Rada Zasoby

Boletín Salesiano Lima-Perù Año 49 / Nº 274 Mayo-Junio 2013

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

REVISTA FUNDADA POR SAN JUAN BOSCO EN 1877 LIMA-PERÚ AÑO 49 Nº 274 MAYO-JUNIO 2013 Padre Luis Bolla Especial Apóstol de los AchuarPg. 16: Yánkuam´ tocando el tuntui.

Pg. 1: Benedicto y Francisco con- templan un cuadro de la Vir- gen María.

Foto: tomada en la Comunidad de Wijint por Néstor Ikeda.

Año 49 / Nº 274 Mayo-Junio 2013 Dirección, redacción y administración: Av. Brasil 218 Breña (Lima-Perú) Teléfonos: (+511) 425-0880 332-8226 / Fax: (+511) 332-1725 Depósito legal: 2001-0722 / E-mail: boletin@salesianos.pe Página web: www.salesianos.pe/boletin Impresión: LETTERA GRÁFICA SAC.

CONTACTOS: boletin@salesianos.pe prensa@salesianos.pe Director: P. Vicente Santilli sdb.

Editor: Walter Fajardo.

Consejo editorial: P. Alejandro Arango sdb, Víctor Pérez, P. Augusto Sakihama sdb, Sor Marisa Gauret fma.

Diseño gráfico y diagramación: Victor Yovera.

Fotografía: Walter Fajardo, Néstor Ikeda, Giuseppe Codiferro, Christian Castillejo, Abel Camasca, José Kamza, Comunicadores de Arequipa, Ayacucho, Cusco, Callao, Piura, Huancayo, Rímac, Buscaminos, Fundación Don Bosco y ANS.

Ilustración: Pamela Gómez.

Administración: Giovanna Asencio.

Secretaría: Kelly Rocha.

Publicación editada por: Centro Salesiano de Comunicación Social Contenido Contenido EDITORIAL: Benedicto y Francisco CONOCER A DON BOSCO: Les toca a los malos temblar delante de los bue- nos y no a los buenos delante de los malos.

VISIÓN SALESIANA SOBRE EL MUNDO: Noticias Nacionales FOCUS: Hacia el redescubrimiento del Sistema Preventivo EXPERIENCIAS: La riqueza del voluntariado EDUCACIÓN Y FAMILIA: Los ancianos en la familia 2 PONTÍFICE SABIO Y HUMILDE: Benedicto XVI, el Papa sabio.

EN SINTONÍA: Madre Marinella Castagno FLASH SALESIANO SUCEDIÓ EN EL PERÚ: Hace 49 años TESTIMONIO MISIONERO AD GENTES: El patriarca del pueblo Achuar HABEMUS PAPAM: un hombre bueno y cercano dirige la Iglesia de Cristo REPORTAJE EN CHACAS: Chacas y el cielo VISIÓN SALESIANA SOBRE EL MUNDO: Noticias Internacionales CINE Y RELIGIÓN: Jesús en el cine COMIC: Namuncurá, el camino de la fe 1.- 2.- 4.- 6.- 7.- 8.- 10.- 13.- 14.- 15.- 16.- 22.- 25.- 28.- 30.- 32.- Apóstol de los AchuarL a renuncia de Benedicto XVI dejó a algunos muy sorprendidos. Sin embargo, ha sido un gesto que considero consecuencia lógica de la actitud de un hombre sabio, coherente y humil- de. Él vivía como forzado en el fasto y grandiosidad del pontificado. Había aceptado la sede de Pedro sólo por el grande amor que tiene a Jesucristo y a la Iglesia. Le tocó gobernar en uno de los momentos más difíciles de la historia de la Iglesia. Como Cristo, tuvo que cargar sobre sus hombros los pecados del mundo y de la Igle- sia. La fuerte ola de secularismo que quiere arrancar de Europa y del mundo los valores de la fe cristiana, el escándalo de pedofilia, el blanqueo de capitales, el robo de documentos privados, la división de algunos cardenales por la ambición del poder… fueron desafíos que él supo afrontar con valentía y decisión. Al final, no porque no pudiera seguir sino porque cuando ya no tendría capacidad de verlo todo con claridad, no quería que se incurriera en un desgobierno y abusos del en- torno curial, decidió dar un paso al costado. Gracias, pastor bueno y sabio, por tu valentía, por tu herencia espiritual y científica, por tu humildad y fidelidad. Mi nombre es Francisco, dirá el nuevo pontífice. Nombre preanunciado por un barbón antes de su elec- ción, sugerido por su amigo el cardenal Hummes. “No te olvides de los pobres”, le dijo en el momento de su elección. Además, está en sintonía con el Evangelio y con momento histórico actual lleno de injusticias… Editorial * Director Boletín Salesiano vsantilli@salesianos.pe P. Vicente Santilli sdb * Benedicto y Francisco Nueva primavera de la Iglesia Su aparición en el balcón arrancó lágrimas a todos, también a no creyentes. Sus palabras en la primera misa constituyen todo un programa: “cami- nar, edificar, confesar a Jesucristo crucificado”. En continuidad con Benedicto, Francisco desea reducir y limpiar la curia; reformar la Iglesia para que sea pobre para los pobres, reconectarla con el mundo para que sea signo de fraternidad y capaz de tocar los problemas candentes de hoy, como pide el Con- cilio Vaticano II; centrarla en el anuncio del mensaje de Cristo misericordioso; infundirle una profunda es- piritualidad, porque “quien no reza a Dios, le reza al diablo”… Francisco critica el actual modelo económico, el egoísmo y consumismo reinantes, que empobre- cen siempre más a las grandes mayorías. Los gestos de acercarse al pueblo, unidos a la fuerza mediática de este Pastor, acortarán la distancia de los alejados y lo pondrán en sintonía con los jóvenes.

Bienvenido, Papa Francisco, tu presencia forta- lece nuestra esperanza.

Adiós, padre Luis, tú has sido un gran misionero, y tu memoria permanecerá viva en el pueblo Achuar y en cuantos te conocimos Francisco y Benedicto contemplan la imagen de la Virgen Salus Populi Romani 1Conocer a Don Bosco Les toca a los malos temblar delante de los buenos y no a los buenos delante de los malos Don Bosco narra «Yo era un muchachito vivaracho y atento que, con el permiso de mamá, iba a las varias fiestas de pueblo donde actuaban saltimbanquis y prestigiadores. Me situaba siempre en primera fila, los ojos fijos en los movimientos con que trataban de distraer al público. Poco a poco lograba descubrir sus trucos, regresando a casa los repetía por horas y horas. Con frecuencia no lograba el efecto deseado. No ha sido fácil cami- nar sobre esa bendita cuerda tendida entre dos árbo- les. ¡Cuántas caídas, cuántas rodillas sangrando! ¡Y cuántas veces me dieron ganas de dejarlo todo!… Volvía a comenzar sudado, cansado, a veces también decepcionado. Después, un día tras otro, lentamente, lograba el equilibrio, me daba cuenta que mis pies descalzos adherían a la cuerda, se hacían una cosa sola con los pasos, y entonces me soltaba contento en repetir e inventar otros movimientos. He aquí por qué, cuando hablaba a los muchachos, les decía: “Limité- monos a las cosas fáciles, pero hagámoslas con per- severancia”. Esta es mi pedagogía: sin revuelos, fruto de muchas victorias, de derrotas igualmente numero- sas, enfrentadas con la testarudez que era una de mis características más notables. De esta forma ha nacido mi estilo de educar: sin palabras gruesas y difíciles, sin grandes esquemas ideológicos, sin referencias a una serie de autores ilustres. Así ha nacido mi pedagogía: aprendida en los potreros de los Becchi, más tarde en las calles de Chieri, todavía más tarde en las cárceles, en las plazas, en los arrabales de Valdocco. Pedagogía construida en un patio.

Valentía la saqué a relucir algunos años más tarde cuando, llegando a Chieri para continuar los estudios, fui acogido por el profesor frente al alumnado con una frase poco halagadora: “Este muchacho o es un topo descomunal o es un gran talento”. Había para quedar absolutamente mortificado. Recuerdo que salí del apuro diciendo: “Algo intermedio, señor: soy un pobre joven que desea cumplir con su deber y adelantar en los estudios”.

Sin contar que de por medio había ese bendito sueño de los 9-10 años (¡sueño que se había repetido otras veces más!),que me venía martilleando, y el de- seo de hacerme sacerdote para los jóvenes se iba ha- ciendo cada vez más fuerte… Entonces hice algo que P. Pascual Chávez Villanueva sdb * 2* Rector Mayor de los Salesianos La sombra Algunas personas se paseaban en las sombra de una alameda.

“Con estos árboles haremos pupi- tres para nuestros alumnos”, decía el maestro.

“No, construiremos un altar para el Señor”, intervino el cura.

“Que va…, haremos una cama para nosotros dos”, contesta una pareja de recién casados.

Entonces un árbol que había es- cuchado todo dijo: “Déjennos en paz. Dejen que sirva- mos para hacer sombra. Tan solo sombra. Así los ancianos podrán descansar y los niños jugar en nues- tra sombra”.

“El reino de los cielos se parece a una semilla de mostaza que un hombre siembra en su campo. Es más pequeña que las demás semillas; pero, cuando crece es más alta que otras hortalizas; se hace un árbol, vienen los pája- ros y anidan en sus ramas” (Mt 13,31-32).

de verdad me caía mal, antes bien, logré de mi carácter una brillante victoria, una verdadera conquista: tendí la mano pidiendo ayuda, un algo, con tal de llevar a cabo mi sueño. Confesaré más tarde a algún salesiano: “Tú no sabes cuánto me haya costado pedir limosna”. Con mi temperamento orgulloso no era por cierto fácil llegar a la humildad de tener que pedir. Mi valor estaba alimen- tado por una gran confianza en la Providencia, y también esto lo había aprendido de mi madre. En su escuela había aprendido una regla que me guiaba siempre: “Cuando me topo con una dificultad, hago como quien encuentra el camino bloqueado por un peñasco enorme; si no puedo quitarlo, le doy la vuelta”.

Y te aseguro: peñascos enormes los he encontrado numerosos en mi cami- no. Cito algunos, brevemente.

1860, por ejemplo, fue un año típicamente difícil. Había muerto el P. Cafasso, mi amigo, confesor y director espiritual: ¡la falta que me hacía su presencia, su consejo y también su ayuda económica! Después, de parte del gobierno, llegaron graves dificultades, auténticos “pe- ñascos enormes”; registros dirigidos y demoledores en Valdocco, como si yo fuera un delincuente. Mis jóvenes vivían en el terror, mientras policías armados se metían en todos los rincones. Las pesquisas seguían creando un clima de miedo y de inseguridad. Pedí por escrito audiencia al ministro del interior Luigi Farini. Tuve las agallas de decirle con humilde firmeza: “Para mis jóvenes exijo justicia y reparación de honor, no sea que les vaya a faltar el pan de la vida”. Sé que arriesgaba en grande, porque esos hombres de gobierno eran anticlericales, pero tuve el coraje necesario. Y así, poco a poco, las pesquisas cesaron.

