RM Recursos

“Da Mihi Animas, Cetera Tolle” Identidad carismática y pasión apostólica. Volver a partir de Don Bosco para despertar el corazón de todo salesiano. Convocatoria del CG26

CARTA DEL RECTOR MAYOR - ACG 394


DA MIHI ANIMAS, CETERA TOLLE

Identidad carismática y pasión apostólica
Volver a partir de Don Bosco para despertar el corazón de todo salesiano!”


DA MIHI ANIMAS, CETERA TOLLE
Download >>


1. CONVOCATORIA DEL CG26.

1.1 Motivaciones para la elección del tema.
1.2 Pasos dados para la determinación del tema.
1.3 Objetivo fundamental del tema.
1.4 Otras incumbencias.

2. CONTEXTO DEL CG26.

2.1 Necesidades y esperanzas de los jóvenes. Vida: necesidades y amenazas. - Amor: necesidades y amenazas. - Libertad: necesidades y amenazas
2.2 2.2 Desafíos sociales y culturales. Tendencias fundamentales. - Desafíos a nivel social y cultural. - Desafíos culturales de la Congregación
2.3 Orientaciones actuales de la Iglesia. Caminar desde Cristo: la santidad como programa pastoral. - Testimoniar a Cristo: la evangelización como misión prioritaria. - Volver a los jóvenes: la presencia como signo del amor de Cristo.
2.4 Desafíos y perspectivas de la Vida Consagrada. Desafíos de la Vida Consagrada. - Perspectivas de la Vida Consagrada.
2.5 El camino de la Congregación. CG22: El Capítulo de la fidelidad. - CG23: El Capítulo de la misión. - CG24: El Capítulo del compartir con los seglares. - CG25: El Capítulo de la comunidad salesiana
2.6. Voz de las Inspectorías.

3. EL TEMA DEL CG26.

3.1 Programa de vida de Don Bosco y del salesiano.
3.2 Identidad carismática: el espíritu salesiano.
3.3 Pasión apostólica: "la gloria de Dios y la salvación de las almas".
3.4 Da mihi animas. 3.4.1 Urgencia de evangelización. - 3.4.2 Necesidad de convocar.
3.5 Cetera tolle. 3.5.1 3.5.1 Pobreza evangélica. 3.5.2 Nuevas fronteras.
3.6 Condiciones para concretar el tema. Procesos que asumir. - Mentalidad que convertir. - Estructuras que cambiar.

4. ORACIÓN POR EL CG26.

ORACIÓN A DON BOSCO

Roma, de junio de 2006
Natividad de San Juan Bautista


Queridísimos hermanos:

Mientras os escribo, mi pensamiento vuelve con fe y gratitud a Don Valentín De Pablo, Consejero general para la Región África y Madagascar. Su desaparición, improvisa e inesperada, nos ha cogido por sorpresa y nos ha dejado humanamente consternados. Expreso mi gratitud a todos vosotros por las numerosas y sentidas demostraciones de cercanía, participación y pesar. Damos gracias juntos al Señor por el don de la vocación salesiana, presbiteral y misionera de Don Valentín. Recordémosle en nuestra oración. En los últimos días de su vida participó en la elección del tema capitular. Al encontrarse ahora junto al Señor, él podrá interceder por todos nosotros, por el buen resultado del Capítulo y por la Región África y Madagascar.

 

1. CONVOCATORIA DEL CG26

En el día onomástico de Don Bosco, nuestro amado padre y fundador, que para tal ocasión reunía a su alrededor a todos los muchachos, a los colaboradores y a los bienhechores de Valdocco, me siento feliz al escribiros en su nombre esta carta, mediante la cual quiero convocar, a tenor del artículo 150 de nuestras Constituciones, el Capítulo General XXVI. El Capítulo "es el signo principal de la unidad de la Congregación dentro de su diversidad" (Const. 146). Nos reuniremos para reflexionar sobre cómo ser "fieles al Evangelio y al carisma del Fundador y sensibles a las necesidades de los tiempos y los lugares" (Const. 146). En estos momentos Don Bosco estará ciertamente con nosotros.

