiro al blanco, teatro, música, etc. etc. y de esta ((341)) manera tiene en sus manos a toda la juventud
de la ciudad. Todos llevan al cuello como distintivo un pañuelo rojo, dan paseos con la banda de música a la cabeza, etc.DON BOSCO: -Pues bien tú, Belmonte, trata con el marqués Durazzo sobre la compra de ese terreno y no os preocupéis por el precio.
Acude a alguna persona amiga, que se preste a hacer de intermediario y que explique claramente al Marqués de qué se trata. Junto a él está
en Pegli don Gaspar Olmi. Hay que lograr que se interese a nuestro favor.DON DOMINGO BELMONTE narra que don Miguel Angel Braga propuso redactar una súplica para que la firmen todos los párrocos
del contorno, don Bosco y también el Arzobispo. Esta súplica se enviaría a don Bosco para que la examine y, después, se hará presentar al
marqués Durazzo.DON BOSCO: -Envíeseme esa súplica de don Miguel Angel Braga; estúdiese a fondo, hable de ella don Domingo Belmonte con el seño
Dufour y llévese a efecto el proyecto.DON MIGUEL RUA añade que, entretanto, se entienda don Domingo Belmonte con la señora Garibaldi.III. DON DOMINGO BELMONTE presenta la cuestión del campanario que debe levantarse en Sampierdarena. El toque de las campana
no se oye a doscientos metros de distancia. Una persona desconocida envió mil liras para levantar esta torre. El párroco de Teglia vino para
presentar el deseo de la población de nuestra parroquia por esta construcción. El propone formar tres comisiones, presididas por los
capellanes de los dos oratorios y el rector de la Capilla Rolla, con el fin de recoger limosnas y dar comienzo a las obras. El Caballero
Borgo ha venido a hablar y le pareció que se puede levantar el campanario donde está el actual, porque las paredes aguantarán el nuevo
peso, y ya encargó a su yerno que hiciera el plano.
DON BOSCO dice a don Domingo Belmonte: -Sigue adelante. Tenemos ahora
295entre manos la rifa de Roma, pero es cuestión de unos meses y pronto quedará acabada. Con los premios que sobren, haremos otra rifa en
Sampierdarena, enviando los boletos a los cooperadores y a las cooperadoras. Ya hemos despachado doscientos mil a una lira. Nadie lo
sabe o no hace caso. Hasta ahora sólo los hemos enviado a los cooperadores. Todo se hizo con la menor publicidad. El mismo GobiernoFin de Página: 296
VOLUMEN XVII Página: 296Civil de Roma nos advirtió que procediéramos a toda prisa a la exposición de los premios, porque estaba muy cerca la fecha de la rifa.
Temía que fuera nula la ganancia con este retraso y nos exhortaba a darnos prisa. La respuesta fue que don Bosco daba las gracias y
apresuraría el despacho de los boletos. Estos señores no saben que ya está todo hecho.DON MIGUEL RUA opina que será mejor ordenar las comisiones para el campanario. La rifa podrá servir para otros fines.DON BOSCO y el Capítulo aprueban esta observación y añade don Bosco:
-Aconsejo ir despacio en la construcción ((342)) del campanario, ábranse los cimientos, espérese después algún tiempo antes de reanudar
las obras y luego sígase adelante poco a poco.IV. DON DOMINGO BELMONTE pide que se nombre al que deba hacer de párroco, porque la población no sabe a quién debe dirigirse
y se queja.
DON MIGUEL RUA observa que don Francisco Cerruti, inspector de Liguria, ya visitó al Arzobispo para tomar acuerdos sobre este
punto.DON BOSCO viene a decir como de paso: -Mientras no esté hecha la estadística de los feligreses, no existe la parroquia. Hay que visitar
todas las casas, incluso las de los judíos y de los protestantes. Hay que tratar a éstos cortésmente, decirles la propia condición, añadir que
no se les visita para hablar de temas religiosos, sino para conocerse, etc. A las familias católicas se les pregunta: "Tenéis hijos? "Van a la
iglesia en las fiestas? "Están ya preparados para la primera comunión? Es así como se dan los primeros pasos para una parroquia.DON MIGUEL RUA pregunta si el párroco sería movible o inamovible.DON DOMINGO BELMONTE: -El párroco será movible. El Superior presentará al Obispo el nombre de los que sucesivamente
destinará a este cargo y, si alguno de ellos no pareciere apto, el Obispo dará conocimiento de ello al Superior para que lo cambie.DON BOSCO añade: -No importa qué título pueda tener el que sea destinado a la cura de almas; pero no recibirá la investidura como
párroco, sino como Ecónomo espiritual. Una vez que se establezca la manera de conceder el cargo a este sacerdote, se presenta al Obispo y
éste lo reconoce y lo destina como representante suyo en la parroquia; y, después, como representante del Obispo, se hace reconocer por la
autoridad civil. Don Francisco Dalmazzo me asegura que en Roma los párrocos son nombrados por un año y sólo con el título de párrocos;
por consiguiente, los párrocos religiosos pueden cambiarse cuantas veces lo estime el Superior. Por lo cual, el Obispo nombrará a uno que
hará las veces de párroco y se verá qué título se le da, de forma que no comprometa a ninguno y lo señale como Vicario parroquial.DON MIGUEL RUA manifiesta que parece que los votos de todos para este cargo son a favor de don Miguel Angel Braga.El Capítulo asiente.DON ANTONIO SALA pregunta si hay rentas fijas.DON DOMINGO BELMONTE contesta que hay un título del Estado por valor de novecientas liras de renta, concedido por la Curia, y
los derechos de estola. Pero no hay nada por parte del Gobierno y, por tanto, nada se tiene que ver con él.
296DON MIGUEL RUA propone que se haga firmar a la Curia un documento, en el que se declare nuestra libertad para quitar y poner un
sacerdote u otro para la cura de almas.DON DOMINGO BELMONTE afirma que eso es precisamente lo que la Curia de Génova desea hacer, pero ésta querría que el
destinado a la cura de almas tuviese el título de Párroco, o Vicario, porque quisiera que el Gobierno lo aprobase y fuese reconocida su
firma para ciertos casos.((343)) DON BOSCO concluye: -El elegido será verdadero párroco, pero provisional ante la Curia y Vicario ante el Gobierno.V. DON DOMINGO BELMONTE expone que hay que rehacer el tejado de la iglesia y que eso acarrea un gasto enorme.
DON BOSCO: -Inténtese presentar una súplica al Ayuntamiento, al Gobierno, a la Obra Pía, al Real Economato.Como se acaba de ver, la posición del párroco cara a la Congregación fue un tema de repetido examen. En el catálogo del año 1885
aparece el nombre de don Miguel Angel Braga entre los capitulares de la casa después del consejero escolástico, con el título de "consejeroFin de Página: 297
VOLUMEN XVII Página: 297y párroco".En Varazze, hacía algún tiempo que algunos elementos anticlericales azuzaban a las autoridades de Génova contra el colegio. El edificio
pertenecía al ayuntamiento, el cual propuso a don Bosco la compra del mismo, pero pedía ochenta mil liras, cuando un informe pericial lo
valoraba en veintiocho mil. Las condiciones impuestas eran cuatro: 1.ª, don Bosco tenía que entregar cuarenta mil liras; 2.ª, ceder
gratuitamente al ayuntamiento el primer piso y el segundo para escuelas municipales; 3.ª, el local tenía que servir siempre para internado;
4.ª, si don Bosco lo quería cambiar de destino tenía que desembolsar otras cuarenta mil liras. Mientras tanto el ayuntamiento no quería
hacer más gastos en reparaciones, a pesar de que el tejado, las paredes, y las escaleras se encontraban en pésimo estado.Ante aquellas desorbitadas pretensiones, que parecían pensadas para obligar a los Salesianos a marcharse, dijo don Bosco:-Principalmente hay que examinar si nos conviene este contrato por el lado material y por el lado moral, esto es con respecto a la
autoridad civil. Mientras tanto, escríbase al administrador de la Duquesa de Galliera, en Voltri, para saber cómo andan las negociaciones
para abrir un colegio en aquel pueblo. La respuesta que él nos dé servirá de norma para guiarnos en nuestra conducta con el ayuntamiento
de Varazze. Si consideramos las reparaciones que necesita el edificio del colegio, vistas las amenazas de la autoridad escolástica de cerrar
nuestras escuelas elementales y de proveerlas de maestros titulados, y teniendo en cuenta la falta de personal, sería sin duda conveniente
297retirarnos. Es verdad que había que haber notificado ((344)) nuestra retirada hace dos años; pero, atendida la grave necesidad de
reparaciones imprescindibles en el edificio, atendido que el Ayuntamiento no las hace y que nosotros no estamos obligados a tales gastos
ni a quedar aplastados bajo los escombros del tejado, parece que ninguno podría impugnar nuestra falta de notificación. Sin embargo,
conviene que don Celestino Durando y don Francisco Cerruti vayan a Varazze, examinen la situación y propongan al ayuntamiento que,
puesto que ellos no quieren hacer las reparaciones necesarias en el colegio, lo vendan al precio del informe pericial o nosotros nos veremos
obligados a retirarnos. Los delegados sólo se encargarán de informar; el Capítulo decidirá.Así quedó determinado.El ayuntamiento, que ni se había dignado contestar a las repetidas instancias para las reparaciones, cuando vio llegar la intimación en
forma legal, acusó el golpe y se preocupó. El alcalde era verdaderamente una buena persona, pero débil y engañado; con todo no quiso
cargar con la odiosidad de la población, si salían los Salesianos a los que apreciaba mucho. Oído su informe, el cabildo municipal ordenó
la reparación desde los cimientos hasta el tejado y así se evitaron medidas extremas 1.La casa de Vallecrosia tenía muchas deudas después de las recientes construcciones. Don Bosco resolvió acudir a su acostumbrado
recurso de una rifa benéfica. Reunió un millar de premios, pidió la autorización al jefe del distrito de Ventimiglia, pero fue denegada.
Envió entonces la petición al Gobernador de Portomaurizio 2; al mismo tiempo, rogó al honorable Biancheri, diputado por aquel colegio
electoral, que tuviese a bien recomendar su súplica. El diputado lo hizo pero no obtuvo ningún buen resultado, pues la instancia se oponía
al decreto de 1881, que, como dijimos para Roma, no permitía más rifas que las promovidas y dirigidas por entes legalmente instituidos.
Como no se pudo encontrar ningún otro medio, no quedó más remedio que poner a la venta los objetos recogidos.Y terminaremos en Turín esta nuestra vuelta ((345)) por Italia, de arriba abajo. El hecho más saliente de aquí fue el traslado de los Hijos
de María desde Mathi al hospicio construido junto a la iglesia de San Juan Evangelista. En Mathi había que rechazar demasiadas peticiones
por la estrechez del local; y, por tanto, era menester construir o emigrar.1 Actas del Cap. Sup. 21 de febrero, 27 de junio, 26 de agosto y 11 de septiembre de 1884.2 Véase Ap. Doc. núm. 46.
298Pareció preferible la segunda solución. En el mes de noviembre quedó todo preparado para recibir en el nuevo edificio a sus moradores. A
lo largo de la avenida del Rey, no se levantaban todavía a la sombra de los plátanos los grandes edificios, que entonces empezaron a formar
el paseo de Víctor Manuel II; así que resaltaban la iglesia y la casa de San Juan y formaban un conjunto de edificios urbanos de elegante
aspecto. Pasó un día por delante el rey Humberto 1, camino de la Exposición, admiró la novedad y, volviéndose al alcalde, preguntó:-"De quién es esta casa?-Es uno de los hospicios de don Bosco, contestó el conde de Sambuy.-íDon Bosco!, exclamó el Soberano. Todos hablan de él y yo no he podido verlo nunca.Fin de Página: 299
VOLUMEN XVII Página: 299El ambiente parecía demasiado suntuoso para la condición de los huéspedes, a quienes les pareció pasar de una rústica vivienda a un
palacio. Su presencia se aprovechó para el servicio del culto de la hermosa iglesia, la asistencia de los muchachos y la catequesis del
oratorio festivo. Don Bosco, por su lado, se alegraba de tener cerca una obra, que tanto le había costado y de la que tanto fruto esperaba;
por eso, durante el primer año escolar, iba por allí con cierta frecuencia, observaba cómo se arreglaban las cosas y bajaba a veces a visitar
la cocina; y, cuando tenía que pasar algún lapso de tiempo notable sin poder ir, mandaba llamar al director, don Felipe Rinaldi, para
informarse de todo y darle normas.Una de éstas fue que cada miércoles o jueves diese el Director a los Hijos de María una conferencia familiar, enseñándoles, por ejemplo,
a dar clase de catecismo y, en general, supliendo todo lo que no podía decir en los sermones; en una palabra, que les hablase de todo lo que
le pareciere mejor. "Algo que no hay que ((346)) olvidar, pues enseñó la experiencia que es muy útil", anota don Felipe Rinaldi en un
cuadernito.Otra norma anotada en él, se refería a las admisiones.-Hay que poner como principio, le dijo el Santo, que la pensión no cuesta nada, si los informes son buenos. Tómese lo que se pueda.En octubre de 1885 fue a su casa el joven Zanella y el prefecto le escribió que no volviera si no pagaba su deuda. El escribió entonces a
don Bosco, el cual le hizo contestar que, en San Juan Evangelista nunca se expulsaba a ninguno por el único motivo de no poder pagar.
Zanella volvió, llegó a ser clérigo salesiano y, obtenido el permiso para marchar a América, dejó allí óptimo recuerdo de su celo.
299En Valdocco hizo don Bosco una adquisición, anhelada mucho tiempo atrás. Se había advertido muchas veces la conveniencia de
comprar el terreno que rodeaba la casa de la señora Bellezza, contigua al oratorio festivo 1. Mientras vivió la dueña no fue posible entablar
negociaciones; muerta ella, los hijos pedían un precio exagerado. Don Bosco ofrecía setenta mil liras, y ellos pedían cien mil más. Después
comenzaron a bajar hasta las ciento veinticinco mil. A fuerza de presionar, se avinieron a las cien mil redondas, y don Bosco quedó muy
satisfecho. La casa podía servir para usos diversos; pero el espacio servía, sobre todo, para un nuevo patio que se había hecho necesario
para el recreo del Oratorio festivo y quedaba todavía un trecho para regular el espacio destinado a los aprendices. En cuanto al dinero para
el pago, ya hemos visto cómo le sacó del apuro la generosidad del conde Colle 2. Después de esta ampliación, el área del Oratorio que, en
1848, apenas medía dos mil doscientos diecinueve metros cuadrados, llegó en 1884 a los cincuenta y dos mil treinta y cinco. Nunca se
llegará a bendecir como lo merece la previsión de don Bosco por enriquecer, como lo hizo, a su Oratorio de terreno edificable.1 LEMOYNE, M. B. volumen II, pág. 406 y IV pág. 466 y ss.2 Véase LEMOYNE, M. B. volumen XV, pág. 95.
300
((347))CAPITULO XIIIINVITACIONES Y FUNDACIONES
FUERA DE ITALIA EN 1884DESDE dos extremos opuestos de Europa, llegáronle invitaciones a don Bosco en 1884: desde la solitaria isla de Malta y desde la inmensa
Rusia. Querían en Malta un colegio, donde fuesen aceptados gratuitamente muchachos para la enseñanza profesional. Un rico señor pedía,
para este fin, un programa y manifestaba su deseo de entablar negociaciones. Don Bosco le envió la Breve Notizia sobre la fundación del
Oratorio de Turín 1, dándole a conocer su buena voluntad. Sin duda, se habría arreglado el asunto mucho más deprisa, de no haber tenido
que entablar gestiones con el Gobierno inglés, celoso por la influencia italiana en aquella su posesión; pero, tras largos y laboriosos
intercambios de opiniones, se llegó finalmente a un acuerdo en 1903 con el instituto de San Patricio, centro educativo floreciente con
escuelas primarias y profesionales muy bien organizadas.Sobre la posibilidad de penetrar, en Rusia, no se podía ni hablar. La obra salesiana era conocida en las esferas gubernativas, pero se la
miraba con malos ojos. Había disposiciones policiales que vedaban la entrada del Boletín en el Imperio con la orden de secuestro en las
fronteras. Don Pedro Pozzan se atrevió a pedir razones de ello al Director general de Correos del Imperio; y así se pudo saber que
semejante ostracismo dependía de las ideas religiosas de la revista.
