RM Recursos

FSDB (Cuarta Edición)

Y NORMAS RATIO FUNDAMENTALIS

INSTITUTIONIS ET STUDIORUM

Cuarta Edición

Roma 2016

Edición online

Direzione Generale Opere Don Bosco
Via della Pisana, 1111
Casella Postale 18333
00163 – Roma Bravetta

DECRETO DE PROMULGACIÓN

Estamos llamados a ser discípulos del Señor Jesús, testigos del Reino y misioneros de los jóvenes, viviendo la experiencia carismática que el Espíritu Santo ha suscitado en la Iglesia a través de Don Bosco.

La formación para la vida religiosa apostólica salesiana encuentra en el documento normativo «La formación de los Salesianos de Don Bosco. Principios y normas» y en «Criterios y normas de discernimiento vocacional salesiano. Las admisiones», que son su complemento, una segura línea directiva. La Ratio, en efecto, «expone y desarrolla, de modo orgánico y didáctico, el conjunto de principios y normas de formación que figuran en las Constituciones, en los Reglamentos generales y en otros documentos de la Iglesia y de la Congregación» (R 87).

El CG24 ha pedido una revisión y una actualización de la Ratio promulgada en 1985 (cfr CG24 147). Al pedir tal revisión, el Capítulo ha tomado en consideración las orientaciones eclesiales sobre la vida consagrada y sobre el ministerio sacerdotal aparecidas después de la publicación de la edición anterior, en particular, las exhortaciones apostólicas Vita Consecrata y Pastores Dabo Vobis, los desafíos de la evangelización y de la inculturación, de gran incidencia para una vocación que se desarrolla a nivel mundial en contextos diferentes, los nuevos acentos de la experiencia vocacional salesiana subrayados por los Capítulos Generales recientes, la necesidad de dar una respuesta adecuada a las exigencias actuales y a los problemas de la formación. Al mismo tiempo, los Capitulares han reconocido la substancial validez del planteamiento, de los criterios y de las directivas de la Ratio 1985, y han destacado la necesidad de mayor coherencia operativa a la hora de traducir la Ratio en praxis formativa concreta.

Al efectuar la revisión se ha asumido fielmente el compromiso operativo establecido por el CG24 y han sido consideradas con atención las observaciones y sugerencias llegadas, tanto de las Inspectorías, requeridas en tal sentido, como de los expertos consultados.

Por tanto, con la aprobación del Consejo general, a norma del art. 132 § 4 de nuestras Constituciones, con la autoridad que me compete, por medio del presente Decreto, promulgo en el día de la fecha, 8 de diciembre del 2000, solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María, «LA FORMACIÓN DE LOS SALESIANOS DE DON BOSCO. PRINCIPIOS Y NORMAS», «Ratio Fundamentalis Institutionis et Studiorum», tercera edición, que deberá ser fielmente observada en toda la Congregación salesiana. Ella entrará en vigor a norma del derecho universal. Este acto de promulgación se extiende también al texto de «CRITERIOS Y NORMAS DE DISCERNIMIENTO VOCACIONAL SALESIANO. LAS ADMISIONES», revisado en armonía con la Ratio.

La Ratio, que ahora os entrego, es expresión del cuidado que la Congregación tiene por el don recibido y por la vocación de cada uno de sus miembros; constituye para cada salesiano una invitación a responder cotidianamente a la llamada del Señor con el compromiso de «una formación adecuada y continua» (C 96); invoca la responsabilidad carismática de cada Inspectoría llamada a acompañar la vocación de cada hermano en las diferentes situaciones y fases de la vida y a sostener la experiencia salesiana de las comunidades locales.

Confío a María Inmaculada Auxiliadora este Documento fundamental para que la «Maestra de Don Bosco» sea la inspiradora, el amparo, la guía de nuestra formación y nos ayude a recorrer con alegría y con renovada fidelidad en la consagración apostólica para los

 

jóvenes «el camino de nuestra santificación» (C 2) y de nuestra plena realización en Cristo (cfr C 22).

Roma, 8 de diciembre del 2000.
Padre Juan Edmundo Vecchi
Rector Mayor

 

Texto revisado de la “Ratio” sobre el prenoviciato

Roma, 22 de julio de 2009
Prot. 09/0787

Al Reverendo
Padre Inspector
Su Sede

Para información:

Al Reverendo
Delegado inspectorial de formación
Su Sede

Asunto: Texto revisado de la “Ratio” del prenoviciato

Muy apreciado P. Inspector:

Con fecha de 16 de julio, el Rector Mayor, con el Consejo general, aprobó la nueva formulación de la “Ratio” relativa al prenoviciado, que adjunto a la presente.

