RM Recursos

Presentación de la Región de Asia Sur

CARTA DEL RECTOR MAYOR - ACG 395


DA MIHI ANIMAS, CETERA TOLLE

“Te hemos esperado, te hemos esperado mucho tiempo,
pero finalmente estás aquí y no te dejaremos escapar”
(MB XVIII, 72)

PRESENTACIÓN DE LA REGIÓN DE ASIA SUR

Download >>

Introducción.

1. Un gran sueño cumplido.

2. La Región de Asia Sur. La situación política, social y religiosa de la Región.

India, Sri Lanka, Myanmar (Birmania), Nepal, Kuwait, Yemen

3. Historia de la presencia salesiana en la Región.

3.1 La actividad misionera en la primera mitad del siglo
3.2 Dos grandes misioneros: El Arzobispo Louis Mathias, Don José Carreño
3.3 El rápido desarrollo de la Congregación. Los Salesianos en la India, en Myanmar, en Sri Lanka, en Nepal, en Kuwait, en Yemen

4. La actual presencia salesiana.

4.1 La coordinación interinspectorial
4.2 La formación. La formación permanente. La formación inicial
4.3 La pastoral juvenil. Las instituciones educativas, los internados y las residencias, los centros juveniles, el apostolado en favor de los jóvenes en peligro (YaR), los servicios de orientación profesional, la orientación vocacional.
4.4 La Familia Salesiana
4.5 La comunicación social
4.6 La actividad misionera. La misión de Arunachal. Las parroquias. El programa de desarrollo social, parte integrante de la actividad misionera.

5. La santidad de los primeros misioneros.

El Arzobispo Stefano Ferrando.
Don Francesco Convertini.

6. Los grandes desafíos de la Región.

6.1 Dar a Dios a los jóvenes, prioridad absoluta
6.2 Vivir apasionados por la "missio ad gentes"
6.3 Robustecer la vida común
6.4 Cuidar la identificación carismática de los hermanos

Roma, de septiembre de 2006
Fiesta de San Mateo Apóstol


Queridísimos hermanos:

Hace tres meses publiqué la carta de convocatoria para el CG26, que ha tenido en todas partes una acogida muy positiva, como testifican los innumerables e-mails y las cartas que he recibido y sigo recibiendo, que expresan la alegría de los hermanos por el tema escogido, su santo orgullo de ser hijos de Don Bosco y su disponibilidad para realizar los cambios personales, comunitarios e institucionales necesarios para el objetivo de permanecer siempre fieles a Dios, a Don Bosco y a los jóvenes.

Ahora, en esta nueva carta, quiero proseguir la presentación de las Regiones. Y, en seguida, mientras comienzo a escribir la carta, mi mente se siente inundada de los recuerdos todavía vivos de mis dos visitas a la Región de Asia Sur: la primera, en febrero de 2005, a las Inspectorías de Kolkata (Calcuta), Guwahati y Dimapur, en el noreste de la India, y a Nueva Delhi, la capital de India, para estar presente en la inauguración de las celebraciones centenarias de la presencia salesiana en India, y, a continuación, para presidir la Visita de conjunto; la segunda, en febrero de 2006, a Sri Lanka para la celebración de los cincuenta años de presencia salesiana en aquella isla-nación, y a las Inspectorías indias de Chennai (Madrás), Bangalore y Hyderabad, y particularmente a Thanjavur, en la Inspectoría de Tiruchy, para clausurar las celebraciones centenarias.

Espero mi próxima visita, en febrero de 2007, a las otras Inspectorías de la Región: las de Bangalore (específicamente en Kerala, para el jubileo de oro de la presencia salesiana en aquel estado) y de Mumbai (Bombay), a la Visitaduría de Panjim (para el jubileo de diamante de la presencia salesiana en aquel territorio), a la Visitaduría de Myanmar (Birmania) y Ranchi en la Inspectoría de Nueva Delhi.

