RM Recursos

Amas a todos los seres ... (Sab 11,24.12,1)

CARTA DEL RECTOR MAYOR - ACG 396


AGUINALDO 2007

Vosotros sois la sal de la tierra... Vosotros sois la luz del mundo(Mt 5, 13.14)

Amas a todos los seres y no odias nada de lo que has hecho...
Señor, amigo de la vida
(Sab 11,24.12,1)

AGUINALDO 2007

Download >>

El Congreso mundial de los Cooperadores Salesianos
El Seminario "Europa Tierra de Misión"
La Asamblea de la Unión de los Superiores Generales
Las Celebraciones en honor de Mamá Margarita

AGUINALDO 2007

1. Introducción.

2. Ambigüedades de la cultura de la vida.

El valor de la vida humana proclamado y defendido, pero también agredido y amenazado.
Calidad de vida: una meta ambigua.
Crecimiento de la agresividad destructiva.
Una cultura anti-vida
Desafío e interpelaciones.

3.Implicación de la Familia Salesiana en la defensa de la vida.

4.El Dios que ama la vida.

5.Dejémonos guiar por el amor de Dios por la vida.

6.Don Bosco amante y promotor de la vida por los jóvenes, sobre todo por los más pobres.

7.Compromiso de la Familia Salesiana en favor de la vida.

7.1 Defender el valor de toda vida humana.
      Considerar la vida como don.
      Promover una visión integral de la vida.
7.2 Proteger la vida de los pobres.
      Cuidado de los jóvenes en peligro.
      Acompañamiento y ayuda a las familias en dificultad.
7.3 Educar en el valor de la vida.
      L’El Oratorio-Centro Juvenil.
      L’El voluntariado.
7.4 Anunciar a Jesucristo como sentido y fuente de vida.
7.5 Dar gracias por la vida y celebrarla.
7.6 Preocuparse de la creación con amor.

Conclusión: dos textos que compartir

OFRECIMIENTO AL MUNDO
EL PARAGUAS AMARILLO

Roma, 1 de enero de 2007
Solemnidad de la Maternidad Divina de María


Queridísimos hermanos:

Ho y comenzamos un nuevo año, que se abre ante nosotros cargado de esperanza. Y este comienzo coincide con el día en que celebramos la Solemnidad de la Maternidad Divina de María y la Jornada Mundial de la Paz. La novedad del año nuevo nos recuerda que el tiempo es gracia, oportunidad de crecimiento humano y espiritual, ocasión de un mayor empeño por vivir nuestra vida como un don, ayudar a los muchachos y a los jóvenes a descubrir la belleza y el sentido de la vida, a defenderla y hacerla crecer hasta su plenitud. Con el salmista me gusta decir al Señor: "Enséñanos a calcular nuestros años, para que adquiramos un corazón sensato" (Sal 90,12). La paz no puede reducirse a la ausencia de guerras o de conflictos, ni siquiera a pactos de no agresión, aunque a veces, en ciertas partes del mundo tan probado por el flagelo de la violencia, una paz semejante es ya un gran resultado. La paz es la reconciliación total del hombre consigo mismo, con los demás, con la naturaleza, con Dios, y ésta es posible a condición de que haya verdad, justicia, desarrollo, perdón entre las personas, los grupos sociales y las naciones. Con el salmista me gusta confesar: "La misericordia y la fidelidad se encuentran, la justicia y la paz se besan" (Sal 84,11). Pues bien, para hacer que todo este maravilloso proyecto salvífico de Dios se realice, la Iglesia nos presenta a María en su maternidad divina. Ella nos acompañará a lo largo de este 2007 y nos llevará, a través de la Liturgia, al encuentro con Jesús, invitándonos a acogerlo: "Haced lo que Él os diga" (Jn 2,5). En efecto, Jesús ha venido para que nosotros tengamos la vida en abundancia (cf. Jn 10,10), porque Él mismo es la resurrecc ión y la vida (cf. Jn 11,25), Aquel que ha descubierto el sentido pleno de la existencia humana y que posee las llaves para abrir las puertas del paso de la muerte a la vida. Deseo a todos y cada uno de vosotros plenitud de vida en Cristo, mientras os entrego el programa espiritual y pastoral para este año, que tiene precisamente como tema "la vida".

Pero antes de presentaros mi comentario al Aguinaldo, querría compartir con vosotros algunos de los acontecimientos que he vivido en estos últimos tres meses, después de mi última carta circular. Ha sido éste un período, de septiembre a diciembre de 2006, particularmente intenso, que me ha empeñado en las visitas de animación a las Visitadurías de Angola, de África Occidental Francófona y de Madagascar: las tres celebraban el 25° aniversario de la llegada de los primeros Salesianos. He visitado también la Inspectoría de Perú, que desde hacía 15 años ningún Rector Mayor la había visitado, y las de Bolivia y Chile. No me entretengo en contaros las experiencias vividas y las impresiones recibidas en estas visitas, en primer lugar porque encontraréis la crónica en este mismo número de las ACG, y también porque por medio de ANS hoy resulta inmediata la comunicación de cuanto sucede en la Congregación. He participado en el Harambée y en la celebración de envío de la 137