1. Razones de la revisión

De acuerdo con el Proyecto de animación y gobierno para el sexenio, a partir de septiembre de 2008 el Dicasterio para la formación inició un proceso de revisión del texto de la “Ratio” del prenoviciato. Este trabajo tenía por objeto ayudar a cada Inspectoría a hacer una profunda evaluación de la experiencia formativa del propio prenoviciado en sus aspectos de fortalezas y debilidades.

Al mismo tiempo se quería individualizar algunas nuevas orientaciones compartidas, para reforzar más tarde, esta fase, que sigue siendo muy endeble y poco centrada en los objetivos fundamentales de la madurez humana, de la experiencia de convencción de la fe cristiana, de la maduración de la opción vocacional, del discernimiento vocacional.

Se han dado pasos en la calidad de la experiencia formativa del prenoviciado, pero todavía son insuficientes. La inconsistencia del prenoviciado repercute después inevitablemente en todas las demás etapas formativas. La fragilidad vocacional, en efecto, permanece en la formación inicial.

2. Proceso de revisión

Nada más concluido el CG26, el Dicasterio, después de consultar a los Coordinadores regionales de formación, preparó una primera propuesta de revisión del texto del prenoviciado. En las

Comisiones regionales de formación, en encuentros celebrados de septiembre a noviembre de 2008, se recogieron las primeras observaciones, y se señalaron las modalidades del trabajo a realizar.

A continuación, las Comisiones inspectoriales de formación enviaron casi todas sus respuestas en marzo de 2009. En mayo y junio, el Dicasterio ha estudiado las respuestas de las Inspectorías y ha preparado un nuevo texto revisado, que fue estudiado, completado y aprobado por el Rector Mayor y por el Consejo general.

3. Cambios en la revisión

El texto revisado ha mantenido la misma numeración; tiene casi la misma extensión; se han simplificado las “orientaciones y normas para la praxis”. Los cambios introducidos, con respecto al texto precedente de la “Ratio”, se deben ante todo, al hecho de que en la Congregación, de acuerdo con el artículo 109 de las Constituciones y con el CG26, se da una nueva atención al acompañamiento vocacional y al aspirantado, previos al prenoviciato: 329. Se da mayor relieve a la maduración humana, a la ayuda que ofrece el psicólogo profesional, y a la familia: 332. Se acentúa la centralidad de la relación con el Señor Jesús, el camino de fe, la catequesis, la formación de la conciencia, la iniciación en el acompañamiento espiritual: 339.

Se revisan también los aspectos relativos a la formación intelectual, a la comunidad formadora y a la experiencia comunitaria, al equipo de formadores y al director espiritual: 342, 344, 345. Hay añadidos significativos relativos al cuidado de la salud, trabajo manual, juego y deporte, personal, a los medios de comunicación personales y a los mass media, música y práctica instrumental, teatro y expresividad juvenil: 333, 336, 337, 342. Se da mayor énfasis a la evaluación de la idoneidad para la vida consagrada salesiana y a la necesidad de una mayor atención a la idoneidad vocacional, y se involucra también a los mismos prenovicios en el proceso de discernimiento: 346. Finalmente, se formulan de nuevo “orientaciones y normas para la praxis”, evitando las abundantes repeticiones del texto anterior: 348-356.

El texto se confía ahora a la Inspectoría, en particular a la comunidad del prenoviciado, a la Comisión inspectorial de formación y al Consejo inspectorial, para su estudio, y sobre todo, para que, partiendo de esta nueva formulación, se haga la revisión del Proyecto inspectorial del prenoviciado, durante el año 2010.

Mientras formulo los mejores votos para que el presente trabajo logre fortalecer y dar calidad a esta etapa formativa, desde ahora te agradezco la colaboración.