((348)) También estaba prohibido, en todo el territorio ruso, vender y distribuir estampas de María Auxiliadora. Sin embargo, tanto el
Boletín como las estampas, pasaban de contrabando desde Polonia austríaca a Polonia rusa con tan buen resultado que los rublos enviados
por los buenos polacos sostuvieron válidamente aquel crítico año las obras salesianas. Un día llegó una carta sin firmar con unos rublos yFin de Página: 301
VOLUMEN XVII Página: 301estas palabras: "Polonia a los pies de María Auxiliadora en Turín. "Cuándo se romperán nuestras cadenas?". Pero más admirables todavía1 Véase Vol. XV, pág. 602.
301parecieron otras dos cartas, una de las cuales pedía para San Petersburgo, hoy Leningrado, un sacerdote salesiano y Hermanas de María
Auxiliadora, y la segunda proponía la fundación de un hospicio salesiano en Odessa 1. Rusia no vería a los primeros salesianos hasta
después de la primera gran guerra europea 2, cuando tres de ellos formaron parte de la misión pontificia, encargada de dar de comer en
aquel país a los hambrientos con los medios que proporcionaba la caridad del Papa.El primer centro salesiano en Bélgica, dedicado a San Juan Berkmans, se abrió en Lieja en 1891 por don Miguel Rúa; pero su promotor
hasta alcanzar la meta, desarrolló una acción que no interrumpió durante ocho años. El Obispo de aquella ciudad eminentemente industrial,
monseñor Víctor José Doutreloux, nombre ilustre en la historia de la Iglesia belga, anhelaba dar vida a una obra semejante al Oratorio de
Turín con su doble objetivo de asegurar educación cristiana a la juventud menesterosa, mediante unas escuelas profesionales, y atender las
vocaciones eclesiásticas, con unas escuelas secundarias. A su primera instancia de 1883, se contestó con buenas intenciones y para tiempo
indefinido; sin embargo, don Bosco, consciente del bien que su obra podría hacer en un ambiente como aquél, quiso alimentar las
esperanzas del Obispo y le propuso un encuentro en Niza, adonde él pensaba ir a fines de septiembre. Pero Monseñor, ((349)) a pesar de
sus grandes deseos, no prometió acudir a la cita; se entrevistaron, en cambio, al año siguiente en el Oratorio, durante la novena de María
Auxiliadora. Monseñor, en viaje a Roma, se detuvo en Turín expresamente para conferenciar con nuestro Santo.Recibióle don Bosco con la respetuosa y fascinadora cordialidad que le caracterizaba; y salió Monseñor de su habitación con el corazón
henchido de consuelo y enardecido de afecto hacia su persona, como se echa de ver por la correspondencia epistolar que mantuvo con él.
Antes de salir del Oratorio, fue una vez más a rogar fervorosamente a María Auxiliadora que tomara en sus manos el asunto. Después, en
Roma, habló de don Bosco a León XIII, el cual se alegró recordando que le había visto pocos días antes y dijo al Obispo que le escribiese,
diciéndole que el Padre Santo, gran conocedor de la ciudad de Lieja, la quería mucho y deseaba vivamente que hubiera en ella un orfanato
dirigido por los Salesianos. Estas palabras, pronunciadas con energía, impresionaron a monseñor Doutreloux y le convencieron de1 Actas del Cap. Sup., 28 de febrero de 1884.2 La de 1914 a 1919.
302que, con su súplica a don Bosco, había favorecido los designios de Dios, y, por consiguiente, no faltarían los medios. "íOjalá, añadía el
Prelado, no sea yo indigno de tan gran favor!".Aunque le acuciaba una santa impaciencia por ver cumplidos sus deseos, sin embargo, convencido de que también don Bosco participaba
de los mismos, pero no tenía todavía el personal necesario, no le molestó con insistencias prematuras. Mas no perdió nunca de vista su
ideal. Dos años más tarde, durante la novena de María Auxiliadora de 1886, presentóse al Santo en su nombre, el abogado Doreye,
denodado organizador de las obras católicas en Lieja. Este, que se interesaba igualmente por la anhelada fundación y deseaba formarse un
concepto cabal de la Obra de don Bosco, visitó detenidamente el Oratorio.Mientras tanto, el Obispo no se había quedado mano sobre mano, sino que ya tenía preparado un amplio local destinado a Patronato y
rodeado de un terreno libre, que permitiría cualquier ampliación. Estaba, además, convencido de que la diócesis daría ((350)) en breve a
don Bosco más hombres que los que él enviaría a Lieja. A pesar de todo, como era hombre de gran fe, ponía toda su confianza en la
eficacia de la oración. "íAh!, escribía a don Bosco, dígnese pedir a María Auxiliadora que le ilumine sobre mis instancias, que no dudo
están de acuerdo con la voluntad de Dios" 1.Don Bosco había prometido para 1884 abrir en Oporto (Portugal) una casa de artes y oficios, dedicada a San José 2, y ahora el conde de
Samodaes le recordaba el asunto uniendo a su carta una recomendación del Nuncio Apostólico, monseñor Vicente Vannutelli 3; pero
desgraciadamente hubo que aguardar todavía para más tarde, ya que no sabía dónde encontrar las personas a enviar.También desde Lisboa, en nombre del cardenal Patriarca Neto, anunciaba el Barón Gomes que había a disposición de don Bosco en
aquella capital una discreta cantidad de dinero y un edificio ya construido para seminario. No satisfecho con la respuesta, replicó el mismo
Cardenal el día veintinueve de septiembre: "Tenga a bien hacer un esfuerzo por contestar favorablemente a mi instancia. Quién sabe si el
Señor, en su misericordia por Portugal, le proporcionará los medios, que le faltaban y que tal vez le faltan todavía. Búsquelos, se lo
suplico; su caridad, tan bendecida por la Providencia, haga que los descubra para destinarlos a mi país, cuyas necesidades religiosas sonFin de Página: 303
VOLUMEN XVII Página: 3031 Ap. Doc. núm. 47 A-B-C.2 Véase Vol. XIV, pág. 669 y ss.3 Actas del Cap. Sup., 28 de febrero de 1884.
303muy grandes. Ruégole ponga al Patriarcado de Lisboa en la lista de los países protegidos por María Auxiliadora, ítenemos mucha
necesidad de este socorro y de sus oraciones para obtenerlo! íPor favor! Consagre usted mismo a María Auxiliadora esta diócesis, pidiendo
a Dios la conversión y reforma de su clero". Un llamamiento tan caluroso debió conmover el corazón de don Bosco, que no veía la manera
de responderle tan pronto en el sentido por él también deseado.((351)) En la vecina España habían madurado los acontecimientos para una fundación destinada a un gran porvenir: don Bosco había
predicho el año 1880 que una rica señora quedaría un día viuda e invitaría a los Salesianos para ir a fundar una gran casa en Barcelona y
dar así principio a muchas otras fundaciones 1. Pues bien, las dos primeras cosas, esto es, la viudedad y la invitación, se realizaron en
1882; la tercera, es decir la fundación, tuvo lugar relativamente poco tiempo después.Vivía en Barcelona una señora, rica en abundancia de bienes materiales, pero no menos rica en caridad cristiana; doña Dorotea Chopitea
de Serra. Era hija de un acaudalado español domiciliado en Santiago de Chile. Su padre, después de la guerra de independencia, se vio
obligado por sus propios intereses a trasladarse con toda la familia a España, y se estableció en Barcelona. El año 1832 se casó Dorotea con
don Mariano Serra, regresado también de Chile. Después de una larga convivencia, exactamente en el año de sus bodas de oro, murió el
marido. La viuda, que era una mujer sensible a las necesidades del prójimo, convencida de que, en los tiempos que corrían, urgía sobre
todo atender a la juventud pobre, e impulsada, además, por la piadosa intención de sufragar el alma de su difunto esposo, determinó
emplear con liberalidad sus bienes para crear una obra que respondiese a su intención. Tenía pensado para ello adquirir una casa, poner al
frente un digno sacerdote y buscar buenos obreros, que enseñaran en ella un oficio a los niños del pueblo más necesitados de asistencia.Pero no quiso obrar por su cuenta, sino que se aconsejó con un miembro de su familia. Este le hizo ver las dificultades que había para
organizar de aquella forma la noble empresa y, especialmente, para que fuera duradera; añadió, después, que había leído, pero no recordaba
en qué periódico, que un sacerdote italiano había fundado con idéntico fin una Congregación religiosa. A doña Dorotea le pareció ((352))
que tocaba el cielo con las manos. Rogó encarecidamente a su1 Véase Vol. XV, pág. 288.
304pariente que le buscara en seguida aquel periódico. Así supo quién era don Bosco y qué pretendía con su Obra; y se enteró de que uno de
sus hijos, don Juan Branda, se encontraba hacía dos años en España, en Utrera, llamado allí por el marqués de Ulloa. Escribió
inmediatamente a Sevilla para informarse. Enterada después de que, en Marsella, había unos talleres salesianos, sin aguardar la respuesta,
escribió también a esta ciudad, pidiendo noticias sobre la institución de don Bosco. Una vez sabido cuanto deseaba, escribió a don Juan
Branda, rogándole tuviese a bien indicarle qué condiciones se requerían para fundar una casa salesiana en Barcelona. Parecíale que una
fuerza misteriosa la apremiaba a darse prisa.Don Juan Branda recordó entonces la predicción que le había hecho don Bosco y se la contó, al responder a la señora; pero, en cuanto a
la fundación, le sugirió que tratara directamente con don Bosco. Fuera de sí por la alegría, al comprender que sus planes coincidían de este
modo con los designios de la Providencia, doña Dorotea escribió el día 20 de septiembre de 1882 a nuestro Santo, manifestándole su
intención de contribuir a fundar en los aledaños de Barcelona una escuela profesional y confiársela a los Salesianos. Don Bosco no pudo
responderle en seguida; por lo que ella, casi impaciente por toda demora, volvió a escribirle el día doce de octubre proponiéndole que
enviara rápidamente a Barcelona un representante suyo, para tratar la cuestión con ella y con otras personas y particularmente con el
Obispo; que ella hospedaría al enviado y le reembolsaría los gastos del viaje 1. Don Bosco le hizo contestar que no podía atender en
seguida la petición por la escasez de personal y el gran número de nuevas fundaciones, pero que esperaba hacerlo en un porvenir no lejano.Ante aquella respuesta, la alegría de doña Dorotea se convirtió en ((353)) profunda tristeza; mas no se dio por vencida y recurrió hasta el
Padre Santo. Don Bosco, rindiéndose a sus deseos, envió a la capital de Cataluña a don Juan Cagliero y a don Pablo Albera con la misión
de tratar y llegar a una conclusión, a la que se llegó en pocas horas. La espléndida dama compró inmediatamente por veinte mil duros (cien
mil pesetas) una finca en Sarriá, junto a Barcelona; después mandó realizar en la quinta de los propietarios las obras más indispensables
para transformar el edificio en colegio. Acudió don Juan Branda desde Utrera para dirigir las obras y se hospedó durante un mes en casa de
la bienhechora. Todo procedió a la perfección, de modo que el día 15 de febrero de 1884 se abría la casa, con el mismo don Juan BrandaFin de Página: 305
VOLUMEN XVII Página: 3051 Ap. Doc. núm. 48.
305como director. Lo mismo que el Oratorio de Turín, los Talleres salesianos de Sarriá aparecieron en sus principios como una miniatura de lo
que llegaron a ser con el tiempo. Doña Dorotea fue hasta el 1891, año de su santa muerte, la mamá afectuosa y generosa de sus queridos
Salesianos.Cuando don Miguel Rúa comunicó oficialmente al Capítulo Superior que ya estaba abierta la casa de Barcelona, se preguntó a don Bosco
si no era preferible elegir para España un Inspector propio. El Santo contestó:-Por ahora déjense las cosas tal como están. Dentro de unos meses, veremos qué conviene hacer y a quién elegir. Las circunstancias nos
aconsejarán qué partido tomar. Mientras tanto siga España dependiendo directamente del Capítulo Superior.Los meses se convirtieron en años, aunque no muchos; el año 1889 tuvieron las casas de España su primer Inspector en la persona de don
Felipe Rinaldi.Dos fundaciones hubo en Francia el año cuya historia narramos, una en Lille y otra en París; pero hay el recuerdo de varias propuestas,
que ocasionaron negociaciones sin resultado positivo. En Antibes, ciudad de la costa en el distrito de Grasse, ofrecían un terreno de diez
mil metros cuadrados sin ninguna carga. Don Bosco hubiera querido aceptar, porque la localidad se prestaba para residencia de los
muchachos de La Navarre y de Niza ((354)) durante las vacaciones, para los ejercicios espirituales de los Hermanos y para los clérigos
estudiantes de filosofía; pero cuatro mil metros cuadrados pertenecían a una sociedad inmobiliaria de Cannes, que los cedía gratuitamente,
mas con ciertas condiciones que obstaculizaban la libertad, por lo que no se hizo nada. En Gevigney, cerca de Besanþon, se habían
aceptado de una manera general los inmuebles del anciano señor Villemont, para organizar en ellos una escuela agrícola; pero no se logró
un entendimiento para acabar de una vez con las negociaciones y llegar a firmar la escritura. Volveremos a hablar de ello hacia el fin del
volumen. Un sacerdote de la diócesis de Angulema, fundador de un orfanato, con un centenar de muchachos, carecía de personal seguro,
por lo que estaba dispuesto a entregarlo todo incondicionalmente y hacerse él salesiano; pero como se requería inmediatamente numeroso
personal, don Bosco aconsejó al fundador que continuara su obra y dispusiera después por testamento de lo suyo. La señora Cambulat,
residente en Lourdes, quería regalar a don Bosco un castillo de su propiedad, próximo1 Ap. Doc . núm. 48.
306a Toulouse, para que dispusiera de él a su gusto. Estaba enferma del corazón y tenía prisa por llegar a una conclusión. Don Bosco encargó
a don Pablo Albera que visitara el edificio, autorizándolo para aceptar sin compromiso de ninguna clase. Al anunciarle la visita de su
representante, añadía que se aceptaría el castillo para destinarlo a lo que pudiese servir a la mayor gloria de Dios. Pero unos consejeros de
distinto parecer le hicieron poner la condición de que el inmueble debía transformarse en colegio y, por tanto, ya no se habló más del
asunto.Con mejor suerte se llevaron a cabo las negociaciones para Lille. Unos excelentes cooperadores habían preparado el terreno. El viaje de
don Bosco a Lille en 1883 ayudó admirablemente para acelerar las gestiones. Se esperaba a los Salesianos en el orfanato de San Gabriel,
que lo había hospedado. Aquel centro benéfico proyectado en 1871 y abierto en 1874, albergaba muchachos huérfanos de la guerra
franco-prusiana y lo dirigían las Hermanas de la Caridad. Los asilados, que habían ingresado de pequeñitos, pasaban ya de los quince años
y no podían seguir al cuidado de aquellas religiosas. Por eso se ((355)) llamaba a los hijos de don Bosco, para convertir el asilo en un
centro de artes y oficios.La aceptación formal se realizó el día 16 de enero de 1884, por el Capítulo Superior; pero se prorrogó la apertura por algún tiempo para
acabar de regular la propiedad, mediante una sociedad civil compuesta de franceses e italianos, en parte salesianos y en parte ajenos a la
Congregación 1. El señor de Montigny, celosísimo cooperador salesiano 2, fue quien más contribuyó a la nueva fundación.La elección del Director recayó en don José Bologna. Don Bosco lo recomendó al señor Felipe Vaud, riquísimo industrial y cristiano
ejemplar, que él llama su gran amigo 3; escribió también a monseñor de Quesnay, arzobispo de Cambrai y ordinario a la sazón de Lille,
para pedirle las debidas autorizaciones. El Director tomó posesión del orfanato el día veintinueve de enero. Las hermanas no podían
mostrarse más solícitas para darle toda suerte de informes y prestarse a lo necesario para el traspaso de poderes. El Arzobispo trató al hijo
de don Bosco con la más afectuosa contesía 4. La mayor pena para don José Bologna era ver a los muchachos ir a la ciudad para aprender
elFin de Página: 307
VOLUMEN XVII Página: 3071 Ap. Doc. núm. 49.2 Ap. Doc. núm. 50.3 Actas del Cap. Sup. 16 de enero de 1884. (Se trata de introducir la causa de beatificación de los hermanos Vaud).4 Sobre el recibimiento del Arzobispo y otras cosas. Véase Ap. Doc. núm. 51.
