Santidad Salesiana

Sr. Simão Srúgi

 

ARCHIVO:

 

 

 

Inicio del proceso: 11 - 5 - 1964
Venerable: 2 - 4 - 1993

Nació en Nazaret, vivió en Belén

Simón Srugi nació en Nazaret el 27 de junio de 1877, el último de diez hijos. Cuando tenía tan solo tres años perdió a sus dos padres en pocos meses y fue dejado al cuidado de su abuela. En 1888 fue enviado al orfanato en Belén, bajo la dirección del Padre Belloni. Este sacerdote que era parecido a Don Bosco, se hizo salesiano en 1891 por consejo del Papa y dedicó su obra a la Congregación. Simón le tenía tanta estima que cuando tuvo 16 años le pidió para ser Salesiano.

Es salesiano; va a Beit Gemàl

Fue enviado a la escuela-oratorio agrícola en Beit Gemàl, donde finalizó sus estudios e hizo su noviciado convirtiéndose en Hermano Salesiano. Pasó su vida entera allí, trabajando incansablemente durante 50 años. Llevó adelante tanta actividad y con tanto amor! En la escuela era maestro de muchos pequeños musulmanes quienes lo llamaban “Mu´allem Srugi” y decían de él: “Es bueno como una taza llena de miel”.

Como el Buen Samaritano

Se ocupaba del molino; los granjeros de todo alrededor le llevaban el grano para moler; él lo hacía con calma e imparcialidad. Era enfermero. No había ningún médico en la zona así que los enfermos de cincuenta pueblos a la redonda recurrían a él, casi todos ellos eran gente pobre. Era como el Buen Samaritano de la parábola de Jesús: tenía piedad por los desafortunados, los lavaba, los cuidaba, los trataba con dulzura, contándoles sobre Jesús y María. La gente enferma decía de él: “Otros médicos no tienen las manos santas del Hermano Srugi. Sus manos tienen poder y la bondad de Alá”.

“después de Alá vino Srugi”

Era tan bondadoso y amable que los musulmanes locales decían de él: “después de Alá, vino Srugi”. Don Bosco quería que sus Hermanos estuvieran con la gente y le llevaran el Evangelio a través de hechos y de oración. Muchas veces la gente acudía a él solamente para que les impusiera las manos. Las madres le entregaban a sus hijos para que los bendijera. Cuando había una disputa en el pueblo, acudirían a él: sería árbitro y buscaría la paz.

“…estamos tratando con un santo”

Todos sentían que Srugi tenía comunicación seria con Dios. Se nutría de la Eucaristía y del Evangelio. Pasaba su tiempo libre frente al Santísimo Sacramento. En 1908, cuando Don Rua visitó la casa de Beit Gemàl, dijo: “Síganlo, registren sus palabras y sus obras, porque estamos tratando con un santo”. Murió por su trabajo y de malaria el 27 de noviembre de 1943, a la edad de 66 años. Su funeral fue una verdadera apoteosis. Su humilde cuerpo descansa en Beit Gemàl, cerca de la tumba gloriosa de San Esteban. El 2 de abril de 1993 fue declarado Venerable.

 

Recursos
SDL
en todos los idiomas
Scarica il file
Documentos
Venerable Simon Srugi Salesian of Nazareth Ernesto Forti, translated by Fr. Prospero Roero SDB
EN
Scarica il file Scarica il file