Con un fraterno saludo, en Don Bosco,

Don Francesco Cereda
Consejero General para la Formación

Revisión de la “Ratio” sobre la formación inicial del salesiano coadjutor

Roma, 18 de enero de 2012

Prot. 12/0071

Al Reverendo
Señor Inspector
en su Sede

Al Reverendo
Delegado inspectorial de formación
en su Sede

Objeto: Revisión de la “Ratio” sobre la formación inicial del salesiano coadjutor

Queridos Inspector y Delegado:

Después del estudio realizado por nuestro Sector para la formación, después de la consulta a las Inspectorías y después de la profundización en el Consejo general, el 13 de enero de este año, el Rector Mayor con su Consejo aprobó algunas modificaciones en el texto de la “Ratio” sobre la formación del salesiano coadjutor.

La calidad de la formación es uno de los cuatro elementos necesarios para favorecer la estima y el crecimiento de esta forma laical de nuestra vocación consagrada salesiana. En efecto, además de la formación, el “cuidado y la promoción de la vocación del salesiano coadjutor”, se asegura por medio del conocimiento de su identidad vocacional la visibilidad de su figura y la animación vocacional (Cfr. ACG n. 382, Roma 2003, pp. 29-43).

Una visión nueva sobre la vocación del salesiano coadjutor la ofrece el CG26 en su núcleo tercero, en el que se describe la unicidad de la vocación consagrada salesiana en sus dos formas. Nuevas situaciones nos han de dar además respuestas apropiadas para la formación del salesiano coadjutor. Por esto se han hecho necesarias para toda la Congregación las modificaciones de la “Ratio”, que figuran en este documento y de las que ahora os ofrezco una visión sintética.

1. Visión global del camino formativo

Muchas veces se han apreciado incertidumbres en el camino formativo del salesiano coadjutor; invocando la flexibilidad, resultaba con frecuencia improvisado. Por múltiples motivos vocacionales y formativos se sentía la necesidad de tener una visión de conjunto de ese camino.

Dicha visión se ha formulado ahora, teniendo presente que la formación del salesiano, tanto coadjutor como clérigo, es “al mismo tiempo unitaria en los contenidos esenciales y diversificada en sus expresiones concretas” (Const. 100).

En el número 323 del texto revisado se ofrece una presentación global del proceso de formación del salesiano coadjutor. De ese modo se supera la incertidumbre sobre las fases de su formación y se ofrece a nuestros candidatos una visión segura de la formación del salesiano coadjutor, que es igual a las del salesiano clérigo, aunque con sus peculiaridades. Cada Inspectoría deberá después especificar y concretar sus opciones formativas con referencia al Directorio inspectorial - Sección formación.

2. Discernimiento vocacional

Hasta ahora una grave carencia en la metodología formativa la constituía la escasa atención a la realidad del discernimiento vocacional sobre las dos formas de la vocación consagrada salesiana, que se dejaba casi siempre al individuo, sin referirse a criterios objetivos y sin distinguir la aportación al discernimiento mismo de cada una de las fases.

Ahora se da importancia a ese discernimiento: se recomienda ante todo que, después de la presentación durante el prenoviciado de la vida consagrada salesiana en sus dos formas y la presencia de un salesiano coadjutor como formador (n. 345), hagan todos los novicios en el noviciado el discernimiento de la propia vocación salesiana como futuro sacerdote o coadjutor (nn. 371, 384), utilizando y profundizando en las indicaciones de “Criterios y normas” en los números 84-87.

Para el salesiano coadjutor el discernimiento continúa en otros diversos momentos: en el postnoviciado, cuando se trata de señalar su campo futuro de ejercicio de la misión salesiana (n. 417); en la elección de la cualificación profesional que realizar preferiblemente antes del tirocinio (n. 409, 417, 425); en el tirocinio, cuando el salesiano coadjutor es enviado a un ambiente en el que pueda llevar a la práctica la cualificación profesional adquirida (n. 439).

Además durante la preparación a la profesión perpetua se pide a los salesianos clérigos y a los salesianos coadjutores que tomen y revisen todo el camino formativo realizado, para profundizar en las propias motivaciones, también con referencia a la forma vocacional elegida; este discernimiento debe hacerse antes del comienzo de la formación específica, si ésta precede a la profesión perpetua (n. 512).

Finalmente se pide emprender un proceso más serio y más responsable en el caso de cambio de opción vocacional por parte de un salesiano coadjutor, que, en todo caso, debe ser una excepción y que debe cerrarse con una decisión del Rector Mayor. (n. 481).

3. Estudios académicos

Para el salesiano coadjutor se acepta la importancia de los estudios académicos. Estos estudios no son una prolongación inútil del camino formativo con perjuicio de la cualificación profesional. Las bases filosóficas y pedagógicas, como las teológicas y pastorales, son necesarias.

