RM Recursos

2008

EDUQUEMOS CON EL CORAZÓN DE DON BOSCO

"El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad y a los ciegos la vista; para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor" (Lc 4, 18-19)

 

Eduquemos con el corazón de Don Bosco,
para desarrollar íntegramente la vida de los jóvenes,
sobre todo de los más pobres y necesitados,
promoviendo sus derechos

 

Comentario del Rector Meyor Video
Recursos PPT
imagen del cartel PDF
  - (solamente imagen, sin palabra)

 

Justificación

Este Aguinaldo está en continuidad y coherencia con los Aguinaldos de los dos últimos años. La vida es el gran don que Dios, 'amante de la vida', nos ha confiado como una semilla, para que colaboremos con Él en la tarea de hacerla crecer y fructificar en abundancia. Esta semilla tiene necesidad de "caer en un terreno bueno", en el que pueda germinar y producir fruto; este terreno es la familia, cuna de la vida y del amor, lugar primario de humanización. La familia acoge con gozo y gratitud el don de la vida y asegura el ambiente natural propicio para su crecimiento y su desarrollo. Pero, como sucede con la semilla, no basta un buen terreno; se requieren también los esfuerzos pacientes y laboriosos del agricultor, que la riega, la cuida, la ayuda a crecer. Este agricultor que ayuda a la vida a desarrollarse es el educador.

Nosotros hemos sido llamados precisamente a esta misión. El texto del Evangelio de Lucas, que he escogido para presentar el Aguinaldo, define nuestra vocación de educadores según el estilo de Don Bosco. No es casualidad que en las Constituciones de los Salesianos estos versículos hayan sido seleccionados como cita bíblica inspiradora de 'nuestro servicio educativo pastoral'.

Jesús, al comienzo de su vida pública, reconoce en este texto del profeta Isaías, leído en la sinagoga de Nazaret, su misión mesiánica y afirma, ante sus paisanos: 'Hoy se cumple esta escritura, que acabáis de oír' (Lc 4,21).

Este 'hoy' de Jesús continúa en nuestra misión educativa: hemos sido consagrados por la unción del Espíritu, mediante el bautismo, y hemos sido enviados a los jóvenes para anunciarles la novedad de la vida que Cristo nos ofrece, para promoverla y desarrollarla a través de una educación que libere a los jóvenes y a los pobres de las opresiones que les impiden buscar la verdad, abrirse a la esperanza, vivir con sentido y con alegría, construir la propia libertad.

El P. Duvallet, durante veinte años colaborador del Abbé Pierre en el apostolado de reeducación de los jóvenes, nos dirige una especie de llamada significativa: 'Vosotros tenéis obras, colegios, oratorios para jóvenes, pero no tenéis más que un tesoro: la pedagogía de Don Bosco. En un mundo en que los muchachos son traicionados, disecados, machacados, instrumentalizados, el Señor os ha confiado una pedagogía en la que triunfa el respeto al muchacho, a su grandeza y a su fragilidad, y a su dignidad de hijo de Dios. Conservadla, renovadla, rejuvenecedla, enriquecedla con todos los adelantos modernos, adaptadla a estas criaturas del siglo veinte y a sus dramas, que Don Bosco no pudo conocer. Pero, por favor,

Año
Imagen
Título y contenido
Visitas
Descarga
2008
Aguinaldo 2008 - comentario
Fecha | 15-05-2015
7287