¡Jamás me di por vencido! Les decía a los muchachos: “La valentía de los malos existe solo gracias al miedo que se les tiene. Sed valientes y veréis cómo se achican”. Una bienhechora francesa me había enviado desde Lión una estampita con una frase que no había olvidado nunca y que me iba guiando: “Sé con Dios como el pajarillo que siente temblar la rama y, pese a ello, sigue cantando, pues sabe que tiene alas”. No era solo una expresión poética, sino un acto de valiente confianza en la Providencia del Señor, porque solamente Él “es el dueño de nuestros corazones”.

Cuando llegaba el momento de salir de vacaciones solía hablarles así a mis jóvenes: “¡Sed hombres y no ramas que el viento agita! Frente alta, paso firme en el servicio de Dios, en casa y fuera, en la iglesia y en la calle. ¿Qué es el respeto humano? Un monstruo de cartón que no muerde. ¿Qué son las palabras presumidas de los malos? Burbujas de jabón que se evaporan en un instante. No les hagamos caso a los adversarios y a sus burlas. Recordad que ciencia sin conciencia no es sino ruina del alma”. Y añadía “Nada en el mundo os debe asustar. Actuad hoy en forma que no debáis avergonzaros mañana”.

No me cansaba de meter en sus cabecitas: “Dad gloria a Dios con vuestra conducta, consuelo a vuestros padres y a vuestros superiores. De otra forma un joven perezoso, indisciplinado, será un joven desgraciado, será un joven que constituirá un peso para sus padres, un peso para sus superiores, un peso para sí mismo”.

De Valdocco habrían salido los futuros “buenos ciudadanos y honrados cris- tianos” que tanta falta le hacían al mundo» 3Visión salesiana sobre el mundo Ordenación Sacerdotal de tres jóvenes salesianos Luis Zevallos, Wilmer Infanzón y Juan Carlos Cárdenas recibieron la Ordenación Sacerdotal de manos de Monseñor Salvador Piñeiro, Presidente de la Conferencia Episcopal y arzobispo de Ayacucho. La ceremonia se llevó a cabo el sábado 16 de marzo en la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Magdalena del Mar y contó con la presencia de religiosos de las diferentes obras salesianas del Perú, miembros de la Familia Salesiana y especialmente de un nutrido grupo de jóvenes del MJS.

Monseñor Salvador Piñeiro tuvo palabras para cada uno de los ordenados. Al padre Wilmer Infanzón le re- cordó lo hermoso de su tierra ayacuchana y la alegría que sentía de que fuera fruto de esa obra salesiana. Al padre Juan Carlos le expresó el entusiasmo que sintió cuando supo que él había sido enviado a Ayacucho y lo animó a trabajar juntos por la misión. Mientras que al padre Luis Zevallos le recordó que se mantuviera siempre en esa sencillez y alegría que es capaz de entusiasmar a otros jóvenes.

Pascua Juvenil Salesiana Con el lema “Confirmado, ¡creo en Cristo!” del 27 al 31 de marzo se realizó la Pascua Juvenil 2013 en la Casa de Formación Salesiana de Magdalena. Este año contó con la participación de jóvenes de las obras salesianas de Huancayo, Cusco, Arequipa, Piura, Chosica, Breña, Rímac y Callao.

El Padre Humberto Chávez sdb, encargado de la Ani- mación Vocacional, recibió a los jóvenes y los invitó a vivir una experiencia con Jesús en los días del triduo Pascual.

Durante este encuentro los participantes tuvieron espa- cios para conocer de cerca el carisma salesiano y de reflexionar, en clima juvenil y de alegría sobre su propia vida personal y su amistad con Dios. Cabe destacar que la Animación Vocacional ya cuenta con una web: www.buscaminos.com Noticias Nacionales 4Toda la fortaleza El papá miraba a su hijito que trataba de mover una maceta de flores muy pesada. El pequeñito hacía grandes esfuerzos, resoplaba, chillaba, pero no lograba mover la maceta ni un milímetro.

“¿Has usado todas tus fuerzas?”, le preguntó el padre.

“Sí”, contesta el niño.

“No”, responde el padre, “porque no me has pedido que te ayude”.

“Pidan y se les dará, llamen y se les abrirá, porque quien pide re- cibe, quien busca encuentra, a quien llama se le abrirá”, dice Jesús (Mt 7, 7-9).

Milagros Leiva visita casa de acogida Don Bos- co y apoya campaña Pro Restauración de la Basílica de María Auxiliadora. La periodista y ex alumna de las HMA de Huancayo, Milagros Leiva visitó la Casa de Acogida Don Bosco de Breña para conocer el servicio que prestan los salesianos a los jóvenes en situación de riesgo social. Durante su visita compartió su experiencia de vida con los chicos a quienes invitó a tener constancia, estudiar mucho y esforzarse para lograr el éxito. La conductora de “No Culpes a la Noche” y “5 Minutos con Milagros Leiva”, también apoya la campaña pro restauración de la Basílica de María Auxiliadora.

Instituto D’ Gallia y empresa TASA becan a jóvenes de Casa de Acogida Don Bosco Los jóvenes de la Casa de Acogida de Breña, Teófilo Shanti y Kenji Ramos iniciaron sus clases de cocina en el Instituto Gastronómico D´Gallia, gracias a la beca completa auspiciada por la Empresa TASA en alianza con D´Gallia, instituciones que confiaron en el potencial de estos jóvenes para su desarrollo en esta carrera.

Los jóvenes fueron acompañados, en su primer día de clases, por el Director Ejecutivo de la Fundación Don Bosco, el Padre Raúl Acuña sdb, así como por Wendy Rojas y Mirna Chumbe, representantes de la em- presa TASA, y Anabel Augusto, directora del Instituto D´Gallia y el chef Felipe Kwong, quienes invitaron a los flamantes estudiantes a conocer las instalaciones del campus y les dieron una cordial bienvenida.

De izquierda: Teófilo Shanti, p. Raúl Acuña y Kenji Ramos 5P. Santo Dal Ben sdb * Focus * Inspector Provincial Hacia el redescubrimiento del sistema preventivo D espués de haber centrado la atención sobre la historia de Don Bosco (2012), el Aguinal- do 2013 tiene como objetivo acercarnos a Don Bosco educador, profundizar y actuali- zar su propuesta educativa.

En la tarea educativa que desempeñó, Don Bosco se adaptó a las diversas situaciones de los jóvenes, de la Iglesia y de la sociedad. Sin embargo nunca renunció a algunas ‘grandes ideas de fondo y a las grandes orientaciones del método’, que constituyen el meollo del Sistema Preventivo.

Entre ellas podemos señalar las siguientes: a. una estructura flexible, como mediación entre Igle- sia, sociedad y contextos juveniles populares; b. la valoración del ambiente popular; c. la religión como fundamento de la educación; d. el vínculo dinámico entre desarrollo humano y for- mación religiosa, entre educación y catequesis; e. la instrucción como instrumento esencial para ilu- minar la mente; f. la plena ocupación y valoración del tiempo libre; g. la bondad solícita y cercana (“amore-volezza”) como estilo educativo.

Estas intuiciones forman el Sistema Preventivo que «representa la síntesis de la sabiduría pedagógi- ca de Don Bosco y constituye el mensaje profético que (nos) ha dejado… Es una experiencia espiritual y educativa que se vive sobre la razón, la religión y el cariño. Razón subraya los valores del humanismo cristiano, como la búsqueda de sentido, el trabajo, el estudio, la amistad, la alegría, la piedad, la libertad no exenta de responsabilidad, la armonía entre sabiduría humana y sabiduría cristiana. Religión significa dejar sitio a la Gracia que salva, cultivar el deseo de Dios, favorecer el encuentro con Cristo Señor ya que ofrece un sentido pleno a la vida y una respuesta a la sed de felicidad, insertarse pro- gresivamente en la vida y en la misión de la Iglesia. Cariño expresa la necesidad de que, para mantener una relación educativa eficaz, no sólo se quiera a los jóvenes sino que ellos sientan que se los quiere; es un estilo especial de relaciones y es un querer que despierta las energías del corazón juvenil y las hace madurar hasta la entrega. Razón, religión y cariño son hoy, más que ayer, elementos indispensables para la acción educativa y fermentos preciosos para dar vida a una sociedad más humana, en respuesta a las expectativas de las nuevas generaciones» (Carta de identidad carismáti- ca de la Familia Salesiana, art. 21) 6D urante casi nueve meses he estado vi- viendo en la Comunidad de Acogida Don Bosco de Breña, “La Casita”. Aquí he es- tado desempeñando las tareas de psicólo- go y educador con los chicos que aquí viven. Es un trabajo tan duro como enriquecedor. Sin duda, el mayor beneficio es ver como a lo largo de los meses hay chicos que tras venir de una situación de desamparo, dificultades sociales y/o familiares empiezan a avanzar; entonces el trabajo de los edu- cadores y los salesianos empieza a tener sus frutos y se cumple la premisa de nuestro padrecito Don Bosco, que los chicos sean honrados ciudadanos y buenos cristianos desde la pedagogía de la bondad.

Me siento privilegiado y afortunado de estar aquí porque con esta experiencia he podido vivir casi to- das las etapas dentro de la familia salesiana. Me bautizaron, hice la comunión y me confirmé con los salesianos; estudié en el colegio Don Bosco de Alicante (España); hasta antes de venir aquí estuve colaborando con la ONG “Jóvenes y Desarrollo” que también está vinculada a los salesianos, y ahora es- toy desempeñando esta tarea en el Perú. De este modo, el voluntariado es una pequeña forma de agradecer todo lo que hicieron los salesianos por mí cuando era pequeño. También en estos meses Eduardo Barceló Sala Experiencia de volutariado La riqueza del voluntariado Muchas veces se nos hace a los volun- tarios salesianos la pregunta de por qué realizamos esta experiencia de venir a otro país con distinta cultura, diferentes costumbres, dejando la familia, amigos, trabajo, toda una vida. La respuesta para mí es bien sencilla: uno debe sen- tir una llamada que sale desde lo más profundo del corazón, ésta prende una llamita que te hace querer compartir co- laborando con otras personas.

he tenido la suerte de conocer otras casas salesia- nas del Perú. Es muy bonito el hecho de estar en diferentes ciudades y colegios, estar en el patio, el comedor, los salones y tener la sensación de que estás en tu casa. Es algo que se consigue en pocos lugares.

