Quiénes somos

Estilo

Don Bosco nos transmitió una modo de vivir y de trabajar, único; una combinación de vida y acción que nosotros conocemos como el espíritu salesiano. He aquí el resumen de sus características:

  • Una atención especial al bienestar de la gente joven, allí donde estemos.
  • Actitud de acogida y de afecto - vivida con espíritu abierto y cordial; disponibilidad a dar siempre el primer paso y hacer que los otros se sientan cómodos con nuestra amistad, respeto y paciencia.
  • Alegría y Optimismo. No hay lugar para el desánimo ante las dificultades, sino más bien la aceptación serena y tranquila de todo lo que es bueno.
  • Trabajo y Templanza o aprender a equilibrar una energía incansable y un trabajo duro con sencillez y moderación. Quiere decir también cómo frenar los impulsos del corazón a fin de mantenerse siempre ecuánime y sereno.
  • Aceptación de la rutina diaria con alegría: “Aquí hacemos consistir la santidad en estar siempre alegres”.
  • Creatividad y flexibilidad - características de la presencia salesiana en el trabajo con los jóvenes.
  • Una perspectiva realista de la vida acompañada de una exquisita atención a las insinuaciones del Espíritu manifestadas a través de los signos de los tiempos.
  • Nuestro método educativo - “El Sistema Preventivo”- es un sistema basado enteramente en la razón, la religión y el amor, una experiencia espiritual y educativa original con los jóvenes y a través de ellos, para su salvación y la nuestra.
  • Profunda confianza en Dios y una escucha constante de su voluntad como fundamento espiritual de nuestro trabajo. De este modo luchamos para mantener viva nuestra contribución a la obra creativa de Dios y a su presencia amorosa en la Historia.

(Fuente: Const. Art. 10-20)