Santidad Salesiana

Rodolfo Komorek

 

 

 

 

 

 

Inicio del Proceso: 31 - 1 - 1964; Venerable: 6 - 4 - 1995

Ordenado sacerdote en la diócesis de Breslavia

Rodolfo Komorek nació el 11 de agosto de 1890 en Bielsko en la Silesia polaca, luego austriaca. Fue el tercero de los siete hijos de John y Agnes Goch, dos padres verdaderamente cristianos.

A los 19 años ingresó al seminario, donde fue comparado con San Luis. A los 24 años fue ordenado sacerdote en la Diócesis de Wroclaw. Durante la Primera Guerra Mundial, fue capellán militar en el hospital y, a petición suya, también en el frente. Durante tres años es párroco en Frystak, donde da testimonio de la pobreza, la oración y el celo apostólico. Su confesionario siempre está abarrotado. Don Rodolfo es amado y respetado por todos, especialmente por los niños.

A los 32 años pide ser salesiano; se convierte en un misionero

A los 32 años pidió unirse a la Congregación Salesiana y en 1922 comenzó el Noviciado. Aspiraba a ser misionero. Por esta razón, en octubre de 1924, fue asignado a San Feliciano en Brasil para el cuidado pastoral de inmigrantes polacos sin asistencia religiosa. Se distinguió como un evangelizador y confesor excepcional.

"El santo padre"

Lo llamaban "el santo padre". Fue ejemplar al vivir el voto de pobreza tan amado por Don Bosco. Vivió en unión con Dios en la presencia del Señor. Dijeron de él: "Nunca se vio a un hombre rezar tanto". Y nuevamente: "Su genuflexión valió un sermón y su compostura al arrodillarse en el suelo nos convenció de su extraordinario espíritu de compasión y mortificación". Pasó por varias parroquias y comunidades salesianas.

Confesor en la residencia de estudiantes

Fue enviado como confesor a la residencia de estudiantes salesiana en Lavrinhas, donde se distinguió por su santidad. Enseñaba 28 horas a la semana. El centro de salud de San José dos Campos fue la última parada en su misión de 25 años. En los últimos ocho años de su vida, se complació en agotarse lentamente y entregar a Dios, hasta el final, el aliento de su enfermedad tuberculosa. Ayudó a los otros pacientes ejerciendo el ministerio sacerdotal a lo largo del día. Durmió en tres tablas de madera. Pasó los últimos días en oración continua. Quería que sus medicamentos ahora inútiles fueran entregados a los pobres que no podían obtenerlos. No quería aceptar ni oxígeno ni agua.

Murió a los 59 años, el 11 de diciembre de 1949. Está enterrado en San José dos Campos, donde se han formado su profunda piedad, especialmente el amor por la Eucaristía, el servicio incansable de los demás y su espíritu de continua penitencia. y seguir formando generaciones de fieles.