El Perú cada vez va creciendo más. En economía, servicios sociales y también ayuda humanitaria. Por ello, me gustaría hacer un llamamiento para todos aquellos jóvenes con inquietudes, entusiasmo y ga- nas de colaborar para que participen de las misio- nes en distintos lugares del país, y, ¿por qué no?, en otros lugares del mundo.

Gracias al apoyo de todas esas personas que ayu- dan de una forma u otra con los chicos en la obra de “La Casita” y que han hecho de nuestra estadía algo muy agradable ¡Viva Don Bosco! Eduardo Barceló, el segundo de la izquierda, en un paseo con los chicos de la Casa Don Bosco.

7Los abuelos pueden llegar a representar para los nietos, la estabilidad de los afectados familiares. La mayoría de los abuelos está constituida por personajes que, con el avance de la edad, apren- dieron a ser siempre mejores, que con la experien- cia se enriquecieron, que con el proceder hacia su atardecer acumularon, que con el proceder hacia su atardecer acumularon dentro de sí un tesoro. Este tesoro, llamado por los especialistas y no solo ellos, lo denominan “espíritu de familia”. Se trata de un conjunto de memorias, acaso de ilusiones, se- cretos, estilos de vida, costumbres, aspiraciones y esperanzas. Los abuelos, entre otras cosas, pueden transmitirles a los nietos aquel conjunto de historias y recuerdos que es llamado “novela familiar”, que para los niños tiene un encanto extraordinario. Lo Educación y familia Los ancianos en la familia (2) pueden transmitir mejor que cualquier otro, mejor que los padres, porque los abuelos lo vivieron. Así, el abuelo puede llegar a representar para el nietecito también la estabilidad de los afectos famili- ares. Puede hablar como testigo de los tiempos muy lejanos en que mamá era una niña y papá un escolar, de cuando en vez del supermercado al frente había potreros, de cuando en vez del parqueadero había un estanque donde la mamá y el papá iban a bañarse y se habían conocido. De estas cosas el niño saca la sensación que su familia existe desde siempre y que deberá seguir existiendo para siempre. Deduce la continuidad de los afectos. Cosa importante, según creo, para los muchachitos de nuestro tiempo, que son todo el tiempo atacados por una sociedad frené- tica y tambaleante. El niño, más que cualquier otra P. Bruno Ferrero sdb 8cosa, teme la disolución de su mundo afectivo. Y la presencia de los abuelos, duradera y sólida a través de tiempos que al nieto le parecen interminables, es sin duda fuente de seguridad y consuelo. He aquí como los abuelos son vistos por un niño de la escuela primaria: “Una abuela es una señora que no tiene hijos suyos y que ama a los hijos de los demás. El abuelo es una especie de abuela en masculinos. Lleva a los niños a pasear y habla con ellos de cacería y cosas por el estilo. Las abuelas no tienen nada que hacer, salvo estar siempre pre- sentes. Son tan viejas que no pueden hacer trabajos cansados o correr, ya es mucho si nos llevan en carro al supermercado, donde está el caballo postizo, y siempre tienen un montón de monedas listas. Si nos llevan a pasear, disminuyen la velocidad de la mar- cha cuando ven en el suelo las hojas o los gusanos. Nunca dicen: “¡Muévete!” Normalmente son gordas, pero tan gordas que no pueden lograr doblarse para atarte los zapatos. Las abuelas tienen lentes y una ropa interior ridícula. Pueden quitarse los dientes y las encías. Las abuelas no deben ser inteligentes, ya que deben contestar tan solo a preguntas de este tipo: “¿por qué Dios no está casado?” y “¿por qué los perros no están de acuerdo con los gatos?” Las abuelas no usan con los niños un lenguaje de niños, como lo hacen, en cambio, las personas que de pronto vienen a visitarnos, porque es difícil de entender. Cuando nos leen un cuento, no saltan trozos y no se enojan si les pedimos que cuenten siempre el mismo cuento. Todos deberían intentar tener una abuela, porque las abuelas son los únicos adultos que tienen un poco de tiempo” Andre Marie Ampere (1775 - 1836), descubrió la ley fundamental de la co- rriente eléctrica: “¡Cuan grande es Dios y nuestra ciencia una nonada!”.

Augustin Louis Cauchy (1789- 1857) insigne matemático: “Soy cristiano, o sea, creo en la divinidad de Cristo, como todos los grandes astrónomos, todos los grandes matemáticos del pasado”.

Confesiones de fe de grandes científicos 9Benedicto XVI, el Papa Sabio Un brillante colaborador de la verdad E l Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, alumno del 5to. de primaria en el co- legio Don Bosco de Piura en 1946, ha hecho una de las descripciones más acertadas de Benedicto XVI: “Era un hombre de biblioteca y de cátedra, de reflexión y de estudio; seguramente, uno de los pon- tífices más inteligentes y cultos que ha tenido en toda su historia la Iglesia Católica. En una época en que las ideas y las razones importan mucho menos que las imágenes y los gestos, Joseph Ratzinger era ya un anacronismo, pues pertenecía a lo más cons- picuo de una especie en extinción: el intelectual. Reflexionaba con hondura y originalidad apoyado en una enorme información teológica, filosófica, histórica y literaria adquirida en la decena de len- guas que dominaba, entre ellas el latín, el griego y el hebreo”.

Cuenta el cardenal Tarcisio Bertone, el primer salesiano en ejercer la Secretaría de Estado de la Santa Sede, que una mañana vio al entonces cardenal Joseph Ratzinger caminar por la Plaza de San Pedro José Cava Pontífice sabio y humilde 10rodeado por diez gatos. El llamado ‘Panzerkardinal’, por la contundencia de sus argumentos, tenía encan- tados a los mininos hablándoles en dialecto bávaro, en una escena que recordaba a San Antonio de Padua hablándoles de Dios a los peces. “Hombre humilde y libre”, como lo definiera el Rector Mayor de los salesianos, don Pascual Chávez, con su renuncia el papa Benedicto XVI dio una lección magistral al mundo actual, que idolatra el poder, el placer, el dinero y el prestigio.

Reconocido como el más grande teólogo de los últimos tiempos (es autor de más de 65 libros), Benedicto XVI ha sido un Papa maestro que en sus ocho años de pontificado convirtió sus audiencias y sermones en clases magistrales de la fe católica. Winfred Rohmel, su asistente de prensa en el arzo- bispado de Múnich (1977-1982), refiere que mon- señor Ratzinger “siempre encontraba las palabras justas. Los folletos de sus sermones se hicieron muy populares. Casi que nos los arrancaban de las manos. La gente venía desde lejos para escucharlo. Aquel que tiene ese don de dirigirse al corazón de la gente y de convencer tanto la mente humana es un verdadero pastor. Y él era un verdade- ro pastor gracias al poder de la palabra que le había sido dada”.

La semilla de la familia Joseph Aloisius Ratzin- ger nació el 16 de abril de 1927 y al día siguiente, Do- mingo de Gloria, fue bau- tizado con el agua recién consagrada de la Pascua de Resurrección en la par- roquia de Marktl. “Siempre di gracias de que mi vida estuviera asociada a la celebración de la Pascua”, refiere en sus memorias.

Tuvo una infancia dura, pero feliz al lado de sus padres Joseph y María y de los hermanos María y Georg, al pie de los Alpes alemanes, en la frontera con Austria. Vivía encantado con las historias del perro Gris, aquel misterioso mastín que llegaba en el momento justo para salvar a Don Bosco, que le contaba su padre. A los cinco años vivió su mayor impresión: llegó de visita el cardenal Michael von Faulhaber, arzobispo de Múnich, y quiso ser como él. Diecinueve años después, en 1951, él y su her- mano Georg fueron ordenados sacerdotes por el mismo von Faulhaber y, en 1977, Joseph fue consa- grado arzobispo de Múnich y cardenal a los 50 años. Lo que nunca imaginó fue ser Papa.

En esta vocación –resalta el padre Georg– “el ejemplo de nuestros padres fue una pieza clave. Ellos eran católicos y vivieron siempre a la luz del Espíritu de la fe. Al principio compartieron su fe con nosotros, después nos ayudaron a difundirla. Ellos fueron una parábola viviente para nosotros. Nuestra vida era sencilla, tranquila”.

El infierno nazi Fiel al Evangelio, el pa- dre de Benedicto XVI renun- ció a su puesto de policía de aduanas, después de haber tenido varios con- flictos con las autoridades nazis, y marchó con su fa- milia a una aislada granja en el borde de los bosques bávaros. Era 1937 y su her- mano Georg ingresó en el seminario menor de San Miguel, en Freising. Dos años después lo hizo el “Hombre humilde y libre”, como lo definiera el Rector Mayor de los salesianos, don Pascual Chávez, con su renuncia el papa Benedicto XVI dio una lección magistral al mundo actual, que idolatra el poder, el placer, el dinero y el prestigio.

11pequeño Joseph. En momentos que pasaba a formar parte de las filas de Cristo, el régimen nazi imponía la afiliación obligatoria de todos los muchachos ale- manes a las juventudes hitlerianas. El cardenal von Faulhaber mantuvo a sus seminaristas a salvo hasta 1943, cuando el ejército se los llevó como reclutas. Al futuro Papa le tocó ser ayudante en las defensas antiaéreas de la fábrica BMW y luego trabajar en las defensas antitanques que se edificaban en Austria y en Hungría.

Una noche corrió peligro cuando se negó a in- corporarse a la SS, la guardia personal de Hitler, al recalcar que quería ser sacerdote. El oficial nazi lo humilló y se rio de él en público, seguro del Reich de mil años que por fortuna acabó en 1945.

“La oscuridad de ese período de la historia y el inicio de la guerra no oscurecieron la luz interna que brillaba en mí, gracias al poder del conocimiento”, resaltó Benedicto XVI en sus memorias.

Cooperador de la verdad En la misa crismal del 2009, el Papa reveló a los sacerdotes de Roma cómo en la víspera de su ordenación -“el día más importante mi vida”, decía siempre- se sintió inspirado por la expresión de Cristo, en Juan 17, 17, cuando pide al Padre por sus apóstoles después de la Última Cena: “Santifícalos en la verdad, tu palabra es verdad”.

Tras un año como párroco, llevó a la práctica esta misión de servicio a la verdad al asumir con brillo el desafío de unir fe y razón. Lo hizo como uno de los catedráticos más jóvenes de Alemania, apreciado por la profundidad y originalidad de su pensamiento, así como por su estilo dialogante. Su prestigio se confirmó en el Concilio Vaticano II (1962-1965) por los nuevos enfoques para la renovación de la Iglesia que planteaba como teólogo consultor del cardenal Joseph Frings, arzobispo de Colonia.

Hace 45 años, en plena Guerra Fría, cuando los alzamientos ultra- comunistas universitarios reme- cieron Europa, el catedrático Rat- zinger alertó que el peligro no era el comunismo sino el relativismo. Él diagnosticó con el mejor ojo clínico que la llamada Primavera de Mayo de 1968 abría las puertas al imperio de la anomia, a una so- ciedad sin normas, sin moral, sin dignidad, desar- ticulada por el individualismo y la falta de respeto al prójimo.

De Múnich a Roma Ratzinger ya proyectaba su jubilación cuando a los 50 años fue nombrado cardenal. Tras casi cinco años como arzobispo de Múnich, en 1981 fue lla- mado a Roma por el Papa Juan Pablo II para prote- ger la Iglesia y ser su más valioso inspirador como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Ambos fueron, durante 24 años, las dos caras de una misma moneda: el Papa polaco aportaba la inquietud filosófica y el cardenal alemán la reflexión teológica para alentar en los católicos y todo hom- bre de buena voluntad el encuentro con Dios.

A la muerte de Juan Pablo II, fluyó con naturali- dad la elección del cardenal Ratzinger como nuevo pontífice. Su primer mensaje desde el balcón de la Basílica de San Pedro, el 19 de abril del 2005, lo revela en toda su grandeza: “Después del gran Papa Juan Pablo II, los señores cardenales me han elegido a mí, un simple y humilde trabajador de la viña del Señor”.

Así se entienden las 251 palabras en latín con que el 11 de febrero del 2013 anunció su renuncia. En lo medular dijo: “Tras haber examinado repeti- damente mi conciencia ante Dios, he llegado a la certeza de que mis fuerzas, dada mi avanzada edad, ya no se corresponden por más tiempo, con las de un adecuado ejercicio del ministerio petrino. […] Por esta razón, y muy consciente de la grave- dad de este acto, con plena libertad declaro que re- nuncio al ministerio de obispo de Roma, sucesor de San Pedro”.

A sus 86 años, un agotado Benedicto XVI se aleja del mundo y se recluye en oración. Su último mensaje como pon- tífice, desde el balcón de Castel Gan- dolfo, es conmovedor y aleccionador: “Seré un simple peregrino que inicia la última etapa de su peregrinación en esta tierra” Benedicto XVI en Castel Gandolfo 12Sor Matilde Nevares fma S or Matilde Nevares, que por 12 años com- partió con ella la responsabilidad del Con- sejo General como Consejera para la For- mación, nos deja estas pinceladas: “Tímida y discreta en su aspecto externo, lógica en su pensamiento; precisa en sus intervenciones. Cuando comenzaba a hablar o proponer un conteni- do, nos percatábamos cómo iba deduciendo con- ceptos llegando a la solución.

Era disciplinada consigo misma, no se concedía nada para sí, disciplinada en la alimentación y en la distribución de su tiempo. Todos los días temprano en la capilla, oraba de rodillas, en silencio. Marinella creció en clima salesiano, desde muy pequeña en Bagnolo, su ciudad natal, junto con su hermana Francisca (más tarde FMA), posterior- mente en Giaveno, y por último “en Turín Nº 27”a la sombra de la Basílica de María Auxiliadora. Con esta experiencia, ya Madre General, supo unir la tradición con el futuro para construir. Dos fueron sus horizontes: el Da mihi animas y los jóvenes más pobres en la misión educativa.

En la expansión misionera con el Proyecto África, propuso una organización para que las presencias En sintonía Madre Marinella Castagno La férrea personalidad de Madre Marinella Castagno, se forjó en los ava- tares de la Segunda Guerra mundial que vivió en primera persona, mani- festando su ardiente espiritualidad como joven religiosa y en su madurez por veintitrés años como Consejera General: Visitadora, Consejera para la Pastoral Juvenil, hasta llegar a ser la séptima Madre General. No bajó la guardia ni aún a los 92 años, en su última enfermedad, en que dueña de sí misma siguió participando con gran serenidad de espíritu hasta el 5 de febrero que dio su sí definitivo al Señor.

tuvieran el rostro africano. Insistió por la formación en el propio lugar, la preparación del personal. Ofre- ció indicaciones para la inculturación, conformán- dose las Visitadurías y luego las Inspectorías.

La ONG VIDES, también nació de su impulso en 1987. Le confió el Voluntariado Juvenil a Sor María Grazia Caputo, animándola a su conformación. Soy testigo ocular de nuestra entrada en Europa Este. Tenía claro que el carisma tenía que resurgir en esta sufrida parte de Europa, acompañando paso a paso, en cada nación, yendo en persona o invi- tándolas a conocer el Centro y sobre todo Mornés. Apoyando económicamente la reconstrucción o compra de casas y departamentos-vivienda en Es- lovaquia, República Checa, Lituania, Hungría. Atendió las primeras fases de la formación de las FMA, y de las formadoras. Además del personal joven, esperanza para un futuro”.

Cuando fue elegida Madre Antonia Colombo, le escribió: “Gracias por ser “la Madre”: es un peso dulce porque es el yugo de la voluntad de Dios.” Con su muerte se sella una etapa de tradición salesiana. Madre Marinella, goza de ese Jesús que Ella tanto amó y que lo supo comunicar a través del Da mihi animas 13Callao.- Comunidad participó en la inauguración de las rejas que protegerán el templo San Juan Bosco chalaco.

Flash Salesiano Cusco.- Estudiantes participaron activamente en el proceso elec- toral para elegir al municipio escolar 2013 en el Colegio Salesiano.

Monte Salvado-Cusco.- Padre Martín Quijano con los muchachos del colegio agropecuario y las naranjas que cultivan para producir mermeladas.

Piura.- Estudiantes y docentes del Colegio Don Bosco participaron en la Marcha por la Vida.

Huancayo.- Docentes del Colegio Santa Rosa se capacitan en el manejo del Moddle para desarrollo de clases virtuales.

Lares, Cusco.- voluntarios misioneros slovakos Katarina y Martin brindan apoyo escolar a los niños y niñas de la Casita.

Magdalena.- Estudiantes del Colegio Rosenthal de la Puente tuvieron una jornada formativa con la comuni- dad salesiana.

Breña.- Chicos de la Casa Don Bosco con exalumnos salesianos futbolistas: Miguel Rebosio y Martín Hidalgo 14Sucedió en el Perú hace 49 años en Puno Puno.- La Promoción de la Normal Superior “María Auxiliadora” tiene el honor de posar con su Eminencia el Señor Cardenal Juan Landazuri Ricketts en su visita a Puno y a su Normal.

Puno.- El Emmo. Señor Cardenal Juan Landazuri, Arzobispo de Lima, en su visita a Puno de dignó visitar la grande obras salesiana de Salcedo para la juventud indígena.

w w w. s a l e s i a n o s . p e / b o l e t i n b o l e t i n @ s a l e s i a n o s . p e ¡Suscríbete, difúndelo y apóyanos generosamente ¡Deja que Don Bosco entre a tu casa! Av. Brasil 218, Lima 5 Telfs.: (0051-1) 425-0880 / 332-8226 Cuenta en soles Bco. de Crédito Nº 191-1611914-0-58 Cuenta en dólares Bco. de Crédito Nº 191-1592753-1-22 Fuente: Boletín Salesiano del Perú Nº 3, julio-agosto 1964Yánkuam´ nos ha dejado una gran herencia y muchos desafios. Él se dis- tinguió por su gran amor a Dios y entre- ga a los demás. El 6 de enero durante los Ejercicios Espirituales, antes del mal que lo llevará a la muerte, escribe entre otras cosas: “Temo tu silencio, Señor, ¡tan largo! Pero no puedo pretender que tú me hables como cuando me llamaste siendo niño, aunque creo que Tú lo pue- des hacer… Ayúdame, Señor. Creo y es- pero en Ti, sin verte, ni escucharte. Pero sí, creo que sigues resucitado con noso- tros y conmigo. Señor Jesús, miro tus ojos y te amo… Jesús y María qué- dense conmigo y con todos”. […] ”Quédate siempre en tu Iglesia, que has fundado. Gracias Jesús. Tú recogerás mi último suspiro, juntamente con María, tu Madre y nuestra Madre. Quédate, Je- sús, conmigo y con todos noso- tros, que la tarde está cayendo”. El Patriarca Achuar del pueblo En segundo lugar nos deja el testi- monio de su extraordinaria pasión por una evangelización inculturada. En uno de sus comentarios de 1997 escribe: “Pienso que el servicio más grande que he hecho a este pueblo, ha sido haberle dado día tras día la Palabra del Evangelio, para que los achuar conocieran la perso- na de Jesús y creyeran en su Fuerza, Luz y Vida para ellos. Esta ha sido la alegría más grande y que siempre he sentido y sin la cual, creo, jamás hu- Conocí al padre Luis Bolla (Yánkuam´Jintia) en Quito-Ecuador, una tarde del mes de diciembre de 1979. Su mirada revelaba un gran amor por Cristo y los hermanos Achuar por quienes iba entregando toda su vida. Conversamos detenidamente so- bre su misión. Él hablaba con tal entusiasmo que desde ese primer momento tuve la sensación de encontrarme con un misionero diferente, extraordinario, un hombre rico de ideas y proyectos, un misionero que había roto los esquemas tradicionales para iniciar un camino nuevo según las orientaciones del Concilio Vaticano II. P. Vicente Santilli sdb Testimonio misionero ad gentes 16biera resistido tantos años, y por la cual nunca, hasta ahora, perdí el entusiasmo en la vida con los achuar”.

Por último nos da el ejemplo de su disponibilidad para servir a todos sin dife- rencia de etnia, religión o ideología, siem- pre con grande entereza y alegría. Fue visitado por judíos, agnósticos, evangé- licos y no creyentes… Todos se alejaban contentos por haberlo conocido y haber pasado momentos inolvidables con él. Del frío de los Alpes a la cálida Amazonía El padre Luis nació en Schio-Vicenza en 1932 (norte de Italia). Desde pequeño frecuentó el Oratorio salesiano, un Cen- tro que, diariamente, ofrecía formación humana y cristiana. En ese ambiente, que para él era “casa que acoge, escuela que educa, iglesia que evangeliza y patio en donde se vive en alegría”, el pequeño Luis empieza a soñar con ser misionero. A los 12 años, en plena guerra, siente una voz que lo llamaba. “Sentí una voz clara que me decía: serás misionero en la selva entre las tribus indígenas y darás mi palabra a esa gente. Caminarás mu- chísimo durante toda tu vida”. Cada vez que recordaba esa llamada, no lograba ocultar su emoción.

Concluidos los estudios de secundaria ingresa al no- viciado salesiano. A menudo manifiesta a sus superiores el deseo de ir a la India como mi- sionero. Pero sólo después de concluir el Liceo, es destinado, en 1953, a las misiones del Ecuador. Te- nía 21 años. Mientras el barco se iba alejando del puerto de Génova, el joven Luis hace una oración que será una verdadera profecía: “Señor, dejo a mi querida fa- milia, a mis amigos, mi tierra, mis lin- das montañas, solo por ti y por hacerte conocer a mucha gente que aún no ha tenido la gracia de conocerte. Pongo todo en tus manos. Tú lo harás todo bien”. Y partió feliz.

Después de unos meses transcurri- dos en la ciudad de Cuenca para familia- rizarse con el castellano, es enviado a la Amazonía ecuatoriana. Llegan después los años de teología que lo abren plena- mente al mundo misionero. Su primera experiencia sacerdotal, siguiendo en parte el estilo tradicional de evangeliza- “...que se me permita vivir al estilo de los achuar. Vestido, comida, casa, trabajo como el pueblo achuar, sin perder mi identidad de sacerdote y de religioso.” Mapa de la misión realiza- do por el padre Luis Bolla.

P. Luis Bolla y p. Diego Clavijo en Uwijint 17ción, la hace con la etnia Shuar. Pero se le partía el corazón de dolor al ver la difícil situación de los Achuar, porque vivían en luchas tribales terribles. Nuevamente el Señor toca a la puerta de su corazón y le dice: “Si quieres dónate por entero a este pueblo”. Tenía entonces 28 años. Realiza unos cursos de misionología en la Universidad Gregoriana. Regresan- do al Ecuador, después de una profunda reflexión y mucha oración, pide a su su- perior que le permita dedicar su vida a la evangelización del pueblo Achuar. Cuan- do el obispo y su superior le preguntan en qué condiciones iría a trabajar con esa etnia aguerrida, manifiesta solamente tres cosas: 1. No voy a adquirir tierras, ya que las tierras son de los achuar. Tampoco pretendo tener construcciones ni in- ternados. Viviré simplemente como huésped en territorio achuar.

2. Que se me permita vivir al estilo de los achuar. Vestido, comida, casa, trabajo como el pueblo achuar, sin perder mi identidad de sacerdote y de religioso.

3. Pondré toda mi confianza en la Pro- videncia del Señor, que me dará lo necesario al entregarme totalmente por el reino de Dios. Y, por esa razón, renuncio al apoyo económico de la Congregación Salesiana y del Vicaria- to Apostólico. Recibido el permiso, llena su mochi- la apenas con lo indispensable. Y con el corazón rebosante de amor a Jesús y a María Auxiliadora se va a vivir con el pueblo Achuar en la comunidad de Wi- chim’. Allí se empeña en relacionarse con la gente, conocer su lengua, tradiciones, mitos, ríos y la enrevesada floresta que ama como a su propia patria. Los achuar lo “bautizan” con el nombre de Yánkuam´ (estrella del crepúsculo).

Después de unos años, al ver que ningún misionero atendía a los achuar No se rinde ante los obstáculos y calumnias que narcotraficantes, madereros, petroleros, militares y otras personas de mala voluntad le ponen en el camino.

Foto tomada por Giuseppe Codiferro.

P. Luis Bolla en sus 50 años de Ordena- ción Sacerdotal Desde la izq.: joven voluntario, p. Jorge Atarama, Pitiur, Mons. J. L. Astigarraga, p Santo Dal Ben y familias Achuar, en cuclillas p. Diego Clavijo.

18del Perú, pide a sus superiores poder conocer la zona peruana. Con Antuash, el padre Domingo Bottasso, realiza un viaje en territorio peruano que duró 4 meses. Los dos tuvieron que someterse a incomprensiones y rechazos, peligros de toda clase, enfermedades, hambre… Con todo, pudieron conocer los lugares y comunidades del pueblo Achuar del Perú. En 1984 ya está en el Perú. Monse- ñor Miguel Irízar CP, entonces obispo del Vicariato apostólico de Yurimaguas, lo acoge gustoso y lo envía a trabajar con los Achuar. Identificación con los Achuar hasta arriesgare su vida En el Perú, su primera actitud con- siste en ver, observar y conocer. Luego, poco a poco, implanta la forma de incul- turación del Evangelio iniciada en Ecua- dor. Monseñor José Luis Astigarraga CP, nuevo obispo de Yurimaguas, le brinda toda su confianza y facilidades para lle- var adelante el proyecto de inculturación del Evangelio en la etnia achuar. Elige como residencia Kuyuntsa y Sanhíick, pero no deja de visitar las de- más comunidades achuar y de otras et- nias. Realiza largos viajes a pie, en canoa y en deslizador, bajo el sol o la lluvia. Pero nunca pierde su característica alegría y entusiasmo. No se rinde ante los obstá- culos y calumnias que narcotraficantes, madereros, petroleros, militares y otras personas de mala voluntad le ponen en el camino. Acusado de ser espía, demues- tra con hechos que su única preocupa- ción es humanizar, educar y evangelizar, llevando un desarrollo alternativo a la etnia achuar. Amenazado de muerte, se hace más fuerte aún, y denuncia ante las autoridades militares y Defensoría del Pueblo los indecibles abusos y atropellos que gente corrupta usa con los nativos.

Por más de 17 años tiene que vivir solo entre los Achuar. Sin embargo, de sus labios nunca salió la menor queja de por qué la Congregación lo había dejado solo. Lo único que le preocupaba era lle- var a esa gente la Palabra de Dios. En una visita, que con dos jóvenes le hicimos en 1996 a Kuyuntsa, me confió: “Me siento muy feliz. En la medida en que pasan los años, siento que el entusiasmo misione- ro en lugar de disminuir va en aumento. Este es un don del Señor…”.

En el 2001 se alegró muchísimo cuando la Congregación Salesiana del Perú, bajo la insistencia de monseñor José Luis Astigarraga, toma la decisión de asumir la misión del Datem del Mara- ñón que cuenta con una extensión que supera los 42 mil Km2. Los salesianos formamos entonces una comunidad en san Lorenzo, pero él se queda siempre con su gente con la que se ha identifica- do plenamente. Es querido y respetado por todos, incluso por miembros de otras religiones, porque ven en él a un hombre íntegro que encarna el Evangelio.

Durante mi período como inspector, todos los años lo visitaba con monseñor José Luis, y cada vez en lugares diferen- tes, de modo que pudimos conocer bien las diversas comunidades cristianas que iban naciendo. Lo veíamos vibrar de alegría. Comprobábamos cómo la Es querido y respetado por todos, incluso por miembros de otras religiones, porque ven en él a un hombre íntegro que encarna el Evangelio.

(Kuyuntsa agosto 1996): P. Luis Bolla en una danza típica Achuar.

19gente lo quería y respondía a la Palabra de Dios. Su presencia, su palabra y la alegría de sentirse uno más del pueblo, nos llenaban de gozo y esperanza. Veía- mos en él a un verdadero apóstol que, como Pablo, había fundado una Iglesia nueva, original, autóctona, inculturada a la mentalidad del pueblo Achuar. Investigador y escritor Durante el tiempo que transcurre en Kuyntsa y Sanchíik, se dedica a profun- dizar la cosmovisión cultural y religiosa del pueblo Achuar: sus tradiciones y mitos, el respeto por la naturaleza, sus elementos culturales, la defensa de las tierras… Todo esto le mereció la sim- patía y el reconocimiento de ese pueblo y de muchas instituciones nacionales e internacionales. Recuerdo el aprecio y el cariño que le tenía el anciano Peas, un hombre de 72 años, ciego, pero muy sa- bio y de gran influencia entre los Achuar. Ese hombre en una visita me manifestó: “todos mis conocimientos se los he en- tregado a Yánkuam’ a quien quiero como a un verdadero hermano”. Yánkuam´ consciente de que la cul- tura oral con el tiempo está destinada a desaparecer, con sus conocimientos de antropología, etnología, filología, histo- ria y geografía creó la escritura para que los niños y jóvenes aprendieran a escri- bir y estudiar en su propia lengua. Para ello elabora varias publicaciones: 1. Los libros litúrgicos en Achuar, 2. Mundo Achuar: animales, plantas y peces, 3. El pueblo de la wayús - Los Achuar, 4. Diccionario Achuar, 5. Los Achuar – Sub-etnia del pueblo de los Aínts o Jíbaros.

5. Achuará! - Nuevo Testamento en len- gua Achuar. Ha quedado incompleta la traducción del Antiguo Testamento. Actualmente, como obra póstumas, estamos prepa- rando la publicación de sus memorias.

Evangelizador y defensor del pueblo Achuar Defendió como ningún otro al pueblo achuar, su cultura y sus derechos. Lo ayu- dó a organizarse. En 1985 apoya la funda- ción de la Organización ATI (Achuarti Irún- tramu= nosotros los achuar reunidos), pero deja siempre que las decisiones las tomen los mismos achuar. Con grandes sacrificios, ante el deseo de los achuar de tener un colegio de secundaria para que los chicos de las comunidades achuar no tengan que ir hasta san Lorenzo, impulsa la fundación del colegio de Uwijint (1991), Los 5 diáconos Achuar en la umpak (capilla) de Kuyuntsa.

La Comunidad cristiana de Kuyuntsa se acerca para recibir la comunión.

“...Pienso que el servicio más grande que he hecho a este pueblo, ha sido haberle dado día tras día la Palabra del Evange- lio, para que los achuar conocieran la persona de Jesús...” 20dirigido por las hermanas Lauritas. En el 2007, funda el colegio de secundaria en Kuyuntsa para que muchachos/as achuar puedan tener acceso a una educación su- perior bilingüe. Se preocupó por la salud de su gente. Para que el pueblo tuviera un mejor nivel de vida, facilita campañas de salud. Con la ayuda del Voluntariado Internacional para el Desarrollo (VIS) ha empezado a funcionar en las comunidades achuar la cooperativa Bioselva, que se dedica a incrementar la producción, elaboración y comercialización de sus productos. En el campo de la evangelización no hacía proselitismo. Anunciaba el Evangelio, pero dejaba amplia libertad a todos. Tan solo después de 9 años, en 1994 administró los primeros bautismos a unas pocas personas de Panintsa y a dos familias de Kuyuntsa. Actualmente, son centenares los cristianos que han descubierto el Evangelio y se han ena- morado de Jesús. Se dedicó con ahínco a la formación de catequistas o ministros achuar de la Palabra (Etserkartin)), ministros de la Eucaristía (Ayúrkartin) y Exorcistas (Jíikratin). Ahora las comunidades cris- tianas Achuar cuentan con 5 diáconos permanentes (Imiákartin), y hay otros que con gran ilusión se están preparan- do para recibir el diaconado. Siguiendo las orientaciones del Concilio y, de acuerdo con su obispo, incultura la celebración de Con la muerte del padre Yánkuam’ Jintia (lucero del crepúsculo que ilumina el camino), todos lamentamos, además de la pérdida de un hombre valioso, la ausencia de un hombre de Dios que sa- bía transmitir el entusiasmo misionero a cuantos encontraba. Con- fiamos en que, iluminados por su testimonio, muchos jóvenes se animen a seguir sus pasos para ser nuevos evangelizadores entre la gente que aún no conoce a Jesús. El rito de la comunión bajo las dos especies (hostia y vino consagrado) los sacramentos para que todos puedan sintonizar con el misterio de Dios sin mayores dificultades. Era un verdadero encanto seguir la celebración de la eu- caristía, aun cuando la lengua achuar no nos permitía entender todo en pro- fundidad. La disposición de la Umpak (capilla), el itip y corona del celebrante, el rito penitencial, el aújmatin (narrador de mitos) que prepara la conexión con la palabra de Dios, los cantos, el rito de la paz y muchos otros signos culturales, hacían que los participantes salieran transformados.