307oficio, pues no había talleres en casa; se propuso entonces no ahorrar sacrificios hasta que la casa de Lille pudiera estar a la par en todo con
las de Niza y Marsella.No se crea que resultara fácil imponer a aquellos muchachos el nuevo orden de cosas. Se requirieron seis meses de paciencia para
empezar a ganárselos y acostumbrarlos poco a poco a nuestro reglamento; y no porque se tratase de muchachos traviesos y alocados, sino
porque daban muestras de desconfianza y frialdad. Algo se amansaron, recordándoles a don Bosco, cuya presencia los había impresionado
mucho y deseaban volver a verlo. También ayudó a ello ((356)) la música instrumental a la que se dedicaron con gusto y aprovechamiento.
Ayudaron finalmente las fiestecitas de casa. Había ocho niños que debían hacer la primera comunión para la solemnidad de la Asunción: el
Director aprovechó la ocasión para que todos hicieran tres días de ejercicios espirituales. A falta de predicadores salesianos, se invitó a dos
jesuitas. Era una novedad, que dio buenos frutos. Estas y otras industrias sirvieron para afianzar firmemente la casa, que no iba en zaga a la
de Marsella por la multiplicidad de quehaceres y de estructura; no había más que un sacerdote, tres clérigos y un coadjutor y, además, no se
gozaba en ella de libertad alguna de movimiento, pues vivían apretados como sardinas en banasta. A pesar de todo, en agosto ya no iba
ninguno a trabajar fuera de casa. Don José Bologna había montado, lo mejor que pudo, talleres para sastres, zapateros, carpinteros,
encuadernadores, impresores, litógrafos y cerrajeros. Fue un verdadero esfuerzo salesiano el que hizo en tan estrechos límites de espacio y
de tiempo 1.Se imponía la necesidad de ampliación; no faltaba terreno, pero faltaban los medios. "Los de Lille no son los de Marsella, escribía el
Director; no se mueven. Dicen que no hay nada que hacer, que las gentes de esta tierra necesitan ver, antes de decidir si deben ayudarnos".
Y así, cuando vieron que se hacía, ayudaron. Para más estimular todavía la beneficencia pública, organizó en Lille una comisión de
señoras, como la que había admirado en Marsella, con un reglamento muy sencillo y práctico, que revisó y aprobó don Bosco 2, el cual
envió a cada una el diploma de cooperadora y el Boletín. La casa creció, ensanchó su esfera de influencia y llegó a ser una de las mejores
instituciones de la ciudad.La buena marcha de la casa de San Gabriel inspiró en el primer1 Carta de don José Bologna a don Bosco, Lille, 6 de agosto de 1884.2 Ap. Doc. núm. 52.
308año un noble discurso ante un público muy distinguido. En noviembre de 1884, se celebraba en Lille un ((357)) Congreso de los Católicos
franceses del Norte y del Pas-de-Calais bajo la presidencia de monseñor Langénieux, arzobispo de Reims, ayudado por los Obispos de la
provincia eclesiástica de Cambrai. En él propuso el señor Houzé de Aulnoit que se diese a conocer ampliamente la superioridad del método
empleado por don Bosco en sus centros educativos. Narró la historia de la obra salesiana de Lille, expuso el desarrollo de la institución de
nuestro Santo y destacó su peculiar carácter, invitando por último a los Congresistas a dar nueva vida con su aliento al renovado orfanato
de San Gabriel. "La ciudad de Lille, concluyó el orador, contaba con la cooperación del gobierno para fundar una escuela de artes y
oficios. Faltó esta cooperación; pero la Santísima Virgen no abandona las obras puestas bajo su patrocinio. No pierdan nunca de vista los
Católicos del país que la educación católica de la juventud es la salvación de la sociedad; hagan, pues, que tantos huerfanitos hoy
desamparados gocen los beneficios de una formación cristiana y preparen para nuestras industrias jefes hábiles y creyentes en Dios, cuya
sola presencia en nuestras fábricas anuncie la aurora de una próxima renovación social. Por esto, nosotros tenemos el honor de someter a
los sufragios del Congreso de los Católicos del Norte y del Pas-de-Calais reunidos en Lille el voto de que el orfanato de San Gabriel de
Lille, dirigido por los sacerdotes salesianos de don Bosco, sea protegido y apoyado con todos los medios posibles".El voto fue aprobado por unanimidad.Acerquémonos ahora a París. El viaje triunfal de 1883 había despertado esperanzas seguras de una próxima llegada de los Salesianos a la
capital francesa. Había dicho don Bosco desde el púlpito de San Agustín:-"No habrá modo de fundar en París un centro como los de Marsella, Niza y Turín? Yo creo que aquí se necesita una casa de este géneroFin de Página: 309
VOLUMEN XVII Página: 309y que es preciso abrirla.Sus palabras no cayeron en el vacío. El señor de Franqueville se encargó espontáneamente de buscar un local para un hospicio salesiano.
Y, mientras el cooperador parisiense buscaba por su ciudad, llegaron a Turín ((358)) dos propuestas para los alrededores. Se referían a la
fundación de una casa entre Saint-Ouen y Saint-Denis, y de otra en ChÔtillon; el ofrecimiento para esta última procedía de la piadosa
condesa Stacpoole, domiciliada en Roma en la quinta Lante. Como se trataba de donativos, don Bosco declaró que aceptaba las dos. En la
primera creía que podría colocar a los Hijos de María; pero después se
309vio que el lugar era insalubre. Para la segunda surgieron dificultades por parte de una arrendataria, que tenía allí un internado femenino y
amenazaba con una catástrofe o poco menos; por lo cual se suspendieron las negociaciones y, por último, se abandonaron. La Providencia
quería a don Bosco dentro de los muros de la gran metrópoli y en una zona donde la obra salesiana se encontraría en su elemento.El nido estaba ya preparado y acabado hasta el último detalle. En el barrio obrero de Ménilmontant, pocos años antes foco de pasiones
antirreligiosas en tiempos de la Commune 1 existía un Patronato, fundado en 1878 por el abate Pisani, dedicado a San Pedro y en poder de
una sociedad civil, de la que él era jefe. El oratorio floreció hasta el año 1884, cuando el fundador fue nombrado secretario de monseñor
D'Hulst, rector del Instituto Católico de París, y corrió riesgo de desaparecer. Como no tenía quién lo sustituyera y sentía en lo más íntimo
del corazón ver destruido el fruto de tantos sacrificios, se entendió de mil amores con el señor de Franqueville para vender a don Bosco el
edificio y el terreno. Se hicieron los tratos a toda prisa. Se valoró la casa con todo el mobiliario en ciento setenta y cinco mil francos; hubo
que aportar cincuenta y cinco mil en el acto mismo del contrato. El representante de don Bosco ya tenía treinta mil, recogidos precisamente
para comprar en París una casa para darla a los Salesianos. Las otras entregas se harían a plazos, con largo intervalo entre uno y otro y al
interés del tres por ciento. Las acciones eran nominativas y se encontraban en poder del abate Pisani, que las pondría al portador y las
entregaría al representante de los Salesianos, a medida que se entregasen las cantidades de suerte que, efectuada la última entrega, todas las
acciones quedarían en poder de dicho representante.((359)) Se exigía primeramente que don Bosco remitiese al abate Pisani un escrito en forma privada, obligándose a adquirir todas las
acciones; al mismo tiempo el abate remitiría a don Bosco otro escrito, obligándose a entregarle todas las acciones, cederle el local y darle
posesión antes de que se hiciere la liquidación completa.Convenía, por tanto, que un delegado del Capítulo Superior se trasladara a París para entrevistarse con el señor de Franqueville y con el
abate Pisani y observara el vecindario de la casa y otros detalles. Al tratar este asunto, habló don Bosco en estos términos 2:-Vaya don Pablo Albera a París y hable con el señor de Franqueville y con el abate Pisani; examine el lugar, averigüe si hay hipotecas,1 La Commune: el poder revolucionario de París en 1871 (N. del T.).2 Actas del Cap. Sup. 12 de septiembre de 1884.
310si los alrededores son sanos, si se habla de alguna quiebra, qué fama tiene la institución y otras cosas por el estilo. Para estos informes,
diríjase también al vicario d'Hulst, que tiene muchísimas relaciones y medios. Cuando yo estuve en París, me ofreció quinientos mil
francos para fundar un colegio de niñas; pero no creí oportuno aceptarlos. Visite don Pablo Albera al Arzobispo y a su coadjutor Richard,
que nos es muy adicto y desea que vayamos. El Vicario General es entusiasta de don Bosco. Pero el cardenal Guibert vacila en llamarnos a
París, porque teme que tengamos que sufrir en el trato con la gente; por eso don Pablo Albera háblele sólo después de que la cosa esté
hecha. Hay que comprar esta casa en consideración de la benevolencia que la ciudad de París demostró a don Bosco.Don Pablo Albera estaba comprometido con los ejercicios espirituales de los hermanos y no pudo ir a París; fueron en su lugar don
Celestino Durando y don Camilo de Barruel, que cumplieron bien su misión. Encontraron, entre otras cosas, que el párroco del lugar se
oponía a ello. El Cardenal les recomendó, en la visita que le hicieron, mucha prudencia, les aconsejó que fueran despacio en hacer gastos e
insistió ((360)) en la necesidad de abrir bien los ojos para aceptar franceses en la Pía Sociedad, porque se corría peligro de encontrar
estafadores, gente sin buen nombre, fácilmente hipócritas, que se darían a conocer demasiado tarde, cuando sería imposible remediar el ma
causado por ellos. Algunos buenos seglares, que ya acudían antes para asistir a los muchachos y enseñarles el catecismo, se ofrecían
entonces para seguir prestándose. La casa no estaba sujeta a la indiscreción de miradas extrañas, pero sí el jardín desde ciertas casitas, que
se podrían comprar fácilmente. La finca se encontraba en una colina y era un lugar sanísimo. No tenía cargas de ningún género. Todos los
amigos animaban a la compra y decían que era un contrato bonísimo, pero que había que darse prisa, para que no se presentaran
concurrentes al divulgarse la noticia. El Capítulo oyó el informe 1, y determinó que se hiciera en seguida la escritura con las modalidades,
arriba mencionadas.Fin de Página: 311
VOLUMEN XVII Página: 311El abate Pisani presionaba para que se enviara el personal antes de la Inmaculada. Don Bosco dijo en la sesión capitular del día cinco de
diciembre, por la tarde:-Me encuentro entre los brazos de una tenaza, que me sujetan con fuerza. Por un lado, la escasez de personal y, por otro, la opción
favorable que no se debe dejar escapar. Preciso es también tener en1 Actas del Cap. Sup. 28 de septiembre de 1884.
311cuenta que muchas de las limosnas, que nos dieron en París en 1883, eran principalmente con miras a la casa que se pedía en aquella
capital. Hoy el entusiasmo por don Bosco está algo adormecido, pero será fácil volver a despertarlo. El próximo año el personal salesiano
en Francia quedará duplicado con los novicios de la Providencia 1 y esperamos proporcionar a las casas de Francia nuevos y valiosos
refuerzos.No fue posible contentar al abate Pisani para la Inmaculada; don Bosco no envió hasta fines de diciembre a París a don Pablo Albera para
firmar el contrato y presentar al director don Carlos Bellamy 2. Los recibimientos fueron en todas partes muy agradables 3. Sin duda que la
siguiente carta de agradecimiento, en cuyo borrador no hay ningún nombre, debió estar ((361)) dirigida a monseñor d'Hulst, vicario general
y gran amigo del abate Pisani.Ilustrísimo y Rvmo. Monseñor:La bondad con que V. S. trató a los Salesianos, especialmente para la fundación de un Patronato en París, merece especialmente todo
nuestro agradecimiento. Querría demostrarle nuestra común gratitud, pero no sé cómo hacerlo.Lo único que puedo y hago de todo corazón es ofrecer a V. S. Rvma. nuestros servicios, y rogarle tenga a bien considerar las casas
salesianas como totalmente suyas. Cuando venga por Turín, tenga a bien honrarnos con su presencia y morar con nosotros el mayor tiempo
posible.Mientras tanto, ruégole siga prestando su eficaz protección a la casa, que se acaba de abrir en París y ayudándola con los consejos y con
los medios, que en su iluminada prudencia juzgue oportunos para mayor gloria de Dios y salvación de las almas.Que el Señor le conserve con buena salud a fin de que pueda continuar sus obras de caridad, y recomendándonos todos a sus valiosas y
santas oraciones tengo la satisfacción de poder profesarme con profunda gratitud,De V. S. Ilma. y Rvma.Turín, 10 de enero de 1885Su seguro servidor, JUAN BOSCO. Pbro.En la casa prestaron en seguida una preciosa ayuda algunos estudiantes de escuelas superiores, que iban allí a pasar la tarde con los
muchachos y colaboraban en las clases y en las catequesis 4. Vivía allí1 La Providencia. Se refiere al Noviciado de Santa Margarita de Marsella, Vol XV, pág. 55 (N. del T.).2 Véase Vol. XVI, pág. 262 y ss.3 Ap. Doc. núm. 53.4 Estaba entre ellos el futuro padre Pablo Virion, Inspector salesiano en Bélgica y a la sazón oficial del ejercito.