Os invito a mirar este evento como un nuevo Pentecostés en la vida de la Congregación, que con el Capítulo General, "dejándose guiar por el Espíritu del Señor, se esfuerza por conocer en un determinado momento de la historia la voluntad de Dios, para servir mejor a la Iglesia" (Const. 146). La grandeza del Espíritu se revela en su poder, que sabe renovar la faz de la tierra (cf. Sal 104,30) y hacer nuevas todas las cosas. El Espíritu de Dios, presente en los diversos momentos de la historia, sabrá hacer nuevo nuestro amor a Don Bosco.

El Espíritu se cernía sobre la faz de las aguas en los orígenes del mundo (cf. Gn 1,2). Se comunicó al hombre cuando se le infundió el aliento de vida (cf. Gn 2,7). Llevó a Abrahán a responder con la obediencia de la fe a Dios, cuando le llamaba para dejar su tierra y la casa de su padre, para lograr la tierra de la promesa (cf. Gn 12,1-4). Se le dio a Moisés en el Sinaí como palabra de vida en el don de la ley (cf. Ex 20,1-18). Se apoderaba de hombres y mujeres de Israel para convertirlos en libertadores del propio pueblo y en profetas del Dios Altísimo (cf. Hch 2,17).

El Espíritu cubrió con su sombra a la Virgen María y la hizo madre del Hijo de Dios (cf. Lc 1,35). Ungió a Jesús el día de su bautismo y lo impulsó a predicar el evangelio del Reino (cf. Mc 1,10-15). Fue derramado sobre los apóstoles en forma de lenguas de fuego y ellos quedaron transformados en testigos creíbles del Resucitado (cf. Hch 2,1-11).

El Espíritu sigue inspirando hoy la promoción de la vida y de la dignidad de la persona humana; abre las mentes y los corazones de hombres y mujeres a Dios y a Cristo; es un dulce huésped, que no obra forzando sino convenciendo y pidiendo docilidad a sus mociones.

El próximo Capítulo General será el 26° en la historia de nuestra Sociedad. Está en continuidad con los Capítulos precedentes en el compromiso sincero de fidelidad dinámica a Dios y a los jóvenes. El CG26 se celebrará en Roma en el "Salesianum" en la Casa Generalicia. Comenzará el domingo 24 de febrero de 2008 en Turín, cuna de nuestro carisma, adonde nos llegaremos para volver a encontrar la casa y el padre y para llegar a las raíces de nuestro espíritu. Lo inauguraremos con la concelebración Eucarística en la Basílica de María Auxiliadora y con la visita a los lugares salesianos, fuente de inspiración y de dinamismo. Partiremos luego para Roma, sede del Capítulo.

He nombrado Regulador a Don Francisco Cereda, Consejero para la Formación, que desde este momento tiene la responsabilidad de acompañar la preparación y el desarrollo del Capítulo General.

"Da mihi animas, cetera tolle" (cf. Const. 4) es el tema que, de acuerdo con el Consejo General, he escogido para el CG26. Dicho tema ha sido reclamado muchas veces en las Visitas de Conjunto y nos preocupa grandemente a mí y a los Consejeros Generales. Representa el programa espiritual y pastoral de Don Bosco. En él se concentra la identidad carismática y la pasión apostólica del salesiano.

El argumento es amplio. Por esto hemos querido focalizar la atención del CG26 sobre cuatro áreas temáticas: la urgencia de evangelizar, la necesidad de convocar a la vida consagrada salesiana, la exigencia de vivir en pobreza evangélica, el desafío de ir hacia las nuevas fronteras de la misión.

1.1 Motivaciones para la elección del tema

Hace tiempo que he madurado la convicción de que la Congregación hoy tiene necesidad de despertar el corazón de todo hermano con la pasión del "Da mihi animas". Así ella podrá tener la inspiración, la motivación y la energía para responder a las esperanzas de Dios y a las necesidades de los jóvenes y para afrontar con valor y competencia los desafíos actuales.

Haciendo nuestro el lema "Da mihi animas, cetera tolle", queremos asumir el programa espiritual y apostólico de Don Bosco y la razón de su incansable obrar por "la gloria de Dios y la salvación de las almas". Así podremos volver a encontrar el origen de nuestro carisma, el fin de nuestra misión, el futuro de nuestra Congregación.

El bicentenario del nacimiento de Don Bosco, cuya meta del 2015 se nos presenta ya próxima, es una invitación a invocar a Don Bosco para que vuelva entre nosotros y entre los jóvenes: "¡Don Bosco vuelve!". Por otra parte, es un estímulo para todo salesiano a volver a Don Bosco y a los jóvenes: "¡Volvamos a Don Bosco, volviendo a los jóvenes!". Don Bosco y los jóvenes son inseparables: Don Bosco es nuestro padre y modelo; los jóvenes son el lugar donde "encontrar a Dios" (Const. 95) y "la patria de nuestra misión". [1] No podremos volver a Don Bosco, sino volviendo a los jóvenes.

La expresión "Da mihi animas, cetera tolle" es la oración dirigida a Dios por quien en el trabajo, en el compromiso y en el desafío apostólico realizados en Su nombre, renuncia a todo y quiere hacerse cargo de todos. Precisamente porque es oración, hace comprender que la misión no coincide con las iniciativas y las actividades pastorales. La misión es don de Dios, más que compromiso apostólico; su realización es oración en acto. En esto está la base para superar el activismo y el peligro de poder quedar "quemados en la acción".

El programa de Don Bosco evoca, me parece, la expresión "tengo sed", que Jesús pronuncia en la cruz mientras está entregando la propia vida para realizar el proyecto del Padre (Jn 19,28). Quien hace propia esta invocación de Jesús, aprende a compartir Su pasión apostólica "hasta el fin". La palabra de Jesús es una llamada para que cada uno de nosotros reavive la sed por las almas y renueve la promesa hecha por Don Bosco a sus muchachos: "Hasta mi último aliento mi vida será para vosotros, jóvenes". El corazón del salesiano se inspira por esto en el corazón atravesado de Cristo. [2]

El lema de Don Bosco es la síntesis de la mística y de la ascética salesiana, como se indica en el "sueño de los diez diamantes". Aquí se entrecruzan dos perspectivas complementarias: la del rostro visible del salesiano, que manifiesta su audacia, su valor, su fe, su esperanza, su entrega total a la misión, y la de su corazón escondido de consagrado, cuya nervadura está constituida por las convicciones profundas que lo llevan a seguir a Jesús en su estilo de vida obediente, pobre y casto.

1.2. Pasos dados para la determinación del tema

Para la elección del tema del CG26 hemos querido partir de la vida de las Inspectorías. En preparación a la Visita de Conjunto las Inspectorías habían sido invitadas a hacer una evaluación de la asimilación del CG25 y a presentar algunas perspectivas de futuro, indicando las mayores realizaciones de los últimos años, los desafíos más importantes, los recursos para afrontar el futuro, las dificultades que se están encontrando.

Las Visitas de Conjunto han sido así el primer paso de preparación al CG26, en el sentido de que nos han hecho conocer el estado de la Congregación con la variedad de sus contextos, sus fortalezas y debilidades, sus oportunidades y desafíos.

Oportuna y sentida aparecía la necesidad de inflamar de alegría y entusiasmo el corazón de los hermanos viviendo la vida salesiana y realizando la misión juvenil. Todo esto reclamaba la pasión del "Da mihi animas, cetera tolle". Al mismo tiempo, con diversas acentuaciones, aparecían otras áreas temáticas comunes, como la evangelización, las vocaciones, la pobreza y las nuevas fronteras.