Santidad Salesiana

Elias Comini

Inicio del Proceso: 3-12-1995; Conclusión del Proceso: 11-25-2001.

Elegido por el Arcipreste de Salvaro

Elia Comini nació el 7 de mayo de 1910 en Calvenzano, en la provincia de Bolonia, de Claudio y Emma Limoni. En 1914, la familia de Elia se mudó a un lugar llamado "Casetta", en la parroquia de Salvaro. El Arcipreste de Salvaro, Mons. Fidenzio Mellini, como militar en Turín, había frecuentado a San Juan Bosco, quien había profetizado el sacerdocio.

Monseñor Mellini apreciaba mucho a Elia por su fe, bondad y habilidades intelectuales únicas. De acuerdo con sus padres, lo envió a la escuela salesiana en Finale Emilia, donde Elia pidió convertirse en salesiana. Después del noviciado en Castel de Britti, hizo su primera profesión religiosa en 1926. En el mismo año murió el padre de Elia. A partir de ese momento el Arcipreste será su segundo padre. Completó sus estudios en Turín Valsalice, más tarde se graduó en literatura en la Universidad Estatal de Milán. El 16 de marzo de 1935 fue ordenado sacerdote.

Encarna la caridad pastoral de don bosco.

El padre Elia Comini fue sacerdote y maestro, apóstol y educador de jóvenes en las escuelas salesianas de Chiari y Treviglio. Particularmente encarnó la caridad pastoral de Don Bosco y los rasgos de bondad amorosa salesiana, que transmitió a los jóvenes a través de un carácter afable, bondad y una sonrisa.

En el verano de 1944 fue a Salvaro para ayudar a su anciana madre y para ayudar a Mons. Mellini. El área se había convertido en el epicentro de la guerra entre aliados, partisanos y alemanes, entre el terror de la población y la devastación casi total. Los Salvaresi y las personas desplazadas de esos lugares siempre vieron a Don Elia junto a él, listo para las confesiones, celoso de la predicación, capaz de explotar sus talentos como un buen músico para hacer que las funciones sagradas sean más felices.

Junto con el padre dehoniano, Martino Capelli, visita y rescata redadas y refugiados, sana a los heridos, entierra a los muertos, pone la paz entre la población, los alemanes y los partisanos, a menudo incluso a riesgo de sus propias vidas. En la parroquia de Salvaro, llena de refugiados ilegales, llegó la noticia de que, después de un enfrentamiento con los partisanos, las terribles SS capturaron a 69 personas, entre las cuales había personas moribundas que necesitaban consuelo.

Bajo fuego enemigo

Don Elia y el padre Martino bajo el fuego toman los aceites sagrados y caminan. Son capturados porque son considerados espías partidistas y obligados a trabajar duro. Fueron puestas juntas con otros rehenes en un establo. Don Elia, con heroica caridad pastoral, rechazó la libertad que se le propuso permanecer cerca de los demás prisioneros.

Fusilado

Él dijo: "O nos liberan a todos o a nadie!" Fueron juzgados y acusados ​​injustamente. Antes de la ejecución, don Elia y el padre Martino, como ya mons. Versiglia y don Caravario se confesaron. Entonces Don Elia pronunció la absolución para los otros rehenes en voz alta, quienes respondieron con un signo de la cruz. Su cuerpo se perdió entonces en el río Rin.