Rector Mayor

Rector Mayor: llamamiento a la paz, Pascua 2016

Arabo | Belorusian | ?esky | Chinese | Deutsch | Hrvatski | Indonesian | Korean | Magyarul | Mongolian | Vi?t Nam | Român? | Samoan | Slovensky | Tetun | Në Gjuhë Shqipe | Thai | Ucraino | Khmer


video   

 

Mis queridos hermanos salesianos,

mis queridas hermanas, hermanos, de toda la familia salesiana en el mundo,
Queridos jóvenes en los lugares más diversos de nuestro mundo salesiano,
Les saludo muy cordialmente a las puertas de la Semana Santa y de la Pascua.
La finalidad de esta mi llamada , es la de invitarles a todos,
en todos los lugares de nuestro mundo salesiano,
a un momento muy intenso y de fe, de oración.
El motivo es el siguiente:
Es muy fuerte el dolor que estamos viendo en tantos lugares del mundo,
tantas personas de cual sea religión y confesión,
que sufren auténticos martirios.
En nuestra propia iglesia, tantos cristianos hombres y mujeres del mundo,
que son perseguidos por su fe en Jesús.
Lo más reciente, lo sabemos bien, ha sido en el Yemen,
donde personas han perdido la vida
cuatro hermanas misioneras de la caridad de Madre Teresa,
han sido mártires, y otros laicos y laicas, han perdido la vida
por su fe, por estar ahí, en definitiva, mártires también,
a causa de una violencia que no tiene sentido.
Nosotros seguimos acompañando en el dolor y con una gran ansiedad,
lo que pueda estar ocurriendo con nuestro hermano Tom, Salesiano de Don Bosco,
que está desaparecido. Nada sabemos.
Quiero expresar también cómo estamos cercanos
y muy sensibles para con el dolor de su propia familia,
pedimos al Señor una gran paz, para que pueda vivir este momento;
en la esperanza en el Señor Jesús.
Y es por eso que invito a todos a hacer un momento muy intenso de oración.
en la noche del jueves Santo,
cuando acompañamos a Jesús en el dolor y soledad de Getsemaní.
Que ojalá que toda nuestra familia salesiana en el mundo y jóvenes
pudiéramos estar unidos, en las horas respectivas
en esta misma oración: por la paz.
Nos unimos al Papa Francisco, que sigue invocando esta paz.
Pedimos la paz al Señor y pedimos una gran paz eterna para los mártires,
y una fuerza especial del resucitado,
para aquellos que sufren tanto dolor y persecución.
Y hoy también recordamos a nuestro hermano Tom.
Gracias por acoger esta iniciativa que el Señor les bendiga. Hasta Pronto.