Está previsto para esto un bienio paritario de estudios filosóficos y pedagógicos durante el postnoviciado, o al máximo un trienio; estos estudios ayudan a hacer comprender la cultura contemporánea y a adquirir competencias en la educación (nn. 409, 417. 425).

También la formación específica del salesiano coadjutor, con los estudios teológicos y pastorales, se caracteriza mejor, evitando confundir formación específica y cualificación profesional; se indica la necesidad para todos los salesianos coadjutores de que esta fase se realice en los centros regionales o interregionales aptos para ello (nn. 456, 480).

4. Cualificación profesional

En el pasado reciente la cualificación profesional se ha descuidado con frecuencia, porque no estaba oportunamente programada en el camino formativo. Aun siendo muy importantes para nuestra tradición el mundo del trabajo y la formación profesional, no todos los salesianos coadjutores se sienten inclinados a trabajar en este campo y, por tanto, a adquirir competencias técnicas.

Por otra parte las exigencias de nuestra misión son múltiples; por esto la cualificación en el campo profesional abraza las competencias necesarias para la realización de otros cometidos diferentes como, por ejemplo, además de la formación profesional, también la escuela, la comunicación social, el trabajo social, la administración y la gestión. Esta cualificación debe asegurar una competencia al menos igual a la de un laico que ejerce en la sociedad civil la misma profesión (n. 409).

La cualificación profesional requiere un discernimiento durante el postnoviciado (nn. 409, 417, 425); parece oportuno que se realice si es posible antes del tirocinio (n. 439); puede completarse con una especialización profesional después de la formación específica (nn. 456, 480).

Deseamos que todo pueda contribuir a dar una mayor calidad a la formación de esta forma de la vocación consagrada salesiana.

Que nuestros salesianos coadjutores, el Beato Artémides Zatti, el Venerable Simón Srugi y el Siervo de Dios Esteban Sandor, intercedan por nosotros y nos obtengan de Dios el don de esa preciosa vocación.

Os saludo cordialmente. En Don Bosco.

Don Francesco Cereda
Consejero General para la Formación

 

NOTA A LA CUARTA EDICIÓN

En diversas ocasiones, durante los últimos años, se han dejado sentir diversas peticiones sugiriendo una nueva edición de la Ratio. Considerando la magnitud del trabajo y el tiempo que tal iniciativa habría implicado don Pascual Chávez ha pedido al dicasterio de la formación hacer una revisión sobre algunas partes de este documento – el capítulo sobre el prenoviciado y algunos artículos que se refieren a la formación inical del salesiano coadjutor. Estas revisiones se encontraban hasta ahora disponibles solamente como documentos separados en el sitio de internet de la congregación, www.sdb.org; pero no se había publicado una nueva edición que incluyera estas partes que se habían revisado.

Hemos pensado poner a la disposición, al menos online, el texto completo de la Formación de los Salesianos de Don Bosco incluyendo las revisiones, señalando el texto que se refiere al prenoviciado in color azul y los nuevos artículos sobre la formación del salesiano coadjutor en color verde. Este trabajo es lo que se entiende como la cuarta edición del texto.

Pidamos a nuestro querido don Rua, junto con el venerable Simaan Srugi intercedan por nosotros, para que respondemos a la petición de los últimos capítulos generales que nos llaman a fortalecer nuestra identidad religiosa de consagrados en sus dos formas.

Ivo Coelho, SDB
Consejero General para la Formación
Fiesta de Don Rua, 29 de Octubre de 2016

 

PRIMERA PARTE. LA FORMACIÓN SALESIANA EN GENERAL

«Nuestra vida de discípulos del Señor es una gracia del Padre, que nos consagra con el don de su Espíritu y nos envía a ser apóstoles de los jóvenes.

Por la profesión religiosa nos ofrecemos a Dios, para seguir a Cristo y trabajar con Él en la construcción del Reino. La misión apostólica, la comunidad fraterna y la práctica de los consejos evangélicos son los elementos inseparables de nuestra consagración, vividos en un único movimiento de caridad hacia Dios y los hermanos.

La misión da a toda nuestra existencia su tonalidad concreta, especifica nuestra función en la Iglesia y determina el lugar que ocupamos entre las familias religiosas.» (C 3)


Descargar el documento completo: