PG Zasoby

Carta al Movimiento Universitarios del MJS del Venezuela

                  1
Direzione Generale Opere Don Bosco

    Via della Pisana 1111 – 00163 Roma

                     Il Rettor Maggiore

Roma,
18 de marzo de 2014

 

Carta al Movimiento Juvenil Salesiano de Venezuela

Mis queridos Jóvenes del Movimiento Juvenil Salesiano de Venezuela, les saludo con el corazón de Don Bosco que nada desearía tanto como verles felices, con oportunidades de educación, trabajo, que les habilitaran para insertarse en la sociedad como “buenos cristianos y honrados ciudadanos”.
Todo esto supone una situación de la sociedad en la que reine una verdadera democracia, con un estado de derecho, en paz y total respeto de la libertad de los ciudadanos.

Por desgracia, esto no está sucediendo en Venezuela, donde el derecho a manifestarse ha sido considerado como agresión al estado, provocando una reacción violenta directa o indirecta contra los propios ciudadanos.

De modo particular he estado siguiendo a través de los medios de comunicación y de las redes sociales la participación de los jóvenes que están exigiendo plena libertad y respeto a la dignidad y derechos de toda persona humana, en un país que se precie de llamarse y ser democrático.

Si es ejemplar ver jóvenes que, superando la indiferencia o la comodidad y libres de toda ideología política, marchan pacíficamente movidos por el ansia de libertad, sufro de verdad viendo cómo jóvenes vidas son truncadas por la violencia, sacrificadas por quien ha hecho del poder una forma de ser y de conservar a cualquier precio.

Habiendo tenido la alegría de estar en Venezuela tantas veces, de haber participado a tantos eventos del MJS y haber compartido las inolvidables experiencias de la JMJ de Madrid, en el 2011, y de Río de Janeiro, en el 2013, me siento con una grande cercanía a todos Uds. y hago míos sus sueños de una Venezuela que sea casa para todos, y comparto “sus alegrías y esperanzas, sus tristezas y angustias” en esta hora histórica que vive el país, que debe ser construido por todos.

Me alegra saber que viven este compromiso con grande sentido de solidaridad, de fraternidad, de responsabilidad ciudadana, y que lo hacen como ‘discípulos misioneros de Cristo´, cuya fe nos invita a transformar en profundidad el mundo.

Es bonito saber que en esta aventura se sienten llamados a vivir siempre más arraigados en Cristo y sienten el apoyo de sus familias y de los médicos de la comunidad.

Como escribía, desde Roma, Don Bosco a sus muchachos de Valdocco: “Lejano o cercano pienso siempre en Uds.”, porque los llevo en el corazón, donde llevo a quien más amo, Jesús.

Confío todos y cada uno al cuidado y guía materno de María Auxiliadora. Ella les sea madre y maestra en esta fase de la vida y de la historia.

Un abrazo y mi bendición.
3

 

P. Pascual Chávez V., sdb

^^^

Venezuela, 17-03-2014.

Don Pascual Chávez,
Rector Mayor Salesianos

Un fraterno saludo acompañado de la protección de nuestra madre María Auxiliadora.

Hoy desde Venezuela, unimos nuestras voces y lanzamos un S.O.S los jóvenes
universitarios del Movimiento Juvenil Salesiano, hemos sido formados por las Hijas de
María Auxiliadora, aprendimos con ellas el valor de buenos cristianos y honestos
ciudadanos, legado de nuestro santo padre Don Bosco…Hoy nos urge nos escuchen desde
estas líneas; no es lo mismo ver fotos que vivir día a día este horror donde nuestros
hermanos jóvenes están cayendo, porque la libertad de nuestra nación también se
sembró en sus almas.

En estos momentos estamos de voluntarios desde el escribir en la redes sociales, llevar
comida, rezar el Rosario, el vía crucis, sabemos y sentimos que Dios sigue sosteniendo
nuestra nación. Ante la necesidad de expresar tantos sentimientos mezclados que nos
agobian, que nos cuestionan, que roban nuestra atención… nos queda la palabra, nos
queda el escrito, nos queda la plena seguridad de que no podemos quedarnos en silencio,
bueno, quizás un silencio de poder escuchar a Dios y descifrar su mensaje para
Venezuela, pero también está latente la necesidad de compartirlo con otros, de no
guardarnos el dolor que nos viene arropando desde hace años en nuestro país por los
distintos problemas que nos alejan cada día más de una vida digna.

Nos dirigimos a usted porque reconocemos su cercanía hacia nosotros, sabemos que nos
acompaña en este dolor, le seguimos continuamente por las redes sociales y también
hemos tenido el honor de encontrarnos con usted en las JMJ Madrid 2011 y en la JMJ
Rio 2013, lo cual ha representado una inmensa alegría saber que pisamos el mismo suelo
con el sucesor de nuestro amado Don Bosco.

Hay una certeza clara, estos momentos que vivimos en Venezuela nos han llevado a
arraigarnos en Cristo, pues aunque cada día son más los sinsabores que nos deja esta
crisis por la que estamos pasando y a ratos creemos desconfiar de Dios, también es
cierto que los gestos de solidaridad han sido únicos, han permitido que se mantenga un
perpetuo clamor de libertad. Nuestras familias al compartir sus alimentos, la
organización con los médicos de la comunidad que ofrecen asistencia médica, cada joven
con su energía y entusiasmo reflejan el rostro de Cristo, de un Cristo que ha de padecer Y es cierto, no estamos solos, somos muchos venezolanos los que añoramos una mejor
nación, un mejor lugar donde vivir y donde compartir la vida con los demás; aun cuando
en las calles todavía nos encontremos con personas indiferentes ante lo que ocurre,
existe una certeza muy grande de que mejores tiempos vendrán.

Es verdad que nuestro país se ha paralizado, se han paralizado nuestros estados,
nuestras vidas, hasta nuestras metas, los proyectos más próximos que teníamos están
congelados. Pero toda nuestra atención, nuestra mente, nuestro espíritu, nuestras
oraciones en estos momentos se han concentrado en Venezuela, en nuestra familia
venezolana. Desde hace más de un mes, nos hemos dado cuenta de que amamos nuestro
país más de lo que imaginábamos y que el bien común es una prioridad que colma nuestras
vidas en estos momentos.

Para finalizar, como jóvenes venezolanos, católicos, salesianos, marianos, nos indignamos
diariamente con lo que sigue ocurriendo, nos deja un gran vacío la muerte de nuestros
jóvenes que han caído, nos llenan de dolor las injusticias que se siguen presentando, los
encarcelamientos, los heridos, cómo es que una parte de Venezuela pareciera no tener
compasión por el otro, cómo es que nos estamos matando entre venezolanos. Pero… ante
todo esto, no queremos que como jóvenes, nuestro futuro nos lo sigan truncando,
nuestro futuro nos lo sigan imponiendo a través de una ideología, por eso nos
encomendamos cada día a Dios, por eso día a día oramos por Venezuela, por eso nos
mantenemos pacientes y seguimos uniendo fuerza, voluntad y esperanza, confiando en
el auxilio de nuestra madre del Cielo…
Los jóvenes somos el presente y el futuro de nuestro amado país, sabemos que por eso
Don Bosco acepto la opción de donarse por completo a la juventud, porque sabía que el
carisma jamás moriría.

Bendíganos y sosténganos con sus oraciones.

Atentamente,
Jóvenes del Movimiento Juvenil Salesiano Universitario
@mjsuniversidad
1
2
3