En el 2005, el padre Diego Clavijo (Kíakua) se une al padre Luis en la misión de Sanchíik, para atender a los Achuar, y en particular a los Wuampís y Awuajún de la zona. El padre Luis goza porque ya no estará tan solo en esa misión con los achuar. Y con paciente dedicación prepa- ra a su compañero en la lengua y cultura local. En el 2007, otro salesiano se une a ellos, el padre Nelso Vera (Íkiam). De este modo, el sueño del padre Luis Bolla se va fortaleciendo para que la obra ini- ciada tenga continuidad José Arnalot que lo había acompañado en la misión por casi dos años, escribe: “Quisiera poder trasmitir, al menos a mis hijos y a cuantos quiero en el alma, la fortuna que he tenido, y de poder gritar a todos:...! ¡He conocido un cristiano! ¡Los hay... existen!! Pues sí, ¡¡¡Un mundo mejor es posible!!! 21Habemus Papam L a elección del argentino Jorge Mario Ber- goglio como el nuevo Vicario de Cristo en la Tierra confirma una vez más que la acción del Espíritu Santo no deja de sorprendernos.

Con gran emoción los católicos de todo el mun- do vivimos el pasado 13 de marzo hechos inéditos en la historia de los pontificados. Por primera vez se elegía a un Papa de América Latina y a un jesuita que decidía llamarse Francisco.

Desde el primer contacto con los fieles en el bal- cón de la Basílica de San Pedro, el nuevo sucesor de Pedro logró una sintonía inmediata con los miles de feligreses que estaban congregados en la plaza y con los millones de personas que seguían la trans- misión por televisión.

Con voz paternal manifestó que emprendían este camino “obispo y pueblo” e invitó a los fieles a orar por el Papa Emérito Benedicto XVI. En un tono dul- ce y cercano dejó en completo silencio a la gran cantidad de personas que lo escuchaba en la Plaza de San Pedro y a los católicos de todo el mundo, cuando dijo, antes de darles la bendición Urbi et orbi (a la ciudad y el mundo): “Les pido que recen al Señor para que me bendiga. La oración del pueblo que pide la bendición para su obispo. Hagamos en silen- cio esta oración”.

Este pedido no sorprendió a los argentinos, ya que estaban acostumbrados a que el cardenal Ber- goglio les solicitara siempre y con toda humildad “recen por mí”.

El Papa Francisco deseó a todos una buena noche y dejó en los católicos la certeza que Jesús cuida su Iglesia.

Un Papa humilde Jorge Mario Bergoglio, el papa 266 de la Iglesia Católica, es un hijo de italianos nacido en Buenos Aires el 17 de diciembre de 1936. Su papá fue un empleado ferroviario y su mamá una ama de casa muy recordada por su amabilidad y atención a los necesitados.

Así como Benedicto XVI fue bautizado el domin- go de Pascua de Resurrección de 1927, el futuro Papa Francisco recibió el bautismo en la Navidad de 1936 en la basílica de María Auxiliadora y parroquia de San Carlos Borromeo, en el barrio de Almagro.

Bajo la mirada protectora de María Auxiliadora, a cuya imagen acudía todos los 24 de mayo inclu- so siendo arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio frecuentó de niño el oratorio salesiano de San Francisco de Sales. En el mismo barrio se hizo hincha del célebre equipo San Lorenzo de Almagro, Francisco, el primer Papa latinoamericano Un hombre bueno y cercano dirige la Iglesia de Cristo 22fundado en 1908 por el recordado padre salesiano Lorenzo Massa.

Además de su concurrencia a la parroquia y al oratorio festivo, de niño terminó la primaria en el colegio salesiano Wilfrid Baron, en el barrio de Ra- mos Mejía, a 15 kilómetros del centro de Buenos Aires. Después de terminar sus estudios secunda- rios de técnico químico y trabajar en el laboratorio Hickethier-Bachman haciendo los análisis broma- tológicos sobre la calidad de los alimentos, otro salesiano, el padre Enrique Pozzoli, acompañó al joven Bergoglio a discernir su vocación.

Lo natural hubiera sido su ingreso en la Congrega- ción Salesiana, pero optó por la Compañía de Jesús. Tenía 21 años y un año antes le habían extirpado una porción del pulmón derecho. Ingresó en el seminario del barrio Villa Devoto y en 1958 completó su novicia- do en Chile, donde estudió Humanidades y licenciatu- ra en Teología en el Colegio Máximo de San Miguel en Buenos Aires, donde también cursó Filosofía.

El 13 de diciembre de 1969 fue ordenado sacerdo- te. En 1971 hizo la tercera probación en Alcalá de He- nares (España) y el 22 de abril de 1973 emitió su profe- sión perpetua a los 36 años. Ha sido profesor, maestro de novicios y provincial de los jesuitas en Argentina.

El 20 de mayo de 1992, el Papa Juan Pablo II lo designó Obispo Titular de Auca y Auxiliar de Bue- nos Aires. El 27 de junio del mismo año recibió en la Catedral primada la ordenación episcopal y fue promovido a Arzobispo Coadjutor de Buenos Aires el 3 de junio de 1997.

El 28 de febrero de 1998 se convirtió en el primer jesuita que llegó a ser Arzobispo Primado de la Ar- gentina, sucediendo en el cargo al Cardenal Antonio Quarracino.

Según el columnista del diario “La Nación” de Buenos Aires, Joaquín Morales Solá, el Papa Bergo- glio “en la Compañía de Jesús aprendió una lección que lo marcó a fuego: La misión de los sacerdotes es la evangelización. Nunca se olvidó de que siendo cura, obispo o cardenal, esa es su primera respon- sabilidad. Debía cumplirla aun en los lugares y en las condiciones más desagradables e inhóspitas. Hay que acercar a Dios al hombre, pero sobre todo acercar el hombre a Dios”.

Agrega que en todo momento incitó a los sacer- dotes a meterse en las villas miserias, a trabajar con los pobres por un destino mejor y a alejarlos del ries- go de las drogas.

Siempre ha predicado con el ejem- plo. A pesar del alto cargo que ocupa- ba no tenía ningún reparo en utilizar el transporte público para movilizarse por Buenos Aires y dejar la casa arzobispal para vivir en un pequeño apartamento al lado de la catedral.

Ha sabido levantar la voz para oponerse a la llamada ley del matri- monio igualitario (bodas gay), sobre el que dijo “es la pretensión destruc- tiva del plan de Dios”. También estu- 13 de marzo de 2013: El Papa Francisco en el balcón del Vaticano saluda a la multitud reuni- da en la Plaza de San Pedro.

Silvia Quinteros 23vo en contra de la despenalización del aborto, que se discutió en el Congreso argentino.

La nobleza de su corazón se puso en evidencia cuando presidió las honras fúnebres del ex presiden- te Néstor Kirchner y les dijo a los fieles “recen por él porque en él confiaron al votarlo”. El ex mandatario consideraba al arzobispo Bergoglio un enemigo por- que no se adhería a su proyecto político.

Los ataques al jerarca de la Iglesia en Buenos Ai- res continuaron con Cristina Fernández de Kirchner, con quien sostuvo, como Papa, el primer encuen- tro con un presidente. Él en todo momento se mostró cordial y afectuoso.

Al servicio de los demás El líder de los 1.196 millones de personas que profesan la fe católica ejercerá un ponti- ficado regido por la humildad y el amor a los pobres. Escogió el nombre Francisco en honor a San Francisco de Asís, “porque él fue un hombre pobre que amó la paz, y que amó y preservó la creación”, comentó el propio Papa en su primera rueda de prensa.

Su estilo simple y cercano lo ha impues- to en todo momento. Su primera aparición en público la hizo solo con su sotana blanca; dejó de lado el lujoso carro destinado al pontífice para op- tar por un sencillo vehículo; el anillo, que es un sím- bolo muy importante de su pontificado, es de plata; entra como un fiel más en la capilla de la residencia de Santa Marta en el Vaticano y se sienta en las últi- mas sillas para rezar. Comparte con los fieles, como lo hace cualquier párroco, a la salida de la misa.

En su primer encuentro con los cardenales, el Papa les pidió “llevar a los hombres al encuentro con Jesús. Comuniquémoslo con la alegría cristiana y traigamos a la humanidad de regreso a Cristo”.

En una ceremonia sencilla el sucesor de Pedro dijo que “el verdadero poder es el servicio, y que también el Papa, para ejercer el poder, debe entrar cada vez más en ese servicio que tiene su culmen luminoso en la cruz; debe poner sus ojos en el servicio humilde, concreto, rico de fe, de san José, y como él, abrir los brazos para custodiar a todo el pueblo de Dios y aco- ger con afecto y ternura a toda la humanidad, espe- cialmente los más pobres, los más débiles, los más pequeños; eso que Mateo describe en el juicio final sobre la caridad: al hambriento, al sediento, al foras- tero […]. Solo el que sirve con amor sabe custodiar”.

La renuncia de Benedicto XVI y la elección del Papa Francisco han sido una gran lección para la hu- manidad. Por amor y humildad, Joseph Ratzinger se alejó del poder que representa el Ministerio Petri- no y, por amor y obediencia, Jorge Mario Bergoglio volvió a renunciar a todo para decirle sí al llamado de Cristo.

Diálogo cordial entre el Papa Francisco (derecha) y Bene- dicto en Castel Gandolfo.

El clérigo Jorge Mario Bergoglio con su familia.

24años, posee una energía contagiosa y una voluntad capaz de mover montañas. En los 37 años que lleva aquí ha convertido a esta región, una de las más pobres del Perú, en un mundo de paz y de trabajo, de solidaridad humana y de creatividad artística.

Las ideas del padre Ugo son muy personales y muchas veces deben haber puesto a los superiores de su orden –los salesianos– y a los jerarcas de la Iglesia muy nerviosos. Y a los economistas y so- ciólogos, no se diga. Cree que el dinero y la inteli- gencia son el diablo, que los enrevesados discursos y teorías abstractas de la teología y la filosofía no acercan a Dios, más bien alejan de él, y que tam- poco la razón sirve de gran cosa para llegar al Ser Supremo. A éste, en vez de tratar de explicarlo, hay que desearlo, tener sed de él, y, si uno lo halla, abandonarse al pasmo, esa exaltación del corazón C hacas está más cerca del cielo que cual- quier otro lugar del planeta. Para llegar allí hay que escalar los nevados de la cordillera de los Andes, cruzar abismos vertiginosos, alturas que raspan los cinco mil metros y bajar lue- go, por laderas escarpadas que sobrevuelan los cóndores, al callejón de Conchucos, en el departa- mento de Áncash. Allí, entre quebradas, riachuelos, lagunas, sembríos, pastizales y un contorno donde se divisan todas las tonalidades del verde, está el pueblo, de mil quinientos habitantes y capital de una provincia que alberga más de veinte mil.

La extraordinaria belleza de este lugar no es sólo física, también social y espiritual, gracias al padre Ugo de Censi, un sacerdote italiano que llegó a Chacas como párroco en 1976. Alto, elocuente, simpático, fornido y ágil pese a sus casi noventa Chacas y el cielo Escribe: Mario Vargas Llosa Ugo de Censi y pobladores del Callejón de Conchucos re- ciben en Jangas la Urna de Don Bosco (5 de abril de 2010) Reportaje en Chacas 25que produce el amor. Detesta la codicia y el lucro, el piélago burocrático, el rentismo, los seguros, las jubilaciones y cree que si hay que hacer alguna crítica a la Iglesia Católica es haberse apartado de los pobres y marginados entre los que nació. Ve a la propiedad privada con desconfianza. La palabra que en su boca aparece con más frecuencia, im- pregnada de ternura y acentos poéticos, es caridad.

Cree, y ha dedicado su vida a probarlo, que la pobreza se debe combatir desde la misma pobreza, identificándose con ella y viviéndola junto a los po- bres, y que la manera de atraer a los jóvenes a la re- ligión y a Dios, de los cuales todo en el mundo actual tiende a apartarlos, es proponiéndoles vivir la espiri- tualidad como una aventura, entregando su tiempo, sus brazos, sus conocimientos, su vida, a luchar con- tra el sufrimiento humano y las grandes injusticias de que son víctimas tantos millones de seres humanos.

Los utopistas y grandes soñadores sociales suelen ser vanidosos y autorreferentes, pero el padre Ugo es la persona más sencilla de la Tierra y cuando, con ese sentido del humor que chispea en él sin descan- so, dice: “Me gustaría ser un niño, pero creo que soy sobre todo un revoltoso y un stupido (palabra que, en español, se debe traducir no por estúpido sino por sonsito o tontín)” dice exactamente lo que piensa.

Lo curioso es que este religioso algo anarquista y soñador es, al mismo tiempo, un hombre de acción, un rea- lizador de polendas, que, sin pedir un centavo al Estado y poniendo en práctica sus peregrinas ideas, ha llevado a cabo en Chacas y alrede- dores una verdadera revo- lución económica y social. Ha construido dos centrales eléctricas y canales y depósitos que dan luz y agua al pueblo y a muchos distritos y anexos, varios cole- gios, una clínica de 60 camas equipada con los más modernos instrumentos clínicos y quirúrgicos, una escuela de enfermeras, talleres de escultura, carpin- tería y diseño de muebles, granjas agrícolas donde se aplican los métodos más modernos de cultivo y se respetan todas las prescripciones ecológicas, escuela de guías de altura, de picapedreros, de restauración de obras de arte colonial, una fábrica de vidrio y talleres para la elaboración de vitrales, hilanderías, queserías, refugios de montaña, hospi- cios para niños discapacitados, hospicios para an- cianos, cooperativas de agricultores y de artesanos, iglesias, canales de regadío, y este año, en agosto, se inaugurará en Chacas una universidad para la for- mación de adultos.

Esta incompleta y fría enumeración no dice gran cosa; hay que ver de cerca y tocar todas estas obras, y las otras que están en marcha, para maravillarse y conmoverse. ¿Cómo ha sido posible? Gracias a esa caridad de la que el padre Ugo habla tanto y que desde hace casi cuatro décadas trae a es- tas alturas a decenas de dece- nas de voluntarios italianos – médicos, ingenieros, técnicos, maestros, artesanos, obreros, artistas, estudiantes– a tra- bajar gratis, viviendo con los pobres y trabajando hombro a hombro con ellos, para acabar con la miseria e ir haciendo retroceder a la pobreza. Pero, sobre todo, devolviendo a los campesinos la dignidad y la humanidad que la explotación, el abandono y las inicuas condiciones de vida les habían arrebatado. Los voluntarios y sus familias se pagan los pasajes, reciben alojamiento Los voluntarios vienen por seis meses, uno, dos, tres, diez años, y muchos se que- dan o regresan; traen a sus niños o los tienen aquí, en esa modernísima clínica donde los usuarios sólo pagan lo que pueden o son atendidos gratuitamente si no pueden.

26y comida pero no salario alguno, tampoco seguro médico ni jubilación, de modo que formar parte de este proyecto les significa entregar su futuro y el de los suyos a la incertidumbre más total.

Y sin embargo allí están, vacunando niños y ti- rando lampa para embalsar un río, levantando casas para comuneros misérrimos en San Luis, diseñando muebles, vitrales, estatuas y mosaicos que irán a San Diego y a Calabria, dando de comer o haciendo terapia a los enfermos terminales del asilo de Santa Teresita de Pomallucay, levantando una nueva cen- tral eléctrica, cocinando las setecientas comidas diarias que se distribuyen gratuitamente y for- mando técnicos, artesanos, maestros, agricultores, que aseguren el futuro de los jóvenes de la región. Uno de estos jóvenes voluntarios se llamaba Giulio Rocca, y trabajaba en Jangos, donde lo asesinó un comando de Sendero Luminoso, explicándole antes que lo que él hacía allí era un obstáculo intolerable para la revolución maoísta. Años después, otro miembro del proyecto, el padre Daniele Badiali, fue asesinado también porque se negó a entregar el res- cate que le pedía un puñado de ladrones.

En la actualidad hay unos cincuenta volunta- rios en Chacas y unos 350 en toda la región. Viven modestísimamente, en comunidad los solteros y en viviendas las parejas con hijos, mezclados con los pobres y, repito, no ganan salario alguno. Las obras que construyen, apenas terminadas, las ceden al Estado o a los propios usufructuarios; según la filosofía del padre Ugo, el proyecto Mato Grosso no tiene bienes propios; todos los que crea, los administra sólo temporalmente y en beneficio de los necesitados, a quienes los cede apenas son operativos. La financiación de las obras proviene, además de la exportación de muebles, de donativos de instituciones, empresas o personas de muchos lugares del mundo, pero principalmente de Italia.

Los voluntarios vienen por seis meses, uno, dos, tres, diez años, y muchos se quedan o re- gresan; traen a sus niños o los tienen aquí, en esa modernísima clínica donde los usuarios sólo pagan lo que pueden o son atendidos gratuitamente si no pueden. Es divertido ver a esa nube de niños y ni- ñas de ojos claros y cabellos rubios, en la misa del domingo, entreverados con los niños y las niñas del lugar cantando en quechua, italiano, español y hasta en latín. A muchos de estos voluntarios les pregunté si no los angustiaba a veces pensar en el futuro, el de ellos y el de sus hijos, un futuro para el que no habían tomado la menor precaución, ni ahorrado un centavo. Porque sólo en Chacas los pobres tienen asegurado un plato de comida, una cama donde dormir y un médico que los atienda en caso de enfer- medad. En el resto del mundo, donde reinan aquellos valores que el padre Ugo llama diabólicos, los pobres se mueren de hambre y la gente mira para otro lado. Se encogían de hombros, hacían bromas, siempre habría un amigo en alguna parte para echarles una mano, la Madonna proveerá. La confianza y la alegría son como el aire puro que se respira en Chacas.

Estoy convencido de que, pese a la notable gran- deza moral del padre Ugo y sus discípulos y de la fantástica labor que vienen realizando en los cuatro países donde tienen misiones –Perú, Bolivia, Ecua- dor y Brasil–, no es éste el método gracias al cual se puede acabar con la pobreza en el mundo. Y no lo creo porque mi escepticismo me dice que no hay, en el vasto planeta, suficientes dosis de idealismo, desinterés y caridad como para producir transfor- maciones como las de aquí. Pero qué estimulante es vivir, aunque sea sólo por un puñado de días, la experiencia de Chacas y descubrir que todavía hay en este mundo egoísta hombres y mujeres entrega- dos a ayudar a los demás, a hacer eso que llama- mos el bien, y que encuentran en esa entrega y ese sacrificio la justificación de su existencia. ¡Ah, si hubiera tantos stupidi en el mundo como en Chacas, querido y admirado padre Ugo! (*)Artículo publicado el 7 de abril en el diario EL PAÍS de España.

Mario Vargas Llosa nos autoriza su publicación.

El P. Ugo dando catecismo a los niños 27Visión salesiana sobre el mundo Noticias Internacionales Mozambique - La Reina Sofía de España en visita al Instituto Superior Don Bosco (ANS - Maputo) – El miércoles 10 de abril, la Reina de España, Doña Sofía, visitó el Instituto Superior Don Bosco (ISDB) de Maputo. La es- cuela, construida en gran parte gracias a la finan- ciación provenida de la Cooperación Española, es actualmente el único centro de Mozambique reconocido por el Ministerio de Educación, habi- litado para la formación de los profesores en el ámbito de la formación profesional.

Argentina - Salesianos solidarios con los inundados (ANS – Buenos Aires) – A raíz de los inmensos da- ños provocados por las lluvias que se precipitaron copiosamente los días 2 y 3 de abril y que afec- taron a miles de familias en la Capital Federal, zona me-tropolitana de Buenos Aires, la ciudad de La Plata y zona de influencia, diferentes obras salesi- anas de Argentina, por medio de su sede de Bernal, se solidarizaron con los damnificados, reafirmando en un comunicado que “Todos tenemos la oportun- idad de ofrecer un gesto concreto de solidaridad”. India - Los salesianos de Asia Sur elaboran una “hoja de ruta” para la Pastoral Juvenil en la región (ANS – India Guwahati) - Los superiores sale- sianos de las Inspectorías de Asia Sur, los re- sponsables de las Comisiones de la Región y los Directores de las Oficinas de Desarrollo Inspecto- riales se reunieron en el Instituto Don Bosco de Guwahati, los días 3 y 4 de abril, para estudiar y elaborar una hoja de ruta para el crecimiento de la Pastoral Juvenil Salesiana Regional.

28Ecuador - Encuentro y retiro con los res- ponsables de la Comunicación Social (ANS – Quito) – Fortalecer la necesidad de trabajar en sinergia, socializar el mensaje del Papa para la Jornada Mundial de las Comu- nicaciones y evaluar la comunicación de la Inspectoría, fueron los objetivos a estudiar y reflexionar en el encuentro y retiro espiritual para gerentes y responsables de la Comuni- cación Social de las obras de Quito y Cuenca y miembros de la Comisión Inspectorial, re- alizado el lunes 25 de marzo en el Centro Re- gional Salesiano de Formación Permanente.

España - La cooperación salesiana: el trabajo del Don Bosco Network (ANS - Sevilla) - Se han celebrado del 3 al 5 de abril en la casa de ejercicios de Sanlúcar, una serie de encuentros relacio- nados con la cooperación. La principal era la VI Asamblea General de la Federación de las ONG salesianas para el Desarrollo “Don Bosco Network” (DBN). En tal cir- cunstancia fue elegida Presidente la se- ñorita Joanna Stozek.

El Salvador - Jóvenes Exalumnos se for- man como líderes: (ANS – San Salvador) – El primer encuentro JEX (Jóvenes Exalumnos) de Centroamérica se realizó del 27 al 31 de marzo en San Salvador con la participación de 56 jóvenes represen- tantes de las distintas uniones locales y federa- ciones de antiguos alumnos de Centro América y el Caribe. La apertura de la Escuela de líderes responde a un objetivo del Plan Estratégico de la Confederación Mundial: “abrir una Escuela de Líderes en todas las regiones alrededor el mundo”, la próxima será abierta en Asia.

Visión salesiana sobre el mundo 29E n la historia del cine, los productores y directo- res han sentido siempre una gran atracción por la persona de Jesús de Nazaret. Con diferentes ideologías o espiritualidades han buscado nar- rar a su manera la vida del Hijo de Dios hecho hombre, provocando respuestas de contraste en el público.

En la larga lista, la más antigua es quizás La Pas- sion du Chris dirigida en París en 1895(97?) por el francés Léar y un Hermano de las Escuelas Cristianas llamado Basile, con interés catequizador y hecho con artistas aficionados. En 1898, Georges Hatot y Louis Lumière dirigen la película muda La vida y la pasión de Jesucristo, de poco más de quince minutos. Un documental de Horitz, aldea de Bohemia, en la que el pueblo represen- taba la Pasión, los días de Semana Santa.

Antes de finalizar el siglo se realizaron películas en Italia, Estados Unidos, Alemania y Gran Bretaña. Los al- bores del siglo XX conocieron numerosas producciones que no pasaron a la posteridad. En 1915, aparece en Italia un largometraje: Cristo, que narraba su infancia, predicación, muerte y resurrección. En 1927 la primera superproducción: Rey de reyes de Cecil DeMille.

En México se rodaron dos de poca calidad: Jesús de Nazaret (1942) de José Díaz Morales y El Mártir del Calvario (1952) de Miguel Morayta. En 1961 Nicholas Ray dirigió otro Rey de Reyes, realizada en tecnicolor. Basada en los Evangelio y en el historiador romano Tácito, presenta un Mesías poderoso y combativo, que se debate entre la acción y la contemplación; liberador de Israel de la esclavitud romana. Por primera vez se hacía gran despliegue de medios para contar la vida y la muerte de Cristo. Re- chazada por la Legión de la Decencia, por considerarla inexacta teológica e históricamente. La Historia más grande jamás contada (1964) di- rigida por George Stevens. Aunque fue realizada con honestidad narrativa a los Evangelios y rigor cine- matográfico, esta superproducción de Hollywood está más cerca del espectáculo que de la reflexión. El mismo año Pier Paolo Pasolini, cineasta ita-liano, dirigió El evangelio según San Mateo. Se basó total- mente en el texto de Mateo y se rodó cámara en mano, según el estilo del «cinema verité» (cine de realidad). Pasolini, era ateo; y Enrique Irazoqui, el Jesucristo de la película, era agnóstico, sin embargo para Eduardo Gil de Muro, el Jesús de Pasolini es un Cristo «auténtico, cercano, austero, con fuerza en la mirada y palabra de fuego impulsiva e interpelante para explicar a los hom- bres el mensaje del Reino que no tiene dilación».

Cine y religión En 1973 surgen dos musicales juveniles con tintes hippies: Jesucristo Super Star, basada en la ópera rock homónima que fue aceptada por el público y rechazada por un sector del cristianismo, aunque contó con la aprobación eclesiástica. Dirigida por Norman Jewison, narraba los últimos momentos de la vida de Cristo y lo muestra joven, poderoso y atractivo. Termina con su muerte sin resurrección.

Godspell, basada en el evangelio de Mateo, es simbólica y presenta a un Jesús divertido y menos trágico. La letra y la música muy buenas.

El mismo año, Proceso a Jesús. Una reflexión, de un grupo de sefarditas (judíos) que no se resigna Jesús en el cine Sor María Ysabel Gauret fma 30a aceptar el hecho de que la historia considere al pueblo judío, como causante de la muerte de Jesús. La famosísima Jesús de Nazareth, (1977), de Franco Zeffirelli, nació como una miniserie para la televisión angloitaliana. Alabada por la igle- sia católica italiana por presentar un Jesús más cercan y rechazada por puritanos norteamericanos, por mostrar un Jesús demasiado humano. Hoy es un ícono entre todas las películas del género. La última tentación de Cristo (1988), de Martin Scorsese, se aleja de las visiones perfectas de la figura del Mesías para introducir al espe- ctador en el conflicto de un Jesús que no está seguro de seguir al Padre. Alabada y rechazada, en realidad crea confusión al mezclar intencional- mente eventos y personajes del evangelio. Los dibujos animados lo honran con El hombre que hacía milagros de Stanislav Sokolov en 1999.

La Pasión (2002), dirigida por Mel Gibson, ha creado debate entre los que la defienden y los que la acusan de antisemita, violenta y sen- sacionalista. Muestra la crudeza de la pasión, lejos de la que han pre- sentado otras versiones edulcoradas de Hollywood. Y en las que Jesús no aparece directamente: Quo Vadis? (1912 y1951), El manto sagrado (1953), Ben-Hur (1925 y 1959), Barrabás (1962) y El cuarto rey mago (1985).

Por último la Natividad de Catherine Hardwicke (2006), que presenta el camino de fe que hacen María, José, los magos de Oriente y los pastores.

Estoy segura que no he presentado todo, pero sé que la lista continua- rá porque la persona de Jesús siempre tendrá algo que decirnos… Había una vez un rey grande pero tonto. Se quejaba porque el terreno duro le hacía mal a los pies.

Entonces ordenó que todo el pueblo fuera tapizado con pieles.

El JUGLAR de la corte se rio cuando conoció la orden del rey. “¡Qué idea más tonta, Majestad!”, exclamó. “¿Para qué gastar tanto dinero? Es suficiente que corte dos pequeña ti- ras con las que protegerse los pies”.

El rey siguió el consejo del juglar. Así fue el origen de los primeros zapatos.

Fue así como nació el hombre sabio que comprendió que antes de cam- biar el mundo, debe cambiar a sí mismo.

“Por el Bautismo fuimos sepul- tados con él en la muerte, para que así como Cristo resucitó de la muerte por la acción gloriosa del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva” (Rm 6,4).

El Rey y el juglar El Rey y el juglar 31El camino de la fe Para los indios de la tribu Namuncu- rá, la vida seguía el ritmo calmo de las épocas de la siembra y de la cosecha.

Hombres y mujeres se ayudaban en el trabajo y se reunían para celebrar en los días de fiesta.

Los niños eran atendidos con cuida- do, aprendían todo con el ejemplo de los adultos.

Los mayores eran siempre escucha- dos en sus enseñanzas, y eran res- petados por todos.

Sin embargo, él ya soñaba con al- canzar una meta importante: “Estu- diar para ser útil a su pueblo”.

Así, al cumplir los 11 años partió con su padre a la la ciudad de Buenos Aires.

Allí, Ceferino conoció el lugar donde pasaría los años siguientes: el colegio Salesiano Pío IX.

Fue en ese ambiente de amor y hermandad del poblado de Chimpay donde creció el personaje de nues- tra historia.

Durante toda su infancia, Ceferino Namuncurá corría libremente por los campos y matorrales de la Pa- tagonia.Continuará Boletín Salesiano de Brasil Al comienzo Ceferino no se adaptaba al nuevo ambiente, pues las costumbres de “hacer la fila”, “obedecer al toque de la campana”… no consti- tuían el quehacer de cada día en Chimpay.

Pero en esa nuevo ambiente del co- legio Pío IX, él va creciendo en su fe cristiana, y elige al pequeño Domin- go Savio como modelo.

Y con esa ins- piración y guía, Ceferino enfren- tó las dificul- tades, llegando a ser ejem- plo para otros alumnos.

Muy pronto ya hacía parte del coro del Co- legio, donde cantaba en compañía de Carlos Gardel, quien más tarde llegaría a ser el can- tor más popular de Argentina.

¡Wau! ¿Ya había colegios salesianos en esa época? La primera expedición misionera salesiana había salido para América Latina el 11 de noviembre de 1875.

¡Por supues- to que sí, Paquito! En los mismos colegios niños blancos e indios estudiaban jun- tos y recibían el mismo trato.

Desde el comien- zo las misiones salesianas se de- dicaron a fundar escuelas, especial- mente técnicas.

Los niños y jó- venes aprendían a leer y escribir, recibían nociones de matemática y ciencias, además de la enseñanza religiosa.

Pero los indios entonces no eran tratados igualmente por la sociedad en general. / De modo que la visión de los sa- lesianos era bastante avanza- da para esa época.

Y no podía ser diferen- temente, somos todos hijos e hijas de Dio!. ¡Somos todos herma- nos y hermanas! El proyecto salesiano sigue fiel a su principio: actuar en la educación y formación de la juventud, en escuelas, parroquias,obras sociales y Medios de Comunicación. / ¡Bien!... Volvamos ahora a la historia….

¡La semilla plantada hace tanto tiempo continúa dando frutos! Siguiendo las enseñanzas de Don Bosco, las obras sale- sianas atienden a los jóvenes del Perú y a los de 132 países en todo el mundo.