En mis primeras visitas a la Región me ha impresionado la fecundidad con que se vive el carisma salesiano y se manifiesta en las diversas Inspectorías. Tengo aún ante mis ojos los miles de caras de jóvenes, llenos de vida y de entusiasmo, que he visto en los diversos encuentros. En todos los sitios adonde iba oía a muchachos y jóvenes aclamar y gritar: "¡Viva Don Bosco!". ¿Cómo olvidar en encuentro en Chennai, donde más de 15.000 jóvenes provenientes de diversos institutos nuestros se reunieron para un encuentro de paz? Todo aquel júbilo era expresión de su alegría por haber sido educados por los hijos de Don Bosco, por pertenecer a la Familia Salesiana y por encontrar al sucesor de Don Bosco.

Este primer centenario de la presencia salesiana en la Región ha sido verdaderamente un don de Dios a la Iglesia y a la Congregación. Para los salesianos todo lo que se ha hecho ha sido un siglo para aprender, crecer y llevar a cumplimiento el sueño de Don Bosco en favor de los jóvenes, un siglo de bendiciones abundantes. En este punto, debo expresar el agradecimiento de la Congregación a todos los que han sido los instrumentos del maravilloso desarrollo. La vibrante presencia salesiana en la Región hoy es el fruto de la empresa pionera de los misioneros del extranjero, que hicieron del "Da mihi animas" de Don Bosco la razón y el motor de su vida. Ellos implantaron el carisma salesiano, que hoy produce frutos en abundancia. ¡A todos estos misioneros, de diversas lenguas y nacionalidades, la inmensa mayoría de los cuales ya ha partido para la casa del Padre para recibir la recompensa de los siervos fieles, va el gracias del Rector Mayor y de toda la Congregación!

Como afirmé en la homilía de la Misa inaugural de las celebraciones centenarias en Nueva Delhi, el 28 de febrero de 2005, "no podemos no quedar maravillados ante la expansión enorme del carisma de Don Bosco, ante el florecimiento de vocaciones, ante el desarrollo de la Familia Salesiana, hasta el punto que hoy podemos decir que la Congregación tiene un rostro indio". Ciertamente, y de este rostro indio y sur-asiático os quiero hablar en las páginas siguientes.

 

1. Un gran sueño cumplido

La historia de la presencia salesiana en la Región tiene raíces muy lejanas. Ya en 1875 Don Bosco habló de la India como de uno de los posibles países futuros adonde mandar a sus misioneros. [1] Un año después, hizo mención de Ceilán (la actual Sri Lanka) entre los campos misioneros del futuro. [2] En ese mismo año Pío IX ofrecía a Don Bosco un Vicariato en la India y el año siguiente Don Bosco escribía a Don Cagliero: "Iremos a asumir el Vicariato Apostólico de Mengador (Mangalore)" y proponía al mismo Don Cagliero la posibilidad de que fuese él el Vicario Apostólico. [3] Finalmente, durante la noche entre el 9 y el 10 de abril de 1886, Don Bosco tuvo en Barcelona el sueño misionero, que "él contó a Don Rua (y a otros), con una voz ahogada a veces por los sollozos".

Don Bosco "vio una inmensa cantidad de jovencitos, los cuales, corriendo a su alrededor, le decían: '¡Te hemos esperado, te hemos esperado mucho tiempo, pero finalmente estás aquí; ahora estás entre nosotros y no te dejaremos escapar!'. (...) mientras permanecía como atónito en medio de ellos, vio un inmenso rebaño de corderos conducidos por una pastorcilla, la cual, una vez que hubo separado los jóvenes y las ovejas y colocado a los unos en una parte y las ovejas en otra, se detuvo junto a él y le dijo: '¿Ves todo lo que tienes delante?'. 'Sí que lo veo' replicó Don Bosco. 'Pues bien, ¿te acuerdas del sueño que tuviste a la edad de diez años?'. Después, haciendo que los muchachos se acercaran a Don Bosco, le dijo: 'Mira ahora hacia esa parte, dirige allá tu mirada; haced vosotros lo mismo y leed lo que veáis escrito...'. Un niño dijo: 'Yo leo: Valparaíso'; 'yo Santiago', dijo otro; otros 'Pekín'. 'Bien' dijo la pastorcilla que parecía la maestra de los muchachos, 'ahora tira una línea desde una extremidad a la otra, desde Pekín a Santiago...'. La pastorcilla siguió hablando a Don Bosco, '...aquí ves otros diez centros desde el medio de África hasta Pekín. Y también estos centros proporcionarán misioneros a todas estas otras regiones. Allá está Hong Kong, allí Calcuta… En todas estas ciudades y en otras más habrá numerosas casas, colegios y noviciados'". [4]

Pues bien, al ver yo la multitud de los jóvenes en los diversos encuentros que he tenido con ellos en la India, me he acordado de las palabras dirigidas a Don Bosco por los muchachos en el sueño: "¡Te hemos esperado, te hemos esperado mucho tiempo, pero finalmente estás aquí; ahora estás entre nosotros y no te dejaremos escapar!" y, con gratitud, las he visto cumplidas. Así, pues, nuestro trabajo en Asia, especialmente en el Sur de Asia, fue previsto por Don Bosco, claramente mostrado a él por la pastorcilla desde el cielo como parte del futuro de la Congregación, y esto que vemos hoy es el cumplimiento de aquel sueño.

Los obis pos del "Padroado" de Mylapore en la India Sur fueron, en las manos de Dios, los instrumentos inmediatos para llevar a los salesianos a la Región. Desde 1896 Mons. Antonio de Souza Barroso repetidamente pidió a Don Rua que mandara a los salesianos a trabajar en su diócesis. Su sucesor fue el obispo Teotonio Manuel Ribeiro Vieira de Castro, un gran admirador de Don Bosco. En 1885 él, joven sacerdote, había estado en Turín para encontrar a Don Bosco y recibir su bendición. Por esto, cuando llegó a ser obispo de Mylapore, tuvo grandes deseos de tener a los salesianos en su diócesis y desde 1901 en adelante escribió frecuentemente a Don Rua pidiendo los salesianos. Finalmente, Don Rua accedió a enviarlos, con tal de que se cumpliesen ciertas condiciones (en su mayor parte respecto de los gastos, la residencia y el mantenimiento). Un acuerdo formal fue preparado y firmado por Mons. Manuel de Castro y Don Rua en Turín el 19 de diciembre de 1904. Se acordó que los salesianos irían a Thanjavur, que entonces formaba parte de la diócesis de Mylapore, para asumir un orfanato que había allí y una escuela profesional. De ese modo, el 5 de enero de 1906 el primer grupo de 5 salesianos, bajo la guía de Don Giorgio Tomatis, llegó a la India.

 

2. La Región de Asia Sur

Hasta el CG25, Asia Sur formaba parte de la Región Asia y, más tarde, de la Australasia. Considerando el crecimiento constante de los salesianos y de las obras en esta Región, el Capítulo General 25° subdividió la Región en dos: Asia Este-Oceanía y Asia Sur. Hoy, Asia Sur comprende 9 Inspectorías y la Visitaduría del Konkan en India, las Visitadurías de Myanmar y de Sri Lanka, y las comunidades y presencias en las Islas Andaman (pertenecientes a la Inspectoría de Chennai), en el Nepal (perteneciente a la Inspectoría de Kolkata), en el Yemen (perteneciente a la Inspectoría de Bangalore) y en K uwait (perteneciente a la Inspectoría de Mumbai).

Al comienzo del siglo 20°, en el momento de la llegada de los salesianos a la India, Birmania (hoy Myanmar) y Ceilán (hoy Sri Lanka) eran colonias inglesas, mientras Kuwait era un protectorado británico. La India obtuvo la independencia en agosto de 1947, Myanmar en enero de 1948, Sri Lanka en febrero de 1948, y Kuwait en septiembre de 1961. Nepal era un país independiente desde la segunda mitad del siglo 18°.

La situación política, social y religiosa

Como la Región de Asia Sur es muy amplia y las naciones que la componen son muy diversas en culturas y lenguas, consideraremos cada país por separado.

India

La India, situada geográficamente en la parte sur de Asia, con límites que van del mar Arábigo al Golfo de Bengala, se encuentra entre Myanmar y Pakistán.

Originariamente la India fue poblada por los Dravidianos, cuya civilización fue una de las más antiguas en el mundo, con una antig