Santidad Salesiana

Magdalena Morano

ARCHIVIO:

 

Beatificada el 5 de noviembre de 1994

Conoce a Don Bosco

Magdalena Catalina Morano nació en Chieri, en la provincia de Turín, el 15 de noviembre de 1847. Cuando ella tenía ocho años, murió su padre Francisco, por lo que empezó a ayudar a su madre en su trabajo. Gracias a su tío sacerdote, pudo volver a estudiar. Su maestra le asignó el cuidado de los más chicos. En ese tiempo se encontró con Don Bosco por la primera vez, caminando a Butigliera d´Asti. Magdalena quería enseñar y cuando tenía 17 años obtuvo el certificado de maestra.

Maestra

Cuando tenía 19 años empezó a enseñar en Montaldo Torinese: lo hacía con competencia y diligencia considerando sus 14 años, habiéndose ganado el respeto y la estima de todo el vecindario. Finalmente, Magdalena siguió el consejo de su director espiritual y, después de haber comprado una casa para su madre con sus ahorros, fue a hablar con Don Bosco, quien la envió a Mornese, donde la Madra Mazzarello la recibió con alegría.

Con la Madre Mazarello

Enseguida empezó a enseñar. En 1880 se consagró a Dios a través de los votos perpetuos y le pidió al Señor la gracia de “mantenerse viva hasta convertirse en una santa”. En 1881, a pedido del arzobispo de Catania, Magdalena fue invitada a dirigir el trabajo en Trecastagni, donde ya estaban trabajando tres maestras. Durante cuatro años estuvo a cargo, enseñó, lavó, cocinó, fue catequista, pero fue especialmente un testigo a tal punto que las niñas siempre la llamaban y decían: queremos ser como ella!

Sicilia

Después de una pausa de un año en Turín, donde estuvo a cargo de la comunidad FMA en Valdocco, fue enviada a Sicilia como Visitadora, directora y maestra de novicias. Su labor era fundar nuevas comunidades y formar a las Hermanas. Constantemente con “una mirada hacia la tierra y diez hacia el cielo”, ella abrió colegios, oratorios, albergues y talleres en todas partes de la isla.

Surgieron numerosas vocaciones, atraídas por el celo y el espíritu comunitario que ella creaba alrededor suyo. Sus múltiples apostolados era bienvenidos y alentados por los Obispos. En Catania le encargaron la supervisión de toda la catequesis, la fundación de nuevos oratorios y del Colegio de Maestros.

Era muy devota a San José y María Auxiliadora, quienes la guiaron en la fundación de nuevas obras, siendo exitosa en la difusión del carisma de Don Bosco y el Sistema Preventivo.

Muerte

Debido a un tumor, Sor Morano murió en Catania el 26 de marzo de 1908. A su muerte ese año, había en Sicilia 18 Casas, 142 Hermanas, 20 novicias y 9 postulantes. En la ciudad donde murió, Juan Pablo II la proclamó Beata el 5 de noviembre de 1994. Sus restos son venerados en Ali Terme (Messina).

 

Recursos
SDL
en todos los idiomas
Scarica il file

 

Liturgía
Eucaristía
ES(12 kB)
Scarica il file
Colletta e Ufficio
IT
Scarica il file
Preghiera
(5KB)
Scarica il file

 

Documentos
Don Titus Zeman
IT(3 KB)
Scarica il file

 

Fotografías
Sr.Morano
(1,4 MB)
Scarica il file
Lugares
(1,3 MB)
Scarica il file

 

Diseños
Sr.Morano y jóvenes
(109 kB)
Scarica il file

 

Enlaces
Sr.Morano y jóvenes
IT(109 kB)
Scarica il file