Rector Mayor

Cari Confratelli_12, 09-2019

Queridos Hermanos Salesianos:_12, 09-2019

 


Línguas

Queridos Irmãos Salesianos,

"Mis queridos hermanos, queridos amigos, querida Familia Salesiana.

Me encuentro aquí, al final de Consejo General, hoy con toda la sala vacía porque los miembros del Consejo General están ya en sus diversos servicios, y tengo esta oportunidad de dirigirme a todos ustedes en lo que será el último 'cari confratelli', el último saludo del sexenio, porque con motivo de Navidad llegará el aguinaldo, la strenna.

Lo hago con mucho gusto porque siento que está siendo una oportunidad para encontrarnos para vernos, para poder reconocernos.

Y me siento también muy agradecido al Dicasterio de la comunicación social, porque ha hecho el gran esfuerzo de traducir estos mensajes a 43 idiomas. Realmente no hay institución que haya hecho esto. Hoy quiero comentarles dos cosas muy sencillas.

La primera, decirles que han llegado ya hasta nosotros todos los ecos de los capítulos inspectoriales de todo el mundo.

Y hay una constante que me fascina y es el escuchar lo que nos dicen los jóvenes, lo que llamaríamos el clamor, el grito de los jóvenes.

¿Qué nos dicen los jóvenes hoy? Nos dicen sencillamente: queridos hermanos salesianos les necesitamos, necesitamos de vuestra presencia, necesitamos que estén con nosotros, que nos acompañen en el camino de la vida.

No les necesitamos para que sean administradores y gestores. Les queremos como a Don Bosco, a nuestro lado. Y me pregunto: Hermanos qué más podemos necesitar que una llamada con esta intensidad para que nos indiquen cuál debe ser el camino en este siglo XXI de la congregación y sin duda de toda la Familia Salesiana.

Hay un segundo tema que quería compartirles hoy, y es decirles por qué he elegido -después de un diálogo con algunas personas cercanas este tema para el aguinaldo para esta strenna del 2020, que lleva por título: 'Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, la frase evangélica; y el binomio buenos cristianos y honrados ciudadanos'.

En definitiva la verdadera política del Padre Nuestro de Don Bosco. ¿Por qué? Sencillamente porque son dos realidades hermosas: la primera, hemos nacido para ser educadores en la fe de los jóvenes, para acompañarles al encuentro de Jesús. Don Bosco vivió con esta pasión toda su vida.

La segunda, es que podemos educar a nuestros jóvenes en estar tranquilos en lugares encerrados sin molestar a nadie.

¡No, no, no, tenemos que prepararles para la vida!, enseñarles y hacer camino juntos, viendo lo que es servir a los demás, comprometerse en favor de los otros, no ser indiferentes ante los grandes desafíos mundiales de hoy, tener una gran sensibilidad por la defensa de los derechos humanos, todos, pero especialmente de los niños y niñas adolescentes menores.

Estar sensibles a un posible compromiso en el mundo de la política, con la propia sensibilidad y con la propia fe. De eso se trata.

Entonces eso son los dos aspectos que quería compartirles y les animo, hermanos salesianos a que sigamos con el corazón muy abierto a esta llamada y a estos signos de los tiempos de hoy.

Hasta pronto y hasta siempre".