312el abate Hugot y siguió viviendo y trabajando en la casa durante unos meses, hasta que fue encargado de una parroquia y la dejó. El señor
de Franqueville se ocupaba de recaudar los medios de subsistencia y los obtenía en medida suficiente. Don Bosco había dicho:Fin de Página: 313
VOLUMEN XVII Página: 313-En París no faltará la caridad. Diez personas solas darán en un mes muchísimo. Fueron muchos los señores que prometieron enviar
ayuda cuando se abra la casa y darán ciertamente con generosidad.((362)) Su previsión no quedó completamente fallida, por lo menos en los comienzos; a ello contribuyó la siguiente circular que él envió
a los cooperadores más destacados.Beneméritos señores Cooperadoresy señoras Cooperadoras de París:Corre el segundo año desde que tuve la gran satisfacción de encontrarme entre vosotros, caritativos Cooperadores y Cooperadoras. En
aquella memorable ocasión, me convencí profundamente de que florece entre vosotros el espíritu de religiosidad, de caridad y de
generosidad, y di gracias a Dios por ello. Cada uno de vosotros manifestaba aquellos días el vivo deseo de que don Bosco fundase una casa
en París, para recoger a los niños de calles y plazas, e instruirlos, educarlos y hacer de ellos buenos cristianos y honrados ciudadanos.Vuestro deseo fue escuchado y hoy es una realidad. Se acaba de abrir la casa, con el nombre de Patronato de San Pedro, en
Ménilmontant, calle Boyer, número 28.Por ahora nos hemos limitado a un Patronato dominical y a albergar algunos jovencitos de los más pobres y abandonados. Pero, con la
ayuda del buen Dios y con el apoyo de vuestra caridad, espero que podremos aumentar su número y favorecer en más amplia proporción a
la querida juventud de esa grandiosa capital.Se ha comprado una vivienda bastante capaz, con una devota capilla, un local para escuelas y un patio para recreo; pero todavía está por
pagar en gran parte. Además de esto, hay que sostener y consolidar la obra. He ahí un campo abierto para vuestra caridad. Vosotros lo
sabéis; mis riquezas y mi fortuna, o mejor, el principio y la continuación de mis obras en beneficio de la juventud pobre se apoyan en
vuestra bondad, en la ayuda que me prestáis. No tengo más que la buena voluntad de hacer el bien a los jovencitos pobres, que fueron y
serán siempre la delicia de mi corazón, y la labor de los sacerdotes, que consagraron su vida al mismo fin. El resto está en vuestras manos.No os propongo cuotas anuales; cada uno de vosotros tiene plena libertad para dar lo que la bondad del corazón le inspire cuando pueda
y como pueda.El sacerdote Carlos Bellamy, director del Patronato, está encargado de recibir los donativos que vosotros tendréis la bondad de hacer en
favor de la obra mencionada.Conociendo por experiencia el ardor con que los hijos de Francia acuden en auxilio de las obras buenas, no añado más para animar
vuestro celo. Digo solamente que, después de Dios, confío a vosotros mi primera casa de París y vivo tranquilo con la seguridad de que mi
esperanza no quedará frustrada.Por mi parte, os aseguro que cada día rezaré y haré rezar ((363)) a mis muchachos ante el altar de María Auxiliadora, para que cubra con
su manto a todos vosotros y a
313vuestras familias, proteja y bendiga vuestro cuerpo y vuestra alma en esta vida y os obtenga finalmente de su Divino Hijo Jesús ir a recibir
a su tiempo en el cielo el premio de vuestra caridad.Con la más profunda gratitud, tengo el alto honor de profesarme de vosotros, señores Cooperadores y señoras Cooperadoras,Turín, 29 de enero de 1885Seguro servidor 1, JUAN BOSCO, Pbro.Un rasgo notable de la Providencia habíase manifestado poco antes de tener que firmar el contrato. El señor de Franqueville era
depositario de treinta mil francos; pero se necesitaban y sin dilación cuarenta mil más. Don Miguel Rúa no tenía ni esperaba tener pronto
nada para enviar; por lo cual escribió al señor de Franqueville exponiéndole el apuro y rogándole indujera al abate Pisani a esperar todavía
un poco. Apenas terminó de escribir la carta, llególe otra certificada de Roma. La abrió y la leyó: la señora Stacpoole decía que tenía
preparadas cuarenta mil liras para la casa de París y preguntaba a quién debía entregarlas su agente en París. Don Miguel Rúa conmovido,
le respondió que las mandara entregar en seguida al señor de Franqueville.Fin de Página: 314
VOLUMEN XVII Página: 314Aquella residencia interina en París fue providencial para el desarrollo de la Congregación en Francia y en los dominios franceses, pues
aquella obra, de tan humildes principios, alcanzó un desarrollo gigantesco que, no sólo inspiró confianza en los bienhechores, sino que dio
una alta idea de la Congregación y de su eficacia social. El Patronato de Ménilmontant, arrollado en la ruina general por efecto de las
((364)) leyes persecutorias, resurgió y volvió a la vida en otra sede, gracias especialmente a la buena voluntad de los antiguos alumnos.El día doce de noviembre conversaba don Bosco con don Juan Bautista Lemoyne y don Juan Bonetti, habló del gran porvenir que1 Seguía esta posdata: Para comodidad de los donantes pueden entregar sus donativos al Rvmo. señor Le Rebours, cura párroco de la
Madeleine; al señor Marqués de Franqueville, ChÔteau de la Muette; al señor Adolfo Josse, librero, calle Sevres número 29-31. Estos
beneméritos Señores recogen los caritativos donativos a favor del Patronato y los transmiten después al rector del mismo.La traducción al francés fue hecha por don Carlos Bellamy y aprobada por don Bosco (Ap. Doc. núm. 54).La circular inspiró un artículo del Figaro, que puede leerse en el Apéndice, Doc. núm. 55.Tres cartas de don Carlos Bellamy contienen minuciosos informes sobre el primer mes después de la llegada a París (Ap. Doc. núm. 56
A-B-C).
314esperaba a la Congregación e hizo una observación importante sobre los oratorios festivos. Sus palabras vienen aquí como anillo al dedo
para cerrar estos dos últimos capítulos.-Veo cada vez más claramente, dijo, el glorioso porvenir que espera a nuestra Congregación, destinada a propagarse y hacer mucho bien.
A pesar de los actuales disgustos, infidelidades y deserciones, está destinada a grandes cosas. Cuando la actual situación entre en un
período de calma, entonces Uruguay, Argentina, Patagonia serán para nosotros un campo magnífico. Pero téngase por base que nuestro fin
principal son los oratorios festivos. Mientras nos dediquemos a la juventud pobre y abandonada, nadie nos envidiará. De estos oratorios
saldrán sacerdotes, que serán modelo de los demás y serán bien vistos hasta por los enemigos del clero y serán bien recibidos en todas
partes. Serán expeditivos y conocedores del mundo. Quiero que se procure poner en los oratorios festivos Directores, que no tengan
injerencias en los colegios. íQué gran cosecha de almas se hará! 1.1 El padre Semería, que había ido al oratorio festivo de San Luis en Turín desde 1875, escribió: "Uno de aquellos pilluelos era yo. íNo
comprendía el bien que, con estos Oratorios, se hacía! Pero de entonces arranca mi ferviente simpatía por los Salesianos. Orden
verdaderamente providencial, llegada cuando entrábamos en el ciclo de la vida civil moderna, y era preciso evangelizar a los pequeños
burgueses y a los obreros más selectos. El Apóstol de estos dos mundos, que entonces se asomaban a la vida económica, social, política,
fue don Bosco por medio de sus hijos y sus hijas. Por esto la Orden tuvo el rápido y admirable incremento, que todos conocemos. La Obra
del Cottolengo siguió siendo turinesa, la de don Bosco se hizo mundial. Arraigó en todas partes; don Bosco siguió, con sus falanges
espirituales, la avanzada del Piamonte por toda Italia; y, desde Italia, se lanzó a todo el mundo. Fue muy afortunado en el Nuevo Mundo,
en América, principalmente en América del Sur. Los Salesianos son la única gran Orden religiosa italiana, que haya alcanzado en el siglo
XIX una expansión mundial". P. Juan Semería, Mis recuerdos del oratorio. Casa Edit. Amatrix, Milán-Roma, págs. 17-18.
315
((365))CAPITULO XIVALGUNAS NORMAS PRACTICAS
Y DOS SUEÑOSLA Congregación no había elegido todavía un escudo oficial, según costumbre de todas las familias religiosas; como sello de la misma se
imprimía la figura de san Francisco de Sales envuelta en una inscripción latina que designaba la Pía Sociedad Salesiana. Sólo el día 12 de
septiembre de 1884, don Antonio Sala presentó al Capítulo Superior el boceto del emblema salesiano, urgido a ello por la oportunidad de
fijarlo en la iglesia del Sagrado Corazón entre los de Pío IX y León XIII. Lo había dibujado el profesor Boidi. Era un escudo, con una gran
ancla en el medio; a la derecha de ésta, el busto de san Francisco de Sales; a la izquierda, un corazón inflamado; arriba, una estrella
resplandeciente de seis puntas; debajo, un bosque; y detrás de él, unas altas montañas; desde abajo, dos ramas, una de palmera y la otra de
laurel, entrelazadas en el tallo, abrazaban el escudo hasta la mitad. De la parte inferior, salía una cinta flotante que llevaba la leyenda:
Sinite parvulos venire ad me (dejad que los niños vengan a mí).Fin de Página: 316
VOLUMEN XVII Página: 316Se observó que esta leyenda ya había sido adoptada por otros. Don Julio Barberis propuso sustituirla por Templanza y Trabajo, que le
sugería el sueño de don Bosco, en el que este binomio es propuesto cabalmente como lema o distintivo de la Congregación. Don Celestino
Durando prefería María Auxilium Christianorum, ora pro nobis. Don Bosco solucionó la cuestión diciendo:-Desde los comienzos del Oratorio, ya se adoptó un lema ((366)) en tiempos del Convictorio (Residencia sacerdotal), cuando yo iba a las
cárceles: Da mihi animas caetera tolle.El Capítulo aplaudió a don Bosco y aceptó el histórico lema.No le gustó al Santo la estrella que dominaba el escudo, porque le parecía que tenía algún sabor masónico y mandó sustituirla por una
cruz irradiando luz. Después, se introdujo la estrella a la izquierda sobre el corazón. De este modo, quedaron unificados los símbolos de las
tres virtudes teologales.
316El lema elegido, como depusieron en los procesos los más antiguos alumnos del Oratorio, el canónigo Ballesio y el cardenal Cagliero
entre ellos, ya se veía desde el principio, cuando ellos eran muy pequeños, escrito con grandes caracteres sobre la puerta del cuartito de don
Bosco. No se podía expresar mejor lo que había constituido el supremo objetivo del Santo al actuar y al sufrir, al escribir y al hablar;
objetivo que debería formar el programa esencial de la Sociedad por él fundada. Basta leer su biografía para ver claramente que su mayor
preocupación fue siempre el bien de las almas; lo mismo se podrá reconocer también en este capítulo, en el que nos proponemos engarzar
las preciosas palabras, que profirió en reuniones capitulares, en conversaciones familiares o al narrar algunos de sus sueños.Oigamos antes algunas de sus normas sobre las vocaciones que hay que cuidar, examinar o sostener.En el Oratorio o en los colegios se encontraban muchachos que daban buenas esperanzas, pero faltos de medios económicos, de modo
que tenían dificultad para pagar la módica pensión y se encontraban en apuros para proveerse de lo necesario. Don Bosco dijo el día
dieciocho de julio en sesión capitular:-Cuando hay un muchacho, que da esperanzas de llegar a ser un buen salesiano, pueda o no pueda pagar la pensión, no se repare en
gastos. Provea la casa. Estoy seguro de que el Señor vendrá en nuestra ayuda con medios extraordinarios e inesperados, si se hacen todos
los esfuerzos por tener vocaciones. No reparemos, pues, en gastos. Sirva esto también de norma para los demás colegios nuestros. Si un
joven da esperanzas de éxito y los padres no pueden ((367)) pagar; si presentan dificultades, si se quejan a los Superiores de que pasan
apuros y no pueden proveerle de lo necesario, entonces en razón de la buena conducta del muchacho condónesele fácilmente una
mensualidad, un trimestre; con tal de que haya siempre la esperanza de una probable vocación. Cada día van escaseando más las
vocaciones. Con el mismo celo impídase que sigan la carrera eclesiástica los que no son llamados a ella y los indignos. Procédase en esto
con la máxima prudencia. No se acepten nunca a prueba aquellos que no dieron antes buen resultado.Más de una vez tomó la palabra, cuando se trataba de aceptar aspirantes para entrar en el noviciado. Un clérigo de veinte años cumplidos
procedente del seminario de Ivrea, a las pocas semanas de estar en San Benigno, pedía ser admitido entre los novicios. Don Bosco dijo:-Como hace sólo un mes que está con nosotros, y no hemos
317podido conocerle todavía, acéptese como aspirante. Si persevera y corresponde como es debido, podrá ser novicio el día de la Inmaculada.Otro clérigo del mismo seminario, hijo de familia religiosa y rica, no tenía, como el anterior, la licencia y el certificado del Obispo, sino
una simple declaración en la que se decía que no podía volver al seminario por razón de estudios. El documento despertó alguna duda,
sobre todo, porque el postulante no había hecho muy bien los ejercicios espirituales en San Benigno, pues charlaba en la iglesia con el
compañero. Don Bosco razonó de este manera:-Por regla ordinaria, no se debe transigir nunca con la moralidad. Si hay dudas sobre ello, es preferible no aceptar antes que introducir en
casa a un individuo con dudas de inmoralidad. Se puede transigir en cuanto a la disipación, la escasa educación, la poca aplicación al
estudio. El punto cardinal es la moralidad. La experiencia nos demuestra que una señal de inmoralidad es la huida de los Superiores.Un tercer clérigo, llegado del seminario de Milán, había deseado siempre entrar en una congregación religiosa y afirmaba haber
encontrado su nido en la Pía Sociedad. ((368)) El Santo aconsejó tratarlo con cierta cautela según el espíritu de san Francisco de Sales,
hablarle de la excelencia de una congregación en general y del favor que hace el Señor a un sujeto con la vocación.Un muchacho del Oratorio había aprobado el examen de reválida del bachillerato, pero no daba indicios seguros de vocación. Don BoscoFin de Página: 318
VOLUMEN XVII Página: 318observó:-He hablado con él mismo y está totalmente de acuerdo en no tomar la sotana este año. Me manifestó que estaba dispuesto a ponerse a
barrer, antes que salir de nuestras casas. Se le podría poner con los aprendices, y también he hablado de esto con él. Por ahora ocúpesele en
la tipografía, en el Boletín o en alguna otra incumbencia de la casa. Si sigue llevando una vida ejemplar, será admitido; si diese motivo de
queja, salga en seguida. Si se mantiene bueno y se decide por el estado eclesiástico, entonces se le propondrá entrar en la Congregación.Fueron aceptados dos jóvenes que habían terminado el quinto curso de bachillerato en Varazze, y tres que habían acabado el cuarto en
Borgo San Martino. Don Bosco supo que algunos de ellos encontrarían fuerte oposición por parte de sus familias e hizo estas sugerencias:-Hay que preparar a estos jóvenes acerca de las respuestas a dar.
318Digan con mucha serenidad: "He estudiado mucho mi vocación y me he convencido de que, para ser feliz, necesito ingresar en una
congregación. A mí me gusta la salesiana. Siento que la conciencia me llama a ella y tengo que obedecer a mi conciencia, si no quiero ser
víctima de remordimientos y tener un mal porvenir". Podrán hablar también de las ventajas espirituales o materiales, según las
disposiciones de ánimo de los parientes.Un alumno de Borgo San Martino, de unos diecisiete años, que sólo había cursado hasta el tercer año del bachillerato, pedía ser admitido
Don Bosco preguntó a su Director, don Angel Bordone, que estaba presente:-"Es inteligente y aplicado?-Es flojito.((369)) -"Hay esperanza de que pueda estar a la altura de los compañeros que tendrá en el curso de filosofía?-Aunque con dificultad, sin embargo, si se aplica, podrá lograrlo.-Entonces, digan a este joven, que, si estudia, podrá ir adelante; con estas palabras se le darán ánimos.Un joven, hermano de un sacerdote salesiano, pedía también ser admitido en San Benigno como novicio. Pero don Bosco hizo notar que
su madre era pobre y pedía continuamente ayuda.-El hijo sacerdote, añadió, hace el papel de la madre. Nos toca hacer gastos enormes para la formación de los que se encuentran en las
mismas condiciones y después, cuando llegan a sacerdotes, les parece a los padres que tienen derecho a ser tratados como señores y llegar a
serlo de hecho. Si se acepta a muchachos en estas condiciones, le toca a la casa proveerlos de todo e incluso comprometerse a formar su
vocación. La familia exige dinero y que se le costeen los arriendos, quiere boletos de la Obra de San Pablo, la dote para las hermanas y, si
hay otros hijos, pretende que sean admitidos gratuitamente en nuestros colegios. En cuanto a este joven, he intentado acercarme a él, habría
deseado cuidarme especialmente de él y ya se lo dije años atrás; pero no le vi casi nunca, porque no se acercaba a mí. Este año lo encontré
una sola vez, y por casualidad, en las escaleras. Póngasele, pues, a aprender un oficio; cuando lo haya aprendido, podrá mantener a su
madre. Por otra parte, no dio indicios de vocación al estado eclesiástico 1.Una vez volvió don Julio Barberis a proponer la aceptación de un1 Actas del Cap. Sup. 30 de agosto de 1884.
319aspirante, que había sido rechazado en la sesión anterior. Don Bosco, que lo conocía y había examinado seriamente el caso, dijo:-Me daba buenas esperanzas y, por eso, se le envió a Lanzo. Tenía buen concepto de él, porque se acercaba regularmente a los santos
sacramentos. Ahora me dicen que es algo raro. Pero me parece muy bueno. "Qué piensa de él su maestro?((370)) -Está muy atrasado en clase y no es muy aplicado; es más, por sus modales parece falso. Sin embargo, los hechos no lo
demuestran. Mientras tanto, ha terminado el cuarto curso del bachillerato.-Mírese, pues, si da alguna esperanza.Fin de Página: 320
VOLUMEN XVII Página: 320-Por su capacidad, no es inferior a otros que han sido admitidos.-Pues bien, propóngasele estudiar durante estas vacaciones, para examinarse a principio del próximo curso, por el profesor que se le
señale. Anímese a esperar. Si aprueba el examen, será admitido 1.Para la admisión de los novicios a la profesión religiosa, hubo tres casos en los que don Bosco manifestó su manera de ver. Un novicio,
que procedía del colegio de Alassio, había sido rechazado dos veces por el capítulo de la casa de San Benigno, en razón de que no tenía
carácter para llegar a ser un buen sacerdote. Don Bosco no se conformó con un juicio tan sumario y, en la sesión del día seis de septiembrehizo una investigación detallada e instructiva.-Vayamos despacio, dijo, y con ponderación para tomar decisiones. Pregunto, pues: "cómo se ha portado este joven?-Es muy desobediente, respondió don Julio Barberis. No acepta nunca los avisos y es muy perezoso.-Et de vita et de moribus?-Siempre tuvo amistades particulares con los más atrasados en los estudios; pero no consta que hubiese en ello nada malo.-"Tiene talento?-Poco.-"Qué cultura posee?-Escasa. Pero tiene muy buena letra y, en gramática, sale suficientemente de apuros.-"Qué opinión tiene de él el capítulo de San Benigno?-Le ha dado calabazas por unanimidad.-Sin embargo, a primera vista me parece condescendiente y fácil para escuchar los avisos.((371)) -Admito que tiene buenos modales; es más, repite continuamente1 Actas del Cap. Sup. 6 de septiembre de 1884.320
que está siempre dispuesto a obedecer y ruega que se le avise; pero, una vez avisado, se disculpa con los compañeros, murmura y no
reconoce nunca su culpa; es la desesperación de los asistentes.-"Y cómo anda de salud?-No tiene mucha y padece de hernia.Al llegar aquí informó don Celestino Durando de que, ya en Alassio, no lo querían en absoluto y se habían negado a tenerlo aun pocosdías durante las vacaciones. Don Miguel Rúa declaró que estaba convencido de que, si se le aceptaba, sería una carga para la
Congregación. Pero don Bosco, sin darse por vencido, preguntó:-"No se podría sacar provecho de él como coadjutor?-Sabe apañárselas en el mundo, contestó don Julio Barberis, y suele tener éxito en casi todo.-"Se le podría colocar en la librería?-No me parece conveniente. Podría ser peligroso en medio de los jovencitos. Es muy poco seguro en la virtud y su pasado no da
seguridad.-Y en cuanto a fidelidad, "se puede estar seguro de él?Fin de Página: 321
VOLUMEN XVII Página: 321-Su padre, notó don Miguel Rúa, dejó en Alassio una deuda de seiscientas liras.Don Julio Barberis insistió en que se tomase una decisión, pues ya se le había negado la profesión dos veces. El Santo concluyó:-Bueno; dígasele que don Bosco le ha defendido, pero que se opuso el Capítulo y don Bosco no puede hacer prevalecer su opinión contra
la del Capítulo.La sentencia del Capítulo fue que el joven dejase la sotana y pasase, por entonces, a la tipografía, como coadjutor 1.Don Juan Bautista Lemoyne dejó escrito este comentario acerca del acta de esta discusión: "Nótese la minuciosa investigación, ((372))
hecha por don Bosco en torno a la conducta de este joven. Y siempre hizo lo mismo para todos los que eran rechazados de la
Congregación. Quería que cada votación se apoyase en los datos discutidos y comprobados, y no en voces vagas y en la simple opinión,
aun cuando ésta fuera la de la mayoría. Con sus interrogatorios controlaba los votos, aun los que parecían más justos. Con este proceder,
enseñaba a sus hijos el método prudente y desapasionado a seguir en estos juicios. Pero él muchas veces se convertía en abogado defensor
de los jóvenes y, a veces, se le vio recomendarlos a los miembros del Capítulo antes1 Actas del Cap. Sup. 6 de septiembre de 1884.
321
de la votación, cuando los veía a todos contrarios a su protegido, para que no le dieran voto desfavorable".Otra vez 1 se trató de la petición para la profesión, presentada por un coadjutor de veintinueve años, que anteriormente había contraído
deudas y todavía no las había pagado. Don Miguel Rúa lo calificaba de bonísimo; don Juan Cagliero apelaba al Derecho Canónico, el cual
prohíbe el ingreso en las congregaciones religiosas a los responsables de alguna deuda. Don Bosco se expresó de esta forma:-Este podría ser admitido a los votos en tres casos: 1.° Si los acreedores perdonaran su deuda. 2.° Si él pagase la deuda. 3.° Si la
Congregación misma la liquidara, mas él no puede, los acreedores no quieren y la casa no está obligada. Ahora bien, considerando que él
es bueno y no puede pagar, podría el joven pedir a los acreedores la remisión de una parte, la casa pagaría la otra y los acreedores harían el
recibo del total. Hecho esto, podría ser admitido a los votos.El Capítulo deliberó en este sentido.Entonces don Bosco hizo la siguiente declaración:-Esta es la última admisión hecha bondadosamente, de acuerdo con la licencia temporal concedida por Pío IX. A partir del próximo
enero, se procederá a las admisiones de acuerdo con las normas santísimas dadas por Pío IX en sus decretos de 1848, formando las
comisiones indicadas en el mismo decreto. El secretario don Juan Bautista Lemoyne ((373)) queda encargado de recordar al Capítulo la
voluntad de don Bosco.Otro coadjutor 2, de setenta y dos años, había hecho la misma petición, aprobada ya por el Capítulo local de San Benigno. Don Juan
Cagliero preguntó rápidamente:-"Bajo qué título pueden aceptarse viejos de setenta y dos años?-Es una excepción, respondió don Bosco.-Se hacen excepciones de éstas todos los días, replicó don Juan Cagliero, y esto es sentar el principio de que los jóvenes mantengan a los
viejos. En estas cosas, hace falta algo más de ponderación.-Por lo menos, si fueran sacerdotes, contestó don Bosco, me parece que la edad no debiera ser obstáculo para la aceptación.-Aunque sean sacerdotes, exclamó don Juan Cagliero, no nos convienen estos viejos.Don Miguel Rúa ayudó a deshacer el nudo, examinando el catálogo,1 Actas del Cap. Sup. 3 de octubre de 1884.Fin de Página: 322
VOLUMEN XVII Página: 3222 Actas del Cap. Sup. 12 de septiembre de 1884.
322donde encontró que el postulante no había sido todavía novicio regularmente.-Dígasele, concluyó don Bosco, que puede gozar de todos los privilegios de los Salesianos, siendo cooperador.El día seis de septiembre expuso don Miguel Rúa, con respecto a los coadjutores, una idea, que ya había expresado anteriormente, pero
en ausencia de don Bosco. Era del parecer de que hubiese dos clases de coadjutores; porque le parecía bochornoso que un abogado, un
médico, un farmacéutico, un profesor estuviese junto a un "bendito cualquiera". Don Bosco contestó:-No puedo admitir dos clases de coadjutores. Póngase atención para no recibir en la Congregación a ciertos individuos, que aun siendo
buenos, son rudos y hasta de pocos alcances, capaces, si se les ofrece la ocasión, de ir tranquilamente a la taberna sin miramiento alguno.
Si se recibe en casa a esta gente, no se la designe con el calificativo de coadjutor, sino con el de criado. No se admitan nunca en la
Congregación, y mucho menos a la profesión de los votos.Don Miguel Rúa explicó su idea, preguntando si no se podía instituir para éstos una clase ((374)) semejante a la de los terciarios, como la
tienen los Franciscanos en sus conventos.-Por ahora no hace falta, contestó don Bosco.La caridad paternal de don Bosco brilla en un caso de admisión a las órdenes. Es preciso saber que, aquel año por vez primera, desde
septiembre en adelante, había dejado de confesar a los ejercitantes porque no se sentía ya con fuerzas, y había confiado este ministerio a
don Miguel Rúa, por cuyo motivo dijo el día doce de aquel mes:-En esta tanda de ejercicios me encuentro mucho más libre para tratar sobre las vocaciones, puesto que no he confesado. Así, puedo
preguntar y valerme de las respuestas para dar las disposiciones que crea útiles a quienes vienen a pedirme consejo.Entonces anunció don Juan Cagliero que tres clérigos no habían sido admitidos a las órdenes por los capítulos locales. Oídos sus
nombres, dijo don Bosco de uno de los tres:-El asegura que desea pertenecer al estado eclesiástico y que no tiene ninguna intención de dejar la Congregación. Dice que se siente
desalentado, al verse considerado como un ser inútil en la casa y que, por eso, descuidando el coloquio personal o rendición de cuentas, ha
perdido la confianza con el Director, y sólo va a él en los casos de necesidad. Empero, que se ha confesado regularmente cada diez días y
recibido con frecuencia la comunión; y que no hay nada que merezca
323ser reprochado en su conducta moral. Tiene diploma de maestro para los cursos elementales de tercero y cuarto.-El Director, contestó don Juan Cagliero, se queja de su desobediencia y falta de disciplina. Es mejor que los otros dos, pero es que,
además, fue despedido del seminario. Sin embargo, no desea ser ordenado ahora, sino que se remite, en cuanto a la fecha, al juicio de los
Superiores, es decir, a cuando juzguen que está preparado.-"No se le podría probar en otra casa?, preguntó don Bosco.-Ya se le cambió de casa tres veces.-Si se encontrara en él, aunque sólo fuera una sombra de inmoralidad, entonces lo despediría sin más de la Congregación. Pero parece
que en este punto no hay nada que decir. Tiene los diplomas. íCualquier Congregación lo aceptaría!-íY nosotros dispuestos a regalarlo!, replicó don Juan Cagliero.((375)) Observó después don Miguel Rúa que estaba algo enfermo y dijo don Bosco:-Pues bien, no nos carguemos con responsabilidades; veamos si puede cumplir sus obligaciones como profesor. Si su salud no le
permitiese seguir dando clase, entonces se le podrá decir que busque otra solución. Déjese pasar algún tiempo y, después, veremos.Es útil para todos los socios en general saber qué pensaba sobre el coloquio mensual o cuenta de conciencia. Se trató de ello cuando huboFin de Página: 324
VOLUMEN XVII Página: 324que regular la marcha del Oratorio bajo el régimen de dos directores 1. Dio normas para los hermanos de la casa madre; y hay en ellas algo
aprovechable para todas las casas.-El Capítulo Superior, dijo, junto con el secretario, tendrán el coloquio con don Bosco. Todas las tardes, a partir de las seis, estoy a su
disposición para oírlos y confesarlos; mas, para las confesiones fijaría especialmente el jueves por la tarde. Me gustaría mucho poder ir
buenamente, como antes, a la sacristía, pero vendrían muchos otros y me cansaría pronto. Don Juan Bautista Francesia podría tener el
coloquio con todos los sacerdotes, que no tienen ocupación fija con los estudiantes o con los aprendices y de todo el personal dedicado a
los estudiantes. Don José Lazzero tendría los de aquellos que se dedican a los aprendices. Don Miguel Rúa encárguese de los hermanos
más ancianos, a los que otro tendría dificultad para hacer el coloquio. Serán cuatro o cinco.Don José Lazzero hizo notar que no serían menos de ochenta los1 Actas del Cap. Sup. 24 de octubre de 1884.
324que tendrían que ir a coloquiar con él, y no sabía cómo podría escuchar a todos en el espacio de un mes. Don Bosco le respondió:-No hay que tomar literalmente la palabra mensual; procede con la libertad de quien busca el bien y procura obtenerlo. Al principio, los
coloquios podrán ser largos; pero muchos acaban por ser brevísimos. Para bastantes hermanos hará falta ser exactos, una vez al mes; para
otros bastará hacerlo cada dos meses, pero no se deje pasar más tiempo; a unos pocos convendrá llamarlos aun antes de que ((376)) acabe
el mes. Aconsejo que no se tenga este coloquio, paseando por el patio; sino que el encargado llame a su despacho al hermano, para que
pueda hablar con toda libertad y sin molestias. El coloquio tiene tanta importancia que puede calificarse de llave maestra del edificio de la
Congregación. El encargado de recibirlo cumpla este cometido con la mayor caridad posible, con diligencia y puntualidad. íCuántos
contestan a mis preguntas: hace seis meses, un año, dos años (que no tengo el coloquio) que no doy la cuenta! Esta negligencia hace que
decaiga el espíritu de la Congregación. El Superior no dé señal de impaciencia, cuando se trata de hermanos pesados. No se diga de
algunos: íes inútil que les hable! Hay que llamarlos sin cansarse y repetir los avisos. Procédase con paciencia, con un corazón guiado por la
piedad.Tienen una importancia singular siete avisos, que escribió de su puño y letra y repartió a los Directores, al terminar las tandas de los
ejercicios espirituales. "Avisos para los Directores de nuestras casas:
1.° Promover la asociación y difusión de las Lecturas Católicas y, en general, de nuestros libros. 2.° Economía en el papel ya usado,
enviando los papeles rotos a la fábrica de papel y, los que pueden servir, a nuestros hospicios o a las tipografías. 3.° Disponer las cosas de
manera que ninguna persona de otro sexo tenga, por ningún motivo, ocupaciones y habitación en nuestras casas. Vigílese severamente en
este punto. 4.° Cumplir lo que ya está determinado con respecto a nuestras hermanas. 5.° Apartar de nuestros alumnos todo libro prohibido
aun cuando fuese prescrito para nuestras escuelas, y no se ponga a la venta. Cuando sea necesario, hágase una excepción, mas sólo para los
que tuviesen que presentarse a exámenes oficiales. Pero, en estos casos, empléense autores expurgados. 6.° Léanse y dense a leer con
preferencia las biografías de nuestros alumnos. 7.° Industriarse y esforzarse por introducir y practicar el sistema preventivo".íCon qué insistencia recomendaba don Bosco las lecturas salesianas en los colegios! El día once de septiembre dijo también en el
Capítulo:
325-Promuévase la asociación y difusión de las ((377)) Lecturas Católicas, de la Biblioteca de la Juventud, del Boletín, y en general, de
todos nuestros libros o de los publicados por nuestras tipografías. En muchos colegios se descuida recomendarlos a nuestros jóvenes. No
hay que obligarles, pero sí exhortarles a adquirirlos. Ofrecer a su consideración el bien que harían enviándolos a casa, prestándolos o
regalándolos a los amigos, o recompensar el servicio prestado por alguna persona con ciertos libritos de las Lecturas Católicas, en vez de
dar una propinita. La suscripción a las Lecturas Católicas, recomiéndese al principio del curso; los alumnos nuevos se entusiasman al saber
que sólo cuesta la módica cantidad de una lira y media. Y todos los jóvenes traen sus ahorros, cuando vienen al Oratorio. Cuando ellos
envían a casa estos libritos, este envío no tiene el aire de una lección a los padres y a los amigos, sino que se presenta como un regalo.
Podrían también escribir a los padres que, después de leerlos, los lleven al párroco, para que los regale a los muchachos de la catequesis o a
alguna familia pobre y otras industrias por el estilo.La recomendación de liberar las casas de las personas de otro sexo seguía también a otras semejantes. La última fue el día once de
septiembre, cuando dijo tajantemente en Capítulo:-Deseo que, cueste lo que cueste, se dispongan las cosas de modo que ninguna persona de otro sexo, por ningún motivo, tenga
ocupaciones o habitación dentro de nuestras casas. Vigílese severamente en este punto. Una mujer, aunque sea madre, o hermana de un
Salesiano, siempre es una mujer. No habrá inconvenientes por las que ahora están, todas ellas personas dignas de aprecio, pero sí los habráFin de Página: 326
VOLUMEN XVII Página: 326si se sienta como principio que pueden tenerse en casa, como llegará poco a poco a sentarse, si ahora no se establece una regla fija de
exclusión. Hay que pensar en la posteridad, para que haya una norma absoluta a que atenerse. Obsérvese también con cuidado lo que está
escrito en las deliberaciones con relación a nuestras Hermanas y obedézcase estrictamente lo establecido.De acuerdo con la voluntad de don Bosco el Capítulo Superior, en la sesión del día treinta de septiembre, determinó no permitir ya,
((378)) como en tiempos anteriores, a los Directores llevar a residir a sus madres en los respectivos colegios.Era sistema de don Bosco proceder de manera que nadie tuviera que quejarse por no haber sido oído, cuando creyese oportuno hacer una
observación. De dos hechos notables en torno a esto se hace mención en las actas del Capítulo Superior. El coadjutor Graziano, vuelto
recientemente de América, había dicho a don Bosco que en las
326
oficinas de la librería y del Boletín había demasiado personal. No todos eran del mismo parecer, especialmente don Juan Bonetti en cuanto
al Boletín.-Aquí hay un trabajo inmenso, observaba. Escribir, contestar, registrar cooperadores nuevos, rehacer direcciones, añadir otras, vender.
Ninguno de los presentes puede formarse una idea del trabajo que hay que hacer.-Y, sin embargo, siguió diciendo don Bosco, Graziano afirma que él sería capaz de despachar los asuntos de esa oficina con dos personas
nada más; que hay mucho trabajo únicamente dos o tres días al mes y que, los demás días, no hay mucho que hacer.-Temo, dijo don Miguel Rúa, que Graziano no tenga todavía suficiente experiencia para dar semejantes juicios.-Don Anacleto Ghione y el coadjutor Branda, replicó don José Lazzero, son del mismo parecer que Graziano.-Examínese, ordenó don Bosco, lo que piensan don Ghione, Graziano y Branda.Se menciona otro hecho con fecha del día trece de noviembre. Don Juan Cagliero había entregado el acta del Capítulo general, celebrado
por las hermanas durante los ejercicios y las observaciones hechas a sus Reglas, según las deliberaciones de los Capítulos generales
salesianos de 1879 y 1883. Proponía él que el Capítulo Superior nombrase una comisión, que examinase las actas y las observaciones, para
que, según su parecer, el Rector Mayor aprobara, modificara, cambiara a su gusto los artículos, según lo juzgase mejor en el Señor.
Procedióse después al nombramiento de la comisión y quería don Bosco que fuese también miembro de la misma cierto Director de las
((379)) Hermanas, el cual había motivado el año anterior una serie de críticas acerca de la estructuración general de sus comunidades. Don
Juan Cagliero hizo notar que un Director de Hermanas tiene solamente la alta dirección a consiliis (de consejo), pero que no debe
inmiscuirse en la dirección interna, más que en cuanto es Director espiritual. Parecía, pues, más oportuno que a aquel Director se le diesen
no oficialmente, sino oficiosamente, las reglas de las Hermanas para que hiciese sus observaciones por escrito y las trasmitiese al Capítulo
Superior. De una manera o de otra, don Bosco era indiferente, con tal de que también fuera oído aquel Director 1.1 La comisión resultó compuesta por don Juan Cagliero, don Juan Bonetti y don Juan Bautista Lemoyne.
327Hemos mencionado las confesiones. Don Bosco ya no estaba en condiciones para llevar el acostumbrado trabajo de confesar en los
ejercicios espirituales de los Hermanos y en la misa diaria de la comunidad. Por esto, don Miguel Rúa rogóle, en la reunión del día
veintiocho de octubre, que dijera cómo quería arreglar la cuestión. La respuesta del Santo fue la siguiente:-Confío las confesiones de los hermanos a don Miguel Rúa, el cual confesará en mi confesonario en la sacristía. Será muy difícil que yo
pueda volver a ocuparlo; pero, si ocurriese tal cosa, don Miguel Rúa pasaría a confesar en la iglesia, debajo del púlpito. Yo confesaría en
mi cuarto, las tardes del jueves, viernes y sábado, al Capítulo, a los sacerdotes que quisiesen venir y a los alumnos del cuarto y quinto
curso de bachillerato. Confesaría también a estos muchachos las visperas de las fiestas y del ejercicio de la buena muerte. Los confesores
de las comunidades religiosas deben ser aprobados no sólo por el Obispo, sino también por el Superior. Por consiguiente, los confesores de
los jóvenes sean de mi confianza. Lo que no recomendaré nunca con bastante insistencia es que nos pongamos y vayamos todos de acuerdo
sobre ciertos puntos y en que no se tenga deplorable indulgencia con los escandalosos. Hay que procurar con prudencia que las víctimas
den parte al Director, al Prefecto o a algún asistente de su confianza. Yo desearía que no se los absolviera hasta que hayan hecho la
denuncia. Así lo quiere la sana teología.((380)) Don Juan Cagliero encontraba muy delicada la cuestión, especialmente si el que fue víctima estuviese verdaderamente resuelto a
evitar el trato con los depravados.-Se puede insistir, dijo, haciendo ver que, por el bien del compañero, se desea esta denuncia. "Y cuando se confiese el que dio elFin de Página: 328
VOLUMEN XVII Página: 328escándalo? Entonces es necesario que todos procedan de la misma manera. Si el autor es reincidente, niéguesele la absolución, hasta que se
haya enmendado. Por mucho que vaya de confesonario en confesonario, estén todos de acuerdo en la forma de pensar y actuar.Don Bosco no encontró nada más que replicar y concluyó:-Insístase a menudo a los alumnos del cuarto y quinto curso para que vayan a confesarse con don Miguel Rúa. Para los otros, además de
los dos Directores, están destinados don Celestino Durando y don Juan Bautista Lemoyne. En cuanto a los aprendices y su conducta moral,
hable mucho don José Lazzero con el Catequista. Se dice que éste exagera demasiado; pero esto no es motivo para no tener en cuenta sus
palabras. No se actúe en seguida, pero puede prestarse fe al demasiado, porque así se encontrará el poco. Dése también a los asistentes
328mucha oportunidad para hablar. Obsérvese si hay aprendices, que van a confesarse rarísimas veces.De la misma fuente, de la que hemos sacado hasta ahora abundantes noticias, tomaremos también esta última. El día dos de octubre,
estando reunido el Capítulo en San Benigno bajo la presidencia de don Miguel Rúa, se discutió sobre la eventualidad de preparar en el
Oratorio un refectorio para don Bosco y los Capitulares. La discusión tendría escasa importancia para nosotros, si no fuera por algunos
detalles que salieron en el curso de la misma. Copiamos textualmente de las actas.DON JUAN BONETTI propone que se destine una sala aparte para comedor de don Bosco y del Capítulo, separándolo así del de la
comunidad. De este modo, el Capítulo podría tener libertad para hablar con don Bosco sobre los asuntos de la Congregación.DON MIGUEL RUA advierte que, para tener esta utilidad del refectorio proyectado, haría falta que don Bosco siguiese el horario de la
comida, pues los asuntos le obligan a retrasar siempre su llegada diez o veinte minutos. Este retraso comportaría: 1.° Mucha molestia
((381)) a quien siempre tiene cosas urgentes que despachar, porque se perdería mucho tiempo. 2.° No se podría hacer recreo con perjuicio
para la digestión. 3.° Quedarían pocos para entretener a don Bosco después de la comida, ya que frecuentemente algunos miembros del
Capítulo han de acudir a otra parte inmediatamente después de comer. 4.° A veces, podría ocurrir que don Bosco se quedase solo para
comer, dado que los miembros del Capítulo se ven obligados, a menudo, a ausentarse de casa. 5.° No se lograría la finalidad, pues habrá a
menudo sacerdotes, párrocos o amigos seglares, que será conveniente invitarlos a comer y no podremos librarnos de llevarlos a la mesa con
don Bosco y, por consiguiente, no se podrá en estos muy frecuentes casos hablar de nuestras cosas. 6.° Podría suceder, como es muy
natural y hasta inevitable, que el menú del Capítulo fuese más delicado, y esto influiría en los otros comedores, en los que, a imitación del
Capítulo, llegaría a ser más espléndido o daría ocasión a murmuraciones. 7.° Don Bosco acabaría por estar como secuestrado para sus
hijos, los cuales, en fin de cuentas, lo ven pocas veces al año, con sus viajes a Roma, a Francia, a las casas, a los ejercicios; y sólo lo ven en
el refectorio y, por añadidura, sin poderle hablar. Sin embargo, dada la maltrecha salud de don Bosco, parece que nos veremos obligados a
llegar a la necesaria, aunque dolorosa, propuesta de don Juan Bonetti.DON CELESTINO DURANDO, propone que, si se divide el actual refectorio, se haga con un tabique de madera movible, que podría
quitarse en los días de gran solemnidad y, así, se destinaría una parte del mismo sólo para el Capítulo. Establézcase empero el principio de
que al mediodía en punto, esté o no esté don Bosco, el Capítulo se siente a la mesa. El tiempo es precioso para quien está agobiado por el
mucho trabajo.DON MIGUEL RUA advierte que hace veinticinco años, un día se disgustó don Bosco porque, habiendo tardado, como de costumbre, en
bajar a comer, se rezaron las oraciones y se empezó a comer sin él. Y, sin embargo, lo estaba aguardando toda la comunidad.DON JUAN BAUTISTA LEMOYNE propone y don Miguel Rúa presenta el
329proyecto para que se destine a refectorio del Capítulo la última habitación del primer piso próxima a la iglesia de San Francisco, cuyas
ventanas dan a la terraza.El Capítulo aprueba la propuesta, pero vacila en realizarla, pues sería éste un nuevo paso que alejaría totalmente al padre de sus hijos. La
vida del Rector Mayor de los Salesianos debe agotarse en medio de sus hijos, y es necesario que todos, hasta donde sea posible, tengan la
oportunidad de acercarse a él y hablarle.Fue preciso hacer caso omiso de todas las dificultades alegadas, cuando don Bosco ya no podía sin gran fatiga subir y bajar las escaleras
para sentarse a la mesa con la comunidad; lo cual sucedió al poco tiempo. Entonces se convirtió en refectorio del Capítulo ((382)) Superior
la antesala de la biblioteca, es decir, donde hoy está situado el despacho inspectorial.Fin de Página: 330
VOLUMEN XVII Página: 330En una conversación familiar del día quince de diciembre, don Bosco narró dos episodios de carácter opuesto, para sacar de ellos una
sola e idéntica moraleja. Aquel día le había visitado, entre otras personas, una mujercita, que, a primera vista, parecía ir en busca de
limosna; tanto es así que, después de presentarse varias veces, nunca había logrado llegar hasta don Bosco. También aquella mañana iba a
sucederle lo mismo, cuando el Santo, que oyó hablar algo agitadamente en la antesala se asomó a la puerta y vio que el secretario quería
rechazar a la visitante. Pasó ésta y le pareció entrar en el paraíso, pues quedó como encantada. La invitó don Bosco cortésmente a sentarse,
pero ella se echó primero atrás, juzgándose indigna de sentarse en la habitación de don Bosco. Después comenzó a decir:-Por tres veces he intentado llegar hasta usted, pero siempre inútilmente. Finalmente aquí me tiene, y casi con trampa, porque yo levanté
la voz adrede. He venido para molestar a don Bosco. Sólo deseo que me prometa rezar por esta y otra intención mía. Tome esta limosna;
pero no quiero dársela con ninguna obligación.Y, al decir esto, le entregó un billete de mil liras.Don Bosco quedó admirado y le habló del bien que ella hacía con su caridad; le expuso las necesidades del Oratorio, le explicó el mérito
que adquiría ante Dios, siguiendo su inspiración de emplear en vida para obras buenas el fruto de sus ahorros. La mujer, colmada de alegría
y consuelo, exclamó:-íOh, si yo tuviese aquí cien mil liras! Se las daría de buena gana.
íPero no se preocupe; déjelo a mi cargo! Ya lo pensaré. No tengo familia, no tengo herederos y me queda algún ahorro. Si me lo permite,
volveré otra vez a molestarle.Narrado este hecho, contó otro que era el revés de la medalla. Un quídam, ricamente vestido y a quien recibió como a un gran señor, se
330manifestó pronto como un indigente y hambriento y quedó muy contento al recibir de sus manos dos panecillos, que comió ((383)) allí
mismo con avidez. Besó después su mano, se arregló de nuevo y salió.-Estoy seguro, dijo don Bosco, que la gente de la antesala, habrá pensado al verle pasar: "quién sabe la gran limosna que este señor habrá
dejado a don Bosco? Por el contrario, era uno de ésos que, perdido todo lo que poseía, conservaba sólo las apariencias de gran señor para
tener acceso en los palacios y obtener un empleo.La moraleja era obvia. El Santo la manifestó en estos términos:-Mirad cómo engañan las apariencias. Por esto, yo he dicho al que atiende las visitas en la antesala que no haga distinción entre personas
sino que se dé paso a todo el que venga. íCuántos hubo, que parecían andrajosos y eran generosos bienhechores!Ricos en enseñanzas son dos sueños que tuvo el Siervo de Dios en los meses de septiembre y diciembre respectivamente. El primero, en
la noche del veintinueve al treinta de aquel mes. Es una lección para los sacerdotes.Le pareció dirigirse hacia Castelnuovo a través de una llanura; junto a él iba un venerando sacerdote, cuyo nombre dijo que no recordaba
Comenzaron a hablar sobre los sacerdotes:-íTrabajo, trabajo, trabajo! decían, éste debe ser el objetivo y la gloria de los sacerdotes. No cejar jamás en el trabajo. De esta manera
ícuántas almas se salvarían! íCuántas cosas se harían para gloria de Dios! íOh, si el misionero cumpliese en verdad con su papel de
misionero, si el párroco cumpliese con su misión de párroco, cuántos prodigios de santidad resplandecerían por todas partes! Pero,
desgraciadamente, muchos tienen miedo al trabajo y prefieren las propias comodidades.Razonando de esta manera entre sí, llegaron a un lugar llamado Filippelli. Entonces, don Bosco comenzó a lamentarse de la falta de
sacerdotes.-Es cierto, asintió el otro, los sacerdotes escasean, pero si todos los sacerdotes cumpliesen con su oficio de sacerdote, habría bastantes.
íCuántos sacerdotes hay que no hacen nada por el ministerio! Algunos no son más que el sacerdote de la familia; otros, por timidez,
permanecen ociosos; mientras que si, por el contrario, se dedicasen al ministerio, si se examinasen de confesión, llenarían un gran vacío en
las filas de la Iglesia... Dios proporciona las vocaciones según las necesidades. Cuando se impuso el servicio militar a los clérigos, todos
estaban asustados, como si ya nadie pudiese llegar a ser sacerdote;
331pero cuando ((384)) los ánimos se serenaron se comprobó que las vocaciones, en lugar de disminuir, aumentaron.Fin de Página: 332
VOLUMEN XVII Página: 332-Y ahora, preguntó don Bosco, "qué es lo que hay que hacer para promover las vocaciones en medio de la juventud?-Ninguna otra cosa, respondió el compañero de viaje, más que cultivar celosamente entre ellos la moralidad. La moralidad es el semillero
de las vocaciones.-"Y qué es lo que deben hacer especialmente los sacerdotes para obtener que la propia vocación produzca frutos?-Presbyter discat domum suam regere et sanctificare. (El presbítero aprenda a gobernar y santificar su casa). Que cada uno sea ejemplo de
santidad en la propia familia y en la propia parroquia. Que no se entregue a los desórdenes de la gula, que no se engolfe en las cosas
temporales... Que sea, ante todo, modelo en su propia casa y después lo será fuera de ella.A cierto punto, aquel sacerdote preguntó a don Bosco adónde se dirigía y don Bosco le indicó Castelnuovo. El compañero, entonces,
dejándole proseguir, se quedó con un grupo de personas que le precedían. Después de dar algunos pasos, el siervo de Dios se despertó.En este sueño podemos ver como un recuerdo de los antiguos paseos que solía organizar Don Bosco con sus jóvenes por aquellos
lugares.El segundo sueño se refiere a la Congregación y pone en guardia contra los peligros que podrían amenazar su existencia. En realidad,
más que un sueño es un argumento que se va desenvolviendo en sueños sucesivos.En la noche del día primero de diciembre, el clérigo Viglietti se despertó sobresaltado al oír los gritos desgarradores que partían de la
habitación de don Bosco. Se arrojó del lecho y se puso a escuchar.El Siervo de Dios, con voz sofocada por lo sollozos, gritaba:-íAy de mí! íAy de mí! íAuxilio! íAuxilio!Viglietti, sin más, entró en la habitación y preguntó:-íDon Bosco! "Se siente mal?-íOh, Viglietti!, respondió el siervo de Dios despertándose. No, no me siento mal, pero no podía respirar, sabes. Mas ya pasó; vuelve
tranquilo a la cama y duerme.Por la mañana, cuando Viglietti, según lo acostumbrado, le llevó el café después de misa, don Bosco comenzó a decir:((385)) -íViglietti, no puedo más, tengo los pulmones deshechos por los gritos de esta noche! Son cuatro noches consecutivas en las
332que sueño cosas que me obligan a gritar y me fatigan demasiado. Hace cuatro noches que veo una larga fila de Salesianos, unos detrás de
otros, llevando cada uno una lanza en cuya parte superior había un cartel y en el cartel un número estampado. En uno se leía setenta y tres,
en otro treinta, en un tercero sesenta y dos y así sucesivamente. Después que desfilaron numerosos carteles, apareció la luna en el cielo, en
la cual, a medida que iban apareciendo los Salesianos, se veía una cifra no superior a doce y detrás numerosos puntos negros. Todos los
Salesianos que yo veía iban a sentarse, cada uno sobre una tumba preparada.He aquí la explicación dada a aquel espectáculo. El número que aparecía sobre los carteles era el tiempo de vida asignado a cada uno; la
aparición de la luna en distintas formas y fases, representaba el último mes de vida; los puntos negros significaban los días del mes en los
cuales morirían. A algunos los veía reunidos en grupos: eran los que habían de morir juntos, en un mismo día. Si hubiese querido narrar
minuciosamente todas las cosas y las circunstancias accesorias, aseguró que habría necesitado emplear al menos diez días completos.Hace tres noches, siguió, soñé de nuevo. Te contaré lo que vi en pocas palabras.Me pareció estar en una gran sala, donde muchos diablos celebraban un congreso tratando el modo de exterminar a la Congregación
Salesiana. Parecían leones, tigres, serpientes y otras diversas clases de animales; pero tenían una forma indeterminada, más bien semejante
a la figura humana. Semejaban sombras, que unas veces crecían y otras menguaban, que se estilizaban o se ensanchaban como sucedería
con los cuerpos que tuviesen detrás de sí una luz que fuese llevada de una parte a otra, colocada a ras del suelo o levantada.Y he aquí que uno de los demonios se adelantó y abrió la sesión. Para destruir a la Sociedad Salesiana propuso un único medio: la gula.
Hizo ver las consecuencias de este vicio: inercia para el bien, ((386)) corrupción de costumbres, escándalo, falta de espíritu de sacrificio,Fin de Página: 333
VOLUMEN XVII Página: 333descuido de los jóvenes... Pero otro diablo replicó:-El medio que propones no es general ni eficaz, ni se puede asaltar con él a todos los miembros en conjunto, pues la mesa de los
religiosos será siempre parca y el vino se servirá en medida discreta; las reglas señalan su comida ordinaria; los Superiores vigilan para que
no entren desórdenes. Quien se excediese en la comida o en la bebida, en vez de escandalizar causaría desprecio. No es ésta el arma que se
ha de emplear para combatir a los Salesianos; yo propondía otro medio,
333que será más eficaz y con el que se podrá lograr mejor nuestro intento: el amor a las riquezas.En una Congregación religiosa, cuando entra el amor a las riquezas, penetra también en ella el amor a las comodidades, se busca la
manera de disponer de peculio, se rompe el vínculo de la caridad, no pensando cada uno más que en sí mismo; se echan en olvido los
pobres para atender únicamente a los que tienen bienes de fortuna, se roba a la Congregación...Aquél quiso continuar, pero surgió un tercero que exclamó:-Pero, íqué gula, ni qué riquezas! Entre los Salesianos el amor a las riquezas puede subyugar a pocos. Los Salesianos son todos pobres,
tienen pocas ocasiones de procurarse un peculio. Además, en general, están constituidos de tal forma y son tantas sus necesidades por los
muchos jóvenes que atienden y las casas que tienen que abastecer, que cualquier cantidad, por gruesa que fuese, sería inmediatamente
empleada. No es posible que atesoren dinero. Pero yo tengo un medio infalible para ganar a nuestra causa a la Sociedad Salesiana, y éste es
la libertad. Inducir, pues, a los Salesianos a despreciar las Reglas, a rechazar ciertas ocupaciones por pesadas y poco honoríficas, a produci
cismas entre los Superiores con opiniones diversas, a ir a visitar a los parientes, so pretexto de invitaciones, y cosas semejantes.Mientras los demonios parlamentaban, don Bosco pensaba:-Ya, ya me percato de todo cuanto estáis diciendo. Hablad, hablad, pues así podré frustrar vuestras tramas.Entretanto se adelantó un cuarto demonio que dijo:-Pero qué, esas armas que proponéis son inútiles. Los Superiores sabrán poner freno a esa libertad, despidiendo de casa a los que se
muestren rebeldes contra las Reglas. ((387)) Alguno será tal vez deslumbrado por el deseo de la libertad, pero la gran mayoría se
mantendrá en el cumplimiento de su deber. Yo tengo un medio para poder arruinarlo todo desde sus cimientos; un medio tal que a duras
penas los Salesianos podrán precaverse de él. Escuchadme con atención. Persuadirlos de que la ciencia debe ser su gloria principal. Por
tanto, inducirlos a estudiar mucho para sí, para adquirir fama, y no para practicar lo que aprenden, no para usufructuar la ciencia en ventaja
del prójimo. Así, procurar que traten con desprecio a los pobres e ignorantes y que no atiendan en absoluto el sagrado ministerio. Nada de
oratorios festivos, ni de catecismo a los niños; nada de clases primarias para instruir a los pobres niños abandonados; nada de largas horas
de confesonario. Atenderán sólo a la predicación, pero raras veces y de una forma medida y estéril, pues en ella buscarán solamente
334un desahogo de la soberbia con el fin de alcanzar las alabanzas de los hombres y no la salvación de las almas.Esta propuesta fue recibida con aplausos generales. Entonces don Bosco entrevió el día en el que los Salesianos podrían llegar a creer
que el bien de la Congregación y su honra tenía que consistir en el saber y se sintió lleno de espanto sólo al pensar que sus hijos llegasen a
proceder según esta idea, proclamando a voz en cuello que éste debería ser el programa a seguir.También en esta ocasión el Siervo de Dios permanecía en un rincón de la sala escuchándolo y observándolo todo; cuando uno de los
demonios lo descubrió y gritando lo señaló a los demás. Al oír aquel grito, todos se arrojaron contra él vociferando:-íAcabemos de una vez!Era una danza infernal de espectros que lo empujaban, lo agarraban por los brazos y por la persona, mientras el Siervo de Dios decía a
gritos:-íDejadme! íAuxilio!Finalmente se despertó, con los pulmones deshechos de tanto gritar.La noche siguiente se dio cuenta de que el demonio había atacado a los Salesianos en la parte más esencial, induciéndoles a las
trasgresiones de las Reglas. Entre ellos, se le presentaba delante distintamente quién las observaba y quién las quebrantaba.Fin de Página: 335
VOLUMEN XVII Página: 335En la noche última el sueño había sido espantoso.((388)) Don Bosco vio un gran rebaño de corderos y de ovejas que representaban a otros tantos Salesianos. El Siervo de Dios se acercó
para acariciar a los corderos, pero se dio cuenta de que su piel, en vez de ser lana de cordero, era solamente una especie de cobertura que
escondía u ocultaba a otros tantos tigres, leones, perros rabiosos, cerdos, panteras, osos y que cada uno tenía a su lado a un monstruo
horrible y feroz. En medio del rebaño, había algunos reunidos en consejo. Don Bosco, sin ser visto, se acercó a éstos para oír lo que decían
estaban concertando la manera de destruir la Congregación Salesiana. Uno decía:-íHay que desollar a los Salesianos!Y otro guiñando siniestramente, añadía:-íHay que estrangularlos!Pero, cuando menos se esperaba, uno de ellos vio al Siervo de Dios que estaba allí cerca escuchando. Dio la voz de alarma y todos a una
comenzaron a gritar que había que comenzar por don Bosco. Dicho esto se dirigieron hacia él como para destrozarlo.
335Entonces fue cuando lanzó el grito que despertó a Viglietti.Además de las violencias diabólicas, había otra cosa que oprimía el espíritu del buen Padre: había visto desplegada sobre aquel rebaño
una gran enseña que llevaba escritas estas palabras: Bestiis comparati sunt. (Fueron comparados a las bestias). Al contar esto, inclinó la
cabeza y lloró.Viglietti le tomó la mano y estrechándosela contra el corazón:-íAh!, don Bosco, le dijo, nosotros con el auxilio de Dios le seremos siempre fieles y nos comportaremos como buenos hijos, "no es
cierto?-Querido Viglietti, respondió el siervo de Dios, sé bueno y prepárate a ver grandes acontecimientos. Apenas si te he esbozado estos
sueños; pues si hubiese tenido que contar todos los detalles tendría aún para mucho tiempo. íCuántas cosas vi! Hay algunos en nuestras
casas que no llegarán a celebrar la Novena de Navidad 1 íOh!, si pudiese hablar a los jóvenes, si dispusiese de fuerzas suficientes para
poderme entretener con ellos, si pudiese dar vueltas por las casas como lo hacía en otro tiempo y revelar a algunos el estado de su
conciencia, como lo vi en sueños, y decir a otros: Rompe el hielo, haz de una vez una buena confesión. Los tales me contestarían: Pero si
me he confesado bien. ((389)) En cambio yo les podría replicar diciéndoles que han callado y lo que han callado, de forma que no se
atreverían a negármelo. También algunos Salesianos, si pudiese hacer llegar hasta ellos una palabra mía, verían la necesidad que tienen de
ajustar las propias cuentas repitiendo sus confesiones. Vi a los que observan las Reglas y a los que no las observan. Vi a muchos jóvenes
que irán a San Benigno y se harán Salesianos y después desertarán de nuestras filas. También nos abandonarán algunos que al presente son
Salesianos. Habrá otros que desearán solamente la ciencia que hincha, que les proporciona las alabanzas de los hombres y que les hace
despreciar los consejos de aquéllos a los que consideran menos que ellos en el saber.Con estos desconsoladores pensamientos, se entrelazaban providenciales consuelos que alegraban su corazón. La tarde del día tres de
diciembre llegaba al Oratorio el Obispo de Pará, es decir del país central en el sueño de las misiones. Al día siguiente decía a Viglietti:-íQué grande es la Providencia! Escucha y dime después si no somos protegidos por Dios. Me escribía don Pablo Albera que no1 En el Oratorio el día dieciocho de diciembre murió el aprendiz Antonio Garino y, el día veinticinco, el aprendiz Esteban Pisano.
336podía ir adelante porque necesitaba en seguida mil francos; aquel mismo día una señora de Marsella, que anhelaba volver a ver a un
hermano suyo religioso en París, satisfecha por haber obtenido la gracia de la Virgen, llevó mil francos a don Pablo Albera. Don José
Ronchail se encuentra en graves estrecheces y necesita absolutamente cuatro mil francos; una señora escribe hoy mismo a don Bosco y
pone a su disposición cuatro mil francos. Don Francisco Dalmazzo no sabe a qué santo acudir para tener dinero; hoy una señora regala para
la iglesia del Sagrado Corazón una cantidad muy considerable.Y después, el día siete de diciembre, hubo la gran fiesta de la consagración de Monseñor Cagliero. Todos estos acontecimientos eran
muy alentadores, porque eran visibles señales de la mano de Dios en la Obra de su Siervo.Fin de Página: 337
VOLUMEN XVII Página: 337337
((390))CAPITULO XVVARIEDAD DE CORRESPONDENCIA DURANTE
EL AÑO 1884AL ordenar las pocas cartas que quedaban para completar la documentación del año 1884, han aparecido algunos detalles biográficos de
relativa importancia. La necesidad de ilustrar el contenido de dichas cartas nos ha animado a publicarlas también.A BIENHECHORES Y BIENHECHORASEl ingeniero turinés Ceriana tenía un hijo gravemente enfermo y lo recomendó a las oraciones de don Bosco, el cual le contestó, el día
mismo de María Auxiliadora, en estos términos.Ilustrísimo señor Ingeniero Ceriana:Hoy hemos ofrecido a la Santísima Virgen las oraciones y comuniones de nuestros huerfanitos para obtener de Dios la gracia de lacuración de su hijo. Mañana continuaremos. Quiera Dios escuchar nuestras plegarias comunitarias.Siempre suyo, señor Ingeniero, y de toda su familia, con todo mi aprecio.Turín, 24 de mayo de 1884Su seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.Pero esta vez no se obtuvo la gracia pedida; el pequeñito murió pocos días después. Entonces el Santo consoló al padre con esta otra
carta.((391)) Ilmo. señor Ingeniero:Su carta me ha causado profundo dolor. Hemos rezado y también nuestros huerfanitos han rezado y comulgado para que Dios guardara
con vida a su hijito. Pero el Señor no lo determinó así; ha querido trasplantar esta florecilla al ameno dín del Paraíso. Desde allí protegerá
ciertamente a sus padres y a toda su familia y la protegerá hasta que, superadas las miserias de esta vida, vayan a unirse con él en los
eternos goces del cielo.No dejaré de seguir ofreciendo mis pobres oraciones por la prosperidad del resto
338de la familia y de todos sus asuntos. Agradecido a su caridad, queda muy reconocido, y se profesa con todo aprecio de usted y su señora.Turín, 31 de mayo de 1884
Su seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.La marquesa de Fassati, apenas regresó de su casa de campo, envió a don Bosco una limosna para monseñor Cagliero, que iba a recibir a
poco tiempo la consagración episcopal. El Santo se apresuró a darle las gracias:Benemérita señora Marquesa:Bendigo al Señor que ha concedido a usted y a toda su familia unas buenas vacaciones en el campo y un feliz regreso a nuestra ciudad.
Tengo que agradecerle que se haya dignado acordarse en seguida de nuestras cosas con su caritativo donativo.Doy, pues, las gracias a usted y a la señora Acelia y pido al Señor que recompense a todos con largueza.Fin de Página: 339
VOLUMEN XVII Página: 339No he podido ir a visitarla en la casa de campo, pero espero en breve saludar a todos en su casa, o hacerles una visita especial con don
Juan Cagliero, que desea darles las gracias personalmente.
Desciendan abundantemente las bendiciones del cielo sobre usted, la baronesa Acelia, el barón Carlos y dígnense rezar también por este
pobrecito, siempre suyo en J. C.
Turín, 27 de octubre de 1884
Su seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.La Marquesa era más generosa de lo acostumbrado con el Santo, porque había recibido aquel año una gracia señalada. Había estado muy
enferma y los médicos habían prohibido a cualquier ((392)) extraño acercarse a su lecho para no obligarla a hablar. Pero ella quería a toda
costa ver a don Bosco. El, que sabía la prohibición, creyó oportuno no acceder a sus primeras invitaciones; pero, después, ante su
insistencia, fue y le dio la bendición de María Auxiliadora. Entonces la enferma le dijo:-Estoy dispuesta a hacer todo lo que María Auxiliadora desee que yo haga para su mayor gloria.Quería decir con esto que ayudaría al Oratorio. Desde aquel momento entró, contra toda esperanza, en convalecencia y, recuperada en
breve su salud, cumplió escrupulosamente su promesa.Al acercarse la fiesta de la Inmaculada, titular de la casa de Florencia,
339escribió a la condesa Uguccioni, agradecido a su maternal caridad con los Salesianos.Nuestra buena Madre en J. C.:Nos hallamos ante la gran solemnidad de la Inmaculada Concepción y deseo que no quede en olvido nuestra Mamá. Todos los sacerdotes
y los muchachos procuran hacer cada día oraciones especiales según su santa intención. Y esto, para recompensar un poquito la caridad,que siempre nos ha dispensado, especialmente a nuestra pobre casa de Florencia.Dios la bendiga con toda su grande y pequeña familia y dígnese siempre creer a este su pobre y afmo. hijo,Turín, 28 de noviembre de 1884JUAN BOSCO, Pbro.Al principio de la novena de Navidad, envió felicitaciones a los bienhechores franceses por medio del Director de la casa de La Navarre.Muy querido don Pedro Perrot:
Te constituyo portador o remitente de estas cartas. Una es para el señor conde Colle y la otra para el señor León.
Asegura al señor Reymond que siempre he rezado y sigo rezando por él, por sus asuntos y por toda su familia.
Lo mismo hacemos por la familia del señor Botiny. Llevamos tres días pidiendo a Dios, en la iglesia de María Auxiliadora, la lluvia paraLa Navarre y tierras limítrofes y esperamos ser escuchados. Redacta un breve artículo para ((393)) el Mariscal de Breiteville y envíamelo;
dame la dirección exacta de la señora del Mariscal.Que Dios os bendiga a ti y a tus hijos y míos; felicita y saluda a todos nuestros bienhechores, diles que rezamos por ellos y que nos
encomendamos a las oraciones de todos.Don Miguel Rúa ya no tiene dinero; piensa tú en enviarle. Rezad por mí, siempre vuestro en J. C.Turín, 17 de diciembre de 1884Fin de Página: 340
VOLUMEN XVII Página: 340Afmo. amigo,
JUAN BOSCO, Pbro.P.D. La carta para el señor Colle fue enviada por correo.
A COOPERADORAS FRANCESASDurante el año 1884 envió dos paquetitos de cartas en francés a tres cooperadoras de Francia. Una ya nos es conocida, la señora Quisard
de Lyon. Una de las cartas era para su hijo, a quien don Bosco
340animaba y aconsejaba en vísperas de ciertos exámenes. Enviaba a la madre, entre otras cosas, el "antídoto seguro contra el cólera" y le
prometía oraciones especiales para el casamiento de la hija 1.Otras cinco cartas, escritas en la misma lengua, eran para las señoras Lallemand, madre e hija, de Montauban. El año 1891, al morir la
madre, escribió su hija a don Miguel Rúa, enviándole copia de las mismas y diciéndole que, de no haberle sido rebelde la mano, hubiera
querido transcribirlas con mejor caligrafía, es decir, de una manera más adecuada para expresar todo su respeto por une si sainte mémoire
(por un recuerdo tan santo). Alguna laguna, señalada con puntitos, es de la misma copista, que dejó en blanco el importe de las limosnas
enviadas al Oratorio y noticias de asuntos muy conocidos por don Miguel Rúa. Ya avanzada en años también ella y delicada de salud,
prorrumpía en este apóstrofe: "Ah, querido don Bosco, vos lo sabéis; ya no tengo piernas, ni brazos, ni nada; sólo me quedan las
aspiraciones de celo de una alma agradecida, pero imposibilitada para todo lo que no sea rezar".((394)) Son dignos de mención los consejos que daba don Bosco a las dos en la primera carta: "En cuanto a las penitencias corporales, no
son para ustedes. A las personas entradas en años les basta aguantar los achaques de la vejez por amor de Dios; a las personas enfermas les
basta soportar tranquilamente por amor de Dios las propias incomodidades y conformarse con el parecer del médico o de los parientes, con
espíritu de obediencia; agrada más a Dios tomar un manjar delicado por obediencia que ayunar contra la obediencia". Y decía en particular
a la madre: "No veo nada en su conciencia que necesite reforma. Reciba con la mayor frecuencia posible los santos Sacramentos y, cuando
no pueda, no se inquiete; haga entonces comuniones espirituales más a menudo y confórmese del todo con la santa voluntad de Dios,
amabilísima en todas las cosas".En la segunda carta, las animaba a esperar, contra toda otra idea, el descanso eterno de una alma muy querida por ellas, de la que
hablaremos más adelante, y les hacía este razonamiento: "Bien ponderadas las cosas ante Dios, que es todo bondad y misericordia, tenemo
motivo para consolarnos. El que no haya habido expresiones de arrepentimiento para con la señora, no excluye sus buenos deseos
interiores; hay que creer que, sin duda, los tuvo y que su condición no le permitió manifestarlos a nadie más que al confesor, ya que no
estaba en condiciones de hacer reparación alguna. Recibió los santos1 Ap. Doc. núm. 57 A-B-C.
341Sacramentos; el sacerdote, que se los administró, quedó conmovido por sus buenas disposiciones. Son cosas consoladoras. Mis numerosos
hijos y yo hemos rezado por él y seguimos haciéndolo cada día. Tengo, además, plena confianza en que toda la caridad, que ustedes han
hecho y tienen intención de hacer a nuestros huerfanitos, habrá contribuido mucho para abreviar el Purgatorio de aquella alma querida.
Quizás sea ella deudora de su eterna felicidad a la caridad de ustedes, que le ganó en sus últimos momentos la misericordia de Dios" 1.((395)) A COOPERADORES DE VERONALa noble señora Laura Bottagisio, de Verona, reflexionaba en su viudez, si debía o no dejar el mundo y retirarse a un convento. Era una
buena cooperadora y pidió consejo a don Bosco. El Santo le contestó: "No peligra su alma en el mundo y, al mismo tiempo, puede ganar
muchas almas para el Cielo. Pero no es mi intención hacer cambiar ningún consejo, que le hubiese dado una mente mejor". Además de esta
nota, hemos encontrado copia de una carta, que le dirigió don Bosco en el mes de junio.Fin de Página: 342
VOLUMEN XVII Página: 342Respetable Señora:Recibo su carta, en la que me recomienda diversas personas enfermas. Le agradezco la confianza, que se digna depositar en nuestras
pobres oraciones. Con plena fe en la bondad del Señor, rezaremos y haremos rezar a nuestros huerfanitos ante el glorioso trono de María.
Haremos oraciones especiales por el señor marqués Fumanelli y estamos seguros de ser escuchados, si nuestra petición no se opone al bien
eterno de las almas.Le recomiendo que tenga usted a bien observar que Dios dijo más de una vez: Dad y se os dará, y que nuestra fe, sin obras de caridad, es
cosa muerta en sí misma. Por mi parte, la espero en Turín con mucho gusto y pido a la Santísima Virgen que le depare un feliz viaje y le
prepare gracias especiales para llevarlas consigo a Verona. Que Dios les bendiga a usted, al señor Salomoni, a su hermano y créame en J.C.
Turín, 10 de junio de 1884Su seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.La señora fue a Turín en junio, como se deduce también en una carta del caballero José Salomoni, mencionado en la carta anterior. Este
otro cooperador veronés había enviado a don Bosco dos mil liras1 Ap. Doc. núm. 58 A-B-C-D-E.
342sin recibir respuesta. Aun atribuyéndolo a falta de tiempo, sin embargo, por miedo a un extravío, volvió a escribir y así recibió del Siervo
de Dios la siguiente contestación.((396)) Muy apreciado en el Señor:Su bondad ha tenido la caridad de enviar dos mil liras para nuestras misiones de América del Sur, y ahora se ha dignado hacer otra obra
de caridad, perdonando mi retraso en comunicarle que recibí enseguida el dinero. Mi salud algo deteriorada y el vivo deseo de contestar yo
mismo a su apreciada carta fueron la causa de mi tardanza. De buen grado le doy las más rendidas gracias por la ofrenda que hizo y le
agradezco también la manera verdaderamente cristiana con que la hace. Dios le bendiga y recompense con largueza su caridad.Usted coopera para salvar almas y asegura ciertamente la suya. El primer salvaje de la Tierra del Fuego que sea bautizado llevará su
nombre y, mientras él viva en esta tierra, no dejará de rezar cada día de una manera especial por usted, que suministró los medios
materiales con los que pudo proporcionar su eterna salvación.He visto a la señora Bottagisio, algo apresuradamente por mi estado de salud en aquel día. Si vuelvo a verla, espero poder encargarle
también algo para usted. Don Miguel Rúa, don Juan Cagliero y todos los Salesianos quedaron edificados de su breve estancia entre
nosotros v esperamos poder tenerle muchas otras veces en esta casa, que quiero sea totalmente suya.Dígnese también recomendar al Señor mi alma y creerme siempre suyo en J. C.Turín 29 de junio de 1884Afmo. y s. s. y amigo, JUAN BOSCO, Pbro.Por diciembre envió don Bosco al Caballero quinientos boletos de la rifa de Roma para que los colocase; pero se los quedó para él,
desembolsando sin demora la cantidad correspondiente y recibiendo, con la misma prontitud, la acción de gracias.Muy querido señor Caballero:Me atrevía a recomendarle el despacho de quinientos boletos de la rifa, pero usted resolvió todas las dificultades quedándoselos, y me
envió al momento el importe correspondiente.Fin de Página: 343
VOLUMEN XVII Página: 343Lo he recibido con especial gratitud, porque en estos días nos encontramos en verdaderos apuros, especialmente para vestir a muchachos
y sacerdotes, que, dicha sea la verdad, van todavía muchos de ellos con ropa de verano.((397)) Que Dios se lo pague dignamente y le conceda felices Navidades, buen fin y principio de año. Que la salud y la santidad le
acompañen hasta el último día de su vida. Si tuviere la suerte de encontrar y ver a la señora Laura Bottagisio, le ruego que le presente mil
felicitaciones de mi parte y le asegure que mantengo mi palabra haciendo un memento especial cada día por ella en la santa misa.
343Querido señor Salomoni, agradezco muy mucho la caridad, que nos hace; tenga a bien asimismo añadir una oración por este pobrecito,
siempre suyo en J. C.Turín, 22 de diciembre de 1884Afmo. y agradecido amigo, JUAN BOSCO, Pbro.El Caballero había encomendado, por medio de la señora Bottagisio, a las oraciones de don Bosco a la condesa Manuela Cartolari,
necesitada de una gracia especial. Iba a ser madre y su familia estaba con tal motivo en la mayor aprensión por miedo a una grave
desgracia; también la Condesa temblaba. El Santo encargó a la señora Bottagisio que comunicara a Salomoni lo siguiente:-Diga a la señora Cartolari que deseche todo temor: que se encomiende a María Auxiliadora y tenga fe en Ella, pues todo irá bien hasta el
último momento.Envió juntamente una estampa de María Auxiliadora para la Condesa con unas palabras alusivas al dorso.Mientras tanto, sobrevino un caso que podía tener consecuencias fatales; murió improvisamente en Cágliari su padre, el conde Saint-Just
de Teulada. Contra toda previsión, la Condesa recibió la dolorosa noticia con tan buenas disposiciones y resignación que ella misma
recomendaba a los suyos que no tuviesen miedo, porque don Bosco le había mandado a decir que todo iría bien. En efecto, el resultado no
pudo ser más feliz. Dio a luz un niño, al que se impusieron los nombres de Juan y Mario, el primero como recuerdo de don Bosco y el
segundo en honor de la Virgen. El padre y la madre acudieron después personalmente a cumplir el voto en la fiesta de María Auxiliadora
del año 1885 1.((398)) CONDECORACIONES PARA COOPERADORESEsta vez le tocó a don Bosco trabajar mucho para obtener las cinco condecoraciones, que pidió al Pontífice en la audiencia del día nueve
de mayo. Después de las benévolas expresiones del Padre Santo y la orden dada a monseñor Macchi, parecía que todo estaba resuelto; en
cambio, pasó un mes y estaba todo por hacer. Para conseguir algo, comenzó por acudir al cardenal Nina.1 Carta del caballero Salomoni a don Bosco, Verona, 20 de enero 1885.
344Eminencia Reverendísima:Mientras estoy esperando que se otorguen las condecoraciones, que el Padre Santo se dignó conceder a algunos beneméritos católicos,
con fecha del nueve de mayo pasado, me encomiendo encarecidamente a su benévola mediación, para que sea pronto una realidad. Ya sabeV. E. que carecemos de medios para continuar las obras de la iglesia y hospicio del Sagrado Corazón en Roma y que las personas
presentadas a la clemencia del Padre Santo son precisamente las que nos han ayudado en el pasado y están dispuestas a ayudarnos al
presente; además, estos caballeros han trabajado y siguen trabajando mucho todavía para el óbolo de San Pedro; por consiguiente, me
interesa mucho que puedan tener esta señal de alta benevolencia por parte del Jefe supremo de todos los fieles.
Ruego, por tanto, a V. E. que me ayude ante el Eminentísimo Cardenal Secretario de Estado o ante el Jefe de Congregación a quien
corresponda nuestra petición.Me encomiendo a V. E. como a nuestro benévolo y benemérito Protector y no dejaremos de rezar por la conservación de su preciosa
salud y la prosperidad de los grandes y complicados asuntos que la divina Providencia confía al Supremo Jerarca de la Iglesia.Con esta misma fecha, he escrito a monseñor Masotti para que se acabe con la cuestión de nuestros Privilegios, que necesitamosFin de Página: 345
VOLUMEN XVII Página: 345absolutamente para preparar la próxima expedición a Patagonia, sin los cuales no se podría llevar a efecto.Tengo sumo gusto en poder participar a V. E. que mi salud ha mejorado mucho, desde hace unos veinte días, gracias a la eficaz
bendición que el Padre Santo se dignó impartirme.Permita que con la más profunda gratitud pueda profesarme,De V. E. Rvma.Turín, 8 de junio de 1884Su seguro servidor, JUAN BOSCO, Pbro.((399)) Mientras tanto recibió noticias poco satisfactorias del Procurador, que escribía desde Roma el día 13 de junio: "Fui cuatro veces a
ver al Emmo. Cardenal Jacobini, secretario de estado, y no pude hablarle; después, dos veces a monseñor Mocenni, que trató el asunto con
el Padre Santo y con el cardenal Jacobini y acabó diciéndome que ni uno ni otro saben nada de lo que V. P. desea, y esto, probablemente,
por haberse extraviado los papeles presentados para tal asunto. Por lo cual, ahora es necesario que V. P. envíe cuanto antes, pues así lo
quieren ellos, la exposición detallada de los méritos de cada uno, apellido, filiación y lugar de nacimiento y así se espera que se pueda
conseguir algún buen resultado".Uno de los que debían ser condecorados, el conde Colle, iría próximamente a Turín para la fiesta onomástica de don Bosco; y también
era esperado don Francisco Dalmazzo para la misma ocasión. Si éste se hubiese presentado con las manos vacías, habría sido un verdadero
345fracaso, pues todos los interesados sabían que la negociación seguía su curso y con éxito seguro. Por lo cual insistió don Bosco
inmediatamente.Queridisímo Dalmazzo:Me escribes una bonita carta, pero no me contestas a la que yo dirigí a monseñor Masotti sobre nuestros privilegios v a la que escribí al
cardenal Nina sobre las condecoraciones.Has de advertir que los que van a ser condecorados son personas que han hecho mucho por el Sagrado Corazón y están dispuestas a
seguir haciéndolo; pero, presentarnos a ellos sin las condecoraciones, que les anuncié en nombre del mismo Padre Santo, no es de buen
tono. Recuerda, pues, la carta a monseñor Masotti y al cardenal Nina y, después, si hay alguna dificultad. procura tener una entrevista
confidencial con monseñor Macchi y recuérdale que hacia la mitad de la audiencia, que el día nueve de mayo me concedió el Padre Santo,
éste lo llamó y le dijo que recibiera la nota con el memorial sobre los cinco candidatos a la condecoración favorecidos por Su Santidad; y
que estas memorias fueron entregadas en manos del caritativo Pontífice. De entonces acá nadie pudo decirme qué se hizo.Imagino que, tal vez, el Padre Santo quisiera evitar ciertas gestiones de oficio, pero conviene que se hagan los sacrificios que fueren
menester, y que se acuda a monseñor Macchi y se siga.Cuando vengas aquí, procura traer algo en concreto sobre nuestros privilegios, como han sido concedidos a los Oblatos y Redentoristas,
((400)) y sobre las condecoraciones concedidas por el Padre Santo, que son para nosotros importantes letras de cambio para el Sagrado
Corazón.No puedo seguir escribiendo. Dios nos bendiga. Amén.Turín, 15 de junio de 1884Afmo. amigo,
JUAN BOSCO, Pbro.Don Francisco Dalmazzo únicamente llevó la Encomienda de San Gregorio Magno para el conde Colle, como ya hemos visto. Se fue elFin de Página: 346
VOLUMEN XVII Página: 346Procurador, y no tardó don Bosco en volver a insistirle, para que se diera maña en resolverlo.Muy querido Dalmazzo:He recibido el diploma del doctor Giraud de Niza y ya pensará don José Ronchail cómo ofrecérselo con una fiesta adecuada.He recibido también el decreto sobre nuestros privilegios. Fal